por–venir de la ciudad discontinuaMultiBogotáUna propuesta Optimista para Bogotá
2 3Coincide la publicación de este libro con la fase operativa que la Empresade Renovación Urbana se encuentra desarrollan...
4 5IntervencionespuntualesEstrategiasde gestión y alianzas del proyecto390408670ConsideracionesBogotá 2050El casolatinoame...
6 7“MultiBogotá nace de la convicción de abordarde nuevo la ciudad desde una actitud optimistahacia lo global, entendiéndo...
8 9Fuente: Equipo MultiBogotáUna propuesta optimista para el Centro	 10Flujos de población estudiantilFlujos de trabajoLoc...
10 11En definitiva, un centro institucional para la ciudad, que sea tambiénun hábitat urbano significante para la nación, ...
12 13Fuente:EquipoMultiBogotáEs una apuesta por la actualización y modernización de la ciudad conmiras a hacerla competiti...
14 15Bogotá Metápolisposiciones previasEste proyecto nace de la convicción de abordar de nuevo la ciudaddesde una actitud ...
16 17ideas como estrategiasproyectos como mapasManchas de tintaVista desde el satélite, en un espectro binario (blanco y n...
18 19Territorios urbanosLa rigidez de la ciudad tradicional y de los parámetros de proyectosa ella asociados (control, fig...
20 21Capas, visiones parciales, escoradas, pero especialmente eficaces ala hora de propiciar nuevas prospecciones de una r...
Sur de la ciudad Autopista SurFotospropias:CarlosHernández_Oct2008Fotospropias:CarlosHernández_Oct2008Fotospropias:CarlosH...
Fotospropias:CarlosHernández_Oct2008Fotospropias:CarlosHernández_Oct2008Fotospropias:CarlosHernández_Oct2008Fotospropias:C...
Es una propuesta de renovación urbana promovida por la ERU (Em-presa de Renovación Urbana de la Alcaldía Mayor de Bogotá) ...
28 29En el costado izquierdo una mano extendida con un gran dedo señalaal norte en dirección hacia Tunja, otra importante ...
30 31clasificar las especies. Por tal razón, los instrumentos de medición,sumados a los cálculos algebraicos, dan cuenta d...
32 33puntos de conexión sobre los planos en una superficie digital. Desdela década de los setenta del siglo XX se puede af...
34 35nos y puentes. Las ciudades, por su parte, determinarán el uso de suterritorio rural circundante según las condicione...
36 37pensadores escribiesen un libro que, según la tradición, se llamaba–siempre– sobre la física: ta physika. De esta sue...
38 39que son, de manera puntual, la geometría de Riemann y la de Lo-bachevsky.Posteriormente, a comienzos del siglo XX, Ei...
40 41pectiva antropológica, esta preocupación forma parte de los motivosmismos de lo que significa ser humanos: por ejempl...
42 43gía. Por derivación, aun cuando sea de manera tácita y subterfúgica,las ciencias sociales y humanas han permanecido, ...
44 45diferenciación socioeconómica en una ciudad en un momento de-terminado. Esta historia está registrada de diversas man...
46 47Tradicionalmente, las ciudades se han formado de manera anárquicae improvisada. La regla ha sido la de colonizaje bac...
48 49logo armónico entre ambas instancias. En el caso de la ciudad estopuede traducirse como la combinación de políticas d...
50 51De Rosnay, J., Servan–Schreiber, J.–L., de Closets, F., Simonnet, D., (2006). Unavida extra. La longevidad: un privil...
52 53Una diversidad múltiple que se alienta desde las regiones es capitalinvaluable para la construcción permanente de una...
54 55La esferaFuente:EquipoMultiBogotácualquier sentido y a la espera de ser objeto de una valorización sinmedida.Al propo...
56 57Hablar de procesos de transición en el territorio pone en evidenciael crecimiento y la evolución misma de los poblado...
TiempoLa ciudad, sus habitantes, sus lugares, sus edificaciones y sus asin-cronías diversas son inigualables. Corren como ...
61Porcentaje de Internet en el mundoLuces encendidas en el mundoDirecciones IP en el mundoTecnologíaDespliegue de esfuerzo...
62 63EcologíaIrrigada por aguas que descienden de los cerros, y con una altapluviosidad, la sabana se resiste, aún hoy, a ...
Según el Jardín Botánico de la ciudad, “para tener aire de mejor calidad en lasgrandes ciudades, la Organización Mundial d...
En total, en el espacio público de Bogotá hay un millón 66 mil463 árboles (según el último censo realizado por el Jardín B...
Entre 1998 y el 2001 se sembraron 195 milárboles en la ciudad –cerca de 45 mil por año–.Pero entre 2004 y 2005 solo se sem...
DiscontinuidadLa ciudad muestra una particular forma de ocupación del territorioque podría asemejarse a un archipiélago, e...
72A través de su estructura urbana y de la configuración de sus man-zanas, Bogotá nos muestra diferentes formas de ocupar ...
Flujos de población estudiantilLas dinámicas de movilidad en la ciudad, en lo que respecta a la rela-ción del Centro tradi...
Localización de comercioFlujos de trabajo76 77
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Multi bogota
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Multi bogota

2,229 views

Published on

0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
2,229
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
3
Actions
Shares
0
Downloads
0
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Multi bogota

  1. 1. por–venir de la ciudad discontinuaMultiBogotáUna propuesta Optimista para Bogotá
  2. 2. 2 3Coincide la publicación de este libro con la fase operativa que la Empresade Renovación Urbana se encuentra desarrollando, y en la cual, despuésde varios años en los que se estimularon y adecuaron muchas iniciativas,se inicia una época de concreción de las mismas: ¡Estamos ejecutando! Yese es nuestro lema.De hecho, proyectos largamente moldeados y planificados empiezan a to-mar forma concreta y a ocupar espacios reales en la ciudad y en el imagi-nario de sus habitantes.La condición común con que hemos querido identificar al conjunto de ac-tuaciones urbanas que promueve la ERU, como respuesta a necesidadesmuy sentidas de la ciudad, es la de respetar la memoria, la historia y el pa-trimonio. Se valora la tradición y el espacio, la cultura que les ha dado for-ma, pero se insinúan de modo novedoso y creativo posibilidades y visionesde un mejor nivel de convivencia y utilización de los recursos urbanos.Por ello, es una gran satisfacción presentar el complejo trabajo que consti-tuye MultiBogotá, sintetizado en esta publicación, que, en sus setecientaspáginas y en sus centenares de fotografías, imágenes elaboradas especial-mente, planos y modelos visuales de originalidad extraordinaria, recoge demanera imaginativa ilusiones y posibilidades de la organización y el futuroabierto de muestra urbe.Al leerlo y disfrutarlo, se percibe que este conjunto de materiales ha sidodispuesto para trasformar la atávica idea de ciudad-subdesarrollo, ciudad-aldea –que a veces nos aprisiona– en la de una metrópolis global, inscritaen la esfera internacional, mejor repartida y más hermosa, lo que, sinduda, Bogotá merece ser.Este grupo de estudios y reflexiones colectivas es producto de un largotrabajo de investigación en el que se ha querido abordar a Bogotá como untodo multifacético, ubicada en su historia particular ancestral y moderna,en su perfil antropológico, pero, al tiempo, volcada en un presente inme-diato y en un porvenir de carácter global y cosmopolita. Las propuestas deintervenciones y modificaciones de usos que aquí se desarrollan, sopesa-das y cuidadosas, comparten el rasgo de una gran sensibilidad humana yalto contenido estético.La combinación de propuestas esboza unos principios de ciudad que, en-lazados con nuestras raíces y nuestra riqueza ecológica, nos conectan, si-multáneamente, con la modernidad del planeta y con beneficios ampliosque se desprenden de la racionalización del espacio y del aprovechamientotecnológico, de su distribución más equitativa entre los residentes y de laarmonía vital que se desprende de las vanguardistas formas arquitectóni-cas y urbanísticas que se formulan.Una idea central que se postula es la de dotar a la ciudad con un “guiónurbano”, una ruta a seguir, a partir de la creación de unos elementos poten-tes que ya existen, como la exuberancia vegetal, los cerros, su ubicacióny cómo podrían penetrar dentro de esa mole urbana asfixiada por la faltade espacio, por la contaminación, por la densidad vehicular. La propuestade una T (ecológica y medioambiental), cuyo eje estaría entre los cerrostutelares y la calle 26, hasta el aeropuerto, acompañada de una serie deintervenciones puntuales, configuran la imagen de un elemento articuladorespacial y atractor social, que valoriza el paisaje natural de la ciudad y lotransforma en un corredor verde, que aglutina y evita su dispersión mien-tras ayuda a proyectar una nueva metrópolis con las diferentes piezas ur-banas de arquitectura avanzada, innovadoras y atractivas, que se planteanpara vivir mejor allí.La creación de esta imagen poderosa, múltiple y optimista de la ciudad,que es MultiBogotá, plasmada en este documento tan rico y necesario, sedebe a la inventiva y esfuerzo del equipo multidisciplinario que se conformópara llevarlo a cabo. Ha sido liderada por el arquitecto colombiano CarlosHernández Correa con la ayuda de Willy Müller y Vicente Guallart, del Ins-tituto de Arquitectura Avanzada de Catalunya, acompañados por un gruponumeroso de profesionales de diversas disciplinas que, desde Bogotá yBarcelona (ciudad emblemática de la reflexión y el desarrollo urbanístico),sumaron visiones, conocimientos y sensibilidad.Este modelo colectivo planteado aquí, ofrece nuevas percepciones parauna Bogotá soñada, pero posible, que hoy, con su divulgación, auspicia laEmpresa de Renovación Urbana.Creemos que con esta publicación se inaugura una nueva etapa de pensa-miento y creación urbanística de la ciudad, para disfrute concreto y real desus moradores y todos sus visitantes.PresentaciónMultiBogotáKatya González RosalesGerente GeneralEmpresa de Renovación Urbana
  3. 3. 4 5IntervencionespuntualesEstrategiasde gestión y alianzas del proyecto390408670ConsideracionesBogotá 2050El casolatinoamericano2Análisis1490126Estrategias13456
  4. 4. 6 7“MultiBogotá nace de la convicción de abordarde nuevo la ciudad desde una actitud optimistahacia lo global, entendiéndola como un escena-rio cada vez más poliédrico y complejo, pero,por ello mismo, cada vez más abierto al poten-cial catalizador, estructurador de las nuevasideas, de las apuestas estratégicas, de aque-llas acciones proyectuales capaces de atendera las escalas generales más allá de las pautasmicrolocales de un urbanismo posibilista, co-yuntural o simplemente inhibido”.Grupo Metápolis
  5. 5. 8 9Fuente: Equipo MultiBogotáUna propuesta optimista para el Centro 10Flujos de población estudiantilFlujos de trabajoLocalización de comercioInterrogantes Bogotá 22Bogotá Metápolis 14MultiBogotá 2050 27Cartografías históricas 28¿Cómo es la complejidad de la ciudad actual? 36Multibogotá, una esfera de diversidades múltiples 52Ciudad múltiple 72Dinámicas de movilidad 74La polis 83ConsideracionesBogotá 20501De la aldea a la aldea global 56¿Son el Centro y elaeropuerto lugaresinventados o por inventar?¿Puede reciclarse una ciudadcomo se recicla algo que hemosdesechado y abandonado?¿Es posible preservar lanaturaleza y el territorio dela sabana actuando sobre laciudad de Bogotá?¿Puede Bogotá crecerhacia adentro?
