Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.
- Iremos a la Torre de Tokyo, cerca de ahí hay una excelente cafetería.- Pero nos tomara por lo menos 45 minutos en llegar...
sabe como los minutos pasaron tan rápidos que Himeko ya se encontraba a su lado.- Chikane-chan?!- Hi..me..ko..- Te pasa al...
- Bueno, la verdad es que también me dio hambre.Después que compartieron la manzana ya estaba lista para salir, antes de a...
alcanzaban a tomar desayuno, pues ya eran las 10:40 y según Chikane aún faltaban 10 minutos másde viaje.- Creo que por ser...
habían llegado a su destino.- Hasta que al fin llegamos Chikane-chan. Dijo mientras estiraba los brazos.- Ven vamos hay qu...
el día de mañana.Mientras estaba mirando por uno de los binoculares, Chikane se encontraba detrás de ella, tenía losbrazos...
Después de terminar de comer le ofreció a Chikane si quería tomar un baño, la respuesta fueafirmativa, así que le pasó un ...
pantalones negro.El ruido del despertador había interrumpido la tranquilidad del nuevo día, son exactamente las 7:00de la ...
- Eso quiere decir que aún “tenemos diez minutos”.- Eh, bueno si, dijo sonrojándose.Los próximos diez minutos fueron aprov...
Y viendo que la hora avanzaba, se dispuso a correr nuevamente hacia la puerta. Corrió por lasescalas y alcanzo a llegar a ...
confirmar su supocisión, aunque estaba seguro que no se podía equivocar, pero dudo por unmomento, debido a que la princesa...
Bajando por el ascensor, llegaron hasta el cuarto piso, Himeko se pidió un par de sándwiches aligual que Aoba-kun un jugo ...
Luego, cambiándose de ropa se dispuso a abandonar el departamento, tenía cosas muy importantesque hacer ese día, y esperar...
servidumbre, no quería que su padre la viera, aunque era casi imposible, por esta época del año supadre se encontraba en v...
Y preparando una bandeja con dos tazas, una tetera y algunas galletas, comenzaron a recorrer lamansión. Aunque solo hace u...
- No sé preocupe por mí, sólo deseo que usted sea feliz.Y Chikane, tomando con una de sus manos la mitad de la concha rosa...
- Es por todo esto que escribiste eso en la carta?- Si, Chikane-sama- Ahora que esta concha ya encontró a su pareja, no pu...
Pero como no era muy buena recordando nombres, Himeko sólo retuvo aquellas imágenes en sucabeza con la esperanza de visita...
Cuando Himeko volteo nuevamente para pedir el bolso y despedirse definitivamente de suinsistente compañero, Himeko no se d...
---------------------------------------------------------------------------------------------Después de que Himeko logro d...
En la mente de Chikane sólo tenía cabida un pensamiento, en jugarle una broma a Himeko, sabíaque su ángel hermoso no podía...
- Dime Himeko, acaso ya no me amas, lo dijo con tono demasiado serio y una mirada realmentefría.- Porqué me preguntas eso,...
- Él insistió en acompañarme, aunque no se porque.Entonces por la mente de Himeko apareció un pensamiento casi una revelac...
Chikane se acuerda que no le había dicho nada de su verdadera profesión, aunque juraba que eraconocida mundialmente, estar...
- Ese es el apodo que me dieron los reporteros.- Y por qué?- Pues porque sabían que había rechazado a un montón de pretend...
Al concluir de pensar en los sucesos de la noche, ya había pasado casi media hora, ya era la hora dealmorzar, esta vez esp...
vio él fue hasta donde estaba Miya-sama y la saluda cortésmente, aunque se conocían desde haceaños, desde la época en que ...
Estando en la entrada se despidieron, a Arima le esperaba un largo día y Chikane quería visitaralgunas tiendas para regala...
el encargado sabía de ese tema y le dijo que la que se había llevado era la mejor del mercado.El obsequio estaba sobre la ...
- Te gustó la sorpresa Himeko?- Mucho, era lo que más anhelaba, pero no tenía el suficiente dinero para comprármela.- Me a...
la mesa, la toma y comienza a leerla.Mí querido ángel:Perdón por no encontrarme contigo, pero el día de hoy tengo cosas re...
ejecución de esta pieza musical ha sido realmente brillante.- Y eso que recién comenzamos con el ensayo, aún nos queda muc...
no entró a ningún restauran porque ya había almorzado, pero casi entra en uno cuando vio aalguien muy familiar conversando...
Claro que no estaba sola, a su lado se encontraba su princesa, su Chikane-chan, la personaque amaba y que había visto esta...
- Te extrañé tanto Himeko, le susurró al oídoY antes de que pudiera responder la silencio con un beso apasionado y Himeko ...
- Si.- Estás celosa.- Ah, celosa yo?! No por ningún motivo.Cuando le contesto su tono de voz no era el mismo, su tono demo...
- Al fin llegó el día, después de esto podré ir a tomar fotografías a la ciudad o a donde me digael jefe. Espero no aburri...
mostrar en el escenario un piano de cola en el medio y a una bella mujer delante de él. Ella ibaacompañada de su violín.Un...
No sabía que Chikane-chan cantara, pensó Himeko.Todo estaba listo, las luces estaban concentradas en el piano, ya se había...
y cada día encontraba un momento para estar a tu ladoPero tú pensabas en otra personaesa persona que te llevaba de mi lado...
podía creer lo que Chikane había cantado era su historia un historia de amor pero también desufrimiento, con la canción un...
- Si incluso hoy cuando la canté en el concierto, y todas las veces pensaba porqué, peroninguna vez llegue a una conclusió...
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
4ever kn m
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

4ever kn m

1,340 views

Published on

  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

4ever kn m

  1. 1. - Iremos a la Torre de Tokyo, cerca de ahí hay una excelente cafetería.- Pero nos tomara por lo menos 45 minutos en llegar hasta allá, y además tengo hambre.- Pero que la señorita no se despertaba hasta el mediodía, es imposible que a las 9:35 tenga hambre.Himeko no podía ocultar su rostro que estaba totalmente rojo, Chikane que le gustaba esa timidez,solo se rió.- Pero antes de ir hasta allá quiero pasar a mi departamento y cambiarme ropa también quierocolocarle a la cámara una tarjeta para poder tomar más fotos.- Bueno pero démonos prisa.Chikane fue hasta su cuarto, tomo una chaqueta, un pequeño bolso verde y guardo sus llaves. Entanto Himeko, fue al baño para arreglarse el cabello.Cuando estaban lista se juntaron en la puerta, salieron y rápidamente se dirigieron hasta eldepartamento de Himeko. Iban casi corriendo, Chikane quería ir más rápido, pero la mala condiciónfísica de su amada no lo permitía, se demoraron apenas unos 10 minutos.Himeko tomo las llaves y abrió la puerta, le dijo a Chikane que esperara en el sofá algunos minutos.Fue hasta su dormitorio, abrió la puerta del armario, saco una pequeña caja, y debajo de variospapeles envuelta con un pañuelo se encontraba la fotografía de Ai, la madre de Himeko.Rápidamente fue donde estaba Chikane, que estaba de pie en frente de la ventana mirando elhermoso cielo azul.- Aquí esta la foto de mi madre. Voy a volver a mi dormitorio para arreglar la cámara y cambiarmede ropa, ya vuelvo.Cuando Himeko ya se estaba yendo hacia su cuarto, Chikane, recién se dio cuenta que tenía en susmanos una fotografía, la persona que estaba retratada en esa foto realmente era Himeko, era unaimagen algo más mayor que su ángel dorado, estaba en una playa con el mar de fondo y un cieloazul sin una sola nube, la mujer de la foto estaba vestida con unos pantalones cortos azules, unablusa blanca amarrada en su parte de abajo, sus pies estaban descalzos, su pelo y los ojos eran losmismos que Himeko, hasta esa dulce sonrisa inocente era igual, sin duda más que madre e hija sepodría decir que eran hermanas gemelas o incluso se podría decir que en un futuro no muy lejanoHimeko luciría igual que su madre.Al imaginar como luciría Himeko en el futuro, sus mejillas comenzaron a tornarse roja, algo inusualen ella, pero que estos días le sucedía con frecuencia gracias a la presencia de su adorado ángel. No
  2. 2. sabe como los minutos pasaron tan rápidos que Himeko ya se encontraba a su lado.- Chikane-chan?!- Hi..me..ko..- Te pasa algo, tienes las mejillas rojas.- En serio, bueno lo que pasa es que tu madre y tú son iguales, pensé que se parecerían un poco peroesta foto, puedo decir que así lucirás en el futuro y que espero estar a tu lado en ese momento.- Pero no creo que sea tan hermosa como mi madre, pero lo que te puedo asegurar es que estaremosjuntas.Chikane que aún tenía las mejillas enrojecidas, dejo la foto en la pequeña mesa, y cuando estuvo denuevo frente a Himeko, la besó con tanta fuerza y pasión que la empujó al sofá, sus manoscomenzaron a recorrer la delicada piel de su amada, en un principio fue lento pero a medida quepasaban los minutos lo hacia mas rápido y con mayor profundidad, Himeko tan poco se quedabaatrás estando debajo de su princesa también comenzó a recorrer la espalda y los muslos. Cuandosintieron que el calor ya era demasiado y la ropa le empezaba a incomodar, se separaron unmomento, en ese instante se sintió un ruido algo extraño, era el estómago de Himeko, que pedíaurgentemente algo de comida.- Lo siento dijo con las mejilla sumamente roja.- Jajajajajaj- No te rías Chikane-chan- Es que en parte tengo la culpa por no haber preparado un buen desayuno.Mejor porque no arreglemos y vamos para donde tenemos pensado ir.Himeko tomo la foto de su madre nuevamente y la guardo donde estaba, se fue a la cocina para versi tenía algo para comer y que no le sucediera nuevamente lo mismo, abrió el refrigerador y lo únicoque encontró fue una manzana verde. La lavo y se fue comiendo. Cuando llegó a la salanuevamente, encontró de nuevo a Chikane mirando por la ventana.- Quieres un poco de manzana?!
