Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

Poemasprogramaradioingridodgers Edicion0102

737 views

Published on

Poemas para programa de radio de Ingrid Odgers

Published in: Education
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Poemasprogramaradioingridodgers Edicion0102

  1. 1. CRISTIAN LAGOS TRONCOSO-Hualpén, CHILE CADAVERDE Contar el mismo signo de la luz, las amapolas, las cosas tristes que hay sobre la piel. Unos miserables amigos de tu cama, una etílica disposición de los navíos. Azul, rojo óptico, cadaverde, maniquíes de lava barriendo tejados, ojo mágico que lo ve todo, el todo color y el hielo, la absoluta misericordia para el que pierde y con el frío de una noche opaca, olvida todos los colores en la angustia. ESA MASA DE TI En algún lugar como luna, una pieza de metal en tus costillas. Algún lugar y avenidas y soles oscuros y complejos animales que componen esa masa de ti como melodía, sí, como si de alquimia se tratara. Esa masa de ti, ese, ese que es albino viento entumecido el alimento de toda vida ninguna. En algún lugar la luna, esa mitad de ti que somos todos, eso que habita en los violines eso, eso y el olor del color del fin. 1
  2. 2. 25 Un día a las dos de la tarde descendió por la Tercera Avenida. Paró donde se juntan las cuatro esquinas y, como si fuera la quinta esencia, tomo un bus que llevaba seis pasajeros. Los siete días de la semana los pasaba cesante. Ocho empleos inconclusos acabaron con su paciencia. Pensando que los nueve planetas giraban en su contra, maldijo 10 veces su maldito infortunio. Bajó cerca del metro y descendió los 11 escalones con tal parsimonia que parecía que se tardaría los doce meses del año en hacerlo. Era un martes trece y catorce grados indicaba el panel luminoso. Subió al elevador y descendió en el piso15. Cerca de la caja tomo el número dieciséis. Cuando ya llevaba 17 minutos de espera la secretaria anunció “Todas las personas mayores de 18 años deben esperar en la oficina 19”. El, por supuesto, con sus veinte años se dirigió con desgano. Estamos en el siglo XXI –pensó- y aún no se acaban las filas. Completó el formulario 22 con la paciencia de Juan XXIII. Le informaron que, dentro de 24 horas recibiría el cheque y así, algo más contento, pensó en los mendrugos que podría comer el día de navidad. Mariela Isabel Ríos Ruiz-Tagle –Santiago, Chile CALAVERAS DESLUMBRANTES A pleno día, a pleno sol, incluso bajo la luna, caminan orgullosas en su efímera luz Preocupadas de lo incierto y en lo incierto conviven impertérritas, sin lágrimas trémulas Calaveras traslúcidas, sucias, mágicas, putrefactas, etéreas, caminantes, desplazadas, Abrazadas, amadas, despreciadas, calaveras tan sólo calaveras que deslumbran la mirada, El tacto, la cintura, el microbús, las carreteras, los cables, el fax, todos transportan calaveras El infinito se desploma renaciendo como larva El amanecer es un estandarte enarbolado por una calavera y el atardecer su espada ciega En la noche danzan locas bajo la luna, como amantes desbocados hacia el acantilado Una a una se someten, al fin y al cabo son calaveras cubiertas de piel roja Con sombras blancas como rayos invisibles Calavera arbórea, disfrazada de flores Calavera marina, casi alga, casi pez Calavera pétrea, en museos y cementerios 2
  3. 3. Calavera animal con garras, fauces y rugidos Calavera insecto que vuela, repta y teje Calavera sideral, hombres, aliens y clones infinitos Calaveras rockeras que dreamean en electro activo Calaveras suaves de un solo día Calaveras revolucionarias que cambian las estaciones Calaveras llorosas que se despiden entre ellas Calavera graffiti en la pared desteñida y triste Calaveras reyes, princesas, esclavos y súbditos Calaveras dioses en la tierra de las nubes Calaveras virtuales con telarañas en los ojos del software Yo te escribo, calavera deslumbrante, mientras Hamlet vestido de novio, espera morir. Mariela Isabel Ríos Ruiz-Tagle Santiago de Chile.2006 LUCES A LO LEJOS Volver de la oscuridad, los ojos se tornan visibles Las manos acarician la luz de la tarde insomne Sin piernas camino sobre el agua y vuelo Sin piernas vuelo sobre el agua y camino El agua vuela en el camino El camino sin piernas Vuela Camina Vuelvo de la luz y pierdo el camino Los ojos se tornan invisibles Las manos despiertan en la mañana, escondidas 3
  4. 4. Sin piernas vuelo sobre el camino de agua La luz se desparrama entre mis dedos 2008 LUNAS CLANDESTINAS La mañana me abraza piadosa y descubro que he soñado, Que perdí la libertad en los recodos de tu cuerpo, Que tejí de ilusiones la noche que nos amamos, Que me abracé a tus piernas canturreando atardeceres, Que deslumbré los ecos con mis murmullos, Que no eras mío y nunca lo serás, aunque lo fuiste, herido, De placer, de dudas, de lamentos, mientras el tango auscultaba, Mis oídos y tus brazos danzaban en la cama cubriendo los sexos, Como látigos invisibles los susurros y el whisky y el cigarro, La puerta cerrada me indica que no estás y el estallido, De realidad incierta me encierra en laberintos y encarcela, No hay certeza que el sol me alumbre el rostro y respiro, Siento alivio al palpar mis piernas y espero que corran, Hacia la luz que comienza a invadir lentamente el territorio, Aunque sin destino, la vida nos convierte en lunas clandestinas. ENTREMUROS En los puertos tejes tus cuchillos de espuma. En la luz que se enamora cuando fallece la luna. En los lastimados adoquines de cités santiaguinos. En la blanca sangre de las vírgenes de oscuros días. En las arenas del cielo recostadas sobre el invierno. En las constelaciones que te guiaron del sueño al paraíso. Renace la belleza con tu silencioso 4
