J. IGNACIO TELLECHEA IDÍGORAS
IGNACIO DE LOYOLA
Solo y a pie
OCTAVA EDICIÓN
EDICIONES SÍGUEME SALAMANCA
2002
Índice
Índice...
Admiración y murmuraciones........................................................................79
«Igualdad grande de a...
Los trabajos de los días................................................................................180
III.- TAMBIÉN ...
materna, pero no la ha transformado en adscripción jesuítica. La ha dejado
en suave patrocinio espiritual. Estoy en deuda ...
historiografía, luminosa o tenebrosa, que demuestra la diversa sensibilidad
de las épocas ante la figura de Ignacio. Tras ...
en una casulla airosa, con gesto bizarro. ¡Qué lejos estamos de la vera
efigie de este hombrecillo que no llega a un metro...
quien medía su amor con lo que él mostraba, que se engañaba mucho; y lo
mismo en el desamor o en mal tratamiento».
Estas p...
la prensa nacional, publicamos de nuevo el libro, que realmente se agotó en
puro silencio, a golpe de contagio entre los l...
con la vida que con discursos. ¿Diré que a alguno le ha revuelto los posos
oscuros del alma y le ha hecho emprender el cam...
su cercanía, aquella gran cúpula airosa construida por Ibero? El sempiterno
peregrino que él fue va a ocultar su nombre y ...
Al abandonar el recinto y bajar las escaleras percibió en sí una extraña
angustia. Cada rincón le había evocado tantas cos...
primeras invitaciones. Y Gonsalves Cámara, el afortunado beneficiario de su
confianza. ¡Qué extraño! Aún hoy no sabría exp...
Orador exaltado tenía que ser quien lo elogiara como genio organizador de
militar y general de primer orden, para luego as...
en su tarea; sus frutos son tangibles, no sólo en la edición de nuevos
tomos, sino en la reedición notablemente mejorada, ...
cualquier caso es mucho lo que nos queda de él y a través de ello hemos de
rastrear los pasos de su aventura espiritual. S...
modo, sorprendente. Es preciso leer morosamente el prólogo que antepuso
al relato el propio Cámara. Es la historia de una ...
mañana, 4 de agosto, víspera de Nuestra Señora de las Nieves, estando el
padre en el huerto junto a la casa o aposento que...
venga a Roma, si quiere verle vivo? Aquel mutismo, que parecía eterno, se
rompió en septiembre. Por fin, Ignacio llamó a C...
Cámara? ¿Fue respetuoso con la sinceridad del hombre o le venció el
respeto al santo? En cualquier caso es lamentablemente...
peregre, lejos de su hogar nativo— hacia lo desconocido, guiado por una
confianza fundamental en quien le llevaba, no sabi...
fuente privilegiada de nuestro libro. Seremos más breves en la presentación
de las fuentes posteriores a la muerte de Igna...
El cliché oficial que pretendía haber fijado Ribadeneira fue sometido a
críticas posteriores. Araoz, Canisio, Ferrer, Texe...
hombre de carne y hueso que fue dejando esos variados rastros escritos,
hoy pacientemente recuperados y coleccionados.
En ...
producto típico del naciente Imperio. ¡Como si tuviera poca importancia el
código genético recibido, la impronta familiar,...
lo futuro. Al otro lado se levanta imponente la mole calcárea del Izarraitz,
con su cresta pelada y grisácea, rosada en dí...
constitutiva esencial de todo ser humano (Rof Carballo). Esa relación
primigenia o, mejor, su eventual carencia, supone la...
muy cerca, física y sentimentalmente, la mujer que amamantó a Iñigo,
María Garín, esposa de un herrero que vivía en una ca...
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras

2,468 views

Published on

Published in: Spiritual
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Ignacio de Loyola solo y a pie. J. Ignacio Tellechea Idígoras

  1. 1. J. IGNACIO TELLECHEA IDÍGORAS IGNACIO DE LOYOLA Solo y a pie OCTAVA EDICIÓN EDICIONES SÍGUEME SALAMANCA 2002 Índice Índice.........................................................................................................1 COMO NACIÓ ESTE LIBRO....................................................................3 INTRODUCCIÓN: fantasía y fuentes........................................................9 I.- De Loyola a Loyola.............................................................................23 Oñaz-Loyola: el menor de muchos hermanos................................................25 ¿Cuándo nació? Las cuentas de la nodriza.....................................................27 «Parientes mayores».......................................................................................28 Aquí... o lejos.................................................................................................30 En otro hogar: Arévalo...................................................................................32 Leal vasallo, perfecto caballero......................................................................33 Un proceso, no de beatificación.....................................................................35 Sin protector: «Sin poder dejarle acomodado»..............................................37 De la casa del Virrey de Navarra...................................................................38 Cada hombre con su pesadilla........................................................................42 De pronto, la guerra: ¿invasión o liberación?................................................44 Uno contra todos: «Vergüenza por la honra del mundo»..............................46 «Hasta que te quiebren una pierna»...............................................................48 Síntomas que «suelen ser de muerte». Balance de una vida..........................49 «Determinaba seguir el mundo»....................................................................52 Caballero de Dios. Soñando hazañas.............................................................53 «Se paraba a pensar»......................................................................................54 «Razonando consigo»....................................................................................56 «He pensado que soy dos».............................................................................58 Mudanza de alma. Sólo los locos van de veras..............................................62 «Pasión convertida». La unidad de sí mismo.................................................65 Hacia la libertad: «Se partió solo en su mula»...............................................67 Y ¿la época? Héroe solitario y aprendiz de cristiano.....................................72 II.- ¡JERUSALEN!....................................................................................75 Peregrino... hoy..............................................................................................75 «L'ome sant»..................................................................................................76
  2. 2. Admiración y murmuraciones........................................................................79 «Igualdad grande de alegría... sin ningún remedio»......................................81 Ocurrió junto a un río.....................................................................................85 Otro hombre, ojos nuevos, cosas nuevas.......................................................86 Caridad, fe, esperanza....................................................................................89 ¡Oh, Jerusalén!...............................................................................................94 ¿Qué debía hacer?..........................................................................................98 La llamó madre. El pobre peregrino Iñigo.....................................................99 «Ayudar a las ánimas».................................................................................101 «A manera de apóstoles».............................................................................103 El hospitalero y su mujer..............................................................................105 María de la Flor, la perdida..........................................................................107 «Vidi Paulum in vinculis»............................................................................109 Erasmo le enfría: diversa temperatura..........................................................111 «O por letras... o por Espíritu Santo»...........................................................114 «Nunca pudieron acabar... se partió a pié»..................................................118 Un estudiante pobre y vagabundo................................................................120 Alboroto en París: «Todo se atribuía a mí».................................................122 ¡Si bailásedes al uso de vuestra tierra...!......................................................124 «Andaba quieto... en paz con todos»............................................................126 La cosa empezó en un cuarto de colegio......................................................129 «La pasta más ruda»: el Maestro Xavier......................................................130 Los «iñiguistas», unos amigos.....................................................................132 El futuro, la Iglesia, la Inquisición...............................................................135 «Para el sentido verdadero en la Iglesia militante»......................................137 Los aires en que fue criado...........................................................................140 En el Hospital de su pueblo. Mendigo y catequista.....................................142 Solo y a pie: de Azpeitia a Venecia.............................................................146 Venecia, cruce de caminos...........................................................................149 Los Magistri parisienses, «novicios en caminar»........................................153 Sólo aquel año no zarpó el barco.................................................................157 Si les preguntaban quiénes eran...................................................................160 Yo os seré propicio en Roma.......................................................................161 «Pobres sacerdotes peregrinos»...................................................................164 Infundios. «El camino que seguimos».........................................................166 «Buena y verdadera Jerusalen es Italia si...»................................................168 «Preparados para todo»................................................................................169 Deliberar... decidir: nuestra vocación y fórmula..........................................171 Ya no camina el peregrino...........................................................................174 «El nos engendró»........................................................................................177 «Con toto el core, con toto el ánima, con tota la volunta»...........................179
  3. 3. Los trabajos de los días................................................................................180 III.- TAMBIÉN ROMA ES JERUSALEN................................................183 «Todos siguen tu camino»: «Avezarse a mal dormir y a mal comer».........183 «A tenor del paño», el «metal y natural de cada uno».................................185 El mundo es pequeño desde aquella celda...................................................189 «Preparados para todo», menos para............................................................190 Bulas, pobreza, lágrimas, «claridad calorosa».............................................193 La dispersa Compañía..................................................................................196 Cohesión por cartas: «Todo vuestro, sin poderme olvidar tiempo alguno».198 Un librito «para se ejercitar»........................................................................203 ¡Cómo encapsular la vida... y el carisma!....................................................208 Ars gubernandi: «interior ley de caridad y amor».......................................212 «Se dibujó al natural»...................................................................................214 «Otro que mejor, o no tan mal, hiciere el oficio que yo tengo»...................216 «El tesoro que tenemos de esperanzas».......................................................217 «La miseria de la triste vida».......................................................................221 Sinsabores....................................................................................................222 «Qué cosa me podía dar melancolía»...........................................................225 El «Prepósito vizcaíno» y su declive...........................................................228 Palabra, acción, voluntad.............................................................................230 «Una fuente de óleo». «Como quien besa el alma».....................................233 Naturaleza y talla, hierro y forja, dejarse guiar............................................235 «Parece que ve a Dios»................................................................................236 «¡Si yo siguiera mi gusto e inclinación!».....................................................238 La vida ¡qué raras carambolas!....................................................................240 Extrañas preguntas para una entrevista........................................................241 «La aventura de un pobre cristiano»............................................................242 El último tramo del peregrino solitario y callado.........................................244 NOTA BIBLIOGRÁFICA........................................................................247 COMO NACIÓ ESTE LIBRO La editorial Fayard me incita a escribir apresuradamente un ensayo sobre san Ignacio de Loyola para su colección «Douze hommes d'Eglise». La invitación me produce ilusión y miedo por partes iguales, pero me decido a escribir. Me llamo Ignacio. En todas las familias de mi parentela, pasada o presente, hay algún Ignacio, Iñaki, Iñigo, como en infinitas familias vascas. Mi nonagenaria madre me asegura que me llevó a Loyola a los seis meses de mi nacimiento para ponerme a los pies de mi patrón; dieciocho años más tarde dio generosamente su aquiescencia ante personas que le aseguraban que yo sería jesuita. San Ignacio, liberal y generoso, aceptó aquella oferta
