Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

Poemas Radio Web Edicion03 Programade Ingrid Odgers

863 views

Published on

Poemas leidos en Programa de radio Difusión internacional

Published in: Education
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Poemas Radio Web Edicion03 Programade Ingrid Odgers

  1. 1. RADIO HTTP://VOZNOCHEDEALMA.COM- PROGRAMA TIEMPO DE POEMAS-INGRID ODGERS, CHILE MARTES 9 DE DICIEMBRE DE 2008 Entrevista al poeta Vicente García Huidobro (1939) LA POESÍA CONTEMPORÁNEA EMPIEZA EN MÍ - VICENTE HUIDOBRO ¿Cuál es su concepto de la poesía? Pienso que la poesía es la síntesis de todas las potencias creadoras del hombre. La poesía es la suprema construcción del espíritu humano y algo así como el símbolo de todas sus facultades, de todos sus anhelos y de todas sus energías. Sólo por medio de la poesía el hombre resuelve sus desequilibrios, creando un equilibrio mágico o tal vez un mayor desequilibrio. Aplastado por el cosmos, el hombre se yergue y lo desafía, el poeta desafía al universo. Por la poesía se iguala o supera al cosmos. La poesía es más infinita que el infinito, más cósmica que el cosmos. Hace muchos años yo respondí en otra entrevista ante una pregunta semejante a ésta: la poesía es la conquista del universo. Dar definiciones de la poesía es muy fácil y muy difícil; se pueden dar cientos y todas, en el fondo, son insuficientes. La poesía es revelación, es vida en esencia, es el universo que se pone de pie. En realidad, la poesía nos hace ver todo como nuevo, como recién nacido, porque ella es descubrimiento, iluminación del mundo. Cuando sentimos que nos salen alas en la garganta y que todo nuestro cuerpo tiembla, estamos en presencia de la poesía. La poesía da vida a la muerte y más vida a la vida. La poesía es la vida de la vida, por eso podemos decir que es el juego de la vida y de la muerte. Pero, en verdad, todas las definiciones son insuficientes y acaso una de las mejores sería decir que la poesía es aquello que queda fuera del alcance de toda definición. Lo que es evidente, es que la poesía no es una entretención inofensiva como creen muchos, ni es tampoco un compuesto de relaciones irracionales como han dicho otros. Lo que hay es que, la poesía tiene razones que la razón no conoce, tiene derecho a entrar en campos vedados, a construir su mundo con una lógica suya propia que no es la lógica habitual. Así su irracionalidad no es sino aparente. Ella es profundamente racional dentro de su razón de ser, de su íntima realidad. Sí la verdadera poesía contiene siempre en su esencia un sentido de rebelión, es porque ella es protesta contra los límites impuestos al hombre por el hombre mismo, y por la naturaleza. La poesía es la desesperación de nuestras limitaciones, la poesía tiene hambre de infinito, de absoluto, de eternidad. Aún el Poema que os aparece como más sereno o más risueño, está lleno de ansias contenidas. No os fiéis de él, en cualquier momento pueden estallar sus dinamitas disimuladas y haceros mil pedazos. 1
  2. 2. La poesía siente más que nada el destino del hombre, y cuando creéis que está cantando, ella está llorando la libertad que es el paraíso perdido o, mejor dicho, el paraíso nunca hallado del ser humano. Por otra parte, debo declararle que pensar en la poesía como una catástrofe de la razón, no me asusta ni asusta tampoco a la poesía. ¿Qué significación da Ud. a las viejas escuelas, la simbolista, el parnasianismo y el modernismo? Creo que todas las escuelas han sido buenas, porque han significado un proceso de la poesía en diversos caminos, han significado una agudización, un ahondamiento del sentido poético. Pero, naturalmente, lo más importante dentro de cada escuela ha sido el aporte de ciertos grandes poetas que por su propia grandeza salen más allá de sus escuelas, rebasan por todos lados. ¿Cuáles son, para Ud., los valores más altos que Ud. admira en esas escuelas pasadas? Baudelaire, Rimbaud, Lautréamont, Mallarmé, Jarry, Apollinaire. Pero si le he de decir verdad, prefiero los poetas de mi tiempo a casi todos los pasados. Para mí, la poesía que más me interesa comienza en mí generación y para hablar claro, le diré que empieza en mí. Esto no quiere decir que no admire a las grandes figuras de otros tiempos, les admiro y respeto mucho, pero prefiero a los míos, a los que están más cerca de mi pecho. 2
  3. 3. Poemas para Programa Radio Web Jorge Rodríguez – Honduras SUEÑOS Estas parada Al frente de la madera de tu casa… Se que en las noches De invierno El insomnio Es un cruel pez Que te sangra Viejas heridas / pero Quien nunca ha sentido gotear El techo de su casa No podrá entender El por que Después de la tormenta Te secas tu blanca cabellera O el porque Llenas el tendal De ropa mojada Quien ¡ nunca ¡ Correr el agua Hasta por debajo de la cama Ha sentido No podrá entender El lodo Que te hace zapatos Tu artritis Tus lamentos a media noche O tus naranjas peladas Quien ¡ nunca ¡ Ha pasado hambre No podrá entender El porque / estas delgada Y quien ¡ nunca ¡ A tenido sueños No podrá entender El porque / de la pintura En tus manos 3
  4. 4. Mujer ternura (lo más bello sobre la tierra siempre será la mujer sin la cual los hombres no valemos nada) Jorge RODRIGUEZ LAGOS con la gracia de las olas del instinto su compleja enredadera, en la boca de tus temblorosas y blancas y orgullosas abejas posa la magia de sus deseos cáliz de estrellas lumbre de mis manos mujer que la delicadeza siembras de la yema con tus dedos en los polvosos rincones de mi alma permíteme endulzar el café que llevo a mis labios con la sencillez de tus palabras abre puertas y ventanas observa como el iris del amanecer un enjambre es de oscuras distancias Puntos entre línea (O la unión de los deseos entre un hombre y una mujer) por Jorge RODRIGUEZ LAGOS la desnuda estrella de mis labios besa tu inquieto caracol marino tus manos clavas a mi piel confirmo que llegaremos juntos al cielo 4
  5. 5. y que juntos cruzaremos el abismo MUJER mitológica orquídea de la creación nuestros cuerpos se encuentran como un enjambre silencioso y cautivo Consumación del barro (o la espera suprema del afecto entre tu y yo) por Jorge RODRIGUEZ LAGOS busco en ti lo que en mi vida afectiva es ausencia me doblegan las sombras u del día por la ventana de un juramento tengo que ser fugitivo TU me hablas y mi mundo goza como un niño pequeño bebo la discreción en el girasol de tus palabras miro por sobre tus hombros... a depositar la noche llega en mis manos el universo en tus pechos y solo se... que tengo que seguir viviendo 5
