12 Pp Xtnos

1,265 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
1,265
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
23
Actions
Shares
0
Downloads
43
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

12 Pp Xtnos

  1. 1. Curso de Historia de los Primeros Cristianos Parroquia de la Vera Cruz (agosto-octubre de 2007) Undécima sesión: Herejías paleocristianas Fecha: Jueves 11 de octubre de 2007 Expositor: Arturo Ibáñez León
  2. 2. I. Temario <ul><li>Aspectos generales. </li></ul><ul><li>Primeras desviaciones heréticas. </li></ul><ul><li>El milenarismo. </li></ul><ul><li>Tendencias y errores rigoristas. </li></ul><ul><li>Herejías antitrinitarias de los tres primeros siglos. </li></ul><ul><li>El gnosticismo. </li></ul>
  3. 3. I. Aspectos generales <ul><li>Perseguidores y filósofos paganos: enemigos externos de la Iglesia. Herejes: enemigos internos. </li></ul><ul><li>Desde sus orígenes la Iglesia debió hacer frente al peligro de las herejías. Esto se explica por la forma histórica de la Iglesia. </li></ul><ul><li>Especial peligrosidad de las herejías en los primeros tiempos: </li></ul><ul><li>La Iglesia no había definido con precisión sus dogmas. Ello hacía más difícil la defensa contra el error. </li></ul><ul><li>Muchos de los herejes tenían grandes cualidades naturales y se presentaban con una ciencia y ascetismo atractivos para muchos incautos. </li></ul>
  4. 4. <ul><li>Distinción entre herejía y cisma. </li></ul><ul><li>Etimología de la palabra “herejías”. Viene del griego “airesis” (“elección” o “selección”). En latín se tradujo por “secta”. Posteriormente, escritores cristianos latinos introdujeron el neologismo “haereses”. </li></ul><ul><li>En el mundo griego, herejía era una doctrina o escuela filosófica libremente elegida. </li></ul><ul><li>En el judaísmo, significaba un partido o escuela religiosa. Por ejemplo, saduceos, fariseos. </li></ul><ul><li>En la historia de la Iglesia herejía significa una secta que por medio de “otro evangelio” se aparta en algún punto de la confesión de fe de la Iglesia. Como dice San Pablo, “cuando alguien predica otro Jesús distinto del que nosotros hemos predicado, o recibís otro espíritu distinto del que habéis recibido, u otro evangelio distinto del que habéis abrazado”. </li></ul><ul><li>El cisma consiste en la división de la Iglesia por banderías o cuestiones personales. Pero frecuentemente el cisma deviene en herejía, porque los cismáticos pretenden fundar doctrinalmente la división que han ocasionado. </li></ul>
  5. 5. II. Primeras desviaciones heréticas <ul><li>El particularismo judío. </li></ul><ul><li>Bajo diversas formas y matices, se pretendía atar a la Iglesia a la antigua Ley y obligar a los cristianos a las prescripciones mosaicas. </li></ul><ul><li>Fue rechazado oficialmente en el Concilio de Jerusalén (49-50 d.C.). Pero el error no despareció. Así, San Pablo hubo de continuar luchando contra él durante su apostolado. </li></ul><ul><li>El antinomismo . Propugnaba cierta rebeldía contra toda ley, cierta libertad exagerada, que conducía a un verdadero libertinaje. A este grupo pertenecen, por ejemplo, los nicolaítas de Efeso. </li></ul><ul><li>Los ebionitas . Son los descendientes judío-cristianos de las tendencias particularistas judías. No admitían la divinidad de Cristo. Algunos, de escasa importancia, llegaron a reconocerlo como Mesías. Se llamaron nazarenos. </li></ul><ul><li>Los elkesaítas o mandeístas. Profesaban una mezcla de judaísmo, cristianismo y paganismo. Rechazaban los escritos paulinos. </li></ul><ul><li>Simón el Mago, patriarca de los herejes. . </li></ul>
