Nightwalkers              Jacquelyn Frank




                      1
Traducido: Kasiopea
Nightwalkers                                                                        Jacquelyn Frank


                    ...
Nightwalkers                                                                      Jacquelyn Frank


de matrimonio, porque ...
Nightwalkers                                                                       Jacquelyn Frank



Su situación parecía...
Nightwalkers                                                                        Jacquelyn Frank



Damien se quito los...
Nightwalkers                                                                     Jacquelyn Frank


"¿Qué estamos mirando e...
Nightwalkers                                                                        Jacquelyn Frank


era una persona deci...
Nightwalkers                                                                     Jacquelyn Frank


Pero, a diferencia del ...
Nightwalkers                                                                      Jacquelyn Frank


regresar a sus propied...
Nightwalkers                                                                        Jacquelyn Frank



Debido a los proble...
Nightwalkers                                                                       Jacquelyn Frank


El Rey Demon, era un ...
Nightwalkers                                                                       Jacquelyn Frank



Noah se rió de eso. ...
Nightwalkers                                                                     Jacquelyn Frank


"Dentro de un mes o dos...
Nightwalkers                                                                       Jacquelyn Frank


"La tenemos que casti...
Nightwalkers                                                                       Jacquelyn Frank


no era más que una jo...
Nightwalkers                                                                       Jacquelyn Frank



Había sido verdadera...
Nightwalkers                                                                     Jacquelyn Frank


"A pesar de todos estos...
Nightwalkers                                                                      Jacquelyn Frank


"Syreena?"

"¿Hmm?" El...
Nightwalkers                                                                     Jacquelyn Frank


opuesto cuando te encue...
Nightwalkers                                                                       Jacquelyn Frank



"Maldición", murmuró...
Nightwalkers                                                                        Jacquelyn Frank


Su tono simplista no...
Nightwalkers                                                                       Jacquelyn Frank


Ya sea por las tallas...
Nightwalkers                                                                         Jacquelyn Frank


Eran xenófobos, tem...
Nightwalkers                                                                      Jacquelyn Frank


flagrante constitución...
Nightwalkers                                                                     Jacquelyn Frank


Damien la había notado ...
Nightwalkers                                                                       Jacquelyn Frank



Teniendo en cuenta q...
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
The Nightwalkers 04   Damien
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

The Nightwalkers 04 Damien

4,358 views

Published on

0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
4,358
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
5
Actions
Shares
0
Downloads
97
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