  6. 6. Evangelina Arroyo - San Nicolás, Argentina EL QUE NO FUE huye de casa a las seis como siempre su mujer con vicios de loca -pero también de abeja reina- cruza de vereda porque nadie intenta decir buen día a pesar del sol y las barajas camina despacio hoy tendrá que romperse los ojos -pero el egoísmo, la espera- entonces para qué la filosofía de bolsillo la camisa dentro del pantalón o las frases de inútil cortesía un cretino a tiempo completo un fanático sin partituras nunca sabe el mantra la obstinación mediocre 6
  7. 7. nunca sabe la estrella de cualquier circo repetido BREAKING BLUES (*) digo viernes y no voy a llorarte en el mar hasta las uñas no voy a insistir con la tierra en los puños donde vibre y pasee el desvelo apagándose las formas no bailarán más muñecas en la hoguera voy a extirpar la madrugada en las esquinas las cosquillas y las flores en la cama pero es viernes y voy a llorarte cuando vea tu sonrisa en el patio por eso traigo el verano a cuestas del sexo: me quedo como ofelia muerta en el vaivén que fue tu desabrigo (*) QUEBRANDO EL BLUES 7
  8. 8. sábado 6 de diciembre de 2008 Roxana Heise Venthur -Concepción, Chile Sueños beodos Finalmente llegó; exhalando perfumes de fémina engreída desterrada del paraíso. Sus formas sinuosas, su cuerpo, toda ella, parecían esparcirse entre las paredes de la habitación, elevándolo hasta la cima de su espíritu hereje, para luego dejarlo caer, junto al fetiche oscuro de todos sus deseos. Habían pasado siglos desde el último encuentro, ameritaba un brindis; sólo aquel salud podía enmendar su tristeza. La miró fijamente a los ojos, luego se acercó; ella sintió derretirse ante la danza rimbombante de sus sentidos, ante el calor de esas manos y el balanceo de sus huellas dactilares que sin dejar de tocarla, la volvieron suspiro exhalado por la noche. Ella era más que el asombro, más que una boca trémula esperando por él; era la absolución de sus juergas paganas, una prueba irresoluta de eternidad, la concreción de sus sueños beodos y también el salvavidas de una existencia naufraga. Rendido a su abrazo, recordó que el vino envejeció de esperarla y algunas copas se quebraron al contacto del invierno, cuando nada parecía tener sentido, salvo caminar su soltería bajo la lluvia, ultrajando los gastados zapatos de empleado público, entre las callejuelas de algún barrio rojo, con la remota esperanza de encontrarla. Durante las noches concurría a un bodegón, para ahogar su fatídico destino en una caña de vino de última cosecha. Porque no era fácil soportar la humillación, de haberse convertido lentamente en un maldito chacal de la burocracia. Afortunadamente aquel caos terminó: el esfuerzo de años se vio compensado por su bello departamento de estilo minimalista, y aquel bar de bambú que ella tanto admiraba y que confería cierto estilo a su cuello de gacela. La miró pacientemente, intentando redescubrir cada una de sus formas, o capturarla tal vez en el fondo de su retina y dejarla para siempre prisionera de sus caprichos. Es que aún persistía el delirio de poseerla. Era tan bella, luminosa y burbujeante, pese a la frialdad que ardía en sus entrañas. Palpó agitadamente su suave contorno y descendió por sus flancos hasta sentir vértigo. Le resultaba inevitable admirar su imagen viril desde el fondo de su transparencia. Atrás quedó para siempre el dolor del olvido, la sed de esperarla. Ahora sólo bastaba un llamado telefónico al almacén de siempre, para que llegara en manos de algún dependiente. Había logrado el sueño de su vida: recibir en casa a la mejor cerveza. 8
  9. 9. viernes 5 de diciembre de 2008 ROLANDO REVAGLIATTI – Argentina Para mí (a Ángela Da Silva) Entré con dientes pero no con todo me quedé afuera un poco Yo nunca fui a la escuela yo realmente Nunca vendí diarios Cuando yo medio no existía yo era demasiado yo para mí solo. La raíz Ella se propuso incendiarme el camino contrastar la roca y el silencio bordear el horizonte con sus rulos y trinos desbrozar la soledad y el sol eléctrico Yo dispuse sus manos sobre toda la herida de mi látigo terco ahondé la claridad la oscuridad la decidida inicial de su cuerpo Ella se deslizó como la gota plena como una fiebre verde y bienvenida como un reloj de arena o como arena y extendida Yo sepulté la racha de la umbrosa constelación de pájaros y lenguas unté sus manos otra vez su rosa constituí en ausencia No se puede vivir con tanta muerte ni morir ni se sabe qué hacer con la sed y con el hambre donde ponemos la agonía algo 9
  10. 10. no cabe Otro pájaro (o el mismo) incrustó su pico en la única raíz. Evangelina Arroyo - Argentina CHOCOLATE AMARGO una visión del río que descuartice la memoria un fuego supremo como ángel en lugar de este barro mutilando mi centro el mantra universal de mi piel revuelta en chocolate amargo abre espejos que no pude ser avanza en cortejo hacia mis deseos me convierte en pierrot descalzo tendido bajo el sol de la muerte sin cruz/ sin regreso posible como un resabio de chocolate demasiado amargo en las entrañas del misterio viernes 5 de diciembre de 2008 Roxana Heise Venthur -Concepción, Chile El Nene El Nene no cesa de reír en la esquina de siempre, mientras golpea las horas al ritmo de las monedas que infatigables, claman misericordia desde el fondo de un tarro. Y pese a que la gente lo mira con resquemor, siempre logra su objetivo; cuando se inclina en todo su porte hacia adelante flectando aún más sus rodillas semianquilosadas, destacando su apariencia retorcida, la mirada al garete, la sonrisa babosa desviada hacia el hombro derecho que parece 10
  11. 11. succionarle parte del mentón, dejando al descubierto el impétigo gigante de su oreja izquierda. Pero a él nada parece importarle, salvo aquella esquina que lo acoge en su vientre de asfalto, como a un hijo convulso jugándose la vida, esperando que llegue la tarde junto con El Pulento y su clásica pregunta: ¿Cómo estamos Nene?, aún sabiendo que la respuesta es siempre la misma, pues El Nene se las gana a todos; ni Gotzila ni El Pirata, ni siquiera El Cortaíto recaudan tanto dinero y nadie hace la entrega como él; con la alegría torrencial de sus carcajadas que parecen amplificarse a lo largo de la calle, para sólo extinguirse, ante el “Buen chico” que pronuncia El Pulento, mientras le acaricia el cabello seboso para luego preguntarle: ¿Qué más tenemos amigo? Amigo, responde El Nene, mientras le entrega las monedas rezagadas en los bolsillos. Amigo, amigo, repite finalmente con las manos vacías. LA ÚLTIMA DE RON Ese rostro lóbrego y frío no me pertenece; es sólo una imagen robada a tu