  4. 4. materna, pero no la ha transformado en adscripción jesuítica. La ha dejado en suave patrocinio espiritual. Estoy en deuda con él. De todos modos, este libro, que ciertamente quedará muy por debajo de mi gratitud y admiración hacia él, no es del todo improvisado. Hacia los catorce años leí la primera biografía; algo más tarde, la escrita por mi tío José de Arteche. En torno a la veintena, estudié en pequeño grupo los Ejercicios durante dos años, analizando su texto y el de los mejores comentaristas, y leí la Autobiografía, Diario y Constituciones ignacianas, el Memorial de Fabro, cartas y biografías de Javier, escritos de Borja... Desempolvé materialmente muchos tomos de la magna colección Monumenta Histórica Societatis Iesu, auténtica cantera de la historia ignaciana y jesuítica, de la que disponía en mi querido Seminario Diocesano de Vitoria. Más tarde fui alumno de los jesuitas en la Universidad Gregoriana de Roma y visitante asiduo del Instituto Histórico y de la Biblioteca y archivo de la Curia General de la Compañía de Jesús. En una y otra casa he gozado de la amistad de eminentes ignacianistas, algunos desaparecidos, como los PP. Leturia, Villoslada, Dalmases, Iparraguirre... He practicado repetidas veces los Ejercicios ignacianos y agradezco a Dios y a san Ignacio sus frutos. He visitado muchas veces Loyola, no en el día multitudinario de la fiesta del santo, cuanto en tardes apacibles en que la santa casa se ofrece como un remanso de paz y de meditación. San Ignacio me es familiar y, por otras múltiples investigaciones históricas, también su época. No puedo renunciar a bocetar su retrato, al menos con el pretexto con que se negara a pintarlo el gran Zuloaga, paisano de Loyola y mío: «Es que no lo siento». Yo sí lo siento. Todo esto no basta para disipar mi miedo ante una figura como la de Ignacio de Loyola cuya grandiosidad, por diversos conceptos, reconocen hasta sus enemigos o poco afectos. El decía, y con razón, que «no el mucho saber harta el ánima». En mi caso el saber un poco me basta para descubrir la limitación de mis saberes, y mi consiguiente audacia en la empresa apresurada, sobre todo si pienso que mi maestro, el P. Pedro de Leturia, sólo tras una vida de pacientes investigaciones, se disponía a afrontar una síntesis que impidió la muerte. Pero hay muchos gestos, ignacianos precisamente, que me impulsan a la aventura: cuando, empeñado en catequizar a sus paisanos de Azpeitia, su hermano le disuadía de tal obra diciéndole que nadie acudiría, él «repuso que le bastaba con uno»; en otra ocasión decía que «si se dejara llevar de su fervor y deseo, se anduviera por las calles desnudo y emplumado y lleno de lodo para ser tenido por loco». Aunque mi humildad no sea tanta, acepto la locura de este intento, seguro de que habrá al menos un posible catequizado al que pueda acercarle a san Ignacio. Y si logro acercarle, él seguirá siendo hábil para hacer el resto. Todo es cuestión de honesto, limpio acercamiento. No sueño en competir con las grandes biografías clásicas, repletas de erudición y cargadas, de notas. Felizmente para mí, se me impone que excluya tal estilo y que componga un perfil de san Ignacio y su época, removiendo ideas posadas en la conciencia tras años de lecturas y meditaciones. Si con esto se ahorra las fatigas de la erudición completa y detallada, sobrevienen otras de no menor alcance. La primera de todas, la de tener que seleccionar de una inmensa selva informativa aquellos datos más importantes y significativos y resaltar facetas de su personalidad que resulten más aleccionadoras para el hombre de hoy. Existe una
  5. 5. historiografía, luminosa o tenebrosa, que demuestra la diversa sensibilidad de las épocas ante la figura de Ignacio. Tras la exaltación barroca del siglo XVII, lo mismo que tras los bocetos denigrativos del siglo XIX, es difícil hallar al hombre de carne y hueso que fue Ignacio de Loyola. Si en vida conoció adhesiones incondicionales, suspicacias y ataques, después de su muerte crecieron unas y otros en número y en calidad. Hay que terciar en el avispero de la discusión, intentando tenaz y honestamente acercarse a la realidad histórica de Ignacio de Loyola y rechazando los múltiples clichés, blancos o negros, acumulados por los siglos y de tanta vigencia histórica como la realidad, si no mayor. El proceso acumulativo de la historiografía y de la documentación tiene sus ventajas y también sus desventajas; entre estas últimas, las peores son la inercia y la perduración tenaz de los errores. Un experto en la materia, como el P. Ignacio Iparraguirre, ha utilizado la palabra desmitificación para describir el resultado del último siglo de investigación sólida ignaciana. Esta purga afecta tanto a la literatura maravillosista y triunfal, impregnada de narcisismo, de unos, como a la literatura denigratoria, de otros: caricaturas del odio o del entusiasmo. La mitificación, positiva o negativa, es tan vieja como el propio san Ignacio. A raíz de su muerte, Paulo IV lo definió como «ídolo» de los suyos, esto es, de los jesuitas, mientras un sabio coetáneo como el calvinista Teodoro Beza lo incluía entre los «espantosos monstruos» (teterrima monstra) de su siglo, junto con Servet y Juan de Valdés. La figura ha tentado a numerosos historiadores, literatos, psicólogos y ensayistas, católicos o protestantes, creyentes o ateos. Su información ha sido en ocasiones parcial y defectuosa, y en muchas ha estado imbuida por un antijesuitismo que, sin el debido discernimiento, se ha volcado sobre el fundador de la Compañía. En sentido opuesto, otros han estado ofuscados por el santo y por el fundador, han querido retrotraer el carisma de la santidad o de la fundación hasta fechas muy tempranas. Es verdad que ante la historia resulta muy difícil disociar a san Ignacio de su Compañía con la historia subsiguiente, y no estará de más el recalcar que me voy a ocupar exclusivamente del primero. Decía Ortega y Gasset que el hombre maduro era el que «ha visto ya la espalda de las cosas». Nosotros vemos las espaldas de Ignacio y de su obra. Pero es elemental para el historiador olvidarse de ello en alguna medida, para centrarse en un hombre que se llamó Iñigo de Loyola, luego el Maestro Iñigo, después el Padre Maestro Ignacio, y mucho después, ya muerto, san Ignacio de Loyola. Su persona fue despertando variadas connotaciones a lo largo de su vida: en Manresa, mientras él se sentía pecador, lo llamaban «el hombre del saco», el «loco por Cristo» y hasta lo tenían por santo; en Alcalá y Salamanca sospecharon que pudiera ser judío o alumbrado; en París el Maestro Gouvea le consideró «seductor» de estudiantes, mientras los seducidos, que le llamaban Iñigo, lo miraban como a un auténtico padre. Durante muchos años de su vida ocultó celosamente el apellido de su estirpe y no sin intención se designa en su Autobiografía como el peregrino, en su afán total de anonimato. Viendo las espaldas de su historia y con la exaltación triunfalista propia del barroco, se le cuelgan epítetos resonantes, preferentemente de tinte militarista: capitán, adalid, campeón, héroe, soldado de Cristo, abanderado, general de las milicias loyoleas, patriarca, atlante de la Iglesia... La imaginería barroca lo presenta brioso y triunfal, cubierto de oro, envuelto
  6. 6. en una casulla airosa, con gesto bizarro. ¡Qué lejos estamos de la vera efigie de este hombrecillo que no llega a un metro con sesenta, mal trajeado y enfermo, que paseó por Europa su aspecto despreciable durante tantos años de su vida! Hemos de despojarle de esas numerosas capas de pintura para llegar a su madera originaria, a su fibra humana y espiritual. Por eso omitiremos sistemáticamente el designarle como san Ignacio, para seguir más libres, los caminos de Iñigo, el hijo menor de los Loyola y Oñaz; del Maestro Ignacio, que era considerado padre antes de ser sacerdote; del Padre Maestro Ignacio; del «santo viejo», como lo llama afectuosamente su secretario Polanco en carta escrita pocos días después de su muerte. Hemos de despojarle de los oropeles de genial estratega para seguir un derrotero singular de menos alharacas, al que con gusto aplico una expresión de Ignazio Silone, ajena a nuestra intención: «la aventura de un pobre cristiano»: de un pobre cristiano, prácticamente seglar hasta sus cuarenta y siete años, que se dejó llevar a donde no sabía, y así resultó santo y fundador, como lo reconocería oficialmente la Iglesia más de medio siglo después de su desaparición sobre la tierra. El anacronismo de óptica puede afectar igualmente a esa condición que se estampa en el título de esta colección: «Hombres de Iglesia». Tal designación no tiene la misma validez y sentido aplicada al Iñigo bautizado en la pila de Azpeitia, al adolescente tonsurado, al converso errante, luego empeñado en ayudar a las almas, al sacerdote que aún persiste en vivir y morir en Tierra Santa, o al fiel servidor del pontificado. El sentido de pertenencia a la Iglesia y de responsabilidad dentro de ella fue madurando y adquiriendo nuevas cotas en este hombre que durante muchos años fue un marginal en la Iglesia, un solitario en el que parecen encontrar escaso eco gravísimos acontecimientos de la vida eclesial. Inmerso en los abismos de su mundo interior, llama a la interioridad a gentes que se le acercan o le salen al paso. Mientras arde Europa, él sueña tercamente con la Tierra Santa. Sólo cuando se despeje definitivamente este sueño y se unza al carro del pontificado, adquirirá su forma plena y definitiva la dimensión eclesial de sus intenciones. Buscar en la selva, seleccionar, romper viejos clichés, desmitificar, seguir el ritmo de los tiempos... y habérselas con un vasco, contenido, callado, misterioso y enigmático. No con los enigmas y misterios oscuros que suponen sus adversarios, sino con los de la voluntad consciente de cubrir con el velo del silencio, roto sólo a ráfagas, el auténtico secreto de su vida: Dios y lo que para él esta realidad significa. A la inefabilidad del asunto, subrayada por todos los místicos, se añade en Loyola cortedad de palabras y, todavía más, un propósito de pudorosa reserva. Hablaba con más facilidad de las fechorías de su primera vida, que de las íntimas comunicaciones con Dios de la segunda, y esto último lo haría en momentos esporádicos y a medias palabras. Los suyos lo espiaron en sus años postreros, quisieron hurgar en el pozo de su memoria, tomaron apuntes de sus palabras y expresiones. Su secretario íntimo, el burgalés Polanco, una semana después de la muerte, escribe: «en la vida fue amigo de esconder los dones de Dios secretos, fuera de algunos que para la edificación debían manifestarse». Otro privilegiado observador como Ribadeneira le define como «suae virtutis occultatorem». Y aquel a quien más largamente confiara los secretos de su vida, Gon§alves Cámara, recogió puntualmente de sus labios esta frase: «Nuestro Padre dijo una vez, pocos días ha, que