  5. 5. juramento de sirena en la vida. Vida de muerte Vida de amor Vida de ausencia en la vida. Vida de noche Vida de día Vida de mundos girando sobre el eje de las vidas. Maga de los astros y los desiertos. Invisible transeúnte del cosmos. Eleva tu voz entre muros de soles subterráneos. Navega sobre los cristales del amor ausente. AMOR DISTANTE Una cruz en las oficinas del cosmos, un lirio disfrazado de estrella, un pequeño fantasma en los faroles. No deseas ser un eclipse peregrino, sin bandoneones inmolados en las esquinas, sin las tonalidades del universo de Vincent, sin la palabra del profeta boreal, observas tu camino de molinos infinitos. Excalibur te escolta vigilando el horizonte. No crecerás a la vida sin el amor distante, despertarán los que te amaron en silencio en la conciencia rebelde de los vientos. Te entrelazas al amor y sus cantos, amor de tarde, amor tardío, amor de adultos sobre el hielo, amor final en la autopista, amor de cadenas que desgarran, 5
  6. 6. amor de amantes asustados, amor de personas ausentes, amor de tiempo en tiempo, amor de virgen sempiterna, amor de valquiria melancólica, amor de multitud quebrada, amor de cuerpo, amor de cielo. Virgen azul que aguardas en soledad el desfallecer de los tiempos. 2002 Karina García Albadiz -Valparaíso, 1969 UN MEJOR TRAJE Pensar que no tengo un mejor traje 6
  7. 7. para afrontar esos coqueteos con la muerte sólo puedo entender las ramas de los árboles des-hojados que dicen este duro invierno de plaza Para mí el cielo dicta trascendencia “azul, azul inmensidad” verso de una poeta que decía jamás escribiría. Sólo tengo una blusa formal y un pantalón sin manchas cuya delgadez resiste ante la persistente lluvia Por supuesto que no tengo lo que se dice un traje sólo un montón de ropa regalada y una rotunda vida que no alcanza para un yo peregrino de milenios Eso somos un signo del más allá una imagen aproximativa de la trascendencia si de pronto desapareciéramos 7
  8. 8. el cielo lo llenaría todo no andaríamos en búsqueda ni diciendo te busqué, no te encontré y todavía sigo no seríamos este signo de interrogación esta fisura Una suerte de caldo de cultivo surtidor de variadas homologaciones donde la sexualidad es un signo particular de toda realidad viviente. QUIÉN Quién puede sacar de adentro una mesa unas sillas repartir pan para untarlo en la sopa detenerse a escuchar cómo el invierno es traído por un chaparrón de pataleos de palomas en el techo. convertir esta casa en un tren con rendijas sin pedestales a la misma altura mirarnos compartir la comida 8
  9. 9. Cuando el sueño golpea en la estación a la realidad no le queda otra que retroceder: así golpea este corazón que prefiere morir a cambiar por eso está muriendo Quién puede transformar el jardín en bosque y sentarse a tomar té con los pies colgando en las alturas detenerse a escuchar como hablan las raíces cómo la primavera es traída por las flores del aromo en la quebrada Quién puede sacar de adentro una mesa unas sillas LOS POSEÍDOS ENTRE LAS LILAS Que peligroso puede ser todo que peligrosa es una persona cuando salta y nos traiciona y después de eso ¿cómo seguimos? golpeados, tristes, quejándonos 9
  10. 10. Vallejos diría que este es un momento grave seguro hubiera cambiado sus últimos versos quizás sólo por reconfortarme no se hubiera atrevido a decir que el golpe peor es aquél que todavía no llega LA MUERTERA Todos llevamos un muerto dentro, lo adoptamos. Los heridos, Reinaldo Arenas Todos llevamos un ángel dentro nos adopta un cuerpo demandante sujeto despojado anónimo que observa nombra alucina con sorprendente paciencia se lava ese cuerpo la lluvia caliente deja su vientre rojo culpable la palabra sólo permite nombrar el pasado un leve movimiento le permite ocultarse en la luz y alzar la cabeza la muertera sabe que para mirar el sol hay que cerrar los ojos 10
  11. 11. entretejida por la ráfaga asoleada de paraíso señala que los heridos no sangran uno, dos, cuerpo muerto nido, nicho el vórtice del vértice al oler la figura la memoria ciega de ese cuerpo impreso sangrante EL CALLAR Me gusta el atardecer, me dices como un espacio confuso ante el evangelio de siempre Y presiento los grillos implicando el callar de los pájaros y ese olor a verano fundido que se aleja De pronto llueve, me dices miro al cielo y siento las últimas gotas besando interminablemente el camino Alan Muñoz Olivares -Talcahuano, 1977 CAMINO AL CIELO Michael Landon no lo piensa dos veces Y arremete decidido hacia su abúlico sentimiento de entrega El camino es al cielo, y él lo sabe Como todos también sabíamos al principio de esta historia 11