delirio, un fantasma extraído de algún libro de Allan Poe o un cielo kafkiano que anidó en tu retina. Me pones una copa, la última de ron, y dejo los manuscritos retozando en la mesa. Te marchas a la cocina o la alcoba, yo qué sé. Desde hace mucho tiempo precisas tu retiro y pareces extraviada en tu monólogo interior: que los años, la vida, esa perra indolente, las deudas, los hijos que llegan y se van. Luego apareces y lloras, eludes mi consuelo y evocas a tu madre, que tanto te lo advirtió. Ya no duele tu hermosa espalda esfumándose en el pasillo, otorgándole sentido a mi mansa soledad. Ahora bebo en secreto, degusto la última gota rezagada en el vaso que perfuma mi mano, mi mano de escritor. ¡Tanto morder el polvo y volverlo candilejas!, gritas a distancia por enésima vez. Tanto amasar los sueños sólo para no morir, agrego pacientemente, sin esperar algo más. No hay dinero, ni editores que valoren el talento. Nada queda en la copa, pero sí algo dentro de mí: es una sonrisa extraña, invisible exteriormente, encubierta por ese rostro lóbrego y frío percibido por tu alma, yerma de ensoñación. Roxana Heise Venthur -Concepción, Chile El lunar Este extraño lunar que crece y crece, piensa él cada mañana frente al espejo. No es que sea grande-grande, sin embargo, a él le parece que está cada vez más puntiagudo, que adquirió de pronto el carácter de una montaña, después de haber sido sólo un punto muerto en medio de la cara. Y no es que le preocupen las marcas en el rostro y esas tonterías, es sólo que él está consciente de la azarosa lucha por el sustento diario y de sus graves problemas económicos, protestos, piensa, mientras se rasca el lunar y le 11
  12. 12. mueve sutilmente la cúspide. Vendrán los acreedores, y lo coge de la base, incrustando levemente la uña de su índice derecho. Aquello del jefe fue una chambonada, mire que considerarlo incompetente, bueno, son cosas que pasan. Apoya su rostro sobre el espejo, el lunar no lo percibe y parece no existir, la humedad de su respiración empaña sus facciones, lo vuelve dúctil y etéreo como la nada. Piensa que esta vez todo acabó, que hoy recibirá el sobre azul, quizás sí, o quizás... Su esposa ignora la situación, sus hijos juegan a ser grandes en la habitación contigua mientras él se aleja del vidrio; su rostro está sudoroso, el lunar sigue allí, más grande aún, en verdad, piensa, esta vez ha crecido demasiado, su tamaño se ha vuelto cósmico, será mejor que lo extirpe. Nueva génesis Solía caminar desnudo sobre la arena, hasta que un viento fuerte azotó sus testículos. Entonces, decidió cubrirse para siempre. Espectro Te busco infructuosamente, payaso de mi ausencia, y aunque tu fantasma rondón me haga reír, no puedo evitar la nostalgia de tu abrazo y recorrer nuestro jardín tanto como las orquídeas lo permitan y los membrillos no amarguen mi garganta. Sé que estás allí: engarzado a un muro, cansado de contar chistes a las ventanas, mientras el sol ríe a carcajadas desde una primavera que no llega. Vuelvo a casa, recorro una a una las habitaciones y veo al infortunio poseer a la noche, hasta dejarla postrada sobre nuestro lecho. ¡Cómo pude perderte desde los brazos! Soy un alma en pena envuelta en tu recuerdo de águila solitaria volando al infinito. Y aunque regresas a casa cada tarde, me saludas con un beso que entumece mis huesos para luego sentarte frente a un televisor que te roba la imagen y me confirma que eres sólo un espectro, un bufón mercantil que olvidó su humor en la bolsa de valores, que acaricia su chequera con amor cenobita y me habla de U.F., U.T.M. y sepa Dios qué otra cosa fantasmagóricamente lejana, mientras yo deambulo, deambulo infructuosamente en busca de tu presencia. © Roxana IESE 12
  13. 13. Jueves 4 de diciembre de 2008 Mariela Rios Ruiz Tagle -Chile Todos mis muertos A mi madre, Adelita Ruiz-Tagle Parga (1913-2001) Todos mis muertos me aguardan Desconozco el espacio infinito de sus campos siderales Abrazarán con amor mi cuerpo sin alas Entre universos de soles ocultos navegan arcoiris Las constelaciones son ecos impertérritos La mirada de mi madre danza en los parques eternos ¿Podría besar sus ojos, madre mía? Abrazar su voz infinita sin sonidos terrenales Detrás de cada gota se expande un vacío de luna Volando como estrella de frente a su alegría Fundida,apretada, despierta, lúcida Desnude a los días, madre, como un ave misteriosa Todos mis muertos me aguardan Y yo aquí, prisionera de tiempos,sueño con su beso Tu voz azul A la memoria de la poeta Bárbara Délano Azócar La leve piel del día sobre el cielo tenue Se abre al paraíso como girasol alocado Y aparece tu voz con poco tiempo Para decirlo todo con gloria y penas Mis ojos ciegos se abren caminando Sobre hierbas azules como el agua Con los pies descalzos yo te observo Soberana y bella sobre el aire marino Fugaz Tu Cabello Estampa Sueños 13
  14. 14. Un sueño de los seres que dormitan Un sueño de guerreros y vencidos Un sueño de desaparecidos para siempre Un sueño de luchas y desiertos blancos Un sueño de la señora de la esquina Un sueño desterrado por la historia Un sueño de todos que sólo tú soñaste Un sueño el sol, la luna. las estrellas Infinita Voz Creadora Azul Valquiria Comunión Inmaculada vida que se transforma en paisajes sonoros De voces milenarias navegando entre idiomas babilónicos No espera vivir para morir, no espera morir para vivir Solamente un Dios le permite caminar en el mar Solamente un Dios la observa desde los cielos Solamente un Dios la enterrará en sus tierras En círculos infinitos se despliega desnuda Sin padres, hermanos, sin raíces: es aire Se funde y ríe sobre las arenas invisibles La madera silenciosa de los árboles la abraza Y se desliza por sus montañas verdes, infinita Sus alas de fuego son nubes desplegadas La luna entre sus manos acaricia el alma, vigilante. El sol aguarda al final de todos los universos Perdona a los pecadores porque ellos caminan ciegos Comulga, secreta y clandestina, con el día, con la noche Con el cosmos impertérrito, majestuoso y conmovido Por los parques de la tarde, una dama sin nombre, desaparece. 14
  15. 15. miércoles 3 de diciembre de 2008 Anthony D. Madrid-Dupuis - Francia-Venezuela Una historia cualquiera, en un bar cualquiera Acá estoy Con el estomago hecho trizas Una copa de vino en la mano derecha Mientras la izquierda sostiene el cigarrillo Que jure no fumar La nariz empolvada de blanco Mientras simulo un resfriado Vaya absurdo este mundo “de un modo sentimental” Profundo y exquisito El aliento... De sutil cuerpo de seda Profano y táctil Mientras se espesa el aire Con cada bocanada En cada roce de piel Con cada aspirada de vida En la humedad de tus labios Virginales al amor Tan promiscuos E ingenuos Vacías las orbitas Que procuran tus ojos Brillosos y pérfidos Del sabor de tu hiel… …Quiero sentir… …Solo sentir… …Sentir… Y dejar de sentir… 15