  7. 7. quien medía su amor con lo que él mostraba, que se engañaba mucho; y lo mismo en el desamor o en mal tratamiento». Estas palabras son como para desanimar al más perspicaz biógrafo. Pues, ¿qué puede hacer éste sino ahondar en el misterio de una persona a través de lo que ella de alguna manera muestra al exterior? No queda más recurso que el de sumarse secretamente al grupo de los espías, escudriñar con avidez lo que ellos espiaron, leer ávidamente y entre líneas los papeles y hasta la caligrafía de Loyola, que nos deja conocer fácilmente su intimidad. El tenaz defensor de la ciudadela de Pamplona, defiende la ciudadela de su alma de las miradas de los curiosos superficiales, y sólo abre algunos portillos o brechas a los que se disponen a someterle a un prolongado cerco. Me asedian las dudas, la temeridad de mi empeño. En similar trance, Loyola «picó espuelas» y se metió en Pamplona a tentar lo imposible. Voy a imitarle, al menos en este gesto. ¿A qué musas invocaré siguiendo los patrones clásicos? ¿A Calíope, la de la poesía épica? ¿A Melpómene, la de la tragedia, más afín con mi situación personal? Imitando el realismo ignaciano, prefiero andar más a ras de tierra y tomar por mascota protectora al cuartago o burrito que dejó Ignacio en Azpeitia tras su breve estancia en 1535. El halo de respeto y veneración que dejó Ignacio durante aquellos meses entre sus paisanos hizo el milagro de que éstos respetasen al animalito cuando se metía por los trigales, sin maltratarlo. Si hubiese pertenecido a los poderosos Loyola, le esperaría otra suerte. Pero había traído a Iñigo, el converso, que tan profunda huella dejó entre sus paisanos. En 1552, en carta dirigida al mismo san Ignacio, el P. Miguel Navarro le refería que habían visitado el hospitalito de Azpeitia donde él había vivido unos meses, y le añadía: «Hallamos también el mismo quartago que Vuestra Paternidad dejó al Hospital agora diez y seis años, y está muy gordo y muy bueno y sirve hoy en día muy bien a la casa: es muy privilegiado en Azpeitia, que, aunque entre en los panes, disimulan con él». Si entonces la veneración al santo se hizo extensiva a la peana, esto es, al manso burrito que lo trajo de París a Azpeitia, algo similar puede esperar quien quiere transportar su imagen entrañada a París desde un rinconcito de los mismos Pirineos. Ituren (Navarra) 4 de julio de 1980. Contrariamente a lo que mandan las normas y a lo que yo mismo inculco a mis alumnos en clase de metodología, las páginas de entrada precedentes fueron las primeras redactadas. Más que un prólogo son una profesión de intenciones, que, releída al término del trabajo, merece el protocolario «vidimus et approbamus» o la fórmula romanceada de los viejos procesos: «e en ello se ratificaba e ratificó». Otra vez en Ituren, 31 de julio de 1982. Fiesta de san Ignacio de Loyola* * Concluido este libro, tras el paréntesis de una larga dolencia, fue a París y se tradujo al francés. La colección Douze hommes d'Eglise se ha visto interrumpida tras la publicación de cinco tomos. Sin su invitación, probablemente nunca hubiese escrito esta obra, pensada para unos lectores a los que no ha llegado. Aparece la segunda edición de este libro, agotada en breves meses la primera. Sin tiempo para recibir posibles correcciones de las revistas especializadas y ante el total silencio, con dos honrosísimas excepciones, de
  8. 8. la prensa nacional, publicamos de nuevo el libro, que realmente se agotó en puro silencio, a golpe de contagio entre los lectores. Ese contagio se extendió rápidamente fuera de España, por Europa y, sobre todo, por Latinoamérica, países en los cuales se nos pidió traducción del libro o reimpresión del mismo, como ocurrió en Chile, donde el Círculo de Lectores nacional lo publicó para sus asociados. En esta nueva edición sólo se han corregido tres erratas de inadvertencia: una fecha y dos veces el nombre de un Pontífice. La «aventura de un pobre cristiano», Iñigo de Loyola, ha conmovido profundamente muchos espíritus. Me prometía yo en mi prólogo al menos un catequizado, y han sido muchos y en lugares muy distantes y extraños. Deseé sólo acercar al verdadero Ignacio, y me prometía, en tal supuesto, que él seguiría siendo hábil «para hacer el resto». Y lo ha hecho con creces, gracias a Dios. Salamanca, 15 de marzo de 1987. El año centenario ignaciano hizo el milagro. Se agotó la tercera edición de este libro, más larga que las anteriores. Fue traducido al francés, al italiano, al alemán y al portugués (Brasil), y está a punto de editarse en inglés (Estados Unidos), en polaco y en japonés. Me pide el editor unas palabras para la cuarta edición. Me refugio para redactarlas en un rincón paradisíaco del mundo. Escribo a la sombra de un viejo molino, que ya no muele. Mi vista se extiende a lo largo de un río rodeado de fronda verde. Escucho el rumor suave de la cascada o pesquera. Y simultáneamente aguzo el oído interior para escuchar otro rumor, el de algunos recuerdos personales; y el, aún más profundo, del fluir de la corriente ignaciana por obra de este libro. Entre los recuerdos, los hay muy variados. Sé que el Padre General de la Compañía ha leído dos veces este libro y lo considera una de las más bellas biografías de san Ignacio. Es una buena patente. Un hermano jesuita me dice haberlo leído en plena selva amazónica, a días de viaje de la civilización, y que en tal entorno la figura de Ignacio de Loyola había cobrado singular resonancia para él. Acaso tenga mayor mérito otro jesuita, que lo leyó en el metro de Berlín en sus forzosos viajes diarios, y según me confesó, abstraído de cuanto pasaba a su alrededor y algunas veces llorando de emoción. Lo han leído en el refectorio de algunos monasterios, lo «devoró» en la prisión el general Armada, lo ha saboreado un médico que se dice agnóstico. El cardenal primado de Toledo lo tiene en su mesilla de noche, el cardenal Ratzinger dice haberlo saboreado en versión alemana. Muchos cientos de jóvenes peregrinos europeos que llegaron a Loyola el día de san Ignacio, lo habían leído en francés. Alguno me escribe desde un lejano aeropuerto tras haberlo leído en un largo viaje transoceánico. En uno de éstos topé con un jesuita peruano a las diez de la noche y la hebra ignaciana duró varias horas. Una señora ecuatoriana que viajaba a mi derecha no pudo contenerse y prorrumpió en un comentario sabroso sobre nuestra conversación a media voz: ¡Ay, padre, qué lindo es todo lo que estoy oyendo! Muchos sacerdotes me dicen haberse reconciliado con san Ignacio. Otros, sacerdotes y seglares, que lo han descubierto. Laus Deo. San Ignacio es como un río caudal, sordamente rumoroso, como el río Águeda que corre a mi derecha, hos ríos sólo necesitan una acequia que canalice el agua y la lleve donde su fuerza pueda hacerse fecunda. Este libro ha sido tal acequia. El resto lo hace el río, es decir, aquel hombre silente, de pocas y sustanciosas palabras, que más hablaba y contagiaba
  9. 9. con la vida que con discursos. ¿Diré que a alguno le ha revuelto los posos oscuros del alma y le ha hecho emprender el camino de retorno hacia Dios? ¿y que a tantos otros les ha dado razones y fuerza para seguir su camino, caminos variados por los que, en definitiva, todos caminamos solos y a pie? Su mensaje corre, no como el agua, sino casi como el viento, y ha llegado al Japón y a la India, a Puerto Rico y a Oaxaca. El mexicano P. Escobar me dijo que llegó a soñar conmigo. Estábase allí el molino a la corriente del agua Es el estribillo de una poesía, tan ajustado a mis pensares. La corriente fue y sigue siendo Ignacio de Loyola. No basta estarse junto a la corriente, hay que aprovechar su fuerza para convertirla en siempre renovables dinamismos, que no tienen por qué ser reiteraciones o reproducciones miméticas de la corriente original. Basta con que el santo suscite nuevas fuerzas. La corriente en bajada siempre mueve, o puede mover. No basta con que se esté allí el molino, aunque sea «a la corriente del agua». Es lo que ocurre con tanto cristiano que parece molino parado o fuera de curso. Como éste en el que he venido a escribir estas líneas, que concluyo cuando la abuela Carmen, con sus ochenta y tres años muy bien llevados, me trae un delicioso café. Intento leerle este prólogo. Ella me dice que no entiende de estas cosas, pero le agrada que haya hablado del molino, al que se aferra toda su vida, como la yedra que lo embellece. Fuenteguinaldo, en el molino de Valeriano, 21 junio 1992. INTRODUCCIÓN: fantasía y fuentes Si Ignacio de Loyola volviese de incógnito a su tierra, como lo hiciera en 1535, difícilmente reconocería su villa natal. ¿Dónde están sus tortuosas calles medievales, sus murallas, la vieja torre de la parroquia? El restaurado palacio de Emparan le traería a la memoria al menos un apellido, emparentado con su estirpe. También era de nueva construcción el convento de las Concepcionistas y aunque en la villa las llamen las monja xarrak (monjas viejas), nadie conocía sino él el primitivo beaterío de fines del siglo XV. La soberbia casa de los Anchieta, con su extraño aire mudéjar, sí constituye un fragmento de su pasado, pero ese apellido le traía recuerdos negros de antagonismos que llegaron a la sangre. Si entrase en la parroquia, hallaría la vieja pila bautismal recompuesta y junto a ella un cartel capaz de sacudirle el alma: «Aquí fue bautizado Ignacio de Loyola». Vagando por las calles del primitivo casco urbano, hoy ampliado y rodeado de feas fábricas, toparía con una que se llama Calle de San Ignacio. Si llevado de la curiosidad interrogase a los viandantes quién era el titular de la calle, descubriría en un entusiasmo y amor a su paisano, y en algunos indiferencia, repulsa y —lo que es más extraño— rechazo de su condición de vasco. ¡Que le regateen o amengüen tal condición los extraños, es doloroso pero perdonable; pero que renieguen de él sus paisanos!... Con este desengaño en el alma podría salir de la villa para acercarse a la cercana Loyola, su cuna y cuna de sus antepasados durante siglos. El valle aún conserva el verdor de antaño y allí sigue, desafiando los siglos inmóvil e impasible, el monte Izarraitz. Pero, ¿dónde está la ermita de Olatz, a cuya Virgen dirigía sus plegarias, dónde la encina gigante que, emergiendo de un bosque frondoso, señalaba el emplazamiento de su casa- torre? ¿Qué era aquella gran mole de piedra grisácea que se levantaba en
  10. 10. su cercanía, aquella gran cúpula airosa construida por Ibero? El sempiterno peregrino que él fue va a ocultar su nombre y adentrarse en la esplendorosa basílica. Escondida en la alta hornacina de su altar central estaba su imagen, la estatua de san Ignacio con muchos quintales de pura plata, regalada en el siglo XVIII por la Compañía Guipuzcoana de Caracas. Siguiendo los pasos de la cansina corriente de turistas, perdido y desconcertado ante tanta novedad, pasó del pórtico de la basílica hacia el punto de obligada visita: lo llaman la Santa Casa. De pronto el corazón le palpitó con fuerza: ¡allí estaban los muros inconfundibles de su casa, con sus piedras sólidas y su escudo labrado, con aquella parte alta edificada en ladrillo por el abuelo Juan tras el derribo de las almenas por orden y castigo del Rey. También resultaban inequívocas —y para él inmensamente sugerentes— las dos figuras que albergaba aquel insólito patio: la del caballero erguido enfundado en pesada armadura y la del grupo en que unos soldados transportan en una camilla a un herido, al que recibe festivamente el perrillo de la casa. Ignacio recordó el nombre del perrillo y la compañía que le hiciera en horas de honda soledad y desamparo. Enseguida traspasó el dintel de su casa, se fundió con la riada de turistas, escuchó las explicaciones del guía de turno. El, siempre él. Lo llenaba todo, y con él los suyos, no los de sangre —nadie se acuerda de ellos ¡tan prepotentes!—, sino los de espíritu. Los encontraba por doquier, en estatuas y en recuerdos de su paso, en reliquias o en vidrieras artísticas, o en ancho grupo y cobijados por el manto de la Virgen en una capilla que estaba en la estancia donde en sus lejanos tiempos estuviera la cocina, la cocina de las consejas en las noches invernales en que crepitaban las castañas en el tamboril. ¿Qué le iban a explicar los guías que él no lo supiese infinitamente mejor, de sí mismo, de su familia, de aquellos compañeros entrañables? Le interesaba más lo que él solo sabía: descubrir tras aquellos artificiosos revestimientos la fisonomía material de su viejo hogar primero, las recias vigas bajo las que ahora se cobijan capillas y altares suntuosos, mas donde él situaba imaginativamente camas, arcones, alcancías, de roble o castaño. Reconoció sin dificultad la graciosa tabla de la Anunciación, regalo de la Reina Doña Isabel a Magdalena de Araoz, la cuñada querida que hizo veces de madre cuando le cuidara herido y convaleciente. La emoción mayor le esperaba al visitar la estancia alta de la casa de tantos recuerdos, avivados ahora por la visión de la talla policromada del joven caballero convaleciente que levanta sus ojos del libro que sostienen sus manos para dirigirlos a una virgencita de madera, que suplanta malamente a la que un día él viera de verdad. En realidad, su aventura empezó entonces y allí mismo. Desde aquellos ventanucos contemplaba el Izarraitz, lo único intacto después de tanto tiempo, lo que más limpiamente le devolvía a las viejas vivencias. Entre aquellas paredes había nacido por segunda y definitiva vez, lenta, laboriosamente, a una vida que no se rige por el compás de la que anida en el cuerpo. Todo lo ocurrido hasta aquel instante —muchos años— era vano y vacío, guedejas de humo que llevó el viento cuando voluntariosamente quemó lo que hasta entonces adoró. Las ensoñaciones alimentadas en la soledad de aquel recinto tantas tardes marcaron su vida, que, a partir de entonces fue en verdad suya. Aunque, queriendo ser veraz y verdadero, más que suya fue de Otro, que le llevó por donde nunca pensó en aquellas horas fervientes de mudanza y proyectos. Porque ¿dónde había terminado el inicial aspirante a cartujo? «Pocos hombres se asemejan a su vida» (G. Bernanos).