  6. 6. 10 11En definitiva, un centro institucional para la ciudad, que sea tambiénun hábitat urbano significante para la nación, y significativo en elconcierto mundial. Competitivo por tener las ventajas estratégicas deBogotá y contar con una infraestructura capaz de soportar procesosde alto desarrollo en servicios financieros y comerciales, actividadesadministrativas, oficinas públicas y privadas, vivienda de media yalta densidad, e intensa vida cultural. Centros educativos, comercio,equipamientos urbanos, servicios e infraestructuras se interconectancon transporte no contaminante para garantizar la multifuncionali-dad del centro con respecto al resto de la ciudad.El plan contempla una estrategia de hibridación de usos, proyectosinstitucionales y sistemas públicos de equipamientos dispuestos enuna red compleja, de manera que el área central se constituya en unentorno de alta eficiencia y habitabilidad.El sector considerado aquí como ‘Centro’ se extiende al oriente de la ave-nida Caracas, desde el nuevo sector residencial de San Bernardo y losrenovados hospitales hasta el eje universitario que va de la UniversidadNacional a la zona de la Universidad Javeriana, en su mayoría peatonali-zado, pero con movilidad asegurada internamente por líneas de tranvía yciclorrutas, y para la conexión con otros sectores de la ciudad por trans-porte masivo rápido multimodal a lo largo de arterias que se hunden oelevan para garantizar la continuidad y prioridad del sistema peatonal enlugares estratégicos como los bordes del Parque Tercer Milenio.Para garantizar espacios amplios y de tipo parque, el Centro mismono tiene una alta densidad de ocupación; si bien hay vivienda allí,esta es de altas especificaciones, y se mezcla con zonas verdes, equi-pamientos culturales y edificios institucionales de gran representati-vidad para la ciudad y el entorno global. En cambio, sí hay una altadensidad de vivienda en el anillo que rodea a ese corazón urbano,gracias a la renovación de sectores deteriorados, a la construcciónde nuevos desarrollos y a la recuperación de estructuras cuando susespecificaciones lo permiten. Este anillo periférico al sector centralofrece diversidad de opciones para distintos modos de vida y nivelesde ingreso, pero siempre con la posibilidad de acceder fácil y rápida-mente a las conveniencias del Centro.MultiBogotá constituye una apuesta por el crecimiento sustentable yrespetuoso tanto de los valores históricos como del medio natural,que busca asegurar la protección de esa gran parte del patrimoniocultural que se encuentra en las estructuras físicas existentes.Bajo el nombre de “MultiBogotá” se presenta un proyecto experi-mental de renovación urbana ubicado en el Centro Metropolitano,entre el Parque Tercer Milenio, el Centro Internacional de Bogotá y elAeropuerto Internacional. Esta propuesta busca potenciar los princi-pios de tolerancia, convivencia y sostenibilidad al constituirse en undesplazamiento de la mirada y la intención en la planeación urbana:del plan con ambiciones de control total hacia la generación de con-diciones ambientales y funcionales que sean propicias a la emergen-cia de una sociedad más solidaria y autorregulada.La operación urbana se fundamenta en la conciliación de los valoresdel centro histórico y cultural de la ciudad con la dinámica urbanacontemporánea, y las ventajosas condiciones ambientales de su ubi-cación en el sistema geográfico de los Andes ecuatoriales. Precisa-mente, esta confluencia entre los paisajes urbano y natural permitiráintensificar la relación de los mismos con el individuo, e introducirnuevos modos de interacción social, fomentando la relación activaentre sus habitantes.El proyecto albergará edificios ecológicos, medioambientales, de usosmixtos, con un gran componente de vivienda para todas las clasessociales, diseñados bajo criterios de mejoramiento de la interacciónsocial entre los usuarios, de facilitación de la relación directa con lanaturaleza viviente, de incorporación de las actuales tecnologías deinformación y comunicación (TIC), y de uso de materiales y solucio-nes constructivas de arquitectura de vanguardia, sin renunciar a laalta calidad espacial, formal y funcional.Una propuestaoptimista para el CentroGrupoMultiBogotá
  7. 7. 12 13Fuente:EquipoMultiBogotáEs una apuesta por la actualización y modernización de la ciudad conmiras a hacerla competitiva en el panorama global. Apuesta por laintegración de personas de los diferentes sectores de la sociedad,jóvenes o mayores, familias, estudiantes, y, en definitiva, de todotipo de urbanita, es decir, gente interesada en regresar al corazón dela ciudad.De igual manera, Sociópolis Bogotá permitirá a todos los ciudadanosdisponer de nuevos servicios e infraestructuras, potenciando el usode los espacios verdes públicos existentes, como el Parque Tercer Mi-lenio, una de las inversiones sociales más importantes de los últimosaños, y el Eje Ambiental de la avenida Jiménez. El futuro metro deBogotá y el sistema Transmilenio, articulándose con una red de callespeatonales y ciclorrutas, contribuirán, así mismo, a liberar el Centrode la tiránica dependencia del sistema de transporte particular.Nuevos modelos de alta calidad de ocupación del espacio vinculadoscultural y socialmente a la realidad local se constituyen en modos deconsolidar la imagen colectiva de un escenario futuro, ideal y posiblepara el Centro de Bogotá. De hecho, uno de los componentes delproyecto es la apuesta por una arquitectura de vanguardia en la queparticipen distintos agentes sociales, desde asociaciones comunita-rias hasta arquitectos del panorama nacional e internacional; unaarquitectura coherente con las capacidades económicas actuales, ycompatible con las necesidades futuras.Este es uno de los más ambiciosos proyectos urbanos en la historiade la ciudad, liderado por la Secretaría del Hábitat y la Empresa deRenovación Urbana de la Alcaldía de Bogotá, el cual cuenta con lacolaboración de un importante equipo internacional de arquitectos yurbanistas, como Vicente Guallart, Willy Müller y Carlos HernándezCorrea, actuales directores del Instituto de Arquitectura Avanzadade Cataluña (IAAC) en Barcelona y Bogotá. Ellos son reconocidos porinnovadores proyectos, como Hipercataluña, realizado con su grupoMetápolis en Barcelona; o el diseño del barrio Sociópolis en Valencia,España; o proyectos importantes de renovación en la ciudad de Bo-gotá, como el Parque Tercer Milenio y el Parque Central Bavaria; ade-más, han participado en la Maestría en Planeación Urbana y Regional,y en el Programa Internacional (PEI) de la Facultad de Arquitectura yDiseño de la Pontificia Universidad Javeriana en Bogotá, programasacadémicos desde los cuales se ha abierto un espacio transdisciplinarpara la discusión y reflexión sobre el futuro del Centro de la ciudad.¿Qué hacer con un Centrocongelado, deteriorado,deshabitado y abandonado?¿Es el Parque del TercerMilenio un proyecto terminadoo un lugar de oportunidadesde transformación?¿Es la miseria físicay social nuestropatrimonio a conservar?¿Puede reciclarse,transformarse e innovarseel Centro de la ciudad?¿Cómo quisiéramosque fuera el Centro dela ciudad?
  8. 8. 14 15Bogotá Metápolisposiciones previasEste proyecto nace de la convicción de abordar de nuevo la ciudaddesde una actitud optimista hacia lo global, entendiéndola como unescenario cada vez más poliédrico y complejo, pero, por ello mis-mo, cada vez más abierto al potencial catalizador, estructurador delas nuevas ideas, de las apuestas estratégicas, de aquellas accionesproyectuales capaces de atender a las escalas generales más alláde las pautas microlocales de un urbanismo posibilista, coyuntural osimplemente inhibido.La actitud que impulsa esta iniciativa parte de la confianza en unaarquitectura que se quiere “activista” y no solo maquilladora de otrasdecisiones, que es capaz de encarar de modo directo y desacomple-jado las grandes cuestiones que definen la nueva escala de una ciu-dad como Bogotá, convertida en escenario de síntesis de proyectos ypropuestas, de nuevas ideas y de nuevos íconos para situaciones defuturo en ella reconocidas.Nuestras diversas respuestas definen nuevas dinámicas para retosde una nueva urbanidad: la reordenación estratégica del territorio,la redefinición de sus grandes áreas de desarrollo, la reestructura-ción de las redes (y de los tejidos a lo largo de ellas articulados), laeficaz relación con el paisaje, la definición de los nuevos espaciosrelacionales, la reflexión sobre los límites geográficos y las áreassensibles de fricción, la concepción de nuevas soluciones para aque-llas operaciones colonizadoras que afecten al hábitat y al entorno,la reutilización y el reciclaje, y la renovación de las preexistencias.GrupoMetápolis BogotáOfrecemos claves compartidas para una aproximación que se quieremás abierta que instrumental, más estratégica que figurativa y, entodo caso, más comprometida que objetiva. Una vocación, pues, de“interpretación subjetiva” de la gran escala planteada más allá de laslimitaciones analíticas o instrumentales impuestas por la rutina y laobediente “neutralidad” académica que caracterizan las habitualesinercias de la disciplina urbanística.Proponemos nuevos enfoques, nuevas representaciones, nuevosideogramas (es decir, nuevos esquemas de cara a la acción) parauna Bogotá en transformación y movimiento, en la que, como en unvirtual campo de batalla –excitante, pero incierto–, interesan más lapropia capacidad táctica de las decisiones y su potencial para gene-rar procesos reactivos enriquecedores de la minuciosa “estética” delos movimientos.No se trata de “acabar de diseñar la ciudad” (de “completarla”, “em-bellecerla” o posteriormente congelarla), sino de exigir e imaginarespacios y marcos de desarrollo en continuo cambio y evolución parauna estructura que se contempla como definitivamente inacabada,mutable, en transformación, una estructura en constante recupera-ción y modernización.No queremos, en cualquier caso, renunciar a la forma. Pero deseamospriorizar, más que a los “dibujos”, a los sistemas. Sistemas capacesde impulsar, acompañar, desencadenar diferentes acontecimientosevolutivos: mapas tácticos más que planos finales. Mapas capacesde transmitir cierta voluntad “épica” de progreso y renovación.“Proyectos–mapa” estratégicos para una nueva Bogotá “de lo posible”,acordados a las pautas de un decálogo básico en el que deberán primar:
  9. 9. 16 17ideas como estrategiasproyectos como mapasManchas de tintaVista desde el satélite, en un espectro binario (blanco y negro), Bo-gotá aparece como una salpicadura de gran tamaño que presentauna estructura similar a la de la mayoría de las grandes conurbacio-nes del mundo: su desarrollo fractal, en mancha de tinta, respondea esquemas y procesos básicos de disolución, característicos de lasnebulosas urbanas que definen la ciudad de este nuevo siglo.Procesos evolutivos espacio–temporales en los que, al igual que enmuchas otras estructuras autoorganizadas propias de la naturaleza,dinámicas relativamente elementales acaban dando lugar a grandesniveles de complejidad.La ciudad contemporánea ya no es una “isla”, una geografía armó-nica, bucólica, familiar, sino un conjunto de múltiples “ciudades”dentro de la ciudad (escenarios y archipiélagos superpuestos, inte-rrelacionados y autónomos a la vez): una estructura cada vez máscompleja y volátil que, como cualquier conjunto global desarrolladobajo la influencia de factores diversos, acaba siendo el resultado noplanificado de sucesivos acontecimientos con o sin voluntad de pla-nificación.Es este un fenómeno, un esquema compartido a escala mundial quepresenta, a escala macroscópica, decisivas similitudes. Pero, tam-bién, al mismo tiempo, claras diferencias locales; porque, de hecho,el principal interés de este proceso radica no tanto en la propia veri-ficación del modelo común como en las múltiples situaciones de co-habitación y superposición, de acción y perturbación, de infiltracióny mezcla que, continua y progresivamente, distorsionan y mutanesa configuración abstracta compartida, enriqueciendo sus caracte-rísticas básicas, enfrentando lo singular a lo universal, lo local a loglobal.La acción (desenfadada) más que la prudencia (tímida).La idea (comprometida) más que el análisis (erudito).La estrategia (operativa) más que la planificación(celadora).El mapa (prospectivo) más que la representación (literal).El sistema (abierto) más que la composición (cerrada).El proceso (evolutivo) más que la figuración (reguladora).El solapamiento (multicapa) más que la agregación(lineal).La diversidad (mestiza) más que la homogeneidad (ar-mónica).La reversibilidad (estructural) más que la perma-nencia (monumental).(La construcción de) paisajes más que (la cons-trucción de) geometrías.Fuente: Barcelona Metapolitana (nuevas ideas para una ciudad múltiple) (http://parole.aporee.org/work/hier.php3?spec_id=539&words_id=40).
