Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.
1
2
A los jóvenes agentes de cambio y facilitadores, que son ante todo cuerpo.
Cuerpo que es sede de la emoción, el lenguaje...
3
I N D I C E
PRESENTACIÓN ..................................................................................................
4
“…Conectarse con nuestra mejor posibilidad futura y crear ideas radicales y
transformadoras requiere aprender a acceder ...
5
PRESENTACIÓN
El propósito de este documento es servir de complemento escrito del taller que
Arawana Hayashi imparte en E...
6
Capitulo 1
Liderazgo y Corporalidad
1.1. Introducción
En la vida real los líderes tienen cuerpos que piensan, se mueven,...
7
sino como un discurso que es realizado por una persona con un cuerpo, en relación
con otros individuos que también reali...
8
Así, ahora sabemos que la mayor parte de nuestro comportamiento y de nuestras
decisiones están determinadas antes de que...
9
Los patrones aprendidos se adquieren durante el tiempo vivido por cada individuo. A
medida que aprendemos a desenvolvern...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

LIDERAZGO, PRESENCIA Y CORPORALIDAD 2016 Liderazgo presencia y corporalidad 20151230 slideshare

726 views

Published on

Monografía sobre la dimensión corporal del liderazgo y sus implicaciones prácticas. La primera es cultivar la plena conciencia a través de la consciencia corporal, que se aborda tanto desde el punto de vista biológico (lo que hoy sabemos a partir de las neurociencias), como desde la perspectiva de las organizaciones que cuentan con programas para promover el "mindfulness" entre sus empleados. También describo el marco de la Teoría U para activar la presencia transformadora, actualizado tras el último libro de Scharmer en 2013. Finalmente, incluyo descripciones y casos de aplicación del método de Arawana Hayashi para cultivar la presencia desde el cuerpo, y su Teatro de Presencia Social.

Published in: Leadership & Management
  • Be the first to comment

LIDERAZGO, PRESENCIA Y CORPORALIDAD 2016 Liderazgo presencia y corporalidad 20151230 slideshare

  1. 1. 1
  2. 2. 2 A los jóvenes agentes de cambio y facilitadores, que son ante todo cuerpo. Cuerpo que es sede de la emoción, el lenguaje y el pensamiento
  3. 3. 3 I N D I C E PRESENTACIÓN ............................................................................................................................. 7 Capitulo 1 LIDERAZGO Y CORPORALIDAD..................................................................................... 8 1.1. Introducción .................................................................................................................. 8 1.2. Ciencia y Corporalidad................................................................................................... 9 1.3. Biología del comportamiento humano ....................................................................... 10 1.4. Amenaza, inteligencia y cambio.................................................................................. 20 1.5. Habilidades para cultivar el liderazgo desde el cuerpo............................................... 30 1.6. Conclusión................................................................................................................... 33 Capítulo 2 PLENA CONCIENCIA Y PRÁCTICA DEL LIDERAZGO..................................................... 34 2.1. Introducción ................................................................................................................ 34 2.2. Plena conciencia, estrés e inteligencia emocional...................................................... 34 2.3. Plena conciencia en los negocios ................................................................................ 35 2.4. Plena conciencia, ética y sabiduría.............................................................................. 36 2.5. Hacia enfoques integrados de la plena conciencia ..................................................... 39 2.6. Valores y desarrollo humano ...................................................................................... 40 2.7. Conclusión................................................................................................................... 45 Capítulo 3 TEORÍA U. NUEVO MARCO PARA LA PRESENCIA TRANSFORMADORA Y LA EVOLUCIÓN DE EGO A ECO-SISTEMAS........................................................................................ 46 3.1. Introducción ................................................................................................................ 46 3.2. El punto ciego del liderazgo hoy ................................................................................. 47 3.3. Activar el liderazgo a través de la escucha.................................................................. 50 3.4. Observar con ojos nuevos y percibir colectivamente ................................................. 56 3.5. La Presencia y conexión con nuestra fuente de creatividad y sentido ....................... 