Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

LAS POLÍTICAS PÚBLICAS EN LA FRONTERA DOMINICO-HAITIANA Y SU INCIDENCIA EN LA SEGURIDAD PÚBLICA (2010-2013)

1,211 views

Published on

Las Políticas Públicas en la frontera dominico-haitiana y su incidencia en la Seguridad Pública (2013-2014)
Los antecedentes históricos de la problemática conflictual dominico-haitiana no se inician con la ocupación haitiana a la parte oriental de la isla el 9 de febrero del 1822, sino que sus raíces se encuentran ubicadas más “abajo” en la escala del tiempo. Podemos decir que se puede visualizar el problema de identidades culturales aferrado a un problema de frontera, desde la época colonial de la isla, o sea que el problema fronterizo tiene una antigüedad de casi 400 años prácticamente ininterrumpidos hasta nuestros días (Sánchez, 1946).
Casi de igual forma se concibió un problema de identidad y soberanía cuando desde el siglo XVII grupos de aventureros franceses que se habían ubicado en la isla Tortuga (Peña Batlle, 1951) al norte de la Isla Española pasaron a ocupar tierra firme de la parte occidental de esta, razones que de inmediato proyectaran los conflictos posteriores con los ocupantes de la parte oriental, los criollos de ascendencia española, considerados los habitantes legítimos, es decir que encontramos dos identidades culturales en juego, la de ascendencia mayoritaria hispana y la de ascendencia mayoritaria francesa.
Desde la época colonial el conflicto entre los habitantes del Este y los habitantes del Oeste de la isla La Hispaniola, se circunscribían al contrabando, generándose desde entonces un problema fronterizo. Pero para el siglo XIX se suscita la situación conflictual entre dos soberanías distintas de ambos Estados creados, uno en el 1804 (Haití) y el otro 1844 (Rep. Dominicana), situación en la que la Rep. Dominicana se había independizado de Haití después de 22 años de dominación, esto también implicaba que el problema era de tipo estratégico,

Published in: News & Politics
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

LAS POLÍTICAS PÚBLICAS EN LA FRONTERA DOMINICO-HAITIANA Y SU INCIDENCIA EN LA SEGURIDAD PÚBLICA (2010-2013)

  1. 1. FUNDACIÓN DE DESARROLLO E IMPLEMENTACIÓN DE ESTUDIOS ESTRATEGICOS (FUNDEIMES) TITULO LAS POLITICAS PÚBLICAS EN LA FRONTERA DOMINICO- HAITIANA Y SU INCIDENCIA EN LA SEGURIDAD PÚBLICA (2010-2013) TRABAJO DE INVESTIGACIÓN REALIZADO PARA EL PROGRAMA DE MÁSTER para optar por el título de MÁSTER EN GESTIÓN DE SEGURIDAD, CRISIS Y EMERGENCIAS DEL INSTITUTO UNIVERSITARIO DE INVESTIGACIÓN ORTEGA Y GASSET (IUIOG) AUTOR: RAFAEL DAVID SÁNCHEZ GÓMEZ CORONEL EJERCITO DE REPÚBLICA DOMINICANA (DEM) MÁSTER EN GESTIÓN DE SEGURIDAD, CRISIS Y EMERGENCIAS SANTO DOMINGO, D. N. AÑO 2015
  2. 2. NOTA ACLARATORIA: “LAS OPINIONES CONTENIDAS EN LA PRESENTE TESIS, SON DE LA EXCLUSIVA RESPONSABILIDAD DE SU AUTOR Y LA INSTITUCIÓN NO SE SOLIDARIZA NECESARIAMENTE CON LOS CONCEPTOS EMITIDOS”.
  3. 3. ÍNDICE CAPITULO 1 DISEÑO DE LA INVESTIGACION----------------------------------------------------1 1.1 Antecedentes----------------------------------------------------------------------1 1.2 Planteamiento del problema---------------------------------------------------2 1.3 Objetivos----------------------------------------------------------------------------5 1.4 Justificación de la investigación-----------------------------------------------6 1.5 Marco teórico: Un enfoque desde la Responsabilidad Internacional y la Filosofía de la Interculturalidad -------------------------------------------------7 1.5.1 Base teórica de la Responsabilidad Internacional y los Intereses Nacionales----------------------------------------------------------------------8 1.5.2 Elementos constitutivos de la cultura de los pueblos---------------10 1.5.3 La identidad cultural de los pueblos-------------------------------------14 1.5.4 La conflictividad como parte de la cultura de los pueblos--------16 1.5.5 Manifestaciones de violencia. Sus incidencias culturales o materiales en la frontera dominico-haitiana----------------------------18 1.5.6 Algunas manifestaciones de la pobreza y sus incidencias en la cultura productiva------------------------------------------------------------18 1.5.7 El integración comercial: Una vía de entendimiento----------------19 1.5.8 La conflictividad y las disposiciones psicoculturales--------------20 1.5.9 Situación conflictual de matices identitarios a denuncias xenófobas---------------------------------------------------------------------23 1.5.10 La educación y su incidencia en la identidad nacional---------23 1.6 Hipótesis.-----------------------------------------------------------------------------25 1.7Método---------------------------------------------------------------------------------26 1.7.1 Tipo de Investigación.-----------------------------------------------------27 1.7.2 Métodos de Razonamiento---------------------------------------------27 1.7.3 Técnicas de Investigación.----------------------------------------------27
  4. 4. CAPITULO 2 Contextualización de las Responsabilidad Internacional y la Filosofía de la Interculturalidad a través de las Políticas Públicas de Seguridad Publica en la zona fronteriza dominicana 2.1 Definiciones conceptuales de las Políticas Públicas del Estado------30 2.2Políticas públicas del Estado y su papel en el desarrollo sostenible nacional---------------------------------------------------------------------------31 2.3Políticas públicas en la zona fronteriza dominico-haitiana----------35 2.4Marco jurídico de las Políticas Públicas para el desarrollo sostenible de la frontera dominico-haitiana------------------------------36 2.5Definiciones conceptuales de la Seguridad Pública o Ciudadana y sus las Políticas Públicas----------------------------------------------------38 2.6Marco jurídico de la Seguridad Pública en la región hemisférica---- --------------------------------------------------------------------------------------47 2.7Sistema institucional para las Políticas Públicas de la Seguridad Pública y su representación en la zona fronteriza dominico- haitiana.---------------------------------------------------------------------------50 2.8Políticas Públicas y sus principales programas en materia de Seguridad Ciudadana en las Provincias de mayor incidencia del delito en la actualidad---------------------------------------------------------52 2.9Marco organizacional de la Seguridad Ciudadana de la República Dominicana----------------------------------------------------------------------56
  5. 5. CAPITULO 3 Análisis de Resultados 3.1 Indicadores de la in/seguridad publica en la zona fronteriza----------58 3.2Evaluación de políticas públicas y rendición de cuentas----------------60 3.3Recorrido sobre consejos y recomendaciones de Organizaciones No Gubernamentales (ONG´s) sobre la seguridad ciudadana nacional--- -----------------------------------------------------------------------------------------61 3.5 Análisis de la Información recolectada-------------------------------------64 Conclusiones REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS------------------------------------------------78 ANEXOS DE LA OBRA Modelo de Entrevista aplicada a personalidades (expertos en el tema), que generan opinión pública---------------------------------------------------------------------i Entrevistas realizadas a expertos ------------------------------------------------------vi
  6. 6. INTRODUCCION Las Políticas Públicas en la frontera dominico-haitiana y su incidencia en la Seguridad Pública (2013-2014) Los antecedentes históricos de la problemática conflictual dominico-haitiana no se inician con la ocupación haitiana a la parte oriental de la isla el 9 de febrero del 1822, sino que sus raíces se encuentran ubicadas más “abajo” en la escala del tiempo. Podemos decir que se puede visualizar el problema de identidades culturales aferrado a un problema de frontera, desde la época colonial de la isla, o sea que el problema fronterizo tiene una antigüedad de casi 400 años prácticamente ininterrumpidos hasta nuestros días (Sánchez, 1946). Casi de igual forma se concibió un problema de identidad y soberanía cuando desde el siglo XVII grupos de aventureros franceses que se habían ubicado en la isla Tortuga (Peña Batlle, 1951) al norte de la Isla Española pasaron a ocupar tierra firme de la parte occidental de esta, razones que de inmediato proyectaran los conflictos posteriores con los ocupantes de la parte oriental, los criollos de ascendencia española, considerados los habitantes legítimos, es decir que encontramos dos identidades culturales en juego, la de ascendencia mayoritaria hispana y la de ascendencia mayoritaria francesa. Desde la época colonial el conflicto entre los habitantes del Este y los habitantes del Oeste de la isla La Hispaniola, se circunscribían al contrabando, generándose desde entonces un problema fronterizo. Pero para el siglo XIX se suscita la situación conflictual entre dos soberanías distintas de ambos Estados creados, uno en el 1804 (Haití) y el otro 1844 (Rep. Dominicana), situación en la que la Rep. Dominicana se había independizado de Haití después de 22 años de dominación, esto también implicaba que el problema era de tipo estratégico, porque que ciertos sectores elites de Haití alegaban que la ocupación a la parte
  7. 7. Oeste se justificaba para protegerse de la posible invasión de la metrópolis de la cual se había independizado (Francia). Durante siglos existió un comercio informal que partía del contrabando desde el siglo XVIII (Gutiérrez Escudero, 2007.p. 90) hasta un comercio de subsistencia que ha permanecido hasta nuestros días entre medio de la pobreza que ha caracterizado la zona con las amenazas latentes de la ilegalidad que incidenta en la Seguridad pública a lo largo del cordón provincial del lado dominicano y departamental del lado haitiano. En la actualidad después de un acuerdo fronterizo de 1929 entre Haití y República Dominicana, se concibe en el Artículo 11 de la Constitución Dominicana (2010): “El uso sostenible y la protección de los ríos fronterizos, el uso de la carretera internacional y la preservación de los bornes fronterizos utilizando puntos geodésicos, se regulan por los principios consagrados en el Protocolo de Revisión del año 1936 del Tratado de Frontera de 1929 y el Tratado de Paz, Amistad Perpetúa y Arbitraje de 1929 suscrito con la República de Haití.” En los últimos años en la Rep. Dominicana se han suscitado niveles de conflicto entre las comunidades haitianas y dominicanas de las zonas fronterizas, que convivían en relativa paz entre ellas, con la reserva de que entre ambas naciones ya existían experiencias históricas que pudieran conllevar a tendencias conflictuales entre estas. Razones en las que se pudieran incubar las condiciones naturales junto a la pobreza, desforestación, exclusión social y la existencia de las rutas naturales de los delitos trasnacionales. Condiciones dadas que afectan la inseguridad de los habitantes de la zona, en desmedro de la Seguridad Publica con la precariedad de las políticas propias. En ocasiones los discursos conflictuales han sido utilizados de manera despótica
  8. 8. por individuos influyentes en ambas naciones. Sin embargo intelectuales de ambas nación enarbolan sus posiciones nacionalistas. De igual forma activistas de ONG‟s internacionales proclaman sus opiniones exacerbando los ánimos en la opinión pública de ambas naciones. La sociedad dominicana ha asimilado la convivencia con la comunidad haitiana de más de 600.000 personas en el país (PNUD, 2010) y para otros más de un (1) millón de inmigrantes haitianos, según el Informe ATTALI (2010); sin embargo algunos hechos delictuales en la fronteriza, ha llenado de una indignación colectiva a los ciudadanos dominicanos de la zona, nos referimos a la ocurrencia de muertes de dominicanos, brutalmente asesinados por nacionales haitianos en suelo propio, en circunstancias delictuales. Situaciones que desembocan en conflictos sociales que han conllevado a persecuciones de ciudadanos haitianos en verdadero frenesí social, afectando la convivencia entre ambos nacionales, y en ocasiones degenerado tensiones interestatales. La zona fronteriza dominico-haitiana posee los niveles de vida más bajos del país reflejando su bajo desarrollo y proclividad a los conflictos, así como a la proliferación de hechos delictuales, que traen condiciones de in/seguridad pública que afectan a todos los habitantes de la zona. Son por tanto los factores socio-económicos los que debemos focalizar a fin de realizar planes y proyectos (políticas públicas), que incidan en la mitigación y superación de estas condiciones. Las condiciones que contribuyen al bajo desarrollo de la zona, son diversas, entre estas vemos la muy baja densidad, las difíciles condiciones geomorfológicas del terreno montañoso en su mayoría, la extrema pobreza, y sobre todo exclusión de planes nacionales de desarrollo socioeconómico, la informalidad de los controles fronterizos (el cruce constante de personas). Desde finales de la década de los noventas ambas naciones se han abocado a tratar de palear el desempleo en la zona fronteriza, creando planes a través de la asociación de industrias haitianas y la asociación dominicana de
  9. 9. Zona Franca empezando a establecer varias zonas francas en las distintas provincias fronterizas dominicanas (Pedernales, Jimani, Elías Pina, Dajabón y Monte Cristi), beneficiando también del lado de la frontera haitiana a los Departamento Nordeste, Centro, Oeste y Sudeste. La inversión pública en la zona fronteriza es crucial en área como la educación técnica y en general para la población fronteriza para que sirva en los nuevos centros laborables (Zonas Francas), para esto las mismas Franquicias y los Estados envueltos serian los responsables, contribuyendo también a las Actividades binacionales culturales, deportivas, religiosas, estudiantiles como diagnósticos de problemas fronterizos y al estudios de la complejidad cultural. También es necesario, por ambos Estados la optimización de los controles fronterizos, la Integración para combatir problemas ambientales, de salud, persecución del crimen, cooperación en las redes informales del comercio, conllevar una planificación sobre la frontera del ordenamiento del transporte y garantías del orden público. De modo que este proceso optimación o regularización de los controles fronterizos, debe incluir políticas que conlleven a la integración social, y a la aplicación de programas de combate a la pobreza, asentamientos, protección laboral, educación y salud. De modo que toda esta condición de bajo desarrollo y porosidad fronteriza no solo contribuye a elevar los niveles de conflictos inter-estatales; sino también al aumento de actos delincuenciales, afectando la convivencia de los habitantes de la zona. Podemos observar la existencia de un problema de la Seguridad Publica originado en las razones de pobreza y que exige la realización de Políticas Públicas para prevenirlas y combatirlas. Pero ante el advenimiento las acciones delictuales o violencia en la zona fronteriza en aumento, las Políticas Públicas que corresponden son las de perspectivas criminológicas y judiciales (policial y penal o carcelaria), actuando
  10. 10. junto a líneas de acciones sociales en conjunto como una misma Política Pública.
