Mc 2011

1,023 views

Published on

0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
1,023
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
7
Actions
Shares
0
Downloads
15
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Mc 2011

  1. 1. Conferencia Episcopal de ChileEchaurren 4, 6º pisosecretariageneral @ episco pado.clw w w.iglesia.clFono: (56-2) 347 0 90 0 Fax: (56-2) 3470910Santiago de Chile, 2011Ilustraci ón Portada:Mo nasterio Trapense de Q uilvo1ª edició n 2.0 00 ejemplares
  2. 2. C hile, una mes a pa r a t odosPresentación Con mucha esperanza nos complace entregar las AcentuacionesPastorales para el año 2011. Estas corresp onden al tercer añ o delproceso de M isión Continental y hacen hincapié en la comuniónmisionera. Este texto resp onde a las orientaciones entregadas por losObispos del Comité Permanente y la Comisión Pastoral del Episcopado,teniend o muy presente el mandato de A parecida: «La conversión pastoral de nuestras comunidades exige que se pase de una pastoral de mera conservación a una pastoral decididamente misi onera. Así será p o sib le que “ el ún ico programa del Evangelio siga introduciénd ose en la historia de cada comun idad eclesi al ” con nue vo ard or misionero, haciendo que la Iglesia se manifieste como una madre que sale al encuentro, una casa acogedora, una escuela permanente de comunión misionera» 1. Esperam os sinceramente contribuir al crecimiento de la fe, laesperan za y la cari dad de l os discípulos misio neros de Jesús, y aacrecentar nuestra presencia solidaria en todas aquellas instanciascomunitarias que enriquecen la vida de nuestra sociedad. Ellas nosayuden a fortalecer la Iglesia-comunión y a reconstruir el tejido socialdel país. Así estarem os más cerca de quienes siguen sufriend o lasconsecuencias del terrem oto y de quienes confían en los Pastores dela Iglesia cuando requieren de facilitadores en las tensiones habitualesde la socie dad. Pedimos a la Santísima Virgen M aría que interceda por todosy cada uno de nosotros, para que “haciendo lo que Él nos diga ” (Jn2,5) alcancemos la Vida plena que Él nos ha prometid o. Los O bispos de la Comisión Pastoral1 D A 360. 3
  3. 3. C hile, una mes a pa r a t odosI- La Iglesia en Misión Continental1. H ace dos años iniciamos el proceso de la M isión Continental.Sin embargo, todavía hay preguntas sobre su significado. Algunos laconfunden con una misión tradicional -siempre necesaria- que duraunos días en un lugar determinado. O tros no logran entender quetoda la Iglesia y cada uno de nosotros estem os llamados a anunciarpermanentemente a Jesucristo. Sin embargo, lo propio de esta Misiónque surge en la Conferencia de Aparecida es propiciar el encuentropersonal y comunitario con el Señor Jesús, que despierta en nosotrosel en tusi asm o y el c ompro miso del discipu lad o misi on ero. EsContinental, p orque toda la Iglesia de América Latina y El Caribeha sido llamada a realizar esta misión. Y es Permanente, pues deseaayu dar a que la Iglesi a sea m isi on era en to d o ti em p o y luga r.2. Lo s O bisp o s en A parecida n os in vit an a u na profundatransformación personal y eclesial, que haga de nuestra Iglesia unacomunidad de discípul os misioneros dedicada a ofrecer a cada serhumano y a la sociedad entera la Vida plena que se alcanza en Cristo.Por eso, todo lo que hagamos, lo nuevo y lo antiguo, lo pensem osen clave de discipulado misionero. Esto requiere de todos nosotros,y con urgencia, un proceso de conversión personal, pastoral yeclesial.3. Para el encuentro person al y comunitario con el Señor y laconv ersión que Él nos pide se requiere un aprendizaje permanentedel discernimiento de los signos de los tiempos, para resp ondera las mociones e interpelaciones del Espíritu Santo en me dio de unasi t u aci ó n d e cam b i o d e é p o ca y d e un a cu lt u ra qu e vi v etransformaciones aceleradas. 5
