Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

Guía del Arbolado urbano de Los Molinos

1,046 views

Published on

Esta guía se ha realizado al amparo del primer inventario municipal del arbolado del viario público, y su objetivo principal es el de lograr una mayor empatía de los vecinos y visitantes de Los Molinos con este patrimonio natural, a menudo poco valorado por desconocido.
Y es que conocer los árboles es el primer paso para apreciarlos, y todo lo que se aprecia se trata de respetar y conservar, como esperamos que ocurra en Los Molinos.

Published in: Data & Analytics
  • Be the first to comment

Guía del Arbolado urbano de Los Molinos

  1. 1. LOS MOLINOS Guía del ARBOLADO URBANO de http://www.ayuntamiento-losmolinos.es
  2. 2. Todas las fotografías contenidas en esta publicación se hallan bajo licencia de Creative Commons (Reconocimiento 4.0 Internacio- nal), y han sido cedidas por sus autores, tanto anóni- mos como: Alves,G., Bloem,M., Böhringer,F., Con- rad,J., Dressi,G.C., Evans,P., Fernández,L., Filip- pov,P., Fischer,C., Grunig,J., Hoyer,H., Hulhoven,R., Lavin,M., Livermore,L., Náydenov,D., Nijboer,R., Opiola,J., Palomino,D., Pires,J.M., Porse, S., Ram- sey,D., Ruiz,V.R., Sweeney,S., Univ. Trieste y Zell,H. GUÍA DEL ARBOLADO URBANO DE LOS MOLINOS Autor: A. David Palomino Nantón. Biólogo formado en la Universidad Complutense de Madrid y el Museo Nacional de CC. Naturales. Ha centrado toda su carrera profesional en el estudio y mejora de los hábitats y poblaciones animales y vegetales de entornos muy humanizados (pueblos y ciudades, mosaicos agropecuarios, etc.), tratando de conciliar su conservación y usos socioeconómicos. Cita bibliográfica recomendada: Palomino, D. (2015). Guía del arbolado urbano de Los Molinos. 82 pp. Publicación divulgativa. Ayuntamien- to de Los Molinos. Guía del ARBOLADO URBANO de LOS MOLINOS
  3. 3. La creciente importancia de los valores ambientales de la Sierra de Guadarrama como señas de identidad local y como potenciales moto- res socioeconómicos, conlleva el reto de que los municipios de esta comarca transmitan a vecinos y visitantes que sus espacios urbanos se conciben de manera armónica con tan privilegiado entorno natural. En este sentido, las acciones destinadas a la mejora del patrimonio arbóreo de la ciudad son de enorme importancia debido a la asociación que existe entre árboles, bienestar y conservación ambiental. Así, los investigadores especializados han demostrado que los árboles urbanos, entre sus numerosas aportacio- nes: atemperan el microclima de las calles y urbanizaciones, reducen la contaminación y los gastos energéticos, mejoran los parámetros de salud ciudadana (física y psicológica), incrementan la biodiversidad urbana y periur- bana, modulan la continuidad entre la ciudad y su entorno, constituyen un atractivo turístico, justifican el precio del terreno, e incluso influyen en la disminución de los accidentes y delitos. Los Molinos dispone de una detallada ordenanza municipal destinada a la protección, conservación y fomento de su arbolado urbano y conforme a las normativas autonómicas en vigor en esta materia. Gracias a ello, Los Molinos se sitúa entre los municipios de la comarca de Guadarrama que más atención prestan a la protección efectiva de este patrimonio natural, potenciando su disfrute público y su aprovechamiento como recurso cultu- ral, educativo y turístico. Esta guía se ha realizado al amparo del primer inventario municipal del arbolado del viario público, y su objeti- vo principal es el de lograr una mayor empatía de los vecinos y visitantes de Los Molinos con este patrimonio natural, a menudo poco valorado por desconocido. Y es que conocer los árboles es el primer paso para apreciarlos, y todo lo que se aprecia se trata de respetar y conservar, como esperamos que ocurra en Los Molinos. EL ARBOLADO URBANO DE LOS MOLINOS INTRODUCCIÓN El número total de ejemplares inventariados en el viario y parques públicos de Los Molinos asciende a casi 4.000 ejemplares, pertenecientes a 34 familias, 55 géneros y 81 especies. ALGUNOS DATOS GENERALES 0 100 200 300 400 500 600 700 Pináceas(pinos,cedros,… Rosáceas(almendros,… Platanáceas(plátanos) Oleáceas(fresnos,… Fagáceas(robles,encinasy… Cupresáceas(cipreses,… Salicáceas(álamos,choposy… Ulmáceas(olmos) Fabáceas(falsasacaciasy… Simarubáceas(ailantos) Aceráceas(arces) Apocináceas(adelfas) Bignoniáceas(catalpas) Cesalpiniáceas(ciclamoresy… Caprifoliáceas(durillos) Hipocastanáceas(castaños… Celastráceas(boneteros) Moráceas(morerase… Tiliáceas(tilos) Aquifoliáceas(acebos) Ericáceas(madroños) Hamamelidáceas… Pitosporáceas(pitosporos) Lauráceas(laureles) Juglandáceas(nogales) Betuláceas(abedules) Magnoliáceas(magnolios) Meliáceas(agriaces) Malváceas(alteas) Taxáceas(tejos) Cornáceas(cornejos) Mimosáceas(mimosas) Anacardiáceas(zumaques) Taxodiáceas(secuoyas) Indeterminados 3
  4. 4. Cipreses, tuyas Pinos, cedros, píceas Tejos Sequoyas Arces Abedules Catalpas Ciclamores, Acacias Acacias, sóforas Robles, encinas Liquidámbares Castaños de Indias Nogales Laureles Magnolios Agriaces Mimosas Moreras, higueras Fresnos, aligustres, olivos Plátanos Ciruelos, almendros Chopos, álamos, sauces Ailantos Tilos Olmos Adelfas Acebos Durillos Boneteros Cornejos Madroños Alteas Pitosporos Distribución geográfica del arbolado del viario público de Los Molinos 4
  5. 5. El 9% de todo el inventario está compuesto por matas de un metro o menos de altura, aún demasiado jóvenes o que se podan sistemáticamente para que mantengan un porte arbustivo; pero todas ellas pertenecientes a especies leñosas, con el potencial de superar en unos años los dos o tres metros como mínimo y conformar una copa, lo que las distinguiría entonces como árboles. El 91% restante promedia una ALTURA de unos 7,7 m (con valores extremos de 1 a 22 m) y un GROSOR DEL TRONCO de 72 cm de diámetro como media, variando entre 13 y 411 cm. Álamos, chopos, cedros y pinos están entre los ejemplares de mayores tallas de la ciudad. Los tres grandes parques de Los Molinos, el de Rodríguez Padilla, el de Las Cigüeñas y el de Las Especies, acogen una gran diversidad de árboles, pero siempre primando a las especies más representativas del acervo ecológico de la comarca de Guadarrama, como fresnos, robles y otros árboles emblemáticos que en términos patrimoniales son fundamentales para preservar la identidad y salud de este patrimonio natural. En las siguientes páginas se describen brevemente las especies más representativas de Los Molinos, por su abun- dancia o por su originalidad, 49 en total. Estas descripciones siempre están sujetas inevitables imprecisiones, in- herentes a su variabilidad natural, incluyendo la debida a distintas edades y/o variedades biológicas. Esto, si ya es aplicable cuando se alude a las medidas de algunos rasgos, es particularmente evidente cuando se refiere, por ejemplo, a tonalidades de color. En cualquier caso, se ha tratado de caracterizar a las especies de la manera más clara posible, y recurriendo a la terminología botánica sólo en casos puntuales, y que al final de esta guía se expli- can en un pequeño glosario. 5
  6. 6. Coníferas Hojas en forma de agujas Hojas solitarias Piñas erguidas Pinsapo 7 Abeto común 31 Piñas colgantes Pícea de Colorado 9 Hojas agrupadas Por pares Pino piñonero 11 Pino resinero 13 Pino albar 15 Pino laricio 31 De cinco en cinco Pino del Himalaya 31 En ramilletes Cedro del Atlas 17 Cedro del Himalaya 19 Hojas en forma de escamas Ramillas muy aplanadas Piñas alargadas Libocedro 21 Piñas globosas Tuya oriental 23 Falso ciprés de Lawson 31 Ramillas no aplanadas Ciprés común 25 Ciprés de Arizona 27 Ciprés de Monterrey 31 Hojas en forma de lezna Secuoya gigante 29 Frondosas perennifolias Hojas opuestas Aligustre de China 33 Adelfa 37 Hojas alternas Con bellotas Encina 35 Con frutos semejantes a bayas Madroño 37 Acebo 37 Laurel 37 Con frutos semejantes a una piña Magnolio 37 Frondosas caducifolias Hojas compuestas Ramas con espinas Robinia 39 Acacia de tres espinas 79 Frutos en sámaras (con “alas”) Fresno de hoja estrecha 41 Fresno de hoja ancha 79 Ailanto 43 Arce negundo 45 Frutos esféricos pequeños(<2cm diám.) Agriaz 79 Frutos esféricos grandes (>3cm diám.) Nogal 47 Castaño de Indias 49 Hojas simples Hojas opuestas Catalpa 51 Arce real 79 Hojas alternas Con bellotas Roble melojo 53 Con almendras Almendro 55 Frutos en sámaras redondas Olmo común 57 Olmo siberiano 59 Frutos en amentos alargados Chopo 61 Álamo 63 Sauce llorón 65 Abedul 67 Frutos esféricos secos y pequeños (<2cm diám.) Tilo de hoja pequeña 69 Frutos esféricos secos y grandes (>3cm diám.) Plátano 71 Liquidámbar 79 Frutos esféricos carnosos Ciruelo de Pissard 73 Morera 75 Frutos como vainas alargada Ciclamor 77 ESPECIES DESCRITAS 6
  7. 7. Una joya botánica mediterránea, que tras finalizar la última era glaciar (hace 15.000 años), quedó acantonado de manera natural en sólo unas pocas sierras andaluzas y marroquíes. ornamentalmente es una de las coníferas más aprecia- das. Cuidados Como todo abeto, requiere cierto gra- do de umbría y humedad. Cultivares comunes Los viveros comercializan sobre todo variedades de follaje muy azulado, así como for- mas de porte enano. OBSERVACIONES Varios ejemplares de la Comunidad de Madrid (Aranjuez, El Escorial) han alcanzado dimensiones monumentales, aunque para ver los mayores de toda España, hay que acercarse a los jardines segovianos del Palacio de La Granja: más de 40 m de altura y 6 de circunferencia. IDENTIFICACIÓN Porte Árbol robusto de hasta 30 m, de copa muy cónica, aunque en los ejem- plares más viejos se redon- dea parcialmente. Tronco y ramas principales Tronco columnar de circunferencia muy regular, a veces se observan ejemplares con más de un fuste; las ramas principales se disponen casi en horizontal, desde muy abajo del tronco. Corteza Grisácea, más bien clara y lisa (con sólo algunas placas y fisuras), pero en ejempla- res muy añosos más oscura y agrietada. Ramillas Dis- puestas de manera más o menos verticilada. Hojas Acículas de 1-2 cm y sec- ción bastante cuadrangular, muy rígidas y dispuestas alrededor de toda la ramilla muy uniformemente y per- pendicularmente a ella (la comparación nemotécnica típica es con un cepillo cilíndrico); son de color verde vivo y con bandas claras en todas sus caras, aunque más o menos visi- bles según las variedades. Cuando se frotan huelen agradablemente, entre afrutadas y resinosas. Ye- mas invernantes Cubiertas de resina, sobresalen por encima de las acículas ter- minales. Inflorescencias Primaverales, de 1-3 cm; las masculinas amarillas al principio, y luego purpúre- as; las femeninas verdes oscuras. Piñas Otoñales. Erectas sobre las ramas (y más abundantes en las más altas), cilíndricas, de 10-15 cm, con escamas más an- chas que largas de color rojo parduzco; se deshacen en las ramas una vez libera- das las semillas (aladas), permaneciendo sobre las ramas los ejes centrales. Confusiones con otras especies Prácticamente inconfundible, salvo con ejemplares resultantes de su hibridación con otras especies de abet os (principalmente con el abe- to común, Abies alba). ECOLOGÍA Distribución nativa Muy localizada, en sólo unas pocas sierras de Andalucía (en Cádiz y Málaga) y de Marruecos. Crecimiento Lento, pero capaz de super- ar holgadamente los 300 años. Preferencias am- bientales Su carácter mon- tano le permite desarrollar- se en suelos poco profun- dos, prefiriendo ambientes umbrosos y frescos, orienta- dos al norte. En todo caso, por su carácter meridional, es uno de los abetos más resistentes al estío, siempre que no sea excesivamente árido. MANEJO Utilidades La madera, blan- da y ligera, no tiene mucho valor comercial. En cambio, Características Fam. PINÁCEASCONÍFERAS PINSAPO Abies pinsapo Árboles adultos en su hábitat natural. Ramas y detalle de las acículas Yemas Inflorescencias masculinas Corteza de ejemplar adulto. Piñas 7