  11. 11. CAPITULO 1 DISEÑO DE LA INVESTIGACION 1.1 Antecedentes La recopilación de información respecto a estudios sobre el desarrollo de políticas públicas o ciudadana en áreas fronterizas dominico-haitianas y su incidencia en la Seguridad de sus Habitantes es muy reducido y solo existen informaciones de contexto general. Sin embargo realizamos un análisis sistematizado de manera secuencial desde lo general a lo particular de la bibliografía nacional. Por lo que encontramos investigaciones sobre políticas públicas de desarrollo fronterizo, sin abordar necesariamente al tema de la Seguridad Publica o Ciudadana. Entre estas investigaciones tenemos las siguientes: 1) Cornielle, Carlos (1980).Proceso Histórico Dominico-Haitiano: Una advertencia a la juventud Dominicana. Santo Domingo, República Dominicana. Primera Edición, Publicaciones América, S.A. 2) Cedeño, Carmen; Lozano, Wilfredo (1993), La cuestión haitiana en Santo Domingo: migración internacional, desarrollo y relaciones inter-estatales entre Haití y República Dominicana, FLACSO: Centro Norte-Sur de la Universidad de Miami. Santo Domingo, República Dominicana. 3) Silie, Rubén; Segura, Carlos; Dore, Carlos (2002), Hacia una visión de la Frontera y de las relaciones fronterizas, FLACSO, Santo Domingo, República Dominicana. Primera Edición, Santo Domingo, República Dominicana.
  12. 12. Por otro lado encontramos investigaciones sobre el tema de la Seguridad Ciudadana en la República Dominica de manera generalizada en toda la geografía nacional, como los de autoría de Lilian Bobea, Leopoldo Artilles, y Daniel Pou. Bobea, Lilian (2003).Entre el Crimen y el Castigo. Seguridad Ciudadana y Control Democrático en América Latina y el Caribe. Flacso- Programa Rep. Dom./Woodrow Wilson Internacional Center for Scholars. Editorial Nueva Sociedad. Venezuela. En América se aborda el tema de Políticas Públicas en la Seguridad Publica o Ciudadana en Investigaciones como las del Centro de Estudios Legales y Sociales (2004), donde se han realizado estudios sobre “Políticas de Seguridad Ciudadana y Justicia Penal”, en que se empiezan a describir los problemas públicos como fenómenos sociales y se procuran vías de soluciones desde varias perspectivas e iniciando una visualización del problema dentro de un esquema lógico, mediante la aplicación del “Esquema de Dunn” sobre resolución de problemas sociales. Como investigaciones siguientes Investigaciones realizadas: a. Lugones, Luis Enrique (2000). V Congreso Internacional del CLAD sobre la Reforma del Estado y de la Administración Pública. Nuevos diseños en políticas de seguridad pública. Centro de Documentación & Gestión del Conocimiento. Caracas, Venezuela. b. Centro de Estudios Legales y Sociales (2004). Políticas de Seguridad Ciudadana y Justicia Penal. 1era. Ed., Siglo XXI Editores Argentina-CELS Buenos Aires, Argentina.
  13. 13. 1.2 Planteamiento del problema El problema consiste en la percepción de in/seguridad que los habitantes de la zona padecen entre las acciones delictuales de las bandas de cuatreros que operan en la zona, o las acciones de organizaciones de los distintos tráficos ilegales con sus repercusiones sociales y las distintas modalidades del delito común en una zona marcada por la pobreza. Ante tales condiciones las Políticas Públicas procuran mitigar dicha percepción y a los múltiples factores de la in/seguridad pública que se manifiestan en la zona fronteriza dominico-haitiana. Sin estas Políticas Públicas en tales condiciones de extrema pobreza la in/ seguridad ha empezado a manifestarse con los índices e indicadores que lo confirman incrementando las malas condiciones sociales de la precariedad estatal en dichos espacios. Descripción del problema Para entender el problema de in/seguridad pública y la falta de políticas públicas en la zona fronteriza, es necesario analizar la casuística imperante en la generalidad de la problemática y de igual manera para analizar el problema desde el punto de vista filosófico (desde la interculturalidad) es necesario analizar la percepción de este. Debemos analizar hasta dónde la diversidad cultural invade los espacios de soberanía o político y hasta dónde lo conflictual es identitario o cultural, para incidir por medio de algunos actos de violencia en la seguridad pública de la región fronteriza dominico-haitiana.
  14. 14. A todo eso, la incidencia directa de la pobreza de la zona, donde las comunidades fronterizas tienen los mayores índices de pobreza del país, Dajabón 56.2%, Elías Piña 82.4%, Independencia 70.2% y Pedernales 60.5%, afectando toda posibilidad de desarrollo, y a su vez incidiendo en todos los factores causales a la proclividad a la falta de seguridad pública, lo que evidencia la ausencia de las políticas públicas requeridas. Todo análisis debe ser ponderado en el contexto de colaboración entre ambas naciones en el marco de la interculturalidad y la globalización. Podemos observar la sola presencia de los miembros del Ejército Dominicano en los correspondientes Puestos Militares de los márgenes fronterizos y los miembros del Cuerpo Especializado de Seguridad Fronterizo en los Puntos de Control fronterizos, así como en los mercados. Sin embargo notamos una presencia limitada de los miembros de la Policía Nacional y del entramado judicial en los espacios fronterizos caracterizados por la baja densidad, donde el impacto de las actividades del tráfico ilegal campea erosionando las estructuras sociales locales y permitiendo a su vez constituirse en amenazas transnacionacionales. Formulación del problema Con esta investigación se pretende responder la siguiente Pregunta de Investigación: ¿Cómo inciden las Políticas Públicas en la zona de la frontera dominico- haitiana en la Seguridad Pública?
  15. 15. Sistematización del problema Es por ello que nuestra investigación sobre este problema requiere verificar, contactar, analizar y medir generalidades y detalles como los siguientes: 1 ¿Hasta qué punto la Estrategia Nacional de Desarrollo, las políticas públicas, el Plan Nacional Plurianual del sector público, los programas y planes institucionales, sectoriales y territoriales (municipales), tocan los puntos de desarrollo, y de la Seguridad Publica, en la zona fronteriza contemplando la situación de carencias de esta? 2 ¿Cuáles son los factores a desarrollarse en las áreas fronterizas dominico- haitianas y de qué forma inciden en las relaciones Estatales dominico- haitianas? 3 Existen políticas públicas, programas y planes para la Seguridad Publica en la zona fronteriza dominico-haitiana, dentro de la cooperación entre ambos Estados? 4 ¿En qué consisten los planes o proyectos de desarrollo en las áreas fronterizas dominico-haitianas? 5 ¿Qué antecedentes se conocen sobre proyectos de desarrollo en las áreas fronterizas de la República Dominicana y Haití? 6 ¿Cuáles aspectos deberán considerarse para la conformación de proyectos o planes en las áreas fronterizas entre la República Dominicana y Haití?
  16. 16. 7 ¿Se puede realizar una propuesta de proyectos en áreas fronterizas entre la República Dominicana y Haití? 8 ¿Cuáles son los principales elementos de la identidad cultural de la República Dominicana y Haití? 9 ¿Cuáles son los últimos y principales hechos de confrontación entre las comunidades haitianas y dominicanas en la zona fronteriza? 10 ¿Cuáles son las principales razones teóricas que explican tendencias de conductas sociales de conflictos? 11 ¿Es posible la aplicación de la Filosofía de la Interculturalidad entre los principales eventos integracionistas entre los dos países (Haití y Rep. Dominicana), en el contexto de la globalización? 12 ¿Cuáles son los medios de medición (Observatorios, y otros), para la aplicación de las Políticas Públicas de desarrollo que incidirían en la Seguridad Pública en la zona fronteriza? Delimitación del problema Identificar las Políticas Públicas aplicadas y necesarias para la Seguridad Pública en la zona fronteriza entre la República Dominicana y Haití (periodo 2010- 2013) 1.3 Objetivos Objetivo General Determinar las Políticas Públicas en la frontera dominico-haitiana y su incidencia en la Seguridad Pública (2010-2013) y el desarrollo de la zona.
