resumen ejecutivo libro base de la pirámide

5,828 views

Published on

Published in: Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
5,828
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
794
Actions
Shares
0
Downloads
38
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

resumen ejecutivo libro base de la pirámide

  1. 1. Introducción:La integración económica de los sectores pobres de la sociedad ha sido siempre unameta compartida por organismos, agencias e instituciones privadas y públicas detodo el mundo. Un desafío reconocido por los Objetivos del Milenio y tal vez el retomás importante de la época actual. Pero ha sido también un camino de diferenciasy de esfuerzos continuos de convicción y superación.Desde hace tiempo organizaciones de todo el mundo vienen empleando una nuevaestrategia. Una estrategia cuyos lazos vinculan las potencialidades humanas con elespíritu de la iniciativa empresarial. Con la incorporación de los sectorestradicionalmente marginados de la sociedad a las posibilidades de desarrollo y decreación de valor características del mundo de las empresas.Tales estrategias han demostrado una sorprendente efectividad, removiendoobstáculos que parecían infranqueables. Las condiciones de pauperización,discriminación y violencia con que conviven estas comunidades suponían escollosinmóviles para la visión tradicional, direccionando el problema hacia un callejón sinsalida. Las estrategias de “negocios inclusivos” (NI) plantearon una opcióninnovadora a este problema, e introdujeron pautas diferentes en la definición delvínculo entre empresa y sociedad.El lema es que cada persona pueda convertirse en su propio agente transformador.En un actor trascendente para la creación de valor tanto dentro de las empresascomo en su propia comunidad (change maker). Lo que hay que modificar es lavisión; la forma en que la pobreza es concebida y las estrategias y esfuerzos que seponen a disposición para revertirla.Los sectores pobres –que integran la base de la pirámide social (BPS)- deben dejarde ser vistos como un estigma y comenzar a ser vistos como una oportunidad.Como un motivo por el que vale la pena invertir y generar resultados con un doblevalor: el de dinamizar conductas erráticas en las unidades económicas y el deintegrar estrategias cuyas aplicaciones cumplen una invalorable función social.Como afirma uno de nuestros autores, los negocios inclusivos son actividades quepermiten lograr la participación de los más pobres en las cadenas de generación devalor, de manera que logren capturar utilidades, solucionar sus necesidadesbásicas, y mejorar la calidad de sus entornos y su propia integración.
  2. 2. La meta es impulsar el desarrollo del potencial humano y crear dinámicas decrecimiento sustentables. Modificar patrones obsoletos y generar conductas ypautas de comportamiento propicias para el cambio social. Las palabras claves enla definición de la estrategia de negociones inclusivos son: inversión e integración.Este trabajo reúne algunas de las experiencias más relevantes en este sentido, ypresenta estudios de caso acerca de la concepción e implementación de losprogramas. Introduce una enorme variedad de ejemplos y ofrece a los actores unanueva ocasión para superar prejuicios e incorporar visiones transformadoras de larealidad. Los negocios inclusivos aparecen, dentro de este contexto, como unainvalorable oportunidad de innovación.En la primera presentación, Juan Luis Martínez Sánchez, rector de la IE University,presenta un análisis acerca de la importancia que los negocios inclusivos tienenpara la evolución de la cooperación al desarrollo. Destaca que dichos programas sesitúan en el centro del problema que es remover los escollos que impiden elprogreso social y económico a vastos sectores de la población. Las empresas seconstituyen, para el autor, como vehículos de inclusión y transformación, y agentesválidos para el mejoramiento de las condiciones de vida de las personas y delentorno social en general.“La empresa –sostiene- abre con la llave del beneficio la puerta de la pobreza. Elpobre no es sólo alguien que consume sino que es fuente de recursos y deinnovación, para sí y para los demás. Con unos activos que habían permanecidoocultos ante la mirada miope de un mundo acomodado, su movilización eintegración a los proceso económicos formales ha supuesto una nueva forma deconcretar la ayuda a los más desfavorecidos ayudándonos a nosotros mismos”. Elcambio de paradigma en el combate contra la pobreza permite, según el autor, unaredignificación de la persona considerándola como protagonista de su propiodesarrollo, y una visión inclusiva del capitalismo que comprende a grupos depoblación artificialmente excluidos de su lógica económica.En la segunda exposición, Guadalupe de la Mata, directora de Innovation for socialchange, enumera las oportunidades, retos y acciones concretas de los negociosinclusivos de acuerdo a las observaciones y resultados de su experiencia. Señalaque los NI deben enmarcarse en una “nueva ética de la responsabilidad frente a