  11. 11. Al abandonar el recinto y bajar las escaleras percibió en sí una extraña angustia. Cada rincón le había evocado tantas cosas... pero ninguno le devolvía el perfil, la silueta de su madre. Nunca se le grabaron en su retina de modo que pudiera recordarlos o asociarlos a algo. ¿No se daría en el secreto último de su existencia errante una búsqueda inconsciente de la madre no conocida, un modo instintivo y casi biológico de restañar la herida de la carencia materna? Recordaba a su hermano Martín, el heredero de Loyola por muerte del primogénito en las guerras de Italia; a Pedro, el clérigo dominante y disoluto, que fue Rector de la iglesia de Azpeitia; a Hernando, el que se perdió en América; a Ochoa, que murió joven entre aquellos muros; a Magdalena, que lo acogió en Anzuola cuando lo traían herido de Pamplona, a Beltrán, Juaneiza, Petronila, Sancha... Sobre aquel recinto aleteaban las sombras de los bastardos que indefectiblemente se añadían a las diversas generaciones de los Loyola. Orgullo y lujuria eran sus genuinos blasones. Loyola quiere decir lodazal. El estaba hecho del mismo barro y hubiese sido otro más en la larga serie, a no ser por lo que pasó en aquella estancia que dejaba a sus espaldas. ¿Y el caserío Eguibar, tan cercano a su casa, donde vivía Errasti el herrero y su mujer María Garín, la que le amamantó a él de niño? A ella le debía la vida y con la vida todo; porque, al fin, es en la vida donde somos lo que llegamos a ser. ¿Seguiría en pie la fragua donde por primera vez vio moldear a golpes el hierro fundido? También él se había forjado así, a golpes de la vida, y así quiso moldear a los suyos. De camino le tentó una curiosidad imprevista: allí, junto a su vieja casa, estaba un centro de espiritualidad. Preguntó por él al azar a un Padre jesuita quien le dio todo género de explicaciones. Era una casa de promoción e irradiación espiritual; en ella se perpetuaban «actualizados» los Ejercicios Espirituales de san Ignacio y se publicaba una revista de extraño nombre: «Manresa». El visitante se quedó mudo y concentrado, hurgando en su alma y saltando el tiempo. Pudo ver la biblioteca y hasta le dejaron un rato curioseando a placer sus libros. Se encontraba de nuevo en aquellos papeles. ¿Qué le iban a decir que no supiese? El corazón le restallaba cuando sus ojos registraban textos harto familiares: Ejercicios Espirituales, Forma Instituti, Diario espiritual, Constituciones... Había cincelado morosamente cada una de las palabras de aquellos escritos. ¿Por qué los envolvían en aquel extraño adobo de introducciones y notas eruditas, con intención de colmar lagunas, adivinar intenciones, construir exégesis? ¿Sería todo tan complicado? El creía haber seguido simplemente su camino; con inesperados vericuetos, es verdad, pero sencillo y simple como el del riachuelo que allí cerca bajaba de las cumbres del Pagotxeta buscando sin equivocación posible la llamada del valle y de su río Urola. Ciertamente se resistió durante mucho tiempo a narrar el hilo de su vida, mas, en un momento de benevolencia senil, cedió a las importunaciones y comunicó algunos retazos. Aunque se guardó vetas inexplicables de su secreto interior, ¿podía llenar su vida errática cuatro grandes tomos con el pomposo título de Fontes narrativi de Sancto Ignacio? ¿Tanto podía narrarse de su simple vida y quiénes eran los indiscretos y facundos narradores? Hojeó los índices y le saltaron por doquier nombres amigos a los que, sin quererlo, asociaba epítetos hondos y certeros: el grave Laínez; el dulce, angelical y, por eso, escrupuloso saboyano Fabro; el sufrido Polanco, que aguantó a su vera tantos años, abrumado de trabajo, como una recia muía castellana. Y Nadal, tan entusiasta, aun cuando resistiera tantos años a las
  12. 12. primeras invitaciones. Y Gonsalves Cámara, el afortunado beneficiario de su confianza. ¡Qué extraño! Aún hoy no sabría explicarse por qué se confió a él y no a ninguno de los veteranos compañeros del pequeño grupo de París. Luego venía Ribadeneira llenando con su bella prosa toledana un grueso volumen. ¿Será posible? ¿Aquel chicuelo travieso de catorce años, paje del cardenal Farnese, que se escapó de su amo por alguna trastada y fue admitido en la Compañía y compañía de sesudos varones; aquel que «no se apartaba de su lado» y le hacía preguntas sólo disculpables por sus pocos años y por su temperamento despabilado? El peregrino no pudo resistir sin asomarse al prólogo. — ¡Hinchado y ampuloso el exordio del toledano! — . No era así cuando yo le acogí, se dijo. Saltó unos párrafos y se dejó embargar por la emoción espontánea, pues estaba solo y nadie le espiaba, cuando saboreó estos párrafos: «Este es un piadoso y debido agradecimiento y una sabrosa memoria y dulce recordación de aquel bienaventurado varón y padre mío que me engendró en Cristo, que me crió y sustentó, por cuyas piadosas lágrimas y abrasadas oraciones confieso yo ser eso poco que soy... Contaré lo que yo mismo oí, vi y toqué con las manos en nuestro B. Padre Ignacio, a cuyos pechos me crié desde mi niñez y tierna edad... dentro y fuera de casa, en la ciudad y fuera de ella, no me apartaba de su lado, acompañándole, escribiéndole y sirviéndole en todo lo que se me ofrecía, notando sus meneos, dichos y hechos»... Al menos era hondamente agradecido el biógrafo recogido de chicuelo y la gratitud era para el peregrino la primera cualidad de un alma bien nacida, de un hombre cabal y de un cristiano de verdad. Y era sutil y buen escudriñador el tal Ribadeneira, porque sin tales condiciones no hubiera escrito otros párrafos que descubrió aquí y allí en su voluminoso libro: adivino certeramente, en efecto, que, bajo la «paz y sosiego» que dominaban en el comportamiento del peregrino, se escondía un hombre «muy cálido de complexión y colérico», y aun se atrevió a insinuar que el peregrino tomaba y dejaba una «como máscara y semblante de severidad cuando y como quería». No tropezó el astuto Ribadeneira donde se enredó el honesto y rectilíneo Laínez, que todo lo tomaba en serio, y desde luego le agradó sobremanera al visitante-lector el juicio definitivo de su antiguo monaguillo y acompañante: «Tenía muchas cosas que le hacían muy amado de los suyos». En conclusión pudo deducir el improvisado curioso que aquellos venerables Padres, que eran el espejo de la discreción, lo habían espiado constantemente, habían penetrado en su intimidad cautelosamente reservada y, ya en vida suya y mucho más después de su muerte, habían establecido un pugilato mutuo en el rescate afectuoso y lleno de veneración de sus recuerdos personales. Después de todo, el amor conoce mejor que el odio. Frente a aquellas muestras de admiración amorosa, existían otras, frías y distantes, que encubrían una antipatía de fondo. Existía el aborrecimiento sin antifaz. Lo pudo comprobar al asomarse a los anaqueles de biografías, donde le esperaban infinitas sorpresas, porque junto a los admiradores, descubrió que tenía terribles enemigos. A muchos de éstos les había intrigado el secreto de la fuerza de Loyola, y se empeñaban en crear, para hurgar en él, el espectro de su enigma y misterio. Uno lo llamaba genial psicólogo empeñado en filtrarse en la sociedad (H. Boehmer), y otro lo calificaba de diplomático intrigante que quiso dominar la cristiandad desde su centro romano, sucumbiendo a la tentación de poder (Fülop-Muller).
  13. 13. Orador exaltado tenía que ser quien lo elogiara como genio organizador de militar y general de primer orden, para luego asegurar que quiso matar la libertad, aniquilar totalmente el ser humano y llevar a la humanidad al suicidio (E. Castelar). Otro le llamaba «dictador de almas», hombre adusto, hipócrita e impasible, «no es un padre que se regocije o entristezca con los suyos» (L. Marcuse). No entendió muy bien que le considerasen héroe al servicio de la Iglesia, paladín y exponente de la Contrarreforma (L. Gothein), pero su asombro no conoció límites cuando se vio retratado en otros libros como histérico, como espíritu judío y antigermánico, como ocultista y gurú secreto. ¿Sería posible? Harto más sabrosas encontró las ocurrencias de su paisano Unamuno cuando lo comparaba con Don Quijote. ¿Entablaría pleito contra los que le denigraban, acudiría a tribunales pontificios o civiles para defender su buena fama o el «derecho de imagen», como tantas veces lo hiciera en vida? Verdaderamente los humanos cumplían muy pintorescamente aquella máxima que, con otras intenciones y supuestos, había estampado él en su libro de los Ejercicios (n. 76): «andando siempre a buscar lo que quiero». ¿Qué misterios querían buscar en su vida? Cerró los libros cuando vinieron a buscarle. Era la hora de cerrar. Se despidió del benévolo Padre del Centro de Espiritualidad y se fue alejando de su casa-torre nativa. Al atravesar la ancha explanada que ante ella se extiende, topó con la estatua que se yergue sobre un alto pedestal: San Ignacio de Loyola. A pocos metros correteaba un enjambre de muchachos. Resonaban sus gritos: ¡Iñigo, Iñaki, Ignacio! Uno de ellos fijó su mirada en el peregrino, alertado por la morosidad con que éste contemplaba aquella estatua tan familiar. ¡Qué estará mirando! y desde luego no lo reconoció. El peregrino se perdió en la soleada tarde y se dispuso a ascender las primeras estribaciones del Izarraitz. El valle iba quedando cada vez más bajo y distante, se iba abriendo el horizonte y ensanchando el cielo. Una tenue neblina hacía más dulces los tonos azulados del atardecer, mientras se encendía el brillo de Venus en el cielo y comenzaban a aparecer las estrellas. El peregrino miró hacia arriba y de su corazón brotó espontáneamente una exclamación que parecía fundir en un instante siglos de distancia y amasar la continuidad perdurable del espíritu: «¡Qué sórdida la tierra, cuando miro al cielo!». Esta fantasía precedente nos ha servido para, de modo plástico y por contrastes, adentrarnos en las dificultades que presenta cualquier intento de recomponer la «vera effigies» de san Ignacio, evitando el ditirambo o el panfleto, y sus abundantes cosechas respectivas. Es preciso hacer un esfuerzo para acercarse a la imagen originaria para acompañar al peregrino en su camino lleno de recodos inesperados. Para eso hay que optar decididamente por la cantera informativa primigenia, eso que en historiografía se designa con el nombre de fuentes; y acudir subsidiariamente a investigaciones reconocidas por su calidad, ya que hoy abundan biografías y estudios doctrinales notables, sea de carácter global y sintético, sea de carácter analítico y limitado. En punto a fuentes, disponemos hoy de la magna edición de los Monumenta Histórica Societatis Iesu con más de cien gruesos tomos, muchos de los cuales se centran directamente en la figura de Ignacio. Ninguna Orden religiosa ha hecho un esfuerzo comparable a éste a fin de exhumar toda la documentación referente a sus orígenes, a su primer medio siglo de vida. Iniciada a fines del siglo pasado, prosigue tenazmente
  14. 14. en su tarea; sus frutos son tangibles, no sólo en la edición de nuevos tomos, sino en la reedición notablemente mejorada, en cantidad y calidad, de no pocos tomos primerizos de la serie. Aun dejando de lado muchos volúmenes dedicados a los primeros compañeros (Laínez, Fabro, Nadal, Polanco, Javier, Bobadilla, Borja, Broet, Jay, Coduri, etc.), nos esperan no menos de veinticuatro volúmenes consagrados al propio Ignacio: doce de cartas e instrucciones, dos con los Ejercicios Espirituales y Directorios, cuatro con las Constituciones y Reglas, uno titulado Scripta de S. Ignatio, cuatro fundamentales agrupados bajo el título de Fontes narrativi de Sancto Ignatio, en el que se incluye la clásica Vida escrita por P. Ribadeneira, y uno recentísimo con fuentes sobre la familia, patria, juventud y primeros compañeros, publicado por el P. Dalmases. Dentro de esa gran masa documental, poseen luz propia los escritos procedentes del mismo san Ignacio, editados ahora con las máximas garantías textuales posibles y con el complemento de introducciones y notas eruditas de gran valor ilustrativo. Evidentemente no todo tiene el mismo peso específico, aunque siempre posea algún valor biográfico. Sobresale entre todos la llamada Autobiografía, relato hecho por el mismo san Ignacio a Gonsalvez Cámara en 1553, verdadera piedra millar para la mayor parte de la vida de Loyola. El pequeño librito de los Ejercicios, clave del ignacianismo, en la medida en que representa la teorización de su experiencia espiritual y apostólica más íntima, posee también fuerte carga autobiográfica. Su vida ilustra muchas de sus máximas, y éstas iluminan, a su vez, situaciones biográficas vividas. Las Constituciones, pacientemente elaboradas al final de su camino, desvelan, bajo su prosa frecuentemente legalista, el alma del proyecto ignaciano y las aspiraciones íntimas proyectadas sobre el grupo al filo de una experiencia constantemente contrastada. El Diario espiritual, a veces desesperantemente conciso y cifrado e incomprensiblemente inédito en su integridad total hasta 1934, abarca un período muy breve de su vida (1544-1545), pero abre un portillo insospechado sobre las altas vivencias místicas del santo, difícilmente adivinable en tal medida de no ser por estas breves páginas. Dejando de lado otros escritos menores, no por eso menos importantes, como la Formula Instituti, la deliberación sobre la pobreza, etc., digamos algo sobre las cartas que ocupan doce tomos de la colección citada. Descontando las perdidas, las editadas se acercan a unas siete mil. Se extienden desde el año 1524 hasta su muerte, y abarcan lo mismo breves billetes de cortesía o de asuntos muy particulares, que piezas maestras notables por su contenido espiritual: en cualquier caso nos desvelan un Ignacio vivo y palpitante, inclinado sobre personas o asuntos concretos, sensible a trances y tiempos, remachando o aplicando aquellas pocas verdades fundamentales que constituían su peculio espiritual o glosando el espíritu de sus Ejercicios o de sus Constituciones. Muchas veces leía, releía y limaba sus cartas este hombre de hablar muy pensado, para que no hayamos de intentar descubrir en ellas filones secretos de su espíritu. Desgraciadamente hemos de dar por definitivamente perdidos su poema juvenil en honor de san Pedro, las anotaciones del convaleciente en tinta roja y azul de sus lecturas loyoleas de la Vita Christi, sus primeros apuntes espirituales, sus redacciones manresanas de los Ejercicios y otras cosas. Unas desapariciones resultan comprensibles, otras no tanto. En
