Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.
RENACER DE CLAUDIA GRAY.                    RENACER   1
SINOPSIS:   La peor pesadilla de Lucas se ha hecho realidad:es un vampiro. Se siente traicionado, rabioso yperdido a la ve...
Capitulo 1.-"El amanecer se acerca" dijo BalthazarEra la primera palabra que alguien decía en aproximadamentehoras. Aunque...
su odio hasta alguien a quien le importaba Balthazar, suhermano y padre. Ella había violado un tabú de vampiro pormorder a...
―Lo lamento, Vic pero tienes que irte‖Me di cuenta de lo que Balthazar quería decir, mis padres,quienes siempre querían qu...
―No quiero hacer eso. Puedo comenzar a contarte cuanto nodeseo eso‖ respondí. Cada palabra que decía se sentía como lasang...
Ranulf asintió con la cabeza. "Yo también lo sentí. Debesalejarte, Bianca‖"No lo voy a dejar""Sólo estate lista para mover...
Los dedos de su mano derecha se enderezaron, tensando losmúsculos, a continuación, llevando hacia atrás en su palma."Lucas...
Balthazar fue el Primero en moverse. Saltó – se lanzó-haciaLucas, chocando contra él con tanta fuerza que la pared detrásc...
Las gotas de sangre plateadas salpicaban pensé que en el aireya que los tres chicos se echaron hacia atrás.A mi lado, Balt...
Entrecortada, dije sus palabras, esperando que vuelva a mí."Incluso sabiendo que eres un vampiro - no me importa. Nocambia...
"No lo digas." Su voz sonaba estrangulada.Descansamos la frente contra la otra, y el contacto deberíahaber sido reconforta...
"Vamos." Tomé una de sus manos en las mías. El brazalete decoral que me había dado para mi último cumpleañosdiscordante en...
que sentía ahora se ha intensificado más allá de lo que nuncasabré.Salimos a la calle para ver a Balthazar, solo, apoyado ...
Balthazar rompió el miserable silencio prendiendo de radio, eljazz clásico, el tipo de cosas que mi padre solía escuchar e...
CAPITULO 2-.―La cruz negra‖ repitió Baltazar. Si no hubiera estado allícuando La cruz negra capturó –y torturó- a Baltazar...
―Necesito hablar con ella‖ dijo Lucas ―Si ustedes quieren irse,háganlo‖Yo no estaba asustada por mí, la cruz negra sabía u...
mostraban lucha interna, estaba segura de que él estabamirando la garganta de Kate, Baltazar tenía razón, él podíasentir s...
Academia Medianoche, víctima del acoso de un fantasmadesde que era pequeña. Ella huyó con Lucas y conmigocuando nos unimos...
―Necesito hablar contigo‖ La voz de Lucas sonaba confusa yforzada ―Por favor, mamá, ¿no podemos simplemente…hablar? Tengo ...
―Te han asesinado‖ La voz de Kate era casi un sollozo, ―Eresun vampiro‖Hubo una oleada de maldiciones y exclamaciones por ...
locura por la sangre se apodero de Lucas. Estaba luchando amuerte.Yo tiraba del broche de mi pulsera de coral, la que Luca...
Raquel, Vic y Dana. Aunque permanecí medio transparente,fueron capaces de verme.―¿Qué diablos?‖- gritó Dana, lanzando sus ...
―¡Vic llama al 911! Diles que hay…- una invasión de propiedado que se lleva a cabo un intento de robo, ¡algo! La Cruz Negr...
alguien. Yo he poseído a Kate. ¿Cómo lo hice? La potencia demi desesperación había actuado casi como una batería,abriendo ...
Se lanzó hacia Vic. Ranulf consiguió golpear Vic fuera delcamino, pero Lucas fue contra él con toda su fuerza, dispuestoa ...
Las sirenas se hicieron más fuerte. Lucas volvió a rugir yestrelló contra Ranulf hacia atrás contra la pared con tantafuer...
CAPITULO 3.-Lucas colapsó en el suelo, la estaca sobresaliendo de supecho. Caí en mis rodillas junto a él ―¡Baltazar, no!,...
guiadas por celos, me preguntaba si esos sentimientos lohacían sentir bien al estacar a Lucas.Baltazar había insistido en ...
Aunque Baltazar me miró como si quisiera mantener el temaluego lo dejo ir, de su bolsillo él saco mi brazalete ―lo recogí ...
Estamos juntos, me recordé a mí misma, Tienes que creerlomientras puedas, lo haremos. Ese pensamiento nunca habíasido tan ...
Maxie agachó la cabeza, el pelo rubio oscuro cayendoalrededor de su cara. Si ella hubiera tenido flujo de sangre,pensé, po...
espectro estaría garantizada. Sin embargo, cuando se me habíaaparecido este verano, había rescatado a Lucas de Charity¿Era...
la pura nada. Lucas llenó mis pensamientos y deseé volver asu lado.Cuando reaparecí en la bodega de vinos, inmediatamente ...
Quería decirle que no había manera de que Lucas hiciera eso,pero no pude. No, La Cruz Negra no sería capaz de llevárseloco...
CAPITULO 4-.¿Que traiga a Lucas a la academia Medianoche? Repetí, ¿te hasvuelto loco? Piensa sobre esto Balthazar, Lucas e...
trasero por un tiempo‖ dijo, sus ojos se enfocaban nerviosamenteen el suelo cuando Lucas y sus chicos salían afuera.Buena ...
recipiente cayó al suelo, ya no podía ir por ninguna más – paso sulengua alrededor de su boca capturando las gotas perdida...
Ranulf dio un paso adelante, ayudando como siempre. "Vic no tienemala voluntad. Él está fuera bebiendo el rocío de la mont...
¿Te gusto esto? pregunto, fijándose en mi nuevamente. ¿Teconvertiste en fantasma de inmediato, o hubo algún momentoentre? ...
Tenemos más sangre, bebe tanta como necesites. Podemos traermás. Pero es una solución temporal, y lo sabemos.El necesitaba...
atornillado las cosas tan mal que se murió", dijo. "De ningunamanera me he de volver a un lugar en que la situación podría...
En mi pelo, Lucas susurró, "¿Podría ser que solo te veo en missueños?""Mientras que mi broche, puedo llegar a ti."Frunció ...
CAPITULO 5-.―Descansar‖ dije mientras entraba al cuarto de hotel en elcentro Filadelfia por el que Baltazar había pagado. ...
estaba usando sus bóxers y una camiseta (NT: le dicencamiseta en mi país, también esta playera, remera, entre otrostérmino...
Lo hicimos, pensé, todos los momentos difíciles parecíandesaparecer, estamos de nuevo en lo que comenzamos, lamuerte no no...
Tal vez el vio la lástima en mis ojos porque él se dio vuelta―Deberíamos ir a dormir‖ él tiro de la cubierta de las sábana...
―Cuando traté de salvarte de los vampiros.‖ Lucas hizo unapausa, y luego se acercó a mí y puso su mano en mi mejilla.―Tú s...
Vagué en la oscuridad de la niebla, y al principio la sensaciónera deliciosa como el sueño, tan tentador. Pero mi mente se...
largo del edificio, dejando rastros de escarcha en las ventanasa mi paso. Aunque hubo lugares en los que podía entrar en l...
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Renacer de claudia gray
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Renacer de claudia gray

13,684 views

Published on

Renacer de claudia gray

  1. 1. RENACER DE CLAUDIA GRAY. RENACER 1
  2. 2. SINOPSIS: La peor pesadilla de Lucas se ha hecho realidad:es un vampiro. Se siente traicionado, rabioso yperdido a la vez; lo único que le mantiene cuerdo essu amor por Bianca. Pero ella tampoco lo tiene fácil:debe hacer frente a su nueva vida de fantasma y nopuede ayudarlo tanto como querría.Por esto, cuando la Cruz Negra se cruza de nuevo ensu camino, deciden volver a la protección de losmuros de Medianoche y, de paso, investigar elporqué de la lucha entre vampiros y fantasmas. Lucasno mejora... Y entonces, Bianca decide poner fin a susufrimiento aunque para ello deba arriesgarloabsolutamente todo. RENACER 2
  3. 3. Capitulo 1.-"El amanecer se acerca" dijo BalthazarEra la primera palabra que alguien decía en aproximadamentehoras. Aunque yo no quería oír algo que Balthazar tenía quedecir-acerca de esto o algo más-yo sabía que él tenía razón.Los vampiros podían sentir la aproximación del amanecerdentro de sus huesos.¿Lucas podría sentirlo también?Nosotros estábamos sentados en el salón de proyección delteatro abandonado, donde las paredes-cubiertas por cartelesdaban señales de la batalla de la noche pasada. Vic, el únicohumano en el cuarto, se echó una cabeceada en el hombro deRanulf, su cabello enredado cubierto de arena de ensueño;Ranulf se sentó silenciosamente, el hachaensangrentada a través del regazo como si él esperara máspeligro en cualquier segundo. Su largo y delgado rostro y sucorte en forma de tazón nunca lo habían hecho parecer a unsanto medieval. Balthazar se detuvo en el rincón más alejadodel cuarto, manteniendo su distancia fuera del respeto para mipena. Aun así su altura y sus hombros anchos significaban queél tomaba más de lo que merecía en esta habitación.Sostuve la cabeza de Lucas en mi regazo.Estando viva, o como un vampiro, tantas horas sin movermeme habrían puesto tiesa. Como un fantasma, aunque,liberándome de las demandas de un cuerpo físico. Habría sidocapaz de sostenerlo a través de la depresión de la larga nochede su muerte. Cepillé atrás mi largo cabello rojo, tratando de nonotar que las puntas se habían arrastrado en la sangre deLucas.Charity lo había asesinado a él frente a mis ojos, aprovechandoel deseo de Lucas de protegerme más que a sí mismo. Era laúltima y la más horrible tentación para herirme, conduciendo RENACER 3
  4. 4. su odio hasta alguien a quien le importaba Balthazar, suhermano y padre. Ella había violado un tabú de vampiro pormorder a otro vampiro que le había mordido primero–que teníaun efecto preparado para la trasformación de vivir de la muerte.Lucas era supuestamente mío para darse la vuelta, o deninguno. Pero Charity no se había preocupado por ningún tabúdurante un largo tiempo. A ella no le importaba nadie o nadaexcepto su relación torcida con Balthazar.Dondequiera que ella estuviera ahora, ella sin duda sedeleitaba en el hecho que ella había roto mi corazón, y que ellahabía empujado a Lucas en el último lugar donde él queríaestar.Prefería más bien estar muerto, Lucas siempre lo decía.Cuando yo estaba viva y también mucho más inocente, yohabía soñado con él haciéndose un vampiro conmigo. Pero élhabía estado levantado por los cazadores de la Cruz Negra,quienes aborrecían a los muertos y los perseguían con lapasión de un culto. Convirtiéndolo en un vampiro quienes eransu última pesadilla.Ahora, aquella pesadilla se había vuelto realidad.―¿Cuánto más?‖ Dije―Minutos‖ Balthazar dio un paso hacia delante, viendo laexpresión en mi cara, y sin acercarse más. ―Vic tiene que irse‖―¿Que sucede?‖ La voz de Vic estaba adormilada. Él se empujóa si mismo hasta parase, y su expresión cambio de confusión ahorror cuando vio el cuerpo de Lucas, Ensangrentado y pálidoen el suelo.―Oh… por un segundo, pensé que esto era una pesadilla o algoparecido. Pero esto… es real‖Balthazar sacudió su cabeza RENACER 4
  5. 5. ―Lo lamento, Vic pero tienes que irte‖Me di cuenta de lo que Balthazar quería decir, mis padres,quienes siempre querían que yo siguiera sus pasos, me habíancontado acerca de las primeras horas de transición. CuandoLucas se alzó como un vampiro, él había querido sangrefresca–queriéndola desesperadamente, tanto como él pudieraconseguir. En el primer frenesí de despertar, su hambre podríaempujar cada otro pensamiento fuera de su mente.Él estaba bastante hambriento para matar.Vic no sabía nada de eso―Vamos Balthazar. He ido lejos con ustedes chicos, no quierodejar a Lucas ahora‖―Balthazar está en lo correcto‖ dijo Ranulf ―. Es más seguroque lo dejes‖―¿Qué quieres decir con, más seguro?‖―Vic, vete‖ dije. Odiaba apartarlo, pero si él no entendía queestaba pasando aquí, necesitaría una dosis de realidad áspera―Si deseas tener algo útil por hacer–limpia la casa, tal vez, ohas comida que nadie más podría comer.‖Las preocupaciones humanas parecían muy distantes en aquelmomento.Ahora que Vic se había marchado, podía finalmente expresaraquella depresión que había estado atormentándome durantehoras. ―Deberíamos nosotros…― Mi garganta se ahogó, y tuveque tragar con fuerza.―¿Deberíamos dejar que esto pasara?‖―Quieres decir que crees que deberíamos destruir a Lucas dealguien más,‖ eso había sonado demasiado fuerte para tolerar;de Ranulf, esto era simplemente un hecho tranquilo―Que deberíamos prevenirle de la rebelión como un vampiro yaceptar esto como su muerte final‖ RENACER 5
