IICA - Situación Tecnológica 2012

426 views

Published on

IICA - Situación Tecnológica 2012

Published in: Business
0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
426
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
2
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

IICA - Situación Tecnológica 2012

  1. 1. Situación y desempeño dela agricultura en ALC desdela perspectiva tecnológicaInstituto Interamericano de Cooperación para la AgriculturaDirección de Cooperación TécnicaPrograma de Innovación para la Productividad y CompetitividadSede Central. Apartado Postal 55-2200San José, Vázquez de Coronado, San Isidro11101 — Costa RicaTel.: (506) 2216 0222 / Fax: (506) 2216 0233Dirección electrónica: iicahq@iica.intSitio web: www.iica.intInstituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura2012
  2. 2. Instituto Interamericano de Cooperación para la AgriculturaInforme de 2012Situación y desempeño dela agricultura en ALC desdela perspectiva tecnológica1Programa de Innovación para la Productividad y la CompetitividadDirección de Cooperación TécnicaSan José, Costa RicaJulio de 20121 Este documento, preparado por el Programa de Innovación para la Productividad y la Competitividadde la Dirección de Cooperación Técnica del IICA, tiene por objetivo dar cumplimiento a la línea deacción “Gestión del conocimiento y TIC para la innovación” del Plan de Mediano Plazo 2010-2014del IICA. Este trabajo también da cumplimiento a los propósitos de la línea de acción n.o 4 del Forode la Américas para la Investigación y Desarrollo Tecnológico Agropecuario (FORAGRO) referente aestudios para apoyar los procesos de toma de decisiones por parte de los diferentes grupos de interésconstituyentes del Foro.
  3. 3. Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura(IICA), 2012Situación y desempeño de la agricultura en ALC desde la perspectivatecnológica 2012 por IICA se encuentra bajo una Licencia CreativeCommons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported.Basada en una obra en www.iica.int.El Instituto promueve el uso justo de este documento. Se solicita quesea citado apropiadamente cuando corresponda.Esta publicación también está disponible en formato electrónico(PDF) en el sitio Web institucional en http://www.iica.int.Coordinación editorial: Arturo Barrera, Viviana PalmieriCorrección de estilo: Máximo Araya, Marta KandlerDiagramación: Karla Cruz, Carlos UmañaDiseño de portada: Karla CruzImpresión: Imprenta IICA, Sede CentralSan José, Costa Rica2012Situación y desempeño de la agricultura en ALC desde la perspectiva tecnológica 2012 / IICA – San José, C.R.: IICA, 2012. 92 p. ; 15.2 x 22.9 cm ISBN13: 978-92-9248-400-21. Agricultura. 2. Cambio tecnológico 3. América Latina 4. Caribe I. IICA II. Título AGRIS DEWEY E14 338.1
  4. 4. 3ContenidoPresentación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 51. Nuevas realidades, nuevos paradigmas: la nuevarevolución agrícola. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 7 Arturo Barrera M.1.1. Introducción. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 71.2. El paradigma de la revolución verde. . . . . . . . . . . . 81.3. El nuevo paradigma: una revolución agrícola infobiotecnológica. . . . . . . . . . . . . . . . . . 101.4. La agricultura del siglo XXI. . . . . . . . . . . . . . . . . . 161.5. Consideraciones finales. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 181.6. Literatura consultada. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 202. Tecnología e innovación en la agricultura familiaren América Latina y el Caribe. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 21 Karen Montiel2.1. Introducción. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 212.2. ¿Qué es la AF?. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 222.3. Aportes de la AF en los países de ALC. . . . . . . . . . 232.4. La Tecnología y la innovación en AF. . . . . . . . . . . 262.5. Agenda de trabajo hemisférico . . . . . . . . . . . . . . . 292.6. Elementos claves para un análisis prospectivo. . . . 302.7. Conclusiones. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 323. Desempeño tecnológico de la agricultura. . . . . . . . . . . 35 Viviana Palmieri3.1. La inversión en ciencia y tecnología. . . . . . . . . . . 353.2. Desempeño de la producción agrícola desde la óptica de la tecnología e innovación. . . . . . . . . 423.3. Referencias. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 52
  5. 5. 4 Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura4. Avances de la biotecnología y la bioseguridad enAmérica Latina . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 55 Pedro J. Rocha S.4.1. Introducción. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 554.2. Avances y situación actual de la biotecnología. . . 574.3. Bioseguridad. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 604.4. ¿Cuánto cuesta y cuánto se demora generar un cultivo GM?. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 604.5. Referencias. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 635. Los INIA en ALC: desafíos para la innovación agraria. . . 65 Eduardo J. Trigo, Carlos Pomareda y Federico Villarreal5.1. Transformaciones en la agricultura . . . . . . . . . . . . 675.2. Situación de los INIA. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 685.3. Relación de los INIA con los sistemas de innovación. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 715.4. Implicaciones para las políticas de apoyo a la innovación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 735.5. Recomendaciones para la aplicación de políticasque permitan mejorar el rol que desempeñan los INIA.. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 746. Sembrar innovación para cosechar prosperidad:la innovación como solución a los retos dela agricultura. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 75 IICA6.1. Introducción. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 756.2. La innovación en la agricultura como instrumentoinsustituible del cambio necesario. . . . . . . . . . . . . 766.3. Los retos de la agricultura de esta época.. . . . . . . 796.4. Potencial de la innovación para el logro de una agricultura sostenible, competitiva e inclusiva. . . . 826.5. Promoción de procesos sustentables de innovación:el apoyo del IICA en este desafío.. . . . . . . . . . . . . 866.6. Consideraciones finales. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 89
  6. 6. 5La presente entrega del documento “Situación y desempe-ño de la agricultura en ALC desde la perspectiva tecnológica”está compuesta por una serie de artículos escritos por diferen-tes autores, que en su conjunto procuran brindar elementospara el análisis y la toma de decisiones relevantes para la in-novación tecnológica agropecuaria.El primer artículo analiza cómo el cambio de paradigma tec-nológico que está viviendo la agricultura mundial y latinoa-mericana, basado en el aprovechamiento de los avances de latecnología digital, de la biotecnología y de la nanotecnología,está favoreciendo el desarrollo de una nueva revolución agrí-cola, más amplia y más profunda que las anteriores.El segundo artículo corresponde a un resumen ejecutivo de laconsulta electrónica “Tecnología e innovación en la agricul-tura familiar de ALC”, organizada por el Foro de las Américaspara la Investigación y Desarrollo Tecnológico Agropecuario(FORAGRO) durante abril de 2012. En él se rescatan las prin-cipales contribuciones de los más de 350 participantes de laconsulta con respecto a los aportes de la agricultura familiar(AF) en los países de ALC, la situación de la tecnología y lainnovación en la AF, elementos para una agenda de trabajohemisférico al respecto y conceptos para un análisis prospec-tivo de la AF al 2030.Presentación
  7. 7. 6 Instituto Interamericano de Cooperación para la AgriculturaEl tercer capítulo corresponde al análisis de la situación yel desempeño de la agricultura en ALC desde la perspectivatecnológica en los últimos años. Es el capítulo que siemprese presenta en todas las entregas de este documento y cons-tituye la actualización de la información correspondiente aldesempeño de la producción agrícola desde la óptica de la tec-nología e innovación y a la inversión en ciencia y tecnologíaen los países del continente.En esta ocasión se presenta como cuarto capítulo lo referentea los avances de la biotecnología y la bioseguridad en Améri-ca Latina, con un análisis de la situación actual de diferentestipos de biotecnologías y evidencias de las ventajas compara-tivas del desarrollo tecnológico en organizaciones nacionales.El quinto capítulo es un resumen ejecutivo del documen-to “Los INIA en ALC: desafíos para la innovación agraria”,preparado por un grupo de consultores bajo el liderazgodel Programa de Innovación del IICA. En él se describen lastransformaciones en la agricultura, la situación de los INIAdel continente y su relación con los sistemas de innovación;se discuten las implicaciones para las políticas de apoyo a lainnovación y se proponen algunas recomendaciones para laaplicación de políticas que permitan mejorar el rol desempe-ñado por los INIA.Por último, el sexto capítulo corresponde a un documento deposicionamiento del IICA presentado en 2011 a los ministrosde sus órganos de gobierno (Comité Ejecutivo y Junta Inte-ramericana de Agricultura) y titulado “Sembrar innovaciónpara cosechar prosperidad: la innovación como solución a losretos de la agricultura”.Esperamos que la información, las opiniones y los análisiscontenidos en estos capítulos cumplan con el objetivo de en-riquecer el diálogo y la toma de decisiones para promover lainnovación tecnológica agropecuaria en nuestra región.Arturo BarreraGerente del Programa de Innovación para la Productividady la CompetitividadDirección de Cooperación TécnicaInstituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura
  8. 8. 7Arturo Barrera M.31.1. IntroducciónVivimos una agricultura post-revolución verde. El paradig-ma de la revolución verde está agotado y superado des-de hace tiempo, cuestionado fuertemente por el cambioclimático y por el nuevo paradigma tecno-económico yorganizacional generado a partir de los desarrollos de lastecnologías de la información y comunicación (TIC) y de labiotecnología moderna.Hablar de una agricultura post- revolución verde, sin em-bargo, señala el fin de una época y de su paradigma, perono identifica ni caracteriza suficientemente la nueva épocaque estaríamos empezando a vivir. Para los efectos de estetexto, un paradigma es un conjunto de valores, conceptosy definiciones que permiten abordar un problema o tema yconfiguran determinadas formas de entender el mundo y de1. Nuevas realidades,nuevos paradigmas:la nueva revoluciónagrícola22 Artículo publicado en Revista Comuniica, edición n.o 1, 2011. Disponibleen http://www.iica.int/Esp/prensa/Comuniica/Comuniica/2011/n16-esp3 Gerente del Programa de Innovación para la Productividad y laCompetitividad del IICA.
  9. 9. 8 Instituto Interamericano de Cooperación para la Agriculturaintervenirlo. Desde una perspectiva más específica, un para-digma tecnológico está “asociado a la realización de oportuni-dades de innovación que pueden ser logradas por los cambiosde las características técnicas fundamentales de o los “arte-factos” que lo caracterizan” (CEPAL 2008:149)4. Desde unaperspectiva más amplia, la idea de paradigma tiene que vercon la forma de concebir y “hacer” agricultura, de promoverla modernización agrícola y de medir el desempeño sectorial.1.2. El paradigma de la revolución verdeEl paradigma tecnológico de la revolución verde es hijo dela sociedad industrial y del fordismo alimentario. Tal revolu-ción está vinculada con una determinada forma de entenderla modernidad y de impulsar la modernización, dado que sedesarrolló en un clima intelectual donde se concebía un mo-delo de modernidad y una sola trayectoria para alcanzarla. Larevolución verde se dio en un tiempo en el que la humanidadcreaba nuevos riesgos, pero no se tenía conciencia ni se ac-tuaba sobre ellos.Este paradigma generó una cierta forma de concebir y “ha-cer” agricultura, de entender la modernización agrícola, demedir el desempeño sectorial y una determinada institucio-nalidad sectorial. El núcleo del desafío tecnológico de la revo-lución verde fue el aumento de los rendimientos por hectárea(principalmente del trigo, arroz y maíz) para combatir de esaforma el hambre, especialmente en los países de Asia.Si bien los aumentos de la producción en los años sesentas,setentas y ochentas del siglo pasado se sustentaron princi-palmente en los aumentos de los rendimientos, la fronteraagrícola y el agua no fueron factores restrictivos como lodemuestra el aumento de la producción en América Latinade esas décadas. Tampoco fueron factores restrictivos las ex-4 En el caso del paradigma digital, por ejemplo, los “artefactos” son los se-miconductores, los microprocesadores y los sistemas de almacenamientode datos, entre otros. En el caso del paradigma biotecnológico, el análisis ymodificación del material genético, los secuenciadores de alta velocidad,los marcadores moleculares, los genes y el ADN (CEPAL 2008).