  10. 10. 18 19Territorios urbanosLa rigidez de la ciudad tradicional y de los parámetros de proyectosa ella asociados (control, figuración, permanencia) dejan paso, pues,a la indeterminación y mutabilidad que caracteriza a la ciudad con-temporánea entendida como un sistema combinatorio precisado, porel contrario, de mecanismos flexibles con capacidad de evolución ycambio.El paisaje que se construye hoy en y alrededor de Bogotá evidencia,sin embargo, de modo contundente, la condición paradójica que ca-racteriza a ciertos escenarios deficitarios marcados por el mero “ins-trumentalismo coyunturalista” que rige los procesos.Es este un territorio articulado a partir de la potencia de los agentesestructurales que lo vertebran, pero, al mismo tiempo, desarrolladoen aquellas operaciones que, en definitiva, acaban marcando su iden-tidad desde la perspectiva de unos patrones anacrónicos e inadecua-dos. Patrones “encorsetados” tanto por los espacios, las economíasy los usos o las atmósferas que generan como por las iconografías ylas técnicas a ellos asociadas.Frente a los clásicos mecanismos “compositivos” de un urbanismodibujado, estándar, rígido y homogeneizador son precisos hoy nue-vos instrumentos: abordajes globales; sistemas contundentes, peroflexibles, acordes con una nueva dimensión de la cultura contempo-ránea; nuevos espacios para nuevos modos de vida; nuevas estéti-cas (o nuevas plásticas) más actuales, de progreso, situadas definiti-vamente lejos del aburrimiento banal de nuestra “tradición procesal”,lejos de la evocación (nostálgica o purista), lejos del “gusto” capri-choso, lejos de la elegancia “impoluta”.Hoy se precisan nuevos retos y nuevos enfoques, ambiciones colec-tivas capaces de superar el “día a día” coyuntural. Y también, portanto, nuevos mapas estratégicos capaces de reconocer y orientarlas acciones futuras.Bogotá metapolitanaLa ciudad contemporánea ya no es un solo lugar, una forma “clási-ca” reconocible, ni un solo modelo evolutivo, un solo movimiento.Esun sistema interactivo hecho de la acumulación de nuevos y viejosespacios relacionados, de múltiples estadios y estratos, de experien-cias singulares y simultáneas. Es un sistema vital por inacabado.Su fuerza está, precisamente, en esa capacidad constante de “re-novación y modernización”. “De construcción y reciclaje”. Un siste-ma, pues, progresivamente diversificado, producido por realidadesdiversas, acontinuas y no fijas, que se interrelacionan y transformancontinuamente.Una nueva estructura diversificada en la que los límites conceptualesde lo que se ha venido llamando metrópoli han cedido de repenteante una nueva situación más compleja y poliédrica (plural), en laque lo material se combina con lo inmaterial, lo real con lo virtual, locontinuo con lo discontinuo, lo próximo con lo lejano.La metrópoli moderna deja paso a la metrópoli contemporánea.El territorio de esa nueva “Bogotá metapolitana” es hoy un sistemamúltiple de relaciones y acontecimientos simultáneos, determinadosobre la base de las sucesivas capas de actividad y definición que locaracterizan (topográficas, biológicas, económicas, culturales, polí-ticas), y sobre las grandes redes estructurales que lo articulan (detransporte, de energía, de difusión, de comunicación, de movimien-tos demográficos o financieros, etc.): capas y redes entre las que sedesencadenan procesos combinados de acción y reacción.Un sistema, en definitiva, de límites (geográficos y conceptuales)móviles, variables y discontinuos, según los diferentes agentes quesobre él tienden a incidir.Su eficaz abordaje debe favorecer la traslación de esa nueva situa-ción compleja, estratégica y plural, más allá de la simple representa-ción literal de sus formas.
  11. 11. 20 21Capas, visiones parciales, escoradas, pero especialmente eficaces ala hora de propiciar nuevas prospecciones de una realidad fluctuante,afectada por múltiples agentes.Mapas operativosLos proyectos que aquí se desarrollan serán nuevos mapas. Mapasoperativos. Concebidos como mecanismos de enfoque sectorial, se-rán mecanismos flexibles con capacidad para combinar reconoci-miento y acción desde miradas esencialmente estratégicas.Nuevas miradas para descubrir posibilidades potenciales en la reali-dad explorada.“Proyectos – mapa” asociables a las diversas situaciones de la ciudadde Bogotá, que ya no es una sola entidad absoluta, sino numerososestadios en extraña cohabitación.Una ciudad que precisa interpretaciones y claves plurales ya no ho-mogenizadoras.Una ciudad que precisa nuevas imágenes de referencia.Imágenes estratégicas, solapables, combinables, cómplices entre sí;autónomas, pero no excluyentes. Ideogramas activos para una reali-dad poliédrica, definitivamente alejada de la añoranza armonizadorade una ciudad “bordado”.Ideogramas desde los cuales articular mecanismos (proyectos, sis-temas, tácticas, esquemas) a escala diversa, desde lo regional a lospuntual, desde lo urbano a lo territorial, desde el centro a la perife-ria, implicando nuevas imágenes mentales, nuevos iconos, en clavede acción, nuevos ideogramas para una Bogotá que se quiere múlti-ple y vital en sus desarrollos futuros.11 Textos de Carlos Hernández Correa, Manuel Gausa, Vicente Guallart, Willy Mü-ller, y el Grupo Metápolis.Mapas alternativosDescribir de otra manera la realidad es comenzar a proyectarla. Elabordaje de este nuevo espacio y de los momentos que lo tensanrequiere la elaboración, en efecto, de nuevos dispositivos de pros-pección: “otras” cartografías para una nueva orientación.Sistemas y mapas ya no confinados en siluetas cerradas, en for-mas literales, figurativas, sino en mecanismos versátiles abstractos,abiertos ante la asumida inestabilidad del marco de referencia.La antigua idea de representación se complementa ahora con la ca-pacidad de proyección y modificación que poseen los nuevos instru-mentos técnicos.El observador clásico o moderno deja paso así al explorador contem-poráneo.En muchos casos, estas cartografías de análisis son muchas vecessorprendentes o inéditas, en las que la ciudad aparece como un com-plejo entramado de relaciones e interconexiones.Una Bogotá “centrípeta” concebida más desde la relación y la siner-gia, y desde la contigüidad y la proximidad: mapas de posicionamien-to destinados a situar a la ciudad dentro de una correcta dinámicainterregional; mapas de una ciudad de flujos, tramas e infraestructu-ras; mapas de una ciudad subterránea, la de los estratos inferiores,mapas de una ciudad en venta, abordada desde el factor inmobilia-rio; mapas de una ciudad medioambiental, la de los espacios libres,las grandes zonas verdes, los espacios relacionales y los parámetrospolutivos que inciden en la calidad de vida.Mapas de una ciudad rentabilizada desde el factor cultural, simbóli-co, turístico.Mapas de una ciudad retráctil, ajustada a los movimientos migrato-rios y a las transferencias demográficas.Mapas, por último, de una ciudad marginal: la de las zonas de ten-sión, conflicto o déficit.Cartografías situadas más allá de las pautas figurativas del tradicio-nal abordaje disciplinar.
  12. 12. Sur de la ciudad Autopista SurFotospropias:CarlosHernández_Oct2008Fotospropias:CarlosHernández_Oct2008Fotospropias:CarlosHernández_Oct2008Troncal Caracas, Transmilenio con calle 35 Barrio Voto NacionalEstación del Ferrocarril de la Sabana Invasión en la vía del tren hacia el sur, avenida Ciudad deLima o calle 19 con carrera 36Barrio San Miguel, carrera 30 con calle 64 Barrio Tibabita, carrera 7ª con calle 193¿Es preciso repensar la ciudad actual y redensificarzonas estratégicas en ella?¿Se deben rescatar las infraestructuras de transportepreexistentes o será necesario plantear unas nuevas?¿Es conveniente generar agrupaciones urbanas espe-cializadas o se deben proponer múltiples actividades?¿Se están planeando las extensiones en la periferiao simplemente se está invadiendo el territorio?Fotospropias:CarlosHernández_Oct2008Fotospropias:CarlosHernández_Oct2008Fotospropias:CarlosHernández_Oct2008Fotospropias:CarlosHernández_Oct2008InterrogantesBogotá22 23
  13. 13. Fotospropias:CarlosHernández_Oct2008Fotospropias:CarlosHernández_Oct2008Fotospropias:CarlosHernández_Oct2008Fotospropias:CarlosHernández_Oct2008Fotospropias:CarlosHernández_Oct2008¿Como evitar la construcción en los cerrosorientales?¿Será necesario repensar las dinámicas comercialesa todos los niveles?¿Cómo controlar la expansión de la ciudad?¿Se deben normatizar las intervenciones sobre las zo-nas naturales y buscar repotenciar las existentes?Parque de Los Novios Canteras al norte de la ciudad, carrera 7ª,barrio BarrancasPlaza de Paloquemao Industria de porcicultura al occidente de BogotáBarrio Santa Ana, Teleport Autopista Norte, calle 197Urbanización Altos de MontearroyoBarrio Santa Cecilia, carrera 7ª con calle 16124 25
  14. 14. Es una propuesta de renovación urbana promovida por la ERU (Em-presa de Renovación Urbana de la Alcaldía Mayor de Bogotá) y de-sarrollada por el IAAC (Instituto de Arquitectura Avanzada de Cata-luña), que se lleva a cabo con el fin de generar posibles escenariosde futuro y visiones de la ciudad para poder abordar políticas dereforma capaces de afrontar los retos futuros.Un equipo multidisciplinar internacional se ha encontrado a partir deeste proyecto para analizar los principales problemas y potencialesde Bogotá, con especial énfasis en las zonas de renovación urbana,con el fin de establecer las posibles estrategias de acción.Bautizado con un nombre que refleja la condición múltiple de unaciudad diversa, discontinua, dinámica y latinoamericana, que a losojos de también múltiples miradas quiere encontrar y descifrar losposibles por–venires que le deparan, MultiBogotá se inscribe en elmapa de la ciudad como otro posible camino.MultiBogotá2050Fotospropias:GrupoMultiBogotá2726
  15. 15. 28 29En el costado izquierdo una mano extendida con un gran dedo señalaal norte en dirección hacia Tunja, otra importante población indíge-na de la época, ya que se encontraban en esta región las minas deesmeralda y oro que sirvieron para saldar las grandes deudas queEspaña tenía con Italia y otros países europeos.El cacique no solo localiza en este dibujo diversas poblaciones enun territorio que desborda la sabana de Bogotá, sino que, además,ubica en él los elementos más importantes de la geografía del país,como son la cordillera de los Andes y el río Magdalena, relacionandola futura ciudad de Bogotá con el país y con el mundo, ya que el ríoMagdalena es la única vía de comunicación directa con el Atlántico,océano que conecta con España y Europa. En el siglo XVI la estruc-tura caminera de la sabana, heredada de los muiscas, era nutriday atravesaba toda la planicie, incluidos los territorios circundantes.La rígida dominación colonial genera otra relación con el espacio yel tiempo, potenciada por el aislamiento geográfico con respecto nosolo a Europa, sino también a los puertos marítimos y a los virreina-tos, que eran, estos últimos, pequeños centros territoriales, nodosde poder político y económico en donde los intercambios de todo tipose hacían más profusos y dinámicos. Condición paradójica del espa-cio sabanero: en su interior las redes de caminos son numerosas,pequeñas poblaciones están unidas por diversas direcciones a suLas imágenes cartográficas de Bogotá tienen siempre dos direccio-nes, una lectura con el norte a la izquierda y la cordillera de losAndes hacia arriba, y otra con el norte hacia arriba y la cordillera ala derecha. La primera cartografía que se conoce es del año 1578 yse encuentra en el Archivo de Indias de Sevilla. Fue realizada por elcacique de Turmequé. Se trata de un croquis realmente insólito porel conocimiento y la capacidad de síntesis y de las condiciones geo-gráficas del territorio que se ven plasmadas en él.Se puede observar en la parte superior los límites de los cerros y susquebradas, el Sol dibujado con diez rayos, una larga nariz, una pe-queña boca y unos ojos que parece que miraran con una cierta inten-sión al sur, precisamente hacia el punto en que se debían encontrarlas primeras construcciones de la ciudad, pero donde solamente sepuede apreciar algunos pequeños trazos que parecen iglesias o cons-trucciones que no conforman ningún espacio urbano. Sin embargo,para ese entonces la ciudad ya tenía cuarenta años de fundada, y,por tanto, contaba con la Plaza Mayor y las construcciones que laconformaban en ese entonces.En la parte superior, en los costados derecho e izquierdo, se puedendistinguir las palabras “Los llanos”, que corresponden a la gran pla-nicie que se encuentra después de cruzar la cordillera, y los cualesse extienden por el oriente y luego por el sur hasta el Amazonas.La sabana de Bogotá en el dibujo se encuentra delimitada hacia laparte inferior, por lo que aparentemente parece ser otra cadena demontañas, y está cruzada en el centro por el río Bogotá. En la parteinferior se encuentra el río Magdalena, el más importante del país,ya que atraviesa todo el territorio de sur a norte, y se diferencia porsu ancho y por ser navegable (se observa allí una embarcación). Losdos ríos se unen en el costado superior derecho, al sur, a la altura delo que aparentemente podría ser la desembocadura del río Bogotáen el Magdalena.CartografíasHistóricasJaime Toro*1578Plano histórico.Plano diseñadopor el cacíqueMoyachoque,de Turmequé.Fuente:Atlas históricode Bogotá.Wilson–White
  16. 16. 30 31clasificar las especies. Por tal razón, los instrumentos de medición,sumados a los cálculos algebraicos, dan cuenta de una parte deluniverso y del mundo de esa época. Santafé de Bogotá no es ajenaa estos cambios de la cultura; la Expedición Botánica, presidida porel canónigo español José Celestino Mutis, pertenece de lleno a estaforma de pensamiento. El 15 de julio de 1801, Humbolt y Bonplandhacían su arribo a Fontibón, y unos días después, desde la Catedralde Bogotá y sobre la Plaza Mayor, el barón alemán determinaba laposición astronómica de Santafé de Bogotá en 76° 34’30” de longi-tud al occidente del Observatorio Nacional de París. Pero también, ydesde el mismo punto, logró medir la nivelación barométrica de laciudad en 1.370 toesas (la toesa es una antigua medida francesa quecorresponde aproximadamente a 1.90 m).*Plano histórico 1791Fuente: Museo de Bogotá.*Plano histórico 1791El original se encuentra en elServicio Geográfico de Madrid.Fuente: Museo de Bogotá.territorio circundante; la red de poblados muiscas forma en esa épo-ca una especie de rizoma sobre el territorio de la meseta; el tupidotejido de caminos que cubre la explanada se desvanece al llegar aciertos puntos de la cordillera, la red se hace más tenue, el núcleo seaísla, tiende a cerrarse sobre sí mismo: Santafé de Bogotá se yerguesolitaria, opaca y gris.Para el siglo XVIII la experiencia del espacio y la lectura del territo-rio se transforman, se ordenan en función de las coordenadas car-tesianas. Los planos geométricos de la ciudad de Santafé, como elrealizado por Domingo Esquiaqui en 1791, están determinados porla mathesis que define, limita y organiza la extensión de la ciudad:partiendo del norte, y siguiendo el curso de la calle Real (carrera 7ª)hasta la quebrada de San Diego; por el sur, hasta la acequia de LosMolinos (calle 1ª) la extensión era de tres kilómetros. Ahora bien,la forma del pensamiento de la que emergen estas medidas estádeterminada por una experiencia del espacio como extensión, comoapertura al infinito, cuyas magnitudes pueden ser establecidas. Yano se trata del saber de las semejanzas y las analogías, propio de laexperiencia espacial de la Edad Media y el Renacimiento. El nuevorégimen de signos que organiza y aglutina lo que dice y lo que ve seha modificado sustancialmente.La mathesis que organiza las naturalezas simples tiene su comple-mento en la taxinomía, que es la encargada de ordenar las natura-lezas complejas. La tarea del conocimiento, bajo esta forma gene-ral del pensamiento, es organizar cuadros, establecer magnitudes y*Plano histórico 1784Fuente: Museo de Bogotá.
