Successfully reported this slideshow.
Politikos
Revista del pensamiento racional
Editor: Humberto Gómez Sequeira-HuGóS
25 de Diciembre de 2014 -Los Angeles, Cal...
Nicaragua: La guerra del gobierno en defensa del Pacto Wang-Ortega
Por Humberto Gómez Sequeira-HuGóS
Página 2 de 6
La Navi...
Nicaragua: La guerra del gobierno en defensa del Pacto Wang-Ortega
Por Humberto Gómez Sequeira-HuGóS
Página 3 de 6
La difa...
Nicaragua: La guerra del gobierno en defensa del Pacto Wang-Ortega
Por Humberto Gómez Sequeira-HuGóS
Página 4 de 6
La vent...
Nicaragua: La guerra del gobierno en defensa del Pacto Wang-Ortega
Por Humberto Gómez Sequeira-HuGóS
Página 5 de 6
Suprema...
Nicaragua: La guerra del gobierno en defensa del Pacto Wang-Ortega
Por Humberto Gómez Sequeira-HuGóS
Página 6 de 6
El movi...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Nicaragua: La guerra del gobierno en defensa del pacto wang ortega

186 views

Published on

La venta del país robado —lo cual representa el Pacto Wang-Ortega— es parte de la historia escrita por los gobiernos sucesores del ejército de ladrones y mentirosos —soldados, curas doctrineros y encomenderos— que invadieron Nicaragua para saquearla en nombre del Imperio Español y la ICC. El sucesor actual es el GRUN que se proclama “cristiano, socialista y solidario” para tratar de esconder que, en realidad, es producto del pacto entre dos representantes de los asaltantes del patrimonio de la nación —José Daniel Ortega Saavedra, el tal Danielito, y José Arnoldo Alemán Lacayo, el tal Gordo, y de la violación de la Constitución de la nación con la indulgencia de la ICC.

Published in: Education
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Nicaragua: La guerra del gobierno en defensa del pacto wang ortega

  1. 1. Politikos Revista del pensamiento racional Editor: Humberto Gómez Sequeira-HuGóS 25 de Diciembre de 2014 -Los Angeles, California, USA Nicaragua: La guerra del gobierno en defensa del Pacto Wang-Ortega Mientras la fuerza de choque del Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional (GRUN) desarrolla la guerra civil en defensa del Pacto Wang-Ortega en contra de la nación decente que practica su derecho natural de oponerse a la construcción del canal interoceánico, la Asamblea Nacional de Nicaragua (La Chanchera1) publicó su deseo navideño: “Que esta Navidad convierta cada deseo en flor, cada dolor en estrella, cada lágrima en sonrisa, cada corazón en dulce morada”. 1 La Chanchera es el nombre del lugar en donde se sacrificaba a los chanchos los sábados a la medianoche para vender sus cuerpos destazados en el mercado. Asimismo, es el nombre que el proletariado usaba para referirse al Palacio Nacional en donde se reunían los lacayos del dictador Anastasio Somoza-Debayle, el tal Tachito, para legislar la mentira y el saqueo de la nación. De aquí, el FSLN adoptó el nombre de la Operación Chanchera o “¡Muerte al Somocismo! que realizó exitosamente el Comando Rigoberto López Pérez el 22 de agosto de 1978.
