Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

La Celestina

16,273 views

Published on

Una presentación urgente y aún inconclusa sobre el tema de La Celestina

  • Be the first to comment

La Celestina

  1. 1. LA CELESTINA Gabriela Zayas De Lille IES Leonardo da Vinci Sant Cugat del Vallès 2007
  2. 2. Sobre su vida sabemos que pudo nacer hacia 1470 en la Puebla de Montalbán, provincia de Toledo. Era estudiante de derecho civil y canónico en Salamanca, y alcanzó el grado de bachiller. Sus padres fueron Garci González Ponce de Rojas y Catalina de Rojas.‘Hernando de Roxas’ es un hidalgo notorio y conocido, cristiano viejo, y no Fernando de Rojas judío converso como, por error, llegó a afirmarse. Residió en la Puebla hasta 1508 aproximadamente, pues en dicho año tomó posesión de la alcaldía de Talavera de la Reina, donde ocupó el cargo de alcalde (cuya función era dictar sentencia en los pleitos civiles) y también de letrado, oficio que ejerció durante un periodo dilatado de tiempo, al menos hasta 1538. Ahí se casó con Leonor Álvarez, con la que tuvo varios hijos, siendo su primogénito Francisco de Rojas, a quien lega toda su biblioteca, el cual también ejerció como letrado en dicho Ayuntamiento. Murió en Talavera de la Reina en 1547.
  3. 3. La Obra La Celestina vista por Picasso
  4. 4. Rojas, según él mismo comenta en “El Autor a un su amigo” y en “El Autor escusándose de su yerro”, es el continuador de un texto que encontró en Salamanca:Yo vi en Salamanca la obra presente. Movíme a acabarla por estas razones: la primera, que estó en vacaciones; otra, que oý su inventor ser ciente... de otras, avisos y consejos contra Y, como mirasse su primor, su sotil lisonjeros y malos sirvientes y falsas artificio, su fuerte y claro metal, su mugeres hechizeras. Vi que no tenía modo y manera de lavor, su estilo su firma del autor, y era la causa que elegante, jamás en nuestra castellana estava por acabar; pero quien quier lengua visto ni oýdo, líelo tres o quatro que fuesse, es digno de recordable vezes, y tantas quantas más lo leýa, memoria por la sotil invención, por tanta más necesidad me ponía de la gran copia de sentencias releerlo y tanto más me agradava y en entrexeridas, que so color de su processo nuevas sentencias sentía. donayres tiene. Gran filósofo era. Vi no sólo ser dulce en su principal (...) Y porque conozcáis dónde historia o fición toda junta, pero aun comiençan mis mal doladas razones de algunas sus particularidades salían y acaban las del antiguo actor, en la delectables fontezicas de filosophía; de margen hallaréys una cruz; y es en otras, agradables donayres; fin de la primera cena. Vale.
  5. 5. ¿Dos autores? Gran parte de los estudiosos, viendo los significativos cambios de estilo, lengua, construcciones verbales, fuentes, e incluso actitudes, se han decantado por aceptar la veracidad de la doble autoría, sin poder asignar el primer Acto a un nombre concreto, ni a los dos propuestos por el propio Rojas: Mena o Cota. Aunque no falten tampoco quienes afirmen una única autoría con convincentes razones (Miguel Martínez: 1996). Pero siguen vigentes las palabras de D. Marcelino Menéndez y Pelayo: “En absoluto Aceptando como probable la doble rigor crítico la cuestión del primer autoría de la Celestina, Rojas, al acto es insoluble, y a quien se atenga haber continuado y acabado tan estrictamente a las palabras del perfectamente el primer Acto, ha bachiller ha de ser muy difícil dado a la luz una obra maestra refutarle” (1910) y todo el siglo XVI literaria universal y por tanto, creyó en la veracidad de las palabras hablaremos siempre de él como de Rojas y aceptó la Celestina como responsable final del texto que dio a obra de dos autores” (1910). la imprenta.
  6. 6. Obra La obra presenta dos principales versiones: la Comedia (1499, 16 actos) y la Tragicomedia (1502, 21 actos). La crítica tradicional ha debatido el género de La Celestina, que no es una obra dramática (que duraría unas 9 horas), ni una novela. La crítica actual coincide en señalar su carácter de obra híbrida y su concepción como quot;diálogo puroquot;, quizá para ser recitado por un sólo lector impostando las voces de los distintos personajes ante un auditorio poco numeroso. Sus logros estéticos y artísticos, la caracterización psicológica de los personajes -especialmente la tercera, Celestina, cuyo antecedente original se encuentra en Ovidio-, la convierte en una comedia humanística. La Celestina es una de las obras cumbre de la literatura universal.
