Areas Culturales America

95,589 views

Published on

Published in: Travel, Business

Areas Culturales America

  1. 1. CONCEPTOS DE ÁREA CULTURAL Y ÁREA NUCLEAR El término área en su estricto sentido, es una categoría espacial (sitio, localidad, región, área, superárea) Las áreas se establecieron a partir de la dispersión de rasgos o elementos culturales. Se refiere, entonces a un territorio dentro del cual se encuentran un conjunto de elementos culturales, cuya recurrencia establece un patrón que define al área. Área de Co-tradición indica la unidad total de la historia cultural de un área geográfica, en la cual los componentes han estado interrelacionados en tiempos definidos. Se produce así un cambio en el concepto, incorporando la dimensión temporal. Lo que se busca es entender como un instrumento dado (independiente en su origen y dispersión) se inserta en un contexto económico y social. Desde esta perspectiva se busca identificar grandes o pequeños territorios en donde se dan condiciones de articulación social y económica coherentes. El concepto de área está referido a la solución dialéctica generada entre los pueblos y su medio ambiente. Como resultado de estos procesos adaptativos se han logrado constituir procesos de síntesis histórica (esto se da con la variable tiempo), que le han dado identidad a esas área, transformándose en lo que conocemos como áreas culturales. Las áreas culturales arqueológicas son instrumentos convenientes para la presentación de interrelaciones culturales a través de períodos considerables de tiempo.
  2. 2. En América, la civilización se desarrolló en dos partes del Nuevo Mundo, geográficamente separadas pero ambientalmente semejantes: Mesoamérica y Andes Centrales. Los criterios que los arqueólogos han tomado como base para la demarcación de las áreas han sido varios, por ej. Willey toma una base geográfica cultural, en tanto Betty Meggers considera la influencia del ambiente sobre el desarrollo cultural como lo más significativo. ÁREAS NUCLEARES Las áreas nucleares son aquellas que han pasado por todas las etapas desarrollo, desde las predadoras con caza, pesca y recolección, pasando por los inicios de la agricultura hasta llegar al urbanismo, desde un nivel de bandas hasta organizaciones socio-políticas complejas como son los reinos, estados, confederaciones e imperios. Son áreas que han alcanzado los más altos niveles de desarrollo en el orden político, económico y social. En ellas se produjo el desarrollo cultural americano en forma independiente del Viejo Mundo. Alfred Kroeber (1945) define como América Nuclear al conjunto de tres regiones: Mesoamérica, Área Intermedia y Área Andina Central.
  3. 3. La característica sobresaliente de estas regiones es la diversidad ambiental. En MESOAMÉRICA , el aspecto más importante de la geografía es que existe una gran variabilidad con respecto a la topografía y climatología (con lluvias muy variables, zonas ambientales diferentes y con diversos recursos). En Mesoamérica existe una gran variabilidad sin contrastes marcados. En el área ANDINA CENTRAL, si bien se reconocen varios pisos ecológicos, los extremos son muy marcados. De todos modos, la ventaja andina fue la existencia de animales apropiados para la domesticación, como la llama, que jugaron un rol importante en la economía desde una época temprana. Las grandes altitudes y las heladas que permitieron al poblador andino ocupar estos pisos. El área INTERMEDIA se inicia como área nuclear, pero no alcanzó los logros del resto de las áreas
  4. 4. AREAS NO NUCLEARES Territorios donde las culturas, predominantemente aldeano-campesinas y cazadoras recolectoras no se organizaron en agrupaciones socio-políticas estatales, aunque en algunos casos generaron sociedades de organización compleja. I-Tierras bajas tropicales Sudamericanas 1-Área Amazónica 2-Sureste de Brasil y Cuenca del Plata II-Área de las llanuras del este de E.E.U.U y de Pampa-Patagonia de la Argentina Además Caribe, Ártico, etc.