The Nightwalkers 04 Damien

  1. 1. Nightwalkers Jacquelyn Frank 1 Traducido: Kasiopea
  2. 2. Nightwalkers Jacquelyn Frank DAMIEN PROLOGO Inglaterra: año 1562 Elizabeth rio en voz alta, el sonido llego hasta los enormes techos abovedados del salón de baile a pesar de estar sin aliento. Estaba presionando una mano en la curva de su cintura, justo en el punto donde su corsé siempre tendía a morder su capacidad pulmonar. Sin embargo, sólo aquellos de su estricta confianza serían conscientes de la importancia de sus diversiones. Para cualquier otro en la corte, la joven Reina Bess se estaba riendo con su elegante acompañante de baile. Su compañero fue inmisericorde, sujetando sus dedos firmemente y guiando, turno tras turno de la intrincada danza. Había pocas personas en la corte de la Reina que pudieran igualar con la monarca, la pasión y la resistencia a la danza. Aparentemente, el Príncipe rumano que tenia a Bess cogida de la mano era muy capaz, e incluso empujarla a extraordinarios límites. Robert Dudley observaba la debacle a oscuras, con ojos avariciosos y un tic que saltó elocuente en su mandíbula. Cecil, Lord Burghley, no pudo resistir la oportunidad de burlarse del descuidado favorito de la reina. "Parece, Dudley, que nuestra buena Bess está bastante bien con el Príncipe Damien. No creo que jamás la haya visto hacer amigos tan rápido con un dignatario". Dudley no respondió inmediatamente. Había sido obligado a presenciar una gran variedad de pretendientes de distintos países haciéndole la corte a su Bess, pero este Príncipe Rumano tendría tan poco éxito en su propuesta como el resto, ante la caprichosa Reina de Inglaterra. Su corazón es mío, pensó enfurecido. No importa cuántos hermosos dignatarios desfilaran delante de ella como carne de matrimonio, Bess nunca traicionaría a su propio corazón……… o el de él. Damien tiró de Elizabeth en la vuelta final de la danza, la alegría y la travesura destellando en sus imponentes ojos azules de medianoche. “¡Usted está mejor que yo esta noche!” declaró la Reina Inglesa sin aliento, tomando el brazo que le ofrecía su huésped dirigiéndola de nuevo hacia su trono. Ella se sentó de forma poco delicada, golpeando sus faldas voluminosas con el pie mientras que agarraba bruscamente la copa de vino que la estaban ofreciendo. “¡Milord, usted me dirá cómo ha aprendido a bailar nuestras últimas danzas con tal habilidad y vigor!” El príncipe le dirigió una mueca traviesa encantadora, frotándose ligeramente la barba de cerca. “Sospecho que fue porque oí que la única manera verdadera de ganar la atención del soberano inglés era bailar en círculos alrededor de ella.” Él exhaló con un suspiro dramático.”Y ahora que mis maquinaciones han sido descubiertas supongo que usted me enviará lejos del suelo de su hermosa patria.” “Eso depende”, ella contradijo astutamente, “en el porqué se desea ganar nuestra atención.” “Inventaré un motivo más retorcido, si usted desea. Si no, debo confesarle, que no era más que la pura curiosidad a la que me vi obligado.” Elizabeth lanzó atrás su cabeza y rió. Su encanto y humor directo eran escandalosos a los ojos sospechosos de la corte inglesa, pero estaba claro que al Príncipe Damien no le podría importar menos. A Elizabeth eso le gustaba. Damien la había fascinado desde el momento que la había saludado hacía cuatro días. Él había dejado claro con sus observaciones irreverentes que no estaba allí ni por la corte ni para cortejarla, que ella no podría contar con ninguna oferta 2 Traducido: Kasiopea
  3. 3. Nightwalkers Jacquelyn Frank de matrimonio, porque él sabía sin ninguna duda que ella era demasiado buena para él y que no se vendería por debajo de su valor. Había sido una manera extravagante de romper el hielo, tranquilizando rápidamente a la quisquillosa monarca de que su huésped estaba allí simplemente para divertirse, no para jugar una partida de ajedrez matrimonial a la que tantos otros visitantes de principados extranjeros parecían jugar. Habían sido uña y carne desde entonces. Elizabeth vio en Damien un igual, quizás un potencial confidente que podría entender su posición única en el funcionamiento del mundo. “Venga, camina con nosotros, Damien”, dijo ella, levantándose ahora que había recuperado su respiración y tomando su brazo listo una vez más. Elizabeth llevó a Damien a las profundidades del magnífico palacio de Londres. Eran seguidos, por supuesto, de cerca por el pequeño grupo de las mujeres que servían a Elizabeth como damas de honor, aunque ambos ignoraban fácilmente su presencia. “Agudezas y encanto de lado, Damien,” ella dijo de forma ocasional, “¿cuál es su propósito aquí, realmente?” “No tengo ningún propósito. Estoy simplemente viajando y viendo como está el mundo en el presente” “¿Y qué hay de su gente? ¿De su hogar? ¿No necesitan ellos a su Príncipe?” “Por supuesto que lo hacen”, respondió fácilmente. “Pero sus prioridades no son iguales a las mías. Mi cultura…bien, es muy diferente a la vuestra. Pueden ahora y después sobrellevar mi ausencia.” “Eres muy afortunado, entonces.” comentó ella, intentando no sonar tan envidiosa como él sabía que estaba. Damien miró hacia abajo a la reina desde su considerable altura, una pequeña sonrisa se encrespaba en una esquina de su boca. Él no se había mezclado a menudo con esta cultura, pero a veces, le llegaban pequeños detalles interesantes de información sobre las actividades del mundo y entonces se sentía obligado a investigarlas por si mismo. La joven Reina Inglesa era un ejemplo. Su futuro tenía un potencial que podría eclipsar incluso sus propias expectativas. Sería una vergüenza dejar pasar su existencia sin conseguir una impresión de primera mano de esta mujer. Tampoco había estado mintiendo cuando él había demandado la necesidad de diversión. Podía ser demasiado fácil dejarse llevar por el aburrimiento. Este pequeño lugar del mundo tenía sus intrigantes placeres. Las maquinaciones políticas de la corte inglesa eran suficientes para entretenerse. Había tantas proyecciones distintas con trazos diferentes que acababa siendo un arduo ejercicio mental. Damien había disfrutado siempre de una buena intriga, y era siempre una buena diversión el intentar determinar cuál sería el resultado de todo. A veces, era incluso mejor alterar el resultado, si él podía. “Bien, Milady”, me temo que debo pedirle que me excuse”, dijo, sus ojos oscuros y sus labios sonriendo con claro magnetismo. Elizabeth tenía que admitir que el hombre era realmente hermoso. De la manera que una mujer podría ser llamada hermosa, él era definitivamente hermoso. Era alto, ciertamente por encima de los seis pies, cabello negro, e incluso, el tono de su pálida-piel no necesitaba ninguna ayuda del maquillaje o de los polvos para alcanzar la translucidez que estaba tan de moda. Tampoco usaba ninguna grasa en su barba o bigote; no los llevaba largos ni torcidos en las puntas como estaba de moda. En su lugar, estaban tan excesivamente limpios como su pelo, que llevaba recogido por detrás a la altura del cuello en una simple coleta, atada con una cinta azul suave que emparejaba el brillo azulado del pelo capturado. 3 Traducido: Kasiopea
  4. 4. Nightwalkers Jacquelyn Frank Su situación parecía indicar que no se trataba de un monarca que estuviera atado a su trono. Su cuerpo estaba esculpido en piedra como el de un combatiente experimentado con una espada pesada. Su fuerza superior no era la que cualquier persona pudiera conseguir naturalmente, y sus anchos hombros daban la sensación de poder llevar a cuestas el equilibrio del mundo. Estaba todo ajustado en una apretada cintura, ninguna grasa le estropeaba dondequiera que se mirase, y los músculos estaban definidos como cuerdas largas claramente evidentes por debajo del rico material de sus pantalones. Era bastante como para hacer que incluso una Reina se lamiera los labios con gusto ante esa contemplación. Elizabeth se rió, muy agradecida de que el hombre al lado de ella no pudiera leer su mente. “Le prohíbo irse”, dijo ella con insistencia, reacia a ser privada de la compañía del único hombre en toda Inglaterra que no quería nada mas de ella que el disfrute de su compañía. Era un deseo caprichoso, tenía que confesárselo, pero era Reina, y podía tener cualquier lujo que ella deseara. Desafortunadamente, ella no era su Reina. “Normalmente, dulce señora, me opondría a irme. Sin embargo, debo privarme de la compañía de su majestad para esta tarde, para atender materias de Estado. Mis disculpas más humildes.” “No, Damien, no hay necesidad de eso. Los Príncipes somos a menudo más esclavos a nuestra gente. Vaya. Pero aseguraré su promesa de volver mañana por la noche. Tenemos un entretenimiento programado para nuestra diversión que pensamos que le encantará.” “No tengo ninguna duda. Su gusto en estas materias ha demostrado ser excelente.” Damien llevó su mano hasta los labios y besó la piel pálida sobre el pequeño y rápido pulso del interior de su muñeca, mientras le guiñaba de forma traviesa. Entonces se giró, negándose a afrontar la mueca en los labios de ella, arqueando su sonrisa levemente mientras que pasaba a través de los ojos y los susurros elogiosos de las señoras de la reina. “Damien,” Dawn le saludó en el momento que entró en el castillo que utilizaba como guarida a las afueras de Londres. Como sus sentidos eran agudos, los vampiros desdeñaban la vida en la ciudad. Los seres humanos tenían hábitos espantosos en la disposición de su higiene y basura. Las calles olían como alcantarillas, el olor del Támesis era de una putrefacción insoportable, y ninguna cantidad de perfume francés podría cubrir el hecho de que la práctica del baño no había podido escapar de las supersticiones humanas. Creyeron que les haría caer enfermos, cuando por supuesto lo contrario era lo cierto. “Dulce,” Damien saludó, un gruñido suave de aprecio se escapó de la joven vampiro, cuyo pelo castaño era tan ardiente como los colores de su homónimo (Dawn: significa amanecer), se inclinó sobre él con un pequeño movimiento sinuoso. Ella amagó hacia su cuello y él rió cuando su lengua se movió rápidamente contra su arteria con un único y lento lamido. “Mmm” ella ronroneó traviesamente debajo de su oído. “Pequeño pedacito fresco,” él la acusó mientras que esquivaba el pinchazo juguetón de sus colmillos afiladísimos. Él la giró por sus hombros, enviándola con una palmada en su trasero. “Tengo cosas que hacer antes de ocuparme de tus apetitos.” La insolente pelirroja le miró sobre su hombro, ya que fue impulsada hacia adelante por su palmada. Era evidente por el hambre que reflejaban sus ojos que ella no sería detenida por mucho tiempo. Sin embargo, si su necesidad empeoraba, Dawn no dudaría en encontrar otro voluntario. Él no la tenía en exclusividad ni ella a él, ellos tenían en común sus mutuos apetitos. 4 Traducido: Kasiopea
  5. 5. Nightwalkers Jacquelyn Frank Damien se quito los guantes y se desarmó de la espada de su cintura y del puñal escondido en su bota. Se los entregó a Racine, que se encontraba lista, como de costumbre. Él pellizcó uno de sus largos rizos coloreados con afecto antes de dejarla con la tarea de quitar sus cosas. Caminó a través del vestíbulo, a través de la sala común, y por el salón principal. Allí, arrellanado a través de los muebles en un ambiente acogedor que ocupaba toda la circunferencia de la sala, estaban los miembros de su corte que le habían seguido a Inglaterra. Simone había encendido un fuego, la criatura era completamente adicta a esa comodidad y se podía apreciar por su facilidad para encenderlo. Eso y el hecho de que ella estaba descansando en una silla frente a las llamas. “Damien”, dijo con una petulante voz, lo suficiente como para advertirle su denuncia. “Es tan aburrido aquí. ¿Cuándo vamos a trasladarnos?” “Acabamos de llegar, mascota,” le recordó. “Bueno, pues es aburrido,” argumentó ella sentándose, “Estas personas son tan apestosas .... Y terriblemente aburridas. ¿No podemos volver a Bizancio?” “Tú siempre quieres volver a Bizancio”, Lind comentó seco, levantando su cabeza de los amplios pechos encantadores de Jessica, donde él había estado dormitando. Damien descartó por un momento las discusiones y quejas, mirando en torno a los diez adultos que se consideraban sus más cercanos amigos. Los paseos por la corte de Isabel Tudor y el contraste con esta cueva donde las mujeres y los hombres se vestían sólo como una ocurrencia tardía siempre le hacían necesitar un momento de ajuste. A diferencia de los seres humanos de esta década que se enterraban entre capas de corsés y enaguas y capas sobre capas de innecesarias prendas de vestir, los vampiros de su círculo inmediato llevaban lo menos posible. Algunas de las mujeres llevaban pantalones, algunos hombres faldas. Todo era una cuestión de gusto anacrónico. Aunque normalmente consideraban su origen y patria Rumanía, cada uno de ellos había nacido en otro siglo y otra ubicación, Damien acumulaba su amistad al igual que otros podían reunir una variedad de vinos. Su modo de vestir tendían a reflejar el tiempo y la cultura en la que habían nacido, o una simple combinación más cómoda. No era que Damien no cuidara a sus seguidores. Él apenas cuidaba de sus propias acciones, siempre y cuando no fueran en contra de sus leyes y ninguno de ellos resultaran asesinados. Aún así, sufría un pequeño choque cultural al moverse entre el reino humano y regresar al mundo vampiro. Él hecho un vistazo a la persona que no estaba tumbada como si estuviera aburrida de si misma. En cambio, Jasmine estaba de pie en una posición alerta, mirando por la ventana, las piernas apoyadas aparte de modo que los músculos estaban flexionados, acentuados por el ajuste perfecto de sus pantalones y botas. Se acercó a ella, utilizando un par de pasos en su viaje. "Jas," la saludó, poniéndose cerca de su espalda para poder empujar más allá de la maraña de nubes de su pelo negro y seguir su mirada para ver lo que estaba viendo. Él inhaló el olor de áloe y caqui de su champú dando la bienvenida a su saludo. “Mi señor,” ella le saludó, su nariz crispándose cuando percibió su olor también. “Necesitas un baño”, indicó ella. "¿Por qué molestarse hasta después de la caza de esta noche?" él señaló. "Un punto justo", dijo ella. 5 Traducido: Kasiopea
