Libro alabanzas

126,193 views

Published on

Cantos antiguos

Published in: Spiritual
3 Comments
38 Likes
Statistics
Notes
No Downloads
Views
Total views
126,193
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
74
Actions
Shares
0
Downloads
760
Comments
3
Likes
38
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Libro alabanzas

  1. 1. YA ROMPIÓ EL ALBA BELLISIMA Ya rompió el alba bellísima Ya vino la luz del día Saludemos a María, Con el Ave María Santísima. Es Madre de pecadores, Sin manchas, muy benignísima Y sobresalió su nombre Con el Ave María Santísima. Cuando vayas al santuario Con mi madre piadosísima Traerás en tu corazón El Ave María Santísima. Todos le tengan amor A mi Madre piadosísima Pidámosle salvación A la Madre mía Santísima. El demonio se va huyendo Lleno de rabia fierísima Porque lo hemos ahuyentado Con el Ave María Santísima. Cinco hermosas letras veo En mi Madre poderosísima Cantemos con alegría El Ave María Santísima. El primer gallo cantó Su voz resonadísima Y mi alma le respondió Con el Ave María Santísima El Santo Ángel de la Guarda Tiene una fe rectísima De defender a las almas Con el Ave María Santísima La luna viene a sus pies Sirviéndole gustosísima Y San Gabriel le saluda Con el Ave María Santísima. EL PERSIGNADO Para alabar a mi Dios Es preciso comenzar Entonando en alta voz Diciendo por la señal. La Santa Cruz quien me libró De peligros y castigos Del infierno y sus horrores Y de nuestros enemigos. A Ti aclamo Dios sagrado Y te manifiesto en esto; Para no caer en pecado Líbranos, Señor Dios nuestro. Al santiguarme en el pecho Decimos que Dios nos guarde Pongo la mano en la frente Diciendo en el nombre del Padre. El persignarme en la frente En este lugar me exijo, Bajo la mano hasta el pecho Y digo en nombre del Hijo. Enterado y satisfecho Digo cuando me levanto Del hombro izquierdo al derecho Y del Espíritu Santo. Te pedimos, mi Jesús, Que a nuestras almas des luz Para no caer en el pecado Diciéndote: Amén Jesús. SANTO ÁNGEL DE LA GUARDA Gracias te doy ángel mío, Y alabo tu gran poder, Que con el alma en el pecho Me has dejado anochecer. Gracias demos pecadores, Que nos hemos vuelto a ver, Demos gracias al Señor Que nos dejó amanecer. En aquel trono sagrado Donde nos hemos de ver, Demos gracias al Señor Que nos dejó amanecer. 1
  2. 2. Los santos de nuestro nombre Hoy nos han de defender Dando gracias al Señor Que nos dejó amanecer. Demos gracias todo el mundo A su divino poder, Demos gracias al Señor Que nos dejó anochecer. Estas gracias que te damos Recíbelas, gran Señor, Y nosotros sin cesar, Démosle gracias a Dios. Demos gracias infinitas A su divino poder, Demos gracias al Señor Que nos dejó amanecer. Todas las aves del campo Ensalzan a tu poder, Y nosotros al Señor Que nos dejó amanecer. Que con caridad y amor nos dejes amanecer, En gracia y servicio tuyo Y sin llegarte a ofender. Y a nuestra querida Madre Démosle gracias también, Demos gracias al Señor, Démosle gracias a Dios. Y así por todos los siglos Y de los siglos. Amén, Demos gracias al Señor Que nos dejó amanecer. LAS FLORES Alégrese el cielo Y las flores del campo, Que ha venido a vernos Un Dios Santo, Santo. Dichosa morada, Dichoso aposento, Que le dio morada Al Redentor nuestro. Dichoso es el orbe Y el Espíritu Santo. Bien venido seas, ¡Oh Dios Santo, Santo! Bendita sea la hora, Bendito el momento Que nos diste a luz Al Redentor nuestro. Mil gracias María, De gusto y contento, porque nos has traído Al Redentor nuestro. Cantemos, cantemos Con gusto y contento, Bien venido seas, ¡oh dulce alimento! Ya vino el tesoro De la gloria encanto, ¡oh dulce alimento! Bien venido seas. Mil gracias, María, De gusto y amor, Rogad a vuestro Hijo Dé su bendición. Santa María Madre de Dios ruega por nosotros a Nuestro Señor, ahora y en la hora, de nuestra muerte. Canten aleluya Con sonoro canto, Porque ha venido a casa El Redentor nuestro. BENDITO, BENDITO SEA DIOS Bendito, bendito, Bendito sea Dios, Los ángeles cantan Y alaban a Dios. Entre sus ovejas Está el Buen Pastor En vela continua Lo tiene el amor. Jesús Rey del cielo Está en el altar 2
  3. 3. Su cuerpo y su sangre Nos da sin cesar. Tengas que partir Venid, que conmigo Morir es vivir. Venid al banquete Del Rey Celestial Lavados del alma Sin culpa mortal. Es tu amor divino Tierno sin igual El velo que cubre Santa Majestad. Venid al banquete Que preparado está, Su cuerpo adorable Su sangre nos da Oh Médico Santo Ven a curar Las llagas que en mi alma Dejó la maldad. Del mundo las manchas De la culpa atroz Borra con tu sangre Cordero de Dios. Oh Rey de los Cielos, Padre Celestial, Esposo de mi alma Ven a mí a morar. Vida de mi vida Ven, no tardes más; Vírgenes y santos Ángeles de paz. Al Dios de los Cielos Hombres entonad Glorias y alabanzas Al Dios Inmortal. Cuando del mundo ALTÍSIMO SEÑOR Altísimo Señor Que supiste juntar A un tiempo en el altar Ser Cordero y Pastor Quisiera con fervor Amar y recibir A quien por mí quiso morir Venid hijos de Adán Al convite de amor Que hoy nos da el Señor; De este Divino Pan De tan dulce sabor De tal gracia y virtud Que consuela, harta y da salud. Los ángeles al ver Tal gloria y majestad Con profunda humildad Adoran su poder, Sin ellos merecer La dicha de probar Tan rico y divino manjar Sois muerte al pecador Que os llega a recibir Dais al justo el vivir Con dulce y tierno amor ¡oh inefable Señor Que en un mismo manjar Sabéis la vida y muerte dar! Sois fuego abrasador, Pastor, Cordero y Pan, Esposo, Rey y Galán, Dios, Hombre y Redentor Prodigio que mayor No pudo Dios obrar, Ni más al hombre puede dar. Precioso candeal, Que al alma justa y fiel Más dulce sois que la miel, Más grato que el panal; Comida sin igual Ven a entrañarte en mí Que anhelo y suspiro por Ti. ¡oh, vínculo de paz! ¡oh, fuego abrasador! ¡oh, piélago de amor! ¡Del destierro solaz! Pues yo no soy capaz Ámete el querubín Por mí y alábate sin fin. 3
  4. 4. NO, NUNCA TE ALEJES No, nunca te alejes No faltes jamás, Si somos tus hijos ¡Oh, Madre! Piedad. Eliges, consagras Aqueste lugar; En él estableces Tu grata heredad. Tu pecho y tus ojos Y tu alma nos das, Y aquí para siempre Resuelves morar. Sus montes felices No alaba Judá, Que dicha más grande Logró el Tepeyac. La misma visita Recibe otro Juan, Y dura tres siglos Y vuelve a empezar. De lo alto venida, Pretende tu afán, Las tierras incultas De México arar. Y rompes las brechas Y siembras el pan, Y a Cristo cosechas En tiempo noval. No yerba maligna Que arroja Satán Ni cerro escabroso Ni el árido val, Ni cruel huracán La siembra dichosa Consigue estorbar. El neófito Diego Que te oye bajar Ocúltase y corre Con planta fugaz. Tú misma lo buscas Oh dulce bondad, Tú misma al alcance Del neófito vas. Del manto que tienes Él ve por señal En peña y salitre Las rosas brotar. Y en rústica tilma De humilde gañán Píntase en ella Tu casta beldad. SEA PARA SIEMPRE ALABADO Gracias te doy Gran Señor, Y alabo tu gran poder Pues con el alma, en el cuerpo, Me has dejado anochecer. Jueves Santo de mañana Que en el monumento estaba Nuestro Señor Jesucristo Que a sus discípulos llama Luego que los vio juntos De esta manera les habla. Unos y otros se miraban, Ninguna respuesta daban, Sino es por San Juan Bautista, Que predicó en la montaña: Esta muerte Señor, Para Vos está mandada, Que mueras crucificado En tus hombros una cruz Aquí caes y allí levantas, Sin que nadie te ayudara, Si no es por una mujer Que Verónica le llaman Con paño de sendal Que tres dobleces le daba Con él te limpió el rostro Y que en él quedó estampado “¿Quién de vosotros amigos, Morirá por mí mañana? El primer hombre del mundo Que se vió en la cruz clavado Así te pido, Dios mío, Me dejes amanecer En gracia y servicio tuyo Y sin llegarte a ofender. 4
  5. 5. Cristo en cruz Crucificado, Que por mi estás de esa suerte Por librarnos del pecado. Bendita sea tu Pasión, Los dolores de María, Sean méritos de su esposo Danos la defensa y gozo De espíritus cortesanos. Jueves Santo a media noche Madrugó la Virgen Santa En busca de Jesucristo Porque ya el dolor no aguanta, Halló una mujer sentada, Por el camino donde iba A la mujer le pregunta Por el Hijo de sus entrañas. Por aquí pasó señora Tres horas antes del alba, La Virgen le preguntaba De las señas que llevaba. Cinco mil azotes lleva En sus Divinas Espaldas, Una cruz de siete pies Que en sus hombros le veréis Una túnica muy blanca Que de sangre va morada, Una corona de espinas Que sus sienes traspasaba, Una soga en la garganta Que los judíos estiraban; Cada tirón que le daban Mi Jesús se arrodillaba Lleva un clarín por delante Publicando el padecer Una muy grande trompeta, Para su afrenta también. Luego que esto oyó la Virgen En tierra cae desmayada. San Juan como buen sobrino De la mano la levanta. Levantad, Señora Tía, Ya no es hora de tardanza. Lloraban las tres Marías, De ver el paso en que andaba, Una era la Magdalena, Y otra era Marta su hermana, Otra era la que más dolor llevaba. Caminemos, caminemos, Hasta llegar al Calvario Cuando lleguemos allá, Ya lo habrán crucificado, Ya le darían la lanzada, En su Divino Costado. Santísimo Sacramento Yo te ofrezco este ALABADO, Por el alma de este cuerpo Y las más que te has llevado, Tu las apartes, Señor, De tan miserable estado, Tu las saques y las lleves para donde fuimos creados. Madre mía de los Dolores, Madre de Consolación, Ruégale a tu Hijo precioso, Que esta alma alcance perdón. Madre mía de Guadalupe, Madre de Dios de Belem, Ruégale a tu Hijo Precioso, Que ésta alma llegue con bien. Señora mía del Refugio, Madre del Verbo Divino, Échale tu bendición, Y guíalo por buen camino. Ave María, dijo un ángel, Acabando de alabar, Ave María, digo yo, Sin la culpa original, En los cielos y en la tierra Sea para siempre alabado El Corazón amoroso De Jesús Sacramentado. Y sea por todos los siglos, Y de los siglos, Amén, Jesús. LAS MARCHAS DEL DIVINO PASTOR Marchen ya los estandartes Con muchísimo valor, A la cabecera va Nuestro Divino Pastor. Batallón no seas cobarde Sigamos al Dios de amor Que te va guiando a la gloria Nuestro Divino Pastor. En el campo de batalla Oye la voz del pecador 5
  6. 6. Que enarbola su bandera Nuestro Divino Pastor. Alférez y oficiales Sigamos nuestra porfía El examen de conciencia Sean piezas de artillería. Vamos soldados guerreros A correr al enemigo, Nunca te dejes vencer Que el Señor viene contigo. Salid pronto al campamento Con el signo de la Cruz Digamos en alta voz: Soy soldado de Jesús. Marchen igual las columnas Con muchísimo valor Soldados de competencia Sigamos al Dios de amor. Mayores y celadores Sigamos a Jesús, Por bandera llevaremos A la sacrosanta Cruz. Ármate de la oración Pídele al Señor su luz, Para que puedas decir: Viva el nombre de Jesús. Tu disciplina sea el llanto Con contrición y dolor Para seguirle los pasos Al Divino Redentor. En todo debes pensar, El santo temor de Dios Soldados sigan marchando Vamos a paso veloz. Sigamos nuestro camino Rezando el santo Rosario Que te servirá de guía El que expiró en el Calvario. Sargentos y coroneles Vámonos para la acción Para triunfar en la muerte Y en la gloria del Señor. Amén, Divino Pastor Tu bendición me has de dar Recibe a tus hermandades En la patria celestial JERUSALÉN DICHOSO Jerusalén dichoso Ya viene el Salvador Salgamos al encuentro Con cánticos de amor. Todas las hermosuras Alumbran con el sol Vamos a recibirle Con cánticos de amor. Levántate ejercitante Te habla el dulce pastor Vamos pues a seguirle Con canticos de amor. Pide perdón al cielo Porque eres pecador Saluda a tu Creador Con cánticos de amor. Despierta hermano mío Oye al dulce Pastor Que te despierta al alba Con cánticos de amor. Todas tus hermandades Con bastante dolor Te saludan gustosas Con cánticos de amor. Ven a hacer penitencia delante del Señor Hincado de rodillas Con cánticos de amor. LAS PISADAS DEL SALVADOR Vamos sigue las pisadas Ahora del pastor divino Porque van ensangrentadas Enseñándote el camino. Míralo con atención Y considerando un rato Mira sus sienes divinas, Síguelo no seas ingrato. 6