  17. 17. Objetivos específicos:  Evaluar las razones de las situaciones conflictuales entre haitianos y dominicanos en la frontera dominico-haitiana.  Realizar un Análisis de los datos estadísticos de las zonas fronteriza dominico-haitiana de mayor incidencia de violencia, inseguridad pública y acciones delictuales transnacionales.  Evaluar las Políticas Públicas en las áreas fronterizas dominico- haitiana que más corresponden para el desarrollo regional. 1.4Justificación de la Investigación Importancia: Estudiar y procurar dar respuesta a este problema es de suma importancia, ya que su mayor significado lo tiene a partir de las garantías de seguridad de los habitantes de la zona fronteriza, reduciendo tensiones entre ambos Estados ya que gran parte de las acciones delictuales en la zona fronteriza, involucran ciudadanos de diversos orígenes, entre estos de procedencia haitiana, aunque con conexiones nacionales dominicanas, casos que exacerban en ocasiones los ánimos contestatarios de ambos pueblos. Aporte
  18. 18. Con la siguiente investigación aportamos a nuestra comunidad académica un marco referencial sobre las posibles Políticas Públicas necesarias en la zona fronteriza dominico- haitiana, en los aspectos sociales e institucionales para contribuir a favor de los objetivos materiales y de percepción de la Seguridad Pública de los habitantes de la región; contribuyendo así, al conocimiento y fomento del desarrollo regional, y de repercusiones nacionales, puesto que la connotación regional fronteriza, tiene importancia para toda la nación dominicana, ya que todos los aspectos de Seguridad Publica fronteriza tienen repercusiones en la “Seguridad y Defensa,” y viceversa. Motivación La Investigación propuesta tiene gran importancia ya que aumenta los conocimientos sobre las políticas públicas que contribuyen a la reducción de la exclusión social, la pobreza y los índices de desarrollo humano, así como las acciones penales que inciden directa e indirectamente en la Seguridad percibida por los habitantes de la zona fronteriza dominico-haitiana. Novedad En el país existen pocos antecedentes de investigación sobre las Políticas Públicas en la zona fronteriza dominico-haitiana focalizadas desde las perspectivas de la Seguridad Pública o Ciudadana que vinculen a todos sus habitantes, instituciones estatales y sociales. Esta constituye una oportunidad de abordar sistemáticamente y llegar a la aproximación del conocimiento de la misma.
  19. 19. 1.5 Marco teórico: Un enfoque desde la Responsabilidad Internacional y la Filosofía de la Interculturalidad Lo que concierne a la Seguridad Pública en la frontera debemos abordarla con un nuevo énfasis en la prevención y acciones participativas entre las instituciones estatales y la comunidad (La Seguridad Pública en Las Américas, 2008). Al Estado le corresponde ejercer interiormente la Seguridad Publica desde el Ejecutivo, a través del monopolio de la violencia con las autoridades del Ministerio del Interior, las Gobernaciones, la Policía y las Autoridades del Entramado de Justicia. Es necesario que las Políticas Públicas en materia de desarrollo, y Seguridad Publica converjan en las áreas fronterizas a fin de de lograr la percepción de protección y tranquilidad de sus ciudadanos de la mejor manera. Esta investigación arrojara información útil para la solución de la problemática de seguridad pública en las áreas locales fronterizas a la vez que le da respuesta a un bien nacional como lo es la Seguridad Pública del Estado. Estamos frente al desarrollo sostenible de la nación como “marco lógico” a seguir, por tanto, la Seguridad de manera genérica, debe apegarse a los nuevos principios nacionales de las Políticas Públicas, que procuren siempre la concertación del Estado con la sociedad. En el marco normativo que regula el accionar nacional de la Seguridad Pública encontramos diversas responsabilidades concernientes a un conjunto de Políticas Públicas que tradicionalmente eran vistas como parte de las atribuciones económicas de sectores específicos de la economía del país. Estas responsabilidades nos llegan hoy en día como parte de los cambios asumidos dentro de los nuevos Paradigmas Estatales para combatir la exclusión social, y los
  20. 20. elementos que inciden en la percepción de inseguridad pública (Estrategia Nacional de Desarrollo, 2012). Las Políticas Públicas a favor de generar soluciones en la mitigación de las situaciones correspondientes a la in/seguridad pública en la zona fronteriza, tienen junto a otras, propósitos de alta responsabilidad en acciones para la mitigación de forma directa en algunas de las situaciones conflictuales que ocurren en el área. Tales como las Políticas Públicas en materia Migratoria, Seguridad y Defensa, de Empleos o Laboral, de Asuntos Demográficos, y de las Relaciones Exteriores. De modo que existe una convergencia entre políticas públicas sobre desarrollo multifactorial de origen socio-económicos en las áreas fronterizas dominico- haitianas con verdadera incidencia en la Seguridad Pública o Ciudadana (Ibídem). 1.5.1 Base teórica de la Responsabilidad Internacional y los Intereses Nacionales. El Estado-Nación, sus intereses y objetivos Los Intereses Nacionales son definidos por aquellos que suelen ser… “Generalmente bienes y valores que todas las naciones poseen por herencia histórica y cultural, que conforman las aspiraciones básicas de la Nación en el orden internacional y son el fundamento del bienestar y prosperidad de sus ciudadanos”. Mientras que los objetivos nacionales son definidos como,… “Los propósitos derivados de los Intereses Nacionales hacia los cuales la política y la
  21. 21. estrategia nacional son dirigidas y hacia los cuales los esfuerzos y recursos de la Nación son aplicados”. (Manual de Doctrina Conjunta de las FF.AA. de la República Dominicana, 2007). Así, a través del Poder Nacional el Estado-Nación “genera y ejerce poder en beneficio de las metas (objetivos) e Intereses Nacionales”. (Ibídem). De manera que en el Poder Nacional se encontrarán las distintas manifestaciones del poder y sus respectivos instrumentos,…el Poder Económico, el Poder Político, Poder Social, Poder Diplomático, y el Poder Militar. En la Frontera y sus zonas aledañas el sistema Seguridad y Defensa va encaminado a “mantener los objetivos de seguridad, cuya primera responsabilidad recae sobre el Poder Militar” como gestores de la defensa en todo el territorio nacional. (Ibídem). Sin embargo las políticas públicas que implican el desarrollo de las zona implica una visión holística e incluyente de ejes que implementen, la fortaleza de la formación de un nuevo ciudadano a partir de la promoción de una visión fundamentada en la preeminencia del estado social y democrático de derecho y el arraigo de las instituciones que lo garantizan. La Constitución Dominicana (2010) en su artículo 10, nos dice sobre el interés nacional por el desarrollo fronterizo. La construcción de un proyecto de desarrollo fronterizo que procure erradicar el aislamiento que durante años se ha venido practicando con respecto a sus ciudadanos y la oferta de posibilidades de integrarse a la modernidad y al resto de la Nación dominicana. Siendo perentorio que las Políticas Públicas implementadas en la zona contengan un alto contenido integracionista con el resto del territorio y promuevan
  22. 22. fuertes nexos con el resto de la población del país. Además, el desarrollo de servicios y la consolidación de la presencia del Estado en sus instancias civiles, erradicando la marcada visión militarista que hasta ahora impera. La Responsabilidad Internacional Según Mauthua constituye el problema central del Derecho Internacional que implica una deficiencia relativa. Autores y estudiosos internacionalistas como Ripert y Salvioli (positivistas) o Schoen y Strupp (ius naturalistas) afirman que la “Soberanía no puede ser compatible con la responsabilidad del Estado). Lo que sería lo mismo afirmar que no existe obligatoriedad en la Comunidad Internacional ni ningún deber de los Estados. Liszt, Borchard y Lauterpacht clasifican la Responsabilidad Internacional en directa e indirecta. Según el artículo 7 de la Convención de la Haya (1907) se consagra el concepto de Responsabilidad Internacional como la “obligación de asumir” las consecuencias de un acto con arreglo internacional. Dentro de la Responsabilidad Internacional los derechos fundamentales del Estado implican el cumplimiento simultáneo del Deber. Los Estados involucrados en la frontera dominico-haitiana al margen de la realidad material que poseen, tienen una gran problemática social, con incidencia en la migración,…a fin del logro convivencial en esta zona, y el logro de unas buenas relaciones inter- estatales dominico-haitianas se deben preconcebir dentro del sentido de la Responsabilidad Internacional compromisos de mutuos acuerdos en los que la Comunidad Internacional sea compromisaria y garante de dichos procesos, respetando la integridad de las distintas “soberanías” involucradas.
  23. 23. 1.5.2 Elementos constitutivos de la cultura de los pueblos Para hablar de los elementos constitutivos de la cultura de los pueblos es necesario que se defina en qué consiste el término cultura. Según el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española el término cultura proviene del latín cultura y lo define en dos vertientes, uno de modo colectivo, como el “conjunto de modos de vida y costumbres, conocimientos y grado de desarrollo artístico, científico, industrial, en una época, grupo social, etc.” y de modo individual, como el “conjunto de conocimientos que permite a alguien desarrollar su juicio crítico”. El glosario de conceptos filosóficos de los Cuadernos de Materiales, revista filosófica de la Facultad Complutense de Madrid define el término cultura como “el conjunto de características más elevadas de un pueblo, época o civilización”, además nos dice que “Modernamente se ha querido ver en la cultura un principio civilizador y social primario y superior a la religión, y, en cierto modo, contrapuesto a ella, por lo que debe sustituirla”. La teoría de la ciencia del filosofo alemán Fichte, definía la cultura como la Kulturkampf que contenía todo el ideal impregnado en su discurso a la nación alemana. Genealógicamente el concepto de cultura, empieza a definirse en las ciencias sociales a partir del siglo XIX con la etnología, la etnografía y la antropología cultural (Kroeber, 1964). Para la Ilustración ya existía una definición semántica en la que se definía desde el punto de vista axiológico definiéndolo desde lo bárbaro hasta lo humano, aunque según Levi-Strauss, en la mitología de casi todos los pueblos se expresa la oposición entre naturaleza y cultura (San Martín, 1999).
  24. 24. Etimológicamente la palabra cultura proviene del abstracto colere que en Grecia significaba labrar el campo y en el sentido figurado, era entendido como educar a los niños. Entre los romanos, el sabio Cicerón es el primero que habla de cultura. Haciendo la diferencia entre cultura y civilización, se entiende que cultura es todo aquello que cae en el ámbito particular, mientras que civilización es todo aquello que cae dentro del ámbito universal (Sabater, 1995). Desde el punto de vista filosófico la cultura no se puede ponderar descriptivamente, aunque debemos resaltar que en la revolución del pensamiento de Kant la cultura consiste en invertir la relación usual entre el conocimiento y lo conocido. Además Kant considera las actuaciones éticas y lo juicios estéticos como parte de ésta. Para algunos hablar de cultura de un pueblo, no es más que hablar de “todo su que hacer” y para esto es constituido por todo lo material capaz de ser realizado por un pueblo. Así que sus valores y actitudes quedan circunscritos dentro de este concepto. Es decir, que forman parte de la cultura de un pueblo su lengua, su música, su religión, sus costumbres, sus hábitos, etc. También existe una elasticidad conceptual de definir cultura bajo la premisa de puntos de interés, como lo señala Ana María Rivera (2000) en sus escritos su cultura. Pero sin irnos a lo dogmático debemos apegarnos a ciertos criterios fijos provenientes de estudios ponderados, como sugiere Serge Sur (2002) sus escritos sobre “hegemonía, imperialismo y liderazgo”.