  15. 15. cualquier caso es mucho lo que nos queda de él y a través de ello hemos de rastrear los pasos de su aventura espiritual. San Ignacio escribió mucho, pero no publicó nada. La edición primera de los Ejercicios (Roma 1548) apareció sin nombre de autor y reservada a los jesuitas, aunque luego se haya editado 4.500 veces y en 20 idiomas. En segundo lugar contamos con lo que, ya desde fecha muy temprana, se escribió sobre él, más con ánimo de ahondar en su interioridad y hacerla perdurable, que de airearla. Lo escribieron los suyos, no lo olvidemos; los que un día se adhirieron a su persona y se comprometieron a seguir su forma de vida, para constituir luego grupo compacto, aprobado por la Iglesia. Cada uno miraba a Loyola como a su padre; además lo miraban como al padre y cabeza del grupo en cuanto tal. Espiaron amorosamente a Ignacio, que no era precisamente un exhibicionista de su intimidad. Quisieron saberlo todo de él, porque entendían que todo lo suyo les pertenecía y les afectaba. A espaldas de san Ignacio, Diego Laínez, uno de los de la primera hora, rompe el fuego a instancias de Juan Polanco y recoge en una larga carta, «fiel y sencillamente», lo que rebusca en sus recuerdos personales «que toca a nuestro Padre Maestro Ignacio», refiriendo lo que le había oído contar a él mismo. Por lo que respecta al origen de la Compañía, podía hablar como testigo de vista y, en parte, de oídas. Probablemente colaboró con él en la redacción de la carta Salmerón, su viejo compañero de universidad en Alcalá y París, también iñiguista de la primera hora. Habían convivido muchos años con Ignacio, conversado muchas horas, viajado juntos por el norte de Italia y a Roma en 1537. Laínez fue el confidente privilegiado de la visión de La Storta. La larga carta de Laínez, dividida en la edición actual en seis capítulos con 62 largos párrafos numerados, aunque inédita hasta 1904, se difundió ampliamente por la Compañía y fue como primer cliché ignaciano oficial en la misma en los primeros años que siguieron a la muerte del santo. En este texto, redactado en 1547, recopila noticias sobre la vida de Loyola a partir de su conversión hasta la fecha de la carta. Polanco, que hacía de secretario de san Ignacio desde comienzos de 1547, mostró muy pronto afán por recopilar noticias. El trato asiduo con él y el manejo de papeles, le hacían gozar de una posición privilegiada. Dispuesto a usufructuar positivamente las ventajas de su oficio, el diligente secretario, trabajador infatigable, encontró tiempo para pergeñar un primer borrador que iría perfeccionando en sucesivas redacciones. Es el «Sumario de las cosas más notables que a la institución y progreso de la Compañía de Jesús tocan». En 1549 lo tradujo al italiano, en 1551 le dio una nueva mano. Muchos años más tarde (1574), este hombre que había sido secretario de san Ignacio nueve años (desde 1547 hasta su muerte), recopiló nuevas noticias en unos Commentariola (1564-1573) y antepuso una vida del santo a su voluminoso Chronicon. Recopilador de materiales más que biógrafo, corrigió errores y completó lagunas, y pudo utilizar la citada carta de Laínez y el texto de Gonsalvez Cámara del que hablaremos a continuación. Este es la perla de las fuentes ignacianas, aunque incomprensiblemente no fue editado hasta 1904. De él haremos frecuente uso, pues no en vano se le designa con el nombre de Autobiografía y corre hoy traducido al latín, al alemán, al checo, al eslovaco, al francés, al holandés, al húngaro, al inglés y al italiano. Su nacimiento es, en cierto
  16. 16. modo, sorprendente. Es preciso leer morosamente el prólogo que antepuso al relato el propio Cámara. Es la historia de una confidencia. En su primera línea registra, como la fecha de un milagro, el día para él impensable en que nunca hubiera soñado. Luis Gonsalves Cámara era un jesuita de la segunda generación. Nativo de la isla de Madeira e hijo del gobernador, estudió Arte en París en 1535, pero no entró en la Compañía sino en 1545 y en Portugal. Le empujó a tal decisión su trato con Fabro, compañero del Colegio de Santa Bárbara de París, pero a quien sólo conoció íntimamente en Coimbra muchos años más tarde. Este buen latinista, helenista y hebraísta, hijo de gran familia, hizo su noviciado en Valencia, sirviendo en su hospital. De nuevo se encontró con Fabro en Madrid a principios de 1547: «me pareció que no habría otro hombre en el mundo que tuviese más de Dios; tanto que, cuando después oía hablar de la ventaja grande que hacía a todos el Padre Ignacio, solamente lo creía por fe»... Este alto concepto, mantenido en la nebulosa de la distancia, le hizo llamar a san Ignacio «mi Padre y mi Dios en la tierra» en carta que le dirigiera en 1552. Su deseo, ardiente y arraigado de conocerlo y tratarlo, se vio cumplido cuando fue designado por el visitador P. Miguel de Torres para que fuera a Roma a dar cuenta al General de las cosas de la Compañía en Portugal. El contacto directo con el santo no le defraudó: Fabro le pareció entonces «un niño, junto a nuestro Padre». Llegó a Roma el 23 de mayo de 1553; salió el 23 de octubre de 1555 hacia Portugal. Sin embargo, este recién llegado fue el depositario de confidencias ignacianas que para sí deseaban sus amigos veteranos. Es verdad que tal milagro no se produjo de la nada. Dos años antes, un día en que Nadal sorprendió a Loyola abstraído y como transportado, éste dejó escapar una frase misteriosa: «Ahora estaba yo más alto que el cielo». Los esfuerzos indiscretos de Nadal por penetrar en el secreto trance fueron baldíos; Loyola desviaba la conversación. Mas, queriendo forzar aquella sobriedad expresiva de Ignacio, Nadal se mostró más audaz y fue al bulto descaradamente. Le recordó que Dios le había concedido ya las tres gracias que deseaba antes de salir de esta vida: la aprobación de la Compañía, la de los Ejercicios, y la redacción de las Constituciones. ¿No era razonable pensar que su fin estaba próximo? La decrepitud de Loyola era visible y no permitía forjarse ilusiones. ¿Por qué no les declaraba «el camino por donde el Señor le había llevado desde los primeros tiempos de su conversión?». Sería como su testamento espiritual e instrucción postrera. Loyola se cerraba en banda alegando ocupaciones. No quería ceder a simple curiosidad humana. Otra cosa sería si se persuadiese que Dios le exigía aquel vaciamiento de su interioridad. Un año más tarde Nadal le preguntó de nuevo si había hecho algo. «Nada», fue la respuesta lacónica del hombre a quien atrapaban otras preocupaciones. Fueron inútiles reiteradas insistencias durante años. Nadal parece complacerse en subrayar que sus importunaciones fueron las que provocaron el desahogo de Ignacio con Cámara; desahogo, por cierto, del que le dio cuenta el portugués, no Ignacio. Tuvo que resignarse a aceptar la mayor confianza otorgada a su joven compañero y espolear a éste a que pusiese el mayor tesón en el empeño. Con enorme sencillez narra Cámara la historia de esta confidencia prodigiosa. Su feliz memoria, bien acreditada en el relato, registra pormenores que el afecto magnifica: «el año de 53, un viernes a la
  17. 17. mañana, 4 de agosto, víspera de Nuestra Señora de las Nieves, estando el padre en el huerto junto a la casa o aposento que se dice del Duque», que no es otro que Francisco de Borja... El milagro se produjo sencilla, inesperadamente, quizá porque en aquel trance Cámara no preguntaba, sino que exponía a Ignacio particularidades de su propia alma. Le confió un secreto íntimo: sus luchas personales contra la vanagloria. El origen familiar, dotes naturales, estudios, el crédito alcanzado en la Corte de Lisboa... todo se concitaba para no hacerle fácil el menosprecio de sí mismo. Sin saberlo, Cámara había tocado una fibra, ya muerta, pero que un día fue muy sensible en Ignacio. Este le adoctrinó con consejos y le consoló, pero además le hizo una inesperada revelación que remontaba a viejos tiempos: él también había sido tentado dos años de la vanagloria. Por ello ocultó su nombre cuando fue a Jerusalén. En otra ocasión... El relato de Ignacio fue largo y circunstanciado. Todo quedaba atrás y lejos. Fue una tentación infantil que nunca volvió a perturbar la paz de su alma. El subconsciente había traicionado a Loyola, pero pudo comprobar que aquel gesto de sencilla espontaneidad hizo bien a su interlocutor. ¿No había sido este rezumar de su alma el nervio de su irradiación personal, desde los lejanos días de Manresa, Alcalá, París? Comenzaron a aflojar sus resistencias a la comunicación confiada. Acaso comprendió que su vida no era solamente suya. Dos horas más tarde se encontraban a la mesa Ignacio, Polanco y Cámara. Ignacio, el gran silente, sorprendió a los comensales con sus palabras. Les refirió su encuentro con Cámara en el huerto. Había reflexionado sobre ello en su celda y Dios le había dado claridad al respecto. Iba a cumplir los deseos reiteradamente expuestos por Nadal y otros. Por fin, «se había del todo determinado». «La cosa era declarar cuanto por su ánima hasta ahora había pasado, y que tenía también determinado que fuese yo a quien descubriese estas cosas», dice Cámara. Una determinación, y además confesada, de Loyola era cosa seria. Once veces utiliza el vocablo en diversas modalidades en el libro de los Ejercicios para definir resoluciones comprometedoras. Esta nueva «intención determinada» era como una razón para seguir viviendo. El, que se prometía pocos días de vida y, ante cualquier proyecto a dos semanas vista, decía «¿y tanto pensáis vivir?», anunció ante los pasmados comensales que pensaba vivir tres o cuatro meses para acabar esta cosa. ¿Qué haces, prudentísimo Ignacio, fidelísimo y tenaz cumplidor de promesas, que no sabías dejar para mañana una promesa que podías cumplir hoy? ¡Mira, vasco encerrado en ti, que la cosa esta vez no son hazañas, acción, mudanzas, sino palabras, palabras densas y veraces, y la cosa es desvelar tu intimidad! Por una vez vas a ser remolón en cumplir lo prometido. Te han cogido la palabra. Tu palabra, que era ya casi obra. Desde el día siguiente le va a importunar justamente el delicado portugués y habrá de aceptarle que le recuerde cada día la promesa solemnemente hecha. Ignacio replica que está muy ocupado en otras cosas, quiere reservar la cosa para los domingos. Pasan semanas sin acometer la terrible promesa... Desde aquella hora, las miradas de sus amigos se han vuelto implorantes, inquisitivas; son un recordatorio vivo y mudo de lo que anunció en un momento de flaqueza. Y no disimulan el miedo. El P. Ignacio está muy indispuesto y en manos de médicos, ha declinado mucho en dos meses; temen que los deje para siempre. ¿No sabía él que se pasan avisos, que acaban de dar prisa a su viejo compañero Simón Rodrigues para que