  3. 3. - Bueno, la verdad es que también me dio hambre.Después que compartieron la manzana ya estaba lista para salir, antes de abrir la puerta, Chikane lehace unas preguntas.- Cuál es el nombre de tu madre.- Ai…- Y que edad tenía en esa foto..- Mmmm creo que unos 26, según la fecha que sale atrás.- No estas segura.- Bueno es que una vez le pregunte a mi padre por ella, pero no recibí la respuesta que esperaba,además tuve que calcular la edad por la fecha de otras foto, en la que estaba embarazada salía quetenía 28, así que asumí que debería tener unos 26 o 27.Chikane sin decir nada solo la abrazó, se sentía mejor ahora, ya no se sentía culpable por losucedido durante el desayuno, estaba feliz, porque pudo saber hechos importantes en la vida de suamada, y no esperaba el momento en que Himeko cumpliera los 26 para que luciera igual que sumadre.- Chikane-chan podemos irnos.- Claro.Bajaron las escaleras rápidamente, llegaron hasta la parada de autobuses y vieron que el próximobus pasaría en unos cinco minutos más.- Alcanzamos a llegar Chikane-chan- Que bueno, porque el próximo pasará en 20 minutos más.Luego de transcurrido esos 5 minutos, llegó el autobús, se sentaron en los últimos asientos, Himekoiba en el lado de la ventana con la cabeza apoyada en el hombro izquierdo de Chikane.El viaje estuvo tranquilo conversaron de cosas casi sin sentido, Himeko le pregunto si todavía
  4. 4. alcanzaban a tomar desayuno, pues ya eran las 10:40 y según Chikane aún faltaban 10 minutos másde viaje.- Creo que por ser día domingo parece que el servicio de desayuno es hasta las 11:00- Espero que sea hasta esa hora, realmente las dos veces que corrimos me abrieron más el apetito.- Aunque no lo creas a mí también además mi hora de desayuno ya pasó.- A que horas te despierta generalmente los días domingo, Chikane-chan.- A las 8:00.- QUE!!- Himeko no tienes porque gritar.- Lo siento, es que no puedo creer que te despiertes tan temprano.- Temprano?!, los otros días me despierto a las 6:00- QUEEEEEEEEEEEEE!!- Porque gritas de nuevo Himeko no veo que sea extraña la hora. Eso es porque tú te despertarasmás tarde o me equivoco?- Pues no te equivocas, me despierto a las 9:00, aunque para mí esa hora aún es temprano.- Jaja no puedes ser tan dormilona.- Es que me quedo hasta tarde revelando fotos y como tengo que presentarme a las 10:30 en larevista, puedo dormir hasta un poco más tarde.- Discúlpeme entonces señorita fotógrafa.- No tienes porque ser sarcástica Chikane-chan.Cuando Himeko estaba esperando alguna respuesta, solo vio que Chikane se puso de pies, pues ya
  5. 5. habían llegado a su destino.- Hasta que al fin llegamos Chikane-chan. Dijo mientras estiraba los brazos.- Ven vamos hay que apresurarse si queremos aún desayunar.La tomo de la mano y nuevamente corrieron hasta la entrada de una cafetería que quedaba cerca dela Torre de Tokyo, aunque se demoraron un poco más debido a que Himeko, se quedo mirandoatónita aquella estructura, solo la conocía por fotos y a través de la televisión, nunca se imagino quepodía verla tan cerca y menos en compañía de la persona que amaba.- Date prisa Himeko, sino no alcanzaremos.Tan pronto como escucho la voz de Chikane, volvió a correr hasta que al fin llegaron a su destino,eran las 10:55, justo a tiempo.Eligieron una mesa, apenas se sentaron llego una persona con dos cartas de menú en la mano.Apenas le dieron una mirada a la carta, Chikane fue la encargada de pedir el desayuno que aúnpodían elegirlo, este consistía en dos cafés, dos rebanadas de pan al estilo francés acompañadas conun pedazo de pastel.Ambas tenían tanta hambre que apenas conversaron solo se dedicaron a comer, claro que ambascomían de forma muy distinta. Chikane lo hacía con extrema elegancia, en cambio Himeko teníaalgo de crema en la boca. Cuando vio la crema en el labio inferior Chikane en vez de pasarle unaservilleta y limpiarla, retiro la crema con sus propios dedos y se lo echo a la boca, con este Himekoal instante se le sonrojaron las mejillas.No tardaron ni quince minutos en terminar su desayuno, Himeko lo único que quería era visitar laTorre de Tokyo, por lo que pidieron la cuenta y se fueron rápidamente hacia aquella inmensa molede metal.Subieron directamente hasta el piso que tenía los binoculares, Himeko sólo ansiaba poder mirartodo Tokyo y si fuera posible tomar la mayor cantidad de fotografías.No había mucha gente en ese piso, por lo que se sentían cómodas y aunque haya personas no teníanproblemas en demostrar que eran una feliz pareja enamorada.Algunas las miraba con recelos, otras se hacían las desentendidas y otras comentaban entre sí.Himeko pensaba que tan raro puede ser que personas del mismo sexo se enamoren, pero lo que ellano sabía que además de eso había otra razón para que las personas comentaban, de esto se enteraría
  6. 6. el día de mañana.Mientras estaba mirando por uno de los binoculares, Chikane se encontraba detrás de ella, tenía losbrazos alrededor de su cintura y su rostro descansaba en el hombro izquierdo. Debido a su timidezsu cara obviamente se volvió roja, pero eso no la interrumpía de mirar la ciudad y tratar de grabaren su mente esa maravillosa vista.Miró por todos los binoculares, se sentía feliz de que Chikane, aceptara y estuviese a su lado ensilencio mientras duraba el tiempo en que los podía ocupar.Como ya había visto toda la vista decidió tomarse algunas fotos con su amada Chikane, esta vez lepidieron a una persona que estaba cerca de ahí, quería tener una foto de cuerpo entero de ambas,como Himeko era muy tímida no se atrevió a pedirle a alguien que le tomara la foto, Chikane lepidió a un señor de mediana edad que les tomara la foto. El caballero accedió gustoso incluso lehizo una reverencia, esto fue extraño para Himeko, siendo que normalmente tiene que ser al revés.Cuando el señor le devolvió la cámara, Himeko le pregunto porque aquel señor la trato de forma tanrespetuosa, Chikane le recordó que pertenecía a una famosa familia que era dueña de unaimportante empresa en Tokyo, además salía en revistas cuando hacían importantes reuniones congente de altos puestos políticos y por el echo de que era una famosa ……Chikane alcanzo a darse cuenta que casi revela su mayor secreto, solo esperaba que Himeko no sediera cuenta, y al parecer así lo fue, pues se encontraba concentrada en como había salido la foto.Ya era cerca de la hora de almuerzo, así que volvieron al mismo lugar, pidieron algo liviano paraalmorzar, pues Himeko se acordó que tenía que entregar las fotos que había tomado el día viernes, yeran bastantes por lo que tuvieron que detener su paseo.Estaban devuelta en el departamento de Himeko, rápidamente se cambio de ropa, se sentía máscómoda revelando las fotografías con un pantalón deportivo, una polera algo ancha unas zapatillas ysu pelo tomado con una media cola, sabía que era algo torpe por lo que podía derramar el líquido deuno de los recipientes y arruinar su ropa.Le pidió a Chikane si quería acompañarla mientras hacía su trabajo, obviamente accedió, pero antestambién cambió sus ropas por un atuendo similar.Pasaron casi toda la tarde en aquel cuarto, gracias a la luz especial que poseía, Chikane pudo verdetalladamente como su ángel estaba trabajando con gran dedicación y con una alta concentración,pudo entender como era aquel proceso, gracias a que Himeko se lo explicaba de manera sencilla.En un momento ya no tenía más espacio donde colgar las fotos, así que espero hasta que se revelarala última para abrir la puerta y preparar algo de comer pues sabía que era tarde, su estomago seencargo de avisarle.
  7. 7. Después de terminar de comer le ofreció a Chikane si quería tomar un baño, la respuesta fueafirmativa, así que le pasó un par de toallas y una polera lo suficientemente larga para que alcanzaraa taparse su ropa interior.Luego fue su turno, su tenida de dormir no variaba mucho de la de Chikane, cuando ambas estabandebajo de las sábanas, comenzaron a besarse muy tiernamente pero a medida en que se ibanbesando aumentaba el calor en sus cuerpos gracias a que sus manos iban recorriendo el cuerpo de laotra, como Himeko había elegido ese tipo de vestimenta fue fácil arrancarlas, antes de comenzarcon su acto amatorio, Himeko se acordó que tenía que levantarse temprano para la entrega de lasfotos así que coloco su reloj despertador a las 7:00Aunque ambas eran inexpertas en el arte del amor, el día viernes en la tarde y en la noche pudieronhacer sentir a la otra un placer que jamás habían experimentado, nunca se habían enamorado, asíque cuando se besaron y pudieron degustar el cuerpo de la otra todo parecía tan natural, sabían loque tenían que hacer y esta vez no fue diferente cuando hicieron el amor fue con menosnerviosismo y menos ansiedad pero con mucha mayor intensidad.Cuando pudo recuperar el aliento, Chikane se recostó a su lado y le dio un beso en ambas mejillas yla abrazó mientras le decía al oído lo mucho que la amaba. Himeko también le susurró algunaspalabras de amor, le dio un gran beso en los labios y le correspondió el abrazó.Después de algunos minutos, Chikane sintió algo de frío así que deshizo el abrazo y arropo aambas.Cuando quiso hablar con Himeko. Se dio cuenta que estaba profundamente dormida, así que sequedo en silencio, la abrazó nuevamente y también se durmió.CONTINUARÁ…Capítulo 8: “Hana Magazine”- Acaso no prometió usted que el día de hoy llegaría antes de la hora para preparar la exposiciónfrente al jefe, Kurusugawa-san.- Lo siento, de verdad, iba a llegar a la hora, pero tuve un pequeño imprevisto en la mañana.Luego de terminar de hablar, Himeko se acordó del porqué había sufrido un retraso de 15 minutos,siendo que tenía que preparar una pequeña exposición junto con su compañero de trabajo, MamoruAoba, un tipo alto, de cabello negro, de ojos verde, tez blanca; vestido con una camisa blanca y
  8. 8. pantalones negro.El ruido del despertador había interrumpido la tranquilidad del nuevo día, son exactamente las 7:00de la mañana, la hora en que Himeko había programado el despertador la noche anterior. Dandounos manotazos al azar, sin abrir sus ojos amatistas, logro apagar la alarma, pero esto no significaque haya despertado, como sabe que le cuesta levantarse, Himeko programó el reloj a esa hora para,por lo menos tener quince minutos más en la cama y tener el tiempo suficiente para arreglarse ypartir al trabajo. Lo que no se acordaba o no estaba del todo conciente es que este día Lunes noestaba sola en la cama como era de costumbre, sino que estaba acompañada de su amada princesa,la que no estaba al tanto de las costumbres de Himeko, por lo cual apenas sonó el despertadorintento despertarla, no con besos en la frente o susurros en el oído, esta vez la despertaríadirectamente con un beso en los labios, no quería que los sucesos de ayer se volvieran a repetir eldía de hoy.- Solo diez minutos más Chikane-chan, dijo con los ojos cerrados aún- Veo que esta vez el ángel se acordó de mi nombre, le susurró en el oído.Chikane pensó que el beso había sido suficiente para despertarla, pero estaba muy lejos de laverdad. Así que se le ocurrió una nueva forma de despertarla- Jajajajajajaja, para por favor Chikane-chan.- Ahora si que estas despierta, eres muy cosquillosa mi dulce Himeko.Himeko esta vez si se despertó y vio la hora, eran las 7:05, aún le quedaban diez minutos más.- No crees que ya debes levantarte, estas retrasada cinco minutos.- Eso no es cierto, tengo aún diez minutos más.- Pero no tenías que levantarte a las 7:00- No, tengo que levantarme a las 7:15- Entonces porque pusiste el reloj quince minutos antes.- Bueno eso es porque me cuesta empezar el día, así que para no atrasarme programo el reloj quinceminutos antes, así sé que no tengo que levantarme tan a aprisa.
