Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

Prog Ed07 Ingridodgers

614 views

Published on

Creación literaria transmitida por el programa de radio www.voznochedealma.com, Mundo de Poesía, Tiempo de poemas que conduce los días martes Ingrid Odgers, escritora chilena.

  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Prog Ed07 Ingridodgers

  1. 1. Martes 13 de enero de 2009 Evangelina Arroyo - San Nicolás - Argentina Donde El Abismo no es este el vacío que rompemos cuando la siesta urge en compañía de fantasmas no caben dudas: el universo juega ajedrez con cada uno de nosotros mientras parimos tiempos de ternura en decadencia ninguna muerte se escribe porque sí donde el abismo de modo que podemos frecuentar una salida más allá de este vacío que otorgamos a fin de suprimir o alentar goteras en el cuerpo Elsa Tébere -Argentina De Agonías Y Delirios cactus en el desértico paisaje de las penas envueltas de agonía. tu boca de agua y estrella rompiendo los espejos de un pasado . recalcitrante arena en los pies descalzos de esa sílaba que esperan los silencios. ando por tu piel de náufrago olvidado, como hiedra sin pared, como aullido en el borde de la nada. luna pegada al ombligo de nuestros cielos, equidistante lunar en el blanco de tu arrojo. 1
  2. 2. perfecto encaje de las simetrías . el tiempo queda estático cuando se adhieren los sentidos, cuando el tren arrasa las vías del delirio, como una serpentina interminable. (c)elsa tébere Silvia Marcos - España Silencio I- silencio, maldito silencio, aturde, invade, abruma, ¿busco o me busca el silencio? sin posibilidades en mi amargura. silencio, maldito silencio, quiero evadirme y no perdona, no encuentro la salida en la penumbra. silencio, maldito silencio,… II – inocencia, juventud arrebatada, palabras y hechos inconfesables, secretos escondidos llevados al silencio. 2
  3. 3. pequeña, gran silencio es para ti la losa en tus entrañas, tras maltratos vividos, mata ya el silencio. ahora te toca a ti, pequeña. un silencio que no te corresponde. rompe el silencio,…abandona el silencio,… III – apostado en tu esclava cama, la presientes, la ves venir y no puedes hacer nada, silencio en tu habitación. buscas esperanza y fe, pero no hay palabras de consuelo, sólo silencio, sólo la espera… el temor que tenía ya ha venido, tocando tu puerta, tocando tu cuerpo en tu cama. Margot Del Castillo - Mulchén - Chile Besos Me duele la boca de tantos besos despiertos sin espera, 3
  4. 4. sin acantilados que los rueden a la desesperanza, como ríos y luciernagas corriendo en la piel, aterrizándome sin paracaídas en la tibia saciedad de los orgasmos. y allí viene la aurora, para dormirnos sin oscuridad y nos vuelque en vacios luminosos, nos abra espejos en la piel y nos cante una canción sin fin. hasta que de nuevo me duela la boca. Cuento infantil. Ivan Sanz -España Misifu Y Jose El Mago Érase una vez, un pelicano llamado Misifu que vivía en una jaula y estaba muy triste por no estar con su familia. Tenía un amiguito ratón llamado José que le llevaba peces pequeñitos para comer. José era un ratón mago y 4
  5. 5. misifu no lo sabia, al verlo triste José convirtió a Misifu en un ratón para que tuviera un amigo y se fueran de aventuras. Al salir de la jaula lo primero que vieron fue un arco iris y le gustaron sus colores, querían cruzarlos, pero José quiso llevarlo a su casa. Vivía en un árbol lleno de casitas pequeñitas donde vivían mas ratones. ese día dos ratones se casaban y tiraron fuegos artificiales. Misifu se asustó porque nunca lo había visto y todos los ratones se rieron de el. Misifu se puso a llorar y le pidió a su amigo José que volviera a convertirlo en pelícano otra vez. al verlo llorar José le convirtió con su magia en un pelicano. Pero ahora Misifu era libre y ya no vivía en una fea jaula. Iván Sanz De España. Tengo 5 añitos. Fernando Sabido Sánchez - Madrid, España El Amor Nunca Es Infinito Quiero que sepas que te elegí esclarecida entre el celaje de todos los caminos, más allá de la sangre que no supo latir en libertad, 5