  5. 6. CARACTERÍSTICAS AMBIENTALES DE LAS ÁREAS NUCLEARES Área Andina Central Está ubicada en la zona tórrida, con altas montañas, con variedad de ambientes y climas, siendo la altitud y las precipitaciones los factores más significativos. Se distinguen tres sectores: Costa, Sierra (tierras altas) y Selva. COSTA: Es la franja angosta que se extiende a lo largo del Océano Pacífico, desde los 0 m.s.n.m. hasta los 1800 metros de altitud. Son tierra cálidas y de precipitaciones escasas o nulas. Esta cortada transversalmente por más de 500 ríos cortos y de poco caudal, que bajan de los Andes al Pacífico ubicados casi regularmente a lo largo de 1900 km; generando pequeños valles transversales a los Andes. SIERRA: Comprende la parte prominente de la Cordillera desde los 1800 m. hasta los 6768 m. en el pico más alto. La ocupación humana llega hasta los 5000 m Se divide en Sierra Baja:1800 m hasta 2800 m y en el Norte 2400 m Sierra Alta: por encima de los 2800 m. La región Altoandina se divide en dos zonas diferentes: Quechua, 2800 m a 3700 m. y por encima la Puna (3400 a 4000 m) y la Cordillera o Janca. La temperatura disminuye con la altura y las precipitaciones se pueden calcular entre 400 y 1500 mm anuales según la zona. SELVA o YUNGA: Caracterizada por la frondosidad vegetal , altas temperaturas y precipitaciones. Se extiende en la vertiente oriental desde los 200 a 1800 m. hacia el este. Comprende la Selva Alta en las estribaciones de los Andes y la Selva Baja en el llano amazónico.
  6. 8. Costa
  7. 9. Sierra
  8. 10. Selva
  9. 11. Área Mesoamericana Las tierras mesoamericanas se localizan entre los 10° y 22° de latitud norte. Se trata de una combinación compleja de varios sistemas ecológicos, fragmentada en nichos ecológicos muy reducidos y diversos . Los diferentes nichos se pueden agrupar en tierras altas (aquellas situadas entre los 1000 y 2000 msnm), que son conocidas como altiplanos; y tierras bajas, con alturas cercanas al nivel del mar, que no rebasan los 1000 metros de altitud. En el primer grupo cabe destacar su gran diversidad climática, que va desde los climas fríos de montaña al seco tropical. Predominan, sin embargo, los climas templados con lluvias moderadas. En las tierras bajas predominan los climas subtropicales o tropicales, como en la costa del golfo de México y el mar Caribe. Algunos de los valles de las tierras altas de Mesoamérica poseen suelos fértiles con vocación agrícola. Tal es el caso de los valles de Oaxaca, el de Puebla-Tlaxcala y de México. Sin embargo, su situación intermontana impide el paso de las nubes. Esta situación es especialmente crítica en los valles de tierra caliente de la Mixteca, quizá los más resecos de las tierras altas. Además de la escasez de lluvia, existen pocas corrientes hídricas, de caudal reducido. Muy otra es la situación en las tierras bajas. Especialmente en el sureste de la costa del golfo de México, las lluvias son demasiado abundantes. Las selvas tropicales de vegetación espesa cubren buena parte de las llanuras costeras.
