04 Historia de la Iglesia segundo milenio

1,551 views

Published on

Published in: Spiritual, Technology
  • Be the first to comment

04 Historia de la Iglesia segundo milenio

  1. 1. Cuarta sesión: La Reforma Protestante. La reforma Católica. Santa Teresa de Ávila. El Concilio de Trento San Carlos Borromeo Historia de la Iglesia. Síntesis del segundo milenio Capellanía IPADE
  2. 2. Una revolución religiosa <ul><li>Martín Lutero fue el alma de la gran revolución religiosa que escindió la unidad cristiana occidental. </li></ul><ul><li>La compleja personalidad de Lutero, agitada por sus crisis interiores, acertó a galvanizar el viejo resentimiento germánico contra Roma y a complacer las apetencias de los príncipes alemanes. </li></ul><ul><li>El Protestantismo se extendió por los Estados del centro y norte de Europa, mientras el cisma anglicano escindía a Inglaterra de la unidad católica. </li></ul>
  3. 3. Los precedentes históricos <ul><li>Las doctrinas conciliaristas, el democratismo eclesial, la filosofía nominalista, la presión tributaria de la Hacienda papal aviñonesa, el Cisma de Occidente. </li></ul><ul><li>En el orden político: los conflictos entre papas y emperadores y el auge de los nacionalismos eclesiásticos. </li></ul><ul><li>Y en Alemania: </li></ul><ul><ul><li>la decadencia moral del clero y del episcopado: monopolio de la nobleza; </li></ul></ul><ul><ul><li>la debilidad del poder soberano, en un Imperio fragmentado en un sinfín de principados y ciudades; </li></ul></ul><ul><ul><li>y sobre todo, el resentimiento contra Roma. </li></ul></ul>
  4. 4. Fray Martín: una angustiosa ansiedad de salvación <ul><li>La Teología ockhamista en que se había formado, al tiempo que proclamaba el voluntarismo arbitrario de Dios, sostenía que la libre voluntad del hombre bastaba para cumplir la Ley divina y alcanzar así la bienaventuranza. </li></ul><ul><li>Lutero sentía que esta doctrina chocaba violentamente con sus propias vivencias; él se consideraba incapaz de superar la concupiscencia con sus solas fuerzas y de alcanzar con sus obras la anhelada seguridad de salvación. </li></ul><ul><li>La meditación Rom 1, 17«el justo vive de la fe» le hizo salir de su profunda crisis de angustia. Creyó entender que Dios misericordioso justificaba al hombre a través de la fe —la «fe fiducial»— y a la luz de este principio le pareció que toda la Escritura cobraba un nuevo sentido. </li></ul>
  5. 5. Su «teología de la consolación»: Sola Fides <ul><li>Lutero construyó un sistema doctrinal en abierta contradicción con la tradición de la Iglesia. </li></ul><ul><li>La naturaleza humana dice, habría quedado radicalmente corrompida por el pecado. </li></ul><ul><li>La justificación, dimana tan sólo de la fe y no sería una sanación interior del hombre, sino una declaración de Dios recubriéndole graciosamente con los méritos de la muerte de Cristo. </li></ul><ul><ul><li>Stg 2, 24 y 1 Co 13, 2. </li></ul></ul><ul><li>Las obras del hombre de nada servirían para la salvación: ni el sacerdocio ministerial tendría razón de ser, ni la mayoría de los sacramentos, ni los votos monásticos, ni, sobre todo, el Papado, máxima invención del Anticristo. </li></ul>
  6. 6. Sola Scriptura <ul><li>Lutero se forjó un concepto puramente interior de la Iglesia y rechazaba en ella todo elemento constitucional, y de modo particular, el Derecho canónico. </li></ul><ul><li>La Iglesia no sería, por tanto, depositaria ni intérprete de la Revelación: la «sola Escritura» era, según él, única fuente de la Revelación, y su interpretación correspondía a cada fiel en particular, directamente inspirado por Dios. </li></ul>
