UNIVERSIDAD NACIONAL AUTÓNOMA DE MÉXICOFACULTAD DE ESTUDIOS SUPERIORESACATLÁNPROGRAMA DE INVESTIGACIÓNOPERACIONES MEDIACIO...
CONTENIDO:INTRODUCCIÓN: La oportunidad de analizar una representación durante su procesode ajuste 31. TEORÍA DE LA MEDIACI...
de ajusteComo sabemos, todos los grupos humanos a lo largo de la Historia y lo ancho de laGeografía han contado cuentos co...
Las instituciones enculturizadoras, en general, ejercen una función de controlcognoscitivo al exhibir o transferir juicios...
largo de la historia, difícilmente encuentran eco en la realidad.       Quizá la novedad de los tiempos que corren, respec...
Es posible que estemos atestiguando un reajuste trascendente respecto a la reorganizaciónde los roles y las relaciones soc...
De todos los tipos de relatos que la televisión ofrece, publicidad, espectáculosmusicales o deportivos, periodismo, concur...
forma “reproductiva” o conservadora de comunicación.       Para este estudio nos basaremos en la Teoría de la Mediación (c...
1.1 El campo de estudioEsta teoría tiene como eje de reflexión la dinámica y condiciones de las transformacionessociales. ...
como la educación, la clase social, la comunicación.       En términos del análisis, es importante distinguir el modelo o ...
reglas de relación, establecen las combinaciones que están permitidas y ofrecen unainterpretación validada de la realidad;...
investigar el control social a través de las representaciones –ideológicas- colectivaspropuestas -más bien impuestas-, en ...
modelada con el modelo en sí, cuestión fundamental en una reflexión sobre operacionesmediacionales.       A lo largo del s...
“sexo” asociado a diferencia/desigualdad, es asignado al término “género”.       Esto es porque en el proceso de divulgaci...
análisis de contenido particular: se distingue del clásico content analysis porque no operasobre el nivel semántico o de l...
“acontecer sociopolítico” y la de la “vida cotidiana”. De hecho, esta división que puede serinterpretada como una primera ...
encontramos en el rol de Héroes a las instituciones públicas, enfrentadas permanentemente,desde distintos campos, a aquell...
3.2.3 Personajes funciónLa estructura parabólica se realiza narrativamente a través de un triángulo de personajesnucleares...
Reconoceremos como parábolas épicas a los relatos cuyas acciones de vidacotidiana se desarrollan preferentemente en espaci...
de la persecución propia de la Épica, en el Melodrama el Justiciero se encargará de resolvereste enredo: él es depositario...
cuáles no, qué personajes logran sus objetivos y cuáles no.       Ahora veremos cómo analizar los roles que juegan, porque...
A los personajes les suceden las cosas y realizan las acciones que se narran en los   relatos. Se les puede dividir en:   ...
de la investigación.    d) HerramientasEn este punto se identificarán toda clase de instrumentos que un personaje utiliza ...
3.3.2 Modelos o códigos de mediaciónLa identificación y registro de los roles cobra su pleno sentido al identificar, como ...
Pero los códigos mosaicos imponen una visión fragmentada de la realidad;contradictoria, que deja sin resolución las contra...
relato; más allá de las asociaciones metafóricas que puedan plantearse desde las anécdotas,el “Análisis lógico” se avoca a...
melodramas, cuyo espacio es de lo doméstico, tenemos: ED: (pF/T, pF/Q), (pM/Q, pM/R);y en los épicos, espacio de lo públic...
Intelectual: “Intuición femenina”         Intelectual: Inteligencia, astucia,                  (pocos elementos, no es det...
siempre hay algún personaje femenino que realiza “trabajo doméstico”.- En ambos tipos de relato, siempre aparecen personaj...
en ambos tipos de relato, con algunas diferencias:    -   En Atributos Morales, en los relatos épicos, los personajes masc...
protagonistas)                            Intelectual: Inteligencia, sabiduría,                  Intelectual: Definido por...
los personajes masculinos sostienen su realización por su profesión u ocupación (aunquepresenten la “realización por amor”...
mismo modo que las asociaciones forzosas entre los personajes femeninos y su belleza, asícomo de los personajes masculinos...
4.3 Crisis y comunicación reproductivaEl modelo centrado en la diferencia descubierto en el repertorio de los relatos para...
organización social burguesa (BADINTER, 81; 201). Una forma tradicional de regulaciónbasada en prescripciones que se prete...
procesos de mediación logran articular instancias igualmente importantes para el sistema,pero contradictorias entre sí, co...
BOURDIEU, Pierre (1991): El sentido práctico, Ed. Taurus, MadridBOURDIEU, Pierre (2005): La dominación masculina, Ed. Anag...
SÁNCHEZ O., Alma Rosa (2003): La mujer mexicana en el umbral del siglo XXI, Ed.UNAM-Acatlán, MéxicoTORRES, Marta (2005): L...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Oper med en la rep. de gen

464 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
464
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
94
Actions
Shares
0
Downloads
2
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Oper med en la rep. de gen

  1. 1. UNIVERSIDAD NACIONAL AUTÓNOMA DE MÉXICOFACULTAD DE ESTUDIOS SUPERIORESACATLÁNPROGRAMA DE INVESTIGACIÓNOPERACIONES MEDIACIONALES EN LAREPRESENTACIÓN DE GÉNEROMario Alberto Revilla Basurto 1
  2. 2. CONTENIDO:INTRODUCCIÓN: La oportunidad de analizar una representación durante su procesode ajuste 31. TEORÍA DE LA MEDIACIÓN: los códigos de las ideologías 91.1 El campo de estudio 91.2 Mediación e ideología 102. APUNTES SOBRE TOERÍA DE GÉNERO: un modelo de Representación 133. LOS ANÁLISIS LÓGICOS: de la restricción ideológica a la constricción (15)3.1 Análisis de los códigos del contenido 153.2 Estructuras narrativas épica y parábola 163.2.1 Estructura épica y sobrevivencia del grupo (16); 3.2.2 Estructura de parábola yobjetivos legítimos (17); 3.2.3 Personajes función (18); 3.2.4 Las variantes en los relatosparabólicos (19)3.3 Modelo canónico del análisis de la mediación cognitiva 213.3.1 Categorías de análisis (22); 3.3.2 Modelos o códigos de mediación (24)4. REPRESENTACIÓN DE GÉNERO: el código de la diferencia en la comunicaciónreproductiva 264.1 Apariencia mosaica de los personajes femeninos 264.2.1 Código jerárquico en la Representación de género referida a los roles femeninos (27);4.2.2 Código jerárquico en la Representación de género referida a los roles masculinos(30); 4.2.3 (De)Codificación del modelo articular en la Representación de género (32)4.3 Crisis y comunicación reproductiva 34BIBLIOGRAFÍA 37INTRODUCCIÓN: La oportunidad de analizar una representación durante su proceso 2
  3. 3. de ajusteComo sabemos, todos los grupos humanos a lo largo de la Historia y lo ancho de laGeografía han contado cuentos con los que narran lo que les sucede, lo que anhelan, lo queresulta entre ese anhelar y ese suceder: se relatan su acontecer. Con estos relatos sereconstruyen las vivencias, a veces se reflexiona sobre ellas y bajo ciertas circunstancias,hasta se prevé o anticipa algunas de las situaciones que están por venir; de esta manera secomplementa la experiencia de la vida. Por tanto, los relatos se han ocupado de todos lostemas, de todos los asuntos que contienen, amueblan o decoran la realidad social. Es decir, los relatos dibujan la identidad, no sólo individual, sino también grupal, aldefinir las relaciones correctas entre los miembros del grupo, delinean la cohesión social,ilustran las normas. Los relatos mantienen actualizados, al rememorarlos, aquellos signosde origen del grupo, señalan los lugares emblemáticos y recuerdan los grandesacontecimientos que forjan la historia: las catástrofes con sus víctimas y los héroes con sushazañas. Los relatos fijan las aspiraciones y sus riesgos; cuentan los pormenores de lastareas diarias, las maneras como se construyen y expresan los afectos. Cuando la vivencia se convierte en relato, se cobra conciencia, es decir, se introduceun orden y un sentido. La experiencia deja de ser un mero estímulo de la realidadcircundante porque el relato de-signa, nombra y relaciona los elementos de la experiencia,la historiza. Cada relato se nutre de la experiencia y a la vez la preserva, por eso los relatosson una fuente de enculturización. Entendemos la enculturización como la participación de/en una forma de entender elMundo y de actuar en él, es aprehender un hacer y un modo de relacionarse, es apropiarsede símbolos y prácticas, de propósitos y de los códigos que dotan de sentido a esossímbolos, esas prácticas y esos propósitos. En los relatos se reproducen las formas a-propiadas para esos haceres, relaciones, sentires, símbolos y propósitos, a la vez que en losrelatos se formalizan los códigos que les dan un orden. Por eso, por la variedad de temasque abordan y sin importar las tecnologías que los soporten materialmente, los relatos sonfundamentales para la organización social. 3
  4. 4. Las instituciones enculturizadoras, en general, ejercen una función de controlcognoscitivo al exhibir o transferir juicios de valor sobre los diversos aspectos de larealidad, para lo cual se valen de códigos sociales tales como las normas, prohibiciones ocoerciones; los relatos de los medios de comunicación, ejercen esta función empleandocódigos lógicos: la versión o versiones ideológicas del mundo que soportan los relatos delos medios, se expresan en modelos cuyas estructuras lógicas pueden ser identificadas porun “análisis lógico”. Se entiende como proceso de mediación el paso de la restricción social a laconstricción cognoscitiva. Por ende, cabe remontarse a los códigos sociales de controlsocial partiendo del sistema de orden que utilizan los relatos de los medios decomunicación, en estos relatos encuentran un punto de articulación las constriccionescognoscitivas y las restricciones sociales.Ahora bien, si una cuestión –cuestión como “tema” y como “pregunta”-, se ha vueltorelevante para la reflexión en nuestros días, es la Representación de género. Basta voltearcon cierta atención a cualquier momento de la historia para darse cuenta de la importanciade la participación de las mujeres. Guerreras, gobernantes, revolucionarias, filósofas,científicas y artistas, trabajadoras: se sabe que las mujeres siempre han laborado, inclusiveformalmente a cambio de un salario. Simplemente, ahí tenemos las representacionesmitológicas de figuras femeninas para dar testimonio de la importancia de la estela socialde las mujeres, presencia suficiente como para cuestionar la idea de que la participación delas mujeres en la historia ha estado reducida a su reclusión a las prácticas doméstico-maternales. Entonces llama la atención toda esa energía invertida, por lo menos conformeavanzaba el siglo XX, para que se reconozca la solvencia de las mujeres en cualquieractividad. Desde luego, más que reconocer su capacidad, me parece que esa energía vadirigida hacia el propósito del reconocimiento de derechos y oportunidades, escamoteadaspor un sistema de discriminación el cual, a su vez, pretende su legitimación en ideologíasque marcan los roles asociados a ciertas actividades como “propios” de las mujeres y otroscomo “propios” de los hombres. Ideologías que, insisto, se ha probado una y otra vez a lo 4
