Prevalencia de trastornos de déficit de atención en niños de edad escolar de la escuela primaria “Anatolio B. Ortega"

2,016 views

Published on

Tesis. Residencia de pediatría. HPS.

Published in: Health & Medicine
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Prevalencia de trastornos de déficit de atención en niños de edad escolar de la escuela primaria “Anatolio B. Ortega"

  1. 1. UNIVERSIDAD AUTÓNOMA DE SINALOA HOSPITAL PEDIÁTRICO DE SINALOA “DR. RIGOBERTO AGUILAR PICO” “prevalencia de trastornos de déficit de atención en niños de edad escolar de la escuela primaria “anatolio b. ortega” TESIS DE POSTGRADO PARA OBTENER EL TÍTULO DE LA ESPECIALIDAD DE PEDIATRÍA MÉDICA PRESENTA: ASSAELI MARTINEZ LOPEZ TUTOR DE TESIS: DR. JESUS ABEL AGUILAR ORTEGA CULIACAN, SINALOA; A 13 NOVIEMBRE DE 2013
  2. 2. i Agradecimientos A mis padres cuyo apoyo es indispensable para tolerar el camino de la vida, a mi Madre (Jesús Armida López López) que con su amor y cariño me ha mostrado que es posible superar cualquier obstáculo en la vida. A los compañeros QFB. Del departamento de investigación (José Francisco Pacheco Astorga, Saúl Canizalez, Nidia León Sicairos) y en especial a nuestros niños, quienes cada uno aporta una enseñanza para cada día ser mejor médico, y por igual, mejor persona y ser humano.
  3. 3. ii Índice pág. CAPITULO I: Introducción............................................................................................................ 1 a) Marco teórico: ..................................................................................................................... 1 1. Trastorno por déficit de atención con hiperactividad...................................................... 1 1.1 Definición................................................................................................................................... 1 1.2 Criterios diagnósticos............................................................................................................ 2 1.3 EVALUACIÓN NEUROPSICOLÓGICA ................................................................................ 6 1.4 TRATAMIENTO......................................................................................................................... 6 a) Antecedentes científicos......................................................................................................... 8 b) Planteamiento del problema................................................................................................... 9 c) Justificación.............................................................................................................................. 10 d) Objetivo general y específico............................................................................................... 12 e) Hipótesis de trabajo................................................................................................................ 13 CAPITULO II.- Material y Métodos............................................................................................ 14 a) Tipo de estudio......................................................................................................................... 14 b) Población objetivo con su ubicación espaciotemporal................................................ 14 c) Criterios de selección: ........................................................................................................... 14 d) Metodología: Técnicas y métodos realizados ................................................................. 14 e) Variables de estudio, con su definición operacional y escalas de medición.......... 14 f) Recursos: Humanos, materiales .......................................................................................... 15 g) Consideraciones Éticas......................................................................................................... 15 CAPITULO III.- Resultados......................................................................................................... 16 CAPITULO IV.- Discusión........................................................................................................... 17 CAPITULO V.- Conclusiones..................................................................................................... 18 CAPITULO VI.- Limitaciones y sugerencias.......................................................................... 19 BIBLIOGRAFIA.............................................................................................................................. 20 ANEXOS.......................................................................................................................................... 21 CRONOGRAMA DE ACTIVIDADES .......................................................................................... 26 INSTRUMENTOS DE RECOLECCION DE DATOS UTILIZADO.......................................... 27
  4. 4. 1 CAPITULO I: Introducción a) Marco teórico: 1. Trastorno por déficit de atención con hiperactividad 1.1 Definición El trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) es un trastorno neurobiológico cuya característica esencial es la presencia de un patrón persistente de inatención, hiperactividad e impulsividad, que es más frecuente y severo que el observado en los otros niños de la misma edad e igual nivel de desarrollo. Las manifestaciones deben aparecer antes de los siete años de edad y se deben presentar en dos ambientes diferentes por lo menos: en la escuela y en la casa, por ejemplo. El diagnóstico de TDAH sólo debe hacerse si el síndrome está interfiriendo visiblemente con el desarrollo social, académico, ocupacional o recreativo del niño1. Este trastorno se acompaña de grandes dificultades en el aprendizaje académico y social del niño, creando paralelamente crisis en la institución escolar, generada especialmente por el desconocimiento de parte del docente de esta patología, sus implicaciones en el aprendizaje, en el medio socio familiar y un mínimo manejo dentro del aula; no es de extrañar, por lo tanto, que si al niño le cuesta rendir y centrarse en clase, su comportamiento resulte del todo inadecuado (se levanta, no termina las tareas, etc.). Si tenemos en cuenta que el rendimiento escolar es la primera prueba de valía personal que experimenta el niño y, que de la aceptación de los compañeros de clase depende que el niño tenga una buena o mala autoimagen social, comprenderemos las repercusiones que esta sintomatología va teniendo en el desarrollo de su personalidad. Esto pone en evidencia las necesidades nacionales de investigación, capacitación y aprendizaje, y pesa en las propuestas de desarrollo socioeconómico del país, en razón de la carga social y económica que debe soportar tanto la familia como el Estado.