  6. 6. III. El milenarismo <ul><li>Entre los cristianos de los primeros tiempos estaba muy arraigada la creencia en que era inminente la segunda venida de Jesucristo. Contribuían a ello la decadencia del Imperio romano y las persecuciones, que se interpretaban como las aflicciones que han de preceder el retorno de Jesús. </li></ul><ul><li>También denominado Jiliasmo, el milenarismo consiste en la creencia de que hacia el fin del mundo, Cristo, después de vencer al anticristo, aparecerá corporalmente e instaurará en la tierra un reinado de mil años junto con todos los justos ya resucitados. Solamente después de estos mil años de reinado glorioso de Cristo en la tierra, tendrá lugar la resurrección y el juicio universal. Aparece por primera vez en un escrito de fines del siglo I: Epístola de Bernabé. </li></ul><ul><li>Fundamentos de esta creencia: además de la creencia en la próxima venida de Cristo, se creía que las aflicciones de la Iglesia de parte de las autoridades terrenas, parecían exigir una purificación universal en este mundo. Cristo finalmente acabaría con todos sus enemigos e instaurará su reino. También se creía ver esta ideas en algunos pasajes de las Sagradas Escrituras, especialmente Apocalipsis 20, 1: derrota de la bestia y reino de mil años. </li></ul>
  7. 7. <ul><li>Los primeros en oponerse sistemáticamente al milenarismo fueron Clemente y Orígenes, de la escuela catequética de Alejandría (siglo III). Más tarde también lo refutaron San Agustín y San Jerónimo. </li></ul><ul><li>Tuvo mucha difusión en sectas gnósticas y entre los montanistas. Algunos santos Padres y escritores eclesiásticos se mostraron proclives a él. </li></ul><ul><li>Rebrotará en el curso de los siglos, por ejemplo, en la edad media con Joaquín de Fiore. A partir del s. XVI adquiere aspectos eminentemente políticos y sociales. </li></ul><ul><li>Milenarismo craso: admite la fornicación y niega la resurrección simultánea de buenos y malos. Aunque no ha sido condenado expresamente, es herético. </li></ul><ul><li>Milenarismo mitigado: No había sido condenado, por lo que algunos lo defendían. Pero fue rechazado por el Santo Oficio el 21 de julio de 1944. </li></ul>
  8. 8. IV. Tendencias y errores rigoristas <ul><li>Comienzos de la segunda mitad del siglo II surge un movimiento ideológico caracterizado por una fuerte tendencia rigorista. Estas herejías brotan de las entrañas mismas del cristianismo y hacen profesión de no querer nada más que no sea la pura doctrina de Jesucristo. Se presentan como el ideal de perfección e infalibles. Tratan de corregir las supuestas desviaciones del verdadero espíritu cristiano y aspiran a una reforma de la Iglesia y a preparar un nuevo e inminente reino de Dios. </li></ul><ul><li>Destacan el montanismo y el tertulianismo. </li></ul><ul><li>Montanismo </li></ul><ul><li>En los primeros años, Dios derramaba profusamente el carisma de la profecía. Esto permitió a algunos fanáticos presentarse como inspirados por el Espíritu Santo. </li></ul><ul><li>Uno de ellos fue Montano, quien comenzó a profetizar a la población de Arbabán en Frigia, hacia el 172. Afirmaba que el mundo se acabaría pronto y que la nueva Jerusalén debía reunirse en el llano de Pepuza. Se le unieron en la predicación Maximila y Priscila. Montano se presentaba como el Espíritu Paráclito prometido por Cristo en la última cena.. . </li></ul>
  9. 9. <ul><li>Su predicación se caracteriza por un rigorismo exagerado. Lo peor era que se presentaba como inspirado por Dios. </li></ul><ul><li>Plantea apartarse de las costumbres introducidas en las comunidades cristianas y aun sancionadas por la autoridad eclesiástica. Propugna ejercitarse en una mortificación intensa de sí mismo, más concretamente, con la renuncia al matrimonio y el ejercicio de un riguroso ayuno. </li></ul><ul><li>Suponían a la Iglesia separada del verdadero Espíritu, por lo que propugnaban su reforma. </li></ul><ul><li>Decía que debía estarse dispuesto siempre al martirio, y aun desearlo ardientemente. Prohibía el huir o esconderse en la persecución. </li></ul><ul><li>Lo más característico del montanismo es su planteamiento de que los pecados mayores no podían ser perdonados y