  16. 16. VAN-RA -Lota, Chile El Inocente Nosotras somos mujeres extraña pensaba Valeria. Sabíamos escuchar como un paño de lágrimas a todo animal en pena y odiar a coro. Acostumbrábamos tomar oncecita entre todos con una cucha pal té, y algo para el pan. A nadie del club le calza que él haya cometido los crímenes de esas mujeres. De hecho cada noche que bebíamos con él, nadie lo entusiasmó con sus cuentos de terror y de muerte; él bostezaba y callaba. Ser alguien muy importante no estaba en su libro. Era un pobre diablo que sufría una suerte de injusticia. Su semblante era de una timidez de luna llena. Mañana lo enterraremos junto a Alfonso Alcalde. Es una coincidencia aunque él sabía muy bien quien era Alfonso Alcalde. La madre de las víctimas asegura haberlo visto merodear el barrio días antes. Un vecino dijo en la prensa que él las acosaba y las chicas usaban estrategias para salir del edificio sin ser identificadas por él. Los cuerpos aparecen descuartizados. Las muchachas torturadas salvajemente. A él lo encontraron colgado de un árbol en el mismo sector donde encontraron a los cuerpos. El caso quedó cerrado. Nosotras lo acompañaremos en su funeral porque averiguamos que no tiene familia en Tomé. Pienso que alguna de nosotras le preguntará mentalmente porque lo hizo. Porqué se suicidó. Yo, piensa Valeria, le voy a comentar sin alevosía que ellas se lo merecían. Y que nos perdone por no haber advertido sobre sus amores imposibles. Que si lo hubiésemos imaginado, tal vez otro gallo cantaría. Alan Muñoz – Chile Ángeles Lloviendo a Cántaros NO CANTES VICTORIA No cantes victoria, ¡Oh Musa Victoriana! El cántico exótico de los mal paridos No cantes la gloria de esta sórdida promesa La geográfica siniestra del tercer mundo, del primero y del segundo Sangra, América, que se invoca por tu nombre 16
  17. 17. Canta una a una, la lluvia, sobre el manto gris de la noche Estas noches encima trasnochadas y jadeantes Canta una a una, las mañanas de carne propia, Gota a gota hasta que ya no tengan sentido los miles de gritos en las baldosas Hasta que ya no tenga sentido la posibilidad de ser libres Porque llorar es posible, Caer de lo alto es posible Precipitarse al pavimento es posible Y por que también es posible subir. Ahora puedes cantar, Victoria Tu canto fatal. CANTA, VICTORIA No más ángeles contemplativos dispuestos platónicamente sobre las plazas. Pasion in extremis, Ovidio resucitado Pon ojo, Platón, en la cornea de este cielo cóncavo Simulacros, puros simulacros nos vendemos simulacros en el borde de nuestra urgencia pero nos equivocábamos de grieta, Queridos Amigos huyamos de la luz para hacer show en los bares tomecinos hacer noche en el espectáculo al sur del mundo Discutir un poco de fútbol y cambiar la política del perro (Comamos mierda, ciudadanos) hablar de vírgenes y hacerlas carne hacerlas eufóricamente mujeres, hacerlas polvo. Salir a tientas con un cuerpo ensangrentado entre las manos Pero salir exquisitamente con un miedo de hombre. ¿DÓNDE ESTÁ LA TIERRA PARA ESTA AGUA DESBOCADA? Hubo que nombrarlos para hacerlos deleitables Hubo que esperar que cayeran para que regaran las flores de Baudelaire Esperar que decidieran bajar y que dieran bote la censura capital Con la urgencia de sus egos, esperar su regreso a esta tierra mojada bajo tierra. Sentar la belleza sobre las rodillas Injuriarla y morir de a tres como Jaime Gil de Biedma que murió tres veces ver la lluvia comulgar sábanas verticales, otra vez, como tarjeta de invitación. 17
  18. 18. CAÍDA LIBRE "y juntaron todas las alas y formaron bandadas de acero" Raúl Barrientos I Era el tiempo de los pájaros, el bautismo del aire El tiempo del diluvio y todos sus orgasmos La lluvia pegada al techo del infinito Como si las nubes trajeran hemorragias azules Ángeles sediciosos, desbordantes sobre La Ciudad Luz Sobra la Gran Vía Blanca newyorquina, Era el tiempo de humedecer los adoquines Con este aire tibio como caldera De pronto se incendió el cielo y estos ángeles fluviales Fueron arrojados con la furia de la tormenta Había llegado el día de los "tentados" celestes Las rutas aéreas colapsadas, las alas deltas Es así como las claves se perdieron Y se perdieron las luces, las alas, las estrellas Uno a uno los transeúntes cerrados de ojos Uno a uno agitando el vacío despliegue de sus alas La navegación salía de sus vías y la promesa Que era ya otra promesa y otro cielo, parió cuervos blancos. Y cayeron de látigo, de tumbo, de splash, lanzados Al borde del despeñadero, desparramados totalmente amnésicos por Sudamérica. II No quedan sino los restos trizados De los espejos platónicos del firmamento Hay que recobrar el aliento, los miles de pedazos esparcidos los sudores que se memorizan como segunda piel Acá el Reyno de la Carne en Marqueteo La trata de blancas y de falanges en veda Acá la montaña rusa con sus cicatrices de precipicio La Sudamérica personal, encendida 18
  19. 19. Como un dedo rojo apuntando al cielo Como si un pedazo de tierra estuviera en desacuerdo con Dios Nos invaden los aeroplanos celestes con sus sales de fuego lento Los amantes de los sudacas primigenios Los marinos que no vuelven del Mar Muerto A vuelo de pájaro diría que son caballos de ajedrez Montando sobre los charcos de su agua Espectros que buscan dónde pasar la noche Ángeles abriendo las ventanas de la Muerte, Ángeles suicidas. III Y fue noche aquella noche que bajaron En medio de la oscura caverna de este western cenagoso En medio de las callejuelas del tercer mundo En medio de la polución de fin de siglo Esta agua de sus cuerpos, esta atroz virginal de sus alcantarillas Amnésicos y encandilados, estrellas celestes del nirvana Dispuestos al show de este Reyno Paralelo Dispuestos al Bim Bam Bum de sus esqueletos Chile es una calle larga de dos pistas Una va al cielo, La otra al infierno Las cámaras, las luces de los reflectores Son el avisaje de su arribo. LOS ÁNGELES SE INSTALAN EN LA TIERRA PARALELA "we are all just prisoners here of own device" The Eagles En tiempos paralelos como esta tierra paralela, Como en las eras más remotas, Soñábamos con ángeles insomnes (si mal no recuerdo hubo que nombrarlos para hacerlos deleitables a fuerza de uno llegaron todos los cuervos blancos cayendo de látigo, de tumbo, de splash, lanzados al borde del barranco del fin del mundo, diseminados absolutamente amnésicos por esta tierra convexa) Esa es la versión de los hechos paralelos Ahora gimen las selvas vírgenes escandalosamente Con sus comparsas de reconquista En secuencias de a 24 gritos por segundo Tic tac entre sábanas tenebrosas Sobre la ciudad luz sobre la gran vía blanca paralela Los ángeles vagan inválidos de la cabeza 19