  3. 3. problemas sociales”, en la que los actores económicos, financieros, del tercer sectory otros se sientan emplazados a contribuir a la solución del problema de la pobreza.Afirma que los beneficios para las empresas son varios y que entre ellos puedendestacarse la toma de conciencia de que este mercado abarca un gran porcentajede la población mundial (sin acceso a muchos bienes y servicios que puedenconvertirse en potenciales consumidores); que supone una oportunidad para crecery desarrollar nuevos mercados, y que el reto es buscar fórmulas y diseñarproductos y servicios que se adapten a las necesidades de estas condiciones nocubiertas.“El aumento de la productividad y mejora de sus capacidades –afirma- junto a lasnuevas oportunidades económicas, ya sea como empleados, proveedores,distribuidores o socios de las empresas, permiten a las poblaciones marginalesaumentar sus ingresos y salir en muchos casos de su situación de exclusión ypobreza”. Y describe los casos de cinco empresas que apostaron por este tipo deestrategias obteniendo resultados realmente destacables.Bill Drayton y Valeria Budinich, fundador de Ashoka Emprendedores Sociales ydirectora global del programa Full Economic Citizenship, respectivamente,introducen por su parte las condiciones y resultados de las alianzas estratégicasentre las empresas y lo que llaman organizaciones del sector ciudadano (OSC).Sostienen que éstas han inducido un cambio en la complementación de accionespor parte de ambos actores, y permitieron la resolución de problemas a granescala.Explican que para que la estrategia pueda funcionar eficazmente, debe enfocarseen la creación de valor económico real, además de crear valor social. Que puedenhacerlo a través de la formación de las llamadas cadenas híbridas de valor (CHV),que capitalizan las fortalezas complementarias para aumentar los beneficios ydisminuir los costes. Esta tendencia se ha desarrollado durante años y ha obtenidoresultados impresionantes, vislumbrando además un crecimiento prometedor. LasCHV ahora se pueden encontrar en países todo el mundo y la colaboración entre lascorporaciones y las OSC ha llegado a un punto de inflexión: se ha convertido en unprocedimiento estándar.En el comienzo de la segunda parte, Dana Martin y Valentina Pérez exponen lasexperiencias obtenidas de las estrategias aplicadas por el Banco Interamericano de
  4. 4. Desarrollo (BID), de cual son analistas. Afirman que el 70% de la poblaciónlatinoamericana continúa viviendo con ingresos muy bajos, inferiores a 300 dólaresmensuales, y que el reto es introducir pautas de crecimiento sustentable,rediciendo el riesgo de tensiones sociales y permitiendo que los sectoresdesplazados se incorporen a la economía formal.Los autores argumentan que el sector privado debe continuar jugando un rolcatalizador para el desarrollo y distinguen el lanzamiento, en el año 2007, de laIniciativa de Oportunidades para la Mayoría, del BID. Ésta tiene como finalidadpromover modelos de negocio financieramente sostenibles que ofrezcan solucionesde mercado para la población pobre. Dichos modelos deben facilitar el suministrode bienes y servicios de calidad, a precios accesibles, para que los individuospertenecientes a la base de la pirámide puedan integrarse formalmente a laeconomía como productores, empleados y proveedores dentro de las cadenas devalor.Guillermo Carvajalino, director de la Fundación DIS, de Colombia, revisa por suparte una década de prácticas y reflexiones sobre los emprendimientos de inclusión(EI) en el departamento de Antioquia y su capital Medellín, precisando los avancesconceptuales ilustrados con casos prácticos, los factores de éxito, y las leccionesaprendidas. Afirma que los emprendimientos sociales (ES) y los negocios inclusivos(NI) son estructuralmente similares y ambos logran materializar la inclusiónsocioeconómica, aunque su alcance no es el mismo. En esencia ambos apuntan amejorar, mediante la inclusión, las condiciones de vida