  7. 7. Que respondes pecador Tú que nunca habías venido, Su divina majestad Va enseñándote el camino. Ha tiempo que te llamaba Ahora vienes ya resuelto Anegado en triste llanto En el camino desierto. De los placeres del mundo Donde estabas sumergido, Te saco la omnipotencia Enseñándote el camino. En el mundo entretenido Donde estabas desvalido Y por su misericordia Va enseñándote el camino. Vamos, sigue ejercitante, Este viaje tan lindo, Aquí se encuentra la gloria En este santo camino. Abandona ya este mundo Deja de tanto delirio No te vaya a castigar El que te enseño el camino. Vamos, sigue a tu creador Con el corazón herido Examina tu conciencia Para encontrar el camino. Errante y en los desiertos Te da la vida tranquila Diciendo que no venias A este precioso camino. Deja de andar extraviado En este mundo mentido Pídele perdón a Dios, Que te ha traído al camino. De nada te servirá Que una vez hayas venido, Olvidaste por completo Los afanes del camino. Pero nó, dulce Jesús Los hermanos te han seguido, Y dicen que con tu gracia No olvidarán el camino. Aborrece ya el placer, Deja ese horrible destino Que te colmaran de gracias En tan dichoso camino. Todo lleno de amargura Mi corazón afligido, Espero no he de olvidar Las glorias de este camino. LAS SIETE PALABRAS Vamos siguiendo los pasos Por esta larga estación Recíbenos en tus brazos Señor de la expiración Vamos siguiendo las huellas De mi amado Redentor, Miren que toda su sangre Derramo por nuestro amor. Pilatos lo ha sentenciado Sin tener culpa ninguna. Que había de ser azotado Amarrado en la columna. ¿Qué hará su afligida madre Mirando a su hijo azotado Se le partía el corazón Viéndolo en la Cruz clavado. En el calvario se vé Todo el precio de su sangre, El viernes por cierto fue Cuando lo abrazó su Madre. En la primera palabra Se entregó a que lo azotasen Dice perdónales Padre Porque no saben lo que hacen. En la segunda palabra El buen ladrón sin espacio Cristo lo mira y le dice: Ven conmigo al paraíso. En la tercera palabra Se vuelve a su Eterno Padre Y le dice: mira a tu Hijo Y ahí también a mi Madre. Dijo en la cuarta palabra Por mis hijos moriré Y agonizando, en la cruz; Dijo el Señor: tengo sed. 7
  8. 8. Dijo en la quinta palabra Mi Jesús atribulado Alzó los ojos al cielo ¿Por qué me has desamparado? Dijo en la sexta palabra Su divina Majestad; Ya toda la profecía Aquí consumada está. En la séptima palabra Su espíritu entrega ya; Cristiano si no te enmiendas El día te llegará. Es de fuerza pecador Que procures mudar de vida Mira a su Madre querida Los trabajos que pasó. En fin, mucho le costó Para podernos salvar, Vive con santo temor Que algún día te ha de pesar. OYE, JESÚS LA CANCION En los cielos y en la tierra Sea para siempre alabado El Corazón amoroso De Jesús Sacramentado. Oye, Jesús, la canción Que cantan los redimidos Con unos tristes suspiros Mira Jesús mi Redentor; Nacidos del corazón En quien espero y confío; Por tu pasión Jesús mío Abrásanos en tu amor. Gracias te doy Padre mío Gracias te doy Santo Padre Y gracias te tributamos ¡oh Jesús Sacramentado! Eres rosa de castilla, Eres clavel matizado Oh Corazón amoroso De Jesús Sacramentado. Yo creo en los cuatro Evangelios Que en el mundo ha predicado El Corazón amoroso De Jesús Sacramentado. En manos de los sayones Fue cruelmente atormentado El Corazón amoroso De Jesús Sacramentado. En una columna atado Cinco mil azotes son Los que sufrió el Corazón De Jesús Sacramentado. Con Juncos marinos fue De sus sienes traspasado El Corazón amoroso De Jesús Sacramentado. Mis culpas son los cordeles Y por mí se halla azotado El Corazón amoroso De Jesús Sacramentado. Una cruz de siete pies En sus hombros le pusieron Al Corazón amoroso De Jesús SacramentadoEl Cirineo le ayudó Porque iba fatigado El Corazón amoroso De Jesús Sacramentado. La Verónica limpiaba La sangre que ha derramado El Corazón amoroso De Jesús Sacramentado. Y en premio de su piedad Tres veces quedó estampado El Corazón amoroso de Jesús Sacramentado. Con tres duros clavos fue De pies y manos clavado, El Corazón amoroso De Jesús Sacramentado. Por esa fuerte lanzada Con que abrieron su costado El Corazón amoroso De Jesús Sacramentado. 8
  9. 9. Yo pido la salvación A tus plantas humillado Al Corazón amoroso De Jesús Sacramentado. LA MARCHA DEL SALVADOR Las tropas del Salvador Marchan a paso veloz Sigan con crecido amor A las banderas de Dios. Y de éste ejercito fiel Mi Dios será el General Para pelearle a Luzbel Y a su poder infernal. El Teniente Coronel Sea el Señor del Hospital, Con su infinito poder Al infierno a de aplacar. El Señor de la Agonía El será nuestro Mayor Para pelear con valor Y que nos sirva de guía. Va haciendo destrozo atroz, Dando alcance a Luzbel Que es en contra de mi Dios. Va el teniente coronel Y el Señor de la Salud, Dándole auxilio a San Miguel Con fuerzas a multitud. Vamos, vamos pecadores Entren con valor triunfante, Formándose en tiradores Con resolución constante. El comandante es Jesús Que es nuestro Padre querido Y nuestra será la cruz Y pelearle al enemigo. Nuestro Capitán primero Sea el Señor de la Salud, Porque ordena con esmero, Y con mucha prontitud. El rosario rezaremos Para poder caminar Y a Dios nos encomendaremos Para poder ya guerrear. Y Señor San Agustín Será el Capitán segundo, Para que entre dando fin A los deleites del mundo. Mi maleta, es la mochila El cinto mi cartuchera, Mi disciplina sea el rifle Con que marcharé a la guerra San Jerónimo el Clarín Para que toque a reunión, A toditos los primeros Que forman el batallón. Mis lágrimas serán el parque Con que cargaremos el arma, Para fogonear la carne Que es enemigo del alma. Para pasar la revista, De toditas las secciones, Que la fuerza vaya lista Completa de municiones. Mi bordón sea la esperanza Con que marche a la campaña A vencer si Dios me alcanza Si triunfo de la batalla. Y toditos los sargentos Formen su fuerza en batalla, Capitanes y oficiales Que la fuerza no desmaya. La soga será la rienda Del corcel del pensamiento, Y mi suspiro la flecha De paciencia y sufrimiento. Vamos todos prevenidos Ya Dios no está aguardando, A pelearle al enemigo Que nos anda perturbando. Ya el Príncipe San Miguel Penitencia y contrición Es lo que hemos de llevar, Y verdadero dolor Para a Dios desagraviar. 9
  10. 10. YA VINO JESÚS DIVINO Ya vino Jesús Divino De la Patria de los cielos, A ver la coronación De la Reina de los cielos. Los doce Apóstoles llegan Rindiéndole veneración, Ya vino Jesús Divino A ver la coronación. Comienzan las melodías Hoy con mucha devoción, Ya vino Jesús Divino A ver la coronación. De tierras muy lejos vengo Rindiéndote veneración, Ya vino Jesús Divino A ver la coronación. De la santa casa vengo A rendirte veneración, Ya vino Jesús Divino A ver la coronación. Año de noventa y cinco Año de gran devoción, Doce de octubre dichoso Vimos la coronación. Esta dicha incomparable La envidian los extranjeros De coronar a María Que es la Reina de los cielos. Los ángeles en el cielo Le rinden veneración Madre mía de Guadalupe Tu linda coronación. Doce de octubre dichoso A las once, en la mañana, Fue coronada María La virgen Guadalupana. Madre mía de Guadalupe Alza tus benditas manos Échanos tu bendición A todos los mexicanos. SÁBADO DE GLORIA Sagrada Virgen María No apartes de mi memoria, Este dichoso día Que fue el Sábado de Gloria. Felices los de tu pueblo Tened esto en la memoria Que encarnó el divino Verbo En día Sábado de Gloria. Cantemos con melodía Acábese la discordia, En este día tan dichoso Que fue el Sábado de Gloria. Día viernes murió Jesús Tened esto en la memoria, Y otro día resucitó Que fue el Sábado de Gloria. Murió a las tres de la tarde El sol se opacó en esa hora Y el mundo quedó en tinieblas Hasta el Sábado de Gloria. Dimas lo miró morir Y pidió misericordia, Y el Señor le perdonó Y se lo llevó a la Gloria. Gestas murió en la discordia Y nada de esto pidió Y su alma se condenó Desde hoy Sábado de Gloria. Resucitó el Redentor En el altar quedó en forma Se fue en cuerpo y alma al cielo Desde hoy Sábado de Gloria. En fin divina Señora Ya cese tanta discordia Sigue obrando maravillas Desde hoy Sábado de Gloria. 10
  11. 11. MARCHA DE CRISTO REY Marchan ya los estandartes Que ha llegado nueva ley Sigamos ya la bandera Soldados de Cristo Rey Para donde va marchando Este ejército tan listo, A formar nuestra campaña A la montaña de Cristo. En aquel inmenso monte Que antes se veía una Cruz, Está la estatua divina Del Corazón de Jesús. Vamos con gusto y anhelo Se llegó el dichoso día De marchar dichosos, listos, Y cantar con alegría En la montaña de Cristo. Es un lugar consagrado Por el mismo Señor Obispo Que había de ser resonada Esta montaña de Cristo. Marchemos con alegría Sigamos la voz del ministro, Que nos espera este día En la montaña de Cristo. Contritos del corazón Que ha bajado el Rey del cielo A darnos su salvación Este Estandarte Sagrado Que manda el Señor Obispo Para que no sea olvidado El nombre de Jesucristo. En donde está colocado Un monte sirve de peana Donde ha de ser venerado Cristo Rey de la montaña. Dice el celador primero Ejecutando la ley, Tres veces con mucho esmero Viva, viva, viva Cristo Rey. LOS PADRES GUADALUPANOS Los Padres Guadalupanos Religiosos misioneros, Le cantan las mañanitas A la Reina de los cielos. Bendito sea San Joaquín Y nuestra Madre Santa Ana, Cantemos las mañanitas Antes de romper el alba. Saludémosla nosotros Como el ángel saludaba, Con el Ave María Santísima En el alba de la mañana. Qué bonitas mañanitas Como la Virgen merece, Desde su trono encumbrado Su dulce nombre esclarece. Nació María la Infantita De nuestra madre Santa Ana Saludémosla nosotros Antes de romper el alba. A esta Niña Inmaculada Todos le demos las gracias Pues alabanzas fervientes Se le dan por las mañanas. Eres más linda que Esther Más hermosa que Abigail Tu boquita, Madre mía, Es más roja que un clavel. Tu cabecita, Señora, Es más linda que el Carmelo Tus cabellitos son de oro Y tus ojos de lucero. Los ángeles te coronan Como Reina de los cielos Porque eres Madre de Dios Y lucero de la mañana. Eres más linda que Sara Y más hermosa que Rebeca Pues nunca se ha visto seca Esta rosa soberana. Eres tiernecita perla. En el mar nacen las olas, 11
  12. 12. Tus miradas Madre mía Son preciosas amapolas. Un serafín a tus plantas Te sirve de rica peana Porque eres Madre de Dios Estrella de la mañana. HIMNO NACIONAL EUCARÍSTICO Cantemos al amor de los amores Cantemos al Señor. Dios está aquí, venid adoradores; Adoremos a Cristo Redentor. Gloria a Cristo Jesús, Cielos y tierra bendecid al Señor Honor y gloria a Ti, Rey de la Gloria Honor por siempre a Ti ¡Dios del amor! Por nuestro amor Oculta en el sagrario Su gloria y esplendor Para nuestro bien Se queda en el santuario Esperando al justo y pecador Gloria a Cristo…… Al pie de su sagrario nos convida A recibir su amor, Porque Tú, Jesús al alma das la vida La llenas de fuerza y de valor Gloria a Cristo…. ¡Oh, sí! Cristianos fervorosos vamos A Cristo en el altar, Y con viva fe su cuerpo recibamos Cada día y siempre hasta expirar Gloria a Cristo…. ¡Oh, gran prodigio Del amor divino Milagro sin igual Prenda de santidad Banquete de peregrino Do se come al Cordero Celestial! Gloria a Cristo…. Los que buscáis solaz En vuestras penas Y alivio en el dolor. ¡Dios está aquí! Y vierte a manos llenas Mil tesoros divinos De dulzor. Gloria a Cristo…. ¡Oh, rara caridad Y real fineza! ¡Oh, dulce memorial! ¡Dios está aquí! Con toda su riqueza, Con su cuerpo Y sangre divinal. Gloria a Cristo…. Que abrase nuestro ser La viva llama Del más ferviente amor. ¡Dios está aquí! Está porque nos ama Como padre, Amigo y bienhechor. Gloria a Cristo…. Cantemos al amor De los amores Cantemos sin cesar. ¡Dios está aquí! Venid adoradores, Adoremos a Cristo en el altar. Gloria a Cristo…. 12