que la Iglesia no tenía poder para ello. Son los pecados capitales y eran: apostasía, homicidio y adulterio. </li></ul><ul><li>Añadía otros preceptos secundarios: prohibición de ornato en las mujeres; aceptar cargos públicos; el uso de la pintura, escultura y ciencias profanas. </li></ul><ul><li>El montanismo se extendió por Occidente y Oriente. La Iglesia hubo de adoptar medidas. Así, algunos sínodos del Asia Menor analizaron las nuevas doctrinas y encontrándolas falsas y heréticas, sus partidarios fueron excomulgados. Finalmente, el Papa Víctor (189-199) y Ceferino (199-217), excomulgaron a los partidarios de la secta. </li></ul>
  10. 10. <ul><li>El tertulianismo. </li></ul><ul><li>Los anatemas de los sínodos y del Papa no detuvieron a Montano y a sus seguidores. Se sentían superiores y continuaron luchando por el progreso de su doctrina. </li></ul><ul><li>Contribuyó a su progreso la conquista para sus ideas de Tertuliano. Éste la transformó un poco, dando origen al tertulianismo. </li></ul><ul><li>Pretendió atraer a la comunidad de Cartago. Como fracasó en ello, se separó de la Iglesia en el 197. Desde entonces, se opondrá cada vez más a la autoridad eclesiástica. </li></ul><ul><li>Rechaza las instituciones de la Iglesia, no por opuestas al espíritu de Cristo, sino porque ha pasado su tiempo. El cristianismo debía entrar en un nuevo estadio de perfección: el de la nueva doctrina. </li></ul><ul><li>Asienta la doctrina fundamental montanista: es reprobable el esconderse en la persecución; insiste en la observancia de los ayunos; mantiene la idea de que no pueden perdonarse los pecados capitales. </li></ul><ul><li>Suaviza la prohibición del matrimonio, limitándola a las segundas nupcias. </li></ul>
  11. 11. V. Herejías antitrinitarias de los tres primeros siglos. <ul><li>Puntos fundamentales de la fe cristiana: existe un solo Dios y el Padre es Dios, el Hijo es Dios y el Espíritu Santo es Dios. </li></ul><ul><li>Respecto del primer punto, éste no se puso en tela de juicio. </li></ul><ul><li>Sin embargo, la Iglesia no tuvo siempre una conciencia tan explícita del misterio trinitario de Dios. Se fue definiendo progresivamente. La Persona divina del Padre, manifestada claramente en el Antiguo Testamento, no fue jamás objeto de controversia. El Hijo se manifestó claramente en el Nuevo Testamento, pero su consustancialidad con el Padre se definió en el Concilio I de Nicea (325); y en cuanto al Espíritu Santo, anunciado por Jesús y que se manifestó desde los orígenes de la Iglesia, su condición de tercera Persona de la Trinidad se definió en el Concilio I de Constantinopla (381) </li></ul><ul><li>Denominador común de las herejías antitrinitarias es el monarquianismo, en cuyo favor se sacrifica o la divinidad del Hijo y del Espíritu Santo, o se niega la distinción real entre las tres Personas. </li></ul><ul><li>Primeros errores trinitarios son de la época apostólica. Por ejemplo, Cerinto y algunos judaizantes negaban la divinidad de Cristo porque no podían conciliarla con el monoteísmo. </li></ul>
  12. 12. <ul><li>Las herejías trinitarias propiamente dichas surgen a partir del siglo II, se desarrollan durante el siglo III y culminan en el siglo IV con el arrianismo (que niega la divinidad del Hijo) y el macedonianismo (que niega la divinidad del Espíritu Santo). </li></ul><ul><li>Monarquianismo dinamista o adopcionista. El Adopcianismo o dinamismo. </li></ul><ul><li>Afirma que Cristo fue un puro hombre, pero que nació milagrosamente de la Virgen María; y en el bautismo del Jordán, Dios le infundió un poder sobrenatural y lo adoptó como Hijo. </li></ul><ul><li>Entre sus partidarios destacan Teodoto el Curtidor, Teodoto el Joven y Pablo de Samosata. </li></ul><ul><li>Monarquianismo modalista o patripasiano. O Sabelianismo. </li></ul><ul><li>Presentada por primera vez en Oriente por Noeto, pretende salvar los dos grandes dogmas: la divinidad de Cristo y la unidad de Dios. Pero destruye la redención. </li></ul><ul><li>Sostiene que Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo son una sola y una misma Persona. Esta única Persona, el Padre, se manifiesta de diferentes modos en la historia de la salvación: Creador, Redentor y Santificador. </li></ul>