  5. 5. 2 1.2 Criterios diagnósticos En la actualidad existen dos sistemas de clasificación internacional para realizar el diagnóstico de Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad: DSM-5 (APA, 2013) y CIE-102. DSM (APA, 2013) El DSM es el manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales3. En 2013 la American Psychiatric Association publicó la quinta revisión de éste, el DSM-5, en vigor en la actualidad. Anteriormente el manual DSM-IV TR se publicó en 2001. Es el sistema de clasificación de trastornos mentales más utilizado a nivel mundial, aportando descripciones, síntomas y otros criterios útiles para el diagnóstico de los trastornos mentales. Es revisado de forma periódica, de acuerdo con las investigaciones, estudios y descubrimientos realizados3. DSM-5 A continuación se detalla la clasificación del TDAH según el DSM-5: A- Patrón persistente de inatención y/o hiperactividad-impulsividad que interfiere con el funcionamiento o desarrollo que se caracteriza por (1) y/o (2): 1. Inatención Seis (o más) de los siguientes síntomas se han mantenido durante al menos 6 meses en un grado que no concuerda con el nivel de desarrollo y que afecta directamente las actividades sociales y académicas/laborales: NOTA: Los síntomas no son sólo una manifestación del comportamiento de oposición, desafío, hostilidad o fracaso para comprender las tareas o instrucciones. Para adolescentes mayores y adultos (a partir de 17 años de edad), se requiere un mínimo de 5 síntomas. a. Con frecuencia falla en prestar la debida atención a los detalles o por descuido se cometen errores en las tareas escolares, en el trabajo o durante otras actividades (por ejemplo, se pasan por alto o se pierden detalles, el trabajo no se lleva a cabo con precisión). b. Con frecuencia tiene dificultades para mantener la atención en tareas o actividades recreativas (por ejemplo, tiene dificultad para mantener la atención en clases, conversaciones o lectura prolongada). c. Con frecuencia parece no escuchar cuando se le habla directamente (por ejemplo, parece tener la mente en otras cosas, incluso en ausencia de cualquier distracción aparente).
  6. 6. 3 d. Con frecuencia no sigue las instrucciones y no termina las tareas escolares, los quehaceres o los deberes laborales (por ejemplo, inicia tareas pero se distrae rápidamente y se evade con facilidad). e. Con frecuencia tiene dificultad para organizar tareas y actividades (por ejemplo, dificultad para gestionar tareas secuenciales; dificultad para poner los materiales y pertenencias en orden; descuido y desorganización en el trabajo; mala gestión del tiempo; no cumple los plazos). f. Con frecuencia evita, le disgusta o se muestra poco entusiasta en iniciar tareas que requieren un esfuerzo mental sostenido (por ejemplo tareas escolares o quehaceres domésticos; en adolescentes mayores y adultos, preparación de informes, completar formularios, revisar artículos largos). g. Con frecuencia pierde cosas necesarias para tareas o actividades (por ejemplo, materiales escolares, lápices, libros, instrumentos, billetero, llaves, papeles de trabajo, gafas, móvil). h. Con frecuencia se distrae con facilidad por estímulos externos (para adolescentes mayores y adultos, puede incluir pensamientos no relacionados). i. Con frecuencia olvida las actividades cotidianas (por ejemplo, hacer las tareas, hacer las diligencias; en adolescentes mayores y adultos, devolver las llamadas, pagar las facturas, acudir a las citas). 2. Hiperactividad e Impulsividad Seis (o más) de los siguientes síntomas se han mantenido durante al menos 6 meses en un grado que no concuerda con el nivel de desarrollo y que afecta directamente las actividades sociales y académicas/laborales: NOTA: Los síntomas no son sólo una manifestación del comportamiento de oposición, desafío, hostilidad o fracaso para comprender las tareas o instrucciones. Para adolescentes mayores y adultos (a partir de 17 años de edad), se requiere un mínimo de 5 síntomas. a. Con frecuencia juguetea o golpea con las manos o los pies o se retuerce en el asiento. b. Con frecuencia se levanta en situaciones en que se espera que permanezca sentado (por ejemplo, se levanta en clase, en la oficina o en otro lugar de trabajo, en situaciones que requieren mantenerse en su lugar. c. Con frecuencia corretea o trepa en situaciones en las que no resulta apropiado. (Nota: En adolescentes o adultos, puede limitarse a estar inquieto.). d. Con frecuencia es incapaz de jugar o de ocuparse tranquilamente en actividades recreativas. e. Con frecuencia está “ocupado”, actuando como si “lo impulsara un motor” (por ejemplo, es incapaz de estar o se siente incómodo estando quieto durante un tiempo prolongado, como en restaurantes, reuniones; los otros pueden pensar que está intranquilo o que le resulta difícil seguirlos). f. Con frecuencia habla excesivamente.