  13. 13. LAS CUATRO APARICIONES DE LA VIRGEN DE GUADALUPE Ah, qué linda y hermosa mañana Ya las avecillas comienzan a gorjear Ensalzando a la Guadalupana Que está allá en el Tepeyac. Ah, que hermosos se miran los campos Llenos de vergeles, cosas de admirar Pero más hermosa se mira nuestra Reina Que está colocada en el Tepeyac. Aquel nueve y doce de diciembre, Fechas memorables de nunca olvidar, Porque ha venido nuestra amorosa Madre, Y quiso aparecerse allá en el Tepeyac. A un indito llamado Juan Diego Por cuatro ocasiones se le apareció Y al oír voces bajadas del cielo, El naturalito, pues se acobardó. Pero al momento la Virgen le dijo: Ven, hijito mío, soy la Madre de Dios, Vengo desde el cielo empíreo A darle consuelo a tu corazón Se halla enfermo tu tío Bernardino No tengas pendientes Ya se recobró, Que del cielo tú has sido escogido Por ser obediente a la ley de Dios. Yo he bajado del cielo a la tierra Para remediara toda esta nación, Todo aquel que a mis plantas se viera Bien arrepentido, de mí tendrá el perdón. Hijo mío, anda y mira al Obispo Y de parte mía le saludarás Le dirás que la Virgen María Pues desea un templo en el Tepeyac. Madre mía, le dijo el indito, En este momento voy a obedecer Pero al ver que yo soy pobrecito El señor Obispo no me va a creer. Hijo mío, la Virgen le dijo: Esta diligencia debes de correr, Yo no he querido valerme de un rico Ni de grandes sabios de grande poder. Fue Juan Diego y le dijo al Obispo: Mira padrecito, te vengo a avisar Que la Madre del Rey de los cielos Pues desea un templo en el Tepeyac. El Obispo no creyó a Juan Diego, Juzgó sus palabras fuera de razón, Exigióle una seña luego, si era que Lo enviaba la Madre de Dios. Al momento se volvió Juan Diego Muy entristecido con grande dolor Y le dijo a la Reina del Cielo: El señor Obispo nada me creyó. El decía que le diera una seña Pero que esa seña de grande valor Y la Virgen con voz muy risueña Y con dulces palabras esto le ordenó. Hijo mío, anda y sube a la cima Y hallarás la seña que te quiero dar, Hallarás unas flores muy ricas Las cuales en tu tilma tendrás que llevar. Madre mía, si allí no se encuentra Más que piedras y puro nopal; 13
  14. 14. Pero al subir a la cima Juan Diego Halló tantas flores que era de admirar. Y al llevar estas flores Juan Diego El señor Obispo admirado quedó, Luego al ver a la Reina del Cielo Rindió su corona y se arrodilló. En la tilma quedó dibujada La imagen amada, la Madre de Dios Y desde entonces la Guadalupana Fue la Reina indiana de toda esta nación. HIMNO GUADALUPANO Mexicanos volad presurosos Del pendón de la Virgen en pos Y en la lucha saldréis victoriosos Defendiendo a la patria y a Dios. Cual bandera su imagen sagrada Dando arrojo al patriota insurgente Y tomando invencible su espada. De la santa montaña en la cumbre Apareció como un astro María Ahuyentando con plácida lumbre Las tinieblas de la idolatría. Es patrona del indio, su manto Al Anáhuac protege y da gloria, Elevad mexicanos el canto De alabanza y eterna victoria. Siempre así lucirá si invasores Hollar quieren de Anáhuac la tierra, El invicto pendón de Dolores Flameará nuevamente en la guerra. En Dolores brilló refulgente En rededor de esa enseña brillante Todo el pueblo a luchar volará Y por siempre en las lides triunfante Con su arrojo sacarla sabrá. JACULATORIAS Se recitarán en cada uno de los días De los santos ejercicios. Primer día Dadme Dios mío a conocer mi fin. Segundo día Perdóname Dios mío que soy gran pecador Tercer día Aplacaos Dios mío y salvad mi alma porque en la muerte no hay quien se acuerde de vuestra Divina Majestad. Cuarto día No entréis en riguroso Juicio conmigo siervo infiel. Quinto día No condenéis Dios mío mi alma con la de los impíos. Sexto día -¡Dios mío!¡Padre mío! He pecado contra Vuestra Majestad, ya no merezco llamarme hijo vuestro. Séptimo día Pasión de Cristo, confórtame. 14
  15. 15. Octavo día Mi alma en este destierro ha tenido sed de Dios fuerte y vivo ¿cuándo llegará el día feliz en que aparezca ante la cara amabilísima de mi Dios? TU REINARÁS Tu reinarás este es el grito Que ardiente exhala nuestra fe. Tu reinarás, oh Rey Bendito, Pues tu dijiste: Reinaré. Reine Jesús por siempre, Reine su corazón En nuestra patria, en nuestro suelo Que es de María la nación. Tu reinarás, dulce esperanza Que al alma llena de placer; Habrá por fin paz y bonanza Felicidad habrá por doquier. Tú reinarás, dichosa era, Dichoso pueblo con tal Rey Será tu cruz nuestra bandera Tu amor será nuestra ley. Tu reinarás en este suelo, Te prometemos nuestro amor, Oh Buen Jesús danos consuelo En este valle de dolor. Tú reinarás, reina ya ahora En esta casa y población, Ten compasión del que te Implora. Y acude a Ti en la aflicción. Tú reinarás toda la vida, Trabajaremos con gran fe En realizar y ver cumplida La gran promesa: Reinaré. EL RECUERDO Hermanos que habéis venido A estos santos ejercicios, A todos por Dios les pido No volváis a vuestros vicios. Hermano que arrepentido Hoy vuelves a tus pasiones, En qué parará tu vida Cuando al peligro te expones Porque si ahora en el Santuario Estás muy arrepentido Y mañana entretenido Vas a volver al pecado. Llora ese tiempo perdido Llora ese tiempo pasado Que a mi Dios has ofendido No has cumplido con tu estado. Tú hombre desarreglado Tu que vives sin tal rienda, Si tu vida no la enmiendas Siempre serás desgraciado. ¿De qué sirve hermanos míos Qué ahora vengan al Santuario Si dentro de pocos días Han de volver al pecado? En vano ese sacrificio Que con afán han ganado Si vuelven siempre a sus vicios Y a vivir en mal estado. Tú, doncella eres culpable Te toca hacer penitencia Tu no has tenido obediencia Ni respeto con tus padres. Soltero porque te expones A caer en los precipicios Vente ya a los ejercicios Abandona tus pasiones. Llora tu vida pasada Ven a hacer penitencia El hermano que se ha casado Lleve su cruz con paciencia. La que abandonó a su esposo Y vino a los ejercicios Que tema el día riguroso Cuando Dios la llame a Juicio. Te acuerdas murmurador, 15
  16. 16. Que prometiste enmendarte, Hombre descreditador En vano te confesaste Llora padre prostituido Que por un simple interés Entregaste a tus hijas Por una y por otra vez. Arderás en llamas vivas Sin la menor compasión, Porque vendiste a tus hijas A la eterna perdición. Hermano tened presente Este divino Santuario, Que vinieron penitentes A confesar sus pecados. Lágrimas de hipocresía Malditas del mismo Dios Temed el castigo atroz Que a ellas el Señor envía. Si has de pecar día con día Para que tanto llorar Ya te vas hermano mío Ya no vuelvas a pecar. Cuando ya estés en tu tierra En tus placeres y encantos Da una mirada siquiera Para este Santuario Santo. AH, QUE LINDA Y HERMOSA MAÑANA ¡Ah, que linda y hermosa mañana! Ya la aurora comienza a rayar Y los ángeles todos alaban. A la Madre del Rey Celestial. Muy alegres los astros del cielo, Más brillantes que todo cristal, No te alegras que ya vino a verte, Esta Madre del Rey Celestial. Era el año del cuarenta y seis Cuando al mundo quisiste bajar Dando luz a aquel pueblo francés, Niña Madre del Rey Celestial. Era sábado el dichoso día Diecinueve la fecha del mes Que bajaste Sagrada María Dando luz a aquel pueblo francés. Se miraba en aquella mañana Como brilla en la aurora del día Dulces voces alegres cantando A la Virgen Sagrada María. Dirigiste tu vista hacia el cielo Y al momento quisiste bajar Coronada de flores fragantes Y de rayos de luz virginal Todo el campo se muestra gozoso Y le ofrecen su eterno verdor Porque tu eres el árbol frondoso En tu sombra descansa el SeñorEsta estrella que estaba apacible Ya nos muestra la luz que nos da Llega siempre la Virgen María Derramando su gran caridad Canten todos con sonoro acento Entonando con afecto igual Alabando con gusto y contento A la Madre del Rey Celestial Yo te ofrezco lindas mañanitas Madre del Refugio, Virgen Bendita Y te pido Reina Soberana Llenes mi alma de luz celestial. QUE LINDA SERA LA GLORIA Que linda será la Gloria, No tiene comparación, Cuando el pecador se salva Lo regocija el Señor. 16
  17. 17. De guirnaldas y topacios Todito en un puro día, Las almas que se salvaron Están en su compañía. Ven, bendito de mi Padre Al Cielo que es un primor Cantando himnos de alabanza Glorificando al Señor. San Miguel pesa las almas, Con el ángel guardador Y también se regocija Que las reciba el Señor. San Pedro tiene las llaves Porque es nuestro guardador, Y también se regocija Que las reciba el Señor. Qué preciosas jerarquías Cuánto perfume de olor, Si no hay arrepentimiento, Gloria no hay al pecador. Al canto de un pajarillo; Un monje se quedó elevado, Y yo criatura dormida Tanto tiempo en el pecado Los ángeles en el cielo Nunca dejan de cantar, Y yo aquí perdiendo el tiempo En el pecado mortal. Nuestro Señor en su trono Dice como Redentor, Si no hay arrepentimiento, Gloria no hay al pecador. Amontonando riquezas, Basuras, dice el Señor; Si no hay arrepentimiento Gloria no hay al pecador. Dicen San Pedro y San Pablo A San Miguel, el pesador: Si no hay arrepentimiento, Gloria no hay al pecador. En la Gloria no hay mudanza Si no todito un primor; Todo es Gloria para el alma Perdonada del Señor. La Virgen, que mucho puede Le suplica a mi Señor, Que se convierta y se salve, El ingrato pecador. En el Santo Purgatorio, En el fuego abrasador; Queda el alma limpia y pura, Y la recibe el Señor. DAN LA UNA Y DAN LAS DOS Dan la una y dan las dos Dan las tres de la mañana, Dan las cuatro y dan las cinco, Dando gracias con el alba. Con regocijo y placer Mi corazón a ti clama, Demos gracias al Señor, Levántate, alma cristiana. Con cántico de alta voz Mi corazón a ti clama, Demos gracias al Señor Levántate, alma cristiana. Ya la aurora apuntó Ya esclarece la mañana Dando gracias al Señor, Levántate alma cristiana. Da gracias que amaneció Antes de romper el alba, Ya es hora de despertar Levántate, alma cristiana. Ya la aurora despuntó Ya esclarece la mañana, Dando gracias al Señor, Levántate alma cristiana. Vengo Madre de Clemencia, A alabar a la Providencia, Madre mía Guadalupana Levántate, alma cristiana. Ya el sol promete salir Ya esclarece la mañana Ya no es hora de dormir, Levántate, alma cristiana. Para aquel santuario hermoso El Nazareno nos llama A ver un Dios bondadoso Levántate, alma cristiana. 17
  18. 18. Sale una paloma hermosa Volando de rama en rama, Dando gracias amorosas Levántate, alma cristiana. VAMOS, VAMOS OVEJITAS Vamos, vamos ovejitas Para encontrar el remedio Quiero verlas muy juntitas Para llevarlas al cielo. Vienen caminando todas De muchas tierras distintas Transitando con amor, Vamos, vamos ovejitas. Luego que oyeron la voz Obedecieron toditas De caminar al santuario Vamos, vamos ovejitas. En sus pisadas las miro Dando gracias infinitas, Obedientes a Jesús Vamos, vamos ovejitas. Sigamos pues, a Jesús, Para gozar de su Reino, Toma este santo camino Para encontrar el remedio. Observamos esa faz Al toque de campanitas A la reunión general Vamos, vamos ovejitas. Vamos, pues, apresurados, Dando gracias inauditas, Que dice el Pastor Divino, Quiero verlas muy juntitas. En el santuario de amor Toditas reuniditas, Las doctrinas observamos Vamos, vamos ovejitas. Vamos a la casa santa Caminando muy contritas A desagraviar a Dios Vamos, vamos ovejitas. Padre Jesús Nazareno La corona solicitas, De todos los pecadores Vamos, vamos ovejitas. Tomemos nuestras columnas Toditas y juntitas, Hasta llegar al santuario, Vamos, vamos ovejitas. Por todos los cuatro vientos Vienen como palomitas, Con fervorosa oración, Vamos, vamos ovejitas. Haz acto de contrición, Tu conciencia premeditas, Preséntate al confesor Vamos, vamos ovejitas. Amén Jesús Amoroso, Pues tus gracias nos indicas Recibe estas alabanzas Vamos, vamos ovejitas. TRIUNFO DE LA BATALLA Vamos, vamos pecadores; Al triunfo de la batalla Reformen los escuadrones Para salir a campaña. Ya el coro está preparado Para levantar el canto Soldados de preferencia, Entonemos que es Dios Santo. Esta bandera sagrada La pondremos de trinchera Y a la Santísima Virgen La llevaremos de frontera. Este estandarte sagrado Es el que hemos de llevar Para engrosar las filas, Vamos, vamos a marchar. También señor San Benito Lo pondremos por primero 18
  19. 19. Para vencer esta guerra Contra el poder del infierno. Señor san Agustín Lo pondremos por segundo Que me ayude a combatir A los deleites del mundo Que resuenen los clarines Para entrar a la batalla, Soldados, de preferencia, Entremos a la campaña Los tambores, los clarines Ya empezaron a tocar, Con granadas y metrallas, Artilleros, a guerrear. Vamos bajando las armas En el campo de reunión, Soldados, con gran acierto Vamos, vamos con valor. Gracias a Dios coroneles, Del mayor de la muralla, Escuadrón de pecadores, Caminen a la batalla. LA PALOMA DEL ESPIRITU SANTO Resuene su nombre Resuene su canto Sigan la paloma Del Espíritu Santo. Las estrellas brillan Alboreando el día, Una palomita Llevamos de guía. Voy para el santuario A ver a María Una palomita Llevamos de guía. Voy para el santuario Con gusto y contento A cantar los himnos En su santo templo. Puerta eres del cielo Donde solicitas Que vayan a verte Las almas benditas. Voy para el santuario A ver a María Una palomita Llevamos de guía. Que hermosa paloma En todo mi agrado Me va conduciendo Para el santuario Que blanca paloma Tan bella y graciosa Canten avecillas, A la Reina Hermosa. Bajó la paloma Del Espíritu Santo Cubierta de estrellas La miró en su manto. Mi amor y cariño Vengo a presentar El dichoso día Que hemos de llegar Que hermosa te ves, Paloma especial; Cubierta de escarchas Te miro brillar. Pues te suplicamos Divina Señora Que nos des tu gracia Y tu eterna Gloria. PROFESION DE FE Gracias te doy Gran Señor, Y alabo tu gran poder, Pues con el alma en el cuerpo Me has dejado amanecer. Confieso con humildad, Las finezas de tu amor, Y creo todas las verdades Que revelaste, ¡Oh, Señor! 19
