OsteologíA

25,406 views

Published on

Published in: Health & Medicine
1 Comment
2 Likes
Statistics
Notes



  • <b>[Comment posted from</b> http://uacenfermeria.blogspot.com/]
       Reply 
    Are you sure you want to  Yes  No
    Your message goes here
No Downloads
Views
Total views
25,406
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
667
Actions
Shares
0
Downloads
200
Comments
1
Likes
2
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

OsteologíA

  1. 1. Osteología Jorge Morales M. MSc. Biomédicas El termino osteología se refiere a aquella parte de la anatomía descriptiva que se preocupa del estudio de los huesos, con todo y cada uno de sus detalles y características. Deriva de las raíces griegas osteon que significa hueso y logos que significa estudio. Huesos: son tejidos plásticos que contienen componentes orgánicos e inorgánicos. Consiste esencialmente en material intercelular impregnado con sustancias minerales como fosfato de calcio hidratado. Las fibras colágenas en el material intercelular les dan a los huesos elasticidad y resistencia, mientras que los cristales de sales les confieren dureza y cierta rigidez. En el caso de los huesos de los niños, estos no han incorporado suficientes sales minerales por lo tanto son mas flexibles, esta es la explicación para las denominadas fracturas en tallo verde. La composición del hueso es de aproximadamente un 25% de proteínas, 25% de líquidos y 50% de sales minerales. Desde el punto de vista microscópico el hueso compacto se dispone formando osteonas o sistemas de havers, estos constan de laminillas de huesos dispuestos en forma concéntrica y que en si centro posee un vaso sanguíneo pequeño. Osteogénesis: los osteoblastos que son células óseas primarias que se encuentran rodeadas de la sustancia fundamental. Posteriormente una serie de sustancias proteicas y minerales son incorporadas a la célula la que se va transformando en osteocitos o célula ósea madura. Constantemente el hueso esta en permanente formación y renovación esta última función de reabsorción le corresponde al osteoclasto. Existen dos formas a través de las cuales comienza a desarrollarse un hueso, la denominada osteogénesis intramembranosa y la osteogénesis endocondral. Osteogénesis intramembranosa: es la típica formación de los huesos planos que forman cavidades. Los osteoblastos se acumulan en sectores bien vascularizados en donde comienzan a proliferar hacia la periferia. Osteogénesis endocondral: existe previamente un modelo de cartílago hialino el cual posteriormente será sustituido por tejido óseo, es la típica formación de los huesos largos. El primer punto de osificación de genera en el centro del hueso: la diáfisis y posteriormente en los extremos: epífisis. Edad de osificación o edad esquelética: todos los huesos comienzan a desarrollarse en periodos distintos de la vida. Algunos comienzan con este proceso en el periodo fetal y terminan de completarlo en el periodo postnatal. El esternón por ejemplo termina su proceso de osificación pasado los 50 años. Para las distintas edades se cuenta con tablas normalizadas de inicio y termino de los núcleos de osificación para cada hueso. Existe un proceso denominado diafanización, que mediante tinciones nos permiten conocer los primeros puntos de osificación y su posterior desarrollo. En general cada uno de los procesos o reparos que presentan los huesos se desarrollan a partir de un punto de osificación complementario los cuales en su gran mayoría se cierra aproximadamente a los 25 años. Arquitectura de los huesos: nuestros huesos están constituidos de tal manera que esta resistencia a las cargas no se basan en un aumento de la densidad de la masa ósea, ya que ello incrementaría el peso del sujeto, y por consiguiente necesitarían músculos mas
  2. 2. fuertes, y del mismo modo mayor masa que nuevamente incrementa el peso corporal. Es por este motivo que los huesos encuentran el equilibrio de su construcción entre la máxima resistencia con un mínimo peso. La arquitectura de los huesos se ha tratado de explicar de acuerdo a la teoría de las trayectorias (teoría muy discutida y aceptada con reservas) según ellas las trabéculas óseas o laminillas óseas se encuentran orientadas siguiendo las líneas o trayectorias de los máximos esfuerzos internos del hueso y algunas lo hacen resistente a la fuerza de compresión y otras a la fuerza de tensión. Periostio: todos los huesos en su estado fresco se encuentran revestidos por una membrana fibrosa, excepto donde se encuentre cubierto por cartílago articular, que le da innervación e irrigación y que se denomina periostio, este posee una alta capacidad osteogénica y esta compuesto de dos capas: Capa osteogénica: es la que se encuentra en intimo contacto con el hueso es abundante en osteoblastos en el hueso joven Capa fibrosa: es la capa externa formada por fibras colágenas facilita la inserción de tendones músculos y ligamentos. Características de las piezas óseas: son estructuras de color blanco amarillento, duro, resistente, de diferentes formas y tamaños, de superficie irregular. Reparos óseos: los huesos presentan una serie de levantamientos, depresiones y agujeros en su superficie, que cumplen diferentes funciones y a los cuales se les ha dado una serie de nombres para distinguirlos. Elevaciones: ligeras elevaciones como las líneas, bordes, crestas. Elevaciones redondeadas como los tubérculos, protuberancias, trocánteres, tuberosidades, maleolos. Elevaciones que se proyectan o en forma de punta, procesos estiloides y espinas. Superficies