  6. 6. ―No quiero hacer eso. Puedo comenzar a contarte cuanto nodeseo eso‖ respondí. Cada palabra que decía se sentía como lasangre apretaba en mi corazón ―pero sé que es lo que Lucasdesearía‖ Amar a alguien no significa colocar sus deseos primero, ¿auncon algo tan terrible como esto?Balthazar sacudió su cabeza ―No lo haces‖"Suenas muy seguro" Traté de decirlo con calma. Sin embargoyo estaba tan enojada con Balthazar que casi no podía mirarlo:el trajo Lucas en la lucha contra Charity, aunque sabía queLucas estaba entumecido por el dolor y no puede combatirbien. Lucho en su mejor momento. Si la muerte de Lucas fueun tanto su culpa como la de Charity, "Estas diciéndome lo quequiero escuchar"Balthazar fruño "¿cuándo he hecho yo eso? escúchameBianca, Si tú me hubieras preguntado el día antes deconvertirme en un vampiro si quería despertar como un no-muertos, yo habría dicho que no. ""Aún dirías que no, si tuvieras la oportunidad, si pudiera volveratrás, ¿No?" exigí.Es eso lo cogió con la guardia baja. "No sólo estamoshablando de mí. Piensa sobre padres. De Partice y Ranulf, losvampiros que tú conoces. ¿Podría pensar que realmenteestuvieran pudriéndose en sus tumbas? "Algunos vampiros estaban bien, ¿no? Ese era el caso de lamayoría de los que conocía. Mis padres tenían siglos deconocer la felicidad y el amor juntos. Lucas y yo podríamostener eso. Yo sabía que él odiaba decirme que Lucas merecíaotra oportunidad, y que merecíamos otra esperanza de estarjuntos, trace un dedo por la cara Lucas; su frente, sus pómulosy el contorno de sus labios. La pesadez y palidez de su cara merecordó a la de una t piedra tallada - sin amor, nunca cambiara."Se acerca", dijo Baltazar. Se acercó "se acerca" RENACER 6
  7. 7. Ranulf asintió con la cabeza. "Yo también lo sentí. Debesalejarte, Bianca‖"No lo voy a dejar""Sólo estate lista para moverte," Balthazar cambió su peso deun pie a otro, estabilizando la postura como un luchadorpreparándose para la batalla.Todo va a estar bien Lucas pensé, dispuesta a que meescuchara más allá de la brecha entre este el mundo y elsiguiente. ¿No estaba a punto de cruzar para volver a mí? Asíque tal vez estábamos lo suficientemente cerca para que él meescuchara. Estábamos muertos, pero todavía podíamos estarjuntos. Nada importaba más que eso. Somos más fuertes quela muerte. Ahora nada más tiene que interponerse entrenosotros. Tú y yo nunca tendremos que estar separados denuevo.Yo quería que creyera eso. Yo quería creerlo, también.Las manos de Lucas temblaban.Me quede sin aliento – una reflexión del cuerpo que cree, másuna memoria de lo que se descarga a un ser vivo que cualquierotra cosa."Prepárate", dijo Baltazar. Él estaba hablándole a Ranulf, no amí.Temblorosa, puse la mano en el pecho de Lucas. Me di cuentaentonces que esperaba un latido de su corazón. Su corazónnunca volverá a latir.Uno de los pies de Lucas se movió ligeramente, y su cabeza sevolvió un par de pulgadas a "¿Lucas?" Susurré. Tenía queentender que él no estaba vivo, antes de darse cuenta de lodemás. "¿Puedes oírme? Soy Bianca. Estoy esperando por ti‖Él no se movió."Te amo tanto" Quería llorar, pero mi cuerpo fantasma fuecreado sin lágrimas "por favor ven de regreso a mí, por favor" RENACER 7
  8. 8. Los dedos de su mano derecha se enderezaron, tensando losmúsculos, a continuación, llevando hacia atrás en su palma."Lucas, se puede...‖"¡No!" Lucas se apartó del piso, de mí, tropezando a cuatropatas. Sus ojos eran salvajes, demasiado aturdido para verrealmente "¡no!"Su espalda se estrelló contra la pared. Se nos quedó viendo acada uno de nosotros, en sus ojos mostrando ningúnreconocimiento. Sin cordura. Sus manos contra la pared, losdedos curvados como garras, y pensé quepodría intentar cavar en ella. Tal vez se trataba de un instintode vampiro para cavar su salida de una tumba."Lucas, está bien" Sostuve mis manos, haciendo mi mejoresfuerzo para estar totalmente clamada. Es mejor buscar unfamiliar posible. "Estamos aquí contigo""Él no te conoce todavía", dijo Baltazar ―Él nos está mirando,pero no puede ver‖Ranulf agregó "Él sólo quiere la sangre"Con La Palabra sangre, la Cabeza de Lucas se inclinó como undepredador capturando la esencia de la presa. Yo me di cuentade que era la única palabra que el reconoció.El hombre Que Yo amo Reducido a un animal. Un monstruo(enfermos, vacíos, el caparazón que Lucas había creído unavez que cada vampiro tenia. Me di Cuenta de que los ojos deLucas se habían reducido. Él le enseñó los dientes, y shokeadaPude ver por primera Vez sus colmillos de vampiro. Ellosalteraban su rostro tanto que casi no lo reconocía, y que másque cualquier cosa me afecto. Su postura cambió a cuclillas, yme di cuenta que estaba a punto de atacar – a cualquiera denosotros, o a todos nosotros. Cualquier cosa que se moviera.Como yo. RENACER 8
  9. 9. Balthazar fue el Primero en moverse. Saltó – se lanzó-haciaLucas, chocando contra él con tanta fuerza que la pared detráscrujió de polvo y yeso cayó del techo. Lucas se lo quitó, peroRanulf estaba en él medio en un intento de empujarlo a unrincón."¿Qué estás haciendo?" Grité "¡Detente, no le hagas daño!"Balthazar negó con la cabeza mientras se levantaba del suelo."Esto es lo único que entiende en este momento, Bianca. Hayque ponerse en una actitud dominante‖Lucas empujó a Ranulf hacia atrás, tan fuerte que se volvió enmi contra, y yo choque con el viejo proyector. Un metalpuntiagudo se clavó en mi hombro. Sentí dolor, dolor real, eltipo que había experimentado cuando yo tenía un cuerpo realen vez de esta simulación fantasmal. Cuando lleve mi mano ami Hombro sentí una humedad caliente bajar por mis dedos ytoque basura para ver que era: plateado y extraño. No me habíadado cuenta siquiera de que todavía tenía sangre, el líquidobrillaba como el mercurio, casi iridiscente en la penumbra.La lucha de ellos tres en frente de mí se volvía cada vez másviolenta, los pies de Balthazar hacia el puño de Lucas dirigido ala mandíbula de Ranulf. Pero Balthazar vio que yo estabaherida y gritó: "¡Bianca, quédate lejos! ¡Estas sangrando! "¿Qué se supone que signifique eso? Sin duda, los vampiros nobeben sangre espectro, por lo que no había peligro de que meacerque a Lucas aún que estuviera en un frenesí de matanza.Por el momento, no estaba segura de que podría estar másfrenético de lo que ya estaba. Más joven y más débil de lo queya era, pero yo no creo que pueda soportar otra alternativatampoco. Me enojéBasta ya de élMe empujé hacia ellos, la sangre en las yemas de mis dedos, yeché unvistazo a mi lado mientras yo lloraba "¡Alto!" RENACER 9
  10. 10. Las gotas de sangre plateadas salpicaban pensé que en el aireya que los tres chicos se echaron hacia atrás.A mi lado, Baltasar susurró: "No entraras en esto"Haciendo caso omiso de él, me puse en frente de Lucas. Él Sehabía apoyado contra la pared, mirando a su alrededorasustado como si no se le ocurriera nada más que escapar-o,tal vez, buscando a su próxima presa. La muerte habíaagudizado sus características, convirtiéndolo en tanto máshermoso y aterrador infinitamente. Las únicas característicasque se mantuvieron igual fueron sus ojos.Así que me concentré sólo en sus ojos "Lucas, soy yo, soyBianca"ÉL no dijo nada, sólo me miró, completamente inmóvil. Me dicuenta de que no respiraba, la mayoría de los vampiros lohacían por costumbre, pero parecía que la muerte le habíareclamado por completo. De ninguna manera iba a dejar queeso suceda."Lucas" repetí "Que se puedes oírme. El chico al que amo estáahí., vuelve a mi " Una vez más, anhelaba la liberación de laslágrimas" Vuelve ". "La muerte no me puede mantener alejadade ti. Y no puede evitar que tú de mí, no, no lo permitas‖Lucas no hablo, Pero sentí que la tensión de su cuerpo seempezó a alejar. Sus Manos y hombros se relajaron-Todavíaparecía nervioso, casi enloquecido, pero una cierta aparienciade control había vuelto a él.¿Qué podía hacer? ¿Había algo que pudiera decir para obteneralgo de él? Algo que recuerde…Cuando Lucas aprendió Por Primera Vez Que Yo había nacidode dos vampiros, que tuvo que superar su reclusión de los no-muertos demostrando su verdadero amor hacia mí. Él podríarecordar por qué había llegado a este lugar, tal vez podríacomenzar a enfrentar lo que él también se había convertido. RENACER 10
  11. 11. Entrecortada, dije sus palabras, esperando que vuelva a mí."Incluso sabiendo que eres un vampiro - no me importa. Nocambia lo que siento por ti‖Lucas parpadeó y por primera vez desde que había muerto susojos se centraron en su totalidad Me di cuenta de que suscolmillos se había retraído, dejando sólo palidez sobrenatural yla belleza del vampiro. En todos los demás. El Lucía como élmismo.El Susurro "¿Bianca?""Soy yo. ¡Oh, Lucas, soy yo! "Lucas me agarró a él en un increíblemente fuerte abrazo, yenvolví misbrazos alrededor de sus hombros. Sentí las lágrimas calientesen mi hombro, yo deseaba poder llorar, también. Nuestraspiernas se enredaron al mismo tiempo, y caímos al suelo junto.Miré por encima de mi hombro para decirle a Balthazar y aRanulf que nos dejen solos, pero ya estaban a mitad de caminohacia la puerta.Una vez que estuvimos solos, me encontré con mis manosrecorriendo el cabello de Lucas, le acaricié la espalda y besé sumejilla. "LO hiciste de nuevo," dije. "Estamos juntos. Vamos aestar bien. ""Nunca pensé que volvería a verte. Pensé que habías muerto. ""Aquí estoy. Ambos estamos aquí. ""Entonces, ¿cómo-cómo sé que esto es real?""Me he convertido en un fantasma. Sólo, espectros como yo,que nacieron de lo mismo, y nacido de dos vampiros, tenemospoderes que los otros no. Puedo tener un cuerpo, si quiero, almenos por un tiempo. Si me hubiera dado cuenta antes... si mehubiera dado cuenta de...esto… nunca habríamos de pasar poresto‖. RENACER 11
  12. 12. "No lo digas." Su voz sonaba estrangulada.Descansamos la frente contra la otra, y el contacto deberíahaber sido reconfortante, pero los dos estábamos tan frío."Mi cuerpo se siente pesado. Mal. Muerto. "Apreté las manosde Lucas enmis hombros. "Y sin embargo, esta hambre me convierte ensalvaje. Me está volviendo loco. Estás de vuelta en mis brazos-pensé que te había perdido para siempre, y aquí están ustedes,pero lo único que puede pensar acerca de esto, lo único quequiero-" No pudo terminar, pero no tenía que hacerlo. Yo sabíatodo lo que quería era sangre."Se va a mejorar." Mis padres siempre me lo había dicho, ¿y noeran la mayoría de los vampiros de Medianoche prueba deello?Lucas no pareció creerme, pero dijo, obedientemente, "Tengoque aguantar‖"Exacto"Por unos momentos, simplemente nos abrazamos. La películase desvaneció, las estrellas en los carteles de película hechajirones que nos rodeaban parecía estar observándonos. Unaaudiencia de ojos oscuros, sin almas. Cuando me apoyé en elhombro de Lucas, traté de respirar el aroma familiar de su piel,pero se había ido. O bien su olor se había perdido cuandomurió, o ya no tenía el sentido del olfato que tenía antes, oambos. Tantas cosas se han tomado de nosotros.Pero no uno al otro, recordé. Tenemos que recordar eso.Primero tuve que sacarlo del lugar, donde había sidoasesinado. Teníamos que ir a un lugar mejor, más familiar. Lacasa de Vic, decidí. Nos habíamos escondido por ahí durante elúltimo mes más o menos de este verano, mientras que lafamilia de Vic estaba de vacaciones en Italia. Nuestro pequeñoapartamento improvisado en el sótano, nada más era para míreconfortante-era donde yo había muerto la noche anterior,pero tal vez podría permanecer allí hasta que sepamos quéhacer. RENACER 12