65 3.6. Cristalizar la intención renovada y prototipar para crear el futuro ............................ 68 3.7. Desvelando el deseo de crear el futuro que queremos: El Proceso U en la práctica . 74 3.8. Evolucionar de Ego a Eco-Sistemas ............................................................................. 78 3.9. Conclusión................................................................................................................... 87 Capitulo 4 PRESENCIA CORPORAL Y TEATRO DE PRESENCIA SOCIAL ......................................... 88 4.1. Introducción ................................................................................................................ 88 4.2. Presencia Corporal: El Arte de hacer un Movimiento Auténtico................................ 89 4.3.La Danza de los 20 Minutos.......................................................................................... 94 4.4. Dueto Conversacional ................................................................................................. 95 4.5. La Aldea ....................................................................................................................... 97 4.6. Danza del Campo de Liderazgo ................................................................................... 99 4.7. Mapas de 4 Dimensiones .......................................................................................... 100 4.8. Ejercicio de Atasco..................................................................................................... 107 4.9. Conclusión................................................................................................................. 110 EPILOGO.................................................................................................................................... 112 Bibliografía ................................................................................................................................ 115 Agradecimientos ....................................................................................................................... 117 Reseña del autor ....................................................................................................................... 118
  4. 4. 4 “…Conectarse con nuestra mejor posibilidad futura y crear ideas radicales y transformadoras requiere aprender a acceder a la inteligencia del corazón y de las manos, no sólo a la inteligencia de la mente.” Otto Scharmer
  5. 5. 5 PRESENTACIÓN El propósito de este documento es servir de complemento escrito del taller que Arawana Hayashi imparte en España en enero de 2016. En esta ocasión su propuesta se centra en trabajar la autenticidad y la presencia desde la plena conciencia (“mindfulness”). Y lo hace desde dos nociones muy prácticas: por un lado hacernos conscientes del cuerpo como elemento esencial de nuestra presencia y percepción en el mundo, o lo que ella llama el arte de hacer un movimiento auténtico; y por otro el Teatro de Presencia Social como plataforma dinámica para trabajar en equipo desde la corporalidad. Conscientes de la dificultad de integrar los aprendizajes logrados en sus talleres en la práctica profesional diaria, con este documento queremos facilitar conexiones racionales que nos ayuden a justificar, especialmente ante terceros, la importancia de trabajar explícitamente la corporalidad en los contextos de trabajo para facilitar el cambio. Esta documentación, organizada en cuatro capítulos, se abre con una mirada a las bases biológicas del comportamiento humano en el Capítulo 1. Ello nos ayudará a comprender mejor y ubicar la centralidad del cuerpo en relación al desarrollo del liderazgo. Resulta paradójico entonces contemplar el sesgo en el que incurrimos al sobrevalorar la mente consciente en detrimento del cuerpo y la emoción en el estudio y en la práctica del liderazgo en las organizaciones. La actualidad de la plena conciencia (“mindfulnes”) y su papel en relación al desarrollo del liderazgo en las organizaciones se aborda en el Capítulo 2, lo que pone de manifiesto el interés de éstas por mejorar la consciencia y la salud de las personas que las componen, lo que en definitiva influye positivamente en el cumplimiento de su misión. El Capítulo 3 se dedica a explicar la Teoría U, marco para liderar desde el futuro a medida que emerge y transformar los sistemas en los que operamos. Ese recorrido se hace tanto a través de los pasos o etapas del proceso que propone como describiendo el diagnóstico de partida y el cambio que que implica crear sociedades 4.0 de eco- sistemas humanos. Finalmente, el Capítulo 4 desemboca en lo que es el fin de esta documentación, las bases y prácticas de la presencia corporal que propone Arawana Hayashi en su Teatro de Presencia Social, con una descripción de los ejercicios que se realizan en sus talleres formativos. Si bien la secuencia elegida de los capítulos se basa en la coherencia temática para facilitar su comprensión, cada uno puede ser leído por separado en función del interés y el objetivo buscado.