  9. 9. - Eso quiere decir que aún “tenemos diez minutos”.- Eh, bueno si, dijo sonrojándose.Los próximos diez minutos fueron aprovechados de buena forma por las felices amantes.Eso pensó Himeko que sólo habían pasado diez minutos, pero a decir verdad ya eran las 7:30,estaba retrasadísima, de un brinco ya estaba fuera de la cama, se dirigió al baño para tomar unaducha de apenas 5 minutos, volvió envuelta por solo una toalla, abrió la puerta de su armario paraelegir que ropa usaría ese día, escogió unos pantalones azules, una polera blanca con un estampadode flores y unas zapatillas, ya que sabía que tenía que correr para tomar el autobús, su cabello lorecogió con un lazo rojo. Todo el ajetreo de Himeko era observado por Chikane quien aún estabarecostada en la cama.Como ya estaba en la hora solo tomo un ligero desayuno, un vaso de leche y una tostada, pero paralo que no tuvo tiempo fue para preparar su almuerzo, de lo que estaba agradecida era de que habíaordenado y guardado las fotos y sus cámaras fotográficas.Finalmente volvió a la habitación para colocarse una chaqueta café y por supuesto despedirse de suadorada Chikane-chan.- Estoy lista para irme.- Que te vaya bien HimekoSe despidieron con un rápido beso, cuando Himeko estaba apunto de cerrar la puerta se devolvió ala habitación, había olvidado darle algo importante a Chikane.- Se te olvido algo Himeko?- Bueno… este… yo… tenía que haberte dado esto antes...dijo con las mejillas ruborizadas.Y metiendo su mano derecha en su bolso, tomo un par de llaves y se las entrego.- Esta son unas copias de las llaves del departamento y de la puerta de entrada del edificio.- No era necesario que me entregaras una copia, solo debiste dejarme tus llaves y cuando volvieses,las hubieses retirado en la conserjería.- Pero yo de verdad quiero que las tengas…
  10. 10. Y viendo que la hora avanzaba, se dispuso a correr nuevamente hacia la puerta. Corrió por lasescalas y alcanzo a llegar a la parada de autobuses, cuando el bus que necesitaba para llegar hasta larevista se estaba aproximando.En el octavo piso del edificio “H&U”, estaba establecida la revista. No era una gran revista, aún lasactividades no han comenzado, faltaban pocos minutos para las 9:00 de la mañana.- Te ocurre algo, Kurusugawa-san. Tienes las mejillas rojas.- No nada estoy bien, Mamoru-kun. Mejor apresurémonos con la presentación para el jefe.- No tienes de que preocuparte, esta casi completa, sólo falta que me entregues las fotos que tomasteel día viernes. Aunque será difícil elegirlas, porque siempre tomas excelentes fotografías.- No exageres, no creo que sean tan buenas.Entonces Himeko saco de su bolso todas las fotos que había tomado el día viernes, pero no sóloestaban esas fotografías, también se encontraban varias fotos de ella y su adorada Chikane-chan,pero como estaba tan distraída buscando las mejores fotos, debido al retraso de la reunión, no sepercató de que su compañero las había tomado y las estaba observando detenidamente.Como buen reportero Mamoru Aoba, conocía a la gran mayoría de las personas influyentes del país,pero sobre todo a las pertenecientes a Tokyo. Estuvo en un par de fiestas, gracias a la confianza quesu jefe tenía depositada en él, con la esperanza que consiguiera una entrevista con la princesa dehielo. Sabía que era una tarea casi imposible, pero él no dudaba de su capacidad, además si loconseguía sería la primera persona en lograr entrevistarla.Así que cuando repasó por segunda hasta una tercera vez las fotos, en donde la princesa de hielo semostraba feliz y afectuosa con su compañera de trabajo, su cara se volvió tan blanca como un papely sus ojos tan abiertos y redondos como un plato. No sabe exactamente cuanto tiempo transcurrióhasta que fue sacado de ese estado de shock, gracias a una dulce voz.- Estas bien? Mamoru-san, hay algo malo en esas fotografías.- No nada… sólo me preguntaba quien es la persona que te acompaña en las fotografías.- Quién me acompaña? No recuerdo haberme tomado alguna ese día.Como aún no podía creer que la otra persona de la foto fuera Miya-sama, se las entregó para
  11. 11. confirmar su supocisión, aunque estaba seguro que no se podía equivocar, pero dudo por unmomento, debido a que la princesa de hielo, jamás fue retratada con una sonrisa como esa odemostrar tanto cariño hacia otra persona, por eso todo el mundo la conocía con ese apodo.Cuando Himeko tuvo en su poder las fotografías en que salía retratada con su Chikane-chan, en elpequeño jardín de rosas que estaba en el parque no pudo esconder su rostro, estaba sumamenteenrojecido, como podía ser tan despistada por haber traído esas fotografías al trabajo, fue supensamiento, mientras trataba de explicar con claridad la situación a su compañero de trabajo.-Eto… verás …De su boca no salieron más que algunos monosílabos, no podía decirle que es su amiga, eso seríademasiado cruel, pero decirle que es su pareja, no sabía como podría reaccionar su compañero,aunque se acordó de sus propias palabras en el momento en que confesó sus verdaderossentimientos en su vida pasada “Lo diré delante de cualquiera no me avergüenzo, de verdad”Cuando había reunido el suficiente valor para decirle la verdad su compañero notó que él ya no laestaba mirando, sino al montón de fotos repartidas en la mesa.Agradeció a los dioses de que Mamoru-san respetara su vida personal sobre todo cuando Himeko seles enrojecía las mejillas.Finalmente había llegado el momento de almorzar, estaba tan contenta con las felicitaciones que ledio su jefe que quería comunicárselo a Chikane-chan, pero cuando recorrió el directorio telefónicode su celular, recordó que en ningún momento le había pedido su número o ella recuerda haberledado el suyo, pero para que lo necesitaba, si habían pasado tres maravillosos días juntas en todomomento. Decidió que apenas llegara a casa le pediría el número ya que no podían pasar todo el díajunta por el trabajo de Himeko y además Chikane-chan tendría cosas que hacer también.- Pero que estará haciendo ahora Chikane-chan. Aún no me ha dicho a que se dedica. Si trabaja oestudia…Cuando estaba pensando en como su princesa ocuparía su día, fue interrumpida por su compañerode trabajo.- Puedo acompañarte a almorzar Kurusugawa-san.- Mamoru-san, me sorprendiste… claro que me puedes acompañar, pero antes tengo que ir acomprarlo, salí con tanta prisa que no alcancé a prepararme algo de comer.- Entonces vayamos a la cafetería del edificio, la que está en el cuarto piso- Bueno…
  12. 12. Bajando por el ascensor, llegaron hasta el cuarto piso, Himeko se pidió un par de sándwiches aligual que Aoba-kun un jugo de naranja y mirando alrededor encontraron una mesa desocupada.Después de que terminaron de almorzar, aún tenían tiempo antes de volver al octavo piso. Era laoportunidad que estaba esperando, Mamoru no se iba a dar por vencido hasta saber como sucompañera de trabajo de hace casi una semana, podía conocer a Miya-sama, si solo llevaba en laciudad tan poco tiempo.Sabía perfectamente lo tímida que es, porque cuando quiso hacerle algunas preguntas acerca de suvida personal, durante el primer día de trabajo, no sólo se quedo en silencio sino que además susmejillas se tornaron rojizas, así que preguntarle nuevamente por las fotos de la mañana no lograríauna mejor respuesta que algunas palabras incoherentes e inaudibles, decidió que acercarse de formacuidadosa para ganarse su confianza para que le entregara algunos datos de Miya-sama sería elmejor camino.Todas las preguntas las hacía Mamoru; le preguntaba de su vida en la pequeña aldea de Mahoroba,de porque había decidido ser fotógrafa, de cómo había sido esta semana en la capital y alguna queotra pregunta más. Himeko las contestaba sin contrarrestar, lo único era que agradecía era que nomencionara las fotos en el jardín de las rosas.De vuelta a las labores, Himeko volvió a ordenar el desastre que había quedado en su mesón detrabajo, todavía estaban regadas todas las fotos y algunos rollos desocupados por si tenía que salirmás tarde, pero al parecer ese día se quedaría en la revista, ya que su jefe después de la reunión leavisó que estos días ocurriría un evento importante y necesitaba de ella para acudir a él, junto conAoba-kun, así que le dio un pequeño descanso.Ha pasado media hora, Himeko pudo ordenar todas las fotos y guardarlas nuevamente en su bolso.Mientras, Aoba-kun, aún seguía dándole vueltas al asunto de las imágenes que había visto en lamañana, pensó en un montón de hipótesis, cada una más descabellada que la anterior, incluso pensóque podían ser amantes.- Pero eso es imposible, creo que estoy pensando demasiado…Para distraerse, comenzó a trabajar en un nuevo artículo, un artículo de una exposición de obras dearte, en donde estaría rodeado nuevamente de personas influyentes.Chikane se encuentra actualmente devuelta en su departamento, al cual no había ido desde el díasábado.- Al fin pude terminar de ordenar, dijo conforme mientras observaba lo brillante y limpio queestaba.
  13. 13. Luego, cambiándose de ropa se dispuso a abandonar el departamento, tenía cosas muy importantesque hacer ese día, y esperar de que se resolvieran de la mejor manera, por el bien de Himeko y el deella._____________________________________________________________Al fin era la hora de regresar a casa, Himeko ya estaba lista para salir del edificio cuando fuealcanzada por una mano que estaba posada en su hombro izquierdo, y dándose vuelta pudoidentificar a la persona.- Eh, me asustaste Aoba-kun.- Lo siento, es que saliste tan rápido que no te alcancé antes.- Y que quieres, sabes… quiero llegar temprano a casa.- Ah… bueno solo me preguntaba si te podia acompañar hasta tu casa- Eh!?- Es que veo que llevas un bolso bastante grande. Fue lo que se le ocurrió decir en último momento.- Pero no tienes de que preocuparte, puedo llevármelo de vuelta.- Pero te ves cansada, así que pensé que podía ayudarte.Himeko era tan amable y también inocente que no se percataba de las “verdaderas intenciones” deAoba-kun, él sólo quería saber de una vez por todas el verdadero motivo de esas fotos, ya estabaobsesionado con el asunto, que acompañarla hasta su casa fue lo mejor que puedo inventar.Himeko finalmente termino por acceder a la petición de su compañero, por lo tanto, los dos sefueron hasta la parada del autobús._____________________________________________________________Chikane se encontraba de regreso en el departamento de Himeko, había comprado algunosingredientes para hacer la cena de esta noche. No sin antes pensar en la conversación que tuvo conOtoha-san.Después de bajarse del taxi, se encontraba caminando por un largo sendero de cemento adornadopor grandes árboles, rara vez tenía la oportunidad de realizar ese trayecto, ya que siempre iba en lalimosina.Cuando llego hasta la entrada de la mansión Himemiya, Chikane decidió entrar por la entrada de la
  14. 14. servidumbre, no quería que su padre la viera, aunque era casi imposible, por esta época del año supadre se encontraba en viaje de negocios en Europa, aún así no quería correr ningún riesgo.Cuando termino de recorrer el camino hasta la entrada posterior de la mansión que daba directo a lacocina se encontró con la jefa de la servidumbre, Otoha-san.Ésta al sentir el ruido de la puerta volvió su mirada hacia aquel lugar, cuando vio a aquella personael plato que sostenía en su mano izquierda se deslizo entre sus dedos y al caer hizo un pequeñoruido.- OJOUSAMA!?Chikane rápidamente llego hasta su lado para darle un gran abrazo. Estaba en deuda con ella,realmente la carta que le envió le dio ánimos para seguir firme con su decisión, así que ese abrazoera lo menos que podía hacer por la persona que estuvo cuidando de ella por tantos años.- Ojousama, dijo Otoha algo más calmada pero a la vez sorprendida, era la segunda vez que le dabaun abrazo tan afectuoso.- Sólo dime Chikane, ya no vivo en esta casa para que me llames así.- Usted siempre será para mí Ojousama, pero si usted quiere que la llame por su nombre lo haré,Chikane-sama.Separándose, vio Chikane algunas lágrimas en los ojos de Otoha, ella sabía de los sentimientos quealbergaba, pero que no los podía corresponder, debido a que no pensaba en nadie más que enaquella niña de cabellos dorado que le había regalado la mitad de la concha rosada.- Está padre en casa?- No, él esta en su viaje anual de negocios.- Lo suponía, es mejor así tengo algunas cosas importantes que tratar contigo.- Si quiere podemos ir al salón a tomar té.- Mejor conversemos en mi cuarto, bueno mejor dicho mi ex-cuarto.- Ese siempre será su cuarto Chikane-sama.
  15. 15. Y preparando una bandeja con dos tazas, una tetera y algunas galletas, comenzaron a recorrer lamansión. Aunque solo hace un poco más de una semana que se había marchado de aquel lugar, susojos zafiros comenzaron a llenarse de lágrimas, las que pronto recorrerían sus mejillas, por suerte enese momento no había ninguna otra sirvienta, así que pudo limpiarse su rostro y continuar sutrayecto con total calma, no quería ver a nadie.Acomodándose en la mullida cama, Otoha-san le entregó la taza de té, mientras ella tomaba la suyasentada en una de las sillas que estaba en la habitación, la cual estaba de la misma forma en que lahabía dejado.- Pensé que ya no estarían más mis cosas.- Se equivoca, como no estarían sus cosas, Himemiya-sama aún piensa en que usted estará de vueltaen poco tiempo.- Pero si él me echo, como espera que vuelva?!- No lo sé Chikane-sama…- Bueno, mejor cambiemos de tema… quiero conversar contigo de cosas realmente importantes.- Cómo que cosas…- Quería saber si ha venido o ha llamado por teléfono Hikaru-san- A la mansión no ha venido, y si ha llamado por teléfono no estoy segura, porque lo preguntaChikane-sama- Es que el otro día me pareció haberlo visto cerca del lugar de donde resido.- Pero eso sería extraño, gente como él no andaría por esos lugares, además nadie sabe que ustedesta viviendo en ese sitio.- Estás segura de eso, que nadie sabe de mi ubicación?- Estoy segura, aunque el señor sospecha que yo sé donde está usted, pero cada vez que me preguntalo niego rotundamente.- Espero que encubrirme no te traiga problemas Otoha-san.
  16. 16. - No sé preocupe por mí, sólo deseo que usted sea feliz.Y Chikane, tomando con una de sus manos la mitad de la concha rosada, solo dio un suspiro paraaliviarse un poco, estaba preocupada de que su padre la estuviera vigilando, y que por eso habíajurado haber visto a Hikaru-san. No quería que los momentos de felicidad con su pequeño ángelterminaran, no cuando recién estaba disfrutando de verdadera alegría y una gran paz.- Por cierto Chikane-sama, encontró la mitad de su concha?- Ah, bueno si, es por eso que vine hasta acá. No quiero que nadie interrumpa mi felicidad y mesepare de mi persona destinada. A propósito, en la carta que me enviaste hace algunos días, comosabes que le tengo tanto aprecio a esta mitad de esta concha.- Bueno eso es fácil de contestar, se acuerda que usted siempre se iba algunos días a la casa de laplaya?- Si, me acuerdo perfectamente.- Bueno el día en que veníamos de vuelta, usted estaba acompañada por una pequeña niña decabello dorado.- Que?... tú viste cuando me encontré por primera vez con Himeko. No recuerdo haberte visto.- Eso fue porque, en el momento en que la iba a llamar, usted venía de vuelta, así que la esperejunto a la puerta, pero usted venía tan contenta observando aquel regalo, que no miró hacia el lugaren donde yo estaba.- Lo siento.- No tiene porque disculparse, nunca la había visto tan feliz, incluso en sus cumpleaños cuandotenía magnificas fiestas y excelentes regalos.No entendía como ese pequeño objeto podía hacerla tan feliz, así que supuse que no era por eseobjeto sino por la persona que se lo había regalado.- Tienes razón, después le pedí a papá que me comprará un collar y que colocara la concha en él,nunca me quite el collar.- Eso es verdad, aunque no combinara con algunos de sus vestidos, usted seguía insistiendo enusarlo.
