Creaciones de  Jorge Quesada para los amigos Diciembre 2009
Seguimos con nuestro paseo por este  barrio del Albayzin y visitaremos el  Monasterio de Santa Isabel la Real. Dentro de é...
En un momento llegamos a él
Lo primero que vemos es un amplio compás monástico de entrada
 
Una vez dentro  es cuando puede verse la fachada de la iglesia
La portada es un bello ejemplar gótico de principios del siglo   XVI
Accedemos por esta puerta al interior y nos dirigimos a visitar la iglesia.  También podremos  ver el coro y algunas salas...
Cruzamos un patio interior para entrar en la iglesia
Esta es de una sola nave y la capilla mayor  está separada por un amplio arco toral
Tiene una soberbia cubierta gótica de madera  realizada en el primer tercio del Quinientos
 
 
Al presbiterio se accede mediante  esta amplia escalinata
 
 
El retablo mayor es de diseño manierista y es notable por las esculturas atribuidas a Bernabé de Gaviria y Pablo de Rojas
Repartidos por la nave hay también retablos  que son verdaderas obras de arte
 
y esculturas de gran valor.
La de San Francisco está atribuida a Pedro de Meena
Al pié de la nave se  encuentra el coro
al que accedemos por  una escalera anexa
 
 
Cerca, un gran salón con  figuras del Niño Jesús
El comedor es muy amplio y cautiva su aire medieval y la sencillez del  mobiliario y enseres
 
 
 
 
Volvemos al patio  de  nuevo para buscar  la salida una vez realizada la visita
 
A pocos metros del  monasterio, ya que forma parte del mismo entorno,  se encuentra el palacio  de Dar-Al-Horra al que vam...
Solo tenemos que cruzar un para de calles para llegar al palacio
 
Llegamos a una pequeña puerta de entrada  que desemboca en un bonito jardín de paso
 
 
Este da acceso al patio central  sobre el que gira la edificación
 
 
Este palacio está construido sobre los cimientos  del destruido palacio de los Reyes Ziríes
Dar-Al-Horra significa  “Casa de  la Señora Honesta,  en referencia a la madre del Rey Boabdil que vivió en él.
Ocupaba una considerable extensión
El monasterio de Santa Isabel y el  Aljibe del Rey pertenecen también  al mismo solar
No se conciben patios sin un estanque
 
Los techos de las plantas tienen laboriosos artesonados de madera
 
 
Subimos a visitar las plantas superiores y el mirador
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Las vistas, realmente merecen la pena
 
 
 
Pueden observarse  los restos de la  antigua muralla
Damos por finalizado aquí el paseo, con la esperanza de que hayáis pasado una buena mañana. Ahora toca un poco de “tapeo” ...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Monasterio De Santa Isabel La Real

1,210 views

Published on

Published in: Spiritual, Technology
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
1,210
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
43
Actions
Shares
0
Downloads
3
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Monasterio De Santa Isabel La Real

  1. 1. Creaciones de Jorge Quesada para los amigos Diciembre 2009
  2. 2. Seguimos con nuestro paseo por este barrio del Albayzin y visitaremos el Monasterio de Santa Isabel la Real. Dentro de él no se pueden hacer fotografías, salvo en algunos sitios determinados, pero aún así, merece la pena ver las que podamos obtener. Lo fundó Isabel la Católica y fue erigido como convento de franciscanas clarisas. Ocupa parte de lo que fue el palacio de los Reyes Ziríes
  3. 3. En un momento llegamos a él
  4. 4. Lo primero que vemos es un amplio compás monástico de entrada
  5. 6. Una vez dentro es cuando puede verse la fachada de la iglesia
  6. 7. La portada es un bello ejemplar gótico de principios del siglo XVI
  7. 8. Accedemos por esta puerta al interior y nos dirigimos a visitar la iglesia. También podremos ver el coro y algunas salas de las que procuraremos dejar alguna constancia fotográfica.
  8. 9. Cruzamos un patio interior para entrar en la iglesia
  9. 10. Esta es de una sola nave y la capilla mayor está separada por un amplio arco toral
  10. 11. Tiene una soberbia cubierta gótica de madera realizada en el primer tercio del Quinientos
  11. 14. Al presbiterio se accede mediante esta amplia escalinata
  12. 17. El retablo mayor es de diseño manierista y es notable por las esculturas atribuidas a Bernabé de Gaviria y Pablo de Rojas
  13. 18. Repartidos por la nave hay también retablos que son verdaderas obras de arte
  14. 20. y esculturas de gran valor.
  15. 21. La de San Francisco está atribuida a Pedro de Meena
  16. 22. Al pié de la nave se encuentra el coro
  17. 23. al que accedemos por una escalera anexa
  18. 26. Cerca, un gran salón con figuras del Niño Jesús
  19. 27. El comedor es muy amplio y cautiva su aire medieval y la sencillez del mobiliario y enseres
  20. 32. Volvemos al patio de nuevo para buscar la salida una vez realizada la visita
  21. 34. A pocos metros del monasterio, ya que forma parte del mismo entorno, se encuentra el palacio de Dar-Al-Horra al que vamos a visitar para rematar esta mañana de paseos por este barrio morisco tan cargado de historia.
  22. 35. Solo tenemos que cruzar un para de calles para llegar al palacio
  23. 37. Llegamos a una pequeña puerta de entrada que desemboca en un bonito jardín de paso
  24. 40. Este da acceso al patio central sobre el que gira la edificación
  25. 43. Este palacio está construido sobre los cimientos del destruido palacio de los Reyes Ziríes
  26. 44. Dar-Al-Horra significa “Casa de la Señora Honesta, en referencia a la madre del Rey Boabdil que vivió en él.
  27. 45. Ocupaba una considerable extensión
  28. 46. El monasterio de Santa Isabel y el Aljibe del Rey pertenecen también al mismo solar
  29. 47. No se conciben patios sin un estanque
  30. 49. Los techos de las plantas tienen laboriosos artesonados de madera
  31. 52. Subimos a visitar las plantas superiores y el mirador
  32. 62. Las vistas, realmente merecen la pena
  33. 66. Pueden observarse los restos de la antigua muralla
  34. 67. Damos por finalizado aquí el paseo, con la esperanza de que hayáis pasado una buena mañana. Ahora toca un poco de “tapeo” en alguno de los castizos bares de la zona, pero supongo que estaréis algo cansados, por lo que yo lo haré en vuestro nombre. ¡Un fuerte abrazo!

×