  20. 20. Creo en Dios y en Dios espero. Amo a Dios, mi Redentor, Amo a la Iglesia de Cristo, Sin la cual no hay salvación. El pontífice romano De San Pedro es sucesor, Infalible en las verdades, De la augusta religión. Son verdades reveladas Que existe un Dios Creador, Que la Gloria dará al justo Y el infierno al pecador. Siete son los sacramentos, Que Jesús instituyó: Y en ellos nos da la gracia Que en la cruz nos mereció. Es un Dios en tres personas, Iguales en perfección: Padre, Hijo, Espíritu Santo, Y no hay más que un solo Dios. Si la gracia del bautismo Has perdido, pecador, Puedes recobrarla, haciendo Una buena confesión. El Hijo quiso ser hombre, Sin dejar él de ser Dios, Y nació de madre Virgen Para nuestra redención. Examina tu conciencia, Haz un acto de dolor; Confiesa todas tus culpas Al sacerdote de Dios. Predicó el santo Evangelio, Y clavado en cruz murió: Para salvarnos a todos, La Santa Iglesia fundó. Lleva propósito firme De no ofender al Señor, Y cumple la penitencia Que te imponga el confesor. La Iglesia, esposa de Cristo Es la fiel congregación De todo el pueblo cristiano Con el Papa en santa unión. También los pecados borra La perfecta contrición Y deseando confesarte Pídele a Dios con fervor. EL GALLO BLANCO En la alba de la mañana Alabamos oh, Dios Santo Con una voz resonante Al canto de un gallo blanco Ya el primer gallo cantó Ya tronaron sus alitas Diciendo Cristo nació Que bonitas mañanitas. Al nacer el Niño Dios Alumbrando al mundo tanto Cantando en alta voz Allá aquel gallito blanco Para Egipto caminó Ya su madre lo llevaba Para librarlo de Herodes Cuando el gallito cantaba En unos pobres pañales Y su madre lo envolvió Y nacido en un pesebre Cuando el gallito cantó Hasta el portal de Belem Los pastores han llegado Dándole gracias a Dios Cuando el gallito ha cantado. Ah, qué portal tan dichoso Qué maravilla se vió Y nacido en un pesebre Cuando el gallito cantó. Lo llevaban al calvario A mi Jesús Sacrosanto Para ser crucificado Cuando cantó el gallo blanco. Ah, qué linda procesión La noche del Jueves Santo María llena de dolor Cuando cantó el gallo blanco. Aquel Sábado de Gloria 20
  21. 21. Cuando ya fue sepultado Resucitó al tercer día Para ser Sacramentado. Qué desconsuelo el domingo En su urna levantaban A Jesús Crucificado Cuando el gallito cantaba En el día de su Ascensión A los cielos fue elevado Ya nos da su bendición Mi Jesús Sacramentado. EL DIA 15 DE AGOSTO Adiós embeleso De mi corazón; No nos dejes Madre, Sin tu bendición. La expresión me falta, Déjame llorar. Pues justo es que llore Quien se va a quedar. Sin Madre tan tierna, Sin luz ni consuelo, Porque hoy se despide, Se va para el cielo. Pues si he de salvarme, Por qué he de llorar Si en la gloria siempre Te he de acompañar. Pero si el destierro Se me ha prolongado, ¿Qué haré mientras llega El día tan deseado? Al morir tu Hijo, Nos dejó el portento De su cuerpo y sangre En el Sacramento. Mas Tú que te alejas Con tu buen Jesús, Nos dejas sin vida, Sin dueño y sin luz. Adió embeleso De mi corazón, No nos dejes madre, Sin tu bendición. No te dejo ir, Mi Madre y Señora, Si no me bendice Tu mano a esta hora. Como otro Jacob Hemos de luchar, Si no me bendices, No te he de dejar. Anteles benditos, Ya me habéis dejado Huérfano sin madre, Me la habéis quitado. LA CORONACION DE LA SMA. VIRGEN DE LA LUZ De todas las poblaciones Vienen llenos los caminos, A ver la coronación Todos estos peregrinos. Es este el día muy feliz Y de santa bendición Pues tuvimos la gran dicha De ver la coronación. Que feliz día tan bonito Para tus hijos amantes, Hoy llegan tus visitantes A ver tu lindo altarcito. Por diferentes caminos Con humilde devoción, Llegan hoy los peregrinos A ver la coronación. Aquí llegó el peregrino Y se postró en este día, Virgen Santa de la luz Sálvame Virgen María. Salve Virgen de la Luz Salve flor de Alejandría Salve Madre de Jesús, Salve sagrada María. Rendidas gracias te damos Con humilde devoción Por la dicha que logramos De ver tu coronación. 21
  22. 22. Hoy Su Santidad León trece Te festeja en este día Y también los Arzobispos Juntos con su Señoría. Que gusto recibe mi alma Al ver que estás coronada, Mi corazón se consuela Al ver tu imagen sagrada. Ocho de octubre dichoso De mil novecientos dos, Se ha coronado la Niña Madre del Niñito Dios. Arzobispos, Sacerdotes Con gusto y veneración Coronaron a la Madre De la gran ciudad de León. Desde San Luis de la Paz De Pozos y San Miguel, Y de todas las Parroquias Todos te vienen a ver. ¿Qué no llorarán mis ojos Tan sólo en considera, Que en su catedral sagrada Acabo de comulgar? Ya se van arrepentidos Ya toda la romería, Lloren, hermanos queridos Que hoy es el último día. Todos te han de recordar Peregrinos muy amados, Porque humildes y postrados Nos fuimos a comulgar. Gracias te doy Madre mía, También al Niño Jesús, Recibid nuestros obsequios Adiós Madre de la Luz. DIOS TE SALVE PALOMITA Dios te salve palomita, Las gracias te vengo a dar Madre de la luz bendita De la Santa Catedral. Virgen Sagrada María Yo te vengo a saludar; En este dichoso día En tu santa Catedral Eres Hija de Dios Padre, Virgen pura y singular Madre de la Luz bendita De la santa Catedral. Eres Madre de Dios Hijo Sin la culpa original, Madre de la Luz bendita De la Santa Catedral. Del Santo Espíritu esposa Nos viniste a amparar, Como Reina poderosa De la Santa Catedral. Eres el brillante lirio Que todos van a adorar Bajaste del cielo empíreo A la santa Catedral. Sentadita en una nube Te bajaste a colocar, Rodeada de querubines A la santa Catedral. Todos los coros del cielo Se bajan a coronar, A la Madre del Cordero En la Santa Catedral. Ángeles y serafines, Sus misterios publicad Bajó la Reina del cielo A la santa Catedral. Los Mártires y los santos Sus misterios entonad Porque ha venido la Aurora A su santa Catedral. Las Vírgenes y Doctores Entonando en alta voz, Amor a los pecadores La virgen Madre de Dios. Ángeles y hombres convida Que vengan a venerar, A la Niña enardecida A la santa Catedral. Hoy, esta nación indiana A quien viniste a amparar, Gracias da por la mañana En la santa Catedral. 22
  23. 23. Eres estrella brillante Que alumbras todo mortal Tus milagros son presentes, En tu santa Catedral. En tus torres elevadas Dos luces miro brillar, Y una lámpara ilumina A la santa Catedral. Mucha gente de rodillas En tu templo miro entrar, A pagar tus maravillas En tu santa Catedral. Qué reluciente está el día El sol quiere ya apuntar, Vamos a ver a la Niña A la santa Catedral. Desde el alto firmamento Se vió una estrella brillar, Es mi madre Lucecita De la santa Catedral. Amén Madre de la luz Yo te doy mi corazón, De León Patrona escogida Échanos tu bendición. A LA MADRE SMA. DE LA LUZ Madre mía, que tanto me quieres, Que estás en el cielo rogando por mí; Yo te ruego que el día que me muera Piadosa en tus brazos me lleves a Ti A la hora primera cuando me levanto Mi primer suspiro siempre es para Ti Y te rezo tres Aves Marías Para que en el día te acuerdes de mí. Por la noche antes de dormirme Con dulces plegarias me dirijo a Ti Y me duermo tranquilo soñando Que tus lindos ojos velan sobre mí Estas son Señora, tres Aves Marías Que en toda mi vida yo te prometí Madre de la luz, te ruego Que en mi última hora te acuerdes de mí. Desde el trono en que estás colocada Virgen de la Luz, me estás viendo aquí Rezando devoto tres Aves Marías, Para que en el día te acuerdes de mí. Aquí estoy, Señora, rendido a tus plantas Puesto de rodillas con fe y con amor Esperando para retirarme, Me impartas benigna, Santa Bendición. Un ángel te ofrece corazones puros De aquellos que te aman con fidelidad; Que en ese cestillo esté siempre el mío Y siempre te sirva con toda lealtad Madre Santa de la luz Increada Vengo a despedirme, Señora, de Ti Y a pedirte que cuando me muera Piadosa en tus brazos me lleves a Ti Con paz en el alma vuelo a mis labores Del rumbo del Norte San Luis Potosí, Pero al despedirme, de nuevo te pido Que sea buen cristiano y me salve por Ti. 23
  24. 24. GUARDEN SILENCIO HERMANOS Guarden silencio hermanos Silencio y en procesión, Y sólo en el silencio piensen En la Pasión del Señor. Guarden silencio hermanos Dice el Padre Director, Que se pongan a pensar En la Pasión del Señor. Guarden silencio hermanos Por el amor de Dios, Guarden todos el silencio Oigan del pastor la voz. Guarden silencio hermanos Vamos todos convertidos, Que son muchos los llamados Y pocos los escogidos Y guarden silencio hermanos Que a Dios hemos ofendido, Vamos a los ejercicios Como lo hemos prometido Guarden silencio hermanos Dice el hermano mayor, Vamos a la Casa Santa De mi amado Redentor Guarden silencio hermanos Porque somos pecadores Y así Nuestro Padre Jesús Nos coronará de flores Guarden silencio hermanos Dice nuestro celador, Y así mi Dios sagrado Nos dará su bendición. ¡OH, DULCE JESUS MIO! ¡Oh, dulce Jesús mío! Perdón, perdón. Perdóname, Dios mío, Perdón, perdón. Yo fui quien el tormento De Cruz te dio; De tanto sufrimiento La causa soy. Olvida mi extravío ¡oh, Dios de amor! Olvida ya mis culpas, Perdón, perdón. Sacrílego yo he dado La muerte a Dios, Detesto mi pecado, Perdón, perdón. Ha tiempo que escuchaba Tu dulce voz, Que tierna me llamaba ¡oh, Buen Pastor! ¡Oh, Padre bondadoso Dios de mi amor! Ya no heriré alevoso Tu Corazón. Mas yo insensato y necio, Vil pecador, Con bárbaro desprecio Pagué tu amor. Jamás nunca ofenderte, Pecar ya no, Primero sí, la muerte Prefiero yo. Contrito, arrepentido, Vengo Señor, De haber ingrato herido Tu Corazón. Por la gloria que diste Al buen ladrón Te pido me concedas La salvación. Postrado ante tus plantas Con gran dolor; Mis hondas culpas tantas Llorando estoy. Mi corazón y pecho Te adorará Y en lágrimas deshecho Terminará. 24
  25. 25. HIMNO A LA VIRGEN MORENA ¿De dónde viniste Reina Morena Que defendiste esta nación? De Nueva España, soy Mexicana Vengo a dejarles mi Corazón. Qué días tan tristes he pasado Hay días de escarcha, días de calor Pero estos niños mexicanitos Me arrancan el alma y el Corazón. Fragante lirio, lirio del campo, Del mes de mayo fragante olor Pues a estos niños mexicanitos Yo les comparo con esta flor. Allá en los mares, en las riberas, Donde ellos se iban a divertir, Los perfumaba con el aroma De los jazmines del mes de abril. Una mañana fresca y ufana Era el cumpleaños de Navidad Felicitamos su nacimiento Porque es un Ángel de dignidad Cuando a estos seres los desterraron Sentí en mi alma grande dolor De ver los campos tan solitarios Y las ovejas sin su Pastor. Hoy muy contentos con regocijo Que gran prodigio, Dios de bondad Porque los héroes de nuestra patria, Por providencia los vimos ya. San Franciscanos, hoy caminemos Diez en columna se han de formar Porque hoy triunfamos es día de gloria Y esta victoria se ha de ganar. Asociaciones todas reunidas Un solo cuerpo se ha de formar Con distintivos de mil colores Ya preparados para marchar. Hoy formaremos de corazones Un cáliz nuevo para estrenar Que es día de triunfo y de gloria Y entre las flores han de pasar. Ven ovejita que andas perdida Te andan buscando con mucho amor En este cáliz va el alimento Te anda buscando tu Buen Pastor. CANTOS PARA LA RETIRADA DE GUARDIA A LA BANDERA Tu bandera por doquiera Jesús juramos defender Luz Divina que nos guía Cerca de Ti ¿por qué temer? Contra Luzbel, contra su rabia Armémonos con gran valor Para alcanzar noble victoria Marchemos todos sin temor Vedla brillar cual diadema El estandarte del Señor Porque será el dulce emblema Del más sublime y tierno amor. Contra el furor del hondo averno Que quiere nuestra perdición Ofrézcanos ¡Oh Dios Eterno! Asilo fiel tu corazón. El resplandor de tu bandera Siempre nos da un nuevo ardor Para lidiar en esta tierra, Pues eres siempre vencedor. Al fenecerse mi reposo En dulce paz y bien morir, En tu mansión de eterno gozo 25
