07 Pp Xtnos

1,928 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
1,928
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
21
Actions
Shares
0
Downloads
45
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

07 Pp Xtnos

  1. 1. Curso de Historia de los Primeros Cristianos Parroquia de la Vera Cruz (agosto-octubre de 2007) Séptima sesión: Persecuciones del Imperio romano Fecha: Jueves 13 de septiembre de 2007 Expositor: Gonzalo Verbal Stockmeyer
  2. 2. Temario <ul><li>Posición del cristianismo frente al Imperio </li></ul><ul><li>Actitudes de Roma frente al cristianismo </li></ul><ul><li>Características generales de las persecuciones </li></ul><ul><li>Persecuciones principales </li></ul><ul><li>Causas de las persecuciones </li></ul><ul><li>Fundamento jurídico de las persecuciones </li></ul><ul><li>Significado del martirio para los primeros cristianos </li></ul>
  3. 3. <ul><li>Posición del cristianismo frente al Imperio </li></ul><ul><li>Los cristianos se separan definitivamente del judaísmo en la rebelión judaica (años 66-70) que termina con la destrucción del Templo. No participan por dos motivos: </li></ul><ul><li>Postura pacífica. </li></ul><ul><li>Esperanza en la inminente Parusía (Segunda venida de Cristo). </li></ul><ul><li>Pero también hay razones doctrinarias para no rechazar de plano el Imperio: </li></ul><ul><li>Jesús: “Dad al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios” (Mt 20, 15-21; Mc 12, 13-17; Lc 20, 19-25). </li></ul><ul><li>San Pablo : “ Sométanse todos a las autoridades constituidas, pues no hay autoridad que no provenga de Dios, y las que existen, por Dios han sido constituidas” (Romanos 13, 1). </li></ul><ul><li>San Pedro: Temed a Dios y honrad al rey” (1 Pdr 2, 17). </li></ul><ul><li>Conclusión: Los cristianos distinguen entre el poder político y el poder religioso. Para los cristianos el cumplimiento de los deberes frente a la autoridad política no emana de un temor a ser sancionado, sino de una estricta obligación de conciencia. </li></ul>
  4. 4. Tertuliano (155-220) <ul><li>“ (…) se nos manda, para plenitud de la benignidad, orar a Dios también por los enemigos y pedir bienes para nuestros perseguidores” ( Apologeticum , 31, 1). </li></ul><ul><li>“ Pero también formal y manifiestamente se nos dice: ‘Orad por los reyes, por los príncipes y por las autoridades a fin de que todo sea tranquilo para vosotros’” (Ibid.). </li></ul>
  5. 5. <ul><li>Actitudes del Imperio hacia el cristianismo. Actitud inicial: indiferencia </li></ul><ul><li>Roma es tolerante en materia religiosa: Esto trae dos consecuencias para el Imperio: </li></ul><ul><li>A los pueblos sometidos, les permite mantener sus tradiciones religiosas. </li></ul><ul><li>Acoge con facilidad los cultos extranjeros, especialmente los orientales; por ejemplo, el culto al emperador tiene una clara influencia oriental. </li></ul><ul><li>La actitud inicial del Imperio hacia los cristianos es de total indiferencia: Razones: </li></ul><ul><li>La muerte de Cristo pasa desapercibida para el Imperio: Es un episodio más dentro de los muchos que por aquel entonces suceden: en Palestina son normales los levantamientos de algunos revolucionarios contra el poder constituido de Roma. </li></ul><ul><li>Son confundidos con aquellos predicadores que habitualmente recorren las comunidades judías de la Diáspora. </li></ul>
  6. 6. Actitud posterior: sospecha <ul><li>Comienza el año 64 con el incendio de Roma por Nerón. </li></ul><ul><li>Antes, los cristianos aparecen como una secta judía. </li></ul><ul><li>¿A qué se debe esta mayor diferenciación? Hipótesis: </li></ul><ul><li>Presencia en Roma de Flavio Josefo. </li></ul><ul><li>Predicación de Pablo. </li></ul>