  20. 20. Vertidos como locos en el escenario del continente Secuaces de la angustia muda que no comprendemos A sabiendas del delito no comprendemos A sabiendas no comprendemos su llanto Estos locos no comunes, pero corrientes de agua desbocada Fijarán sus llantos sin marquesinas en los hoteles del hemisferio sur Porque buscan desesperadamente dónde pasar la noche Se arrastran hasta el Hotel California Se registran en el reflejo de sus sueños espectrales Y con los Eagles corean su retorno agorero: "Welcome to the Hotel California" Esta es la versión de los hechos paralelos Que tendrán su cause, como dijimos En otros tiempos paralelos de esta tierra paralela En las colinas del panteón Sudamericano. LOS ÁNGELES DISTORSIONADOS a Barbarazul - La tinta da vida, pero a la vez es carcelaria - Alegan al unísono los extranjeros y dementes Ángeles distorsionados para este paisaje de postal En el centro mismo donde se deja caer la espuma Viven los habitantes de esta ciudad conmocionada Bombardeados de luciérnagas y animales magníficos Se contonean en el silabario de su ciencia Son la energía luminosa contenida hasta el exterminio Especie de emblema de la cordura Veda para los locos, Quijotes peleando a muerte contra la gravedad Contra el magno magnetismo relativo de los polos - El contenido es el continente - resuelve Altazor Mientras deja caer su palabra como fuego Y su cuerpo se multiplican entre los cuerpos. AUREOLA A LOS CANDIDATOS AL REYNO PARALELO Los ángeles tienen la gracia mestiza, el crimen cuadrilongo (Si fuera ángel pecaría de desearlo, sería un extraño y me extrañarías) Sus destinos lo llevan bolsillo atrás del pantalón Porque hay monedas en la frente como en el mapa de tu geografía: Nos dormimos boca con boca, Nos inhalamos los pensamientos Brindo con el cántaro en la mano, A vuestra salud, Salmuera para las vírgenes de la lluvia. 20
  21. 21. LEYENDA CARDINAL DEL COLAPSO Pasa la voz, Angélica, que te están buscando en Narnia Que te están pillando Aún eres de Los Ángeles City, cierto? Con laureles de alto alcance entre serbios y soberbios ( la Concepción del Nuevo extremo) No me busques olor a incesto Con esa luz en tus ojos Esa lluvia intermitente en tus ojos Ese deseo de moldearme con tus pies. De pesadilla Recuerda que eres un ángel contra el pavimento (Chile es una calle larga de dos pistas) por uno que se levanta hay otro que cae, Miguel Ángel. Martes 2 de diciembre de 2008 Programa Noche de Poemas -martes 21 hrs. de Chile LA CERTEZA DEL ADIÓS. Evangelina Arroyo, san Nicolás -Argentina de un día a otro se muere y no sabe si la quisieron para puta o por las buenas no tiene la certeza del adiós y el pañuelo apolillado lo almacena en el borde de su cara o –por si acaso - en el estante de arriba no sea que la instiguen al averno hay otra manera de llamar las cosas: redimirse, en última instancia 21
  22. 22. no sería el problema pero si le auguran naufragios entonces la cuestión depende de las margaritas/ el vino y del “me quiere mucho poquito y nada” a veces le condenan madrigales otras tantas, el néctar es igual a esclavitud la certeza del adiós la tiene sin cuidado E.M.A. CUERPO EN AGUA lo vi tan desamparado aquella noche me pareció que habitaba un jardín de fresias o el sueño de una paloma en madrugada que vigila y canta al menos tuvo una descarga de tiempo en las entrañas un reloj incompleto y visceral para despojarse 22
  23. 23. el frescor de su cuerpo entre dos aguas tejiendo -como si no respirara- la telaraña del placer E.M.A. lunes 1 de diciembre de 2008 Poesías extraídas del poemario titulado “EL SOL DEL CORAZÓN” de Juan Fran Núñez Parreño. Beber y vivir de ti Y con mis ojos te admiraré y admiraré tus ojos hasta que me inunde de tu brillo y ya sólo beba y ya sólo viva de tu luz. Y con mis manos te sentiré y sentiré tus manos hasta que me inunde de tu calor y ya sólo beba y ya sólo viva de tu abrigo. Y con mi lengua te recorreré y recorreré tu lengua hasta que me inunde de tu saliva y ya sólo beba y ya sólo viva de tu agua. 23
  24. 24. Si te vas... Cuando aún no había Sol tú ya eras luz, cuando todo era silencio tú ya eras risa, no había tierra ni agua y ya eras oro y vino. Llegaron los labios y la mirada y tú ya eras beso y cuerpo. Apareciste tú y nació el amor. Si te vas se irán las estrellas y el Sol y ya no habrá noches ni amaneceres para el amor. Si te vas se irá el mar y el viento y ya no habrá playas ni otoños para el amor. Si te vas se irán las flores y los corazones y ya no habrá perfumes ni latidos para el amor. Si te vas se irá la música y la miel y ya no habrá canciones ni dulces para el amor. Si te vas ya nunca habrá amor. 24
  25. 25. Pase lo que pase Pase lo que pase siempre te amaré, aunque se apague el Sol y venga la oscuridad infinita, aunque la Tierra sea un desierto de hielo o un mar de arena, aunque no quede pan ni agua ni casas para vivir, pase lo que pase siempre te amaré, aunque estemos lejos en los polos opuestos del Universo, aunque mis sentidos queden ciegos y ya no te pueda sentir, aunque no me quieras y me odies y me mates, aunque me muera y deje de ser, pase lo que pase siempre te amaré, aunque nunca hubieses existido y nunca te hubiese conocido te habría amado siempre y siempre te amaré pase lo que pase por que mi amor por ti es eterno. Sal del Sol Sal del Sol, la sal salió, llevabas la llave de la lluvia y llovió, palpa la pulpa del papel, clávame el clavel, baja ya abajo, yo bajé tan bajo... bajo el debajo, calma mi culpa, calma mi alma, palpa mi alma, yo ahora lloro. Te amo mi ama, ámame a mí ya mismo, ámame aquí, ámame más, mímame más, 25
  26. 26. mírame más, te amo mi llama, llámame más, lléname más, lámeme sin lema, rémame sin remos, te amo alma mía. Selección de Poesías del libro “LATIDOS DE PAPEL” de Juan Fran Núñez Parreño La Mar, se seguirá moviendo. TODO Y NADA “Pase Lo Que Pase” No pides nada pero lo mereces todo, y aunque te diera todo sería como darte nada porque tú mereces más. Mil veces te daría todo y mil veces sería darte nada, todo de todo sería nada de nada. Darte todo es nada para ti porque tú mereces más. De nada haces todo y de todo haces mucho más, pero con todo aún es nada porque tú mereces más. Y si un día yo tuviera un poco de ti, tan sólo un poco, tan poco que casi fuera nada, para mí sería tenerlo todo porque yo soy nada y tú lo eres todo. Desde la nada que soy te quiero más que a todo lo que más quiero. 26