  12. 12. ¿Cuál historia?... No hay muerte que persista tanto en el recuerdo Ni ángel que la comulge dos veces. LOS PÁJAROS INVISIBLES Leonardo Da Vinci abre las jaulas de los pájaros invisibles Para consolar el espacio vacío de la memoria Abre su mente al despegue que nunca le fue revelado No debemos bajar los brazos Ni sentirnos derrotados a destiempo Ni menos sumirnos en la desesperación Sólo porque nuestra alma Nunca irá al cielo. (EXTRACTO DE COPULAR EN LA PALABRA) mI dESFACHATADA aLMA Francis Jammes dice que... para lo único que sirven las mujeres es para hacer la cama en las mañanas y deshacerla de noche, En verdad - contesta Baudelaire - 12
  13. 13. que a un poeta le convienen adolescentes o prostitutas - Es que un poeta ensaya vivir como hombre común y corriente - alega Teillier Entonces les concluyo a todos en sentencia mortal: Nombremos a las muertas para no pasarle avisos a las vivas porque a mí las vivas no me pasan avisos. ANÓNIMAS Entra una palabra en el bar, Bebe del trago que divisa en el mesón La etiqueta de la botella que guarda el elixir dice: ?Amor? Y estalla de felicidad al sentirse embriagada Habla de su vida cuando era una sílaba A otra que le viene a acompañar en la barra Conversan del uno y del ninguno Y el vaho de sus alientos Son oes que se confunden con el humo del cigarro Las palabras ya son íntimas Y deciden tutearse sin recelo Se toman del brazo para caminar por la ciudad Vigilan la noche que cae con gran detenimiento 13
  14. 14. Y resuelven inventar un hijo que las haga eternas Las palabras entran a un edificio para consumar su estrategia Adentro, una toma a la otra por la cintura La arroja a la cama y se revuelve con las sábanas Entonces sube a lo más alto de la habitación Para dejarse caer en los brazos de la otra El impacto es tan destructor Que quedan diseminadas vocales por el suelo Al amanecer se escucha llorar una palabrita Que apenas se distingue entre las palabras exhaustas Sus gritos de llanto Estremecen hasta la palabra más extensa Ha nacido una composición celeste Que nos ha dilatado la conciencia. Jaime Rodrigo Villanueva Donoso -Viña del Mar, 1978 Reflejada en un espejo No hay moral que resista Ni ley que sancione El delito imposible del reflejo de tu voz en mi espejo el rebote de tu blusa en el suelo las piedras blancas al interior de tu columna la temperatura de tu pelo el vhs de tu vida en el norte y el traspaso a dvd el baile de la falda verde con música cerrada tu salto cualitativo de aroma a sonido 14
  15. 15. la sombra del agua de un pez el miedo de la calma mirando escondido detrás de tu vaso de agua donde me juego toda la sed hecha pedazos por la luz que me llega desde la humedad a través de una puerta mal cerrada a propósito. Las veintisiete mujeres más hermosas del planeta (fragmento) Están en lugares estratégicamente muy mal ubicados, nadie se puede dar cuenta si son o no son, nunca andan juntas, no se les puede comparar entre sí, jamás han sido fotografiadas - por lo tanto quedas descartada – tampoco ha sido fácil para mi entregar estos datos, arriesgo un montón, aunque no tanto como ellas. Ellas andan por ahí de improviso, todas, sin excepción, han pasado por Chile. 15
  16. 16. Algunas, la mayoría, viven en Chile, a eso me refiero con “lugares estratégicamente muy mal ubicados” Pero si se analiza bien, todo eso es parte del proceso, si es que algún día salen y se muestran y se anuncian muchos dirán o pensarán lo cerca que les vieron, lo suave que se veían, lo inalcanzable que se sentían, y así no más va a ser, lo que es yo, conozco a tres de ellas y trato todos los días que no se arrepientan de haber puesto en mi las llaves de su secreto… si quieren pan, les llevo pan, porque ellas comen, trabajan, se cansan y se toman molestias. Mi inspiración eres tú Pero el que escribe soy yo. Así que nada de eso de Andarse subiendo por el chorro Con eso de que yo soy la musa, Yo soy una de las 27, Que derrito el fuego, que quemo la música emanada del corazón del corazón de la tierra, que bailaría en silencio porque la música ya me dejó, eso lo dejamos para después, y es que no he visto nada peor que esas veleidades tan poco sutiles. 16
  17. 17. Está bien, la ley te apoya, reconozco tu derecho a huelga y a sindicalizarte, aunque se que tus intenciones son mezquinas. Para ti no corre eso de arriba los pobres del mundo porque tu eres tu propio mundo y de pobre lo único que te va quedando soy yo. Mercado fatal Fuera de alcance, la nada. Nada que hacer por hoy Nada que comprar Todo fuera del alcance No se puede comprar nada, nada Muchos nos quedamos estáticos casi observando el mercado. Hoy han cerrado el mercado porque en su interior se ha cometido un crimen y nadie puede entrar. Colapso. Un niño muerto por un cajón de manzanas en la cabeza. Hoy han cerrado el mercado Nada que hacer por hoy Nada que comprar Todo fuera del alcance no se puede comprar nada, nada desenlace Fatal En el mercado. Luego de eso Todo vuelve Todo sube. Una manzana muerta por un cajón de niños en la cabeza. 17