  6. 6. Nightwalkers Jacquelyn Frank "¿Qué estamos mirando esta noche, Jasmine?" “¿Además de la pereza, lujuria, y de una variedad de otros pecados mortales?” ella comentó, girando ambos sus cabezas y dirigiendo una mueca divertida hacia los otros inquilinos del cuarto. "Te estás dirigiendo en la dirección equivocada, de cualquier forma," él la recriminó, sabiendo muy bien que Jasmine no expresaba su aburrimiento en las formas usuales de su pueblo. Ella era una pensadora. Siempre estaba analizando las cuestiones mucho más allá de la satisfacción inmediata. Al igual que su hermano Horacio, con el que se había criado. Él había declinado la invitación para acompañarlos a Inglaterra. De hecho, Damien se había sorprendido cuando Jasmine aceptó en su lugar. "Estoy mirando hacia el futuro Damien", dijo suavemente, dándole un tono frío, sumado a su mirada distante a través de la ventana. "Y se me ocurre que sé por qué algunos de nosotros van a dormir durante décadas." "¿Por qué, Jasmine?", preguntó, como si no hubiera vivido el tiempo suficiente para descubrir la respuesta por sí mismo después de cientos de años. "Para protegernos de la locura, creo. Ya sea desde el aburrimiento o por la confusión de la mezcla de todas las especies de este planeta que puede ser tan complicada. Me agota y me hace querer dormir sólo de pensar en ello. " "Gatita, sólo tienes cincuenta y cuatro años. Una simple niña, sin que te lo tomes como un insulto. Demasiado joven para estar pensando en el hambre por el entretenimiento de la vejez, y demasiado joven para preocuparte por la suerte de todas las especies hacinadas en este planeta. "Él le retiró el pelo, besando su joven y suave mejilla con cariño y acariciando con un dedo de la mano afectuosamente en el lateral de la impecable y joven piel de su rostro. Al igual que todos los vampiros, ella no había envejecido un día más allá de su madurez sexual completa a sus 20 años. "Si te hace más feliz, sin embargo, creo que puedo prometerte un buen entretenimiento si necesitas uno. Todo lo que tienes que hacer es pedir. " "Observar la fea y penosa forma de esquivar al asesino que tienen los hombres no es mi idea de una diversión", ella replicó irónicamente. "¡Ah, pero es una medicina para mi locura, dulce". Damien sonrió y se puso a hacer frente a la habitación. Él aclaró su garganta y se ganó la atención de todos. Un par de ellos incluso se sentaron a la expectativa. "Mi tiempo en la corte ha sido bastante fructífero. Hay un pequeño levantamiento religioso que tiene lugar en Francia. Protestantes y católicos y sus habituales tonterías. " "¡Oh! ¿Están enviando hombres jóvenes? "Jessica preguntó emocionada. "¿Es un ejército o simplemente un grupito de rebeldes?" "Sí". Tú debes cuantificar "un pequeño," Damien ", insistió Lind. "Vamos a decir que es suficiente para cubrir nuestra llegada y nuestra caza por un buen tiempo", dijo con una risa. "Vamos a salir en una semana." La noche siguiente, Damien llegó al palacio sólo para saber que Isabel estaba enferma y no habría celebración en la corte esa noche. El Príncipe se preocupó. Londres, incluso en invierno, era un caldo de cultivo para plagas y otras terribles enfermedades traicioneras. Elizabeth Tudor no era el tipo de persona que se quedaba en la cama estando enferma. Ella 6 Traducido: Kasiopea
  7. 7. Nightwalkers Jacquelyn Frank era una persona decidida y obstinada; era por esa misma razón por la que Damien gozaba tanto con ella. El Príncipe se comprometió a encontrarla después de que Robert Dudley le despachara con demasiado placer. Damien fácilmente podría haber influido en él para que hiciera lo contrario, pero él estaba aburrido de las ideas de Dudley sobre lo que consideraba que era un juego de poder. Hizo su camino con la garantía infalible de dónde se encontraban las habitaciones personales en las que se alojaba Elizabeth. Se acercó lo suficientemente a las habitaciones de la Reina para escuchar los susurros preocupados y poder así obtener información, usando tanto su percepción como la adivinación de sus ideas para construir una imagen completa de la situación. Una vez que estuviera seguro de que la enfermedad de Elizabeth era menor y de que ella estaría pronto bien, él la dejaría, junto con su séquito, e iría a la cabeza de los campos de batalla de Francia, donde una serie de nuevos entretenimientos le esperaban. Sólo le tomó un momento darse cuenta de que Elizabeth no iba a estar bien en absoluto. De hecho, ella probablemente moriría antes de que la noche hubiese terminado. Había contraído la mortal viruela. Una letal maldición de enfermedad, pensó Damien con cólera. Salió de la pared contra la que se había inclinado y rápidamente atravesó la sala. Nadie lo detuvo porque no era aún conscientes de su presencia. Caminó hacia la derecha en la habitación de Bess y se dirigió hacia su cama, empujó las cortinas a un lado con impaciencia. Miró hacia abajo sobre ella y frunció el ceño con disgusto furioso. Ella parecía débil, con una palidez mortal ... casi como si ella no fuera la misma mujer que había reído, bailado y coqueteado con él la noche anterior. Había dos mujeres que estaban sentadas muy cerca de la cama, y Damien se dirigió a ellas. Mantuvo su atención en cada una por un breve momento, la mirada dura en sus ojos hasta que él hubo manipulado lo suficiente sus pensamientos y percepciones. A continuación, se dirigió de nuevo a Bess, se arrodillo a los pies de la cama con una rodilla, y la levantó hacia él contra su pecho. Ella colgó contra él como una blanda muñeca China mientras que Damien apartaba los enredos de rizos rojos que cubrían su cuello. Entonces él empujó hacia atrás su cabeza por un momento, mientras sus colmillos se estiraban y se alargaban fuera de su boca con un destello travieso, solamente un segundo antes de que él los condujera en la garganta de la joven Reina Inglesa. El Príncipe Vampiro sintió su sangre, caliente por la fiebre, fluyendo sobre su lengua. No había cazado anteriormente, de modo que sintió el súbito placer de la liberación del hambre que siempre acompaña a la primera infusión de sangre. A pesar de su enfermedad y la fiebre, Elizabeth reaccionó a su intrusión. Ella gimió suavemente, alcanzando a agarrar el brazo congregado firmemente alrededor de sus costillas por debajo de sus pechos. Él no podía ignorar el movimiento de sus dedos rozando los finos pelos de su brazo, ni su cuerpo apretándose contra su pecho y muslos. El estímulo realzó el placer de su alimentación, pues el acto de alimentarse ponía en evidencia la sensualidad instintiva de la presa. La única cosa que habría podido hacerlo más dulce habría sido el miedo o la rabia o cualquier cosa que bombeara adrenalina en un ser humano antes de que su piel fuese perforada. Ella estaba ya débil, así que él no se llenó. Pero mantuvo su boca sobre la herida que él había hecho. El golpe del pulso de la carótida contra su lengua, barriendo los efectos de su segunda mordedura en la garganta cuando sus colmillos la inyectaron los agentes de coagulación que estaban almacenados dentro de ellos, así como el veneno se entregaba a través de los colmillos de una serpiente. 7 Traducido: Kasiopea
  8. 8. Nightwalkers Jacquelyn Frank Pero, a diferencia del veneno, no dañaría a Elizabeth. Al contrario. En algún lugar, al mezclarse la química de los coagulantes detuvieron rápidamente el escape de sangre de la herida al dejar su cuello, ese sería el anticuerpo que tendría que luchar contra el invasor que amenazaba su vida. Había pocos vampiros con la edad suficiente o lo suficientemente fuertes como para tomar una infección de la magnitud y la complejidad de la viruela. Sin embargo, esto no era problema para Damien que tenía la capacidad de adivinar y de localizar el patógeno, extrayéndolo de las células devastadas por la enfermedad y forzando su propia química para producir el anticuerpo necesario. No era ningún truco fácil, y los vampiros que no estaban a la altura de la tarea podrían envenenarse fácilmente con la enfermedad. Afortunadamente, podrían detectar estas cosas en su presa incluso antes de que cazarla. La recompensa por arriesgarse en convertir la enfermedad en curación, sin embargo, era una memoria patológica del anticuerpo que se ensamblaba con centenares de otros y que era agregada al coagulante inyectado en la presa. Damien había cazado a una víctima de la viruela antes, y ésta había permitido que su cuerpo creara el anticuerpo de cuya ventaja Elizabeth ahora iba a disfrutar. Él no se había alimentado de ella por hambre. Eso había sido un premio adicional. Él se había alimentado de ella para ayudar a curarla. Damien se apartó lejos de la Reina, bajándola suavemente a la abundancia de almohadas llenas de plumas. Recogió una gota errante de su sangre con el pulgar, deteniéndose brevemente para lamer el precioso dulzor. Su mordedura no era una curación milagrosa. Era simplemente un atajo que daría a su sistema inmune una gran ventaja. Elizabeth era fuerte y una combatiente. La combinación le ayudaría a recuperarse. Aunque tomaría algo de tiempo. Damien iría a Francia, se daría un banquete con sus hermanos en los campos de batalla, y volvería más adelante, encontrándola viva y contenta de verle. CAPÍTULO 1 San José, California, en el presente. Damien giró la cabeza hasta que le llegó la repentina sensación de que alguien estaba muy cerca. El giro brusco de su cuello hizo que su trenza golpeara como un látigo contra su garganta. Estaba cerca del borde, la oscuridad a su alrededor era tan negra y tan completa. No había luna visible, dejando todo como un gran manto de terciopelo sofocante que podía provocar en los débiles deseos de huir. Incluso el resplandor de las pocas farolas en el suburbio de California parecían impotentes para penetrar en esta oscuridad. Sin embargo, la noche no molestaba a Damien. Sino todo lo contrario. Era su hábitat natural, todos sus sentidos estaban equipados para trabajar mejor en sus pliegues. A pesar de todo esto, algo explotó con frialdad bajo la parte de atrás de su cuello cuando esta nueva presencia se deslizó dentro del alcance de su percepción. Se inclinó de nuevo en la protectora sombra de las hojas un poco más, cuando se dio cuenta de que no era un ser humano el que se movía hacia él con un sigilo casi perfecto. Normal, ya que los seres humanos no eran capaces de desafiar sus sentidos. Por lo tanto, el Príncipe Vampiro se preguntó quién o qué, era lo que le estaba siguiendo furtivamente. En primer lugar, tenía que determinar si se trataba de un suceso accidental o deliberado. Él exhaló, mas por costumbre que por necesidad, sacudiendo su cabeza con la perturbación momentánea. Todo lo que quería hacer esa noche era tomar parte en una buena caza y luego 8 Traducido: Kasiopea