  27. 27. TRÁEME Tráeme unos labios para besar, besaré donde tú pises, lo haré, y gritaré “te quiero”, lo diré si me traes la voz para gritar. Tráeme unas manos para tocar, tocaré donde toques, y podré tocarte. Sólo a ti te miraré si me traes ojos para mirar. Tráeme un corazón para sentir y sentir contigo y sentirte a ti. Tráeme una vida para vivir, sólo viviré por y para ti. Ven, por favor ven, tienes que venir con lo que más quiero: tráeme a ti. Francisco Jesús Muñoz Soler - Málaga DESDE LA MÁGICA UNIDAD DE MI VIDA Desde la mágica unidad de mi vida rebosante de la fragilidad que le es propia me aglutino e intento conocer el sentido de mi fugaz existencia, la que ha preñado de principios y objetivos para intentar no deberme nada cuando la gran aliada de la naturaleza me reclame para ejecutar su motivo dar fin a todo lo nacido, pero mientras esa inevitable cita no me alcance sigo construyendo el camino de mi destino 27
  28. 28. drenándolo con amor, afirmándolo con razones y despejando su libertad de salteadores, en esa tarea estoy, que sea capaz de conseguirlo se sabrá en el menos esperado de mis momentos, ahora sigo abierto al camino del conocimiento y al de la vida con todos mis mejores sentimientos. DISFRUTAR LA QUIETUD DE LAS TARDES Disfrutar la quietud de las tardes de la avanzada primavera que aún reina esplendorosa y bella coronada de rosas y azucenas, gozar la arboleda que vislumbro desde mi tranquila terraza ese verdor imponente de pinos y otras especies que mi ojos traspasa, el permanente revolotear de pájaros con sus trinos tenaces e impertinentes dueños de los silencios vespertinos ámbito propicio de nuestra benéfica siesta, en mi terraza leyendo poesía bien Rimbaud, bien Kavafis, bien González como sorbitos de café cubano, ensimismarme en los geranios, en los claveles quedarme extasiado en las escasas mariposas que se adentran para posarse en las plantas 28
  29. 29. resplandecientes y cuidadas por las manos de mi dulce esposa que dormita en el sofá de nuestro salón invadido por el aroma de la tarde, a ratitos acercarme y besarla despacito como una caricia, como un rumor absorber su tenue respiración como sorbitos de café cubano. DIBUJAR LOS OLORES QUE EMANAN Dibujar los olores que emanan de los jardines y de las cacerolas que perfuman su cielo, cocinar los colores que embellecen su vida y le inunda de sabores, amar su sol esplendoroso y su amplia mar que le ilumina y refresca, plasmar el bullicio de sus gentes mientras fraguan el pan con el sudor de sus frentes, disfrutar los momentos bañados de gozos y besos que le colma sus adentros, 29
  30. 30. llorar los irremediables desgracias que le sobresaltarán alguna fría mañana, exponer su pecho al cielo abierto de los ojos de las páginas, defender su genuina individualidad artífice de lo mágico y lo trágico de sí mismo, afirmar su insobornable ética frente al despiadado mundo fuente de su credibilidad e independencia, ser fiel a su libertad en el estrecho ámbito que abarca su vista, sentir y vivir la vida con responsabilidad y gozo e integridad sin medida, derrotar a la muerte permaneciendo en la memoria de personas que le sienten. TE PALPO EN EL VIENTRE DE TU MADRE Te palpo en el vientre de tu madre y noto la dureza con que te afirmas 30
  31. 31. el empuje con que defiendes tu espacio, te acaricio con cariño con la esperanza de transmitirte vibraciones de amor por el canal que para ti me he abierto desde mi corazón hasta el final de mi tacto, poco a poco voy acomodándome acercando mi oído al vientre de tu madre mirándola a sus ojos preñados de orgullo y abrazándome a su cuerpo embarazado de humanidad acechadora, me pongo a escucharte con delicado mimo y empiezo a susurrarte pequeñas caricias orales para acercarte a mí y para recordarte que trates bien a tu madre anhelante ojalá por los ojos de tu mamá destellos de amor y esperanza me expresases y llegases a mí en forma de mensajes porque en ellos sólo encontraría grandeza de honestidad, ternura y belleza, con gran amor te cuido desde mi cercana lejanía inquieto por lo que queda de trance, de el voy descontando los días rogando a Dios por tu bien y el de tu madre. 31
  32. 32. PAPÁ, HAZME COSQUILLAS Papá, hazme cosquillas me dijo –con una sonrisa pícara y cómplice- y a unas cosquillas suaves y acariciadoras, unas exageradas risas y un grito sarcástico, ¡un beso, un beso! qué complicidad en el afecto, qué dulzura de sentimientos, qué amor más profundo y sincero. Vengan todos los poderes, honores, dineros, apegos a superficiales y efímeras glorias y se comparen con sus sencillas caricias su sonrisa cómplice de amor y agradecimiento. SE HA MEZCLADO TANTO CONMIGO Se ha mezclado tanto conmigo que es mi sangre, mi dolor, mi angustia, mi alegría y mi sueño, nada mío camina sin el olor de su cuerpo, nada mío respira sin el apoyo de sus sentimientos, se ha diluido tanto en mí que cuando llora 32
  33. 33. se derrama en mi pecho, me río con su boca, me apasiono con sus besos y con la luz de sus entrañas ilumino mi vida TU AUSENCIA SE APODERA DE MÍ Tu ausencia se apodera de mí va trepando por todos mis miembros enlazándose por los insólitos costados de mi atenazado y vencido cuerpo. Tu ausencia devora a dentelladas pausadas todas las salidas de mi ánimo conduciéndolo sin respiro hacia ti, impregnándolo de tu color y tu olor. Tu ausencia abre en canales toda la inmensidad de mi corazón, sólo tus caricias suturarán sus heridas y tu cariño lo hará latir de amor. Tu ausencia llena de oscuridad mis días los encierra en un lúgubre mazmorra prisionero de amor y lejanía, de dulce amor sin tu compañía. 33
  34. 34. ME ESTÁN PASANDO LOS AÑOS Me están pasando los años en un tris-tras, me percato cuando reflexiono y veo en mi mente acontecimientos de mi vida y me parecen recientes y al mirar el calendario se convierten en viejos escenarios de mi tiempo adolescente, la tremenda ilusión que da alas a mi vida encamina mi frente a un presente preñado de futuro de forma radical y vehemente esos acontecimientos que han tallado la evolución de mi vida se alejan irremediablemente al ritmo vertiginoso de mis impertinentes canas, se van sin pausa y sin esperanza de volver a reunirse conmigo al son de un tris-tras cadencioso se sumergen en brumas de silencio como si de un agujero negro se tratase pues ni sonido emiten los resplandores del crepúsculo de mi juventud 34