  4. 4. C hile, una mes a pa r a t odos4. Para lograr nuestros propósitos hemos programado un procesopastoral articulado en que cada año resaltam os: a. Un lugar de encuentro con Jesucristo que dé vida y anime la misión de la Iglesia y de cada cristiano en particular. N o son lugares de encuentro acotados en el tiempo, pues ellos caracterizan permanentemente la vida cristiana. Simplemente cada año ponemos én fasis en uno, por un tiempo determinad o, para aprender a acudir a tod os, uno tras uno, y enriquecern os con todos ellos. b. La formación, en tendida co m o un objetiv o pedagógico transversal, de acuerdo con los énfasis del lugar de encuentro con el Señor que proponemos. c. Una iniciativa de conversión pastoral para revisar nuestras estructuras pastorales y v ol v er a ad quirir ci ertos hábitos pastorales que se han debilitado, o bien para asumir de manera permanente nue vas iniciativas pastorales. d. La elección de uno o varios grupos prioritarios cada año: para encontrarnos con Cristo en ellos, para descubrir lo que el Señor nos quiere decir a través de estos interlocutores, y para intensificar y visibilizar el apostolado que en su fav or realiza la Iglesia. Dado que no se pueden enfatizar cada año todos los grupos,prop o nem os pe dagógicam en te un o o d o s para sensibili zar a lacomun idad, reno v ar su servicio y despertar nue vos volun tarios yprofesionales que trabajen en esos ámbitos. 6
  5. 5. C hile, una mes a pa r a t odos5. Hay muchos objetivos pastorales que permanecen enel tiempo. En tre ellos, uno de l os más urgen tes es la pastoralvocacional que no pue de perder ni su dinamismo ni la voluntad decompartir co n o tros la alegría y la fecun di dad de la v ocaci ón 2 .N ecesitam os pedir al Señor sacerdotes, consagrados y consagradasque manifiesten su belleza y acerquen su presencia a la vida de todos. 6. To d o est o querem os vivirlo “en la Escuela de María”, nuestra M adre, discípula y 3 misionera, Maestra y pedagoga que «crea comunión y educa a un e st il o de v i da c o m pa rt i d a y so l i da r i a, en fr at e rn i da d , en a te nció n y ac o gi da del o tro , e sp eci a l m e n t e si es p o bre o n e ce si t ad o . En n ue st r as comunidades, su fuerte presencia h a e nr i q ue ci d o y se gu ir á e nr i qu e c i e n d o l a d i m e ns i ó n materna de la Iglesia y su actitud acoge d ora, que la con vi erte en “casa y escuela de la comunión” y en espacio espiritual que prepara para la misión»4. Para ello, implora c o n n o so t ro s un n u e v o Pentecostés.2 Cfr. Card. F.J. Errázuriz, carta Pastoral “ Habla, Señor, que tu siervo escucha” 19 dejunio, 2009.3 Cfr. D A 268-270.4 DA 272. 7
  6. 6. C hile, un a mes a pa r a t odosII- El camino recorrido1 Lugares de encuentro En el año 2009, comenzamos la M C con el encuentro conel Señor en su Palabra. En este espíritu se difundió la enseñanza yla práctica de la Lectio Divina , e hicimos la copia a mano del Evangeliode Chile, escribiéndolo en nuestros corazones y en nuestra vida, comoun regal o para el B icent ena rio. Fue un act o ecu mén ic o, puesparticiparon Iglesias y comuniones hermanas, y un acto interreligioso,pues el libro de los Salm os lo transcribió la comunidad judía. El 2010 continuamos con la Lectio Divina procurando vincularla M esa de la Palabra con la M esa de la Comunión. Por esta razónresaltamos el encuentro con el Señor en la celebración comunitariade la Eucaristía que se prolonga en la Mesa de la Caridad. Deaquí el lema del año que suscita compromisos de carácter social einclusivo: “Chile, una mesa para todos”. Y mientras tanto peregrinópor todo C hile la Virgen del Carmen M isionera, llevando a Jesús ysu Palabra, el “Evangelio de Chile”, consolando e invitando a la mesade tod os.2 Formación Com o decíam os, el lugar de Encuentro con el Señor da laclave para asumir la formación. El 20 09 procuram os f ortalecer la dimensió n bíblica de laformación y el 2010, la formación del discipulado misionero en claveeucarística: 8