  13. 13. <ul><li>Es decir, afirman que el Hijo es Dios, pero que era el mismo Padre con una modalidad especial. El Padre, con otra modalidad, fue quien descendió al seno de María; y el que padeció y murió en la cruz ( Pater passus est: patripasianos ). </li></ul><ul><li>Grandes propagadores de esta herejía fueron Epígono y Cleomenes, discípulos de Noeto. Destacó por sobre ellos Sabelio, quien amplió la concepción al Espíritu Santo: también es el Padre bajo una modalidad distinta. </li></ul><ul><li>El Papa San Calixto I (217-222) lanzó excomunión contra Sabelio y sus seguidores. Sabelio huyó a Oriente y de allí a Egipto. Murió el 260. </li></ul>
  14. 14. VI El gnosticismo <ul><li>Gnosis significa ciencia o conocimiento. </li></ul><ul><li>Se trata de un movimiento filosófico-religioso que tiene antecedentes en la época anterior al cristianismo. No es más que uno de los sincretismos a que dio origen la cultura helénica. </li></ul><ul><li>Los principales elementos que conforman el gnosticismo son diversas ideas orientales (como el dualismo); elementos de religiones orientales, de Egipto, Persia y Caldea (en particular el sentimentalismo oriental); la filosofía griega, en particular las ideas de Platón y elementos del neopitagorismo como del neoplatonismo; elementos cosmogónicos tomados de los persas, hindúes y otros pueblos del extremo oriente; y diversos elementos del cristianismo. </li></ul>
  15. 15. <ul><li>Los sistemas gnósticos son diversos. Comprende más de 30 doctrinas diferentes. Pero hay puntos fundamentales de los diversos sistemas: </li></ul><ul><li>Punto básico: la oposición fundamental y eterna entre el Dios trascendental e inaccesible, Ser supremo, y por otro lado la materia informe, concebida como principio y origen del mal. Es el denominado dualismo. </li></ul><ul><li>Existen los seres intermediarios. Son una serie de criaturas producidas generalmente por emanación del Ser supremo. Son los llamados eones o principios eternos. Todos ellos deben estar entrelazados de un modo especial, distinto en los diversos sistemas, y junto con el Ser supremo formaban el reino de la luz. Iban por parejas y eran menos perfectos a medida que se iban alejando del Ser supremo. Pero aún el eón inferior poseía una partícula de divinidad, que imposibilitaba la creación de la materia. </li></ul><ul><li>Al efectuarse las emanaciones algunas partículas cayeron en medio de la materia y allí se hallaban como desterradas entre un elemento contrario. </li></ul><ul><li>Uno de los eones, participante de la divinidad, pretendió ascender en su posición y aun llegar al grado de Ser supremo y se rebela. Arrojado del reino de la luz este eón, que se llama demiurgo, crea el mundo material y el hombre, entablándose la lucha constante entre Dios y el hombre. . </li></ul>
  16. 16. <ul><li>Algunos gnósticos identificaban al demiurgo con el Dios del Antiguo Testamento. Las almas de los hombres, espirituales y puras, son partecitas de luz encerradas en la materia, de la que esperan ser rescatadas. </li></ul><ul><li>¿Cómo opera la redención? Vino otro eón, fiel al Ser supremo, el eón Cristo. Éste comunicó a las almas el conocimiento de su verdadero origen y les enseñó el modo de libertarse de la materia, que es precisamente por el conocimiento superior (la gnosis), no por las buenas obras. </li></ul><ul><li>Este eón divino, el Cristo de la filosofía gnóstica, no toma verdadero cuerpo. Por ello no redime por medio del sacrificio y de la cruz, sino enseñando el conocimiento verdadero con su ejemplo. Así, se destruye la verdadera redención. </li></ul><ul><li>Por la importancia del conocimiento o de la gnosis, los hombres se dividen en tres clases o castas: los espirituales o gnósticos, que han conseguido el pleno conocimiento, por lo que no necesitan nada más, ni se preocupan de ninguna norma ni moral, su conocimiento los salva y les basta; los psíquicos, simples cristianos, que no tienen capacidad para llegar a la verdadera gnosis; y los materiales (hílicos), que son los paganos, que no tienen ninguna esperanza de salvación. </li></ul>