  25. 25. Según los estudiosos del fenómeno nacional como Gellner o Hobsbawn como los refieren Jesús García Ruiz y Federico Figueroa (2007) en su artículo sobre “Cultura”, Interculturalidad, transculturalidad,” las naciones surgen bajo una fórmula cultural en la que los pueblos recuperan su memoria bajo un proceso intelectual que incluye principalmente la conformación de una lengua, para luego pasar a la composición política y que puede conllevar generalmente al uso de las armas. Es decir que las expresiones culturales constituyen un cuerpo representativo que proporciona un estado de conciencia colectivo convirtiéndose en lo que llamamos una identidad cultural. Estos estudios sostienen que dentro del proceso evolutivo de las naciones, una vez alcanzada su identidad cultural procurarán forjar su independencia, constituyéndose así en Estados Soberanos. Posteriormente es necesario que ocurra un proceso de nacionalización mediante el uso continuo de simbologías que inciden en la conciencia nacional, forjándose el nacionalismo. Entender este proceso, junto al factor geográfico le da esencia al entendimiento de la geopolítica. La cultura es esencial para entender todo proceso conflictual entre naciones, porque en sus razones se encuentran las frustraciones y ambiciones que desembocan en conflictos y posibles conflagraciones armadas. La cultura de los pueblos, es dinámica y en ella interactúan los individuos con sus experiencias, entremezclándose desde la identidad nacional hasta sus aportes individuales a la conformación transformadora y dinámica de la misma. Es decir, que cada individuo realiza aportes a la cultura, basándose en su experiencia e inclusive su educación. Estos aportes van desde la cultura social
  26. 26. hasta la cultura material1 . Todo lo concerniente a la cultura evoluciona, tanto en el orden social como en el material, siendo el orden social el más lento de los dos, pero existe un “sentido cultural” aún más lento de evolucionar. Detrás de ese “sentido” existen muchos actores sociales (del ámbito proselitista interno, del ámbito internacional, ONG‟s, etc.), todos en procura de influenciar en éste, mediante discursos de distintas gradualidades según sus objetivos. Los investigadores A. Kroeber y C. Kluckhohn (1952), después de analizar 164 definiciones de cultura, llegaron a la conclusión de que cultura es “la manera estructurada de pensar, de sentir y de reaccionar de un grupo humano, adquirida y transmitida, sobre todo por símbolos, y que representa su identidad específica: incluye los objetos concretos producidos por el grupo. El corazón de la cultura está constituido por ideas tradicionales y valores que le están asociados.” En una aproximación del tema, C. Kluckhohn y E. Strodtbeck (1961) reclasificaron de nuevo la definición de cultura en “un sistema de significaciones relativas a las mentalidades, a los ritos, a los instrumentos de comunicación, al lenguaje, y a las técnicas, a los productos, a las instituciones, a los valores, que caracterizan a un grupo determinado confiriéndole una identidad propia y diferente de otras entidades humanas”. Conocer hoy en día el concepto de cultura es esencial para conocer las razones que conllevan al conflicto, pero además las acciones de los “actores, organizaciones e instituciones” que procuran control e influencias de las esencias o sentidos, o los valores esenciales de la misma cultura. Por tanto las estrategias y 1 S. Abou,(1981).L’identite culturelle, Anthropos, Paris.
  27. 27. finalidades de dichos actores toman como objetivo y como blanco estos sentidos propugnando por cambios culturales en pro de sus propios intereses2 . Cultura y territorio La cultura se desarrolla y se comparte en una comunidad o grupo social, es decir, que esa misma cultura particular de una comunidad, interactúa con la cultura universal. La cultura según sus niveles de interacción puede ser cultura nacional, regional, cultura religiosa, etc. Desde la perspectiva antropológica, la cultura es un proceso universal, pero con realidades regionales y locales especificas, (J. García y F. Figueroa, 2007), por tanto cada grupo humano tiene una cultura única, pues posee un mismo territorio, una misma lengua que permite su desarrollo. Para el sociólogo Levi-Strauss la cultura es “todo conjunto etnográfico que desde el punto de vista de la encuesta de terreno presenta, en relación con otros, diferencias significativas cuyos límites coinciden aproximadamente” (Levi-Strauss, 1958: 351). Este define que en la cultura inciden medios que la construyen, siendo una realidad empírica, histórica que se manifiesta a través de una permanencia y temporalidad a la vez, existiendo todo tipo de interacciones que conllevan a los cambios. 1.5.3 La identidad cultural de los pueblos 2 J. García y F. Figueroa, (2007).”Cultura,” Interculturalidad, transculturalidad: Elementos de y para un Debate. Antropol. sociol.
  28. 28. Según la filosofía se puede definir el principio de identidad como el primer principio del pensar, definido como aquel contenido lógico que es igual a sí mismo distinto de los demás. La palabra identidad proviene del latín identĭtas, -ātis y según el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, consiste en el conjunto de rasgos propios de un individuo o de una colectividad que los caracterizan frente a los demás, también lo define como la conciencia que una persona tiene de ser ella misma y distinta de las demás. En el mismo contexto podemos determinar que posteriormente en la colectividad existe una conciencia de sí misma en la que se ve distinta también a los demás. Es decir, se sobreentiende que en los rasgos colectivos de un pueblo se encuentran atrapadas la expresión cultural y la conceptualización de la llamada cultura de un pueblo bajo con una base de conciencia de sí mismos. La diferencia conceptual entre cultura e identidad, se encuentra en la “conciencia colectiva” que se tiene de los rasgos propios en la identidad, la que define en sí la distinción con la cultura. Es decir, que inclusive la territorialidad forma parte de la conciencia de la identidad cuando existe el Estado-Nación. La nueva concepción de identidad implica la deconstrucción del concepto homogéneo de cultura, lo que nos lleva a asumir el concepto de identidad como “formas de existencia social, estrategias exógenas, historia, memoria, política, experiencia personal, y estrategia individual o de grupos que se encuentran estrechamente imbricadas” (J. García y F. Figueroa, 2007).
  29. 29. Para los pueblos esta identidad o estado de conciencia nacional es la que además de anteceder a la adquisición de soberanía, también incide después al forjarse su independencia, y es donde realmente se empieza a constituirse el asunto más conflictual. Es decir que antes y después de la adquisición de soberanía o independencia, se empiezan a visualizar los conflictos en virtud de los intereses colectivos particulares de los pueblos. En la red identitaria es donde radican los criterios de igualdad de un mismo pueblo no importando su diversidad que lo diferencia de los demás. Aunque es en los espacios políticos donde se definen los asuntos de soberanía e independencia, no debemos soslayar las diversidades y pluralidades culturales de las sociedades modernas (J. García y F. Figueroa, 2007), ya que éstas son contenidas por las identidades nacionales y éstas a su vez han incidido e inciden constantemente en los procesos conflictuales de los pueblos por razones de soberanías. Debemos ser enfáticos en aclarar que la cultura no es el único componente de la identidad, sino que hay otros elementos que interactúan en la construcción identitaria, en la que debemos mencionar al mismo individuo, que, con toda la carga de su ser (su realidad y condición psicoculturales), forma parte de otro elemento identitario, el grupo o colectividad. Podemos decir que en el caso dominico-haitiano existen dos identidades distintas que llevan a ambos pueblos a tener una visión de las cosas desde diferentes ópticas, pero es necesario entender que esa visión de las cosas esta dentro de la generalidad global, porque que el intercambio cultural externo no permite un aislamiento total.
  30. 30. Cuando analizamos el predominio colonial en estas dos naciones, podemos ver que la proclividad cultural de los dominicanos es española, mientras que la proclividad cultural haitiana es francesa, pero muy marcada por la cultura de ascendencia africana por la mayor incidencia étnica tribal de los negros esclavos traídos para la época. La concepción francesa de la época colonial concebía la libertad religiosa como uno de sus valores, mientras que la concepción española de la época colonial no concebía otra religión que no fuera la católica. Los franceses con sus libertades religiosas proporcionaron cierta libertad a los negros esclavos y por eso su religión de origen animista, el Vudú, se estableció como su medio de protección ante una explotación masiva basada en el sistema feudal de la esclavitud en el que el individuo sólo tenían siete años de supervivencia, no siendo así en el lado Oeste, ya que los esclavos podían sobrevivir y se multiplicaban dedicándose a labores de ganadería. Este contexto histórico, donde el esclavo de la colonia de Saint Domingue vivía una vida llena de tribulaciones y muerte, le proporcionó una visión fatídica de su propia existencia, mientras que el esclavo de la colonia de Santo Domingo veía la vida como el mundo de una posible esperanza. Podemos identificar que en la cultura haitiana los elementos constitutivos culturales más relevantes y más identitarios son su lengua (el creole), su religión (Vudú) y su cultura étnica predominante (la negritud). Mientras que para los dominicanos los elementos identitarios más representativos son su lengua (el español), su religión (católica) y una cultura étnica variable o mestiza. Además, en la cultura haitiana se pueden identificar dos culturas predominantes: la cultura criolla que se desarrolla en la misma dirección
  31. 31. que evoluciona humanísticamente en los demás lugares de América Latina, y la cultura bozal, que es una recreación de la África esclava. Es necesario enfatizar que la identidad de los pueblos cambia aunque no la esencia. Por tanto debe existir una cultura de tolerancia entre ambos pueblos que conlleve a la convivencia. En el contexto del desarrollo inter-estatal, la cultura define los pueblos, como un elemento distintivo por excelencia. Sin embargo, hay que entender que “la cultura como significante es amplia, no solo tiene que ver con identidades sociales, sino también institucionales” para que sea capaz de servir como ente transformador. Es una condición a la que no podemos renunciar ni evadir. Es por lo que el estudioso del tema, Erick Erikson (1968), se refiere a la identidad como que es inconmensurable, y omnipresente3 , que ha decir de otro estudioso, León Wieseltier en su libro Kaddish (1998), se refiere a que la identidad es como el pecado que por más que quisiéramos librarnos nunca podremos librarnos de ella. Estas aseveraciones nos hacen concentrarnos en una definición de la identidad como la autoconciencia de que yo (o nosotros), tengo (o tenemos), cualidades diferentes como ente que me diferencian de ti o (a nosotros de otro grupo). 1.5.4 La conflictividad como parte de la cultura de los pueblos Los conflictos son propios de todas las sociedades pero no tienen el mismo nivel o frecuencia de ocurrencia en las mismas, es decir, que existen diferencias en el grado de conflictividad ya que los acontecimientos que los provocan son distintos asimismo como sus consecuencias lo son. Existen teorías de las 3 Huntington, 2004.p.45
  32. 32. diferencias interculturales referente al conflicto en la que se explican el porqué algunas sociedades tienen tendencias al conflicto en distintas graduaciones. Para esto se debe tomar en cuenta los interese socio-estructurales y las disposiciones psicoculturales, basándonos siempre en los datos etnográficos. Es necesario interpretar las condiciones psicoculturales de una sociedad para verificar la intensidad conflictual y verificar los afectados del conflicto y la violencia dentro o fuera de la sociedad en cuestión4 . Según Ross (1995:19) el Conflicto existe como razón en las diferencias interculturales y no simplemente en las razones más superficiales como las razones políticas, históricas o materiales. Es decir que el autor sustenta que el concepto del conflicto radica en los objetivos particulares de grupos humanos constituyéndose en adversarios y en las Interpretaciones de ambos grupos. Estas razones se traducen en:  Los motivos por lo que se lucha (sean asuntos materiales o no)  Los motivos que puedan significar ganar o perder. En este sentido existen dos grandes concepciones para explicar las partes esenciales de un conflicto: La parte Estructural y la Interpretación Psicológico del mismo. Relacionándose ambas en igual grado de importancia. De modo que en el conocimiento y el enfoque hacia los intereses estructurales y las interpretaciones psicológicas de los conflictos específicos, se encuentra la eficacia real de una estrategia para el manejo de la Conflictividad entre los pueblos. (Ibídem). 4 Howard Ross, 1995.p.32
  33. 33. La conflictividad como comportamiento cultural A sabiendas de que la cultura consiste en determinada práctica y valores comunes a una sociedad que convive particularmente en un lugar delimitado, es necesario comprender que de igual forma está determinada cultura posee manifestaciones de rituales y símbolos que unen los intereses individuales de la colectividad5 . Por tanto es necesario ver los conflictos como una conducta cultural, ya que nos explica porque las diputas sobre asuntos similares tiene un manejo dispar en las distintas culturas. Es decir, que la cultura del conflicto se refiere a normas, prácticas e instituciones específicas de una sociedad relacionada con la conflictividad. La cultura de un conflicto se encuentra conformada por todo aquello que la gente lucha dentro de una sociedad, los rivales contra quienes luchan y el resultado de las contienda y que por tanto lo que la gente considera de valor y digno de lugar por ello6 . 1.5.5 Manifestaciones de violencia. Sus incidencias culturales o materiales en la frontera dominico-haitiana Es necesario resaltar que la violencia se genera dentro de los conflictos políticos en la colectividad implicada, esto no quiere decir que no ocurra de manera individual, ya que lo individual implica la participación de terceros y de una generalidad. La capacidad humana para el conflicto y la violencia están ligadas íntimamente a la evolución social. Sus manifestaciones son verificables en la 5 Laitin, 1986 y Kertzer, 1988 6 Wildavsky, 1991 y 1992
  34. 34. interacción de las relaciones grupales de la convivencia fronteriza dominico- haitiana. 1.5.6 Algunas manifestaciones de la pobreza y sus incidencias en la cultural productiva Si concebimos la incidencia de la pobreza en la cultura verificaremos que de algún modo el quehacer humano de una colectividad tendrán repercusiones de la misma; pero si analizamos un concepto de cultura de la pobreza no debemos centrarnos en una descripción de un patrón cultural y mucho menos en un asunto patológico; sino mas bien debemos realizar una ponderación de los distintos niveles de una manera juiciosa, contradiciendo o colocándonos de acuerdo con los conceptos esbozados por Lewis (1966). La cultura como “verdad” concibe el mundo cuya fundamentación es la costumbre siendo instrumental o no esta verdad ya que puede nacer y crecer como un espíteme propio, proporcionando vivir en pertenencia a una cultura histórica sin conminar a los sujetos a proyectarse en la lucha social y solo cambiando su situación existencial de grupo por una experiencia de lucha política. En la realidad social podemos encontrar experiencias que secundan la idea de cómo algunas manifestaciones de la pobreza son capaces de crear las condiciones mentales que propician el círculo vicioso que impide a las personas a salir de la misma. (Pou, 2014). Si por el contrario la pobreza es capaz de crea sub- culturas (de sobrevivencia, de resistencia, etc.) que redefinen condiciones por medio de las cuales los individuos buscan superan su condición de pobreza y marginación o des-ciudadanización. (Bobea, 2014).
