Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

Cuento

1,278 views

Published on

Published in: Education
  • Be the first to like this

Cuento

  1. 1.       GOR, EL DUENDECILLO        
  2. 2.     G or  despertó,  parecía  que  hubiera  salido  de  un  sueño  casi  eterno…  se  desperezó,  se  frotó  sus  ojillos  con  las  manos  y  continuó  mirando  a  su  alrededor…  no  entendía  nada…  ¡Había  cambiado  todo  tanto!...  Oía  ruidos  extraños,  los  grandes  árboles  que  él  recordaban  ya  no  estaban,    las  casas  eran  enormes y había mucha gente… estaba rodeado de un grupo de niños que lo miraban  con curiosidad.  Gor  era  un  pequeño  duende,  era  bajito,  bajito,  bajito…,  tan  diminuto  que  para  verlo  bien  había  que  cogerlo  con  la  mano  y  acercarlo  a  los  ojos.  Su  vestimenta  era  muy   original.  Llevaba  una  casaca  roja,  de  un  rojo  tan  vivo  que  deslumbraba;  un  cinturón  ancho con una gran hebilla y sus pantalones tenían todos los colores del mundo… ¡Qué  digo  todos!...  Todos  y  alguno  más  que  él  se  había  inventado,  que  para  eso  era  un  duende…  Su  pelo  se  escondía bajo un gorro verde, como todo buen duende  que se preciara.                                                                                                          El grupo de niños estaba observando todas estas cosas  mientras  comían  unas  “chuches”  que  tenían  unos  colores  muy  chillones  y  dejaban  un  olor  dulzón  y  empalagoso…  De  repente  Gor  se  dio  cuenta  de  lo  que  estaban haciendo y gritándoles que no comieran eso  se tapó la cara con las manos y  se echó a llorar ruidosamente.  Los niños le acarician y le dicen:  ‐No tengas miedo… No llores. Entre todos vamos a pensar cómo ayudarte.  ‐No hace falta que penséis, les dice Gor, sólo os pido que no volváis a comer esas cosas  de colores que huelen tan mal.  Gor  ha  dejado  bruscamente  de  llorar.  Tiene  la  cara  llena  de  churretes  y  los  pelos,  despeinados,  se  le  salen,  en  mechones,  de  su  gorro  de  duende  a  causa  de  los  restregones que se ha dado mientras lloraba. Se acomoda, y les dice:  ‐Os voy a contar algo. Algo de lo que yo formo parte, y así me conoceréis:  Hubo  una  vez,  hace  muchísimos  años…  muchos  más  de  los  que  la  memoria  pueda  llegar a recordar, un mundo en el que no había casas, no había Bancos, ni hipotecas,  no había coches, no había trenes, ni aviones, ni ordenadores, ni wiis, ni sofás, ni sillas,  2   
  3. 3.   ni mesas… ni platos, ni vasos, ni “chuches”, ni pasteles… Difícil de imaginar ¿verdad?...  Pues  así  era  aquel  mundo.  Todo  era  verde  y  reluciente  bajo  el  sol;  y  gris  y  cristalino  bajo la lluvia; porque, eso si, hacía sol, llovía, nevaba… igual que ahora.  Sólo estaban inventadas las palabras que se utilizaban: Vida, muerte, amor, felicidad,  hambre,  comer  etc.  La  palabra  “gordo”,  por  ejemplo,  aún  no  se  había  inventado  ¿sabéis por qué?... pues porque no había gordos y no hacía falta usarla.  Los  hombres  de  aquel  mundo  también  comían,  como  vosotros,  pero  no  iban  al  supermercado  a  comprar  los  alimentos,  tenían  que  proporcionárselos  ellos  mismos  utilizando su ingenio, su habilidad y su inteligencia. Cazaban,  pescaban  y  recogían  frutos  de  la  tierra;  pero  tenían  que  fabricarse  sus  armas,  pues  no  había  rifles,  ni  arcos,  ni  cañas  de  pescar…  Corrían  detrás  de  los  animales,  les  acorralaban,  peleaban  con  ellos  y  les  golpeaban  con  huesos  de  otros  animales o con ramas de árboles hasta vencerles y luego hacían un fuego, los asaban y  los  comían.  Cuando  iban  a  pescar no  se  sentaban,  como  ahora,  a  esperar  que  el  pez  picara  el  anzuelo,  ¡qué  va!...  Se  sumergían  en  el  agua  y  nadaban  como  los  peces  mismos hasta hacerse con alguno de ellos… En cuanto a los frutos… unos los recogían  de la tierra y otros tenían que trepar a los árboles para alcanzarlos… ¿Veis? ¿Entendéis  ahora por qué no se había inventado la palabra “gordo”?... El comer llevaba implícito  hacer ejercicio y todos los hombres, mujeres y niños de aquel mundo eran esbeltos y  ágiles; no tenían grasa, ni colesterol…   Pero… como no todo es perfecto, en este maravilloso mundo vivía yo, que por cierto  no  era  tan  maravilloso  como  el  mundo.  Me  llamo  Gor  y  tenía  un  gran  defecto…  era  vago,  muy  vago…  era  vaguísimo…  no  cazaba  porque  había  que  correr,  no  pescaba  porque  había  que  nadar,  no  me  agachaba  a  coger  alimentos  de  la  tierra  porque  después me dolería la espalda… y no trepaba  a los árboles para coger frutos porque  estaban muy altos y había que esforzarse mucho… Me pasaba todo el día tumbado a la  sombra, y me alimentaba de lo que perdía alguna hormiga que iba demasiado cargada  hacia su hormiguero, y de los regalos de mi vecina, de la que ya os hablaré. Sólo me  3   