  7. 7. 4 g. Con frecuencia responde inesperadamente o antes de que se haya concluido una pregunta (por ejemplo, termina las frases de otros; no respeta el turno de conversación). h. Con frecuencia le es difícil esperar su turno (por ejemplo, mientras espera una cola). i. Con frecuencia interrumpe o se inmiscuye con otros (por ejemplo, se mete en las conversaciones, juegos o actividades; puede empezar a utilizar las cosas de otras personas sin esperar o recibir permiso; en adolescentes y adultos, puede inmiscuirse o adelantarse a lo que hacen los otros). B- Algunos síntomas de inatención o hiperactivo-impulsivos estaban presentes antes de los 12 años. C- Varios síntomas de inatención o hiperactivo-impulsivos están presentes en dos o más contextos (por ejemplo, en casa, en el colegio o el trabajo; con los amigos o familiares; en otras actividades). D- Existen pruebas claras de que los síntomas interfieren con el funcionamiento social, académico o laboral, o reducen la calidad de los mismos. E- Los síntomas no se producen exclusivamente durante el curso de la esquizofrenia o de otro trastorno psicótico y no se explican mejor por otro trastorno mental (por ejemplo, trastorno del estado de ánimo, trastorno de ansiedad, trastorno disociativo, trastorno de la personalidad, intoxicación o abstinencia de sustancias). En función de los resultados se podrán clasificar las siguientes presentaciones: Presentación combinada: Si se cumplen el Criterio A1 (inatención) y el Criterio A2 (hiperactividad-impulsividad) durante los últimos 6 meses. Presentación predominante con falta de atención: Si se cumple el Criterio A1 pero no se cumple el criterio A2 (hiperactividad-impulsividad) durante los últimos 6 meses. Presentación predominante hiperactiva/impulsiva: Si se cumple el Criterio A2 (hiperactividad-impulsividad) y no se cumple el Criterio A1 (inatención) durante los últimos 6 meses. CIE (OMS,1992) La CIE es la Clasificación Internacional de Enfermedades (en inglés, ICD: International Statistical Classification of Diseases and Related Health Problems) realizada por la Organización Mundial de la Salud2. Actualmente se trabaja con la décima revisión, que se publicó en 1992, pero ya se está trabajando en una nueva
  8. 8. 5 versión, la CIE-11. La OMS publica actualizaciones de carácter menor cada año, y actualizaciones más importantes cada tres años. En esta clasificación las enfermedades son agrupadas por categorías y reciben cada una un código. Una de las peculiaridades de la CIE-10 es que se refiere al TDAH como Trastorno Hipercinético. CIE-10 A continuación se detallan los criterios diagnósticos para el trastorno hipercinético según la CIE-10: Déficit de atención 1. Frecuente incapacidad para prestar atención a los detalles junto a errores por descuido en las labores escolares y en otras actividades. 2. Frecuente incapacidad para mantener la atención en las tareas o en el juego. 3. A menudo aparenta no escuchar lo que se le dice. 4. Imposibilidad persistente para cumplimentar las tareas escolares asignadas u otras misiones. 5. Disminución de la capacidad para organizar tareas y actividades. 6. A menudo evita o se siente marcadamente incómodo ante tareas como los deberes escolares, que requieren un esfuerzo mental mantenido. 7. A menudo pierde objetos necesarios para unas tareas o actividades, como material escolar, libros, etc. 8. Fácilmente se distrae ante estímulos externos. 9. Con frecuencia es olvidadizo en el curso de las actividades diarias. Hiperactividad 1. Con frecuencia muestra inquietud con movimientos de manos o pies, o removiéndose en su asiento. 2. Abandona el asiento en el aula o en otras situaciones en las que se espera que permanezca sentado. 3. A menudo corretea o trepa en exceso en situaciones inapropiadas. 4. Inadecuadamente ruidoso en el juego o tiene dificultades para entretenerse tranquilamente en actividades lúdicas. 5. Persistentemente exhibe un patrón de actividad excesiva que no es modificable sustancialmente por los requerimientos del entorno social. Impulsividad 1. Con frecuencia hace exclamaciones o responde antes de que se le hagan las preguntas completas. 2. A menudo es incapaz de guardar turno en las colas o en otras situaciones en grupo. 3. A menudo interrumpe o se entromete en los asuntos de otros. 4. Con frecuencia habla en exceso sin contenerse ante las situaciones sociales.