articulares redondeadas cabeza o cóndilo, trócleas si tienen forma de polea. Depresiones: Fóveas corresponden a pequeñas depresiones. Las depresiones largas y angostas se denominan surcos. Las fosas corresponden a depresiones más o menos profundas. Los canales corresponden a túneles. Agujeros u orificios Foramen corresponde a orificios de paso de elementos vasculares o nerviosos. Agujeros nutricios para los elementos vasculares del hueso. Tipos de tejido óseo Hueso compacto: las laminas o trabéculas óseas están aplicadas una al lado de la otra, dejando solo espacio microscópico entre ellas. Esto le confiere dureza, rigidez y lo vuelve opaco a los rayos x. Hueso esponjoso: las trabéculas se unen con otros tejidos dejando espacio entre ellas los cuales son ocupados por medula ósea roja. La medula roja participa activamente en la formación de células sanguíneas. (Hematopoyesis)
  3. 3. Funciones de los huesos Protección: protege órganos importantes formando cavidades tales como la cavidad craneana, la columna vertebral, la cavidad torácica, la pelvis. Soporte: proporciona rigidez a la arquitectura del cuerpo. Base mecánica: presta inserción a músculos y tendones sirviendo como palanca en la ejecución de los movimientos. Hematopoyética: la medula ósea roja contiene al tejido que da origen a las células sanguíneas. Deposito de sales: almacena minerales tales como el Ca, P, Mg. Clasificación de los huesos. Según sus dimensiones los huesos se clasifican en largos, cortos, planos, irregulares y neumáticos. Huesos largos: son aquellos en los cuales su longitud predomina por sobre el ancho y el grosor. Se ubican en los miembros superiores e inferiores. Ejemplo: ulna, radio, clavícula, fíbula, fémur, por mencionar algunos. Los metacarpianos, metatarsianos y las falanges también se incluyen en ellos. Cada hueso largo presenta un cuerpo denominado diáfisis y dos extremos denominados epífisis. En el interior de la diálisis existe un conducto llamado conducto medular en cuyo interior se encuentra la medula ósea roja en el caso de los niños y amarilla en el caso de los adultos. La medula ósea roja es formadora de eritrocitos, glóbulos blancos y plaquetas, mientras que la medula amarilla es inerte y grasa constituyendo solo una fuente energética. Se desarrollan a partir de un modelo cartilaginoso. Estructura del hueso largo: Diálisis: corresponde al primer punto de osificación y se ubica en la parte media del hueso o también denominada el cuerpo del hueso. El tejido compacto es de bastante grosor y en su interior se encuentra el conducto medular. Epífisis: corresponde a los extremos de los huesos largos, por lo tanto habrá una epífisis proximal y otra distal. Ellas se encuentran revestidas de cartílago hialino en las partes en los cuales ella se articula a otros huesos. Es un punto de osificación secundario que posee una delgada capa de tejido compacto que en su interior alberga el tejido esponjoso. Metafisis: corresponde a la zona de unión entre la epífisis y diáfisis, allí se localiza el cartílago de crecimiento en longitud de los huesos largos. Radiograficamente son radio lúcidas y por lo tanto hay q considerarlas para no confundirlas con fracturas en aquellos huesos que aun no han terminado su proceso de osificación. La primera metafisis en cerrarse corresponde a la metafisis distal. Huesos cortos: son aquellos en los cuales las tres dimensiones son más o menos iguales. Se encuentran en las manos y los pies (carpo y tarso respectivamente). Poseen una delgada capa de tejido compacto en toda su superficie y en su interior tejido óseo esponjoso. Se localizan de preferencia en el carpo y tarso. Huesos planos: son aquellos en las cuales dos de sus dimensiones predominan por sobre la tercera. Se desarrollan a partir de una osificación membranosa. Son delgados, curvos y se encuentran protegiendo cavidades. Son ejemplo de ellos los huesos del cráneo, las costillas, los coxales. están constituidos por dos capas de hueso compacto denominados tablas interna y externa, entre ambas una capa de tejido esponjoso mas medula ósea roja, que en el caso de los huesoso del cráneo es denominada diploe.
  4. 4. Huesos irregulares: presentan diversas formas, son ejemplo de ellos los huesos de la cara y las vértebras. Huesos neumáticos: son aquellos que contienen celdas o cavidades llenos de aire en su interior denominados senos, como por ejemplo maxilares y frontal. Huesos sesamoideos: son huesos pequeños redondos u ovales que se desarrollan en ciertos tendones para protegerlos de un uso excesivo, mejorando además su ángulo de tracción brindando así una ventaja mecánica. La patela es considerada un hueso sesamoideo. Huesos accesorios o supernumerarios: se desarrollan a partir de un centro de osificación adicional o cuando uno de los centros de osificación habitual no se une al resto del tejido óseo principal. Ejemplos de ellos son los huesos wornianos en el hueso occipital. Esqueleto: se refiere al conjunto de huesos del cuerpo humano distribuidos armónicamente y unidos por elementos duros o blandos. El numero total de huesos del cuerpo humano adulto que ha completado su proceso de osificación, corresponden a 206 incluidos los osiculos del oído. Esqueleto axil: corresponde a 23 huesos de la cabeza, 25 del tórax y 26 a la columna vertebral. Esqueleto apendicular superior: corresponden a 64 huesos que se distribuyen en la cintura escapular (hombro), brazo, antebrazo y mano. Esqueleto apendicular inferior: corresponden a 62 huesos que se distribuyen en la cintura pélvica (cadera), muslo, pierna y pie.

×