  35. 35. al abandonar la estancia de mi cuerpo. TE SORPRENDIÓ LA MUERTE AGAZAPADA DETRÁS DE UN SUEÑO Te sorprendió la muerte agazapada detrás de un sueño, sigilosamente esperó a que te quedaras indefenso, sin posibilidad de ayuda sin que nadie cuidara tu aliento, cuando apareció el socorro tu vida ya había sido devorada en exceso. Del cruel naufragio sólo diseminados restos se debatían en el umbral del Finisterre colérico, todo quedó atrás abruptamente, en un momento, cómo si todo formase parte de un mal sueño, de golpe desaparecieron tus años venideros, solo quedan recuerdos y un miserable desconsuelo. MIL CIELOS DE TESTAMENTARIAS LLUVIAS ÁCIDAS Mil cielos de testamentarias lluvias ácidas abastecería el crisol de mi futuro quebrando con su putrefacto peso las oníricas alas de mis mañanas sino dispusiera en el corazón de mi aljaba de cauterizadoras y afiladas saetas dispuestas a atravesar las anélidas ventosas que reviradas succionan mis traslucidas arterias. en este estío de cielos nuevos es hora y momento de evaporar el cianuro que se aposentó en mis predios 35
  36. 36. y dotar de aire fresco el crisol de mis sueños. RESTAURACIÓN En la altiplanicie de mis momentos quiero emular al bíblico Lot aunque no sea una Gomorra de lamentos mis días forzosamente ya ausentados por el tiempo, sembrar luz en los huecos de mi breve espacio. Traspasar sombras abortándolas de mis fondos, y que decisiones nuevas formen muros de surcos indelebles de auroras propias argamasa de derribos, pérdidas y experiencias, cereal que guíe las luces de mi vida. Vivir sin eclipses la armonía de mi fragilidad en la incertidumbre de mis dudas y certezas, expandirme en un horizonte complejo y abierto a inevitables vientos de valioso fermento ser, ser ahora doblegando el desaliento. LLEGAR A ESE PUNTO DIFUSO DONDE PODER Los dioses saben lo venidero, los hombres lo acontecido, y los sabios lo que se cierne. FILÓSTRATO Llegar a ese punto difuso donde poder tomar distancia sobre uno mismo 36
  37. 37. observando al sustentador incardinado transitando encrucijadas de meandros… Ser receptor de las vibraciones de lo que se cierne. Recibir el misterioso zumbido y trasladarlo al depositario de mi inherente legado para que cuide mis emociones y pasos eligiendo el curso adecuado para el devenir de mis futuros años. Que al dejar mi incorpóreo estado ya surcando el longevo camino deseado la despensa de mi galera se colme de los más nutritivos conocimientos afluentes de gozo y tersura para mi espíritu. En esos parajes de acontecimientos hallar lo hermoso, lo noble, lo magnífico saborearlo sin premura, tomándome mi tiempo, y al llegar a puerto se elevasen las riquezas que mi alma ansía sobre los silos de Ítaca. EPÍLOGO Abierto al mundo con el vientre echo surcos cual Río Tinto al cielo, para quien lo desee lo haga suyo 37
  38. 38. y en esa simbiosis se multiplique y crezca descubriendo espacios revolucionando escenarios, para quedarse y transformarse en un yo rico en significados y sabores deseados y duraderos. ANCHO, PROFUNDO, DENSO, CORPÓREO Ancho, profundo, denso, corpóreo, unidad en sí mismo, forjador de territorio, amazónico cobijo y transportador pródigo del material del que se construyen los sueños. Escenario de ensoñaciones de sofistas y Aguirres, de curso lento, abrupto, demoledor, sereno proveedor y fagocitador de imperios, de enigmáticos dorados terrenales y eternos. Unos transitan por ambiciosas arterias impulsoras de deforestación y miserias emporio del hoy de unos pocos ciénaga pútrida de un mañana de todos otros encuentran la llave del punto G de los diafragmas espacio donde se cultivan etéreos placeres esos que para gozarlos es necesario creer que existen, sueños de bogadores de espacios con sentido y calmos. 38
  39. 39. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. . . . . .. . . . . . .. . . . .. Hallar el limo forjador de la abertura del punto enigmático donde la cuajadura del alma transciende cercana y sentirse humano genera el sentido mágico de lo fugaz y lo eterno a la vez. DESDE NUESTRA INTIMIDAD Desde nuestra intimidad debemos impulsar la evolución de los seres humanos, comprometiéndonos a preservar nuestra paz interior y proyectarla hacia los demás. SHANGAI & KABUL & FRANCISCO Tránsito espacios colapsados y convulsos, vértigo de hordas fragmentarias enclavadas e ciudades iconos, escenarios de emociones proporcionalmente inversos, forjadores indisolubles de mi visión periférica, queriendo entender el mundo el sonido del chasquido expandiendo sus ondas 39
  40. 40. perforadoras de tímpanos, anunciándome mi depositario gesto. HAY EXCEDENTES DE CRETINOS Hay excedentes de cretinos igual con el cambio climático se estropean las cosechas y se extinguen como los dinosaurios, lo malo es que mueren matando. LAS GUERRAS SE ESCRIBEN Las guerras se escriben con letras torcidas de silencios y ausencias, escritos de sangre y mala letra. ONDULÁNDOSE SOBRE SI MISMA Ondulándose sobre si misma envuelve su cercano espacio con el atrayente sabor de su perfumada estética, desprendiendo aromas por los perfiles de sus rasgos retenida estática de intima percepción. 40
  41. 41. TRASLÚCIDO E INCOLORO ME HE VUELTO Traslúcido e incoloro me he vuelto quizás ya sea indoloro e insípido, parece que ni vivo ni padezco tumbos sobre mi mismo procuro. Amalgama de colores desecho sin razones ni valores ciertos quizás la sinrazón desbroce la inopia de mis días sin norte. Trazar un arco y romper el empeño cansino y ausente de riesgos, quizás pase de guatemala a guatepeor pero sembraré mi erial de sueños. QUE MONSTRUOSO ENIGMA SECUESTRA LA TERNURA Que monstruoso enigma secuestra la ternura en hondonadas laberínticas y amargas, convirtiéndola en alimento para insectos, ratones, culebras y alimañas. Que vientre concibió esa pútrida villanía trasformando las caricias, bellas crisálidas en hojas secas de pisado follaje, abono putrefacto de ausencias, Estéril cuajadura de olvido que envenena los veneros de los sueños, 41
  42. 42. fluyente néctar de cicuta de sentidos agria amnesia de los sentimientos. EN MIS DÍAS SIN VUELO ATORNILLADOS A LA TIERRA En mis días sin vuelo atornillados a la tierra extravío la vista y en ella se me perfila el contorno de la figura de mi amada ternura, tangible, cierta, hermosa, corpórea así se muestra en el amplio mundo de mis retinas, y en ese espacio límpido sin fronteras, nos confiamos nuestras secretas ilusiones acariciándonos las imaginadas curvaturas, proyectando sueños sobre inacabables campos agarrados a la tierra por un ancla ligera, sin la aridez y la impostura de los días reglados por la incesante acumulación de pérdidas. SITIADO POR IMPERTURBABLES MUROS INVISIBLES Esa necesidad de ser futuros que llamamos vida. DÁMASO ALONSO Sitiado por imperturbables muros invisibles inmunes al abrazador incendio que da hervor al centro de mi mismo, apenas rescoldo de un sordo bullicio que roncamente exhalo de mis entrañas 42