  7. 7. Contexto Histórico La Celestina se escribe durante el reinado de los Reyes Católicos (1469-1504). En 1492 se produce el Descubrimiento de América, la conquista de Granada y la expulsión de los judíos. Es también el año en que Anonio de Nebrija publica la primera gramática de la lengua castellana, publicación que, junto a la actividad docente del propio Nebrija en Salamanca, propicia la irrupción del Humanismo en España. Así, convencionalmente y a efectos didácticos, se sitúa en Los Reyes Católicos este año, 1492, el comienzo de la transición entre la Edad Media y el Renacimiento. Es, precisamente, en la década de los noventa del cuatrocientos cuando aparecen las primeras ediciones de la Comedia de Calisto y Melibea (1499). La unificación de todos los territorios de la que sería España, en un único reino y en una única religión, la cristiana, se produce en este periodo. Sánchez Albornoz resalta la importancia de ser cristiano viejo, en una sociedad que está prevenida frente a los miembros de las otras dos religiones: judíos y musulmanes, e incluso llega al rechazo frontal. Se desconfía de los cristianos nuevos, que antes eran judíos o con antepasados de esa religión, que serán expulsados del reino y a los que la Inquisición perseguirá, incluso hasta a la muerte. La conquista de Granada
  8. 8. ARGUMENTO La obra comienza cuando Calisto ve casualmente a Melibea en el huerto de su casa, adonde ha entrado a buscar un halcón suyo, y la desea inmediatamente. Ella lo rechaza, pero ya es tarde, ha caído violentamente enamorado de Melibea. Por consejo de su criado Sempronio, Calisto recurre a una vieja prostituta y ahora alcahueta profesional llamada Celestina quien, haciéndose pasar por vendedora de géneros diversos (peines, alfileres, ovillos, afeites, hierbas e incluso oraciones, género este que es el que compra Melibea: una oración contra el dolor de muelas), puede entrar en las casas y de esa manera puede actuar de casamentera o concertar citas de amantes; Celestina también regenta un prostíbulo con dos pupilas, Areusa y Elicia. El otro criado de Calisto, Pármeno, cuya madre fue maestra de Celestina, intenta disuadirlo, pero termina despreciado por su señor, al que sólo le importa satisfacer sus deseos, y se une a Sempronio y Celestina para explotar la pasión de Calisto y repartirse los regalos y recompensas que produzca. Mediante un pacto con el diablo, Celestina, consigue que Pármeno se ponga de su parte ya que hace que una de sus pupilas lo enamore y que Melibea se enamore de Calisto por la misma magia y como premio recibe una cadena de oro, que será objeto de discordia, pues la codicia la lleva a negarse a compartirla con los criados de Calisto; éstos terminan asesinándola, por lo cual se van presos y son ajusticiados. Las prostitutas Elicia y Areusa que han perdido a Celestina y a sus amantes, traman que el fanfarrón Centurio asesine a Calisto, pero éste en realidad sólo armará un alboroto. Mientras, Calisto y Melibea gozan de su amor, pero al oír la agitación en la calle y creyendo que asus criados están en peligro, Calisto salta el muro de la casa de su amada, cae y se mata. Desesperada, Melibea se suicida y la obra termina con el llanto de Pleberio, padre de Melibea, quien perdona a los amantes.
  9. 9. Fuentes: http://www.cervantesvirtual.com/ bib_obra/Celestina/autor.shtml GILMAN, Stephen, La España de Fernando de Rojas. Panorama intelectual y social de “La Celestina”, Madrid, Turus, 1978, pp. 486-493. SALVADOR MIGUEL, Nicasio, “La identidad de Fernando de Rojas”, en Celestina. La comedia de Calisto y Melibea, locos enamorados. Coordinador Gonzalo Santonja, Madrid, Sociedad Estatal España Nuevo Milenio, 2001, pp. 71-103. VALLE LERSUNDI, F., “Testamento de Fernando de Rojas, autor de La Celestina” Revista de Filología Española, XVI (1929), pp. 366-88. VALVERDE AZULA, I., “Documentos referentes a Fernando de Rojas en el Archivo Municipal de Talavera de la Reina”, Celestinesca, 16-2 (1992). MIGUEL MARTÍNEZ, Emilio de, La Celestina de Rojas, Madrid, Gredos, 1996. MENÉNDEZ Y PELAYO, Marcelino, Orígenes de la Novela, t. III, Madrid, Ed. Bailly/Baillière, 1910. http://es.wikipedia.org/wiki/La_Celestina

×