Paper consideraciones sobre el diálogo vocacional

472 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
472
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
3
Actions
Shares
0
Downloads
4
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Paper consideraciones sobre el diálogo vocacional

  1. 1.             CONSIDERACIONES  SOBRE  EL  DIÁLOGO    INTERACCIÓN  EN  EL  ACOMPAÑAMIENTO  DE  JÓVENES  QUE  INICIAN  PROCESOS  DE   DISCERNIMIENTO  VOCACIONAL    Investigando  un  poco  sobre  la  definición  de  la  palabra  diálogo,  encontré  un  concepto  que  da  el  Profr.  Gonzalo  Gamio  que  llama  la  atención,  porque  se  articula  bastante  con  el  trabajo  de  la  Pastoral  Vocacional.     Diálogos  es  un  término  griego  que  a  menudo  se  traduce  como  “conversación”  o  “discusión”.   Proviene  de  las  voces  diá  (a  través  de),  y  lógos  (discurso,  lenguaje,  razón,  entre  otros   sentidos).  No  alude  a  “dos”  tal  y  como  se  cree  cotidianamente.  Se  trata  de  una  forma  básica   de  actividad  humana  en  la  que  la  razón  es  protagonista.  Con  ella  se  trata  de  arribar  a   acuerdos  de  diferente  naturaleza,  o,  en  todo  caso,  si  los  acuerdos  no  llegan  a  lograrse,  ella   nos  permite  comprender  y  evaluar  el  carácter  y  los  alcances  de  nuestros  desacuerdos;  de   este  modo,  el  diálogo  convierte  estas  situaciones  de  inevitable  discrepancia  en  provechosas  y   aleccionadoras  para  quienes  participan  en  él.     Cuando  el  propósito  del  diálogo  es  la  verdad,  lo  describimos  como  una  “investigación”.   Cuando  el  objetivo  trazado  es  elegir  conscientemente  un  curso  de  acción  que  consideramos   valioso  o  correcto  en  el  diseño  de  un  proyecto  de  vida,  lo  describimos  como  “deliberación”.   Cuando  la  meta  establecida  es  construir  alguna  forma  de  arreglo  social  basado  en  la   convergencia  legítima  de  intereses  particulares  hablamos  de  “negociación”.  Todas  estas   formas  de  interacción  comunicativa  son  expresiones  de  diálogo;  cuando  se  llevan  a  cabo  sin   distorsión,  están  animadas  por  el  ejercicio  del  lógos.  La  práctica  del  diálogo  se  contrapone  al   mero  uso  de  la  fuerza  (Gamio  Gehri,  2012).    ¿Por  qué  he  decidido  iniciar  esta  reflexión  con  una  definición  del  concepto  diálogo?  En  las  visitas  a  las  comunidades  del  Distrito,  algunos  Hermanos  y  maestros  involucrados  en  la  dinámica  de  la  Pastoral  Vocacional,  me  han  solicitado  algunas  pistas  u  orientaciones  sobre  cómo  interactuar  o  por  dónde  iniciar  el  diálogo  para  con  aquellos  jóvenes  que  han  iniciado  procesos  de  discernimiento  vocacional.  De  entrada  les  comento  que  no  hay  una  receta  secreta  ni  mágica,  sin  embargo,  en  mi  sencilla  opinión,  comparto  algunas  consideraciones  que  quizá  puedan  ser  de  ayuda,  sobre  todo  para  aquellos  que  aún  siguen  buscando  orientaciones  para  el  diálogo  con  los  jóvenes  que  están  viviendo  procesos  de  discernimiento  vocacional.  Recomiendo  tener  en  cuenta  el  concepto  de  diálogo  citado  al  inicio  de  esta  reflexión.       www.lasalle.edu.mx  