  5. 5. largo de la historia, difícilmente encuentran eco en la realidad. Quizá la novedad de los tiempos que corren, respecto a la Representación de género,tenga que ver con varios fenómenos, tales como la creciente cantidad de mujeres que seincorporan a las actividades y responsabilidades que el sistema capitalista originalmentereservó a los hombres, en consecuencia el número de mujeres que asumen abiertamentehacerse cargo de sus familias; también contribuyen en esta metamorfosis social, lasnovedosas formas de relacionarse amorosamente y la administración de los ciclosreproductivos, merced al uso de las tecnologías médicas para la anticoncepción y lacontracepción. Y por supuesto, también inciden los movimientos y estudios dedicados a ladenuncia del sistema de discriminación y a exigir la reversión de esa situación, actividadesque han logrado llamar la atención entre las élites hegemónicas y aún entre la población engeneral, al menos en ciertos aspectos. Para un estudio sobre la dinámica de los procesos madiacionales, con relación a lastransformaciones socioculturales resulta una oportunidad valiosísima un tema como laRepresentación de género en estos momentos. De un lado, digamos a nivel delcomportamiento y las relaciones, podemos observar un repertorio enorme de datos queregistran la ya mencionada creciente incorporación de las mujeres en prácticamente todoslos campos de la actividad social y de los ajustes a las maneras de relacionarseamorosa/eróticamente, así como a la administración de la maternidad; si bien también nosadvierten esos datos sobre ciertos diques que impiden una plena igualdad en estos procesosde incorporación y ajustes, límites que se asientan fundamentalmente en condicionesideológicas, políticas o culturales, y también en las duras y puras ecuaciones económicas. Por otra parte, estamos en posición de observar si se (re)modela y en tal caso, cómoo en qué sentido, la Representación de género en los relatos que pueblan los imaginariossociales, ahí donde la gente reconstruye sus vivencias para completar su ciclo deexperiencia, donde hacen conciencia de su experiencia: por ejemplo, en los relatos de losmedios de comunicación, como componentes centrales del sistema social de comunicaciónactual. Y entonces, observar si en estos relatos se aprecian (o no) cambios solidarios con laexperiencia en el campo de las relaciones. Desde la perspectiva mediacional, plantearse elanálisis de los relatos es plantearse el análisis de la manera como las sociedades de-signan osignifican su experiencia, cómo registran y valoran lo que les acontece, cómo lo ordenan. 5
  6. 6. Es posible que estemos atestiguando un reajuste trascendente respecto a la reorganizaciónde los roles y las relaciones sociales. Cuando las prácticas sociales se ajustan para así responder a las condiciones que lapropia sociedad va provocando en su continua dinámica de transformación, se generantensiones inevitables, pues por un lado está la experiencia probada, por ejemplo la maneracomo se han pautado los roles y las relaciones de género, y por el otro la exigenciainnovadora de hacer frente a condiciones o situaciones inéditas, como las ya descritas.La televisión, parte central del sistema de comunicación de masas, es una de lasinstituciones mediadoras más comprometidas con la dinámica del cambio y el ajustesociales: por un lado, ejerce la función de control al pro-poner una sensación de estabilidadde la realidad en los relatos que oferta. Y a la vez, como todo medio de comunicación estáabierto al acontecer, el cual compromete la pretensión de estabilidad dados los desajustesque los emergentes provocan. Esta condición, junto con su capacidad de cobertura, hace dela televisión un objeto privilegiado, desde el punto de vista de la teoría de la comunicación,para nuestro estudio sobre la Representación de género. En este estudio nos asomamos a los relatos de la televisión porque es el gran relatorde nuestro tiempo, es una fuente significativa en los procesos de enculturización. Salvo lascomunidades excluidas y pese a las tecnologías de la interconectividad, hoy en día latelevisión es el gran relator de lo que nos acontece, el gran pro-ponedor de referentes ycódigos, con los cuales construye y ofrece un repertorio de representaciones sobre nuestroMundo, en este caso sobre la Representación de género. La televisión es el medio de comunicación con mayor alcance de difusión en lasociedad actual. Es un compendio de, por una parte, una tecnología de comunicaciónfácilmente accesible por sus expresiones audio-visuales, que lo hacen un relator altamenteeficaz; al mismo tiempo, es una industria que se erige como uno de los campos dedesarrollo tecnológico de punta y de fuerte impacto financiero; y a la vez, lo que másimporta para este estudio, una institución mediadora, al que hemos reservado un papelcentral en el tratamiento de los temas enculturizadores o de “ciclo largo”: familia, amor,moral, vida, enfermedades, etc. 6
  7. 7. De todos los tipos de relatos que la televisión ofrece, publicidad, espectáculosmusicales o deportivos, periodismo, concursos, etcétera, hemos escogido trabajar sobre untipo de relatos de larga tradición, ficciones que tratan temas de la vida cotidiana: nuestroanálisis se aplicó a una muestra de series de televisión producidas en Estados Unidos, peropresentes en los canales de televisión abierta nacional y con cierto éxito de teleaudiencia,Sexo en la ciudad (Sex & the city), Esposas desesperadas (Desperates housebands), E. R.,Dr. House, CSI y La ley y el orden (The law and order), con sus dos variantes: Víctimasespeciales y Intento criminal. Y también se revisaron las producciones nacionales Casos dela vida real (transmitida en Televisa) y Lo que callamos las mujeres (transmitida por T.V.Azteca), -de hecho con estas dos series se inició este estudio-, así como las telenovelasPasión morena (T.V. Azteca, 2009) y Corazón Salvaje (Televisa, 2009). Se eligieron 4 capítulos de cada serie, uno por semana, transmitidos entre 2008 y2010. Esta muestra es suficiente para el objetivo de este estudio, además de la conocidaredundancia de los contenidos temáticos y la reiteración respecto a los formatos narrativosde este tipo de series, porque el “Análisis lógico” se caracteriza por la búsqueda de códigos,los cuales deben aparecer en cada capítulo.En la perspectiva mediacional se reconocen dos formas o estrategias comunicativas, a unala podemos definir como la forma innovadora o “productiva”, que se caracterizaríaesencialmente, por poner los modelos narrativos a disposición de los datos sobre elacontecer, a dar cuenta de lo que acontece. Mientras que a la otra la definimos comoconservadora o “reproductiva” y se caracteriza por poner los datos sobre el acontecer alservicio de los modelos, están orientados a legitimar los modelos utilizando el acontecercomo pretexto. Este estudio parte de la idea de que los relatos por analizar cumplen unafunción reproductiva, y se tratará de explicar cómo y por qué.Dedicaremos las siguientes páginas a descubrir cuál es la Representación de género enrelatos de la televisión y cómo está conformada; vamos a distinguir los elementosincidentales de los constantes, lo que permitirá develar cuáles son los códigos que modelanla Representación de género. Partimos de la idea que las representaciones se ajustan paraincorporar algún tipo o grado de las novedades, confiriéndoles normalidad, pero sin alteraren lo esencial la representación consolidada socialmente, lo cual se puede definir como una 7
  8. 8. forma “reproductiva” o conservadora de comunicación. Para este estudio nos basaremos en la Teoría de la Mediación (como la formula elDr. Manuel Martín Serrano), de la cual expondré sus conceptos básicos en el primerapartado de este informe. Enseguida haré, en el segundo apartado, unos apuntes para aclarar el concepto de“género” presente a lo largo de estas reflexiones. En el tercer apartado haré una exposición sobre la génesis y características del“análisis lógico” y el desarrollo de mi propuesta de aplicación de este tipo de análisis decontenido. Entonces, en el cuarto apartado, expondré los resultados de la aplicación delanálisis, a partir de lo cual mostraré los códigos y las operaciones mediacionales respecto ala Representación de género en los relatos analizados, ilustrando así como funciona lacomunicación de carácter reproductivo.1. TEORÍA DE LA MEDIACIÓN: los códigos de las ideologías 8