  6. 6. desgranada y limpia entre los pétalos incoloros de la luna.. No espero que acudas a mis brazos para ahogar tu tiempo, ven con las horas felices o dolientes y escribiremos las pasiones sin palabras.. El amor nunca es infinito y a menudo es silencio, sin embargo, sobreviviremos a la ficción repudiando las fábulas. Cristian Lagos Lagos – Curaccautín- Sur de Chile Peso 1 peso de volcán herido hueso donde empolla la gallina de los huevos azules 2 árbol muerto endureciendo el velamen de los nervios para no olvidarse de mismo 3 llegaron las manos del hombre con un tropel de hormigas hambrientas 4 rasparon la carne hasta dejar el corazón desnudo 5 aplicaron la sierra y la velocidad de los motores y pulieron 6 vaciaron su pulpa como si estuvieran moldeando una vasija y de esta forma encontraron /las vértebras que lo sostenía ahora están desnudas y solas mirando los cerros donde a aun arde el horizonte 7 los piñones hierven hasta abrir el testamento de su cáscara 8 las cachañas nos dicen ahora: 6
  7. 7. en los mostradores de las ferias los anillos del picoyo tienen un silencio de metales oblicuos 9 un regocijo de muslos frotándose a la luz de sol 10 voy bajo la lluvia con los tuétanos colgando/ me persigue un látigo de polvo/ me persigue un horizonte consumiéndose en sí mismo 11 el mar 12 el mar 13 entrando en el costado del río como una puñalada transparente sacudiendo las hojas los árboles/ madurando junto al aullido de los troncos exiliados 14 mirabas la mar y sal te consumía los huesos con su fiebre 15 mirabas el mar y te ahogaba la voz un mudo estruendo de cañones 16 mirabas el mar y algo de ti caía a las suculentas fauces del pez-miedo: 17 horizonte consumiéndose 18 ojo de hacha vigilado quieto con su luz de cuervo rabioso amamantado tu garganta con su leche estéril 19 cada vez que cierro los ojos cruza en balsa a otros pastos donde la lluvia enciende todas las tarde el farol de las piedras 20 el paso de los trenes enciende la bujía de los huesos 21 los durmientes inflaman los pezones y la sal en los ojos se quema y oscila en la orilla donde estuvo alguna vez tu voz 22 aparecen las raíces que sostienen el árbol de mis venas 23 hoja delgada/ luminosa paisaje sin cerraduras/ sediento se deshoja en el techo de tu voz 7
  8. 8. 24 frente a la puerta de tu casa ordeño las ubres del crepúsculo/ una jarra se hunde en el mismo río donde bebes mi rostro/bajo un mismo cielo destrenzas un surco/una semilla /un látigo azul/un candado/ un ciclo de antorchas oxidadas/un cuenco de greda donde el aire entrega gritos trasparentes/un cielo que cae entre las hojas raspando y moviendo las aspas que mueven el molino de tus ojos 24 anoche estábamos bebiendo y cocinando carne en la parrilla del oxigeno/había luna y las nubes se abrían como una margarita en el corazón de enero/cuando de pronto algo pasó quemando el hueco de mi voz y extravié mis dedos/ pensé en Beatriz que era pan centeno/ catuto que es el pan de piedra/ pensé en los queltehues pastando las orillas del lago lacar 25 /entierro los dedos tanteado con cuidado las raíces del michay/ entre lo áspero de la corteza corre la lisura de unas vetas que se aplastan hasta entregarnos un separador de libro mudo y t transparente/ hojas delgadas que movía el viento en las arenas del lago lacar 26 recogí carbón y lo encendí/se abrió un pozo donde las vertientes crecen con las horas/el trigo ilumina las carretas y levanta la neblina de los cerros 27 hay algo más claro como un sueño surgido en las márgenes de un río? 28 los palillos del viento desatan las hilachas de los árboles 28 los gorriones taladran los huertos donde habita el germen de tus dedos 29 la noche cae tras las cortinas con un sonido de vasijas 30 qué hacías cuando mi voz era apenas un guijarro solo cuando en mis sienes golpeaban los martillos de viento cuando mi corazón era un aspa de madera? 