  9. 9. 6 La CIE-10 establece que para realizar el diagnóstico de TDAH, el paciente cumpla: - 6 de los síntomas descritos en el apartado “Déficit de Atención” - 3 de los síntomas descritos en el apartado “Hiperactividad” - 1 de los síntomas descritos en el apartado “Impulsividad” Estos síntomas deben además estar presentes antes de los 7 años y darse en dos o más aspectos de la vida del niño (escolar, familiar, social), y afectar negativamente a su calidad de vida. Tampoco se considerará el diagnóstico de Trastorno Hipercinético si cumple los criterios de: trastorno generalizado del desarrollo, episodio depresivo o trastorno de ansiedad. 1.3 EVALUACIÓN NEUROPSICOLÓGICA En la evaluación de un niño con TDAH, la primaria médico de atención debe incluir la evaluación para otras condiciones que podrían coexistir con ADHD, incluyendo emocional o de comportamiento (por ejemplo, ansiedad, depresión, oposicionista y trastornos de conducta desafiante), desarrollo (por ejemplo, el aprendizaje y la trastornos del lenguaje o de otros trastornos del neurodesarrollo), yotras condiciones físicas (por ejemplo, los tics, la apnea del sueño). 1.4 TRATAMIENTO Las sustancias estimulantes se han utilizado en el tratamiento del TDAH desde que Bradley descubrió en 1937, que el sulfato de anfetamina (Benzedrina) era eficaz para aumentar la atención y la persistencia en las tareas de tipo escolar, y para reducir otros síntomas típicos del TDAH4. Durante los años 60 el uso de la medicación estimulante en el tratamiento del TDAH aumenta extraordinariamente y se multiplica el número de estudios sobre su utilización y eficacia5. Los primeros trabajos con otras alternativas de tratamiento no aparecerán hasta la década de los 60, unos treinta años después del descubrimiento de Bradley. Estos trabajos, que utilizaban técnicas conductuales, se centraban, en un primer periodo, en el empleo de instrumentos manuales o mecánicos que proporcionaban refuerzo contingente a la aparición de las conductas deseadas. En un segundo periodo se emplean técnicas de intervención como el refuerzo social, el modelado, la economía de fichas o programas de refuerzo en casa. En los años 70 los estudios de tratamiento se ocuparon, sobre todo, de estudiar la eficacia, conjunta o por separado, de los tratamientos conductuales y farmacológicos. Del conjunto de estos estudios se puede deducir que:
  10. 10. 7 1. Los tratamientos combinados (medicación más terapia conductual) son más eficaces, y su efecto conjunto supera al de cada uno de ellos por separado. 2. La medicación estimulante es más barata y es tan eficaz como las técnicas de manejo de contingencias, economías de fichas o coste de respuesta para reducir la frecuencia e intensidad de los síntomas del TDAH6. Durante la década de los 80, el interés se desplaza hacia los aspectos epidemiológicos y de clasificación diagnóstica del trastorno. En el área del tratamiento predominan los trabajos que estudian los efectos de la medicación, y de la dosis, sobre un amplio abanico de conductas que incluyen habilidades sociales, deportivas, académicas, aprendizaje o control de la agresión por ejemplo. Es en esta época cuando aparecen, con fuerza, los tratamientos cognitivo-conductuales. Finalmente, durante la década de los noventa y en el momento actual, aunque la medicación estimulante sigue siendo uno de los tratamiento de elección, las investigaciones analizan, sobre todo, la eficacia de programas combinados o multicomponentes, ya que existe un acuerdo, casi unánime, de que los niños con TDAH no pueden tratarse con una única forma de intervención, y se necesitan tratamientos que combinen diferentes técnicas y procedimientos7. En general, los objetivos de estos tratamientos combinados son, en primer lugar optimizar la puesta en práctica de las terapias cognitivo-conductuales, de modo que la administración inicial de psicofármacos facilite su aplicación. En segundo lugar, disminuir los costes y los efectos secundarios del tratamiento con estimulantes, en función que la suposición de que las técnicas cognitivoconductuales pueden permitir la reducción de las dosis y el tiempo de tratamiento. Por último, la pretensión es manejar el mantenimiento y generalización de los resultados.