  7. 7. <ul><li>Características generales de las persecuciones </li></ul><ul><li>Las persecuciones se extienden desde el año 64 (persecución de Nerón) hasta el 313 (Edicto de Tolerancia de Milán, Constantino y Licinio). </li></ul><ul><li>Pueden distinguirse tres etapas de persecuciones: </li></ul><ul><li>Siglos I y II (años 64-192): Persecución contra los cristianos en tanto individuos particulares. </li></ul><ul><li>Primera mitad siglo III: Persecución no sistemática contra de la Iglesia. </li></ul><ul><li>Segunda mitad siglo III en adelante: Persecución sistemática contra de la Iglesia como institución. </li></ul><ul><li>Pese a que las persecuciones se extienden por un plazo de dos siglos y medio, los cristianos logran largos períodos de paz: Pruebas: </li></ul><ul><li>Las comunidades cristianas tienen lugares públicos de culto y enseñan en escuelas creadas para el efecto (Justino en Roma, Clemente en Alejandría, etc.). </li></ul><ul><li>Las comunidades cristianas podía llevar pleitos ante los tribunales del Imperio y ganarlos. </li></ul><ul><li>Dato estadístico: 120 años de paz, aunque de paz precaria. </li></ul>
  8. 8. <ul><li>Persecuciones principales </li></ul><ul><li>Ha sido un lugar común sostener que las persecuciones fueron 10; pero esto se ha hecho para establecer una analogía con las 10 plagas sufridas por Egipto a causa de la persecución contra el pueblo de Israel: En realidad, no hubo un número determinado de persecuciones, sino períodos durante el cual el Imperio consideró al cristianismo como una religión ilícita, y actuó en consecuencia contra los cristianos. </li></ul><ul><li>Lactancio (+ 317) unió el nombre de los emperadores con las persecuciones en cuyo reinado tuvieron lugar. </li></ul>
  9. 9. Nerón (54-68) <ul><li>Persecución de Nerón (54-68): El incendio del 64 destruye 7 de los 14 distritos de Roma. Nerón es su autor intelectual. El rumor de que él es el autor lo lleva a buscar un chivo expiatorio. Probablemente algunos judíos cercanos al emperador (¿Flavio Josefo?) lo incitan a ello. Esta persecución queda circunscrita a Roma. Las penas son atroces (crucifixión, fieras, antorchas vivientes, etc.). </li></ul><ul><li>Mártires: San Pedro (64, colina vaticana), San Pablo (67, Vía Ostiense). </li></ul><ul><li>Gran consecuencia: Reconocimiento público negativo del cristianismo. Comienza la leyenda negra de los cristianos: </li></ul><ul><li>T ácito (55-120) califica a los cristianos como “enemigos del género humano” y como parte de una “superstición detestable” , pero los reconoce inocentes del incendio de Roma. </li></ul><ul><li>Se le atribuyen autor de actos delesnables (infanticidios, antropofagia, etc.). </li></ul><ul><li>El pueblo llega a creer que los cristianos adoran a un crucificado con cabeza de asno. </li></ul>
  10. 10. Fuentes <ul><li>Tácito (55-120) </li></ul><ul><li>“ Luego, para acabar con este rumor, culpó y aplicó [Nerón] refinadísimos tormentos a los que el vulgo llamaba cristianos, odiosos por sus maldades. Les venía este nombre de Cristo, a quien bajo el Imperio de Tiberio, Poncio Pilatos le condenó a muerte; reprimida por el momento esta detestable superstición, reaparecía con más vigor. Y esto no sólo por Judea, cuna de este mal, sino también a través de toda Roma, donde tiene fácil acogida y desarrollo todo lo más atroz y vergonzoso de todas partes. Primeramente fueron apresados los que declaraban su fe; después, por revelaciones de ellos mismos, una gran multitud fue convencida, más que de delito de incendio, de odio al género humano”. </li></ul><ul><li>Tertuliano (155-220) </li></ul><ul><li>“ No hay calamidad pública ni males que sufra el pueblo de que no tengan culpa los cristianos. Si el Tíber crece y se sale de madre, si el Nilo no crece y no riega los campos, si el cielo no da lluvia, si tiembla la tierra, si hay hambre, si hay peste, un mismo grito en seguida resuena: ¡los cristianos a las fieras!”. </li></ul>