  17. 17. - Es por todo esto que escribiste eso en la carta?- Si, Chikane-sama- Ahora que esta concha ya encontró a su pareja, no puedo permitir que mi padre piense que volveréa vivir nuevamente aquí, porque eso significa que tengo que cumplir el compromiso con Hikaru-san, no puedo abandonar así a Himeko, no después de todo lo que hemos tenido que pasar paravolver a encontrarnos.Otoha no sabía de las profundidad de aquellas palabras, no sabía que ellas siempre han estadodestinadas a encontrarse en cada una de sus reencarnaciones para cumplir con aquel maldito ritual ymucho menos sabía que eso había terminado, que ahora podían vivir felices sin la preocupación deque el Orochi apareciera en este mundo. Sólo sabía que antes había escuchado ese nombre.- Himeko?! Pregunto sorprendida Otoha.- Si es la niña que me dio esta concha y es la mujer a la que amo.Otoha casi se queda sin aliento, su querida Chikane-sama al fin era feliz, pero sobre todo habíaencontrado a la niña que le había dado ese pequeño objeto rosado. Realmente había tenido suerte enencontrarla o simplemente es el destino, pensó.- Me alegro mucho por usted Chikane-sama, ahora entiendo la razón por la que usted vino hasta lamansión y me pregunto por Hikaru-san. Le aseguro que si tengo alguna noticia de él, se lacomunicaré en seguida, quiero que usted sea verdaderamente feliz.- Gracias Otoha por tu apoyo.Tan pronto como terminaron de conversar, ambas nuevamente se dirigieron hacia la cocina y sedespidieron hasta una próxima oportunidad.Chikane aún tenía un tema pendiente que resolver, el evento de esta semana, el evento que sellevaría a cabo el día viernes por la noche.Finalmente había terminado de preparar la cena, sabía que aún le quedaba una media hora para quevolviera Himeko del trabajo, estaba feliz de darle una gran sorpresa aunque estaba un poco dudosa,sospechaba de que Himeko intuía que estaría esperándola en el departamento, por algo le habíadado una copia de sus llaves, pero aún así la sorprendería con la fabulosa cena que había hecho._____________________________________________________________El viaje ha sido tranquilo, había disfrutado de la compañía de Aoba-kun, él le había indicadoalgunos lugares de interés mientras los miraba a través de la ventana del autobús.
  18. 18. Pero como no era muy buena recordando nombres, Himeko sólo retuvo aquellas imágenes en sucabeza con la esperanza de visitarla junto a su Chikane-chan.Ya habían llegado hasta su destino, Himeko se apresuro en avisarle con anterioridad a sucompañero de la proximidad del paradero en que tenían que bajarse. Para su suerte no eran tanto lospasajeros que estaban en ese momento en el autobús, asi que pudieron acercarse rápidamente a lapuerta de bajada.Tal como había prometido, Mamoru Aoba traía consigo el bolso, caminaron amenamente eltrayecto hasta que se encontraron en la entrada del edificio.- Muchas gracias por acompañarme, Aoba-kun.- El placer ha sido todo mío.Las mejillas se tornaron rojas una vez más este día, sólo quería despedirse rápido de Aoba-kunestaba segura que en el departamento estaría esperándola, su elegante princesa, a la que no queríahacerla esperar más.- Ya, entonces nos vemos mañana en el trabajo, Aoba-kun.Himeko esperaba que le devolviera el bolso y subir rápidamente las escalas, pero estaba equivocadaAoba-kun quería llegar hasta el departamento, esa sería su oportunidad de buscar más fotos delmismo tipo que había visto en la mañana.- Entonces me devuelves el bolso, por favor.- No, tengo que cumplir lo que he dicho, y eso será hasta que te deje en la puerta de tudepartamento.No muy gustosa con la oferta, Himeko acepto, espera esta vez poder despedirlo en la puerta de sudepartamento, no quería que entrara y viera a Chikane-chan, no después de que no supo explicarlela razón de las fotos.No se demoraron más de 5 minutos en subir las escalas, cuando se encontraban en la puerta 205,cuando Himeko abrió la puerta pudo sentir un exquisito aroma proveniente desde la cocina, eso leconfirmo que Chikane-chan estaba esperándola.Chikane que estaba aún en la cocina, se apresuro en ir hasta la puerta para encontrarse con su ángel.
  19. 19. Cuando Himeko volteo nuevamente para pedir el bolso y despedirse definitivamente de suinsistente compañero, Himeko no se dio cuenta que tenía desatada una de sus zapatillas, causandoque perdiera el equilibrio al pisarla y querer avanzar.Pensó que de seguro caería al suelo, pero Mamoru-kun la agarra antes de que llegue al suelo,tomándola en sus brazos.Esta escena fue vista por Chikane, que quedo atónita con la situación.- HIMEKO?!- CHIKANE-CHAN!!- MIYA-SAMA, dijo finalmente Aoba-kun.CONTINUARÁ…Capítulo 9: "La Pianista"Himeko aún seguía recordando los sucesos acontecidos la noche recién pasada, aún lamentaba sutorpeza de creer que su compañero sólo la iba acompañar hasta su departamento para ayudarla consu bolso sin saber que lo único que anhelaba era conocer más de cerca a Miya-sama, la persona queacompañaba a Himeko en las fotos que por su fatal error las llevo al trabajo y quedesafortunadamente las había visto este sagaz reportero. Pero Himeko no es una persona rencorosadespués de lo sucedido le había pedido disculpa en incontables ocasiones y en todas ellas, loperdonaba, aunque fuera un reportero capaz de conseguir las noticias de cualquier manera, creyóque haberse rebajado a ese nivel era lo último que podía hacerse así mismo y a su nueva compañera,un ser tan puro que no pudo ver sus intenciones.La mañana no parecía avanzar tan rápido como había estado sucediendo últimamente, pensabaHimeko, claro ella sabía el motivo, creía que al estar con Chikane-chan el tiempo avanzaba a unritmo más rápido, que hacia parecer las horas minutos. Aún no lograba concentrarse este día, lomejor de todo era que no tenía que salir, sino las fotos no hubiesen sido tomadas conprofesionalismo y alegría, debido al actuar de Chikane después que al fin pudo despedir a sucompañero, Mamoru Aoba.---------------------------------------------------------------------------------------------Lunes 20:30 hrs. PM
  20. 20. ---------------------------------------------------------------------------------------------Después de que Himeko logro deshacer ese abrazo tan íntimo con Aoba-kun, sus mejillas sepusieron más rojas de lo acostumbrado, las razones, no estaba acostumbrada a que un hombre latomara tan fuerte y le diera ese tipo de protección, muy distinta a los abrazos delicados de Chikane-chan y dos porque lo último que quería era que su princesa se pusiera celosa, ya sabía comoreaccionaba cuando estaba con ese temperamento que al ver esto de seguro pensó que no le hablaríaen un buen tiempo.El primero en tomar la palabra y lograr quebrar la tensión de ese momento fue Aoba-kun.- Buenas noches, Miya-sama mi nombre es Aoba Mamoru, encantado de conocerla- Buenas noches Aoba-san, dijo con total calma.Como era de esperar Chikane no mostró ningún tipo de sentimientos en su rostro, pero si sentíacelos e ira, no soportaba la idea de que alguien más tocara de esa manera a su Himeko, pero actúode la misma manera que lo había hecho en incontables ocasiones frente a los reporteros, sólo queestos días se había mostrado de manera más natural gracias a la presencia de su pequeño ángel.- Muchas gracias por acompañar a Himeko hasta la casa.- El placer fue mío.Con esto Aoba-kun se despidió de ambas, estaba claro que algo más de amistad había entre ellas, yaestaba claro que son pareja, sino porque estaba en ese departamento si ella vivía en la parteacomodada de Tokyo, en una gran mansión rodeada de servidumbre, además porque estaríacocinando, eso era obvio por el exquisito aroma que inundaba todo el departamento, pero lo que sisentía curiosidad era la manera en como dos personas totalmente distintas y de diferentes clases sehabían encontrado en esta ciudad y sobre todo como se habían enamorado.- Enamorado?... Realmente hay alguien que pudo descongelar el frío corazón de la princesa dehielo.. no quiso seguir dándole más vueltas al asunto, así que dejo estos pensamientos y esperopacientemente el autobús.Himeko estaba realmente nerviosa no quería decir nada, ahora que sabía que su princesa era celosa,temía que si decía algo empeoraría la situación, para su fortuna, Chikane fue la que habló en primerlugar.- Porque no dejas tus cosas en tu habitación y regresas a cenar.No podía creer lo tranquila que se escuchaba su voz, pensó que su Chikane-chan, saldría deldepartamento sin decirle una palabra, sintió alivio, pero a la vez congojano sabía cuál de las dos situaciones era peor.
  21. 21. En la mente de Chikane sólo tenía cabida un pensamiento, en jugarle una broma a Himeko, sabíaque su ángel hermoso no podía engañarla menos con ese hombre.Chikane sabía perfectamente quien era la persona que acompañó a Himeko, lo había visto un par deveces en los eventos en que ella asistía o en los conciertos.Conocía perfectamente su sagacidad, en todas las ocasiones que se encontraronMamoru Aoba intentó saber algo más de la vida privada de Miya-sama, pero en ninguna de ellashabía tenido éxito, un pensamiento vino a la mente de Chikane.- Por qué Himeko venía con él, acaso son compañeros de trabajo, que quería obtener de ella.Sus pensamientos se detuvieron cuando una voz melodiosa la interrumpió.- Ne, Chikane-chan...Himeko no sabía si preguntarle si estaba molesta, no tenía el suficiente valor, así que espero que suprincesa hablara.- Si, que sucede Himeko.- Bueno yo quería explicarte que…Cada palabra que decía sus mejillas se iban tornando rojas, esto realmente es agradable de mirar,pensaba Chikane.- Porque no pasamos a cenar, no quiero que todo mi esfuerzo haya sido en vano, la interrumpió.La cena fue excesivamente silenciosa, sólo la voz de Himeko se escuchaba en el departamento y erapara elogiar la cena de Chikane, el halago solo fue correspondido por una sonrisa.Cuando la cena había terminado Chikane se levanto de su silla y comenzó a retirar los platos,Himeko intentó ayudarla pero su amada princesa no se lo permitió. Encontraba realmente extrañasus actitudes, a pesar de la escena que había presenciado hace bastante minutos, Chikane semantuvo en calma y no preguntó de porque había traído un hombre al departamento, además estabaretirando todo sin permitirle ayudarle.Finalmente terminó de arreglar la mesa y la cocina, Chikane invita a Himeko a sentarse con ella enel sofá.