  18. 18. E Después de la última página todavía verás en tus manos mi reflejo, mi sonido, ésta forma de vivir, los acontecimientos más intemporales y las cosas que se llenan de números, esas risitas de a pedacitos que se te salen y la fortaleza de tus palabras dibujadas sobre el aire frontal de la vida que caminas… A mi me pasó algo muy parecido. Notas después de pegarse un tiro Miraba por la ventana por si se acercaba otro día, pero lo que llegaba era otra noche de bodas malograda, un leve sonido de champañas en el vidrio quemado de las copas y una luz oscura que se hacía polvo se venía a la cara de la gente. El futuro tan parecido a la semana pasada y la semana pasada tan parecida a una manzana embarazada de sangre podrida sin morder. Entre las nueve y las diez de la noche Yo quería que amaneciera tarde Me encerraba en la idea de quedarme hecho piedra en un rincón del acontecimiento inevitable pero antes de tener tiempo para afirmarme en algo 18
  19. 19. ya estaba ahí peleando con este problema que significa salir a la calle doblemente asustando por lo falso y por lo triste de tener la razón en esperar el fracaso de los sueños que tuvo alguien igual a mí. Solamente hoy fui tan feliz entre nueve y diez de la noche cuando tocaba en mi guitarra una canción del viejo Salvatore. Ya es medio día y pasa el tiempo, pero no el dolor de cabeza Solamente ayer fui tan feliz entre nueve y diez de la noche cuando veía una película de hombres libres sin clases sociales. Los silencios bien guardados El árbol de las rabias y lo que hablamos ayer se parecen tanto a no haber dicho nada, la mala leche de tus sueños los silencios bien guardados Un siniestro amigo de lo amargo El horizonte a los costados El recuerdo de los recién inaugurados Unas ratas en los sombreros La niñez sin diccionario Hemos hablado de niños explotados de trabajadores asesinados Pero nadie ha perdido la cabeza 19
  20. 20. por perder la vida en una revolución De una vez y para siempre Los silencios bien guardados. Patricio Bruna - Valparaíso, 1959 Fragilidad Sume Fragilidad sume su cuerpo -un traje de fiesta aguarda- Y tras aquella vibración de mariposa el polvo De las esperas suelen escarbar; es un baño De oro viejo que recubre lo más ínfimo En el recuento; lo que fue tu leve gemido Del placer, un ave infiltrada, luego Algo más… parábola de las nocturnas horas para nadar Aleatorios, en definitiva hasta el despertar; lo más barato comprábamos Del supermercado, para desayunar e intentar llegar A fin de mes con las provisiones que no alcanzaban, si el sueldo era Escaso, para piruetas de un recreo; De todo esto, con esta carga, lo espinoso venía a ser cuando en lo insondable de tu abrazo Acaso las plumas que de ti, después, Pequeña ave de los días, volaban en Lo que tratabas de esconder: lo que excedía La piel: una desesperada Maniobra... que, claro, pudo mover a risa, Pero las costuras de ese plumaje tardío nos dejaron a la intemperie del querer, 20
  21. 21. Y más, en lo que el sarcasmo excedía en el gesto hacia el desaliento,… pero tú, Tu trataste -era tu convencimiento al maquillarte- Con tu espejito, al pesado ser de la responsabilidad de hacerlo ínfimo, De restarle importancia: quot;sólo un momento, espera por favor, Ya estoy listaquot;… quot;¿vamos?quot;. Y Lo que recorre el sudor, aún en el amable tramo de los saludos, Tú tu sonrisa siempre, aunque Te pudo delatar, lo que tratabas en público De decir con dignidad; y lo que coerciona Es una mano, la que va Al bolsillo por un par de monedas para pagarle al cartero -Que silbando acababa de llamar a la puerta-, Y esa mano ese pensamiento En lo que es uno desde su ámbito Frívolo: ha venido cercando En su mar de lo inducido Bordeando la costa Ajena del placer culpable En lo livianamente manifestable De un programa más de televisión, aviesamente Superficial, que irónico tironea Incómodo en esa mínima porción de ocio y soledad; Como si el tiempo libre hostigara En esa falsa opción a la manera más solemne 21
  22. 22. De tu credo,… y otra risa lo delata Cruzando desde el departamento contiguo; Golpetea esa ajena intimidad Al ritmo cárneo de su cabalgar Que se yergue revestida; runa, perfil Mágico de lo privado… esa indiscreta pared en su Levedad proyecta la inmensidad de tu silencio. Una inmovilidad desciende emboscada en el descanso Como vulgar divinidad al descampado De los horarios, tras aquella Vibración de mariposa: el polvo Del desgano Estatua de vidrio Pantalla estridente, infinito comercial Que desearías no ver más Superpuesto Al dialogo de un afecto, Al frágil beso de un cálido decir. Cuestión de Fe Como nunca, el calor que a todos empapaba, irradiaba A través de las pantallas y de las cáscaras plásticas De los computadores, exudaciones; En cada operador como interminables descargas, 22
  23. 23. Las sobre-exposiciones, configurábanse De tanto en tanto más permanentemente en degradadas apariciones, Que a ese paso -nunca se sabe Con la tolerancia que establece para cada aparato el fabricante-, De los recintos se hacían cada vez más y más Delatoramente espesas en su cínica apariencia: Allí... donde el virtual-espacio, Donde las artificiales relaciones En autómatas conexiones invadiendo la realidad la sobrepasaban, Los credos habían colapsado en caprichosas defunciones O simplemente habían sobrevivido En espectáculos indignos o sospechosamente aleatorios, Por decir lo menos. En ese otro entonces no hubo tiempo que perder, Pues ya en sus inicios -muchas eras antes del actual imperio- Las ancianas tejían y tejían frente a sus armarios descascarados Y sin lunas, en el desvencijo involucionaban el renacimiento De la libido, urdiendo el encierro De los éteres de la sana lujuria, Precisamente con las especies Más clericales del recato. Marcose pues -desde allá, hasta este actual trance-, con tinta reflectante Unos trazos en cruz, el sitio preciso En la oficina, sobre lo que había sido 23