  18. 18. venga a Roma, si quiere verle vivo? Aquel mutismo, que parecía eterno, se rompió en septiembre. Por fin, Ignacio llamó a Cámara. Iba a «decir toda su vida». Las sesiones se repitieron tres o cuatro veces en aquel mes. Loyola narraba y revivía su pasado con pasmosa claridad. «Hace al hombre presente todo lo que es pasado». Como si repitiera aquella vieja confesión general en Montserrat, por escrito y durante tres días, Loyola contó detalladamente al silencioso oyente que tanto le admiraba «las travesuras de mancebo, clara y distintamente, con todas sus circunstancias». Llegó hasta su época manresana. Sobraban preguntas, pues era amplio el relato de las lejanas secuencias revividas. Cámara pasaba a rápidas notas las palabras frescas, que le servían para una redacción cuidadosa en su celda, procurando ajustar las frases a lo que exactamente había escuchado. Prefería no desviarse un ápice de las palabras oídas, aunque sentía que se le escurría la fuerza secreta de algunas de ellas. Aquel feliz comienzo se interrumpió pronto y con desesperante terquedad. Tornaban las excusas: enfermedades, negocios indeclinables, la dotación del Colegio Romano, los asuntos de Etiopía, etc. Pasaron los meses. Llegó Nadal quien, holgándose de lo comenzado, incitó a Cámara a importunar a Ignacio y suavemente animó a éste a proseguir lo iniciado. Con ello, le decía, fundaba verdaderamente la Compañía. La narración siguió en marzo de 1554. La muerte de Julio III, el brevísimo pontificado de Marcelo II, la elección de Paulo IV, los calores estivales y las ocupaciones, hicieron correr los meses sin nuevas confidencias. Para colmo, se comenzó a tratar de enviar a Cámara a España. Este se decidió a «apretar mucho» a Ignacio para que cumpliese lo prometido. Lo citó, por fin, el 22 de noviembre en la pequeña torre roja contigua que hacía de enfermería. Un pequeño contratiempo frenó de nuevo las confidencias de Ignacio aquel día. Nuevas instancias, esta vez con fruto. Ignacio dictaba paseando; le perturbaba que Cámara observarse atentamente su rostro. Aquel manso contemplar la compostura y aspecto de Loyola encendía en amor de Dios el alma de Cámara, le hacía bien. Ignacio le advirtió reiteradamente que observara la regla de la Compañía que moderaba el ejercicio de la vista; una vez lo dejó cortado y se marchó. El monólogo se reanudó al poco tiempo y con prisa. Llegaba la hora de la partida de Cámara. Este cumplió con su tarea hasta la víspera, sin tener tiempo material para poner en limpio sus últimas notas. Lo tuvo que hacer durante el viaje, en Génova, y a falta de amanuense español, recompuso y dictó en italiano los últimos recuerdos extraídos. Esto ocurría en diciembre de 1555. Cámara remitió a Roma estas postreras páginas de su inapreciable relato. Para entonces ya se habían hecho copias de la primera y extensa parte del mismo. De creer a Ribadeneira, san Ignacio las conocía, ya que por orden suya se le dio una copia cuando salía camino de Flandes, sin sospechar que sería su primer gran biógrafo. A Ignacio le quedaban meses de vida. Increíble, por no decir sospechosamente, no se conservan los papeles originales de Cámara, aunque sí muchas copias y la versión latina muy temprana del texto destinado a manos de la ya internacional Compañía. ¿Cómo explicar la desaparición de semejante reliquia, tan codiciada y tan laboriosamente alcanzada? En el texto actual se liquidan en dos líneas las «travesuras de mancebo», tan clara, distinta y circunstancialmente contadas por Ignacio. Nos consta que las refirió. ¿Las puso por escrito
  19. 19. Cámara? ¿Fue respetuoso con la sinceridad del hombre o le venció el respeto al santo? En cualquier caso es lamentablemente sobrio en el inicio del relato que actualmente poseemos, cuya primera copia es la llamada de Nadal, hombre excesivamente empeñado en teologizar sobre los episodios edificantes de Loyola y en convertirlos en espejo de la Compañía recién nacida. Con ello perdemos contacto con el hombre Ignacio, más proclive a contar sus flaquezas que sus carismas. Cámara volvió sobre su obra, completó su sustancioso prólogo, añadió algunas notas. Además de su tarea de receptor concienzudo de las confidencias del fundador, había iniciado en Roma una recopilación propia de dichos y anécdotas de san Ignacio, a quien observó sin descanso. Sus centenares de anotaciones secretas, todas del año anterior a la muerte de Loyola, fueron recogidas en un Memoriale (1573-1574), que constituye una cantera inacabable de recuerdos. Inserto ya en una facción más bien rigorista, podía verse tentado a autorizar su punto de vista con la evocación interesada de unos aspectos. Con todo, en su doble tradición manuscrita en español y portugués, constituye una fuente inapreciable de pinceladas sobre san Ignacio. La joya máxima es, sin embargo, la justamente llamada Autobiografía, ya que, como certeramente diría Ribadeneira, «se escribió casi por boca de nuestro Padre». Se percibe en ella el eco vivo y directo de Loyola en su prosa y en muchas palabras que podríamos considerar como ipsíssima verba. En paz consigo mismo y con un pasado asumido plenamente en sus sombras y luces, Ignacio guarda ante su ejecutoria aquella distancia que él recomendaba en los Ejercicios en punto a decisiones: «mirar a un hombre que nunca he visto ni conocido... considerar lo que yo le diría que hiciese». En este caso, que dijese... Su intención es simple: no busca el exhibicionismo, sino el relato del discurso de su vida, el modo en que Dios le había llevado rescatándole del pecado. Ni Cámara es un indiscreto reportero moderno, ni Ignacio un engolado narcisista. El protagonista de su relato no es, en realidad, él, sino Dios. Loyola, el peregrino, es objeto del extraño gobierno de Dios, que hoy, desde la cima de su vida, descubre con claridad. Por eso no tiene intención de componer la figura: narra sus vanidades, sus ensueños, sus desesperaciones, sus trabajos, sus persecuciones, sus fracasos, con la misma serenidad con que cuenta visiones, gracias místicas, heroicidades. Con sobrecogedora seguridad, se muestra menos sensible que sus amigos a la sensibilidad de la época, cargada de suspicacias y de amenazas inquisitoriales. Ribadeneira recortará algunas de estas cosas en su biografía. Loyola resulta así un prodigioso narrador, directo y expresivo. Siempre dice cosas, con sustantivos, con escasos adjetivos y con horror a los superlativos. Es todo un test literario. Por algo Fueter consideró la Autobiografía como «un modelo de alma intuitiva y realista, un relato maravilloso cual sólo puede brotar de una auto-observación de largos años... Nada de expresiones recargadas ni de frases hechas con miras a la edificación». ¿Es verdad esto último? Evidentemente no hay «frases hechas», pero este vaciamiento interior de san Ignacio no puede tener otra mira que la edificación de los demás. Es un canto a la misericordia de Dios hecho por un vasco sobrio, no por un ardiente africano como Agustín, que lo siembra de interjecciones y signos interrogativos, o por la prodigiosa Teresa de Jesús de fácil palabra. Es el relato de un peregrino, del hombre que peregrinó —
  20. 20. peregre, lejos de su hogar nativo— hacia lo desconocido, guiado por una confianza fundamental en quien le llevaba, no sabiendo hacia dónde. También él veía ahora las espaldas a los hechos, iba descifrando el enigma, desandando desde la meta alcanzada los seguros, pero oscuros, pasos del largo laberinto de su vida. No recuerda todo, sino lo significativo. Sus intenciones ponen un filtro a su memoria, cuando no es la memoria misma la que ha dejado agostar mucha hierba del camino o ha purgado sus recuerdos. Dice Tagore, un poeta, en su libro titulado Recuerdos: «No sé quién pinta los cuadros en el lienzo de la memoria; pero sea quien fuere lo que pinta son cuadros. Con lo que quiero decir que lo que allí deja con su pincel no es una copia fiel de todo cuanto ocurre. El coloca y quita según sus preferencias. ¡Cuántas cosas grandes hace pequeñas y cuántas pequeñas hace grandes!... Descubrí que los recuerdos de la vida no son la historia de la vida, sino la obra original de un artista desconocido. Los colores variados esparcidos por todas partes no son reflejo de luces exteriores, sino que pertenecen al pintor mismo y vienen matizados apasionadamente desde su corazón». Ignacio recuerda a distancia y con distancia. Ya no es ése que revive en su memoria. Pero no aborrece, como Lutero, sus esfuerzos generosos de la primera hora, sus excesos penitenciales de converso. Los contempla con benevolencia, como expresiones de un fervor puro y ardiente. Ya no tenía fuerzas para aquellas desmesuras; sobre todo, no las creía necesarias. A su modo y tiempo, fueron efecto de una pasión encendida por lo absoluto, buscado por caminos ásperos, queriendo conquistar a Dios. Pero desde la cumbre de quien hoy se abría sencillamente a lo divino —«patiens divina», teopatía—, veía aquellos lejanos años generosos como su «iglesia primitiva», aureolados con el encanto de un hervor ingenuo. Ignacio concluyó su relación con algunas alusiones a sus iniciales actividades romanas. A partir de esa fecha ya no había misterios en su vida, al menos externa. Nadal podría contarlo. Cámara quiso saber algo más acerca de la redacción de los Ejercicios y de las Constituciones. Obtuvo breves, pero preciosas confidencias. Su labor llegaba al final. Ignacio había cumplido generosamente lo prometido y no estaba libre de un cierto pesar. El último día, antes de la cena, llamó a Cámara. Su aire era más reconcentrado que de ordinario. Gravemente le espetó una especie de atestado final, explicándole la intención y sencillez con que había volcado su intimidad. El hombre de palabras pesadas y pensadas quería asegurarle de una cosa: no le había dicho nada de más. Seguro; no sería vasco. Pero en los brochazos finales nos abre a simas espirituales privilegiadas que desvelan su interioridad. En efecto, confesó nuevas cosas: que había ofendido mucho a Dios desde su conversión, pero nunca con pecado mortal consentido; que su devoción había ido creciendo; que ahora, como nunca, encontraba con facilidad a Dios; que gozaba de visiones y gracias cuando decía misa o redactaba las Constituciones. Para él eran como moniciones supremas en sus determinaciones, le confirmaban en sus opciones. Cámara quiso ver, aunque fuese de refilón, los papeles en que iba moldeando las Constituciones, pero «él no quiso». Nos hemos detenido largamente sobre la Autobiografía, especie de testamento ignaciano, porque ella es la piedra angular de toda aproximación al santo de Loyola y ya desde el principio será utilizada y saqueada por Ribadeneira, Maffei y otros. No hay que decir que será una
  21. 21. fuente privilegiada de nuestro libro. Seremos más breves en la presentación de las fuentes posteriores a la muerte de Ignacio. Tras la carta necrológica escrita por Polanco a la muerte de Loyola, se inicia una nueva etapa. La abre Nadal, cuyas exhortaciones o pláticas en Roma, Coimbra, Alcalá, Colonia, su Apología contra los doctores de París y otros escritos, recogen la sustancia de la historia conocida y tratan de hipostatizarla. A Nadal le interesa más la edificación que la mera historia y está persuadido de que la vida del desaparecido fundador es como el fundamento de la Compañía. Nadal asume el papel de intérprete del espíritu ignaciano, su admiración por el fundador no conoce límites. El perfil ignaciano recibe algunas aportaciones; su cliché se estiliza y ejemplariza, recibe los oportunos retoques. En su función de visitador, Nadal airea por Europa su visión de Ignacio de Loyola y su amorosa complacencia, no exenta de narcisismo, en la nacida Compañía. Todavía estamos en la época de los papeles copiados y difundidos, de la palabra viva, de la imagen doméstica. La hora de la publicidad llega con Ribadeneira. La compañía, ya dispersa, pedía desde muchas partes una vida escrita del fundador que fijase la tradición oral y supliese a los papeles que corrían manuscritos. Ribadeneira, que había vivido los últimos dieciséis años en compañía de Ignacio, recibió el encargo oficial en 1567 y facilidades para manejar los papeles existentes. Por su cuenta había empezado una labor de recopilación ya desde 1549; según otros, desde 1553. No era de los primitivos ni había vivido los frescos años parisinos. Era un buen escritor. Desde su adolescencia, testigo inmediato de la vida de Ignacio en Roma. Era consciente de que su biografía sería la biografía oficial de san Ignacio. Trabajó a conciencia, manejó mucha documentación y naturalmente la Autobiografía. Podía contar, en muchos casos, lo que él vio, oyó y tocó de su padre Ignacio. Su obra está penetrada de devoción y gratitud y quiere ser un pago parcial de lo mucho que le debía, aunque lo quiera combinar con la primera regla de la historia que es guardar verdad. La obra de Ribadeneira fue examinada escrupulosamente por los Padres supervivientes que habían tratado íntimamente a Ignacio. Al fin, fue autorizada y editada en Nápoles en 1572 y en latín. Se hicieron 500 ejemplares, más bien para uso doméstico. En 1573 apareció en Madrid una edición en castellano, ampliada y mejorada; siguieron las nuevas ediciones de 1580 y 1584. Desde entonces es una fuente absolutamente clásica y ciertamente muy valiosa y sabrosa. Ribadeneira creía haber dicho la última y definitiva palabra y hasta tuvo la pretensión, y otros con él, de hacer recoger autoritativamente la Autobiografía para «quitar toda diversidad». Tenía gran estima del relato de Cámara, que consideraba «en sustancia fidelísimo» y escrito «casi por boca de nuestro Padre»; pero por otra parte la consideraba «cosa imperfecta» que podía estorbar y disminuir la fe de lo que más cumplidamente se escribía, y hasta apunta que al propio santo, «a la postre de su vejez», le faltaba la memoria en punto a cronología. Fueter y otros han elogiado altamente la calidad de la Vida de Ribadeneira como una joya de la historiografía del siglo de oro. Su autor intenta ser veraz y objetivo, pero está subyugado por el santo: su entusiasmo no le deja ver la evolución interior de Loyola. Para verificar sus procedimientos de historiador resultan útiles sus recopilaciones de hechos y frases De actis Patris nostri Ignatii (iniciada en 1549 y concluida en 1566), y la amplia colección de Dicta et jacta (1573).