  11. 11. Trajano (98-117) <ul><li>Asume una actitud en apariencia contradictoria: Su política anticristiana emana de la consulta de Plinio el Joven (61-114), gobernador de Bitinia (Asia Menor). Plinio le envía una carta a Trajano planteándole sus dudas. </li></ul><ul><li>Plinio se da cuenta que el cristianismo ha penetrado en demasía en las provincias, campos y, en general, en los sectores populares: Se preocupa por que rige una orden imperial que prohíbe los sodalicios (cofradías o corporaciones) y los cristianos ejercen una práctica asociativa y fraternal. La gran pregunta de Plinio es: ¿basta probar que son cristianos o que han cometido otros delitos anexos? </li></ul><ul><li>. </li></ul><ul><li>Asume una actitud en apariencia contradictoria: Su política anticristiana emana de la consulta de Plinio el Joven (61-114), gobernador de Bitinia (Asia Menor). Plinio le envía una carta a Trajano planteándole sus dudas. </li></ul><ul><li>Plinio se da cuenta que el cristianismo ha penetrado en demasía en las provincias, campos y, en general, en los sectores populares: Se preocupa por que rige una orden imperial que prohíbe los sodalicios (cofradías o corporaciones) y los cristianos ejercen una práctica asociativa y fraternal. La gran pregunta de Plinio es: ¿basta probar que son cristianos o que han cometido otros delitos anexos? </li></ul><ul><li>. </li></ul>
  12. 12. Rescripto de Trajano (112) <ul><li>En su respuesta a la consulta de Plinio, señala lo siguiente: </li></ul><ul><li>La autoridad no debe por propia voluntad ir en busca de los cristianos. </li></ul><ul><li>Tampoco debe aceptar denuncias anónimas en contra de ellos. </li></ul><ul><li>Si recibe una denuncia en regla, la autoridad tiene que actuar contra los que son acusados de ser cristianos. </li></ul><ul><li>Si éstos, durante el juicio, se retractan y adoran a los dioses, deben ser perdonados. </li></ul><ul><li>Por último, aquellos que reos por el cristianismo perseveran en su fe y se niegan, por consiguiente, a sacrificar a los dioses, deben ser castigados con la muerte. </li></ul><ul><li>Conclusión: Sólo caben las denuncias en regla y el castigo procede sólo cuando los cristianos perseveran en su fe. Esto revela la existencia de una normativa que se va generando sobre los cristianos. </li></ul>
  13. 13. Decio (249-251) <ul><li>Se acrecientan las invasiones bárbaras: Decio quiere unificar al ejército. Por eso renueva el culto imperial. </li></ul><ul><li>Promulga un edicto (250): Ordena a todos habitantes del Imperio realizar un sacrificio público a los dioses y a la persona del emperador, pidiendo por el bienestar del Estado y del soberano. </li></ul><ul><li>Establece llevar una cuenta exacta del cumplimiento del mandato: Esto se deberá acreditar mediante la entrega de un certificado llamado libellum . </li></ul><ul><li>En la práctica, el edicto sólo está destinado a los cristianos: Ellos son los únicos que rechazan el culto oficial. </li></ul><ul><li>Participar de estos sacrificios, constituye para los cristianos un acto formal de apostasía: Sin embargo, este edicto toma por sorpresa a la mayoría de los cristianos y les genera gran confusión. La masa cristiana es mucho más numerosa y, por lo tanto, menos selecta que en épocas anteriores; esto último significa que el temple heroico de los cristianos se ha relajado. </li></ul><ul><li>Conclusión: Persigue a la Iglesia en forma no sistemática. </li></ul>