  17. 17. 32 33puntos de conexión sobre los planos en una superficie digital. Desdela década de los setenta del siglo XX se puede afirmar que Bogotá yla nación, de la cual es capital en el sentido de cabeza o centralidad,ingresan en una nueva experiencia del espacio; ahora su organiza-ción y distribución deben establecerse en función de las conexionescon el resto del planeta y su economía global. Esta nueva imagenincluye en su ángulo de encuadre lo que, a excepción del croquis delcacique, en todas las demás imágenes de la ciudad se omite. Todoespacio circundante que está supuesto, implicado, como un fuerade campo potencial, se hace parte de la imagen de Bogotá, se ac-tualiza en el plano y en las imágenes digitales diseñadas en terceradimensión. El hecho mismo de que la imagen cartográfica abandonesu composición clásica de dos dimensiones sobre un plano, inaugurauna nueva posibilidad de la mirada y de la experiencia del espacio.Esta imagen de la ciudad, como media naranja con el arco situadoal occidente, representa también un diagrama de fuerzas, una ciertadinámica singular, pero, además, una lógica urbana con sus excesosy escansiones. Una lógica que, en la época del espacio vivido comoconexión de puntos en una red, cubre y codifica el territorio, despla-za sus centros de un lugar a otro para transmutar este territorio endiagrama digital, creación numérica, espacio de ubicación y control,diseñado y diagramado para funcionar eficazmente.La ciudad, sea Bogotá o cualquier otra, es una forma de ocupaciónterritorial que si bien coincide, en la mayoría de los casos, con esaotra forma llamada Estado, posee su propia naturaleza y sus carac-terísticas diferenciales. La genealogía de una ciudad, es decir, sudevenir en el tiempo, es la historia de unos espacios, de sus límites,Al comienzo se mencionó la existencia de dos direcciones de lecturacon respecto a las imágenes cartográficas de Bogotá. Ya se han des-crito las cartografías correspondientes a la experiencia del espaciomedieval y renacentista como semejanza y localización; también lalectura geométrica y la matematización del espacio correspondientea la experiencia del espacio de extensión. En ambas representacionesel norte se encuentra a la izquierda y la cordillera al oriente, es decir,en la parte superior de la imagen. Es una especie de imagen “natural”,si el observador se ubica sobre el territorio físico o material mirandohacia la cordillera, como es el caso de las dos cartografías que hemosnarrado, tanto la del cacique de Turmequé, realizada en 1578, comola realizada por Domingo Esquiaqui en 1791. La otra imagen que sepodría llamar contemporánea resulta si, siguiendo las convencionesgeográficas internacionales, la representación cartográfica “natural”se gira, de izquierda a derecha, noventa grados. Esta es la imagencorrecta, si se trata de abarcar un territorio más amplio que desbor-da, con mucho, la representación del centro histórico de Bogotá. Estaampliación del territorio contenido en la imagen se explica, por unaparte, por el crecimiento de la ciudad y sus respectivos procesos deconurbación en relación con los municipios vecinos (Usme, Bosa, Fon-tibón, Funza, Engativá, Suba y Usaquén); pero, por otra, y esta es larazón fundamental, este fenómeno visual se torna lógico si se esperade la cartografía una imagen prospectiva de lo que puede llegar a serBogotá–Cundinamarca desde la óptica de la ciudad–región.Las nuevas estrategias de reproducción a escala ampliada de la ca-pital exigen, a manera de correlato, nuevas estrategias visuales ya la inversa. Incluso, es la estrategia visual la que redistribuye los*Plano histórico 1905Artista: Gregorio Hernández L.Fuente: Museo de BogotáGalería de planos*Plano histórico 1910Arreglado por: Alberto Borda TancoFuente: Museo de BogotáGalería de planos
  18. 18. 34 35nos y puentes. Las ciudades, por su parte, determinarán el uso de suterritorio rural circundante según las condiciones específicas de cadauna. Incluso, vale la pena anotar la ocupación del territorio a partirde ese flujo llamado en su origen el Río Grande de la Magdalena, sufunción como espina dorsal del territorio nacional, y dibujado por elcacique de Turmequé en esa primera cartografía enigmática que nosenseñaba el territorio de los muiscas durante los primeros cuarentaaños de la fundación de Santa Fe de Bogotá.*Planes de Desarrollo BogotáFuturo1919 – 1925Fuente: Museo de BogotáGalería de planos*Plano histórico 1933Fuente: Museo de BogotáGalería de planos*Plano histórico 1938Secretaría de Obras PúblicasFuente: Museo de Bogotá*1950Plano históricoDiseño: Le Corbusier, Paul LesterWiener, José Luis Sert.Fuente: Museo de Bogotá.Galería de planosde sus formas de ocupación, de su composición, de las líneas que lodilatan o lo cierran, de las fuerzas que la dominan por ciertos perío-dos de tiempo; en fin, es la historia de las huellas o de la ausencia deellas, es la crónica de la manera cómo los seres humanos inventansus propios espacios al producir y reelaborar las condiciones básicasde la reproducción de su vida material. Las ciudades, a diferenciadel Estado, proceden por polarización. Jamás ha existido una ciu-dad sola, aislada. Su existencia es el circuito horizontal, la red. Laciudad es una ruta porque funda la ruta, la necesita para existir. Encada punto de ella algo se produce. Algo entra y algo sale. A su vez,los puntos que se desplazan forman líneas, vectores que suponenvelocidades, que se mueven desde una ralentización extrema has-ta una aceleración inimaginable. Ahora bien, si la ciudad es ruta yvelocidad, dentro del conglomerado urbano existen rutas centrales,rutas secundarias y rutas periféricas. Indudablemente, la carrera 7ª,la carrera 10ª y la calle 26 no son simplemente unas vías centrales;son, desde la época de su fundación, como se puede comprobar enlos planos históricos, las rutas de comunicación con la sabana y conlas demás poblaciones importantes del país.Desde el siglo XVI tienden a ser la continuación de la ruta que conec-ta con otros polos, como Tunja, y, con el tiempo, el circuito creceráhacia el norte, con Bucaramanga y Cúcuta, sin contar los puntosintermedios que fraccionan este segmento y lo conectan con otrasdirecciones. Por supuesto, los diversos puntos, grandes, pequeños omedianos, son atravesados por otras rutas que, a su vez, conectancon otros puntos. De tal manera, todo el territorio que formará, apartir del siglo XIX, el Estado–nación colombiano, será asimilado ycolonizado por medio de la fundación de ciudades y la construcciónde carreteras, vías férreas (hoy abandonadas en su mayoría), cami-
  19. 19. 36 37pensadores escribiesen un libro que, según la tradición, se llamaba–siempre– sobre la física: ta physika. De esta suerte, los pensadoreseran indistintamente llamados “físicos”. Dicho de una manera general,el motivo de sus preocupaciones era por el espacio que nos rodeaba yla explicación del mismo. Posteriormente, gracias a la obra de los pre-socráticos, de los sofistas y de Sócrates, particularmente, la preocu-pación se amplía en cuanto que, además, el tema es por el lugar queocupa el ser humano en general en dicho espacio. Para decirlo enclave moderna: establecer el lugar del ser humano en la economía dela naturaleza. (Es, por ejemplo, el tema del ser humano –individuo,sociedad o especie– como medida de todas las cosas, o no).O también, desde otra perspectiva, se trata del papel que el buendemonio o espíritu (daimon) cumple como guía o consejero para lapropia vida y para llevar una vida buena –eupraxein y eudaimonía–.Pues bien, lo verdaderamente singular estriba en el hecho de que todoel conocimiento acerca del espacio en general se sistematiza por pri-mera vez en el siglo III a.n.e. en la obra de Euclides: Elementos, conla cual nace la geometría.1Y la forma como se sistematiza es en tér-minos de un pensamiento de tipo deductivo (o hipotético–deductivo)fundado en axiomas: los famosos cinco axiomas, a partir de los cualesse deriva una serie de postulados, sobre cuya base, sencillamente, seestablece una serie de teoremas (demostraciones o inferencias) quese siguen de los postulados y, particularmente, de los axiomas.La geometría habrá de ser la ciencia fundamental y, más significativoaún, el modo de pensamiento más importante para toda la historiade la humanidad occidental. Con Euclides se tratará de una forma deracionalidad que permanecerá intacta como guía durante cerca deveinticuatro siglos.Como es sabido, el espacio de que se ocupa Euclides –que es, preci-samente, el espacio prevalente en la mayor parte de Occidente–, esun espacio plano.¿Cómo es la complejidadde la ciudad?Carlos Eduardo MaldonadoIntroducciónOmitiendo la racionalidad de tipo mágico, mítico y religioso, la prin-cipal forma de pensamiento en la historia de Occidente ha sido la deun pensamiento espacial y espacializado. Ser occidentales significa,dicho de manera directa, pensar en el espacio y preocuparse por elespacio como aquella dimensión determinante de las acciones, de–cisiones y planes que se llevan a cabo o se pueden llevar a cabo. Dehecho, la última forma de espacialidad descubierta en la historia deOccidente se condensa en el concepto de hábitat.Esta historia del pensamiento espacial pone inmediatamente al des-cubierto los modos y grados de complejidad del pensamiento huma-no y las formas cómo este pensamiento se ha organizado alrededorde ese problema magnífico que es la ciudad. Con este texto me pro-pongo un objetivo: establecer qué es una ciudad compleja, particu-larmente en el marco de lo mejor y más destacado del pensamientocontemporáneo. Pero, al mismo tiempo, me propongo aquí defenderuna tesis. Quisiera argumentar a favor de la idea de una ciudadcompleja como un sistema vivo, para lo cual se hace indispensableprecisar qué es un sistema vivo y cómo esta idea puede contribuir,sensiblemente, a la comprensión misma de la noción de ciudad y atodo lo que ella implica.1. Formas principales del pensamiento espacial en la historiade OccidenteDe acuerdo con la tradición que nos habla del origen de la humanidadoccidental, esta nace al final del periodo de la Tiranía de los Treinta(siglo V a.C.), del advenimiento de la democracia, y de los gobiernosde Solón y Pericles, en la transición que nos lanza de la Grecia arcai-ca a la Grecia clásica, momento en el cual logramos el tránsito delmito al logos, el paso de los presocráticos a la filosofía de Sócrates,y posteriormente a la de Platón. En este período lo común es que los1 De acuerdo con numerosos estudios, Euclides no habría escrito los Elementos como su propiacreación, sino que en él habría compilado todo el conocimiento existente en su época, pro-veniente de la Antigüedad. De esta suerte, Euclides habría compilado el conocimiento sobregeometría, procedente, notablemente, de los egipcios, los babilonios y los propios griegos. Sinembargo, como también ha sido establecido ampliamente, el mérito de los griegos, en contras-te con toda la historia anterior, consiste en haber concebido tanto a las matemáticas como ala geometría en términos abstractos, sin ninguna dependencia directa con relación a aspectoseconómicos, financieros, administrativos, militares u otros, que se encontrarían en la base delestudio de la geometría. Sencillamente, la geometría deja de ser “agrimensura” para convertir-se en ciencia pura: matemáticas y física. Al respecto, véase la bibliografía al final del artículo.
