Ts

2,229 views

Published on

  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Ts

  1. 1. C DI G IT A L or iza do E Pa ra u so C DI I exclusivo d D ÓN su el u o ar i t au I G IT A L or iza do E Reflexiones Comillas ¿ DI N IÓ Pa ra u so rio ua l us e exclusivo d t au
  2. 2. r iz ad o ari Pa usu ra u so exclusivo del to au Ejemplar protegido mediante contraseña para uso exclusivo del usuario autorizado. No se permite la copia y difusión de este archivo y su contraseña a otros usuarios. Cómo usar este Ejemplar Digital: ƒ Visualización: Este libro se puede visualizar correctamente con Acrobat Reader©, versión 7.0 en adelante. Desde cualquier dispositivo electrónico que soporte este software. (Ordenador, Pda, Móvil…) ƒ Navegación: Desde el índice puede acceder de modo directo al contenido pulsando sobre el apartado deseado. ƒ Permisos: Usted puede imprimir este ejemplar para uso excluVLYR HQ OD FRSLD LPSUHVD DSDUHFHUi HO VHOOR TXH LGHQWLÀFD OD edición digital de este ejemplar como marca de agua. ƒ Garantía: 6L XVWHG WLHQH FXDOTXLHU SUREOHPD FRQ HO ÀFKHUR para su visualización o impresión, por favor, envíe un email a la editorial adjuntando una copia escaneada de la factura y HO ÀFKHUR GHO HMHPSODU GLJLWDO VH OR UHHPSOD]DUHPRV JUDWXLtamente. C DI IÓ DI G IT A L N or iza do E I DI G IT A L o ED ÓN CI Pa ra u so exclusivo rio sua del u t au
  3. 3. C DI I D ÓN I G IT A L or iza do E TRASTORNOS PSICOLÓGICOS EN EL SIGLO XXI Pa ra u so rio ua l us e exclusivo d t au
  4. 4. PUBLICACIONES DE LA UNIVERSIDAD PONTIFICIA COMILLAS MADRID REFLEXIONES COMILLAS PSICOLOGÍA, 1 PEDIDOS DI G IT A L or iza do E Universidad Pontificia Comillas de Madrid Servicio de Publicaciones C/ Universidad Pontificia Comillas, 3 N 28049 Madrid IÓ Tel.: 91 540 61 45 • Fax: 91 734 45DI0 45 70 7C Pa ra u so rio ua l us e exclusivo d t au
  5. 5. M.ª ANGUSTIAS ROLDÁN FRANCO (coordinadora) C DI I D ÓN I G IT A L or iza do E TRASTORNOS PSICOLÓGICOS EN EL SIGLO XXI Pa ra u so rio ua l us e exclusivo d t au
  6. 6. © Universidad Pontificia Comillas de Madrid © Todos los autores Diseño de cubierta: Belén Recio Godoy EDICIÓN DIGITAL ISBN: 978-84-8468-330-8 D ÓN I G IT A L C DI I or iza do E Reservados todos los derechos. Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial de este ep oducción total parci p od ción ota produ ción tota par ión al ó ar rci libro por cualquier procedimiento electrónico o mecánico, incluyendo fotocopia, grabación magn ncluyend fo ncluy d f cluy do uyend magnética o cualquier sistema de almacenamiento o recuperación de información, sin permiso escritode la n de información, sin permiso escrito nf nfo f n, si r s Universidad Pontificia Comillas. Pa ra u so rio ua l us e exclusivo d t au
  7. 7. I I G IT A L or iza do E C DI D ÓN Pa ra u so rio ua l us e exclusivo d t au
  8. 8. ÍNDICE Págs. PRESENTACIÓN ............................................................................ 11 Capítulo 1: LAS CONVULSIONES PSICOLÓGICAS DEL SIGLO XXI, por Xavier Renders ..................................................... 17 1. UNA CULTURA MUNDIAL DE LO DESHUMANO ............................ 17 1.1. ¿Qué es una vida auténticamente humana? ..................... 1.2. ¿Es superfluo el hombre actual? ....................................... 17 19 1.2.1. Convulsión en la relación con el trabajo .......... 1.2.2. Convulsión en la relación con el tiempo .......... 1.2.3. Convulsión en la relación con el saber ............. 19 20 20 2. LAS NUEVAS FORMAS DE SUFRIMIENTO PSÍQUICO ....................... 21 2.1. La salud mental según Winnicott .................................... 2.2. Las graves tendencias de la enfermedad humana en el siglo XXI ........................................................................... 21 2.2.1. Sufrimiento en el trabajo ................................. 2.2.2. Sufrimiento social ............................................ 2.2.3. Sufrimiento del cuerpo visto ........................... 23 23 25 3. EL PRINCIPIO DE ESPERANZA EN UN TERCERO ........................... 4. BIBLIOGRAFÍA .......................................................................... 26 29 Capítulo 2: PATOLOGIZACIÓN DE LA COTIDANEIDAD, por Luis López-Yarto Elizalde ............................................................ 31 INTRODUCCIÓN ........................................................................ 32 UNA GENERACIÓN A LA BÚSQUEDA DE UNA MADRE ................... .. ....... .. . .... .. .... . 34 IT A L 3 UNA GENERACIÓN SIN PADRE ................................................... ........... .... IG .... . .. ..... ..... D . 40 N LA QUIEBRA DE LA FRATERNIDAD: CAOS EN IÓ RELACIONES S LA LA S LAS RELAC CON LOS HERMANOS ................................................................ ...... ...C ....... I ....... .. ............ ...... .... ....... .. ....... . .. 44 44 D or 7 iza do E 1. 2. 3. 4. 22 Pa ra u so rio ua l us e exclusivo d t au
  9. 9. TRASTORNOS PSICOLÓGICOS EN EL SIGLO XXI Págs. 5. LA OSADÍA DE REDACTAR UNAS CONCLUSIONES PROVISIONALES ..... 6. REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS ................................................. 48 52 Capítulo 3: ESPERANDO CON ANSIA LOS RUMORES DE SU MUERTE: ANTECEDENTES COGNITIVO-EMOCIONALES DEL ODIO, por Christopher T. Burris y John K. Rempel ... 55 1. INTRODUCCIÓN ........................................................................ 2. METODOLOGÍA ....................................................................... 55 58 2.1. Muestra ......................................................................... 2.2. Procedimiento ................................................................ 58 58 3. RESULTADOS ............................................................................ 3.1. Análisis preliminares ....................................................... 3.2. Contraste de hipótesis ...................................................... 60 60 61 4. DISCUSIÓN .............................................................................. 5. BIBLIOGRAFÍA .......................................................................... 64 68 Capítulo 4: LA SOCIEDAD FARMACÉUTICA: LA AN-ESTESIA SOCIAL O LA PROGRESIVA DISMINUCIÓN DE DISPOSITIVOS CULTURALES PARA LA ACCIÓN SUBLIME, por Luis Raúl Sánchez-Peraza ............................................. 71 1. INTRODUCCIÓN ........................................................................ 2. CONCEPTO DE ADICCIÓN ......................................................... 3. EQUIVALENCIA ENTRE EQUILIBRIO Y SALUD .............................. 71 71 72 2.1. Características en el patrón de consumo ............................ 74 4. LA AN-ESTESIA SOCIAL ............................................................ 5. BIBLIOGRAFÍA .......................................................................... 78 80 D 83 83 84 85 86 6 87 iza do E Capítulo 5: CIBERPORNOGRAFIA: LA PSICOLOGÍA DEL PLACER INMEDIATO, por Elizabeth A. Maynard......... 1. INTRODUCCIÓN ........................................................................ 2. PORNOGRAFÍA ......................................................................... 3. INTERNET ................................................................................ ... ........... .. . ..... ... .. .... G IT A L 4. ACTIVIDAD SEXUAL ONLINE: UN AMPLIO ABANICO DE IEXPEBAN I CO D E EXP E AN A N ICO D EXP N EXP RIENCIAS SEXUALES .................................................................. ......... Ó..................... ..... ... .... ......I ..... ... 5. ALCANCE DEL PROBLEMA ........................................................ ........I ....... ... ............ .... ....C .... ... ....... .. .. .. . ... ... or 8 Pa ra u so rio ua l us e exclusivo d t au
  10. 10. ÍNDICE Págs. 6. C IBERPORNOGRAFÍA , RASGOS DE PERSONALIDAD Y SALUD MENTAL ................................................................................... 7. COMPULSIVIDAD Y ADICCIÓN ................................................... 8. COMORBILIDAD ....................................................................... 9. CONSUMO DE CIBERPORNOGRAFÍA ENTRE CRISTIANOS DEL CLERO Y CRISTIANOS LAICOS .......................................................... 10. TRATAMIENTO ......................................................................... 11. CONCLUSIÓN ........................................................................... 10. BIBLIOGRAFÍA .......................................................................... Capítulo 6: EL NEURODESARROLLO DE LOS PRINCIPALES TRASTORNOS MENTALES, por Ricardo A. Manchón .......... 1. 2. 3. 4. 5. 6. 7. 8. 9. 10. 11. 89 91 92 95 97 98 99 103 SUBJETIVIDAD Y OBJETIVIDAD DE LA CIENCIA ............................ RESUMEN DE NUESTRO PROGRAMA DE INVESTIGACIÓN ............. PRUEBAS DEL IMPACTO TERATÓGENO EN EL DESARROLLO FETAL .... LÍNEAS CONVERGENTES EN LA ETIOLOGÍA PRENATAL ................ GRIPE PRENATAL Y ESQUIZOFRENIA ADULTA .............................. ANALGÉSICOS Y ESQUIZOFRENIA ............................................... GRIPE Y TRASTORNO AFECTIVO GRAVE ..................................... GRIPE Y PERSONALIDAD ESQUIZOTÍPICA .................................... TERREMOTOS Y PERSONALIDAD ESQUIZOTÍPICA ........................ PERIODO DE RIESGO CRÍTICO Y TIPO DE DESVIACIÓN ................ M ECANISMO DE ACCIÓN EN LA PATOGÉNESIS DEL ESPEC TRO DE LA ESQUIZOFRENIA ....................................................... LA IMPORTANCIA DEL TIPO DE FACTOR DE RIESGO FRENTE AL MOMENTO DE APARICIÓN DEL MISMO ....................................... MODELO PSICOPATOLÓGICO DE DEÁTESIS-ESTRÉS .................... CONCLUSIONES ........................................................................ DIRECCIONES FUTURAS ............................................................ 104 104 105 106 106 109 111 112 116 117 15.1. Recomendaciones específicas ........................................... 122 16. BIBLIOGRAFÍA .......................................................................... 123 Capítulo 7: DE LA EDAD ADULTA AL ENVEJECIMIENTO: RIESGO Y RESILIENCIA, por Antonio M. Fonseca ................ 129 12. 13. 14. 15. 118 119 119 120 121 1. INTRODUCCIÓN ........................................................................ ... .. .. .. 1 129 2. MÉTODO .................................................................................TA L .... ..... .......G.. .. .... ............ I .. DI ..... ... ..... .. .. .... ... .. 1 131 E D 131 131 1 131 131 3 or 9 iza do N 2.1. Muestra ......................................................................... ......... Ó............ ..... ........ ......I ..... ... 2.2. Instrumento ................................................................... ...... ...C ....... I ....... .. ............ ...... .... ....... .. .. .. . ..... Pa ra u so rio ua l us e exclusivo d t au
  11. 11. TRASTORNOS PSICOLÓGICOS EN EL SIGLO XXI Págs. 132 132 132 3. BIBLIOGRAFÍA .......................................................................... 138 Capítulo 8: IDEALES VENDIDOS, NECESIDADES INCORPORADAS: CAMBIAR DE CUERPO, por Elena Gismero .......... 140 1. LA DICTADURA DE LA IMAGEN. DE LA IMPOSICIÓN DE UN IDEAL ESTÉTICO A LA INSATISFACCIÓN CORPORAL ............................... 2. EL MERCADO DE LA INSATISFACCIÓN CORPORAL ....................... 3. BIBLIOGRAFÍA .......................................................................... 141 150 158 C DI I D ÓN I G IT A L iza do E 2.3. Procedimiento ................................................................ 2.4. Análisis de los resultados .................................................. 2.5. Resultados y discusión ..................................................... or 10 Pa ra u so rio ua l us e exclusivo d t au