  9. 9. 1.1 El campo de estudioEsta teoría tiene como eje de reflexión la dinámica y condiciones de las transformacionessociales. Las relaciones entre los procesos de producción y sus lógicas innovadoras y lascontradicciones que provoca, respecto a las tradiciones socio-culturales y su tendenciaconservadora. La Teoría de la mediación estudia los procesos por los cuales la vivencia o elsuceso, se convierte en experiencia, es decir, cómo la realidad es aprehendida: transformadaen dato, ordenada bajo parámetros lógicos, para dotarla de sentido, hacerla entoncescomprensible y manejable. Para que la vivencia, hecha experiencia, permita operar deregreso en la realidad. Esto es así, porque la Realidad sucede siguiendo una dinámica de causalidad. Lamente humana, en cambio, opera con criterios lógicos. Los procesos de mediación salvanesta esencial distancia. Por eso como individuos, como grupos o como sociedad utilizamossistemas de regulación para reducir la disonancia o estupor, sistemas para integrar enmodelos manejables la experiencia. En este sentido, se define a la mediación como el“sistema de reglas y de operaciones aplicadas a cualquier conjunto de hechos, o de cosaspertenecientes a planos heterogéneos de la realidad, para introducir un orden.” (MartínS.,08;71-72). La realidad social de entrada se aparece como un conjunto de estímulos desprovistosde sentido. Los sucesos en sí no significan nada y, sin embargo, pueden adquirir cualquiersignificado. El sujeto frente a la realidad reacciona estupefacto: la aporía provocada por loindefinido, en el sentido de la multiplicidad de significados que en principio se puedenadjudicar a ese conjunto de estímulos; el propio sujeto no alcanza a distinguirse de losestímulos. Es la operación mediadora lo que transforma los estímulos en datos, al introducirun principio o modelo de orden: aparece la clasificación lógica y desaparece el estupor almismo tiempo que la neutralidad o indisitinción del sujeto frente a su entorno y a la vez, seintroducir un modelo de orden implica deshechar las otras posibilidades de significación. Encontramos procesos de mediación cuando determinados significados –ovaloraciones- son adjudicados a significantes –o estímulos- específicos mediante un códigomediador, inhibiendo o restringiendo cualquier otra significación o interpretación. Elimpacto social de los procesos de mediación se verifica por el concurso de instituciones 9
  10. 10. como la educación, la clase social, la comunicación. En términos del análisis, es importante distinguir el modelo o los modelos de larealidad: confundir algún modelo con la realidad o atribuir el carácter del modelo a larealidad, es un mecanismo básico de restricción de la libertad, es una forma de opresiónsobre la que se erige el control ideológico. El análisis pretende distinguir y reconocer almodelo y la orientación que establece.1.2 Mediación e ideologíaSe apuntó líneas arriba, que la realidad no significa nada, pero puede significar muchascosas y que al elegir un sentido se desplazan otras significaciones posibles: a partir de laimposición de un particular modelo de re-presentación de la realidad, se genera un sistemade control sobre esa realidad. Los modelos sólo existen como realidades ontológicas en unplano simbólico, pero al inter-ponerse entra la realidad y su re-presentación devienen eneficaces instrumentos de control social. “La mediación se define como la actividad que impone límites a lo que puede serdicho, y a las maneras de decirlo, por medio de un sistema de orden” (Martín S., 08; 76).Una vez establecido un modelo mediador, esto es, un modelo de orden que genera unavisión estable y confortable de la realidad, se produce un fenómeno comunicativo: lacomunicación elaborada por los agentes mediadores se dedicará a comunicar el modelo yno lo que acontece, la realidad es un pretexto para comunicar, para explicar y reciclar elmodelo ideológico y el orden que promueve (Martín S., 08;75). A esta manera decomunicar la reconoceos como “reproductiva” o conservadora o reiteratva: reproduce,reitera, un modelo (Martín S., 08;125ss). La Teoría de la Mediación plantea que los modelos ideológicos pautan el sentidoque socialmente se da al acontecer de lo social y a sus transformaciones al imponer unaparticular forma de presentar/interpretar ese acontecer, se introduce un sistema de controlsobre la realidad; estos modelos de mediación entre la realidad y el conocimiento sobreella, actúan a nivel cognitivo. Acá, la ideología es concebida, igual que en la perspectivamarxista, como un proceso de mediación entre la realidad y el conocimiento sobre ésta(realidad y conocimiento: planos heterogéneosde la existencia). Los modelos de mediación actúan a la manera de un código, es decir, establecen 10
  11. 11. reglas de relación, establecen las combinaciones que están permitidas y ofrecen unainterpretación validada de la realidad; a la vez proscriben otras relaciones queeventualmente plantearían otras interpretaciones. Por tanto, las representaciones ideológicas de la realidad, deben ofrecer un modelodel mundo reconocible o fácticamente posible; que sugiera a los sujetos comportamientosfactibles y además, aceptables en lo general, para todos los grupos de la sociedad, es decir:pueden ser partidistas, pero no excluyentes; también deben proporcionar gratificacionesafectivas, donde los sujetos encuentren un sentido de pertenencia y seguridad, por lo cuallas representaciones ideológicas de la realidad pueden ser falsas, pero nunca banales.(Martín S., 86;45). La actividad mediadora de los medios de comunicación de masas, entre otrasinstituciones mediadoras, trabaja en el mantenimiento y restauración de lasrepresentaciones sociales, al ajustar la consonancia entre los sucesos y las creencias. Esta esuna función social clave, porque esa consonancia es permanentemente amenazada por loscambios, tanto los emergentes que provienen del entorno como de las transformaciones queexperimentan los propios valores sociales. La confortación que se supone o espera, aportan los medios de comunicación en ladinámica de la cultura moderna, se basa en el hecho de que tanto los agentes mediadores,productores de los relatos comunicantes, como los consumidores de la comunicación,tienden a compartir el mismo universo simbólico, o sea, las pautas de interpretación quedotan de sentido los relatos; los modelos ideológicos tienen su origen en la tradicióncultural, no son de autoría o propiedad exclusiva de los agentes de los medios decomunicación. (Martín B.,87). Las ideologías, pues, cumplen una función histórica negativa, en tanto quedificultan o al menos embozan el cambio; pero socialmente cumplen una función positivaporque genera estabilidad, a nivel del sistema social, como a nivel emocional en losindividuos (Martín S.,86;45). Ahora bien, “toda restricción ideológica -nivel de las relaciones sociales- puedeexpresarse mediante una constricción de la lógica” -nivel de los relatos-, (Martín S.:2008;80; subrayado del autor). Esta afirmación es el cimiento teórico de los análisis lógicos como el método para 11
  12. 12. investigar el control social a través de las representaciones –ideológicas- colectivaspropuestas -más bien impuestas-, en los relatos del sistema institucionalizado decomunicación o en otros productos culturales que también cumplan tareas mediadoras. Este método de análisis permite revelar y dar cuenta de los códigos, o sea, esas“constricciones lógicas” que estructuran los relatos de los medios de comunicación y queson semejantes a los códigos que estructuran las ideologías, es decir, esas “restricciones”que rigen sobre las relaciones sociales.2. APUNTES SOBRE TOERÍA DE GÉNERO: un Modelo de RepresentaciónEn este punto se hace necesaria una aclaración, dada la polisemia con que se carga eltérmino “género” (LAGARDE, 96; 49ss), y porque es importante no confundir la realidad 12
  13. 13. modelada con el modelo en sí, cuestión fundamental en una reflexión sobre operacionesmediacionales. A lo largo del siglo XX se acumularon los estudios y reflexiones sobre el impactode la cultura en la identidad y roles de los sexos. Un par de ejemplos clásicos, el trabajo deMargaret Mead, en 1935, acerca de los condicionamientos culturales en los roles de lossexos; o la reflexión de Simone de Beauvoir, en 1949, que postulaba que el ser mujer no esalgo con lo que se nace, sino que es algo que se aprende. Las mujeres protagonizabanconductas, como su incorporación masiva a espacios fuera del hogar, o el uso de la píldoraanticonceptiva, que demandaban una explicación; a la vez que enarbolaban demandas sobresus derechos que exigían una toma de posición. Todo ello a la par de los ajustes yreorganizaciones globales que pergeñaba el sistema socio-económico. Se enardecía una polémica, aún viva (BADINTER, 03), por dilucidar si la hombríao lo masculino y lo mujeril o femenino y los roles y conductas consecuentes, son unadeterminación de la impronta biológica (cfr. GONZÁLEZ, 06) o si, como ya lo planteabany denunciaban trabajos como los mencionados, se trata de un aprendizaje y unaconfiguración cultural. Pero, sobre todo, si sobre esa configuración se yergue y se justificauna relación de desigualdad y falta de equidad en las oportunidades de realización yderechos entre hombres y mujeres (Sánchez, 03; 99). En este panorama, hacia la década de los 60, es cuando Stoller y Money introducenel término “género” en el campo de la psiquiatría, con la intención explícita de diferenciarel carácter cultural de la asunción de identidad y el cumplimiento de roles, en oposición a lainterpretación de la determinación biológica. En los 70, Gayle Rubin introduce la categoría“sistema sexo-género”, según la cual “sexo” se refiere a la diferencia biológica, hembra–macho, mientras que “género” se refiere al sistema representacional que orienta elcomportamiento, la identidad y los roles, en función de exigencias y expectativasculturales, lo femenino-masculino. Se planteaba que más que una disyuntiva, ambasinstancias con-forman la realidad en cuestión, por eso: “sistema”. El concepto teórico de “género” ha perdido especificidad al difundirse; al parecer,se ha contaminado con resistencias ideológicas procedentes del modelo tradicionalbiologista, propio del capitalismo industrial; así,“género” se confunde y aún sustituiría altérmino “sexo”. Por ello, incluso en ambientes académicos, el antiguo significado de 13