  10. 10. 9Situación y desempeño de la agricultura en ALCdesde la perspectiva tecnológica - 2012ternalidades ambientales negativas generadas por el uso in-tensivo de fertilizantes y agroquímicos para controlar plagasy enfermedades.Tal desafío tecnológico se sustentó en una institucionalidadbasada en la investigación pública, con una fuerte transferen-cia internacional de tecnologías y de germoplasmas facilitadopor el Grupo Consultivo sobre Investigación Agrícola Inter-nacional (CGIAR, por sus siglas en inglés). Como lo sostienela FAO (2004:32), “la circulación internacional de germoplas-ma tuvo una importante repercusión en la velocidad y el cos-to de los programas de obtención de cultivos por parte de lossistemas nacionales de investigación”.La revolución verde gestó el desarrollo de una agricultura conun fuerte contenido tecnológico consistente en variedades dealto rendimiento, obtenidas a través del mejoramiento gené-tico convencional, el uso intensivo de insumos tecnológicoscomo fertilizantes y agroquímicos que permitieran aprove-char el potencial genético de las nuevas variedades, y unamás plena incorporación de la racionalidad económica mo-derna del costo-beneficio a través de uso ampliado de las tec-nologías de gestión. Esta fue, en definitiva, su concepción demodernización agrícola.Los impactos de la revolución verde en los aumentos de losrendimientos y de la producción fueron evidentes, así comosu contribución a disminuir el hambre en el mundo, princi-palmente en Asia. En efecto, según la FAO, durante el pe-ríodo 1963-1983, la producción total de arroz, trigo y maízen los países en desarrollo aumentó un 3,1%, 5,1% y 3,8%por año, respectivamente. Durante el decenio posterior, losaumentos anuales de la producción para los mismos cultivosfueron un 1,8%; 2,5% y 3,4% respectivamente (FAO 1996).Los debates ambientales y sociales sobre los costos de aque-lla revolución fueron intensos, sobre todo en los ochentasy noventas. La degradación ambiental, la erosión genética,la exclusión de la mujer y el aumento de las desigualdadesson señalados por distintos autores como algunos de suscostos. El más claro y en el cual existe consenso es en eldaño ambiental.
  11. 11. 10 Instituto Interamericano de Cooperación para la AgriculturaEn este contexto, durante los noventas, fundamentalmentecomo producto de la Conferencia sobre el Medio Ambientey Desarrollo de las Naciones Unidas de 1992, se planteó laidea de “una nueva revolución verde”, de “una segunda re-volución verde”, basada en los principios del desarrollo sus-tentable. Un ejemplo de este intento por disminuir los costosambientales de la revolución verde lo constituyó el desarrollodel concepto de gestión integrada de cultivos, a través del ma-nejo integrado de plagas y de los nutrientes del suelo.Los hechos demostraron, sin embargo, que estas respuestasdesde el propio paradigma de la revolución verde eran insu-ficientes y que las nuevas revoluciones tecnológicas en curso,la digital y la biotecnológica, así como el surgimiento del temade la propiedad intelectual para materiales fitogenéticos, es-taban empezando a generar transformaciones de gran enver-gadura que impactarían significativamente los paradigmastecnológicos de las distintas actividades productivas.Hay que recordar que los noventas fueron escenario de lasprimeras liberaciones comerciales de cultivos transgénicos, dela emergencia de los alimentos funcionales, del primer infor-me del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático ydel desarrollo del concepto de la sociedad del riesgo. Surgie-ron en esos años los conceptos de agricultura ampliada, degestión del conocimiento y de economía basada en el conoci-miento y en el aprendizaje. Fue tiempo de nuevas preguntas:qué es agricultura y cómo se logra el desarrollo tecnológicoagrícola. Fue el tiempo, en lo sectorial, del inicio de la transi-ción a un nuevo paradigma tecnológico.1.3. El nuevo paradigma: una revoluciónagrícola infobiotecnológica5Hoy vivimos una transición hacia la consolidación de un nue-vo paradigma tecnológico agrícola. Este paradigma tecnoló-gico post-revolución verde se desarrolla en el contexto de la5 El nuevo paradigma podría ser nanoinfobiotecnológico para incorporar lainfluencia de los desarrollos nanotecnológicos. Sin embargo, las caracte-rísticas del paradigma “nano” están aún en una fase de cristalización.
  12. 12. 11Situación y desempeño de la agricultura en ALCdesde la perspectiva tecnológica - 2012“modernidad tardía” y, como tal, aprovecha la acumulaciónde conocimientos generada en las décadas pasadas y empiezaa hacerse cargo de los riesgos creados en esa época y de lasnuevas demandas de la sociedad y los consumidores en rela-ción con los temas ambientales. Es el tiempo de la pluralidadde modelos y trayectorias a la modernidad y del debilitamien-to de la fe absoluta en la ciencia y la tecnología para controlary hacer más predictible el mundo. Es el tiempo, además, delos riesgos sistémicos.El nuevo paradigma tecnológico agrícola tiene como marco elparadigma tecno-económico creado por la masiva utilizaciónde las TIC y de la biotecnología. Tiene como marco, igual-mente, las nuevas demandas de la sociedad, de los mercadosy de las cadenas agroalimentarias, algunas de las cuales serelacionan con la diferenciación de los productos, la calidady la inocuidad, la bioseguridad, el bienestar animal y el usosustentable de la biodiversidad y de los recursos naturales.Como lo sostiene la CEPAL (2008:149), los paradigmas tec-noeconómicos se generan a “partir de innovaciones que soncapaces de redefinir la trayectoria no solo de los ámbitos tec-nológico y económico, sino también del social”. Este nuevoparadigma se desarrolla, además, en momentos en que lasciencias y tecnologías empiezan a buscar nuevas convergen-cias y los enfoques sistémicos ganan terreno. El nuevo pa-radigma tecnológico agrícola es parte de este nuevo climaintelectual y tecnológico global.El núcleo del desafío tecnológico agrícola del siglo XXI esla producción de más, mejores y más variados alimentosy productos agrícolas no alimentarios a través de procesosproductivos que:• Generen menos gases efecto invernadero.• Usen más eficientemente el agua.• Ocupen básicamente la misma superficie de tierra.• Respondan a nuevos estrés bióticos y abióticos provocadospor el cambio climático.• Estén sometidos a una mayor vigilancia de la sociedad enrelación con las tecnologías utilizadas.
  13. 13. 12 Instituto Interamericano de Cooperación para la AgriculturaTodas estas son nuevas restricciones y exigencias a la produc-ción prácticamente inexistentes en la época de la revoluciónverde (Cuadro 1.1).Cuadro 1.1.Cambio del paradigma del desarrollo tecnológico agrícola.Aspecto Revolución verde Nueva revolución agrícolaConcepto central Investigación InnovaciónObjetivo principalde la investigación/ innovaciónAumento de rendimientosy resistencia a plagas yenfermedades.Aumento de rendimientos,incremento dela estabilidad de los sistemas productivos,mejoramiento de la calidad de los productosy uso sustentable de los recursos naturales.Enfoque Centrado en la oferta y enla producción primaria.Lainvestigación prioriza soloalgunos cultivos.Centrado en la demanda de las empresas yen innovaciones a lo largo de toda la cadena.La innovación incorpora una amplia gamade productos.TecnologíaprincipalMejoramiento genéticoconvencional.Biotecnología,TIC y nanotecnología.Tipo de insumos Crecientemente químicos. Crecientemente biológicos.Importancia dela biodiversidad.Actores principalesde la investigación– innovaciónInstituciones públicas. Empresas privadas e instituciones públicas.Bienes de la investi-gación/ innovaciónBienes públicos. Crecientemente bienes privados ybienes club.PropiedadintelectualSin importancia. Cada vez más central.Tipo de conoci-miento relevanteExplícito. Explícito y tácito.Creciente relevancia de lagestión del conocimiento.Características dela modernizaciónagrícolaAmpliación de la incorpo-ración de la racionalidadcosto - beneficio y del usode insumos químicos.Diversas trayectorias y modelos.Mejoracontinua y buenas prácticas agrícolas.Medición dedesempeñoRendimiento - porhectárea.Múltiple.Rendimiento por unidad de agua,componente activo/ hectárea,huella decarbono e hídrica.Institucionalidad Sistemas nacionales deinvestigación agrícola.Sistemas nacionales de innovaciónagroalimentario.
  14. 14. 13Situación y desempeño de la agricultura en ALCdesde la perspectiva tecnológica - 2012En este contexto, los objetivos del desarrollo tecnológico “sec-torial” son el aumento de la productividad, el mejoramien-to de la calidad industrial, nutricional y organoléptica de losproductos y el uso sustentable de los recursos naturales. Tam-bién es “la búsqueda de estabilidad y perdurabilidad de lossistemas productivos agrícolas” (Banco Mundial 2008).El nuevo paradigma está cambiando sustantivamente algunas caracte-rísticas fundamentales de la revolución verde. Algunos ejemplos son:a. El manejo uniforme de los predios, el cual está siendo sustituidocrecientemente por la agricultura de precisión.b. El alto uso de insumos químicos, cuestionado por sus efectos en laconcentración de gases de efecto invernadero.c. La apuesta al desarrollo de un solo tipo de agricultura, lo que sereemplaza por una pluralidad de formas de hacer agricultura: tra-dicional, transgénica, orgánica, entre otras.La modernización agrícola no tiene, por lo tanto, una solaopción y trayectoria. Tal modernización ya no significa lautilización de determinados insumos y el domino de unasola racionalidad.El núcleo del desafío tecnológico agropecuario del siglo XXIes plenamente coincidente con el nuevo paradigma tecnoló-gico de las TIC y de la biotecnología, cuyo centro es “el ahorrode materias primas y de energía mediante un proceso intensi-vo de uso de información, conocimiento, servicios y materiagris” (Pérez 1998).Desde esta perspectiva, la biotecnología y su aplicación a laagricultura y a la industria de los alimentos es un buen ejem-plo de una tecnología intensiva en el procesamiento y uso deinformación (en este caso de información genética) y de unatecnología que ahorra energía a través de sus aplicacionesen bioprocesos de transformación agroindustrial. Del mismomodo, la utilización de las TIC en la agricultura de precisiónes una demostración de la intensificación del uso de la infor-mación predial (y también extrapredial) y de su contribución
  15. 15. 14 Instituto Interamericano de Cooperación para la Agriculturaal mejor uso de los distintos factores de producción, entre loscuales se encuentra el agua, los fertilizantes y los pesticidas.A su vez, en la medida en que uno de los usos potenciales dela nanotecnología es la agricultura de precisión, sus aportesfortalecerán los beneficios y principales características de estetipo de agricultura.Si la biotecnología, las TIC y la nanotecnología tienen cadavez más amplias e insospechadas aplicaciones en el desarrollotecnológico de la agricultura, la convergencia entre ellas nohará más que multiplicarlas. Basta con mirar lo que ocurre enla actualidad con la bioinformática y los incipientes usos de lananotecnología en el desarrollo de la agricultura de precisión.A estas convergencias tecnológicas, se sumarán otras nuevas,pues no cabe duda de que el mundo apenas se encuentra enlas etapas iniciales de esta tendencia6.En la era de la agricultura del conocimiento y de la nuevarevolución alimentaria, la forma de medir el desempeño sec-torial empieza a incorporar nuevos indicadores como el ren-dimiento por unidad de agua y la huella de carbono (Barrera2010). Probablemente cada vez más otro indicador de desem-peño será el de componentes activos de los productos agríco-las por unidad de tierra o recurso hídrico. Los conceptos de“a la medida” y de “precisión” empiezan a ser centrales, comoigualmente el de la diferenciación y el de la gestión de la cali-dad y su aseguramiento (véase el Recuadro 1.1).Un aspecto central del cambio de paradigma tecnológico de laagricultura es aquel que se refiere a los conceptos predomi-nantes que han sustentado el desarrollo tecnológico agrícolay que han otorgado las características principales a las insti-tucionalidades nacionales que lo fomentan: nos referimos alos conceptos de investigación e innovación y a los sistemasnacionales dedicados a estas áreas.6 La Comisión Europea (2004) sostiene que la próxima oleada de innova-ciones provendrá de la convergencia de cuatro tecnologías: la nanotec-nología, la biotecnología, la informática y de los avances de la neuro-ciencia. Las tres primeras están relacionadas visiblemente con el ámbitoagrícola. La cuarta es menos evidente, pero es importante tener presenteque los centros de investigación y las grandes empresas alimentarias mun-diales están invirtiendo mayores recursos para conocer mejor la relación cerebro - alimentación.