  12. 12. PRESENTACIÓN El libro que aquí presentamos tiene su origen en el Congreso «Trastornos Psicológicos en el Siglo XXI», promovido por las Facultades y Departamentos de Psicología de las Universidades Católicas de la FIUC 1 (América y Europa). El objetivo del congreso era proporcionar un espacio de encuentro e intercambio de ideas entre profesionales de la psicología de diversos orígenes, escuelas y culturas, con el fin de reflexionar sobre nuevas realidades que están apareciendo en el campo de los trastornos psicológicos. A lo largo de este congreso se analizaron aspectos relacionados con los límites entre lo sano y lo insano, la violencia como una de las principales fuentes de sufrimiento del ser humano, las nuevas formas de adicciones, las diferentes formas de sufrimiento que se producen en distintos momentos del ciclo vital y los diferentes modelos de intervención y psicoterapia. En el primer capítulo, el profesor Xavier Renders, realiza un análisis de lo que denomina «una cultura mundial de lo deshumano». Considera que el mundo está perdiendo humanidad porque privilegia el producto, el resultado y la forma exterior en detrimento del proceso de relación íntima y subjetiva del hombre con La FIUC es una federación que reúne a más de 200 Universidades de todo el mundo con el objetivo de crear redes de colaboración científica y académica. Posee un Centro Coordinador de la Investigación consagrado a la promoción de la investigación inter-universitaria a través de la cooperación internacional. Tiene presencia en las siguientes organizaciones: 1 Organización de las Naciones Unidas (ONU), en Nueva York. Comisión Económica y Social (ECOSOC), en Viena. Comisión Derechos del Hombre, en Ginebra. Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura cación Ci cación, la Cie i ación ión, ión iencia (UNESCO), en París. – Consejo de Europa, Estrasburgo. C DI I D ÓN I G IT A L or 11 iza do E – – – – Pa ra u so rio ua l us e exclusivo d t au
  13. 13. TRASTORNOS PSICOLÓGICOS EN EL SIGLO XXI D iza do E respecto a sus acciones y a las de los demás. Nos plantea que tres son las principales convulsiones del siglo XXI: el trabajo, en el que solo cuenta el resultado y en el que las riquezas del ser humano carecen de importancia; el tiempo, en el que todos los instantes cuentan, en el que se exige la información a tiempo real; y finalmente, el saber mercantilizado y cosificado, en el que lo importante es lo más útil desde un punto de vista económico. Estos peligros conllevan nuevas formas de sufrimiento psíquico: los miedos y sumisiones al trabajo, llevan a los hombres a tolerar situaciones de injusticia, amenaza y mentiras, renunciando a su conciencia crítica, lo que favorece que se fracturen en su interior, llevándoles a estados límite que pueden provocar la aparición inesperada de violencia; el sufrimiento social, que hace que los jóvenes afectados por la inseguridad, la pérdida de empleo, etc., busquen su identidad perdida en las conductas sociales de riesgo; y por último, el que los cuerpos queden reducidos a imágenes, aumenta la dificultad de construir el verdadero self, esto hace que el hombre busque una respuesta externa a lo que se le pide, siendo esa respuesta una incesante preocupación por el cuerpo. El profesor Luis López-Yarto, sostiene que gran parte de las conductas patológicas actuales son una forma de defensa ante una sensación de abandono materno. Considera que los principales problemas que imperan en el mundo actual son tres: en primer lugar, el ser humano vive a la búsqueda de una madre acogedora y un poco asfixiante, de la que en un momento determinado se pueda escapar; en segundo lugar, carecemos de una figura coherente de padre, firme, motivadora, contra la que nos podamos rebelar; y por último, presenciamos impasibles la quiebra de una auténtica fraternidad. Concluye con la necesidad de recuperar el grupo, un grupo humano en el que sea posible dialogar, encontrar una ubicación satisfactoria, y mantener una identidad personal sin diluirse. Los profesores Tomas Burris y John Rempel analizan la violencia como fuente de sufrimiento humano y nos presentan el estudio «Esperando con ansia los rumores de la muerte». Consideran que el odio es un móvil relacionado con el objetivo de minar o des destruir A el bienestar del otro, siendo el acto de dañar al otro un mTdioL medio r al o ro un medio q ot DIGI edi que conduce a otro fin, como puede ser restaurar ÓN urar el o ar orden o la j sticia a el or justicia t a Cla r paración) o un fin (como ocurre en el caso del resarcimiento Io l reparación) iento nto no ración ración) ac a ión ación) n fin or 12 Pa ra u so rio ua l us e exclusivo d t au
  14. 14. PRESENTACIÓN D or 13 iza do E en sí mismo (como en el nihilismo). Las emociones negativas desencadenan el móvil del odio cuando se percibe que son causadas por el otro, lo cual conduce a la devaluación del otro o, lo que es lo mismo, a considerar que es merecedor de dichas emociones negativas. Se considera que la devaluación es más probable cuando se percibe que una conducta reprobable es un producto, no de factores situacionales, sino del carácter del otro. En relación con las nuevas formas de ser adicto a la sociedad actual, nos encontramos con tres capítulos. En el primero de ellos, el profesor Luis Raúl Sanchez-Peraza, se pregunta si la estructura que subyace a las nuevas conductas adictivas actuales es diferente o sigue las mismas pautas desde mediados del siglo XX. Desde la experiencia clínica con grupos de personas que completaron un programa de desintoxicación, identifica tres características en el patrón de consumo: la supresión de la actividad emocional como un intento por controlar sus estados de ánimo, la presencia de distorsiones de la imagen corporal y la identificación con objetos de consumo como una extensión de la imagen corporal; y la creación de mitos como apoyo cognoscitivo para justificar el consumo de sustancias. Concluye que la adicción aparece como una conducta que se organiza a partir de la negación u oposición al dolor que supone estar vivos. En un segundo capítulo, la profesora Elizabeth A. Maynard señala que otro de grandes problemas de nuestro siglo es la pornografía a través de Internet (ciberpornografía). El consumo de pornografía a través de Internet, tanto entre individuos religiosos como no religiosos, es frecuente y puede incidir negativamente en el funcionamiento individual y familiar. Aunque para muchos individuos, el consumo de pornografía por Internet y otras vías, no tiene consecuencias emocionales ni relacionales, para algunos adolescentes y adultos, es una práctica problemática, ya que conlleva consecuencias muy negativas. Por último, la profesora Elena Gismero, también en relación con el tema de las nuevas adicciones, profundiza en la obsesión por la imagen corporal como una de las principales lacras de la so ie sociedad A ja occidental. Señala que aunque la mayoría de las personasGo Tncaj as per ona no en aja s personas n I encajan er ona ncaL a I ncaj D en los cánones de apariencia física, estos cánonesN han convertido cánones se ánones s non s one ones tido Ó C la personas evallúan en uno de los principales criterios por los que las personas evalúan r los qu sI ersonas rso as rsona rsona rsonas son a Pa ra u so rio ua l us e exclusivo d t au
  15. 15. TRASTORNOS PSICOLÓGICOS EN EL SIGLO XXI D iza do E a los demás y a sí mismas, lo que favorece la aparición de trastornos psicológicos. Existe la creencia de que transformar el cuerpo cambiará mágicamente las relaciones y conducirá a un camino de éxito, bienestar, satisfacción y felicidad, lo que hace que España sea una de las sociedades que más demandan intervenciones de cirugía estética en el mundo. La conexión entre algunas formas de sufrimiento y determinados momentos del ciclo vital es explorada en dos capítulos. El profesor Ricardo A. Manchón, basándose un una serie de estudios realizados en los últimos 20 años, examina la existencia de anomalías prenatales en el neurodesarrollo como una de las bases para la aparición de diferentes trastornos psiquiátricos graves (esquizofrenia, trastorno esquizotípico de la personalidad y algunos trastornos afectivos graves). Los estudios concluyen que el segundo trimestre de vida del feto es un periodo crítico. También demuestran la existencia de vínculos entre diferentes teratógenos y la aparición posterior de trastornos en la etapa adulta. Finalmente se postula que el momento de aparición del teratógeno es más importante que el tipo de teratógeno. Finalmente el profesor Antonio M. Fonseca analiza «la transición a la jubilación» en un grupo de jubilados portugueses y el proceso de «transición-adaptación» posterior, con el objetivo de determinar los diferentes factores de riesgo y de protección que intervienen en la adaptación final a este acontecimiento del ciclo vital. Concluye que los primeros años tras la jubilación son un momento en el que los individuos son capaces de enfrentarse a las circunstancias del día sin que esto suponga un efecto negativo en su adaptación. Sin embargo, esto no sucede algunos años después de la jubilación, lo que sugiere que existen una serie de factores que no están necesariamente ligados a la transición de la vida profesional a la de jubilado sino conectados con el curso normal del envejecimiento. Por tanto, muchos de los aspectos, que ponen en peligro la adaptación a la jubilación no están específicamente ligados a la transición del mundo laboral a la jubilación por sí misma o a la condiciónIGIjubilado, c d D condi ión de jubila condición de jTAlLd ón ubila bilad i sino que se producen, fundamentalmente, pIo aspectos conectados te, por a p e, po asp or N ados d Ó C I con el proceso de envejecimiento. or 14 Pa ra u so rio ua l us e exclusivo d t au
  16. 16. PRESENTACIÓN A pesar de que la investigación en temas relacionados con los trastornos psicológicos tiene amplias posibilidades, no resulta fácil dar respuesta a todos los interrogantes que surgen en torno a los nuevos trastornos que emergen en un mundo en el que los cambios se suceden a velocidades vertiginosas y en el que predomina la cultura del cultivo personal y de la autorrealización. Sin embargo, creo que las páginas que siguen facilitaran la reflexión y suscitarán interrogantes que nos servirán de base para futuros encuentros. C DI I D ÓN I G IT A L or 15 iza do E M.ª ANGUSTIAS ROLDÁN FRANCO Pa ra u so rio ua l us e exclusivo d t au
  17. 17. I I G IT A L or iza do E C DI D ÓN Pa ra u so rio ua l us e exclusivo d t au
  18. 18. CAPÍTULO 1 LAS CONVULSIONES PSICOLÓGICAS DEL SIGLO XXI Xavier Renders Universidad Católica de Lovaina, Bélgica. 1. UNA CULTURA MUNDIAL DE LO DESHUMANO Estos primeros años del siglo XXI son testigos del desvanecimiento del rostro del hombre. La filósofa política Hannah Arendt (1958) ya lo escribía a finales de los años 50 en su libro La Condición Humana: «en adelante, la humanidad ya no va». 1.1. ¿Qué es una vida auténticamente humana? D or 17 iza do E Para abordar las convulsiones psíquicas del siglo XXI, resulta esencial apoyarse en un conjunto de elementos que configuran la especificidad de una vida auténticamente humana. Una dimensión central fundamenta la vida del hombre: la de su identidad, y añado incluso, la de su identidad pensada, dicha, enunciada, narrada. De su identidad en el lenguaje. De su identidad ligada al verbo. De su identidad proferida, llevada hacia delante. La identidad del hombre se compone de mismidad y alteridad. Todo ser humano es a la vez semejante y diferente del otro, corriente y excepcional. Para decirlo con otras palabras, la identidad humana está formada, por una parte, por todo lo que atañe a las diferencias radicales entre humanos (cultura, idioma, religión, género, etc.) y, por otra parte, por su fraternidad innata en el seno de una misma especie (una especie que no es pecie que pecie qu no os d actoGIc ) s to tos T ni animal, ni cosa, ni máquina, ni suma de órganos o de actos, etc.). L DI s etc A N actos, et palabras e debI plasmar con palabras ebe p be pl e l Para vivir como ser humano, el hombre debeÓl u exiIstenci quién es lo que ex sC xis xi t xist uién es: ién é én u y a través del entramado completo de su existencia quién es: lo que le Pa ra u so rio ua l us e exclusivo d t au