  7. 7. Una personalidad extraordinaria <ul><li>El reformador de personalidad contradictoria y, a la vez, avasalladora, conjugaba </li></ul><ul><ul><li>la religiosidad obsesiva, </li></ul></ul><ul><ul><li>la tierna piedad hacia Jesucristo y </li></ul></ul><ul><ul><li>la zafiedad, llevada hasta el último extremo en sus dicterios e insultos contra el Papa. </li></ul></ul><ul><li>Añadase un maravilloso sentido de la propaganda, que supo sacar todo el partido posible a la imprenta. </li></ul><ul><ul><li>Alemania se vio inundada de folletos, devocionarios, libros de cánticos y hojas volantes que difundieron por doquier la doctrina luterana y la pusieron al alcance de toda suerte de personas. </li></ul></ul>
  8. 8. Grandes líneas del proceso histórico <ul><li>La indulgencias para construir San Pedro </li></ul><ul><ul><li>La predicación por los dominicos de las indulgencias para obtener limosnas destinadas a las obras de la basílica de San Pedro </li></ul></ul><ul><li>Esto suscitó la repulsa de Martín Lutero, fraile agustino y profesor en Wittenberg, que realizó dos acciones resonantes; </li></ul><ul><ul><li>la publicación de 97 tesis contra la Teología escolática (4-IX-1517) y </li></ul></ul><ul><ul><li>el envío al arzobispo de Maguncia, la víspera de Todos los Santos, de 95 tesis sobre las indulgencias. </li></ul></ul>
  9. 9. <ul><li>When Martin Luther hammered his &quot;propositions&quot; for a far-reaching church reform to the door of the castle church of Wittenberg on October 31st in 1517, it was the beginning of &quot;Reformation&quot;, and of a new era. </li></ul>La “Reforma” Protestante
  10. 10. Rehúsa ir a Roma <ul><li>Pero acude en cambio a las dietas imperiales de Augsburgo (1518) y Leipzig (1519), adoptando posturas religiosas cada vez más críticas. </li></ul><ul><li>Roma prefiere esperar: el Imperio estaba vacante y el candidato preferido por el papa León X era el elector Federico el Sabio de Sajonia, señor territorial y gran protector de fray Martín. </li></ul><ul><li>Cuando Carlos V es elegido emperador (1519), Lutero publicó en 1520 tres famosos escritos, que implicaban la abierta ruptura con la Iglesia: </li></ul><ul><ul><li>«A la nobleza cristiana de la nación alemana», </li></ul></ul><ul><ul><li>«De la cautividad babilónica de la Iglesia» y </li></ul></ul><ul><ul><li>«De la libertad del cristianismo». </li></ul></ul><ul><li>En 1521, la excomunión recaía por fin sobre Martín Lutero. </li></ul>
  11. 11. La Dieta de Worms, abril de 1521 <ul><li>Carlos V y Martín Lutero se encontraron frente a frente. </li></ul><ul><li>«Ni puedo ni quiero retractarme», declaró el antiguo fraile. </li></ul><ul><li>Carlos, jóven emperador de 21 años se propone «de emplear mis reinos y mis señoríos, mis amigos, mi cuerpo, mi sangre, mi vida y mi alma». </li></ul><ul><li>Y ése fue el combate que libraron. </li></ul>
  12. 12. Una rápida extensión <ul><li>Lutero exhortó a los príncipes alemanes a asumir el poder eclesiástico en sus Estados: se constituye una liga confesional. </li></ul><ul><li>Melanchton fijó la doctrina luterana en la «Confesión de Augsburgo» (1530). </li></ul><ul><li>Un año antes, la Dieta de Spira acordó tolerar la Reforma allí donde estaba ya implantada, pero prohibió extenderla a nuevos territorios. </li></ul><ul><li>La protesta de cinco Estados y catorce ciudades acuñó una denominación religiosa que ha hecho fortuna: protestantes, Protestantismo. </li></ul>
  13. 13. M. Lutero muere en 1546 <ul><li>La Reforma se había extendido a más de media Alemania. En 1546, también, se abría el Concilio de Trento, que Carlos V venía reclamando desde quince años antes. </li></ul>