  22. 22. El cliché oficial que pretendía haber fijado Ribadeneira fue sometido a críticas posteriores. Araoz, Canisio, Ferrer, Texeira, Manare y otros redactaron censuras: muchas de forma, otras de fondo y exactitud. La 3.a Congregación general de la Orden no mostró plena complacencia por la obra de Ribadeneira y encargó otra al italiano Maffei. Es inferior a la del toledano, pero amargó la existencia de éste. En cualquier caso, la diatriba beneficia al historiador actual. Por fin, como último superviviente del inicial grupo parisino, el portugués Simón Rodrigues redacta en 1577, a punto de morir, un delicioso relato acerca de los orígenes, rico y detallado, sobre todo en lo que se refiere al viaje desde París a Italia en los ya lejanos años 1537-1538. Palmio, a quien acogió Ignacio como novicio en 1546, puso por escrito sus viejos recuerdos a fines de siglo. Se extinguía la generación de los testigos vivientes que conocieron directamente a Ignacio. Ellos hurgaban en sus recuerdos, los siguientes serían testigos de segunda mano y habrían de manejar papeles. Al concluir el siglo, esta vasta operación de rescate y fijación de la imagen de Ignacio recibió un nuevo impulso por obra del proceso de beatificación en curso. Los primeros procesos informativos tuvieron lugar en Azpeitia, Barcelona, Manresa, Montserrat, Alcalá, lugares vinculados a la vida de san Ignacio hacía tantos años. El climax es de exaltación y veneración, pero no deja de conmover el testimonio aún caliente de octogenarios y nonagerarios que escarban en su frágil memoria y aportan innumerables detalles del paso lejanísimo del santo por sus vidas. Los procesos remisoriales se extendieron a Flandes e Italia. Se repiten esquemas, pero siempre es posible extraer algunas pepitas de oro. Es el postrer eco de la irradiación de un santo, catapultado hacia los altares: beatificado en 1609 y canonizado en 1622 junto con su querido Javier y con santa Teresa. La mitificación se consolida y adquirirá inflamados desarrollos. Estamos en pleno barroco, triunfal, maravillosista, heroico, milagrero. ¿Quién reconocería al pobre peregrino descalzo que pateó media Europa en las gloriosas bóvedas del Gesú de Roma? Para devolvernos a la realidad de la vida nos quedan aún otras fuentes, documentos secos y fríos nacidos al filo mismo de los hechos y que son fragmentos sobrios del acontecer. Un centenar y medio ha recogido el P. Dalmases en su último libro. Las mercedes reales y pontificias de la familia de Loyola, testamentos, capitulaciones matrimoniales, concordias y pleitos de los antepasados o de parientes coetáneos del santo, los estatutos del clero de Azpeitia, de la cofradía del Santísimo Sacramento o las Ordenanzas para la asistencia de pobres de su villa natal, etc. nos ayudan a crear ambiente y enmarcar las actividades ignacianas. Otros nos traen el nombre de Iñigo, como ese temprano contrato de compra-venta de un caballo en que figura como testigo (1505), o los fragmentos de la causa criminal seguida contra Iñigo y su hermano (1515), o la concesión de Carlos V de llevar armas (1518), las declaraciones del capitán Herrera que defendía Pamplona y que cita como testigo al Loyola recién herido, los procesos complutenses (1526-1527), los registros de la Universidad de París, los títulos y dimisorias de órdenes; la licencias sacerdotales, los testimonios de inocencia de París (1537) y Venecia (1537), el proceso que le siguió en Roma y del que resultó inocente (1538), las dietas impuestas por los médicos, el pago atrasado del médico que curó sus heridas juveniles, etc.. Todos ellos con su aire burocrático o curialesco nos traen la imagen del
  23. 23. hombre de carne y hueso que fue dejando esos variados rastros escritos, hoy pacientemente recuperados y coleccionados. En resumen, quien hoy se quiere acercar a san Ignacio dispone de un acervo documental muy valioso en cantidad y calidad. Aunque no pueda disipar la impresión de habérselas con un iceberg y sospeche que su punta visible es mucho menos que la gran masa oculta, puede intentar razonablemente una aproximación al núcleo genuino de la personalidad ignaciana reflejada en sus pensamientos, palabras y obras y en la irradiación que su cercanía produjo en muchísimas gentes muy distintas. Hasta su caligrafía habla a los expertos en grafología. Claro que las limitaciones de espacio y hasta la buena técnica literaria fuerzan a ir a lo esencial, a renunciar a los infinitos y mínimos hallazgos de eruditos, de los que está llena la bibliografía ignaciana, e inclusive a no tratar todas las facetas de la personalidad de san Ignacio. Sólo relativo es el interés que puede tener el saber en mínimo detalle los múltiples itinerarios de Loyola, los reglamentos de los colegios parisinos, el emplazamiento y eventual subsistencia de las casas en que habitó, o la vida y milagros de los infinitos personajes que se cruzaron en su vida. Lo mismo pudiera decirse del ancho abanico de sus preocupaciones grandes y mínimas o de su polifacética experiencia. Nos interesa su actitud fundamental ante Dios y ante la vida, oír su voz como si manase del fondo de nosotros mismos; poder contemplar, a su luz, nuestra vida, con menos desprecio, si no con menor inquietud. Precisamente para ello, hemos de contemplarle de cara, no de espaldas; desnudar de clichés y de imágenes gloriosas nuestra memoria, girar decididamente hacia atrás las manecillas del reloj, acompañarle en su largo itinerario o peregrinación sin saber lo que va a pasar más tarde. En suma, por elemental discurso de método, olvidar al santo. Después de todo, como dijo Manuel Machado en su bello soneto dedicado a Loyola: «Santo, más luego de no serlo tanto para serlo mejor...». Como detalle simbólico nunca le llamaré san Ignacio. En pura cronología, primero fue Iñigo de Loyola: el menor de trece hermanos, pronto sin madre y con demasiados herederos por delante como para esperar muchas facilidades de la vida sin tener que luchar para abrirse camino. Pero, ¿cuál, si él tampoco lo sabía? I.- De Loyola a Loyola Tierra y tiempos En cualquier caso era un Oñaz-Loyola, nombres de las dos casas solariegas que servían de apellido a los de su estirpe. El adoptó el segundo y lo haría universalmente conocido. Cuando inició su aventura, su hermano Martín trató de disuadirle por todos los medios, recordándole su valer, aireándole fundadas expectativas de mayor honor. ¿Cómo iba a pensar que el trotamundos, deshonra de la familia, iba a ser quien más la honraría? Iñigo de Loyola es un vasco, el vasco más universal, que dará a su apellido resonancia mundial y con él a su tierra nativa. Muchos lo llamarán vizcaíno, al uso de aquel tiempo, pero él debió dejar muy claro su origen, pues ya desde 1547 Laínez y Polanco lo hacen en sus apuntes nativo de Guipúzcoa, o de la Provincia, la provincia por antonomasia hasta el siglo XIX. Los biógrafos modernos, no hispanos, suelen subrayar su origen. Algunos hispanos liquidan muy sucintamente este punto y nos lo arrebatan para pasarlo muy pronto a Arévalo y moldearlo a su gusto como un
  24. 24. producto típico del naciente Imperio. ¡Como si tuviera poca importancia el código genético recibido, la impronta familiar, el horizonte primigenio en el que nos abrimos a la vida: elementos todos que marcan indeleblemente nuestro ser en sus capas más profundas! Tierra y tiempos había que titular este capítulo. La primera, en singular, está ahí, compleja y confusa; el segundo, en plural, porque no coincide simplemente con los calendarios de manual, ni es único o uniforme. ¿Cómo y cuándo llegaban entonces las noticias y cuáles llegaban? ¿Qué significaba, desde la conciencia concreta de los hombres, la contemporaneidad? Ni siquiera poseían ideas exactas sobre el año del propio nacimiento. El «poco más o menos» suele ser una forma habitual en los intentos de precisar la edad. Por otra parte, el tiempo en que se vivía adquiría connotaciones muy variadas según fueran los ventanales familiares desde los que los hombres se abrían a los acontecimientos. En fin, este asomarse concreto posee, sobre todo en el niño y adolescente, una carga de atención, interés y curiosidad, variable con los años. En biografía no nos importan tanto las coincidencias cronológicas, cuanto la sintonía espiritual. Un niño vive en el presente envolviente y le cuesta trabajo concebir un pasado inmediato en el que él no existía. La vivencia del tiempo y de su curso la adquiere directamente ahondando en el pasado familiar, en la inserción en su propia estirpe, en la identificación progresiva con un nosotros. El linaje, y no precisamente por ser de alto rango, tiene enorme importancia entre los vascos; dentro de él, la familia inmediata, compuesta por dos o tres generaciones, es como su compendio. Los niños no dicen «mi padre», «mi casa», sino «nuestros árboles» o «nuestras ovejas». El individualismo se expande en conciencia familiar. ¿Que podía significar, o ir significando, en el transcurso de los años ese «nuestro» para el menor de los Loyola? Lo más inmediato, tangible y estático eran las cosas vinculadas a la mansión: las piedras recias de los gruesos muros de la casa-torre, que resistieron el embate de los gamboínos en el siglo XV: «e no la pudiendo tomar, porque era recia pared»... Entre las piedras sobresalía una más enigmática: la del viejo escudo con los cuarteles de los Oñaz y los Loyola, con lobos que hablan por sí solos de dominio, osadía y rapacidad, y con caldera que parecía fundir generaciones y que nunca se sabía lo que podría cocer en el futuro. Y con las piedras, las armas bien guardadas y bruñidas, las cubas, los aperos de labranza, las ropas y utensilios que engrasan los inventarios familiares o los testamentos. Mas, antes de entrar en la familia, volvamos a la tierra, a esa concreción máxima y entrañada que llamamos paisaje. Loyola se encuentra en la mitad de un alargado valle, ligeramente curvo, por el que corre un río de juguete llamado Urola, que apenas puede mover con sus desniveles molinos y ferrerías. Un valle, como tantos otros perdidos en un laberinto de montañas, en que la vista se posa sobre lo que se contempla a causa de su cercanía y su medida a escala humana. Predomina en él un fuerte verdor en primavera y verano, que se transforma en oro y colores calientes en otoño, en violáceos y rojizos en invierno, en gris tenue con tintes azulados cualquier día del año de cielo encapotado y en gris plomizo cuando se posan sobre el valle espesas neblinas que entran desde el mar o cuando amenazan horas de tormenta. A un lado de la casa-torre se van levantando altozanos cubiertos de espesos bosques de castaños, hayas y robles, árboles amigos que dan leña, fruto y sombra, que a su vera crían hongos y setas, y que cada año, con el caer de la hoja, recuerdan mansamente el fluir del tiempo, la mudanza, la brevedad de las estaciones, la esperanza de