  14. 14. Actitudes de los cristianos frente a los sacrificios <ul><li>Mártires: Rechazan los sacrificios, siendo condenados a muerte. </li></ul><ul><li>Confesores: Rechazan los sacrificios, pero no son condenados a muerte, sino que son sancionados con torturas, cárcel, destierros, etc. </li></ul><ul><li>Lapsi : Son los que “caen”, es decir, los que aceptan los sacrificios; según su gravedad, pueden clasificarse en varios tipos: </li></ul><ul><li>Libellatici : Reciben un libellum por amistad con las autoridades o por soborno. Pese a que no realizan los sacrificios, niegan públicamente su fe cristiana. </li></ul><ul><li>Thurificati : Ofrecen algunos granos de incienso sobre las llamas del altar, es decir, realizan un sacrificio parcial. También, en la práctica, niegan su fe cristiana. </li></ul><ul><li>Sacrificati : Ofrecen formalmente el sacrificio a los dioses y al emperador. Niegan, explícitamente, su fe cristiana. </li></ul><ul><li>Después se discutirá, en el seno del cristianismo, la reincorporación de los lapsi . Hay dos posturas: </li></ul><ul><li>Los radicales: Niegan la posibilidad de perdón. </li></ul><ul><li>Los moderados: Aceptan el perdón, pero después del cumplimiento de determinadas penitencias. </li></ul>
  15. 15. Diocleciano (275-305). Renovación del Imperio <ul><li>Realiza cambios estructurales </li></ul><ul><li>Divide el Imperio en 4 prefecturas: (Galias, Italia, Ilírico, Oriente). </li></ul><ul><li>Lo divide en partes: Imperio de Occidente e Imperio de Oriente. </li></ul><ul><li>Crea la llamada Tetrarquía: Dos augustos y dos cesares. </li></ul><ul><li>Política persecutoria: Busca restaurar la religión romana. </li></ul><ul><li>257: Obliga a los soldados a ofrecer sacrificios a los dioses. Los soldados cristianos son expulsados y martirizados. </li></ul><ul><li>Febrero de 303: Ordena la destrucción de los lugares de culto y de los libros sagrados. </li></ul><ul><li>Abril de 303: Interna en prisión a los miembros del clero. Los obliga a ofrecer sacrificios. </li></ul><ul><li>Marzo de 304: Extiende la obligación de los sacrificios a todos los cristianos (clero y laicos). </li></ul><ul><li>Conclusión: Es una persecución sistemática contra la Iglesia. No tiene grandes efectos para el Estado romano. Los cristianos son muchos (el 50 % en Oriente). Los lapsi son pocos. </li></ul>
  16. 16. <ul><li>Causas de las persecuciones </li></ul><ul><li>No son consecuencia de un mero capricho o de una actitud irracional y arbitraria del Imperio: Razones de este aserto: </li></ul><ul><li>El Imperio es Estado que sobresale por su fundamentación jurídica: No hay un quebrantamiento irracional de leyes. </li></ul><ul><li>Las persecuciones más violentas son ordenadas por emperadores que son buenos gobernantes y óptimas personas: Ejemplo : Diocleciano. </li></ul><ul><li>La oposición entre cristianismo e Imperio no radica en el campo de los hechos concretos, sino en el de los principios: ¿Cuáles son estos?: </li></ul><ul><li>El Imperio está cimentado en una religión colectiva y nacional que une el reconocimiento de la religión oficial a la legalidad ciudadana. </li></ul><ul><li>Los cristianos parten de la idea de una religión personal que sólo tributa culto al Dios que se ha apoderado de su conciencia. </li></ul>
  17. 17. Entonces, ¿cuáles son las causas de las persecuciones? <ul><ul><li>Renovación del Imperio romano: Ante los indicios de decadencia, algunos emperadores ven la necesidad de extremar la unidad espiritual del Imperio, fomentando un retorno, al menos con un carácter meramente cívico, a los ritos paganos. El cristianismo se percibe como un obstáculo a la unidad imperial. El Imperio se convierte en un “Estado-Iglesia”. </li></ul></ul><ul><ul><li>Carácter absoluto del cristianismo: Se trata de una religión que obliga el culto a un solo Dios. Sin embargo, el cristianismo no exime de los deberes cívicos en el plano temporal. Los cristianos no son indiferentes frente a la fe de los demás, son proselitistas. </li></ul></ul>