  16. 16. 15Situación y desempeño de la agricultura en ALCdesde la perspectiva tecnológica - 2012Dichos arreglos institucionales tienen diferencias significativas, entrelas que se pueden destacar:a. Los sistemas nacionales de investigación agrícola eran simples ylineales, con un reducido número de actores; en cambio, los actua-les sistemas nacionales de innovación agrícola son interactivos ycomplejos, con una multiplicidad de actores y subsistemas.b. En los actuales sistemas, la investigación ya no es la única fuentede innovación como ocurría en el pasado.c. Los sistemas de la época de la revolución verde estaban centradosen la oferta de investigación. En la actualidad, los sistemas de inno-vación responden crecientemente a la demanda de las empresas,donde la aplicación del conocimiento es fundamental.d. En los sistemas nacionales de investigación, el protagonismo lo te-nía el conocimiento explícito; en los sistemas nacionales de inno-vación, el conocimiento tácito es tan importante como el explícito.e. En la actualidad, adquiere mayor relevancia la gobernanza del sis-tema, tema ausente en los sistemas de investigación.Los desafíos tecnológicos de la revolución verde y de la nue-va revolución agrícola, analizados en páginas anteriores, sonasumidos y procesados de maneras muy distintas por los arre-glos institucionales de cada época: por los sistemas nacionalesde investigación agrícola y por los sistemas nacionales de in-novación agroalimentaria, respectivamente.Otro aspecto relevante en el ámbito de la institucionalidad(entendida en un sentido amplio) es aquel que se refiere alos tipos de bienes generados por los procesos de investiga-ción e innovación. En efecto, así como en el paradigma dela revolución verde los bienes generados por la investigaciónagrícola eran concebidos mayoritariamente como bienes pú-blicos, en el paradigma tecnológico e institucional actual losbienes generados por los sistemas nacionales de innovaciónson concebidos como crecientemente privados y bienes cluby, por lo tanto, la gestión de la propiedad intelectual adquiereuna innegable centralidad.
  17. 17. 16 Instituto Interamericano de Cooperación para la AgriculturaLo que está detrás del nuevo paradigma tecnológico agrícola,además de las actuales revoluciones tecnológicas y de las nue-vas demandas de la sociedad y de los mercados, es una nuevaforma de “hacer” ciencia y tecnología. Tal como lo señala Trigo(2009), ha cambiado la función de producción con la que se“produce” el conocimiento y la tecnología. En estos cambios,la biotecnología y las TIC han tenido un rol relevante. En efec-to, la biotecnología y las TIC han cambiado no solo la funciónde producción de las actividades agrícolas y alimentarias, sinotambién aquella con que se genera ciencia, tecnología e inno-vación. Además, debido a la complejidad de las sociedades delsiglo XXI y de los problemas por abordar, los enfoques científi-cos y tecnológicos son más sistémicos y multidisciplinarios. LasTIC han transformado las formas de acceso y manejo de datos einformación de los centros de investigación. Internet y su lógicade redes ha favorecido y multiplicado la colaboración a escalaglobal. Todo esto ha impactado la productividad y los costos degeneración de nuevo conocimiento.1.4. La agricultura del siglo XXISustentada en el nuevo paradigma tecnológico descrito en laspáginas anteriores, la agricultura del siglo XXI está empezan-do a experimentar una nueva revolución.La nueva revolución agrícola infobiotecnológica es hija de lasociedad de la información y de la economía del conocimien-to. Ella está reconceptualizando y reinventando lo que la hu-manidad entiende por agricultura y cómo esta se realiza. Talrevolución está generando un nuevo potencial de creación deriqueza y nuevas oportunidades de innovación. Como todarevolución tecnológica, genera nuevos productos como loscultivos transgénicos, los ingredientes funcionales y los insu-mos de alto valor para distintas industrias.Esta nueva revolución es biotecnológica, pero no solo biotec-nológica; es digital, pero no solo digital; es nanotecnológica,pero no solo nanotecnológica. Esta es una revolución másque biotecnológica, más que digital y más que nanotecnoló-gica. Esta es una revolución de la gestión del conocimiento yde las convergencias tecnológicas. La agricultura que empiezaa emerger de esta nueva revolución es más de redes e inte-
  18. 18. 17Situación y desempeño de la agricultura en ALCdesde la perspectiva tecnológica - 2012ractiva, es más de ADN y de software, es más a la medida y deprecisión, es más de terroirs y de clusters (Cuadro 1.2).Vivimos en los inicios de una nueva era, cuyos cambios al-canzan los más diversos ámbitos del quehacer humano, en-tre ellos: el agrícola y el alimentario. En este contexto, lasprincipales dinámicas tecnológicas de la agricultura provie-nen de las dinámicas de revoluciones tecnológicas transver-sales, como las TIC y la biotecnológica, y no de dinámicastecnológicas mayoritariamente internas de la agriculturacomo ocurrió con la revolución verde. Lo mismo está empe-zando a suceder con la nanotecnología.La agricultura del siglo XXI se sustenta también en un nuevotipo de empresa y de trabajo, y principalmente en una rela-ción más empática con los recursos naturales y la naturale-za. Esta agricultura se concibe cada vez más como pilar dela bioeconomía y como una actividad clave para enfrentar elcambio climático.Cuadro 1.2. Cambios en la concepción y forma de hacer agricultura.Aspecto Revolución verde Nueva revolución agrícolaDefinición como activi-dad económicaActividad primaria Agricultura ampliada,cadenasagroalimentariasPrincipal objetivo de laactividad agrícolaProveer alimentos Proveer alimento e ingredientes funciona les,producción de servicios ambientales y gene-ración de productos agrícolas no alimentariosTipo de empresa Fordista – tayloriana Responsable,adaptativa y flexibleObsesión de la cadena Cantidad yrendimientoCalidad,innovación y reputaciónTipo de productos Commodities Crecientemente diferenciadosPrincipal característicadel trabajoManual y rutinario Crecientemente sofisticado y creativoRelación con lanaturalezaIndolente Empática y responsableContenido de carbono Alta en carbono Baja en carbonoLógica del manejo dela actividad agrícolaUniforme A la medida y de precisiónTipo de agricultura Homogénea Plural.Más de redes e interconectada.Más de terroirsTipo de economía Economía industrial Economía del conocimiento.Bioeconomía
  19. 19. 18 Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura1.5. Consideraciones finalesLa revolución verde fue una de las grandes revolucio-nes del siglo XX y es parte de nuestras historias de éxitocomo humanidad.Iniciamos una nueva revolución agrícola, la cual es másprofunda y amplia que la revolución verde. Ello se debe ala envergadura de las revoluciones digital, biotecnológi-ca y nanotecnológica, y a la convergencia entre ellas. Contoda seguridad, las aplicaciones de estas tecnologías en loagrícola y lo alimentario nos seguirán sorprendiendo en laspróximas décadas.La revolución verde puede entenderse como un proceso sig-nificativo de “artificialización” de la producción agrícola, ex-presada básicamente en el fuerte incremento y dependenciade los insumos químicos. La nueva revolución agrícola es enalgún sentido un proceso de “naturalización” de tal produc-ción, expresada en un creciente uso de insumos biológicos;aunque también tiene aspectos inevitables de artificializa-ción, como por ejemplo la transgenia.Como cada época y sociedad enfrentan sus propios temoresy fantasmas, las revoluciones analizadas en este artículo tam-bién. En el caso de la revolución verde, fue el temor maltusia-no al hambre. En el caso de la nueva revolución agrícola, esel temor al calentamiento global, al deterioro sin vuelta atrásde la GAIA.Así como la revolución verde constituyó un gran avance parala humanidad, especialmente para los países en desarrollo, losnuevos paradigmas tecnológicos y de desarrollo agrícola deeste siglo XXI nos permiten ser moderadamente optimistas encuanto a que podremos contar con los alimentos suficientes,en cantidad y calidad, para alimentar los 9000 millones depersonas que habitarán el planeta el 2050. Sin embargo, estodependerá, sin duda, de cómo los distintos países y grupossociales accedan a los alimentos, lo cual está relacionado conla forma cómo se organice la globalización.
  20. 20. 19Situación y desempeño de la agricultura en ALCdesde la perspectiva tecnológica - 2012Recuadro 1.1. La precisión: uno de los rasgos más notables de lanueva revolución agrícola.Uno de los principales rasgos de la agricultura post-revolución verdees el manejo a la medida que empieza a aplicarse en los distintos re-cursos productivos y la mayor precisión empleada en los procesos de investigación agroalimentaria.Actualmente la agricultura de precisión gana terreno en todo el mun-do. La ampliación e intensificación del uso de las múltiples y mássofisticadas herramientas provenientes de las tecnologías de la infor-mación y comunicación han sido la base para esta expansión. Crecien-temente las aplicaciones y potencialidad de este tipo de agricultura es-tán siendo reforzadas por los avances de otra revolución tecnológica: la nanotecnología.Cada vez la “precisión” está más presente en otros ámbitos, más allá delque originalmente se ha conocido como “agricultura de precisión”. Labiotecnología, por ejemplo, nos permite ampliar la lógica y la dinámicade la precisión al otro extremo de las cadenas alimentarias, al consumopor parte de personas cada vez más exigentes y obsesionadas por su sa-lud. Los avances que se están obteniendo en el ámbito de la nutrigenó-mica harán posible en un futuro cercano una alimentación a la medidade cada individuo y de sus necesidades nutricionales.La biotecnología también ha favorecido prácticas de precisión en unárea relevante para la agricultura como el mejoramiento genético. Pre-cisamente el mejoramiento genético de árboles, cultivos y animales esen la actualidad más “preciso” y rápido porque es “dirigido”, sustentadoen los secuenciadores de alta velocidad y los marcadores moleculares.Sin embargo, la nanotecnología es la tecnología que ampliará y pro-fundizará la lógica de la precisión en los años y décadas futuras. Y lohará en los distintos eslabones y ámbitos de las cadenas alimentarias.Por ejemplo: a) fortalecerá la agricultura de precisión; b) permitirá lageneración de alimentos inteligentes, cuyos nutrientes ubicados en na-nocápsulas serán mejor utilizados por el organismo humano y el de losanimales; c) favorecerá una mejor gestión de la inocuidad a través de lautilización de envases interactivos, entre otras formas; y d) fortalecerá laprevención y control de enfermedades de plantas y animales.La precisión es, en síntesis, uno de los rasgos característicos de la nuevarevolución agrícola y alimentaria, lo cual se acentuará en los tiemposque vienen.