  25. 25. lo futuro. Al otro lado se levanta imponente la mole calcárea del Izarraitz, con su cresta pelada y grisácea, rosada en días de sol, y su falda donde se ase el verdor queriendo conquistar la cima. Llegar a su espinazo equivale a un certificado de hombría e implica descubrir incontables montañas circundantes y la inmensa anchura del mar. En días de tormenta se condensan en sus alturas los nubarrones que vienen del Cantábrico y parecen deslizarse por sus laderas como un ejército invasor, mientras los vientos furiosos entran desbocados por la oquedad montañosa de la vecina Cestona. Esos días la montaña, que parece un muro imponente, adquiere tonos sombríos y oscuros, casi tétricos. El Izarraitz es lo arduo, lo grandioso o inhumano, lo tremendo y casi numinoso, lo mistérico, lo otro, donde cada día se oculta el sol. A un lado y a otro de Loyola, dos caras o dos espejos de la realidad cósmica. Y ¿cómo olvidar dentro de este marco el emplazamiento de la casa de los Loyola? Tengo para mí que Iñigo fue siempre fundamentalmente un solitario. La tentación de vida eremítica que le asaltará en algún momento de su vida no es gratuita. Era un hombre capaz de soledad y que, en el fondo, la añora; de una soledad impregnada de naturaleza y de espacios interiores repletos de sentimiento. ¿Qué otra cosa podía ser un niño nacido en una casa solitaria y aislada, discretamente distante de dos villas próximas, Azpeitia y Azcoitia, y para colmo rodeada de un tupido bosque? «Toda cercada de una floresta y árboles de muchas maneras de frutas, tan espesos, que casi no se ve la casa hasta que están a la puerta». Así la describía con ojos asombrados el castellano P. Tablares en 1551. La casa estaba en un altozano y un árbol gigantesco le daba sombra al mismo tiempo que ayudaba a descubrirla desde la lejanía. Iñigo nace y vive en un mundo aislado de la civilización urbana: aislado por el espacio físico y por la distancia que impone la estirpe. Por ello el entorno familiar inmediato adquiere una densidad mayor que en otros casos. Oñaz-Loyola: el menor de muchos hermanos Iñigo no conoció abuelos que fuesen fuentes de ternura, de leyendas, de primeros aprendizajes más tolerantes que directivos. Su padre murió cuando Iñigo tenía unos dieciséis años y acababa de salir de la casa paterna. ¿Y su madre? El más empecinado investigador de la historia de la familia Loyola ha de reconocer con resignación que nada sabemos de la madre de Iñigo con seguridad fuera del nombre —Doña Marina Sánchez de Licona— y de la fecha de su matrimonio con Beltrán de Oñaz, el padre de Iñigo (1467). Ni siquiera conocemos con exactitud su edad ni, sobre todo, la fecha de su muerte, ciertamente anterior a la de su esposo. En el testamento de Ochoa de Loyola (1508), hermano de Iñigo, se menciona al padre, ya difunto, pero en las composiciones de deudas y cumplimiento de mandas se habla de «un voto que la señora su madre mandó cumplir a Guadalupe, en tres ducados», y de una saya que dejó en testamento. Ella llevó 1.600 florines de oro de dote matrimonial y era hija de Martín García de Licona, personaje de Corte conocido como el Doctor Ondárroa. En el testamento del primogénito Juan, hecho en Nápoles en 1496, tampoco se hace mención alguna de la madre Doña Marina. Sorprendentemente no encontramos la menor alusión a su madre en la vida de Iñigo. ¿Llegó a conocerla o era para él un concepto sin rostro? Sospecho firmemente que sí, y que, en la medida en que la muerte de su madre afectó a su más o menos tierna infancia, tuvo que dejar en él huella indeleble en esa urdimbre
  26. 26. constitutiva esencial de todo ser humano (Rof Carballo). Esa relación primigenia o, mejor, su eventual carencia, supone la privación de funciones maternas amparadoras, liberadoras, ordenadoras, transmisoras de pautas, inspiradoras de la confianza básica, descubridoras de horizontes. Esta temprana privación afectiva puede originar un insuficiente crecimiento corporal. Iñigo era muy pequeño de estatura y no deja en buen lugar la alta talla de los vascos. La carencia de madre es fuente de hábitos y de depresiones por falta de objeto, afecta a los modos de reaccionar y relacionarse con los demás, suscita oscuros sentimientos de culpabilidad. «Todo aventurero errante responde a la necesidad secreta e insoslayable de restañar en la urdimbre constitutiva un trastorno de esa función materna de horizonte», dice el eminente psiquiatra citado. ¿Se ocultará en ello la clave de la aventura errante que cubre un buen tramo de la vida de Iñigo? Mucho ha intrigado a los historiadores la «dama de los pensamientos» del Iñigo cortesano y herido, sobre todo por aquello de que el estado de la dama era más alto que el de condesa ni duquesa. Acaso no han reparado que la soñada imagen maternal de toda Dulcinea imposible denuncia una urdimbre afectiva deficitaria. En el alma de Iñigo la madre fue suplantada o compensada, sea por la mujer que le amamantó, sea por su cuñada Magdalena de Araoz, sea por las buenas mujeres manresanas, sea por patrones mucho más sofisticados. El incolmable vacío lo han de poblar otras figuras. Hay otro dato seguro de no despreciables consecuencias: Iñigo fue el menor de trece hermanos. Entre la fecha de su nacimiento y el matrimonio de sus padres transcurren unos veinticuatro años. Un eco lejano de este hecho cierto lo encontramos en las informaciones hechas en 1606 en Valencia, donde Doña Leonor de Oñaz, que se crió en Loyola, quiere convertir en milagroso el hecho, no sólo subrayando que Iñigo fuese hijo de «madre de tantos años», sino hasta haciéndolo nacer treinta y seis años más tarde que el primogénito de la familia. Los años fueron menos, pero bastantes. De hecho, sólo tenía siete años cuando entraba nueva dueña en la casa de Loyola: la esposa del heredero Martín, segundo de los hermanos de Iñigo. El mayor había muerto dos años antes en Nápoles (1496) en las guerras del Gran Capitán y pronto moriría el tercero de los hermanos en el mismo escenario. Iñigo creció junto a los hijos de su hermano, a caballo entre dos generaciones y con la psicología propia de quien vive tal situación: emulando a los mayores ante los que se siente pequeño y distanciándose de sus sobrinos ante los que se siente mayor. Su padre, muy a tiempo, quiso hacerle cambiar de aires y aprovechó la oportunidad de enviarlo a Arévalo. Mas, no adelantemos acontecimientos. De momento subrayemos que, al menos inicialmente, suele ser bueno ser muchos y ser el menor, llegado casi fuera de expectativas. Le precedían otros doce hermanos: Juan, Martín, Beltrán, Ochoa, que moriría en Loyola hacia 1510 tras haber servido en el ejército en Flandes y Castilla, mientras Hernando se perdía sin dejar rastro en la Tierra Firme de América; le seguían Pedro, el clérigo, y sus hermanas Juaniza, Magdalena, Petronila, Sancha... No faltaban dos hermanos bastardos; pero éstos generalmente sólo aparecían en los testamentos y los conocían de mayores. En sentido lato, la familia se amplía con las ramificaciones de la estirpe, poblada de apellidos ilustres: los Lazcano, Iraeta, Emparan, Licona, Yarza... Y de alguna manera se extiende a los criados de la casa, de presencia constante. Ya más lejos quedan los inquilinos o arrendatarios de tierras, ferrerías y molinos. En cambio queda
  27. 27. muy cerca, física y sentimentalmente, la mujer que amamantó a Iñigo, María Garín, esposa de un herrero que vivía en una casa muy próxima que aún subsiste con el mismo nombre que entonces: Eguibar. El hecho no es efecto de una maternidad tardía. Curiosamente el hermano mayor de Iñigo, el muerto en Nápoles (1496), dejó una manda de cinco mil maravedises de Castilla para Ochanda, «mi ama que me crió»; y Ochoa, que murió en Loyola hacia 1510, dejó igualmente una saya y una capa de mujer a «la madre que me crió de teta». La presencia de una nodriza crea un tipo de relación, que hoy ha desaparecido, de incalculables resonancias sentimentales. María Garín pasa a la historia por su generosa prestación fisiológica, pero nadie habla de su influjo tutelar psicológico. ¿Criaría a Iñigo juntamente con algún hijo suyo? Aunque sea difícil servir a dos señores (Mt 6, 24), quizá sea posible criar a dos hijos. En cualquier caso, en el rostro, en los brazos, en el seno de María Garín se ocultan para siempre secretos últimos que los investigadores buscarán en vano entre los documentos. ¿Cuándo nació? Las cuentas de la nodriza Junto a este servicio personal —¿quién lo diría?—, María Garín será fundamental en verificaciones cronológicas, nada menos que acerca del año del nacimiento de Iñigo de Loyola. En la primitiva tradición documentada de la Compañía y en vida del mismo Ignacio, se venía atribuyendo a éste unos años precisos; tal tradición se apoyaba en referencias habidas de labios del propio Iñigo. Cuando él relató sus recuerdos a Cámara, comenzó resueltamente con un dato cronológico: «Hasta los veintiséis años de su edad»... lo que situaba su nacimiento hacia 1495-1496. Otras manifestaciones, también suyas, lo hacían nacer dos años antes. La estimación común y la posible vacilación de aquellos sabios maestros parisinos vino a quebrarse al tiempo de la muerte de Ignacio: en la lápida sepulcral le atribuyeron sesenta y cinco años, cuando hasta entonces se le daban sesenta y dos. Tal sorprendente y tardío cambio se debió a la seguridad con que María Garín aseguraba a quien quisiera oírla que Iñigo tenía dos años más. La tozuda nutrix, con la rotundidad de las mujeres del pueblo, convenció a los jesuitas coetáneos, y ha rendido a los historiadores de nuestros días, máxime cuando han podido reforzar tan pintoresca fuente histórica con un documento notarial de 1505 en que Iñigo aparece como testigo, obligando a pensar que tenía los catorce años legales requeridos para tal efecto. Sólo la autoridad moral del ama de leche podía dejar en mal lugar la prodigiosa memoria de Ignacio con argumentos más fuertes que el mejor silogismo. Sin ir a estudiar a París, ella prueba con las manos sobre los pechos que el pequeño de Loyola tiene dos años más de los que dicen. Ella no sabe restar, para fijar el año de nacimiento; pero lo pueden hacer los que sepan. El hecho tiene su importancia, porque de él depende la más larga o breve estancia de Iñigo en Loyola. Algunos le situaban en Arévalo a los siete años. Hoy con mucha probabilidad se sitúa tal trasplante a los dieciséis. Es ya un árbol talludito, con hondas raíces en su tierra nutricia. Entre otras cosas, ha tenido ocasión de patear las propiedades de los Loyola, de repetir ante casas azpeitianas, ante caseríos de labranza, molinos, ferrerías, tierras de cultivo, castañales y bosques, «eso es nuestro». Con un «nuestro» relativo, porque ya desde 1498, por el derecho consuetudinario vasco, el heredero Martín García de Oñaz, su hermano, es el dueño único y señor de Loyola, y sólo debe a sus hermanos una modesta

×