  13. 13. "Vamos." Tomé una de sus manos en las mías. El brazalete decoral que me había dado para mi último cumpleañosdiscordante en mi muñeca."Están esperando por nosotros fuera""¿Quién está esperando por nosotros?" Parecía que Lucas nopodía centrarse: era como si estuviera escuchando a unteléfono celular al mismo tiempo que estaba tratando deescucharme a mí. No de una manera grosera, sino quesimplemente no podía evitarlo, lo que era peor."Balthazar y Vic y Ranulf también, regresó de Italia después decontactarlos por correo. ¿Te acuerdas? "Lucas asintió con la cabeza. Su mano apretada alrededor de lamía, tan fuerte que casi dolía. Lucas no parecía tener ningunamanera de juzgar su nueva fuerza, y eso a pesar del hecho deque él ya había manejado el poder cuando yo lo había mordido.Abrió la mandíbula, como si practicara morder, una y otra vez-Si él me necesitaba para seguir igual, con gusto permaneceríaa su lado. Por supuesto que era mejor estar muerto, decidí. Amí me había llevado un par de horas conseguir convertirme enun ser incorpóreo. Así que no es de extrañar que le llevaría untiempo para lidiar con convertirse en un vampiro.Salimos de la sala de proyección y a través de la sala del teatroabandonado. La escena en el vestíbulo no era mejor: vampirosdecapitados yacían arrugados en el suelo, y traté de no mirar aninguna de las cabezas abandonadas. Los vampiros nosangran mucho después de la muerte-sus corazones no latenpara bombear sangre pero Lucasbusco con avidez algunas gotitas en el suelo "Sé sobre tuhambre" Dije Intentando confortarlo."No, no lo sabes, no puedes saberlo. No hay nada como esto"Lucas en una mueca reveló sus colmillos. Sólo la vista de lasangre los había sacado de nuevo. Cuando yo fui un vampirovivo, en parte, había experimentado el anhelo desesperado desangre, pero yo sospechaba que Lucas tenía razón: el ansia RENACER 13
  14. 14. que sentía ahora se ha intensificado más allá de lo que nuncasabré.Salimos a la calle para ver a Balthazar, solo, apoyado en sucoche en el estacionamiento vacío. Su sombra se extendía,larga y amplia, en la viga de la farola cercana. Balthazar mehabló a mi "Vic fue a dar unas vueltas al frente. Era la únicamanera de que Ranulf consiguiera distraerlo un rato‖"Está bien‖ le dije cuando llegamos a él " sólo permíteme salirde aquí. No quiero volver a ver este lugar de nuevo‖Balthazar no se movió. Él y Lucas acababan de verse el uno alotro. Durante años, ellos se habían odiado entre sí: sólo comoconsecuencias de mi muerte fueron capaces de trabajar juntos.Ahora, sin embargo, lo que vi entre ellos era totalentendimiento."Lo siento" La voz de Lucas fue dura. "Algunas de las cosasque te dije-acerca de las opciones, de ser un vampiro, y todoeso-Jesús. Ahora lo entiendo‖"Me gustaría que pero no puedo que nunca lo entendieras"Balthazar cerró los ojos por un segundo tal vez recordando supropia transformación hacía siglos "Vamos. Te daremos algode beber‖Con una punzada. Me di cuenta de que Lucas y Balthazar seentendían ahora en un nivel que yo nunca alcance. Por algunarazón, se sentía como una pérdida. O tal vez en ese momento,el espíritu de Lucas parecía tan alejado, todo lo sentía comouna pérdida.Balthazar nos llevó hacia el barrio más agradable en Filadelfia,donde Vic vivía. Lucas y yo nos sentamos juntos en el asientode atrás, su mano me agarró con fuerza, su mirada se centró enuna distancia más allá del parabrisas. A veces, fruncía el ceñoy cerraba los ojos como una persona en agonía o con unamigraña, y sus pies sin descanso contra las tablas del suelo,como si estuviera empujándose hacia atrás, intentándolo denuevo, o intentando pasar. No quería estar ahí, debiendocontener, todo alrededor de él ahora era sólo una cosa másentre él y la sangre que necesitaba. Yo sabía que no debíatratar de hacerlo hablar. Después de que él hubiera tenido algode beber, entonces estaría bien. Tendría que esperar. RENACER 14
  15. 15. Balthazar rompió el miserable silencio prendiendo de radio, eljazz clásico, el tipo de cosas que mi padre solía escuchar encasa. Como Billie Holyday cantó cantando sobre cosas tontas.Me preguntaba qué dirían mis padres ahora, y si existiesealgún consejo que nos podría haber dado.Nos separamos mal antes de que me fugara con Lucas aprincipios del verano, en este momento, yo les echaba tanto demenos que dolía ¿Qué pensarían de todo lo que habíasucedido en los último par de días?Yo sentada al lado de Lucas –de la quietud fría y pálida de sucarne, la forma en que la muerte había iluminado sus ojos ytallados sus pómulos, y pensé con tristeza. Pues bien, élsiempre me quería terminar como un buen chico vampiro.El coche volvió a la carretera por donde Vic vivía, una zona delujo con patios amplios que separan las casas palaciegas. Enesa casa había un gran garaje, que rara vez veía a otros cochesestacionados en la calle como ahora justo al frente de la casade Vic. No era el tipo habitual de Mercedes o Jaguar que seconducía por aquí – a menos que se dedicaran a golpearcamionetas.Algo de esto comenzó a sentirse familiar.Me di cuenta de casi una docena de personas se encontrabanen la calle y en los patios de Vic. Cuando vi una estaca en lasmanos de un hombre. Me di cuenta por fin que algunos de ellosestaban armados."¿Es la tribu de Charity?", Dijo Balthazar "¿Sigue persiguiendoa Lucas?"Me acordé de los e-mails que Lucas había enviado justo antesde mi muerte, cuando él había pedido ayuda a ellos, incluso lagente tenía razón para esperarnos para volverse en contra denosotros. Sus mensajes habían sido respondidos"No es Charity", le susurré "Es la Cruz Negra" RENACER 15
  16. 16. CAPITULO 2-.―La cruz negra‖ repitió Baltazar. Si no hubiera estado allícuando La cruz negra capturó –y torturó- a Baltazar, habríapensado que él estaba demasiado calmado sabiendo que unabanda de cazadores de vampiros había aparecido. En cambio,podía ver signos de ira y miedo en lo profundo de su mirada,su agarre fuerte sobre el volante. ―Debemos irnos de aquí‖―¡No podemos dejar aquí solos a Ranulf y Vic!‖ dije.Lucas se inclinó hacia adelante y susurró ―¿mamá?‖Yo también la vi: Kate, la líder de célula de cazadores a la queLucas perteneció una vez antes de escapar conmigo y la madreLucas. Su cabello color miel, como el de Lucas brillaba en laluz del farol de la calle; en la sombra sus brazos con músculosdefinidos y en su cinturón la estaca. Cuando la cruz negra seenteró de mi naturaleza y nos sacó de su célula, ellos lamantuvieron lejos, siempre creí que era por el feroz amor deKate hacia su hijo, el cual la mayoría del tiempo estabaescondido bajo su disciplina y su deber innegable, ¿era eseamor suficiente para mantenernos ahora?―Está bien‖ le dije a Balthazar ―Ella y los demás vinieron paraayudar a Lucas, no para cazar, ¿ves?‖ señalé otro cazador dela cruz negra que se encontraba en la puerta frontalaparentemente cuestionando a Vic mientras él hacía un maltrabajo luciendo casual.―Estos ―amigos‖ fueron los que me capturaron y tedescubrieron, Bianca‖ dijo Baltazar ―Ellos vinieron para ayudarpero apenas nos vean no habrá nada a lo cual apostar‖ RENACER 16
  17. 17. ―Necesito hablar con ella‖ dijo Lucas ―Si ustedes quieren irse,háganlo‖Yo no estaba asustada por mí, la cruz negra sabía un pocosobre fantasmas pero no podrían herirme aunque nosignificaba que no tuviera miedo ―¿Crees que Kate losdetendría de herirte o herir a Baltazar?‖―Ella se detendría si yo se lo pidiera‖ insistió Lucas.―¿Y tú?‖ preguntó Baltazar, sus manos se mantenían en elvolante―¿Quién te detendrá?‖Lucas lo miró ―No atacaría a mi propia madre‖―Eso es lo que tú piensas, espera a que sientas el olor de lasangre fresca y sientas su pulso, casi como si te estuvierallamando, atrayendo hacia ella‖ Baltazar sabía de lo que estabahablando, lo primero que hizo después de convertirse envampiro fue asesinar a su propia hermana. Los cazadoresnotaron nuestra presencia en el auto y comenzaron a acercarse―Si vamos a ir tendrá que ser ya‖―No iremos‖ Lucas estaba decidido ―Puedo manejarlo, es mimamá, no le haría daño‖Lucas salió del asiento trasero, Baltazar me miró a través delespejo retrovisor como si yo tuviera que elegir un lado o huir,si Lucas confiaba en su autocontrol yo también confiaba en él,yo simplemente salí detrás de él, si Balthazar venía connosotros o no me tenía sin cuidado.―¿Lucas?‖ preguntó Kate, salió corriendo hacia él, una sonrisaapareció en su rostro por un breve momento antes de que meviera. En la distancia podía ver los cazadores de la cruz negracaminando hacia nosotros y lejos de la casa de Vic, Vicreclinado contra la puerta de alivio.―Mamá‖ Lucas se mantuvo en el lugar donde se encontrabamientras se preparaba para lo que se avecinaba, sus facciones RENACER 17
  18. 18. mostraban lucha interna, estaba segura de que él estabamirando la garganta de Kate, Baltazar tenía razón, él podíasentir su pulso—sentir su sangre.Los ojos de Kate se estrecharon cuando me vio ―creí queestabas enferma‖ ella dijo, desconfianza y desprecio en cadapalabra ―tan enferma que no podías moverte‖―Lo estaba‖ dije ―pero ahora no‖ no podía dar una respuestamejor.―Entonces no hay razones por las que Lucas deba quedarse‖Kate ofreció su mano para que Lucas la tomara―Todo está bien, puedes volver, las personas que están contrati no son necesarias, sólo tienes que admitir que cometiste unerror‖Lucas no tomó su mano ―Yo no cometí un error‖ Su voz eradébil, sus palabras forzadas a salir, sus ojos brillaron en laopaca luz, yo podía sentir la locura por matar que searremolinaba dentro de él, sin embargo, se mantuvo firme ―Yoamo a Bianca, yo ya tomé mi decisión pero… estoy feliz de quevinieras‖Movimientos a lo lejos captaron mi atención, mis ojos deabrieron cuando reconocí dos cazadores del pequeño grupo,caminando más allá del césped de Vic, una mujer acuerpada,morena con su cabello en gruesas trenzas y otra con una tezdorada y su cabello cortado corto contra su cuero cabelludo:Dana y Raquel. Dana había sido la mejor amiga de Lucas desdeque eran pequeños, y cuando mi naturaleza fue descubiertaella fue una de las que me ayudo a escapar. Raquel fue mimejor amiga y mi compañera de habitación durante mi últimoaño de escuela en la RENACER 18
  19. 19. Academia Medianoche, víctima del acoso de un fantasmadesde que era pequeña. Ella huyó con Lucas y conmigocuando nos unimos a la cruz negra.Raquel también se volvió contra mí cuando supo que yo era elbebé de unos vampiros.Ellos se amaban el uno al otro, ¿podría Raquel unirse a Dana yayudarnos?, ¿podría Dana irse del lado de Raquel en vez dellado de Lucas, el amigo que la abandonó?Alejé mi mirada de ellas y me concentré completamente enLucas. Kate se encontraba a unos 2 pies de Lucas, ellairradiaba desaprobación, yo podía asegurar que ella me odiaba;para Lucas ella simplemente sonreía―Lucas, piénsalo‖ ella dijo ―No somos sólo tu célula, somos tufamilia, familia no es sólo por la sangre—es acerca decompartir, de nuestras creencias‖Lucas hizo una mueca cuando Kate dijo sangre pero Kate nopareció notarlo, ella estaba demasiado enojada conmigo ydemasiado preocupado por él.―Bianca no puedo haberte dicho lo que era desde el comienzo‖dijo Kate ―Ella te mintió‖Aunque Lucas y yo habíamos olvidado el hecho de que en elpasado escondimos nuestros secretos el uno del otro, losrecuerdos de nuestros errores del pasado permanecían.―¿Vas a olvidar tu deber, todo lo que te enseñé y a botar tu vidapor una chica que te mintió?‖ continuó Kate ―Creo que eresmás que inteligente que eso‖Él había botado su vida, muriendo literalmente sólo porvengarme. El recuerdo de todo lo que él dejó atrás sólo paraestar conmigo me hacía sentir apenada, Lucas no podía notarlo–el negó con la cabeza en la necesidad de restringirse, sunecesidad de sangre incrementaba, podía decir que su controlse rompería en cualquier instante. RENACER 19
  20. 20. ―Necesito hablar contigo‖ La voz de Lucas sonaba confusa yforzada ―Por favor, mamá, ¿no podemos simplemente…hablar? Tengo muchas cosas que decirte, demasiadas cosasque necesito poner en orden‖La preocupación hizo que Kate se preocupara más porescucharlo que por convertirlo ―¿Lucas, estás bien?, lucespálido y obviamente has estado en una pelea—――Yo estoy—―La palabra bien salió forzadamente de su garganta―Necesito hablar contigo, eso es todo, necesito que estés juntoa mí mientras paso por esto‖ Sus ojos encontraron los de Kate―En serio, te necesito para logar esto‖La expresión de Kate se suavizó, su instinto maternal le habíaganado a su instinto de pelea ―Está bien‖Ella se acercó a él y tomó sus brazos, Lucas esperó quieto porinstante y luego la abrazó, pude verlo hacer una mueca alsentir la esencia de su sangre pero su control no se rompió.Lo está haciendo, pensé entusiasmada, Lucas puede controlarsu necesidad de sangre.Los brazos de Kate se tensaron, y sus ojos se agrandaron. Medi cuenta que, por primera vez, vio que la camiseta de él estabamanchada de sangre- y que había una herida en su cuello.La herida obviamente era causada por la mordida de unvampiro.Me había dado cuenta de lo frío que se sentía Lucas al tacto, sumamá también.Kate se apartó de él, dejando a Lucas caer de nuevo en laconfusión. Su mano fue hacia su estaca. ―¿Qué te hizoBianca?‖Lucas dio un paso hacia ella con ojos suplicantes. ―No fueBianca mamá, escúchame‖―Dile a los otros que se vayan‖- dije. Tal vez Kate tuviera laoportunidad de aceptar a su hijo en lo que sea que se hubieseconvertido, pero yo no quería correr riesgos con el resto de loscazadores de la Cruz Negra.―Lucas explícate‖ RENACER 20