  9. 9. Nightwalkers Jacquelyn Frank regresar a sus propiedades en paz. Sin embargo, para tener ese tipo de paz fácil, reflexionó, uno no tenía que tener enemigos. Desafortunadamente, los Vampiros tenían un montón de enemigos. Y el Príncipe de todos los vampiros tenía diez veces más de la dosis habitual. Dejando de lado la política exterior y el número de seres humanos molestos o de Nightwalkers problemáticos, los vampiros tenían una tendencia tremenda a jugar al rey de la montaña los unos con los otros. La mayoría sabían sin embargo que era mejor no competir en habilidades con Damien, aunque siempre había otros que sobrestimaban su capacidad e intentaban quitarle el puesto del trono al vampiro real. La suya era una sociedad donde la supervivencia del más fuerte era el centro de muchas de sus motivaciones. En el caso del trono, se determinó que lideraría a toda su especie. Él lo debe saber, pensó con una media sonrisa astuta que permitió salir a la luz el marfil de un colmillo en la oscuridad. Damien había llegado a su posición principesca derrotando al anterior monarca hacía ya varios siglos. Sin embargo, su predecesor había sido un imbécil, él meditó, había esperado de brazos cruzados mientras su acosador se iba haciendo mas fuerte, la verdad es que se había ganado a fondo su decapitación. Cuando puso sus sentidos en la tarea de detectar a su cazador, fue capaz de determinar que no era un vampiro el que le seguía. Todo lo que necesitaba hacer para comprobarlo era activar unas pequeñas membranas ocultas en la anatomía de sus ojos. Estas membranas le daban la capacidad de visualizar un aura brillante que variaba con la cantidad de calor que un cuerpo desprendía. Mientras que los vampiros no tienen una circulación natural de la que hablar, sí conservan el calor de la sangre de sus víctimas cuando se alimentan, son capaces de mantenerla, siempre que se alimenten dentro de las veinticuatro horas siguientes. Sin embargo, el fallo de este sistema era que las extremidades, como los dedos de las manos y los pies que perdían el calor más rápido. Así que, en su percepción visual, un vampiro que no había cazado aún tendría una especie de efecto diana, a esta primera hora de la noche. El corazón y el pecho sería el más caluroso, luciendo blanco brillante, pero en los últimos círculos blancos se decoloran a un círculo de color rojo, luego naranja, luego de color rosa, hasta la ubicación de las manos y los pies con casi una imperceptible visión de calor, camuflándose demasiado bien con la temperatura de su alrededor. Un vampiro que hubiera cazado ya, sería de un color rojo uniforme, a diferencia de un ser humano, que era un cambio de colores, blanco, rojo, rojo y salpicaduras con un color por determinar. El calor humano variaba los niveles de color dependiendo del movimiento, el esfuerzo, la enfermedad, o la excitación, y se podía observar un periodo de tiempo antes de que el cuerpo humano compensara estos cambios. Sin embargo, aquellos con el mayor poder en los ojos y en sus habilidades podían determinar fácilmente la diferencia entre un vampiro y una enrojecida mortal después de un siglo o dos de práctica. Él determinó que lo que le seguía no era ni humano ni vampiro. Sin embargo, era potencialmente un Nightwalker que podría emular a cualquier nivel de temperatura corporal que deseara, o se podía tratar de un Demon. La raza Demon era notoria por una temperatura corporal varios grados por debajo de la mayoría de las especies de a pie en el planeta. Este era el caso del cuerpo que estaba en la sombra, no muy lejos de él. Las especies Nightwalker eran las razas que viven sólo en la noche, escondiéndose de los efectos negativos que el sol les causaba. De estas especies, los Demon eran la segunda raza con menos probabilidades de causar dolor o suponer un peligro para el Príncipe Vampiro. Los demonios eran infames y solitarios, se enfocaban sobre sí mismos y sobre la vigilancia de los suyos, y era poco probable que se aventuraran al exterior para causar algún tipo de problema. Normalmente. 9 Traducido: Kasiopea
  10. 10. Nightwalkers Jacquelyn Frank Debido a los problemas que ha habido últimamente nada es imposible. Por supuesto, podría ser un Shadowdweller. Estos embaucadores eran los maestros del camuflaje. Ellos eran los equivalentes de los camaleones Nightwalker. También fueron una enorme patada en el culo, pensó Damien con ironía. Tenían poca o ninguna estructura política, a pesar de tener clanes o grupos religiosos, a menudo causando más de su cuota justa de travesuras y problemas. Eran como niños salvajes, molestando a otros Nightwalkers, luchando entre ellos y con otros, destrozando mortales como si fueran juguetes y muñecas para jugar. No es que Damien no viera posibilidad de redención. Él había fastidiado a los seres humanos un poco en su juventud. Bueno, tal vez en la juventud fuera demasiado liberal. Para ser honesto, todavía era bastante capaz de jugar con el funcionamiento de las razas alrededor de él, si se sentía animado. Se rió entre dientes al pensar en ello. Gideon, un viejo amigo demonio suyo, le había acusado una vez de ser un entrometido cósmico. No estaba del todo lejos de la verdad. Antes de que Damien se diera el lujo de creer que este demonio era un amigo, él necesitaba volver a la caza y sorprender a su presa. Si continuaba mas tiempo agazapado entre los arbustos, la persona que le seguía se daría cuenta de que su persecución había sido descubierta. Inesperadamente, la sombra de repente se rompió en su entorno y se dirigió directamente en su dirección. El enfoque directo. Eso significaba una de estas dos cosas. Una increíble estupidez, o una inconmensurable intrepidez. Al pasar a la visión normal y recoger las características de la próxima figura, se dio cuenta de que era esta última. " Noah", dijo, rompiendo las sombras de sí mismo para salir al paso del Rey Demon. Noah sonrió ligeramente, llegando para coger rápidamente la mano que Damien le había ofrecido y agitándola con firmeza. Los dos monarcas entonces colocaron su peso uniformemente en sus pies y se miraron el uno al otro con ojos rápidos y expertos. "¿Qué te trae a mi zona de caza, tan lejos de casa?" Damien preguntó, cortando la persecución. Los territorios de Noah en Inglaterra estaban muy lejos de California, que era donde Damien reivindicada hoy en día su territorio. No era como si el Rey pudiera alegar dar un paseo por allí, ya que los demonios eran menos frecuentes en Estados Unidos. No eran enemigos, sin embargo, lo que se evidenciaba claramente en el hecho de que Damien le había hecho primero la pregunta, en lugar de realizarla después de intentar matarlo. Los Vampiros eran muy territoriales. "Llámalo una cuestión de negocios", Noah contestó agradablemente. "Mis disculpas por invadir tu territorio de caza." Damien despachó el asunto con un simple gesto de sus largos dedos, el gran rubí del anillo en su dedo medio guiño una de sus facetas en el Rey Demon. "Yo no había cazado aún mi presa. No importa. " "Me había controlado mucho", contestó Noah. 10 Traducido: Kasiopea
  11. 11. Nightwalkers Jacquelyn Frank El Rey Demon, era un Demonio de fuego. Cada demonio tenía un poder y una afinidad con un determinado elemento del mundo natural y dentro de los de su raza, el fuego era, por supuesto, el más impresionante y volátil de estos elementos. Como tal, Noah podría sentir patrones de energía y, después de haber vivido más de seis siglos, tenía suficiente práctica con ellos como para saber si Damien había cumplido su objetivo de alimentación esa noche. Noah no había ganado su trono de la forma en que lo había hecho Damien, había sido elegido para ello debido a su indiscutible fuerza y la capacidad de liderazgo. El Rey Demonio anterior había tenido que morir antes de que eso sucediera. Por causas naturales, porque estaba muy mal visto una batalla de demonios o matase unos a otros, aunque al ser básicamente inmortales, había pocas causas que provocasen la muerte de cualquier miembro de sus especies que pudiera considerarse naturales. En líneas generales, se redujo a alguna forma de homicidio. En su cultura, sin embargo, era poco probable que un demonio fuera elegido rey si acababa de asesinar a su predecesor. Para los Demons era una gran afrenta la muerte de sus monarcas. Noah tampoco podía ser revocado de su cargo. Una vez que el Gran Consejo había elegido al sucesor, no podían cambiar de opinión. Su muerte sería la única forma en que podrían sustituirlo. En épocas menos civilizadas se había hecho una perspectiva muy interesante el ser Rey de los demonios. Especialmente si el Gran Consejo decidía que había cometido un error y trataban de asesinar al monarca reinante. Por otra parte, ninguna raza Nightwalker podía ser completamente civilizada. Esa era una de las más firmes creencias de Damien. "Entonces, ¿cuál es tu negocio?" Damien preguntó, indicando con el mismo anillo de la mano que el Rey podía caminar a su lado. Estaban en los pintorescos y poco desarrollados suburbios de San José, las hileras de casas a ambos lados de ellos estaban tranquilas y oscuras, lejanas de las aceras de césped perfectamente cuidadas y ordenadas. "La Biblioteca". Una vez mas, directo al asunto. A Damien, le gustaba eso de los demonios. A ellos no les gustaban los juegos sociales, a no ser que fueran estrictamente necesario para sus fines. "Sí". La Biblioteca. No lo he olvidado ", dijo el Príncipe. "¿Qué es lo que deseas?" "Estudiosos de tu sociedad, para ser franco. No tenemos ninguna intención de mantener ocultos los misterios de esta Biblioteca Nightwalker sólo para nosotros. Es evidente que es una colección universal de la historia de todos los Nightwalker. No hemos vuelto otra vez al lugar desde el descubrimiento inicial en las cavernas del territorio Lycanthrope. Tampoco nadie de la gente de Siena", dijo Noah, sonriendo ligeramente cuando mencionó el nombre de la Reina Lycanthrope que se había casado recientemente con el comandante de sus propias fuerzas armadas. Elijah, el Capitán de los Demonios guerreros, que era tratado claramente con cariño por su gobernante. "Nosotros ... esto es, Siena y yo decidimos que lo justo sería que le invitaramos a unirse a nosotros cuando enviáramos a nuestros estudiosos para comenzar con la investigación, debido a la importancia de este lugar. Dado que ninguno de nosotros hemos visto nada como esto antes y tratándose de una evidente compilación de las lenguas de todas las especies de Nightwalker, todos los Nightwalkers deberían tener una oportunidad de participar en ella. En igualdad de condiciones. " "Eso es muy justo por tu parte. Pero no creo que tenga que recordarte que mi pueblo no es de los de tipo académico. Fuera de nuestra estructura política y de mi compacto tribunal, somos una nación de tribus. Repartidos en pequeños paquetes independientes, la mayoría de ellos mas preocupados acerca de la alimentación, y en evitar a los cazadores humanos, y "-Damien dirigió a Noah una salvaje sonrisa-" la búsqueda de la sensualidad. Si no podemos consumirla, matarla, o formar parte de ella, no nos interesa". 11 Traducido: Kasiopea
  12. 12. Nightwalkers Jacquelyn Frank Noah se rió de eso. Ya que básicamente eso describía a casi todas las razas de Nightwalkers. Sin embargo, el Rey demonio sabía que los vampiros eran el epítome de ese estereotipo en particular. El aburrimiento Vampírico era una cosa espantosa de ver. Un vampiro tendía a causar una gran conmoción cuando no se distraía o se divertía. Sin embargo, Damien tenía su propia forma de control policial con los de su especie. No había casi nada que escapase a su control en estos días y en este tiempo, tal como en ocasiones había ocurrido en el pasado. Por supuesto, que podría tener algo que ver el hecho de que Damien había madurado y había dejado de llevar a su pueblo a las refriegas. "Si te envío a alguien que esté interesado", dijo Damien lentamente, "ellos no deberán tener problemas con sus motivaciones personales. Tal vez a este extraño, le interese la Biblioteca como un medio de obtener poder. No hay nada más divertido para un vampiro que la obtención del poder. Si envío a alguien que no está interesado, el lugar, sin duda, se convertirá en un sitio muy concurrido hasta que pierda su encanto. Esto sólo conseguirá que nos crucemos en tu camino. No, es mejor si tenemos toda la información pertinente de ti y de los tuyos. Los licántropos y demonios académicos son los mejores para este tipo de tarea". “Me figuré que podrías decir eso, pero pensé que debía comentártelo de todos modos. Estoy sorprendido que no muestres ningún interés en esto.” “Al contrario,”respondió Damien. "Estoy comido por la curiosidad. Un conjunto de bibliotecas con libros en idiomas de muchas de las especies de Nightwalkers, eso tiene intrigantes implicaciones. Lo único que encuentro aun más curioso es la forma en que todos lograron mantenerse en la misma habitación, incluso durante el tiempo suficiente para pensar en la construcción de ese lugar, no importa cómo fue luego acumulada la información. Alude a historias curiosas de nuestro pasado de hace tanto tiempo que incluso nosotros, que tenemos una larga vida no podemos recordar sus orígenes. Coquetea con la idea de que los Nightwalkers pueden tener orígenes más comunes de lo que nunca hemos sospechado. También abre la posibilidad de mandar a la mierda a algunos de los puristas elitistas que todas nuestras razas parecen tener, bastardos arrogantes, con los que somos perjudicados. Les va a causar un problema. ” "Y sé lo mucho que disfrutas con los problemas", señaló Noah con ironía. "Lo admito, lo hago." Damien se rio entre dientes. "Estoy seguro de que seré visto husmeando alrededor de tus trabajadores de vez en cuando. En caso contrario, daré instrucciones a Horacio para asistir a tus reuniones y resúmenes de tus descubrimientos. Él me informará a mí". "¿Horatio?" Esta vez se rió Noah. "Ahora, ese si que es un improbable estudioso. Los diplomáticos son pobres académicos. A veces, la historia y los datos registrados de los hechos son demasiado fácticos para ellos. Demasiados sesgados. Prefieren otorgar demasiado al beneficio de la duda. Todo sería propaganda para Horacio". "Por eso mismo, es ya un miembro de tu tribunal. Lo hará más fácil. También está Kelsey. Ella está en el tribunal Siena en este momento. Entre ellos dos y mis ocasionales comprobaciones, me imagino que voy a obtener una visión de la verdad menos sesgada". "Muy bien", reconoció Noah. "Pero hazme saber si cambias de opinión". "Yo raramente lo hago." "Me doy cuenta de ello", dijo Noah. El otro hombre dejó de caminar y llegó a estrechar la mano una vez más. "Gracias por tu tiempo, Damien. ¿Espero que vendrás a la celebración de nombres? " "¿Cuándo se cumple el tiempo para que tu hermana de a luz?" 12 Traducido: Kasiopea