  8. 8. Número de ejemplares inventariados en la vía pública 24 Porcentaje que representan respecto del arbolado total <1% En Los Molinos... De los 24 ejemplares conta- bilizados, 22 se localizan en las Piscinas Municipales, la mayoría muy agrupados en un mismo lateral de las instalaciones. La singulari- dad de sus ramillas cilíndri- cas con hojas rígidas los hace rápidamente identifi- cables entre el resto de coníferas presentes en sus inmediaciones: pinos resi- neros, albares y piñoneros (Pinus pinaster, Pinus sylves- tris y Pinus pinea, respecti- vamente.) o cedros (Cedrus sp.), además de un falso ciprés de Lawson algo más alejado (Chamaecyparis lawsoniana). Todos ellos son aún jóvenes (alrededor de 30 años), rondando en promedio los 7 m de altura, y con troncos de apenas 20 cm de grosor. Los otros dos ejemplares inventariados en el munici- pio, fueron plantados más recientemente y, por tanto, tienen menor talla. Pero a diferencia de los de las Piscinas Municipales, pue- den ser visitados durante todo el año, y además se encuentran más o menos en el centro de la ciudad, cer- ca del Parque de Rodríguez Padilla: uno, de cerca de 5 m, a la entrada de un portal de la calle Miguel Menén- dez Boneta; el otro, de ape- nas 2-3 m, se halla en un parterre elevado al comien- zo de la avenida Cañada Real. Afortunadamente, todos se encuentran en un buen estado de conservación. Estos árboles son valiosos integrantes del inventario municipal, que a medida que vayan incrementando su tamaño, ganarán tam- bién en atractivo estético, por el majestuoso porte de esta especie en su madu- rez. Pero además, tienen también un indudable in- terés patrimonial por su escasez y singularidad ecológica. Así, el pinsapo es uno de los dos únicos abetos autóctonos de la Península Ibérica (el otro es el abeto común, Abies alba, propio de los Pirineos, y del que también se han registrado algunos ejem- plares en el viario público). 3; 13% 21; 88% <1 m < 2 m < 5 m < 10 m < 15 m > 15 m 0 5 10 15 20 25 Númerodeejemplares 3; 13% 21; 88% Algunos de los pinsapos que pueden observarse en las Pisci- nas Munici- pales. En este sentido, los situa- dos en las Piscinas Munici- pales tienen un gran po- tencial didáctico, en la medida en que las familias que disfruten de estas instalaciones en verano tienen la oportunidad de dedicar unos minutos a identificarlos, compararlos con el resto de especies allí presentes, etc. 8
  9. 9. Por su peculiar tonalidad azulada, se han convertido en un (punzante) elemento de color de muchos parques y jardines. péndulas. ECOLOGÍA Distribución nativa Su área natural se limita a algunos bosques norteame- ricanos de alta montaña de las Rocosas. Crecimiento Crece lentamente, pudien- do superar los 500 años. Preferencias ambientales Bastante más resistente que otras especies de la familia, prefiriendo en cualquier caso los suelos ricos y los climas húmedos. MANEJO Utilidades La madera es muy resinosa, lo que limita su aprovechamiento. Pero ornamentalmente, es una de las coníferas más cultiva- das. Cuidados Es de fácil propagación por semilla, aunque también se cultiva mediante estacas o injertos. Cultivares comunes Se comercializan multitud de variedades con distintos portes y tonalidades de follaje, algunas poco o nada azuladas. OBSERVACIONES Las píceas son comercializa- das frecuentemente como árboles de Navidad. IDENTIFICACIÓN Porte Árbol de más de 30 m. con una copa inicialmen- te cónica, pero mucho más columnar con la edad. El ramaje abundante le confie- re un aspecto general bas- tante compacto. Tronco y ramas principales Tronco muy derecho y robusto con fuertes ramas principales, más bien cortas. Corteza Gruesa y escamosa, de color pardo grisáceo, se agrieta verticalmente desde temprana edad. Ramillas Marrón pálido brillante y glabras, a menudo parcial- mente caídas. Hojas En su forma más típica, las acícu- las son de color intensa- mente azulado por sus cua- tro caras (tienen una sec- ción muy cuadrangular), debido tanto a finas bandas blanquecinas de estomas (orificios respiratorios mi- croscópicos), como a una pruina cérea. Se distribuyen perpendicularmente alre- dedor de las ramas, pero más densamente en su cara superior (lo que se acentúa, además, porque las acículas de la cara inferior de las ramillas tienden a curvarse hacia arriba). Miden 1-3 cm, son muy rígidas y extrema- damente punzantes. Cuando se frotan huelen agradable- mente a resina. Yemas invernantes De color ana- ranjado, son cónicas y pe- queñas (0,5-1 cm), glabras, no resinosas y de consisten- cia papirácea, con escami- llas curvadas hacia atrás. A veces aparecen varias agru- padas. Inflorescencias Primaverales. Los pequeños conos masculinos son de tonos rosados, y los femeni- nos más rojizos tintados de verde, apareciendo prefe- rentemente en la mitad superior de la copa. Piñas Colgantes de las ramas. Cilíndricas, de 6-10 cm de long., de color marrón claro una vez maduras; las esca- mas son romboidales y muy finas, con sus bordes denta- dos y ondulados, como plisadas; se disponen col- gantes de las ramas, más abundantemente de las superiores. Una vez que se abren y liberan las semillas (aladas), las piñas caen enteras al suelo. Confusio- nes con otras especies Menos frecuente, pero tam- bién habitual, la pícea común (Picea abies), es típicamente verde. Pero, al igual que existen varieda- des verdosas de la pícea del Colorado, también se cultivan variedades azula- das de la común. En estos casos, se distinguirían por- que las piñas de la común, de escamas lisas, sobrepa- san los 10 cm de long. y sus acículas no son tan punzan- tes. Pero no siempre son fácilmente distinguibles. Respecto de los abetos, estos tienen siempre piñas erectas sobre las ramas, no Características Fam. PINÁCEASCONÍFERAS PÍCEA DE COLORADO (O PÍCEA AZUL) Picea pungens Árbol adulto Hojas Corteza de ejemplar adulto Yemas PiñaPiña de pícea común (P. abies) 9
  10. 10. Una de las píceas azules, ya de notable talla, que se pueden encontrar a lo largo de la calle Calvario Número de ejemplares inventariados en la vía pública 64 Porcentaje que representan respecto del arbolado total 2% En Los Molinos... nes que pueden alcanzar (como sí se aprecia fácil- mente en muchos de los pies plantados en los jardi- nes privados). No obstante, en la glorieta que hay frente al parque Garrido Lestache (justo antes de llegar al colegio subiendo por la calle Calva- rio), se encuentra un buen ejemplar de 7 metros de altura. Los Molinos cuenta con 64 píceas, la gran mayoría de ellas distribuidas en alinea- ciones ornamentales a am- bos lados del gran eje urba- no formado por la calle Calavario y la avenida Ca- ñada Real. Los viveristas comercializan una cantidad verdadera- mente asombrosa de varie- dades de pícea de Colora- do, que incluyen toda la gama cromática de verdes, azules y grises, sí como ramajes de acículas más o menos largas, densas y punzantes. Por ello, es fácil encontrar ejemplares con rasgos más típicos de otras especies que de ella misma. No obstante, la mayor parte de las identificadas clara- mente en Los Molinos co- rresponderían a esta espe- cie. En el parque de las Espe- cies es posible observarlas pausadamente, y comparar tanto sus distintas varieda- des (en intensidades de color principalmente), co- mo sus diferencias con algu- nos ejemplares de pícea común, o, ya más claramen- te con otras coníferas como cedros (Cedrus sp.). Todos los ejemplares del viario municipal son aún muy jóvenes, y están lejos de las enormes dimensio- 1; 2% 4; 6% 46; 72% 10; 16% 3; 5% <1 m < 2 m < 5 m < 10 m < 15 m > 15 m 0 10 20 30 40 50 Númerodeejemplares 1; 2% 4; 6% 46; 72% 10; 16% 3; 5% Se incluyen todos los ejemplares pertenecientes al género Picea Píceas comunes, en las inmediaciones del parque de Las Cigüeñas. 10
  11. 11. De silueta inconfundible en la madurez, esta especie forma parte del paisaje más típicamente meditérráneo, aunque sea muy capaz de adaptarse a los rigores serranos. arenosos y climas más bien secos y con mucho sol, pues soporta muy bien la falta de humedad. Pero si supera los primeros años, también prospera en otros ambien- tes menos adecuados. MANEJO Utilidades La madera es muy resistente a la hume- dad, por lo que se usa sobre todo en construcción. Pero su principal aprovecha- miento comercial son los apreciados piñones. No obstante, tanto las ramas de las podas destinadas a in- crementar su productividad de piñas, como la cáscara de los piñones son muy buenos combustibles. Orna- mentalmente, por su ele- gante porte es el pino más frecuentemente plantado en los parques y jardines me- diterráneos. Cuidados Es de fácil reproducción por semilla, y crece fácilmente si no padece encharcamien- tos o heladas intensas. Al necesitar varias horas de pleno sol, no crece bien a la sombra de otros árboles. Cultivares comunes: Los viveros no comercializan variedades particularmente diferentes. OBSERVACIONES Su principal plaga, la mari- posa procesionaria (llamada así por la llamativa costum- bre de sus orugas de des- plazarse en una ordenada fila), raramente puede aca- bar con un árbol adulto, pero supone un peligro urbano notable por las gravísimas lesiones que puede ocasionar a los pe- rros y gatos domésticos. IDENTIFICACIÓN Porte Árbol de hasta 30 m muy erguido, y de copa característicamente ancha y globosa en la madurez, a menudo aparasolada cuan- do crece con espacio de sobra. El follaje es poco denso, y se concentra mu- cho en el extremo superior de toda su altura. Tronco y ramas principales Casi siempre con un único fuste principal, muy derecho y regular, que se divide más o menos radialmente en varias ramas ascendentes y de similar longitud. Corteza Muy gruesa, con espejuelos grises o algo plateados, y con profundas grietas oscu- ras; se desprende en placas que descubren nuevas ca- pas vivamente anaranjadas. Ramillas De color gris y escamosas. Hojas Acículas reunidas en pares, bastante largas (10-20 cm), aunque no tan rígidas ni punzantes como en el pino resinero (Pinus pinaster). Son de color verde claro. Al rom- perlas y frotarlas despiden un algo olor fuerte (lejanamente parecido a cebolla). Yemas invernan- tes Grandes (1-2 cm), de color marrón claro, con escamillas no resinosas festoneadas de blanco y de ápices recurvados hacia atrás. Brotes Verdes, algo anaranjados. Inflorescen- cias Primaverales. Las mas- culinas, de 1-2 cm y agrupa- das en el extremo de las ramillas, son amarillentas; las femeninas, de 2-3 cm, son purpúreas y erectas. Piñas Inicialmente muy verdes y alargadas, pero una vez maduras (a los tres años), son esféricas u ovoi- des y grandes (8-15 cm de long.), con escamas muy anchas y bastante planas (no pinchan nada al apretar- las con la mano); son de color marrón rojizo, bastan- te brillantes y resinosas, liberando entonces los co- nocidos piñones de mesa, sin alas (en realidad inicial- mente sí las tienen, pero muy pequeñas y frágiles, las pierden rápidamente). Confusiones con otras especies Los ejemplares aún jóvenes de pinos piño- nero y resinero (Pinus pinas- ter) suelen tener portes y hojas bastante parecidos, así como piñas aún muy pequeñas en ambos casos (si es que tienen), favore- ciendo la confusión entre ellos, e incluso con alguna otra especie, como el pino laricio (Pinus nigra, también de acículas más bien lar- gas). ECOLOGÍA Distribución nativa Origi- naria de la cuenca medi- terránea, es muy abundante en la Península Ibérica, especialmente en su mitad suroriental. Crecimiento Bastante rápido durante las primeras décadas, pudien- do alcanzar los 500 años. Preferencias ambientales Principalmente en suelos Características Fam. PINÁCEASCONÍFERAS PINO PIÑONERO Pinus pinea Árbol adulto Corteza de ejemplar adulto Inflorescencias masculinas Piñas Hojas 11
  12. 12. Número de ejemplares inventariados en la vía pública 162 Porcentaje que representan respecto del arbolado total 4% En Los Molinos... 42; 26% 38; 23% 69; 43% 13; 8% <1 m < 2 m < 5 m < 10 m < 15 m > 15 m 0 10 20 30 40 50 60 70 80 Númerodeejemplares 42; 26% 38; 23% 69; 43% 13; 8% La especie de pino orna- mental por excelencia, el piñonero cuenta con 162 ejemplares en el inventa- rio. Los mayores ejemplares, con claridad, se concen- tran en las calles de la ur- banización Montepinar, formando parte de varias alineaciones mixtas con arizónicas (Cupressus gla- bra), plátanos (Platanus x hispanica) y pinos resine- ros (Pinus pinaster). Varios de estos pinos piñoneros superan los 10 metros, y tienen troncos cercanos a los dos metros de circunfe- rencia. El parque de Rodríguez Padilla también cuenta con varias decenas de ellos, todos de edad muy similar, que ya miden entre 7 y 10 metros de alto. Aunque sólo sea a modo anecdótico, en la calle de los Pinos (así se llama, cercana a la estación del tren), los cuatro que allí crecen, ya bastante gran- des, previsiblemente aca- barán resintiéndose de la falta de un alcorque míni- mamente amplio (de hecho recientemente ya se ha talado allí algún ejem- plar) En las Piscinas Municipales también hay varios peque- ños ejemplares, de entre 2 y 5 metros, separados de los ya muy maduros pinos albares y resineros (Pinus sylvestris y Pinus pinaster, respectivamente), que les Algunos de los pinos p i ñ o n e r o s que pueden observarse en el parque de Rodrí- guez Padilla. privarían del mucho sol que requieren. Por último, también cabe destacar los muchos ejemplares plantados al final del parque de las Especies, aunque de ape- nas dos metros todavía. En general todos ellos se encuentran en buen esta- do. Ejemplares jóvenes de las Pisci- nas Municipales 12