  19. 19. TRASTORNOS PSICOLÓGICOS EN EL SIGLO XXI convierte en un ser único, singular y le transforma en un sujeto solidario, indisociable de todos sus hermanos. Indisociables, indivisibles como pueden serlo un gran sabio de universidad o el mayor de los discapacitados psíquicos, un rico industrial norteamericano o un miserable niño soldado de África. Ser humano consiste en decir: «Aquí estoy, aquí estamos», ni más, ni menos, humilde(s) y grande(s). La identidad adquiere entonces una dimensión humana central. Pero es obvio que se pueden añadir otras dimensiones o concretar esta dimensión. Voy a mencionar tres dimensiones: 1. La dimensión de integridad: la vida humana no sólo implica el respeto del ser, sino también de sus bienes, sus recursos y su entorno natural. La vida humana se extiende hasta la esfera que la alimenta. 2. La dimensión de crecimiento: la vida humana se inscribe en un proceso de desarrollo, de despliegue, de formación y de educación. Es movimiento, paso hacia delante. 3. La dimensión de filiación o de generación: la vida humana proviene de las vidas que la preceden; y otras vidas le seguirán. La vida humana se enmarca en la temporalidad. Para retomar y subrayar desde la perspectiva de la ética este conjunto de elementos que definen lo humano, me gustaría mencionar uno de los libros más bellos que he leído en toda mi vida: Los diez mandamientos hoy, de André Chouraqui (2000), único traductor a la vez de la Biblia, el Nuevo Testamento y el Corán. Chouraqui pone en paralelo esos mandamientos en los libros de las tres religiones monoteístas. Y es más: para él estos mandamientos están dirigidos a la humanidad entera porque contienen el sustrato de la condición humana. Configuran el código general de una ética universal, condición suprema de la supervivencia del hombre. Los diez mandamientos convergen con las seis propuestas de compromiso, todas de rabiosa actualidad, promulgadas en el 2000 por la ONU en la Declaración por una Cultura de la Paz: D iza do E 1. Respeto de la vida sin discriminaciones ni prejuicios. 2. Rechazo de toda forma de violencia física, sexual y psicológica, en particular, hacia los más débiles como pueden ser los niños. 3. Liberación de la generosidad en el reparto a fin de reducir la de reducir redu ir redu ir uc I G IT A L injusticia. D 4. Escucha para promover la comprensiónIy laN sión Ó defensa de la liberión l d n liber r IC tad de pensamiento y cultura. or 18 Pa ra u so rio ua l us e exclusivo d t au
  20. 20. LAS CONVULSIONES PSICOLÓGICAS DEL SIGLO XXI 5. Conservación del planeta y de sus recursos para que las generaciones futuras puedan seguir poblándolo. 6. Reinvención de la solidaridad, la participación de todos y la democracia. Como añade Chouraqui, los judíos, los cristianos y los musulmanes deben considerarse particularmente responsables de este llamamiento, que está contemplado por completo en este decálogo. 1.2. ¿Es superfluo el hombre actual? Seamos sinceros: hoy en día la propuesta de humanidad está gravemente en peligro e incluso desacreditada. ¿Se habrá convertido el hombre en superfluo? Como señala el periodista y ensayista Jean-Claude Guillebaud, tres hermanas revolucionan la vida, pues desestabilizan a nivel mundial la identidad del hombre: la economía, la informática y la genética (Guillebaud, 2001). La búsqueda del rendimiento financiero máximo e inmediato, la utilización de herramientas tecnológicas que ambicionan el dominio completo de los procesos y la cosificación progresiva de lo vivo, vegetal, animal o humano, tienen como consecuencia que el hombre pierda poco a poco los rasgos de su rostro. Entramos en un mundo sin límites, en el que todo parece posible, en el que la humanidad queda reducida al estado de masa o de mercado. Se trata claramente del totalitarismo, pero de un totalitarismo con una nueva cara ya que, por una parte, se extiende a todos los continentes y, por otra, podríamos decir que es anónimo. El dominador no es visible. De hecho, ¿podemos decir que realmente existe? ¿La lógica que describimos no se engendra a sí misma? ¿No se embala sin control? Me gustaría ilustrar esta revolución del siglo XXI mediante tres convulsiones que nos afectan en nuestro día a día. 1.2.1. Convulsión en la relación con el trabajo D or 19 iza do E Cada vez más, el trabajo está desligado del trabajador, los puestos de trabajo se trasladan y recolocan sin parar, el trabajador es intercambiable, sólo cuenta o se valora el resultado del trab aj o La trabajo. l tr a ba jo L o. conexión del hombre con la obra, la creatividad singular que ALd dad singular que puede ad singulaGuT pue si gul Ir I e pued u N D sociall que ofrecer, la innovación que puede aportar y Iel vínculo r el ví que Ó el trabajo fomenta, son riquezas humanasC en la actividad esmana s que n a activ idad esana a aI as activ a cti da s acti v d act ti Pa ra u so rio ua l us e exclusivo d t au
  21. 21. TRASTORNOS PSICOLÓGICOS EN EL SIGLO XXI tan desprestigiadas, e incluso son objeto de denegación, de olvido, como si careciesen de importancia. Desde ahora en adelante, lo que le da valor al trabajo es su organización, gestión y facturación. 1.2.2. Convulsión en la relación con el tiempo Todos los instantes cuentan: para hacer, para desplazarse, para transmitir y comunicar. Se exige que la información llegue en tiempo real, en el mismo instante (o casi) en el que ocurre el suceso, para así no perder el control del suceso. En el fondo, el suceso termina confundiéndose con su reporting. El suceso ya no puede realmente desarrollarse, desplegarse en el tiempo. Cada vez se deja menos margen para que sea vivido, sentido, pensado y narrado. En una de sus novelas, Marguerite Yourcenar tenía una bonita frase sobre la temporalidad y la durabilidad, escribió: «Hay que dejarle al tiempo su calidad de escultor». ¡Y es tan cierto!, en particular en nuestros entornos educativos. 1.2.3. Convulsión en la relación con el saber D iza do E Desde ahora, esta convulsión afecta a nuestros entornos científicos y universitarios y parece dispuesta a poner en crisis su ideal humanista. Numerosos compañeros de profesión denuncian hoy la reificación del saber y del conocimiento, y su nueva faceta mercantil. Como en el caso del trabajo, desligado de la persona del investigador o del docente, el saber se torna objeto operativo. Cuanto más útil es desde el punto de vista económico, más se vende. El saber validado, dispuesto a pasar de mano en mano, bien gestionado, funcional, no sustituye la verdad buscada, la verdad enunciada, compartida y debatida ni la obra humana de investigación y enseñanza. Construir conocimientos y proponerlos a los jóvenes es una tarea que implica inicialmente un maestro que piensa, habla y escucha. La figura del maestro, escribe Jean-Pierre Lebrun (1997), «tiende a ), t ), «t e L borrarse para ceder su lugar a agentes anónimos de difusiónIde conomos de difuIión de con os s fusión TAon usión usG si n co N D difumina en cimientos». Lo dicho llevado por el rostro del IÓ b se l hombre hombre hom hom om na n a IC provecho de la cosa dicha. or 20 Pa ra u so rio ua l us e exclusivo d t au
  22. 22. LAS CONVULSIONES PSICOLÓGICAS DEL SIGLO XXI 2. LAS NUEVAS FORMAS DE SUFRIMIENTO PSÍQUICO Los nuevos peligros del mundo que acabamos de evocar engendran nuevas formas de sufrimiento en todos los entornos y llegan poco a poco a todas las partes del mundo. Estos nuevos sufrimientos, con toda lógica, expresan en su globalidad la pérdida de la identidad humana y la reducción de la experiencia humana analizada en la primera parte de esta presentación. Estos nuevos sufrimientos van entonces a situarse en la esfera de la construcción de lo humano y de su relación con la realidad. Constituyen la clínica psicológica de la posmodernidad. Enfermedades de la relación del hombre con la realidad. Enfermedades del hombre a la vez alejado de sí mismo y parcialmente privado de intercambio con la realidad que le rodea. 2.1. La salud mental según Winnicott Cuando evoco a grandes rasgos estas convulsiones psíquicas actuales, las veo enseguida como la cara opuesta de lo que fundamenta la salud mental del hombre, tal y como la describía el psicoanalista británico Donald Winnicott 2. Para Winnicott, la salud mental no es un estado. Está en movimiento, se construye durante toda la vida. No es tampoco una ausencia de síntomas ni de sufrimiento. Es lo que llama la creación jamás acabada del verdadero self, del verdadero yo. ¿Qué es el verdadero self para Winnicott? El autor responde con tres argumentos y podrán comprobar que estos tres puntos convergen hacia las pérdidas y dramas del ser humano actual. 1. Primer punto: el verdadero self es el núcleo de continuidad de nuestra existencia. El verdadero self garantiza que el hombre, a través de todas las peripecias internas y externas de su existencia, mantenga un hilo, un vínculo integrador, una línea de vida. Podríamos expresarlo de la siguiente manera: «Yo cambio, todo cambia y, sin embargo, me reconozco en esto. Es realmente mi vida la que continúa». DI G IT A L Nobra extensa. Su anáDonald Woods Winnicott (1896-1971) nos ha legado una a legado u l ado adÓ do sa. Su anán I lisis sobre la salud mental se puede encontrar en numeroC te s. numerosos textos. ume umerosos u eI ero D or 21 iza do E 2 Pa ra u so rio ua l us e exclusivo d t au
  23. 23. TRASTORNOS PSICOLÓGICOS EN EL SIGLO XXI 2. Segundo punto: el verdadero self es el núcleo que me permite sentir que mi vida viene de mí, que mi vida es fuerza y espontaneidad, autenticidad del gesto y del pensamiento, y que nadie puede poner todo esto en tela de juicio. Algo emana de mí, incontestablemente, de forma inviolable. Y como a veces decimos: «Esto nadie me lo quitará nunca». 3. Tercer y último punto: el verdadero self es el núcleo que me dice, que me añade: «y merece la pena vivir la vida». Algo como la alegría que podemos sentir a veces (no siempre) por la mañana, en el amanecer de un nuevo día que nos ofrece propuestas interesantes, que merece la pena vivir. Winnicott oponía este rasgo a los sentimientos de aburrimiento o futilidad tan presentes en el consumo repetido de objetos. Pero el verdadero self, para constituirse, necesita un trabajo de transformación mutua, de creación mutua del objeto humano y de la realidad. El self se construye a partir de los intercambios creativos con el mundo. La realidad externa se interioriza y transforma al ser humano, mientras que el ser humano restituye al mundo esta realidad, completada por lo que ha podido conferirle, por lo que viene de él. Para Winnicott, esta creación mutua del hombre y del mundo se llama cultura. Como pueden percibir, para Winnicott la salud mental está subordinada a la identidad, la creatividad, la alegría y, por encima de todo, a la experiencia de intercambio siempre renovada entre el yo y lo que no es el yo. 2.2. Las graves tendencias de la enfermedad humana en el siglo XXI D iza do E En este principio del siglo XXI, las tendencias están, por desgracia, en el extremo opuesto casi punto por punto del concepto de salud mental propuesto por Winnicott: un ser desmembrado, condenado en lo que emana de él, utilizado y dominado por mecanismos externos sobre los que no siente ningún control y empobrecido en su experiencia de intercambio con la realidad. vas de sufriPresentemos tres grupos de figuras concretas y nuevas d l suf del uf siones DIabaIo lo q ion s l tr G j T l que on one nes traba ba aj miento «posmoderno»: 1. los miedos y sumisiones al trabajo,AL trabajo, e es ado límites; 2. las con stados ad ado s cono da lugar a lo que se denomina clínicamente estIÓN estados l I e violencia en partic l entr vioC ol part part parti partic a ductas sociales de riesgo y su séquito de viol violencia, n parti lar entre particular t or 22 Pa ra u so rio ua l us e exclusivo d t au