  26. 26. Permite vaya yo a vivir. SALVE CRUZ BENDITA Salve cruz bendita Madero sagrado Qué cargó en los hombros Mi Jesús amado. Bajó de la cruz Bajo a padecer Los primeros pasos A Jerusalén. Bajaste Tú al mundo Con crecido amor; Moriste en la Cruz Por el pecador. En un arrabal Rodado de penas Prisionero te hallas Con crueles cadenas. Con crueles cadenas Te van estirando Con crueles cordeles Lo van azotando. Con hiel y vinagre Lo fortalecieron Con crueles espinas A Jesús prendieron. Miradle el cabello Lo tiene mezclado Y por eso dicen Que está agraviado. Miradle las sienes Las tiene quebradas Con crueles espinas Las tiene pasadas. Miradle los ojos Los tiene empañados Lágrimas que vierte Por nuestros pecados Miradle la boca Seca y renegrida Te está pidiendo agua Por darte la vida. El agua que pide Que sea de abstinencia Agua saludable De la penitencia. Prisionero te hallas En una columna Y los pies heridos, Que eclipsó la luna. Con la palabra santa Que el señor habló Ábrase la gloria Que el preso llegó. En el jueves santo Que el Señor oró Su divina madre Fue la que lloró. En el viernes santo Que el señor murió Su divino cuerpo Se le sepultó. Esta Salve Madre, Que estamos cantando Son indulgencias Que al cielo han llegado. Estas alabanzas Que aquí hemos cantado Sean indulgencias Que aquí hemos ganado EL TOQUE DE LOS CLARINES Al toque de los clarines Ya dan la primer llamada, Preparen los corazones, Para entrar a la batalla. La penitencia precisa Pues si arrepentido vienes Hoy que nos dan el aviso El toque de los clarines. 26
  27. 27. Siempre que estés en pecado De mi, Jesús no te olvides Que nos llaman a reunión El toque de los clarines. Hoy nos convida el Señor No desprecien los favores Llenos de gran contrición Preparen los corazones. Sal del error pecador; Si en la culpa solo vienes Nos llaman a contrición, El toque de los clarines. Vamos con crecido amor A recibir los honores Y con muy grande dolor Preparen los corazones. Levantemos la bandera Con propósitos muy firmes Que nos anuncia la guerra El toque de los clarines. Vamos a hacer penitencia No desmayen pecadores Sin ninguna resistencia Preparen los corazones. Seguir al dulce pastor Deja la ilusión profana, Con toque de corazón Nos dan la primer llamada. Con resolución eterna Vamos, ovejita amada, Ven, levanta la bandera, Para entrar en la batalla. El clarín resonador Nos anuncia la batalla En el nombre del Señor Ya dan la primer llamada. Sangrienta guerra le haremos Al enemigo del alma Dulces cantos entonemos Para entrar en la batalla. Vamos a hacer penitencia Mira que el Señor te llama, Que su divina clemencia Nos da la primer llamada. Con humilde reverencia En esta hora deseada Con valor y con firmeza Entremos a la campaña. Mi Jesús con mucho amor A penitencia nos llama Ven, ingrato pecador Esta es la primer llamada. Mi conciencia con amor En silencio me anunciaba, Que marchemos con valor Al triunfo de la campaña. Jesús va a la cabecera No desmayen pecadores Para comenzar la guerra Preparen los corazones. En fin, vamos pecadores, Con una gran contrición, A recibir la bandera En presencia del Señor. YA EL MUNDO ESTÁ ENFERMO Ya el mundo está feneciendo Dice la Sagrada Historia Que el día que menos pensemos No veremos ni la Gloria. Señas bastantes tenemos Que el mundo está agonizando La guerra, la peste, el hambre, Todito estamos mirando. Calamidades horribles Todo esto estamos pasando Como la plaga de Egipto Ya todo se está acabando. No dilata mucho tiempo Es cosa que lo veremos Que sin hacer penitencia No piensen que nos salvemos. Ya todo esto no es mentira Los que vivan lo verán 27
  28. 28. Que los que sigan a Dios Solo ellos no arderán. Ya los que están en la gloria Muy gustosos estarán Gozando de las delicias De la patria celestial. Todos los predicadores Nos llaman a penitencia Y nosotros siempre sordos No nos hace mucha fuerza. Pero Santo Dios de mi alma Cuando ya veamos deveras Que el mundo se está acabando Lo hemos de creer deveras. Pero ya no hay esperanza De contrición verdadera No encontraremos Ministros En los templos de la tierra. Ni Dios nos perdonará Y no ha de haber penitencia Porque todo pecador Está para oír la sentencia. Hay pecadores dormidos En costumbre de pecar No quieren dejar los vicios Para poderse salvar. Pequé contra Ti Señor Es muy horrible el pecado Lloro mi grande desdicha, Señor, que sea perdonado. Concédeme Dios amado Que mis ojos hechos fuentes Lloren lágrimas ardientes De lo mucho que he pecado. Para ir a gozar de Dios Por toda la eternidad Y gozar de las delicias De la Patria Celestial. Ya el mundo está feneciendo Dice la Sagrada Historia Que el día que menos pensemos No veremos ni la gloria. BENDITA SEAS, ¡OH; MARIA! Bendita seas, ¡Oh, María! Por tu dignidad excelsa; Pues eres Madre de Dios, ¡Bendita sea tu pureza! ¿A quién diré con franqueza Objeto de mis anhelos? A Ti, Reina de los cielos, A Ti, celestial Princesa. El Creador te distinguió Con infinita grandeza: ¡Oh, Beatísima María! ¡Bendita sea tu Pureza! Y pues eres Madre mía, Te dice mi voz constante Dios te salve Madre amante Virgen Sagrada María. Un Dios su poder emplea En Ti, Criatura agraciada: Sea pues, tu dicha alabada, Y eternamente lo sea. ¿Con qué pagaré, ¡oh, María! A tu amor tan generoso? Un corazón obsequioso Te ofrezco desde este día. Ya mi corazón desea Alabarte con ternura: Cuánta es, María, tu hermosura Pues todo un Dios se recrea. Te pido, ¡oh, María! Perdón De los yerros cometidos, Y pongo a tus pies, rendidos Alma, vida y corazón. Es tal tu gracia y grandeza, Que el mismo Dios tu Creador Se alegra siendo el Autor De tan graciosa belleza. De mis Dios la salvación, Alcánzame en la última hora; No me abandones, Señora, Mírame con compasión. Mi corazón en Ti fía, 28
  29. 29. En este mísero suelo; Hasta ponerme en el cielo, No me dejes, Madre mía. RECUERDA ALMA QUE TOMASTE Recuerda alma que tomaste Estos Santos Ejercicios Y que ocho días conversaste Con Jesús de Atotonilco. Da mil gracias al Señor Por su insigne beneficio Mira no tires la cruz Que te dio el Santo Ejercicio. Y de Dios en la presencia Preséntate en todo instante Y recuerda con paciencia Las lecciones que tomaste. Recuerda de cierta amiga Que tú en el mundo adoraste Tal vez ella andará perdida Y tú con Dios conversaste. Cuando vayas a pecar Donde más oculto estés Ofendes a la Majestad Que por doquiera se ve. Recuerda sí ejercitante Que tu Dios y tu Señor El trece de mayo En Cova de Iría Desciende amorosa La Virgen María Ave, Ave, Ave María Viniste de blanco, Más bella que el sol, Con dulces palabras La Virgen habló. Ave, Ave, Ave María Yo soy la Señora Del Santo Rosario Responde a los niños Qué le han preguntado Ave, Ave, Ave María Te decía en cada momento Hijo de mi corazón. Nunca olvides los favores Que tu Dios te concedió De quitarte de los vicios Porque su voz resonó. Recuerda sí que pedimos Con penitente dolor Al tiempo de confesarnos Misericordia Señor. Es posible alma cristiana Que malogres la ocasión En que viniste a limpiarte Con la santa Comunión. Dios me ve, Dios me escucha Y no lo puedo ofender, Aunque el pecado me empuje Si caigo me he de perder. Nunca olvides la güerita Madre de la Luz nombrada Que se halla en el interior De esta Casa Consagrada. EL TRECE DE MAYO Dijo que quería Por su corazón, Del mundo arruinado Ser la salvación Ave, Ave, Ave María Habló contra el lujo Contra el falso amor; Pidió la pureza Que agrada al Señor Ave, Ave, Ave María Muchos se condenan, Decía llorando Rezad pequeñitos El Santo Rosario 29
  30. 30. Ave, Ave, Ave María Cantad a María, La Madre de Dios, El Santo Rosario Plegaria de amor Rezad por el Papa Rezad por la Iglesia Por los pecadores Haced penitencia Ave, Ave, Ave María Ave, Ave, Ave María La Virgen María Cercada de luz, Con todo cariño Nos lleva a Jesús Señora del cielo, ¡Oh, Reina de amor! Acógenos Madre En tu Corazón Ave, Ave, Ave María Ave, Ave, Ave María LAS TRES AVES MARÍAS Con las tres Aves Marías Me comienzo a levantar Adiós, adiós todos digamos Vámonos a caminar. Y los ángeles del Cielo Nunca dejan de cantar Y yo aquí perdiendo el tiempo En el pecado mortal. Con toda mi compañía Te he venido a visitar Adiós, adiós todos digamos Vámonos a caminar. Vamos, vamos pecadores Ya el sol quiere apuntar Ya dan el Ave María Vámonos a caminar. Ya las puertas de la Gloria Se abren de par en par Adiós, adiós todos digamos Vámonos a caminar. Ya parece que oigo la esquila De aquel santo lugar Adiós, adiós todos digamos Vámonos a caminar. Y los angélicos coros Con su voz angelical Adiós, adiós todos digamos Vámonos a caminar. Y nuestro Padre Jesús El nos ha de acompañar Adiós, adiós todos digamos Vámonos a caminar. En el alto firmamento Se vio una estrella brillar Es la Virgen de la Luz Que nos viene a acompañar. Madre mía de la Luz Tú nos has de acompañar Adiós, adiós todos digamos Vámonos a caminar. Para que entren sus devotos En su Reino Celestial Adiós, adiós todos digamos Vámonos a caminar. En hermanos queridos Vámonos a caminar Y las tres Aves Marías Nos han de acompañar. RECIBE ESTAS FLORES Recibe estas flores Con gusto y anhelo Que son escalones Que llevan al cielo. Recibe estas flores Con gusto infinito Van representando La Pasión de Cristo. 30
  31. 31. Buena palomita Te trae estas flores De la Casa Santa Cubierta de amores. Adiós hermanitos Que ahora están llorando Adiós me despido Ya voy caminando. Recibe estas flores Con mucha alegría Que hoy te he traído ¡Oh, Virgen María! Qué es esto que veo Que a mi alma encanta, Son flores que vienen De la Casa Santa. Recibe estas flores Con gusto honorario Que la Virgencita Te trae del Santuario. Adiós que venimos Con mucho dolor De ver que dejamos Nuestro Celador. Recibe estas flores Con gusto y amor Que hoy las va a entregar Nuestro Celador. Recibe estas flores Con gusto y anhelo Que son escalones Que llevan al cielo LOS CLARINES Ya resuenan los clarines En el cuartel general, Soldados armas al hombro Oigan el clarín sonar. Ya me dan el primer toque Para llamarme a reunión, Soldados tomen las armas, Vamos, vamos con valor Oigan el clarín sonar Que nos anuncia la guerra Soldados armas al hombro Sigamos ya la bandera. Al dar el segundo toque Les dice San Agustín, Pecador larga los vicios Al toque de este clarín. El mundo se acabará Todos dicen en latín, Dime pecador que harás Al toque de este clarín. Ya me dan el tercer toque Y mi ángel ha de venir, Para llamarnos a juicio Al toque de este clarín. Día terrible el día del juicio Será nuestra maldición, Nos iremos al suplicio Si no hay buena contrición. Se verán varios estragos Y la tierra se abrirá, Pecador alerta, alerta, Al estruendo del clarín. Por todos los cuatro vientos Luces se verán salir, ¿dime pecador, que harás? Al toque de este clarín. Los ángeles al momento Apartarán un sinfín Para que oigan la sentencia Al toque de este clarín. En una nube de flores Jesucristo ha de venir, A juzgar a los pecadores Al toque de este clarín. Le pedimos a María Antes que se acerque el fin, A ti nos encomendamos Al toque de este clarín. Adiós mis queridos padres, Niños de mi corazón Ya voy marchando en las filas Para el santuario de amor Voy formado en la columna 31