  22. 22. - Dime Himeko, acaso ya no me amas, lo dijo con tono demasiado serio y una mirada realmentefría.- Porqué me preguntas eso, acaso no te he demostrado lo mucho que te amo.- Pues esta vez lo estoy dudando.-No digas esas cosas tan hirientes. Si es porque traje a Aoba-kun hasta el departamento no es por loque tú te imaginas.- Y que estoy imaginando según tú, Himeko?Chikane estaba desempeñando muy bien su papel, quería que su ángel dorado, sufriera un poco,pues es más linda cuanto más se sonroja y al tratar de explicarle de manera clara y no entrar enmalos entendidos, sus mejillas irremediablemente se cubren de un tono rojizo.- Bueno... tú sabes... no me digas decir esas cosas, por favor, Chikane-chan.Cuando terminó de decir aquella frase, se abalanzó a los brazos de su amada, sabía que no era buenaexplicando, pero si demostrando lo que sentía hacia ella.Obviamente Chikane no puede evitar envolverla entre sus brazos, como podía evitarlo si Himekopasó a ser el motivo principal de su existencia.Y apoyando su mejilla derecha en la cabeza de Himeko, empieza a decirle lo mucho que la extrañóel día de hoy, que le hacía falta su presencia, sus besos, sus abrazos, su dulce voz. Que estaba felizde que le entregara las llaves de su departamento porque tuvo la oportunidad de esperarla con unaexquisita cena, como una esposa espera a su marido cuando llega del trabajo.Himeko asombrada por todas las palabras de amor sincero que profesa su amada, no hace más queestrechar el abrazo. Se quedaron así por unos minutos, hasta que Chikane comienza a hablarnuevamente.- Entonces Aoba-san es tu compañero de trabajo.- Si, es mas, hoy tenía que hacer una presentación con él, con las fotografías que tomé el día quenos encontramos.-Ah, ya veo.- Chikane, yo quería disculparme por haberlo traído.- No tienes porque Himeko, además este es tu departamento puedes traer a quien tu quieras.- Si, pero yo intuía que estabas esperándome y quería volver lo más temprano a casa.- En serio, como podías estar seguro que estaría aquí.- Pues, porque yo habría hecho lo mismo.Y deshaciendo el abrazo, Chikane tomo el rostro de Himeko con ambas manos, lo observó por unmomento y luego bajo su mano derecha hasta su cintura y con la otra tomo su barbilla, le elevó unpoco y reclamó esos dulces labios. Después de un momento Himeko habló nuevamente.
  23. 23. - Él insistió en acompañarme, aunque no se porque.Entonces por la mente de Himeko apareció un pensamiento casi una revelación. Se quedó pensativapor un momento.- Qué pasa Himeko.?- No puedo ser tan tonta.- No lo eres mi pequeño ángel.- Sí lo soy, además de ingenua.- Pero ese no es un defecto, es la mayor virtud que tienes. No puedes ver la malicia de las demáspersona, eso te hace demasiado adorable.- En vez de virtud, la consideró un defecto. Gracias a eso no me dí cuenta de las verdaderasintenciones de Aoba-kun.- Que quieres decir con “verdaderas intenciones”, piensas que estaba tratando de hacerte dañoHimeko.- No, no es eso Chikane-chan- No me asustes entonces Himeko, si sé que alguien es capaz de herirte yo soy capaz de...Himeko la silencio colocando su dedo índice en los labios de su princesa.- Es otra cosa, no es tan grave. Lo que sucede es que Aoba-kun, estaba ayudándome a recoger lasfotografías que había llevado a la revista para terminar de preparar la presentación cuando vio unasfotografías que no tenía porque verlas.- Que fotografías Himeko?, preguntó con suma curiosidad- Bueno... esto .... las fotografías que nos tomamos en el “Jardín de las Rosas.”- Esas fotografías?, pero Himeko pensé que esas fotografías las habías guardado en algún álbum.- Pues esa era mi intención, pero no se porque no lo hice y sobre todo como fueron a parar con lasdemás fotografías.- Jajajajaja, ahora entiendo.- Porque te ríes.- Es que eres realmente inocente mi dulce Himeko.- Eso ya lo sé no tienes porque repetírmelo, dijo sonrojándose aún más.- Acaso le dijiste que la otra persona que salía contigo era tu pareja, o no?.- No, no alcance a decírselo, porque después que vio las fotografías, se quedó demasiado absorto ensus pensamientos- No lo culpo.- Porque... dijo mirando fijamente a Chikane.
  24. 24. Chikane se acuerda que no le había dicho nada de su verdadera profesión, aunque juraba que eraconocida mundialmente, estaría segura que su pequeña sabría a que se dedicaba, además de quehabía visto una revista de música en su departamento o cuando casi se lo confiesa en la Torre deTokyo el día de ayer.- Dime una cosa Himeko. Sabes tú a actividad me dedico.- Pues eso justamente estaba pensando el día de hoy, en cómo pasarías tu día.- Y dime en que pensaste?- Pues bueno, pensé que podrías trabajar en una de las empresas de tu familia.- Te equivocas, pensaste en algo más.- Sí, también pensé que podrías ser una tenista profesional.- Eso no es del todo incorrecto, pero no eso no es.- Bueno por último pensé que podrías ser equitadora o una experta en el tiro al arco.- Estás nombrando “casi” todo mis pasatiempos de mi vida pasada y ésta, pero te faltó la másimportante de todas.- Cuál es Chikane-chan?- P-I-A-N-I-S-T-A, lo dijo lentamente y marcando cada letra.- En serio, pero no se porque no pensé en esa, ahora que recuerdo, me gustaba tomarte fotografías,mientras lo tocabas, aunque no sabía mucho de música clásica, siempre me sentía tan feliz alescucharte.- A lo mejor lo olvidaste porque...Chikane podía intuir el motivo, ese día infame en que le robó a la fuerza la inocencia de Himeko, seencontraba tocando el piano, pero no se lo quiso decir.- Porque puede ser, Chikane-chan.- Pues no lo sé Himeko, además suponía que era lo bastante famosa como para que lo supieras através de la prensa, además viste una revista, que estaba en mi departamento, en donde salíapublicado un artículo sobre mi último concierto y donde se daban a conocer a los nuevos prodigiosde la música.- Pues al parecer no alcance a verlo, cuanto lo siento, además no soy adicta a la música clásica, esmás me hacen dormir.Himeko no alcanzó a dimensionar sus palabras, como podía decir que el tipo de música que tocaChikane-chan, la hacia dormir, es lo mismo que le dijera que su música es aburrida.- Lo siento Chikane-chan, no quería decir lo que dije.- No tienes de que disculparte, es más me encanta tu sinceridad. Además ahora ya sabes porque tesiguió Aoba-kun hasta la casa, el quería saber más de ti de la persona que conquistó el corazón de la“princesa de hielo”- Princesa de hielo?!
  25. 25. - Ese es el apodo que me dieron los reporteros.- Y por qué?- Pues porque sabían que había rechazado a un montón de pretendientes que se me habíandeclarado, durante mi época escolar y después cuando me convertí en una pianista famosa. Ningunavez me vieron en los eventos sociales con algún hombre que me acompañara, excepto mi padre, asíque supusieron que no tenía corazón o que no me interesaba el amor, además cada vez que asistía aesas fiestas mi semblante era frío incapaz de demostrar algún tipo de sentimiento, es como si mefaltara algo para estar completa, y cuando te vi, supe la razón.- En serio?!.- Es la verdad, completaste mi existencia, yo una persona que siempre lo tuvo todo, pero que lefaltaba lo más importante, el AMOR.- Si hubiese sabido que eras famosa, no había aceptado que Aoba-kun me acompañara solo paraaveriguar algo más sobre ti.- Eso ya no importa, además pienso que para él fue peor.- Porque Chikane-chan?!-Porque se debe estar preguntando como una hermosa niña de cabellos dorados pudo enamorar a laprincesa de hielo y de como nos conocimos.- Tienes razón, si supiera la verdad no lo creería, dijo mostrando una amplia sonrisa.Chikane observó su reloj, ya eran las diez de la noche, era tarde y tenía que regresar a sudepartamento, el día de mañana tenía que continuar afinando unos detalles, para el día viernes.- Himeko ya es tarde me tengo que ir.- Pero, porque no te quedas, es peligroso salir a esta hora.- No lo creo, además no toma mucho tiempo en llegar hasta donde vivo, además mañana tengo quelevantarme temprano y necesito descansar.- Además .... hizo una breve pausa... es tu castigo.- Otra vez con eso del castigo, eres mala Chikane-chan.A Chikane le costaba un gran esfuerzo separarse de su ángel hermoso, pero también quería que laextrañara, así su reencuentro sería mucho mejor, entonces imágenes se agolparon en su mente, cualde todos más agradables lo que tuvo como resultado un sonrojo en sus mejillas.- Estás bien.- Si no te preocupes, nos vemos mañana Himeko.Se aproximaron a la puerta, antes de que Chikane se alejara completamente de Himeko y partierarumbo a su departamento, le dio un beso apasionado, claro tenía que irse con un buen recuerdo.Himeko no tuvo más alternativa que preparar sus cosas para un nuevo día de trabajo y tomar unaducha antes de irse a dormir.
  26. 26. Al concluir de pensar en los sucesos de la noche, ya había pasado casi media hora, ya era la hora dealmorzar, esta vez esperaba que Mamoru Aoba no la acompañara, no quería verlo, no porque erauna persona rencorosa, sino porque su princesa la había castigado y la había dejado durmiendo sola,justo ahora que se había acostumbrado con su presencia, además se recriminó así misma por sutorpeza de no haberle pedido su número telefónico, otra vez.__________________________________________________________________Chikane despierta gracias al ruido de su despertador, ya son las 7:00 am le espera un día muyajetreado, tenía una reunión planificada para ese día. Por instinto se dio vuelta para mirar al ladoizquierdo de su cama para ver a ese adorable ángel dormir, pero cuando lo hizo, se encontró sola,entonces en su boca se dibujo una leve sonrisa pensando en que se había acostumbrado a talagradable presencia, se culpo por haber rechazado la invitación de quedarse con Himeko, pero erainevitable, este día iba hacer muy agotador, y por supuesto pensó que era mejor así, que sureencuentro iba a ser de lo mejor.Decidió salir pronto de su cama, se fue a dar una ducha y se vistió de manera formal, con un vestidocolor lila con una pequeñas aplicaciones en la altura de sus senos, con dos tirantes en forma detrenza, con zapatos de blancos, su cuello adornado por un pañuelo de color más claro que su vestidoy debajo de este por supuesto estaba su collar. Su pelo solo lo dejo caer de manera natural, adornadosolo por una cinta blanca. Finalmente para cubrirse eligió una chaqueta blanca y tomo una pequeñacartera blanca donde sólo llevaba su celular y su chequera.La reunión a la que tenía que asistir era con su manager, al cual lo había visto el día de ayer,después de que fue a su casa para hablar con Otoha-san. Como su representante no tenía elsuficiente tiempo para atenderla la citó muy temprano en la mañana en la cafetería Crown que estáubicada en el centro de la ciudad, su cita se llevaría a cabo a las 8:30 am, apenas se abrieran laspuertas del local.Como había recibido tan buena educación, Chikane llego unos diez minutos antes, los que fuerongastados en repasar la lista de cosas que tenía que realizar y los temas en concreto que tenía quetratar con su representante.Exactamente a la hora se abrieron las puertas, permitiendo la entrada de Chikane, y otras personasque se encontraban en ese mismo instante, pero no estaba la persona a quien espera la princesa.Eligió la mesa más cercana al gran ventanal que daba a la Avenida, un mesero se acerca paraentregarle la carta, estaba leyendo los distintos menús cuando se acerca hasta ella Motoki Arima, untipo de tez blanca, ojos marrones, los que estaban detrás de unos pequeños lentes ópticosrectangulares; pelo castaño claro, de gran estatura, estaba vestido con unos pantalones negros,camisa blanca,chaqueta del mismo tono que sus pantalones. En su mano derecha traía un portafolio en la otraestaba hablando por su teléfono celular.Cuando se dio cuenta de la presencia de Arima-kun, porque lo escuchó hablar por teléfono, depositóla carta en la mesa y le hizo una seña con la mano, para que fuera hacia donde estaba ella. Apenas la
  27. 27. vio él fue hasta donde estaba Miya-sama y la saluda cortésmente, aunque se conocían desde haceaños, desde la época en que Chikane era tenista, jamás la había tratado como una persona cercanasiempre se dirigía con respeto.- Buenos días Miya-sama, lamento haberla citado tan temprano, dijo con una voz fuerte y profunda.- Buenos días Arima-san, tú sabes que siempre me levanto temprano, me quedó esa costumbredesde que entrenaba casi todas las mañanas. Además puedes llamarme por mi nombre, no sécuantas veces te he dicho lo mismo.- Discúlpeme es que es mi costumbre Chikane-san, finalizó con una leve sonrisa.- Bueno entonces empecemos la reunión.- No le gustaría pedir antes el desayuno, es mejor así, porque creo que esta reunión será algoextensa por lo que me alcanzó a comentar el día de ayer.- Estoy de acuerdo contigo, entonces llamaré al mesero para que tome nuestras órdenes.El mesero que no estaba muy lejos de la mesa , se apresuro hasta donde estaban los clientes queestaban solicitando su presencia. Después de que les tomó las órdenes se alejo de la mesa.El mesero no se demoró mas allá de 10 minutos en traer el pedido, lo repartió y de nuevo se alejopara atender a las demás personas que se encontraban en Crown.El tema principal de la reunión era afinar los detalles del concierto que estaba programado para eldía viernes en la noche, aunque Chikane se había ido de su casa, esto no implicaba que dejaría delado su carrera, pues las entradas habían sido vendidas sólo en una semana hace ya un mes. Elevento se llevaría a cabo en el teatro de la ciudad llamado “Tokyo Opera”. Les faltaba por designarel orden de los temas que iba a interpretar y de quién esta vez la iba acompañar en uno de esostemas, tenía varios candidatos, Chikane los conocía a cada uno, ya había tenido el privilegio decompartir el escenario, pero no estaba aún segura con quien.Gracias a la ayuda de Arima-kun, finalmente decidieron quien sería aquella persona, después de sureunión, su representante lo llamaría para que aceptara la propuesta.Cuando el tema del concierto estaba finalizado, aún quedaba otro, pero no menos importante queéste, uno que afectaría la vida de su pequeño ángel y ella.- Con respecto al otro tema, que has podido averiguar, Arima-san.- Estuve en contacto con un amigo mío que conoce mejor de ese tema, dijo que podía atenderla lapróxima semana, si quiere le entrego su número para que acuerden una cita.- Gracias Arima-san, creo que dentro de esta semana lo contacto.- Creo que no tenemos ningún otro tema pendiente, Chikane-san.- Así es creo que es todo, gracias por reunirte conmigo personalmente.- Por usted, no es ningún inconveniente.Nuevamente llamaron al mesero para que les trajera la cuenta, como todo buen caballero, MotokiArima se encargó de cancelarla.