  43. 43. imperceptible para los monstruos de mis mañanas, apenas un desgarrador y miserable vaho que forma condensadas figuras extrañas en la transparente tiniebla de mis pasos, esos que no cesan con bastones de palabras de apoyarme e hendir las oscuras luces que aísla el incesable sentir de mis voces, esas que quieren encaminarme entre feroces y desgraciadas criaturas contemporáneas deudoras de estériles angustias, frenéticamente ordenar mis limitaciones y en campo abierto indagar lo inexplicable caminando, buscando ser futuro. ZIGZAGUEAR LOS INACABABLES Y CERTEROS PEDREGALES La tristeza no se acaba nunca, la felicidad si. Por eso no disfrutarla cuando llega, es el mayor de los desperdicios. VINICIUS DE MORAES Zigzaguear los inacabables y certeros pedregales que afligen y acompañan nuestras vidas, descalzándonos en la fugaz y trémula dicha y traspasadoras caricias de mullidos helechos penetren por los arcos de los pies 43
  44. 44. hasta besar el libro de nuestros sentimientos, esos intensos y penetrantes momentos ese roce, ese beso, esas miradas recíprocamente entregadas que indelebles configuran esenciales recuerdos, tener plena conciencia de sentimientos únicos donde el despilfarro no tiene hueco. REGRESAR A LA SUSPENDIDA CERTIDUMBRE Regresar a la suspendida certidumbre guarida de densa atmósfera, cauce de subterráneas latentes amenazas, sostener el cotidiano permanecer guiado por estratégicas antorchas lumbre de los ojos del miedo bestia acechadora de controladas neuronas, capitular a recónditos nichos protegidos por el menguante grosor de hipotecadas dignidades, aval de indulgente mansedumbre hacia colmillos de frío amianto. 44
  45. 45. HURACANES DE ACEROS DESCABALGAN Huracanes de aceros descabalgan intrépidas dignidades, por laderas ruedan mudas y exangües hacia el oscuro profundo, derrotados estandartes blasonan los caminos rociada de descuartizadas voluntades grandezas y signo de los protectores de los atribulados indecisos. UNA INSACIABLE INJUSTICIA DEVORA EL MUNDO Llegas, oquedad devorante de siglos de mundos, como una inmensa tumba. DÁMASO ALONSO Una insaciable injustita devora el mundo en estos tiempos donde prodigios y artilugios nos llevan a explorar celestes constelaciones, ejerce de necesario combustible, de un futuro cierto con códigos de barras de garantía de éxito donde los valiosos se levantan sobre los menesterosos no hay lugar para los débiles en ese escenario perfilado hacia el progreso, en el desbrozan las menguantes hierbas 45
  46. 46. solo quedaran las medianas suculentas que ejercerán de cortafuegos y a la vez alimentaran la máquina que genera el bienestar del derroche y la opulencia de los menos, sobre los todos bajo un cielo hueco, inmensa oquedad donde los lechones muertos, abonan la certidumbre de el mejor de los mundos posibles, como tierra de bosque quemada quedaran los millones de sueños que fenecerán antes de brotar en las tinieblas de la sombra. Diez mil niños mueren al día por causas evitables. COMO EL CAPITÁN AQUAB, LEGENDARIO PERSEGUIDOR Hay escritores que padecen la pueril ambición de su obra perdure hasta el confín de los tiempos. ROSA MONTERO Como el capitán Aquab, legendario perseguidor del blanco y escurridizo fantasma, huésped de los abismos abisales y los miedo más íntimos. Olvido, insaciable engullidor de posteridad y valerosas corpóreas extremidades, perseguido objetivo de arpones ansiosos de rasgar 46
  47. 47. el deseado himen de la imaginada historia, esa que contornea y nutre el rico imaginario de vanidosos y narcisistas intelectos, pueril ambición que transportada en cresta de álgida espuma besará la carnosa y succionadora orilla de Olvido y será deglutida hasta verter en las integradoras esencias de los ácidos recuerdos que sostiene las memorias, caudal afluente que regula las corrientes del mar eterno de los olvidados. EL AMOR NO ES PARAÍSO, SOLO El amor no es un paraíso, es la perdida de conciencia de la personalidad. ANTONIO GALA El amor no es paraíso, sólo en el platónico mundo es edén donde los dioses disfrutan deleites, en nuestro árido mundo es despojo de conciencias, se desgajan trocito a trocito cual Pulgarcito depositando en el transitado camino gajo de nuestra disminuida personalidad, para cuando el primigenio fuego disminuya o desaparezca tener norte de regreso al origen. 47
  48. 48. SOMOS TAN MINÚSCULOS Somos tan minúsculos que nuestra percepción de lo infinito es un breve espacio de tiempo en el agujero negro de la materia de los sentidos. HERMOSAS MANOS, PEQUEÑAS Y GRANDES A LA VEZ Hermosas manos, pequeñas y grandes a la vez que sobre mi cara se posan y mi boca acuna para que las bese repetidas veces mientras con tu mirada que habla me haces saber que mi amor recibes y que el tuyo hacia mi camina para transformarse en mi segunda piel. 48
  49. 49. COLIBRÍ SOBRE EL PECHO DEL TIEMPO Un pájaro de papel en el pecho dice que el tiempo de los besos no han llegado. VICENTE ALEIXANDRE Colibrí sobre el pecho del tiempo señor de cantares de granados labios revolotea alrededor del olvidado sentir que atravesó la razón de los ausentes, su plumaje cuartilla y sepia aún conserva bellas reminiscencias de ese zunzún de persistente hermosura del breve fulgor de los ausentes, ahora tenue sonido huérfano de aroma de rítmico pulso que traspasa hilos anunciando que el apogeo de los besos no ha llegado, fue rayo, tumulto de granados enervados. ESOS DÍAS EN QUE DEJAMOS A BUEN RECAUDO Esos días en que dejamos a buen recaudo el sabor de nuestra detenida atmósfera con las esquinas de las calles de nuestro barrio los vecinos entrañables de al lado los juegos y amores, caudales de antiguas fuentes de sentimientos aunados e intactos 49
  50. 50. que permanecen ajustados al embeleso de nuestras idealizadas emociones. Si al pasar el tiempo volvemos, todo estará cambiado nada es lo mismo ni todo está en su lado, se ha modificado la composición del aire el olor de la hermosura de las flores los contornos del cielo y sus albores hasta el azul del mar es más claro, ya nada es igual ni siquiera los ojos de las hijas de las adolescentes que iluminaron las ilusiones y las torpezas con la que fuimos perdiendo la certeza de que este mundo era lo que imaginamos. 50

×