  14. 14. La paz de Augsburgo <ul><li>En 1547, el conflicto entre el emperador y los príncipes protestantes degeneró en lucha armada, y Carlos V en Mühlberg obtuvo una completa victoria sobre la Liga de Smalkalda. </li></ul><ul><li>Pero, más tarde, la traición de Mauricio de Sajonia obligó al emperador a otorgar por el tratado de Passau libertad religiosa a los luteranos (1552). </li></ul><ul><li>En 1555, Carlos V, cansado y envejecido, a punto ya de retirarse a Yuste, hubo de sancionar la paz de Augsburgo, que otorgaba igualdad de derechos a católicos y luteranos, siendo los príncipes quienes decidirían la confesión que iban a seguir en su territorio: cuius regio eius religio . La escisión religiosa de Alemania era ya un hecho consumado e irreversible. </li></ul>
  15. 15. Zwinglio (1448-1531), en Suiza <ul><li>El Luteranismo se adueñó con considerable «facilidad» de los países escandinavos, cuyos monarcas rompieron pronto con Roma, se apropiaron los bienes eclesiásticos y crearon sus iglesias nacionales. </li></ul><ul><li>En la Suiza alemana, Zwinglio, cura de Glaris (1448-1531), movió desde 1518 su propia revuelta religiosa, cuyo radicalismo disgustó al mismo Lutero. </li></ul><ul><li>Tenía éste mala opinión de Zwinglio, a quien consideraba como «un hombre no cristiano», sobre todo por su doctrina de la presencia meramente simbólica de Cristo en la Eucaristía. </li></ul>
  16. 16. Juan Calvino, francés <ul><li>Predestinación </li></ul><ul><ul><li>Dios —trascendente e incomprensible—, según su arbitrio insondable, predestinaría a los hombres al cielo o al infierno, regalaría «a unos la salvación y a otros la condenación». </li></ul></ul><ul><li>Iglesia: coetus praedestinatorum ; invisible. </li></ul><ul><li>Dos sacramentos: Bautismo y Cena eucarística. </li></ul><ul><li>El hombre ha de ser sometido a una vida de estricta moralidad, sobria y laboriosa. </li></ul>
  17. 17. El calvinismo <ul><li>Establece su residencia en Ginebra, Suiza. </li></ul><ul><li>Mas expansivo que el luteranismo: </li></ul><ul><ul><li>se introdujo profundamente en Hungría y Bohemia y ganó a parte de la aristocracia polaca. </li></ul></ul><ul><ul><li>En los Países Bajos, Guillermo de Orange el Taciturno fue el caudillo protestante en la lucha contra Felipe II y los católicos, y consiguió consolidar como un reducto calvinista las Provincias Unidas del Norte —la futura Holanda—. </li></ul></ul><ul><ul><li>En Escocia, el Calvinismo tomó la forma de Presbiteranismo: el fanático Juan Knox fue el verdadero dueño del país, del que huyó para refugiarse en Inglaterra la desdichada reina María Estuardo. </li></ul></ul><ul><ul><li>Calvinista fue también el Protestantismo que mayor importancia alcanzó en la patria del propio Calvino, esto es, en Francia. </li></ul></ul>
  18. 18. Francia y los reyes franceses <ul><li>Desde la época de Francisco I, Francia fue la constante aliada de los príncipes protestantes alemanes que luchaban contra Carlos I, y también del turco, que amenazaba las fronteras orientales del Imperio. </li></ul><ul><li>Esta misma línea —luego habrá que volver sobre ello— se mantuvo en el siglo XVII, en la decisiva prueba de la Guerra de los Treinta Años. </li></ul><ul><li>Pero en la política interior, los reyes franceses se mostraron de ordinario fieles católicos, y tanto Francisco I como Enrique II procedieron con rigor frente a sus súbditos protestantes. </li></ul>
  19. 19. Francisco I de Francia <ul><li>Titulo: Autor: Jean Clouet, Siglo XVI </li></ul><ul><li>Museo: Museo Nacional del Louvre </li></ul><ul><li>Caracteristicas: Oleo sobre lienzo </li></ul>