  6. 6. 6 Capitulo 1 Liderazgo y Corporalidad 1.1. Introducción En la vida real los líderes tienen cuerpos que piensan, se mueven, actúan, tienen emociones y deseos, envejecen, se hacen daño y sienten. Tal corporalidad está asociada a una raza, género, cultura, sexo, instinto y emoción. Demasiado a menudo, tanto en la literatura académica como en los medios de comunicación, los líderes son tratados como si no tuvieran cuerpo. Se refieren a ellos con cualidades que tienen que ver tan solo con funciones cerebrales, y además no se reconoce que tales funciones tienen su origen y de hecho se dan a partir del cuerpo. Sin embargo, hoy sabemos más sobre cómo la práctica del liderazgo se origina y actualiza por experiencias corporales, experiencias situadas en contextos sociales, culturales, históricos y en todo caso profundamente personales. Esta práctica es “transportada” a través del cuerpo del líder y experimentada a través del mismo, en un profundo intercambio de conocimiento mediado e informado por, entre otros, la identidad, creencias, temores, raza, edad, género, sicología, dinámica familiar, lenguaje, enfermedades y aspecto. Cuando se estudia la aportación de la corporalidad al liderazgo desde la perspectiva de los artistas, se ha puesto en cuestión la noción de “dar sentido”, que tan importante se considera actualmente como función asociada al liderazgo, algo que se produce como una función analítica intelectual a partir de datos y experiencias observadas. Por el contrario, se afirma que algo “cobra sentido” o tiene sentido como experiencia “recibida” a través de los sentidos, esto es, del cuerpo en su conjunto. De manera que más que construir sentido desde el intelecto, tendríamos que hablar de “describir el sentido” a partir de una experiencia sensorial. Más allá de todo lo anterior, se ha llegado a afirmar que la integración de nuevas ideas, en particular aquellas que surgen de las diferencias, debe tener lugar en el nivel corporal. Y esta noción de la corporalidad no es algo que puede ser reducido al lenguaje de los gestos, la postura o la expresión facial, que se pueda aprender fácilmente en un seminario de fin de semana. La noción de que el liderazgo es “conocimiento que toma cuerpo” tampoco puede reducirse a la idea de que el conocimiento puede convertirse fácilmente en una forma utilizable. Pero aunque el estudio del liderazgo haya sufrido, como otras disciplinas, un sesgo hacia el reinado de lo intelectual, sería un error hacer un movimiento pendular para sobrevalorar los aspectos físicos del liderazgo. Más bien las contribuciones desde diversas disciplinas enfatizan la necesidad de adoptar enfoques integrados mente- cuerpo acerca de la teoría, práctica y desarrollo del liderazgo. De forma paradójica, la idea de un liderazgo anclado en el cuerpo contribuye a observar éste no como algo que habita en un individuo (una persona con un cuerpo),
  7. 7. 7 sino como un discurso que es realizado por una persona con un cuerpo, en relación con otros individuos que también realizan un discurso que adopta la forma del cuerpo que, a la vez, revela y constituye la identidad. Esos “discursos” están informados no sólo por experiencias, sino por narrativas personales, culturales y sociales. La ejecución de esos discursos “revela” y a la vez “construye” lo que conocemos como las funciones complementarias de liderar y de ser liderado. En este sentido, tanto liderar como ser liderado serían “textos materializados en un cuerpo” que podrían ser leídos a través de los sentidos por sus significados personales y culturales. Como dirían los antropólogos, es a través de la ejecución contextualizada en el cuerpo como, no sólo revelamos significado, sino que nos revelamos nuestro yo a nosotros mismos y a otros, haciéndonos más sabios. 1.2. Ciencia y Corporalidad La cultura occidental moderna, que ha dominado el desarrollo del mundo durante los últimos siglos, ha primado el cerebro racional. La ciencia y la tecnología han acelerado nuestra habilidad para manipular el entorno mucho más rápidamente que cualquier otro sistema de creencias. Como tal, la ciencia está considerada en la sociedad actual como la más elevada forma de conocimiento. La imagen que domina en la sociedad sobre la ciencia se asocia a lo más inteligente: gente con ropa de laboratorio y tubos de ensayo, o físicos ante una pizarra llena de fórmulas matemáticas complejas. Y lo cierto es que la ciencia es ante todo un camino sistemático de adquirir y validar conocimiento. Para ello hay que partir de una pregunta o hipótesis bien planteada, diseñar un experimento que permita validarla o refutarla, y finalmente una comunidad investigadora para contrastar y desafiar los resultados. Así, la ciencia está limitada por