  7. 7. C hile, un a mes a pa r a t odos «La Eucaristía es el lugar privilegiado del encuentro del discípulo con Jesucristo. Con este Sacramento, Jesús nos atrae hacia sí y n os hace en trar en su dinamism o hacia Di os y haci a el prójim o. H ay un estrecho vínculo entre las tres dimensiones de la v ocación cristiana: creer, celebrar y vivir el misterio de Jesucristo, de tal m od o que la existencia cristiana ad quiera verdaderamente una f orma eucarística»5 .3 Conversión pastoral En este camino, hemos incentivado antiguos y nuevos hábitospastorales que nos ayuden a lograr la conv ersión pastoral: a. Visitar reiteradamente cada año los hogares, lasfamilias. Es un a acción pastoral que nunca debim os aband onar nihaber dejad o solamente para momentos especiales de misión. Estasvisitas se extienden a los asilos, cárceles y hospitales. b. Inclu ir la past oral de educació n en un lugarprivilegiado de la planificación pastoral. El 2 010 lo hicim os atrav és de la memoria agradecida de los educadores y planteandola urgencia de lograr un currículo evangelizador en cada proyectoeducativ o. c. Fortalecer nuestros lazos eclesiales con movimientos,asociaciones y nuev as comunidades. Q uisiéram os que un fruto de laM C sea trabajar en profunda comunión con tod os los carismas quenos regala el Espíritu Santo, y con todas las expresiones eclesiales queforman parte de nuestra Iglesia. d. Lo grar el hermanamiento entr e parro quias,escuelas, colegios y mo vimientos: ahora, como reacción al terremoto,más adelante para crear laz os de comunión entre sectores distantessocialmente.5 DA 251. 9
  8. 8. C hile, un a mes a pa r a t odos e. Revisar aquellas estructuras pastorales que ya sondel todo insuficientes para ev angelizar, y fortalecer aquellas que nosayudan a vivir en comunión.4 Grupos prioritarios En el año 2 0 09 propusim os com o grup o pri oritario a losagentes de pastoral, dada la necesi dad de priorizar en ello s laanimación y la sensibilización para desarrollar el proceso de laM isión Continental. Para el año 2010 elegimos, por distintas razones, a los jóvenesen situación de vulnerabilidad y a los educadores. El terremototambién nos impuso la necesidad de pre ocuparnos por sus víctimas,surgi en d o un gra n v o lu n ta ri ad o juv en il y o rga n iz án d ose elhermanamiento entre parroquias y escuelas que se han mantenidounidas durante todo el año. Por otra parte, la trage dia y el rescate de los mineros deAtacama dio nuevo ímpetu a la oración de intercesión y manifestóla o pción unán ime p or la vida. La situació n de l os comunerosmapuche también estuvo en nuestra oración, a la vez que cuestionónuestra sensibilidad y preocupación ante su realidad. En fin, la tragediade l os presos de San Miguel puso en evidencia lo que los obisp oshabían pedido. Todas estas situaciones comprometieron activamentea nuestros pastores. Com o se ve, hay grupos prioritarios que nosotros elegimosdespués de un discernimiento pastoral, y otros que surgen de diversosacontecimientos y los asume nuestra Iglesia, sensible a los signos delos tiemp os. La síntesis de lo que v enim os viviendo y lo que queremosvi vir respecto a la M isión Con ti nen tal se presenta en el siguientecuadro: 10
  9. 9. C hile, una mes a pa r a t odos
  10. 10. C hile, una mes a pa r a t odosIII- La MC en el año 2011: Eucaristía y comunión misionera1 Contexto En todas las consultas que hemos realizado emerge con muchaintensidad la necesidad de trabajar la dimensión comunitariade la Iglesia y de la sociedad, ap oy ad os en la Lectio Divina y elencuentro con el Señor en la M esa de la Eucaristía. Esto nos lle va apensar que nos corresp on de dedicar especialmente el año 2011a la comunión misionera que brota de la Palabra y de la Eucaristía,y el año 2012 a an imar a las comunidades existentes y a f ormarnuevas comunidades misioneras, CEB y CCB, fruto del encuentro conJesucristo que buscamos y pedim os. La comunión con el Padre y entre sus hijos es el anhelo másprofundo de Jesús. Es el don que experimentam os diariamente alcelebrar la Eucaristí a. D e ella surge un llamad o a ser personas ycomunidades al servicio de la comunión en la Iglesia y en la sociedad,pues la vida, como don de Dios, está llamada a reflejar la