  21. 21. 20 Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura1.6. ReferenciasBanco Mundial. 2008. Agriculture for development.Washington DC.Barrera, A. 2010. El contexto mundial de la nueva revoluciónalimentaria. In La agricultura chilena en la nueva revo-lución alimentaria. Santiago, CL, Editorial Universitaria.________. 2010. ¿Qué es lo más característico de la nueva re-volución alimentaria? (en línea). Disponible en www.arturobarrera.com.CEPAL (Comisión Económica para América Latina y el Caribe,CL). 2008. La transformación productiva 20 años después:viejos problemas, nuevas oportunidades. Santiago, CL.Comisión Europea. 2004. Converging technologies: shapingthe future of European societies. Bruselas, BE.FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimenta-ción y la Agricultura, IT). 1996. Enseñanzas de la re-volución verde: hacia una nueva revolución verde.Documentos técnicos de referencia, Cumbre Mundialsobre la Alimentación. Roma, IT. ________. 2004. El estado mundial de la agricultura y la ali-mentación: la biotecnología agrícola, ¿una respuesta alas necesidades de los pobres? Roma, IT.Pérez, C. 1998. Desafíos sociales y políticos del cambio de pa-radigma tecnológico. Presentación en Seminario: Vene-zuela, Desafíos y Propuestas. Caracas, VE.Tiju, J; Morrison, M. 2006. Nanotechnology in agriculture andfood. Institute Nanotechnology. European Nanotechno-logy Gateway.Trigo, EJ. 2009. El marco institucional para la innovación tec-nológica en la agricultura y la alimentación. In La ins-titucionalidad agropecuaria en América Latina: estadoactual y desafíos. Roma, IT, FAO.
  22. 22. 212.1. IntroducciónLa agricultura familiar (AF) se desenvuelve en un contex-to lleno de desafíos. Basta mencionar el cambio climático,las fluctuaciones en el precio del petróleo y los alimentos, laapertura comercial y las dinámicas productivas internas, losque representan oportunidades y amenazas para los paísesde América Latina y el Caribe (ALC). En esta región, además,hay que sumar la heterogeneidad que caracteriza a la AF, loque implica un abordaje diferenciado según el país de que setrate.Dos iniciativas hemisféricas, próximas a celebrarse, buscanuna mejor comprensión del tema: la Segunda Conferen-cia Mundial sobre Investigación Agrícola para el Desarro-llo (GCARD2) y la Sexta Reunión del Foro de las Américaspara la Investigación y Desarrollo Tecnológico Agropecuario(FORAGRO). Ambas tienen entre sus objetivos preparar unaKaren Montiel 82. Tecnología e innovaciónen la agricultura familiaren América Latina y el Caribe77 Resumen ejecutivo de la síntesis de la consulta electrónica “Tecnología einnovación en la agricultura familiar de América Latina y el Caribe”, 2012(en proceso de publicación).8 Especialista del Programa de Innovación para la Productividad y la Com-petitividad del IICA.
  23. 23. 22 Instituto Interamericano de Cooperación para la Agriculturaagenda de tecnología e innovación en AF con la mirada pues-ta en el 2030.En el marco de estas iniciativas, el FORAGRO facilitó unaconsulta electrónica titulada “Tecnología e innovación en laagricultura familiar de ALC”, en la que participaron más de350 profesionales de diferentes sectores: académico, guberna-mental, productores, agencias internacionales y profesionalesinteresados. Los resultados, organizados según las preguntasque guiaron el estudio, se presentan a continuación.2.2. ¿Qué es la AF?Pese a la dificultad de aportar una definición de la AF comúna todos los países de ALC, los consultados indicaron que, engeneral, la AF alude a aquella actividad agropecuaria diver-sificada que tiene lugar en explotaciones de pequeña escala,que está dirigida mayormente al autoconsumo y al merca-do interno, que representa la principal fuente de ingresos dequienes la practican y cuya fuerza de trabajo proviene delnúcleo familiar. Otras de las características señaladas fueron:• Insuficiente dotación de recursos para la producción, ex-cepto mano obra, que es relativamente abundante.• Condiciones agroecológicas muy heterogéneas entre re-giones y países y considerable variación socioeconómicaentre unidades familiares.• Escasa vinculación con los mercados o débil articulacióncon los puntos locales de comercialización.• Gran variabilidad entre países y regiones en cuanto a latecnología y las innovaciones tecnológicas que se aplicanen los sistemas productivos.También se reconoció que la AF es una forma de vida, enla que se reúnen las experiencias, la identidad, los valores,los conocimientos y los aprendizajes que caracterizan lacultura rural.
  24. 24. 23Situación y desempeño de la agricultura en ALCdesde la perspectiva tecnológica - 20122.3. Aportes de la AF en América Latinay el Caribe2.3.1. La AF y la reducción de la pobrezaLa pobreza es un fenómeno multidimensional y complejo,dadas las distintas facetas en las que se presenta. Quienesparticiparon en la consulta señalaron que la AF es general-mente una actividad productiva de poblaciones rurales po-bres o vulnerables. De ahí que el estudio y la ejecución deestrategias que busquen mejorar la vida de los agricultoresfamiliares resulten esenciales. Ahora bien, como se señaló enel apartado anterior, la heterogeneidad es una de las caracte-rísticas sobresalientes de la AF, por lo que su contribución a lareducción de la pobreza rural dependerá del contexto en quese desarrolle.Como aporte fundamental, los consultados menciona-ron la producción de alimentos (cultivos básicos) para elconsumo familiar.Es posible que la unidad económica familiar genere ingresos,si logra colocar los productos excedentes en el mercado. Estodependerá de la cercanía del mercado, de la vinculación conese mercado y de los canales de comercialización disponibles.Otro beneficio de la AF es la generación de empleo ocasional,pues hay momentos en que es necesario contratar mano deobra adicional y se recurra a otras familias del espacio rural.Por el contrario, es de esperar que, en el caso de las unida-des familiares que disponen de tecnología inapropiada, quecarecen de insumos productivos, que siembran en laderas yzonas de riesgo, que usan tierras degradadas y que tienen fin-cas de baja productividad, la AF contribuya poco a reducir lapobreza familiar.En síntesis, el marco en el que se desarrolle la AF determina-rá la contribución que pueda hacer para reducir la pobrezarural. Es indispensable, entonces, que la institucionalidad delos países de ALC coadyuve al diseño y a la implementación
  25. 25. 24 Instituto Interamericano de Cooperación para la Agriculturade políticas públicas que consideren la heterogeneidad de laactividad agrícola familiar.2.3.2. La AF y el mejoramiento de laseguridad alimentariaEn comparación con otros temas tratados, hubo un gran nivelde coincidencia entre los consultados con respecto al aportede la AF a la seguridad alimentaria. Se reconoció que la AFcontribuye a satisfacer las necesidades alimenticias del núcleofamiliar, en primer lugar, y del resto de la población, cuandose colocan los excedentes productivos en el mercado.Asimismo, se señaló que la agricultura de pequeña escalapermite una mayor estabilidad en cuanto a la disponibilidady abastecimiento de productos, debido a la mayor indepen-dencia de esta actividad con respecto a las fluctuaciones queocurren en los mercados internos y externos.Cabe notar que la disponibilidad de los alimentos no es unacondición suficiente para garantizar la seguridad alimen-taria; es necesario asegurar el acceso de las familias a losproductos agrícolas.La calidad de los alimentos también fue señalada como unaporte beneficioso de la AF, dado que el proceso de produc-ción es más natural en comparación con la producción demayor escala.2.3.3. La AF y el manejo sostenible de losrecursos naturalesEl aporte de la AF al manejo sostenible de los recursos na-turales depende, sin duda, de las prácticas agrícolas que seadopten y de las condiciones agroecológicas en que se des-envuelve. Sin embargo, como ejemplos del mejor manejode los recursos naturales que se da en la AF, se citaron lossiguientes aspectos:• Empleo de insumos propios del espacio rural donde se de-sarrolla la AF.
  26. 26. 25Situación y desempeño de la agricultura en ALCdesde la perspectiva tecnológica - 2012• Durante el proceso productivo no se utilizan agroquí-micos de manera intensiva, ni maquinaria especial niotros elementos.• Producción de varios cultivos en una misma área de launidad de producción.• Conservación de las variedades de semillas criollas, de losrecursos fitogenéticos, de especies medicinales y de la bio-diversidad, en contraposición con la pérdida que generanlos monocultivos extensivos y el uso de semillas homogé-neas asociadas a esta actividad.• Aplicación de tecnologías limpias, que dejan una huellade carbono más leve.• Manejo eficiente de los recursos hídricos, incluyendo lalluvia y el riego, lo que permite un uso más balanceado deesos recursos.• Prácticas agrícolas naturales, más vinculadas al entorno.En este punto se observaron posiciones divididas. Huboquienes afirmaron que el empleo de prácticas inapro-piadas en la AF, como la tala, la quema y el cultivo enpendientes y en suelos de dudosa calidad, contribuye a ladegradación de los recursos naturales. Otros, en cambio,mencionaron casos exitosos en que la aplicación de unsistema amigable con el ambiente en la AF permitió eldesarrollo sostenible desde el punto de vista social, eco-nómico y ambiental.Es importante distinguir el impacto de las prácticasinapropiadas que en ocasiones se observan en la AF, queafectan principalmente los recursos naturales del áreaagrícola en donde se desarrolla, del efecto que tienen sobrelos recursos naturales las prácticas agrícolas intensivas,la industria y el proceso de urbanización de los paísesde ALC.
  27. 27. 26 Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura2.4. La tecnología y la innovación en la AF2.4.1. El nivel tecnológico y la innovaciónen la AFLa heterogeneidad que caracteriza la AF en los países y re-giones de ALC dificulta realizar una caracterización generaldel desarrollo tecnológico y la innovación en la AF. Por ejem-plo, una tecnología apropiada para una unidad productiva yaprovechable en determinado espacio geográfico podría serinapropiada en otra unidad u contexto.Algunos de los factores que permiten caracterizar el nivel tec-nológico y la innovación en la AF son:• Uso de recursos locales.• Dependencia de insumos externos.• Desarrollo y apropiación de máquinas y equipos.• Valor agregado de los productos.• Grado de organización de los productores y capacidadde gestión.• Nivel educativo de los agricultores.• Vinculación con el mercado y articulación conotros sectores.• Uso de energías alternativas.• Disponibilidad de crédito.En general, los participantes indicaron que el desarrollo tec-nológico de la AF en ALC es bajo, en comparación con otrasactividades productivas. Esto obedece, señalaron, al limitadoapoyo público a los procesos de investigación e innovación,a los enfoques reduccionistas que se han adoptado, al sesgohacia la oferta tecnológica, a la debilidad de los sistemas deextensión, al excesivo énfasis puesto en aspectos productivos,a la poca integración a cadenas de valor y a la falta de políticaspúblicas diferenciadas.