  21. 21. ―Te han asesinado‖ La voz de Kate era casi un sollozo, ―Eresun vampiro‖Hubo una oleada de maldiciones y exclamaciones por parte delos otros cazadores. Dana escondió su rostro contra el brazode Raquel por un momento. Eche un vistazo a Balthazar queestaba detrás de nosotros, estaba detrás del volante del cochecon el motor encendido.Lucas tuvo sus ojos fijos en los de su mamá. ―Si, lo soy. No escomo todos nos dijeron, mamá; soy diferente, pero sigo siendoyo. Por lo menos eso creo yo. Esto es… extraño y aterrador, ynecesito saber si hay alguna forma de seguir siendo la personaque era antes. Por favor ayúdame a conseguirlo. ―Kate se irguió. Ella nunca apartó la mirada de él, su mirada erafría y dura como el hierro. Tú eres el depósito de lo que mi hijosolía ser. Lo amaba más a nada, algo que a un monstruo algoque tú nunca podrá saber-――Mamá, no‖- susurró Lucas.Ella hizo como si no lo oyera. ―Y tú puedes burlarte con su vozy su rostro solo mientras te dejo,‖ Aunque su voz tembló, Katesacó su estaca, agarrándola con seguridad. ―Ahora todo lo quepuedo hacer por Lucas es darle un entierro digno. Y esosignifica tu final.‖―¡Lucas!‖- agarré su brazo para jalarlo hacia el carro, pero él seretorció lejos de mí, era incapaz de creer que su madre lehiciera eso. Luego ella giró tan rápido que el tropezó mientrasesquivaba el golpe.Muchos de los otros cazadores corrieron hacia nosotros.Ranulf azotó la puerta de Vic, con hacha en mano brincovalientemente en la batalla a pesar de la probabilidad de serestacado o decapitado. Ninguno me asusto tanto como lo quele estaba pasando a Lucas.Zas! Kate golpeó primero su mandíbula, y su expresión sevolvió en blanco.Zas! Lucas bloqueó uno de sus golpes, y entrecerró sus ojos,dejando al descubierto sus dientes con rabia.Zas! Esta vez en la golpeo. Sus colmillos se extendieron. Supeentonces que la amenaza lo había empujado a los extremos. La RENACER 21
  22. 22. locura por la sangre se apodero de Lucas. Estaba luchando amuerte.Yo tiraba del broche de mi pulsera de coral, la que Lucas mehabía regalado de cumpleaños- y mi atadura a la existenciacorporal. Cayó sobre el césped de Vic. Me sentía más ligera,libre.Uno de los cazadores vino hacia mí, balanceando una estaca.Simplemente me convertí en vapor, su mano pasó directo através de mi- sentí una extraña sensación, algo así como uncalambre en el estómago. Este gritó, habría sido divertido encualquier otro momento.Pase por encima de la batalla, trate de adentrarme en la escena.Ranulf sin ayuda de nadie contuvo a los 3 cazadores máscercanos a la casa de Vic. Vic corrió hacia afuera del jardín, nopara pelear, pero al parecer para gritarle a Raquel, la cual almenos estaba fuera de la batalla. Dana también permanecía allado de Raquel, tal vez para defenderla o tal vez porque nopodía atacar a su mejor amigo, aunque se hubiera convertidoen vampiro. Lucas y su madre tenían el corazón estacado en elcombate. El devolvía cada puñetazo que ella le lanzaba y laarañaba cada oportunidad que tenía, al mismo tiempo quearrojaba a los 2 cazadores que trataban de ayudar a su mamá.Él tenía ventaja, sabía que él podía matar a Kate. Y si lo hiciera,si él bebía de la sangre de su propia madre, no habría formaalguna de que Lucas se pudiera perdonar.Al principio parecía que Balthazar solo estaría sentado en elcarro viendo,lo cual me enfureció. Aceleró el motor, y con el chillido de lagoma quemada, Balthazar condujo el carro directo al jardín deVic, haciendo que los cazadores se dispersaran. Él no queríalastimar a nadie, pero no sería sin haberlo intentado.Quería proteger a las personas que podía. Rápidamente mereuní en una forma física sobre la tierra, a la derecha de RENACER 22
  23. 23. Raquel, Vic y Dana. Aunque permanecí medio transparente,fueron capaces de verme.―¿Qué diablos?‖- gritó Dana, lanzando sus brazos alrededor deRaquel como si fuera a lastimarla.―Hazte a un lado‖- dije. ―Dana, llévate a Raquel y trata que losotros te sigan. ¡Por favor!‖―Hazlo‖- Vic cruzó los brazos ―Tú no sabes qué clase de vilfantasma Mojo es capaz de ser. Créeme. La he visto en acción.No querrás estar cerca.‖―¿Fantasma?‖- susurró Raquel. Su cara palideció. ―Bianca-¿Tú estás muerta?‖―Vámonos.‖- Dana arrastró a Raquel hacia una de lascamionetas. Los ojos de Raquel se cruzaron con los míosdurante un torturado momento antes de que se volviera aseguirla.―¿Um, Bianca?‖- Vic trató de tocar mi hombro, pero su mano loa travesó. ―Whoa. Ok, algunos de esos viles fantasmas Mojo noserían mala idea ahora mismo.‖Un par de cazadores corrieron hacia nosotros, pero Balthazarse acercó, tomándolos por sus alargados brazos. Ranulf locelebró, pero no estaba segura cuánto tiempo más aguantaría.Dos cazadores ya estaban aturdidos en el suelo cerca deLucas, quien continuaba peleando contra su mamá con rabiaciega.Yo tenía poderes fantasmales que eran útiles en combate, peroyo solo los había usado contra vampiros. ¿Podrían matar a unhumano? No estaba lista para hacer eso, incluso si loshumanos en cuestión parecían estar dispuestos a matarme.―No necesitamos poderes,‖- dije rápidamente ―Necesitamos ala policía‖―¿Policía?‖ RENACER 23
  24. 24. ―¡Vic llama al 911! Diles que hay…- una invasión de propiedado que se lleva a cabo un intento de robo, ¡algo! La Cruz Negratrata de mantenerse alejado de la ley, porque quierenpermanecer fuera de radar. ‗Cuando oigan las sirenas, se irán.‖Vic entró a la casa por su celular. Corrí hacia Lucas, sin estarsegura que hacer pero desesperada por evitar que fueraasesinado o que asesinara a su mamá.Con la mirada salvaje de Lucas me di cuenta que estaba másallá de razonar. Así que grité ―¡Kate no! ¡Tú no quieres haceresto!‖―¡Déjame darle a mi hijo algo de paz!‖- Ella nunca dejo derodear a su hijo; uno de sus ojos estaba oscurecido por unpuñetazo. Lucas nunca habría querido hacerle eso, nunca, sialgo de su espíritu estuviera bajo control.Me deslizaba entre ellos- no es como si ella pudiera hacermealgo, suponiendo que estaba muerta y todo eso. ―No puedesmatarlo, sabes que no quieres.‖Su mirada vino directo a mí, fijándose solo en la figura nublosade su hijo que estaba detrás de mi forma transparente. ―Yopuedo y lo haré‖Mi desesperación llegó al límite. Mire a Kate, pidiéndole concada parte de mi alma que se detuviera y que tratara de ver quesu hijo todavía estaba con ella- lo vio a través de mis ojos-hasta que sentí como mi desesperación se convertía en unacuchilla que cortaba a través de ella.Entonces, esa fuerza extraña se apoderó de mí, arrastrándomehacia Kate en un abrir y cerrar de ojos. Antes de que pudieraexplicarme que era lo que pasaba, sentí que estaba entrandoen ella, absorbida hacia ella. Todo se volvió negro por uninstante, y cuando pude ver de nuevo, supe que estaba viendoa través de los ojos de Kate. Podía sentir su cuerpo a míalrededor, como una armadura, pero con calor, respiración ylatidos de verdad.La mano de Kate soltó la estaca mientras sus pies tropezabanhacia atrás. Lo único que podía pensar era, yo he poseído a RENACER 24
  25. 25. alguien. Yo he poseído a Kate. ¿Cómo lo hice? La potencia demi desesperación había actuado casi como una batería,abriendo un portal en su propio ser. ¿Todos los espectrospueden hacer esto? No tenía ni idea. Todo lo que importaba erami habilidad para poner fin a esta lucha.Lucas se vino contra mí y yo lo esquive, pero con torpeza,porque el control del cuerpo de Kate era extraño ydesconocido, algo así como mi primera lección de conducción.Yo grite — ¡Todo el mundo, vamos! — Hablar en la voz de Katesonaba raro, pero seguí dando órdenes. — ¡Salgamos de aquíahora mismo!Entonces sentí una sensación aún más extraña – el espíritu deKate, luchando contra mí, tratando de empujarme hacia fuera.¿Podría hacerlo? Decidí dejarla, si era posible.Al instante, me sentí dispersa e invisible, flotando hacia arribaen una bruma de ensueño. Mi ensueño se rompió cuando oídecir a Kate con la voz temblando de miedo, — Tenemos queirnos.Los cazadores corrieron por sus camiones y furgonetas,respondiendo bien a su primera orden o a la última. Lucas saltótras ella, pero Balthazar lo empujó a un lado y lo llevó haciaabajo, manteniendo su espalda.A medida que las luces traseras se desvanecieron en elcamino, Vic corrió de su casa, las dos manos en su pelo rubio,como si estuviera tratando de mantener la cabeza junta.— ¿Qué, yo llamo a la policía para nada?—Primero hay que estar contentos de que la Cruz Negra se haido— señaló Ranulf, el cepillado y tranquilo como siempre.— Bueno, la policía viene. Así que tal vez movamos el cochefuera del patio— Vic miró a las pistas de neumáticos profundosen la hierba y gimió. —Ni siquiera hay palabras explicar cómovoy a estar. Van a tener que inventar palabras para esto.Nuevas palabras.Yo me coloque en medio de los chicos. — Gracias a Ranulf.Esto podría haber sido mucho peor.Lucas se volvió hacia Vic. Sus ojos se mantuvieron estables yciegos, sus colmillos todavía extendidos. Con horror me dicuenta de que Lucas aún no había bebido sangre y la rabiaasesina de la pelea lo ayudo en su agarre. RENACER 25
  26. 26. Se lanzó hacia Vic. Ranulf consiguió golpear Vic fuera delcamino, pero Lucas fue contra él con toda su fuerza, dispuestoa destrozar a Ranulf si eso lo acercaba a lo humano, a la fuentede sangre fresca.La mandíbula de Vic cayó. —Oh, Dios mío— dijo, de pie enlugar de salir y correr por su vida. —Esto no está sucediendo.— ¡Vic, corre! — Balthazar dijo, tirando a Lucas de Ranulf. Victomó un par de pasos arrastrando los pies, finalmente aceptólo que estaba pasando y corrió como loco hacia la puerta de sucasa. Lucas dio un codazo a Balthazar fuertemente, peroBalthazar fue capaz con dificultad, de mantener su control. Él ledijo a Ranulf, —Llévalo hacia la bodega. Mantenlo allí hasta quepodamos llevarle un poco de sangre. Después de mover elcoche, voy a venir a ayudarte.— ¿Lucas?— Le supliqué. —Lucas, ¿puedes oírme?Era como si yo no existiera. Lucas sólo quería sangre, y no leimportaba si tenía que matar a Vic para hacerlo.Ranulf arrastró a Lucas hacia atrás, luchando con él todo elcamino. Todo lo que podía hacer era abrir la puerta de labodega para ellos. En la distancia, las sirenas sonaron, cadavez más cerca.— ¡Déjame ir! — Lucas gruño, arañando a Ranulf brutalmenteen la cara. Ranulf hizo una mueca, pero lo mantuvo. — ¡Déjameir!—Hay que calmarse— dije. —Por favor, Lucas, mantente a timismo.— Él no puede…escucharte— Ranulf alcanzó a decir mientrasluchaba con Lucas llevándolo hacia una esquina. —Recuerdola locura.Lucas rugía, un sonido aterrador de los animales. Cadamúsculo de su cuerpo se flexiona en su desesperadanecesidad de escapar, matar y beber sangre. Ranulf podíaesperar, debido a su avanzada edad y el poder, pero despuésde esa batalla, la fuerza Ranulf s tuvo que someterse aimposición hasta el límite. Al ver Lucas así, reducido a un locode símismo, aquí en el pequeño apartamento donde nos habíamosamado cada uno mucho, casi me destruyó. RENACER 26