  35. 35. 1.5.7 La Integración Comercial: Una vía de entendimiento Cuando se habla de un el mundo globalizado la integración es un hecho insoslayable, al que se debe aspirar, tales son los ejemplos regionales de integración como el de Mercosur ( Cono Sur) , Unión Europea (Europa), Unión Asiática (Asia) , Unión Asia Pacifico (Asia y países del Pacifico ), la Unión Africana ( Países del África) , el SICA ( en Centroamérica) y el CARICOM (zona del Caribe), constituyéndose todos en ejemplos palpables de las incitativas integracionistas. No obstantes las disparidades existentes. Por lo que durante todo su proceso de consecución es necesario establecer concesiones dentro de los mecanismos de “doble track” de las relaciones diplomáticas. Siendo las relaciones bilaterales y el multilateralismo los paradigmas a seguir durante todas las negociaciones. En los últimos tiempos (2014) hechos particulares sobre la obtención de la condición de “nacionalidad dominicana” de parte de personas de ascendencia haitiana frente a una sentencia del Tribunal Constitucional (168-13) han causado “inconvenientes” diplomáticos con repercusiones en foros internacionales (CARICOM). Sin embargo existe como solución política consensuada consistente en la emisión de una nueva Ley de Naturalización de Extranjeros. Al decir de algunos académicos 7 , el hecho de que Haití pertenece a CARICOM y R.D. participa como observante, a la vez que es parte del SICA puede contribuir a crear un espacio positivo para el desarrollo de iniciativas integracionista entre los dos países en un contexto que trascienda la insularidad. Las relaciones entre ambos Estados se circunscribe al respeto de sus intereses nacionales (Soberanía) por tanto el discurso integracionista debe estar 7 Bobea, 2014
  36. 36. fundamentado en una visión simétrica en términos de oportunidades y esfuerzos de ambas naciones, (Pou, 2014), donde se transparente el compromiso efectivo de ambos estados y se evidencia la voluntad política de respeto reciproco a sus soberanías. 1.5.8 La conflictividad y las disposiciones psicoculturales La forma en que la sociedad configura la acción queda definida a partir de las explicaciones del conflicto, la violencia y la belicosidad en tanto que, las explicaciones psicoculturales se refieren a los propios actores y de cómo estos interpretan al mundo. Estas explicaciones psicoculturales detallan las diferencias interculturales en la conducta del conflicto basándose en las percepciones del mundo un externo culturalmente compartido. Es decir, que a partir de estos los individuos y grupos entienden las acciones de los demás y reaccionan a su vez ante ellas. Por tanto, lo psicocultural se refiere a los proceso de la psicología humana que se encuentran omnipresente en una cultura (Whiting, 1995). Las disposiciones psicoculturales son tendentes culturalmente a ser adquiridas en las primeras etapas de la vida y que son estudiados hoy en día por la teoría del aprendizaje social y la psicodinámica (Le Vine, 1973). Se entiende que las disposiciones son orientaciones entre el yo y los demás y que contienen métodos culturalmente aprendido y aceptados para relacionarse con las demás gente dentro y fuera de su propia comunidad. Los individuos dependen de las disposiciones psicoculturales para enfrentarse con las situaciones que se le producen en sus vidas y por tanto esto afecta la forma de
  37. 37. cómo dentro en un conflicto y participando en el mismo interpretan las acciones e intensiones de sus oponentes. Las disposiciones culturales nos ayudan a comprender las acciones sociales desde determinado puntos de vista culturales por tanto debemos tener cuidado al momento de asegurar cuales son las motivaciones en una determinada situación. Mientras que las explicaciones socioculturales son consustanciales a los intereses de grupo, la psicoculturales nos dan la razón de la conflictividad o la cooperación en términos de amenazas temores y por tanto suelen tener poca aceptación intuitiva. Unión de las disposiciones psicoculturales con la conducta del conflicto Los seres humanos están predispuesto a establecer lazos sociales, según Volkan (1988), esto es parte de un proceso universal basado en la definición de aliado y enemigo que mediante las experiencia externas se le proporciona a la persona la materia prima para la construcción de un mundo interno el cual contendrá modelo de integración humana relativos al afecto, conflicto, autoridad, poder, comunidad a lo largo de la vida. La identificación de las disposiciones psicoculturales cuando se refiere al conflicto y la violencia es necesario conocer los mecanismos que unen los primeros aprendizajes con la formación de la personalidad del adulto. Limitaciones de la Teoría Psicocultural del Conflicto
  38. 38. Una de las limitaciones consiste en que tiene que detenerse explicar los motivos de porque se recure a algunas cuando existen otras alternativas, o sea se puede encausar la conducta a otras direcciones, otra limitación es que no están en situación de predecir cuales serán las disposiciones a que se recurrirán y de qué forma. En otro orden podríamos decir que otra de sus limitaciones seria que las descripciones psicoculturales ignoran las causas meditas a favor de la más remotas. Es decir, que cuando en un conflicto se conocen causas mucho más clara, no es necesario tomar en cuenta aquella fuerzas desencadenante que actúan a largo plazo. La última y más importante limitación de teoría piscicultura del conflicto es su falta de precisión en la identificación de los objetivos perseguidos por los impulsos hostiles o amistosos. Podemos decir que las descripciones psicoculturales son apropiadas para explicaciones post hoc, o sea los porque un grupo en particular es apropiada dada las disposiciones grupales y no para identificar y seleccionar un grupo sobre otro. La teoría Psicocultural explica por qué una sociedad tiene más conflictividad que otra en términos de disposiciones profundamente arraigadas y que afectan de cómo son entendidas las acciones sociales, es decir, que la teoría psicocultural del conflicto dirigen su atención a la forma de cómo sus actores interpretan su mundo social y al modo de cómo estos reaccionan ante eventos, conductas y además la manera de cómo sus creencia a cerca de los motivos de dicha acciones conforman sus propias acciones. En conclusión podríamos decir que la importancia reside en su identificación de su disposiciones en generales al conflicto aunque no pueda
  39. 39. predecir estas disposiciones especificas es interesante observar que esta limitación es a su vez uno de los puntos más relevantes. El Conflicto Interno y el Conflicto Externo La relación de las disposiciones psicoculturales con los conflictos internos y externos apoya una teoría psicocultural del conflicto que dice que las disposiciones arraigadas en la primera experiencia configura el estilo de interacciones de una cultura con las demás, así como sus interpretaciones de la conducta (Howard, 1995). Estos enfoques visualizan la cultura del conflicto como un fenómeno unitario enfatizando en la alta, media y baja incidencia de conflictividad en la sociedad, esto queda definido en la variación de la sociedades no importando el nivel global de conflictividad es por ello que se definen las culturas del conflicto porque existen variaciones culturales. 1.5.9 Situación conflictual de matices identitarios a denuncias xenófobas. La situación conflictual que se puede dar en la zona fronteriza dominico- haitiana se encuentra marcada por la razón histórica, las razones materiales de la pobreza extrema de Haití. Además por el componente identitario de ambos pueblos que en ocasiones se convierte en un detonante ante situaciones conflictuales previas. En los últimos tiempos se ha visto situaciones de caos
  40. 40. arrastradas por acciones comunes (un crimen a un nacional determinado sea haitiano o dominicano) que desemboca en desalojos masivos de poblaciones de composición dominico-haitianas en la región degenerando en víctimas fatales, pérdidas materiales y perdida del orden público. Encuestas que nos permiten medir la percepción en la problemática afirman que el matiz identitario se traslada al tema del color de piel según la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO). La situación amerita la intervención de pensamiento dominante que predomine ante la aplicación de cualquier proyecto de sociedad entre ambas naciones,...un pensamiento o filosofía que proporcione el dialogo de imperante presencia, esta sería la Filosofía de la Interculturalidad. 1.5.10 La educación y su incidencia en la identidad nacional. Tradicionalmente se concebía el nacionalismo en el marco de la concesión Estado-nación, o sea como un asunto establecido exclusivamente estático a partir de lo étnico desde un tiempo de surgimiento remoto y una limitación territorial y todo ello caracterizado por la invariabilidad. Sin embargo existe una nueva concepción de la nación como una comunidad política imaginada y a la nacionalidad como al nacionalismo como artefactos culturales (Anderson, 1983). De manera que estos conceptos implicaban que la nación construye su propia identidad nacional de igual manera se concibe que la misma sea inventada. Anderson define la identidad nacional como un concepto que se construye social y
  41. 41. culturalmente y por tanto significando que existen diferentes experiencias de nación. Dicho proceso de construcción de la nación implica la realización de rituales colectivos y practicas simbólicas creando de esta forma una conciencia de pertenencia a una nación (Hobsbawn, 1983). Los símbolos y rituales no solamente incluyen monumentos, conmemoraciones, sino que además incluyen lugares de memorias y cualquier otro medio que sirva para representar las diferentes visiones de la nación que ayuda a las personas a representarse en la nación y a constituir la comunidad nacional. Estas nuevas concepciones han ayudado a partir de las líneas de estudios a aplicar medios de educación que incida en el proceso de formación de la identidad nacional, incidiendo en la educación desde la enseñanzas tradicionales geografía, historia, lengua nacional, educación moral, que implicaban el despertar de los sentimientos nacionales. Hoy en día con las nuevas tendencias investigativas del tema se procura interpretar el funcionamiento del nacionalismo desde arriba hacia abajo incluyendo planteamientos en este sentido que se incorporen al currículo académico e incidan directamente en la nueva concepción del nacionalismo. Mientras Anderson habla de la comunidad imaginada Hobsbawn habla de la invención de la tradición y ambos establecen una relación entre nacionalismo y educación implicando una naturaleza distinta de los colectivos a los cuales son dirigidos, ejemplo: categoría de género, clase social, religión o cualquier pertenencia ha determinado grupo sociales. Un Informe del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) dice que las provincias de la zona fronterizas tienen los índices más bajos de alfabetismo, (En Monte Cristi 19 % de las personas con más de 15 años
  42. 42. son analfabetas y en la provincia Bahoruco el analfabetismo entre los adultos corresponde a 30 % por encima de las demás provincias del país). Es preciso mencionar la gran importancia que tiene el papel de la historia y de la lengua en la formación de los elementos constitutivo de una identidad común y a su vez los rituales y simbología que merodean a su alrededor. Por tanto, el lenguaje escrito se complementa con lo iconográfico. En tal sentido las Políticas Públicas de Educación fomentan no solo el numero aulas donde impartir nuestro idioma español; sino además asienta con ello las bases de la identidad nacional al enseñar el idioma, la religión y los símbolos de la nación estableciendo “faros” para la inclusión social de los habitantes de la zona fronteriza. La prominencia: Una acción que cubre hasta la frontera dominico-haitiana La prominencia de una identidad nacional tiene una expresión existencial en la unidad nacional y la conciencia de una identidad de nación creada a través del trabajo de un proyecto de nación que nace el 27 de Febrero del 1844 y que se proyecta en el tiempo consolidándose durante todo el siglo XX. La inclusión de la diversidad mediante el proceso de la “asimilación”, es concomitante a los demás propósitos nacionales bajo la prominencia de la identidad nacional. Los símbolos de nación de la República Dominicana deben ser parte de la expresión existencial del Estado Nacional. (Huntington, 2004.p. 25 y p.218). De modo que el proceso no debe ocurrir a la inversa donde los valores nacionales sucumben ante los valores de otras culturas o subculturas nacionales de plena manifestación en las fronteras territoriales. En el caso que nos concierne la nación dominicana debe
  43. 43. fomentar la prominencia a todo lo largo y ancho del territorio nacional incluyendo el área fronteriza. 1.6 Hipótesis La aplicación de Políticas Públicas generales, en la frontera dominico- haitiana incide en la Seguridad Pública de la zona. Variables Variable “A” La aplicación de Políticas Públicas en la frontera dominico-haitiana. Variable “B” Incide en la Seguridad Pública. Indicadores - Datos estadísticos de Delitos cometidos durante años 2010, 2011 y 2012, por c/ 100,000 habs. en las provincias fronterizas. - Tasa de homicidios por nacionalidad (dominicanos y haitianos), durante años 2010, 2011 y 2012, por c/ 100,000 habs. en las provincias fronterizas. - Homicidios entrantes y procesados durante años 2011 y 2012, por c/ 100,000 habs. en las provincias fronterizas.