31 los huesos blancos de olvido desaparecen ahora ebrio de nieve saludo la cornisa de los pájaros 32 el crepúsculo ha cuajado en los más violeta de los cardos apaleados cargos desangrados cardos 8
  9. 9. ante el viento inclinan la cabeza ante el viento inclinan la cabeza 33 los vuelos nupciales anudan los días que pasan lentamente atropellados 34 la totora recibe los círculos concéntricos del agua / y yo los golpes trasparentes del viento 35 algo tiembla entre las coyunturas del frío 36 los botes subyacen ante el miedo de perder el horizonte 37 el vaivén del fuego mueve lentamente nuestros huesos en la noche 38 entran y salen cisnes por la única ventana que es la niebla 39 los troncos guardan cantos funerarios 40 las agujas del reloj cuecen estos horizontes poblados de pájaros indecibles 41 la sal del agua petrifica la nieve en tus costados 42 masticas charqui de caballo 43 el oxigeno del frío enciende los techos y el humo 44 ensancha el sonido metálico del pájaro que ladea la cabeza y busca lombrices sobre un suelo incierto 45 crece entre las paredes un árbol el ave de las plumas enlutadas 46 el ave del pecho colorado 47 el ave de las goteras metálicas 48 el ave con sus huesos de flauta fabrica espasmos luminosos 49 fabrica tejuelas donde descaman sus aletas los pescados 50 fabrica hebras de aire movidas por las hojas del plenilunio 51 no sientes un llepo de culebras cuando llueve? 9
  10. 10. 52 creciéndome Voy en tu sangre cuando hay sangre 53 silbándome estoy cuando el viento silva por tus calles 54 hundo dedos en cenizas / unto con saliva tu frente 55 mastico en tu mesa piñones tostados y mastico charqui froto mis huesos en tus huesos como un trueno azul pasa un caballo por tu puerta no ves tu propia sombra movida por el fuego? 56 sacudiéndose esta el árbol de mis venas sosteniendo al pájaro veloz no sientes el ruido de la primavera? 57 floreciéndose está la flor de mi espíritu en sus cuernos de agua 58 bebo mi rostro en los ríos que pasan bajo un mismo cielo 59 se destrenza un surco una semilla púrpura un látigo azul un candado una puerta transparente donde ordeño 10
  11. 11. las ubres del crepúsculo. 60 yo era un ciclo de antorchas oxidadas un cuenco de greda donde el aire daba gritos trasparentes un cielo que caía entre las hojas raspando y moviendo el aspa de tus ojos 61 de un horizonte a otro cabalga el oxígeno quemando el hueco de mi voz extraviando el surco de mis dedos en sangre voy y estoy descalzo de palabras. escaso de pan centeno de catuto que es pan de piedras 62 los queltehues pastan las orillas del lago lacar. 63 una página con raíces de michay desata un temporal de olvido 64 masticas los pétalos descarados de una flecha y/ surgen en las márgenes de un río un cuenco de piedra/ un huso en el eje de los sueños/ tu voz/ en el girón de los barrancos mi corazón es un surco donde vienen los gorriones a picotear las migas de mi ayer 65 sale un humo degollado/ un húmero la luz de un hacha/ deshuesada cuelga en las escaparates de este pueblo 11