  13. 13. Antaño protagonista de la industria de la miera (la resina extraída artesanalmente mediante incisiones en su corteza), hoy sigue teniendo importancia como fuente de biomasa, en la fabricación de pellets para calderas. MANEJO Utilidades La madera, bas- tante resinosa, no es tan apreciada como la de otros pinos, pero aún así se utiliza muchísimo en las industrias de carpintería y combusti- bles. Antiguamente, su resi- na era la materia prima para la obtención de trementina y colofonia, dos elementos químicos con multitud de aplicaciones; pero actual- mente el resineo es una actividad casi testimonial. Ornamentalmente no es muy común, sobre todo en comparación con otros pi- nos. Cuidados Es de fácil reproducción por semilla, y crece fácilmente sin cuida- dos particulares. Cultiva- res comunes: Los viveros no comercializan varieda- des particulares. OBSERVACIONES Es una especie muy adapta- da a los incendios foresta- les, siempre que no sean muy intensos. Algunas adaptaciones a esto serían su gruesa corteza y la poda natural de las ramas inferio- res (para proteger el dosel de las llamas), o que las piñas se abran con tempe- raturas elevadas para libe- rar entonces las semillas, a su vez muy resistentes al fuego. IDENTIFICACIÓN Porte Árbol de hasta 30 m bastante erguido, y de copa más o menos cónica y densa al principio, pero progresi- vamente más irregular y abierta, concentrada en el tercio superior de su altura total. Tronco y ramas prin- cipales No siempre dere- chos ni muy gruesos en relación a su altura, sobre todo cuando crecen muchos ejemplares en poco espacio (muy densamente); las ra- mas principales surgen muy horizontalmente, y las más bajas van quebrándose a medida que el árbol crece. Corteza Gruesa, con pro- fundas grietas oscuras (a veces algo violáceas), que delimitan grandes placas de tonalidades ocres. Rami- llas De color ocre y esca- mosas. Hojas Acículas re- unidas en pares, más largas que en otros pinos (10-25 cm), y también más gruesas y rígidas, algo punzantes. Son de color verde oscuro. Yemas invernantes Bastan- te grandes en comparación con otros pinos (2-3 cm), con escamillas no resinosas y de ápices bastante recur- vados hacia atrás. Brotes Verdes y brillantes. Inflo- rescencias Primaverales. Las masculinas, de 1 cm y agrupadas en el extremo de las ramillas, son amarillen- tas; las femeninas, de 2-3 cm, son purpúreas y erec- tas. Piñas Cónicas y muy grandes, de 10-20 cm de long., con escamas muy punzantes, a veces se unen a la rama mediante un pedúnculo, aunque siempre es muy corto; son de color marrón, bastante brillantes y resinosas cuando están maduras (tras dos años), liberando entonces los pi- ñones, de alas muy largas; ya secas las piñas suelen persistir algunos años en las ramas antes de caer. Confu- siones con otras especies Los ejemplares aún jóvenes de pinos resinero y piñone- ro (Pinus pinea) suelen tener portes y hojas bastante pa- recidos, así como piñas aún muy pequeñas en ambos casos (si es que tienen), favoreciendo la confusión entre ellos, e incluso con alguna otra especie, como el pino laricio, Pinus nigra (también de acículas más bien largas). ECOLOGÍA Distribución nativa Cir- cunmediterráneo, en la Península Ibérica es prácti- camente ubicuo, sobre todo debido a sus extensas repo- blaciones artificiales, a ex- pensas de otras masas fo- restales. Crecimiento Muy rápido, pudiendo alcanzar los 300 años. Preferencias ambientales Es muy adap- table a todo tipo de condi- ciones, desde el nivel del mar hasta la media monta- ña, y soporta tanto sequías como heladas, siempre que no sean extremas. Características Fam. PINÁCEASCONÍFERAS PINO RESINERO (O PINO RODENO, PINO NEGRAL) Pinus pinaster Árbol adulto Piñas Hojas e inflorescencias masculinas Semillas Corteza de ejemplar adulto 13
  14. 14. Número de ejemplares inventariados en la vía pública 103 Porcentaje que representan respecto del arbolado total 3% En Los Molinos... 4; 4% 43; 42% 56; 54% <1 m < 2 m < 5 m < 10 m < 15 m > 15 m 0 10 20 30 40 50 60 70 Númerodeejemplares 4; 4% 43; 42% 56; 54% El inventario municipal cuenta con 103 ejempla- res, de los que 86 (el 83%) se localizan en las Piscinas Municipales. Allí, son a su vez la conífe- ra más abundante junto a los ejemplares de pinos albares y piñoneros (Pinus sylvestris y Pinus pinea, respectivamente), pinsa- pos (Abies pinsapo) o ce- dros (Cedrus sp.), además de un falso ciprés de Law- son algo más alejado (Chamaecyparis lawsonia- na). En promedio rondan los 10 m, variando entre 5 metros escasos y los 15 de los más añosos. Se en- cuentran en buen estado de conservación, si bien acogen algunos nidos de procesionaria, que convie- ne controlar. Quizá no esté de más recordar que las piñas de pino resinero, enormes y muy punzantes, tienden a abrirse y caer con las altas temperaturas del verano, lo que puede ocasionar algún pequeño (o no tan pequeño) percan- ce en las mesas que hay bajo los pinos mayores. El resto de ejemplares, se localizan en las calles de la urbanización Montepinar. Forman parte de varias alineaciones con grandes arizónicas (Cupressus gla- bra) y pinos piñoneros, y alguno de ellos también tiene un buen tamaño, de más de 10 m. Por tanto, esta especie, aun cuando está muy bien re- presentada numéricamen- te, se concentra únicamen- te en dos zonas de la ciu- dad. El pino resinero es una de las especies más represen- tativa del arbolado de montaña en Guadarrama, y tiene una interesante histo- ria de usos tradicionales. Por ello, es una especie muy adecuada para pro- fundizar en el tema de la botánica local. En este sentido, los situa- dos en las Piscinas Munici- pales tienen un gran po- tencial didáctico, en la Algunos de los pinos r e s i n e r o s que pueden observarse en las Pisci- nas Munici- pales. medida en que las familias que disfruten de estas instalaciones en verano tienen la oportunidad de dedicar unos minutos a identificarlos, comparar- los con el resto de espe- cies allí presentes y, en definitiva disfrutar del placer de aprender y co- nocer el entorno en el que vivimos. 14
  15. 15. Uno de los árboles más ampliamente distribuidos de toda Europa, en el cercano monte de Valsaín conforma un representativo bosque de importantísimo valor ecológico, cultural y comercial. pudiendo alcanzar los 600 años. Preferencias am- bientales Netamente mon- tana, es uno de los pocos árboles que forma bosques por encima de los 1.500 m de altitud. Lógicamente es capaz de crecer en suelos pobres y de soportar inten- sas heladas. Pero es una especie que muestra bas- tante variabilidad en sus preferencias según las sub- especies y localidades. MANEJO Utilidades Su compacta madera es muy empleada tanto en carpintería como para combustible. Las ra- mas jóvenes suelen ser ramoneadas por el ganado. Ornamentalmente es uno de los pinos más atractivos. Cuidados En general, los brinzales necesitan más sol que sombra. Soporta mal la falta de agua, y necesita bastante espacio para su gran volumen de raíces. Es bastante menos atacado por la oruga de la procesionaria que otros pinos. Cultivares comunes Existen varieda- des comerciales de hojas atípicas, pero no son nada frecuentes. OBSERVACIONES Genera tanto polen (que, además, es de mayor tama- ño que el de otros árboles) que en las zonas en las que existen masas de pino albar son muy características las nubes amarillas primavera- les en los días con algo de viento. No obstante, poca gente es alérgica a él. IDENTIFICACIÓN Porte Árbol esbelto y recto de hasta 40 m, cónico ini- cialmente, pero bastante irregular a medida que envejece. Carece de ramas en más de la mitad de su altura, y en condiciones muy expuestas a fuertes vientos, suelen darse portes retorcidos. Tronco y ramas principales Fuste principal muy derecho y cilíndrico, con ramas principales dis- puestas horizontalmente, más bien finas y escasas incluso en ejemplares año- sos (a medida que crece las más bajas se quiebran de manera natural), lo que le confiere una copa poco densa. Corteza La de la parte inferior del tronco, bastante gruesa y agrieta- da, y que se desprende en finas placas grises y ocres, contrasta mucho con la de la parte superior, de un tono homogéneamente asalmo- nado muy característico y que se desprende en finas láminas papiráceas. Rami- llas Escamosas, pardo ver- dosas, más bien finas en comparación con otros pi- nos. Hojas Acículas reuni- das en pares, de 3-8 cm (por tanto, más cortas que en el resto de pinos urba- nos). Son de color verde mate, pero con un matiz gris azulado debido a una fina capa pruinosa. Sin llegar a ser punzantes, son más bien rígidas. A menudo están algo retorcidas sobre su eje longitudinal. Yemas inver- nantes Ovoides, algo recu- biertas de resina, con finas escamas de márgenes blan- cos, de ápices libres pero no recurvados hacia atrás. Brotes Marrón verdosos, glabros. Inflorescencias Primaverales. Las masculi- nas, de menos de 1 cm, pardo amarillentas. Las femeninas, de 2-3 cm y dispuestas normalmente por pares, son purpúreas y erectas. Piñas Cónicas y pequeñas, de 4-8 cm de long., con escamas pardo amarillentas y mates, con un pequeño pico central en cada una; una vez maduras (tras dos años), liberan los pequeños piñones alados, y pueden persistir algunos años en las ramas antes de caer. Confusiones con otras especies Probable- mente el pino de la región más fácilmente identifica- ble, gracias a su corteza superior asalmonada, y sus pequeñas acículas y piñas. ECOLOGÍA Distribución nativa Muy extendido por la Eurasia más septentrional, tanto de manera natural, como por importantes repoblaciones. De hecho, probablemente sea la especie de pino más ampliamente distribuida del mundo. En España aparece en todos los grandes siste- mas montañosos. Creci- miento Bastante rápido, Características Fam. PINÁCEASCONÍFERAS PINO ALBAR (O PINO SILVESTRE) Pinus sylvestris Árbol adulto Hojas Cortezas de la parte alta y baja del tronco Piñas 15
  16. 16. Uno de los pinos albares que se pueden observar en las Pisci- nas Municipales, Número de ejemplares inventariados en la vía pública 19 Porcentaje que representan respecto del arbolado total <1% En Los Molinos... inventario, el pino al- bar es muy represen- tativo del acervo ecológico y cultural de la comarca de Gua- darrama, por lo que su presencia es siempre de agradecer. Así, es oportuno re- cordar que el pino de San Roque o pino Soli- tario, que crece en las faldas de la Peñota y es el emblema del municipio de Los Moli- nos (como atestigua el escudo oficial), perte- nece a esta especie. Ya tricentenario y de camino de los 30 m de altura, es sin duda uno De los 19 ejemplares contabilizados, 16 se localizan en las pisci- nas municipales, don- de pueden distinguir- se fácilmente del resto de pinos presentes, resineros y piñoneros (Pinus pinaster y Pinus pinea, respectivamen- te), y aún más fácil- mente de cedros (Cedrus sp.) y pinsa- pos (Abies pinsapo). Todos ellos se en- cuentran en buen es- tado de conservación, y algunos ya comien- zan a tener unas di- mensiones relevantes, por encima de los 10 metros. Los otros tres se hallan en las calles Calvario y Molineras y en la avenida de la Consti- tución. A pesar de su escasa representación en el 6; 32% 4; 21% 9; 47% <1 m < 2 m < 5 m < 10 m < 15 m > 15 m 0 2 4 6 8 10 Númerodeejemplares 6; 32% 4; 21% 9; 47% de los más impresio- nantes de toda la Sie- rra de Guadarrama. 16