  13. 13. Nightwalkers Jacquelyn Frank "Dentro de un mes o dos. Normalmente, en un demonio femenino sería un plazo de trece meses, pero Gideón siente que su hijo está muy deseoso de hacer su aparición. Entre eso y el fuerte deseo de terminar este embarazo de Magdelegna, no tengo ninguna duda de que seré un tío muy pronto de nuevo. " "Dale de mi parte mis mejores deseos. Espero de Horacio la noticia del nacimiento. " Noah le dio un guiño, retrocediendo, y en un instante se convirtió en una columna de humo que se quedó con la forma de un hombre de su altura, durante varios segundos antes de que se extendiera hacia el cielo perdiéndose en la noche. Por un momento Damien siguió con sus otros sentidos la retirada del Rey Demonio, antes de dirigir su atención a la tarea de buscar la cena. Syreena golpeó el suelo con un fuerte gruñido, el impacto de su cuerpo y la exhalación de su duro aliento pateó una nube de polvo que, en su próximo aliento, rápidamente entró en sus pulmones. Tosió, escupió sangre de su boca y, a continuación, se retorció en sus manos con el fin de mirar con odio a la persona que la había golpeado. En realidad, debería decir las personas. Eran Las Tres. Y ella les había enojado. "¡Levántate, niña!", la figura central ordenó. Ella lo hizo, colocando sus delgadas piernas debajo para poder impulsarse desde el suelo de tierra. Se arrojó de nuevo el pelo, los dos tonos enredados en una mezcla suave de hierro gris y marrón juntos por un momento antes de partirse en dos hojas de color uniforme a ambos lados de su cabeza. Perfectamente partidas una caída recta en un lado de la cara y una suavidad de pluma, por el otro lado. Sus ojos destellaban con ira. También eran uno gris y otro café, sin embargo, tenían la desconcertante situación de estar en los lados opuestos del color de cabello que coincidían con ellos. El efecto era de un arlequín siempre misterioso, pero en su indignación era francamente temible. "No soy una niña", les gritó, desafiando el temor a Las Tres que le habían inculcado desde una edad temprana. "No voy a disculparme por mis acciones ni ahora ni nunca, incluso si me pegáis hasta dejarme como una pulpa. Asique será mejor que lo tengan en cuenta. " "Su insubordinación es insostenible, Syreena. Así no es como se la ha enseñado. " "Sé cómo se me ha criado," ella gritó de nuevo, escupió una vez más antes de limpiar la parte de atrás de su mano a través de sus labios. "Ya no estoy bajo El Orgullo”, Silas, y no lo he estado durante quince años. Si lo recuerdan, ustedes son los que me rechazaron, y me arrojaron en el tribunal Lycanthrope para poder servir a mi hermana. " "Usted no fue rechazada, Syreena. Fue reasignada. Los monjes del Orgullo sirven también en las relaciones. ¿Por qué debe ser una cosa o la otra para usted? Usted es un monje y es el consejero de la Reina también". "Y soy una princesa," ella les recordó. "Un miembro de la familia real. Aunque en ocasiones, mi hermana se ajusta a su sabiduría y protocolos, ella reina sobre usted como lo hace sobre cualquier otro miembro de la raza Lycanthrope. Ese poder es también el mío ahora. ¡Usted me dijo que era hora llevar el manto de la realeza, y ahora me castiga por hacerlo! " 13 Traducido: Kasiopea
  14. 14. Nightwalkers Jacquelyn Frank "La tenemos que castigar", la figura de la izquierda replicó, "porque atacó a uno de sus hermanos sin causa". "Ese idiota pomposo se atrevió a cuestionar la supervivencia de mi hermana cuando ella estaba al borde de la muerte. ¡Fue envenenada tanto por el sol, que con cada aliento jadeaba como si fuera el último, menospreciando sus esfuerzos por perseguir una paz en la que estaba dispuesta a sacrificar su vida! Lo hice, y lo haría de nuevo si alguien…" "Nadie pone sus manos sobre un miembro de El Orgullo!" Silas ladró hacia ella, mostrando las primeras alteraciones en su fachada de calma desde que se había iniciado todo el incidente entre ellos. "Ah, quieres decir tal y como están poniendo sus manos sobre mí?" contrarrestó ella. "¿Haz lo que digo, y no lo que hago? Eso habría funcionado cuando era una niña, pero soy una adulta ahora. Una adulta bien experimentada. Le doy las gracias a usted, y a su formación por lo que me ha hecho. Le advierto Silas, si me levantan la mano una vez más, usted aprenderá que habilidades he mantenido controladas con mis enseñanzas durante todos estos años, así como Konini y Hendor hicieron cuando desacreditaron irrespetuosamente a mi familia. Usted ha conseguido un pequeño castigo. Satisfágase con él y siga adelante. No me arrastrará para inclinarme esta vez. Nunca otra vez. Esos días han pasado.” La princesa no hacía la amenaza en vano. Silas era consciente de lo que era capaz, y también era consciente de lo que él no sabía de sus capacidades. Nadie lo sabía excepto ella misma, Syreena había pasado el pasado siglo bajo la tutela de las mejores mentes y los miembros de El Orgullo. Syreena era una anomalía Lycántropa. La cura de una enfermedad infantil la había dejado una mutación dramática. Una vez que había alcanzado la pubertad, ella se había convertido en un Lycanthrope sin igual. Cada Lycanthrope podía existir en tres formas de sí mismos. El aspecto humano, el aspecto de cualquier animal que se ejecutaba a través de su sangre, y un ser humano en forma de una combinación de las dos llamada la Wereform. A Syreena se le había dado dos formas adicionales más, una división que tuvo sobre la forma y el Wereform de animales adicionales. Esto le dio una posición de prioridad. Nadie realmente sabía donde terminaban sus habilidades. Nadie excepto ella misma. Aunque intrigaba a todos, incluso era una tentación, no todos estaban dispuestos a desafiar sus límites. Por lo tanto, aunque Las Tres eran los más temidos y más poderosos monjes del Orgullo, Syreena no se sorprendió cuando se retiraron. Silas flexionó su talón en silencio y dirigió la marcha disgustado de la sala de disciplina, los otros dos le siguieron en silencio. Syreena exhaló su frustrado enojo. Ella no era conocida por su temperamento, pero eso no significaba que no lo tuviera. De hecho, había sido criada desde una temperamental existencia. No fue hasta sus enseñanzas y meditaciones que se le permitió escapar de la infamia de las tendencias bélicas reales. Para ser justos, su hermana había escapado ellos. Siena era aún reconocida como una defensora de la paz. Lógicamente, existía una clara diferencia entre la política de Siena y su personalidad. Que fue evidente en el hecho de que había elegido un guerrero Demon como marido. Syreena permaneció en la sala calabozo del monasterio, el ritmo de la palabra en un esfuerzo por aplacar la energía emocional no quemada. Para ser honestos, este intento de castigo no había sido del todo inesperado. Después de casi haber estrangulado a dos monjes que se habían atrevido a contradecir a su hermana y sus deseos, estaba claro que sería un hecho. Cualquier persona que amenazara a un miembro de El Orgullo, incluso Siena, se enfrentaría a la censura. Eso no significaba que Siena la aceptaría o permitiría. Ella ciertamente no habría permitido los golpes de Silas, si este hubiera sido lo suficientemente loco como para hacerlo. Pero Syreena 14 Traducido: Kasiopea
  15. 15. Nightwalkers Jacquelyn Frank no era más que una joven Princesa para ellos, heredera al trono sólo hasta que Siena tuviera su primer hijo. Así pues, aunque la irritó hasta que su estómago se retorció con la bilis, no la tenían el mismo respeto o estima. Ni siquiera parecía importar que ella tenía el potencial para convertirse en uno de Los Tres algún día. Aunque ella nunca lo demostró en su apariencia, eso fue realmente lo que marcó su despegue. Ella murmuró una maldición nativa, lanzando su cabello, de manera que sólo mostró la cara marrón. Sacudió la cabeza y el cuerpo en un rápido temblor, que envío las hebras de su pelo en un rápido recubrimiento de su piel. El cabello se convirtió en plumas en un latido de corazón, la ropa cayendo olvidado en la tierra cuando un halcón peregrino tomó el vuelo a partir de ellas. Syreena voló a través de las cerradas cavernas del calabozo monasterio hasta que ganó rápidamente altura. Luego sus alas rápidamente dieron con una entrada, saliendo de la caverna del Orgullo en cuestión de minutos. Siena volvió la cabeza cuando el sonido de unos golpes de alas llegó a sus oídos. Por el lateral de su visión detectó como el conocido halcón entraba volando en la cámara que se utilizaba para la oración, la transformación se realizó sobre la marcha consiguiendo que la Princesa aterrizará sobre el terreno con los pies en lugar de con las garras. La Reina de los Lycanthropes pasó de su posición de meditación sobre las rodillas, en una breve pausa para agitar la delgada bata que usaba en este lugar. Syreena se situó en su forma humana desnuda, en comparación con su hermana, cuyo largo cabello de rizos de oro escondían las características de un exuberante cuerpo mucho mejor que el simple trozo de tela que utilizaba como vestido. La desnudez no significaba nada para ninguna de ellas, ni para ninguno de su género. Un Lycanthrope no podía cambiar de forma con la restrictiva ropa, por lo que llevaban poco o nada de esta. Lo que hacían era llevar algo que fuera fácilmente descartado ya sea justo antes o durante el cambio. "¿Cómo te fue?" Syreena no le había dicho a Siena que había sido convocada por El Orgullo, pero ella no se sorprendió de que su hermana la hubiera descubierto. Ella era la Reina, después de todo. "Digamos que no se me invitará a tomar el té pronto," respondió Syreena simplista, dirigiendo a su hermana una media sonrisa que Siena agradeció. Las hermanas eran todo lo opuestas que podrían ser, al menos en apariencia externa. Donde Siena estaba tallada con la altura y voluptuosidad propia de una Amazona, Syreena era pequeña, delgada y a menudo calificada de esbelta. Siena parecía de oro tanto en el color de su pelo como de su piel y poseía una seductora belleza, Syreena parecía más como un astuto gato con su pelo bicolor y su conjunto de arlequinados ojos. Siena había crecido en medio de intrigas judiciales y la libertad con las otras razas Nightwalker. Syreena había crecido en el monasterio, aislado y sellado del mundo real a partir del momento en que todo el mundo se dio cuenta de lo diferente que era. No era que hubiese sido rechazada o marginada. Sino todo lo contrario. Ella había sido sobreprotegida. Para los Lycanthropes se trataba de una buena mutación, una muy poderosa. Ella había sido enviada a El Orgullo no sólo para la formación y la educación, sino para protegerla de que la usaran como un arma para ganar poder. Más concretamente, para ganar el trono de su padre al que sólo quince años después de su muerte había ascendido Siena. Siena había exigido el regreso de Syreena ese mismo día, la finalización de su protegida existencia a fin de tomar su lugar como heredera al trono y aprendiera a usar sus habilidades como diplomático y Jefe asesor de Siena. 15 Traducido: Kasiopea