  32. 32. Para el cuartel general, Soldados armas al hombro Oigan el clarín sonar Escuadrones militares Vamos, vamos amarchar Soldados armas al hombro Oigan el clarín sonar Tenientes y generales Marchemos con alegría, Vamos marchando a la guerra Con piezas de artillería. Artilleros con valor Vamos marchando a la guerra, Soldados armas al hombro Oigan el clarín sonar Las marchas de los Clarines Marchando hoy con alegría, Para el cuartel general De las tropas de María. ALABANZA A SAN GERONIMO San Gerónimo nos llama El día del Juicio Final, Ya da la primera llamada, Ya se oye el clarín sonar Y los cuatro Evangelios Que hoy vamos a presenciar El día del Juicio se llega Ya se oye el clarín sonar El día del Juicio vendrá La cuenta vamos a dar, El día del juicio se llega Ya se oye el clarín sonar Y la Doctrina Cristiana Hoy nos van a preguntar, El día del Juicio se llega Ya se oye el clarín sonar De todo daremos cuenta, Nada, nada ha de quedar, El día del Juicio se llega Ya se oye el clarín sonar San Gerónimo nos dice: Ya los voy a recordar, Con el clarín tan sagrado Ya les empiezo a llamar San Gerónimo nos llama El día del Juicio Final, Con su trompeta sagrada Ya nos comienza a llamar San Camilo nos anuncia Que él nos viene a acompañar En el camino sagr4ado Del día del Juicio final Los mandamientos son diez Que hoy nos han de preguntar, El día del Juicio se llega Ya se oye el clarín sonar Madre mía de los Dolores Ella nos va a acompañar, En el camino sagrado Del día del juicio final Y los siete sacramentos Que nos van a preguntar, El día del Juicio se llega La cuenta vamos a dar. San Miguel con sus balanzas Ya nos empieza a pesar, Para leernos la sentencia Del día del juicio final Si los supimos guardar Ellos nos han de salvar, El día del Juicio se llega Ya se oye el clarín sonar Con la palabra sagrada Que el Señor nos viene a dar Para sentenciar a todos El día del juicio final Los artículos de fe Que hoy nos van a preguntar, El día del Juicio se llega Ya se oye el clarín sonar El Santo Ángel de mi Guarda Él me venga a acompañar En esta fuerte sentencia Del día del juicio final. 32
  33. 33. LA SEMANA DEL AñO Todos los días pensarás En la semana del año, Que te han de llamar a cuentas Cuando estés más descuidado El lunes debes pensar Qué te dio frío y calentura Para tu alma no has de hallar Cirujano que te acuda El martes debes pensar Que enfermo estás en la cama Y que has de dar cuenta a Dios Estrecha y bien ajustada El miércoles pensarás Que ya remedio no tienes Y que te has de confesar Como fiel cristiano que eres. El jueves debes pensar En la Santa Comunión, Contrito y arrepentido Y de todo corazón. El viernes debes pensar Que tu cuerpo está difunto Y que has de ir al tribunal Y que has de ir muy justo. El sábado pensarás Que tu cuerpo es sepultado Que en tierra polvo y gusano Has de quedar olvidado. VUELTA A SUS TIERRAS Ya vengo de vuelta A mi residencia, Vengo del Santuario De hacer penitencia De la santa casa Vengo arrepentido A pedir perdón Al que haya ofendido Parientes y hermanos Tendrán aquel gusto Que vino el ausente Pero muy confuso Así me lo mandó Mi confesor Que por penitencia Les pido perdón Padrecito y Madre Ya vino el ausente Pero castigado Por desobediente Vengo arrepentido Bastante humillado, Ya vengo contrito De Dios perdonado. Ya vengo contrito Y arrepentido, Perdón a mis padres De por Dios les pido. Vengo a dar ejemplo, Buena educación, A todos mis hijos De mi corazón. Azotado vengo Por mi propia mano Por malo que he sido Y por desarreglado A mi buena esposa El perdón le pido A mi madre amada A mi padre querido. Dios Jesucristo Que fue crucificado Por amor al hombre Que vive en pecado Con gusto y contento Haré cambio de vida; Busco el sacramento Que es buena comida. 33
  34. 34. EL HIJO PRÓDIGO Señor y Padre querido A quien ofendí pecando Aquí tenéis ya llorando A un hijo ingrato y perdido. Yo, el pródigo ingrato Que sin amor he vivido, Ahora del vicio me aparto Señor y Padre querido Yo soy el hijo malvado, Padre, que tenías ausente, Pero ya está aquí presente A tus plantas humillado Perdóname, gran Señor, Siempre pecador he sido Perdóname mi desvío Señor y Padre querido Yo a mi Padre desprecié Siendo el más consentido, Hoy mis culpas lloraré Señor y Padre querido. Tiempo ha que andaba perdido Y la culpa sólo amando, Hoy misericordia pido A quien ofendí pecando Perdónanos gran Señor Que te venimos buscando Y con grande contrición Aquí nos tenéis llorando A rienda suelta he vivido Y los placeres amasando Hoy misericordia pido A quien ofendí pecando Sí pecadores buscando Andas con mucha paciencia Mírame aquí en tu presencia Aquí nos tenéis llorando. Vencidos los embarazos A tus plantas he venido Estrecha Padre en tus brazos A un hijo ingrato y perdido Llegó sin ningún temor Aunque pecador he sido Abre las puertas del cielo A un hijo ingrato y perdido Ahora sí, Padre querido Mi conciencia iré arreglando Para sentir ya lloroso A quien ofendí pecando Adiós mis queridos padres Ya me voy sin dilación Por amor de Dios les pido Que me den su bendición Por esos cerros boscosos Ya me voy a caminar Adiós mi querida esposa Ya me voy a confesar Ya me voy para el santuario Ya Dios me dio la licencia De librarme del contrario Y limpiar ya mi conciencia Mi corazón va lloroso Por lo mucho que he pecado Adiós mi querida esposa Ya me voy para el santuario Si Dios me presta la vida Volveré con grande gozo Adiós mi madre querida Adiós mi querida esposa Ya se va la hija desviada El sobrino tan renuente El que en mal estado estaba El hermano desobediente En lágrimas se desata Mi corazón pesaroso Ya se va el esposo ingrato Que no cumplió con su esposa Con un silencio profundo Me voy a alistar Adiós amigos del mundo Con quien me junte a pecar En la columna cerrada Se va el murmurador El padre consentidor Que a sus hijos no educaba Yo le pediré llorando Con dolor y con ternura Que nos vaya perdonando El señor de la columna Adiós todos mis parientes Que yo nunca respetaba Ya se va el desobediente Que tanto escandalizaba Porque oigo al pastor divino Que le dice a mi conciencia Toma ese santo camino Para que hagas penitencia Dios quiera padres queridos 34
  35. 35. Que si ahora va un hijo malo Vuelva un hijo arrepentido Un hijo muy arreglado En fin pues ya me despido Sabe Dios si volveré Y llevaré de padrino Al patriarca san José En fin, me voy al santuario Me voy a hacer penitencia Ya Dios me dio la licencia De ir a llorar mis pecados PADRE, NUESTRO Dulcísimo Jesús mío Yo te adoro con afecto Saludando a vuestro nombre Diciéndote Padre Nuestro En la agonía de Jesús Que los velos se rompieron Ángeles y hombres te alaban Señor que estas en los cielos. Mi amor te bajo del cielo Para remedio del hombre Yo te doy los parabienes Santificado sea tu nombre. Cuando oraste en el huerto Te ofreciste al Padre Eterno, Que yo fuera perdonado Y vénganos tu reino. Los tormentos que pasaste Fue por tu suma bondad Te ofrezco, hermoso Niño, Que se haga tu voluntad. Hoy con muchísimo esmero El mundo, me ofrece guerra Has que todos te alabemos En los cielos y en la tierra. Señor, por vuestra piedad Y los ruegos de María, Tú me sustancias el alma Con el pan de cada día. Clavaron tus pies y manos Señor, pues, Tú nos esperas, Por los ruegos de María Perdónanos nuestras deudas. Mil alabanzas te doy Con todo mi corazón, Por los ruegos de María Que no caiga en tentación. Hoy en el cielo te alaben Y todo el mundo también, Y en la hora de la muerte, Líbranos de mal. Amén. Siete palabras hablaste En el ara de la Cruz, Misericordia pedimos Diciéndote: Amén Jesús. Amén Jesús con que acabo Hoy repite mi memoria, Y que santos te alabemos Cantándote allá en la gloria. DIVINA PASTORCITA Soy la reluciente Estrella Dulzura que el alma encanta, Vengo de la Casa Santa, Como Pastorcita bella. A buscar mis ovejitas Que andan todas descarriadas Venid almas pobrecitas, Yo soy la Pastora amada. Soy Pastorcita amorosa Que te busco con amor, Venid, ovejita, y goza De estas gracias del Señor. Venid aquí pobre alma ¿Que no piensas acercarte? Mi Hijo quiere perdonarte Y con ansiedad te llama. Escúchame que te llamo Pero tú haces resistencia, Venid, hijito cristiano, Venid a hacer penitencia. ¿Que no quieres todavía Del mundo cortar los lazos? Pues acércate alma mía, 35
  36. 36. Para estrecharte en mis brazos. Ya me canso de llamarte Ovejita descarriada, Mi Hijo quiere perdonarte Ven a la Mesa Sagrada. Porque debes meditar El trabajo que me has dado De venirte a conquistar Para el Santuario sagrado. Mira a mi Niño Jesús, Con el madero cargado, Que te dice fatigado: Ayúdame con mi cruz. Porque mi Hijo me mandó A buscar los pecadores, Para que sean perdonados Y coronados de flores. Refugito misteriosa, Sacrosanta misionera, sóis nuestra Madre amorosa Pastorcita verdadera. AMOROSA PLÁTICA Hecha por el Reverendo Fray Félix Duarte, segundo Director de la Santa Casa de Atotonilco, dedicada a los Padres de Familia, haciéndoles una viva pintura de los padecimientos y castigos tan rigurosos que se les esperan si no cumplen con el deber sagrado de sus obligaciones. Prestadme vuestra atención No lo echéis a la desidia Venid padres de familia Escuchad este sermón. ¡Ah! de los tiempos perdidos En la mala educación Por los hijos consentidos Se ve la prostitución. Los padres consentidores ¿Cómo tienen gran valor Para andar de salteadores De sus hijos en unión? ¿Qué se hizo de la educación De aquellos tiempos pasados? No eran los hijos malcriados Como hoy día se está mirando. A los vicios dedicados Pero a la doctrina cuándo? Se acabó la urbanidad En los hijos de familia Hoy solo reina la envidia La discordia, y la maldad; Ocupándose en pecar Olvidando las oraciones Se van con gran liviandad Al teatro, a las diversiones ¡Que cuenta tendrán que dar Los padres consentidores! Cuando el hijo ya es casado Luego abandona a sus padres Sin atender que la madre Después de Dios lo ha educado y dice con gran enfado, Ya no quiero obedecer Sola mente a mi mujer Porque soy hombre casado ¿Cómo no se ha de perder Este hijo mal educado? Hay padres desobligados Que lo echan a la desidia De no educar la familia Según están obligados Hay en los degenerados La madre consentidora Que necia y estafadora A sus hijos pone en venta ¡Ay de esta madre en la hora En que Dios la llame a cuenta! Hay muchos hijos malcriados Que ya no tienen recato Y viven en amasiato, Como si fueran casados Es decir amancebados En compañía de sus padres ¡Oh qué pecado tan grande Por falta de educación! 36
  37. 37. ¡Oh castigo formidable De eterna condenación! Estos jóvenes de hoy en día Que atropellan a sus padres Solo frecuentan los bailes Vinatas y pulquerías En esto gastan los días En mala conversación Nunca van a oír sermón Ni se van a confesar Terrible cuenta han de dar Por falta de educación. La ley Santa del Señor Hoy se mira pisoteada Por la familia malvada De un padre consentidor Ardiendo estarán mejor En los profundos infiernos Estos jóvenes modernos Que ultrajan a los mayores Sufran tormentos eternos Los padres consentidores. Ya se acabó la obediencia En los hermanos carnales La pura concupiscencia Es la causa de los males Parentescos criminales Causa de abominación Que trae por terminación El pecado de adulterio Ho nos dice un misionero Que hagas firme contrición. Si quieres que tu familia En todo viva arreglada Ama a tu esposa querida Como nuestro Dios te manda Tú, mujer que eres casada Si acaso tienes familia Procura mudar de vida Ven a lograr la ocasión Ven sí, que Dios convida A que oigas este sermón. El mundo está corrompido Y lleno de iniquidades Por la causa de los males De los hijos consentidos Soberbios mal corregidos Que viven ya sin temor Ante el Divino Creador El padre consentidor Del hijo desobediente. Al contrario el hijo atento Es el honor de sus padres Es el querer de la madre Y de todos el contento Y con el más dulce acento Le dirá Nuestro Señor Ven hijo de bendición A gozar de mi riqueza Por tu buena educación. La madre muy cuidadosa Con las niñas debe ser Procurando sean virtuosas Y que de nadie se fien No las traten con desdén Con amor las ha de amar Mucho las han de cuidar Y no serán responsables Ante Dios, porque las madres Terrible cuenta han de dar. En fin pecador ingrato, Y tú, mujer prostituta ¿Por qué vives sin recato? Procura mudar de vida ¡Oh qué cuenta tan crecida Tenemos todos que dar! No te quisiste enmendar Ni nunca hiciste oración, Venid pronto y escuchad La palabra del Señor ¡Oh Dios misericorDioso! ¿Por qué permites Señor, Al ebrio, al escandaloso Y al padre consentidor? Perdónanos el error En que nos vemos violados Perdona nuestros pecados Para obtener el perdón Mira tanto empobrecido Por falta de educación. A LOS PADRES DE FAMILIA Los señores Sacerdotes y Ministros del altar, nos encargan Y suplican que por los agudísimos 37