  17. 17. Originario de la cordillera africana que indica su nombre, los populares cedros del Líbano se hallan muy estrechamente emparentados con él. identificar el cedro ante el que nos encontramos. Apar- te de esto, ninguna otra especie de conífera (salvo los alerces, Larix sp.) tiene ramilletes de acículas seme- jantes. ECOLOGÍA Distribución nativa Como indica su nombre, del entor- no de esa cordillera nortea- fricana. Crecimiento Muy longevos, hasta superar los 800 años. Preferencias ambientales Preferente- mente los ambientes que recuerden a su clima monta- no nativo (frescos, de suelos poco húmedos), pero tras infinidad de generaciones cultivándolo, existen varie- dades adaptadas a todo tipo de condiciones. MANEJO Utilidades La madera es de muy buena calidad (densa, duradera, aromática), por lo que es muy empleada en construcción y carpintería de calidad. También tiene aplicaciones en medicina y perfumería. Ornamental- mente, todos los cedros son apreciadísimos, y siempre abundan en avenidas y jardines urbanos. Cuidados Es de fácil reproducción por semilla o injertos. Cultiva- res comunes Se comerciali- zan multitud de variedades e híbridos de todas las es- pecies de cedros. OBSERVACIONES Se dice que los cedros son los árboles más citados en la Biblia, lo que da una idea de su antigua e intensa vin- culación con los seres humanos. IDENTIFICACIÓN Porte Árbol de más de 25 m., superando los 40 en condiciones adecuadas. con una copa inicialmente cóni- ca, pero más irregular y abovedada con la edad. Su aspecto general es bastante abierto y muy estratificado. Tronco y ramas principa- les Tronco muy derecho y robusto con fuertes ramas principales, ascendentes u horizontales, pero raramen- te caídas, por lo que a me- nudo parecen distribuidas a modo de pisos. Corteza Cenicienta y lisa al princi- pio, con la edad se va oscu- reciendo y agrietando. Ra- millas Derechas (no col- gantes como en el cedro del Himalaya, Cedrus deodara), incluso las más largas. Hojas Acículas reunidas en densos ramilletes (aunque en los extremos de las rami- llas también aparecen ací- culas sueltas), que no super- an los 3 cm de long., rígidas y punzantes. Son de color verde azulado. Yemas in- vernantes Muy pequeñas. Inflorescencias Pequeños conos erguidos otoñales. Los masculinos son pardo amarillentos, y los femeni- nos verde violáceos, apare- ciendo preferentemente en la mitad superior de la co- pa. Piñas Muy lisas y con forma de tonel, de 5-8 cm de long., a menudo con una depresión, como un peque- ño ombligo, en su extremo superior; se disponen erec- tas sobre las ramas. A medi- da que se abren para libe- rar las semillas, se van des- haciendo sobre las ramas. Confusiones con otras especies Idealmente, las acículas de los cedros del Himalaya (Cedrus deodara) serían claramente más lar- gas y claras, mientras que los cedros del Líbano (Cedrus libani, más escasos) presentarían caracteres intermedios. Pero en la práctica, la enorme diversi- dad de cultivares e híbridos existentes, hacen que casi siempre sea sumamente difícil, si no imposible, Características Fam. PINÁCEASCONÍFERAS CEDRO DEL ATLAS Cedrus atlantica Árbol adulto cultivado Hojas Piña Inflorescencias masculinas Corteza de árbol adulto 17
  18. 18. Los dos árboles más grandes del inventario de Los Molinos: los cedros gemelos (el segundo no se aprecia bien tras el primero) de la calle Miguel Menéndez Boneta. Número de ejemplares inventariados en la vía pública 228 Porcentaje que representan respecto del arbolado total 6% En Los Molinos... Menéndez Boneta muestran rasgos generales bastante más cercanos al cedro del Atlas que al del Himalaya: ramas principales recurva- das hacia arriba, las secun- darias poco péndulas, hojas de menos de 4 cm... Así, estos dos gigantes hacen honor al titán de su nombre (en la mitología griega, Atlas tenía la tarea de cargar sobre sus hom- bros los pilares de la Tie- rra), y su enorme altura la soportan sendos troncos de casi tres metros de circunfe- rencia. Algunos de los ejemplares más inequívocamente clasi- ficables como cedros del Atlas se encuentran en el parque de Las Especies. Los cedros constituyen el 6% de todos los árboles inventariados en Los Moli- nos. Como se aprecia en la gráfica de su repartición por alturas, predominan los ejemplares de tallas me- dias, aunque los excepcio- nalmente maduros son más frecuentes que los juveniles plantados muy reciente- mente. Así, en Los Molinos es posi- ble observar bastantes ce- dros ya espectacularmente grandes, incluyendo los dos que comparten el récord absoluto de altura de todo el inventario municipal: 22 metros. Como ya se ha explicado, aunque únicamente existen dos especies principales de cedro en todo el mundo, el del Himalaya (Cedrus deo- dara), y el del Atlas (C. atlantica; pues el del Líbano, C. libani y el de Chipre, C. brevifolia, se consideran a menudo subespecies del del Atlas), ambas están muy cercanamente emparenta- das, y desde hace mucho tiempo se comercializan multitud de variedades e híbridos de jardinería. Por ello, es posible encontrar ejemplares con casi cual- quier combinación posible de los rasgos más identifica- tivos, y muy raramente se pueden asignar con certeza a una u otra especie. No obstante, los dos cedros gemelos de la calle Miguel 1; 0% 5; 2% 133; 58% 62; 27% 25; 11% 2; 1% <1 m < 2 m < 5 m < 10 m < 15 m > 15 m 0 20 40 60 80 100 120 140 Númerodeejemplares 1; 0% 5; 2% 133; 58% 62; 27% 25; 11% 2; 1% Se incluyen todos los ejemplares pertenecientes al género Cedrus Ejemplar del parque de Las Especies 18
  19. 19. Sin duda uno de los árboles más majestuosos de cualquier jardín, sus abundantes variedades se han adaptado perfectamente a vivir por debajo de sus 2.000-3.000 m de altitud naturales. den a su clima montano nativo (frescos, de suelos poco húmedos), pero tras infinidad de generaciones cultivándolo, existen varie- dades adaptadas a todo tipo de condiciones. MANEJO Utilidades La madera es de muy buena calidad (densa, duradera, aromática), por lo que es muy empleada en construcción y carpintería de calidad. También tiene aplicaciones en medicina y perfumería. Ornamental- mente, todos los cedros son apreciadísimos, y siempre abundan en avenidas y jardines urbanos. Cuidados Es de fácil reproducción por semilla o injertos. Cultiva- res comunes Se comerciali- zan multitud de variedades e híbridos de todas las es- pecies de cedros, con todo tipo de ramajes (más o me- nos péndulos, erectos, eri- zados...), follajes (verdes, azulados, casi negros...), y portes muy abierto, colum- nar, enano…). OBSERVACIONES Se dice que los cedros son los árboles más citados en la Biblia, lo que da una idea de su antigua e intensa vin- culación con los seres humanos. IDENTIFICACIÓN Porte Árbol que supera con facilidad los 30 m., pudien- do llegar a 60 en condicio- nes adecuadas. con una copa siempre netamente cónica, aunque con la edad la guía terminal a menudo se recorta o dobla, dándo- les un aspecto algo aparaso- lado. Por tener un ramaje algo colgante y acículas largas, le hace aparentar un follaje más denso y menos estratificado que el del ce- dro del Atlas (Cedrus atlán- tica). Tronco y ramas prin- cipales Tronco muy dere- cho y robusto del que pron- to surgen pesadas ramas principales, horizontales o algo caídas (este último rasgo más evidente en ra- mas de segundo o tercer orden). Corteza Cenicienta y lisa al principio, con la edad verdea muy ligera- mente, y se va agrietando. Ramillas Colgantes, sobre todo las más largas. Hojas Acículas reunidas en densos ramilletes (aunque en los extremos de las ramillas también aparecen acículas sueltas), que tienden a su- perar los 4 cm de long. y flexibles (a diferencia de las rígidas acículas del cedro del Atlas, que pinchan al apretarlas). Son de color verde brillante, en general mucho más claras que otros cedros, pero también se cultivan formas de follaje muy glauco. Yemas inver- nantes Muy pequeñas, ocultas por los brillantes brotes verdes. Inflorescen- cias Otoñales. Piñas Muy lisas y con forma de tonel, de 7-12 cm de long., se disponen erectas sobre las ramas. A medida que se abren para liberar las semi- llas, se van deshaciendo sobre las ramas. Confusio- nes con otras especies Idealmente, los cedros del Atlas tendrían acículas cla- ramente más cortas, pun- zantes y azuladas, mientras que los cedros del Líbano (Cedrus libani, más escasos) presentarían caracteres intermedios. Pero en la práctica, la enorme diversi- dad de cultivares e híbridos existentes, hacen que casi siempre sea sumamente difícil, si no imposible, identificar el cedro ante el que nos encontramos. Apar- te de esto, ninguna otra especie de conífera tiene ramilletes de acículas seme- jantes (salvo los alerces, género Larix, que se carac- terizan por ser una de las pocas coníferas que pier- den sus hojas durante el invierno). ECOLOGÍA Distribución nativa Como indica su nombre, del entor- no de esa cordillera. Creci- miento Muy longevos, pu- diendo alcanzar los 600 años. Preferencias am- bientales Preferentemente los ambientes que recuer- Características Fam. PINÁCEASCONÍFERAS CEDRO DEL HIMALAYA (O CEDRO LLORÓN) Cedrus deodara Bosque natural Hojas Corteza de ejemplar adulto Brotes Piñas 19
  20. 20. Los grandes cedros del parque de Rodríguez Padilla tienen rasgos muy propios de C. deodara, especie a la que probablemente pertenecen. Número de ejemplares inventariados en la vía pública 228 Porcentaje que representan respecto del arbolado total 6% En Los Molinos... asegurar la especie a la que pertenecen los ce- dros, debido a la enorme variabilidad morfológica que se ha generado tras multitud de hibridaciones artificiales. No obstante, algunos ejemplares muestran ras- gos que son más clara- mente asumibles como una de las dos especies naturales principales. Respecto a los Ejemplares de los Molinos, en princi- pio predominan los ejem- plares del tipo del Hima- laya. Así, algunos de los ejemplares más inequívo- camente clasificables como cedros del Himala- ya se encuentran en el la calle Calvario, o en el parque de Rodríguez Pa- Los cedros constituyen el 6% de todos los árboles inventariados en Los Moli- nos. Como se aprecia en la gráfica de su reparti- ción por alturas, predomi- nan los ejemplares de tallas medias, aunque los excepcionalmente madu- ros son más frecuentes que los juveniles planta- dos muy recientemente. Así, en Los Molinos es posible observar bastan- tes cedros ya espectacu- larmente grandes, inclu- yendo los dos que com- parten el récord absoluto de altura de todo el inven- tario municipal: 22 me- tros. Como ya se ha explicado, resulta muy complicado 1; 0% 5; 2% 133; 58% 62; 27% 25; 11% 2; 1% <1 m < 2 m < 5 m < 10 m < 15 m > 15 m 0 20 40 60 80 100 120 140 Númerodeejemplares 1; 0% 5; 2% 133; 58% 62; 27% 25; 11% 2; 1% Se incluyen todos los ejemplares pertenecientes al género Cedrus dilla, estos últimos de grandes dimensiones y en muy buen estado de con- servación. También es posible com- pararlos directamente con congéneres del tipo del Atlas, en el parque de las Especies, así como con variantes intermedias. Ejemplares en el parque de Las Cigüeñas 20
  21. 21. Una especie cada vez más común en jardines y avenidas, de gran interés por su originalidad entre el grupo de las coníferas. ya maduras y leñosas toman un bonito tono marrón cla- ro. Confusiones con otras especies Pueden confundir- se con otras coníferas de ramillos aplanados, como las tuyas (género Thuja) o los falsos cipreses (género Chamaecyparis), aunque las piñas, a menudo muy abun- dantes, sirven para distin- guirlos fácilmente a todos estos grupos entre sí. ECOLOGÍA Distribución nativa Proce- de de las montañas al oeste de Norteamérica. Creci- miento Inicialmente muy rápido, pudiendo alcanzar los 400 años. Preferencias ambientales Bastante resis- tente tanto a las heladas fuertes como a cierta seque- dad, crece mejor cuanto más típicamente montano es el clima. MANEJO Utilidades La madera, que tiene la particularidad de no astillarse fácilmente se uso por ello en ebanistería o marquetería. Ornamental- mente es una especie cada vez más habitual debido a su rápido crecimiento y resistencia. Cuidados Es de fácil reproducción por se- milla o injertos, y crece fácilmente sin cuidados particulares (mejor en semi- sombra). Cultivares comu- nes Los viveros comerciali- zan sobre todo variedades, de follaje total o parcial- mente dorado, y de porte arbustivo o incluso rastrero. OBSERVACIONES Otro de sus nombres vulga- res, cedro de incienso, alu- de a que su corteza es aromática al quemarse. IDENTIFICACIÓN Porte Árbol que en condi- ciones óptimas alcanza los 45 m, con una copa colum- nar o cónica, bastante densa inicialmente, pero aclarán- dose con la edad. Tronco y ramas principales Tronco muy derecho y ramas cor- tas y predominantemente ascendentes. Corteza De color marrón rojizo, esca- mosa en árboles jóvenes, pero luego muy fibrosa, formando tiras y grietas longitudinales. Ramillas Dispuestas en planos muy marcados (como en dos únicas dimensiones, se suele decir), inicialmente de color verde oscuro, pero ocres con la edad. Hojas Escamiformes, de color verde mate; mucho más largas que anchas, rasgo muy diagnóstico de la espe- cie (junto con las piñas), y adpresas a las ramillas salvo en el ápice; al frotarse des- prenden un olor que re- cuerda al betún. Inflores- cencias Primaverales. Co- nos muy pequeños situados en el extremo de las rami- llas, las masculinas amari- llas y las femeninas rojas. Piñas Alargadas, de 2-3 cm de longitud, y muy peculia- res: están formadas por 3 pares de escamas: las exter- nas, comparativamente muy pequeñas, las intermedias con unos piquillos puntiagu- dos en sus extremos, y las más internas soldadas entre sí conformando un especie de tabique en el que se apoyan las semillas. Como regla nemotécnica, recuer- dan un pequeño tulipán. Inicialmente son de color verde claro y brillante, lue- go amarillean, y finalmente, Características Fam. CUPRESÁCEASCONÍFERAS LIBOCEDRO (O CEDRO BLANCO DE CALIFORNIA) Calocedrus decurrens Árbol adulto silvestre Ramillas y detalle de las hojas Corteza de ejemplar adulto Inflorescencias Piñas 21