vidatrinitaria: a ser vida en comunión. Este lugar de encuentro adquiere una nueva relevancia, porquetanto en la Iglesia como en la sociedad se ha debilitado la dimensióncomunitaria de la vida debido a la presión individualista de la culturacontemp oránea. Así qued ó de manifiesto con el terremoto, quedemostró la debilidad de las redes sociales y la convicción de queun a v erda dera rec onstrucci ón ma teri al requiere co m o b ase larec onstrucción espirit ual sobre la roca que es C risto, un ida a lareconstrucción de esas redes sociales. En camb i o, en l o p osi ti v o, hem os vi vi d o la potenciatransformadora de la comunión tanto en la ayuda que brotó enfav or de quienes lo habían perdido todo en el gran sism o, com o enel rescate de los mineros de Atacama, en el que experimentam os lafuerza de ser todos uno, como Cuerpo pensante, laborante y orante. 12
  11. 11. C hile, una mes a pa r a t odos2 Aspectos a resaltar en nuestro camino pastoral2.1. Lugar de Encuentro con el Señor: la mesa de la comunión Al evaluar el camino recorrido hemos constatado la necesidadde tomarnos más tiempo para el desarrollo de las propuestas inicialesde la M C y de agrega r muy p o cas acen tu aci o nes n ue v as. Enconsecuencia, nuestros pastores nos prop onen: - Seguir profundizando el encuentro con el Señor en la Palabra y en la Eucaristía. - Realizar una semana eucarística en cada unidad pastoral entre el domingo de la Santísima Trinidad y el D omingo de Corpus Christi (19 al 2 6 de junio). - Subrayar la Mesa de la Comunión y la espiritualidad de comunión misionera que brota de la Eucaristía y de la Palabra proclamada en ella. - Mantener el lema: “Chile, una mesa para todos”, como mesa que Dios nos regala, que Él pone y sirve con nuestra colaboración. - Sensibilizar y difun dir la Misión Continental en cada di ócesis y a niv el nacio nal, so bre to do en lo s agentes pastorales, acompañando su implementación en forma sistemática.2.2. Formacióna. C om o co nsecuenci a de l o an teri o r, la formación queentreguemos buscará integrar y hacer valorar los elementos indicados:la Palabra, la Eucaristía, la comunión misionera, promoviendo a travésde ell os el encuen tro person al y comunitario con el Señ or y un aespiritualidad misionera que lle ve a animar las div ersas f ormas de 13
  12. 12. C hile, una mes a pa r a t odoscomunión que se dan en la sociedad y a suscitar nue vas f ormas decomunión. «La con versió n de los pastores nos lle va también a vivir y promo v er una espiritualidad de comunión y participación, proponiéndola como principio educativo en tod os los lugares donde se forma el hombre y el cristiano, d onde se e ducan los ministros del altar, las personas consagradas y los agentes pastorales, donde se c onst ruyen las fam ilias y las c omun ida des. La conv ersión pastoral requiere que las comuni dades eclesiales sean comunidades de discípulos misioneros en torno a Jesucristo, M aestro y Pastor. De allí, nace la actitud de apertura, de diálogo y disp onibilidad para prom ov er la corresp onsabilidad y participación efectiva de todos los fieles en la vida de las comunidades cristian as. H oy, más qu e nu nca, el test im on io de comun ión eclesial y la santidad son una urgenci a 6 pastoral. La programación pastoral ha de inspirarse en el mandamiento nuev o del amor» .b. A todos los discípulos misioneros que quieren anunciar la Vidaplena del Señor a través de la comunión, A parecida propone dosenseñanzas que resultan muy iluminad oras: - La vida sólo se desarrolla plenamente en comunión… «Descubrimos, así, una ley profunda de la realidad: la vida sólo se desarrolla plenamente en la comunión fratern a y justa. Porque Dios en C risto n o re dime solamen te la person a individual, sino tamb ién las relaci ones soci ales en tre l os seres human os. A n te diversas situaciones que manifiestan la ruptura entre hermanos, nos apremia que la fe católica de nuestros6 DA 368. 14