  24. 24. Antiguamente el respiradero de una fábrica Subterránea de consoladores De tripa de cerdo, y de puñales de bronce Para sacrificios humanos. Inaudita ubicación Para las secretarias en su papel Del dictado y del decoro, pues coincidía Con el empotramiento actual de la taza Para deponer, pero precisa y exacta En lo intuido, más aún, para cualquier Médium que se estimara Como tal... En el extremo opuesto He ahí que se reencontraba el lugar. Y así se nos van las jornadas... Aludiéndonos sólo hasta en términos de días, Cualquiera mención de otra medida de tiempo más amplia Nos descompone y desorienta, Cualquiera de nosotros que oiga decir Que cargamos con milenios En esta vigilia, sencillamente sonreiría... y a otra cosa. Pero aún esperamos los allí convocados, con una taza De café sobre los escritorios Melancólicos; de cuando en cuando inventamos Después del último sorbo, En inveterados memorandos el despertarnos, o 24
  25. 25. Vamos al baño en remedos de ausencias... y Ante toda posible traición nuestra, De sucumbir en la amnesia; transamos genuflexiones, Frente al despropósito de aquella absurda señal Sobre la tapa del inodoro. Cuadrado Fugaz Al Gesto Hace una mañana más Ejercicio su muda evidencia, al vacío Caen boletos de micros Y más boletos, signada en ellos -vaciando los bolsillos De mi chaqueta- tramos precisos de vida… que también caen; y una espátula El gesto, que delata desmemoria, despega Sus posibles implicancias más sensibles adheridas a las entrañas, raspando Las consolidadas, las indivisibles, imágenes que no Amplío -asegura el comercial de tv el rendimiento-, algo que bien Podría rozar el estímulo erótico O el efecto ínfimo de una pena O un candor, por ejemplo, como reza La imagen repetitiva: como, Engullo una rosa; como, Engullo una rosa; esta flor descalzada del aplomo militante Del hacedor de textos verso a verso; verso a prosa, prosa a verso; Como, engullo su color: ¡exquisita! 25
  26. 26. Degusto su cadáver, cuando Aún no lo es -por supuesto-, pero, es que lo llevo, Este gustillo: a muerte El abstracto vuelo de la especie original tras cortadas sus verdaderas alas; Compromiso con los verdes -siendo políticamente correcto, digámoslo- Cogollos de los brotes de tus orgasmos; los saludo: Cuadrado, firme, talones juntos, enhiesto El tramo; para dictar la dura: resoplando Para nada inocente caballo de la sabana, Aunque algo viejo y un poco cansado -burlescamente a son de cumbia- Ronroneante todavía, a la inminencia del posible ajuste, El motor; al silabario tus dientes acariciadores transitando-me, a tus labios Modulando, succionancias, a mi eco consabido de alguna alargada quot;aaaaquot; u quot;ooooquot;, Toda esta rígida Espera, para morir fugaz el feliz reitero, blanca, Espesamente desangrado… al recuerdo; y he aquí Que nuevamente en el signo,… esto que en uno, perdido En la maraña de boletos a la basura se va. AVALPO Traspone el cuerpo Su menguante Ojo en rojo el sol Del viaje al gris del sepia 26
  27. 27. Allí donde siempre es noche En esa foto Te entrampó el recuerdo Valparaíso Te entrampó el recuerdo Valparaíso Porteños de tu diáspora Comemos de tu destiempo Comemos con tu ensalada Light de postales en colores Comemos abisal carne de inpescado Valparaíso Comemos abisal carne de inpescado Valparaíso Porteños de tu diáspora Bebemos de tu destiempo Al trago embotante de tu tinto noche Vino del silencio Valparaíso Vino del silencio Valparaíso Puerto que migras y transmigras De añejo en añejo tu cada aliento nuevo Pregón del despregón tu manida imagen lugar común De la lisa repetición artesanos baratos ¡Explotadores de la nostalgia Valparaíso! ¡Explotadores de la nostalgia Valparaíso! Vendiendo lo que resbala de la cáscara de tu tristeza Al dejando intacto el cárneo filón de lo que no se puede de ti Porque tu inasible no - se - seria Valparaíso Porque tu alma no - se - seria Valparaíso 27
  28. 28. Fantasma porteño este espacio Valparaíso Espacio fantasma este porteño Valparaíso Que va por dentro Valparaíso Que va por dentro Valparaíso. Valparaíso. PAMELA MEZA Tengo-No tengo- Tenía- ¿Tendré?....Tendré. No tengo idea sobre tu mundo interior. No tengo el más mínimo rastro de saber como van tus manos ¿aplaudiendo o manoseando barros? No tengo carnavales de besos celebrando las grandes caricias porque no han resbalado contentas por donde quisieran-tus piernas- No tengo tantos espectaculares atardeceres los soles se escondieron tras las lunas sin dar más brillo. No tengo calles en las que recuerde tan alegre tu compañía- más bien siempre la duda arropándonos en nuestras manos más bien los ojos siempre tiritando en donde fijar la vista y dejarla al amparo de otros.... más bien la mente siempre pensando qué estará bien y qué estará mal. No tengo tantos días en los que no te haya recordado, tranquila-calmada- no tengo muchos momentos en los que me hayas dejado cantando después de un momento a tu lado. No tengo estrellas del pasado a la que no le haya pedido un deseo a tu nombre... No tengo pileta que me haya faltado 28