  24. 24. LAS CONVULSIONES PSICOLÓGICAS DEL SIGLO XXI los jóvenes; 3. y, por último, la extrema labilidad o inestabilidad de los cuerpos, si quedan reducidos a imágenes. 2.2.1. Sufrimiento en el trabajo Muchos hombres y mujeres son víctimas de precariedad, estrés y acoso en el trabajo. Ya lo mencioné en la primera parte de mi presentación: en su entorno laboral, ven cómo se niega o desprecia su afectividad y la vida en común. El miedo y la sumisión les llevan a tolerar situaciones de injusticia, amenazas y mentiras. Claro está que muchos trabajadores saben bien lo que ocurre pero hoy en día estas situaciones están tan a la orden del día, parecen tan banales, incluso me atrevería a decir que la tónica reinante les da un semblante de coherencia y racionalidad, que los trabajadores dejan de lado toda protesta y se afanan en sus tareas con más ardor. Interiorizan la lógica de funcionamiento de la empresa, renuncian por sí solos a su conciencia crítica, se fracturan en su interior, y es ahí donde radica el núcleo del mal en el trabajo. Un psiquiatra del trabajo, Christophe Dejours (1998), estima en su excelente obra Sufrimiento en Francia (Souffrance en France), que el riesgo psíquico que pesa sobre los trabajadores estriba más en la racionalidad del sistema y en su trivialización que en los excesos del neoliberalismo como tales. Vivir en la precariedad laboral, en una competición estresante y en la ignorancia de los planes que nos gobiernan se considera algo normal, común a todos. ¡Como si las cosas no pudiesen ser de otra forma! Pero los comportamientos de consentimiento silencioso, de miedo y de vergüenza se pagan en el plano psíquico. Les hablaba antes de estados límite, esos estados que muestran una aparente normalidad y adaptación, pero bajo los que se esconden las fracturas internas, las divisiones, los pensamientos o estados afectivos no vinculados entre sí que amenazan la unidad psíquica. Estos estados pueden preparar la aparición inesperada de violencia, de momentos explosivos en escenarios distintos del entorno laboral como puede ser el hogar, y de suicidios. ¡Cuántos ejemplos nos vienen a la mente! 2.2.2. Sufrimiento social D or 23 iza do E Cercano al primer tipo de sufrimiento que acabamDIde ITocaL se acabamos evocar acabamos G evo ar acab mos de evocar abam s bamo evoca vA Nhombres jóvenes, encuentra el sufrimiento social. Atañe en particuÓ a particular articular cular cula a jóvenes, v I lar I en los suburbios de las grandes ciudades pero, h por hoy, se extiende es peroC por hoy, se extiende s pero, hoy ro hoy oy, e d Pa ra u so rio ua l us e exclusivo d t au
  25. 25. TRASTORNOS PSICOLÓGICOS EN EL SIGLO XXI D iza do E a otros ámbitos como el de los estudios. A nosotros, universitarios, nos empieza a azotar de frente. Afectados por la inseguridad, la pérdida de empleo, la segregación espacial en los barrios discriminados, muchos hombres jóvenes intentan encontrar algunos fragmentos de identidad perdida. Se crean nuevas culturas de tipo tribal, con sus códigos, su jerarquía y un territorio por defender, en las que se reta toda forma de autoridad. En ellas se desarrollan lo que el sociólogo Lebreton (2002) denomina «conductas de riesgo». Las conductas de riesgo son de lo más dispares. Su rasgo común reside en la exposición del yo a una probabilidad nada despreciable de herirse o morir, de perjudicar su futuro personal o de poner en peligro su salud. Abuso de drogas o de alcohol, violencia, duelos por honor, robos, tráfico a pequeña escala, automutilaciones, conducción en sentido contrario en las autovías, etc. Las conductas de riesgo pueden considerarse réplicas de las pruebas impuestas a los jóvenes por lo social. Se elige el riesgo antes de sufrirlo. Así, ante sus ojos y los de los demás, se mantiene una forma de dominio, de identidad ilusoria ( Jamoulle, 2002). Los riesgos que corren son cada vez más extremos e inhumanos. En el fondo, lo inhumano se repite, reproducido por él o la que lo sufre. Como les comentaba con anterioridad, este fenómeno llega ahora a nuestros entornos (centros educativos y universitarios). Voy a hablarles de una realidad surgida en mi propia universidad desde hace poco tiempo y que es más antigua y común en ciertos centros de otros países europeos: el binge drinking. El objetivo del binge drinking consiste en emborracharse lo más rápido posible, hasta perder el conocimiento. A menudo consiste en consumir mezclas de alcohol y de otros productos, ya sean drogas o medicamentos. Binge quiere decir bomba. El binge drinking busca un efecto explosivo, de despegue del suelo, un salto fuera de la realidad. Por desgracia, vivimos recientemente dos accidentes mortales de estudiantes que se prestaban a este tipo de conductas de riesgo. Esos accidentes eran literalmente saltos: bajo el efecto de un consumo desenfrenado, con pérdida del sentido de la realidad, estos jóvenes saltaron desde lo alto de un muro y se estrellaron en el suelo. Este tipo de dramas ilustran, de manera paroxística, esa pérdida de sa pé dida a érd da did G IT p r identidad aquí buscada. Esos jóvenes llegaron hasta laDIue te, AL el hasta muerte pero hasta a muerte, pero er binge drinking se instala como una especie de ÓN e de fragmento de cultura: fr fra cultura: u ua If conlleva códigos, se presenta como un espectáculo. Consiste en jugar a espectá spe tá spectC s e Itáculo Consiste n jugar ect ec á onsiste nsi nsist nsiste g r or 24 Pa ra u so rio ua l us e exclusivo d t au
  26. 26. LAS CONVULSIONES PSICOLÓGICAS DEL SIGLO XXI perder ante los demás, en negarse, olvidarse, ofrecerse en transmutación ante la mirada de los demás. De forma general, la embriaguez extrema, repetida, incluso aunque no sea continua, da lugar a un deterioro mental, con trastornos de atención, memoria, lentitud cognitiva, etc. ¿Cómo podemos entender la aparición de estas expresiones en entornos aparentemente más protegidos como puede serlo el de la educación? Sería fácil considerarlos sólo como transgresiones de prohibiciones propias de la adolescencia, como tantas otras que ya conocemos desde siempre. Pero con esto nos enfrentamos a auténticos sufrimientos en los jóvenes, seguramente frágiles en un principio, que intentan despegarse de un universo social que les oprime, para tratar de existir de otro modo. Y es cierto, la violenta competencia entre estudiantes invade poco a poco nuestras universidades, por ejemplo, en los exámenes de selección para ingresar en ciertas facultades. 2.2.3. Sufrimiento del cuerpo visto D or 25 iza do E Ya lo he citado durante mi presentación: el mundo está perdiendo humanidad porque privilegia el producto, el resultado, la forma exterior, en detrimento del proceso y de la relación íntima y subjetiva del hombre con respecto de sus acciones y de los demás. Podemos decirlo con otras palabras: la imagen se lleva la palma y, en particular, la imagen en las pantallas que reduce la realidad a dos dimensiones. Yo diría que la pantalla aumenta la pérdida de la relación del hombre con la realidad y le despoja, de nuevo, de la experiencia directa. Hoy en día, en las consultas de psicopatología, los trastornos del «envoltorio corporal» son cada vez más frecuentes: somatizaciones, trastornos alimenticios, agitación física o del lenguaje, hiperactividad, movilidad o saltitos incesantes. En su obra La Loca Historia del Mundo (La Folle Histoire du monde), Michel Bounan (2006) escribe que nuestra época se ofrece en imágenes, se da en espectáculo, y se caracteriza por una especie de histeria colectiva. Podemos comprenderlo: como ya lo hemos mencionado, ante la dificultad de ser yo, de construir ese núcleo íntimo de existencia que es el encia que es ncia ncia que IGIlo AL se verdadero self, el hombre actual busca una respuesta externa a lT que uesta externa o que es est esta externa rna r que D le pide: cuidar la apariencia que refleja. Trata con todo su empeño de ata con N ata cIÓt d on o peño de o IC corresponder a la imagen que cree que los demás esp ran de él. L idenos demá esperan de él La idens demás p demá em m él d n Pa ra u so rio ua l us e exclusivo d t au
  27. 27. TRASTORNOS PSICOLÓGICOS EN EL SIGLO XXI tidad sólo es válida en la mirada de los semejantes. Preocupación incesante del cuerpo visto. Preocupación, podemos decir, a cuerpo perdido. Y el cuerpo del hombre produce síntomas, reacciona ante la violencia que se le impone, cada vez más en disonancia con el grito interno que emana de sus entrañas y trata de dejarse oír. Los expertos clínicos se encuentran ante cuerpos descontrolados y doloridos y su misión será entonces la de lograr que aquel o aquella que sufre una vida a lo largo y a lo ancho, pero que ha perdido su tercera dimensión, la profundidad, sea capaz de volver a expresar su yo con palabras. 3. EL PRINCIPIO DE ESPERANZA EN UN TERCERO D iza do E Promover convulsiones psicológicas en las aulas e intentar comprender los sufrimientos de una cultura mundial de lo deshumano son en sí pasos muy importantes para dar de nuevo su lugar al hombre y a su salud mental. Una asamblea internacional de universidades católicas que propone analizar estas cuestiones se enmarca en el corazón de una vocación. Nosotros, universitarios cristianos, tenemos la responsabilidad muy especial de conseguir que nuestros entornos investigadores y educativos sean lugares de amor de la vida humana, lugares de promoción de la dignidad de todo hombre en el cual, como cristiano, puedo reconocer otro rostro, el de Cristo, hijo de Dios. André Chouraqui nos recordaba esta responsabilidad que nosotros los cristianos tenemos muy particularmente al lado de los hijos del Decálogo, nuestros hermanos judíos y musulmanes. Permítanme que les cuente una experiencia muy modesta que acabamos de iniciar para favorecer la democratización del acceso a la enseñanza superior y de la que he sido el promotor como vicerrector de asuntos estudiantiles en mi universidad. Varios estudios muestran que en mi país, en Bélgica, el peso de las representaciones sociales es un obstáculo más importante que el dinero para el acceso a la universidad de los jóvenes de entornos sociales desfavorecidos. Un joven pertenece a una familia, a un entorno o inclus a rno incluso no ncluso IeGIprAeg una escuela o una región donde es impensable que se D eda proseg pueda T e que se pu da pros L que pueda proseguir ue u d rose N es otro universo,, niversid niversidad ve v IÓ ver niverso v o los estudios. Se tiene la imagen de que la universid d universidad IC otro planeta. or 26 Pa ra u so rio ua l us e exclusivo d t au
  28. 28. LAS CONVULSIONES PSICOLÓGICAS DEL SIGLO XXI D or 27 iza do E Decidimos llevar a cabo una experiencia de acercamiento entre nuestra universidad y los jóvenes de un instituto de una región belga muy desfavorecida económica, social y culturalmente. La tasa de desempleo es tan elevada que los jóvenes de algunas familias nunca han visto trabajar ni a sus padres ni a sus abuelos. Son pocos los jóvenes, inscritos en institutos de formación profesional, que prosiguen sus estudios después de la edad obligatoria de escolarización. Acercamiento, familiarización, encuentro. Aprender a conocerse mutuamente. Desde hace dos años, unos profesores de la universidad me ayudan a organizar y poner en marcha una jornada en la que nos desplazamos a estos institutos e impartimos clases de nivel equivalente al de primer año de universidad para los alumnos de último curso: derecho, matemáticas, lengua (francés a nivel universitario), filosofía y psicología. Todos los alumnos están sobrecogidos: «¡Profesores de universidad aquí! ¡Y comprendemos su idioma! No todo, es un poco complicado. Estos profesores parecen estar apasionados por lo que saben. En el fondo, estudiar puede ser interesante…». Algunos meses más tarde, los alumnos visitan nuestra ciudad universitaria. Descubrimiento entonces de verdaderas clases, laboratorios y bibliotecas. Contactan con nuestros estudiantes: «Se visten como nosotros. Hemos visitado sus residencias. ¡Y los platos no estaban limpios!». Satisfacción de todos: de los alumnos del instituto y de sus profesores y también de nuestros profesores y de nuestros estudiantes. Final del primer año de experiencia, el verano pasado: el doble de alumnos que la media general decide proseguir sus estudios. Este año la universidad organiza para ellos un seguimiento metodológico y socio-pedagógico para ofrecerles las mejores oportunidades de éxito. Encuentro humano. Experiencia a muy pequeña escala. En el fondo, nos presentamos, jóvenes de allí y «viejos» de nuestro entorno como humanos que se expresan, que proclaman su identidad y sus excepciones, en un marco en el que los profesores de universidad y alumnos socialmente descalificados se reconocen como semejantes. «Hablan como nosotros.» Esos momentos atenúan la discriminación, conectan las culturas y favorecen la formación de espacios de integración. A una escala minúscula, todos actuamos, empezando por los jóvenes, para prevenir las da de contac onta n ac conductas de riesgo, con su séquito de violencia y de pérdida de contac contacto I G IT A L con la realidad. D ceroI D á cero. Digámoslo de nuevo: o. o Di nuevo: v La esperanza de humanidad en un Tercero. ÓiN no n su dife ncia y su semejano su diferencia su emejancia ia i m n pensar y decir, fundamenta al ser humano en IC Pa ra u so rio ua l us e exclusivo d t au