  16. 16. Nightwalkers Jacquelyn Frank Había sido verdaderamente extraño el día en que la Princesa había llegado a casa, a pesar del constante intercambio de cartas entre ellas. Aunque inicialmente Syreena se había sentido como una extraña, Siena había parecido mover simplemente un interruptor mental que transformó sus sentimientos, adorando y queriendo inmediatamente a su hermana. Syreena había encontrado muy fácil amarla, un hecho que aun le creaba confusión. Aunque los monjes la habían guiado y cuidado, no eran conocidos por su exceso de afecto o por la emoción. Ella no había podido realizarse hasta que el amor de Siena le había llegado a su corazón. "Espero que no hayan sido tan tontos como para ser demasiados duros contigo", dijo pensativa Siena, agachándose ligeramente para extinguir el incienso que había sido quemado en su oración. "Si te refieres a mi labio hinchado, no te preocupes." Syreena tocó el área hinchada y se encogió de hombros con naturalidad. "Se hace molesto para el pico cuando se encuentra con un fuerte viento o una fuente de calor, pero no causa daños." "No me gusta la idea de golpear a nadie", le respondió Siena, e inspeccionó acercándose el cuerpo de su hermana, para asegurarse de que no tenia mas magulladuras durante un breve momento. "Te deberían tener el mismo respeto que muestran hacia mí." "Yo se lo recordé". Syreena se rio entre dientes, sus ojos arlequinados brillando con triunfante travesura. "Y pregunté si Los Tres llevaban pantalones cortos bajo sus ropas, puedes apostar que ese fue un gran momento". Esa observación hizo reír a Siena en voz alta. Syreena era una estudiante seria, llena de respeto hacia su educación y de todas las lecciones que había aprendido en el monasterio, por lo que esa era una rara irreverencia. "Bien, tengo miedo de pedirles el favor de que me contesten entonces." Syreena dirigió sus bicolores ojos hacia su hermana. "Se lo pregunte de todos modos", dijo. "Me gustaría que te unieras a los estudiosos que están en la Biblioteca. La mayoría de ellos, por supuesto, son monjes de El Orgullo. Sin embargo, dado que tienes un pie en el monasterio y un pie en el tribunal, eso te convierte en mi mejor elección para cerrar la brecha entre esos dos intereses tan dispares. Tienes el estudio y el respeto de la tradición religiosa que le agrada a El Orgullo, y un equilibrio con la perspectiva de mis intereses, que sé que nunca están demasiado lejos de tu corazón. " "Eso suena muy fácil," Syreena dijo secamente, dando a sus ojos un giro dramático. "La facilidad, sospecho, tendrá muy poco que ver con nada que esté remotamente conectado a la Biblioteca Nightwalker", señaló la Reina, una arruga cruzando a través de su frente. "Hay otra razón por la que te quiero enviar." "Sospecho que tiene algo que ver con el hecho de que normalmente puedo gestionar para terminar con una lucha", dijo amablemente Syreena. "Cada monje de El orgullo puede luchar, me doy cuenta, aunque normalmente sólo lo hacen para protegerse a sí mismos y sus propios intereses. No estoy preocupada con el secretismo, se que todos pueden protegerse por ellos mismos. También tengo en cuenta el hecho de que tu personalmente, eres más pacifista que guerrera. He aprendido mucho acerca de ti durante estos últimos quince años. Descontando, por supuesto, tu reciente incidente en mi nombre. " "Por supuesto", Syreena acordó, dando a su hermana una malvada sonrisa. 16 Traducido: Kasiopea
  17. 17. Nightwalkers Jacquelyn Frank "A pesar de todos estos factores, me veo obligada a considerar el hecho de que nos vimos obligados a destruir un campamento de necromancers, cazadores y traidores Demon que estaba a poco más de cien pies por encima y fuera de la caverna en la que se encuentra la Biblioteca. Después está el hecho de que ésta se encuentra en nuestro territorio y seremos los anfitriones de otros caminantes de la noche en esta expedición por el conocimiento. Necesito a alguien que no haya tenido mucha exposición a otros Nightwalkers, alguien que tendrá en consideración su seguridad y bienestar. No puedo poner un puesto militar allí. No se si habrá otros Demons. La paz entre los Demons y Lycanthropes es demasiado joven, después de tantos siglos de guerra, y los Nightwalkers tienden a tener recuerdos durante mucho tiempo. A pesar de que los Demons sean estudiosos, todavía hay mucho potencial para una explosión de algún tipo. "Además, no hay forma de saber qué información revelará la Biblioteca. Pueden surgir cuestiones que podrían a su vez degenerar en un debate académico mortal. Hay demasiados factores al azar. Tú eres la única que conozco que tiene el poder y, claramente el arrojo que se necesita para defender a los miembros de todas las partes. Que no tiene miedo del Orgullo que le hace único entre nosotros. Admito incluso que no puedo presumir de poseer ese valor al cien por cien. Tú no estás predispuesta contra los ademons, y eres plenamente consciente de mi deseo de mantener la paz con ellos. Has defendido siempre mis deseos políticos y tampoco tienes miedo de los Demons. "Lo que estoy diciendo", continuó después de tomar un respiro, "es que eres la mejor opción para mí para estar allí. Confío en ti y en lo que necesites para hacer esto. " "Lo entiendo", dijo Syreena, dando irónicamente a su hermana una pequeña sonrisa. "Yo soy la Princesa en este tribunal, pero estoy a caballo en ambos lados de la valla". "Te quejas de tu capacidad para atender a los múltiples aspectos de una situación como si fuera una mala cosa," Siena contrarrestó, acercándose más para poder estudiar cuidadosamente las características de Syreena. "He encontrado que eso es lo más valioso de ti." "Sí, lo sé", estuvo de acuerdo Syreena tranquilamente. Esto que Siena había señalado estaba claro para cualquiera. Todo el mundo encontraba un gran valor en el doble carácter de Syreena. El problema lo tenían a la hora de encontrar un punto de reconciliación. No pasaba con Siena, porque ella le daba su respeto y su atención, sin preocuparse de si ella tenía veinte personalidades o cabezas distintas. Sin embargo, nadie en su sociedad, incluidos la Reina, veían a Syreena como un solo ser. Ella fue siempre una rareza. Gozaban de uno de sus aspectos o del otro, pero, aparte de su singularidad, en raras ocasiones, la tomaban en su conjunto. La corte estaba encantada con su misterio. El Orgullo explotó el hecho de que habían descubierto todos sus inimitables talentos. Los monjes deseaban criarla en la sumisión, el público deseaba que ella se casara y se reproduciera. Incluso Siena era culpable de la necesidad de etiquetarla y de retenerla cuidadosamente sobre un estante categorizado. Era simplemente que el estante de la Reina era más grande que el de la mayoría, quizás capaz de acomodar lo inesperado. Para todos los demás en la sociedad Lycanthrope, Syreena era admirada como, por ejemplo, un caballo salvaje sería admirado por los hombres que lo capturaron. Inteligente, sí. Incluso un poco peligroso. Algo de poder y belleza, para ser utilizado para montar y criar por su sangre y la superioridad genética. Diligentemente al servicio de las causas de los demás, simplemente no se les puede dejar vivir libremente. Si había una forma de liberarse a si misma. Con toda justicia, Syreena ni siquiera sabía si había un camino que pudiera seguir. Ella no sabía si era un solo ser, o siempre dos mitades, en lugar de un todo. 17 Traducido: Kasiopea
  18. 18. Nightwalkers Jacquelyn Frank "Syreena?" "¿Hmm?" Ella miró, consciente de que había perdido el hilo de su hermana ensimismada en sus propios pensamientos. "Lo siento, ¿qué decías?" "Te pregunté si era algo que te molestara," dijo Siena, cambiando de tema sobre la marcha. Ya que había visto la tristeza y la confusión en las profundidades de su hermana. "Nada fuera de lo común", respondió Syreena sacudiendo de nuevo su pelo y pareciendo cambiar sus pensamientos. Siena no se dejó engañar. El pelo de los Lycanthrope era como un apéndice, como el flujo sanguíneo, la capacidad de tracción, e incluso las terminaciones nerviosas. El tirón de la cabeza de Syreena era equivalente según su patrimonio cultural al temblor en las manos, como si sintieras un escalofrío. "Entonces dime que es lo común", invitó Siena suavemente, hasta alcanzar a tomar el brazo de su hermana y la llevó a las profundidades de la caverna del castillo en el que tenía su casa real. "Me preguntaba si estoy a la altura de esta misión," Syreena medio mintió. "Me vas a poner a propósito de pie en medio de aguas turbulentas. Estoy más capacitada para evitar tales situaciones de evidente conflicto. Estoy mejor adaptada para asesorar qué para actuar, o para ponerte a ti u otros en medio de un conflicto". Siena se rió cuando Syreena le dirigió una sonrisa triste. "Tal vez me hará bien", dijo Syreena un poco más animada. "Puede templar mi carácter para lanzar a otros a los lobos en el futuro ". "Esa es la voz de un verdadero filósofo, siempre ávido de una experiencia de la que se pueda aprender." Siena se detuvo durante un momento, cuando tomaron el camino a las habitaciones de Syreena. "¿Estás contenta aquí, hermana?" Syreena se detuvo, mirando con sorpresa a la Reina. "Por supuesto que lo estoy. ¿Es que dudas de mi adaptación? " "No. Se que te tomó algún tiempo, pero te has adaptado a la vida real y a la responsabilidad muy bien. Pero eso no es lo que te pregunté. Quiero saber si eres feliz ... personalmente. En tu corazón. " Syreena sonrió en Siena, cogiendo sus manos y continuando su camino hacia adelante una vez más. "No soy tan feliz como tú", se burló ella. "No tengo un marido nuevo guapo que me hace feliz cada noche"-dando una pausa al ritmo de su propia travesura-"y todas las mañanas, según me han contado." Siena tiró atrás su cabeza, riendo con deleite, incluso permitiéndose un poco de rubor. "¡Maldición, cómo odio a veces ser la Reina. No puedo usar el baño sin que alguien tome nota de ello. "Ella liberó conscientemente una pelusa del espesor de oro de su cabello. "Creo que mis asistentes ya están contando mis ciclos de reproducción en previsión de un heredero." "¿Debo estar viendo la televisión también?" Syreena pidió maliciosamente. "No" Siena se río entre dientes. "Por favor. Voy a estar muy lejos de Elijah, cuando entre en mi ciclo de calor. Al menos durante unos años. " "¡Ja! Ese es un truco que me gustaría ver. Elijah no parece del tipo que renuncia a un premio durante dos semanas, aunque sea sólo dos veces al año. Y ustedes nunca se han acoplado durante un ciclo de calor antes. Tan difícil como es mantenerse fuera de la cama del sexo 18 Traducido: Kasiopea
  19. 19. Nightwalkers Jacquelyn Frank opuesto cuando te encuentras sin un compañero, escuche que es casi imposible mantenerse lejos cuando lo tienes. " "Y, sin embargo, estoy decidida a conseguirlo. Elijah y yo debemos aprender a vivir el uno con el otro antes de pensar en los niños. " "¿Cómo es que mi esposa lo ve todo como una batalla?." Siena y Syreena se detuvieron con el comentario burlón cuando les paso una repentina brisa en la caverna. En un parpadeo, el guerrero demonio se formó fuera de su elemento, transformando en carne el viento en un instante, de pie ante ellos con toda la seguridad de un ser poderoso y engreído. Era un gran hombre, tan rubio y dorado como la hermana de Syreena, y de la cabeza a los pies esculpido con la musculatura de un guerrero bien desarrollado. Vestía vaqueros y una camisa de manga larga de seda de un color turquesa profundo. El verde brillante de sus ojos vagaban por la figura de su esposa con valentía y aprecio. Syreena que estaba desnuda se aparto de delante de él, pero ella tuvo que reconocer que para Elijah, el desnudo de su hermana era el único al que prestaba atención. “ Hola. ” él saludó a Siena suavemente, su tono apacible que contrastaba con sus cerca de diez libras de cuerpo que hacía su aspecto imponente. El saludo de Siena fue no verbal. Ella apartó a su hermana y se deslizó con impaciencia entre los brazos de Elijah. El abrazo de la Reina entorno a su cuerpo, de alguna manera la hacía parecer mucho más pequeña y mucho más delicada por la reverencia con que lo hizo. Se trataba de un impresionante truco de percepción. Syreena se dio cuenta entonces de que, debido a todo lo que sabía de ellos, de alguna manera se habían domesticado el uno al otro. Lo que no quería decir que cualquiera de ellos fueran mansos de ninguna manera. Sugerir tal cosa del consorte de la Reina provocaría probable algún tipo de demostración para aclararlo. Esto significaba que habían encontrado un ritmo entre sí que permitía un flujo entre ellos. Una marea que era de gran alcance, volátil y potencialmente peligrosa, y solamente controlada dentro del movimiento que creaban entre ellos. Era la propia definición de lo que él llamaba una Vinculación de Demons, los seres humanos lo llamaban almas gemelas. Una combinación perfecta. Una reunión de las fuerzas de la vida que trascendían los límites del cuerpo. Syreena no podía ayudar, pero les envidiaba. Ella estaba feliz por ellos, pero estaba también celosa. Siena nunca había tendido hacia la domesticación. Por el contrario, de hecho, el juramento hasta el día de su boda de que no iba a casarse nunca, de negarse a exponer su corazón y las responsabilidades de su trono a las influencias de un varón. Syreena siempre había sabido que la actitud de su hermana se había desencadenado por el señor de la guerra irracional y el derramamiento de sangre que su padre había provocado. La Reina no quería repetir los errores de su madre por el riesgo de contraer matrimonio. La verdad, es que siempre había sido Syreena la que había expresado su deseo de un hogar cálido, un compañero amante, y un hogar con niños con las relaciones que las hermanas habían compartido durante décadas. La realeza Lycanthrope sólo permitía un cierto compañero, no podría tener otro que su alma gemela que existe en algún lugar del mundo sólo para ellos. Una vez que elegía un amante, era para toda la vida. Se suponía que sería un vínculo sin igual. Y Syreena lo anhelaba con todo su corazón a veces. "Bueno, a pesar del hecho de que ustedes dos comparten una conexión telepática, estoy segura de que la estancia de Elijah en la corte de Noah estos dos últimos días les ha dejado con poco tiempo para ponerse al día. Así que los voy a dejar solos. " Syreena se alejó de su presencia con prisa, agradecida de estar tan cerca de su cámara. Hizo una rápida fuga hacia las habitaciones antes de cualquiera de ellos pudiera protestar. 19 Traducido: Kasiopea