  28. 28. 27Situación y desempeño de la agricultura en ALCdesde la perspectiva tecnológica - 2012Es necesario, entonces, fortalecer la capacidad de los agricul-tores de aprovechar la investigación agrícola. Esta capacidadpuede verse potenciada cuando existen organizaciones deproductores, se dispone de recursos de agua y suelo, el niveleducativo facilita la apropiación de distintas opciones tecno-lógicas, se respeta el saber y la cultura locales, y los distintosactores realizan el trabajo de forma multidisciplinaria, holís-tica y participativa.2.4.2. La oferta y la demanda tecnológicasLa mayoría de los participantes que se refirieron a este temasostuvieron que la oferta tecnológica agregada por lo generales insuficiente para satisfacer las demandas explícitas e implí-citas de la AF. Por un lado, consideran que los agricultoresfamiliares saben cuáles son sus necesidades, pero sus ingresosson limitados y no tienen ni los recursos ni las condicionespara acceder a los nuevos conocimientos tecnológicos. Ade-más, muchos tienen un bajo nivel educativo, el cual, sumadoa una débil organización, dificulta los procesos de innovación.Por otro lado, señalaron que los oferentes de tecnologías tie-nen la capacidad técnica para atender las demandas de losagricultores, pero no siempre mantienen una comunicacióncercana con ellos que les permita identificar y desarrollar tec-nologías apropiadas a sus necesidades (es decir, en función desus condiciones ambientales y productivas). Asimismo, lospresupuestos públicos de los INIA (institutos nacionales deinvestigación agrícola) se han visto limitados en muchos paí-ses de ALC y más bien, tienen que recurrir a fondos privadosque atenderían necesidades específicas de las empresas.2.4.3. Los procesos de innovación en la AFSegún los consultados, los procesos de innovación puedenmejorarse de la siguiente forma:• Aplicación de un enfoque en el área de la tecnología y lainnovación que esté basado en las necesidades de la AF.• Acompañamiento al agricultor familiar.
  29. 29. 28 Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura• Participación de la AF en la formulación de políticaspúblicas, en el diseño de tecnologías y en la resoluciónde problemas.• Promoción y fortalecimiento de redes deconocimiento tecnológico.• Inclusión de los miembros de la unidad productiva.• Fortalecimiento de los sistemas de investigación yextensión para la adopción e implementación delas tecnologías.• Planteamiento y ejecución de políticas yestrategias diferenciadas.• Sistematización de las experiencias desarrolladas encada territorio.2.4.4. El rol de los actoresEntre los roles mencionados por los participantes para los di-ferentes actores están los siguientes:• Los agricultores familiares deben identificar apropiada-mente sus necesidades para orientar las soluciones tecno-lógicas que demandan para sus problemas productivos.• Los responsables del desarrollo de tecnologías deben iden-tificar y desarrollar opciones apropiadas para la AF. Estastecnologías deben caracterizarse por ser de fácil acceso.• Los investigadores y los extensionistas deben adaptar yvalidar agrotecnologías para la innovación en sistemas deproducción tradicionales, así como para la recuperación yconservación de los recursos naturales.• Los centros generadores de tecnologías deben establecerprogramas específicos para la AF, que respondan inclusoa las necesidades de los sistemas de producción naturales,orgánicos o agroecológicos.• Los centros de investigación deben favorecer la investiga-ción estratégica y aplicada, en conjunto con otros actores.
  30. 30. 29Situación y desempeño de la agricultura en ALCdesde la perspectiva tecnológica - 2012• Los encargados del desarrollo tecnológico deben ge-nerar espacios que cuenten con la participaciónde distintos actores y sistematizar las tecnologías einnovaciones resultantes.• Los investigadores son responsables de promover ladifusión de información sobre los avances científicosy tecnológicos.• Los responsables de promover la innovación también de-ben propiciar el diálogo y compartir la información con losdiferentes actores.• Las instancias encargadas de la investigación y la exten-sión deben hacer análisis técnicos sólidos, comunitariosy participativos.• Los tomadores de decisión son responsables de identifi-car y promover políticas públicas que apoyen el desarrollotecnológico de la AF.2.5. Agenda de trabajo hemisféricoLa AF se caracteriza por la heterogeneidad de sus condicionesagroecológicas, socioeconómicas y culturales, por lo que lasagendas de los países de ALC deben tomar en consideraciónesas diferencias.Con respecto a la preparación colectiva de una agenda hemis-férica, las contribuciones de los participantes giraron en tornoa los siguientes temas:• Desarrollo e innovación en el uso de recursos produc-tivos, genéticos e hídricos, el patrimonio agrícola ytecnologías limpias.• Creación y fortalecimiento de alianzas y redes con otrosactores involucrados en el desarrollo de la AF.• Fortalecimiento de las cadenas de valor y de la incorpora-ción de la AF en ellas.• Mejoramiento del acceso a los mercados de los productosde la AF.
  31. 31. 30 Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura• Identificación y desarrollo de tecnologías apropiadaspara la adaptación al cambio climático y la mitigación desus efectos.• Disponibilidad de información agroclimática, de mercado,institucional y tecnológica para la toma de decisiones.• Promoción del uso de las tecnologías de la información yla comunicación (TIC).• Generación y desarrollo de las capacidades de la AF parapromover emprendimientos productivos.• Reconocimiento y valoración del saber delagricultor familiar.• Mejoramiento del acceso a la educación y la forma-ción técnica y fortalecimiento de las capacidades delos productores.• Promoción de procesos participativos y de articulacióncon otros sectores.• Definición y establecimiento de políticas públicas diferen-ciadas para el desarrollo y el fortalecimiento de la AF.• Desarrollo y/o fortalecimiento de los sistemas nacionalesde innovación agroalimentarios, apoyando el papel de losINIA, los sistemas de extensión y el rol de la academia.• Desarrollo de las innovaciones institucionales para apoyarel desarrollo organizacional de la AF y de las institucionesque promueven su progreso técnico.2.6. Elementos claves para unanálisis prospectivoLos participantes señalaron elementos claves para un análisisprospectivo de la innovación en la AF de ALC en el horizonte2030 (ver Figura 2.1). Del contexto actual se derivan problemas y obstáculos cuyasolución está, en parte, fuera de la competencia o marcode acción de los propios agricultores familiares. Además, la
  32. 32. 31Situación y desempeño de la agricultura en ALCdesde la perspectiva tecnológica - 2012Fuente:Síntesisdelaconsultaelectrónica“TecnologíaeinnovaciónenlaagriculturafamiliardeAméricaLatinayelCaribe”,2012.Figura2.1.VariablescríticasparaunanálisisprospectivodelaAFenALC.VVaarriiaabblleessaammbbiieennttaalleess•Dependenciaenergética•Usodeenergíaslimpias•Variabilidadclimática•Uso,gestiónyconservacióndelosRRNN•DisponibilidaddeRRNN•Presiónsobrerecursoshídricos•Zonificaciónagrícola•Usodetierrasdisponiblesparaagricultura•TitularidaddelatierraTTeeccnnoollooggííaaeeiinnnnoovvaacciióónn•Productividadagrícola•AccesoyusodelasTIC•Percepciónyusodenuevastecnologías(nanotecnología,biotecnología)ycultivostransgénicos•Técnicastradicionalesdeagricultura•Serviciosdeasesoría/extensión•AgriculturadiferenciadaeinocuidadVVaarriiaabblleessssoocciiaalleess•Niveldeescolaridad•Característicasdemográficas•AccesoaotrosserviciossocialesVVaarriiaabblleessiinnssttiittuucciioonnaalleess•Políticastecnológicasytransferenciadelconocimiento•Alianzaspúblico-privadas•Agremiacióndeagricultores•Trabajoasociativo•Nuevosmodelosdenegocios•Cooperaciónentreactores•ApoyoacentrosdeinvestigaciónysistemasdeextensiónVVaarriiaabblleessddeeccoonntteexxttoo•Procesodeurbanización•Cambioclimático•Crecimientodelapoblaciónmundial•Migracióncampo-ciudad•CambiosdehábitosalimenticiosVVaarriiaabblleesseeccoonnóómmiiccaass•Ingresofamiliar•Mecanismosdefinanciamiento•Volatilidaddelospreciosagrícolas•Generacióndeempleo•Accesoamercados•Mecanizacióndeprocesosproductivos•Inversióneinfraestructura•Cadenasdevalor•Nuevosgustosypreferenciasdelconsumidor•Nuevosusosdeproductosagrícolas•Tendenciasdelademandaporalimentos•CapacidadempresarialAgriculturaFamiliardel2030
  33. 33. 32 Instituto Interamericano de Cooperación para la Agriculturarealidad de los productores merece atención especial, debi-do a su diversidad y a la dinámica de sus procesos. De ahí laimportancia, según los consultados, de realizar un estudioprospectivo que considere los desafíos y las oportunidadescon respecto al aumento de la población mundial, los pro-cesos de urbanización que se están extendiendo en todaslas latitudes, los efectos del cambio climático y los nuevoshábitos alimenticios.La mayoría de los aportes de los consultados se enfocaron enlas variables o elementos económicos del sistema productivode la AF. Sin embargo, también se mencionaron las variablesambientales y aquellas relacionadas con el manejo de los re-cursos naturales, como el uso de energías limpias, el nivel dedependencia energética, el uso y la conservación de los recur-sos naturales y la información sobre la variabilidad climática.Otras variables consideradas incluyeron el uso de las TIC,de tecnologías con alto grado de sofisticación y de técnicastradicionales con potencial para impactar positivamente enlas variables económicas y ambientales de la AF. Los partici-pantes también aportaron variables de tipo regulatorio, sociale institucional.2.7. ConclusionesPara abordar el desarrollo de la AF en los países de ALC, se re-quiere conocer mejor la dinámica de trabajo de los pequeñosagricultores y las condiciones agroecológicas, socioeconómi-cas y culturales que caracterizan las distintas regiones.Los aportes de los consultados coincidieron en algunos temasy discreparon en otros. La causa de las diferencias de opiniónes que tanto la contribución de la AF al desarrollo rural comoel impacto de la innovación tecnológica dependen de las con-diciones en que dicha agricultura se desenvuelve.Los participantes indicaron que, en términos generales, elgrado de desarrollo de la innovación y la tecnología en la AFde los países de ALC es bajo. También destacaron la necesidadde que los pequeños agricultores tengan acceso a las tecnolo-gías y se apropien de ellas.
  34. 34. 33Situación y desempeño de la agricultura en ALCdesde la perspectiva tecnológica - 2012Muchas de las propuestas de los consultados para el forta-lecimiento de la AF en ALC señalaron la urgencia de quela actividad del pequeño agricultor sea más competitiva yeconómicamente viable, la necesidad de utilizar tecnologíasadecuadas a las realidades ecológicas, culturales y socioeco-nómicas de cada región y la importancia de que los procesosde investigación y extensión se basen en las necesidades y lasdemandas de las familias productoras.Dadas las diferencias entre países, se planteó la propuesta deregionalizar las iniciativas para fortalecer la AF en ALC; a sa-ber, en Centroamérica, la Región Andina, el Cono Sur y elCaribe. Es relevante que estas iniciativas estén acompañadasde un mayor compromiso y voluntad política por parte delos gobiernos.Finalmente, se identificaron variables para elaborar unaagenda conjunta y hacer un análisis prospectivo con la mira-da puesta en el 2030. Hubo coincidencia entre los consultadosde la importancia de definir colectivamente el tipo de AF quese desea alcanzar en ese año. La ruta que se defina a esosefectos debe ir acompañada de un sistema de seguimiento yevaluación regional de los objetivos e indicadores propuestos,a fin de valorar los avances y los retrocesos de la AF hacia ellogro de ese futuro deseado.