  22. 22. El ejemplar de la Glorieta frente al parque de Garrido Lestache Número de ejemplares inventariados en la vía pública 4 Porcentaje que representan respecto del arbolado total <1% En Los Molinos... soporta el estío serrano bastante mejor que otras coníferas exóti- cas), al ser una especie de rápido crecimiento inicial, estos árboles serán llamativos inte- grantes del grupo de las coníferas en el viario público. En este sentido, por su relativa rareza, tiene el interés para los vecinos interesados de su pecu- liar ramaje y originales piñas, muy diferentes a los del resto de conífe- ras. El inventario sólo cuenta con cuatro ejemplares de esta especie, que en los últimos años se culti- va cada vez más en pue- blos y ciudades de Es- paña. Uno de ellos, el de ma- yor talla aun teniendo apenas 5 metros, se lo- caliza en la glorieta que hay frente al parque Garrido Lestache, justo antes de llegar al cole- gio subiendo por la ca- lle Calvario. Los otros tres, que apenas levan- tan 1 ó 2 metros del sue- lo, se hallan todos muy juntos en un parterre elevado (y muy diverso en especies) al comien- zo de la avenida Cañada Real. A pesar de su juventud (un periodo crítico en la supervivencia de cual- quier árbol urbano), todos parecen encon- trarse en un buen esta- do de salud. De seguir así (y en ge- neral las condiciones ambientales de Los Mo- linos le favorecen, te- niendo en cuenta que 3; 75% 1; 25% <1 m < 2 m < 5 m < 10 m < 15 m > 15 m 0 1 2 3 4 5 Númerodeejemplares 3; 75% 1; 25% 22
  23. 23. Una conífera atípica en cuanto a su preferencia por ambientes secos y cálidos, que en algunas de sus áreas de procedencia (China, Mongolia) se vincula con los cultos funerarios. vamente) no tienen las ra- millas en planos tan vertica- les, ni las piñas tan grandes y ganchudas. Y lo mismo se aplica a otras coníferas de ramillos aplanados, como los falsos cipreses (género Chamaecyparis) o los libo- cedros (Calocedrus). ECOLOGÍA Distribución nativa Proce- de del centro y este de Asia (desde Irán hasta Mongo- lia). Crecimiento Muy len- to, y muy longeva (600 años o más). Preferencias am- bientales En sus áreas nati- vas es más frecuente en climas secos y de tempera- turas templadas, aunque soporta el frío. MANEJO Utilidades La madera no tiene mucho valor comer- cial. Ornamentalmente es muy empleada para la for- mación de setos y barreras, debido a su rápido creci- miento y resistencia a las podas. Cuidados Es de fácil reproducción por semilla, injertos o estacas, y crece fácilmente sin cuidados particulares. No obstante, no soporta el encharca- miento del suelo. Cultiva- res comunes Los viveros comercializan muchas va- riedades, según su porte o la coloración y densidad del follaje. OBSERVACIONES A pesar de que una de sus denominaciones comunes es la de árbol de la vida, durante un tiempo su made- ra fue muy utilizada para la fabricación de... ataúdes. IDENTIFICACIÓN Porte Árbol de hasta 10-15 m. (aunque muy frecuente- mente mantenida en forma arbustiva), con una copa muy cónica y densa durante sus primeros años, pero que con la edad se va aclarando mucho, tomando un porte muy desgarbado, de copa abierta y muy laxa. Tronco y ramas principales Tron- co muy derecho, no espe- cialmente grueso. Las ramas principales surgen desde muy abajo del tronco, muy verticalmente y bastante sinuosas. Corteza Marrón rojiza y fina, con un fino entramado de grietas y crestas que se desprenden en delgadas tiras. Ramillas Dispuestas en planos verti- cales muy marcados, sobre todo en los ejemplares jóve- nes, lo que las hace muy fácilmente reconocibles. Hojas Escamiformes, fuer- temente adpresas a las ra- millas, salvo en su punta, muy aguda. Son de color verde mate de distinta in- tensidad según las varieda- des, pero con la particulari- dad de que en invierno se tintan de tonos broncíneos durante las semanas más frías. Son algo olorosas al frote, pero no tanto como otras especies de la familia. Brotes Muy finos y de tonos verdes apagados. Inflores- cencias Primaverales. Las masculinas muy pequeñas (menos de 0,5 cm) y amari- llentas; las femeninas algo mayores y verdosas. Piñas Esféricas u ovales, de 2-3 cm, con 6-8 escamas, las más grandes con un notable garfio en su centro. Inicial- mente verdosas y pruino- sas, una vez maduran son pardo rojizas y brillantes. Confusiones con otras especies Otras tuyas menos frecuentes (la gigante o la de Canadá, Thuja plicata y Thuja occidentalis, respecti- Características Fam. CUPRESÁCEASCONÍFERAS TUYA ORIENTAL (O BIOTA, ÁRBOL DE LA VIDA) Thuja orientalis Árbol adulto cultivado Ramillas y detalle de las hojas Corteza de ejemplar adulto Piñas 23
  24. 24. Número de ejemplares inventariados en la vía pública 49 Porcentaje que representan respecto del arbolado total 1% En Los Molinos... 23; 47% 13; 27% 3; 6% 10; 20% <1 m < 2 m < 5 m < 10 m < 15 m > 15 m 0 5 10 15 20 25 Númerodeejemplares 23; 47% 13; 27% 3; 6% 10; 20% (Izda.) Una de las muchas pequeñas tuyas que salpican los parterres municipales... La tuya oriental cuenta con 49 ejemplares inventariados. En su forma arbórea, plenamente desarro- llados, no hay muchos pies, destacando so- bre todo los que flan- quean la ermita en el parque de Rodríguez Padilla, de unos 7 m. Es interesante compa- rar su porte desgarba- do con el de los mu- chos pies jóvenes plantados aquí y allá, mucho más densos, con su peculiar ramaje como tableteado verti- calmente, en dos di- mensiones. En general se repar- ten entre el centro del pueblo y las urbaniza- ciones del norte. Va- rios de los ejemplares de menor tamaño están plantados en jardineras, o como acompañantes de otras especies de ma- yor talla, por lo que es muy previsible que estén destinados a mantener su porte ar- bustivo. Todas ellas aparentan un buen estado de salud. (Dcha.)… Y una de las de mayor tamaño, junto a la ermi- ta de San José. 24
  25. 25. Asociado a multitud de símbolos y leyendas, su inconfundible silueta acompaña al hombre desde tiempos bíblicos, en gran parte debido a su casi indestructible madera y su proverbial longevidad. templados, soporta mucho mejor el calor y la seque- dad que el frío y la hume- dad. MANEJO Utilidades La madera, den- sa, aromática y casi impu- trescible e incombustible, es muy valorada en carpin- tería y construcción. Su elegante y sobrio porte lo convierten en una especie emblemática de jardines y, sobre todo, de cementerios. Cuidados Se cultiva por semilla, pero no crece fácil- mente si se le cambia de lugar. Aunque soporta muy bien la poda de las ramas exteriores, los cortes que afecten al tronco, casi nunca rebrotan. Cultivares comu- nes Los viveros comerciali- zan muchas variedades de rasgos atípicos, tanto por el follaje (dorado, glauco, etc.), como por el porte (rastrero, péndulo, etc.). OBSERVACIONES La gran resistencia de su madera a la humedad le han valido multitud de leyendas, entre las que destaca el que Noé construyera su enorme arca con cipreses para ca- pear el Diluvio Universal. IDENTIFICACIÓN Porte Árbol que puede alcanzar fácilmente los 20 m (en condiciones idóneas hasta 40), con una copa inconfundiblemente colum- nar y muy ahusada y bastan- te densa, en su variedad más habitual. No obstante, más discretamente también se dan otras formas con la copa más globosa, e incluso muy abierta y retorcida. Tronco y ramas principa- les Tronco muy derecho y cilíndrico, con muchas ra- mas principales cortas y predominantemente ascen- dentes (en su forma colum- nar, más habitual), que pue- den surgir desde muy aba- jo, sobre todo en ejempla- res jóvenes. Corteza De color gris oscuro, fina y muy fibrosa, con largas hendidu- ras verticales, pero que no se desprende fácilmente. Ramillas Muy finas, de color verde oscuro mate. Tienen una sección más o menos cuadrangular. Hojas Escamiformes, de color verde mate muy sombrío; son muy pequeñas y romas (menos de 1 cm), fuerte- mente adpresas a las rami- llas, a las que cubren com- pletamente; las glándulas resinosas características de la familia, en el ciprés común faltan o son muy poco destacadas (por lo que al frotarse las hojas despi- den un olor menos intenso que en otras especies em- parentadas). Brotes Dimi- nutos y poco distinguibles del resto de las hojas. Inflo- rescencias Entre finales de invierno y primavera. Muy pequeñas (menos de 1 cm), las masculinas son pardo amarillentas y las femeninas verdosas. Piñas Esféricas o algo ovoides, de 2-4 cm, inicialmente son verdes, pero al madurar se vuelven pardo grisáceas y muy lus- trosas; están formadas por 8 -14 escamas poligonales, poco o nada picudas. Aun- que maduran en un par de años, pueden permanecer años sin abrirse. Confusio- nes con otras especies De entre las especies comunes, los más parecidos son el c i p r é s d e A r i z o n a (Cupressus glabra), de cor- teza muy distinta, y el de Monterrey (Cupressus ma- crocarpa), de hojas más gruesas, habitualmente en variedades de tonos amari- llentos, y de característico olor a limón al frotarlas. ECOLOGÍA Distribución nativa Algo incierta por lo antiquísimo de su cultivo, pero bastante probablemente de Asia Menor y/o el Mediterráneo oriental. Crecimiento Ini- cialmente muy rápido, pero más lento una vez alcanzada la plena madurez, pudiendo alcanzar los 2.000 años de vida. Preferencias am- bientales Típica de climas Características Fam. CUPRESÁCEASCONÍFERAS CIPRÉS COMUN Cupressus sempervirens Árbol adulto cultivado Hojas Corteza de ejemplar adulto Ramas (desde la base) Piñas 25
  26. 26. Número de ejemplares inventariados en la vía pública 43 Porcentaje que representan respecto del arbolado total 1% En Los Molinos... 1; 2% 17; 40% 19; 44% 6; 14% <1 m < 2 m < 5 m < 10 m < 15 m > 15 m 0 5 10 15 20 25 Númerodeejemplares 1; 2% 17; 40% 19; 44% 6; 14% En inventario municipal cuenta con 43 ejemplares contabilizados. Cierta- mente no es un número muy alto, si se tiene en cuenta lo popular que es esta especie como orna- mental desde tiempo in- memorial. Los más destacados, con unos 12 m de altura, se localizan en el patio de la Escuela de Música. Allí, alineados en dos filas y en un espacio muy abierto, es perfectamente aprecia- ble la elegancia que ca- racteriza a esta especie cuando alcanza la madu- rez. A falta de datos más precisos, en fotos aéreas de la zona de los años 60 ya se adivina su presen- cia, por lo que como míni- mo, ya superan el medio centenar de años. En el Parque de Rodríguez Padilla, también hay va- rios ejemplares de buena talla, cuyo sobrio porte parece particularmente adecuado como acompa- ñantes de la robusta ermi- ta (a la que rodean). La mayoría del resto de ejemplares, aún de bas- tante menor talla, se loca- lizan en las calles Moline- ras y del Chopo, de las urbanizaciones más al norte de la ciudad . En general se encuentran en un buen estado de con- servación, aunque a algu- no de ellos se le puede achacar una excesiva cer- canía a una fachada o un ángulo de inclinación ma- yor del deseable. (Dcha.) Algunos de los presentes junto a la ermita de San José. (Izda.) Los seis grandes cipreses comunes que flanquean la entrada al edificio principal de la Escuela de Música. 26