  13. 13. C hile, una mes a pa r a t odos pueblos latinoamericanos y caribeños se manifieste en una vida más digna para tod os. El rico magisterio social de la Iglesia nos indica que no podem os concebir una oferta de vida en Cristo sin un din amism o de liberación integral, de7 humanización, de reconciliación y de inserción social» . - La vida se acrecienta dándola y se debilita en el aislamiento… «La vida se acreci enta dánd ola y se deb ili ta en el aislamiento y la comodidad. De hecho, l os que más disfrutan de la vida son los que dejan la seguridad de la orilla y se apasionan en la misión de comunicar vida a los demás. El Evangelio nos ayuda a descubrir que un cuidado enfermiz o de la propia vida atenta contra la calidad humana y cristiana de esa misma vida. Se vive mucho mej or cuand o tenem os libertad in teri or para darlo to do : “ Q u ien aprecie su vida terrena, la perderá ” (Jn 12, 2 5). Aquí descubrim os otra ley profunda de la realidad: que la vida se alcanza 8 y madura a me dida que se la entrega para dar vida a los otros. Eso es en definitiva la misión» .2.3. En relación a los hábitos que buscam os integrar en nuestraconversión pastoral, seguirem os insistiendo en los cuatro objetivosplanteados para el 2010: - las visitas a los hogares. - la formulación del currículo evangelizador en los centros educacionales. - el fortalecimiento de la comunión con mo vimientos, CCB asociaciones y nuevas comunidades, y7 DA , nº 360.8 DA , nº 359. 15
  14. 14. C hile, una mes a pa r a t odos - el hermanamiento entre parroquias, escuelas, colegios y m o vimientos.a. Q uerem os hacer especial mención a la visita a los hogares.La e v aluaci ón m o stró que, en aquellas co muni dades en que serealizaron, hubo importantes avances y satisfacción por lo logrado.Pero aún falta mucho para sistematizar estas visitas y hacerlas unhábi to de to das nuestras parroquias y comun idades. Po r eso esnecesario seguir i nsist iend o en ellas y en la grat uidad de estosencuentros, bendiciendo las mesas y desarrollando la gestualidadde la comunión: el salud o, la acogida, la escucha, el compartir y elacompañamiento. Visitar hogares nos impulsa a visitar a quienes estánausentes: a los hospitalizados y encarcelados.b. En el campo educativo nos interesa que la espiritualidad dela comunión misionera sea efectiv amente el principio educativopresente en todos los lugares en que se forman las person as y, enconcreto, en el mundo escolar. Q ueremos prom o ver un currículoevangelizador que conduzca al encuentro con Jesucristo vivo 9, clavepara la formación cristiana integral del alumnado.c. En este año de comunión misionera queremos reponer otrorasgo que debe ser permanente en la pastoral: buscar medios eficacespara promover la participación laical en todas las estructurassociales de servicio a la comunidad, a la familia y a la vida. N osreferim os a aquellas iniciativ as vali osas que h ab lan del deseo decomunión: las juntas de vecinos, los centros de madres, de padres yde alumnos, las numerosas f ormas de v oluntari ad o, los partid ospolíticos, diversas agrupaciones culturales y artísticas, las iniciativ asno gubernamentales, el cuerp o de bomberos, los clubes deportivosy tantas otras. Todas estas iniciativas pue den ser caminos importantespara vivir la v ocación misionera laical y eclesial.9 Cfr. D A 331ss. 16
  15. 15. C hile, una mes a pa r a t odosd. A la vez, estand o atentos a los signos de lo s tiemp os, nosparece que debem os seguir desarrolland o el hermanamiento deparroquias, escuelas, colegios y movimientos y con quienes siguensufriendo los efectos del terrem oto. La Visitación de la Virgen Maríaa su prima santa Isab el consti tuye el mej or ejemplo al respecto.2.4. En cuanto a los grupos prioritarios para el año 2011proponemos:- Dar prioridad a la familia, en toda su riqueza y diversidad,pendientes de seguir acompañando las distintas situaciones familiaresque preocupan a la sociedad y a la comunidad eclesial. Se ha hechocada vez más necesario ofrecer en nuestras diócesis un acompañamientoa las personas que conviv en sin casarse y a las personas se paradas.Otro servicio pastoral más específico lo requieren quienes han contraídoun nue vo vínculo civil después de la separación.