  35. 35. 353.1. La inversión en ciencia y tecnologíaEn la actualidad es particularmente instructivo analizar lasciencias agrícolas en el contexto de la inversión en cienciageneral, ya que los avances tecnológicos en ciencias como lagenética y la información tornan difusos los límites entre lasciencias agrícolas y las otras ciencias (Pardey et al. 2006).Según un estudio sobre educación, ciencia y tecnología enAmérica Latina y el Caribe (ALC) realizado por el Banco Inte-ramericano de Desarrollo (IDB 2010), la inversión en inves-tigación y desarrollo (I+D) es uno de los principales factoresque a largo plazo impulsan el crecimiento económico. La in-tensidad de la I+D, expresada como el porcentaje del produc-to interno bruto (PIB) invertido en I+D en los países de laOrganización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos(OCDE), alcanzó alrededor de 2,29% del PIB en 2007. Lospaíses con los índices más altos de intensidad de I+D en todoel mundo son Suecia (3,6%) e Israel (4,7%). Por el contrario,si bien en los últimos años se han logrado progresos, AméricaViviana Palmieri 93. Desempeño tecnológicode la agricultura9 Especialista del Programa de Innovación para la Productividad y la Com-petitividad del IICA.
  36. 36. 36 Instituto Interamericano de Cooperación para la AgriculturaLatina todavía invierte mucho menos en I+D que las econo-mías de referencia (IDB 2010).Como se aprecia en la Figura 3.1, la inversión en I+D en laregión representó el 0,69% del PIB en 2009 frente al 0,55%en 2000. De igual manera, la intensidad de las inversionesen I+D en relación con el PIB ha mostrado una leve tenden-cia creciente en los últimos años. Sin embargo, la tendenciaobservada en ALC se debe en gran medida a los avances rea-lizados por Brasil, al que le corresponde el 70% de las inver-siones de la región (Figura 3.2).Figura 3.1Intensidad de las inversiones en I+D(porcentaje del PIB).Estados UnidosCanadáEspañaBrasilAmérica Latinay el Caribe0,0%0,5%1,0%1,5%2,0%2,5%3,0%19901991199219931994199519961997199819992000200120022003200420052006200720082009GastoenI+D(%delPIB)Fuente: Elaborada por el Programa de Innovación para la Productividad y laCompetitividad del IICA; datos de RICYT 2012.
  37. 37. 37Situación y desempeño de la agricultura en ALCdesde la perspectiva tecnológica - 2012Figura 3.2Proporción del total de inversiones en I+D por parte de los paísesseleccionados como porcentaje del total en I+D en ALC, 2009.BBrraassiill7700%%MMééxxiiccoo1133%%AArrggeennttiinnaa77%%CChhiillee33%%OOttrroossAALLCC77%%Fuente: Elaborada por el Programa de Innovación para la Productividad y laCompetitividad del IICA; datos de RICYT 2012.Nota: “Otros ALC” incluye Cuba, Colombia, Costa Rica, Ecuador, Uruguay,Panamá, Bolivia, Guatemala, El Salvador, Trinidad y Tobago y Paraguay, entreotros países.Al analizar la intensidad de las inversiones de los países coninformación disponible (Figura 3.3), se observa que solo Bra-sil invierte más del 1% de su PIB en I+D y tres países in-crementaron sus inversiones hasta superar el 0,5% del PIB(Cuba, Argentina y Costa Rica). En general, estos valores sonmuy bajos y se observa que en Chile, Panamá y Bolivia dis-minuyeron entre el año 2000 y el 2009. El rezago de ALCes un hecho observado en diferentes estudios sobre el tema(Brumfiel 2006, Pardey et al. 2006, IDB 2010).
  38. 38. 38 Instituto Interamericano de Cooperación para la AgriculturaFigura 3.3Intensidad de las inversiones en I+D (porcentaje del PIB) en 2009 (o último año disponible) y 2000 (o año más cercano disponible) en países seleccionados.0,0%0,2%0,4%0,6%0,8%1,0%1,2%1,4%BrasilCubaArgentinaCostaRicaUruguayChileMéxicoEcuadorPanamáBoliviaColombiaElSalvadorGastoenI+D(%delPIB)2009* 20001,18%0 64%00 599%%0 54%0 41% 0 39% 0 39%0,25%0 20%0,15% 0,15%0 10%,,,, , ,,,Fuente: Elaborada por el Programa de Innovación para la Productividad y laCompetitividad del IICA; datos de RICYT 2012.* Nota: el porcentaje consignado para cada país corresponde a la intensidaden 2009 o en el último año disponible.Con respecto a la inversión en ciencia y tecnología agrope-cuaria, la iniciativa ASTI (siglas en inglés de Indicadores deCiencia y Tecnología Agropecuaria) del Instituto Internacio-nal de Investigaciones sobre Políticas Alimentarias (IFPRI) esla instancia especializada en dar seguimiento a esta informa-ción a nivel mundial. En este momento (mediados de 2012),los datos para ALC más recientes de esta fuente correspondena las inversiones realizadas en el año 2006 (Stads y Beintema2009). En dicho estudio, se reportaron aumentos moderadosdel monto total invertido en investigación en términos reales,equivalentes a un aumento promedio de 1,1% anual entre1981 y 2006, pero con grandes diferencias entre los países deALC (Stads y Beintema 2009).
  39. 39. 39Situación y desempeño de la agricultura en ALCdesde la perspectiva tecnológica - 2012Figura 3.4Tendencias de la intensidad de la inversión pública enI+D agropecuaria con respecto al valor agregado de laagricultura por país.1.991.661.27 1.22 1.210.95 0.94 0.930.50 0.500.37 0.26 0.20 0.150,00,511,0011,5522,002,5UUrruugguuaayyBBrraassiillAArrggeennttiinnaaCChhiilleeMMééxxiiccooBBeelliicceeNNiiccaarraagguuaaCCoossttaaRRiiccaaCCoolloommbbiiaaPPaannaammááHHoonndduurraassRReepp..DDoommiinniiccaannaaPPaarraagguuaayyEEllSSaallvvaaddoorrGGuuaatteemmaallaaIInnvveerrssiióónneennII++DDAAggrrooppeeccuuaarriiooccoonnrreessppeeccttooaallVVaalloorrAAggrreeggaaddooddeellaaaaggrriiccuullttuurraa((%%))2200006622000011Fuente: Elaborada por el Programa de Innovación para la Productividad y laCompetitividad del IICA con base en datos de ASTI (Stads y Beintema 2009).Los valores de la inversión en I+D entre países, como indica-dor del compromiso que tienen con la investigación, tradi-cionalmente se comparan calculando su intensidad, o sea suproporción con respecto al producto agrícola del país. Los va-lores de intensidad estimados en el estudio de ASTI muestranvalores cercanos al 1% para el promedio de la muestra, conun descenso en el 2006 con respecto al 2001. Nuevamente,las diferencias entre países son muy marcadas. Por ejemplo,en todos los países del Cono Sur de la muestra y en México,la inversión en I+D superó el 1,2% de su producto agrícolaen el 2006; Belice, Nicaragua y Costa Rica estuvieron cercadel 1%, mientras en los demás países no superó el 0,5%. Conla excepción de México, en todos los países incluidos en lamuestra la intensidad en el 2006 fue inferior a la del 2001(Figura 3.4).
  40. 40. 40 Instituto Interamericano de Cooperación para la AgriculturaExisten datos más recientes referidos a los institutos naciona-les de investigación agropecuaria (INIA) de la región, por loque no son comparables con los valores de ASTI, que incluyenlas inversiones de todo el sector público y académico de cadapaís. Estos fueron obtenidos por el Instituto Interamericanode Cooperación para la Agricultura (IICA) a fines de 2011 oinicios de 2012 para el estudio realizado por Trigo, Pomareday Villarreal (2012), cuyo resumen ejecutivo se presenta enel capítulo 5. de esta publicación. Estos datos muestran unincremento de los recursos invertidos por los INIA entre 2006y 2009, en que la suma de los INIA de los países encuestadosalcanzó más de 2,2 miles de millones de dólares internacio-nales del 2005, para luego descender en 2010 (Figura 3.5).Al igual que en los datos para la inversión en I+D de la eco-nomía en general reportados por la RICYT y los del sectoragropecuario presentados por ASTI, los datos de los INIAmuestran una clara preponderancia de unos pocos países, ta-les como Brasil y Argentina, que juntos representan el 70%de las inversiones (Figura 3.5).En definitiva, las inversiones en I+D agropecuario muestranciertos indicios de que en los últimos años siguieron una ten-dencia favorable, particularmente en los países más grandesde la región. Sin embargo, ello enmascara el hecho de que enmuchos de los otros países se continúa dando una subinver-sión crónica en I+D y que se carece de la masa crítica nece-saria para impulsar efectivamente la innovación tecnológica.
  41. 41. 41Situación y desempeño de la agricultura en ALCdesde la perspectiva tecnológica - 2012Figura 3.5Tendencias de la intensidad de la inversión pública enI+D agropecuaria con respecto al valor agregado de laagricultura por país.2006 2007 2008 2009 2010Guatemala 4,51 5,56 4,20 4,27 5,03Costa Rica* 2,04 2,05 6,62 6,87 5,29Paraguay 4,86 3,85 3,91 12,32 7,63Rep.Dominicana 12,51 9,94 9,69 9,38 8,96Belice 9,49Panamá 13,43 16,62 18,62 19,56 19,40Bolivia 16,35 20,05Nicaragua* 20,51 21,38 22,78 16,81 21,46Uruguay 28,93 33,21 32,58 35,14 34,45Perú 27,84 29,64 32,63 42,09 34,81Colombia 33,20 32,82 33,12 34,26 36,48Chile 43,95 50,56 56,21 62,13 57,43El Salvador 20,16 31,11 57,55 73,43 66,61Venezuela 161,28 156,09 169,47 148,23 78,30México 174,37 170,18 165,31 190,05 174,34Argentina 389,63 337,36 465,08 505,51 436,93Brasil 736,63 765,68 830,82 1047,96 994,1705001000150020002500Millonesdedólaresinternacionales(PPP)constantesdel2005Brasil737Brasil766Brasil831Brasil1048Brasil994Argentina390Argentina337Argentina465Argentina506 Argentina437México 174 México 170México 165México 190México 174Venezuela 161 Venezuela 156Venezuela 169Venezuela 148Venezuela 78Fuente: Elaborada por el Programa de Innovación para la Productividad y la Competi-tividad del IICA con base en datos de las encuestas realizadas para el estudio de Trigo,Pomareda y Villarreal (2012).Notas: La información presentada por los países se refirió al presupuesto institucional,excepto Costa Rica y Uruguay, que reportaron cifras del ingreso real, y Brasil, que indicólos recursos aplicados por objeto de gasto. La mayoría de los países reportó su informa-ción en moneda local y algunos países en USD. Se utilizaron factores de conversión dela paridad del poder de compra (PPP) de la base “World Bank DataBank” del BancoMundial para presentar la información en dólares internacionales, constantes al 2005.* Los datos de Costa Rica incluyen transferencias de instituciones descentralizadas, delsector externo para todos los años y del Plan Nacional de Alimentos para el año 2008.Los datos de Nicaragua incluyen el presupuesto del Gobierno, préstamos y donaciones.