nuestra habilidad para diseñar los experimentos y por los modelos culturales que llevamos al formular las hipótesis. A menudo los fracasos en la ciencia tienen relación con el sesgo cultural al formular las preguntas, de forma que nos impide ver un fenómeno con otros ojos. También tiene relación con la creencia de que la ciencia debe apoyarse únicamente en procesos de pensamiento basados tan solo en la conciencia racional, la reducción de cuestiones complejas a partes o componentes individuales y la confianza en lo observable frente a lo efímero. Tendemos a no valorar lo que parece apoyarse en lo no racional, lo intuitivo, holístico o lo perteneciente a mundos no materiales. Lo irónico del resultado es que la misma ciencia responsable de tantos avances tecnológicos, a la vez perpetúa mitos erróneos y muy dañinos sobre lo que significa ser humano. Tratamos las emociones como a hijastros no queridos, y a nuestros cuerpos como meros contenedores construidos para ejecutar órdenes, simples formas de locomoción que a veces funcionan bien, pero que en otras ocasiones fallan estrepitosamente. Consideramos que los seres humanos somos individuos aislados y egoístas, y que nuestros comportamientos son mayoritariamente resultado de la voluntad consciente. Lo más interesante de la investigación sobre neurociencia en las últimas décadas es que parece invertir varias de las creencias más arraigadas en la cultura occidental.
  8. 8. 8 Así, ahora sabemos que la mayor parte de nuestro comportamiento y de nuestras decisiones están determinadas antes de que un pensamiento aparece en nuestra mente consciente. El instinto, adquirido a lo largo de millones de años de evolución, así como los aprendizajes acumulados durante nuestra vida en la mente subconsciente, guían nuestros actos. Y en el centro, está el hecho de que somos criaturas sociales, con una gran parte de nuestra red neuronal dedicada a monitorizar y asegurar la salud y la seguridad de nuestras interacciones sociales. Nuestros cuerpos y emociones tienen una racionalidad por sí mismas, sin la que no podemos funcionar, no importa cuán lógicos e inteligentes nos consideremos. La mente consciente es como el pequeño porcentaje del iceberg observado sobre la superficie del agua. Llegar a comprender la lógica interna es un gran descubrimiento que nos aporta capacidad de compasión, poder para guiar nuestra vida y la de nuestras organizaciones más intencionalmente. Y la ciencia puede ser una ventana hacia la sabiduría, un camino entre otros. La prueba neurocientífica apenas es necesaria para adoptar nuevas formas de ser y actuar de manera más integral y humana. Sin embargo, en el contexto cultural de occidente, resulta de particular ayuda recurrir a la ciencia para comprender y liberarnos de sistemas de creencias que nos limitan. 1.3. Biología del comportamiento humano En este apartado haremos un recorrido por los fundamentos biológicos que producen el comportamiento humano. En particular repasaremos tres aspectos centrales que lo explican: el instinto, los patrones aprendidos y la voluntad consciente. Para ello es útil retroceder en el tiempo a nuestros orígenes tribales en la Savana Africana para entender cómo evolucionaron los instintos humanos. Pero también es importante abordar el proceso vital por el que adquirimos nuestra personalidad individual y los patrones emocionales. Finalmente, también es necesario examinar el papel de la voluntad y la habilidad para elegir conscientemente un curso de acción. La mayoría de los neurocientíficos están de acuerdo en que entre el 95-99% de nuestro comportamiento es el resultado de los hábitos e instintos, junto con otros patrones inconscientes de los que apenas nos damos cuenta. Y esto sucede a la vez que creemos tener el control de nuestros actos. El cerebro humano tiene una capacidad muy limitada para procesar información en tiempo real, lo que podemos llamar “memoria de trabajo”. Si tuviéramos que tomar decisiones sobre los miles de detalles que afrontamos cada momento del día, nuestro cerebro quedaría bloqueado. Las reacciones instintivas están codificadas en el ADN. No tenemos que aprender a sentirnos incómodos en el punto más alto de una roca, ya que nuestros cuerpos vienen pre-equipados por millones de años de evolución para saber el significado de tal posición precaria. De forma análoga, todos los humanos nos asustamos de cualquier forma que se parece a una serpiente, y sin embargo no hemos aprendido tal comportamiento, sino que lo tenemos pre-configurado. En ese nivel, todos los seres humanos somos prácticamente iguales. La experiencia vital de cada uno puede atemperar más o menos esos instintos, haciéndonos más o menos reactivos, pero los patrones básicos son los mismos.
