Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

Mariana, heroína por la Libertad

397 views

Published on

Trabajo de Elena Villar para la XIV Olimpiada Filosófica

Published in: Education
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Mariana, heroína por la Libertad

  1. 1.   1 Dilema moral MARIANA, HEROÍNA POR LA LIBERTAD La pixueta Centraremos el siguiente trabajo en el período histórico posterior a 1812, una época de gran convulsión política en España. Reinaba Fernando VII, que acababa de regresar a España imponiendo una monarquía absolutista. En este período existía la legalidad, puesto que había leyes, aunque muchos no la consideraran legítimas, ya que no eran consensuadas: el rey imponía sus propias leyes, que creaba a su antojo, sin el consentimiento del pueblo. Fue un período de persecución a las personas con ideas políticas contrarias (liberales). Se les encarcelaba y procesaba sin probar los hechos de los que eran acusados, simplemente por disentir del régimen. Este periodo histórico se denominó “década ominosa”.1 Es el caso de la heroína Mariana Pineda (1804-1831), que, como muchas mujeres de la época, participó en la causa liberal desde la sombra ayudando a los prófugos, propiciando reuniones clandestinas, etc. Es así como en 1828 ayuda a escapar de la cárcel al comandante Fernando Álvarez de Sotomayor. Ayudándose de un hábito de fraile consigue sacarlo del presidio. Aunque esta acusación nunca pudo ser probada, este hecho puso a Mariana en el punto de mira de las autoridades. En esas mismas fechas, Mariana confecciona, por encargo de sus compañeros liberales, un estandarte, emblema de la revuelta. Sobre un tafetán morado cose un triángulo verde en el centro, alrededor del cual borda la palabras “Libertad, Igualdad y Ley”, lema del movimiento liberal.2                                       1  http://blogs.elpais.com/historias/2014/01/mariana‐pineda‐y‐otras‐amazonas.html (10/02/15).    2  http://www.foroxerbar.com/viewtopic.php?t=14641 (9/02/15).   
  2. 2.   2 Pero alguien la delata y, tras un minucioso registro de su casa, encuentran la bandera. Mariana y su madre, con la que vivía en ese momento, son detenidas y acusadas de insurrección. Las autoridades la interrogan, prometiéndole el indulto si delata a sus cómplices. Mariana actúa conforme a su autoridad moral, con valentía, exponiendo su vida por sus ideas, con integridad y excelencia moral, con virtud. Anteponiendo lo que ella creía justo, dando su vida para mejorar la de los demás y que la causa de la libertad siguiera adelante. Decide no delatar a sus compañeros y es condenada. Sabe que en un régimen como el que se estaba viviendo era inútil huir de una sentencia injusta dictada “legalmente” contra ella. He de hablar aquí de los tipos de legalidad considerados en general legítimos: En primer lugar, la legitimidad del “eterno ayer”, de la costumbre consagrada por su inmemorial validez y por la orientación de los hombres hacia su respeto. Es la legitimidad “tradicional”. En segundo lugar, la autoridad de la gracia personal, del carisma, la entrega puramente personal y la confianza en la capacidad y las cualidades de caudillo que un individuo posee. Es esta autoridad la que ejercen los líderes de los partidos políticos. Por último, una legitimidad basada en la “legalidad”, en la “competencia “objetiva fundada sobre unas normas racionalmente creadas.3 El 26 de mayo de 1831 Mariana es ejecutada en el Campo de Triunfo de Granada, mientras la bandera que bordó es quemada bajo la mirada indignada del pueblo de Granada. Si ponemos en relación el caso de Mariana con el de Antígona, que enterró el cuerpo de su hermano en contra de lo que dictaban las leyes,4 es comparable en el                                       3 Max Weber: “La política como vocación” en El político y el científico, Madrid, Alianza, 1967 (1987), pp.  84‐85.    4  Sófocles: “Antígona”, en Tragedias completas, trad. José Vara Donado, Madrid, Cátedra, 1993, pp. 149‐ 150. La historia de Antígona corresponde a la legitimidad del “eterno ayer”. La historia de Mariana  corresponde a la legitimidad que ejercen los caudillos, la carismática. Yo defiendo la legalidad fundada  sobre unas normas creadas racionalmente. 