  29. 29. TRASTORNOS PSICOLÓGICOS EN EL SIGLO XXI za con los demás. No obstante, el lenguaje hace de Tercero. Es incluso el primer Tercero, permite que el ser humano salga de la masa o del anonimato para elevarse. En el fondo, el lenguaje trasciende al hombre. Lo precede, le preexiste. Me he humanizado al entrar en el lenguaje que viene de antes y de más alto. La convulsión humana actual también podría entenderse como el resultado de una mutación en la relación con el lenguaje. Como el saber, el lenguaje puede rebajarse al estado de objeto o de herramienta. Ya no se le reconoce su dimensión de anterioridad, de dimensión exterior y trascendental. No se reconoce como un Tercero. Ya no se desea ni espera. Es como un instrumento de uso y de proximidad al alcance de la mano. Cuando la dimensión tercera no está instaurada ni restaurada, la espera de lo que viene de fuera está bloqueada. ¿Qué queda por desear? ¿Qué queda que pueda poner al ser humano en movimiento, animarle en la búsqueda y construcción de su verdadero self? Entonces, el lugar dado a un Tercero es, en cierta forma, un lugar vacío, un sitio abierto a lo inédito, a lo inaudito 3. Un lugar que, literalmente, «deja mucho que desear». Ahí es donde pueden ir y venir las palabras para decirse. Nosotros cristianos vivimos del don de la fe. En nuestra fe que, como las palabras y con ellas, está siempre yendo y viniendo, tenemos la necesidad de este espacio vacío abierto a ese Tercero. La religión cristiana es la de la tumba vacía, porque la tumba vacía deja desear el Verbo resucitado, la Buena Nueva inédita e inaudita. El lugar vacío, el sitio del Tercero garantiza la supervivencia del ser humano y de su salud individual y colectiva. Día a día, hora tras hora, pensemos en nuestra responsabilidad para abrirla a fin de salvar al hombre. Como escribe el psiquiatra Jean-Pierre Lebrun (2005), la esfera del poder, por ejemplo, es la existencia del lugar vacío, del lugar tercero que garantiza la democracia. Y es que ningún individuo, grupo, monarca ni partido único puede pegarse a él, cerrarlo o bloquearlo. El sitio vacío del poder aparta la tentación totalitaria. Debe seguir siendo un lugar de paso, habitado a título temporal. Pero a escala mundial, en ese nivel en el que se inició nuestro diagnóstico de deshumanización, ¿cuál podría ser el sitio vacío?, ¿ese lugar tercero?, ¿ese lugar en el que se puede esperar algo?, ¿ese lugar todavía demasiado afectado por el «todo económico» y su séquito de convuléquito de c nv qu to quit convu conv I G IT A L N D Lo inaudito es lo Lo inédito es lo que todavía no se ha dicho, que pide ser dicho. qu pid Ó que pide se dicho ue ide de audito es o u I IC que no todavía no se ha oído, que pide ser oído. D iza do E 3 or 28 Pa ra u so rio ua l us e exclusivo d t au
  30. 30. LAS CONVULSIONES PSICOLÓGICAS DEL SIGLO XXI siones psicológicas? A mi juicio, tiene un nombre: África, cuna de la humanidad. Está precisamente ausente en esta reunión 4. Su lugar está vacío. Todavía queda por escribir lo que podemos esperar de África para trascender las mutaciones actuales. En la alegría y la esperanza, todos juntos. 4. BIBLIOGRAFÍA ARENDT, H. (2005). La Condición Humana, Barcelona: Paidós. BOUNAN, M. (2006). La Folle Histoire du monde, París: Allia. CHOURAQUI, A. (2000). Les dix commandements aujourd´hui, París: Robert Laffont. DEJOURS, C. (1998). Souffrance en France, París: Le Seuil. GUILLEBAUD, J. (2001). Le principe d´humanité, París: Le Senil. JAMOULLE, P. (2005). Des hommes sur le fil. La construction de l’identité masculine en milieux précaires, París: La Découverte. LEBRETON, D. (2002). Conduites à risques, París: Presses Universitaires de France. LEBRUN, J. P. (1997). Un monde sans limite, Toulouse: Eres. LEBRUN, J. P., y VOLCKRICK, E. (2005). Avons-nous encore besoin d’un Tiers, Toulouse: Eres. I G IT A L NnoD presentes en Nuestros colegas de las universidades católicas de África as as e Áfri Áf i África f est s n IÓ están presentes n este congreso de la FIUC. Personalmente, les espero en C pero en próximos encuentros. er I próxi s encuentro ro p ncuentro cu cuentro cuentro u D or 29 iza do E 4 Pa ra u so rio ua l us e exclusivo d t au
  31. 31. I I G IT A L or iza do E C DI D ÓN Pa ra u so rio ua l us e exclusivo d t au
  32. 32. CAPÍTULO 2 PATOLOGIZACIÓN DE LA COTIDANEIDAD Luis López-Yarto Universidad Pontificia Comillas, Madrid D or 31 iza do E Me han encargado unas páginas acerca de «Patologización» de la «cotidianidad», tema que demandaría en esta mesa, sin duda, la presencia de un profundo conocedor de la sociedad en cuyo seno tiene lugar la vida cotidiana. De una persona que hubiera vivido muy en contacto con las exigencias que esa vida cotidiana hace pesar sobre el individuo que la habita y en ella se desarrolla, trabaja, ama y muere. De alguien familiarizado con las luchas de la psicología por comprender el dolor que acompaña a los hombres y las mujeres de nuestros días en el transcurrir menudo de sus relaciones consigo mismos y con sus compañeros de viaje, y que fuera sensible a las frustraciones que les aquejan, a los procesos mentales que les permiten afrontarlas y adaptarse a ellas, y, a su manea peculiar, convivir con las circunstancias de su entorno. Nada de eso encuentro en mi bagaje, y la tarea se me representa inabarcable. Por eso al comenzar la preparación de esta exposición he recordado con afecto la actitud del viejo profesor Edward G. Tolman, cuando en el año 1948 emprendía la tarea de iluminar la conexión entre la estrechez mental y algunos tipos de conducta anormales. Pedía que no se tomaran demasiado en serio sus consideraciones. Haciendo un juego de palabras con la palabra «ratas», decía «Los míos son simplemente razonamientos (rat-tiocinations) que un psicólogo de ratas (rat-psychologist) les ofrece gratis» (Tolman, 1948: 189-208). Déjenme que juegue yo con la palabra «edad». Lo que sigue no son sino algunas consideraciones, desde luego también gratuitas, sobre las person personas re la person rso IsGIrTaAuie que comparten con nosotros esta edad del mundo, hecha por algui ndo, h cha po algu do hechas d hechas por alguien lg L N D es su pguipia que la única credencial que puede presentar paIÓ ar para h r para hacerlo ar ar ra propia ro a o IC edad. Pa ra u so rio ua l us e exclusivo d t au
  33. 33. TRASTORNOS PSICOLÓGICOS EN EL SIGLO XXI 1. INTRODUCCIÓN D iza do E Para hablar de patologización es casi necesario adoptar una actitud de profeta de catástrofes. Se nos figura ya asombrosamente antigua la primera dis-topía (palabra que pretende parodiar torpemente el término utopía) que hizo verdadera fortuna. Me refiero a la novela de Orwell 1984, escrita bajo la inercia de la Segunda Mundial y de los grandes autoritarismos de la primera mitad del siglo XX (era 1948). Hace medio siglo ya, y sin embargo siguen convocándose congresos para describir el control patógeno que las circunstancias de nuestro tiempo ejercen sobre la persona humana. Los profetas de catástrofes no han desaparecido, sino que se han hecho más frecuentes. Quizá partimos de la vaga sensación de que «algo le pasa a nuestro mundo». Algo que merece atención y que podría mejorar con un adecuado tratamiento. A lo largo de toda la segunda mitad del siglo XX unas voces y otras hacen esfuerzos por alcanzar un diagnóstico global. Una característica de nuestro mundo que sorprendió hace tiempo a la psicología fue la aceleración del cambio. Cuando en 1970 Alvin y Heidy Toffler escribieron El Shock del Futuro, se sorprendían (y nos sorprendían a todos) con su visión un tanto apocalíptica, y provocaron en sus lectores una reacción admirada de auto-reconocimiento. La aceleración de los cambios a que se estaba sometiendo al ser humano parecía ser tan rápida, decían, que era de temer el momento en el que no pudiera ya soportar tal presión transformadora. Su afirmación parecía recordar a las de los que predecían trastornos graves para el cuerpo humano cuando aparecieron los primeros automóviles capaces de alcanzar los cincuenta kilómetros a la hora. Pero junto a la aceleración de los cambios, la pareja de futurólogos subrayaba rasgos emergentes de lo que parecían ser prácticas alarmantes de nuestra vida cotidiana: no era una de las menores la provisionalidad, aplicada no sólo a la materialidad de los omnipresentes cubiertos de plástico, a las servilletas de papel, o a las máquinas de fotos de un solo uso, sino también a realidades de índole tan íntima como la amistad. Estamos en un mundo, decían, en que todo se ha convertido en material de usar y tirar. El afecto también y la pareja, la lealtad a la propia profesión y la amistad. Las condiciones de vida han logrado que todas estas realidades de índole profundamente humana ent huma ente huma hum huma um I G IT A L hayan pasado a ser material de usar y tirar. D Ahora han pasado treinta y cinco años, y aquelN , aqÓl primer libro de los aquel quel que quel o de los o Iu Toffler parece ingenuo, en algunos aspectos,IC ect s, ectos a más de uno. Quizá tamctos c s uno. uno. Q i tam n no m or 32 Pa ra u so rio ua l us e exclusivo d t au
  34. 34. PATOLOGIZACIÓN DE LA COTIDANEIDAD D or 33 iza do E bién a sus mismos autores, que han seguido escribiendo y evolucionando en sus perspectivas. El shock del futuro no ha dejado de ser, también él mismo, algo sumamente provisional. Resulta que los libros que pretenden predecir el futuro son también material de usar y tirar. En 1979 Lasch llamaba a nuestra época «la era del narcisismo». El suyo era de nuevo un diagnóstico alarmante. Nuestros ejecutivos, decía citando a Maccoby, tienen muy poca capacidad para la intimidad personal y para el compromiso. Es casi seguro que tienen pocos sentimientos de lealtad hacia el lugar en que trabajan o hacia los amigos que frecuentan (Lasch, 1979). Las consecuencias deducibles parecían corroborar las de Kernberg, que hablando del narcisista lo describía como «tremendamente corruptible y capaz de justificar con facilidad la inmoralidad» (Kernberg, 1967: 661). ¿Estamos de veras en la era del narcisismo? La discusión no ha cesado en los últimos veinticinco años, y bajo unos prismas u otros, es tema que merece mayor constatación. Lo que no se puede negar es que el calificativo narcisista supone un esfuerzo por caracterizar nuestro tiempo como caldo de cultivo para la patología. Un agudo observador como el periodista Tom Wolfe escribía en 1976, casi a la vez que Lasch, su ensayo «The Me Decade», La Década del Yo Mismo, que tanta fortuna hizo, y en el que mostraba su alarma ante una generación obsesionada con la autorrealización personal, con deseos desmesurados, cada vez más alejados de sus verdaderos logros, e indudablemente centrada en sí misma. El apelativo hizo rápida fortuna, y pronto se comenzó a hablar de la «Me Generation». Una nueva calificación para nuestro tiempo ha tenido éxito a fines del siglo XX. La escritora Sarah Dunant edita, junto con Roy Porter, en 1996 el ensayo La era de la ansiedad (The Age of Anxiety), que ha ayudado a dar título a estudios empíricos posteriores que citaremos más adelante. Pero, ¿se puede llamar con justicia a nuestro tiempo la era de la ansiedad, con más motivo que a épocas anteriores? ¿Se estará cumpliendo en nuestros días la profecía que hacía Rollo May en 1977, cuando anunciaba la llegada de una marea imparable de ansiedad que se infiltraría insidiosamente en nuestras vidas de hombres tecnificados y previsores? La verdad es que los hombres y las mujeres que caminan por nuestras calles, en general con prisas, llevando en sus manos bolsas de usar y tirar que contienen envases, a su vez provisionales, con utensilios que utensilios q en ilios qu GI pron IseránTpronto acaban de comprar y que pronto quedarán obsoletos D serán pron bsoletos y será pro sol so et soletos án AL N reemplazados por otros; hombres y mujeres queIÓb s que gobiernan su día a día e gobiernan gobi gob o ía día a por medio de aparatos electrónicos que deberían hacer más sencilla su e deb Irían h cer más s ncilla su deb í debe C ber be b berí má se l ás Pa ra u so rio ua l us e exclusivo d t au