  11. 11. 8 a) Antecedentes científicos La etiología deja claro que el trastorno es fundamentalmente biológico, pero también deja claro que existen factores ambientales y conductuales que pueden influir de una u otra forma en el desarrollo. Se menciona la posibilidad de que existen algunos factores ambientales que pueden influir en el desarrollo del TDAH, como es el hábito de fumar de la madre durante el embarazo, el alcoholismo materno, las complicaciones del parto y otros trastornos neurológicos tempranos8. Se ha encontrado también literatura en la cual se menciona un probable patrón de heredabilidad del TDAH en un 80% , haciéndose mención de alteraciones en el gen D4 del receptor de dopamina entre niños con TDAH9, 10. Igualmente se dice que posiblemente el gen D2 también tenga que ver con la génesis del TDAH11. Biederman, et al., (2002)12 dicen que ciertos factores psicosociales influyen significativamente en la expresión de los síntomas del TDAH, como lo es la clase socioeconómica baja, familia numerosa, psicopatología de los padres, así como hogares de acogida. Algunos otros estudios hacen mención de la neurofisiología del TDAH. Sell-Salazar (2003)13 dice que se ha podido detectar algunas alteraciones de la perfusión sanguínea en los lóbulos frontales y parietales. Este mismo autor opina que las dificultades en las regiones posteriores del Cerebro pueden hallarse relacionados con alguna dificultad en el aprendizaje secundariamente asociada con los síntomas del TDAH, y esto se debe a la gran heterogeneidad y comorbilidad del mismo. De todas las investigaciones que se han hecho al respecto, Castellanos (2000)14 opina que aparentemente existe un circuito específico que subyace de las manifestaciones del TDAH y éste incluye las regiones prefrontaies derechas, el núcleo caudalado, el globos pallidus y subregiones del vermis cerebeloso; en “…todas ellas se reportan áreas de menor desempeño, lo cual es consistente con la noción de que algunas regiones cerebrales estarían funcionando de manera deficiente… [y éstas]: anormalidades anatómicas… probablemente se manifestarán como déficit cognoscitivos y motores complejos” en las personas que presenten TDAH. De otro lado Barkley (1997)15, plantea la idea que el TDAH es un problema de falta de inhibición de la conducta, que provoca un retraso o deterioro en la interiorización de las conductas, alterando la habilidad de autorregulación de la conducta en el niño.
  12. 12. 9 b) Planteamiento del problema ¿Cuál es la prevalencia del Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad en los niños de la Escuela primaria Anatolia B. Ortega comparado con la prevalencia nacional?
  13. 13. 10 c) Justificación El trastorno por déficit de atención e hiperactividad TDAH, es la afección psiquiátrica diagnosticada más frecuente en niños, se estima que la prevalencia mundial es de 3 a 5 % en niños de edad escolar y en México del 5% aproximadamente; persiste en la adolescencia y la vida adulta en 60% de los pacientes, aunque la prevalencia en estas etapas de la vida es muy imprecisa. La prevalencia mundial conjunta del TDAH para las personas de 18 años de edad o menores, fue del 5,29 por ciento16 y la prevalencia global del TDAH en los varones de 5 a 19 años es de 2,2 por ciento y para las mujeres el 0,7 por ciento17. Este trastorno es la primera causa de atención psiquiátrica en la población infantil en nuestro medio (Servicios de Atención Psiquiátrica) y en la Encuesta Nacional de Epidemiología Psiquiátrica; al revisar por entidades psiquiátricas específicas, se pudo observar que es el trastorno con mayor uso de cualquier servicio de atención psiquiátrica (44%). La mayor parte de los padres observan por primera vez la actividad motora excesiva cuando sus hijos son pequeños, sin embargo frecuentemente el trastorno es diagnosticado al ingreso de la enseñanza básica, cuando se observa afección en la adaptación escolar y la relación social y familiar. La importancia de su diagnóstico oportuno y su tratamiento, permite disminuir los riesgos que conlleva el padecimiento como mayor vulnerabilidad a sufrir maltrato infantil, rechazo escolar y aislamiento social; en los adolescentes consumo de sustancias, conductas impulsivas/temerarias y mayores problemas legales. La comorbilidad se observa en el 60% aproximadamente de los menores que tienen el trastorno, en comparación con los que no lo tienen, principalmente con trastornos afectivos, de ansiedad, tics, trastornos de conducta y trastornos del aprendizaje. La ausencia de diagnóstico y tratamiento ocasionan fracaso escolar, social y familiar, por lo que es conveniente desarrollar medios que faciliten el conocimiento respecto al trastorno para su diagnóstico oportuno, su tratamiento adecuado y su mejor pronóstico. Existe un grave peligro si estos niños no son diagnosticados o que pasen desapercibidos, pues algunos incurren en la deserción escolar a temprana edad, el diagnóstico tardío o no diagnosticarlo, puede tener consecuencias irreversibles en edades adultas, como consumo temprano de alcohol y tabaco, mayor riesgo de usar sustancias psicoactivas, mayor índice de pérdida de trabajo y accidentes, mayores índices de conducta antisocial, lo cual puede ser disminuido ya que con la intervención psicológica y/o el tratamiento farmacológico pueden disminuir los síntomas hasta en un 80% de los niños y adolescentes tratados (Diagnóstico y
  14. 14. 11 tratamiento del trastorno por déficit de atención e hiperactividad en niños y adolescentes en atención primaria y especializada). La realización de esta encuesta comparativa es factible, ya que el número de alumos en edad escolar de la Escuela Primaria “Anatolio B. Ortega” es suficiente para el tamaño de muestra requerido para el estudio, y además contamos con los recursos físicos, humanos y tecnología para llevar a cabo este estudio, además el HPS otorgará el aval para realizar este estudio, ya que el autor absorberá los gastos que se ocasionen.