  20. 20. Guerras de religión <ul><li>Se formaron dos grandes partidos, uno católico, capitaneado por los Guisa, y otro protestante, cuyos jefes más famosos fueron el almirante Coligny y el príncipe Enrique de Borbón-Navarra. </li></ul><ul><li>Catalina de Médicis, viuda de Enrique II, cuando ejerció la regencia, intentó una política neutralista y de apaciguamiento. </li></ul><ul><li>Pero fue en vano, y las Guerras de Religión asolaron a Francia durante casi tres décadas. </li></ul><ul><li>La Noche de San Bartolomé y los asesinatos del duque de Guisa y del rey Enrique III se cuentan entre los episodios más sobresalientes de aquella tormentosa época de guerras civiles. </li></ul>
  21. 21. Anglicanismo <ul><li>Enrique VIII fue paladín del Catolicismo en los albores de la Reforma y escribió contra Lutero una «Defensa de los siete sacramentos», que le valió del papa León X el título de Defensor fidei. </li></ul><ul><li>Fue la negativa papal a conceder a Enrique el divorcio de Catalina de Aragón, para casarse con Ana Bolena, la razón que le llevó al repudio del Primado romano y al cisma. </li></ul><ul><li>El rey se proclamó a sí mismo «Cabeza suprema de la Iglesia de Inglaterra» y exigió el reconocimiento jurado de su supremacía eclesiástica. </li></ul>
  22. 22. Mártires ingleses <ul><li>La gran mayoría de los hombres de iglesia se sometió medrosamente a la voluntad del rey. </li></ul><ul><li>Pero hubo mártires admirables, como los mártires cartujos y sobre todo dos personajes insignes: </li></ul><ul><ul><li>San Juan Fisher, obispo de Rochester, y </li></ul></ul><ul><ul><li>Santo Tomás Moro, gran canciller del reino y el mejor humanista de Inglaterra, esposo y padre de familia ejemplar, una figura de cristiano que al cabo de los siglos sigue siendo atractiva y moderna. </li></ul></ul><ul><li>Posteriormente, el Protestantismo de inspiración calvinista se introdujo en Inglaterra durante el reinado de Eduardo VI (1547-1553). </li></ul>
  23. 23. Isabel I <ul><li>A su muerte, sin hijos, la corona pasó a Isabel, hija de Enrique VIII y Ana Bolena. El largo reinado de Isabel I (1558-1603) decidió la suerte del Cristianismo inglés. </li></ul><ul><li>Se guardaron formas externas de la tradición católica, como la Jerarquía eclesiástica con sus obispos y sus cabildos catedralicios, aunque sin clero célibe ni vida monástica. </li></ul><ul><li>Se prohibió la celebración de la Misa, y un Anglicanismo protestantizado, con elementos luteranos y calvinistas, se impuso como doctrina oficial de la Iglesia de Inglaterra. </li></ul>Isabel I
  24. 24. La España de los Reyes Católicos <ul><li>El derecho de presentación que los reyes obtuvieron para los obispados les permitió sustraerlos de manos de la nobleza y elegir Obispos eminentes por su espíritu religioso y su ciencia. </li></ul><ul><li>La reforma del cardenal Cisneros: conventos, la Universidad de Alcalá, que fue un activo foco de humanismo cristiano, la célebre «Biblia Políglota Complutense». </li></ul><ul><li>La Iglesia española en el primer tercio del siglo XVI era sin duda la de mayor nivel espiritual y científico de Europa, y ello explica el papel preponderante que los teólogos españoles tuvieron en Trento. </li></ul>
  25. 25. Reforma católica: España, Italia... <ul><li>El impulso de renovación espiritual, que operó a lo largo del siglo XVI, alcanzó también a las antiguas Órdenes. </li></ul><ul><li>En España, la reforma de los Franciscanos tuvo su figura más representativa en San Pedro de Alcántara, y la de los Benedictinos en el abad García de Cisneros. </li></ul><ul><li>La reforma del Carmelo fue la epopeya de Santa Teresa de Jesús (1515-1582), y San Juan de la Cruz extendió la «descalcez» a la Orden de varones. </li></ul><ul><li>En Italia nacieron los Capuchinos, como una nueva rama del tronco franciscano, y la popularidad que alcanzaron fue grande, por su austeridad de vida y su dedicación al ministerio. </li></ul>