  28. 28. Estando en la entrada se despidieron, a Arima le esperaba un largo día y Chikane quería visitaralgunas tiendas para regalarle algo especial a su amada Himeko.____________________________________________________________Por fortuna, para Himeko su tarde había pasado un poco más rápida que la mañana, estaba algoaburrida pues no tuvo que salir de ese edificio, ella quería disfrutar de la ciudad especialmente delhermoso día, pero no pudo, sabía que esta semana no iba a salir a tomar fotografías. Y estando en supequeño escritorio no ayudaba demasiado, lo bueno era que tenía un laptop, en él pudo buscarinformación de su princesa.- Realmente es muy famosa Chikane-chan.Había leído una gran cantidad de artículos de prensa y revistas, en todos ellos la elogiaban por sudesplante en el escenario en su calidad como artista y también porsu belleza.También había encontrado artículos de ella cuando era tenista, en su época escolar,éstos también contenía alabanzas hacia ella.Lo bueno de esto es que Himeko no supo del hecho trágico que le sucedió a los 16 años, algo quecambió su vida.- Me hubiese gustado saber todo esto antes, así nos hubiéramos reunido antes, dijo soltando un levesuspiro.No se dio cuenta de que ya era hora de retirarse a su hogar sólo porque vio aproximándose algunosde sus compañeros para despedirse de ella, que supo que finalmente se podía ir a su casa.Raudamente apagó el laptop, ordenó sus cosas tomo su chaqueta y se fue rápidamente hasta elascensor, para su suerte aún no estaba colmada su capacidad. Nuevamente corrió hasta la parada deautobuses y otra vez la suerte le sonrió el autobús que le servía para llegar hasta su departamento, seestaba aproximando. Lo malo es que se demoraría más de media hora en llegar.__________________________________________________________________Chikane ya estaba en su departamento, le había sido difícil conseguir el obsequio, no sabía de cualde todas la opciones que el encargado de la tienda le estaba sugiriendo, todas tenía diferentescaracterísticas y precios. A ella el precio no le importaba sólo quería tener la mejor, lo bueno es que
  29. 29. el encargado sabía de ese tema y le dijo que la que se había llevado era la mejor del mercado.El obsequio estaba sobre la mesa de centro, pero aún no decidía si ir hasta el departamento de suángel o esperarla. Mientras decidía que hacer se fue a cambiar de ropa.__________________________________________________________________Al fin había llegado hasta su destino, obviamente, no fue hasta su departamento, sino al de Chikane-chan, otra vez corrió algo inusual en Himeko, odiaba hacer ejercicios, pero por su princesa eracapaz de hacer cualquier cosa.Cuando estuvo en frente de la puerta, esperó algunos segundos, para poder regularizar surespiración, cuando lo logró y estaba a punto de tocar la puerta esta se abre.- Himeko!?- Chikane-chan!?No le importó dejar caer el bolso, sólo se abalanzó hasta su Chikane-chan y le dio un beso profundopero suave. Chikane le respondió rodeándole la cintura y apretándola fuertemente.Después de que rompieron el beso, Chikane le dijo que recogiera su bolso y que la esperara con losojos cerrados.No estando más allá de la entrada, Himeko se pregunta porque le dijo que mantuviera cerrado losojos.- Acaso me tiene una sorpresa, pero no debería, ayer estaba en mi departamento con una deliciosacena, además creo que aún me tiene castigada.Sus pensamientos se esfumaron cuando oyó a la princesa decirle que abriera sus ojos.Cual fue su sorpresa al ver una caja envuelta en papel de regalo adornada con una cinta roja.- Que es esto?!- Pues ábrelo y lo sabrásCon cuidado desato la cinta y rompió el papel que cubría la caja, cuando le fue revelado sucontenido, sus ojos amatistas se llenaron de lágrimas de felicidad, Aunque hubiese trabajadodurante un año completo no sería capaz de reunir el dinero suficiente para comprarse esa cámarafotográfica.
  30. 30. - Te gustó la sorpresa Himeko?- Mucho, era lo que más anhelaba, pero no tenía el suficiente dinero para comprármela.- Me alegro de haber acertado en comprártela, la verdad es que no se nada acerca de cámaras, laexperta eres tú.- Pero porque me la regalas, sabes que para nuestro cumpleaños aún faltan unos meses.- Eso lo sé, es por otro motivo.- Que puede ser?- Eso es un secreto, pero lo sabrás pronto. Le dijo mientras pellizcaba una de sus mejillas.Después de mirarla por algún tiempo, Himeko devolvió la cámara fotográfica a su caja, queríaagradecerle a Chikane por ese fabuloso regalo.Lo que sucedió fue lo que estuvo pensando Chikane en el momento que le dio el castigo, comprobóque no podía dejar de tocarla y besarla y se prometió que nunca más le iba a imponer ese castigo,que al final, era un cruel castigo para ella.CONTINUARÁ...Capítulo 10: "The Concert"Estaba comenzando un nuevo día en la ciudad de Tokyo, el tiempo era bastante bueno graciasal sol radiante, por las ventanas del departamento de Chikane se asomaba una hermosa luz.Se había despertado gracias a la alarma de su reloj despertador, la hora, las 6:30, porque tantemprano, tenía que ensayar casi todo el día, el motivo, la sorpresa que le iba a dar a suHimeko el día viernes y hablando de ella, volteó su rostro hacia el lado izquierdo y encontró asu hermoso ángel durmiendo plácidamente, ni siquiera había escuchado la alarma, bueno noes su culpa, sabía que habían dormido muy poco, anoche nuevamente pudo sentir las caricias,besos, gemidos y abrazos de su amada. Realmente le hubiese gustado quedarse todo el día conella, pero ambas tenían obligaciones que cumplir, así después de observar el rostro delHimeko, se levantó para iniciar un nuevo día miércoles.Ya son las 7:00, estaba lista para marcharse, pero no quería despertarla, sabía lo perezosaque era y además le faltaban algunas horas de sueño, así que le dejo una nota en la mesa decentro, volvió al dormitorio para verla por una última vez antes de partir, no sabía comopuede lucir tan linda, sólo quería besarla, pero no quería perturbar su sueño, así que optó pordarle un leve beso en la frente, cuando lo hizo, Himeko se voltea y pronuncia dulcementeChikane-chan. Eso es suficiente para recordar durante el día de hoy, pensó.Himeko en un principio se encontró confundida, no sabía donde estaba, sabía que no era sudepartamento, lo único que recordaba era que anoche había tenido una muy buena nocheporque pudo disfrutar nuevamente de la compañía de su amada princesa, pero lo que leextrañaba era que al despertarse no se encontraba a su lado. Quizás está en el baño tomandouna ducha, pensó. Entonces Himeko se levanta, pero no escucha el ruido de la ducha, decide irhasta la cocina pero tampoco está, finalmente decide ir hasta la sala y vio una hoja encima de
  31. 31. la mesa, la toma y comienza a leerla.Mí querido ángel:Perdón por no encontrarme contigo, pero el día de hoy tengo cosas realmente importantes quetengo que hacer. Realmente quería ver tus hermosos ojos amatistas mirándome, pero no quisedespertarte te veías tan linda durmiendo que no quise perturbar tu sueño.Espero que hayas podido descansar, yo aún estoy cansada, pero realmente feliz.Que tengas un buen díaCon amor Chikane.Inmediatamente después de leer la pequeña nota, se ruborizó, claro que había descansadopero no lo suficiente, pero estaba feliz de lo que había sucedido anoche y una vez más en lamente de Himeko se formaron las imágenes de las demostraciones de amor que habían tenido,entonces sacudiendo su cabeza Himeko, decidió volver a la habitación, para su buena suerteaún era temprano lo que le daba tiempo de ir hasta su departamento para cambiarse e ir a sutrabajo.Ya estaba lista para partir, y una vez más se reprocho así misma por no haberle pedido elnúmero a su princesa o ella haberle dado el suyo.______________________________________________________________En la ciudad las personas ya se dirigían hasta sus trabajos, se sentían los motores de los autos,las diferentes tiendas estaban recién abriendo para recibir a sus clientes, en resumen, otro díaestaba comenzando en la metrópolis.En “Tokyo Opera” sólo habían tres personas y se escuchaban las notas musicales,provenientes de dos instrumentos, uno de ellos un hermoso piano de cola, color negro y el otroun violín. La persona que estaba tocando este maravilloso y pequeño instrumento musical eranada más y nada menos que la famosa Misa Kaioh, una mujer refinada, con ojos verdesclaros, su cabello de color castaño llegaba hasta la mitad de su espalda, su tez blanca y deestatura mediana, ella provenía de una familia de músicos, aunque era la única de sushermanos que tocaba el violín. Ella fue la persona escogida para acompañar a Chikane en elconcierto. Aunque ambas tenían la misma edad jamás habían tenido la oportunidad departicipar en un concierto, sus apretadas agendas jamás se lo permitieron, hasta ahora.- Eso fue increíble, dijo Motoki Arima.- Gracias Arima-san, dijo Misa Kaioh.- Eres muy bueno adulando Motoki-san, dijo Chikane.- Sólo dijo la verdad, aunque es la primera vez que ensayan juntas, su sincronización y
  32. 32. ejecución de esta pieza musical ha sido realmente brillante.- Y eso que recién comenzamos con el ensayo, aún nos queda mucho más que practicar y sólonos queda el día de mañana Motoki-san, dijo Chikane.- Es cierto, el día del concierto está muy cerca, solo espero que mi desempeño no defraude aud, Miya-sama.- Creo que ya te había dicho que puedes llamarme por mi nombre Misa-san.- Lo siento es la costumbre.- Bueno las dejo solas con su ensayo, recuerden que pueden ocupar las salas hasta las 17:00hrs., recuerden tomar algún descanso no quiero verlas agotada para el día viernes, y recuerdeChikane-san que tiene que confirmar su reunión con Jin Fukuda, mi amigo. Adiós Kaioh-san,adiós Chikane-san. Nos vemos mañana.- Gracias por recordármelo y nos vemos mañana.Después de que dejo la sala de ensayo, Kaioh-san, también dejo aquella habitación, la razón,es que ambas iban a interpretar un solo ese día.Misa Kaioh lo haría al comienzo de espectáculo y Chikane sería la encargada de cerrar elconcierto.Cada una ensayaba con pasión y determinación, cada una tenía motivos para hacerlo, Misasiempre ha admirado a Miya-sama y estaba realmente feliz de poder tocar junto a ella yChikane quería darle una gran sorpresa a su bello ángel. Tanta es la concentración de ambasque ninguna de las dos se percató que ya era la hora de descansar e ir a almorzar, gracias aque antes de marcharse Motoki-kun le aviso a una de las personas que trabajaba ahí que lesrecordara a cada una que tenían que tomar un descanso. Él conocía muy bien laconcentración de Chikane-san, ella era capaz de ensayar hasta las 17:00 hrs. sin parar, poreso tuvo la precaución de tomar esa medida.Tan pronto como fueron interrumpidas en sus respectivos ensayos, ambas se encontraron enla entrada del edificio para dirigirse a almorzar a un restauran cercano.______________________________________________________________Aunque su jefe le había dicho que no tenía que salir del edificio para tomar fotografíasdurante estos días, Himeko tuvo una oportunidad de salir, aunque ella esperaba que fuerapara tomar fotografías en la ciudad, no que tuviera que hacer la labor de junior, pero no leimportó, ella quería salir y distraerse un poco, su misión era ir hasta un laboratorio derevelado e ir a buscar un sobre con las fotos para un artículo para la próxima edición de larevista. Generalmente las fotografías son reveladas en la misma revista o por el fotógrafo quelas tomó, pero esta vez, su colega las revelo en ese lugar debido a que no contaba con muchotiempo para revelarlas el mismo y sabía que la habitación de revelado de la revista estos díasestaba ocupada así decidió dejarlas ahí.Lo único malo es que se perdería algo de su hora de almuerzo.Después que recogió las fotos, aprovecho la oportunidad de pasear y visitar algunas tiendas,