  29. 29. sentarme sobre ella a esperarte. No tengo más velas de piratas para regalarme mas aventuras en que arriesgue mi pellejo para mantenerte conmigo. No tengo más estatuas que se queden a aconsejar ni a consola, emputecidas se han marchado a lugares más hermosos a amparar a seres humanos menos tontos... No tengo ya dos sombras que jueguen a bailar su último vals- juntos... No tengo ya más pilares que me aseguren que está bien lo que hago con vos... No tengo muchas razones más para continuar esta escritura a tu apellido, no tengo pieles que abriguen tu cuerpo, la han picoteado los cuervos a falta de un loco frenético por amar. Tengo a cunetas haciendo dedo hacia algún lugar más lejano, hacia donde no puedan esperarte. Tengo ecos multiplicándo sus sonidos a ruidos, tengo poesías que en tus oídos van y vienen- convertidas en noticias, en discrusos presidenciales- y pobres... desalojadas, pidiendo limosnas- y los virus accediendo más a tu mente y a tu piel_ tengo soledades por miles el amor y cupido en quiebra_ vagabundos. Tengo ganas de vinos- muchos y ahogos que quieren zambullirse en tragos amargos, tengo una autopista llena de piedras o más-rocas que seguir pateando. Tengo lápices de sobra, y letras de cariños que no saben a quien dirigirse. Tengo principios y fines de historias, los desarrollos un desastres, ni para diplomás de mención honrosa les da. Tengo albergues cerrados. Tengo recorridos pateados y polvorientos de un pasado, tengo la escoba barriendo todo de un soplido, y vuelve el viento a colapsar el cemento de barro... el solo yo que le camine encima no vale la pena mantenerlo limpio. Tengo frases que se encantan solas, tengo un mundo de regalos para darle a cualquiera, 29
  30. 30. pero tengo a un solo hombre al que creí entregarle aquello... Tengo cuellos dislocados alrededor y pupilas dilatadas, abrazos de amores quebrados, todo abyecto. Tenía esperanzas sobre ti. Tenía pequeños sueños de que volvieras aquí. Bien. Tenía grandes ansias de no volver a perderte otra vez. Tendré mañana millones de gentuzas tomándome las manos, tendré mañana escándalos en los párrafos sobre los humanos. Tendré pasado mañana alguien a mi lado que pueda hundirme bajo tierra a sus cortezas y elevarse conmigo a universos perdidos y fugados sin hierbas ni tragos... sin juzgar sin malinterpretar sin vacíos sin dolor sin incomodidades sin ugidas sin demonios sin sustos sin etiquetas sin raíces cortas sin silencios sin guerras sin golpes sin insultos sin preámbulos en las ideas sin negras nubes sin necesidades de un gemido sin que la úica razón de estar conmigo sea para ternerme sobre camas y sábanas sin porquerías sin falsificaciones sin mentiras sin nieblas sin cuadras nefastas que quiera volver a repasar sin cinismo sin cobardías sin caprichos molestos sin rutinas sin lenguas partidas sin esperas a bandejas de oro y plata sin pensamientos que le sigan los perros falderos sin ceguera sin sordera sin rasguños sin carretas ... con sudores con ganas de dar la pelea con desafíos con sueños con lápiz con guitarras y varios con sonrisas y risas con temas con salsa en las caderas con ansiedades de volverme a ver con deseos de querer estar aquí con brújulas en las pupilas con gestos tiernos con preocupaciones si siento frío sobre mi espalda o mis dedos con esperas a sus pies descansando en varias piletas-horas- con imaginación sobre las nubes con valentía con destejos al oírnos felices con conciencia con inconciencia con dientes que mordisqueen por nervio con destreza como llegar a mi nervio con cupido a su lado alegre- acariciando nuestros cuerpos.... 30
  31. 31. Poeta. Se aburrieron El poeta confuso... estamos en guerra piensa todos contra todos y yo contra nadie. Se aburren. Nadie les es suficiente en sus vidas ni tampoco la propia. El poeta desconcertado, no opina, no dice- no habla, silencioso en su voz calladito se queda bajo la mesa hasta que otro venga a su lado... sentado, calladito. El poeta sumergido en las letras, la pena y la nostalgia lo obligan a darse la vuelta. Con un gorro medio caído, escondiéndo la mirada, concentrado que en su lápiz la tinta no agote sudor, que sea dulce en su negro color que nadie la discrimine por ser ella tan imperfecta... Y el poeta con sus manos y dedos alargados_ escondidas bajo papeles fieles hojas blancas y escritas, llenas de todo lo que no encuentras en cualquier corazón... ¡corazones regados por todos lados! pronuncian sus labios, ¡regados por encima de la belleza regados, envueltos y sacudidos por sus dueños. Tontos, les aburre el poeta... Recita- poeta- recita hasta incluso por debajo de tu tumba... JESUS SEPULVEDA UTOPÍA Figúrate que te despojan te dejan sin nada desnudo contra la primavera Figúrate que te ríes y abandonas el trabajo el domo la nada y descansas frente a la primavera Figúrate que te olvidas y desaprendes todo tu entrenamiento 31