  26. 26. Santa Teresa de Ávila ( 1515-1582 ) <ul><li>Nada te turbe; </li></ul><ul><li>nada te espante; </li></ul><ul><li>todo se pasa; </li></ul><ul><li>Dios no se muda, </li></ul><ul><li>la paciencia </li></ul><ul><li>todo lo alcanza. </li></ul><ul><li>Quien a Dios tiene, </li></ul><ul><li>nada le falta. </li></ul><ul><li>Solo Dios basta. </li></ul>
  27. 27. San Ignacio (1492-1556) <ul><li>La más importante fundación religiosa del siglo XVI fue sin duda la de la Compañía de Jesús por San Ignacio de Loyola. </li></ul><ul><li>Ignacio y sus compañeros en Paris acordaron hacer votos y viajar a Jerusalén. En virtud de un cuarto voto, se someten a la plena disposición del Papa. </li></ul><ul><li>En 1540, Paulo III aprobó la «Compañía de Jesús» como una orden de clérigos regulares, cuya finalidad primordial era la propagación de la fe católica y la enseñanza de la doctrina. </li></ul>
  28. 28. El crecimiento de la Compañía <ul><li>La Compañía tuvo un rápido desarrollo: contaba con un millar de miembros a la muerte de su fundador, y 13,000 medio siglo más tarde. </li></ul><ul><li>Los Jesuitas —que así fueron llamados— prestaron servicios de gran importancia al Pontificado en su obra de Reforma católica, especialmente a través de la formación del clero, la educación de la juventud y las misiones. </li></ul>
  29. 29. Santos jesuitas <ul><li>Ignatius Loyola; </li></ul><ul><li>Francis Xavier; </li></ul><ul><li>Francis Borgia; </li></ul><ul><li>Stanislaus Kostka; </li></ul><ul><li>Alfonso Rodriguez; </li></ul><ul><li>Juan de Castillo; </li></ul><ul><li>John Berchmans; </li></ul><ul><li>John Francis Regis; </li></ul><ul><li>Peter Claver; </li></ul><ul><li>Francis de Geronimo; </li></ul>Paul Miki, John Goto, James Kisai, Japanese martyrs (1597) Peter Canisius; North American Martyrs: Isaac Jogues, Anthony Daniel, John de Brébeuf, Gabriel Lalemant, Charles Garnier, Noel Chabanel (priests), and Rene Goupil and John Lalande (lay missionaries); Robert Bellarmine, Andrew Bobola; John de Britto; Claude de La Colombière (1641-82), Apostle of the devotion to the Sacred Heart;
  30. 30. El Concilio de Trento (1545–63) <ul><li>Por un largo período salpicado de vacilaciones, esperanzas y recelos se pedía: «concilio general, libre, cristiano, en tierra alemana». </li></ul><ul><li>Carlos V deseaba ardientemente para rehacer la unidad religiosa del Imperio. </li></ul><ul><li>Francisco I de Francia, en guerra casi continua con el emperador, se oponía. </li></ul><ul><li>Finalmente el papa Paulo III (1534-1549) lo convoca. </li></ul><ul><li>Trtento, ciudad imperial al norte de Italia en la frontera entre las gentes de habla italiana y germana. </li></ul>
  31. 31. Alejandro Farnesio, Paulo III <ul><li>TIZIANO Vecellio </li></ul><ul><li>Portrait of Pope Paul III </li></ul><ul><li>1543 </li></ul><ul><li>Oil on canvas </li></ul><ul><li>Cathedral Museum, Toledo </li></ul>
  32. 32. El celo reformador de Pablo III <ul><li>Se instaura una política de nombramientos para los altos cargos de la Iglesia de hombres conocidos por su virtud y sabiduría más que por su posición familiar, su riqueza o su influencia política. </li></ul><ul><li>Durante la segunda mitad del siglo XVI, esta política fue bien mantenida por una serie de rectos y previsores papas, tales como Paulo IV, Pío IV, San Pío V, Gregorio XIII y Sixto V. </li></ul><ul><li>Hacia el año 1600 se había labrado gradualmente una notable reforma de la Iglesia, desde el papado, los cardenales, la curia y los obispos hasta los párrocos y los monjes. </li></ul><ul><li>El obispo mundano y el sacerdote ignorante llegaron a ser cada vez más raros. </li></ul>