  14. 14. “sexo” asociado a diferencia/desigualdad, es asignado al término “género”. Esto es porque en el proceso de divulgación de una idea novedosa, la poblaciónrecurre a nociones ya conocidas para otorgar contenido a la novedad, proceso de“objetivación” de las representaciones; a la vez, la idea novedosa establece relaciones conotros conceptos del sistema conceptual/cultural para integrarse al sistema, a este fenómenose le define como proceso de “anclaje” (FLORES, 01;11). Proceso que podemos identificartambién, como operación mediacional: la articulación de una situación novedosa encajadaen la lógica de la tradición; justo el tipo de procesos de transformación por los que seinteresan la Teoría de la Mediación. Estas líneas obedecen a la necesidad de establecer lo que se entiende por “género” alo largo de este trabajo: un modelo, un sistema de representación o simbolización queinvolucra a ambos elementos, lo macho/masculino y lo hembra/femenino y a los códigos derelación entre ambos, en términos de Rubin, el “sistema sexo-género”; el cual encuentramanifestaciones locales en distintas culturas, sin alterar su estructura, especificidadeslocales que los individuos aprenden e interiorizan, constituyendo así una identidad y laprescripción de las conductas apropiadas para cada rol (FLORES,01/ LAMAS,02; 21ss y51ss). Modelo que se reproduciría (cfr. BOURDIEU, 91; 91ss) en los múltiples relatos quepueblan el imaginario social, incluidos los relatos de los medios de comunicación, comoparte de su proceso de asimilación. Modelo que se trata de identificar y explicitar en estetrabajo.3. LOS ANÁLISIS LÓGICOS: de la restricción ideológica a la constricción lógica3.1 Análisis de los códigos del contenidoSe puede incluir el “análisis lógico” como un tipo de análisis de contenido, pero un tipo de 14
  15. 15. análisis de contenido particular: se distingue del clásico content analysis porque no operasobre el nivel semántico o de los contenidos explícitos del relato (Martín S.:2008;213ss;cfr. Moragas:1981;54ss), sino sobre los códigos de organización que generaninterpretaciones acotadas de lo que acontece en la realidad social privilegiando de unsentido sobre otros posibles. El análisis lógico se inscribiría más bien en la tradición de losanálisis estructuralistas de origen lingüístico (Lévi-Strauss:, 84;186-210) y de los métodossemiológicos del análisis social. Si bien estos métodos surgen en el ámbito de trabajos decorte estructuralista etnológicos o lingüísticos, por su potencia como herramienta paraexplorar la construcción de sentido, se pueden reformular y extrapolarlos a trabajos en otroscampos (Martín S.,08;184; cfr, Moles, 95;184). Son métodos apropiados para el análisis deuna realidad “imprecisa” por su naturaleza, realidades en las que el sentido se vaconstruyendo en la medida que el propio discurso se va desarrollando. (cfr. Moles,95;197ss). El modelo ideológico mediador controla el conocimiento sobre los hechos, a travésde las relaciones que establece entre los propios hechos y que expresa, como datos, enalguna forma de relato. “El modelo nada dice de ‘la realidad’ (de la que, por cierto, nadapuede decirse…), pero dice todo de las ideologías” (Martín S., 08; 80). El modelo señala –ala manera de cualquier código- los tipos de relaciones que se establecen entre los datos oque se adjudican a los hechos: las relaciones excluyentes: datos e interpretaciones que nopueden aparecer juntas; las incluyentes: datos e interpretaciones que sólo pueden aparecerjuntos, las relaciones que se implican: datos e interpretaciones que pueden o no aparecerjuntas y relaciones de igualdad: datos e interpetaciones que se con-funden. Por ello, el análisis lógico es capaz de revelar el grado de apertura que permiten loscódigos que estructuran los relatos; esto es, cuántas combinaciones admite o restringe entrelos “datos de referencia” y las “valoraciones de referencia”, de donde se puede indicar elgrado de varianza de las interpretaciones posibles sobre la realidad que plantean aquéllosrelatos.3.2 Estructuras narrativas épica y parábolaLos relatos televisivos organizan el acontecer en dos grandes esferas, a cada una de lascuales se puede aplicar este método de análisis de las representaciones: la esfera del 15
  16. 16. “acontecer sociopolítico” y la de la “vida cotidiana”. De hecho, esta división que puede serinterpretada como una primera “mediación”; no hace sino reproducir la forma en que lasociedad burguesa se organiza a sí misma desde su surgimiento. (Martín S., 86;416). Losrelatos con que se da cuenta de estas esferas son, como ya se apuntó, mediaciones queoperan a nivel cognitivo, a partir de estructuras narrativas profundas específicas para cadaesfera, y cuya eficacia mediadora consiste en la influencia que se logre directamente sobrelas creencias, sobre las representaciones (Martín S., 86;419)3.2.1 Estructura de Gesta y sobrevivencia del grupo.La estructura narrativa profunda que sustenta a los relatos de la esfera del “acontecersociopolítico”; o sea, concerniente a los temas que afectan a la sociedad en su conjunto,como la política, la economía, la salud, la educación y sus instituciones, es la “Gesta”(Martín S., 86; 416 ss). Se caracteriza por la confrontación entre dos personajes nucleares, el Héroe y elAntihéroe. El primero es un personaje poderoso, dotado de características que lo distinguendel resto del grupo al que pertenece y, a la vez, representa los valores de ese grupo; suprevalencia supone la prevalencia del propio grupo. El “Antihéroe”, también poseepoderosas características especiales, pero representa los anti-valores del mismo grupo; esuna amenaza a la sobrevivencia del grupo: se entiende que esta confrontación es radical.Héroe y Anti-héroe se circunscriben en una relación de exclusión. Esta relación se puede formalizar así: H/Vg // A-h/Av (el Héroe asociado a losValores grupales opuestos al Antihéroe asociado a los Anti-valores). Los objetivos de cada personaje están definidos por sus características. Laprevalencia del grupo estará representada por el cumplimiento del Orden; esto es, la manerao estilo de vida del grupo, que a su vez puede aparecer expresado en el relato como la Ley,las Instituciones, los Valores, etc. La confrontación no puede hacer concesiones, uno de loselementos, el Anti-héroe, según el código, tiene que ser vencido, erradicado. Un claro ejemplo de relatos con esta estructura son los periodísticos, donde lasamenazas a la tranquilidad social provenientes tanto de fenómenos naturales (inundaciones,sequías, terremotos, incendios, etc.), como de sucesos sociales (corrupción, delincuencia,variaciones bursátiles, inflación, etc.) se representan en el rol del Anti-héroe; mientras que 16
  17. 17. encontramos en el rol de Héroes a las instituciones públicas, enfrentadas permanentemente,desde distintos campos, a aquellas amenazas. Desde luego que, en ocasiones, algún agentesocial puede asumir el papel de Héroe o Anti-héroe.3.2.2 Estructura de parábola y objetivos legítimosLos relatos referidos a la “vida cotidiana”, a los asuntos de índole doméstica o familiar, delcorazón y de las relaciones propias del acontecer diario como el trabajo, la escuela, lasenfermedades, etcétera, se sustentan en una estructura narrativa “Parabólica” (Martín S.,86;416ss). Esta estructura ilustra con toda claridad las consecuencias de las acciones y laspasiones, en tanto se apegan o difieren del modelo establecido para los roles representadospor los personajes. Se caracteriza porque establece una relación unívoca (relaciónincluyente) entre carácter y/o proceder de los personajes y la suerte que corren en el relato,es decir: que logren o no su objetivo. Se puede expresar de la siguiente forma: a conductasaceptables –según el código que el relato/la cultura establecen- corresponde el logro deobjetivos. Se puede formalizar así: C+/L // C-/F (Conductas positivas asociadas a Logrosopuestas a Conductas negativas asociadas a Fracasos. Desde luego, se puede plantear unaformulación desde una postura que podemos llamar religiosa: AV/R // AP/C: “AccionesVirtuosas asociadas a la Redención opuestas a Acciones Pecaminosas asociadas alCastigo). Aquí se puede apreciar con toda nitidez la correlación entre constricciones en elrelato que representan restricciones en las relaciones sociales (Revilla,1990; 90). De ahí laimportancia que en los relatos “parabólicos” representa el Objetivo que los personajespersiguen: la función mediadora establece cuáles son considerados válidos y, por ende,pueden cumplirse y cuáles no. Por ejemplo, son objetivos validados la entrega sexual justificada por amor; larealización amorosa como sincera entrega sentimental; el enriquecimiento como resultadode un trabajo o negocio legal, si va acompañado de altruismo; el éxito profesional comoconsecuencia de la correcta aplicación de los principios y valores de la profesión. Encontraparte, son objetivos no validados, el enriquecimiento acompañado de avaricia oegoísmo; la entrega sexual por intereses económicos o políticos; el éxito profesional sinseguir las reglas, etcétera. 17
  18. 18. 3.2.3 Personajes funciónLa estructura parabólica se realiza narrativamente a través de un triángulo de personajesnucleares: la Víctima, el Malhechor y el Justiciero. El Malhechor (M) y el Justiciero (J)sostienen relaciones de oposición (//) y ambos determinan ( ) a la Víctima (V), portanto: VJ//MV (Víctima determinada por el Justiciero opuesto al Malhechor quedetermina a la Víctima). Puede haber un cuarto personaje, sobre todo en los relatos más antiguos oelaborados por mediadores profesionales mejor capacitados, el Bobo: este personajeintroduce relajación en la densidad dramática tejida por los otros tres (Bentley, 85). Sinduda, el nudo melodramático descansa en el triángulo J-V-M. (Martín B., 03;57). Sobre la Víctima o Heroína recaen las acciones de los otros dos personajes y susuerte; es decir: el logro de su objetivo o Premio o redención, normalmente unareivindicación frente a una ofensa o daño original. Tal reivindicación depende de la accióndel Justiciero. Víctima o Heroína: suele ser designada en femenino, porque la mayoría delas veces en las parábolas melodramáticas, el personaje protagónico suele ser mujer. El Justiciero es el personaje encargado de mantener o reponer la armonía; es decir,de resolver el conflicto que anuda el relato, sea en el orden moral, policial o legal y aúnmédico o científico. En la medida que realiza su trabajo, logrará su Objetivo. AlJusticiero se le puede nombrar también Héroe; sobre todo en las parábolas épicas, en lasque, por su parte, será el personaje protagónico. Al Malhechor se le designa también como Villano. Es el agente que amaga laarmonía, amenaza directamente a la Víctima o al grupo, sea porque rompe las reglasmorales, la ley o puede presentarse también como un acontecer: un accidente o unaenfermedad. Será enfrentado o perseguido y sometido por el justiciero, por lo cualfracasará en su Objetivo y recibirá un Castigo. (Revilla, 90; 98ss).3.2.4 Las variantes en los relatos parabólicosLos relatos de “vida cotidiana”, estructurados parabólicamente ofrecen dos variantes: lasparábolas melodramáticas y las épicas. Cada tipo de narración pondrá el acento enalgunos u otros aspectos de los roles representados. 18