  27. 27. Las sirenas se hicieron más fuerte. Lucas volvió a rugir yestrelló contra Ranulf hacia atrás contra la pared con tantafuerza que las botellas de vino se sacudieron y Ranulf perdiósu agarre. Saltó hacia la puerta, y yo corrí tras de él, peroBalthazar fue por él.Gracias a Dios, pensé. Balthazar lo pueda detener, ¡yo sé que élpuede!Pero entonces yo grito horrorizada cuando Balthazar blandeuna estaca y la hace girar, duro, profundamente en el pecho de RENACER 27
  28. 28. CAPITULO 3.-Lucas colapsó en el suelo, la estaca sobresaliendo de supecho. Caí en mis rodillas junto a él ―¡Baltazar, no!, ¿qué estáshaciendo?‖ tomé la estaca y comencé a tirar de ella parasacarla, Baltazar puso de pie bruscamente, lejos de Lucas.Desaparecí de nuevo, saliéndome de su agarre fácilmente, ―Nopuedes detenerme de cuidar de él‖―Piensa‖ dijo Baltazar ―Necesitamos mantenerlo quietomientras la policía está aquí, tenemos que cuidar de que novaya por Vic, no encuentro otra manera de lograr eso, ¿tienesuna mejor idea?‖―Debe haber otra manera, una mejor que estacarlo‖ insistí.―Él está ileso‖ dijo Ranulf, intentando quitarse el efecto de losúltimos golpes de Lucas ―La estaca que atraviesa su corazónsólo lo paraliza, no lo mata. Cuando removamos la estacaLucas estará igual excepto por una cicatriz‖―Lo sé—pero—―Verlo allí en el suelo, inerte, muerto comohabía estado hace algunas horas era demasiado fuerte parasoportarlo.Baltazar se acercó, en la oscuridad de la bodega de vinos sufigura parecía más imponente que lo usual, lo que hacíacontraste con su voz tranquila, especialmente notable ―Lucasme estacó una vez para salvarme, le estoy retornando el favor‖―Probablemente lo disfrutaste‖ Me giré lejos de Baltazar, me dicuenta de que no podíamos sacar la estaca aún, no mientras élfuera… incontrolable.―Hasta que consigamos sangre fresca para que beba dejarloinconsciente es ser amable‖ dijo Baltazar, justo cuando meacerqué de frente a él agregó ―Cuando te calmes lo suficientecomo para actuar como un adulto, lo verás de esa manera‖―Por favor, no me fuercen a escuchar sus disputas románticas‖dijo Ranulf.La petición de Ranulf era simple pero era difícil recordar todolo que había pasado entre Baltazar y yo—todo lo que él pedía yyo no podía dar, aunque yo sabía que sus acciones no eran RENACER 28
  29. 29. guiadas por celos, me preguntaba si esos sentimientos lohacían sentir bien al estacar a Lucas.Baltazar había insistido en ir tras Charity el día después de mimuerte y había llevado a Lucas con él, sabiendo que Lucasestaba demasiadodesolado como para pelear, Lucas se había hundido sin estarpreparado. Las secuelas del error de Baltazar iban a estar parasiempre en Lucas, todo superado entre nosotros, bueno omalo.Eso es lo que pasa cuando sales con el tipo equivocado degente muerta, dijo una sardónica voz.Esa debía ser Maxie, el fantasma de la casa, ella había estadoconectada a Vic en su niñez, sin embargo, ella nunca habíaaparecido ante él o cualquier otra criatura viviente—aexcepción de mí, ella había aparecido en la AcademiaMedianoche anticipando mi transformación en fantasma. Ahoraque había muerto Maxie quería que me uniera a ella en el otromundo, dejando todo atrás, la sola idea de ir al otro mundo meaterrorizaba pero no era algo de lo que quisiera hablar con ella.Un silencio incomodo llenó la habitación, con un cuerpo en elsuelo conversar se hacía casi imposible. Baltazar revisó labodega de vino, pensé que sólo era una distracción hasta quesacó una botella ―Malbec Argentino, genial‖―¿Vas a sentarte allí y a beber vino?‖ protesté.―Tenemos que sentarnos aquí y hacer algo‖ Baltazar buscó unsacacorchos, falló en la búsqueda, después simplementegolpeó el cuello de la botella contra el pequeño lavado.Salpicaduras de rojo cayeron en el suelo ―No es una botellacara, podemos remplazarla‖―Ese no es el problema‖ dije.―¿Cuál es el problema, Bianca?‖ Él también estaba frustrado―¿Te estás volviendo loca porque parezco menor de edad? Micara parece de diecinueve pero soy mayor de edad por cienaños o más‖Él sabía que no era a lo que me refería, antes de que pusieraprotestar Ranulf gimió ―ahí está la disputa‖―Está bien‖ dije ―Tregua‖ estaba demasiado cansada para esto. RENACER 29
  30. 30. Aunque Baltazar me miró como si quisiera mantener el temaluego lo dejo ir, de su bolsillo él saco mi brazalete ―lo recogí enel césped‖―Gracias‖ dije rotundamente (NT: así se traduce la palabra,supongo a que se refiere a que lo dijo de una manera cortante)y me apresuré a abrocharlo en mi muñeca de nuevo. Desde mimuerte unos días atrás había aprendido que solo unas pocascosas a las que estuve ligada en vida me ayudaban a sercompletamente corpórea—éste brazalete y el broche en elbolsillo de Lucas, los dos eran de materiales que estuvieronuna vez vivos, eso es algo que teníamos en común. El brazaleteaumentaba mi poder, podía sentir la gravedad a mí alrededor yya no tenía que luchar por mantener una forma constante.Baltazar suspiró débilmente, tomó dos vasos del lavado ysirvió vino para él y para Ranulf. Después de un rato preguntó―¿Puedes tomar vino? ¿Tomar algo en lo absoluto?‖―No lo sé‖ dije ―No parece como si necesitara comida o agua‖el simple pensamiento de masticar me parecía asquerosoahora, otra diferencia entre el mundo vivo y yo—me di cuenta.Hay muchas cosas mejores que comer o beber, dijo Maxie,podía sentir su presencia, ¿se sentía frío junto a mí, no tienescuriosidad de ver que puedes hacer?La ignoré, sólo tenía ojos para Lucas, pálido y lastimado en elsuelo. Un círculo de sangre rodeaba la estaca, nada más:evidencia de que su corazón se había detenido para siempre.Sus rasgos definidos que siempre me habían cautivado –sufuerte mandíbula y pómulos altos—se veían más definidosahora, lo que lo hacía guapo ahora era sobrenatural.El improvisado apartamento en la bodega de vinos era dondehabíamos vivido las últimas semanas de nuestra vida, el únicomomento de nuestras vidas en el que habíamos estado juntossin reglas que nos mantuvieran alejados. Habíamos tratado dehacer spaghetti en la estufa improvisada y veíamos películasviejas en el DVD, en esa época todo parecía tan desesperadopero ahora podía asegurar que fue la época más feliz quecompartimos, tal vez la mejor de todas las que podríamoscompartir. RENACER 30
  31. 31. Estamos juntos, me recordé a mí misma, Tienes que creerlomientras puedas, lo haremos. Ese pensamiento nunca habíasido tan importante pero nunca había estado tan frágil.Escuché puertas de auto cerrándose; Vic había logrado que lapolicía se fuera, Ranulf y Baltazar levantaron sus vasos paraellos mismos o para Vic, poco tiempo después de escucharongolpecitos en la puerta, Ranulf abrió y dejo entrar a Vic.―Esos chicos no querían creer mi historia de la invasión a lacasa‖ dijo Vic, Vic se mantuvo en la puerta en vez de entrar ―Alparecer los vecinos llamaron antes que yo y dijeron que habíauna fiesta descontrolada, pienso que parecía una fiesta, no sé,me hicieron soplar para la prueba de alcohol, fue una locura‖Vic vio a Lucas en el suelo ―¿qué hicieron?‖―Estacarlo no lo mata‖ explicó Ranulf ―cuando le quitemos laestaca revivirá, ¿quieres vino?‖Vic negó con la cabeza, se paró allí en su camiseta y sus jeans,incómodo y miserable mirando a Lucas―Él no… Él puede…‖―No te atacara‖ dijo Baltazar ―Por el momento no se puedemover y no le quitaremos la estaca hasta que tengamos conque alimentarlo‖Vic metió sus manos en los bolsillos y aunque sabía queBaltazar decía la verdad, no podía obligarse a caminar máscerca.Me di cuenta de que, independientemente de lo molesto queesto era para mí, tenía que ser cien veces peor para Vic. Él erael único ser humano en la habitación, y a pesar de crecer enuna casa encantada y asistir a la Academia, la experiencia deVic con lo sobrenatural era bastante limitado-o lo había sido,antes de esta noche, cuando uno de sus mejores amigoshabían tratado de matarlo.Maxie arqueó una ceja, su sentido del humor ya estaba deregreso. , "Ya te lo dije. Vampiros y fantasmas... No es unabuena mezcla. Una mezcla muy, muy mala. Somos veneno paraellos, y ellos no son amigo de nosotros""Me encanta Lucas. La muerte no cambia eso. ‗‗"La muerte lo cambia todo. ¿No lo has aprendido hastaahora?", me espetó. RENACER 31
  32. 32. Maxie agachó la cabeza, el pelo rubio oscuro cayendoalrededor de su cara. Si ella hubiera tenido flujo de sangre,pensé, podría haberse ruborizado. "Lo siento. Has tenido unpar de días difíciles. No estoy tratando de decirte cómo son lascosas."Un par de días difíciles. Había muerto, me enteré de que era unfantasma, vi a Lucas mordido y convertido en un vampiro, yluchando contra un ataque a la Cruz Negra. Sí, eso cuentacomo un par de días difíciles."Solías jugar con Vic en esta habitación, cuando era un niñopequeño." Miré el lugar que me había mostrado, en el que sesentaba a leer sus libros de cuentos para ella. "No puedessepararte de este mundo después de haber muerto.""Pero lo hice. Durante la mayor parte de siglo, solo... me hequedado atrapada entre el aquí y el allá, y no sabía muy bien loque estaba pasando. A veces me apuñalaban en sueños de lagente convirtiéndolo en pesadillas, sólo por hacerlo. Sólo parademostrar que podía afectar el mundo que me rodea. "Yo había oído hablar de fantasmas haciendo cosas peores, talvez por razones similares.Maxi se sentó en el alféizar de la ventana, su largo camisónblanco parecí brillar como la luz de la luna filtrada a través delas mangas onduladas. "Como podrán imaginar, la gentegeneralmente no se queda mucho tiempo en esta casa. Eracomo un juego para mí, el ver lo rápido que podía asustar. Peroentonces los hijos Woodson tuvieron su lugar, y Vic era tanpequeño, sólo un par de años. Cuando me lo mostraron a él, notenía miedo. Esa fue la primera vez en tanto tiempo que meacordé de lo que era a ser aceptado. Tener la atención dealguien. ""Estoy entendiendo" dije-. "¿Ves por qué no puedo renunciar almundo?""Humano, Vic. Él está vivo. Él me ancla a la vida y me permiteque la experimente a través de él, sólo un poco. Lucas nopuede hacer eso por ti, ya no.""Él lo hace. Él puede. Lo sé." Pero yo no lo sabía. Había muchoen ser un fantasma que yo no entendía todavía."Hay que hablar con Christopher", dijo alentadora. "Él va ahacer que entiendas."Me acordé de Christopher. Él se me apareció a mí, una figuramisteriosa y amenazante, en Medianoche, atacándome con laintención de matarme, por lo que mi transformación en un RENACER 32
  33. 33. espectro estaría garantizada. Sin embargo, cuando se me habíaaparecido este verano, había rescatado a Lucas de Charity¿Era benévolo o malo? ¿Las acciones de los espectros inclusoencajaban en cualquier tipo de moral? Lo único que sabía concerteza era que Christopher tenía el poder de influenciar entrelos espectros. Ahora que me había convertido en una parte,nuestros caminos estaban seguros de cruzarse de nuevo.Pensar en esto me puso nerviosa. Me las arreglé parapreguntar: "Es una especie de... Espectro a cargo, ¿verdad?""Nadie está a cargo. Pero muchos de nosotros escuchamos aChristopher. Él tiene mucho poder, mucha sabiduría. ""¿Cómo llegó tan poderoso? ¿Es porque es ya viejo?" o habíatrabajado con vampiros. "¿O es, así, como yo?" Ya me habíadado cuenta de mi estado, era una niña nacida de dosvampiros por lo tanto capaz de morir de muerte natural y, sinembargo convertirme en un fantasma- me dieron habilidadesmás de fantasmas que de los otros."Tampoco", dijo Maxi. ; "Él no nació para ser un fantasma,como tú. Christopher aprendió todo por su cuenta. Él tiene estafuerza interior increíble. Tienes que verlo, Bianca. ¿Por qué novienes conmigo? "Yo no podía hacerlo, Christopher podría tener una fuerzaincreíble que había usado para salvarme, pero él también mehabía atacado. El mundo de los espectros tenía dos caras ytenía miedo, yo no tenía idea de cómo mis poderes estabanrelacionado con las criaturas frías, no podía encontrar lavenganza que había encontrado en la Academia. Tal vez fueuna locura tener miedo de los fantasmas después de que mehabía convertido en unoTal vez era una locura aún tener miedo a los fantasmasdespués de que me había convertido en una yo misma, pero laidea de unirme a ellos siempre me asustó profundamente. Másque eso: entrar en ese mundo se sentía como renunciar a lavida."No puedo", le susurré. La cara de Maxie cayó, pero nodiscutió.Me aparté del cuarto, lejos de ella, y me desvanecí de nuevo enla niebla azulada que se formó en mi mente dándole sentido a RENACER 33