  32. 32. que anadeas como pato entremedio del huerto Figúrate que no hay raza rencor remedio religión ni estado que los cristales que te separan del arte se trizan y borran lentamente Fíjate bien en lo que digo Figúrate que pierdes el miedo la lengua la anorexia que se acaban las armas el tedio la bulimia y abrazas a tu pareja que recoges el alimento de los árboles y cosechas el cultivo que te mantiene sano todo el invierno Figúrate ser libre sin número ni fronteras ni archivos que te despojan del peso y brotan tus ojos que abandonas el trabajo el domo la nada que desaprendes tu nombre y descansas tranquilo en medio del huerto YAGÉ para Álvaro Leiva Somos cristales ¿Qué somos? Perlas enlodadas que limpian la mente Residuo turbio del pedregal Perlas pedregosas que palpitan Turbulento río que entra por la boca y sale del cuerpo La serpiente alba es una estela en penumbra Siluetas de troncos y ramas en movimiento Al fondo las raíces acuáticas rozan con sus vellos el vuelo de gusanos rectos lanzados como flechas desde la oscuridad Culebrillas verdes y moradas La cuerda cobriza del cerebro se suelta como caja de música en silencio 32
  33. 33. Perlas sin habla cuyos tímpanos nítidos oyen el sibilante zumbido de las flechas ¿Qué somos? ¿Una luz inyectable que encandila un brinco fugaz visto de reojo la bolsa líquida donde balancearse y estirar los dedos? ¿O párpados abiertos que se vuelven a cerrar? Ver el tiempo como espejo infinito repetido en otro La misma imagen cúbicamente recortada por todos sus costados Beberse un río con fango e insectos Saltar del túnel al valle de las cosas claras donde brotan perlas con pupila Luz matinal La aparición de la corteza como lomo de lagarto El flujo incesante que contiene el pensamiento ¿Qué somos? Una cristalería de lujo que hay que limpiar Medardo Urbina – Concepción, Chile ROSAS ROJAS PARA TI Y salí presuroso, Mi rostro al viento, De cara al sol Abandoné las formas Y los modales. ¡ Qué más! Hoy fui a la florería Y elegí las más hermosas ¡flores rojas para ti! 33
  34. 34. ¡rosas rojas! ¡Para la mujer más maravillosa Y encantadora del mundo! Entonces tienen que ser rojas, ¡ Señor! Dijo el florista Y corrí hacia ti Con el corazón Reventando en un suspiro. MI PIEZA (Para Irene) Mi pieza , Irene, De rojas paredes Que mi padre pintó Como en un descuido Con lo que sobró Después de pintar el bote. Tu nombre la pintó De azúl, azúl , azúl De suave castaño, Tenue y dulce Como tu pelo O la risa suave De tu rostro de virgen. Y aquí y allá, Iba escribiendo tu nombre En las paredes de madera A la bailante luz de una vela. Mi pieza, La que tú no conociste En la que te soñé En noches de invierno Bajo el repiqueteo Implacable del viento Y la lluvia de las tormentas. Entonces…pensaba en ti. Y te abrazaba, Y me acurrucaba ¡ calentito! Bajo las frazadas Rudas y olorosas de Chiloé. Y entonces… Un dulce sueño Dormía yo junto a ti 34
  35. 35. En mi memoria de ilusión, Y un velo tenue de dulzura Borraba lentamente El fragor de la tormenta Y te besaba mil veces Antes de dormirme. INELIA Dime por favor Tú que eres su hermana ¿son aún rubios sus cabellos? ¿son sus ojos claros? ¿su mirada tierna? ¿es su piel como antes Con candor de rosas? ¿sonríe su rostro Con fulgor de estrellas? Dime…¡no demores! Dime…¿cómo es ella? Que ya de impaciencia Mi esperanza estalla ¡que el tiempo se esfume Para verla a ella! Dime si su pelo Se tiñe de aromas Como cuando el ulmo Brota en las montañas. Era melodiosa Su voz era hermosa Sus pupilas dulces Su mirar de diosa. Dime si es ahora La misma de antes Tímida un poquito ¡clavel de diamantes! Dime …¡ no demores! Tú que eres su hermana Si en las noches bellas Se acuerda de mi? 35
  36. 36. Como a mi me pasa Cuando el grillo canta, Cuando en las mañanas El rocío besa La piel de las rosas Sobre mi jardín… Dime…¡ no demores! ¿Es aún así?... PARA QUÉ LA POESÍA –OCTAVIO PAZ 1.-Dicen que la poesía es un trabajo estéril y no sirve para nada. Es una pérdida de tiempo en este mundo globalizante y amorfo, un desperdicio del intelecto, una entelequia espiritual mal retribuida. La poesía se emplea para aplacar las tormentas del alma, redimir a una mujer o un hombre o llenar el corazón de ese sentimiento llamado amor. Puede, en dosis bien servidas, alimentar el espíritu, asustar una soledad y alejar una tristeza. Sirve también para reflexionar acerca de si las piedras hablan o si la luna es medicina para el mal de amores. 2.-Por medio de la poesía podemos hacer hablar las flores y voltear el cielo de cabeza, cambiar la tarde de lugar. Es un buen recurso para transgredir la monotonía y curar el insomnio. Un simple verso trastoca el sentido de una palabra, de un enunciado. El verso es una transgresión del sentido común, un ahogado del poeta, un halo místico que impulsa los dedos, un flagelo al silencio. 3.-A través del verso el poeta reflexiona acerca de la vida de una mariposa, de la muerte de un minuto en las manos del tiempo. Por medio del trabajo refinado de la palabra se desdibuja el rostro de un recuerdo, la desventura de un te quiero en la boca del blasfemo. En fin, la poesía es útil de muchas maneras, pero sobre todo es instrumento para observarnos a nosotros mismos, como expresa el poeta y pintor chino Xingjian. Porque cuando se concentra la atención internamente surge la poesía y empieza la aventura emocional de la palabra. 4.-Octavio Paz afirma que la poesía no es una actividad mágica ni religiosa, no obstante el espíritu que la expresa, los medios de que se vale, su origen y su fin, muy bien pueden ser mágicos o religiosos. Mientras que en la religión lo sagrado cristaliza en el ruego, en la oración, en el éxtasis místico, en un diálogo o relación amorosa con el creador, el poeta lírico entabla un diálogo con el mundo; en ese diálogo hay dos situaciones extremas: una de soledad y otra de comunión. 36