  20. 20. 38 39que son, de manera puntual, la geometría de Riemann y la de Lo-bachevsky.Posteriormente, a comienzos del siglo XX, Einstein lleva a cabo, gra-cias a la teoría especial de la relatividad, primero, y luego con lateoría general de la relatividad, el descubrimiento de que las modi-ficaciones de los cuerpos en el espacio son, al mismo tiempo, mo-dificaciones del espacio, de tal suerte que ya no es posible simpley llanamente pensar en el espacio y punto, sino en relación con eltiempo –por ejemplo, las trayectorias de los cuerpos en el espacio–,de tal manera que, en lo sucesivo, aprenderemos a hablar de espa-cio–tiempo.En términos de la mecánica clásica –en especial de la obra de Newton–,la teoría de la relatividad de Einstein establece que las preocupacio-nes por el espacio, y por los fenómenos y sucesos que tienen lugaren él, implican necesariamente tener en cuenta las deformacionesdel espacio y las dinámicas de los cuerpos en el espacio y el tiempocomo variable de ambas circunstancias: las de las trayectorias de loscuerpos en el espacio y las modificaciones mismas que ellos repre-sentan en el espacio mismo.Posteriormente, en el curso de los años setenta del siglo pasado, B.Mandelbrot lleva a cabo un descubrimiento sorprendente cuando selo compara a la luz de la historia. Se trata del hecho de que, por pri-mera vez en la historia de la humanidad, logramos el reconocimientoexplícito de que la norma en la naturaleza no es el espacio plano nilos sólidos perfectos y otros semejantes –por ejemplo, triángulos,cuadrados, círculos, icosaedros, dodecaedros, conos, y demás–, sino,por el contrario, formas, estructuras y espacios irregulares (fractus):“imperfectos”. Mandelbrot los denominará fractales. De esta suerte,la geometría fractal será conocida como una geometría más natural–“geometría fractal de la naturaleza”–, y con una dimensión másamplia que las que había habido anteriormente.La geometría de los fractales –que encuentra sus primeros antece-dentes en la obra de G. Cantor y su trabajo con la teoría de conjun-tos–, uno de cuyos pilares es el trabajo con los infinitos –por ejem-plo, los números infinitesimales y las series infinitas–, se funda enuna idea sencilla: los fractales ponen de manifiesto que en su basehay una economía grande en la naturaleza, fundada en autosimilitude iteración. Si se quiere, desde otro punto de vista, se trata de la ideade recursividad. En términos elementales: la naturaleza no inventaLa historia de la geometría euclidiana encuentra un punto de forta-lecimiento, desarrollo y variación en el siglo XVII, cuando Descar-tes desarrolla la geometría analítica, concentrada no solamente entérminos del conocido diagrama cartesiano, sino, mejor aún, con suaplicación al estudio de volúmenes: el cubo, el cono, el cilindro, etc. Ala geometría analítica se agrega la trigonometría. El espacio que des-cubre Descartes es el de figuras con volumen en un espacio plano.Antes de Descartes, sin embargo, y en un paralelismo altamente su-gestivo con la Grecia antigua, hay que decir que, después de los diezsiglos del Medioevo, la ciencia moderna –esto es, la ciencia tal comola conocemos hoy–, nace con preocupaciones análogas a las de losprimeros pensadores y “científicos” griegos, a saber: el estudio delespacio. Después de los trabajos pioneros de R. Bacon, F. Bacon yN. de Cusa, entre otros, la ciencia moderna nace con Galileo, Keplery Copérnico, como es suficientemente conocido. La ciencia modernanace como física (mecánica clásica). Pues bien, con ellos la preocu-pación principal es justamente por el espacio –el espacio exterior,y por el lugar que el planeta ocupa en él–. G. Bruno había tenidoel mérito de haber sugerido –desafortunadamente en condiciones ymomentos que no eran propicios– la infinitud del espacio y la plura-lidad de mundos habitables, lo cual le valió para ser condenado a lahoguera por parte de la Iglesia Católica.Entre la geometría plana y las siguientes –geometrías curvas– hayun tipo de geometría de gran importancia que es la geometría pro-yectiva, desarrollada a partir del siglo XVI, que da lugar a un tipo dis-tinto de concepción del espacio, particularmente gracias al desarrollode la perspectiva en la obra de Brunelleschi. La geometría proyectivatendrá enormes influencias en el arte, la arquitectura y la “urbanísti-ca” de los siglos siguientes.El predominio de la geometría euclidiana sufre una crisis profunda–e irreversible, hasta el día de hoy– en el curso del siglo XIX cuan-do, por vías y con motivaciones distintas, se logra el descubrimientode espacios curvos. Se trata, notablemente, de las obras de Gauss,Bolyai, Riemann y Lobachevsky, que conducen al desarrollo mag-nífico de las geometrías no euclidianas. Estas son geometrías que,propiamente hablando, no eliminan las verdades, certezas y logrosde la geometría euclidiana, sino, mejor aún, establecen que la geo-metría de espacios planos es tan solo un caso particular, local, delas geometrías de espacios curvos. En otras palabras, los espaciosplanos son tan solo casos locales dentro de espectros más amplios
  21. 21. 40 41pectiva antropológica, esta preocupación forma parte de los motivosmismos de lo que significa ser humanos: por ejemplo, nuestro lugaren el planeta, o el lugar del planeta en el espacio sideral, o las rela-ciones entre formas, estructuras, organizaciones de diversa índole yquizás incluso las diversas relaciones entre ellas.La forma primera del espacio para los seres humanos fue el de su nú-cleo familiar y social y su relación con el entorno. Esto ha sido estu-diado de manera prolija por la antropología, y ha puesto de manifiestoque la preocupación por el espacio se corresponde directamente condos aspectos: de un lado, las garantías de vida y de supervivencia,de tal suerte que el dominio y el control del espacio se correspondie-ron siempre con el control y el dominio mismo de las condiciones quegarantizaban la vida. Precisamente por ello, concomitantes con lanoción de espacio se encuentran las nociones de límite, perímetro yárea. En otras palabras, el conocimiento del espacio se correspondeexactamente con el conocimiento del área y el perímetro del espaciomismo. De esta suerte, el conocimiento del espacio es conocimientomismo de la limitación y la finitud.De otra parte, al mismo tiempo, la preocupación por el espacio setradujo en el hecho de que las ciudades fueron tradicionalmenteconstruidas sobre un montículo –colina, montaña– o a la orilla delmar, de tal suerte que permitían un mejor control visual del espacio.Con razón, M. Foucault ha precisado este tipo de pensamiento espa-cializante como un “pensamiento de la exterioridad”, por cuanto seconcentra en sí mismo como dominio del espacio, de las distancias,de las diferencias, en fin, incluso de las circunvoluciones y planos.Occidente ha desarrollado durante la casi totalidad de su historiaun pensamiento de la exterioridad fundado, desde el punto de vistaantropológico y político, en el temor al extranjero, a lo extraño y alo desconocido. La razón es que las enfermedades y las guerras, lasinvasiones y las pestes siempre provinieron, tradicionalmente, de“afuera”. Oriente, en contraste, no solamente nunca conoció pestesy pandemias –semejantes a las de la historia de Occidente (pestebubónica, peste negra, y otras muchas más)–, sino que su relacióncon el extranjero tuvo otro carácter.Sin embargo, lo verdaderamente maravilloso y sorprendente pro-viene del reconocimiento, gracias a la biología evolutiva, a la propiabiología del desarrollo y a la ecología, de que los sistemas vivos engeneral se caracterizan, en contraste con los sistemas físicos, porcada vez soluciones a los problemas nuevos, sino que hace pequeñasmejoras a soluciones anteriores, y trabaja permanentemente en unespacio de posibilidades. Este espacio de posibilidades significa, sen-cillamente, que antes que trabajar con espacios reales (que es lo quepropiamente caracteriza a todas las geometrías anteriores), con lageometría de fractales y en el marco de la misma el trabajo principalconsiste en explorar posibilidades.El espacio real es, simple y llanamente, un caso particular dentro delámbito, inmensamente más amplio, de los espacios de posibilidadesque comprenden y hacen posible a aquel. Aquí se produce, con se-guridad, la inflexión más importante en el escenario de los estudiosy trabajos con espacio y espacialidad. (Es preciso observar que eltrabajo con espacios de posibilidades no es un rasgo exclusivo de lasciencias de la complejidad y del estudio de los sistemas complejosadaptativos, sino, en general, de lo mejor del pensamiento científicode punta. Solo que en el marco de la complejidad esta idea resultadoblemente atractiva).Finalmente, el último gran paso –hasta la fecha– en la historia delpensamiento acerca del espacio –la geometría–, tiene lugar con laobra de E. Witten, a finales del siglo XX, que da lugar a la teoríade cuerdas-supercuerdas y, ulteriormente, a la teoría de branas. Deacuerdo con Witten, ya no “vivimos” simple y llanamente en un es-pacio de tres dimensiones, como es el de Euclides y sus variaciones,sino también el espacio de las geometrías no euclidianas. Tampocovivimos en el espacio de tres dimensiones espaciales–tiempo pro-puesto por Einstein.El espacio de la geometría que desarrolla Witten es un espacio deonce dimensiones, entre las cuales quedan incluidas las dimensionesdel espacio –punto, línea, plano y volumen– y el tiempo mismo. Enesta teoría, el espacio y el tiempo, tal como los hemos conocido, pro-piamente no existen: son matrices (técnicamente: matrices S), y laconstitución última de la materia consiste en vibraciones y no ya enentidades sustantivas. El concepto con que se designa a este tipo degeometría es el de hiperespacio, debido, justamente, al número altode dimensiones.2. Espacio físico y sistemas vivosLa preocupación por el espacio se encuentra en las raíces mismasde lo que significa ser occidentales; y, si se quiere, desde una pers-
  22. 22. 42 43gía. Por derivación, aun cuando sea de manera tácita y subterfúgica,las ciencias sociales y humanas han permanecido, tradicionalmente,bajo la luz o la sombra (según se mire) de la física matemática.Sin embargo, al mismo tiempo, y a través de caminos diversos, lasciencias sociales y humanas han aprendido –poco a poco, es cierto–,que es posible pensar el mundo –y, en correspondencia, a sí mismasen relación con el mundo–, a la manera de sistemas vivos y no yaúnicamente de sistemas físicos. Quiero decirlo de modo directo: setrata de pensar a la manera de la evolución –como en la teoría de laevolución–, del desarrollo –como en la biología e incluso la psicologíadel desarrollo–, y en términos ecológicos –esto es, de nichos que secomprenden en función de flujos de energía y de información–.Esta idea no debe ser vista, sin embargo, en absoluto, a la manerade una filosofía reduccionista, como si se tratara de un desplaza-miento de las ciencias sociales y humanas de la física y las matemá-ticas hacia la biología y la ecología. La idea, por el contrario, puedeser presentada, de manera puntual, en los siguientes términos:• Ya no pensamos en términos de un espacio (absoluto, acaso) quecontiene diversos elementos, los cuales solo son posibles graciasal espacio.• El espacio es una dimensión “viva” que se define por flujos, di-námicas y procesos que implican elementos tales como procesa-miento, producción, acumulación, uso y disipación de información,materia o energía. Por consiguiente,• El espacio no posee un área, un perímetro o una forma o estruc-tura rígida y estable de una vez y para siempre. Por el contrario,las formas y estructuras del espacio se corresponden exactamentecon las dinámicas y procesos que tanto tienen los elementos dedicho espacio, como que atraviesan –por definición, desde afuera–al espacio, y que en muchas ocasiones lo superan y definen.• Un espacio cualquiera solo existe en relación con otros espacios,contiguos y más lejanos, y no se define, por tanto, en manera al-guna, únicamente por sí mismo y en relación consigo mismo.