de la población en situaciónde exclusión, característica que permite agruparlos en un término que los sintetiza.El autor articula su ponencia en cinco secciones, destinadas a la descripción delcontexto (ubicación socioespacial de Antioquia y Medellín); a los antecedentes deeste tipo de emprendimientos en la región; al avance conceptual delemprendimiento social y los negocios inclusivos; al nivel de cumplimiento de losfactores de éxito que se identifican como necesarios para su consolidación; y a laslecciones aprendidas en el contacto con la realidad.En la sexta presentación, María Claudia Trucco del Castillo, líder del sistema degestión de Responsabilidad Social Empresarial (RSE) de Surtigas, y directora deFundación Surtigas, de Colombia, explica el modelo de gestión sostenibledesarrollado por la empresa y detalla las políticas de inversión social y creación devalor incluidas en la misma. Afirma que la estrategia se focalizó en la denominada
  5. 5. creación de valor compartido y que previo a su implementación se hizo unaprendizaje del enfoque de los negocios inclusivos. El sistema permitió fortalecer lacadena de suministro con 10 empresas contratistas y mejorar la reputacióncorporativa. Además se crearon nuevos canales de relacionamiento con lascomunidades y se mejoraron los procedimientos para formalizar las actividadesproductivas conexas.Dicho proceso supuso estrategias en varias direcciones: apoyando la políticapública, gestionando a nivel macro la ampliación de oportunidades de generaciónde ingresos y empleo, y promoviendo negocios puntuales. Uno de los ejemplosmencionados es el de Coormamonal, una empresa de mujeres que produceuniformes para los técnicos de Surtigas y que tiene en vista desarrollar nuevosproductos. Entre los factores de éxito mencionados por la autora figuran: a) teneruna clara política de inversión social orientada hacia la movilización de recursos conenfoque en la sostenibilidad; b) que las políticas públicas estén relacionadas con laproyección social de la empresa; y c) que los proyectos en alianza público–privadaalcancen a ser ejecutados.En la séptima ponencia, Mario Salazar, director de operaciones de ISEAD BusinessSchool, de Colombia, aborda el problema de la reforma estructural de las pequeñasy medianas empresas en ese país, y la forma en que ésta puede realizarsemediante políticas inclusivas. Establece una diferenciación conceptual entreemprendimiento y mejoramiento empresarial, y realiza un profundo análisis de lasituación y calidad del empleo en este país, tomando como parámetros elcomportamiento laboral y productivo (los tejidos empresariales) de los EstadosUnidos. Introduce el criterio de fomento empresarial sostenible (FESM) y analiza laimportancia que dentro de las estructuras sociales tiene la cultura delemprendimiento. Distingue la relevancia del emprendedor –el sujeto- e introducelas características que definirían lo que llama “emprendimiento estructural”.El autor menciona con particular detalle las estrategias de cadenas de valorextendidas (CVE) y advierte sobre el peligro de ignorar las diferencias productivasentre dos o más economías, a la hora de introducir aperturas de mercado. Lasdesregulaciones globales, cuando los tejidos productivos son diferentes, no sóloproducen un costo económico al más débil, sino que conllevan un enorme problemasocial. Analiza el caso de Colombia y afirma que la salida al problema de laintegración económica internacional pasa por alcanzar posiciones competitivas yproducir mejores oportunidades de sustentabilidad en el tiempo. Esto reduciría el
  6. 6. costo económico frente a la competencia y limitaría los márgenes del conflictosocial.Por su parte, Daniela Méndez, directora general de Center for Digital Inclusion(CDI), de España, introduce el panorama de la desigualdad social en el mundo,sosteniendo que la situación ha contribuido al acceso desigual a los recursos (porejemplo los servicios y las posiciones que valora la sociedad) por parte de lamayoría de la población mundial. Identifica los conflictos originados por estasituación denominándolos estado de “calentamiento social”, y explica lasestrategias empleadas por CDI para mitigar la situación. Destaca en particular quelas estrategias de respuestas inclusivas deben contemplar dos aspectosfundamentales: a) la movilización de personas, recursos y tecnologías para laformación de agentes de cambio (change makers); y b) el impulso aemprendimientos que emplean mecanismos de mercado para mejorar la calidad devida