  9. 9. 9 Los patrones aprendidos se adquieren durante el tiempo vivido por cada individuo. A medida que aprendemos a desenvolvernos con éxito en el grupo social en el que nacemos, codificamos patrones que tienen un sentido funcional para ese grupo humano específico. En este nivel, las personas tenemos una gran variedad, en función de las realidades familiares, sociales, geográficas y culturales que afrontamos. Las respuestas volitivas se generan en primer lugar en un área del cerebro llamada cortex prefrontal, situada en la parte posterior a la frente. Nuestra capacidad biológica para guiar conscientemente nuestro comportamiento es muy limitada, probablemente menor del uno por ciento de lo que hacemos. El cerebro trata de preservar este recurso tan preciado apoyándose todo lo posible en patrones pre-programados, sean éstos instintivos o aprendidos. La ilusión de que podemos cambiar nuestro comportamiento simplemente a través del pensamiento consciente y la voluntad es atractiva, pero biológicamente errónea. En realidad, el impulso a la acción ocurre en el cuerpo antes de tener conciencia de ello. Para el momento en el que lo percibimos, el patrón precargado ya está operando. Sin embargo, es posible aprender a captar y activar patrones en el estadio somático, lo que permitiría circunvalar la cascada de respuestas automáticas que nos conducen a comportamientos menos deseados. La mayoría del aprendizaje y entrenamiento se dirige a la mente consciente. Y ello se basa en la creencia cultural de que la lógica guía el proceso: pensamos que si comprendemos lo que necesitamos cambiar y el por qué, es suficiente. En otras palabras, nos centramos en usar el uno por ciento de nuestra capacidad de guiar el comportamiento para tratar de controlar el 99% que causa la mayoría del mismo. Pero hoy sabemos que la comprensión sólo conduce a la comprensión, y no al cambio efectivo. Necesitamos aprender a relacionarnos con nuestros patrones pre- programados o inconscientes de forma diferente, y ello requiere trabajar más activamente con la conciencia corporal. El Instinto: Cómo la evolución ha moldeado nuestros cerebros En el periodo de tiempo de la biología humana, la modernidad representa una pequeña parte: los estilos de vida modernos se han configurado en los últimos diez mil años, siendo que el hombre y sus antepasados homínidos más desarrollados han poblado la tierra durante cuatro millones de años. Al observar la escala evolutiva, la agricultura, los asentamientos permanentes, la ganadería o el lenguaje escrito son recién llegados en relación a la escala de la evolución. Los seres humanos contamos con una gran capacidad prefrontal para imaginar el futuro y a través del lenguaje coordinar acciones con otros seres humanos para hacer realidad nuestras visiones. Esos futuros, que también podríamos llamar innovaciones, con frecuencia se centran en estrategias para hacer nuestra existencia más segura, fácil y placentera. Así, la agricultura nos liberó de tener que depender de la naturaleza para conseguir sustento. La ironía es que a medida que nuestras innovaciones nos hacen la vida más fácil, nos adentramos más y más en estilos de vida que no están en sintonía con nuestro diseño biológico. Nuestro cerebro, al igual que nuestra cultura, evoluciona para adaptarnos a los cambios en la condición humana, pero esas adaptaciones ocurren muy lentamente. Hemos llegado a un punto en el que el ritmo de nuestras innovaciones ha ……………..

×