• La diversidad de espacios tiene sentido no única ni principal-mente con respecto a su propia historia –génesis, por ejemplo–,como tampoco a los mapas de las dinámicas que tienen lugaractualmente –es decir, de manera real y empírica–, sino, ademásy fundamentalmente, por las posibilidades que contiene y quepermite.una incesante exploración del espacio y por una conquista y colo-nización de nuevos espacios. Desde las colonias bacteriales y lasesporas hasta las formas más complejas de vida, lo característicode los sistemas vivos consiste en una exploración de adyacentesposibles (Kauffman, 1998). Más aún, los sistemas vivos –e inclusomuchos que aún hoy en día dudamos en calificar como “vivos”, comolos priones y los virus, por ejemplo–, viven justamente gracias aque, por regla general, no se limitan a un único espacio –el actual, elrealmente conocido–, sino a otros espacios contiguos y posibles demanera inmediata o en el horizonte, incluso con el riesgo de que enesa exploración de nuevos espacios corran peligro de muerte. No envano, ya incluso desde la obra de Darwin, la evolución se dice quetiene lugar en y a través de paisajes rugosos, o, también, de paisa-jes rugosos adaptativos. Un paisaje rugoso adaptativo es aquel queexiste en términos de posibles adyacentes, pero como un paisajeconformado por la coexistencias de regularidades e irregularidades–cuyo estudio, por lo demás, demanda matemáticas cada vez mássofisticadas–.La forma básica de estudio del espacio –y mejor vale hablar, cada vezmás, en plural, de espacios–, ha sido siempre la geometría. Y siem-pre también, aunque con particular énfasis a partir del siglo XVII, haexistido el debate entre físicos y matemáticos acerca de si la geo-metría es un campo de la física (que es lo que sostienen los físicos)o bien un espacio de las matemáticas (que es lo que defienden losmatemáticos). Una solución real intermedia ha sido la física mate-mática, que ha aportado luces claras acerca del estudio del espacio–real–.Pues bien, las ciencias sociales y humanas en general –en el sentidoal mismo tiempo más amplio y comprehensivo, que abarca a la so-ciología y la política, la arquitectura y la antropología, la lingüística yla filosofía, el diseño y la economía, el derecho y la ekística (o desa-rrollo urbano), por ejemplo–, han permanecido, abierta o implícita-mente, a la sombra –o bajo la luz– de la geometría, cuando se tratade estudiar la variedad de temas, conceptos, problemas y elementosde lo que se concentra en el título “espacio”.Solo que la traducción de “espacio” en el ámbito de las ciencias so-ciales y humanas ha sido el de la díada campo-ciudad, particular-mente cuando se introducen y se cruzan aspectos provenientes de lademografía, la economía, los estudios sobre ciencia y tecnología engeneral, la arquitectura, el arte incluso, la sociología o la antropolo-
  23. 23. 44 45diferenciación socioeconómica en una ciudad en un momento de-terminado. Esta historia está registrada de diversas maneras en laliteratura tanto como en la arquitectura, en las iglesias tanto comoen las políticas, en los logros y hazañas militares tanto como en losprocesos de acomodamiento y reconfiguración por parte de gruposy comunidades diversos (lingüística, étnica, religiosa, o económica-mente hablando, por ejemplo) (Hall, 1998).La razón principal que establece la conexión directa entre ciudad ycrecimiento de expectativas y esperanzas de vida tiene que ver, dichode una manera general, con el incremento en las oportunidades devida (“espacios de posibilidades”) que tienen sus habitantes, en con-traste con aquellas que se dan en el campo, tanto como el tema depolíticas de ciencia y tecnología en el sentido más amplio y profundode la palabra. Me refiero a elementos tales como higiene y salud,educación y vivienda, trabajo y recreación, cultura, esparcimiento yocio, en fin, arte y diseño.La historia de la ciudad, en general, es la historia de una complejiza-ción creciente de la vida urbana. Pero esta complejización, como re-sulta evidente a la luz de una mirada desprevenida, no se traduce demanera necesaria en un acrecentamiento sin más de las esperanzasy expectativas de vida. Muchas veces, incluso, sucede todo lo con-trario. En otras palabras, no es evidente que haya una relación uno–a–uno entre crecimiento y tamaño de las ciudades con crecimientoy desarrollo de la vida en las ciudades. Pero sí es posible, en unaperspectiva histórica, decir de una manera general que esta relaciónpuede establecerse sin mayor dificultad.La no linealidad de la historia de las ciudades significa que no todoslos aspectos y logros del desarrollo urbano son deseables, inteligiblesni planeados, al mismo tiempo que existen o pueden existir planesy programas de diversa índole. Los seres humanos, como advirtieraya Marx, hacen la historia, pero no siempre la hacen como quisieran.Pues bien, por extensión, los políticos, expertos en desarrollo urbanoen general, los urbanizadores y arquitectos, y demás agentes quetrazan, crean o modifican en un momento determinado, en algunaescala o lugar, la ciudad, hacen la ciudad, pero no siempre la hacende la forma como quisieran o como lo tenían planeado.Digámoslo de manera frontal: las ciudades pueden y deben ser pen-sadas en relación a grados y modos y no en términos sustantivos.Ello significa dos cosas:De esta suerte, la comprensión del espacio y la espacialidad se llenaal mismo tiempo de contenidos sensibles maravillosos, y se torna,por ello, en un tema altamente complejo. Esta complejidad signifi-ca, de manera inmediata, que no tiene ya sentido pensar el espacio(o espacios) en términos meramente físicos, sino como el continuovago entre elementos bióticos y abióticos.Esta idea se torna tanto más válida cuando se trata de pensar elproblema: ciudad.3. Ciudad y complejidadLa historia de las ciudades está directa e inmediatamente vinculadaal más importante de todos los temas, desde el punto de vista huma-no y, por extensión, desde el punto de vista biológico, en general. Setrata del hecho mismo de que la historia de las ciudades es la histo-ria no–lineal del crecimiento de las esperanzas y de las expectativasde vida de los seres humanos. La posibilidad de ganarle tiempo a lavida, y de ganarle tiempo y vida a los espacios es, sin lugar a du-das, el más importante de todos los logros que acompaña al estudiode las ciudades en la historia de la humanidad occidental. Pero conella, desde ella, entonces también para la historia de la humanidadentera.Hemos ganado una vida extra (De Rosnay et al., 2006). Y esta vidaha sido el producto de la historia –no-lineal– de estructuración y de-sarrollo de las ciudades; y ello, siempre, en la díada campo–ciudad.La historia de las ciudades fue usualmente el estudio de aquellasgrandes cicatrices que los gobernantes de turno introdujeron en unpaisaje determinado, o también en las ciudades mismas. Esa historiafue, siempre, la creación de esas cicatrices profundas en función deobjetos y dinámicas inmediatamente impersonales: desde el palaciodel gobernante de turno hasta el cementerio de los héroes del mo-mento; desde las avenidas creadas para el flujo de los carros hastaaquellas trazadas con finalidades de control militar y policial de losciudadanos; desde la creación de ciudades para gloria del gobernan-te de turno –conquistador o invasor, quizás–, o la de algún miem-bro de su familia o de sus más allegados hasta la creación de otraciudad literalmente encima de una que fue conquistada y sus habi-tantes dominados, subyugados o eliminados; desde la construcciónde templos enormes para la gloria del dios local hasta los lunares,granos y pruritos de todo tipo que implican enclaves pequeños con
  24. 24. 46 47Tradicionalmente, las ciudades se han formado de manera anárquicae improvisada. La regla ha sido la de colonizaje bacterial y de planesy políticas centralizadas. Dicho de manera elemental, se trata depensar al mismo tiempo la centralización y la descentralización de laciudad como fenómenos paralelos que se entrecruzan a veces, quetienen incluso bucles de retroalimentación que pueden ser en ocasio-nes positivos y por momentos negativos, recíprocamente.Son muy escasas las ciudades que comienzan a reformularse en tér-minos de sostenibilidad. Esto implica dos cosas: de un lado, la sen-sibilidad de la construcción de ciudad en escalas temporales inter ytransgeneracionales. Las ciudades son, de acuerdo con esto, senci-llamente bienes (valores) al mismo tiempo tangibles e intangiblesque deben poder transmitirse en el tiempo a generaciones futurasque no hemos conocido y que jamás conoceremos. Y, de otro lado,las ciudades exigen ser gobernadas como bienes cuyo plus no debedisminuirse con el tiempo, dado que se inscriben en el mismo con-tinuo que las fuentes naturales de energía y bienestar para genera-ciones futuras.El problema más grande que tiene el desarrollo de las ciudades esuna enfermedad cuyo nombre es el gigantismo. Esta enfermedadconduce en numerosas ocasiones a la creación de enormes metró-polis con condiciones de vida decrecientes, aunque con una enormecarga en la creación del PIB de un país. Es conocido que hoy en día elPIB de los países no se trabaja de forma global e indiscriminada, sinoen función de ciudades y de unidades conocidas como ciudad–región.En muchas ocasiones estas ciudades–región aportan un porcentajealtamente significativo al PIB de un país; esto es, a la creación deriqueza de una sociedad nacional.Sin embargo, el gigantismo es una enfermedad que debe enfrentar-se y, como en el caso de los humanos, tratarse y frenarse. En otraspalabras, las ciudades, si son razonables, deben permitir la creaciónde otras ciudades en entornos adecuados.Sucede aquí algo análogo a las empresas exitosas: cuando triunfandeben poder dar lugar a la creación de otras empresas en el mismosector o en sectores diferentes, de manera que haya al mismo tiem-po un crecimiento económico y un desarrollo de la economía. Puesbien, cabe argumentar lo mismo en el caso del gobierno de las ciuda-des. Con toda seguridad, este constituye el mayor reto en el gobier-no y gestión de las ciudades. Dicho en lenguaje técnico, se trata dei) El modo más idóneo de pensar la ciudad –esto es, la vida de laciudad y la vida en la ciudad–, es en términos cualititativos o degradientes antes que en términos de naturaleza;ii) La lógica que permite entender mejor las dinámicas, procesos yflujos de las ciudades es la lógica modal (y no ya la lógica formalclásica, o lógica simbólica).A la manera de un organismo vivo, en particular, del cuerpo delos mamíferos superiores (incluido, desde luego, el ser humano),la ciudad es un sistema de sistemas, por ejemplo, en analogía acómo el cuerpo humano se compone de varios sistemas: el siste-ma nervioso central, el sistema muscular, el sistema circulatorio,el sistema linfático, el sistema digestivo, el sistema inmunológico,el sistema cardiorrespiratorio, etc. Pues bien, la salud del cuerpohumano no depende, en absoluto, de un solo órgano, ni tampocode un sistema singular cualquiera. Comprender la complejidad delcuerpo humano, notablemente, comprender la salud del cuerpo hu-mano significa entender que no existe una jerarquía absoluta entodos los tiempos y lugares, pero que, global o integralmente visto,el cuerpo humano es un sistema de sistemas cuya normalidad con-siste exactamente en las relaciones de flexibilidad–robustez entrelos diversos sistemas.La flexibilidad–robustez significa que cada sistema es autónomo enfunción de una tarea, o de un desempeño determinado, pero que esflexible a las comunicaciones y urgencias que en un momento deter-minado, bajo una circunstancia dada, un sistema imponga sobre otros,siempre en función de mantener la salud y la vida del organismo.Pues bien, la ciudad puede y debe ser pensada –y, lo que es aúnmás importante, realizada, es decir, ejecutada– como un sistema desistemas sin una centralidad o jerarquía únicas, definitivas y fijas.La complejidad de la ciudad es, en rigor, una expresión fractal de lacomplejidad misma de la vida que existe en dicha ciudad. De estemodo, debe ser posible comprender que aquello que sucede en unaescala y lugar tiene una correspondencia fractal con lo que sucede yse expresa de otra forma en otro lugar u otro momento.La ciencia de las ciudades, tal como ha existido hasta la fecha, poco onada sabe al respecto, y esta ciencia se expresa, de manera puntual,en temas como demografía, sociología urbana, políticas públicas ygobierno, microeconomía y macroeconomía, arquitectura y diseño,en fin, ekística e ingeniería civil.