  2. 2.             Disposición   Valoración   Confianza   Diálogo   Reflexión   Apertura      Al  iniciar  un  diálogo  con  una  persona  y  más  si  es  de  tipo  vocacional,  es  recomendable  hacer  la  pregunta  de  si  está  en  disposición  de  poder  entablar  una  conversación  ¿por  qué  esta  recomendación?  Porque  en  ocasiones  me  ha  sucedido  que  inconscientemente,  inicio  el  diálogo  con  un  joven  y  acaba  más  bien  siendo  una  mera  entrevista,  reduciéndose  a  meramente  preguntas  y  respuestas  en  las  cuales,  en  algunas  ocasiones  se  llega  a  un  sin  sentido  en  la  reflexión  del  proceso  de  discernimiento  vocacional.  Sin  embargo,  cuando  se  inicia  el  diálogo,  preguntándole  al  joven,  si  está  en  disposición  de  conversar,  entonces  se  da  un  ambiente  de  confianza;  quizá  esa  confianza  sea  incipiente,  sin  embargo,  es  más  que  suficiente  para  poder  estar  ambos  en  la  misma  sintonía,  porque  está  basada  en  la  libertad.     Recordemos  que  nos  encontramos  en  un  momento  de  conocimiento  de  la  persona…      Por  lo  general,  cuando  se  inicia  el  diálogo  con  una  persona  por  primera  vez,  es  recomendable  pedirle  que  haga  un  relato  del  entorno  familiar  y  de  la  valoración  que  tiene  sobre  la  misma,  de  tal  modo,  que  dependiendo  del  nivel  de  confianza  que  se  haya  logrado  con  la  persona,  será  ella  misma  quien  vaya  marcando  la  pauta  en  este  y  otros  apartados  como  se  menciona  más  adelante.           www.lasalle.edu.mx  
  3. 3.           Si  algo  no  llegáramos  a  entender  algún  aspecto  en  la  conversación  que  se  lleva  a  cabo  con  la  persona,  sería   bueno  comentarle  de  modo  sencillo  y  con  respeto  si  es  posible  que  explique  mejor  aquel  punto  en  donde  no  se   entendió  el  comentario.   Es  importante  en  este  primer  momento  de  diálogo,  hacer  a  un  lado  los  prejuicios  y  juicios  hacia  la  persona  que   estamos  escuchando,  recordemos  que  estamos  en  un  proceso  de  ir  avivando  la  confianza,  de  tal  modo  que  si   hacemos  un  esfuerzo,  daremos  cabida  a  la  apertura,  de  lo  contrario,  quizá  se  llegue  a  crear  una  barrera  o   que  incluso  la  persona  se  bloquee  en  el  diálogo  con  nosotros.  Quizá  no  nos  resulte  fácil  y  sencillo  a  la  primera,   hacer  aun  lado  los  prejuicios,  sin  embargo,  también  hay  que  saber  pedirle  al  Espíritu  Santo,  que  nos  dé  la   sabiduría,  para  poder  hacer  una  buena  labor  y  así,  tener  las  palabras  acertadas  para  con  la  persona  que   acompañamos.    Posteriormente,  se  pueden  atender  los  aspectos  académicos,  de  amigos(as),  de  servicio,  de  aficiones  (cultural,  deportiva,  recreativa),  de  vida  espiritual  (relación  con  Dios)  para  terminar  con  el  tema  de  la  vocación,  procurando  dejar  que  la  persona  que  acompañamos  marque  la  pauta,  hay  que  recordar  que  se  está  iniciando    el  proceso  de  confianza  entre  ambas  partes;  y  no  es  por  menosprecio,  dejar  el  tema  de  la  vocación  al  final,  sino  más  bien,  es  para  que  uno  como  acompañante,  pueda  tener  en  este  momento,  mejores  luces  sobre  el  tema  de  la  vocación  de  la  persona  y  se  pueda  lograr  una  reflexión  en  mayor  profundidad,  de  tal  modo  que  ahora,  se  tendrán  más  elementos  sobre  los  escenarios  que  son  los  círculos  de  influencia  de  la  persona  que  se  encuentra  en  un  proceso  de  discernimiento  vocacional.     Cabe  mencionar,  que  conforme  se  vaya  dando  el  diálogo,  vamos  a  ir  armando  el  rompecabezas  del   conocimiento  de  la  persona  que  acompañamos,  de  tal  modo  que  según  nuestra  percepción,  podemos  ir   haciendo  una  valoración  de  la  misma,  quizá  sea  aún  parcial,  sin  embargo,  es  un  inicio  en  este  caminar  del   proceso  de  discernimiento.      