  4. 4.   dedicaba a aburrirme, porque, de verdad, me aburría mucho… y a pensar (y poco, no  creáis) en la manera de cambiar ese mundo y hacerlo más cómodo y divertido… Poco a  poco fui haciéndome más grande… No era más alto, no… Era más ancho… Reventé mi  casaca roja, tuve que quitar el cinturón… y mis pantalones tuvieron un color más: el de  mi piel que asomaba por las costuras…  No os he dicho que vivía bajo una especie de puente que hacía la raíz de un viejo árbol  gigantesco  que  cansada  de  tantos  años  de  oscuridad  salió  de  la  tierra  para  buscar  el  sol… Tenía dos vecinas que vivían encima, en la copa del gran árbol, una era Do una  bruja mala y además fea, feísima… que a veces tomaba la forma de una gran mariposa  negra que volaba torpemente; y otra se llamaba Salud y era una bruja buena, un hada,  que se transformaba en una mariposa de infinitos y hermosos colores.  Do siempre revoloteaba a mi alrededor y me traía “chuches” de vivos colores que ella  me  hacía,  yo  estaba  encantado,  porque  era  el  único  que  comía  esas  cosas…  y  ella,  viendo mi transformación se alegraba muchísimo y me decía que me estaba ayudando  a  hacer  ese  mundo  que  yo  quería,  y  que  entonces  uniríamos  nuestros  nombres    y  nacería una palabra nueva de la que seríamos inventores: Gordo…      Yo  soñaba  y  soñaba  con  ese  día  sin  saber  que  lo  que  la  bruja  estaba  haciendo  era  probar en mí un elixir, para que los niños, atraídos por sus colores, por su olor y sabor,  lo tomaran y se volvieran todos igual de vagos que yo. Quería que esto se convirtiera  en una epidemia para que todo el mundo engordara… y es que le daba mucha rabia  que todos fueran ágiles y guapos y ella tan horrorosa…   Salud, que observaba todo lo que estaba pasando, me prevenía y me aconsejaba. Me  decía  que  dejara  de  comer  esas  “porquerías”  que  me  daba  Do  y  que  me  diera  un   paseo para coger una hierba sabrosísima, según ella, que había en un lugar cercano;  pero yo no quería ni oírla y seguía allí tumbado esperando a Do y a sus “ chuches “ .  4   
  5. 5.     Un día empecé a preocuparme…, me sentía  mal, ese día yo si quería moverme, pero no  podía… estaba demasiado pesado… ¡Menos  mal  que  Salud  estaba  al  acecho!...  fue  corriendo hasta donde yo estaba y me llevó  las hierbas que ella tanto me recomendaba  y  de  verdad  que  estaban  riquísimas,  luego  me  trajo  un  montón  de  frutas…  y  así  unos  cuantos  días  hasta  que  poco  a  poco  fui  encontrándome  mejor  y  ya  fui  yo  a  por  frutos, a pescar y a cazar…  A todo esto, Do desapareció de mi vida, se olvidó de mí. Ya no le hacía falta. Seguro, le  decía yo a Salud, que se ha salido con la suya y se ha puesto manos a la obra con su  elixir…                                                                ‐Como  eso  ya  no  podemos  arreglarlo,  dijo  Salud,  te  voy  a  dormir  por  muchos  años,  para  que  cuando  despiertes,  si  ha  hecho  efecto  la  epidemia  que  pretendía  Do,  cuentes  a  todo  el  mundo  los  graves  inconvenientes que tiene para la salud el comer mal  y  el  no  hacer  ejercicio;  y  las  ventajas  de  la    comida  sana… ¡Ah!, también me dijo, que no olvidara decir a  los  niños  que  no  coman  “chuches”  ni  dulces  en  exceso,  porque  son  muy  perjudiciales  para  sus  dientes y su salud en general.  ¿Me entendéis ahora?... ¿Queréis, de verdad, ayudarme?... Pues empezad por cuidar  vuestra propia comida y aconsejad a todos que lo hagan. Yo he aprendido la lección y  no es fácil que la olvide, recordad que yo inventé la palabra “gordo”…  y ahora os dejo,  que  es  mi  hora  de  hacer  ejercicio…  y  dicho  esto  Gor  salió  corriendo  como  una  bala.  Entre lo pequeñito que era y su colorido que se mezclaba con el movimiento, parecía  una hoja empujada por el viento… Sin duda se había convertido en un ser ágil y sano.          5   

×