  2. 2. Nicaragua: La guerra del gobierno en defensa del Pacto Wang-Ortega Por Humberto Gómez Sequeira-HuGóS Página 2 de 6 La Navidad es un evento ficticio que la Iglesia Católica Colonialista (ICC) impuso en la vida de la humanidad como el nacimiento del “Mesías redentor” por medio de la guerra para conquistar la mente de las víctimas de su mentira y extraerles el tributo de la “salvación eterna”. El deseo de los asambleístas es una burla cruel disfrazada de “fe cristiana” que revela su estado mental absurdo e hipócrita. En realidad, sus mentiras están dirigidas a los esclavos tributarios del Estado —que mantienen su opulencia y arrogancia— como un dictamen monárquico: “Aguanten su sufrimiento y si sienten hambre cómanse las uñas”. Su discurso no es político, sino que un oscurantismo que no ha resuelto ni resolverá nunca la cuestión social real: el empobrecimiento continuo del proletariado producido por la lucha constante de la burguesía por apropiarse de una mayor cantidad de la riqueza que el proletariado produce. Su deseo navideño tampoco sirve para esconder su odiosa gordura de casta parasitaria privilegiada que participa de la corrupción que produjo el acuerdo de venta de la nación entre dos millonarios avaros sin sensibilidad humana ni ecológica: el encomendero José Daniel Ortega Saavedra (el tal Danielito) —presidente del cártel llamado Frente Sandinista de Liberación Nacional- FSLN— y el capitalista filibustero Wang Jing, presidente del cártel llamado Hong Kong Nicaragua Canal Development Investment Co. La visión imperialista de Wang Jing — Nicaragua es una mina que debe explotar para beneficio de su clase capitalista y sus generaciones— es compartida por el GRUN y es la razón de la guerra civil que está haciendo. En la realidad creada por la lucha de la burguesía contra el proletariado — desempleo, miseria y destrucción de la Tierra— para mantenerse como la clase dominante propietaria de los medios de vida de la humanidad, sus agentes en el GRUN están haciendo la guerra contra la nación decente que lucha en contra de su decisión dictatorial de vender el patrimonio nacional. Los medios de vida —la tierra, la flora y la fauna— que la nación y el mundo necesitan para vivir serán destruidos para satisfacer la ambición de un cártel imperialista de construir un canal interoceánico a través del corazón de la nación nicaragüense con el apoyo de un gobierno corrupto. El canal será como una de las pirámides de los faraones egipcios cuya base es la explotación y los cuerpos muertos del proletariado. Esta obra sin sentido no producirá el bienestar de la mayoría desposeída por la burguesía y la ICC: los descendientes de las naciones indígenas y negras. Su brutalidad es impulsada por la avaricia de los capitalistas filibusteros y sus lacayos en el GRUN, quienes están imponiendo su acuerdo de ladrones y mentirosos para enriquecerse a sangre y fuego.
  3. 3. Nicaragua: La guerra del gobierno en defensa del Pacto Wang-Ortega Por Humberto Gómez Sequeira-HuGóS Página 3 de 6 La difamación de sus opositores, la amenaza, la represión, la expropiación forzada y el asesinato son los instrumentos que el GRUN está usando para imponer su deseo de Navidad y año nuevo. El objetivo del gobierno no es “el bien común” y su método no es la democracia. La dictadura impuesta con fusiles y garrotes sobre la oposición decente por su fuerza de choque —ignorante, servil y violenta— es la manera en que el GRUN se mantiene en el poder con la aprobación de la burguesía y la indulgencia de la ICC. Las llamadas “turbas sandinistas” en realidad sirven para mantener la “paz del terror” que la burguesía necesita para realizar el saqueo de la nación. Las turbas que dirigía la Colacha2 en defensa de la dictadura de la burguesía durante la dinastía somocista-católica ejecutaban la misma función. La burguesía ha preservado esta tradición gubernamental con la ayuda de Danielito —su encomendero y líder supremo de las turbas—, quien antes de tomar el poder del Estado demostró tener aptitud para purgar a las personas —incluso a sus camaradas— que veía como obstáculos para la realización de su ambición. El GRUN está conformado por ladrones y mentirosos —encomenderos y curas doctrineros que representan los intereses del Consejo Superior de la Empresa Privada (COSEP) y el Fondo Monetario Internacional-FMI— que luchan por mantener a Nicaragua como país robado en el que la burguesía es la dueña de los medios de producción de la nación y el proletariado es la clase esclava que produce la riqueza de la nación que la burguesía se roba. El origen de este atraco está en la guerra que los ascendientes de la burguesía hicieron en contra de las naciones indígenas y negras para desposeerlas, evangelizarlas, deshumanizarlas y esclavizarlas. Este gobierno es el continuador de la tradición de vileza establecida por los líderes del Partido Conservador y del Partido Liberal que vendieron la soberanía nacional a los usureros imperialistas yanquis y asesinaron a Augusto César Sandino —General en Jefe del Ejército de Defensa de la Soberanía Nacional de Nicaragua— con la indulgencia de la ICC. El legado de los líderes burgueses, conservadores y liberales, vendepatria es la guerra civil, la invasión de los marines yanquis, el atraso, el oscurantismo católico y el racismo. Esta herencia es el virus ideológico que controla la mente del GRUN y produce su política antinacionalista. Su juicio es que la soberanía de Nicaragua no tiene valor sin la venta de los medios de vida de la nación. 2 Colacha: sobrenombre de Nicolasa Sevilla Montes, la dama de hierro engendrada por la corrupción de la burguesía, el clero y su dictadura. Ella fue la jefa de las fuerzas de choque que la Mafia católica- somocista usaba para aterrorizar, atacar y asesinar a los opositores y sospechosos.