  10. 13. Estadio de adaptación de sociedades inmigrantes a las condiciones climáticas y fisiográficas de los períodos Glacial tardío y Post- glacial inicial en el Nuevo Mundo Culturas migratorias cazadoras y recolectoras que continúan viviendo cuando las condiciones ambientales se hacen aproximadas al presente. Presencia de la agricultura u otra economía de subsistencia comparable en efectividad. Vida aldeana sedentaria, sociedades con cierta complejidad y estabilidad mínima Apogeo civilización agrícola. Urbanismo, realizaciones superlativas, arquitectura monumental, especialización laboral. Incremento de la vida urbana. Creciente secularismo y militarismo LITICO ARCAICO FORMATIVO CLASICO POSTCLASICO ORDENAMIENTO ESTADIAL DE ACUERDO AL METODO Y TEORIA DE WILLEY Y PHILLIPS
  11. 14. DESARROLLO Y EVOLUCIÓN DE LAS FORMAS DE ORGANIZACIÓN DE LAS SOCIEDADES (EN BASE A SU COMPLEJIDAD SOCIO-ECONÓMICA Y POLÍTICA) Los antropólogos Elman Service (1962) y Morton Fried (1967) han elaborado una clasificación de las sociedades por su grado de complejidad, intentando rescatar categorías de la sociología que resultan de difícil aplicación en el sentido más puro. Para ello se ha recurrido con bastante frecuencia al uso de la analogía etnográfica. Se ha cuestionado la validez de este uso en arqueología porque los grupos etnográficos no son representativos de las sociedades pasadas. Estas clasificaciones están basadas en la premisa de que todos los pueblos tienen formas de organizarse para controlar la conducta de los individuos, dirigir los interesas del grupo, etc. De acuerdo a su complejidad relativa, las sociedades se clasifican en: Bandas, Tribus, los Señoríos y en algunos casos los Reinos y el Estado. Estas categorías son definidas a nivel demográfico, de estructura social y política y también por los modos de acceso a los recursos. Las instituciones de gobierno son más complejas cuanto más grande es el grupo de individuos a quienes alcanza el control. La complejidad política necesita de una base económica o surplus como para poder ejercer, a tiempo completo, las funciones de inspección, control y dirección. En la medida que se ha podido formar ese surplus es que ha ido surgiendo una casta gobernante en la sociedad. Por ello los grupos de economía de subsistencia tienen instituciones de gobierno poco desarrolladas.
  12. 15. CRONOLOGIA DE ÁREAS NUCLEARES Área Mesoamericana Región Maya Período Lítico 30000 a 7000 a C. Período Arcaico 7000 a 2000 a C. Período Preclásico (Formativo) 2000 a C a 100 d C. Período Protoclásico 100 a 250 d C. Período Clásico 250 a 900 d C. Período Postclásico 900 a 1500 d C. Región Olmeca Desarrollos Tempranos 1200 a 900 a C. Formativo Temprano Desarrollos Medios 900 a 500 a C. Desarrollos Tardíos 500 a 300 a C. Formativo Medio
  13. 16. Área Andes Centrales (Augusto Cardich) Etapa Precerámica (Período Lítico) 10000 a 2500 a C. Horizonte Inicial 2500 a 1300 a C. Período Inicial Tardío 1300 a 1200 a C. Horizonte Temprano 1200 a 300 a C. Período Intermedio Temprano 300 a C. a 500 d C. Horizonte Medio 500 a 1000 d C. Período Intermedio Tardío 1000 a 1470 d C. Horizonte Tardío 1470 a 1532 d C.
  14. 17. UNIDADES CONCEPTUALES ARQUEOLÓGICAS ( En: Willey, G. y Phillips, P. 1958 Método y Teoría en la arqueología americana . Ed Universidad de Chicago, Illinois, E.E.U.U.) Divisiones espaciales Sitio: Es la unidad espacial más pequeña con la que trabaja el arqueólogo, y la más difícil de definir. Sus límites físicos pueden variar entre unos pocos metros cuadrados y varias millas cuadradas. Casi el único requerimiento que ordinariamente se exige de un sitio es que esté regularmente cubierto por restos de ocupación antigua de los que se tenga la idea general que pertenecen a una única unidad de asentamiento que puede abarcar desde un pequeño campamento hasta una gran ciudad. Localidad: Es una unidad espacial algo mayor, que varía en dimensiones desde un único sitio hasta un distrito de dimensiones inciertas. Generalmente no es mayor que el espacio que puede haber sido ocupado por una única comunidad o grupo local. La localidad es el espacio geográfico suficientemente pequeño como para permitir la hipótesis de trabajo de una homogeneidad cultural completa en un tiempo dado. Región: Es una unidad de espacio geográfico considerablemente mayor, generalmente determinada por los caprichos de la historia arqueológica. Casi siempre es simplemente el resultado de la concentración de investigaciones por un individuo o grupo. Sin embargo, las regiones no carecen de toda relación con los hechos de la geografía, tendiendo a fundarlas en consideraciones ambientales. Las regiones arqueológicas probablemente coincidan con subdivisiones fisiográficas menores.