  35. 35. TRASTORNOS PSICOLÓGICOS EN EL SIGLO XXI vida y proporcionarles un cierto sentido de omnipotencia, sin embargo son personas que van por el mundo heridos por males que marcan dolorosamente su vida cotidiana. Este inmediato pasado nos deja a las puertas de hoy mismo. En forma descriptiva vamos a acercarnos a las fuentes de nuestro mal. Podríamos dividir los males cotidianos de forma funcional, observando la forma en que se han alterado las tres fuentes tradicionales de normalidad y de equilibrio emocional en nuestro mundo. Las tres fuentes de donde mana la sangre de nuestras más habituales heridas. Déjenme sintetizar así nuestra situación formulando tres hipótesis: Vivimos a la búsqueda de una madre, nos afanamos por encontrar un padre, y somos incapaces de establecer buenas relaciones con nuestros hermanos. Son los tres breves puntos que siguen. 2. UNA GENERACIÓN A LA BÚSQUEDA DE UNA MADRE D iza do E Con todos sus cuestionamientos metodológicos, no tenemos más remedio que citar al comenzar este apartado el estudio con pretensiones de longitudinal que llevó a cabo la joven psicóloga Jean Twenge, en California, y que constituyó una llamada de alerta sobre la salud mental de nuestro tiempo (Twenge, 2000). Twenge parte de una pregunta acuciante: «¿Por qué la juventud de mi país, que es la más asertiva, la más culta y la que confía más en si misma de las que haya habido nunca, es a la vez la que se siente peor de las que hemos conocido?». Y se dispone a probar su afirmación. En un ejercicio de meta-análisis interesante, analiza 150 estudios cuyas muestras, sumadas, alcanzan la impresionante cifra de 40.192 estudiantes universitarios y 12.056 niños en edad escolar. Los estudios se llevaron a cabo entre 1952 y 1993, casi el medio siglo que acabamos de terminar. Las conclusiones son dramáticas. El estado de ansiedad (no las meras reacciones de ansiedad dependientes de situaciones específicas), los niveles de ansiedad en niños, adolescentes y jóvenes universitarios han venido experimentando un aumento lineal de magnitud nada desdeñable entre 1952 y 1999. Y tras la publicación de las conclusiones del estudio la tendencia no parece haber cambiado de signo. Jean Twenge se Jean Twenge Twenge J g T o pueIdiAp IGudio, pu dice asombrada por algunas de las variables que, segúnD estudi L e, según su estu , seg n su estudio, egú gú g den ser calificadas de culpables de este hecho. IÓN dirigió, echo. Su búsqueda se dirigió, cho. Su b o. . bú gó IC en un exhaustivo trabajo de archivo, a los mayores depósitos de estadísos may s mayores epósitos de estadís may ósi os si sitos ito itos or 34 Pa ra u so rio ua l us e exclusivo d t au
  36. 36. PATOLOGIZACIÓN DE LA COTIDANEIDAD ticas a los que pudo tener acceso: estadísticas de criminalidad, número de divorcios, de la entrada de la mujer en el mundo laboral, y de otras realidades sociales. Su conclusión apunta a un concepto de nuevo cuño que nos puede hacer reflexionar sobre una cuasi patología de nuestra edad: la desconexión social. Merece la pena detenerse un poco en este concepto. ¿Estamos verdaderamente desconectados? Quizá fue aquel momento en que las gentes del campo se arrancaban de sus raíces para buscar una vida mejor en el ambiente urbano, cuando algunas de aquellas raíces comenzaron a quedarse al aire y sin protección. Movimientos masivos de traslado a la ciudad, donde todos los sueños iban a poder realizarse, terminaban en una vida de pacotilla. «Little boxes, little boxes» 5, protestaban los cantautores de la época. Casas diminutas como pequeñas cajitas de madera, universidades diminutas en sus horizontes que ahogaban a la vez aspiraciones y humanidad. Los procesos de urbanización y especialización parecen haber acabado en una desconexión social profunda. Aldous Huxley, y no deja de ser curiosa la constatación histórica, fue un día invitado a tener una conferencia, arropado por su popularidad, en un centro psicológico humanístico, entre cuyos objetivos estaba el muy contracultural de encontrar una manera de vivir que rompiera los estrechos límites de las exigencias que imponen las instituciones modernas. Se imponía recuperar la calidez y la espontaneidad, entrando en contacto con la naturaleza, en contacto directo con otros seres humanos vividos al desnudo, y también en contacto con la droga des-inhibidora y capaz de transportar instantáneamente a un mundo alejado del sistema. El centro se llamaba Esalen, y se inauguraba ese mismo día. Huxley habló como sabía hacerlo, derramando a orillas de Pacífico cataratas de crítico humor, narrando una vez más la historia de su «mundo feliz». Su pensamiento y su palabra denunciaron una vez más a los cuatro vientos la inminencia del advenimiento de un nuevo útero materno, éste ya de características mecánicas, que lanzaba a la vida personas sin afecto, y en perfecta y eficaz soledad. No he podido evitar poner delante de mis ojos y los de ustedes la contradicción de Aldous Huxley hablando en C DI I D ÓN I G IT A L or 35 iza do E 5 Little boxes on the hillside, little boxes made of ticky tacky, / little boxes on the hillside, little boxes all the same. En 1962 se hizo popular la canción protesta de Malvina Reynolds, que criticaba el modo de vida de los enormes barrios uniformados, de pequeñas viviendas de madera, que rodeaban las grandes ciudades americanas. And the people in the houses all h people the houses he people th hou e eop ple he houses ous ous went to the university. Where they were put in boxes and they came out a l the same. And there s came out all th there’s ame e h doctors and there’s lawyers, and business executives. And they’re all made out of ticky tacky / and hey’re al hey re all m ey’re ey ll f y tacky ak d they all look just the same. Pa ra u so rio ua l us e exclusivo d t au
  37. 37. TRASTORNOS PSICOLÓGICOS EN EL SIGLO XXI D iza do E Esalen. Huxley señalaba con el dedo la realidad huérfana y mecanizada que presentía. Esalen ponía sus ojos, ávidamente, en la utopía que no dejaba de desear. Que existe una mayor desconexión social en nuestro tiempo es un hecho. La amistad ya no es sólo algo provisional, como decía Toffler, sino que ha perdido inmediatez. Debe realizarse a una excesiva distancia en la mayoría de los casos. Una cita con una amigo, que iba a tener yo hace poco tiempo, fue pospuesta porque mi amigo debía llevar a su hijo a jugar al fútbol con sus compañeros de juego (era un sábado). No se trataba de un juego callejero para el que bastara salir a la calle y comenzar a dar patadas a un balón. El campo era reglamentario, y estaba lo suficientemente lejos de su casa como para que fuera necesario usar el coche para encontrarse con los demás compañeros del equipo. Una vez acabado el partido no habría comentarios ni bromas sobre lo sucedido, me dijo. Cada uno volvería al coche de su padre para marchar de nuevo a casa. Si los miembros del equipo deseaban verse otra vez, salvo en el caso de que fueran compañeros de colegio, habrían de esperar quizá una semana y depender de la buena voluntad de un conductor de automóvil. Cuando esos niños lleguen a casa en un día entre semana, es muy probable que les espere un cierto vacío. La madre no habrá vuelto aún de trabajar, y ellos deberán prepararse algo para merendar sin ayuda de nadie. No sería raro que un divorcio reciente haya estructurado su familia en forma que haga el contacto todavía más difícil. O que el deseo legítimo de llevar adelante una carrera, por supuesto muy competitiva, haya ampliado el campo de intereses de la madre mucho más allá de los límites de su casa. Podemos conjeturar como habrá vivido en sus primeros, y todavía cercanos años, este joven futbolista el dilema infantil entre los sanos sentimientos iniciales de omnipotencia y los de impotencia. Solemos decir que el niño suele sentirse omnipotente porque se ve envuelto en un cariño siempre presente y siempre solícito a sus más mínimos deseos. Y que se siente impotente porque carece aún de recursos para lidiar con un mundo, que en casi todos los aspectos le es superior, que resulta inabarcable y que le impone una fuerte dependencia. Si no está tan garantizado el afecto cotidiano, su omnipotencia se puede trasladar a jo pequeñ q otros terrenos más asequibles. Uno de ellos es el manejo de pequeñ pequeños Illa e GoT r el enInt olaAlLe ación de contr ar ción controlar ció ción Do a ingenios electrónicos, que le dan una vaga sensación de contr lar mentI ante en e a t nte an pul pulsación n torno; un entorno que reacciona obedientementeÓN la mera p sación C ía, man de omnipotencia, que a, man , manera mnip mnipot i ni n po nipo de un botón. Es una nueva, aunque fría, maInera d omnipot ncia, qu or 36 Pa ra u so rio ua l us e exclusivo d t au
  38. 38. PATOLOGIZACIÓN DE LA COTIDANEIDAD amenaza con encontrar su prolongación en la edad adulta, y que sitúa a los individuos en un constante peligro de impotencia al menor fallo. La compañía que proporciona la electrónica es una compañía sustituta y artificial que apenas puede disimular el sentimiento de abandono. Richard Sennett, en su lúcido estudio sobre la vida urbana (Sennett, 2001), se extiende en explicar el fenómeno de la aparición de lo que llama la familia intensa. En lo que toca a la disminución de puntos de contacto, también él nota que la desconexión existente tiene que ver con los cambios que se han producido en la familia. El movimiento de ascenso en riqueza material ha ido de la mano de un movimiento de retraimiento social. Se da progresivamente una huída a las urbanizaciones, y eso trae consigo una «nueva pauta de relaciones, encarnada por una vida familiar más concentrada e intensa». Desde hace años se viene hablando de que la nueva religión es el «familismo». Una peculiar forma de «vida familiar intensa» aparece como defensa a la amenazante vida urbana. Noten cuáles son las notas de una familia intensa: 1. Las interacciones que existen en la familia son consideradas como un microcosmos de todas las clases de interacción que existen en el mundo social en general (y eso supone un empobrecimiento, pues en el mundo social caben muchos más modos de relación). No se espera encontrar nada fuera de la familia que no se pueda encontrar dentro de ella. 2. La vida familiar intensa reduce a los integrantes a niveles de igualdad. Los padres tratan de ser camaradas de los hijos. De nuevo encontramos que la familia intensa es una familia sin madre y también una familia sin padre. Es una familia de iguales que aspiran a ser amigos. D or 37 iza do E Estas dos convicciones, para Sennet, limitan la vida familiar y la vida social. Ambas proporcionan nueva base para justificar y explicar a la vez la realidad de la desconexión social. Volviendo al estudio de Twenge, que hemos tomado como pretexto, leemos que la desconexión hizo crecer el neuroticismo, y que el crecimiento del neuroticismo aumentó a su vez la dificultad de conexión social. Hemos construido un mundo demasiado solitario del que es difícil salir. Twenge se ha atrevido a señalar causas al hecho, y va enumerando mo más clar o má clar ás ra algunas de las constataciones que su estudio señala como más claras: I atalidad qu índice Dnatalidad que nd ce ndice d nGliTA q t Id d tasas de divorcio en aumento, disminución del índice de natalidad L Pero Twenge o Tw w a, sobre o e priva de hermanos y compañeros de juego. PeroITwenge observa, sobre ÓN C dvirtamos, moue apeInas apen pen irtamo irtamo rtamo rtam rtam m todo, que se ha ido consolidando, sin que apenas lo advirtamos, un mo- Pa ra u so rio ua l us e exclusivo d t au
