Juana Sanchez Gey La Familia

1,666 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
1,666
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
148
Actions
Shares
0
Downloads
7
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Juana Sanchez Gey La Familia

  1. 1. La familia en la identidad personal y social Dra. Juana S á nchez-Gey Venegas. Universidad Aut ó noma de Madrid
  2. 2. <ul><li>La cuesti ó n de la identidad ha surgido con enorme importancia en los ú ltimos tiempos. Mas conviene saber a qu é nos referimos cuando hablamos de identidad y m á s si cabe, cuando de la familia se trata, dado el embrollo terminol ó gico existente acerca de los &quot;modelos de familia&quot;. </li></ul><ul><li>De forma sencilla la identidad puede referirse a estos dos sentidos b á sicos: </li></ul><ul><li>a) Identidad como adscripci ó n. </li></ul><ul><li>b) Identidad como referencia al origen. </li></ul><ul><li>La primera trata de explicar la identidad como identificaci ó n, es decir, el nexo que va desde el sujeto al objeto; as í el sujeto se adscribe a un grupo y se va identificando con é l. De este modo, se va produciendo un fen ó meno de adaptaci ó n o adoctrinamiento. Las caracter í sticas se diluyen desde lo concreto a lo abstracto y de una persona se puede decir que es espa ñ ol, andaluz, m é dico o barrendero. </li></ul><ul><li>b) La identidad como referencia a un origen significa una relaci ó n desde el sujeto que se pregunta, una actualizaci ó n en donde caben la pregunta, la reflexi ó n, la emoci ó n, un vivir sentiente, afectivo, donde se me dibuja una procedencia con ese origen de la que participo y que, a su vez, me recibe como destino. Aqu í no se da la mera adscripci ó n sino que supone pertenencia. </li></ul>
  3. 3. <ul><li>Subrayaremos ahora algunos valores: </li></ul><ul><li>a) La identidad hace referencia a lo originario es, por tanto, una identidad recibida. </li></ul><ul><li>b) Volver a lo originario significa que hay un Alguien, existe un origen del que hemos de aprender. Nadie se da todo a s í mismo, por eso hemos dicho antes que no somos meramente aut ó nomos, sino que requerimos ense ñ anza, aprendizaje. La educaci ó n de unos a otros es la dimensi ó n m á s humanizante. </li></ul><ul><li>c) Dicho esto convendr í a aclarar que no se puede hablar tanto de diversos &quot;modelos de familia&quot; cuanto de qu é entendemos naturalmente o cu á l es el modo natural de ser familia. Hemos de volver, de nuevo, a la idea de identidad entendiendo que la familia acoge tanto el sentido personal de diferencia sexual como de dimensi ó n social, ser personal que se relaciona con el otro. </li></ul>
  4. 4. <ul><li>Porque la familia es el v í nculo natural como experiencia originaria que asume la complejidad de la diversidad, padres e hijos, generaciones diferentes, hombres y mujeres, unidad y diversidad necesarias como ra í z é tica de una verdadera convivencia. A estas identidades de la conducta moral nos referiremos ahora. Trataremos de ver esta identidad en algunas de sus acciones pr á cticas que responden a: </li></ul><ul><li>a) La identidad como referencia a la fe, las creencias, las convicciones. </li></ul><ul><li>En esta primera propuesta consideramos relevante, es decir, damos valor a una vida en la que se prime la fe religiosa y las creencias o convicciones morales. Porque la fe es el ideal que da sentido al vivir, es un aliento imprescindible para reconocernos como personas que constitutivamente reciben un don, al que se abren y respetan. La fe religiosa y las creencias comportan un mundo imaginario de proyectos a realizar o de sue ñ os a compartir que constituyen el entramado natural de los afectos, los sentimientos... sin los cuales no podr í amos progresar ni nos tendr í amos en cuenta como personas. </li></ul>
  5. 5. <ul><li>b) La Identidad como referencia a los valores morales, c í vicos,... </li></ul><ul><li>La familia es el lugar natural del afecto. Partiremos de este valor del amor como entrega desinteresada por buscar el bien del otro. </li></ul><ul><li>c) compromiso é tico. No resulta gratificante ni operativo decir continuamente que no existen valores, seamos nosotros esos valores que queremos vivir. No nos examinaran de nuestras palabras sino de lo que somos y hacemos. Dice Cristo: &quot;No se á is como los fariseos...&quot;. </li></ul><ul><li>d) compromiso est é tico reivindica el valor de la familia bajo actitudes de buen gusto. Frente a la desesperanza y el catastrofismo, engendrar cari ñ o, respeto, apoyo, austeridad , buenos modales, amabilidad, sencillez... desterrando lo feo, la maldad, la cr í tica destructiva y constante, la murmuraci ó n, el consumismo, la mala educaci ó n, ... ¡ son todas estas actitudes tan feas! </li></ul><ul><li>e) La identidad como referencia al otro. Al final de la tarde nos examinar á n del amor. Al final de la tarde no nos esperan solos y son los otros quienes me ayudar á n con sus vidas, sus ejemplos, sus palabras, sus correcciones... </li></ul>
  6. 6. Gracias

×