  12. 12. 66 golpean una tabla y la veta de los ríos deja un olor a bosque entre los párpados 67 el espantapájaros recibe los golpes del sol y se sacude con un ruido de vertiente seca 68 iba ese verano de 1994 de árbol en árbol recogiendo la semilla del pewén y ahora el viento enrollándose en tus nalgas / transparente enjambre de culebras que ahoga mi voz/ estoy en sangre y sangre voy / mudo de distancia y zarzas ardiendo sobre tus colinas Ricardo Espinaza – Concepción, Chile Poemas Del Libro quot;Antologíasquot; se fundió el personaje y su protagonaje el actor ya no interpreta más el otro-el mismo o el doble en el papel tal cual en el poema y documental sin reflejo por el suelo quebrado el espejo sangrando el ombligo pus cerebral vuelto en bolsa al mosquerío sin momificar ni entumecidas ni estupefactas restos vidriosos arrollando aluminio iluminado ligeramente falsos restos vidriosos falsamente tullidas reflexivas e inflectas 12
  13. 13. entumecidas i estupefactas arrollando obviedades como tripas de máscara a lengua y baba como tiempos volteados a espacio y estaciones he visto que me atan con un hilo de sangre podrida y podrido la voz a mi ombligo un nudo en la garganta que no soltó ni antes de amamantar el intestino y he visto a un perro y a un hombre y nos he visto por ahí en las pantallas de un flippero teatro dante o en el cine volta de dublín sin que tu mano se posara en mi hombro sin que el óbolo se posara en mi ojo en la estación sobran escenas como estas fotografías entre los espejos más allá de los solsticios, más allá del equinoccio una imagen que no se proyecta al infinito miles de fotografías en los diarios del mundo de rostros desconocidos en los papeles del mundo de rostros que nadie ve a diario rodando con el mundo de rostros que no son nos 13
  14. 14. las opiniones vertidas en este programa son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente el pensamiento del desocupado autor… entretenido en arreglarse las uñas (joyce) Der Blaue Reiter y utopía fue al veterinario roberto bolaño ca-ballito blan-co llévame de aquí llévame a mi pueblo don-de yo na-cí ca-ballito blan-co llévame de aquí llévame a mi pueblo don-de yo na-cí ---------------------- esotro potro estotro otro empotro más y en vano para nosotros-otros vosotros sois otro del relevo como un caballo en pena como una imagen o símbolo en pena 14
  15. 15. como una metáfora penándote la espera como una portada mirándote las venas como un herrero equivocado se reitera por dónde no anduvo la huella desta espuela larga y ondulada como una serpiente como la prolongación de la tercera pierna se arrastra larga y erecta entre los pasos perdidos de tu voz y tu alma de tu palabra, quizás de tu palabra viéronle pastar cardo y espina riza del pienso le viste pastar a la madera y buscabas tu nombre otra vez inscrito otra vez la huella que comiste y el naufragio tragando ocultamente tragando canallo de soslayo caballo vasallo vasallo batallo 15
  16. 16. papagayo gallo estallo rayo y pararrayo ensayo paraguayo callo y no hallo como porotos con mayo cayo del bacayo una acción un juego un dios sin un ni acción ni juego ni siquiera ni Breve Reseña Ricardo espinaza (concepción, 1981). Poeta y profesor de español. Realiza estudios de doctorado en literaturas latinoamericanas en la Universidad de Concepción. Felipe Ugalde –Chile Menta a lo lejos se oye la pequeña cascada como una mano que relaja de noche santuario 16
  17. 17. te oímos tantas veces eres la necesidad que pide la lírica menta húmeda para calmar y rezar. Arbusto de cien ramas de hojas que hablan el sol gran astro idolo de fuego desde su trinchera alumbra sin descanso para saciar su sed. 17
  18. 18. Bang sigue el doble haz de luz la tierra se hunde por las fronteras del hemiciclo te vieron los caballos sanearon las manos la hoja de ruta camina despacio el mañana comienza hoy. Brisa es la voz que habla viene de la montaña porque así esta escrito el sonido es un arbusto ayer en llamas tus pies fueron polvo hoy boca de lobo aullido en la noche ruido y sueño palabra desapercibida unico espanto. 18