  19. 19. Reconoceremos como parábolas épicas a los relatos cuyas acciones de vidacotidiana se desarrollan preferentemente en espacios públicos, oficinas, hospitales, calles;su temática desarrolla un enfrentamiento entre los Justicieros/Héroes, representados poragentes de la Ley (abogados), la medicina, la policía, etc. Puede parecer que la Parábola Épica comparte algunos elementos con la Gesta, entodo caso la estructura codifica esos elementos de manera totalmente diferente. En lasParábolas Épicas el Justiciero/Héroe tiene un papel central: es común que este personajesea encarnado por un policía, un abogado, también tienen una presencia constante otrasprofesiones, tales como bomberos, médicos y, en los últimos tiempos, “científicos” devarios tipos: forenses, laboratoristas, expertos en Internet, criminólogos, psicólogos…. La forma de estas narraciones consiste en la verificación de una fechoría en la queel Villano daña a la Víctima, provocando la intervención del Justiciero, estructuralmente através de una persecución: tal cual, en los casos de policías; para otras profesiones, lapersecución toma la forma de un diagnóstico-cirugía o terapia, en el caso de los médicos; elprocesamiento de evidencias, para el caso de los laboratoristas forenses; el seguimiento deun juicio, para los abogados. Persecución que finaliza con la supresión del malhechor:reclusión o muerte en los casos policíacos; erradicación del trauma en los casos médicos;resolución del juicio, entre los abogados. La eliminación del Mal supone una reivindicaciónpara la Víctima y el restablecimiento del orden alterado. Muchas veces el Villano puede adoptar, según la lógica estructuralista, la formanarrativa del “Destino”, por ejemplo, un accidente, para los casos de los Héroes médicos. Como ejemplos de estos relatos están series como las trilogías La ley y el orden yCSI y para el tema de los médicos E.R. o Dr. House. Por otra parte, reconoceremos como parábolas melodramáticas a los relatos cuyacotidianidad se desarrollan preferentemente en escenarios domésticos, sus temas se centranen la búsqueda del reconocimiento a través de lo amoroso y lo familiar. Aquí, las fechoríasdel Malhechor son más de tipo moral que delictivo, lo cual define también el tipo dereivindicación de la Víctima. Así el personaje central es, justamente, la Víctima/Heroína. La forma de la historia consiste en un perjuicio que el Villano provoca a la Víctima,por ejemplo, difundir una mentira denigrante o montar una trampa que la hace perder algovalioso (estructuralmente semejante al delito o accidente en las Parábolas Épicas); en lugar 19
  20. 20. de la persecución propia de la Épica, en el Melodrama el Justiciero se encargará de resolvereste enredo: él es depositario de la verdad y al revelarla conjura el daño. Más que por unaprofesión, en el Melodrama el Justiciero actúa con una autoridad moral, de ahí el peso o lafuerza de su intervención aclaratoria que desvanecerá el obstáculo que impide a la Víctimael logro de su Objetivo: casi siempre, el amor, el reconocimiento de su origen o la limpiezade su nombre. Puede ser que la Víctima/Heroína haya cometido alguna falta, como consecuenciade la trampa y el relato expone la penitencia que deberá cumplir, regularmente con la ayudao guía del Justiciero, para lograr el perdón y la redención, o sea: el reconocimiento. En este caso tenemos como ejemplos las telenovelas, verdadera especialización dela televisión mexicana o series como Lo que callamos las mujeres y Casos de la vida real,o las más recientes con un toque religioso A cada quien su santo o La rosa de Guadalupe;así como algunas series producidas en Estados Unidos y que también se han transmitido enMéxico como Sexo en la ciudad y Esposas desesperadas. RELATOS PARABÓLICOS ÉPICOS MELODRAMÁTICOS Escenarios (preferentemente) Públicos Domésticos Protagonista Héroe/Justiciero Víctima/Heroína Temática Ley, medicina, ciencia Amor, familia Conflicto (preferentemente) Delincuencia, enfermedad, Moral jurídico Forma Fechoría-persecución- Perjuicio-develación de la solución del caso- verdad-a veces penitencia- supresión del Villano reconocimiento-supresión del Malhechor3.3 Modelo canónico del análisis de la mediación cognitivaEl análisis de las estructuras narrativas nos permite vislumbrar el grado de apertura oflexibilidad que los modelos de mediación puestos en juego en los relatos ofrecen conrespecto a la relación personajes-objetivos: qué objetivos son pautados como legítimos y 20
  21. 21. cuáles no, qué personajes logran sus objetivos y cuáles no. Ahora veremos cómo analizar los roles que juegan, porque esta es otro nivel paraevaluar los grados de apertura de los modelos, nivel que surge de las asociacionesaceptadas o rechazadas entre los personajes y sus atributos; entre los personajes y susacciones y de las asociaciones referidas a las relaciones entre personajes. Manuel Martín Serrano, autor de los análisis lógicos, propone un “Modelocanónico” para el análisis de la mediación cognitiva, o sea, para el análisis de lasrepresentaciones mediacionales (Martín S., 86;137ss). Este Modelo considera las siguientescategorías (resaltadas en negritas): en todo relato encontraremos personajes, que dotadosde ciertos atributos, trabarán relaciones con otros personajes y realizarán una serie deacciones, valiéndose de ciertas herramientas, para lograr o no, ciertos objetivos, todo locual constituye un rol. Cada personaje puede representar uno o varios roles; el rol es launidad del análisis lógico. El análisis de estas categorías arrojará datos de referencia y valores de referencia:los primeros son las anécdotas de lo que hacen en su circunstancia los personajes, cómo lohacen, dónde, etcétera. En cambio, los valores se aprecian en la sanción, explícita en elrelato, a la conducta de los personajes; es decir, la aprobación o desaprobación de la formaen que el personaje desempeña el rol y que indica la existencia de normas que pautan lainterpretación o sentido que se da al relato en general. A partir de este modelo general, se pueden agregar áreas o plantear distintos gradosde detalle en el trabajo a realizar, según el objetivo específico, el interés o las necesidadesde la investigación. Por ejemplo, en este estudio sobre la Representación de género en los relatostransmitidos por la televisión mexicana, nos hallamos con la necesidad de agregar lacategoría escenarios, que ha resultado un elemento muy útil para discriminar lasRepresentación de género referida a lo femenino, entre las parábolas melodramáticas y losépicas: como se verá en el siguiente capítulo hay una asociación entre aspectos de laRepresentación de género, con los escenarios en que se conducen los personajes femeninos.3.3.1 Categorías de análisis a) Personajes 21
  22. 22. A los personajes les suceden las cosas y realizan las acciones que se narran en los relatos. Se les puede dividir en: - Protagonistas aquéllos sobre los cuales gira la historia y se describieron como el Héroe/Justiciero, en las Parábolas Épicas, y la Heroína/Víctima en el Melodrama; también sería el Héroe en la estructura narrativa de Gesta. - Antagonista, el que se opone a los anteriores, se ha identificado como el Villano en las Parábolas, el Anti-héroe en la Gesta. - Comparsas, los personajes secundarios que acompañan a los protagonistas en el relato. Es común que se agrupen como ayudantes de los personajes centrales. b) Atributos de los personajesSe entienden como atributo las características propias del personaje. Encontramos variostipos de atributos para los personajes: - Físicos: se refieren a la descripción de la apariencia (sexo, edad, talla, etcétera). - Intelectuales: son el desglose de sus conocimientos y habilidades. - Morales: delinean los valores que rigen la conducta del personaje. - Personalidad: reseña los dispositivos y habilidades psicológicas del personaje. Este aspecto se puede trabajar por oposiciones, por ejemplo: activo//pasivo; persistente//negligente; negociador//intransigente; entre muchas otras. - Sociales: ubican al personaje como agente social (clase, religión, etc.). Algunos aspectos se pueden trabajar por oposiciones, por ejemplo, en los atributos de personalidad: persistente//negligente, persistente//negligente; desde luego en los morales: honesto//deshonesto. En otros casos, se puede desarrollar con un alto grado de especificidad cada uno de los tipos de atributos. c) AccionesLas acciones se refieren a todo lo que hace un personaje a lo largo de un relato, solo, encolaboración con otros personajes, en oposición a otros personajes: Acciones de trabajo,de sociabilidad, eróticas y/o amorosas.. En esta categoría surge con toda claridad la necesidad de detallar según las necesidades 22
  23. 23. de la investigación. d) HerramientasEn este punto se identificarán toda clase de instrumentos que un personaje utiliza pararealizar sus acciones; por lo tanto guardan una relación estrecha con el punto anterior: deTransporte, de comunicación, propios de su trabajo, Vestimenta. Esta es una Herramientainteresante pues, además de la información que aporta por su carácter meramenteinstrumental, por ejemplo, uniforme de bombero, chaleco antibalas, mandil, casco deobrero, toga, cámara fotográfica, etcétera; también puede aportar datos sobre otrascategorías: por ejemplo, ropa y accesorios austeros o lujosos, informa sobre laPersonalidad o la clase social; e incluso puede proveer datos sobre aspectos más sutiles,por ejemplo si el cuerpo se exhibe o se difumina, por el uso de escotes o gabardinas. Como se apuntó en otras categorías, habrá que consignar todas las herramientas que elproyecto de análisis requiera. e) RelacionesEsta categoría se refiere a las interacciones que cada personaje traba con otros personajes.Como en el caso de los atributos se pueden considerar varios niveles de interacción orelación: Personales, amorosas, amistosas, familiares; laborales, jerárquicas, de liderazgo,etcétera. Desde luego, que entre los personajes se dan a la vez más de un tipo de relación, porejemplo: pueden ser amigos y compañeros de trabajo jefe/subordinado y uno de ellos, nonecesariamente el jefe, juega el rol de líder en esa asociación. Por supuesto el objetivo de lainvestigación demarca las relaciones a las que se debe poner mayor o menor atención. f) ObjetivosSon las motivaciones que dan sentido a los afanes de los personajes. También pueden serde varios tipos: profesionales, o laborales, económicos, de servicio social, políticos,familiares, amorosos, etcétera. 23