  34. 34. la pura nada. Lucas llenó mis pensamientos y deseé volver asu lado.Cuando reaparecí en la bodega de vinos, inmediatamente tuvela sensación de que había pasado más tiempo para Balthazarde lo que había pasado para mí, él había terminado su copa devino y estaba al otro lado de la habitación, acostado en nuestracama.Lucas colocado exactamente como él había caído. La visión deél como un cadáver me golpeó de nuevo, y me tomó toda mifuerza no desaparecer otra vez, y así yo no tendría quesoportar la pérdida por un tiempo. Él merecía algo mejor queeso. No importa lo difícil que fuera de soportar, yopermanecería a su lado.Balthazar se dio cuenta de que estaba allí desde el principio,pero no dijo nada.Yo no quería discutir con él nunca más, estaba muy triste poreso, muy cansada. En su lugar le pregunté: "¿No hay algo quepodamos hacer por él?""No." Balthazar se sentó. Su pelo rizado estaba revuelto, y medi cuenta que había estado dormido. Sin duda estaba exhausto,no habían sido exactamente un par de impresionantes díaspara él, tampoco. "El impulso de matar-es poderoso, Bianca.Puede ser abrumador. Los vampiros que he conocido casitodos dominan ese impulso, pero ellos son una minoría.""¿Quieres decir, que la mayoría de ellos terminan como-comoCharity?".Cerró los ojos brevemente a la mención del nombre de suhermana más joven. "No, Charity y su especie son casosespeciales. Individuos con la fuerza para seguir adelante, peroque han perdido contacto con lo que significa ser humano.Ellos son los más peligrosos. Y, afortunadamente, los másraros. ""Entonces, ¿qué pasa con los otros?"Balthazar se frotó la sien. Si los vampiros pudieran tener dolorde cabeza, pensaría que tenía uno. "Ellos se auto-destruyen",dijo en voz baja: "Ellos se dejan tomar por La Cruz Negra, o porhumanos quienes han visto películas de terror; sólo losuficiente para hacerse una idea. O finalmente por ellosmismos. Arman un incendio y caminan en ello. Prefierenquemarse que aguantar la matadora rabia por más tiempo. " RENACER 34
  35. 35. Quería decirle que no había manera de que Lucas hiciera eso,pero no pude. No, La Cruz Negra no sería capaz de llevárselocon facilidad. Pero odiando su naturaleza de vampiro como éllo hace, ya agobiado con el hecho de que había tratado dematar a su madre y a uno de sus mejores amigos-era muyposible que Lucas podría poner fin a su existencia. Él lo veríacomo lo que hay que hacer, la única manera de proteger a lagente."El hambre es más fuerte para algunos de nosotros que paraotros", continuó Balthazar. "Tan mal como que a veces anhelola sangre... No es nada comparado con lo que algunos otrosvampiros soportan. Los que se auto-destruyen son siempre losque tienen mayor hambre. Se les hace una locura, su mente setorna al revés."Nuestros ojos se encontraron, como si él me estuvierapreguntando si tenía que seguir adelante. Pero sabía que yonecesitaba decir lo que vino después.Balthazar, comprensivo, dijo: "Parece que Lucas es uno de loshambrientos.""¿No hay nada que podamos hacer por él?" Dije. "¿Cualquierforma de hacer esto más fácil?"Lentamente Balthazar se levantó de la cama y caminó hacia mí,su expresión era incierta, "Yo no creo que podamos hacerlomás fácil, exactamente, pero hay un lugar donde podemosmantenerlo alejado de la mayoría de los seres humanos, y deLa Cruz Negra, también. Cuando Lucas pueda ser capaz deaprender a manejar en lo que se ha convertido. "Me alegré hasta que comprendí lo que significaba paraBalthazar. O ¿no? Seguramente él no podía estar pensando eneso. "¿Dónde?"Balthazar confirmó mis peores sospechas, diciendo: "Tenemosque llevar a Lucas de vuelta a Medianoche". RENACER 35
  36. 36. CAPITULO 4-.¿Que traiga a Lucas a la academia Medianoche? Repetí, ¿te hasvuelto loco? Piensa sobre esto Balthazar, Lucas estuvo en la CruzNegra, el espío a Medianoche por ellos, La señora Bethany lo odia,todos lo odian, ellos lo matarían si lo vieran.Ellos no lo harán, no pueden insistió Balthazar, ningún vampiropuede venir a Medianoche, sin importar la situación y corromper elsantuario. No importa quién sea o que hayan hecho ellos, LaSeñorita Bethany está incluido dentro de él.Pero la regla de la señorita Bethany, ¿no es esa? Ella puede romperlas reglas, las veces que ella quiera.La boca de Balthazar cambio un poco, cerro su boca y luego latransformo en algo que parecía una sonrisa, algún día; ahoraparecía algo muy oscuro para alguien. La señorita Bethany no pudequebrantar las normas, tú debes saber eso. Recuerda ella dejo aCharity dentro.Cierto, la señorita Bethany y Charity, se odian una a la otrafervientemente, pero no estaba totalmente convencida de esto.Lucas podría ser un cazador de vampiros, seguramente eso era máspeligroso que cualquier otra clase de vampiro, no importaba cuanpeligroso.Algo de mi renuencia era más egoísta. Retornar a la academiaMedianoche podría significar el regresar con mis padres. Por unaparte siempre quise verlos otra vez aunque si salía mal estereencuentro, resultaría muy doloroso; por otro lado yo sabía queellos siempre temían y rechazaban las apariciones. Si ellos merechazaban – como Kate tenia Lucas- No creía poder soportarlo.Oí pasos, en concreto pasos afuera y fui a la puerta para dejar entrara Vic y Ranulf que traían consigo una bolsa, llena con lo quesuponía, era sangre de vaca. Vic vino en esta ocasión, pero él no diomás que un par de pasos después de pasar la puerta. Cuando él mesorprendió viéndole, Vic dejaba la bolsa y luego tomaba una simplebotella de Mountain Dew. ―Imagino que debe colgar en el patio RENACER 36
  37. 37. trasero por un tiempo‖ dijo, sus ojos se enfocaban nerviosamenteen el suelo cuando Lucas y sus chicos salían afuera.Buena idea. Llevare la bolsa de compras a la mesa plegable. Muchasgracias de nuevo Vic.Dame otro día más y luego nosotros podremos atacar nuevamente.Eso es suficiente gracias.Balthazar y Ranulf tomaron una pinta del saco, cada uno en unpequeño contenedor de plástico, como los que usan para servirsopa cuando vas a un deli. Lo abrieron por arriba y comenzaron abebe, mientras Lucas continuaba en el suelo. Al principio pensé queestaban siendo egoístas, aunque luego me di cuenta, del porquehacían esto: recuperaban su fuerza. Si Lucas tuvo un despertar tansalvaje cuando Balthazar había apostado a él, ellos necesitaríanesto.Tome alguna de las pintas y las puse en el microondas. La sangresiempre sabia mejor si la probaba a la temperatura del cuerpohumano. Cuando ellos estaban listos, eche un vistazo a mis amigos,Ranulf empinaba más el contenedor para absorber hasta la últimagota, los labios de Balthazar estaban tintados de un rojo oscuro.Beber la sangre había sido tan delicioso, me di cuenta de lo quehabía perdido, en parte por seguir viva.Los chicos estaban listos. Me arrodille al lado de Lucas, poniendolas pintas a su alcance. Lentamente envolví mi mano sobre la pintaque parecían las espinas de la hoguera y se incrustaban en la palmade mi mano, imagine el dolor que Lucas habrá sentido en lossegundos antes de perder la consciencia.A la cuenta de tres, dije ―uno, dos‖Tire de la estaca hacia afuera, lo que genero un sonido húmedo ydesagradable. Lucas se retorcía en el suelo, abrió sus ojosampliamente. Inhalo, deliberadamente olfateando el aire, sabía quehabía captado el rastro de la sangre.―Bebe‖, -dije en voz baja- ―Bebe‖. La mano de Lucas se dirigió a unpuñado de los contendedores y al instante estaba vaciando lasangre de los contenedores, tragaba con tanta fuerza que sumanzana de Adán se extendida por toda su garganta.En cuestión de segundos, había terminado el primer contenedor,quedo reducido en el suelo, se abalanzo sobre el segundo. Drenabacada uno de los contenedores cada vez más rápido, solo lo veíafascinada.Cuando termino, Lucas mira alrededor salvajemente, y Ranulf lelanzo otro contenedor de la bolsa, Pensé en que no había calentadoestas bolsas, pero aun así las tomo muy rápido, Cuando el RENACER 37
  38. 38. recipiente cayó al suelo, ya no podía ir por ninguna más – paso sulengua alrededor de su boca capturando las gotas perdidas, levantosus manos y llevo a su boca sus dedos para succionar cada una delas gotas de sangre restantes.Estas bien, pregunte.Bianca, - Lucas se volvió a mí, mi cuerpo se encontraba tenso, perosu expresión ya no era como la de un animal- era más como elmismo. Esto no podía ser una alucinación, Tu realmente estas aquí.Realmente aquí. ¿Cómo te sientes? En lugar de responderme, Lucasme atrajo a sus brazos, me abrazo muy fuerte, como si fuera unaemociónhumana, estaba agradecida por eso. Sus manos se deslizaban entremis cabellos, no sé si pudo sentirlo más o menos real para él. Yosolo estaba ahí muy presente en ese instante.Repetí, ¿Cómo te sientes?Mejor, Sus palabras vinieron vacilantes, Después, lo único en quepodía pensar en este momento era que estaba aquí – No, no podíapensar- ―Solo estaba hambrienta…. ahora‖Estas bien ahora―Siempre que estás conmigo‖ su voz era fuerte, me di cuenta queaún tenía problemas. La sed de sangre no era el único problema, élse alejó de mí, quitando mi mano del suavemente, levanto su vistahacia Balthazar y Ranulf. No soñé con ustedes dos tampoco.Bienvenido a la muerte, dijo Ranulf alegremente, no es tan malocuando le hayas el truco a esto.Gracias amigo, Lucas solo asintió ante Balthazar, al parecerrecordaba la conversación que había sostenido con él Luego él secongelo, su cara se tornó como si estuviera enfermo. Me pregunte sihabía bebido la sangre muy rápido, hasta que susurro: Mama, Vic.Iré después –quiero-Todos están bien, tú no dañaste a nadie, cerré mis dedos alrededorde su rostro.Podría haberlo hecho, yo quería, Luego algo en los ojos de Lucasme hizo pensar si no quiso decir realmente ―Mama nunca querrávolver a hablarme nuevamente‖Balthazar se cruzó de brazos, ¿realmente quiere volver a hablar conella, después de lo que en que te has convertido?"Eso no funciona así", le dije. Le comente amargamente como mispadres y yo nos separamos, yo quería volver a verlos todos losdías. Cuando mis ojos se encontraron con Lucas, pude ver que élsentía lo mismo. Comprendió la repulsión de Kate y la desconfianzaen su nueva naturaleza, él la compartía. RENACER 38
  39. 39. Ranulf dio un paso adelante, ayudando como siempre. "Vic no tienemala voluntad. Él está fuera bebiendo el rocío de la montaña y sealegra de verte a ti mismo de nuevo."Lucas negó con la cabeza. "Él no puede querer estar conmigodespués de que fui por su garganta.""Creo que esta algo... abrumado por los acontecimientos del día,pero él no te abandonará", dijo Ranulf."Ninguno de nosotros". Quería abrazarlo otra vez, pero Lucas semantuvo distante, centrado hacia su interior. Cuando mire aBaltasar, se sacudió un poco la cabeza, una advertencia para que nome empuje. El control que Lucas había ganado era temporal, ytodos lo sabíamos."Chicos ¿Pueden darnos unos minutos?" Lucas dijo, corriendo unamano por el pelo de oro oscuro, que era aún más revuelto que deBalthazar. "Me alegro de verte a ti ya todo, pero Bianca y yotenemos que hablar".Seguro, Balthazar le dio un codazo a Ranulf, vamos, ayudemos aVic, con la reparación de viviendas.Luego de que la puerta se cerró tras ellos, Lucas y yo nos miramosuno al otro, y la tristeza que mostraba era tan dura que dolía verla,Recordécomo unos años atrás, cuando me entere que él estaba en la CruzNegra, como había escapado de Medianoche, como se habíanenfrentado entre sí a través de un panel de vidrio de color, sin podercreer que había alguna forma de que podríamos estar juntos denuevo. Me podía imaginar perfectamente, cada sombra de la copa,como si aún colgaba entre nosotros."¿Cómo fue para ti?" Le pregunté. "¿Estar muerto?"―No puedo recordar nada acerca de eso‖ Lucas inclino la cabezahacia atrás de las patas de la mesa plegable, dando una exhalaciónal cansancio que daba volver desde la tumba. El permaneció en elsuelo, incapaz de moverse. Ahora que Balthazar me aposto –sonaba raro el decirlo- como sea. Bueno soñé que Charity nosperseguía después de esto‖. Rio a medias, con un sonido amargo yvolvió su vista al techo ―La última cosa que necesito es tenerla aella en mis pesadillas‖Me estremecí, Charity se miraba inocente, con su rostro juvenil ydesaliñado, su apariencia endeble, pero ella era todo lo contrario.Me imagine que podía tener pesadillas sobre ella para siempre, si esque aun podía soñar. No estaba segura de eso. RENACER 39