  19. 19. Sed madre de todas las verdades comienzo del oscuro misterio me caes de arriba como gota dividida suena los dedos se acabo el hambre el tema no es “ser o no ser” si no ha-ser lo que hay que ha-ser haciéndolo como ahora. Breve Reseña Felipe Ugalde. Valparaíso.1976 publica los siguientes libros: Oceánica, poemas de ultramar, editorial la cáfila.2001 Torpederas $250 cementerio, colección sumergiendo.2005 Valparaíso cambio & fuera, colección sumergiendo.2005 Alta oración, ediciones suicidas.2008 Ha sido antologado en: Antología poética universitaria regional, ediciones ucv.2001 19
  20. 20. Señales en la piedra, balmaceda 1215 región de valparaíso.2003 Versos bohemios, editorial puerto alegre.2007 PAOLO ASTORGA REQUENA -PERÚ Afuera afuera sólo existe el estío. hay muchos rincones invisibles donde soñar hay mucha arena para llenar nuestros zapatos, y sólo hay un lecho un nombre que abandona nuestras bocas. afuera sólo silencio. viejos amores en cuclillas caminan dejando sus semillas y detrás de sus espaldas derriban las estatuas sin saber nunca que son ellos mismos los que hirieren sus ojos bajo la luz de un horizonte incomprendido. Óleo ven, acércate a mi rostro y empújalo lentamente hacia la pista. es de tarde y caminar por estas calles es desaparecer con la cornisa de mis ojos y sin saber cómo estallar en el más desolado silencio. La Voz De Las Dalias donde escapan las aves mi figura existe en un trozo de mañana inmortal sin sombra y entre hormigas invisibles recorriendo mi dorso desnudo. 20
  21. 21. la tristeza es mansa entre los tardíos parques bostezantes y las tablas de un puerto apartado de mi vientre que me llama susurrando una historia. La Matanza (Desde Un Mundo Subterráneo) Pero yo lo vi acurrucado entre cartones viejos y hediondas prendas rojas. él me miró siempre con su ojo izquierdo y un camino derribado crujió silvestres cantos de zampoña que iban cayendo por debajo de las piernas y la piel de una iguana enceguecida por el trigo. dos hombres temblaban cerca al pozo y una de sus mujeres miraba el cielo pálido mientras la luna turbulenta y celeste pregunta por sus cuerpos. ni una voz ni el bramar de un murmullo, derribados por el estupor de sus frentes sudorosas tocaron sus dedos y se ataron al olvido. Poema Para Desesperar En Una Avenida Inventar una voz que comience levemente sola y devuelva a la garra de un águila es hacer que mis párpados se cierren a la belleza de tus formas y sólo lea mi diario con una cruda mirada de resignación. nadie me dijo qué profundidad tenía el río donde nos ahogábamos alegremente sin dudar de nuestra inmortalidad. garabatos entre tus piernas y almíbar en tus labios, garabatos, tachadas palabras que se encuentran y se vuelven a encontrar en las muertes cotidianas de mi propia muerte desempleada. 21
  22. 22. Breve reseña: PAOLO MARIO ASTORGA REQUENA (Lima-Perú, 1987). Es estudiante de literatura – lengua española de la Universidad Enrique Guzmán y Valle quot;La cantutaquot;. Sus primeros poemas recogidos en libro aparecieron en una antología llamada: reflejos del alma. Es director y editor de la revista digital de creación literaria remolinos. ha publicado su primer libro de poesía anatomía de un vacío (editorial electrónica lulú 2006). ha editado vía web la i antología digital de poesía quot;la voz del mundoquot;, que reúne a más de 24 autores de diferentes partes del planeta. en el 2006 fue finalista del II Premio Internacional De Poesía quot;Desiderio Macías Silvaquot; y últimamente ganador segundo lugar del III Concurso Internacional quot;Revista Hybridoquot; modalidad poesía. Su trabajo creativo, se encuentra en revistas literarias tanto físicas como digitales. Música Marc Anthony Celine Dion Joan Manuel Serrat Pavarotti 22

×