  38. 38. Dolores que sintió María Santísima Y Señora Nuestra,, imprimamos en El tierno corazón de nuestros hijos El temor a Dios y que procuremos Lavarlos con las aguas del Bautismo Y evitarles las malas compañías Que es el primer veneno que Corrompe a la juventud, pues de No hacerlo así estamos expuestos A perder nuestras almas y las de Nuestros hijos por los siglos De los siglos. EL DESPEDIMENTO Este es el feliz momento En qué vengo a suplicar En el nombre de María, Yo te vengo a conquistar. A los santos ejercicios De aquel retiro sagrado Donde para siempre ya, De Dios serán perdonados. Anda mi Madre de amor Viene a verte aquí en tu casa En busca del pecador. Escucha la dulce voz, Qué no te pones pendiente Que te dice el mismo Dios, Ovejita, vente, vente. Ahora es tiempo pecador Levanta el violento vuelo Y será participante De las delicias del cielo Ven, oveja descarriada Yo soy tu Dios; tu Señor, Soy para todos mis hijos La dulce fuente de amor Me desprendí de los cielos Con todo mi corazón, A pasar cien mil trabajos Por amor del pecador. Yo con los brazos abiertos Estoy en este pendón, Por mandato de mi padre Para bien del pecador Sacrificaron mi cuerpo Con muchísimo rigor, Hasta ponerlo en la cruz Por causa del pecador Clavado de pies y manos Está tu cuerpo sagrado Por amor de todo el mundo Y librarlo del pecado. Ven, pues hijo de mi amor Ven a gozar las delicias Yo soy el dulce Pastor Para las almas contritas. ¿Qué respondes pecador, Qué dice tu corazón? Ven a tomar Ejercicios Y te doy mi bendición. Por los aires, por las selvas, Ven hijo de mis amores Hijo querido y amado Ven a saciar ya tu sed Con el agua de mi corazón. No desprecies la ocasión Ni las voces de mi Madre, Porque si tú las desprecias Cuando tú quieras ya es tarde A LA LOMA DEL PERDÓN Qué dichosas son las almas Las que traen buena intención Ya van a llegar hermanos A la loma del perdón. ¿Pues habrá quien se resista Que no llegue por temor? 38
  39. 39. Allí tenéis a la vista La Casa de la Oración. Allí se llama Santuario Donde van a llegar, A donde van a llorar Sus culpas y sus pecados. Dice el hermano mayor Con todos los celadores Que nos perdonen señores De por el amor de Dios Pues toditos los hermanos Que se nombran celadores Pues yo y ellos les rogamos Que nos perdonen señores. Eso nos falta no más Para llegar al Santuario Y que lleguemos en paz Con todos nuestros hermanos La hermandad toda llorando Le dice a los celadores, Allá en el Santuario Santo Perdonados sean señores. Toda la hermandad llorando En la loma del perdón, Camina muy pensativa A la Casa de Oración. DENTRO DE UNA HORA ESTAREMOS Dentro de una hora estaremos Frente al Santuario bendito, Dentro de una hora veremos A Jesús de Atotonilco Es un lugar venturoso Aquel Templo tan Sagrado Llegaremos muy gustosos Hacia el divino Santuario Con grande amor y ternura Llegaré al Santuario santo Para ver el dulce encanto Del Señor de la Columna Es una dicha tan grande que nadie puede dudar Que allí es la fuente de gracias En aquel santo lugar. Los trabajos y las penas Que con paciencia has llevado Serán blancas azucenas En el Santuario sagrado Qué linda comparación Qué dulzura y qué contento Que ya llegamos Señor A visitarte en tu templo. Hace pocos días cristiano Tú pecador convertido En el deleite mundano Si desde el día que intentaste Abandonar el pecado Pero por no confesarte Seguiste en mal estado Si desde ese día, repito, Hiciste buena intención, Ya te encontrarás contrito Ya tendrás absolución. Aquí se encuentran las gracias Los tesoros exquisitos, Porque aquí es la Santa Casa De Jesús de Atotonilco. Entra pues ejercitante Que ya mi Jesús te espera Para que digas las culpas Que tu corazón encierra. Aquí encontrarás cristiano, Lo que tanto habéis buscado Aquí serás perdonado Y aquí quedarás limpio y sano Qué funesta suerte te espera Pecador inadvertido, Si no estás arrepentido Ni te conviertes deveras. Aquí dice tu conciencia Allégate sin temor, Venid aquí a la presencia De este Divino Señor Pidámosle con amor Con una firme esperanza Que vayamos a alabarte En la Bienaventuranza. 39
  40. 40. BUENOS DIAS MEXICO HERMOSO Buenos días México hermoso Hoy te vengo a saludar Que seas feliz y dichoso Con tu escudo nacional Despierta, mi alma, despierta Si acaso dormida estás Ya tiene la gloria abierta Asómate y lo verás Bienvenido seas, ¡Oh Clero! Con todas tus dignidades Te desea México entero Salud y felicidades. Ya repican las campanas Qué gusto hay en Catedral Ya se oyen tocar las dianas En Palacio Nacional Los ángeles en el cielo Felicitan este día Porque llegó a este suelo Toda la paz y alegría Dios bendiga en este día A la Nación Mexicana También la Virgen María La Virgen Guadalupana Despierta Madre, despierta Mira que ya amaneció Ya los pajaritos cantan Qué México renació. QUE DULCE CANTA EL JILGUERO Jilguero qué dulce cantas Y tu voz la de un clarín Tú despiertas a las almas Ya no es hora de dormir El Jilguero nos anuncia Nuestra grande perdición Que sin menor excusa No alcanzaremos perdón. Antes de romper la Aurora Me vienes a recordar, Hermano llegó la hora Ya no es tiempo de pecar. Porque hacemos poco caso Del Jilguero anunciador Que nos llama a su regazo Para el Santuario de amor Tiempo es de hacer penitencia De llorar nuestros pecados Y venir sin resistencia Ya todos examinados. Este Jilguero sagrado Su dulce canto me indica Porque tú siempre dormías Solamente en el pecado Pues para alcanzar victoria Con un gusto placentero Pues hoy nos dice el Jilguero Hermano ya llegó la hora Esa voz angelical De ese Jilguero armonioso Hoy nos viene a recordar Para el Santuario glorioso Oye la voz de la gloria Que te viene a recordar Hermanos se llegó la hora Ya no es tiempo de pecar. Nos viene anunciando el fin De un juicio tan verdadero Qué dulce cantas Jilguero Es tu voz la de un clarín Esta voz encantadora De Jilguero tan divino Hermano ya llegó la hora De tomar la disciplina El Jilguero es un clarín Que nos llama con violencia Ya no es tiempo de dormir Venid, haced penitencia Esta palabra divina Es de un Padre Misionero Que nos llama a la doctrina Qué dulce cantas Jilguero Este Jilguero, señores Es la voz de la conciencia Que nos llama a penitencia Vamos, vamos pecadores. 40
  41. 41. MAÑANITAS A LA SANTISIMA VIRGEN DE GUADALUPE Buenos días Guadalupita, Te venimos a cantar, Escúchanos virgencita Desde tu bendito altar Recíbelas Madrecita, Con el más sincero amor, Te rogamos Morenita Nos concedas gran favor. Despierta y ve a tus hijitos Los qué te vienen a ver; Ya cantan los pajaritos Es hora de amanecer El alba de la mañana Con repique comenzó, Madre mía Guadalupana El día doce esclareció. Ya las tres están sonando El lucero ya salió, La luna se va ocultando Mira que ya amaneció Y nosotros sin desvelo Reunidos aquí nos ves Cantándote con anhelo, De rodillas a tus pies. En los nevados volcanes El sol se empieza a anunciar, Los nardos y tulipanes Te vienen a perfumar La luz extiende su manto Y nos da su claridad, Por ser el día de tu santo Se engalana el Tepeyac Blancas flores olorosas Te venimos a ofrecer Y un ramo de frescas rosas Antes del atardecer En estas horas benditas Madre de mi corazón Recibe estas mañanitas Y danos tu bendición. MI JESUS SACRAMENTADO Mi Jesús Sacramentado Yo te adoro y te bendigo, Porque preso en el Sagrario Te has querido estar conmigo. Yo te adoro y te bendigo Porque en el Pan Consagrado Te has querido unir conmigo Mi Jesús Sacramentado Jesús Hostia Inmaculada Inmolada por bien mío Amantísimo Dios mío Que mi alma sea tu morada Tú eres mi Jesús amado, El esposo prometido De las almas el deseado Eres mi Jesús querido Eres Tú la flor del campo Lirio hermoso de los valles Y de mi alma dulce encanto Mi Jesús Tú bien lo sabes. Eres Tú perla preciosa Y como astro reluciente Eres Tú la luz hermosa Que ilumina nuestra mente Jesús hostia es mi tesoro El único bien que adoro Dulce encanto de mi amor Con todo mi corazón. Eres Tú la realidad Tú mi dicha y mi consuelo Tú mi gran felicidad En la tierra y en el cielo. Mi Jesús dueño adorado Tú eres todo para mí Ay, dulce Jesús amado Yo soy todo para Ti Yo soy tuyo, oh Jesús mío, Con mi vida y cuanto tengo Me consagro a Ti Dios mío A Ti todo me encomiendo. 41
  42. 42. MAÑANITAS A CRISTO REY DE LA PAZ Qué gloriosa mañanita, En este nuevo Tabor Ya despunta en el Oriente El Reinado del Amor. Despierta, oh Patria despierta Y a tu Dios ven a cantar A Cristo Rey alabanza, A Cristo Rey de la Paz. Levanta, oh patria, la frente Y deja el odio a tus pies Y te haga potente y grande El milagro de tu fe. Ya no haya en tu suelo sangre Ni discordia ni rencor Y que sea México amado Un solo y gran corazón. Los dos polos de tu vida Al amor llamando están, Esta bendita montaña Y el Cerro del Tepeyac Esta ermita es homenaje De desagravio a tu Dios, Haz de ella el relicario De tu más rendido amor. En esta montaña augusta Tendrás, oh México fiel El faro de tu existencia El trono de Cristo Rey Y desde el gran monumento Que aquí mi patria alzara, Tu Cristo, Rey de los siglos, Pacífico reinará Qué gloriosa mañanita Ya despunta en el Oriente En este nuevo Tabor El Reinado del Amor. Despierta, oh Patria despierta, A Cristo Rey alabanza, A Cristo Rey de la Paz. EL DIA FELIZ El día feliz hoy se llama Día feliz de bendición ¡ay! Que dicha es para el alma Hoy la santa Comunión. El día feliz día bendito Para tus hijos amantes Dicen tus ejercitantes Jesús mío de Atotonilco Rendidas gracias te damos Con humilde devoción Por la dicha que hoy logramos Con la santa Comunión. El Divino Sacramento Te visita en este día Llora de gusto y contento Regocíjate alma mía. Ya se van arrepentidos De esta santa Romería Lloren hermanos queridos Porque es el último día. Que todos se han de acordar, Hermanos míos muy amados Porque humildes y postrados Hoy fueron a comulgar En este día incomprensible Día de grande acatamiento Hermano no se te olvide El divino Sacramento Que estuvo depositado Contigo muy amoroso ¡Qué día feliz tan dichoso! Mi Jesús Sacramentado. ¡Oh! Que celestial bocado Que te das por alimento ¡Oh! Divino Sacramento Mi Jesús Sacramentado. ¿Pues qué haces ora alma mía Con tu Dios, con tu Señor? Qué dices en este día Con dulzura y con amor. Aquí estoy hijo querido Aquí en tu pecho amoroso, Yo soy tu hermano, tu amigo Soy tu padre bondadoso 42
  43. 43. Gracias te damos Señor Porque te habéis hoy dignado A darnos todo tu amor Mi Jesús Sacramentado Lloren lágrimas mis ojos Con humilde rendimiento Porque se halla con nosotros El divino Sacramento Hermanos míos qué dichosos Son los que saben guardar Estos recuerdos preciosos Que hoy fueron a comulgar. ¿Qué no lloran tus ojos Pues tan solo en recordar Que en el Santuario glorioso Acabáis de comulgar? Denle gracias al Señor Porque ya están perdonados Lloren con grande dolor Sus culpas y sus pecados. Ya van todos con su cruz Con amor celo y paciencia; Ya se van dulce Jesús Ya se van de tu presencia Pues ya se van perdonados De esta casa de oración Llorando piden postrados Hoy tu santa bendición. LA CORONACION DE FLORES Ven hijo de mis amores Ven hija de bendición Te coronaré de flores Con la Santa Comunión Allégate arrepentido Ven tus culpas a llorar Soy tu pastor querido, Que hoy te ha venido a buscar Ven a lograr la ocasión Y te encontrarás dichoso, Gozarás paz y reposo Con la santa comunión. Del mundo ya sus primores Deja esa falsa ilusión Te coronaré de flores Con la santa comunión. Ven a la mesa sagrada Ven ya sin dilación, Ven soltera y casada A la santa comunión. Hijo mío ten ya recato No queras más condenarte, Hijo mío no seas ingrato Ya me canso de aguardarte No busques tu perdición Ni de tu alma los rigores Te coronaré de flores Con la santa comunión. Venid, venid pecadores Con humilde devoción Los coronaré de flores Con la santa comunión. Venid Padres de familia Con sus hijos en reunión A buscar salud y vida Con la santa comunión. Ven a gozar mis favores Ven a hacer oración Te coronaré de flores Con la santa comunión. Pues que más podré ofrecerte Mi cuerpo y sangre en comida Si tu alma está arrepentida Si tu alma se arrepiente. Dichosas almas gloriosas Benditas sean del Señor, Que se llegan animosas A la santa comunión. Porque van limpias y puras Con la santa absolución, Qué grande dicha y dulzura En la santa comunión. Solamente por tu amor Estoy en este sagrario, Aquí estoy depositado Llamándote, pecador. Vente ya a reconciliar Toda tu vida pasada, 43