  15. 15. 12 d) Objetivo general y específico Objetivo General: Determinar la prevalencia de Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad en niños de la escuela primaria “Anatolio B. Ortega” de Culiacán, Sinaloa. Objetivos específicos 1.- Detectar número de casos con Trastorno de déficit de atención e hiperactividad en escolares de 6 a 11 años de edad de la escuela primaria Anatolía B. Ortega. 2.- Detectar trastornos y/o comorbilidades asociadas 3.- Registrar la edad del paciente para determinar prevalencia en base a ésta. 4.- Diferenciar frecuencia y género. 5.- Realizar una comparación de la prevalencia medida con la prevalencia nacional y mundial.
  16. 16. 13 e) Hipótesis de trabajo La prevalencia de trastorno de déficit de atención e hiperactividad en la Escuela primaria Anatolio B. Ortega es similar a lo reportado en la literatura nacional e internacional. La prevalencia del trastorno mixto de déficit de atención e hiperactividad en la Escuela primaria Anatolio B. Ortega es mayor que la prevalencia del trastorno mayormente inatento e hiperactivo. Un alto porcentaje de casos de déficit de atención e hiperactividad detectado en la Escuela primaria Anatolio B. Ortega va acompañado de trastornos de conducta, depresión y/o ansiedad.
  17. 17. 14 CAPITULO II.- Material y Métodos a) Tipo de estudio Nuestro diseño de estudio trasversal para medir la prevalencia a la proporción de individuos de un grupo o una población que presentan cierta características en un tiempo determinado. Observacional y descriptivo recolección de información mediante encuestas, observación de individuos, comportamiento, actitudes asociaciones o relaciones en su entorno. b) Población objetivo con su ubicación espaciotemporal Resultado de test de Vanderbilt para diagnóstico de TDAH aplicado a niños de edad escolar de la Escuela Anatolio B. Ortega en el mes de septiembre de 2014. En la ciudad de Culiacán, Sinaloa. c) Criterios de selección: Criterios de inclusión: Resultado de test de Vanderbilt aplicado a niños de edad escolar. Criterios de exclusión: No contestar el test de Vanderbilt Criterios de eliminación: Test con variables no completas. Paciente con patologías neuropsicológicas de base. d) Metodología: Técnicas y métodos realizados Se eligió el Test de Vanderbilt e) Variables de estudio, con su definición operacional y escalas de medición Test de Vanderbilt : La escala Vanderbilt fue desarrollada para niños de entre 6 y 12 años de edad. Proporciona calificación para los síntomas del TDAH y problemas de rendimiento académico y de conducta.
  18. 18. 15 f) Recursos: Humanos, materiales Humanos. Tesista y asesor. Materiales: Computadora, programa estadístico SPSS versión 20, formato de Test de Vanderbilt 419 impresiones. g) Consideraciones Éticas. Debido a que este es un estudio transversal, observacional y descriptivo, no existen contraindicaciones legales y éticas al respecto.
  19. 19. 16 CAPITULO III.- Resultados Realizamos una encuesta aplicada en la escuela primaria pública “Anatolio B. Ortega”, para detección de trastorno de inatención e hiperactividad, entregándose un total de 419 encuestas, la cual los padres contestaron. De éstas, sólo 217 (51.7%) se contestaron en forma correcta. Encontramos que de estas 217 encuestas aplicadas 18 (8.2%) se diagnosticaron con déficit de atención (Gráfico 1). De los niños que presentaron déficit de atención se encontró que 5 (27.7%) fueron de subtipo inatento, 10 (55.5%) de subtipo mixto y 3 (16.6%) niños de subtipo inatento acompañado con trastorno de oposición (Gráfico 2). En cuanto a la distribución por sexo de los escolares detectados con trastorno de déficit de atención 10 (55.5%) fueron niños y 8 (44.5%) fueron niñas. (Gráfica 3). La distribución por edad se presentó de la siguiente manera, niños de 5 años, 2 casos (11%), 6 años, 3 casos (16.6%), 7 años, 3 casos (16.6%), 8 años, 2 casos (11%), 9 años 4 casos (22.3%), 10 años 1 caso (15.6%), 11 años 2 casos (11% y 12 años 1 caso (15.6%). (Gráfica 4 ).