  40. 40. ¿Te gusto esto? pregunto, fijándose en mi nuevamente. ¿Teconvertiste en fantasma de inmediato, o hubo algún momentoentre? Sería bueno pensar que tienes un anticipo del cielo.No hubo ninguna prevista, cruce mis brazos sobre mis rodillas yapoye mi barbilla ahí, Pienso que me convertí en fantasmainstantáneamente, pero me tomo un tiempo comprender quepasaba, entraba y salía constantemente.¿Piensas que habrá un más allá para los vampiros? o todos iremosal infierno si es que existe alguno.―¡No digas eso!‖El agua bendita me quema. Nunca podré volver a poner un pie entierra consagrada, dijo Lucas. Dios ha puesto claramente suposición, ¿no lo crees?Me tomó la cara con las manos. "Sé que odias esto, pero haymaneras de seguir adelante, para disfrutar de los próximos añosPiense en esto:.. Somos inmortales ahora Perdimos otra vez, pero almenos, no tendremos que hacerlo de nuevo.Lucas se apartó, cortando la comunicación entre nosotros. Poco apoco el mismo se puso de pie. Camino unos pocos pasos másalejados en nuestro improvisado departamento en la bodega devino, el estudio como si lo viese por primera vez, la placa caliente, elcolchón de aire en un bastidor de la cama, los cajones de cartónque contenía nuestras cosas. Hubo ocasiones en las últimassemanas cuando pensaba que esto era el lugar más perfecto yromántico en la tierra. Ahora parecía vieja y pequeña, su belleza,sólo era nuestra última ilusión compartida.Él dijo: "Bianca, no sé si puedo hacer esto."―Tú dices eso porque tú quieres que lo crea. No porque tú quierashacerlo‖―Te estas rindiendo sin siquiera intentarlo‖Lucas volvió a mí, con ojos angustiados. Voy a intentarlo, Jesús,Bianca, ¿piensa que no quiere intentarlo por ti? Por mucho que yoodie esto- esta hambre dentro de mí, el frío y me disguste el cómose siente la muerte- si significa algo para ti, lo intentare.Tú lo harás, debes aprender a manejar el hambre, lo prometo¿Cómo se supone que eso sucederá? hizo un gesto señalando a loscontenedores vacíos sobre el suelo. Esas son tres pintas de sangre.Es como mucho lo que puedo hacer bien, tomo la segunda para nohacer frente a esa primera bolsa y poder descansar de inmediato.Cuando pienso en Vic allá afuera – no es acerca de Vic nada más, essobre el hecho que él está vivo y que ha tenido la sangre que podíatomar, en unos pocos minutos- RENACER 40
  41. 41. Tenemos más sangre, bebe tanta como necesites. Podemos traermás. Pero es una solución temporal, y lo sabemos.El necesitaba una esperanza, solo una sugerencia nos dio unaesperanza. Dejo de lado mis objeciones y temores acerca de mispadres, el plan de Balthazar es lo mejor que tenemos.Las clases inician en dos semanas, le dije. En Medianoche, tú tienesque regresar ahí.Lucas me miró por un segundo, y luego golpeó la cabeza contra unode los bastidores de vino para que las botellas sacudieran."Grandioso. Ya estoy escuchando cosas. A mitad del camino a lalocura.""No estamos escuchando cosas. Tienes que inscribirte en laAcademia Medianoche de nuevo como un estudiante, un estudiantede vampiro esta vez, y van a cuidar de ti.""¿Cuidar de mí? Bianca, la última vez que estuve allí, fui con loschicos y quemamos el lugar."Me acordé de lo que Balthazar había dicho y me aferre a eso. "Eresun vampiro ahora. Si preguntas por el santuario, la señora Bethanytiene que dártelo. No podría ser amable exactamente, pero te daráun lugar para quedarte, y una mucha sangre para beber, y consejossobre cómo lidiar con el hambre. Durante semanas o meses,independientemente del tiempo que necesites. ""O años", dijo Lucas. "Balthazar regresaban por años."Balthazar había asistido a la Academia Medianoche, por diferentesrazones, pero la principal era la verdadera misión de la escuela:ayudar a los vampiros jóvenes de aspecto pasar por humanosmanteniéndolos al día con el mundo moderno. Yo no estabadispuesta a que Lucas llegase a tal punto, sin embargo. Lo últimoque necesitaba oír fue lo bien que podían manejarse los demásvampiros.Lucas añadió: "Además, no importa lo mucho que me odien. Noiremos a la Academia Medianoche porque es peligroso para ti.""¿Para mí?" Apenas había tenido un momento para considerar esto,pero Lucas tenía razón. Sabíamos de los acontecimientos en laescuela el año pasado que la señora Bethany ya no era simplementela directora en Medianoche, que también utilizaba la escuela comoun medio de encontrar-y tal vez la captura de fantasmas-como yo.¿Por qué estabahaciendo esto? sigue siendo un misterio, pero no había duda de queella detestaba los espectros. Lo que ella fuese no podía ser buenapara nosotros.Al ver la realización en mi cara, Lucas asintió con la cabeza. Suexpresión se había vuelto verdaderamente sombría. "Ya he RENACER 41
  42. 42. atornillado las cosas tan mal que se murió", dijo. "De ningunamanera me he de volver a un lugar en que la situación podríaempeorar aún más."¿Qué más podíamos hacer, sin embargo? Me obligué a ser valiente."Vamos a averiguarlo"."No me pidas que vaya sin ti. No podía soportarlo." Lucas dijosimplemente, es obvio, si se separó de mí, la cuerda delgada de lavoluntad que lo mantuvo complemento serio."Si tú vas a la Academia Medianoche, me voy contigo.""Bianca, no. Es demasiado peligroso.""Lucas, sí." Él siempre quería que me protegiera contra todo riesgo,pero ya era hora de un test de realidad. "¿Es más peligroso para miser un vampiro en una celda de la Cruz Negra? Lo hice por eso, yvoy a hacerlo a través de esto. Además, hay fantasmas que llegarona Medianoche sin ser destruidos por la señora Bethany. Maxie unade ellas. Se puede hacer. Por lo menos sé que hay que tenercuidado. "Lucas no parecía muy convencido: Nosotros podríamos hacer algo,podrían encerrarme en algún lugar y después yo….¿Después pararas de buscar sangre? mantuve mi voz baja, paraaminorar el peso de la siguientes palabras ―Eso no sucederá‖ y nopienso convertirte en un prisionero en alguna base o en algún lugar.Te estoy diciendo que podemos hacer esto. Tenemos que.No me gustaA mí tampoco, pero vas a estar bien. Tendrás un soporte ahí, unsuministro de sangre y otros vampiros podrán ayudarte a manejaresto. Ranulf y Balthazar irán contigo, y te prometo que Vic regresaratambién, ¿recuerdas?Sus ojos verde oscuro se abrieron ampliamente, sabía que Vic noera una fuente de consuelo para él, no era una amiga, él era unapresa.Rápidamente añadí, Tú podrás estar alrededor de Vic, con otros quepodrían ayudarte, eventualmente esto se verá más fáciles.Lucas se quedó mirando el suelo, y me odiaba por ser tanexpresiva, tan casual. Tal vez quería aprender a soportarlo, pero nosería fácil. No ayudó a nadie tampoco, pretendiendo que yopretendo que puedo.Me acordé de lo que Balthazar había dicho, acerca de que losvampiros prefieren ir dentro de un incendio en lugar de ir adelante.Lucas sabía mejor que nadie cómo destruir el cuerpo de unvampiro."Está bien. No será fácil", le dije. "Esto nunca lo ha sido. Y esonunca nos mantiene separados."Extendió sus brazos, y me encontré con ellos. Ya su abrazo se habíaenfriado, pero aun así fue Lucas, quien sigue. RENACER 42
  43. 43. En mi pelo, Lucas susurró, "¿Podría ser que solo te veo en missueños?""Mientras que mi broche, puedo llegar a ti."Frunció el ceño, luego sacó el broche de su bolsillo trasero. La florde chorro de Whitby, tallada, había sido un regalo de él a mí cuandose fue nuestra primera cita. Lo había llevado con él cuando entró enla pelea, a morir, era lo único que me había permitido llegar a él."¿Por qué el broche?"Las cosas que unido a espectros fuertemente en la vida, cosassignificativas, como este broche, o mi pulsera, o la gárgola fuera dela ventana de mi antigua habitación, bueno, podemos usarlas paraviajar. Son como paradas en una línea de metro , puedo viajar aellos, sólo una especie de aparecer dondequiera que se encuentrenLa pulsera de coral y el broche de chorro son especialmentepoderosos, porque son hechos de materiales que alguna vez fueronseres vivos ".. Cerré la mano alrededor del broche. "Así que,mientras se mantenga contigo, siempre voy a ser capaz deencontrarte. Ves, todavía tienes una manera de asegurarte queestoy a salvo.""Medianoche", dijo. "Está bien." Me di cuenta de que no le habíaconvencido tanto como él desgastado. Albergaba aún más miedoacerca de lo que pudiera sucederme más que lo que le pudierapasar a él. Pero al mismo tiempo realmente no tenía otro lugar paravolver.Nos abrazamos de nuevo, con más fuerza esta vez. Qué mal mequería creer que Lucas había encontrado una razón para laesperanza. A pesar de que nos abrazamos, sin embargo, me dicuenta de que estaba mirando por encima del hombro, mirando a lasangre. RENACER 43
  44. 44. CAPITULO 5-.―Descansar‖ dije mientras entraba al cuarto de hotel en elcentro Filadelfia por el que Baltazar había pagado. El hotel eraridículamente lujoso, edredones blancos de algodón sobrecamas de plataforma alta—demasiado limpio para muertosvivientes manchados con sangre seca ―Nosotros dosnecesitamos descansar‖―¿Puedes dormir?‖ preguntó Lucas, él se había alimentado denuevo en el camino, ahora tenía un aspecto medio mareadoque reconocía como sobrealimentación—como mamá y papá eldía de acción de gracias, teníamos que darle todo lo quepudiéramos; era la única manera de asegurarnos de podercaminar juntos por el lobby sin escondernos, él podía cometerun accidente en cualquier momento.―No estoy segura de sí los fantasmas necesitan dormir, a vecesnecesito como… desaparecer pero no es lo mismo‖―¿A dónde vas? Cuando despareces‖Me encogí de hombros, había muchas cosas que no sabía demi naturaleza fantasma.―A algún lugar del que puedo regresar, eso es todo lo queimporta‖El asintió con cansancio, a través de las delgadas paredes delhotel podía escuchar a Baltazar aventar al suelo su equipo,decidimos pasar los últimos días antes del semestre en el hotelporque los padres de Vic llegarían pronto de Italia. Vic tendríasuficientes problemas con el césped desgarrado sin unainfestación de vampiros en su sótano.También, necesitábamos darle espacio a Vic, él y Lucas nohabían estado cara a cara desde el ataque, por mutuo acuerdo.Era obvio que Vic intentaba aceptar todo en bueno términospero también le tomaría un tiempo.―¿Por qué los vampiros necesitan dormir? No tiene muchosentido‖ Lucas se quitó las botas y sus jeans, ahora que sólo RENACER 44
  45. 45. estaba usando sus bóxers y una camiseta (NT: le dicencamiseta en mi país, también esta playera, remera, entre otrostérminos) podía ver que todo su cuerpo había adoptado esaesculpida belleza vampírica. La camiseta marcaba losmúsculos de su pecho.Incluso si había perdido mi cuerpo mortal aún podía desear.Apagué una de las lámparas cercanas a la ventana y cerré laspesadas cortinas que mantendría fuera la luz del día en lamañana, Lucas se había alimentado hace poco y la luz no leharía daño, sin embargo él odiaría el deslumbramiento ―Mamásolía decir que era nada más que un hábito, el cuerpo continúahaciendo lo que sabe que debe hacer, ¿te diste cuenta de quesigues respirando?, lo continuarás haciendo, incluso si estásdormido‖―Pensé que no necesitaría aire nunca más‖ dijo Lucas comobroma pero no funcionó. Podía decir que el acababa de darsecuenta de que nunca más sentiría el alivio de tomar aire o deuna mirada cordial.Lucas colapsó sobe la cama, hundiéndose en las almohadas deplumas, tal vez él habría podido caer dormido de inmediatopero yo tenía otros planes.Cuidadosamente intenté quitarme mi pijama, no se sentía comoropa, no como lo recordaba, no sabía si podía quitármela.Me la quité, la pijama cayó al suelo y despareció, esperaba quevolviera pero en un rato.Cuando entré en la cama junto a él vi una sonrisa en su rostro,era el primer signo de placer que había visto en él desde suresurrección ―¿Esto aún funciona?‖ murmuró Lucas ―¿Tú yyo?‖―Descubrámoslo‖Él me tomó en sus brazos, ambos nos sentíamos fríos al tactopero eso era normal para nosotros, para lo que nos habíamosconvertido. Delicadas líneas se formaban a nuestro alrededorsobre las sábanas cuando nuestros labios se encontraron congentileza. Al comienzo Lucas parecía inseguro, de su reaccióny de la mía que me sentía insoportablemente tierna hacia él,como si todo lo que quisiera hacer fuera aferrarme a él comouna manta y refugiarlo de todo lo que habíamos tenido quepasar.Su boca se abrió bajo la mía y sus dedos se enredaron en micabello, la única cosa que llevaba puesta era el brazalete decoral que me mantenía sólida, que hacía esto posible. RENACER 45