  33. 33. Un concilio en tiempos de disturbios <ul><li>No fue fácil, y las muchas dificultades retardaron su convocatoria e interrumpieron repetidamente sus trabajos. </li></ul><ul><li>Logró una gran reforma y contribuyó materialmente a la conservación de la fe católica. </li></ul><ul><li>Asistieron delegados protestantes a algunas las sesiones, pero no pudieron lograr aceptación para sus puntos de vista. </li></ul><ul><li>El número y el nombre de los eclesiásticos católicos que tomaron parte fue tal, que el Concilio de Trento se colocó fácilmente con los dieciocho concilios generales que le precedieron. </li></ul><ul><li>Sus decretos finales fueron firmados, entre otros, por seis cardenales, tres patriarcas y ciento noventa y dos obispos y arzobispos. </li></ul>
  34. 35. <ul><li>Se declaró que la Sagrada Tradición, así como la Biblia, tenían que ser tomadas como base de la doctrina cristiana, y que la interpretación de las Sagradas Escrituras pertenecía solamente a la Iglesia. </li></ul><ul><li>Las enseñanzas protestantes acerca de la gracia y la justificación por la fe sola y sobre los efectos del pecado original sobre la libertad humana fueron condenados. </li></ul><ul><li>Los siete sacramentos fueron considerados indispensables. El carácter sobrenatural y de sacrificio de la cena del Señor (Santa Misa) se reafirmó. </li></ul><ul><li>Se mantuvo explícitamente la fe en la invocación a los santos, en la veneración a las imágenes y reliquias, en el purgatorio y en las indulgencias, pero se tomaron precauciones para aclarar algunas de las prácticas perniciosas que con el tiempo se habían unido con estas doctrinas. </li></ul><ul><li>Se confirmó la autoridad espiritual de la sede romana sobre todos los cristianos y el papa fue reconocido como el supremo intérprete en asuntos de fe y el jefe incontestable de los obispos. </li></ul>Aspecto doctrinal: teología católica
  35. 36. Algunos aspectos disciplinares <ul><li>Trento se propuso elevar la formación y moralidad del clero. </li></ul><ul><li>Se exigió la residencia a obispos y párrocos, se prohibió la acumulación de beneficios, se dispuso la periódica reunión de concilios provinciales y sínodos diocesanos, se urgió la visita pastoral. </li></ul><ul><li>Se establecieron seminarios para la adecuada formación de los candidatos al sacerdocio. </li></ul><ul><li>Se exigió la catequesis parroquial. </li></ul><ul><li>Se conservó el latín como lenguaje oficial y litúrgico, pero los sermones tenían que ser predicados en las lenguas locales. </li></ul><ul><li>Las indulgencias no se tenían que dar por dinero y no se debía cobrar por administrar los sacramentos. </li></ul>
  36. 37. Buenas consecuencias <ul><li>El trabajo del concilio no logró los cambios de la noche a la mañana. </li></ul><ul><ul><li>Más de cincuenta años después de su terminación había todavía controversias en Francia, como si sus decisiones no hubiesen sido publicadas allí oficialmente. </li></ul></ul><ul><li>Pero la siembra hecha por el concilio tuvo abundantes frutos en las siguientes décadas. El gobierno central de la Iglesia católica fue completamente reorganizado. </li></ul><ul><li>Se preparó en Roma un catecismo universal y por medio de él se impartió la catequesis en los dogmas y obligaciones de la religión. </li></ul><ul><li>Se hicieron revisiones en los libros litúrgicos de la Iglesia y una nueva edición tipificada de la Biblia, la Vulgata, nació. </li></ul>