  20. 20. 17 CAPITULO IV.- Discusión La importancia de realizar programas de detección de trastorno de déficit de atención e hiperactividad aplicado en niños de edad escolar, nos permite lograr una orientación diagnóstica oportuna y preventiva para el tratamiento de pacientes que requieren atención médica. Es primordial un diagnóstico temprano para que nos permita efectuar un plan terapéutico individualizado e interdisciplinar, donde el pediatra de atención primaria sea el coordinador de todos estos procesos. Los resultados obtenidos en la aplicación del test de Vanderbilt arroja una prevalencia del 8%, lo cual concuerda con la prevalencia internacional del 5,29 por ciento basado en una revisión de 102 estudios clínicos que comprenden a 171.756 sujetos estudiados de todas las regiones mundiales. [Fuente: Polanczyk et al. (junio del 2007)16, En cuanto a la distribución de género, es mayor la prevalencia en el género masculino en un 55.5% y el género femenino en un 44.5%. La prevalencia global del TDAH en los varones de 5 a 19 años es de 2,2 por ciento y para las mujeres el 0,7 por ciento. Esto se basa en una reseña de 44 estudios clínicos abarcando a 21 regiones mundiales17. De los casos detectados de déficit de atención, los subtipos determinados son predominantemente mixtos (55.5%), acorde a los valores reportados de manera internacional. En segundo lugar se encuentra el subtipo inatento (44.5%), sin reportase casos predominantemente hiperactivos. Es importante destacar la cantidad de casos asociado a trastornos coexistentes (trastorno de ansiedad, depresión y trastorno de oposición/desafiante). Se reportaron 3 casos (16.6%) de subtipo inatento acompañado de trastorno de oposición/desafiante, así mismo, cabe mencionar que todos los 10 casos (55.4%) del subtipo mixto se acompañaron de trastorno de oposición/desafiante más trastorno de ansiedad/depresión. En comparación a las estadísticas sobre las condiciones coexistentes con el TDAH más comunes, según lo reportado en la publicación en inglés: ADHD characteristics: I. Concurrent co-morbidity patterns in children & adolescents, (Child and Adolescent Psychiatry and Mental Health, July 2008)18. La condición más común es el Trastorno de oposición desafiante (ODD), que se presenta en un 41 por ciento de los casos. Y en segundo lugar, la depresión de grado menor/distimia con una tasa del 22 por ciento. En tercer lugar, el trastorno de ansiedad generalizada que se presenta en 15 por ciento de los casos.
  21. 21. 18 CAPITULO V.- Conclusiones El trastorno de déficit de atención e hiperactividad tubo una prevalencia del 8% en base al test de Vanderbilt aplicado en la escuela primaria Anatolio B. Ortega. El subtipo mixto fué el más frecuente, encontrándose 10 casos (55.5%), en segundo lugar se encontró el subtipo inatento con 8 casos (44.4%), sin detectarse ningún caso del subtipo predominantemente hiperactivo. Llama la atención que todos los casos del subtipo mixto 10 (55.4%) fueron acompañados de trastorno oposición/desafiante, más trastorno de ansiedad/depresión. Así mismo, 3 (16.6%) de los casos del subtipo inatento están acompañados de trastorno de oposición/desafiante.
  22. 22. 19 CAPITULO VI.- Limitaciones y sugerencias Es interesante el resultado obtenido al aplicar el test de Vanderbilt para diagnóstico de trastorno de déficit de atención e hiperactividad en niños de edad escolar en una escuela primaria, sin embargo, se observó una gran limitante con el incumplimiento del llenado del formato, ya que sólo se logró recabar el 50% de la muestra aplicada, con lo cual se reduce el número de niños probablemente diagnosticados, para lo cual es posible sugerir la programación de un tiempo específico en el cual se solicite la presencia del familiar para guiar el llenado del formato y de esta manera reducir el incumplimiento en el llenado del formato. Una sugerencia para realizar el estudio, es la aplicación del mismo formato al familiar y maestro del niño, con el fin de comparar resultados y obtener valores más fidedignos y así acordar y decidir la valoración y seguimiento del niño en caso de detectarse positivo.