  33. 33. no entró a ningún restauran porque ya había almorzado, pero casi entra en uno cuando vio aalguien muy familiar conversando tranquilamente con ella. Esa persona familiar era suadorada princesa, su primera reacción era ir corriendo y abrazarla, pero después de pensarlopor unos segundos, creyó que no era lo mejor, porque era un lugar muy elegante y pensó quepor su forma de vestir no la dejaría entrar, lo segundo es que ya era hora de regresar hasta sutrabajo y por último ambas personas se estaban retirando, así que era mejor esperar.Ya se había terminado su hora de descanso cuando ambas decidieron abandonar el lugar,cuando estaban próximas a salir, Chikane detiene abruptamente su andar, había visto aHimeko por una de las ventanas que da hacia la salida, lo más seguro es que la había visto y laestaba esperando, quería salir corriendo, pero no quería que supiera lo que estaba haciendo,que estaba ensayando para el día de viernes y menos explicarle acerca de la persona queestaba con ella, no quería que su sorpresa se estropeara, así que le dijo a Kaioh-san que si porfavor podían retirarse por la otra entrada que da hacia la otra calle. Sin pensar mucho en larespuesta y el motivo de dicha petición, ella aceptó a irse por otro lado.Habían pasado 5 minutos y Himeko aún seguía cerca de la entrada, estaba segura que ya teníaque haber salido, pero aún esperaba encontrarse con Chikane, pero ya se le estaba haciendotarde, decidió dejar ese lugar e ir hasta su trabajo, ya tendría la oportunidad de preguntarlemás tarde a su princesa que estaba haciendo en ese lugar y quien era la mujer que laacompañaba.El trayecto hasta el lugar de ensayo fue silencioso, Misa no sabía como preguntarle la razónde porque tuvieron que salir por otro lado y Chikane no quería responder a preguntas sobresu vida privada.Finalmente llegaron hasta la sala principal de ensayo, otra vez iban a practicar juntas.Cuando faltaban pocos minutos para que fueran las 17:00 hrs. detuvieron su ensayo, todohabía salido muy bien, sólo quedaban algunos pequeños detalles que tenían que mejorar perola mayoría había resultado perfecto.Chikane le agradeció por el ensayo y que no le preguntara sobre su extraño comportamientocuando salieron del restauran. Misa también le agradeció por el ensayo y no hizo ningúncomentario de lo sucedido en el restauran.Después de que se despidieron a la entrada del edificio, Chikane fue directo hasta sudepartamento, quería tomar un largo baño, estaba cansadísima y quería pensar en como leiba a explicar que estaba haciendo almorzando con otra mujer a su ángel.______________________________________________________________Himeko ya se encontraba en su habitación, tirada en su cama, aún seguía pensando si deverdad había visto a Chikane en ese restauran, o solo era una visión, ya que en la mañana notuvo la oportunidad de despedirse, pero imaginándomela conversando con otra mujer, no locreo, dijo finalmente.No supo como se quedo dormida, pero si sabía que alguien estaba a su lado, no creo que seaun sueño y siguió sumida en un profundo sueño.
  34. 34. Claro que no estaba sola, a su lado se encontraba su princesa, su Chikane-chan, la personaque amaba y que había visto esta tarde.Chikane había llegado a la conclusión de no tocar el tema y si Himeko le preguntaba ella lementiría, no quería arruinar la sorpresa que ha estado preparando ese día y que el día demañana terminaría de perfeccionar, no le gustaba mentirle pero creyó que era lo mejor.Entonces salió de su departamento en dirección al departamento de Himeko, sabía que yahabía llegado del trabajo, pero lo que no sabía era que la encontraría durmiendo, al igual quela mañana no quería interrumpir su sueño, así que se acerco hasta ella muy despacio y colocosu mano en la cintura de ella, como estaba cansada el sueño la venció.Aunque Himeko estaba segura de que era un sueño, decidió abrir lentamente sus ojos, para susorpresa sintió la mano de Chikane en su cintura y vio ese hermoso rostro muy cerca del suyo,estaba segura de que no era un sueño, quería darle un beso pero se acordó que esta mañanahabía salido temprano y que de seguro estaba cansada, así que lentamente apartó el brazo deChikane y lo dejó suavemente sobre el colchón.Cerró la puerta de la habitación y se dirigió a la cocina ya era de cenar.Pasó un poco más de 45 minutos y Himeko ya tenía todo listo, así que nuevamente fue hasta sucuarto y como pensó Chikane aún estaba dormida, para despertarla lo mejor era darle unbeso, durante este día no había tenido la oportunidad de hacerlo. Cuando retiro sus labios delos de Chikane, ella se despertó con una sonrisa, diciendo Desearía todos los días despertarmede esta forma- Yo igual dijo Himeko, sonriendo.- Que hora es Himeko.- Ya son las 20:00 hrs.- Tan tarde, juraría que sólo me dormí durante 5 minutos.- Debe ser porque aún estas cansada, además te levantaste tan temprano que no pude verteesta mañana, dijo con tristeza- Pero te deje una nota explicándote el motivo.- Lo sé pero como no estaba en mi casa en un momento me asuste, estaba desorientada ycuando te busque no estabas.- Entonces para compensarte lo de esta mañana que te parece si me quedo.- Esta bien pero tienes que prometerme que no me despertaré de nuevo sola.- Te lo prometo.- Entonces vamos a la cocina y a comer.Pero antes de que Himeko se alejara de Chikane, la tomó del brazo y la tiro a la cama,envolviéndola en sus brazos.
  35. 35. - Te extrañé tanto Himeko, le susurró al oídoY antes de que pudiera responder la silencio con un beso apasionado y Himeko le respondecon un fuerte abrazo. Después de compartir durante algunos minutos aquella pasión, tuvieronque separarse para tomar algo de aire y claro para ir esta vez a cenar.Durante la cena el incidente del restauran no fue mencionado, Chikane le dijo que estabaatendiendo algunos asuntos de su carrera y Himeko le dijo que había sido otro día aburridoen la revista.Cuando llegó la hora de acostarse, Chikane no tomó su habitual baño, en cambio Himeko lohizo, estaba tan cansada cuando llego de trabajar que ahora tomaría el suyo.Transcurrido algunos minutos Himeko aparece en la habitación lista para dormir, mientrasestaba dándose su baño se acuerda del incidente de restauran y decide preguntarle a Chikane.- Ne, Chikane-chan- Que ocurre Himeko?- Es que quería preguntarte que hiciste a la hora de almuerzo.- A la hora de almuerzo?.- Si quería saber con quien estabas a la hora de almuerzo, acompañada por alguien que nohabía visto antes, en un restauran del centro.- Estás segura Himeko que me viste en la tarde.- Bueno 100% segura no, pero si te vi.- No creo que haya sido yo.- Porque?, no creo estar tan loca para imaginarte a ti junto a otra persona.- Para que sepas, almorcé con mi representante.- Acaso tu representante es esa mujer, la interrumpió.- No te equivocas además me falto decirte que no almorcé en el centro sino en su casa. MintióChikane.- En serio?- Si porque, crees que te estoy mintiendo.- NO! Pero ahora que lo dices me quede esperando a la salida y no te vi salir.- Ves, te confundiste.- Eso creo, pero todavía no entiendo porque creí verte a ti con otra persona.Chikane, se fijo que Himeko lo que mas quería saber era acerca de la persona que laacompañaba. Puede Himeko sentir celos, no lo creo además ese tipo de sentimiento no vanacorde con su personalidad, pensó. Para asegurarse se lo pregunto directamente.- Contéstame una pregunta Himeko.
  36. 36. - Si.- Estás celosa.- Ah, celosa yo?! No por ningún motivo.Cuando le contesto su tono de voz no era el mismo, su tono demostraba nerviosismo, Chikaneestaba segura que no le había dicho la verdad, pero en vez de molestarse solo se rió ya que ellale había mentido a pesar de ser por una buena razón.- No me crees, Chikane-chan.- Claro que te creo, tú no eres del tipo de persona que pueda albergar ese tipo depensamientos.Cuando termino de hablar Himeko ya se encontraba entre sus brazos, era tan agradable suaroma que por unos momentos dejo descansar su mejilla derecha encima de la cabeza de suángel y cerró sus ojos, Himeko le devolvió el abrazo y sintió su calidez.Pasados algunos minutos deshicieron el abrazo, solo para acomodar sus cabezas en laalmohada, luego se volvieron a abrazar y se quedaron dormidas.El día jueves no fue muy diferente al día anterior, Himeko se fue hasta su trabajo y Chikanese fue a ensayar, claro que hoy se fue mas tarde y cumplió la promesa de quedarse hasta quesu adorado ángel despertó.El ensayo había sido perfecto, todo estaba listo para el día de mañana, el orden de las obrasque iban a interpretar, las luces, su vestuario, todo. Solo tenía que esperar a que llegara el díade mañana.Esta vez se fue directo hasta su departamento, el día había sido agotador y mañana queríatener toda su energía para que el espectáculo fuera brillante, aunque había tocado en muchasoportunidades esta vez era distinto, ni siquiera en el concurso del año anterior donde ganó elgalardón en su categoría, había estado tan ansiosa y nerviosa antes de un concierto. Lo buenofue que le dijo a Himeko que no podía quedarse en su departamento ya que tenía quemadrugar nuevamente, aunque Himeko le había insistido en que no importaba despertarseuna vez más sola, Chikane termino por convencerla.- Solo espero que todo salga como lo he planeado, dijo antes de dormir._____________________________________________________________Himeko el día de hoy se retiro temprano de la revista, tenía que asistir al evento que le habíanavisado a principios de semana.