  39. 39. TRASTORNOS PSICOLÓGICOS EN EL SIGLO XXI D iza do E delo individualista de felicidad y de desarrollo personal que es nefasto para el sentimiento de seguridad personal. Desde las formulaciones de los primeros humanistas ha cobrado carta de ciudadanía en el lenguaje cotidiano el ideal de la realización personal. La herida del abandono puede estar en el origen de esa búsqueda de la propia realización y de la localización de la identidad en la intimidad del propio yo. Pero perseguir sin más anclajes la realización del propio yo como ideal de felicidad —con sus diferentes nombres que han pasado al lenguaje corriente: autorrealización, plenitud personal, liberación interior— es lanzarse a la búsqueda de algo difuso, que no se puede referir a parámetros visibles, que impone una obligación huidiza, y pocas veces alcanzable, de ser feliz. La vía real hacia la salvación, proclama más de una psicología, parece estar en experimentar profundamente la vida, en vivir experiencias intensas, vitales y totalizantes. Se puede decir que el ideal de felicidad impuesto a las personas de nuestro tiempo, hecho de avidez infinita y de cierto repliegue al jardín interior, nos sitúa casi siempre al borde del fracaso. Si sólo es feliz el que ha logrado una vivencia intima de plenitud, un estado personal de «haber llegado a ser todo lo que puedo ser», nadie tiene datos fehacientes que le permitan decir con verdad mínimamente comprobable «soy feliz». Y el que lo diga hoy está en grave peligro de decir lo contrario mañana. En este sentido sí podemos decir que nos hemos embarcado en una cultura del narcisismo, y que no sabemos dar buena cura a nuestro mal. Porque la forma de educar que imponemos a nuestros educadores, la forma que adoptan para dar testimonio los testigos de valores de nuestro entorno, cultiva como ideal una búsqueda exageradamente intrapsíquica de la felicidad. En mi opinión a la psicología le interesa examinar con más atención si no estaremos aquejados del mismo mal que queremos remediar los profesionales de la ayuda psicológica. Beldoch escribía hace ya algunos años que «quizá las grandes descripciones de madurez y salud mental que han constituido para muchos un ideal de funcionamiento personal, al menos desde los años setenta, se han convertido en una caricatura. Quizá el ideal ha contraído también él la enfermedad del narcisismo» (Beldoch, 1972: 136). Preguntado en una ocasión William Schulz acerca de los objetivos de su terapia, respondió: «es lograr ese sentimiento que nos viene de la realiz c a realización ealizaci za z de todo nuestro potencial» (Schulz, 1960: 17). Una formulaciónL ). Una forIGITión que . n fD mulaciA q formulac ón orm lac or ul todavía puede muy bien abonar la omnipotencia N nuestras social potencia d potencia de oten Ó enc en ia ncia sociall I IC mente desconectadas generaciones. or 38 Pa ra u so rio ua l us e exclusivo d t au
  40. 40. PATOLOGIZACIÓN DE LA COTIDANEIDAD D or 39 iza do E Hoy día, en que la visita al psicólogo, la intervención psicológica en muy diversos contextos, ha pasado a formar parte de nuestra cotidianeidad, hay que tener el valor de preguntarse, y hacerlo en los foros adecuados, si no estamos proporcionando a las personas que acuden a buscar ayuda, unos interlocutores que, desde puntos de arranque teóricamente lúcidos, acaban imponiendo prácticas que caminan hacia objetivos poco realistas y poco sanos. Paradójicamente, nuestra cultura del cultivo personal y la autorrealización, ha provocado con frecuencia un alarmante descompromiso social con instancias que están más allá de nuestra propia piel. La proclamación gozosa de que cada uno es responsable de su propio bienestar, libera sospechosamente del compromiso de implicarse en el bienestar de los demás. Y de nuevo vemos aumentar la desconexión social a un nivel más universal. Por otra parte nuestra generación, en su búsqueda de un calor maternal que atienda a sus necesidades ilimitadas, ha descubierto el cuerpo como fuente de demandas cada vez más claras. En una cultura en la que se tienden a borrar las diferencias entre lo consciente y lo inconsciente, entre juego y trabajo, entre fantasía y realidad, se debilitan también las fronteras entre cuerpo y psique de manera casi total. Asistimos, a un momento de extraordinario protagonismo de lo corporal. No es nuestro propósito ocuparnos aquí del auge de las formas de atención psicológica llamadas corporales, sino del surgimiento de una actitud de cultivo de lo corporal que lleva consigo el aroma de la patologización de lo cotidiano. Es interesante volver la atención aquí, como fenómenos en conexión con el ideal de felicidad y con la exaltación de lo corporal, la exageración de la atención al cuerpo de los que gozan, y probablemente sufren, esa preocupación que se ha dado en llamar vigorexia. Los que atienden de forma tan desmedida al perfil muscular, siempre sometidos a la tiranía del aspecto atlético. O la otra preocupación paralela. La de aquellos que cuidan obsesivamente la ingesta de alimentos sanos, no adulterados. Los fieles de la orthorexia, que han dado origen a subculturas bien aprovechadas por el comercio y la industria. Vemos a nuestro alrededor a nuestros contemporáneos en una actitud de perpetua preparación para algo. Del que abrillanta el instrumento que un día le será necesario para su sar io pa ario par o para ar presentación en sociedad, pero que no acaba de ab ndoIGITregL abandonar e abandonar el regazo aban D nar el A a ba o on egaz gaz materno, y por tanto no acaba de probar si el IÓtr i el instrumento es ya útil inst instN instrumento y útil nstru para algo. Situación en la que todo ideal Ies tod v a posib , antes ideal e todavía posibl posible, deal d al C l po posib os Pa ra u so rio ua l us e exclusivo d t au
  41. 41. TRASTORNOS PSICOLÓGICOS EN EL SIGLO XXI de entrar por fin en la batalla que supone el momento del establecimiento de límites y el choque con la realidad. Cuerpos siempre en preparación, con acceso muy temprano a un sexo también preparatorio, en una situación placentera que no invita al crecimiento. Hijos que permanecen en el hogar más de la cuenta, sin realizar del todo una separación que ni parece necesaria, ni produciría al sujeto renta alguna apreciable (Barraca, 2000). En un mundo de presencia maternal ansiosamente anhelada amenaza seriamente una sensación desolada de abandono. Muchas conductas patológicas no son sino formas de defenderse provisionalmente de ella. Y basta con estos ejemplos por ahora. 3. UNA GENERACIÓN SIN PADRE D iza do E Cuarenta años después podemos tomar prestado el título a Alexander Mitscherlich (1963) para designar un segundo aspecto de nuestra realidad que introduce patología en la cotidianeidad de nuestras vidas. Nuestra sociedad no está sana, parecía decir el autor alemán, porque carece de ese elemento impulsor de iniciativas, provocador de independencia y alteridad, que es a la vez alguien que ha sabido despertar la rabia de nuestra afirmación personal, y la pelea de nuestros ideales con la realidad. Alguien que desde la lejanía de su autoridad ha tenido credibilidad suficiente como para provocar en nosotros la interiorización de un mundo de valores al que nos hemos podido adherir, y de constelaciones de actitudes de gran calado que han orientado cognitiva y afectivamente nuestra conducta de adultos. Es cierto que en la segunda mitad del siglo XX hemos asistido a la crisis de los viejos autoritarismos. Cuando Adorno y su equipo, en los últimos años 40, elaboraban el estudio de California que culminó en la monumental «Personalidad Autoritaria» (Adorno, 1950), la psicología y todas las ciencias humanas estaban reaccionando contra una situación dramática de la que deseaban proteger a la civilización. Habían vivido un exceso intolerable de guía paterna. Habían conocido la asfixia de las dictaduras, y creían su deber poner la psicología er psico o co og ol IT s la IiGmoAa iinal servicio formas democráticas «no directivas». N olv demos l L olvidemos as» No olv d o ». » videm vi vide v D dem tencionalidad política de los que elaboran EscÓN en 1950 (la F de Escala n Esc al F sc ala scala cal (la de I la IC su título inicial de «fascismo»). or 40 Pa ra u so rio ua l us e exclusivo d t au
  42. 42. PATOLOGIZACIÓN DE LA COTIDANEIDAD Han pasado cincuenta años, y, con todas las excepciones que se quiera, en nuestros países occidentales seguimos viviendo la culpabilidad de los autoritarismos. Ya no estamos tan necesitados de las advertencias de Adorno. El padre que nos guía no es en general un líder autoritario; se ha convertido más bien en un líder dimisionario. En su magistral, y muy reciente, estudio sobre las exigencias psicológicas de la vida actual, Robert Kegan sintetiza así las cualidades que debe tener un entorno para facilitar el crecimiento de sus miembros. «Las personas crecerán más, dice, donde experimenten a diario una mezcla entre apoyo y desafío. Los entornos que conceden demasiado peso al desafío, sin el apoyo social adecuado, son tóxicos, promueven actitudes defensivas y de constricción. Y los que conceden demasiado peso al apoyo sin promover desafíos estimulantes, terminan siendo aburridos y poniendo sordina a la motivación». Poco después concluye: «Nuestra cultura obtiene altas calificaciones en la asignatura del desafío, pero, ¿cómo vamos en la parte del apoyo social?» (…), «y los desafíos son dolorosos cuando no cuentan con suficiente apoyo. Producen rabia, desesperanza, futilidad o disociación, que algunos adolescentes formulan así ¿pero que es lo qué se quiere de mí?» (Kegan, 1998: 42). Una sociedad sin padre es una sociedad sin suficiente soporte para afrontar los desafíos de un mundo que avanza muy rápido en complejidad, y que puede hacerse, poco a poco, inabarcable y amenazador. Por otra parte esa paternidad vacante está sometida a enorme presión. El mismo Kegan, en una cita tomada del libro citado más arriba, explica el resultado de sus encuestas a padres, cuando les pregunta qué es lo que más necesitan sus hijos. Las listas, nos narra, suelen decir, más o menos así: D or 41 iza do E «Necesitan Amor, Comprensión, Flexibilidad, Apertura, Calidez, Humor, Mente abierta, Capacidad de escucha, Respeto por la individualidad del niño, Que nos tomemos interés por lo que al niño le interesa». «Lo que falta en esas listas —opina Kegan— es la necesidad que tiene un hijo de que sus padres actúen según sus convicciones, que ejerzan cierto control, que se demuestren indignados cuando están en su derecho, e incluso que se muestren moralmente ofendidos si men mente ofendidos e en fendid fendidos end L es el caso (…) Poder, Autoridad y Control son palabras que inco palabras rol son palaIG ol l al b alabr D bras ITAnc Nlos que el amiincoÓ modan mucho, especialmente en contextos en ontextos ntex Io n xtos xto xtos amor es mor IC protagonista» (Kegan, 1998: 79). ). Pa ra u so rio ua l us e exclusivo d t au
  43. 43. TRASTORNOS PSICOLÓGICOS EN EL SIGLO XXI Quizá a ningún personaje de la tragicomedia actual compete tanto el calificativo de «desbordado» 6 o de «saturado» 7 como al padre de nuestros días. Y apuntan síntomas de disfuncionalidad, en una sociedad en la que nadie parece tener fuerza suficiente para hacer frente a la dura tarea de encarnar la figura paterna con cierto garbo. Hay una relación problemática con las normas (los límites, las odiosas prohibiciones, que ya no son objeto de rebelión solamente en la adolescencia), y eso ha hecho que muchas instancias sociales abdiquen de responsabilidades que parecían ineludibles, depositando sobre los hombros del individuo normal una dosis de responsabilidad personal, que apenas es capaz de soportar. En 1986 Ulrich Beck escribía su dramática —y polémica— descripción de la Sociedad del riesgo. En 1999 Markus Dorman retomaba el tema con rotundidad: el siglo XX heredó en su día, de su predecesor, el siglo XIX, la estimulante lucha por la igualdad, y la realista batalla por lograr satisfacer necesidades perentorias en una sociedad de desigualdades indignantes y de elementales carencias. Con un folleto de ideales en una mano, y una honesta azada en la otra, los hijos de la primera mitad del siglo XX se lanzaban cada día a la batalla de transformar el mundo. Pero, cuando el siglo llegaba a su fin, todo ha experimentado una evolución drástica. Lo que se puede compartir en nuestros días no son necesidades elementales, sino miedos universales. Se han globalizado los riesgos, y eso nos proporciona la tremenda sensación de vivir en un colectivo humano que tiene en común, más que nada, el temor. El desarrollo de la investigación y la ciencia, pese a todas las quejas, ha sido espectacular. El mundo se ha convertido en un lugar profundamente conocido por unos pocos, y progresivamente incomprensible para los más. El ciudadano normal está huérfano. Carece de la formación científica suficiente, y lo sabe. Le dicen que la carrera del progreso le puede conducir a la destrucción final, pero ni siquiera es capaz de medir los riesgos de la modernización imparable que se le va imponiendo. No puede tampoco calibrar las terribles profecías sobre lo que puede acarrear esa modernización, pregonadas a diario por los medios de comunicación. No es capaz de explicar del todo las complejidades de la biotecnología, de la astrofísica, o del tan traído y llevado cambio C DI I D ÓN I G IT A L iza do E 6 Desborados es la traducción que se ha dado en su versión española al título del libro de R. KEGAN que vamos a citar más de una vez, y que en i glés recibe el nom inglés recib el nom l s lés recibe nombre be b de In over our heads. 7 El Yo saturado es como se ha traducido al castellano el título del libro de K. J. astellano e stellano lano an a bro o K. J. GERGEN, The saturated self, Dilemas of Identity in Contemp n Contemporar Society. Cont Contemporary ociety. tem t ety ty. ty y or 42 Pa ra u so rio ua l us e exclusivo d t au