  24. 24. 3.3.2 Modelos o códigos de mediaciónLa identificación y registro de los roles cobra su pleno sentido al identificar, como ya seapuntó, el sistema de orden o código que los rige. Nuestro autor reconoce como centrales 4modelos de organización, los cuales cubren las operaciones lógicas fundamentales (MartínS., 08; 83ss):1.- Los modelos jerárquicos se basan en la estructura de la inclusión, a->b (si a, entoncesb), y operan configurados por determinaciones. El orden se expresa en términos dedependencia, por capas que se aparecen una detrás de otra, sin posibilidad de saltos entreellas. Ofrece la idea de un mundo sin tiempo, que permanece inalterable o con muy pocavariación. Por ello los significados saltan sobre el acontecer o los sujetos, lo significadosson el modelo.2.- El modelo articular genera sistemas de orden “que permiten la utilización de‘sustancias’ diferentes (...) las cuales pueden intercambiarse entre ellas sin que cambien elmensaje” (Martín S., 08; 89). Mientras los intercambios de sustancias significantes(palabras, íconos, normas) se realicen respetando una forma, conserva el mismo sentido dela visión del mundo propuesta. La secuencia del relato es un proceso variable, que se anclaen un orden que se mantiene permanente y es lo que sustenta al sistema. Se basa en laestructura de exclusión, a)(b y operan configurados en una doble articulación (g es a h,como j es a k): los significantes “g”, “h”, “j”, “k” cambian, no así el significado articular“es a”.3.- Los modelos mosaico ofrecen una visión de la realidad donde los hechos en el mediohumano sucederían de manera independiente entre ellos y con la misma probabilidad deocurrencia. La mediación mosaica desarticula los datos y los presenta unos junto a otros sindiscriminación alguna. Por heterogéneos que sean los hechos referidos, pueden integrarseen un mismo nivel de realidad, es un orden por secuencias. Esta ordenación de relacionesabstractas de intercambio y cooperación caracterizaría la idea de una “sociedad abierta”, esdecir, teóricamente propone un amplio espectro de libertad interpretativa, dado el alto gradode apertura en sus posibilidades combinatorias. Su estructura es la implicación: a veces r, a veces m, y operan aceptando cualquiertipo de datos sobre cualquier tipo de hechos en el mismo espacio o tiempo expresivo, cabeplantear en el mismo relato, o cualquier tipo de relatos en los hechos comunicativos. 24
  25. 25. Pero los códigos mosaicos imponen una visión fragmentada de la realidad;contradictoria, que deja sin resolución las contradicciones que pueden aparecer en laexposición de los datos. Es común que el orden mosaico sea, tan sólo, una apariencia queoculta el sistema de orden real que se emplea.4.- El modelo latente o abstracto de mediación se caracteriza por no presentar un modelo deorden explícitamente; no muestra los criterios de clasificación o relación entre los datos.Basado en la estructura de igualdad, anula la posibilidad de distinción de los elementos delsistema, su configuración es que “todo da lo mismo”. No habría concordancias nicontradicciones, simplemente planos o contextos equivalentes entre sí y desconectados: lapresencia simultánea de hechos contradictorios aparenta una diversidad de temas en lugarde un conflicto. El modelo abstracto o latente siempre es una apariencia que esconde otro sistema deorden. El valor del análisis lógico es, justamente, su potencia para identificar y diferenciaresos distintos tipos de orden y revelar la relación que juegan con respecto a la versión de larealidad social que postulan o, incluso, que imponen.4. REPRESENTACIÓN DE GÉNERO: el código de la diferencia en la comunicaciónreproductivaSe ha establecido que el “Análisis lógico”, más que un content análisis, es un análisis delos códigos del contenido, cuyo objetivo es develar los principios de estructuración del 25
  26. 26. relato; más allá de las asociaciones metafóricas que puedan plantearse desde las anécdotas,el “Análisis lógico” se avoca a revelar las pautas que articulan esas anécdotas metafóricas,produciendo un sentido para el relato y restringiendo otros posibles, lo que da unaprofundidad ideológica. Es, a la manera en que Lèvi-Strauss (84) indica para los mitos, otronivel u orden de lectura. A continuación expondremos el código y por tanto, el sentido, que respecto a lasRepresentaciones de género ofrecen las parábolas analizadas.4.1 Apariencia mosaica de personajes femeninosEn los cuadros “Representación de género referida a personajes femeninos (cuadro 1) ymasculinos (cuadro 2)”, se condensa el registro de los elementos significativos que surgende la descomposición sistemática de los relatos parabólicos, dispuestos con dos criterios:por tipo de relato, Épico o Parabólico; y por referencias a personajes, Femeninos yMasculinos. Al revisar los cuadros sobre la Representación de género, llama la atención lasdiferencias en las referencias entre personajes masculinos y femeninos en las parábolasmelodramáticas; a la vez que los personajes masculinos casi no varían de un tipo a otro derelato; mientras que los personajes femeninos presentan muchas diferencias de un tipo aotro de relato, si bien conservan algunas semejanzas que, por lo demás, parecen ser muysignificativas. Estas situaciones parecen describir un orden tipo mosaico, los cuales se sustentan enoperaciones lógicas de intersección. En este caso, las características que comparten lospersonajes femeninos y los masculinos en las parábolas épicas son el elemento quecomparten los conjuntos, o sea la intersección o implicación, y los conjuntos serían lasacciones, instrumentos, objetivos, etc. propios del mundo de lo doméstico, melodramas, ydel mundo de lo público, parábolas épicas. Se formalizaría así: sea Q las características que los pM (personajes masculinos),presentan tanto en los relatos épicos como en los melodramas, y que comparten con los pF(personajes femeninos) en los relatos épicos, R características de los pM sólo en losmelodramas; S, las características de los pF en los melodramas y T las características quelos pF presentan tanto en los melodramas como en los épicos. Entonces: en los 26
  27. 27. melodramas, cuyo espacio es de lo doméstico, tenemos: ED: (pF/T, pF/Q), (pM/Q, pM/R);y en los épicos, espacio de lo público, tenemos: EP: (pF/Q, pF/T), (pM/Q). Como se observa, hay elementos compartidos que inducen a suponer una operaciónde intersección o implicación (“elementos asociados a veces”), propia de los modelosmosaicos. Se apuntó que los modelos mosaico ofrecen una visión de mundo en la que puedenaparecer con la misma oportunidad distintas situaciones, un mundo abierto, sin restricción.Y también se apuntó que los modelos mosaico suelen encubrir otro tipo de modelos demediación (supra; 25): parece ser que éste es el caso. Las situaciones que refieren a los personajes femeninos ofrecen una dicotomía tanpronunciada entre los melodramas y los relatos épicos, que parecieran plantearse dos tiposde personaje femenino. Sin embargo, es posible que esta cualidad mosaica que ofrece conlas mismas posibilidades a dos tipos de personajes femeninos, se agote en el nivelanecdótico del relato: es en las coincidencias donde se encuentran las situacionesdefinitorias para éstos personajes. Justamente, las semejanzas referidas a los personajes masculinos (Q), por un lado, ya los femeninos (T), por el otro, presentes tanto en los relatos épicos como melodramáticos,indican otro tipo de modelos de mediación, jerárquico y aún articular, que desglosaremos acontinuación.4.2.1. Código jerárquico en la Representación de Género Referida a los RolesFemeninosEn las situaciones referidas a los personajes femeninos, tenemos que tienen algunassemejanzas indicativas en ambos tipos de relatos, pese a las muchas diferencias:- En los Atributos, la “belleza física” es una característica presente en ambos tipos derelatos para los personajes femeninos. Cuadro 1. Representación de género referida a personajes femeninos Parábolas Melodramáticas Parábolas Épicas1. Atributos Físico: Belleza (sobre todo en las Físico: Belleza (sobre todo en las protagonistas) protagonistas) 27
  28. 28. Intelectual: “Intuición femenina” Intelectual: Inteligencia, astucia, (pocos elementos, no es determinante) profesionalismo/altruismo Estudios en las jóvenes Pasado universitario Moral: Buenas // malas (según un Moral: Apego a una ética profesional sistema maniqueo de corte religioso* (también maniqueo) propio del melodrama) Leales Integradas Integradas Cabe la Traición (en algunos casos)2. Objetivos Realización por amor, maternidad, Realización por el trabajo profesional bienestar familiar3. Acciones (Cierta pasividad, tal vez por la (Activas) estructura narrativa) Actividades profesionales, (observar, Hablar, gritar, comer leer, investigar, registrar, a veces acciones eróticas, dirigir) quehacer doméstico, descansar. Hablar, Con poca frecuencia: Comer/beber/descansar, (como Trabajar profesionalmente (y más actividades de tiempo libre), bien mencionado, no mostrado), Trabajo doméstico (los personajes no Estudiar (ésta en los casos de jóvenes) protagónicos)4. Instrumentos Vestimenta: que subraya los atributos Vestimenta: que subraya los atributos físicos, físicos y en algunos casos, definida por Teléfono, piezas de vajilla, la actividad profesional, Con poca frecuencia: Propios de la profesión (teléfono, trastos de limpieza computadora, portafolio, autos, Con muy poca frecuencia: Los propios instrumental de laboratorio) del estudio5. Escenarios Domésticos (sala de estar, cocina, Propios de la profesión (la calle, dormitorio, etc.), oficinas, escenario de crimen, hospitales, De esparcimiento (cafés/restaurantes, juzgados y cárceles, laboratorio, etc.) etc.) De esparcimiento Con escasa frecuencia y más bien (cafés/restaurantes/bares etc.) como visitantes: Domésticos (los personajes no Oficinas protagónicos)6. Relaciones Pareja, maternales, filiales, amistosas Laborales: a veces con jerarquía y (estas últimas sobre todo con otras entonces seguidoras; a veces líderes y mujeres) entonces subordinadas Líderes Amistosas (sobre todo con los compañeros de trabajo), De pareja, familiares (éstas más bien mencionadas, o poco explícitas) Líderes (personajes no protagonistas)* Cfr. Revilla, 90; 115ss- Del mismo modo, en ambos tipos de relato, en los Instrumentos, los personajes femeninosostentan una “vestimenta” que subraya esos atributos físicos.- Tanto en los relatos melodramáticos, como en los épicos, en las Acciones se registra que 28