- Continuar nuestra atención a los jóvenes, re vitalizand o lapastoral juvenil y ocupánd onos de los jóvenes en situación devulnerabilidad, tarea que ha quedado pendiente. M uchos de ellos,y otros no tan vulnerables, crecen sin una experiencia de fe, lo quecausa en ellos un desconcertante v acío interior, y los hace víctimaspotenciales de otros ídolos, como son la droga, el alcohol, la violencia.- Como un eco consecuente del Bicentenario, querem os abrirel corazón y la casa a los migrantes que, en número significativo,se radican en Chile.- N o pueden escapar de nuestra atención las personas privadasde libertad, p or disti ntas raz ones, que además sufren a menudocondiciones de vida precarias e indignas. 17
  16. 16. C hile, una mes a pa r a t odos 3 Al gunas car acter íst icas pas to ral es del añ o 2 011Para p oner en práctica el encuentro con el Señor en la comunión,vale la pena tener en cuenta algunos elementos pastorales de distintaimportancia, que caracterizan el 2011:a. La Lectio Divina y la animación bíblica de la pastoral segúnnos lo pide la exhortación apostólica p ostsinodal de Benedicto XVI,Verbum Domini (30 se ptiembre 2010) sobre “La Palabra de Dios enla vida y en la misión de la Iglesia”. El Papa nos invita a que la Palabrade Dios «sea cada v ez más el corazón de toda actividad eclesial»10 .b. El año litúrgico corresp onde al Ciclo A cuy o ev angelistaprincipal es san Mateo. Encontramos en él discursos muy importantessobre la comunión, material riquísimo para la Lectio Divina .c. La Cuaresma comi en za el 9 de marz o, l o que facilita lapre paración y celebración de tod o el Añ o litúrgico así c om o larealización de una incisiv a Campaña de Fraternidad que beneficiea los jó venes en situación de vulnerabilidad. Concluim os este mensaje, invitand o a tod os los miembrosvivo s de la Iglesia a asumir la parte que les c orresp onde de estecamino pastoral, pidiend o la intercesión de la Virgen del Carmen yla gracia del Espíritu Santo, para que viv am os un nuevo Pentecostésque fortalezca nuestra condición de discípulos misioneros del Señor,miembros de la Iglesia y servid ores de la humanidad. Equipo N acio nal de la M isión C ontinental C onferencia Episcopal de Chile Punta de Tralca, 8 de diciembre de 201010Benedicto XVI, Verbum D omini, n° 1; cfr. n° 73 sobre «La animación bíblica de lapastoral», y ns° 86-87 so bre la «Lectura orante de la Sagrada Escritura y “lectioDivina”».
  17. 17. C hile, una mes a pa r a t odos NOTAS.................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................... Equipo Nacional de la Misión Continental Monseñor Santiago Silv a R., presidente Pbro. C ristián Precht B., co ordinador nacional Sr. Rafael Silva S., director ejecutivo C ontacto: (2) 7875687 / 09 2370486 rsilv a @ iglesia.cl Sra. M arcela Algaze O ., secretaria ejecutiv a Contacto: (2) 3470931 malgaze @ episcopad o.cl w w w.iglesiaenmision.cl
  18. 18. C hile, una mes a pa r a t odos ÍN DICEAño de la Comunión MisioneraPresentación...................................................................................3I. La Iglesia en Misión Continental....................................5II. El camino recorrido1. Lugares de encuentro..................................................................82. Formación..........................................................................83. Conversión pastoral................................................................94. Grupos prioritarios................................................................10Cuadro síntesis......................................................................11III. La MC en el año 2011: Eucaristía y comunión misionera1. Contexto............................................................................122. Aspectos a resaltar............................................................133. Algunas características past orales del año 2 011..................18

×