  4. 4. Nicaragua: La guerra del gobierno en defensa del Pacto Wang-Ortega Por Humberto Gómez Sequeira-HuGóS Página 4 de 6 La venta del país robado —lo cual representa el Pacto Wang-Ortega— es parte de la historia escrita por los gobiernos sucesores del ejército de ladrones y mentirosos — soldados, curas doctrineros y encomenderos— que invadieron Nicaragua para saquearla en nombre del Imperio Español y la ICC. El sucesor actual es el GRUN que se proclama “cristiano, socialista y solidario” para tratar de esconder que, en realidad, es producto del pacto entre dos representantes de los asaltantes del patrimonio de la nación —José Daniel Ortega Saavedra, el tal Danielito, y José Arnoldo Alemán Lacayo, el tal Gordo, y de la violación de la Constitución de la nación con la indulgencia de la ICC. La secta que rinde culto a Danielito —los autodesignados comandantes sandinistas— reemplazaron su proclamado objetivo de liberación nacional cuando luchaban contra la dictadura somocista-católica con la piñata nacional y los pactos con sus adversarios políticos para distribuirse el poder del Estado y seguir piñateando. La irracionalidad —compuesta de auto derecho, personalismo, violencia y religión— y la mentira son los componentes del método que dicha secta y su líder han usado para administrar el Estado y negociar la distribución del usufructo con sus colegas de La Chanchera. El modelo que han seguido no ha sido la honradez que practicaron los dirigentes del EDSN, sino que la vileza que el Imperio Español, el Imperio Yanqui, la burguesía, la ICC, el Partido Conservador y el Partido Liberal implantaron en la mente política de la nación como la manera adecuada de administrar un Estado cuya raíz histórica es el sistema de esclavitud de la encomienda y cuya razón continúa siendo la necesidad de la burguesía de tener un fuerte en el cual protegerse cuando las víctimas de su explotación desatan su justa ira. Mediante el uso del poder del Estado como un instrumento de enriquecimiento y dispensación de favores; la manipulación de la Constitución de la nación; el pillaje —históricamente conocido como La Piñata— y el contubernio con los curas doctrineros, los autodesignados hijos de Sandino se corrompieron bajo el calor de su deseo insaciable de poder, fortuna y fama. Como lo hizo Fernando Bernabé Agüero Rocha, quien —como líder del Partido Conservador— firmó el Pacto Kupia Kumi con el déspota católico Anastasio Somoza Debayle, el tal Tachito, a cambio de una parte del usufructo de la administración del Estado, José Daniel Ortega Saavedra, el tal Danielito, también firmó un pacto con José Arnoldo Alemán Lacayo, el tal Gordo, —quien en 1999 era el jefe de la Mafia católica- liberal que controlaba el poder del Estado y miembro del Partido Liberal Constitucionalista— a cambio de la misma prebenda. El tal Gordo fue condenado por robar 100 millones de dólares del erario, pero después fue absuelto por la Corte