  20. 20. Nightwalkers Jacquelyn Frank "Maldición", murmuró Siena. "¿Qué pasa?" Preguntó Elijah, tomando su cara entre sus manos e inclinando su cabeza hacia atrás para poder mirar en sus ojos y en sus pensamientos. "Oh, nada", le aseguró. "Me di cuenta de que ella no ha respondido a una pregunta que le había hecho. Voy a hacérsela de nuevo ... más tarde. " Elijah sonrió ampliamente cuando las ideas de lo que tenía pensado hacer ella le inundó la mente. "Alguien me extrañó", se burló él. "Alguien me extrañó", ella le contradijo cuando sus manos se movieron posesivas sobre ella por detrás, empujándola más cerca a su calor y a su corazón. CAPÍTULO 2 Damien entró en su casa después de la caza, levitando sobre las paredes del recinto y aterrizando en el balcón de un tercer piso. El balcón daba entrada a una luminosa biblioteca, y él entró, con la curiosidad de ver a quién pertenecía la presencia que había detectado en el momento en que dejó la caza e inició el viaje de vuelta a la mansión de Santa Bárbara. Llegó alrededor de las estanterías de la acogedora sala de estar varios pasos hacia el centro de la sala. Sentada con los pies escondidos con virtud en una silla cómoda, un libro abierto situado en su regazo, estaba Jasmine. Ella no había envejecido ni un día en sus casi quinientos años, seguía teniendo la perfección en su piel, su pelo negro y sus oscuros ojos que aún estaban llenos de sus ocultos y misteriosos pensamientos como siempre. Ella era la única y verdadera presencia de la que no podía, por mucho que lo intentara cansarse. Ella era esa presencia. Jasmine era una de las mejores cazadoras de su entorno, por lo que no le sorprendería en absoluto que hubiera ido de caza y regresado, a pesar de que su zona de caza se encontraba en el sur de California. Pero sabía sólo con mirarla que no había cazado. Su cuerpo estaba frio, no estaba colmado de calor. Sin embargo, ella parecía como si estuviera muy a gusto con su libro y no parecía tener intención de salir pronto en cualquier momento. "Jasmine"? Miró hacia arriba, sabiendo claramente que su presencia había llegado mucho antes. Su presencia no era una cosa que pasara desapercibida a ningún vampiro de moderada habilidad. Como su habilidad era excelente, ella habría sido consciente de él desde el momento en que entró en el condado, aunque no estuviera segura de a quién exactamente pertenecía. "¿Por qué no has salido?" Ella cerró el libro, ni siquiera teniendo el cuidado de marcar su página. "Lo haré. ¿Eres de repente mi guardián, Damien? " "No de repente. Tú has sido parte de mi familia el tiempo suficiente para saber que yo soy el guardián de todo el mundo". Pisó ligeramente hacia abajo, empujando a un lado una pila de libros sobre la mesa a través de su asiento para que pudiera mirar directamente en sus ojos. "Estas melancólica de nuevo", le dijo directamente. "¿No lo llaman hoy en día depresión?" 20 Traducido: Kasiopea
  21. 21. Nightwalkers Jacquelyn Frank Su tono simplista no influyó en él. Él frunció el ceño ligeramente. "No somos humanos, Jasmine. Nunca lo fuimos, nunca lo seremos. Los términos humanos no nos definen lo bastante bien. " "Supongo que no," estuvo ella de acuerdo. "Y no estoy melancólica. Tampoco estoy aburrida ", añadió rápidamente cuando uno de sus oscuras cejas se elevo cuestionando. "No te preocupes. No me verás causar ningún daño con el fin de entretenerme. " "Entonces me explicarás por qué estas de mal humor". "Creo que nací de esta manera", se reincorporó, inclinándose un poco más cerca de él, los extremos de su pelo negro cayendo en la parte superior de sus hombros. "¿Cuándo me has visto de otra manera?" "No es mal humor ... y luego está esto. Te conozco, como sabes. Empezaras a abandonarte, a caer en un letargo, y no te veré por siglos". Jasmine sonrió a la realidad. Él realmente la conocía demasiado bien. El Príncipe era su amigo más antiguo, su mentor, de hecho. Ellos habían convivido durante muchos siglos juntos, sobreviviendo donde sus compañeros no lo habían hecho. Ella debería sorprenderse si no la conociera bien. "No sería la primera en hacerlo. Y no molestas a cualquiera de los otros cuando desencantados con el mundo actual, deciden ir a la tierra por un tiempo. ¿Por qué siempre te estás preocupando? ¿Por qué siempre me molestas sobre esto? " "Porque te extraño cuando me dejas, Jasmine. ¿Tengo que decir eso? " "Quizás. Es agradable de escuchar. "La belleza delgada alcanzado con sus largos dedos para recorrer abajo su cara con cariño. "Estoy bien", le aseguró ella con un suspiro. "Quizás estoy con necesidad de algo para ocupar mi tiempo después de todo. No lo sé. " Damien sonrió de repente, transformando sus características serias de una manera aun más atractiva. "Simplemente sucede que yo tengo la ocupación perfecta", le dijo a ella. El sonido de los pasos se hicieron eco en las cavernas que conducían a la nueva Biblioteca cuando Syreena se acercó a la entrada. Las trampas se habían eliminado, el truco de las esclusas desactivados por el momento. La piedra que había protegido la misteriosa Biblioteca se había trasladado a un lado como se habían calentado los solitarios estantes con el inicio de la presencia continua los estudiosos de diferentes especies Nightwalkers. Estuvo de pie en la apertura por un momento, teniendo en sólo un segundo una vista de la notable habitación. El olor a moho era un poco menos acusado, señaló inmediatamente. Al abrir la caverna se había permitido la circulación del aire. Era un alivio para sus sentidos y, probablemente, para todos los demás Nightwalkers. El sonido del primer paso en la caverna de piedra se la llevó un fino tejido de alfombras. Que aunque se encontraba teñida con los siglos de humedad causada por el descuido del goteo del agua, que se había abierto a través de los sellos originales, creados para proteger a la Biblioteca, la artesanía de la alfombra roja y oro, seguía siendo evidente. Inmediatamente a la izquierda y derecha a lo largo de las paredes se veían los primeros estantes de libros. No había ni una pulgada de espacio en la pared que no estuviera utilizado. 21 Traducido: Kasiopea
  22. 22. Nightwalkers Jacquelyn Frank Ya sea por las tallas hechas directamente en la piedra o de madera aseguradas en la piedra, había estantes que cubrían cada centímetro de las paredes, del suelo al techo. En los estantes, apretados, estaban los libros que variaban en altura y grosor, algunos de ellos bastante pequeños, otros muy grandes. A primera vista, Syreena sólo podía leer sobre uno de cada diez títulos. Que era bastante notable, ya que ella podía leer y escribir en un buen número de idiomas, tanto humanos como Nightwalkers. El pasillo principal era lo suficientemente grande como para colocar cómodamente una fila de mesas en el centro del corredor de color rojo, los libros estaban colocados en las paredes a ambos lados para facilitar el acceso. Alguien ya había encendido varias lámparas de queroseno y aceite, que estaban colocadas en el recinto en intervalos aceptables. Las linternas colocadas también en las paredes hacían que el recinto estuviera brillantemente iluminado. Casi demasiado brillante. Syreena podía sentir la quemadura en los ojos. Esta era la primera vez que ella había visto la biblioteca. El primer día cuando la habían descubierto, habían sido presionados con otros asuntos y no habían tenido el lujo de explorarla. Anya, la General de la Elite de la Guardia Real, había sido la única que se había adentrado en ella, únicamente como medida de seguridad, para desactivar las trampas. Había ya dos monjes y un demon en la habitación. Syreena vio que había más partes de la cámara que se encontraban fuera de su vista. Ella supuso que podía empezar en cualquier lugar, agarrando el primer libro que encontró. Nadie, que ella supiese, podía entender las inscripciones talladas en las paredes encima de los libros que serían, sin duda, algún tipo de clave para descifrar los símbolos. Pero mientras los Nightwalkers podrían estar de acuerdo a la hora de compartir estas salas, se apostaba dinero a que sería casi imposible llegar a un acuerdo sobre algo tan individual como la asignación de un bibliotecario. Sin embargo, tendría que hacer la sugerencia a Siena. La Biblioteca era su territorio, después de todo. Tal vez si asignaba a alguien sin preguntar, sería aceptada como una norma incuestionable. Las especulaciones de Syreena sobre los Nightwalker fueron interrumpidas cuando alguien al que pudo identificar de inmediato entró en su percepción. Ella era pequeña, apenas más de cinco pies, y aunque ella era muy bonita, parecía terriblemente insegura de sí misma. Ella estaba arrastrándose a lo largo del pasillo como si estuviera tratando de sintonizar si había alguien más con ella. Ella no era un demon. Las demons, por regla general, eran terriblemente hermosas y bronceadas de una forma muy robusta y aunque ella era muy bonita, tenía un aspecto frágil y delicado. Tampoco era Lycanthrope o vampiro. Los Lycanthropes siempre podían sentir a sus hermanos, y los vampiros no tenían circulación. No después de una cierta edad, por lo menos. Era evidente para los sentidos de Syreena que había un pequeño y rápido latido de corazón y un muy eficiente flujo sanguíneo. ¿Quién más aparte de estas tres razas estudian en la Biblioteca Nightwalker? Syreena entró en la última sala, dirigiéndose en línea recta hacia el forastero. Su objetivo se percató de su enfoque al instante y una mirada que Syreena sólo podría describir como de pánico pareció atravesar su excelente fisionomía. Ella se empujó hacia atrás, apretándose contra el estante cuando la Princesa fue hacia ella. Ese fue el momento en que Syreena se dio cuenta de lo que era. "Hola. Soy Syreena". Ella saludó a la niña asustada suavemente, extendiéndole una mano a modo de saludo. "Tú eres Mistral, ¿no?" Syreena sólo había visto a otro Mistral otra vez en su vida. Ella se sorprendió de estar viendo un segundo. Los Mistrals eran totalmente solitarios. No se asociaban con nadie más que consigo mismos, e incluso entonces, vivían en pequeñas comunidades y rara vez se reunían. 22 Traducido: Kasiopea
  23. 23. Nightwalkers Jacquelyn Frank Eran xenófobos, temían terriblemente las multitudes, y muy ciertamente temían cualquier poder. La joven Mistral femenina asintió confirmando la suposición de Syreena. Ella no hablaba, la Princesa lo sabía. Las mujeres Mistrals eran denominadas Sirenas por una buena razón. La música por sí sola de sus voces era encantadora, pero aturdía al que escuchaba. Se trataba de un adecuado mecanismo de defensa. Más que suficiente. Al igual que el sonido siniestro del sonajero de la serpiente venenosa, su efecto era igualmente paralizante. También como la sabia serpiente, ellos preferían largarse lejos antes que enfrentarse a un desafío. Sin embargo, Syreena estaba dispuesta a apostar que, los de la raza Mistral podría hacer más que suficiente daño a un enemigo. Esto sería fácil de hacer simplemente con escuchar su voz al hablar, sin mencionar el efecto de completo enamoramiento si se decidían a cantar. Era una suerte que se tratase de una raza no-violenta. La pequeña niña tomó la mano que le había ofrecido Syreena con su mano delgada, agitando la cabeza a los pies todo el tiempo. Mientras respondía el saludo, Syreena se maravilló de que la niña hubiera llegado hasta allí. Siena había extendido la invitación a las Mistrals, sin importar si ellas no aceptaban. Esta chica intimidada, tenía que ser valiente a pesar de su temblor para haberse ofrecido para esta tarea. Syreena se lanzó a su lado y echó un vistazo a las tablas que no se encontraban demasiado lejos de ellas. La chica le dio una media sonrisa y llegó a una de las hojas de papel que estaban apoyadas en una pila. Ella cabeceó hacia la pluma que había tomado entre los dedos femeninos. “¿Cuál es tu nombre?” El Mistral sonrió. Tomó el papel y, utilizando el libro en sus manos para apoyarse, escribió una respuesta rápida. "Aria", leyó. A Syreena le gustó de forma instantánea. Ella sabía que era un prejuicio, pero no la importó. Los Mistrals también eran cambiantes, pero sólo se transformaban en aves. Los Lycanthropes se podían transformar en toda la panoplia del reino animal. Sin embargo, dado que compartían la especie animal en sus estados transformados, Syreena sospechaba que podrían disfrutar de algunas experiencias y reflexiones. A vista de pájaro, por así decirlo. Era sólo una cuestión de ganar la suficiente confianza de la mujer para que ella conociera el encanto de su voz, como una serpiente podía controlar su inquietante sonajero, y permitir así una conversación. La relación de Siena con Windsong otro Mistral, había enseñado a Syreena que tal cosa era posible. Posible, pero poco frecuente. Aria era claramente un pájaro raro, por lo que esperaba lo mejor. Antes de que Syreena pudiera hablar una palabra, de repente Aria había regresado y se encogió de nuevo. Fue suficiente para poner en guardia a la Princesa. Ella se dio la vuelta para ver lo que estaba viendo Aria. Su aliento se quedó atascado. Damien. Syreena se había encontrado con el Príncipe Vampiro antes, ella lo conocía de vista. Hubiera sido imposible olvidarle. A pesar de que actualmente él no estaba utilizando su capacidad para lanzar una red de alteración en la percepción y en el miedo, ella todavía sabía guardar un respeto cauteloso a su imponente presencia. Él era alto, como un demon, desafiando la esbelta constitución de su especie, en la frontera justo, con una anómala anchura de hombros y una 23 Traducido: Kasiopea