  44. 44. 1.7 Método 1.7.1 Tipo de Investigación La investigación a realizar, por sus características será de tipo descriptiva, la cual según Roberto Sampieri (2003: p. 119): “Es la que busca especificar propiedades, características y rasgos importantes de cualquier fenómeno que se analice”. Se dice que es de este tipo, ya que el estudio se basa en analizar tendencias conflictuales entre comunidades dominicanas y haitianas en el contexto integracionista de la globalización. Forman parte de la investigación documental todos los documentos y/o bibliografía existente que sirven de base al estudio, y para los datos de primera fuente o estudio de campo que se realizará, a través del cual se espera adquirir algunos datos que no están plasmados en ninguna bibliografía, se impartirá un cuestionario. El enfoque de la investigación es cuantitativo, Según Roberto Sampieri (2003: p. 6): “Es el que utiliza la recolección de datos para probar hipótesis con base en la medición numérica y el análisis estadístico para establecer patrones de comportamiento.”Los estudios cuantitativos se asocian con los experimentos, las encuestas con preguntas cerradas o los estudios que emplean instrumentos de medición estandarizados. En esta investigación se utilizará el método analítico, que se aplica para descomponer un todo en sus partes, para estudiar en forma intensiva cada uno de sus elementos, así como las relaciones entre sí y con el todo.
  45. 45. 1.7.2 Métodos de Razonamiento. En esta investigación se utilizará el método analítico, que se aplica para descomponer un todo en sus partes, para estudiar en forma intensiva cada uno de sus elementos, así como las relaciones entre sí y con el todo. En el caso estudiado, se utilizara el método analítico, ya que para determinar la tendencia al conflicto entre Haití y la Rep. Dominicana, según los últimos eventos de confrontaciones entre comunidades haitianas y dominicanas en zonas fronterizas, se debe analizar el problema planteado, descomponiendo en sus partes todos y cada uno de los elementos que intervienen para poder tener una mejor claridad del objeto de estudio, para llegar al fin perseguido. Se utilizará también el método deductivo, con el objeto de partir de aspectos generales de la investigación para llegar a situaciones particulares, que permitieron elaborar las conclusiones y recomendaciones finales. Además de realizar una aproximación por análisis del tema haremos una ponderación intuitiva intelectivamente. 1.7.3 Técnicas de investigación. Las técnicas utilizadas para el levantamiento de datos en este proyecto, consistirán en entrevistas, que según Tamayo y Tamayo (1986: p. 117) es:
  46. 46. “Obtención directa de respuestas de un sujeto por parte del investigador, el cual las anota”. Para realizar dichas entrevistas, se utilizará un cuestionario de tipo estructurado, lo cual facilitará ampliamente la comunicación con la selección, y de esta forma, se obtendrán los datos directos de las personas que forman parte del proceso, debido a que en ella se tienen preguntas previamente formuladas. De la población general que en la actualidad conforma el universo participativo de opinión pública sobre el tema fronterizo, fueron seleccionados cinco expertos,
  47. 47. CAPITULO 2 Contextualización de las Responsabilidad Internacional y la Filosofía de la Interculturalidad a través de las Políticas Públicas de Seguridad Publica en la zona fronteriza dominicana 2.1 Definiciones conceptuales de las Políticas Públicas del Estado Según el Informe de Seguridad Publica en las Américas: retos y oportunidades (2008), las Políticas Públicas se visualizan como instrumentos de solución a situaciones particulares de la sociedad constituidas en problemas. Siendo así, serán entonces alternativas o cursos de acción tendientes a la solución de dichos problemas sociales o públicos. Durante su proceso de solución existen diferentes percepciones desde las distintas organizaciones sociales y agencias políticas (gubernamentales) que analizan las variadas problemáticas que se dan de causas y naturaleza distintas y por tanto les corresponde distintas soluciones. Antes de procederse a un proceso de evaluación y análisis de las políticas públicas es necesario la realización de una definición clara de la problemática como base de todo el proceso, ya que nos encontramos frente a una problemática compleja, de múltiples factores en la que intervienen diversos actores (sociales y políticos), dentro de una misma relación de poder. Durante el proceso de Análisis y Evaluación de los problemas públicos la evaluación precede al análisis y desde esta podemos verificar si la respuesta que se dio es satisfactoria. Dichas respuestas no son infalibles puesto que son
  48. 48. productos humanos. Además las soluciones no son siempre para los mismos problemas, o sea cada problema tiene su propia solución, siendo así, no estáticas. En el proceso de “Análisis de las Políticas Públicas” te darán los “por que” de la problemática y se explicara porque se dieron los hechos, pudiendo observarse los principales factores que inciden. Las políticas públicas procuran un antes y un después de sus aplicación por tanto es necesario verificar durante su proceso las posibilidades y efectos de su ejecución en un ambiente políticamente factible. Se dice que las políticas públicas involucran tres sistemas a la vez, uno es el político, el administrativo y el social. De modo que en el ámbito político, es donde existe la toma de decisiones. En el ámbito administrativo, es donde se ejecutan las posibles soluciones que impactan en el problema social. En el ámbito social, se acoplan las demandas y necesidades de la sociedad con las acciones de las Políticas Públicas recibiendo los beneficios o perjuicios de estas. Este proceso es de carácter global, involucrando e interrelacionando a los tres sistemas. Aunque las políticas públicas son acciones que bien pudieran ventilarse en los ambientes académicos sus acciones son puramente propias del accionar público y procura que la gestión gubernamental del Estado sea mejor. El desempeño de las políticas públicas y sus los programas son evaluados durante todo un proceso de Estructuración (definición) del problemas; la Propuesta recomendada; el Monitoreo de esta y la Evaluación de sus resultados. Luego de participar en el debate público, puede crear valores críticos relevantes como política pública.
  49. 49. 2.2 Políticas Públicas del Estado y su papel en el desarrollo sostenible nacional En la Constitución Política de la República Dominicana del 2010 se establecen una serie de medidas con el objetivo de implementar Política Publicas para el Desarrollo Nacional en todo su territorio. En el Artículo 64 se procura establecer las Políticas Públicas, “que promuevan y estimulen, en los ámbitos nacionales e internacionales, las diversas manifestaciones y expresiones científicas, artísticas y populares de la cultura dominicana e incentivará y apoyará los esfuerzos de personas, instituciones y comunidades que desarrollen o financien planes y actividades culturales”. En tales sentidos existe un respaldo estatal a las acciones de las Organizaciones No gubernamentales (ONG‟S), que realizan acciones culturales y de desarrollo social en todo el país. Mediante el Artículo 196 se define la región como “la unidad básica para la articulación y formulación de las políticas públicas en el territorio nacional” y mediante “la ley” se podrá definir “sus competencias, composición, organización y funcionamiento y determinará el número de éstas”. Estas formulaciones de Políticas Públicas ya no son solo responsabilidades de las metrópolis urbanas de la nación; sino que ya los gobiernos locales de los municipios y provincias tienen altas tasas de responsabilidades en la ejecución de las debidas políticas públicas, ya que existe una “transferencia de competencias y recursos hacia los gobiernos locales, de conformidad con la Constitución.
  50. 50. La aplicación de estas políticas proporciona un beneficio local que conlleva desde lo laboral hasta los réditos económicos y culturales de la región en dichas aplicaciones, este Artículo 204 de la Constitución reza que “la implementación de estas transferencias conllevará políticas de desarrollo institucional, capacitación y profesionalización de los recursos humanos”. La responsabilidad en la ejecución de las Políticas Públicas locales posee un accionar participativo, aun en lo presupuestal, el Artículo 206, dice, que “la inversión de los recursos municipales se hará mediante el desarrollo progresivo de presupuestos participativos que propicien la integración y corresponsabilidad ciudadana en la definición, ejecución y control de las políticas de desarrollo local”. Para fomentar la inversión privada en todo el territorio nacional el Estado dominicano ha establecido en la Constitución (Artículo 219) que dice para crear, “las políticas necesarias para promover el desarrollo del país. Bajo el principio de subsidiaridad el Estado, por cuenta propia o en asociación con el sector privado y solidario, puede ejercer la actividad empresarial con el fin de asegurar el acceso de la población a bienes y servicios básicos y promover la economía nacional”. En su Párrafo, crea un incentivo, “Cuando el Estado enajene su participación en una empresa, podrá tomar las medidas conducentes a democratizar la titularidad de sus acciones y ofrecerá a sus trabajadores, a las organizaciones solidarias y de trabajadores, condiciones especiales para acceder a dicha propiedad accionaria”. La Estrategia Nacional de Desarrollo (2012), hace un compromiso de implementar todos los esfuerzos nacionales mediante la planificación y ejecución a largo plazo de la zona fronteriza según su Objetivo Especifico 2.4.3 de “Promover el desarrollo sostenible de la zona fronteriza”.