  18. 18. ¿Por qué Roma no persigue a los judíos? <ul><li>La religión judía es ancestral y los romanos son respetuosos de todo lo ancestral, de todo lo antiguo. A contrariu sensu , todo lo nuevo les provoca temor y sospecha. Y el cristianismo se ubica en este último rango. </li></ul>
  19. 19. <ul><li>Fundamento jurídico de las persecuciones. Tres teorías </li></ul><ul><li>Leyes especiales: Cuando el Imperio capta la “peligrosidad” de los cristianos habría dictado leyes especiales para perseguirlos. </li></ul><ul><li>Poder coercitivo de los magistrados (Mommsen): La base jurídica de las persecuciones radica en el deber del Estado romano de tutelar el orden público. Y para esta función están los magistrados, quienes disponen de dos facultades: </li></ul><ul><li>Jurisdicción ordinaria: Resolución de conflictos jurídicos conforme a leyes determinadas. </li></ul><ul><li>Derecho de represión: Conjunto de medidas generales para mantener el orden. </li></ul><ul><li>Leyes penales de derecho común (Le Blant): L as practicas cristianas encajan perfectamente en delitos ya tipificados en el derecho común. Por ejemplo: </li></ul><ul><li>Participar en reuniones que se practiquen inmoralidades, crímenes o actos de magia. </li></ul><ul><li>Cometer crímenes de lesa Majestad, divina o humana. </li></ul>
  20. 20. Nuestra respuesta: teoría 1 <ul><li>Obviamente esto va evolucionando. No es así al comienzo. Pero se llega a un derecho especial. </li></ul><ul><li>En la práctica, los cristianos son perseguidos por ser tales y no por hacer algo concreto. </li></ul><ul><li>La obligación de sacrificar es más bien una prueba para acreditar la fe cristiana. </li></ul><ul><li>Los cristianos son perseguidos por poner en peligro la unidad y seguridad del Imperio. </li></ul><ul><li>Las actas de los mártires dan cuenta de que a los cristianos se les condena por ser tales, no por delitos comunes. </li></ul><ul><li>Las persecuciones de Trajano, Decio y Diocleciano (por ejemplo) dan cuenta de una normativa especial. </li></ul>
  21. 21. ¿Existió un institutum neronianum ? O sea, existió una norma concreta establecida por Nerón en contra de los cristianos. La mayoría de los historiadores lo niegan: * Tertuliano le reprocha a los romanos actuar sin base jurídica. * Plinio le consulta a Trajano como actuar.
  22. 22. <ul><li>Significado del martirio para los primeros cristianos </li></ul><ul><li>El martirio pertenece a la identidad de la Iglesia: Cristo murió por nosotros. Nuestro Señor dijo que sus seguidores serán perseguidos. </li></ul><ul><li>Son muchos los mártires: Aparte de Pedro y Pablo: Ignacio de Antioquía, Policarpo de Esmirna, Ireneo de Lyón, Lorenzo, etc. Muchas mujeres: Cecilia, Perpetua, Felicitas, etc. </li></ul><ul><li>Espiritualidad del martirio </li></ul><ul><li>Los mártires son portadores peculiares de la presencia de Cristo. </li></ul><ul><li>Sus cuerpos podrán ser traspasados por la espada, pero sus almas jamás podrán ser separadas del amor de Cristo. </li></ul><ul><li>El mártir es discípulo de Cristo por antonomasia. </li></ul><ul><li>El martirio se mira como una llamada especial de Dios a testimoniar su opción radical por Cristo. </li></ul><ul><li>Es una imitación de la pasión del Señor. </li></ul><ul><li>La Iglesia trata de frenar el entusiasmo: Policarpo (69-155) “Nosotros nos aprobamos a aquellos que se entregan espontáneamente, porque el evangelio no lo enseña así”. </li></ul>

×