  3. 3.   3 sentido de que ambas actuaron dando más importancia a sus valores morales y transgredieron las leyes. En el caso de Mariana Pineda, las leyes serían representadas por el rey, aunque la mayoría de los ciudadanos no las consideraban legítimas porque no habían sido consensuadas. Como ya sabemos, existen leyes ilegítimas, inmorales y que no debemos obedecer, en muchos casos dictadas por personas que abusan de su poder. Pero para defender nuestros valores morales y saltarnos las leyes debemos ser valientes, pues en ocasiones las consecuencias son terribles; en algunos casos, incluso la muerte. Algunas personas prefieren olvidarse de la moralidad para salvarse a sí mismos, como hubiera sido el caso si Mariana delatara a sus compañeros. La vida de esta gran mujer y heroína granadina fue objeto de varias obras literarias. Una de las más importantes es la que escribió Federico García Lorca. ¡Oh, qué día tan triste en Granada, que a las piedras hacía llorar, al ver que Marianita se muere en cadalso por no declarar!5 A lo largo de este trabajo, echando la vista atrás en la historia de España, me he planteado la poca importancia que damos la gente joven al Estado actual que tenemos, con una legitimidad basada en la legalidad, con unas normas racionalmente creadas, unas obligaciones legalmente establecidas. Una sociedad en la que podemos expresar libremente nuestras ideas, sean del tipo que sean. Un gobierno elegido por los ciudadanos, unos partidos políticos en la oposición que pueden opinar y criticar las acciones del gobierno y unas instituciones que nos defienden de las injusticias.                                       3  Federico García Lorca: Mariana Pineda. Doña Rosita La Soltera o El Lenguaje De Las Flores. Novena  edición, Madrid. Espasa‐Calpe. 1987, Pág. 130. Este autor es otro ejemplo de persona que dio su vida  por defender la legitimidad que el pueblo español había conseguido con la proclamación de la segunda  República en 1931 y que fue truncada con la rebelión militar de Marruecos. Con la Segunda República se  logró formar en España por fin una comunidad consensuada, en la que las leyes fueron creadas con el  consenso de la mayoría.   
  4. 4.   4 No obstante, creo que debemos plantearnos que no siempre ha sido así y que muchas personas dieron su vida a lo largo de la historia para conseguir lo que actualmente tenemos.6 Seguramente si todas estas personas pudiesen ver nuestro país en la actualidad darían por bien empleados todos sus sufrimientos. Yo creo que debemos sentirnos agradecidos y rendirles un homenaje a todos los que cayeron por la causa de la libertad. BIBLIOGRAFÍA Federico García Lorca: Mariana Pineda. Doña Rosita La Soltera o El Lenguaje De Las Flores. Novena edición, Madrid. Espasa-Calpe, 1987. Max Weber: “La política como vocación” en El político y en el científico, Madrid, Alianza, 1967(1987). Ciencias Sociales, Historia. Demos. Educación Secundaria, primera edición, Vicens Vives, Barcelona, 2012. http://blogs.elpais.com/historias/2014/01/mariana-pineda-y-otras-amazonas.html  http://www.foroxerbar.com/viewtopic.php?t=14641 http://www.congreso.es/visitanueva/fondos.jsp?fm=1&fc=1&mp=3                                       6  http://www.congreso.es/visitanueva/fondos.jsp?fm=1&fc=1&mp=3 (8/12/15). En nuestro congreso  tenemos un retrato de Mariana Pineda a la que consideramos heroína de la causa democrática.  

×