  37. 37. - Al fin llegó el día, después de esto podré ir a tomar fotografías a la ciudad o a donde me digael jefe. Espero no aburrirme en el concierto, finalizó su pensamiento antes de ingresar a tomarun baño.En 45 minutos Himeko está lista para encontrarse con su compañero Aoba-kun, el jefe leshabía dicho que era mejor que llegarán juntos, ya que Himeko es la primera vez que asistía aeste tipo de espectáculo y debido a la gran cantidad de gente que iba a acudir a dicho lugarera mejor que fuese acompañada.Mamoru Aoba la estaba esperando a la salida del departamento en un taxi, estaba vestido conun traje negro y su solapa era adornada por una rosa roja.Himeko bajo despacio las escaleras, no quería arruinar su vestido, lo bueno es que la cámaraque le regalo Chikane cabía perfectamente en la cartera y que prácticamente no se notaba quela llevaba. Iba con un vestido rojo sin tirantes, que le llegaba hasta los tobillos, sus zapatoseran de color un poco más oscuro que su vestido, en su cuello una cinta roja adornada conuna rosa y para finalizar una chaqueta blanca. Su pelo iba suelto, solo dos pequeñashorquillas lo adornaban.Cuando Aoba-kun, la vio no podía creer lo hermosa que se veía, pero sabía que ella se habíaarreglado para ver a su pareja, pero lo que él no sabía que Himeko jamás se enteró a quieniba a ver esta noche._______________________________________________________________Chikane estaba más nerviosa de lo habitual, se imagino que iba a estar nerviosa pero no a eseextremo, para su suerte estaba acompañada de Motoki que gracias a su conversación la hizorelajarse un poco. El motivo de su nerviosismo era que le había pedido a su representante queubicara a Himeko en la primera fila, ella sabía que la prensa tenía sus asientos en la platea,muy lejos como para verla. Además le pidió que le avisara cuando llegara.____________________________________________________________Himeko no entendía porque iba a estar en ese lugar, no tenía ningún motivo, le dijo alacomodador que estaba equivocado, pero él al preguntarle por tercera vez si su nombre esKurusugawa Himeko, ella una vez más asintió, así que decidió acompañarlo hasta la primerafila exactamente en el centro de ella.Mamoru solo se rió entre dientes por la insistencia de su compañera en pensar que elacomodador esta equivocado, realmente no tiene idea de la razón, que bueno que no lemencione nada de la persona que iba a tocar esta noche, sino que me hubiese hecho Miya-sama, por algo lo mantuvo en secreto pensó.El espectáculo estaba por comenzar las luces del “Tokyo Opera” se habían apagado, solo lasluces laterales alumbraban a los espectadores, muy lentamente el telón iba subiendo para
  38. 38. mostrar en el escenario un piano de cola en el medio y a una bella mujer delante de él. Ella ibaacompañada de su violín.Un hombre estaba al costado del escenario para darle la bienvenida al público y presentar almúsico. Dijo que ella tocaría un solo y después el otro músico se uniría a ella. Y así fue comocomenzó a sonar la bella melodía del violín, Himeko cuando vio a Misa Kaioh le encontró algofamiliar, que ya la había visto antes pero no se acordaba donde, dejo de pensar en eso y solo seentregó a la bella melodía que provenía de aquel instrumento. Antes de terminar con lainterpretación Himeko se acordó que estaba ahí por motivos de trabajo así que le sacó un parde fotos, sin flash para no molestarla y no molestar a las personas que se encontrabandisfrutando del espectáculo. Agradeció una vez más de tener esa fabulosa cámara, tenía unmodo en que se podían tomar fotos con poca luz y su calidad no sería diferente a tomarlas conflash.Cuando termino con su interpretación el anunciador comenzó a dar una pequeña biografía dela persona que se uniría a la señorita Misa Kaioh en este espectáculo, nombró algunosgalardones que había ganado y alabó la manera de tocar el piano.- Les dejo con uds. a la señorita Himemiya Chikane. FinalizóHimeko cuando escucho el nombre de su princesa casi da un grito descomunal, para sufortuna su mano derecha fue más rápida que su boca. No podía creer que al evento que teníaque asistir por motivos de trabajo era para ver a su Chikane-chan tocando el piano. No podíacreer como nunca se enteró ni tampoco porque no le había dicho nada. Eso no importaba estaahí, frente a ella, con un vestido negro que realzaba su belleza.Chikane mostraba una pequeña sonrisa al ver el rostro confundido de Himeko, su plan habíaresultado, Himeko estaba donde ella quería que estuviese y sobre todo que no supiera que ellaiba a tocar.Después de unos minutos Himeko se calmo, solo un poco su Chikane se veía tan hermosa quesus mejillas se tornaron rojas y no podía apartar la vista de ella, se tranquilizó un poco máscuando ambas comenzaron tocar. Aunque a Himeko el tipo de música no era uno de susfavoritos no pudo dejar de escuchar atentamente a esa melodía tan hermosa que emergía deambos instrumentos, tampoco a la manera de tocar de su princesa, se veía tan hermosa quepor unos minutos ni parpadeo.Casi a los 15 minutos de que comenzó a tocar, Himeko se acordó que tenía que tomarlefotografías, gracias a la cámara pudo hacer un zoom y ver el hermoso rostro que teníaChikane en ese momento, gracias a las luces pudo ver más en detalle de los movimientos quehacía cuando estaba tocando, realmente hermosa.Pasó un poco más de hora y media y el concierto estaba por finalizar, cuando ambasterminaron de interpretar su último tema. Cuando una vez más el anunciador se encontraba aun costado para decirle a los espectadores que faltaba el solo de Miya-sama y que tenía unasorpresa para ellos, mientras una persona colocaba un micrófono cerca del rostro de Chikane.- Tengo el placer de anunciarle que esta noche, Miya-sama no sólo tocara el piano sino quepor primera vez cantara y no solo eso interpretara un tema creado por ella.
  39. 39. No sabía que Chikane-chan cantara, pensó Himeko.Todo estaba listo, las luces estaban concentradas en el piano, ya se había retirado delescenario Misa Kaioh en medio de aplausos y el anunciador había terminado de presentarla,Chikane hace uso del micrófono para decir lo siguiente.- Muy buenas noches, espero que hayan disfrutado de nuestra música junto a Misa-san ycomo escucharon esta noche será la primera vez que toque el piano y cante, el motivo es que alfin encontré el motivo para que vivir, encontré aquella nota faltante en mi partitura, al finencontré a una persona a quien entregarle mi corazón, al fin encontré mi felicidad. Esperoque disfruten mi interpretación.Himeko se quedó congelada en su asiento esas palabras era lo más hermoso que habíaescuchado, solo quería salir de su asiento para abrazarla y besarla, pero sabía muy bien quetenía que mantenerse en su lugar y escuchar la canción. Mientras se calmaba escuchó unpequeño murmullo, solo alcanzo a entender un par de palabras, quien sería el hombre capazde conquistar el corazón de la princesa de hielo, Himeko sólo curvó un poco sus labios, cuánequivocados estaban todos ellos. Se acomodo para oír a su Chikane cantar.(N/A: Lo próximo que leerán será la canción que escribí para este capítulo, es la primera vezque escribo una, quería que a través de esta canción Chikane expresara todo el amor quetiene para Himeko, hago esta nota para que cuando lean la letra lo hagan mientras escuchenel tema Chikane no theme en su versión piano que está en el OST de la serie, es muy bonito,sino saben cual es, es el tema de fondo que sale en el capitulo 6 "Tú , que eres el Sol" mientrasChikane, Himeko y Souma estan en el techo del edificio hasta que recuerda cuando estabanbuscando el lugar donde vive el cachorro y este juega en el charco de lodo, por último decir esque no creo que la duración del tema este acorde con la letra, bueno no soy músico pero haganel intento de hacer lo que les dije, yo no lo he comprobado. Sin más que decirle les dejo leer)“Nuestra promesa”Nos conocimos cuando aún éramos estudiantestodavía recuerdo bien donde te vi la primera vezfue un encuentro destinado o solo una casualidaddesde que nuestras miradas se encontraronno pude dejar de pensar en ti.Pero sabía que este sentimiento era incorrectoque no podía convertirse en realidadpero aún así quería estar contigo
  40. 40. y cada día encontraba un momento para estar a tu ladoPero tú pensabas en otra personaesa persona que te llevaba de mi ladoaunque yo me conformaba con tu felicidadquería que esa felicidad fuera conmigoY llegó el día de la ardua batallaluche contra mi propio sentimientopero sabía que no podía ganarque todo acabaría prontoMe encontraba en la más absoluta oscuridadlágrimas fluían con dolorpero tu rostro lo veía con claridady pensaba en nuestro adiós con amorAnsiaba escapar de mi destino, de nuestro destinoun cruel destino de amor y de despedidasterminar con aquel maldito sacrificioy encontrarnos en aquel íntimo lugarY mi deseo se hizo realidadal fin me escape de ese maldito lugarnos reencontramos en medio de la ciudady al fin te pude volver a abrazarAl fin estamos libres para amarnosal fin nos hemos liberado de las cadenas del destinoporque al fin viviremos en plenitud, sólo tu y yoporque siempre seré la luna que te alumbra en la oscuridady tú serás el sol que brille con amabilidadno lo crees así mi amor, mi Hi no MikoHimeko no supo en que momento comenzaron a deslizarse por sus mejillas, las lágrimas, no
  41. 41. podía creer lo que Chikane había cantado era su historia un historia de amor pero también desufrimiento, con la canción un montón de imágenes se recreaban en su mente, y un dolor en supecho apareció justo donde estaba su cicatriz.Solo porque la había cantado unas veces antes, Chikane no lloró, pero que cada vez que lainterpretó un dolor aparecía en su espalda, donde estaba la marca en forma de luna. Cuandose recupero su mirada fue para su amado ángel dorado, vio que estaba llorando, lo único eraen ese momento era estar a su lado para reconfortarla, pero si lo hacía de seguro que ya noiba a tener tranquilidad, todo el mundo querría saber quien era esa mujer que habíaconquistado su corazón y eso era lo último que quería que perturbaran su felicidad quehabían logrado al fin.Ninguna se percató de la gran cantidad de aplausos que sonaban en ese momento, a Chikanesolo le importaba que todo había salido perfecto y que su amada había estado allí paraescuchar su canción. Ahora lo más importante era dar las gracias a las personas por haberasistido y acudir a la reunión con la prensa, sabía que le preguntarían quien era la personaque amaba, bueno más bien a la mujer que amaba, eso quedo claro con las últimas palabrasde la canción.Así que una vez más agarró el micrófono y les dio las gracias por la asistencia al concierto ypor los aplausos que había recibido.____________________________________________________________Solas en el departamento de Chikane, Himeko aún no podía creer que había asistido a unconcierto de Chikane que al fin pudo verla tocar el piano nuevamente,pero sobre lo que más pensaba era en aquella canción, esa canción que le trajo una inmensafelicidad pero también dolor, un dolor que no había experimentado desde su vida pasada.Chikane al notar que una vez más Himeko estaba llorando, coloco sus manos en las mejillasde su amor y movió su rostro para que la mirara.- Perdóname Himeko no quería que lloraras por mi culpa.- No tienes porque pedirme perdón, si lo que sucedió el día de hoy es lo mejor que me hapasado en la vida. Es sólo que cuando terminaste de cantar sentí una gran tristeza y sentí ungran dolor en la cicatriz en mi pecho.- Y yo que pensé que ibas a estar feliz por la canción, dijo con un tono de burla.- Claro que estaba feliz, que estoy feliz, por la magnifica canción que creaste y sobre todo porlas palabras que dijiste antes de cantar.- Lo sé Himeko, solo te estoy molestando, quieres que te cuente un secreto.- Secreto?!- Si, un secreto, a mi también me dolió espalda justo donde tengo la marca en forma de lunacada vez que practicaba la canción.- En serio.
  42. 42. - Si incluso hoy cuando la canté en el concierto, y todas las veces pensaba porqué, peroninguna vez llegue a una conclusión.- Es raro entonces, a lo mejor aún estamos atadas a ese maldito destino, que no somos libres.- No digas eso Himeko, nunca más. Dijo desesperadamente Chikane.- Bueno. Susurró- Lo siento, es que no quiero pensar en que sacrificaremos nuestro amor para salvar el destinodel mundo.- Tienes razón además ya no tenemos 16 años, dijo riéndose Himeko.- Tienes toda la razón. Himeko quieres saber otro secreto.- Otro?- Si otro, la verdad es que el otro día te mentí cuando te dije que había almorzado con mirepresentante.- QUE?!, por que lo hiciste?- La verdad es que ese día almorcé con Misa Kaioh la violinista que viste hoy.- Sabía que la había visto en alguna parte, cuando ella estaba en el escenario, pero no podíarecordar donde, pero porque me mentiste.- Porque no quería arruinar la sorpresa, sabía que si me encontraba contigo ibas a preguntarquien era ella y que hacia almorzando conmigo, no quería que ella estuviese involucrada enmi mentira así que opté por salir por la otra entrada del local.- Ah, bueno si es así, entonces esta bien. Quieres saber un secreto.- También tienes secretos Himeko? Dijo en tono burlón.- Si solo uno, cuando me preguntaste si estaba celosa, la verdad era que si lo estaba, no puedoimaginarte que estés con otra persona. Dijo sonrojándose.- Pero Himeko yo sería incapaz de hacer tal cosa. Además me parece extraño que estés celosaeso es algo nuevo.- Bueno para mí también lo es.Y así sin más palabras ambas se dieron un fuerte abrazo y compartieron algunos besos antesde dormirse, ambas estaban agotadas con la emoción de hace algunas horas.CONTINUARÁ…Capítulo 11: “Nuestro Hogar”Ya se había cumplido una semana desde que Himeko y Chikane se encontraron en laintersección de la calle, una semana desde que volvieron sus recuerdos de una vida pasadallena de amor, sacrificio y una angustiante despedida, pero con una promesa, una promesaque era difícil de que se cumpliera alguna vez, esa promesa se había vuelto realidad y quemejor forma de celebrar todo ese tiempo juntas que el concierto que Chikane teníaprogramado hace meses, pero que en sólo una semana pudo crear esa magnifica canción, unacanción que relata la historia de sus vidas anteriores y del dulce reencuentro que tuvieron.Ahora un nuevo día estaba por empezar, un día para seguir demostrando todo ese infinitoamor que se tenían, ese amor que fue capaz de atravesar las leyes del tiempo y ese mismo

×