  17. 17. <ul><li>- De lo anterior proceden los errores y aberraciones en la moral, propios de los gnósticos. Además, siendo mala la materia, hay que despreciarla y martirizarla. De ahí todos los excesos morales, un ascetismo rígido y sin alma. </li></ul><ul><li>Principales sistemas y jefes gnósticos. </li></ul><ul><li>A fines del siglo I aparecen las primeras manifestaciones de espíritu gnóstico. Sostienen la idea de un cuerpo aparente en Cristo: docetismo. </li></ul><ul><li>Simón Mago: precursor de los gnósticos. Considerado eón superior, el demiurgo de los gnósticos. </li></ul><ul><li>Cerinto, verdadero precursor del gnosticismo. Concebía la divinidad en una ideología dualista. Dios estaba por sobre todo lo creado pero sin ningún contacto con el mundo. Había un ser mediador, el demiurgo, quien creó el mundo y dio la ley a Moisés. Distinguía a Jesús (hombre nacido de María, pero nada más) del Cristo, otro mediador entre Dios y el mundo. Al bautizarse Jesús se junto con el Cristo y en su virtud obró milagros. Pero antes de morir lo abandonó. </li></ul><ul><li>Saturnilo: base de su sistema es el dualismo persa. El Dios de la luz y Satán. </li></ul>
  18. 18. <ul><li>Gnósticos alejandrinos. De mayor significación. Destacan Basílides, Valentín y Carpócrates. También los ofitas y los encartitas. Finalmente, Bardesanes, discípulo de Valentín y muerto en 222. </li></ul><ul><li>Marción y el marcionismo. </li></ul><ul><li>Infiltra en el cristianismo ideas de la filosofía griega y de religiones orientales, pero además combate ciertos dogmas y a la jerarquía católica. </li></ul><ul><li>Es muy admirado por el racionalismo protestante, principalmente por Adolfo Harnack, por la actitud de supuesto reformador de Marción. Algunos lo consideran el primer protestante. </li></ul><ul><li>No es un gnóstico en todo el rigor de la palabra. Los gnósticos son más bien paganos imbuidos en doctrinas orientales. Marción era cristiano, instruido en el cristianismo. </li></ul><ul><li>Arrojado de la Iglesia de su padre, Obispo de Sínope, en el Ponto, en el 140 se dirigió a Roma. Allí, influido por algunos gnósticos comienza a divulgar sus doctrinas. </li></ul>
  19. 19. <ul><li>Su sistema se basa en la oposición irreductible entre el Dios del Antiguo Testamento y el Cristo del Nuevo. </li></ul><ul><li>El primero, es un Dios justiciero y riguroso. Es el demiurgo severo e intransigente de los gnósticos. Impone una ley que ni sus predilectos, los judíos, pueden observar, mientras que a los demás pueblos los rechaza y condena. </li></ul><ul><li>Cristo, en cambio, es el Dios del amor y de la misericordia, que atrae a todo el mundo con el aliciente de su bondad infinita. Concibe al Nuevo Testamento como algo nuevo que está en oposición al Antiguo. </li></ul><ul><li>No admite la encarnación propiamente tal. El Dios bueno envió a Cristo, el cual, sin intervención alguna de María, apareció en el mundo con un cuerpo aparente y enseñó la verdadera doctrina, opuesta a la del demiurgo del Antiguo Testamento. </li></ul><ul><li>Sostiene que el único verdadero apóstol es Pablo. Marción exigía de todos una fe viva en el Dios bueno, al que predicó Cristo. </li></ul><ul><li>Se distingue de los gnósticos porque no admite el reino de la luz o pléroma ni emanaciones o eones. Tampoco admite la oposición marcada entre diversas clases de hombres. </li></ul>
