Los Cursis Gourmet

330 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
330
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
1
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Los Cursis Gourmet

  1. 1. Los cursis "gourmets" del aceite "Como me temía, los camelos que los enólogos usan al describir los vinos han llegado a los catadores de aceite" ¿Mira que si mando a Rappel a los albañiles? Está resultando que tengo más dotes adivinatorias de las que creía. ¿No se acuerdan que les dije que con esta moda del aceite de oliva y de su promoción pronto habría gastrónomos y gourmets del aceite, que te hablarían de sus cosechas, sus marcas y su acidez como los expertos en Rioja te comentan las añadas? Bueno, pues ya los hay. Cuanto más sodomiza Europa el aceite español proclamemos sus excelencias. Hasta el punto de que en Andalucía, Chaves coge hasta al mismo González para anunciarlo, ¿sabrá González de pringue, y de estar pringado, y de pringar, que es la parte oscura de la brillante luna del aceite sobre la plata de los olivares de Jaén, de Córdoba y de Sevilla? En el suplemento dominical de El Mundo, y quizá para no dejarme por embustero, resulta que le han puesto paño al púlpito del cocinero Abraham García, que ha seleccionado los quince mejores aceites de oliva extra virgen españoles, quizá como un homenaje póstumo al señor Núñez de Prado, de Baena, el gran defensor de la calidad de estas grasas y de su codeo en las tiendas de delicadezas con el caviar, el salmón y el champán. Aceites leridanos de aceituna arbequina de Les Garrigues; aceites aragoneses de la variedad empeltre; andaluces de picual, hojiblanca y picuda; aceites valencianos, aceites extremeños... Ánforas de vidrio que recuerdan el barro de la Bética con el que los romanos de César Augusto rellenaron el Monte Testaccio e inventaron, de paso, los envases desechables de un solo uso. Botellas alargadas, como litúrgicas, que por algo la Santa Madre Iglesia hace sacramental al aceite en los Santos Oleos. Hasta aquí, todo perfecto, y me apunto a la promoción de nuestros aceites de oliva extra virgen para que con el consumo interno remediamos los males que nos ha infringido el señor Fischler. Pero, como me temía, la cursilería y los camelos que los enólogos usan al describir las propiedades de los vinos han llegado, exactamente igual, a los catadores de aceite. Usted, que habitualmente sólo puede decir de un vino si está bueno o está malo, si le gusta o no le gusta, si pega fuerte o no pega fuerte, si es cabezón o no lo es, en cuanto ingresa en la cofradía de los catadores de cosechas empieza automáticamente a decir tonterías tales como que tiene un sabor afrutado con un suave gusto retronasal que deja un recuerdo de almendras frescas y limones salvajes del Caribe... o tonterías por el estilo. Tales tonterías, exclusivas de los vinos, han llegado, ay, a los aceites. La imaginación que hay que echarle, maestro, a un aceite de Estepa, para decir cuanto afirma García sin pestañear: Tiene un aroma intenso, profundo y vegetal y un sabor dulce y frutal, con reminiscencias florales, y un ascendente tramo final con atisbos de nuez verde. ¡ Toma castaña, Ocaña! O lo del sabor del aceite de Priego de Córdoba: Toques cítricos que se potencian en la boca y
  2. 2. a los que cabría añadir cierto exotismo de frutas tropicales (maracuyá, mango)... ¿Y a papaya no te sabe, hijo mío, a papaya no te sabe? Hasta quince sartas de gilipolleces de este tenor, distintas todas ellas, dice don Abraham en su análisis de los aceites. El del mentado señor Núñez de Prado, q.s.G.g., es amarillo verdoso con notable turbidez, tiene un aroma de nariz fragante con matizado verdor y un sabor agradable, intenso y con final amargo-picante (regaliz, pimientos de Padrón). Desconozco la causa del fallecimiento del señor Núñez de Prado, pérdida para la industria agroalimentaria que lamento, pero mucho me temo que el insigne olivarero de Baena haya muerto del disgusto, cuando se enteró que hay un cursi que dice que su aceite sabe a pimientos de Padrón. ¿Y a pimientos del piquillo no sabe, don Abraham? ¿Y por qué no a pimientos morrones, alma mía? No un pimiento debe importarnos que con la moda del aceite nos lleguen incorporadas estas cursilerías, y lo sostiene quien, como servidor, hace muchos años viene diciendo que no hay mejor desayuno que la tostada de pan de pueblo con un buen aceite también de pueblo, a ser posible de primera presión. Hay que seguir el ejemplo de los Reyes, que tras visitar en Málaga la Casa de Picasso en ese circuito republicano- andaluz que me traen (de Alberti a Lorca, y de Lorca a Picasso), fueron a Antequera a visitar la cooperativa donde se hace el Hojiblanca, uno de los aceites recomendados por don Abraham. Y los Reyes hicieron lo que hay que hacer: coger pan y mojarlo en el aceite, y ponerse morados y oro con el oro líquido de Andalucía. Afortunadamente, Don Juan Carlos no ha leído el reportaje de los gourmets del aceite, porque hubiera sido terrible que, tras mojar el pan en el aceite de hojiblanca de Antequera, hubiera dicho: -Mira, Sofía, huele este aroma levemente tostado con marcados toques salinos, y fíjate en el sabor no muy largo, pero dulce, ligero, fresco (apio) y elegante... El Rey, como afortunadamente no es un gourmet del aceite y no tiene ni un pelo de cursi, diría lo que todos cuando nos encontramos ante una buena veta de oro líquido catalán, valenciano, extremeño, aragonés o andaluz: --- Qué buen aceite, joé...

×