  15. 18. Área: El área arqueológica es una unidad geográfica mucho mayor que una región; corresponde aproximadamente al área cultural de los etnógrafos. Al igual que las regiones nacieron por consenso común. Las áreas tienden a coincidir con las divisiones fisiográficas mayores. Unidades integrativas Se denominan así por constituir los medios conceptuales más prácticos para realizar una efectiva integración cultural-histórica sobre la escala geográfica mayor que la región. Horizonte: Puede ser definido como una continuidad primordialmente espacial, representada por rasgos culturales y conjuntos cuya naturaleza y modo de aparición permiten suponer una dispersión amplia y rápida. Se presume por lo tanto que las unidades arqueológicas ligadas por un horizonte son aproximadamente contemporáneas. En síntesis se constituye a partir de cualquier clase de pruebas arqueológicas que indiquen una rápida difusión de nuevas ideas sobre un espacio goegoráfico extenso Este concepto se diferencia del de estilo – horizonte, que puede ser definido como un continuum cultural especializado representado por la amplia distribución de un estilo artístico reconocible; para ello se parte de dos presuposiciones: 1º) la singularidad histórica de un patrón estilístico, y la 2º) suposición adicional de que los estilos normalmente cambian con considerable rapidez. Es un medio culturalmente determinado de establecer un horizonte.
  16. 19. Tradición: Es otro concepto integrativo. Surgió a partir de la necesidad de una formulación para expresar una clase diferente de unidad , en la cual las proporciones de espacio tiempo estuvieran invertidas respecto del concepto de horizonte. Por ejemplo: “Una tradición alfarera comprende una línea, o serie de líneas, de desarrollo alfarero a través del tiempo dentro de los límites de ciertas constantes técnicas o decorativas. En sucesivos períodos temporales a través de los cuales puede ser rastreado el desarrollo histórico de la cerámica, algunos estilos surgen dentro de la tradición. La transmisión de algunos de estos estilos durante períodos particulares resulta en la formación de un estilo horizonte, mientras otros estilos permanecen estrictamente localizados en el continuum de la tradición. La distinción entre un estilo horizonte y una tradición alfarera debe ser recordada como una oposición de conceptos en la reconstrucción arqueológica.” Poco después de acuñarse éstos conceptos Wendell Bennett ensanchó muy considerablemente el concepto bajo el nombre de Co-tradición ; unidad total de historia cultural de un área dentro de la cual las culturas componentes han estado interrelacionadas durante un período de tiempo. El énfasis implicado en el “Co” atiende a la unión de cultura enteras, cada una de las cuales tiene su propia historia y tradiciones persistentes, y al área en la cual esta ligazón tiene lugar. Por lo tanto el área de cotradición es una vasta ampliación de la simple tradición en términos de contenido; ya que no está más limitada a un simple desarrollo tecnológico, y se convierte en un extenso continuum cultural coalescente. Al mismo tiempo introduce una restricción en cuanto supone límites geográficos estables.
  17. 20. Relaciones entre los conceptos La tradición da profundidad, mientras el horizonte da extensión, a la estructura genética de las relaciones cultural-históricas en escala geográfica amplia. Ambos conceptos son unidades en el sentido de que su formulación incluye la combinación entre datos culturales y dimensiones espacio-temporales. Difieren considerablemente en su naturaleza de los datos culturales y, teóricamente en cantidades y proporciones de las dimensiones espacial y temporal.

×