  20. 20. <ul><li>El maniqueísmo. </li></ul><ul><li>Es considerado una prolongación del gnosticismo. </li></ul><ul><li>Se difunde a partir de mediados del siglo III. Se trata de una religión sincretista, basada en ideas religiosas y filosóficas orientales y helenísticas. Fusión del dualismo persa con ideas budísticas y de otras religiones orientales, y elementos del cristianismo amoldados a la mentalidad oriental. </li></ul><ul><li>El fundador de esta secta fue Mani, quien hacia el 240 predicaba en la India. </li></ul><ul><li>Base de su sistema es la oposición eterna entre los dos principios: la Luz (Ormuz) y las Tinieblas (Ahrimán). Ambos rodeados de multitud de eones, sin que estén separados por un abismo infranqueable, por lo que la gran lucha fue posible. </li></ul><ul><li>Los cinco elementos del reino de Ahrimán (tinieblas, barro, viento, fuego y humo) promueven un levantamiento. Ormuz, para defender su reino, produce por emanación una nueva fuerza que se desarrolla en el hombre primitivo. Éste, armado con los cinco elementos puros (luz, fuego, viento, agua y tierra), lucha con los poderes de las tinieblas. </li></ul><ul><li>En el mundo hay una parte de luz mezclada con la materia: el Iesus patibilis. Otras partes de luz no mezcladas son el Iesus impatibilis y se hallan en el sol y la luna. </li></ul>
  21. 21. <ul><li>Para libertar a las partes de luz de los hombres, se presenta en forma aparente el Iesus impatibilis y en seña el modo como se han de librar, cómo se debe obrar la redención. Pero ya sus apóstoles entendieron mal su doctrina: por eso envía Cristo al Paráclito prometido, que aparece en la persona de Mani, con el fin de purificar la religión. </li></ul><ul><li>Los preceptos morales se compendian en los tres sellos: las manos (abstención del trabajo servil y de hacer daño a los animales y a las plantas); la boca (privación de carne y vino); el seno (renuncia al matrimonio, pero no a la comunicación sexual). Sólo los perfectos están obligados a los tres sellos. </li></ul><ul><li>Consideraba a la Iglesia Católica degenerada y organizó la propia con doce maestros, entre los cuales uno era el jefe, y 72 presbíteros y diáconos. </li></ul><ul><li>Rechazaban el Antiguo Testamento y del Nuevo sólo admitían una parte. </li></ul><ul><li>Su corrupción de costumbres hizo peligrosa a la secta, tanto para el Imperio como para la Iglesia. Pero como se presentaba con aires de ascetismo e intelectualidad, seducía a muchos. </li></ul><ul><li>Mani escribió su Evangelio vivo y el Libro de los misterios , junto a otros trabajos ascéticos. En dichas obras difundió su doctrina. </li></ul>
  22. 22. <ul><li>Lucha de la Iglesia contra estos enemigos. </li></ul><ul><li>Primeros polemistas: San Pedro, San Pablo, San Juan Evangelista, San Ignacio de Antioquía y San Justino. </li></ul><ul><li>En la segunda mitad del siglo II: Milciades, Melito de Sardes, Teófilo de Antioquía. </li></ul><ul><li>Destaca San Ireneo y su obra polémica Contra las herejías . Fue el mejor exponente de la Iglesia a fines del siglo II contra los ataques filosóficos y gnósticos. </li></ul><ul><li>Tertuliano. Destacan sus obras Apologeticum y De praescriptione. </li></ul><ul><li>Rasgos comunes de estos autores: conformidad de los católicos en todas partes, en oposición a la división y multiplicación de los sistemas gnósticos y su corrupción moral; destacan el carácter pagano del gnosticismo, las contradicciones al atacar al Dios del Antiguo Testamento y la supuesta oposición con el Jesús de la Nueva Ley; e insisten en la insuficiencia de la redención, tal como los gnósticos la explicaban. </li></ul><ul><li>Medidas de la Iglesia: Excluir de la comunidad a los jefes gnósticos y sus seguidores, adoptar medidas para la instrucción sólida y completa, y señalar de una manera definitiva los libros inspirados por Dios: el canon de la Sagrada Escritura. </li></ul>
  23. 23. apologeticahistorica.blogspot.com

×