  5. 5. Nicaragua: La guerra del gobierno en defensa del Pacto Wang-Ortega Por Humberto Gómez Sequeira-HuGóS Página 5 de 6 Suprema que controlaban los orteguistas. Y también como lo hizo el general Emiliano Chamorro Vargas, El Cadejo, quien —como ministro plenipotenciario del gobierno del ladrón Adolfo Díaz Recinos y líder del Partido Conservador— vendió a Nicaragua, por medio del Tratado Bryan-Chamorro, al Gobierno de la Burguesía Imperialista Yanqui, José Daniel Ortega Saavedra también vendió a Nicaragua, por medio del Pacto Wang- Ortega, a un capitalista filibustero chino, Wang Jing, a quien Danielito llama su gran hermano. El GRUN no es lo que alega ser —“cristiano, socialista y solidario”—, sino que capitalista, despótico y filisteo. Estas son sus propiedades reales que lo capacitan para actuar como el agente de un cártel imperialista. Su relación con la nación es la misma que el gobierno de Adolfo Díaz Recinos practicó como el bandido de confianza de la Casa Blanca con la indulgencia del cura doctrinero José Antonio Lezcano y Ortega. Como lo ha hecho Danielito, Díaz Recinos también ayudó a los filibusteros yanquis a robarse el oro de las minas de la nación y entregó el tren y el control de las finanzas del Estado a los bandidos Brown Brothers & Company y J. & W. Seligman & Company como fianza por empréstitos para consolidar la deuda del Estado. El GRUN es el defensor de la ley burguesa de la propiedad privada de los medios de producción. Este concepto brutal de propiedad es la regla con la que trata al país y hace la guerra de la burguesía —Wang Jing, el COSEP y el FMI— con la indulgencia del cura doctrinero Miguel Obando y Bravo. Su fin es quebrar la resistencia a la imposición de su pacto filibustero para que no se convierta en una revolución y así ayudar a los capitalistas invasores a conducir la destrucción y el saqueo del país en “paz”. El GRUN es una célula corrupta y corruptora en el cuerpo de la nación que destruye su vida, especialmente la de la mayoría: las personas proletarias cuyo empobrecimiento ha profundizado con su política de promotor del enriquecimiento de la burguesía. Por consiguiente, es necesario expulsarlo del Estado —que usa para empobrecer a la nación y hacer la guerra civil— por medio de la revolución. La lucha de la nación nicaragüense decente en contra del Pacto Wang-Ortega es la lucha por la preservación de la humanidad y su madre naturaleza como un solo organismo. Su esfuerzo se opone a la determinación bélica de la burguesía — impulsada por la avaricia e ignorancia— de destruir la vida como una “inversión futura” para preservar el capitalismo.
  6. 6. Nicaragua: La guerra del gobierno en defensa del Pacto Wang-Ortega Por Humberto Gómez Sequeira-HuGóS Página 6 de 6 El movimiento en contra del Pacto Wang-Ortega debe de unificarse por medio de una dirección decente —independiente del GRUN, el FSLN, los partidos políticos y sindicatos corruptos, y la ICC— que apele al proletariado, campesinado pobre y estudiantado decente para que usen los recursos a su alcance para desarrollar la lucha hasta derrotar a sus enemigos. El Pacto Wang-Ortega es la continuación de la tradición de corrupción que los líderes conservadores, liberales y católicos de la burguesía establecieron por medio del Pacto del Espino Negro. ¡Abajo el Pacto Imperialista Wang-Ortega! ¡No confiar en el gobierno ni su confesor! ¡Fuera capitalistas filibusteros de Nicaragua! ¡Huelga nacional para contrarrestar la guerra del gobierno y salvar a la nación de su destrucción! Nota acerca del editor: Humberto Gómez Sequeira-HuGóS es el autor de “Nicaragua: El diálogo entre los curas doctrineros y encomenderos”.

×