  42. 42. 42 Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura3.2. Desempeño de la producción agrícola des-de la óptica de la tecnología e innovaciónLa producción de cultivos alimenticios per cápita ha mostradouna tendencia creciente en las últimas décadas, tanto en ALCcomo en el mundo (Figura 3.6a). Sin embargo, si se excluyenlas oleaginosas, cuyo desempeño está fuertemente influen-ciado por la ampliación de la siembra de soja transgénica en elCono Sur, la curva correspondiente a ALC se aleja de la ten-dencia creciente en los últimos años de la serie, disminuyén-dose la diferencia entre ALC y el total mundial (Figura 3.6b).Figura 3.6Producción de cultivos alimenticios por habitante, (incluyendo oleaginosas) 1961-2010.MundoLatinoamérica yel Caribe50055060065070075080085090019611962196319641965196619671968196919701971197219731974197519761977197819791980198119821983198419851986198719881989199019911992199319941995199619971998199920002001200220032004200520062007200820092010Producción(kg/habitante)Producción de cultivos alimenticios per capita(incluyendo oleaginosas), 1961 - 2010a.Cultivos alimenticios:cereales,raíces y tubérculos,frutas,vegetales y oleaginosas
  43. 43. 43Situación y desempeño de la agricultura en ALCdesde la perspectiva tecnológica - 2012Producción de cultivos alimenticios por habitante1961 - 2010Fuente: Elaborada por el Programa de Innovación para la Productividad y laCompetitividad del IICA; datos de FAOSTAT (FAO 2012).MundoLatinoaméricay el Caribe500550600650700750800850900Producción(kg/habitante)19611962196319641965196619671968196919701971197219731974197519761977197819791980198119821983198419851986198719881989199019911992199319941995199619971998199920002001200220032004200520062007200820092010b.Cultivos alimenticios:cereales,raíces y tubérculos,frutas y vegetalesAl analizar la producción de alimentos de origen vegetaly animal per cápita en ALC, se observa una clara diferen-ciación entre regiones. El Cono Sur produce más del doblede alimentos por persona que México o la Región Andi-na y alrededor del triple de los que produce el Caribe oAmérica Central (Figura 3.7). Tanto en México como en laRegión Sur del continente, en los últimos años la produc-ción anual ha mostrado oscilaciones más marcadas que enlos periodos previos, mientras en las demás regiones no hahabido cambios significativos.
  44. 44. 44 Instituto Interamericano de Cooperación para la AgriculturaFigura 3.7Producción de alimentos per cápita en ALC, 1987-2010.Cono SurAndinosCaribeMéxico100002003004005006007008009001000119988771199888811998899119999001199991111999922119999331199994411999955119999661199997711999988119999992200000022000011220000222200003322000044220000552200006622000077220000882200009922001100América CentralFuente: Elaborada por el Programa de Innovación para la Productividad y laCompetitividad del IICA; datos de FAOSTAT (FAO 2012).Nota: Alimentos incluye cereales, raíces y tubérculos, carne, leche y huevos.Si en lugar de analizar la producción total por habitante, seconsidera la producción media de cultivos alimenticios (in-cluidas las oleaginosas) por hectárea cosechada en ALC, enesta región se detecta un preocupante estancamiento en laúltima década, la cual no se manifiesta en otras regiones delmundo (Figura 3.8). Por ejemplo, en los países industriali-zados y en el Sudeste asiático, el crecimiento del rendimien-to en la última década es mucho más marcado que en ALC,particularmente hasta 2008. Este indicador agregado puedereflejar variaciones en una serie de elementos, tales comomodificaciones en la estructura productiva, la incorporaciónde tierras marginales o la menor inversión en cultivos ali-
  45. 45. 45Situación y desempeño de la agricultura en ALCdesde la perspectiva tecnológica - 2012menticios por la pérdida de la competitividad relativa. Perotambién puede alertar sobre deficiencias en la incorporaciónde tecnologías adecuadas en los sistemas productivos, lo cualpuede originar la ampliación de la brecha tecnológica de ALCcon respecto a otras regiones competidoras del mundo.Figura 3.8Producción de cultivos alimenticios por hectárea, 1961-2010.Sudeste AsiaPaíses IndustrializadosRendimiento(kg/ha)Latinoamérica y Caribe2 0002 5003 0003 5004 0004 5005 0005 5006 0006 50019611962196319641965196619671968196919701971197219731974197519761977197819791980198119821983198419851986198719881989199019911992199319941995199619971998199920002001200220032004200520062007200820092010Fuente: Elaborada por el Programa de Innovación para la Productividad y laCompetitividad del IICA con base en datos de ASTI (Stads y Beintema 2009).Cultivos alimenticios:cereales,raíces y tubérculos,frutas,hortalizas y oleaginosas
  46. 46. 46 Instituto Interamericano de Cooperación para la AgriculturaAl comparar la situación actual con la de hace 20 años, enALC se han registrado aumentos importantes en el áreadedicada al cultivo de hortalizas, frutas y particularmenteoleaginosas (soya, girasol y palma africana), mientras seha incrementado levemente la superficie dedicada a rubroscomo cereales y raíces y tubérculos y ha decrecido la de café(Figura 3.9).Figura 3.9Variaciones en la estructura de producción en rubroseconómicamente importantes en ALC, 1988/90-2008/10.--55 00000055 0000001100 0000001155 0000002200 0000002255 000000OleaginosasFrutasHortalizasCerealesRaícesyTubérculosCafé23537157172138793* Diferencia entre las medidas anuales de ambos períodosVariacionesenmilesdehectáreas*-1039Fuente: Elaborada por el Programa de Innovación para la Productividad y laCompetitividad del IICA; datos de FAOSTAT (FAO 2012).En la Figura 3.10 se observa el aumento anual de la produc-ción en grupos de rubros y la estimación de la contribucióndel área y del rendimiento a esta variación. En la décadapasada, la producción de cereales se incrementó anualmen-te alrededor de 3%, debido principalmente al aumento delrendimiento, especialmente en los países industrializados y
  47. 47. 47Situación y desempeño de la agricultura en ALCdesde la perspectiva tecnológica - 2012Figura 3.10Contribución del rendimiento y del área a la variaciónanual de la producción en el mundo en grupos de rubrosseleccionados, en la última década (2001-2010).2.5%2.8%3.1% 3.0%4.9%3.2%1.3%-1.3%6.4%3.5%1.5%3.5%0.8%6.8%4.8%-2%-1%0%1%2%3%4%5%6%7%8%IndustrializadosChinaSEAsiaALCChinaSEAsiaALCIndustrializadosChinaSEAsiaALCIndustrializadosChinaSEAsiaALCcereales café frutas oleaginosasVVariaciónanualmediaenlaproduccióntotalVariación debida al rendimiento Variación debida al área Variación de producciónFuente: Elaborada por el Programa de Innovación para la Productividad y laCompetitividad del IICA; datos de FAOSTAT (FAO 2012).Notas: El rubro “frutas” incluye todas las frutas, excepto melón.Los porcentajes corresponden a las variaciones en la producción anual.en ALC. Esto es congruente con el hecho de que en estos ru-bros se han dado los mayores esfuerzos públicos (nacionalese internacionales) dirigidos a desarrollar opciones tecnológi-cas. En el caso del café, la producción mostró incrementosen China y el Sudeste asiático superiores a los de ALC. Eneste rubro la mayor parte de los aumentos también se debió amayores rendimientos. Con respecto a las frutas, se destaca elincremento de su producción en China y el Sudeste asiático,con una fuerte contribución del rendimiento. Los mayoresaumentos en la producción de oleaginosas se dieron en elSudeste asiático y en ALC, aunque en el caso de esta últimaregión el incremento se debió principalmente a la incorpora-ción de áreas (Figura 3.10).
  48. 48. 48 Instituto Interamericano de Cooperación para la AgriculturaAl analizar cada una de las regiones de ALC, surgen algu-nas diferencias interesantes (Figura 3.11). La producción decereales varió principalmente debido a cambios en los ren-dimientos, la cual disminuyó en el Caribe y se incrementóen las demás regiones. Con respecto al café, en el Caribe au-mentó tanto su área como el rendimiento, en América Cen-tral bajó la producción y en América del Sur subió, en amboscasos debido a variaciones del rendimiento. América Centralfue la región en que más aumentó la producción de frutas,principalmente por la incorporación de más área. En el casode las oleaginosas, los incrementos de la producción fueronsignificativos en América Central y en la Región Sur, aunqueen esta última se debió casi exclusivamente al aumento de lasáreas dedicadas al cultivo de esos rubros (Figura 3.11).Figura 3.11Contribución del rendimiento y del área a laproducción en las regiones de ALC en grupos de rubrosseleccionados, en la última década (2001-2010).3.0%-1.4%2.4%3.3%1.3%1.7%-0.9%2.0%1.5%-0.5%2.2%1.4%4.8%-0.1%5.5%4.8%-2%-1%0%1%2%3%4%5%6%ALCCaribeAméricaCentralAméricadelSurALCCaribeAméricaCentralAméricadelSurALCCaribeAméricaCentralAméricadelSurALCCaribeAméricaCentralAméricadelSurcereales café frutas oleaginosasVariaciónanualmediaenlaproduccióntotalVariación debida al rendimiento Variación debida al área Variación de producciónFuente: Elaborada por el Programa de Innovación para la Productividad y laCompetitividad del IICA; datos de FAOSTAT (FAO 2012).Notas: El rubro “frutas” incluye todas las frutas, excepto melón.Los porcentajes corresponden a las variaciones en la producción anual.
  49. 49. 49Situación y desempeño de la agricultura en ALCdesde la perspectiva tecnológica - 2012La importancia del aumento en el rendimiento sobre la pro-ducción de cultivos alimenticios básicos se aprecia claramenteen la Figura 3.12. Dado que fue en estos cultivos en que losesfuerzos nacionales e internacionales dirigidos al desarrolloe incorporación de tecnologías que mejoraran la producciónpor unidad de área fueron más notables, esta tendencia evi-dencia que la tecnología puede hacer un aporte significativopara mejorar el desempeño de los sistemas productivos y ladisponibilidad de alimentos.Figura 3.12Tendencias en la producción de cultivos básicos(cereales, raíces y tubérculos, frijol), 1975-2010.Área (miles de ha)Producción (miles de T.M.)Rendimiento (kg/ha)0100020003000400050006000050 000100 000150 000200 000250 000300 000197519761977197819791980198119821983198419851986198719881989199019911992199319941995199619971998199920002001200220032004200520062007200820092010RReennddiimmiieennttooeennkkgg//hhaaÁÁrreeaaeennmmiilleessddeehhaayypprroodduucccciioonneesseennmmiilleessddeettoonneellaaddaassFuente: Elaborada por el Programa de Innovación para la Productividad y laCompetitividad del IICA; datos de FAOSTAT (FAO 2012).Por el contrario, en la Figura 3.13 se observan las tendenciasen dos grupos de cultivos que tradicionalmente no han sidoobjeto de tantos esfuerzos de la investigación pública. Tantoen frutas como en oleaginosas, las tendencias de la producción
  50. 50. 50 Instituto Interamericano de Cooperación para la Agriculturacorresponden a variaciones del área sembrada, con un efectopoco significativo del rendimiento. En el caso de las frutas, enlos dos últimos años de la serie se observa cierto cambio enesta tendencia, lo que podría indicar que está aumentando laincorporación de tecnologías en estos rubros. En el caso de lasoleaginosas, cuya producción también está determinada máspor el aumento del área de siembra que por el rendimiento,el crecimiento acelerado del área de soya genéticamentemodificada, particularmente en el Cono Sur, tiene una fuerteinfluencia sobre los datos.Figura 3.13Tendencias en la producción de frutas y oleaginosas,1975-2010.Área (cientos de ha)Producción(miles de T.M.)Rendimiento(kg/ha)05000100001500020000250003000035000400004500050000020 00040 00060 00080 000100 000120 000197519761977197819791980198119821983198419851986198719881989199019911992199319941995199619971998199920002001200220032004200520062007200820092010Rendimientoenkg/haÁreaencientosdehectáreasyproducciónenmilesdetoneladasTendencias en la producción de frutas(excluye melón)a.