  51. 51. Cohesión Social y Cohesión Territorial La Cohesión Social se define en la Sociología como el grado de consenso de los miembros de un colectivo, que también se mide como el grado de intensidad de la interacción social de este o el nivel de percepción de pertenencia al proyecto nación, según la Comisión Económica para América Latina de las Naciones Unidas8 . La CEPAL hace también las correspondientes acotaciones sobre la Cohesión Territorial apegándose esencialmente a los lineamientos de las relaciones sociales de producción, así como la distribución de los ingresos y las riquezas en todo el territorio nacional. En la Ley 1-12 (END) existen también Políticas Transversales (Artículo 11) que procuran el cumplimiento de valores, normas y exigencias sociales necesarias en un marco compromisario de la consecución eficaz de la Estrategia Nacional de Desarrollo. Uno de estos temas trasversales los son los Derechos Humanos, por los que se requieren que todos los “planes, programas, proyectos y políticas públicas” se les dotara de un enfoque de derechos humanos a fin de evitarse “discriminación o exclusión de grupos vulnerables” , de modo que podamos cumplir con una mayor “equidad y cohesión social”. Definiremos entonces como Cohesión Territorial a la distribución de forma equilibrada de de las actividades humanas en todo el territorio, dentro del Desarrollo sostenible de los Estados, (Tratado de la Unión Europea, 2004). Las Políticas Públicas nacionales son dirigidas a la consecución a largo plazo del Desarrollo Colectivo y equitativo de la nación Dominicana, 8 CEPAL, 2013
  52. 52. Por lo que la Constitución de la República, en la Sección I de los Principios Rectores de la Nación (Articulo 217) y la Estrategia Nacional de Desarrollo (Ley No.1-12 END) a treinta (30) años, en el Articulo Cinco (5), fomenta la Cohesión social y Territorial adjunto a las valoraciones fundamentales del desarrollo colectivo, equitativo de la Nación Dominicana. De igual manera, en el Segundo Eje sobre lineamientos que procuran una Sociedad con Igualdad de Derechos y Oportunidades es necesario lograrse la Cohesión Territorial (Articulo 8), a fin de la consecución de los objetivos estratégicos nacionales. Con tales fines es abordado en el Objetivo General 2.4 sobre Cohesión territorial con las siguientes acciones:  Reducir la disparidad urbano-rural e interregional en el acceso a servicios y oportunidades económicas, mediante la promoción de un desarrollo territorial ordenado e inclusivo.  Establecer un Fondo de Cohesión Territorial para promover el co- financiamiento entre gobierno central y gobiernos locales de proyectos de inversión pública, con énfasis en los municipios más deprimidos. En el Artículo 14 sobre la Cohesión Territorial se requiere para la realización del diseño y gestión de las políticas públicas tomar en cuenta la cohesión territorial para que mediante dichas políticas, se pueda fomentar un “desarrollo territorial equilibrado” a través de la “infraestructura, los servicios y capacidades” necesarios que requiere el desarrollo de las “regiones y los municipios” en conjunto. En Objetivo General 2.7 sobre Deporte y recreación física para el desarrollo humano se requerirá Promover la cultura de práctica sistemática de
  53. 53. actividades físicas y del deporte para elevar la calidad de vida. Por lo que en miras de garantizar la cohesión social y territorial se fomentara el “Fortalecer el Sistema de Planificación e Inversión Pública” priorizando la asignación del gasto público, de los proyectos de inversión, en “función de las necesidades del desarrollo nacional”, bajo la primicia de la adecuada distribución territorial y poblacional. Dentro del Objetivo Especifico (2.4.3) sobre Promover el desarrollo sostenible de la zona fronteriza se procura “Propiciar el fortalecimiento de la identidad cultural dominicana”, dentro de la diversidad poblacional de la zona a fin de lograrse la cohesión del territorio dominicano. 2.3 Políticas Públicas en la zona fronteriza dominico-haitiana Cuando hablamos de Políticas Públicas en la zona fronteriza dominico- haitiana debemos remontarnos a los primeros escritos de Carlos Cornielle (1980), cuando en su libro “Proceso Histórico Dominico-Haitiano”, advertía a la juventud dominicana de no dejarse sorprender por un antagonismo rancio en las relaciones dominico-haitianas, principalmente en las áreas geográficas más cercanas a la frontera y mas luego Carmen Cedeño y Wilfredo Lozano (1993), proclaman que el desarrollo y relaciones inter-estatales entre Haití y República Dominicana podían alcanzarse con esfuerzos mancomunados. Sus propuestas fueron plasmados en sus escritos sobre “La cuestión haitiana en Santo Domingo: migración internacional”, dando con sus ideas de “cooperación mutua”, las bases de las acciones que luego fueron políticas públicas para fomentar el desarrollo regional fronterizo dominico-haitiano. Los constantes conflictos fronterizos llevo al estudio de las mejores vías de soluciones
  54. 54. a una problemática de larga data que ya había comenzado a intranquilizar a los propios habitantes de la zona fronteriza. Por los que autores como Rubén Silie, Carlos Segura, y Carlos Dore, (2002), procuraban en sus esfuerzos intelectuales, crear, “una visión de la Frontera y de las relaciones fronterizas”, sugiriendo políticas gubernamentales a favor de incidir en el desarrollo regional y a la vez creando conciencia de la fuerte influencia del bienestar social en evitar los actos delictuales de base en la exclusión social y otros que al fin y al cabo poseen orígenes relacionados. 2.4 Marco jurídico de las Políticas Públicas para el desarrollo sostenible de la frontera dominico-haitiana Las Bases Jurídicas de lo que sería el desarrollo fronterizo las encontramos normativamente en este documento madre del Estado dominicano, la Constitución Política de la República, de inicio en la parte en la que se definen los limites “contentivos del espacio territorial correspondiente a la nación”, y como dice este documento se traza jurídicamente la demarcación fronteriza estatal utilizando un recurso del “Derecho Internacional Público”, el Tratado Fronterizo de 1929 y su Protocolo de Revisión de 1936 (Artículo 9 Constitución República Dominicana, 2010), estableciéndose así a lo largo de 382 Km. el territorio nacional que se entrelaza a la franja fronteriza, conformada por cinco provincias del lado dominicano (Monte Cristi, Dajabon, Elías Piña, Jimani, y Pedernales.
  55. 55. Mediante el Artículo 10 de la Constitución Política dominicana, sobre el Régimen Fronterizo se declara de “Supremo y permanente Interés Nacional” para la seguridad, para el desarrollo económico, social y turístico de la zona fronteriza, así como para su “integración vial, comunicacional y productiva”. Lo que implica una razón mayor para toda la nación dominicana el poner atención a la zona fronteriza porque de ella dependen factores de sobrevivencias nacionales, esenciales para la permanencia y desarrollo del país. Un Estado contiene las razones de la nación en sus fronteras hasta incluir la totalidad de todo su territorio, por tanto justamente en sus áreas fronterizas requerirá de “la difusión de los valores patrios y Culturales” del pueblo dominicano (Artículo 10, Constitución Política Dominicana). En la misma Constitución y en el mismo artículo se exige la aplicación de Políticas Públicas, “Los poderes públicos elaborarán, ejecutarán y priorizarán políticas y programas de inversión pública en obras sociales y de infraestructura para asegurar estos objetivos”. El Tratado Fronterizo aun vigente ha sido el fijado mediante el mencionado,… “Protocolo de Revisión del año 1936 del Tratado de Frontera de 1929 y el Tratado de Paz, Amistad Perpetua y Arbitraje de 1929”, adquiriendo así perpetuidad hasta que las partes impliquen alguna inquietud al respecto. En la Constitución Dominicana también se establece en el Artículo 11 sobre Tratados fronterizos, el “uso sostenible y la protección de los ríos fronterizos, el uso de la carretera internacional y la preservación de los bornes fronterizos utilizando puntos geodésicos, se regulan por los principios consagrados en suscrito con la República de Haití”. De modo que proteger y asegurar los recursos naturales, los medios de comunicación y fijar los inicios del Estado dominicano constituye preservar la
  56. 56. misma nación dominicana desde las zonas fronterizas y que también se procura reducir o eliminar la exclusión social fomentando la igualdad económica y de desarrollo, incentivando las zonas deprimidas y hace un hincapié, especial en las zonas fronterizas (Artículo 221), “La actividad empresarial, pública o privada, recibe el mismo trato legal. Se garantiza igualdad de condiciones a la inversión nacional y extranjera, con las limitaciones establecidas en esta Constitución y las leyes. La ley podrá conceder tratamientos especiales a las inversiones que se localicen en zonas de menor grado de desarrollo o en actividades de interés nacional, en particular las ubicadas en las provincias fronterizas”. La Ley No. 1-12 de la Estrategia Nacional de Desarrollo (END), como política nacional a largo plazo ( hasta el 31 de diciembre de 2030) y marco jurídico-institucional del orden estratégico de mayor jerarquía propone en sus Objetivos Generales lograr en el Primer Eje Estratégico: Objetivo General 1. Administración pública eficiente, transparente y orientada a resultados. Objetivo General 2. Imperio de la ley y seguridad ciudadana. Objetivo General 3. Democracia participativa y ciudadanía responsable. Objetivo General 4. Seguridad y convivencia pacífica.
  57. 57. En el Segundo Eje Estratégico y su Objetivo General (4) sobre la Cohesión territorial propone el Promover el desarrollo sostenible de la zona fronteriza. Y con ello traza las siguientes medidas a realizar: 1. Diseñar e implementar proyectos para el desarrollo integral de la zona fronteriza, tomando en cuenta su especificidad geopolítica, cultural, ambiental y socioeconómica. 2. Fortalecer la presencia institucional del Estado en la frontera. 3. Fortalecer la capacidad productiva a fin de impulsar la auto-sostenibilidad de las comunidades fronterizas. 4. Fomentar el desarrollo del comercio fronterizo, dotándolo de los servicios e infraestructuras logísticas necesarias. 5. Conservar y proteger el medio ambiente y los ecosistemas de la zona fronteriza, y promover el eco-turismo. 6. Propiciar el fortalecimiento de la identidad cultural dominicana, en un marco de respeto a la diversidad y valoración del aporte de la población fronteriza a la cohesión del territorio dominicano 2.5 Definiciones conceptuales de la Seguridad Pública o Ciudadana y las Políticas Públicas.
  58. 58. La Seguridad Pública, según las definiciones encontradas en el documento oficial de (La Seguridad Pública en las Américas: Retos y Oportunidades, 2008) de la Organización de Estados Americanos (OEA), es aquella percibida por los ciudadanos de un Estado o País, de modo que en la Seguridad Externa es el Estado quien percibe la amenaza, mientras que en la Seguridad Publica percibe la amenaza, los habitantes del país. Para ello el Estado debe dar protección a los habitantes mediante el monopolio de la violencia. Función que realiza internamente, desde el Poder Ejecutivo a través de Ministerio de Interior o gobernación (local o municipal), y del Aparato de Justicia. De este modo con el Ministerio de Interior y la Policía Nacional realiza la Política de Seguridad Publica en el plano preventivo, a la vez que lleva a cabo la Política Criminal a través del aparato de justicia (Procuraduría General y Ministerio Publico) para la persecución o justicia penal y también se vale de la Policía Nacional como auxiliar de justicia. Con la incidencia en políticas públicas de seguridad pública, haciendo énfasis en la prevención, con “fuertes componentes extrapenales y gestión comunitaria”, se reducen los costos sociales y económicos de la persecución del delito, a evita una mayor incidencia de la intervención de los instrumentos penales (policía, justicia penal, cárceles, etc.). De modo que las medidas preventivas son más efectivas y más económicas, que la misma intervención sancionadora o penal. Entonces el término de la seguridad pública en los aspectos de la incidencia preventiva con participación de la perspectiva ciudadana se denominara seguridad ciudadana, (Tratado marco de seguridad democrática en Centroamérica, 2012).