  27. 27. A pesar de su enorme popularidad como seto separador y arbusto ornamental, se suele desconocer las enormes dimensiones que puede alcanzar cuando se desarrolla plenamente. rens y Cupressus macrocar- pa, respectivamente). ECOLOGÍA Distribución nativa Como indica su nombre, principal- mente de Arizona, aunque también de otros estados del suroeste de Norteaméri- ca. No obstante, es muy empleada para realizar repoblaciones artificiales extensivas. Crecimiento Inicialmente muy rápido, pudiendo alcanzar los 200 años. Preferencias am- bientales Es de una gran rusticidad, siendo capaz de prosperar en ambientes muy diversos siempre que no sean demasiado húme- dos. MANEJO Utilidades La madera, blan- da y ligera, no tiene mucho valor comercial. Ornamen- talmente es la especie por excelencia para la forma- ción de setos y barreras, debido a su rápido creci- miento y resistencia a las podas. Cuidados Es de fácil reproducción por semilla, y crece fácilmente sin cuida- dos particulares. Cultiva- res comunes Los viveros comercializan muchas va- riedades, con distinta colo- ración y densidad del folla- je. OBSERVACIONES Su polen es uno de los que más alergia producen a muchas personas. IDENTIFICACIÓN Porte Árbol de hasta 20 m. de altura con una copa más o menos cónica, que aunque inicialmente es densísima, con la edad se va aclarando notablemente. Tronco y ramas principales En ejemplares añosos, dere- chos y robustos troncos, a menudo dobles, y ramas principales más bien esca- sas y extendidas. Corteza Muy característica: se des- prende en delgadas placas y láminas papiráceas más o menos poligonales, resul- tando un llamativo mosaico de tonos ocres, verdes y grises. En función de este grado de exfoliación (dependiente de la edad y variedades de cultivo), las cortezas que se pueden observar van desde las muy lisas, hasta las extremada- mente ásperas y fibrosas. Ramillas De color pardo rojizo nudosas y ásperas. Hojas Escamiformes, muy adpresas salvo en el ápice, agudo y saliente. Son de color verde oscuro, pero aparentan ser gris azuladas debido a la presencia de pequeñas glándulas de resina, muy olorosas al fro- tarse. Inflorescencias Apa- recen desde mediados del invierno hasta principios de primavera. Son pequeños conos escamosos dispues- tos al final de las ramillas, los masculinos de color amarillo, verdosos los femeninos. Piñas Esféricas u ovales, de 2-3 cm, con 6- 10 escamas con un pequeño pico central. Inicialmente blanco-azuladas, pasando a ser verde-grisáceas una vez maduran (cada dos años). Tras liberar las semillas pueden persistir secas du- rante muchísimo tiempo en el árbol. Confusiones con otras especies Aunque mucho menos frecuente, existe una especie muy similar (para muchos auto- res, en realidad una subes- pecie), Cupressus arizonica, que básicamente sólo se distingue claramente por tener una corteza fibrosa que no se descama y menos coloreada (muy similar, por ejemplo a la de otros congéneres, como los ci- preses común y de Monte- rrey Cupressus sempervi- Características Fam. CUPRESÁCEASCONÍFERAS CIPRÉS DE ARIZONA (O ARIZÓNICA) Cupressus glabra Árboles adultos en su hábitat natural Ramilla Cortezas de ejemplares adultos Inflorescencias Piñas 27
  28. 28. Número de ejemplares inventariados en la vía pública 82 Porcentaje que representan respecto del arbolado total 2% En Los Molinos... 2; 3% 6; 8% 5; 7% 48; 68% 10; 14% <1 m < 2 m < 5 m < 10 m < 15 m > 15 m 0 10 20 30 40 50 Númerodeejemplares 2; 3% 6; 8% 5; 7% 48; 68% 10; 14% Sólo se representan los 71 ejemplares no podados en el mo- mento de realizar el inventario. El inventario municipal cuenta con 82 ejempla- res de esta especie. La mayoría de ellos, y sin duda también los más impresionantes, se localizan en las calles de la urbanización Montepi- nar. Forman parte de varias alineaciones mix- tas con pinos piñoneros y resineros (Pinus pinea y Pinus pinaster, respec- tivamente) y con pláta- nos (Platanus x hispani- ca). Algunos de estos cipreses de Arizona no sólo superan holgada- mente los 10 metros, sino que en promedio el conjunto de los allí plan- tados ronda los 7-8 me- tros. Esto es significativo, si tenemos en cuenta que la visión más habitual de las sufridas arizónicas consiste en los apreta- dos y permanentemente tijereteados setos, de uno o dos metros de alto, con los que se ro- Una de las grandes arizónicas de la urbanización Montepinar. dea todo chalet que se pretenda aislar mínima- mente. Así, se da la paradoja de que estos grandes ejemplares permiten observar a una especie tremendamente familiar en un excepcional gra- do de desarrollo (el natural por otra parte). Aparte de esto, salvo un par de ejemplares bien desarrollados en otros puntos del pueblo (calles Calvario, y Re- al), lo que se observa son los habituales pies aislados de 1-2 metros, y sometidos a poda or- namental. En su mayoría se en- cuentran en muy buen estado de conservación. 28
  29. 29. Originaria de California, a esta especie pertenecen algunos de los árboles más altos (hasta 100 m) y longevos (3.500 años) del planeta. Distribución nativa De forma natural ocupa sólo unos pocos y valles califor- nianos. Crecimiento Uno de los pocos seres vivos literalmente milenarios. No obstante, mientras es joven crece bastante rápidamen- te. Preferencias ambienta- les Requiere ambientes húmedos y frescos, toleran- do las heladas pero no las sequías. Las raíces se ex- tienden en un radio enorme para cubrir sus demandas hídricas, aunque no muy profundamente. MANEJO Utilidades Afortunadamen- te para su conservación, su madera no es de muy buena calidad, por lo que su uso predominante es el pura- mente ornamental. Cuida- dos Se la cultiva mediante semillas o estacas. Cultiva- res comunes No se comer- cializan variedades particu- lares. OBSERVACIONES Cuando los primeros explo- radores europeos descri- bieron sus dimensiones por primera vez no fueron creí- dos. Si bien hay alguna otra especie similarmente alta y longeva, ninguna es tan grande en términos de volu- men de madera. IDENTIFICACIÓN Porte En condiciones natu- rales, con sus 100 m de altura, es una de las espe- cies más altas del planeta. De joven presenta aspecto de cono, con ramaje muy denso y algo caído (las ra- mas más bajas pueden des- cansar en el suelo); pero a medida que madura la copa va tomando una forma más irregular, y va perdiendo las ramas inferiores. Tronco y ramas principales Fuste principal (a veces doble), muy grueso y extremada- mente derecho, que con la edad incrementa mucho su diámetro sobre todo en la base, confiriéndole un ca- racterístico aspecto (como aflautado, se suele decir). Las ramas principales nunca de desarrollan en mucha longitud, y en árboles cen- tenarios son además relati- vamente pocas, para un árbol tan enorme. Corteza De tonos rojizos, es muy gruesa y agrietada, pero esponjosa, desprendiéndo- se fácilmente en largas tiras fibrosas. Ramillas Finas y algo recurvadas, cubiertas por las hojas completamen- te. Yemas Diminutas, y cubiertas por las hojas. Hojas Muy pequeñas (5-8 mm de long.) y puntiagu- das, en forma de lezna (progresivamente más agu- das desde la base hacia la punta, que acaba muy agu- damente), dispuestas apre- tadamente alrededor de las ramillas, pero con la punta libre; son de color verde oscuro y desprenden un olor algo anisado al frotar- las. Inflorescencias Peque- ñas (0,5-1 cm), amarillas, situadas al final de las rami- llas. Piñas Solitarias, col- gantes (con un corto pedún- culo) y llamativamente pe- queñas (4-8 cm), con 15-20 escamas leñosas con una pequeña punta caediza en su centro. Se forman en el extremo de las ramillas, y tras dos años de madura- ción y liberar las semillas, pueden persistir sobre el árbol durante varios años más. Confusiones con otras especies Las peculia- res hojas aleznadas sólo las presentan parecidas otras especies de géneros orna- mentales muy poco comu- nes (Cryptomeria o cedros japoneses; Araucaria o pi- nos de pisos). Si a esto le añadimos las enormes di- mensiones que tienen los ejemplares de secuoya incluso con sólo unas dece- nas de años, hacen muy difícil confundirla. ECOLOGÍA Características Fam. TAXODIÁCEASCONÍFERAS SECUOYA GIGANTE Sequoiadendron giganteum Árbol adulto silvestre Hojas Inflorescencia Corteza de árbol adulto Piñas 29
  30. 30. Número de ejemplares inventariados en la vía pública 1 Porcentaje que representan respecto del arbolado total <1% En Los Molinos... La única secuoya gigante del inventario público municipal, con detalle de su tron- co, y de una gran cavidad que atraviesa toda su corteza. El inventario municipal únicamente cuenta con un ejemplar de secuoya gi- gante (si bien se pueden observar unos pocos más en jardines privados). Se localizan en la confluencia entre la avenida de la Constitución y la calle real, en un vértice de un peque- ño parque ajardinado. Ape- nas tiene 30 años, y sólo mide unos 7 metros de altura y metro y medio de circunferencia: una minia- tura aún, para las descomu- nales dimensiones que esta especie puede alcanzar. Desgraciadamente presen- ta una gran abertura en la corteza que deja al descu- bierto parte de la madera, aunque no se aprecian exudaciones o manchas que evidencien el inicio de males mayores. Con suer- te, la herida se podría ce- rrar sin mayores conse- cuencias. Aparte de esto no se apre- cia ninguna otra lesión evidente, como ramas par- cialmente secas, que pu- dieran deberse a que no satisface adecuadamente sus enorme s requerimien- tos hídricos. Evidentemente, es un valio- so miembro del inventario, tanto por su singularidad (uno de los mayores y más longevos seres vivos de la historia del planeta), como por su estratégica ubica- ción, pues según aumente de tamaño constituirá una atractiva referencia visual para entrar al centro del pueblo desde una de sus vías principales. 1; 100% <1 m < 2 m < 5 m < 10 m < 15 m > 15 m 0 1 2 3 4 5 Númerodeejemplares 1; 100% 30
  31. 31. CONÍFERAS OTRAS ESPECIES ABETO COMÚN Abies alba Porte Árbol de hasta 30-40 m, de copa cónica o columnar. Corteza Gris, con grietas someras y pequeñas vejigas resinosas. Ramillas Pardas y finamente pilosas, con yemas terminales no resinosas. Hojas Acículas aplanadas dispuestas más o menos en dos filas (3-4 cm), de color verde vivo, con bandas blancas en el envés. Piñas Erguidas (10-20 cm) de color pardo anaranjado, con escamas grue- sas y anchas entre las que sobresalen otras finas, curvas y dentadas. En Los Molinos Únicamente hay 4 ejemplares inventariados, con alturas entre 2 y 9 m. PINO LARICIO Pinus nigra Porte Árbol de hasta 30-40 m, de copa abovedada o irregular. Cor- teza Gris oscura, con placas cenicientas (a veces espejuelos algo brillantes) y grietas finas. Ramillas Ocres, con yemas terminales resinosas. Hojas Acículas pareadas (10-15 cm), flexibles, de color verde oscuro. Piñas Pequeñas (4-10 cm) de color marrón brillante, con escamas algo picudas. En Los Molinos En el patio del Colegio Público ‘Divino Maestro’ hay una veintena de ejemplares de buen porte (8-10 m). PINO DEL HIMALAYA Pinus wallichiana Porte Árbol de hasta 40 m, mientras es joven muy cónico, más irre- gular con la edad. Corteza Gris, relativamente lisa para ser un pino. Ramillas Gris parduzco, con yemas terminales resinosas. Hojas Acículas agrupadas de 5 en 5, de color verde claro, largas (10-20 cm) y muy finas y flexibles, colgantes. Piñas Grandes (15-25 cm) y alargadas, de color marrón claro y muy recubiertas de resina. En Los Molinos Al comienzo de la calle Calvario se pueden observar sus dos únicos ejemplares, de unos 4 m de altura. CIPRÉS DE MONTERREY Cupressus macrocarpa Porte Idealmente hasta 30 m (aunque sea muy frecuente en formato arbustivo), de copa con ramas muy erizadas y que nacen casi desde la base. Corteza Rojiza, en un entramado vertical de fibras y grie- tas. Ramillas Ocres, las más finas cubiertas por las hojas. Hojas Escamosas, de color verde claro o amarillo, desprenden olor a limón al frotarlas. Piñas Esféricas (20-30 cm), de color rojizo. En Los Molinos Se han inventariado 22 ejemplares, en su mayoría mantenidos con porte arbustivo (1-3 m), aunque también se puede observar alguno mayor (5-8 m). FALSO CIPRÉS DE LAWSON Chamaecyparis lawsoniana Porte Árbol de hasta 40 m, con la copa muy cónica o columnar. Cor- teza Gris, con anchas placas que se desprenden y grietas profun- das. Ramillas Grises o verdosas, las más finas cubiertas por las hojas. Se disponen en planos muy horizontales (como ordenados en dos únicas dimensiones) Hojas Escamosas, de color verde, des- prenden olor a perejil al frotarlas. Piñas Esféricas y muy pequeñas (1 cm), de color gris. En Los Molinos Se han inventariado 13 ejem- plares, en su mayoría mantenidos con porte arbustivo (1-3 m), aun- que también se puede observar alguno mayor (5 m). 31