  24. 24. Nightwalkers Jacquelyn Frank flagrante constitución muscular. Sin embargo, se comportaba con la casual y magra gracia que todos los vampiros parecían tener. Daban la impresión de descuidados, holgazaneando tumbados, llenos de facilidad y relajación, pero ella sabía por experiencia que era una mentira. Un camuflaje. El Príncipe podría estar en la lista con facilidad de los más mortales. Siena le había visto en la batalla. Ella le había contado su actuación a Syreena con fascinación. La Reina dijo que nunca había visto a alguien moverse a tal velocidad o que pareciera disfrutar de la muerte de una manera tan natural. El comentario viniendo de la Reina de una especie que vivían la mitad de su existencia como animales de diferentes instintos predatorios, era un gran cumplido. Las impresiones de Syreena sobre él eran diferentes. Él la había desconcertado. No absolutamente tanto como él desconcertaba a la joven Aria en este momento, pero ciertamente lo bastante para animarla a mantener su tiempo en el mismo cuarto con él lo mínimo. El impulso de salir corriendo la irritó. No estaba en su naturaleza tener miedo tan fácilmente, sobre todo, sin una verdadera explicación. Este sería un mal comienzo con su deber aquí si ella se dejaba intimidar. Lo único que ocurría es que no tenía ni idea de por qué ella se sentía de esa manera. Al menos se encargaría de limpiar sus pensamientos con la suficiente rapidez para evitar la detección telepática, sólo en caso de que el Príncipe decidiera meter su aristocrática nariz alrededor de sus pensamientos. Ella imaginaba que un hombre como Damien no dudaría en violar la privacidad de las demás mentes. Él la miró como la clase de sexo masculino que no ve ningún mal en esa invasión. La Princesa se volvió para ver que Aria había desaparecido totalmente. Chica inteligente. Los vampiros son impredecibles y en ocasiones maleducados. Syreena deseó por un momento tener la libertad para hacer una retirada precipitada, pero ya que no podía, se volvió a inspeccionar el lugar donde estaba el Príncipe Vampiro y la mujer que estaba a su lado. Era evidentemente un Vampiro, alta y morena, bastante normal para todas las razas. Había muy pocos rubios vampiros en el mundo. Syreena podría aceptar que la mujer era muy hermosa, salvo por el hecho de que había un algo demasiado viejo y desencantado en sus ojos de color marrón oscuro. Su postura tensa y resistente en su lenguaje corporal dejaba claro que ella no estaba exactamente encantada de estar ahí. Dado que Syreena no había esperando representantes Vampiros, se acercó a ellos para descubrir su propósito. Ellos eran bienvenidos, por supuesto, en las mismas vagas directrices que todos los demás, pero anoche en una reunión conjunta para ultimar la apertura de la Biblioteca a los estudiosos, Noah dijo que Damien había declinado su invitación. Mientras ella se les acercaba, advirtió un cambio en el vampiro hembra. Ella cruzaba la entrada de la biblioteca con una expresión que cruzaba rápidamente a través de su cara no dejando ninguna duda de la impresión que todos habían tenido la primera vez que entraban. La cavidad en sus ojos parecía desaparecer y se llenaron de una avaricia que para Syreena eran absolutamente familiares. El hambre ávida de aprender. ¿Un estudioso Vampiro? Ahora tenía una divertida paradoja. No es que no fueran una de las más brillantes y astutas especies de Nightwalkers, porque lo eran. Sin embargo, por lo general dirigían el intelecto y la energía a algo más carnal ... y a actividades que fueran instantáneamente gratificantes. Eran voraces con la sensualidad. Nada mantenía su interés por mucho tiempo a menos que tuvieran que dedicar todos sus sentidos a la vez. Sin duda un cuarto lleno de libros no encajaba en ese perfil. A menos que, Syreena especuló, la lujuria y el placer sensual se derivara de la lectura y el logro de conocimientos. Eso convertiría el lugar en una verdadera orgía. 24 Traducido: Kasiopea
  25. 25. Nightwalkers Jacquelyn Frank Damien la había notado inmediatamente. El coloreado Arlequín, era increíblemente difícil de ignorar. Ella no era excepcionalmente alta ni una criatura de aspecto tan sexual como su hermana leona, pero tenía una inquebrantable presencia. A medida que caminaba hacia él, sus pasos fueron rectos y seguros, sólo la más mínima influencia en sus caderas. Le gustaba eso, pensó ausente. Ella no perdió el movimiento, no utilizaba un exceso de energía. ¿Por qué era un gran placer para él?, no tenía ni idea. No es como si nunca hubiera visto a una mujer andando sensualmente, eso seguro. Era algo acerca de la eficiencia en esta mujer que la hacía tan atractiva. Aunque, por la fría expresión en sus ojos, probablemente debería mantener la sonrisa de aprecio escondida. Pero no lo hizo. "Syreena", dijo, su tono sin tener en cuenta la frialdad de la expresión de ella. Acusando la especulación y la calidez en su tono de voz, a propósito sólo para ver la irritación de ella reforzar su columna vertebral. "Jasmine, es la princesa Syreena. Syreena, esta es Jasmine. Ella es ... "Él se detuvo cuando se dio cuenta de que Jasmine había ignorado a Syreena pasando rápidamente hacia la primera pila de libros a la que podía llegar. "Ella está aparentemente ansiosa por empezar", intentó excusar a su compañera por su grosería, riéndose entre dientes mientras observaba como empezaba a revolver a través de los estantes. Jasmine nunca había sido conocida por su facilidad para congeniar con otros, pero su apetito por el conocimiento era sólo comparable a su apetito por la sangre. A Syreena le pareció que el Príncipe Vampiro estaba, sin duda, muy acostumbrado al comportamiento de la morena. "Yo no esperaba a otra persona que no fuera Kelsey o tú". Syreena abordó directamente. "¿Por qué el repentino cambio?" "Jasmine es una excelente estudiante y bastante fiel a mí", dijo a modo de explicación, "un conjunto de características que Kelsey, aunque sin duda leal, no posee en su totalidad. Si te preocupa, te doy mi palabra de que no causará ningún problema. " "¿No es una contradicción? ¿Un vampiro que no causa problemas? " Syreena realmente no había querido decir eso. Al menos, no en voz alta. Así que ella se asustó cuando él se rió. Él era bastante apuesto cuando se reía, se encontró inesperadamente pensando. Oh, era una hermosa criatura, en general, su genética Nightwalker era como para ser admirada a fondo. Tenía brillantes dientes blancos, no había signos de colmillos ya que estaban escondidos en este momento como las garras retractiles de los gatos. Él lucía una estrecha barba y bigote, la línea recortada a lo largo de su mandíbula y que acentuaba su masculino contorno cuadrado. Otra anomalía, señaló. Los hombres Vampiro tienden a tener cara de bebé, dando la ilusión de un aire adolescente. Rara vez había visto dejarse a un vampiro pelo facial, como el Príncipe tenía. Teniendo en cuenta todos los rasgos atípicos, la hizo preguntarse si estaba desafiando a posta sus normas culturales y, en caso afirmativo, ¿por qué? Sus extraordinarios ojos de color azul oscuro brillaron con una alegría que consiguió que sus características cobraran vida. Una gruesa trenza de cabello golpeó sobre su hombro, la punta final del peinado quedó justo debajo de su bien definido músculo pectoral. En ese momento, la belleza de él casi le hizo parecer el hombre más inofensivo del planeta. Y eso probablemente fue lo que le dio a Syreena escalofríos. Ella no confiaba en él. Ella no debería confiar en él, se aseguró a sí misma. Aunque había una relativa paz entre vampiros y Lycanthropes, ¿quién en su sano juicio podría confiar en nadie de una especie que tenía por costumbre utilizar sus habilidades simplemente con la intención de divertirse? Syreena había escuchado historias, historias a menudo que implicaban a Damien, de la vulnerabilidad y la explotación que él podía provocar. "No hay ninguna protección aquí", Damien musitó de repente. 25 Traducido: Kasiopea
  26. 26. Nightwalkers Jacquelyn Frank Teniendo en cuenta que las únicas personas que había eran estudiosos y que había algunos decididos enemigos muy entusiasmados en la explotación de este lugar, tenía que darle la razón en eso. Sin embargo, se sentía insultada a pesar de estar de acuerdo con él. "Yo estoy aquí", señaló fríamente. "Sí", observó él, con su lenta voz y con una mirada especulativa en los ojos, que la recorrieron de la cabeza a los pies de una forma obvia. "Así es". Él se había detenido el tiempo suficiente y a su vez lucía una sonrisa exasperante en la boca. "No menosprecio tus habilidades, querida, pero no veo cómo serían suficientes para detener una marea de magos y cazadores humanos encabezados por un Demon traidor, en caso de que decidan volver." "Bueno, querido," contrarrestó ella causticamente, "Supongo que tendré que confiar en el hecho de que fracasaron en su búsqueda inicial y no conocen este lugar ..." "De momento", él corrigió. "... Y los perfectamente capaces Nightwalkers que se encuentran en la biblioteca en este momento", ella había terminado, su tono burlón y hostil. "¿Y cuántos van a estar aquí a la vez? ¿Diez? ¿Cinco? Jasmine incluida, sólo veo cuatro en este momento. Apenas los suficientes para incluso sobrevivir a cualquier ataque a la fuerza. Nos vemos obligados a dormir en el día, nuestros enemigos humanos no tienen esas limitaciones. Tal vez ni siquiera el demon traidor, tan poderosa como ella se ha vuelto. " Una vez más, tenía razón, Syreena tenía que admitirlo. En realidad, sólo había pensado en ello por encima. Pero realmente no estaba en desacuerdo con sus observaciones. Entonces, ¿por qué, entonces, ella se sentía tan ofendida? Damien tenía que admitir, que la estaba picando deliberadamente. Él había querido alterar su plácida calma y seguridad tan marcada que ella mantenía a su alrededor como un manto. Recordó una noche no hace mucho tiempo, cuando la había visto protectoramente feroz, con una indignación fría, cuando había visto como defendía a su hermana de cualquier daño. Eso le excitaba, la idea de que bajo su piel se movía la agitación que rompía su compostura. Podía sentir cuando sus pensamientos y emociones se agitaban, cuando ella se permitió pensar acaloradamente acerca de lo mucho que él la disgustaba y lo poco que confiaba en él. Con su impulso satisfecho, Damien dejó de lado su interés por ella como una ola aparte, y se despidió de su cuerpo antes de que ella pudiera responder. El Príncipe entró en la Biblioteca y se puso detrás de la mujer que había llegado con él. Él deslizó una mano alrededor de su caja torácica, sus dedos justo debajo del pecho cuando él se inclinó y le susurró algo a ella, con una exasperante sonrisa en los labios y un breve brillo en los ojos mirando a Syreena, dándole la impresión de que se estaba burlando de ella. Syreena tomó una respiración profunda, tratando de enfriar su acalorado temperamento. Ella había cedido a este aspecto de su volátil personalidad demasiado pronto. Era casi como si ella estuviera buscando una buena pelea. Tenía que admitir, sin embargo, que habría obtenido una gran satisfacción en propinarle unas bofetadas a la cara del Príncipe Vampiro. Ramificaciones políticas de lado, incluso Siena habría reconocido el hecho de que realmente se las merecía. Syreena ahora no estaba de humor para el estudio. La Biblioteca seguía llenándose, pero la variedad de Nightwalkers estaba en equilibrio y eso aseguraba el mantenimiento de la paz entre todos los estudiosos por lo que ella se permitió salir para darse un respiro. Salió de la biblioteca por la entrada, hizo una pausa para examinar las otras tres cuevas que se encontraban fuera. La red de cavernas cubría muchas millas, algunas de ellas muy apretadas en el acceso, algo más grandes que el tamaño promedio de los animales. Esta era la razón de que las cavernas 26 Traducido: Kasiopea

×