  44. 44. PATOLOGIZACIÓN DE LA COTIDANEIDAD D or 43 iza do E climático. Intuimos los peligros, pero estamos mal dotados para aportar soluciones. Así, al ciudadano normal no le queda sino vivir en común el terrible miedo que siente aquel que se sabe castrado y no tiene a quién acudir. Otros, lejanos y desconocidos, tendrán que acudir a los graves problemas que parecen amenazar a nuestra vida cotidiana. El hombre de fines del siglo XX y comienzos de XXI, no ha sido maltratado por un padre tiránico, pero tampoco encuentra un guía en su camino que le apoye y le sirva de modelo. Recurriendo a ella, casi parodiando, una terminología psicodinámica, podríamos decir que al debilitamiento de la norma superyoica, ha sucedido el imperio de un inalcanzable ideal del Yo. Y el resultado es insufrible: estamos comenzando a darnos cuenta de que no damos la talla. Pero, ¿es que sabemos tan siquiera cuál es la talla que debemos dar? Ni en el ámbito de la familia, ni en el de la sociedad más amplia, queda lleno el tremendo hueco de la figura paterna. Y ahí estás pobrecillo hombre común, inerme ante la realidad, que diría Kafka. «Hombrecillo común, no sabes nada». Estás solo ante la turba de los especialistas, la sociedad de los agoreros, que prueban sus asertos con muy expresivas imágenes de televisión y nos hacen alarmantemente presentes los problemas, y muy poco presentes sus soluciones. Otros sabrán si los progresos de la biotecnología conducen a la solución de problemas o a la destrucción de la raza humana. Otros son, sin duda, los que saben si el calentamiento del planeta es un fenómeno cíclico y transitorio, o si se trata ya del principio del fin. Esos otros son los sabios, los bien informados, los especialistas que dedican su vida al estudio en valles remotos de países privilegiados. Nosotros somos como niños expuestos a todos los peligros, pero que todo lo ignoran. El domingo 18 de febrero pasado, la portada del extraordinario dominical del periódico El Mundo estaba ocupada por una gran foto de la Puerta de Alcalá de Madrid rodeada de dunas. El titular de mayor tamaño decía: «Año 2050. Madrid es un desierto. Más de la mitad del suelo fértil español está ya muerto». El alarmante reportaje ocupaba 17 de sus páginas interiores. Cuando Kegan, desde su punto de vista irreprochablemente evolutivista cognitivo, demanda, en el momento actual, el paso a un cuarto orden de conciencia que haga frente a los grandes retos del mundo que afrontamos, halla que este cuarto orden de conciencia apenas existe, e existe, p nas existe, en las diversas poblaciones objeto de su estudio. «El fenómenoITAL fenómeno estar El f DIG de est El fenómeno de est m no es mentalmente “desbordado” se difunde más y más» confiesa (K gan, más», (Kegan, s más N fi más», á IÓ 1998: 191). IC Pa ra u so rio ua l us e exclusivo d t au
  45. 45. TRASTORNOS PSICOLÓGICOS EN EL SIGLO XXI «La sociedad sin padre se encuentra desbordada. Nuestro mundo exige personas que no se limiten simplemente a ser sujetos que experimentan el paso de la corriente psicológica por el centro de sus vidas, sino que sean los verdaderos autores de esas vidas. En el tiempo presente, nuestro yo se ha visto reducido a una nueva manera de soledad: ahora cada uno de nosotros es el autor, el constructor y el crítico de su propia experiencia. Cada uno de nosotros es el responsable regulador de las partes que lo componen. Ha quedado a pecho descubierto ante una manera nueva de relacionarse con la realidad, que le permite ser el que gobierna sus asuntos, en vez de dejar que sean sus asuntos los que le gobiernan a él» (Kegan, 1998: 133). El horizonte puede ser magnífico, pero esa es una agobiante tarea. 4. LA QUIEBRA DE LA FRATERNIDAD: CAOS EN LAS RELACIONES CON LOS HERMANOS D iza do E Twenge (2000) subrayaba, en el estudio que nos sirvió de pretexto al comienzo, el dato de que el ciudadano medio de los países occidentales de reducida natalidad, no ha gozado, ni tampoco sufrido, a muchos hermanos en el ámbito familiar. Pero para todos surgieron súbitamente los iguales con la escolarización, y a todos introdujeron en un mundo en el que la relación difícilmente puede ser llamada fraternal. Fenómenos como la home schooling, la escuela en casa, que no es ya práctica ajena, si bien muy minoritaria todavía en nuestro país, supone un esfuerzo de algunos padres por paliar la entrada de sus hijos en un ámbito de relaciones a su juicio excesivamente caótico. Más de un autor ha señalado que, en nuestro mundo, se está haciendo más trabajoso elaborar una identidad personal. Aquella etapa de exploración (Marcia, 1993), en la que una persona desarrollaba sus intereses a través de la fantasía, comprobaba luego sus capacidades, y ponía por fin a prueba los valores que realmente quería hacer suyos, antes de instalarse en un nicho social que le perteneciese, se ha prologado de manera inusitada. Los hijos prolongan su estancia en casa, como dijimos más arriba (Barraca, 2000), y no solamente por razones económicas. En realidad a muchos ad e adie a les atenaza el miedo a entrar en una sociedad para la que nadie es cap nadie es capaz A G, sino q IidoITinoLque n desa arecido si desap D desaparec d e de prepararles del todo. Los hermanos no han desaparecido, sino ula Kenneth la Ken N Kenn n co con n nos invaden hasta el infinito. Como formula Kenneth Gergen con un IÓ Gergen, GergIC 19 2), el Yo se halla en ge gen término que ha llegado a ser popular (Gergen, 1992), el Yo s h or 44 Pa ra u so rio ua l us e exclusivo d t au
  46. 46. PATOLOGIZACIÓN DE LA COTIDANEIDAD D or 45 iza do E estado de saturación. Las tecnologías de alto nivel son culpables de una sobrecarga que está llegando a un punto difícilmente soportable. La enumeración de Gergen puede parecer a unos ingenua y a otros alarmante, pero no deja de ser real. La popularización del transporte aéreo suprimió en su día muchas barreras que la distancia imponía a las relaciones. Pero son las innovaciones en la comunicación producida por las nuevas tecnologías las que más preocupan a Gergen unos años después: ellas han sido la gran causa de la proliferación de las relaciones, y de que se hayan suprimido las dos grandes barreras que les afectaban en el pasado: la lentitud y el coste. Desaparecidas éstas la multiplicación de relaciones origina un aumento notable de roles simultáneos que parece necesario representar. Roles que se mantienen con inusitada perseverancia, ya que el pasado prolonga su existencia con gran nitidez, por medio de grabaciones de todo tipo, y los muchos «presentes» se simultanean, aumentando la presión que ejercen sobre el yo. Es una realidad el hecho de que los medios de comunicación han logrado convertir en una parte visible del aquí y ahora inmediato a innumerables relaciones que hasta ahora pertenecían a la lejanía espacial o temporal, y que, por tanto deberían quedar relegadas sin esfuerzo a un olvido provisional y relajado (Gergen, 1992: 81). Un espacio que debería ser sólo nuestro, es invadido por el ruido ensordecedor de un tumulto de palabras no solicitadas. «Nuestra esfera privada ha dejado de ser el escenario donde se desenvuelve el drama del sujeto que se pelea con sus objetos (…); ya no existimos como dramaturgos ni como actores, sino como terminales de redes de computadoras múltiples», dice el autor citando a Baudrillard. Es cierto que el Yo se halla en estado de saturación. Estamos solos, pero no logramos un espacio de calma para encontrarnos con nosotros mismos. Imaginen, si eso les hace sonreír, la confusión de escenarios, tiempos y roles que se da en una visita a unos amigos, que nos obligan a presenciar, en el salón de su casa, y en forma de video doméstico, la boda de una hija, que tuvo lugar hace semanas y con el que se empeñan en traer el pasado al presente. Desearían esclavizar nuestra atención, pero la proyección es interrumpida varias veces por llamadas al móvil. Son varios presentes que irrumpen haciendo planes de futuro. Y, por fin, una sorpresa. Aparece sin avisar la misma hija de la boda, que desea saludar a sus padres desde la pantalla del ordenador. La misma que a misma q m ma qu TA e IkGiIdesdL el en el video aparece vestida de novia, se nos acerca enDikin desd bikini cerca en bikin desde erc er rc bikini ikini i d de Caribe en tiempo real, donde celebra su luna de Imi Npara desearnos lo miel, a e miel mi iel, rnos o n Ó IC mejor con su propia voz. Pa ra u so rio ua l us e exclusivo d t au
  47. 47. TRASTORNOS PSICOLÓGICOS EN EL SIGLO XXI D iza do E Curiosamente el mismo cotidiano y cálido hogar, refugio estructurado de intimidades hasta hace poco, se ha convertido en un lugar que, desde su interior, da pie para que nos invada la presencia de amigos, compañeros, clientes, o desconocidos quizá muy lejanos, ante los que adoptamos actitudes y roles complementarios y apenas sucesivos. Gergen introduce el término de multifrenia para describir un síndrome que en su opinión está invadiendo nuestra vida diaria. Multifrenia, como intenta indicar su nombre, consiste en la aparición de tan abundante información y tan intensa proliferación de vínculos, que logra que se vaya esfumando un sentido del Yo relativamente coherente. La experiencia es de contradicción con uno mismo, y de que nuestro yo comienza a ser colonizado (Gergen, 1992: 100-1001). Buscábamos con ansiedad compañía afectiva, y nos hemos encontrado inesperadamente víctimas de un saqueo emocional. No es de extrañar que suceda algún repliegue estratégico. Se ha hecho popular entre nosotros el término burnout para designar una situación cada vez más frecuente en algunas profesiones de ayuda. Más de un autor, al describir el fenómeno, habla de que las circunstancias laborales del mundo actual tienden a provocar un agotamiento emocional que acaba en la tendencia a despersonalizar a aquellos con los que tratamos, una capacidad de reducirlos a la categoría de objetos, de modo que cualquier alejamiento y menor implicación en su trato queden justificados. Y alguna vez se añade a este núcleo duro del burnout el nacimiento de un clima de cinismo descarnado. Quizá este agotamiento emocional, esta despersonalización del otro, e incluso esta actitud de cinismo, no sean sino un intento de escapar a la colonización del Yo que amenaza tantas veces en las turbulencias de algunos puestos de trabajo (Lazaro, 2005). Cuando Riesman escribía en 1950 La muchedumbre solitaria, propugnaba tres tipos de personalidades vigentes en su momento: la persona gobernada por la tradición, la persona gobernada desde dentro de sí misma y la persona gobernada por otras personas desde afuera. Y si bien confesaba su convicción de que este último tipo de personas era imprescindible para un engrasado funcionamiento de la sociedad, se lamentaba de su proliferación en los días objeto de su estudio. No era sano llenar nuestros puestos de trabajo o de ocio con personas que desean más ser eatividad. Q atividad. vi d v ad amadas que estimadas. Que han perdido rotundidad y creatividad. Que I G IT A L son demasiado impersonales y sumisas. D nue tra nuesIÓN estra tra ya a o y salido Estamos lejos de Riesman, y no porque nuestra multitud haya salido IC a muchedumbre nos of e una muc much much e no frece os de su solitariedad. Sino porque ahora la muchedumbre nos ofrece un or 46 Pa ra u so rio ua l us e exclusivo d t au

×