  32. 32. Más conocido por ser empleado para formar setos, por su gran resistencia a las podas, cuando se le permite crecer es un arbolillo muy atractivo con una densa y redondeada copa. como especie ornamental. Crecimiento Poco longevo (50-60 años), durante sus primeros años crece rápida- mente. Preferencias am- bientales Es enormemente adaptable, prosperando en ambientes muy diversos siempre que se mantengan húmedos. Soporta muy bien la contaminación urbana. MANEJO Utilidades Al ser una espe- cie muy resistente y de hoja perenne, en su forma arbus- tiva se emplea muchísimo para formar macizos y setos en parterres y jardines; en su forma arbórea adorna parques y avenidas. Además su atractiva flora- ción dura bastante más que la de otras especies urba- nas. Cuidados Se le cultiva por semilla e injertos, y crece fácilmente siempre que no se descuiden los riegos estivales. Aguanta muy bien las podas regula- res. Cultivares comunes Los viveros comercializan multitud de variedades: con portes atípicos, con hojas variegadas, doradas, violá- ceas, etc. OBSERVACIONES En China se cultiva desde la remota antigüedad debido a que es la planta nutricia de un áfido (la familia de insectos de los pulgones) del que se obtenía cera. IDENTIFICACIÓN Porte Arbolillo normalmen- te de 5-8 m (aunque excep- cionalmente pueda llegar hasta los 15 m). Tiene un aspecto muy abovedado, de copa densa y globoso cuan- do es joven principalmente por causa de las anchas hojas: el ramaje, aunque abundante, tiende a ser muy abierto, por lo que en los escasos ejemplares que llegan a su máximo desarro- llo la copa es más bien laxa. Normalmente, se le mantie- ne con porte arbustivo me- diante podas recurrentes, teniendo entonces una apa- riencia muy densa y com- pacta. Tronco y ramas principales Tronco casi siempre muy delgado en relación a la altura total del árbol, a menudo retorcido y con varios fustes desde la base. Las ramas principales surgen verticalmente, a menudo casi como meras bifurcaciones del tronco. Corteza Gris oscura muy lisa, con grietas ocasionales en los ejemplares muy ma- duros. Ramillas Verdosas y glabras, finas y flexibles. Hojas Opuestas y bastante gruesas. Tienen forma elíp- tica y miden 7-1 cm, con el ápice agudo. Son de color verde oscuro muy lustroso, más claro por el envés. Dependiendo de las varie- dades, en inviernos muy duros, algunas de las hojas pueden caer. Yemas inver- nantes Diminutas (menos de 0,5 cm) y verdes, son opuestas, ovoides y puntia- gudas. Brotes Tonos ocres brillantes, antes de verdear. Flores Brotan durante el verano, pero pueden durar varios meses abiertas. Son de colores claros (blanco, crema, amarillo pálido), y se agrupan en grandes raci- mos cónicos, erectos y muy fragantes. Son flores herma- froditas. Frutos Invernales. Pequeños (1 cm aprox.), esféricos, ovoides o algo arriñonados, de color negro azulado brillante (a veces algo pruinosos). Son vene- nosos. Confusiones con otras especies Otra espe- cie de aligustre ornamental, el de Japón, Ligustrum japo- nicum, es más escaso (aunque tampoco raro, so- bre todo como arbusto); teóricamente, se distingue del de China principalmen- te por tener unas hojas y flores algo más pequeñas y redondeadas. Pero muchos autores los consideran la misma especie, y en la práctica, la diversidad de variedades de cultivo exis- tentes hoy en día es tan alta que resulta muy difícil dife- renciarlo con seguridad. ECOLOGÍA Distribución nativa De manera natural, como su nombre indica, su distribu- ción se limita a China. Pero actualmente está extendidí- simo por medio mundo Características Fam. OLEÁCEASFRONDOSAS PERENNIFOLIAS ALIGUSTRE DE CHINA Ligustrum lucidum Árbol adulto cultivado Hojas Corteza de ejemplar adulto Flores Frutos 33
  33. 33. Número de ejemplares inventariados en la vía pública 55 Porcentaje que representan respecto del arbolado total 1% En Los Molinos... 1; 2% 1; 2% 51; 93% 2; 4% <1 m < 2 m < 5 m < 10 m < 15 m > 15 m 0 10 20 30 40 50 60 Númerodeejemplares 1; 2% 1; 2% 51; 93% 2; 4% y únicamente dos su- peran los 5 metros (uno en un portal de la calle Miguel Menéndez Bo- neta, y el otro en la ca- lle del Chopo). Pero realmente esta especie nunca suele de alcanzar una altura mucho ma- yor. Por ello, uno de sus Algunos ejemplos de los aún jóvenes aligustres de Los Molinos. En el viario de Los Mo- linos se han registrado 55 ejemplares de ali- gustre. Actualmente es una especie ornamental muy cultivada en toda España, principalmente en formato arbustivo mediante podas inten- sivas, para poder con- formar setos y adornar los estratos inferiores de los parterres. No obstante, plenamen- te desarrollados, son arbolillos muy atracti- vos, siempreverdes y de duradera y muy aromática floración (aunque, desgraciada- mente, mucha gente padezca alergia a su polen). Existen varias especies muy semejantes, y mul- titud de variedades, sobre todo variaciones de color o tamaño de hoja. Casi todos los ejempla- res registrados en Los Molinos tienen una altu- ra muy constante, en torno a sólo 3-4 metros, usos más habituales, es alineado en calles o arriates estrechos, don- de especies de mayor talla no serían adecua- dos. Todos presentan un buen estado general de salud. 34
  34. 34. El árbol mediterráneo por excelencia, resistente a los fríos y calores más rigurosos, cada vez es más valorado como ornamental por su representatividad y simbolismo. árbol ibérico por excelen- cia, aunque está presente en todos los países medi- terráneos, especialmente por debajo de 1.000 m de altitud. Crecimiento De gran longevidad (más de 700 años, existiendo ejem- plares milenarios), y creci- miento muy lento. Prefe- rencias ambientales Resis- tencia proverbial, pues aguanta todo tipo de suelos y climas mediterráneos, incluyendo sequías y hela- das severas. MANEJO Utilidades La madera, es de excelente calidad, dura densa y resistente a la humedad, muy utilizada tanto en carpintería o eba- nistería, como en construc- ción o para combustible. Adehesados, los encinares son muy adecuados para la ganadería, que ramonea sus ramillas y abundantes re- brotes, pero sobre todo sus nutritivas bellotas. Orna- mentalmente es poco em- pleada, aunque en los últi- mos años cada vez es más frecuente. Cuidados Se multiplica bien mediante semillas. Pero, sobre todo, mediante renuevos espontá- neos: de la raíz principal de un ejemplar maduro crecen numerosas raíces laterales próximas a la superficie del suelo (estolones) que gene- ran con mucha facilidad nuevos brotes aéreos. Cul- tivares comunes No se comercializan variedades atípicas. OBSERVACIONES No muy conocidos, los híbridos de la encina con alcornoques y robles son relativamente frecuentes, denominándose popular- mente mestos (por mestizos o mixtos). IDENTIFICACIÓN Porte Árbol que puede llegar a superar los 25 m, muy corpulento y de abun- dante ramaje, que conforma una copa muy ancha y glo- bosa, de ramaje muy denso e intricado; los rebrotes basales son muy comunes. Tronco y ramas principa- les En sus primero años el tronco es bastante variable, desde muy derecho y ergui- do hasta inclinado y algo retorcido, pero estos últi- mos suelen corregirse a medida que ensanchan y alcanzan la madurez; enton- ces muestra un tronco muy grueso y corto en relación a su altura, con fuertes y rígi- das ramas principales, de aspecto pesado y nacidas desde muy abajo. Corteza Gris y bastante lisa al prin- cipio, pero según envejece se ennegrece y agrieta finamente tanto longitudinal como transversalmente, aunque no muy profunda- mente. Ramillas Finas, grisáceas y tomentosas. Hojas Alternas, de 2-8 cm de long., son algo polimor- fas: desde redondeadas a algo lanceoladas, de mar- gen entero o dentado, iner- mes o muy punzantes (estas últimas abundan más en las los pisos bajos de la copa); son de color verde oscuro, glabras y brillantes por el haz, pero blanquecinas y muy tomentosas por el envés; muy coriáceas, a menudo se recurvan. Ye- mas invernantes Alternas a lo largo de las ramillas, y aisladas en sus extremos, son ovoides y pequeñas (0,5 cm, o menos), de tonos pardos claros y tomentosas. Brotes Verdes y brillantes. Flores De primavera a ve- rano; las masculinas son bonitos amentos colgantes y dorados de 3-6 cm; las fe- meninas surgen aisladas o en racimos poco densos. Frutos Las conocidas bello- tas, otoñales, solitarias o por pares, de unos 2-5 cm. Según las subespecies tie- nen un sabor dulce o amar- go. Confusiones con otras especies Salvo con otros congéneres muy cercanos (el alcornoque Quercus suber, o la coscoja Quercus coccifera) es difícil confun- dir a la encina, aunque sólo sea por lo frecuentemente que se ve. ECOLOGÍA Distribución nativa El Características Fam. FAGÁCEASFRONDOSAS PERENNIFOLIAS ENCINA Quercus ilex Árbol adulto Hojas Corteza de ejemplar adulto Flores Fruto 35
  35. 35. Número de ejemplares inventariados en la vía pública 70 Porcentaje que representan respecto del arbolado total 2% En Los Molinos... 1; 1% 5; 7% 53; 76% 11; 16% < 1 m < 2 m < 5 m < 10 m < 15 m > 15 m 0 10 20 30 40 50 60 Númerodeejemplares 1; 1% 5; 7% 53; 76% 11; 16% Razonablemente bien representada en el viario municipal, con 70 ejem- plares. Como en el caso de otros típicos repre- sentantes de la flora autóctona (fresnos, ro- bles melojos), casi nin- guna de estas encinas ha sido plantada intenciona- damente. Esto se debe a su perfecta adaptación a las condiciones ambien- tales de Los Molinos, permitiendo que brote de manera espontánea en cunetas y arriates (seguramente con la ayu- da previa de córvidos y roedores olvidadizos, que dispersan sus pre- ciadas bellotas). Esta circunstancia, es de agradecer, por ser tan representativo del acer- vo ecológico de la co- marca de Guadarrama. Así, las encinas deben de ser una de las especies de árboles más reconoci- bles y apreciadas incluso por los menos aficiona- dos a la botánica. Por tanto, su buena repre- sentación en el viario de Los Molinos es funda- mental. La mayoría de ellas se reparte entre el parque de Las Especies y el ex- tremo sur de la avenida Cañada Real. No obstante, ninguna de ellas tiene aún dimensio- Una de las mayores encinas del inventario, en el parque de Las Especies. nes relevantes, 6-7 metros a lo sumo. De hecho mu- chas de ellas son meras varas, estolones brotados a partir de otro ejemplar cercano mayor. Sería interesante, por tan- to, favorecer el que algu- nos de los ejemplares me- jor emplazados puedan alcanzar las dimensiones que les situarían entre los más dignos representantes del arbolado municipal. Como es habitual en el caso de los ejemplares brotados espontáneamen- te, varios pueden entrar en conflicto con algún otro elemento urbano, como tendidos o muros. 36