  23. 23. 20 BIBLIOGRAFIA 1. American Psychiatric Association. Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders. 2000. 2. Organización Mundial de la Salud. Trastornos mentales y del comportamiento. Descripciones clínicas y pautas para el diagnóstico. . Meditor CIE-10 1992. 3. Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders. Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders FIFTH EDITION | DSM-5. 2013. 4. Bradley C. THE BEHAVIOR OF CHILDREN RECEIVING BENZEDRINE. American Journal of Psyshiatry 1937:577-85. 5. DuPaul GJ, Schaughency EA, Weyandt LL, et al. Self-report of ADHD symptoms in university students: cross-gender and cross-national prevalence. J Learn Disabil 2001;34:370-9. 6. Rapport MD. Treating children with attention-deficit hyperactivity disorder. Behav Modif 1992;16:155-63. 7. Hibbs E.D., Jensen P. Psychosocial Treatments for Child and Adolescent Disorders. 1996. 8. Pineda DA, Puerta IC, Merchan V, et al. [Perinatal factors associated with attention deficit/hyperactivity diagnosis in Colombian Paisa children]. Rev Neurol 2003;36:609-13. 9. Barkley R. El transtorno de hioeractividad y e falta de atención. Revista Investigación y Ciencias 2000:50-5. 10. Rothenberger A, Banaschewski T. Síndrome por déficit de atención con hiperactividad. Mente y Cerebro 2004. 11. Acosta MT. [Right hemisphere syndrome in children: functional and maturity correlation of non-verbal learning disabilities]. Rev Neurol 2000;31:360-7. 12. Biederman J, Mick E, Faraone SV, et al. Influence of gender on attention deficit hyperactivity disorder in children referred to a psychiatric clinic. Am J Psychiatry 2002;159:36-42. 13. Sell-Salazar F. [Attention deficit hyperactivity syndrome]. Rev Neurol 2003;37:353-8. 14. Castellanos FX. Estudios Neuroimagenológicos en el déficit atencional con hiperactividad. Neuropsicilogía, Neuropsiquiatría y Neurociencias 2000:46-57. 15. Barkley RA, Koplowitz S, Anderson T, McMurray MB. Sense of time in children with ADHD: effects of duration, distraction, and stimulant medication. J Int Neuropsychol Soc 1997;3:359-69. 16. Polanczyk G, de Lima MS, Horta BL, Biederman J, Rohde LA. The worldwide prevalence of ADHD: a systematic review and metaregression analysis. Am J Psychiatry 2007;164:942-8. 17. Erskine HE, Ferrari AJ, Nelson P, et al. Epidemiological modelling of attention-deficit/hyperactivity disorder and conduct disorder for the Global Burden of Disease Study 2010. J Child Psychol Psychiatry 2013;54:1263-74. 18. Elia J, Ambrosini P, Berrettini W. ADHD characteristics: I. Concurrent co- morbidity patterns in children & adolescents. Child Adolesc Psychiatry Ment Health 2008;2:15.
  24. 24. 21 ANEXOS Gráfica 1. Porcentaje global de los resultados obtenidos 92% 2% 1% 5% PORCENTAJE DE GLOBAL SIN DX INATENTO INATENTO OPOSICION MIXTO OPOSICION ANSIEDAD
  25. 25. 22 Gráfica 2. Porcentaje de distribución del número de casos diagnosticados con trastorno de déficit de atención e hiperactividad 28% 17% 55% PORCENTAJE DE CASOS DIAGNOSTICOS INATENTO INATENTO OPOSICION MIXTO OPOSICION ANSIEDAD DX Frecuencia Porcentaje Porcentaje válido Porcentaje acumulado Válido INATENTO 5 2.3 27.8 27.8 INATENTO OPOSICION 3 1.4 16.7 44.4 MIXTO OPOSICION ANSIEDAD 10 4.6 55.6 100.0 Total 18 8.3 100.0 Perdidos Sistema 199 91.7 Total 217 100.0
  26. 26. 23 Gráfica 3. Distribución de diagnóstico de TDAH por sexo 0 1 1 2 2 3 3 4 4 5 5 INATENTO INATENTO OPOSICION MIXTO OPOSICION ANSIEDAD DIAGNOSTICO POR SEXO FEMENINO MASCULINO
  27. 27. 24 Gráfica 4. Distribución de diagnóstico de TDAH por edad. 0 0 0 1 1 1 1 1 2 2 2 5 6 7 8 9 10 11 12 DIAGNOSTICO POR EDAD INATENTO INATENTO OPOSICION MIXTO OPOSICION ANSIEDAD
  28. 28. 25 Gráfica 5. Distribución de diagnóstico de TDAH por grado escolar 0 1 1 2 2 3 3 PRIMER AÑO SEGUNDO AÑO TERCER AÑO CUARTO AÑO QUINTO AÑO SEXTO AÑO DIAGNOSTICO POR GRADO ESCOLAR INATENTO INATENTO OPOSICION MIXTO OPOSICION ANSIEDAD
  29. 29. 26 CRONOGRAMA DE ACTIVIDADES ACTIVIDADES SEPTIEMBRE 2014 SEMANA OCTUBRE 2014 SEMANA 1 2 3 4 1 2 3 4 TEMA DE ESTUDIO RECUPERACION BIBLIOGRAFICA ELABORACION DEL PROTOCOLO PLANEACION APLICAR TEST VANDESBILT LEVANTAMIENTO DE DATOS CAPTURA DE DATOS ANALISIS DE DATOS REDACCCION DE DOCUMENTO
  30. 30. 27 INSTRUMENTOS DE RECOLECCION DE DATOS UTILIZADO
  31. 31. 28

×