  44. 44. Vente a la mesa sagrada Vente, vente a comulgar. JESUCRISTO SE LEVANTA Jesucristo se levanta Y a sus discípulos llama “ya no es tiempo de dormir” Dijo Cristo en la montaña Como vasallos que somos Con distintivo y medalla Hoy quiere pasar revista Cristo Rey de la Montaña En el huerto estaba orando, Cuando en oración estaba La noche que fue aprehendido Cristo Rey de la Montaña Para la casa de Anás Prisionero lo llevaban, Allí comenzó su Pasión Cristo Rey de la Montaña Anás lo mandó a Caifás A ver que le sentenciaba, Todo era mofa e injuria Cristo Rey de la Montaña Lo pasaron a Pilatos Y el pueblo que se agolpaba, Que sea sentenciado a muerte Cristo Rey de la Montaña Anduvo los tres juzgados Ninguno lo sentenciaba, Todo era mofa y escarnio Cristo Rey de la Montaña A las diez fue la sentencia Ya la Hora Santa llegaba Aguardaba al Rey, Pilatos Mientras sus manos lavaba Salió con pluma en la mano Enfrente del reo, él estaba, Voy a firmar tu sentencia Cristo Rey de la Montaña Aunque yo no te hallo culpa Pero el César me lo manda Que seas sentenciado a muerte Cristo Rey de la Montaña Ya mandé hacer tu martirio De una madera pesada Tendrás que subir la cumbre Cristo Rey de la Montaña Lo bajaron al sepulcro Su Madre triste lloraba De ver a su hijo ya muerto Cristo Rey de la Montaña Pusieron dos centinelas Para que ellos lo cuidaran Y resucitó glorioso Cristo Rey de la Montaña Cuando fueron a buscarle Al sepulcro y no lo hallaron No más a los centinelas Que quedaron desmayados Este es el Rey de los Reyes Como lo debemos creer No creer en falsos profetas Porque no tienen poder. Con la fuerza de la fe El poder de Dios nos valga Y que viva para siempre Cristo Rey de la Montaña ADIOS JESUS NAZARENO Adiós Jesús Nazareno Adiós mi Salvador De Vos yo me despido Os dejo aquí mi amor. Adiós, santuario sagrado, Segundo Jerusalén, Adiós Jesús Nazareno ¿Cuándo te volveré a ver?. Adiós camarín sagrado Salón de la eternidad Ya me voy para mi tierra Sabe Dios quien volverá Dirija yo mis pasos En pos de la verdad 44
  45. 45. Atado con los lazos De vuestra caridad. De gracia y santidad Mostrad la buena senda Que va del Cielo en pos Haced que yo la emprenda Marchando allá veloz Yo soy la oveja vuestra Jesús mi Redentor Camine yo a la diestra De Vos, ¡Oh, Buen Pastor! Feliz el que tus huellas Siguiendo siempre va Si marcho yo por ellas Tu amor me salvará Pretende el enemigo Llevarme a la maldad Mas yendo Tú conmigo Tendré seguridad. Mirad, Jesús Divino, Los lazos de Satán Obstruyen mi camino, Sin Vos me perderán. Mirad que combatido Seré de Satanás Mas él será vencido Si Tú conmigo vas. Adiós, oh fiel amigo Adiós, Jesús de paz Espero que conmigo Tú siempre marcharás. Feliz el que contigo Camina a la verdad Pues eres fiel amigo Y es dulce tu amistad Sin Ti Jesús clemente Se marcha a la maldad Pues sólo Tú eres fuente Me voy Jesús amante Os dejo el corazón Enviadme en todo instante Tu santa bendición. DUEñO DE MI VIDA Dueño de mi vida, Vida de mi amor Ábreme la herida De tu corazón. Tú eres la esperanza Del que va a vivir, Tú eres el remedio Del que va a morir. Corazón divino Dulce cual la miel Tú eres el camino Para el alma fiel Corazón amante Sé mi protección, Quémeme la llama De tu santo amor. Tú abrasas el hielo Tú endulzas la hiel, Tú eres el consuelo Para el alma fiel Derrama en mi pecho El rico caudal De tus bendiciones Y tu caridad. Corazón divino Que dulzura das De tu sangre el vino, De tu carne el pan. Yo soy tu vasallo Tú serás mi juez, Cuando Tú me juzgues Compadécete. ROSITA DEL TEPEYAC Rosita del Tepeyac Hermosa Guadalupana Que del cielo descendiste A la República Indiana Qué hermosa dicha tuviste República Mexicana Que fuera tu defensora La Virgen Guadalupana 45
  46. 46. A Tlatelolco iba Juan Diego Al pasar por el Tepeyac, Oyó una voz que le hablaba No hallaba qué contestar Juan Diego quedó extasiado Como si estuviera durmiendo Y al despertar ve una niña Era la Reina del cielo. Tú viste a la Reina del cielo Qué grande dicha de Juan Qué dichosa aparición Cuando esta Niña te habló. Te rogamos Madre mía De la gloria angelical, Que ya veamos a Juan Diego Venerado en el altar. Buenos días estrella hermosa Buenos días Reina del cielo Recibe estas mañanitas Tú eres bálsamo y consuelo. En el ayate de Juan Su retrato nos dejó Para aliviar nuestras penas Como así nos prometió. Los ángeles te coronan En este día tan sagrado, En los cielos y en la tierra Tu nombre sea venerado. Eres Reina Mexicana Eres la Reina del cielo Recibe estas mañanitas Por todo México entero. LAS ALMAS GLORIOSAS Las almas gloriosas Que van al Santuario, Hermanos dichosos El día se ha llegado. Tú que no has cumplido Tú que en todo faltas, Ves tu marido Ven esposa ingrata. Ya quiso el Señor Con gusto y contento Vengan con amor A su santo Templo Tú que habéis estado Ya bastante tiempo Viviendo en pecado Dando mal ejemplo Mi Hermano Jesús Ya te está esperando Póstrate llorando Ven toma tu cruz Te dice el Señor Soy Dios de Clemencia Tu Padre y Pastor Ven a penitencia Se llegó este tiempo Feliz de victoria De entrar a este Templo De dulzura y gloria Tu Padre te llama Hoy en este día Tiempo es todavía No se pierda tu alma Mira qué te dice Mi Hermano Jesús. Ven hijo infeliz Ven toma tu Cruz. Ven madre afligida A reconciliar Pues toda tu vida Has vivido mal LOS ANGELES CANTAN Los ángeles cantan Todos a una voz Bendito, bendito, Bendito sea Dios. Hubo una gran lucha Del Ángel Miguel Con el Ángel malo Llamado Luzbel La vana soberbia Del gran Lucifer 46
  47. 47. No quiere dar gloria Al Supremo Ser Miguel y los buenos Luchan con Luzbel Protestan respeto Al Dios de Israel Los ángeles buenos Siguen a Miguel, Los ángeles malos Siguen a Luzbel. Los buenos profetas Siguen su misión Los malos profetas Siguen rebelión. ¡Oh! Ínclito Arcángel Responde por nos Y no nos castigue La ira de Dios. Señor San Miguel Querido de Dios Ruega por nosotros A nuestro Señor Todos imploramos Tu gran bendición Y así gozaremos La eterna mansión. DESPEDIMENTO A CRISTO REY Adiós, adiós, ya nos vamos Nombrado seas Jesucristo A ti nos encomendamos Adiós Montaña de Cristo Adiós al santo lugar En donde estás colocado, Adiós Padre Celestial Adiós Corazón Sagradp Adiós cerro primoroso Nos vamos a caminar Con lágrimas en los ojos Quien te volverá a mirar Nos vamos de tu presencia De bendiciones nos bañas Ya cumplí mi penitencia Cristo Rey de la Montaña Adiós los santos Ministros Que vinieron desde León Adiós, Montaña de Cristo Adiós hasta otra ocasión. Nos despedimos llorando Y sentimos el dejarte Sólo Dios sabe hasta cuándo Volveré yo a visitarte MAñANITAS A LA VIRGEN DE LA LUZ Virgen Santa de la Luz Protectora universal Recibe estas mañanitas Que aquí te vengo a cantar. Despierta Madre, despierta Que ya el Señor te eligió Para nuestra protectora Ahora que ya amaneció. Todos con grande entusiasmo Nos reunimos de uno en uno A ver tu coronación El día ocho de junio Se repite: Despierta Madre, despierta… Grande dicha del Prelado Que te vino a coronar Tú lo llevarás al cielo Eternamente a gozar. Obispos y Sacerdotes Formaron la comisión De venir todos reunidos A ver tu coronación. El Padre sub-Director Y también el Director Trajeron sus hermandades A ver tu coronación Esta lomita dichosa Que se llama del Perdón Hace tiempo está regada Con perlas del pecado. 47
  48. 48. Por eso el dulce Jesús Escogió este lugar Para que a vista de todos Te pudieran coronar. Unas vestidas de azul Y otras visten de morado Demostrándote el amor Que siempre te han profesado Que Dios nos preste la vida Para nunca olvidar A la Virgen de la Luz Que vimos hoy coronar Son distintos los colores Que los rumbos presentaron Todito va por escala Porque así nos lo ordenaron Virgen de la Luz Que estás despidiendo colores Recibe los sacrificios De todos los celadores Virgen Santa de la Luz Protectora universal Échanos tu bendición A todos en general Las celadoras vinieron Con mucha fe y devoción Sirviéndote de madrinas De tu real coronación De rodillas nos postramos En este dichoso día Échanos tu bendición A toda tu jerarquía. PARA DESPUES DE LA COMUNION Alabado sea el Santísimo Sacramento del altar, Y la Virgen concebida Sin la culpa original Vuestro Cuerpo sacrosanto Benignísimo Señor, Es de fuertes alimento Y de débiles vigor. Ángeles y Serafines Ayudadme a bendecir, A Jesús Sacramentado Que acabo de recibir Vuestro Cuerpo sacrosanto Es mi vida, paz y unción, Es salud y dulce calma Que mitiga mi dolor Sea en el cielo y en la tierra Alabado sin cesar, El Corazón amoroso Que hasta mi quiso llegar Vuestro Cuerpo sacrosanto Es suavísima mansión, Donde el alma aprisionada Goza libre a su amador. VAMOS CAMINANDO Vamos, vamos, vamos Vamos caminando, Jesús Nazareno Nos está esperando. Jesús Nazareno Nos está llamando Vamos, vamos, vamos Vamos caminando Vamos, vamos, vamos A hacer oración A la santa casa Casa de perdón Decídete hermano No lo estés pensando Jesús Nazareno Nos está esperando Les invito hermanos, Parientes y amigos Vamos al santuario No estén tan dormidos Cargando su Cruz Pesado madero Por amor al hombre Murió el Nazareno 48
  49. 49. Y hoy te está esperando Con mucho fervor Que vayan a verlo Y le des tu amor. Y estando presentes Te convencerás Y harás tu conquista Y así volverás. El Rey de los Cielos Que te está llamando Vamos, vamos, vamos Vamos caminando Gracias Madre mía, De la luz bendita El que haya venido Para hacer conquista. Y hoy vengo con gusto Para hacer conquista, Para que te apuntes Llevarte en mi lista. La gloria escondida Está en aquel lugar No te quedes, vamos, Vamos a llegar ESTA PLEGARIA ES EFICAZ PARA LOS IMPOSIBLES Tabernáculo augusto, excelso trono Que sostienes al Todopoderoso En ese sol luciente y misterioso Que adoro con ferviente devoción. Manjar del alma, prenda inestimable Del indecible amor de un Dios tan bueno Pan sagrado, que de un gozo lleno Recibe agradecido el corazón. Hostia pura, que allá en la Última Cena En expiación perpetua te ofreciste Delicioso maná que descendiste Del cielo para el hombre alimentar Arca preciosa, que cerrada guardas El tesoro más rico y más preciado Como es Jesús Sacramentado A quien rendido adoro en el altar Sí, mi Dios, mi Señor, mi único dueño En pos yo vengo de tu amor prolijo, Deja que llegue a tu presencia tu hijo No lo deseches, oye su oración. Indigno soy, es cierto, de acercarme Ante tu trono porque te he ofendido Pero vengo contrito, arrepentido. A implorar de mis culpas el perdón. Son horrendos y muchos mis delitos Por los cuales me hiciera tu enemigo Y por eso al venir traigo conmigo De la Virgen la santa protección. De esa Señora tan amante y tierna Tengo mercedes y licencia tengo Para verte, Señor, por eso vengo A ofrecerte mi pobre corazón. ¿Te negarás, Señor, a recibirme Cuando traigo a María por mi abogada; Cuando sé que la estimas, que es tu amada Porque es fuente del divino amor? 49
  50. 50. Yo no creo que me arrojes de tu lado Siendo como es tan grande tu clemencia, Al contrario, Señor, tengo la creencia, De aplacar con mi llanto tu rigor. Espero con mis lágrimas y ruegos Mitigar tus enojos, Padre mío Y lo espero yo así, porque confío En tu palabra que jamás faltó. Tú dijiste al bajar del alto cielo Que venías a buscar con tus amores No a los justos sino a los pecadores Miserables y pobres como yo. Tu sangre derramada en el Calvario Fue en abundancia por tu amor vertida; Mas yo comprendo que sería invertida Para lograr mi eterna salvación. “Venid a Mí; dijiste bondadoso, Los que sufrís trabajos y aflicciones, Conmigo no tendréis tribulaciones Y a todos os tendré en mi corazón.” ¿Y habrá quien sufra como he sufrido Las consecuencias del fatal pecado? ¿Quién en el mundo más necesitado? ¿Quién más infame como yo, Señor? Por eso vengo a confesarte ahora Mis incontables faltas y malicia No me juzguéis cual juez recio en justicia. Sino cual Padre dame tu perdón. Perdón, Señor, yo te lo pido Por tantos como han sido mis errores; Perdón, Señor, y vuelve tus favores Al que llora contrito su maldad No me alzaré de aquí, si Tú, mi Padre, No me concedes lo que anhelo tanto Ten compasión de mí, mira mi llanto; Vuelve tu rostro, ten de mí piedad. Siquiera porque nunca te he negado, Olvida mis pecados, mis delitos; Oye, Señor, de un pecador los gritos, La voz de un dolorido corazón. Confieso que he faltado a tus preceptos Que pequé contra Ti, mi dueño amado; Por eso lloro ante tu altar postrado Y he de llorar hasta alcanzar perdón. Soy cristiano y anhelo que me salves, Y que la honra adquirida en el bautismo No se pierda en el ancho y hondo abismo En donde esconden tantos la impiedad. Soy pecador y mucho te he ofendido Puedo decir que soy muy delincuente Pero tu sangre que cayó en mi frente Es superior a toda mi salud maldad Últimamente, cuando allá en la cumbre Del Gólgota tremendo agonizabas, Con palabras de amor me encomendabas 50

×