Estando  en  este  nivel  del  diálogo  vocacional,  es  cuando  se  puede  plantear  a  la  persona  su  reflexión  en  torno  al  tipo  de  vocación  sobre  el  cual  quiere  reflexionar,  recordemos  que  existen  tres  niveles  de  vocación:  laical,  sacerdotal  y  religiosa  (Sacerdotes  Operarios,  2010).  De  tal  modo  que  dependiendo  del  tipo  de  vocación  que  la  persona  desee  dialogar,  será  el  modo  como  procederemos  a  acompañarle.    Al  respecto,  los  Sacerdotes  Operarios  (Animación  Vocacional)  nos  mencionan:  Hay  que  tener  presente,  que  cuando  hay  conciencia  de  la  vocación  específica,  la  vocación  es  interpretada  desde  lo  que  le  corresponde  vivir  a  cada  uno  según  la  elección  de  vida  que  ha  hecho,  ejemplo:  sacerdote-­‐arquitecto,  religioso-­‐arquitecto  y  laico-­‐arquitecto.  Cada  uno  ejercerá  la  misma  profesión,  sin  embargo,  cada  uno  lo  vivirá  con  un  determinado  punto  de  vista,  con  una  determinada  finalidad  y  con  un  propio  carisma.  El  sacerdote  lo  hará  cuando  esté  edificando  su  comunidad  parroquial,  el  religioso  desde  la  radicalidad  evangélica  y  el  laico  desde  su  identidad  secular.       www.lasalle.edu.mx  
  4. 4.              Es  posible  que  más  de  algún  lector  cuestione:  Oye  ¿no  se  supone  que  es  un  diálogo  hacia  la  vida  Consagrada?  Un  servidor  responde:  Es  ahí  en  donde  está  el  pequeño  gran  detalle,  caemos  en  una  suposición,  lo  cual,  puede  llevarnos  a  no  ser  acertados  ni  estratégicos  en  la  forma  en  que  acompañemos  a  la  persona,  de  tal  modo  que  si  no  hay  claridad  en  lo  que  la  persona  desea  reflexionar,  menos  resonancia  tendrá  lo  que  vayamos  haciendo  o  realizando  en  torno  a  la  persona.  Es  por  ello  que  será  aquí  en  donde  entren  en  combinación  la  percepción  y  la  valoración  de  la  vocación,  a  partir  de  lo  que  se  ha  escuchado  a  la  persona,  y  donde  este  último  aspecto  de  la  valoración  de  la  vocación  tiene  que  lograrse  estando  las  dos  partes  de  acuerdo  en  la  reflexión  y  en  la  decisión  que  se  desea  abordar.  Dependiendo  de  la  profundidad  del  diálogo,  estos  aspectos  se  pueden  abordar  a  lo  mucho  en  dos  sesiones  de  diálogo  con  las  personas,  para  dar  paso  a  la  reflexión  en  torno  a  la  vocación,  escuchando  lo  que  la  persona  nos  desea  expresar  y  no  tanto  lo  que  nosotros  queremos  que  la  persona  nos  diga  (Consideraciones  para  promover  la  Cultura  Vocacional  (Balán,  2013)).  Sin  embargo,  ese  será  tema  para  otra  futura  (espero)  reflexión,  si  me  lo  permiten,  porque  ya  le  tengo  que  cortar,  para  no  aburrirles.    Para  cuando  usted  lea  estas  líneas,  estaremos  D.M.  en  tiempo  de  fiesta,  así  que  ¡Felices  Pascuas!           www.lasalle.edu.mx  
  5. 5.            Fraternalmente,  unidos  en  De  La  Salle,    Javier  Balán,  fsc      Bibliografía    Balán,  J.  (2013,  Enero  18).  Consideraciones  para  promover  la  cultura  vocacional.  Retrieved  Febrero  27,  2013,  from  Blog  de  Javier  Balán,  fsc:  http://javierbalan.blogspot.mx/2013/01/consideraciones-­‐para-­‐promover-­‐la.html  Gamio  Gehri,  G.  (2012,  Septiembre  14).  Reflexiones  sobre  el  concepto  de  diálogo.  Retrieved  Febrero  25,  2013,  from  Política  y  mundo  ordinario,  boquejos  Postliberales:  http://gonzalogamio.blogspot.mx/2012/09/reflexiones-­‐sobre-­‐el-­‐concepto-­‐de-­‐dialogo.html  Sacerdotes  Operarios.  (2010).  El  maestro  como  animador  vocacional  -­‐  Dimensión  vocacional  de  la  enseñanza.  México,  D.  F.:  Servicios  de  Animación  Vocacional  Sol.           www.lasalle.edu.mx  

×