  51. 51. 51Situación y desempeño de la agricultura en ALCdesde la perspectiva tecnológica - 2012Rendimientoenkg/haÁreaenmilesdehectáreasyproducciónenmilesdetoneladasTendencias en la producción de oleaginosas010 00020 00030 00040 00050 00060 0000500100015002000250030003500ProducciónÁrea (miles de ha)(miles de T.M.)Rendimiento(kg/ha)197519761977197819791980198119821983198419851986198719881989199019911992199319941995199619971998199920002001200220032004200520062007200820092010Fuente: Elaborada por el Programa de Innovación para la Productividad y laCompetitividad del IICA; datos de FAOSTAT (FAO 2012).b.Una de las modalidades productivas que ha adquirido granimportancia en ALC, al igual que la siembra directa y la agri-cultura de precisión, es la agricultura orgánica. Desde el iniciodel milenio, el área bajo manejo orgánico se ha duplicado enesta región, pasando de 3,9 millones de hectáreas en 2000 a8,4 millones en 2010 (Figura 3.14). Los continentes con ma-yor proporción de área bajo manejo orgánico siguen siendoOceanía y Europa.
  52. 52. 52 Instituto Interamericano de Cooperación para la AgriculturaFigura 3.14Área total bajo manejo orgánico – distribución entre continentes.0510152025303540millonesdehectáreasOceaníaCanadá y EE.UU.EuropaAsiaÁfricaAmérica Latinay el Caribe3.9 5.18.414.929.037.0Fuente: Elaborada por el Programa de Innovación para la Productividad y laCompetitividad del IICA; datos de FiBL e IFOAM 2012.3.3. ReferenciasBrumfiel, G. 2006. The scientific balance of power. Nature439(9):646-647.FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Agriculturay la Alimentación, IT). 2012. FAO Statistical Database(FAOSTAT) (en línea). Roma, IT. Consultado 22 jul.2012. Disponible en http://faostat.fao.org.FiBL (Research Institute of Organic Agriculture, CH), IFOAM(International Federation of Organic AgricultureLos avances en el uso de diferentes tipos de biotecnologías yen la bioseguridad de América Latina y el Caribe se presentanen el siguiente capítulo.
  53. 53. 53Situación y desempeño de la agricultura en ALCdesde la perspectiva tecnológica - 2012Movements). 2012. World: organic agricultural landand other certified areas by continental region 2005-2010 (en línea). Frick, CH, Organic-World.net, FiBL.Consultado 15 jun. 2012. Disponible en http://www.organic-world.net/statistics-data-tables-excel.html.Última actualización: 2 mar. 2012.IDB (Inter-American Development Bank, US). 2010. Science,technology and innovation in Latin America and theCaribbean: a statistical compendium of indicators(en línea). Washington, D.C., US. Consultado 22 jul.2012. Disponible en http://www.iadb.org/document.cfm?id=35384423.Pardey, PG; Beintema, NM; Dehmer, S; Wood, S. 2006.Agricultural research: a growing global divide?Washington, D.C., US, ASTI (Agricultural Science andTechnology Indicators Initiative), IFPRI (InternationalFood Policy Research Institute). 34 p.RICYT (Red de Indicadores de Ciencia y Tecnología-Iberoamericana e Interamericana-, AR). 2012.Indicadores de insumo (en línea). Buenos Aires, AR.Consultado 10 jul. 2012. Disponible en http://www.ricyt.edu.ar.Stads, GJ; Beintema, NM. 2009. Public agricultural researchin Latin America and the Caribbean: investment andcapacity trends (en línea). Washington, D.C., US,ASTI (Agricultural Science & Technology IndicatorsInitiative), IFPRI (International Food Policy ResearchInstitute), IDB (Inter-American Development Bank).Consultado 20 jul. 2012. Disponible en http://www.asti.cgiar.org/node/1843. 28 p.Trigo, E; Pomareda, C; Villarreal, F. 2012. Los INIA en ALC:desafíos para la innovación agraria. San José, CR, IICA.Manuscrito en edición. 91 p.
  54. 54. 55Pedro J. Rocha S.104.1. IntroducciónEn América Latina y el Caribe (ALC), la agrobiotecnología esconsiderada como un conjunto de técnicas variadas y altamen-te eficientes (Rocha 2011) que se constituye en una de las he-rramientas que permitirán, en el marco de las distintas formasde agricultura (convencional, orgánica, transgénica, etc.), darcumplimiento al reto de producir más y mejores productos ali-menticios y no alimenticios, causando un mínimo impacto am-biental negativo, en un escenario de cambio climático global,e involucrando a agricultores pequeños, medianos y grandes.La importancia de implementar acciones en biotecnologíaen ALC fue reconocida en la Declaración de San José, emi-tida por los ministros de Agricultura de las Américas en laDecimosexta Reunión Ordinaria de la Junta Interamerica-na de Agricultura (JIA), celebrada en octubre de 2011 enCosta Rica.Una de las múltiples herramientas de la biotecnología es latransgénesis, técnica que permite generar cultivos genética-mente modificados (GM). Las implicaciones que ello conlleva4. Avances de labiotecnología y labioseguridad enAmérica Latina y elCaribe10 Coordinador del Área de Biotecnología y Bioseguridad del IICA.
  55. 55. 56 Instituto Interamericano de Cooperación para la Agriculturahan sido objeto de numerosos debates. Como resultado, algu-nos países han rechazado la aplicación de esa tecnología, mien-tras otros la han aceptado (Ministerio del Ambiente y MarketS.A. 2008).En cumplimiento del mandato de la JIA, en atención a la ne-cesidad de utilizar diversas herramientas biotecnológicas pararesolver algunos de los problemas de la agricultura del hemis-ferio y con el objeto de representar la visión de los 34 paísesmiembros del Instituto Interamericano de Cooperación parala Agricultura (IICA), en 2011 el Instituto planteó cuatro pi-lares sobre los que se sustentan sus acciones de cooperaciónen biotecnología y bioseguridad (Figura 4.1):(i) La biotecnología es mucho más que transgénesis (todatransgénesis es biotecnología, pero no toda la biotecno-logía es transgénesis).(ii) El IICA no apoya ni rechaza una técnica particular. Lamisión del Instituto es brindar información objetiva, im-parcial, veraz y científicamente validada sobre el temaque haya sido generada por centros de investigación yuniversidades, con el fin de que sirva de apoyo a los to-madores de decisiones y al público en general.(iii) La bioseguridad es una muestra de la expresión de lasoberanía de los países en un tema tecnológico. Así lascosas, cualquiera que sea la posición de un país sobrela transgénesis (aceptación o rechazo), lo importante esque cuente con un marco regulatorio de bioseguridadque le permita hacer cumplir la decisión tomada.(iv) La biotecnología es complemento y fundamento de lasdiversas formas de agricultura.
  56. 56. 57Situación y desempeño de la agricultura en ALCdesde la perspectiva tecnológica - 2012PropósitoInteracciónInstitucionalPostuladosdel IICAInnovaciónTecnológicaBase científicay técnicaSistemas productivos sostenibles(social, económico, ambiental)Decisión política  Implementación de políticas Elección del agricultorBiotecnología:mucho más quetransgénesisIICA no está afavor o en contrade una tecnologíaparticularBioseguridad:Expresión de lasoberanía de lospaíses frente a labiotecnología(transgénica)Biotecnología:complemento yfundamento delas diversasformas deagricultura“Ómicas” Genómica,Proteómica, MetabolómicaTransgénesis Bio-informáticalimpiaconvencionalBasadas en conocimientotradicionalorgánicatransgénicaRadio-ActividadMarcadoresmolecularesFermentación Bio-reactorCultivoIn vitro HibridaciónTecnologíaslimpiasTecnologíanuclearTecnologíatransgénicaTecnologíasconvencionalesAceptaciónNo aceptaciónConocimiento científicamente validado y tecnologías disponiblesOtras disciplinas: Ingenierías Derecho Economía Estadística Informática ComunicaciónCiencias biológicas: Biología celular Genética  Bioquímica  Ecología  Fisiología Microbiología                            y molecular  vegetal4.2. Avances y situación actual de la biotecnologíaEn el sector agrícola de los países de ALC, las diversas técnicas bio-tecnológicas son empleadas de manera heterogénea. Con base envisitas técnicas realizadas a diferentes países, se puede decir queen ALC hay técnicas biotecnológicas que son utilizadas de mane-ra generalizada en los laboratorios, como el cultivo in vitro y losmarcadores moleculares. En contraste, también existen técnicasde laboratorio, como la genómica y la bioinformática, que tienenun desarrollo incipiente en la mayoría de los países, aunque connotables excepciones en algunos pocos (Argentina, Brasil, Chile,Colombia, México y Uruguay). Algunos países de ALC siembrancultivos GM, aunque son muy pocos los que están generando suspropios eventos transgénicos con fines de comercialización (Ar-gentina y Brasil). Por otra parte, las técnicas del control biológico,la fermentación y el compostaje son muy utilizadas para la gene-ración de bioinsumos, particularmente por los pequeños agricul-tores. Así las cosas, el grado de desarrollo de la biotecnología enlos países de ALC es variable, aunque es utilizada por los distintostipos de productores. A continuación se presenta una breve revi-sión de la situación actual de la biotecnología en ALC.A continuación (Cuadro 4.1) se presenta una breve revisiónde la situación actual de la biotecnología en ALC.Figura 4.1.Fundamentos de la posición oficial del IICA en biotecnología.
  57. 57. 58 Instituto Interamericano de Cooperación para la AgriculturaTécnica biotecnológica Países /Regiones de ALCCultivo invitro de células y tejidos vegetales Todos (a excepción de algunos países delCaribe)Marcadores moleculares Casi todosGenómica y Bioinformática Argentina,Brasil,Chile,Colombia,México,Perú“Ómicas” Brasil,Argentina,MéxicoTransgénesis Generan:Argentina,BrasilSiembran:Cono Sur,Colombia,Costa Rica,Honduras y MéxicoManual y rutinarioFermentación y Compostaje TodosCuadro 4.1 Resumen de las técnicas biotecnológicas más empleadas en ALC.Fuente:Rocha(datossinpublicar)En casi todos los países se utilizan las técnicas de cultivo invitro de células y tejidos. En ellos existen numerosos labo-ratorios de investigación y de producción en las universida-des, en los institutos nacionales de investigación agropecuaria(INIA) y en el sector privado, lo que ha permitido utilizar esetipo de tecnología en casi todas las especies agroalimentariasque se consumen en ALC. Adicionalmente, mediante dichastécnicas se está promoviendo la conservación de los recursosfitogenéticos, requisito fundamental para el mejoramiento delos cultivos. La región Caribe tiene particular interés en con-solidar la aplicación de este tipo de biotecnología.Otra de las técnicas que actualmente se emplea de manerarutinaria en numerosas instituciones de varios países de laregión es la de los marcadores moleculares, que se utilizapara caracterizar el germoplasma, lo que les permite a los in-vestigadores de los programas de fitomejoramiento acelerarel proceso de selección de materiales. En la mayoría de lospaíses de ALC existen laboratorios de marcadores molecu-lares, en los que principalmente se realizan investigaciones,aunque algunos pocos ofrecen la caracterización molecularcomo servicio técnico al sector privado. Si bien es importantetener una infraestructura física apropiada, lo es más contarcon las herramientas adecuadas para el análisis de la infor-mación obtenida, en lo cual las instituciones de la región hanvenido adquiriendo experiencia. Cabe mencionar el uso quelos pequeños y medianos productores de fríjol de los países de

×