  37. 37. 5.-¿Qué pretende el poeta cuando expresa su experiencia? Paz contesta: “La poesía ha dicho Rimbaud, quiere cambiar la vida. No piensa embellecerla como piensan los estetas y los literatos, ni hacerla más justa o buena, como sueñan los moralistas. Mediante la palabra, mediante la expresión de su experiencia, procura hacer sagrado al mundo; con la palabra consagra la experiencia de los hombres y las relaciones entre el hombre y el mundo, entre el hombre y la mujer, entre el hombre y su propia conciencia. No pretende hermosear, santificar o idealizar lo que toca, sino volverlo sagrado. Por eso no es moral o inmoral; justa o injusta; falsa o verdadera, hermosa o fea. Es simplemente poesía de soledad o de comunión. Porque la poesía que es un testimonio del éxtasis, del amor dichoso, también lo es de la desesperación. Y tanto como un ruego puede ser una blasfemia”. 6.-El poeta, agrega Paz, tiende a participar en lo absoluto, como el místico, y tiende a expresarlo, como la liturgia y la fiesta religiosa. Esta pretensión lo convierte en un ser peligroso, pues su actividad no beneficia a la sociedad; verdadero parásito, en lugar de atraer para ellas las fuerzas desconocidas que la religión organiza y reparte, las dispersa en una empresa estéril y antisocial. En la comunión el poeta descubre la fuerza secreta del mundo, esa fuerza que la religión intenta canalizar y utilizar, a través de la burocracia eclesiástica. Y el poeta no sólo la descubre y se hunde en ella: la muestra en toda su aterradora y violenta desnudez al resto de los hombres, latiendo en su palabra viva en ese extraño mecanismo de encantamiento que es la poesía. 7.-La poesía es la revelación de la inocencia que alienta en cada hombre en cada mujer y que todos podemos recobrar apenas el amor ilumina nuestros ojos y nos devuelve el asombro y la fertilidad. Su testimonio es la revelación de una experiencia en la que participan todos los hombres, oculta por la rutina y la diaria amargura. Los poetas han sido los primeros que han revelado que la eternidad y lo absoluto no están más allá de nuestros sentidos, sino en ellos mismos. Esta eternidad y esta reconciliación con el mundo se producen en el tiempo y dentro del tiempo, en nuestra vida mortal, porque la poesía y el amor no nos ofrecen la inmortalidad ni la salvación. Nietzche decía: “No la vida eterna, sino la eterna vivacidad: eso es lo que importa”. Luego entonces la función de la poesía, en un mundo vacío pero computarizado sirve de mucho y aunque no alivia, ni corrompe, purifica. No tiene más ideología que un alma y un espíritu en confrontación con todo lo que le rodea. El periodista Braulio Peralta, en el prólogo a una larga y de las últimas entrevistas a Octavio Paz sentencia: “Heraldos de sí mismos, los poetas viven un mundo aparte: mensajeros del destino, en los tiempos modernos, pocos, muy pocos los escuchan, los leen y atienden. Vivimos con los ojos abiertos pero ciegos ante las premoniciones que nos anuncian. ¿De qué sirve pensar y sentir si todo ello no ayuda a vivir más y mejor? El ser y la nada nos arrojan al vértigo de la ignorancia. Tendrá el poeta que gritar sus versos por teléfono, enviarlos por fax, a través de Internet, o leerlos por televisión? Hasta eso, en los tiempos actuales, le está vedado; nadie quiere oír verdades a fin de siglo. Eliot seguirá vivo para los mass media. 37
  38. 38. 8.-En tono de queja Peralta señala: “La poesía -la palabra del poeta- ha sido menospreciada en este siglo. Pero no ha muerto. Dicen que cada 50 años nace un poeta -poeta mayor, con ideas- en cualquier país. Poetas que defienden la poesía, porque los versos son inseparables de la defensa de la libertad. Sí: la poesía no se lee en los estadios. Pero no agoniza. En medio de la turbulencia del fin de siglo, algo queda: un puñado de hombres que describen el mundo con versos y prosa poética. Y para concluir, que mejor que esta definición de poesía, vertida por David Huerta Sharp as a razor blade Los poetas suelen declarar, En algún momento exaltado y profuso, Que la poesía es O debería ser, para ellos, tal o cual otra cosa. Yo no querría asumir el estilo de mi declaración Al de aquellas. Básteme pedirle Al curioso lector Que traduzca y entienda (“filo Para cortar el tiempo en dos pedazos De espejo, de sílaba o fuego, de ropaje Caliente o de hospitalaria desnudez”) La breve frase en inglés Que encabeza estas líneas. 38

×