Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.
Upcoming SlideShare
Nano Sekunde1
Next
Download to read offline and view in fullscreen.

0

Share

Download to read offline

Metodología

Download to read offline

Related Books

Free with a 30 day trial from Scribd

See all

Related Audiobooks

Free with a 30 day trial from Scribd

See all
  • Be the first to like this

Metodología

  1. 1. El estudio va a seguir las líneas de un proyecto de cohorte, donde los pacientes serán niños de 0 a 12 meses que hayan acudido a alguno de los 5 hospitales en los que se plantea el estudio. A partir de ese momento, se comenzará un seguimiento de un año, en el que se someterá a los bebés a diferentes pruebas para analizar hasta qué punto el consumo de probióticos disminuye los cuadros de diarrea bacteriana y mejora el estado de la microflora intestinal. Para ello se han seleccionado 5 hospitales públicos de la provincia de Sevilla. Se escogerán 120 bebés de dichos hospitales hasta rellenar los grupos propuestos (el nº de bebés de cada hospital no está determinado, sino que serán incluidos en el estudio por orden de llegada hasta completar los grupos). Se establecen dos grupos principales: El primer grupo será el denominado control, compuesto por 60 bebés y el cuál, el requisito principal será la no incorporación de probióticos en su dieta. Tan sólo los provenientes de la leche materna. (Se debe aclarar que las madres estarán sometidos a un cierta restricción de alimentos ricos en probióticos) En esta grupo se hará una nueva división en dos subgrupos (uno donde se encontrarán los bebés de 0 a 6 meses, donde se da por hecho que la alimentación es exclusivamente a través de leche materna, y el otro que incluirá a aquellos que tengan entre 7 y 12 meses donde la dieta comienza a incluir algunos alimentos, siempre desprovistos de probióticos). El segundo grupo estará integrado por otros 60 bebés en cuya dieta estarán presentes los probióticos, ya sean por vía directa o indirecta. Se volverá a subdividir en dos subgrupos al igual que en el grupo control, bebés de 0 a 6 meses con dieta exclusiva proveniente de lactancia ( en este caso las madres tienen incluida en sus dietas probióticos además de un suplemento de éstos), y el otro subgrupo donde además de la lactancia la dieta será rica en probióticos. Seinstaurarán a lo largo del año de seguimiento, una serie de visitas a las que el paciente deberá acudir para proceder a la realización de las pruebas planteadas a continuación. Por un parte se realizará un análisis macroscópico para determinar la consistencia de las heces, además el análisis microbiológico de éstas para detectar la presencia de algún microorganismo (los más comunes son shigella, clostridiumdifficile, Escherichiacoli, Salmonella enteritidis, Campylobacter. Pueden darse por contacto directo con los alimentos contaminados o de forma indirecta como podría ser la ingestión por parte de la madre). En forma paralela se procede al análisis de la microflora intestinal en busca de una disbiosiso alteración de ésta y sus diferentes grados de afectación. Para ello se utilizarán las siguientes técnicas:
  2. 2. A. Test de metabolitos orgánicos en orina: Consiste en identificar y cuantificar una serie de moléculas producidas por el metabolismo bacteriano, que no sean producidas por el metabolismo humano ni modificadas por su sistema enzimático y que, además, sean eliminadas a través de la orina y de tamaño muy diferente: la lactulosa y el manitol. Así pues, en función de los metabolitos detectados se en este test se distinguirá la presencia de unos u otros microorganismos patógenos.Una vez cuantificadas las moléculas en la muestra de orina se considera que:En caso de obtenerse unos niveles de las dos moléculas considerados normales se entiende que la mucosa intestinal tiene una permeabilidad normal.Esta técnica proporciona indicaciones precisas en cuanto a la proliferación a nivel intestinal. B. Test hidrógeno espirado: El principio del test de hidrógeno espirado es la administración de un carbohidrato (lactulosa, d-xilosa, glucosa), que al ser degradado por las bacterias produce un aumento de los niveles de hidrógeno espirado en pacientes con sobrecrecimiento bacteriano intestinal (SBI). La producción de hidrógeno es un fenómeno normal en todos los sujetos.Además, estudios han descrito que 15-27% de los sujetos sanos poseen flora no productora de hidrógeno; por tanto, mediciones aisladas de hidrógeno pueden subestimar los resultados positivos36. Como hidrógeno y metano son productos finales del metabolismo de las bacterias anaeróbicas en el intestino, la medición de metano puede proveer información útil en este grupo. A día de hoy no se utiliza tanto, debido a que se ha descrito una dudosa especificidad debido a la exstencia de flora o productora de hidrógeno. C. El test de C14-d-xilosa parece tener mejor sensibilidad y especificidad en el diagnóstico del SBI, ya que es predominantemente catabolizada por bacterias Gram (-), siendo así excelente sustrato para el diagnóstico del SBI. Resultados esperados: Los niños a los que se les suministraron probióticos presentan menos días padeciendo diarrea, así como, menor número de deposiciones los días que tenían diarrea, en comparación con el grupo control. Por otra parte, el grupo de edad con mayor riesgo a sufrir síntomas de diarrea son los bebés menores de 3 meses, tanto grupo de estudio como grupo control. Tuvieron una incidencia mayor de diarrea y vómitos que los demás grupos de edades. Esto puede atribuirse a que su sistema inmune no está maduro. A partir de los 6 meses, que es cuando se les empieza a introducir alimentación complementaria, se observa que los niños del grupo de estudio sufren aún menos episodios de diarrea, en contra de los niños del grupo control, ya que los probióticos introducidos en dicha alimentación se suman a los que llevan
  3. 3. recibiendo desde que nacieron por la leche materna. En el grupo control se observa una remisión de la diarrea, producida por la administración de probióticos en la alimentación complementaria. Sin embargo, se notifican ciertos casos en los que la alimentación complementaria aumenta los episodios de diarrea, producidos por mala digestión o intolerancias a ciertos alimentos. Aunque algunos estudios han evaluado y descrito el efecto de los probióticos en el tratamiento y evolución de enfermedades gastrointestinales, los resultados en SBI todavía no son concluyentes. Con el estudio se pretende determinar hasta qué punto el consumo de probióticos sería beneficioso en la mejoría de la microflora intestinal y a reducción de los cuadros de diarreas bacterianas. Sobrecrecimiento bacteriano intestinal Rodrigo Quera P1,2 , Eamonn MM Quigley3 , Ana María Madrid S1 . 1 Sección de Gastroenterología, Departamento de Medicina, Hospital Clínico de la Universidad de Chile. 2 Servicio de Gastroenterología, Clínica Las Condes, Santiago de Chile. 3 Alimentary Pharmabiotic Centre, Department of Medicine Cork University Hospital. Cork, Irlanda. Revista médica de Chile versión impresa ISSN 0034-9887 Rev. méd. Chile v.133 n.11 Santiago nov. 2005 http://dx.doi.org/10.4067/S0034-98872005001100013 RevMéd Chile 2005; 133: 1361-1370

Views

Total views

234

On Slideshare

0

From embeds

0

Number of embeds

4

Actions

Downloads

1

Shares

0

Comments

0

Likes

0

×