  25. 25. 48 49logo armónico entre ambas instancias. En el caso de la ciudad estopuede traducirse como la combinación de políticas de gobierno –enel sentido amplio y no técnico de la palabra– conjuntamente con elaprovechamiento (harnessing) de dinámicas autoorganizativas.Los humanos son seres lentos por naturaleza que solo se hacen po-sibles a velocidades vertiginosas. Esta evidencia es tanto más ciertacuando se la sitúa en el marco de las (grandes) ciudades contem-poráneas. La vida de la ciudad impone ritmos acelerados, y ello enfunción de la dinámica y del tamaño mismo de la ciudad. El costotermodinámico es claro: la aceleración de la vida que nos hace almismo tiempo posibles tiene lugar al precio del estrés y de las en-fermedades que se derivan y se conectan con el estrés. Como se haseñalado, el estrés es el precio de la civilización, pero solo debido aque el ritmo de la vida le deja de pertenecer a los individuos, y seles impone desde “arriba” o desde “afuera” como una exigencia queimplica adaptación y vida de ciudad.Por regla general, las ciudades son realidades asimétricas. La simetríaexiste en ellas tan solo, en el mejor de los casos, en escalas locales.Esto es particularmente cierto en el caso de las ciudades modernas ycontemporáneas. (La Antigüedad trae muchas excepciones de esta asi-metría, como las ciudades del antiguo Egipto o del Indo, entre otras, deacuerdo con los registros arqueológicos y la historiografía al respecto).Pues bien, en el contexto de fenómenos y sistemas complejos, pen-sar la complejidad de la ciudad significa pensar su simetría, y, másexactamente, la existencia de simetrías dinámicas. Una vez más,la mejor ilustración de lo que es una simetría dinámica lo ofrece elestudio de los fractales. Pero, en el plano de la biología, se trata,precisamente, de los organismos de los más aptos (fittest). La arqui-tectura y el diseño en clave de complejidad pueden aportar nuevas ysugerentes luces al respecto. Pero estoy seguro de que otras cienciasy disciplinas pueden hacer lo propio.Ahora bien, ¿cuál es la razón que permite la existencia en el tiempohistórico de las ciudades? K. Clark ha señalado con precisión la direc-ción en la que esta pregunta puede ser contestada a satisfacción. Setrata de la permanencia de las ciudades, de las civilizaciones, de losestados en las grandes obras que dejan. Obras que no se planteancomo retos espaciales ni temporales, sino, quizá, en el mejor de loscasos, como instancias a–temporales: el arte, la música, la ciencia,la cultura, la filosofía.atender al problema –difícil desde numerosos puntos de vista– de lamedición de la complejidad máxima de un sistema –es decir, en estecaso, de una ciudad–. Precisamente por ello, una ciudad debe sercomprendida como dentro de un sistema de ciudades y de ciudades–región, de suerte que el desarrollo de una ciudad se acompañe conescalas diversas en ciudades diversas y en regiones plurales.4. Complejidad y vidaCrear ciudades –lo cual, entendido de manera inteligente significavarias cosas: diseñar ciudades, construir ciudades, gobernar ciuda-des– nos pone ante una paradoja: se trata de crear dimensiones(“espacios”) complejas que son, al cabo, pasajeras, transitorias. Delas grandes ciudades en la historia de la humanidad quedan hue-llas, trazos, rastros, en fin, tan solo retazos. Pero permanecen enla memoria no gracias al lugar mismo –que es, por sí mismo, undato secundario–, sino debido a los acontecimientos del lugar, a lasposibilidades que se generaron en dichos lugares, en un momentodeterminado. La vida de las ciudades es un acontecimiento efímero,pero es de la más alta importancia en el marco de la creación de con-diciones y garantías para que la vida se haga posible.En otras palabras, la paradoja de crear ciudades no es otra queaquella de crear condiciones de desarrollo de vida que habrán detransformar a las propias ciudades. El éxito de las ciudades es, enmuchas ocasiones, la razón misma de sus enfermedades y ulteriordesaparición.Es exactamente en este punto donde hablamos de la relación entreciudad y biología del desarrollo. Esto es, se trata de aquellos ciclosy momentos que al mismo tiempo que niegan procesos y etapas an-teriores los conservan. O también, desde otra perspectiva, se tratade aquellas etapas y ciclos que contienen los procesos y etapas pos-teriores o subsiguientes que habrán de terminar ocultando y hastatransformando –acaso de manera radical– alguna(s) o todas las quele precedieron. Pues bien, la complejidad de las ciudades puede servista a la manera de la biología del desarrollo. La evolución de un or-ganismo implica transformaciones que están marcadas, globalmen-te, por el signo de la irreversibilidad; pero, al mismo tiempo, el de-sarrollo no es un proceso lineal en ningún sentido. Por el contrarioes un proceso en el que se entremezclan fenómenos acumulativos yotros aleatorios. La inteligencia del organismo –una inteligencia queen el caso del cuerpo es no “racional”– estriba justamente en el diá-
  26. 26. 50 51De Rosnay, J., Servan–Schreiber, J.–L., de Closets, F., Simonnet, D., (2006). Unavida extra. La longevidad: un privilegio individual, una bomba colectiva. Bar-celona: Anagrama.Hall, P., (1998). Cities in Civilization. New York: Pantheon Books.Mlodinow, L., (2001). Euclid´s Window. The Story of Geometry from Parallel Linesto Hyperspace. New York: The Free Press.Roberts, S., (2007). King of Infinite Space. Donald Coxeter, The Man Who SavedGeometry. London: Profile Books.O´Shea, D., (2008). The Poincaré Conjecture. In Search of the Shape of the Uni-verse. London: Penguin Books.H. Poincaré sostenía que la grandeza de los Estados –allá dondelos haya–, se funda en la ciencia y las matemáticas que crean yque transmiten, como legado inmaterial, a la humanidad. Si ello escierto, puede decirse igualmente que la grandeza de las ciudadesdescansa en el imaginario que logran transmitir a la historia graciasa aquellos bienes que, puede decirse, alcanzan al tiempo histórico:la arquitectura, la música, el arte, el cine, la cultura, la ciencia y lafilosofía, incluso la comida.La dificultad de esta idea estriba, hoy por hoy, en el precio de la famay el éxito que son, por definiciones, inmediatos. La sociedad de ma-sas con sus órganos de expresión y pensamiento que son los mediosmasivos de comunicación, son vida en el presente, vida del presen-te, sin ninguna dimensión de profundidad, en ningún sentido de lapalabra. Son ortogonales a la historia y al tiempo, quizá al tiempoprofundo. Asistimos al imperio de la posproducción.Contra la idea inmediatista y presentista de los gobernantes en ge-neral, las ciudades permanecen en el tiempo, y acaso entran a lahistoria no precisamente por las obras mismas de los gobernantes ypolíticos de turno. Estas solo tienen vigencia en el presente, y vali-dez por las estadísticas. Por el contrario, las ciudades son realidadesimpersonales que alcanzan a tener una personalidad colectiva comúnde acuerdo al tipo de vida espiritual, intelectual y estética que hayanhecho efectivamente posibles. Solo en las entretelas de la historiarecordaremos a los gobernantes y estadistas que permitieron o po-sibilitaron el surgimiento de gran literatura, música, arquitectura,ciencia o pensamiento. Pero siempre son estas últimas las que saltana los ojos y permanecen en la historia. Praga, París, Roma, Viena sonalgunos ejemplos. Y otros, más recientes, son Oxford, Cambridge,Salamanca o Lovaina.Carlos E. MaldonadoFilósofo, Ph.D en Filosofía. Ha publicado libros de filosofía y artículos en revistascientíficas. Profesor titular de la Universidad del Rosario.Referencias bibliográficasAtreya, C. E., (2004). Invisible Cities. A Metaphorical Complex Adaptive System.Ann Arbor, Michigan: Edward Brothers, Inc.Clark, K., (1988). Civilization. A Personal View. London: John Murray.
  27. 27. 52 53Una diversidad múltiple que se alienta desde las regiones es capitalinvaluable para la construcción permanente de una ciudad diversa,democrática, justa. El reconocimiento de esa diversidad cultural y dela multiplicad de realidades económicas, sociales y políticas son labase, los cimientos sobre los que se pueden edificar las transforma-ciones que la urbe necesita.La diversidad y multiplicidad plantean el conflicto en que la ciudad semueve. Bogotá es un territorio en el que el conflicto urbano, social,económico y político es fuente de su propio dinamismo. Las tensionesproducidas por el propio conflicto han sido origen de muchas solu-ciones: es la raíz de una fuerte toma de conciencia que el ciudadanobogotano ha ido poco a poco incorporando a su rol, una concienciade hacer parte de su ciudad, de la necesidad de transformación, dela urgencia de su papel como control social, cultural y político de loque la administración de la ciudad propone y hace.El punto de partida es reconocer la diversidad y la multiplicidad deformas de producción, de comercio, de servicios, de expresiones cul-turales, de puntos de vista locales, de comunidades, de grupos ymovimientos, de grupos étnicos, de inmigrantes y de estratos, paradesde allí ir poco a poco transformando la ciudad en busca de supropio horizonte.La urbis: Repleta de intencionalidades y recursos que muestranhuellas, rastros de diseños importados y re-contextualizados en lasfaldas de los cerros. Hileras y bloques de edificios y construccionesde calles y avenidas que bajando en forma foránea culminan en elrío más sucio del planeta. Urbis que zigzagueando discontinuamentehacia el norte, hacia el sur, hacia el oriente rompe en trizas la saba-na, uno de los suelos más fértiles del planeta. La urbis bogotana hatejido su propia identidad a lo largo de casi quinientos años de con-tinua expansión. Una urbis que mezcla y re-mezcla lo europeo con loamericano, lo moderno con lo colonial, con lo republicano.La esfera como metáfora y figura contenedora delexpansionismo e imagen que favorece la transformaciónLa imagen de una Bogotá en continua expansión es caótica y difícil decomprender. No es muestra de racionalidad, sino de un pensamientono estratégico que ha alimentado a planificadores y urbanistas. Pa-reciera que, acompañada de esta idea, hubiera dominado la imagende un desierto sin terminar, sin culminar, de vacíos descargados deBogotá encierra en sus límites las posibilidades de transformacióny de concepción de un urbanismo no expansionista o desarrollista aultranza.Su territorio acoge con cierta eficacia una multiplicidad de formasde vida, de estructuras organizativas, de modos de producción, dediversidad étnica y cultural, de formas de intercambio y comercio, deestilos arquitectónicos y trazos urbanísticos que dan a esa vitalidadun conjunto de características que la definen como particular o úni-ca. No es una ciudad europea, tampoco una asiática o africana. Eslatinoamericana en medio de diferencias que la distinguen de Lima,Caracas, Río, México o Santiago.Los procesos de las últimas décadas indican que los cambios son po-sibles, y también que la ciudad que cambia lo hace de la mano de lapolítica. En esencia, la revolución urbana que se está produciendo,es el resultado de un cambio político de grandes dimensiones, con elque se ha logrado romper con el espíritu clientelista que dominó laadministración de la ciudad por años, por décadas.La diversidad de la ciudad ha logrado instaurar en los políticos algúnsentido colectivo. Cierta ética de la responsabilidad que el ciudadanoreclama de forma radical y continua se constituye en una riqueza ypotencialidad que la ciudad y sus habitantes tendrán presentes enlas decisiones cruciales, en los megaproyectos que habrá que desa-rrollar, en los directivos que le darán timón, en la vinculación trans-parente y eficaz de lo público con lo privado.La diversidad cultural alimenta la diversidad política, y desde allí seentretejen con fuerza procesos de reconocimiento de valores, quefueron por años opacados o invisibilizados por la falta de un hori-zonte de ciudad y por la apatía que por años hizo del bogotano unciudadano divorciado de su territorio.MultiBogotáuna esfera de diversidades múltiplesGuillermo Solarte
  28. 28. 54 55La esferaFuente:EquipoMultiBogotácualquier sentido y a la espera de ser objeto de una valorización sinmedida.Al proponer la metáfora de la esfera se busca que la ciudad realice sumayor esfuerzo hacia adentro. Mirar la esfera es saber que ella es lafigura geométrica que para la misma cantidad de volumen presentauna superficie externa menor, concepto que, así mismo, expresa laintencionalidad del proyecto MultiBogotá: crecer hacia el interior dela esfera, hacia arriba, hacia abajo perfilando un crecimiento soste-nible ambiental, económica, cultural y políticamente.La esfera impulsa en el imaginario colectivo la posibilidad de vivir enuna comunidad entrelazada o vinculada por la idea de proceso queavanza hacia la culminación, hacia un horizonte definido, pactado,acordado. La esfera incorporada al imaginario ciudadano, como me-táfora contenedora del expansionismo, es útil como estrategia deplanificación, como dispositivo técnico que orienta las nuevas accio-nes, megaproyectos o planes. La imagen de una utopía no es contra-ria a la eficacia de las políticas, planes o programas.