  46. 46. Lo hicimos, pensé, todos los momentos difíciles parecíandesaparecer, estamos de nuevo en lo que comenzamos, lamuerte no nos lo puede arrebatar.Nuestros besos se intensificaron y se volvieron másprofundos, las manos de Lucas seguían siendo como lo eran,fuertes y familiares, me tocó de la misma manera, sentí placerpero uno más suave, difuso y abarcando todo, pero esto no erade menos para haber cambiado. Mientras mi seguridad crecía,pasión se construía entre nosotros, parecía que mi gozó en élfluía a través de nosotros.Él me volteó en mi espalda, entonces su expresión cambió, visus colmillos, entendí y luego sonreí. Yo también sentí laurgencia de morder, no tan fuerte porque no necesitaba sangrepero sexo y colmillos siempre estarán juntos para mí.―¿Necesitas beber?‖ me arqueé contra él y dejé mi cabeza irhacia atrás, exponiendo mi cuello. Lucas tomó aire ―Bebe demí‖Con un gruñido él hundió sus colmillos en mi cuello, sentí eldolor, como si tuviera un cuerpo de nuevo y eso era una raraclase de placer también. Mis manos se apoderaron de él confuerza por su espalda, rindiéndome ante su hambre——hasta que él se alejó gritando de dolor.―¿Lucas?‖ me senté en seguida, agarré la sábana conmigo―¿Lucas, qué pasa?‖―Quema‖Tropezó con la cama con sus manos en su cuello, se ahogó yescupió, sangre gris de fantasma manchó el piso brevementeantes de desaparecer. Olfateé humo y encendí la luz de un ladode la cama, en la alfombra podía ver pequeñas marcas dequemadura, luego me di cuenta de que las sábanas tambiénestaban quemadas donde cayó mi sangre. Puse mi mano en laherida de mi cuello, pero ya estaba cerrada. La piel cosida bajomis dedos, sentía una sensación de cosquillas.Por un momento sólo nos miramos, la única cosa que meanimé a decir fue ―ahora sabemos porque los vampiros nobeben sangre de fantasma‖―Sí‖ Lucas hizo una mueca mientras hablaba, su voz estabaronca, me di cuenta de que sus labios, lengua y gargantatenían rastros de quemadura. Los vampiros se curaban rápidopero no de inmediato, cualquier lugar que tocáramos seríafuente de dolor para él justo ahora. RENACER 46
  47. 47. Tal vez el vio la lástima en mis ojos porque él se dio vuelta―Deberíamos ir a dormir‖ él tiro de la cubierta de las sábanasblancas de la otra cama.―Lucas, esto no tiene que tratarse siempre de beber sangre,recuérdalo‖―Lo sé‖ él cayó en la cama pesadamente, como si no pudierasoportar su cuerpo ―Lo… lo descubriremos‖Pensé que podía argumentar pero éste no era momento,simplemente apagué la luz y me deslicé bajo las cobijas, fría ysola en la gran cama. Después de unos pocos segundos mesentí sin razón alguna para mantenerme corpórea así que mequite el brazalete y me disolví en una azul, vacía y místicaversión de mí misma.Demasiado para pensar que la muerte no podríaarrebatárnoslo.―Última oportunidad para cambiar de opinión‖ dije unos díasdespués mientras Lucas tomaba sus pocas posesionestemprano en la mañana el primer día de escuela, por unmomento me arrepentí de la broma, sería desastroso si Lucascambiaba de opinión, no teníamos un plan B.Pero Lucas trató de sobrellevar esto. ―Siempre tuve laintención de obtener un diploma algún día. Supongo quedespués de la muerte cuenta como algún día. Eh?‖ Trató desonreír para mí, pero no llegó muy lejos. ―¿Se siente raro?¿Verdad?‖Esa fue la primera vez que me di cuenta que él había muertocomo un marginado del undécimo grado. ―Si, un poco.‖Estos días no habían sido fáciles para nosotros. Teníamos quemantener a Lucas sobrealimentado con sangre, y élmayormente se negaba a abandonar el cuarto. Yo habíamemorizado el horario de las camareras del hotel, por lo quepodría hacer que Lucas las evitara. Lucas seguía pensando queEve corría mucho riesgo por mí, y no estaba segura de no estarde acuerdo. Pero, ¿qué otras opciones teníamos?La luz del amanecer iluminó los bordes de la cortina de laventana del hotel cuando Lucas se encogió de hombros en elsuéter del uniforme— Balthazar había ordenado un suministropara ellos online. Él se había vuelto un poco más alto y muchomás musculoso desde que había sido un estudiante deMedianoche, por lo que el suéter estaba un poco apretado,pero en el buen sentido. ―Te ves muy bien, dije. Me recuerda acuando nos conocimos.‖ RENACER 47
  48. 48. ―Cuando traté de salvarte de los vampiros.‖ Lucas hizo unapausa, y luego se acercó a mí y puso su mano en mi mejilla.―Tú sabes que la única razón por la que estoy haciendo esto espara que yo pueda volver contigo, ser suficientemente decentepara ti, saber cómo actuar. Lo entiendes, ¿verdad?‖―Lo hago‖.―Y vas a tener cuidado, ¿no? ¿No vas a correr ningún riesgo enMedianoche?‖―Voy a tener mucho cuidado.‖ Tomé su mano en la mía y lebesé la palma. Entonces me quité el brazalete de coral y plata,volviéndome media transparente mientras lo dejaba caer en losdedos de Lucas. ―Toma esto contigo. Yo llegaré allí.‖―¿No lo quieres contigo? ¿Por si acaso? No puedes permitirteel lujo de perder esta cosa, y el broche ya está en mi bolso.‖―No es como que lo pueda llevar conmigo‖, señalé. ―Cuandovoy a viajar incorporalmente, nada físico puede viajar conmigo.Además, no podría estar en cualquier lugar más seguro quecontigo.‖ Doblé su mano alrededor de la pulsera.Se inclinó hacia adelante, como para darme un beso. Ahora yoera incorpórea, una sombra suave de niebla azul con la vagaforma de mi cuerpo, nuestros labios no podían tocarse. Peroun poco de Lucas pasó a través de mí, un cosquilleo levefresco que me hizo estremecer, al igual como hubiera sidonuestro beso.Justo cuando empecé a sonreír, sin embargo, hubo un golpeen la puerta: Balthazar. Tiempo de irse.Después de que se había iniciado el largo viaje desdeFiladelfia, me preparé para mi propio viaje. Maxie me habíadicho que los espectros se mantenían unidos a ciertos lugaresy cosas que habían sido significativos para nosotros ennuestras vidas. Yo siempre podía viajar con ellos, no importa lolejos que pueda estar. No estaba segura de lo que cada uno deesos lugares fue, sin embargo, aunque yo tenía ideas: el viejoárbol de arce en Arrowwood donde me gustaba jugar de niña,el teatro donde Lucas y yo habíamos ido en nuestra primeracita, y tal vez la bodega donde había vivido nuestras últimassemanas. Estos eran sólo teorías, sin embargo.El único lugar donde sabía que podía viajar fue el primero alque fui por accidente: la academia de Medianoche,específicamente la gárgola que se había posado fuera de midormitorio. RENACER 48
  49. 49. Vagué en la oscuridad de la niebla, y al principio la sensaciónera deliciosa como el sueño, tan tentador. Pero mi mente semantuvo centrada en la gárgola. Había pasado tanto tiempomirando su espaciosa sonrisa con colmillos que podíaimaginarlo perfectamente: Las garras de piedra, espaldaencorvada, las alas puntiagudas. En pocas palabras meimaginé la forma en que había sentido la piedra bajo mismanos, fría y dura.Entonces pude sentirlo.El mundo a mí alrededor se aclaró. Yo estaba en lo alto de lagárgola, que hubiera sido ampliamente incómodo si hubieraestado viva, pero estaba muy bien ahora ya que podía flotarcuando quería. Volutas de hielo se reflejaron a través de laventana, anunciando la presencia de un fantasma.¿Mis padres podrán verlas? Ellos las habían visto la primeravez que accidentalmente había venido aquí. En lugar de darsecuenta que era yo, ellos se habían asustado, creyendo que laescarcha venía de otros fantasmas que habían invadidoMedianoche.No invadieron, me recordé. Ellos fueron arrastrados aquí porlos estudiantes. Traídos aquí específicamente por la Sra.Bethany. Tuve que permanecer en guardia.No oí nada en el apartamento. Era probable que mis padresestuvieran abajo, ayudando a la Sra. Bethany con la bienvenidaa los estudiantes. Mirando hacia abajo, vi que los primeros yahabían comenzado a llegar. Sobre todo los seres humanos, eneste momento, demasiado ruidosos y demasiado felices, perode vez en cuando figuras silenciosas, vestidas de negrorecorrían a través de la multitud como si pertenecieran aquímás que nadie. Ellos si pertenecían más aquí, ellos eran losvampiros.Rápidamente yo brillaba a lo largo del costado del edificio,invisible excepto por los rastros de hielo que dejé atrás. Alprincipio sólo quería tener una mejor vista, pero luego me dicuenta: Algo se sentía extraño en la escuela.Bueno, gran sorpresa. La academia Medianoche era bastanteecha de lo extraño. Esto era diferente, sin embargo, algo quenunca había sentido antes, como si, en algunos lugares, laescuela estaba empujándome, tratando de mantenerme fuera.Probablemente era algo que sólo los espectros podían sentir.En aquellos lugares, sentía como si estuviera siendoobservada justo a través de las paredes. Curioso, me moví a lo RENACER 49
  50. 50. largo del edificio, dejando rastros de escarcha en las ventanasa mi paso. Aunque hubo lugares en los que podía entrar en laescuela, había otros en los que no podía. Y un solo lugar, elárea en la parte superior de la torre sur, justo encima delapartamento de mis padres, lo sentía apagado para mí porcompleto, de una manera que me dio escalofríos.Así que no vayas allí, me dije. No es como si hubiera tenidouna sola razón para ir allí antes. Mientras puedas entrar porcualquier lugar del edificio, podrás ver a Lucas. Nada másimporta.Sin embargo, el conocimiento de una extraña amenazadoraenergía me hacían preocupar. Me lancé hacia debajo de nuevo,lo mejor para salir de ella y ver a los recién llegados, que era loque tenía que prestar atención en cualquier caso.Cuando presté más atención en el grupo, vi mi primera carafamiliar y sentí un cálido resplandor de felicidad que podríahaber sido una sonrisa. Patrice!Patrice Deveraux, mi compañera de cuarto durante mi primeraño en Medianoche, salió de una delgada Lexus gris. Suversión adaptada del uniforme escolar le daba el aspecto desofisticado y elegante, incluso en una falda escocesa y unsuéter, y su cabello ahora rebotaba con sus rizos naturales, unhalo de espesor oscuro que era apropiado para ella. Se habíasaltado el año pasado para divertirse en Escandinavia con sunuevo chico, pero uno de ellos había roto, probablementePatrice, que parecía pensar de los hombres como accesoriosde moda principalmente.A pesar de su obsesión por las apariencias y el lujo, Patricetenía un espíritu especial que hizo que ella me agradara. Más omenos para mí sorpresa, ella había intentado llegar a mídurante el verano después de que había huido, lo que medemostraba que ella no era tan imprudente como a vecespudiera parecer. Me hizo feliz recordar que no todos losvampiros en la academia Medianoche eran siniestros yamenazadores. Además, esa fue la primera vez que la habíavisto desde que había muerto. Me hubiera gustado haberledicho hola, pero por supuesto eso era imposible.Justo antes de que Patrice entrara, se detuvo en la puerta ymiró hacia arriba, al lado donde yo me movía. ¿Podía verme?Me di cuenta rápidamente que no podía, pero la coincidenciafue sorprendente. Patrice vaciló un segundo más antes dereajustar sus gafas de sol y entró. RENACER 50

×