  29. 29. siempre hay algún personaje femenino que realiza “trabajo doméstico”.- En ambos tipos de relato, siempre aparecen personajes femeninos en los Escenarios“domésticos”.- Una diferencia significativa para las situaciones que refieren a los personajes femeninos:en las Relaciones, mientras que éstos personajes aparecen siempre como “líderes” en losespacios domésticos, en relatos de melodrama, en los relatos épicos aparecen ocupandodiversos tipos de posiciones. Resulta consistente con los relatos épicos que los personajes aparezcan en susespacios y con objetivos propios de la vida pública y que ello determine sus acciones; entodo caso lo indicativo será el papel que los personajes femeninos reportan en las relacionesde liderazgo. Por otro lado también es indicativo el que, sin importar el tipo de relato,siempre que hay un espacio doméstico, asociado a éste aparece algún personaje femenino yalgún personaje femenino, además, tendrá el rol de líder. Lo que no parece tener ninguna relación con los temas propios de los relatos ni, portanto, con sus tareas, instrumentos, acciones, objetivos y que por eso resulta una situacióndefinitoria para los personajes femeninos es la belleza física y la vestimenta que la resalta,independientemente de que la vestimenta además, ilustre la ocupación, profesional odoméstica, de estos personajes. Tanto más indicativo parece, si se compara con el caso delos personajes masculinos, los cuales pueden o no ser “bellos”, pero de ninguna manera suvestuario indica o subraya tal condición, entre ellos el vestuario adquiere otro sentido. Así pues, parece ser que las situaciones que refieren a los personajes femeninos enlos relatos parabólicos, indican que se caracterizan por su belleza física, resaltada por suvestuario, y siempre están presentes en los escenarios domésticos; en los cuales, además,se desempeñan como líderes, aunque puedan actuar en los espacios públicos y puedenregirse por una moralidad maniquea tipo religioso o regida por los valores de la profesión,pueden tener objetivos domésticos o profesionales, realizar acciones domésticas oprofesionales, utilizar instrumentos para las tareas domésticas o profesionales.4.2.2. Código jerárquico en la Representación de Género Referida a los RolesMasculinosEn las situaciones referidas a los personajes masculinos tenemos que son muy semejantes 29
  30. 30. en ambos tipos de relato, con algunas diferencias: - En Atributos Morales, en los relatos épicos, los personajes masculinos ostentan un sistema maniqueo regido por la “ética de la profesión”, que también aparece en los melodramas, si bien en estos últimos relatos también reportan un sistema maniqueo “de corte religioso”. - Respecto a los Objetivos, si bien en los melodramas aparece la “realización por amor”, la “realización por el trabajo o la profesión” está presente en ambos tipos de relatos. - En cuanto a los Escenarios, se aprecia que los personajes masculinos tienen poca presencia en los “espacios domésticos” en los relatos épicos, aunque sí aparecen en esos espacios en los melodramas. - Y en el rubro Relaciones, mientras que en los relatos épicos la inmensa mayoría de los líderes son personajes masculinos, en los melodramas estos personajes ocupan siempre un papel de “seguidor”. Al tener los melodramas como temática el mundo de lo doméstico, se comprendeque los personajes, todos, actúen en esos Escenarios: lo significativo es que los personajesmasculinos casi no actúan en estos escenarios en los relatos épicos. Es consecuentetambién, que los Objetivos melodramáticos incluyan la “Realización amorosa”, pero esindicativo que no desaparece la “Realización asociada a la profesión u ocupación”; lo quese anuda con la situación de los Atributos Morales, pues aunque se consigna un“maniqueísmo de corte religioso”, se mantiene presente el “maniqueísmo apegado a la éticaprofesional”. La otra diferencia determinante es el papel claramente secundario o de“Seguidor”, que adoptan los personajes masculinos en las Relaciones, en los melodramas. Cuadro 2. Representación de género referida a personajes masculinos Parábolas Melodramáticas Parábolas Épicas1. Atributos Físico: Apostura (al menos en los Físico: Fuerza 30
  31. 31. protagonistas) Intelectual: Inteligencia, sabiduría, Intelectual: Definido por una astucia, profesionalismo profesión o actividad, por ejemplo: Moral: Apego a una ética profesional “hombre de negocios”, “médico”, (también maniqueo) o Altruista “hacendado”, “licenciado” Leales (con raras excepciones) Moral: Justo // injusto (según un Integrados, normalmente sistema maniqueo de corte religioso propio del melodrama)2. Objetivos Realización por el amor Realización por el trabajo profesional Realización por trabajo profesional3. Acciones Dirigir, hablar, apoyar/agredir, Dirigir, hablar, actividades propias de la acciones eróticas, profesión (observar, leer, investigar, Comer y beber (a menudo asociadas a registrar, correr, pelear, etc.), negocios) Comer y beber (asociadas a esparcimiento)4. Instrumentos Vestimenta: definida por el rol / Vestimenta: definida por la profesión profesión Sólo permite ver el rostro, las manos y a Sólo permite ver el rostro, las manos y veces, el pecho a veces, el pecho Propios de la profesión (teléfono, Teléfono, computadora, documentos, computadora, armas, documentos, autos, portafolios, instrumental de laboratorio, etc.) Copas (llama la atención la frecuencia con que aparece este enser)5. Escenarios Domésticos y oficinas Propio de la profesión (oficinas, calle, De esparcimiento escenario de crimen, hospitales, cárcel, etc.) Propios de esparcimiento (cafés/restaurantes/bares)6. Relaciones De pareja, familiares, amistosas, Laborales a veces como subordinado y laborales (en estas últimas siempre líder; a veces con jefe y seguidor; y a como jefe) veces con jefe y líder, Subordinado (siempre) Amistosas (sobre todo con compañeros de trabajo), De pareja o familiares (con escasa frecuencia y más bien sólo mencionadas)O sea, las situaciones referidas a los personajes masculinos, establecen que:- Para los relatos épicos, la realización de los personajes masculinos es definida tan sólopor su profesión u ocupación (no aparece la realización doméstica de lo amoroso nifamiliar), ocupan mayoritariamente posición de líder en las relaciones y sus atributosmorales también están definidos solamente por el apego a la ética profesional.- Mientras que para los relatos melodramáticos, pese a verificarse en el mundo doméstico, 31
  32. 32. los personajes masculinos sostienen su realización por su profesión u ocupación (aunquepresenten la “realización por amor”), también mantienen su moral apegada a una “éticaprofesional” (independientemente de también presenten una moral de “corte religioso”) yademás ocupan posiciones de seguidor en las relaciones de liderazgo en el campodoméstico.4.2.3 (De-)Codificación del modelo articular en la Representación de géneroSi se formalizan las situaciones enunciadas según los cuadros de Representación de género,referidos a personajes femeninos y masculinos, se tiene que:a) “En todo espacio doméstico habrá y liderará un personaje femenino,independientemente de que actúe en los espacios públicos” o sea: “(EP) (ED->pF”;b) “Todo personaje femenino, se caracteriza por su belleza física”, es decir: “pF->bf”.Entonces: c) “(EP) (ED->pF) -> bf” (puede actuar o no, en el Espacio Público, pero si es enel Espacio Doméstico, entonces debe haber un personaje Femenino, y se identifica por subelleza). Por otro lado, tenemos que d)“Todos los personajes masculinos se caracterizanpor su ocupación o profesión”: “pM->p”; además, e) “Los personajes masculinos sedesempeñan en los espacios públicos, aunque puedan actuar en los espacios domésticos”,queda: “(pM->EP) (ED)”. Entonces: f) “(ED) (pM->EP)->p” (si es personaje masculino,entonces debe actuar en el espacio público, aunque pueda actuar en Espacios domésticos, yse identifica por su profesión). Se aprecian relaciones incluyentes (->) que indican un orden de tipo jerárquico ode implicación. A su vez, un traslado de significantes propio de los órdenes de tipoarticular, en las fórmulas c) “(EP) (ED -> pF) -> bf” y f) “(ED) (pM -> EP) -> p”. Los modelos jerárquicos o de implicación, como se apuntó en el capítulo 3, ofrecenla idea de un mundo sin tiempo, como inalterable. Los significados o el sentido salta sobrelos sucesos: la mediación jerárquica se orienta menos por entender la realidad, que porhacerla parecer perdurable, atemporal (Martín S., 08; 88). Las asociaciones forzosas entre los personajes femeninos y los espacios domésticos,por un lado, y por el otro lado, de los espacios públicos con los personajes masculinos, esuna operación incluyente o jerárquica, presupone la inalterabilidad de esas relaciones. Del 32