  59. 59. La inseguridad ciudadana limita el desarrollo humano, en América Latina la percepción de falta seguridad afecta a 65 % de sus habitantes. Para la Organización Mundial de Salud el índice de Homicidio de 10 por cada 100,000 habitantes representa una epidemia, tasa que corresponde a una mayoría de países Latinos. Otros de los índices más altos lo constituyen, el robo, la extorsión, los secuestros, el delito callejero, la violencia de género, la violencia focalizada en los jóvenes. Todos de carácter y acción local que no necesariamente posee implicaciones de la delincuencia organizada transnacional. Los datos sobre las tasas de violencia criminal son alarmantes (en una década han muerto de forma violenta y criminal más de un millón de habitantes) según Informe de la (PNUD, 2012). El foco principal de los índice de violencia criminal ocupa a la población de jóvenes varones (70 por cada 100,000 habitantes jóvenes) según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (2009). También debemos enfatizar que la población femenina es afectada por el solo hecho de ser femenina, de 1 por cada 10 víctimas, hechos realizados por victimarios masculinos, lo que implica la afección de una alta tasa de violencia de género (Ibídem). La violencia y el delito encuentran razones que le facilitan su ejecución en el uso de Arma de Fuego, el consumo de Drogas y Alcohol. Según el Informe de la OEA sobre Seguridad Ciudadana (2012), entre el 78 % y el 83 % entre Centro y Suramérica de los Homicidios son cometidos con armas de fuego, y 60 % de los delitos de robos son cometidos con Armas de Fuego. El 65 % de los reclusos afirman haber tenido arma de fuego antes de los 18 años, lo que implica las grandes facilidades para su obtención en todos los países Latinos. Con respecto al consumo de Drogas y Alcohol y su vinculación con la violencia criminal resulta ser marginal según Informe (OEA, 2013),
  60. 60. Así lo afirma también (Bennett et al.2008) quien lo relaciona a la marginación y la exclusión. Sin embargo cuando de Drogas se trata, este informe relaciona la violencia con el cultivo, la producción, y venta: así como también con la reacción ante la Combativa Institucional de los Estados (Goldstein 1985; MacCoun et.al.2003). De igual forma los estudios revelan que el consumo de Alcohol se encuentra asociado al alto riesgo en la incidencia de las tasas de Homicidios, (Informe Regional de Desarrollo Humano, 2013-2014). De acuerdo al análisis del Informe Regional de Desarrollo Humano (2013- 2014) las tasas de violencia criminal que representan la in/seguridad ciudadana pueden ser reversibles, según la observación países con experiencias de guerra que degeneraron en graves problemas de seguridad. Sin embargo el hecho de que se redujeran sus tasas o indicadores implica que las acciones sociales pueden incidir en su disminución. El Fenómeno de la in/seguridad pública o ciudadana se da dentro del contexto latinoamericano de la consolidación de las democracias bajo los efectos de la desigualdad, la exclusión y las acciones de violencia, situación que está íntimamente relacionada a la limitante al Desarrollo, (Artiles,2012). Para entender la Seguridad Ciudadana es preciso entender las razones del crimen o sus distintas modalidades como la delincuencia juvenil, el crimen de cuello blanco, el crimen organizado, la “carrera criminal”. Para esto tradicionalmente se ha recurrido a sus determinantes sociales para entender de la conducta criminal del ser humano, lográndose enmarcar en los siguientes bloques sin que se logre una definición general, sino mas bien particular hasta ahora. Estos son:
  61. 61. Escuela Clásica Sus representantes más idóneos son Jeremy Bentham (1748-1832) y Cesare Beccaria (1738-1794). Se basa en el ser humano y su racionalidad que le faculta para decidir el bien o mal y en consecuencia vive libremente u obtiene una Pena (Sanción Penitenciaria). Basados en la filosofía del Utilitarismo se oponen a la pena máxima (de muerte) al no lograr su objetivo de mayor dolor individual y permanencia en la memoria que si lo lograba una larga reclusión. Escuela Positivista Fundada por Cesar Lombroso, Ferri y Garofalo. En esta Escuela se describe en sus primeros años que el crimen es consecuencia de tendencias innatas propias del orden genético. Mas luego el mismo Lombroso incluyó otros factores causales, entre estos el clima, civilización, hábitos de consumo alcohólico, educación, posición económica, etc. Para Enrico Ferri (1856-1929), discípulo de Lombroso, los motivos sociales y económicos son los determinantes del crimen en el nivel psicológico individual. También sus fundamentos teóricos se fundamentaron en la prevención del crimen, antes que la aplicación de lo punitivo o penal. No obstante no creyó en el libre albedrío del individuo, más bien el fundamento de la responsabilidad moral para con la sociedad. Para Rafael Garófalo (1851), el crimen tiene gradualidad en las consecuencias penales o punitivas que pueden llegar hasta la pena de muerte.
  62. 62. Para los asesinos, la cadena perpetúa para los delincuentes violentos, y el trabajo forzado en colonias agrícolas de ultramar para los ladrones. Sus concepciones se basaban en su tesis de que el criminal era un anormal psíquico sin posibilidades de reformarse. Hoy en día la criminología propone la distinción para cada caso criminológico por lo que prevé el tratamiento interdisciplinar del crimen ya que se considera que existen razones multicausales en la consecución del crimen. Escuela (o escuelas) Sociológica(s). Estas se basan en la Sociología criminal, disciplina que ve al delito como un fenómeno „social‟. Por lo que esta Escuela atiende la interacción social, la cultura o las estructuras sociales para explicar las razones de la delincuencia. Estas teorías explican que el crimen es un fenómeno social estrechamente unido a ciertos procesos, estructuras y conflictos sociales, que interactúan generando en ocasiones el fenómeno de la delincuencia. Entre estas Escuelas Sociológicas para explicar “el crimen y el delito” encontramos: a) La Escuela de Chicago Esta propone las razones basadas en el habita de las personas y en la estructuras sociales que caracteriza la interacción grupal que pueden tener influencias en la conducta delictiva. Teoría en la que se basa la “hipótesis zonal”, de Ernest Burguess y Robert E. Park, Burges en el libro The City (1925). Para Edwin Sutherland (1947), por ejemplo, propone en su libro Principles of Criminology, “que las causas primarias del delito estarían en la existencia de grupos subculturales de delincuentes (grupos de amigos, familia, cárcel), que traspasan los conocimientos delictuales.”
  63. 63. La relación de la pobreza con la violencia y la criminalidad, se describe en el libro Juvenile delinquency and urban areas, de Clifford R. Shaw y Henry D. Mckay, (1942). Hoy se estudia las posibilidades de relacionarlas o no; pero continúa siendo un tema en debate. Los postulados de Sutherland resultan ser sumamente interesantes: el primero, el comportamiento delictivo es una conducta aprendida, y segundo, que esta se aprende por medio de procesos de interacción y de comunicación con otras personas. Este modelo para este estudioso se repetía desde los bajos estratos, hasta la conducta delictiva o corrupta de los estratos socioeconómicos altos, (el crimen de cuello blanco) de su libro White Collar Crime (1949, 1983). Desglosando iguales motivaciones entre las clases pero bajo esquemas y formas distintas que adquieren visión distintas en la sociedad en su afán por justificarse. b) Teoría del Control Social Su exponente más importante resulta ser el sociólogo norteamericano Travis Hirschi (1935), logrando ampliar sus conceptos en su libro Causes of Delinquency (1969). Este basa su teoría en la debilidad en los nexos de ciertas personas con su sociedad, atribuyendo a estos hechos a la perdida de la facultad de sentir los daños percibidos por las posibles víctimas. Basándose en estas teorías sociales se confeccionan las políticas de control de la delincuencia establecidas por los Estados en todo el mundo.
  64. 64. Todas estas Escuelas sociológicas sobre la criminalidad proporcionan una base sustentable al momento de realizarse el diseño y planificación de las Políticas Públicas sobre la Seguridad Ciudadana. Los estudios realizados sobre “Políticas de Seguridad Ciudadana y Justicia Penal”, describen los problemas públicos como fenómenos sociales, procurándoseles vías de soluciones desde los esquemas lógicos. En dicho Esquemas lo primero es Identificar la estructuración del problema verificando las estadísticas y datos de la realidad, visualizándose las percepciones y preocupaciones de los ciudadanos, a la vez debemos identificar su dimensión e intensidad de la problemática. Esta estructuración del problema debe procurar realizarse dentro de un correcto equilibrio para poder obtenerse respuestas o soluciones correctas. Dichas soluciones son visualizadas en el tiempo como a mediano o largo plazo. Política de Seguridad Ciudadana del Estado Dominicano En la República Dominicana se empezaron a aplicar políticas públicas de Seguridad Ciudadana a partir del año 2005 con el Plan de Seguridad Democrática para la República Dominicana (PSDRD). Procurando el fortalecimiento institucional de la Policía Nacional, su Entrenamiento, mejoramiento de su Imagen institucional. De igual forma agregaban a las Fuerzas Armadas en funciones especiales. La ejecución ministerial del Plan vendría ser a través de Interior y Policía y como de igual forma también de este Ministerio depende la Policía Nacional parte fundamental en el Plan. Sus puntos centrales fueron:  “Garantizar el ejercicio de los derechos ciudadanos”
  65. 65.  “Atacar íntegramente las multicausales de la violencia y de la delincuencia”  “Favorecer la ruptura de la ausencia que ha tenido el Estado con las comunidades excluidas, para crear oportunidades de participación y solidaridad.”  “Crear las condiciones de seguridad física y material para que las organizaciones comunitarias y de la sociedad recuperen su espacio social”. Se estructuraron (13) trece Programas: 1) Reforma y Modernización de la Policía Nacional. 2) Formación y Desarrollo de la Mesa Interinstitucional de Coordinación y Estrategias contra el Microtráfico de Drogas, 3) Protección a Víctimas de la Violencia, 4) Control de Armas, 5) Ordenamiento de Transito y Carreteras, 6) Control de Bebidas Alcohólicas, 7) Red Alimentaria, 8) Call Center hacia el 911, 9) Ordenamiento de los Cuerpos de Bomberos, 10)Prevención y Seguridad, 11)Control y Regulación de Productos, Pirotécnicos (principalmente en épocas festivas o navideñas), 12)Programas Migratorio de Regulación de Extranjeros en el País y de la Diáspora y 13)Barrio Seguro. Además los sub-programas, como el sub-programa de Policía Auxiliar y los sub- programas de Barrio Seguro:
  66. 66.  Financiando Microempresarios de Mi Barrio  Un Techo para Mi Barrio  Villa de la Seguridad Ciudadana  Becas para mi Barrio  Centro de Capacitación Tecnológica y Comunal  Competidores de mi Barrio  Incubación de Trabajo  La Fiesta de Mi Barrio La Evaluación del Plan de Seguridad Democrática como Política Pública debe ser de rigor dentro de las facultades de transparencias propias. Por lo que se deduce que aun es de urgencia lograr el acercamiento de la Policía Nacional a la comunidad (Informe Gestión Municipal de la Seguridad Ciudadana en Centroamérica y República Dominicana, 2009) en un objetivo común consistente en la Seguridad de los Habitantes. El plan requiere trasladarse a varias ciudades del país, no solo Santo Domingo y Santiago de los Caballeros. Las funciones del plan que no son de responsabilidad directa del Ministerio del Interior como son la “Prevención e Intervención Social” perteneciente a otros Ministerios e Instituciones Sociales quedan fuera de su accionar y paulatinamente debilitan traen como consecuencia el debilitamiento del Plan (…que solo tiene la responsabilidad de lo Preventivo y Represivo Policial). Esta visión visiblemente policial solo permite ver un plan de Seguridad Ciudadana Militarizado. El Programa de Prevención y Seguridad del Plan de Seguridad Democrático lesiona atribuciones propias de las funciones de los Ayuntamientos según la Ley No. 176- 07 sobre los Ayuntamientos y el Distrito Nacional. (Ibídem). Este Plan de Seguridad Democrática hacia énfasis en las comunidades excluidas, lo que implicaba el involucramiento en las comunidades alejadas de la

×