  36. 36. FRONDOSAS PERENNIFOLIAS OTRAS ESPECIESOTRAS ESPECIES MADROÑO Arbutus unedo Porte Arbolillo normalmente de 4-6 m (idealmente hasta 10), de copa irregular y apretada. Corteza Gris rojiza, escamosa. Ramillas Rojizas. Hojas Alternas, elípticas (4-8 cm) de margen finamente aserrado, color verde vivo. Flores Otoñales, pequeñas (1 cm) y globosas, de color blanco. Fruto Baya de pulpa algo harinosa (2-3 cm) de color anaranjado o rojo, que tardan un año en madurar (coincidiendo en las ramas con las flores del año siguiente). En Los Molinos Cuenta con 23 ejemplares, la mayoría matas de menos de 1 m, si bien hay uno de 4 m en la calle de Las Dalias. ADELFA Nerium oleander Porte Arbusto normalmente de 2-3 m (pero idealmente hasta 5-6), de ramaje largo y abierto. Corteza Gris, lisa o finamente estriada. Ramillas Verdosas. Hojas Opuestas o en verticilos de tres, lanceo- ladas (8-15 cm) coriáceas de margen liso, de color verde vivo. Flo- res Estivales, grandes (5 cm), de color blanco o rosa y cinco pétalos que se abren en estrella. Fruto Vaina cilíndrica (7-15 cm) de color marrón o negro, que libera semillas muy peludas. En Los Molinos Alrededor de un centenar de ejemplares, la mayoría podados a poco más de 1 m, pero ocasionalmente alguno rondando ya los 3 m. ACEBO Ilex aquifolium Porte Árbol de hasta 10-15 m; mientras es joven muy cónico, más irregular con la edad. Corteza Gris o verdosa, lisa o finamente cuar- teada, a veces con verruguillas. Ramillas Verdosas. Hojas Alter- nas, elípticas (4-8 cm) muy rígidas, de borde ondulado y muy espi- nosas (sobre todo en las ramas bajas), de color verde vivo, muy lustrosas por el haz. Flores Primaverales, pequeñas (0,5 cm) y poco vistosas. Fruto Bayas (0,5-1 cm) carmesíes y brillantes. En Los Mo- linos 36 ejemplares, todos ellos matas (menos de 1 m). LAUREL Laurus nobilis Porte Arbusto de 4-5 m (idealmente, árbol de hasta 10 m), de copa alargada e irregular. Corteza Gris o verdosa, muy lisa o finamente estriada. Ramillas Verdosas. Hojas Alternas, elípticas (6-10 cm) coriáceas, de borde ondulado, color verde oscuro, muy aromáticas. Flores Primaverales, pequeñas (0,5 cm) de color crema y poco vistosas. Fruto Bayas ovoides (1-2 cm) inicialmente verdes, pero negros y brillantes una vez maduros. En Los Molinos Hay 15 ejem- plares inventariados, los más grandes de 5-6 m. MAGNOLIO Magnolia grandiflora Porte Árbol de hasta 15 m, con copa piramidal, de aspecto muy rígida. Corteza Gris, muy lisa o con placas/láminas aisladas. Rami- llas Tomentosas y beiges. Hojas Alternas, ovales y enormes (10-20 cm) coriáceas, de borde ondulado, color verde oscuro lustroso por el haz, anaranjadas y pilosas por el envés. Flores Primaverales, enormes (20 cm o más) de color blanco y muy olorosas. Fruto Muy llamativos: semejantes a alcachofas erectas y peludas (7-10 cm) de color verde pálido, con semillas muy rojas. En Los Molinos Sólo 4 ejemplares, de entre 2 y 6 m. 37
  37. 37. Originaria de Norteamérica, probablemente fue uno de los primeros árboles norteamericanos introducidos en Europa (en Francia hacia el año 1.600). Distribución nativa Del cuadrante suroriental de Norteamérica. En Europa se halla ampliamente distribui- da tanto cultivada como asilvestrada. Crecimiento De rápido crecimiento, puede alcanzar los 300 años. Preferencias am- bientales Muy adaptable a todo tipo de condiciones ambientales, soportando heladas y sequías. Este hecho, junto a la facilidad de germinación de sus abundantes semillas, le permiten crecer espontá- neamente en cunetas y baldíos periurbanos, espe- cialmente si son muy solea- dos. Por ello tiene un eleva- do potencial como especie invasora. MANEJO Utilidades La madera, fuer- te y duradera, es útil en carpintería y ebanistería, así como para combustible. Durante un tiempo se em- pleó mucho para fijar talu- des arenosos. Pero su prin- cipal uso es el ornamental, sobre todo como árbol de sombra en parques y aveni- das, debido a su rápido crecimiento y bonita flora- ción. Cuidados Es de fácil reproducción por semilla e injertos, además de por sus rebrotes de raíz. Cultivares comunes Los viveros co- mercializan ejemplares de hojas doradas o con distinto número de foliolos por hoja, de portes atípicos, etc. OBSERVACIONES Su nombre científico, y tam- bién uno de los comunes, aluden al hecho de que sólo está indirectamente empa- rentada con las plantas del género botánico Acacia. IDENTIFICACIÓN Porte Árbol de 15-20m, de amplia copa irregular y poco frondosa, de aspecto como plumoso; en su base es habitual encontrar nume- rosos rebrotes. Tronco y ramas principales A menu- do presenta varios fustes principales desde la base. En ejemplares añosos, los derechos y robustos troncos contrastan mucho con la tortuosidad de las ramas principales. Corteza Oscu- ra, de tonos pardo- grisáceos, muy fisurada desde joven formando un reticulado de largas crestas y grietas longitudinales. Ramillas Delgadas y par- das, con costillas longitudi- nales, casi siempre brotan acompañadas por un par de cortas espinas en su axila (de 1 cm, aprox.) muy dia- gnósticas. Hojas Alternas y compuestas: hojas impari- pinnadas de 10-30 cm de long., que constan de 9-21 folíolos de unos 4 cm cada uno, ovales, de bordes lisos y ápice redondeado (con una diminuta cerda blanca terminal). Son de color ver- de vivo por el haz, y más apagados por el envés (sobre todo debido a un fino tomento, que pierden a medida que crecen). Al igual que las ramillas, en la base del peciolo presentan un par de espinas. Yemas invernantes Diminutas (0,1 cm) y sin escamas protecto- ras. Brotes Verdes y bri- llantes. Flores Primavera- les. Grandes racimos col- gantes de flores blancas y amariposadas de 2 cm cada una, bastante fragantes, que brotan en las axilas de las hojas. Frutos Racimos de vainas aplanadas de color marrón oscuro y unos 10 cm de long., que se forman durante el verano, y una vez secas pueden persistir so- bre el árbol durante todo el invierno. Confusiones con otras especies En invierno, las ramas con racimos de vainas secas son muy pare- cidas a las del ciclamor (Cercis siliquastrum), pero sus espinas son determinan- tes. ECOLOGÍA Características Fam. FABÁCEASFRONDOSAS CADUCIFOLIAS ROBINIA (O FALSA ACACIA DE FLOR BLANCA) Robinia pseudoacacia Árboles adultos Fruto Hojas Corteza de ejemplar adulto Flores 39
  38. 38. Número de ejemplares inventariados en la vía pública 138 Porcentaje que representan respecto del arbolado total 4% En Los Molinos... Una de las muchas robinias que crecen más o menos asilvestradas en Los Molinos. blemas. En total, aproxi- madamente el 40% de las robinias de Los Moli- nos han brotado espontá- neamente. Al igual que otras espe- cies exóticas, su uso ur- bano se popularizó mu- cho durante las últimas décadas en pueblos y ciudades de toda Espa- La robinia es una de las especies más comunes de Los Molinos, con 138 ejemplares inventaria- dos. No obstante, buena parte de ellos nunca fue- ron plantados intenciona- damente, sino que su enorme capacidad ger- minativa le ha permitido dispersarse y crecer en cunetas y baldíos sin ninguna ayuda adicional, Así, muchas robinias medran hoy en puntos más o menos aleatorios del municipio. Por ejem- plo, en algunos tramos de la avenida Cañada Real, o de la calle Eras de la Lancha, se pueden observar grupillos asil- vestrados de esta espe- cie, prosperando sin pro- 2; 2% 44; 42% 56; 54% 2; 2% <1 m < 2 m < 5 m < 10 m < 15 m > 15 m 0 10 20 30 40 50 60 Númerodeejemplares 2; 2% 44; 42% 56; 54% 2; 2% Sólo se representan los 104 ejemplares no podados en el momento de realizar el inventario. ña, para cultivarse ahora con menos frecuencia. Respecto a estos ejem- plares explícitamente plantados en el pueblo, varios de ellos se en- cuentran ya un tanto de- teriorados (en los par- ques de Rodríguez Padi- lla o Garrido Lestache, por ejemplo), si bien numéricamente quedan más o menos compensa- dos por las nuevas incor- poraciones, como los plantados en el patio del Colegio Público ‘Divino Maestro’, o en el parque de Las Especies. En promedio, rondan los 6 metros de altura, aun- que puntualmente alguno ronde los diez metros. Las robinias (podadas) del parque infantil de Rodríguez Padilla 40
  39. 39. Especie identitaria del medio natural madrileño, un verdadero emblema de la historia socioeconómica, cultural y ecológica de las laderas de la sierra de Guadarrama. siones con otras especies Es fácil distinguirlo del otro fresno habitual, el norteño (Fraxinus excelsior), que tiene yemas negras y hojas de envés peloso. ECOLOGÍA Distribución nativa Origi- naria de la Península Ibérica y el norte de África. Creci- miento Poco longevo (150- 200 años), pero de rápido crecimiento. Preferencias ambientales Principalmen- te en las márgenes de ríos y vegas más húmedas de clima fresco. MANEJO Utilidades La madera es muy densa y resistente, por lo que es apreciada en car- pintería, ebanistería y como combustible. Las fresnedas adehesadas son muy ade- cuadas para la ganadería extensiva, que ramonea sus ramillas y abundantes re- brotes. El desmoche de sus copas cada pocos años es una práctica agropecuaria tradicional del centro de España, y que ha modelado un paisaje extremadamente característico de la Sierra de Guadarrama. Su uso estrictamente ornamental es relativamente escaso. Cui- dados Se multiplica me- diante semillas, estacas o acodos. Cultivares comu- nes Los viveros no comer- cializan variedades atípicas. OBSERVACIONES A pesar de su aparente robustez, los más grandes fresnos desmochados acos- tumbran a estar parcialmen- te huecos, debido a lo que terminan por no poder so- portar el peso y tensiones mecánicas de una copa muy desarrollada. IDENTIFICACIÓN Porte Árbol de 10-15 m a lo sumo (excepcionalmente supera los 20 m), y aspecto robusto. La copa es globo- sa, de aspecto flotante y ligero a pesar de su frondo- sidad; habitualmente sur- gen rebrotes basales. Tron- co y ramas principales Tronco más bien corto, res- pecto a la altura total del árbol, muy especialmente cuando han sido desmocha- dos durante décadas. Las ramas principales surgen desde bastante abajo del tronco, muy erectas, y se ramifican mucho en toda su longitud. Corteza Muy lisa y gris verdosa en los ejem- plares jóvenes; pero con la edad se recubre de un den- so entramado de finas grie- tas y costillas oscuras. Ra- millas Pardo grisáceas y glabras, con numerosos nudos muy marcados. Fre- cuentemente se bifurcan formando horquillas termi- nales. Muchos rebrotes adventicios a lo largo del tronco cuando han sido muy podados. Hojas Opuestas y pinnadas, no muy grandes (10-20 cm de long.), que constan de 9-13 finos folio- los lanceolados de color verde vivo (más claros por el envés), de 5-10 cm cada uno, con bordes irregular- mente dentados. Yemas invernantes Opuestas, pequeñas (menos de 1 cm) y mazudas, con un tomento ferruginoso. Brotes Verdes y brillantes. Flores Apare- cen en la primavera tempra- na, antes que las hojas. Nor- malmente, las flores de cada sexo aparecen en árboles distintos, pero algu- nos ejemplares pueden cambiar de sexo de un año a otro, o portar flores de ambos sexos. Pero nunca son muy numerosas, y al carecer de pétalos sus raci- mos no resultan muy visto- sos. Frutos Se forman entre el final del verano y el co- mienzo del otoño. Son sámaras alargadas de unos 3-4 cm, y dispuestas en densos racimos que a me- nudo persisten durante gran parte del invierno. Confu- Características Fam. OLEÁCEASFRONDOSAS CADUCIFOLIAS FRESNO DE HOJA ESTRECHA Fraxinus angustifolia Hojas Corteza de ejemplar adulto Yemas Sámaras Árbol adulto silvestre 41
  40. 40. Número de ejemplares inventariados en la vía pública 233 Porcentaje que representan respecto del arbolado total 6% En Los Molinos... 1; 0% 2; 1% 43; 19% 178; 79% 2; 1% <1 m < 2 m < 5 m < 10 m < 15 m > 15 m 0 40 80 120 160 200 Númerodeejemplares 1; 0% 2; 1% 43; 19% 178; 79% 2; 1% Una de las especies más abundantes en el inven- tario municipal, con 233 ejemplares. Buena parte de ellos no han sido plantados intencionada- mente. Esto se debe a que la perfecta adapta- ción de esta especie autóctona a las condicio- nes ambientales de Los Molinos, permiten que brote de manera es- pontánea en cunetas y arriates del viario urba- no sin mayores proble- mas. Esta circunstancia, que en el caso de varias es- pecies exóticas supondr- ía un problema notable de sobreabundancia descontrolada, en el ca- so del fresno es de agra- decer, por ser tan repre- sentativo del acervo ecológico de la comarca de Guadarrama. Así, los fresnos son una auténtica seña de identidad patri- monial de Los Molinos, con una riquísima histo- ria (y esperemos que también futuro) en los devenires socioeconómi- cos y culturales serra- nos. Por tanto, su buena representación en el viario de Los Molinos es fundamental. Los parques de Las Es- pecies y de Las Cigüe- ñas, el Polideportivo Municipal, o el paseo a la orilla del río acogen un buen número del total Algunos fresnos del Polideporti- vo Municipal, en invierno. de ejemplares, algunos bastante maduros. En términos de altura, resulta muy difícil deter- minar al más meritorio, debido a las continuas podas a que se someten los más añosos. Pero recurriendo al grosor de su tronco, hay varios ejemplos de árboles con más de un metro y medio de circunferencia (en el parque de las Cigüeñas, la travesía de San Pascual, o el solar de la plaza de toros), si bien el récord lo osten- taría un ya venerable ejemplar a la entrada de la plaza del 3 de Abril, que se acerca a los 3 metros de perímetro. Como es habitual, tanto este último como otros similarmente viejos, acusan ya la severidad de las podas de desmo- che, que acaba deján- dolos huecos y con mul- titud de lesiones, inca- paces de sostener y nutrir la copa si se la deja crecer demasiado. 42

×