  33. 33. mismo modo que las asociaciones forzosas entre los personajes femeninos y su belleza, asícomo de los personajes masculinos con su ocupación o profesión. Y esas relaciones incluyentes se relacionan en un segundo nivel, que sustenta unorden articular, en este caso la diferenciación que se de-signa entre lo “hombre-masculino”y lo “mujer-femenino”. Los modelos articulares, también se acotó, se caracterizan por su capacidad parareiterar un sentido pese al cambio o sustitución de los elementos enunciados. En este caso,los elementos enunciados son las determinaciones entre espacios domésticos y personajesfemeninos y belleza física (ED -> pF) -> bf, por una parte, y por la otra, entre personajesmasculinos y espacios públicos y ocupación (pM -> EP) -> p. Y la relación que los articulaes la diferencia u oposición complementaria:pF // pM (personaje femenino opuesto a personaje masculino)pF / ED // pM / EP (personaje femenino en espacio doméstico opuesto personaje masculinoen espacio público)pF / ED / bf // pM / EP / o (personaje femenino en espacio doméstico con belleza físicaopuesto personaje masculino en espacio público con ocupación). Como puede apreciarse, la oposición ( // ) se mantiene en todos los niveles de laRepresentación y se sabe, es la base de la Representación de género: la diferencia, poropuestos complementarios, entre hombres y mujeres, que se traslada a entre lo femenino ylo masculino. Ahora bien, los relatos parabólicos de la televisión, específicamente los que se handefinido como épicos, ofrecen una situación muy interesante: la función EP (espaciospúblicos) para las referencias a lo femenino. Esta función de apariencia mosaica introduce,en el nivel anecdótico, lo novedoso, esto es, la presencia y actuación de personajesfemeninos en esos espacios públicos, apuntando a la normalización de esta disposición,pero sin alterar y por tanto, sin poner en riesgo, la estructura característica de laRepresentación de género, la diferencia entre sexos. En cambio, la función ED (espacios domésticos) para las referencias a lo masculino,sean en relatos épicos o melodramáticos, no suponen una operación equivalente, pues lospersonajes masculinos siguen sin una presencia significativa en estos espacios. 33
  34. 34. 4.3 Crisis y comunicación reproductivaEl modelo centrado en la diferencia descubierto en el repertorio de los relatos parabólicosde la televisión resulta consistente con la Representación de género que cabe atribuir almodelo social burgués o moderno (BADINTER, 81; 165), el cual se constituyó por lasdiferencias entre: desde el orden de lo biológico:órganos reproductivos de la hembra // órganos reproductivos del macho; desde el orden de lo social:mujer / tareas domésticas / polo del consumo // hombre / trabajo asalariado / polo de laproducción; desde lo cultural:lo femenino / naturaleza // lo masculino /cultura,donde se aprecia también el código de la “relación de diferencia”, saltando entre una seriede elementos de diverso orden (cfr. BADINTER, 03;126/ BOURDIEU, 05; 120/ Lamas,02; 43/ Flores, 01; 19/ Vendrell, 04; 67). He aquí un caso que ilustra con nitidez la noción de “comunicación reproductiva” oconservadora. Esta estrategia de comunicación se caracteriza por su orientación a lareproducción de los modelos de orden: el comunicador se vale de los datos sobre larealidad, en este caso, sobre las acciones de los sujetos como trabajar, amar, cuidar de unafamilia, divertirse, etc. para ejemplificar o validar el modelo preexistente, en este caso, elmodelaje centrado en la diferencia entre hombres y mujeres. La comunicación conservadora ofrece información acerca de la información oacerca del modelo; la validez de la comunicación se comprueba por la fidelidad al código,no por la fidelidad de los datos con los hechos. Así, el mensaje reproduce siempre alguno ovarios aspectos del modelo en función, con la intención de conducir al consumidor a que loevalúe como único posible y le adopte como propio (Martín S., 08; 126 y 133). Lo que a nivel simbólico codifica o regula la Representación de género, y se ilustraen los relatos parabólicos, es la sexualidad y las identidades de los sexos (LAGARDE, 96;61). De ahí su valor social, establecer el marco normalizado de las relaciones reproductivasa través de la división de tareas y aspiraciones según el sexo, de las relaciones entre sexosválidas, que terminan por impactar en instituciones específicas como la Familia, según la 34
  35. 35. organización social burguesa (BADINTER, 81; 201). Una forma tradicional de regulaciónbasada en prescripciones que se pretenden de carácter absoluto. Así, los roles de géneroorientan las prescripciones instituyentes de la diferencia de los sexos como disposiciónnecesaria para el equilibrio de las relaciones reproductivas (cfr. Flores, 01;1-3). La estrategia de comunicación conservadora o reproductiva, adquiere relevancia enel seno de una sociedad auto-definida en crisis (Giddens, 01; 33 ss), en la que se sucedenuna serie de cambios o ajustes a una gran velocidad, como parte del funcionamiento delsistema. En la sociedad global, “global” por su alcance Geográfico y “global” por lacantidad de actividades que subsume en la lógica de mercado, de pronto ya no hay tiempopara que se estabilicen los cambios en las representaciones sociales, por ejemplo, los rolestradicionales para hombres y mujeres ni, por tanto, para que se normalicen las regulacionesemergentes, de nuevo por ejemplo, las relaciones inter-sexos. Representaciones de valores antes estables, congruentes, de donde su pretensión deabsolutas, devienen en asincrónicas y disonantes (cfr. BERMAN, 95; 108ss). La sociedadentonces, se sostiene porque ha desarrollado estrategias de ajuste como la comunicaciónconservadora y otras industrias culturales, que permiten a la población adaptarse a vivir enun estado de crisis permanente, pero sin cuestionar el sistema global ni sus estrategias deajuste, las cuales pasan inadvertidas. Para hacer frente a esa crisis, se incita al sujeto para que se cambie siempre que seanecesario, así las contradicciones posibles entre los emergentes, por ejemplo, la actividadde las mujeres iguales a las de los hombres en espacios públicos o la administración delembarazo, y los modelos establecidos, en el ejemplo, la diferencia entre mujeres yhombres, se hace aparecer como un desajuste individual, se le hace sentir al individuo quees una situación que le toca decidir como si fuera una crisis personal: dedicarse al hogar y ala familia o al desarrollo profesional, para continuar con el ejemplo. El problema pues,parece no pasar por las prescripciones sociales, sino por las decisiones individuales en elconcierto de las relaciones personales. (Martín S.,08;20). El confort que el sistema de comunicación debe proporcionar a los sujetos sociales,a través de las representaciones de un mundo estable y confiable, se reorganiza en lasociedad global trasladando a cada sujeto individual la carga de resolver lascontradicciones, con tal de mantener intocadas sus pautas organizadoras. Es así como los 35
  36. 36. procesos de mediación logran articular instancias igualmente importantes para el sistema,pero contradictorias entre sí, como el caso de la Representación de género de la diferencia,a la vez que la incorporación del sector femenino de la población al mercado laboral (cfr.BAOURDIEU, 05; 126). La traslación de la carga de las contradicciones a los individuos, se produce porquela enajenación genera identidad desde el consumo. Por un lado, consumo de bienesmateriales, como la moda y, por otro lado, consumo de información. El consumo de bienes materiales, como la moda, aporta no sólo una guía para laapariencia, sino también se constituye en una pauta codificante, estructural para elcomportamiento (BOURDIEU, 05; 123): las mujeres se visten en función de su cuerpo, loshombres en función de su ocupación (nótese la relevancia de la anécdota metafórica delindicador vestimenta en el análisis). Por su parte, la mediación cognitiva, el consumo de información, aporta comocualquier otra industria, diseños desde fuera de los individuos, pero que les induce a unamanera de ser y de comportarse “en consonancia (o en disonancia) con lo que hay (y nohay), con lo que pasa (y no pasa). Por ejemplo con valores y formas de vivir” (Martín S.,08;22). Los procesos de mediación no son definitivos, se suceden unos detrás de otros,llenando unos los huecos que dejan los otros. Se abre la oportunidad de explorar, si notodos, otros campos de operaciones mediacionales como el amor, la democracia, lacorrupción, la educación, las propias tecnologías de la realidad virtual, que permitancomprender con detalle las dinámicas de reproducción de la sociedad global y plantearse sicabe un límite para soportar el peso emocional de la crisis perpetua.BIBLIOGRAFÍABADINTER, Élisabeth (1981): ¿Existe el amor maternal?, Ed. Paidós, BarcelonaBADINTER, Élisabeth (2003): Hombres / Mujeres, Ed. FCE, Buenos AiresBERMAN, Marshall (1995): Todo lo sólido se desvanece en el aire, Ed. Siglo XXI,México 36
  37. 37. BOURDIEU, Pierre (1991): El sentido práctico, Ed. Taurus, MadridBOURDIEU, Pierre (2005): La dominación masculina, Ed. Anagrama, BarcelonaFLORES, Fátima (2001): Psicología y género, Ed. UNAM / DGAPA / Mc Graw Hill,MéxicoGIDDENS, Anthony (2001): Un mundo desbocado, Ed. Taurus, MéxicoGONZÁLEZ DE ALBA, Luis (2006): Niño o niña, Ed. Cal y Arena, MéxicoLAGARDE, Marcela (1996): “La multidimensionalidad de la categoría género yfeminismo”, en GONZÁLEZ, María (Coordinadora): Metodología para los estudios degénero, Ed. UNAM / IIE, MéxicoLAMAS, Marta (2002): Cuerpo: diferencia sexual y género, Ed. Taurus, MéxicoLAMAS, Marta (2006): “Género: algunas precisiones conceptuales y teóricas”, enFeminismo. Transmisiones y retransmisiones, Ed. Taurus, MéxicoLÈVI-STRAUSS, Claude (1984): “Capítulo XI. La estructura de los mitos” enAntropología estructural, Ed. EUDEBA, Buenos AiresMARTÍN BARBERO, Jesús (1987) De los medios a las mediaciones, Gustavo Gili,MéxicoHay una nueva edición del 2003 por la Ed. Convenio Andrés Bello, Bogotá.MARTÍN SERRANO, Manuel (1974) “Nuevos métodos para la investigación de laestructura y la dinámica de la enculturización” en Revista Española de la Opinión Pública,No. 37, julio-septiembre, MadridMARTÍN SERRANO, Manuel (2008) La Mediación social, Ed. Akal, MadridMARTÍN SERRANO, Manuel (1986) La producción social de comunicación, AlianzaEditorial, MadridHay una edición mexicana de 1993, también por Alianza.MARTÍN SERRANO, Manuel (2007) Teoría de la comunicación. La comunicación, lavida y la sociedad, Ed. McGraw Hill, MadridMOLES, Abraham (1995) Las ciencias de lo impreciso, UAM/Miguel Ángel Porrúa,MéxicoMORAGAS, Miquel (1981) Teorías de la comunicación, Gustavo Gilli , BarcelonaREVILLA B., Mario A, (1990) El arte de masas en la reproducción social. Un estudiodesde la perspectiva de la comunicación. Tesis de Licenciatura, UNAM – Acatlán, México 37
  38. 38. SÁNCHEZ O., Alma Rosa (2003): La mujer mexicana en el umbral del siglo XXI, Ed.UNAM-Acatlán, MéxicoTORRES, Marta (2005): La violencia en casa, Ed. Paidós, MéxicoVENDRELL F., Joan (2004): “La centralidad de la sexualidad en la era moderna”, enSexualidades diversas. Aproximaciones para su análisis, UNAM /PUEG / Miguel A.Porrúa, MéxicoVERA O., Silvia (1987): Los roles femenino y masculino ¿Condicionamiento o biología?,Ed. GEL, Buenos Aires 38

×