  37. 38. Otras medidas <ul><li>También se tomaron medidas para vigilar la expansión de las enseñanzas protestantes. </li></ul><ul><li>El Concilio de Trento había comenzado el trabajo sobre una lista de libros peligrosos y heréticos, y esta lista, llamada el Índice, se completó y publicó bajo el papa Pío IV (1559-1565). </li></ul><ul><li>Se les prohibía a todos los católicos que sin un permiso especial leyesen libros del Índice. </li></ul><ul><ul><li>Bajo el papa Sixto V (1585-1590) se estableció una «Congregación del Índice» para mantener la lista prohibida al día. </li></ul></ul><ul><li>En la mayor parte de las tierras católicas y especialmente en Italia y España, el personal de la Inquisición se fortaleció en la última mitad del siglo XVI, y su trabajo fue llevado hacia delante con redoblado celo. </li></ul>
  38. 39. Obispos ejemplares <ul><li>Se esforzaron en la aplicación de los decretos conciliares sobre disciplina del clero y de los fieles. </li></ul><ul><li>El prototipo de ellos fue San Carlos Borromeo. </li></ul><ul><li>En la ciudad de Roma, San Felipe Neri (1515-1595) contribuyó poderosamente a la renovación de la vida cristiana en los ambientes de la Curia, a través de su obra de dirección espiritual y de la fundación de la Congregación del Oratorio. </li></ul><ul><li>También en Roma, San José de Calasanz (1557-1648) desarrolló una abnegada labor de educación cristiana de la juventud entre las clases populares y fundó para ello las Escuelas Pías. </li></ul><ul><li>San Francisco de Sales (1567-1622) difundió la piedad personal —la «vida devota»— entre seglares que vivían en medio del mundo. </li></ul>
  39. 40. San Carlos Borromeo (1538-1584) <ul><li>Es el tercero de seis hermanos, de una familia noble y acomodada. Su tío Giovanni Angelo de Medici, sería elegido Papa Pío IV en 1559. </li></ul><ul><li>Recibe la tonsura a los 12 años. Es educado en la U. de Pavía, recibe el doctorado en derecho civil y canónico. </li></ul><ul><li>Es nombrado cardenal, secretario de estado, en 1560 y consigue la reanudación del C. de Trento. </li></ul><ul><li>Muere su padre y su familia, el Papa incluido, le piden que deje la carrera eclesiástica y se case. </li></ul><ul><li>Decide ordenarse sacerdote en secreto, en Santa María la Maggiore, el 4 de septiembre 1563. Es ordenado obispo ese mismo año en la Capilla Sixtina. </li></ul>
  40. 41. St Carlo Borromeo <ul><li>BORGIANNI, Orazio </li></ul><ul><li>Italian painter, Roman school (b. 1574, Roma, d. 1616, Roma) </li></ul><ul><li>1611-12 Oil on canvas, 217 x 151 cm Chiesa di San Carlo alle Quattro Fontane , Rome </li></ul>
  41. 42. <ul><li>Pío IV muere asistido por dos santos: Carlos Borromeo y Felipe Neri. Es elegido un santo dominico, Miguel Ghislieri, Pío V en enero 1566. </li></ul><ul><li>Carlos regresa a Milán pasando por Loreto y organiza un sínodo provinciales para poner en marcha las reformas de Trento. Llegarían a ser once sínodos. </li></ul><ul><li>Es muy generoso con los pobres y practica la mortificación. </li></ul><ul><li>Lucha contra la corrupción. Promueve la práctica de la Confesión y el uso del confesonario. </li></ul><ul><li>Y la reforma de la liturgia y el culto: es particularmente devoto de la Eucaristía. </li></ul><ul><li>Sufre un atentado con arma de fuego. Y perdona al agresor. </li></ul><ul><li>Aparece la plaga en Milán. Decide hacer penitencia: en procesión, descalzo, con una soga al cuello y la reliquia del Santo Clavo en su mano. </li></ul><ul><li>En 1580 da la primera comunión a Luis Gonzaga a los 12 años. </li></ul><ul><li>Rechaza herejes, brujos y hechiceros. </li></ul><ul><li>En el transcurso de una visita pastoral cae enfermo. Recibe el sacramento de la Unción y el Viático y muere diciendo “Ecce venio”... </li></ul>