  29. 29. 56 57Hablar de procesos de transición en el territorio pone en evidenciael crecimiento y la evolución misma de los poblados, en términos dearticulación y de relaciones exógenas, ya que potencian la idea deciudad como parte de un sistema de interrelaciones.Desde la perspectiva anterior logra entenderse cómo la secuencia deplanos involucra progresivamente la idea de redes–nodos, que a suvez se incrementan en términos de capacidad o de campos de acciónen el territorio. La secuencia, por tanto, pasa de articulaciones inter-nas de un pequeño poblado a articulaciones un poco más complejasa lo largo de la ciudad, y, por último, evidencia la conectividad máxi-ma existente hasta este mismo momento: la globalización.TransiciónUna etapa, un proceso que abre el camino para avanzar hacia el es-cenario estratégico deseado. El periodo de tiempo necesario para irde un lugar a otro, de una ciudad a otra, de un tipo de urbanizacióna otro. Un paso necesario para hacer comprensible la dimensión delcambio, contemplando los esfuerzos que son necesarios hacer o lospactos urgentes de construir.La transición es una imagen que da al proceso un sentido colectivo,compartido. Una apuesta a una construcción permanente y colectivade esa ciudad de los derechos, optimista y positiva que todos desea-mos.De la aldeaa la aldea global
  30. 30. TiempoLa ciudad, sus habitantes, sus lugares, sus edificaciones y sus asin-cronías diversas son inigualables. Corren como río hacia su propiodestino, su propio horizonte. Temporalidades disímiles, dispares eimposibles de estructurar o de construir desde una unidad, desdeun único centro, con un único crono. El tiempo de nuestra ciudad esclave de comprensión para orientar las acciones, las intervenciones,las reformas.Bogotá Distrito Capital constituye el centrode primer orden nacional con jerarquíaeconómica. En términos territoriales, la ciudadse caracteriza por un crecimiento aceleradodel sistema urbano–regional, con un desarrollodesproporcionado en términos de planeamientoestratégico, de control (en términos decrecimiento) y de predicción del mismocrecimiento. Tanto Bogotá como su respectivaregión se destacan en el orden nacional por sualta dinámica de crecimiento urbano.Fuente: Equipo MultiBogotáTerritorioEscenario de acción política, económica, cultural, social y ecológicaque vincula lugares y espacios, y que entrelaza lo local, lo regionaly lo global. Integra dicotomías artificiales del orden rural urbano/urbano–regional, local–nacional, o centro–periferia, afuera–adentro,ciudad–naturaleza, o sectoriales, como vivienda–movilidad, hogar–hábitat/hábitat–medio ambiente, que impiden una mayor eficacia delas políticas públicas y de la iniciativa privada, y que fragmentan laintervención, dando, en no pocos casos, la idea de una batalla insti-tucional por la planeación y ejecución de las políticas.58 59
  31. 31. 61Porcentaje de Internet en el mundoLuces encendidas en el mundoDirecciones IP en el mundoTecnologíaDespliegue de esfuerzos para incorporar a la ciudad las tecnologíasnecesarias para avanzar en el mundo de las globalizaciones. Capaci-dad de la ciudad para la comunicación eficaz, veloz e inteligente conlos países y ciudades latinoamericanas y del mundo.Colombia, como país, y, por tanto, Bogotá, se encuentran enuna situación crítica en términos de atraso tecnológico, nosolo porque la adquisición misma de tecnología representasumas demasiado cuantiosas, sino porque no producimosconocimientos ni innovamos al respecto.De igual forma, en lo que respecta a conectividad, que, asu vez, condiciona la posibilidad de estar presente en lavanguardia tecnológica, puede decirse que Colombia seencuentra en un nivel crítico, ya que su población en líneano logra superar el 4,9% del total del país, mientras quepaíses como los Estados Unidos y Canadá cuentan con unporcentaje superior al 35%, y países latinoamericanos comoBrasil, Venezuela y Argentina cuentan con un promedio quealcanza el 13%.60
  32. 32. 62 63EcologíaIrrigada por aguas que descienden de los cerros, y con una altapluviosidad, la sabana se resiste, aún hoy, a los embates de unaplanificación que privilegió la expansión y el crecimiento económi-co por encima del desarrollo armonioso y equitativo. Su imponenteestructura ecológica de cerros, páramos, cauces de ríos, riachuelos,quebradas y humedales son muestra locuaz de la riqueza natural,del paisaje que hace de la ciudad un eco–territorio de gran potencialestratégico.En la estructura ecológica de Bogotá predominan los cerrosorientales, una barrera geográfica que se eleva desde2.650 hasta 3.600 msnm. Los cerros constituyen un telónde fondo al oriente de la ciudad, que ha sufrido un procesoprogresivo tanto de explotación (a través de canteras) comode urbanización (aprovechando sus valores paisajísticosy ambientales). De igual forma, Bogotá cuenta con otrovalor ecológico, el valle del Tunjuelo, que corre de sur anorte, desde el páramo de Sumapaz hasta el límite urbanode la ciudad, sirviendo de transición entre el área rural delSumapaz y la ciudad misma. Actualmente el Parque NacionalNatural del Sumapaz cuenta con un sistema de ocupación defincas medianas para la explotación agraria.Por otro lado, el río Bogotá constituye el eje del sistema dedrenaje natural de las quebradas que bajan de los cerros, y,además, es el colector de aguas servidas de los municipioslocalizados en sus dos márgenes.63
  33. 33. Según el Jardín Botánico de la ciudad, “para tener aire de mejor calidad en lasgrandes ciudades, la Organización Mundial de la Salud (OMS)recomienda que exista como mínimo un árbol por cada treshabitantes, pero en Bogotá el promedio se queda corto: hay unopor cada siete personas.EcologíaFuente: Red de Gestores Sociales, 27 de noviembre de 2007.www.rgs.gov.co/noticias.shtml?x=19282.6564
  34. 34. En total, en el espacio público de Bogotá hay un millón 66 mil463 árboles (según el último censo realizado por el Jardín BotánicoJosé Celestino Mutis). La cifra resulta bastante escasa, reconoce el directordel centro ambiental, Rolando Higuita, quien explica: “Significa que hoytenemos 0,15 árboles por habitante”.En Curitiba (Brasil) la proporción es de52 árboles por habitante. En Madrid hay 14, enParís 11,5 y en Santiago de Chile 10. Incluso en Ciudad de México(considerada una de las ciudades más contaminadas del mundo) elíndice es superior: 3,5 árboles por persona. En Bogotá el mayor déficit seregistra en las localidades de Ciudad Bolívar, Bosa y Mártires, donde el índicees de 0,1 árboles por cada tres habitantes.Fuente: Red de Gestores Sociales, 27 de noviembre de 2007.www.rgs.gov.co/noticias.shtml?x=19282.6766Ecología
  35. 35. Entre 1998 y el 2001 se sembraron 195 milárboles en la ciudad –cerca de 45 mil por año–.Pero entre 2004 y 2005 solo se sembraron 30.600.De los 375 árboles que están a punto de desplomarse, la mayoríase encuentra en el norte yen el sector de Ciudad Salitre.EcologíaFuente: Red de Gestores Sociales, 27 de noviembre de 2007.www.rgs.gov.co/noticias.shtml?x=19282.68 69
  36. 36. DiscontinuidadLa ciudad muestra una particular forma de ocupación del territorioque podría asemejarse a un archipiélago, en donde cada islote, cadafragmento, cada imagen está entrelazada con las otras por aquelloque precisamente las separa: la calle, el río, la plaza, el lote vacío, elhito arquitectónico, la gran avenida, el basurero (claves de que esadiscontinuidad, aunque aparezca como paradoja, da su propio senti-do al territorio).Bogotá cuenta con la mayor concentración de población delpaís, con una dinámica de crecimiento sobre su periferia queen la mayoría de los casos no es planificada. A su vez, laszonas centrales presentan retrocesos significativos por eldesplazamiento de la población residente hacia zonas que leofrezcan mejores condiciones para vivir, lo que hace que enlos lugares donde antes se concentraban dichas actividadesresidenciales se produzca una sobrecarga de actividadeseconómicas, financieras y culturales, que ocasionan grancongestión.De acuerdo con el POT, la ciudad se evidencia comouna “sucesión de formas de producción de ciudad”,donde diferentes patrones de consolidación se añadenprogresivamente: patrones tradicionales (consolidaciónde manzanas) se suman a patrones de consolidación porbarrios, y a configuraciones como agrupaciones y a laciudad informal. La sumatoria de dichos patrones se haceevidente en la variedad de morfologías, donde cada una esindependiente de su entorno, lo que pone en evidencia lamultiplicidad y la heterogeneidad de la forma de la ciudad.7170
  37. 37. 72A través de su estructura urbana y de la configuración de sus man-zanas, Bogotá nos muestra diferentes formas de ocupar un territorioestratégico para Colombia. Desde el damero español hasta las ma-cromanzanas industriales pasando por ocupaciones formales e infor-males, la ciudad adopta formas que reflejan visiones del paisaje yde su desarrollo. La multiestructuralidad bogotana refleja una ciudaden constante búsqueda y experimentación, con fracasos y éxitos. Ar-monizar formas y paisajes de tal diversidad es una actuación que nodebe romper con las diferencias, sino que debe buscar el encuentroentre ellas.CiudadmúltipleFuente: Google Earth_Noviembre 2007Ocupaciones pericéntricasDamero tradicionalDamero tradicional Hiper–manzanas de uso mixtoCrecimiento y ocupación del territorio. Fenómenos de adaptadación a la topografía de la ciudad.Urbanismo planificado (zona noroccidental). Ocupaciones dispersas (zona occidental).Estructuras urbanas organizadas de uso residen-cial (zona noroccidental).Ocupaciones dispersas (zona occidental).Estructuras urbanas organizadas con usos especializados de baja densidad (zona noroccidental).73Fuente: Google Earth_Noviembre 2007
  38. 38. Flujos de población estudiantilLas dinámicas de movilidad en la ciudad, en lo que respecta a la rela-ción del Centro tradicional con los diferentes sectores residenciales,presentan una permanente interacción y flujos constantes tanto detrabajadores como de estudiantes. En el Centro solamente residen259.580 habitantes, pero 1.707.745 habitantes van al Centro dia-riamente desde sus lugares de vivienda o trabajo.1El Centro metro-politano concentra la mayor oferta de empleo y estudio de la ciudaddebido al gran número de instituciones gubernamentales, adminis-trativas, públicas y privadas, universidades y colegios. Esto expli-ca la presencia de una población flotante tan alta. Sin embargo, eltransporte tradicional ocupa prácticamente toda la malla vial, la cualcuenta con algún medio de transporte público. Esto trae consigo lasaturación del espacio público del Centro con los consecuentes im-pactos ambientales, sociales y económicos negativos, lo que generauna situación insostenible. Como ejemplo de esto, según conteosrealizados en 2003, solamente frente al Museo Nacional se contabili-zó el paso caótico y desorganizado de más de 183 rutas de buses.21Fuente: CIDEU, Noticias, http://www.cideu.org/site/content.php?id=24712Fuente: estudio JICA.Dinámicasde movilidad74 75
  39. 39. Localización de comercioFlujos de trabajo76 77

×