  42. 43. Consejero de Píncipes y Papas. <ul><li>The position which Charles held in Europe was indeed a very remarkable one. </li></ul><ul><li>The mass of correspondence both to and by him testifies to the way in which his opinion was sought. The popes under whom he lived - as has been shown above - sought his advice. </li></ul><ul><li>The sovereigns of Europe, Henry III of France, Philip II, Mary, Queen of Scots, and others showed how they valued his influence. </li></ul><ul><li>His brother cardinals have written in praise of his virtues. Cardinal Valerio of Verona said of him that he was to the well-born a pattern of virtue, to his brother cardinals an example of true nobility. </li></ul><ul><li>Cardinal Baronius styled him &quot;a second Ambrose, whose early death, lamented by all good men, inflicted great loss on the Church&quot;. </li></ul><ul><li>Catholic Encyclopedia </li></ul>
  43. 44. La última de las cruzadas: Lepanto <ul><li>Solimán el Magnífico y Khair ed Din (Barbarroja), pirata turco se habían apoderado del Mediterráneo. Robaban y saqueaban. Sólo Malta y Creta eran aún cristianas en el oriente, Chipre había caído ante los turcos. </li></ul><ul><li>El Papa San Pío V convoca a genoveses, venecianos y españoles, la Liga Santa, y envían 208 barcos contra una armada turca de 273 barcos. Don Juan de Austria. </li></ul><ul><li>El 7 de octubre de 1571, frente al golfo de Lepanto. La mayor parte de la armada turca es hundida. </li></ul><ul><li>Termina así el poderío marítimo turco que queda reducido a correrías piratas desde Argel o Túnez. </li></ul>
  44. 45. La Guerra de los Treinta Años (1618-1648) <ul><li>España y el Imperio dos potencias regidas por la Casa de Habsburgo alientan la reforma católica postridentino. </li></ul><ul><li>Un Protestantismo a la defensiva temía la reconquista católica de Alemania, y el conflicto —religioso y político a la vez—, cuya chispa fue la elección imperial de Fernando II, acabó en lucha armada. </li></ul><ul><li>La Guerra de los Treinta Años (1618-1648) fue un conflicto largo y devastador, que redujo a la mitad la población alemana y en la cual las dos potencias católicas estuvieron a un paso de conseguir una completa victoria. </li></ul><ul><li>Fue entonces, precisamente, cuando la otra gran Monarquía católica de la Europa occidental —Francia— intervino de modo decisivo en la lucha e inclinó la balanza en favor de los príncipes protestantes. </li></ul>
  45. 46. Preponderancia francesa <ul><li>Era una Francia gobernada paradójicamente por famosos cardenales —Richelieu (+ 1642), Mazzarino (+ 1661)— y hay que reconocer que logró sus objetivos: </li></ul><ul><ul><li>España perdió la supremacía europea, </li></ul></ul><ul><ul><li>el Imperio quedó sumamente debilitado y saltó hecho añicos el temido «cerco» de los Habsburgo en torno a Francia, que </li></ul></ul><ul><ul><li>pasó a ser, sin discusión, la primera potencia mundial. </li></ul></ul><ul><li>Pero el precio de estos éxitos, que sancionaron los Tratados de Westfalia (1648), fue altísimo en el plano religioso. </li></ul><ul><li>El avance de la reconquista católica en Alemania quedó bloqueado y se perdieron las renacidas esperanzas de un retorno a la unidad cristiana. </li></ul>
  46. 47. Una Europa moderna <ul><li>La Europa moderna, que comenzó a existir en Westfalia, nació con el alma dividida; y otra vez el principio cuius regio eius religio —cada Estado siga la religión de su príncipe— vino a consagrar la fragmentación confesional de una Alemania compuesta por 343 principados y ciudades. </li></ul><ul><li>El ideal de la Cristiandad europea quedó definitivamente vencido y abandonado. </li></ul>
  47. 48. Fin de esta clase <ul><li>La próxima sesión: </li></ul><ul><ul><li>Jansenismo, Regalismo e Ilustración anticristiana. </li></ul></ul><ul><ul><li>San Luis María Grignion de Monfort </li></ul></ul><ul><ul><li>San Alfonso María de Ligorio </li></ul></ul>

×