de las personas e incorporar al proceso a las empresas privadas.Méndez presenta en su exposición tres experiencias prácticas, que pueden tomarsecomo ejemplo de cómo pueden promoverse iniciativas de empresa económicamenterentables y que incorporan en la cadena de valor a las comunidades de bajosingresos. En particular la autora se refiere a las experiencias de CDI Global, deCoca Cola, y de Proyecto Conexao, todos en el contexto de Brasil.En el inicio de la tercera parte, Fernando Casado, director del Centro de Alianzaspara el Desarrollo, con sede en Barcelona, plantea por su parte la necesidad dedesaprender las estrategias de desarrollo establecidas hasta el momento, y buscaropciones fuera de lo convencional. Se pregunta si la innovación puede aportarsoluciones a algunos de estos problemas y facilitar la transición desde el contextode crisis a un entorno más favorable. O, en todo caso, cuáles son las estrategiaspara lograrlo. Introduce siete pasos en el desarrollo de esta transición y mencionalas bases que podrían originar el nacimiento de lo que llama capitalismo global 2.0.Éste implica cambios en la formulación de los negocios y el traspaso del modelotradicional hacia un paradigma de economía social. Ello supone, entre otras cosas,pasar de la acumulación a la cooperación; de la competitividad a lacomplementariedad; de la propiedad privada a activos compartidos; de lapropiedad intelectual, el conocimiento confidencial y la posesión de patentes, a lasredes de conocimiento, compartidas y abiertas.
  7. 7. Casado advierte que el capitalismo tradicional ha tenido un fuerte impacto en eldeterioro del ecosistema y propone modelos dirigidos a producir más con menos. Amaximizar el valor del servicio ofrecido y a promover cadenas de producción conproductos menos demandantes de insumos, y de menor consumo de recursos a lolargo de sus ciclos de vida. Ello implicaría no sólo reducir la cantidad de materialespor producto, sino replantear el tipo de servicios ofrecidos considerando sureutilización y el impacto que genera en las diferentes áreas de la sostenibilidad.Alejandra Eguíluz y Mariana Ortíz, especialistas en integración del BancoInteramericano de Desarrollo (BID), profundizan sobre el concepto deOportunidades para la Mayoría (OM), que contempla el desarrollo de modelos denegocio generadores de beneficios sociales y de cuidados ambientales. Afirman quela participación de las poblaciones pobres puede realizarse tanto desde laperspectiva de la oferta como de la demanda. En el primer caso, como agentes enla cadena de valor que participan, en calidad de proveedores de servicios o materiaprima, o en calidad de vendedores y distribuidores. Y en segundo comoconsumidores de bienes y servicios básicos o productos que cubren necesidadesesenciales a un precio asequible.El éxito de las iniciativas –afirman- está basado en comprender las necesidades,capacidades y realidades de las poblaciones pobres, y atenderlas desde laperspectiva del negocio. Desde la implementación de modelos económicamenteviables que, por sus características de eficacia en el impacto y sostenibilidad, sonestratégicos para impulsar procesos de inclusión económica. En particular,mencionan experiencias con microempresas en América latina reflexionando sobrelos obstáculos y dificultades que éstas tuvieron que sortear para incorporar lasactividades al sector formal.María Jesús Pérez, Directora del Departamento de Investigación e Innovación Socialde CODESPA, introduce el mundo de las microfinanzas rescatando lascaracterísticas que pueden vincularlo a los negocios inclusivos. Sostiene que lasmicrofinanzas constituyen un NI en la medida en que buscan dar acceso a serviciosfinancieros a poblaciones de escasos recursos que han estado tradicionalmenteexcluidas de los mismos. Y que consideran a las personas pobres como “clientes”que reciben un servicio y/o producto y pagan por ello. Las microfinanzas seconvierten por tanto, en un mecanismo de inclusión económica y social de millonesde familias que pasan a ser un tipo de “consumidor” antes no considerado.
  8. 8. En las microfinanzas –explica- está presente una característica clave de cualquiernegocio inclusivo: la pretensión de que el acceso a esos servicios genere impactossociales positivos para la población. Que el empleo de esos servicios financierosamplíe las posibilidades de una familia de escasos recursos para mejorar unaactividad empresarial, acumular activos, planificar el uso de su dinero, reducir suvulnerabilidad económica, y otros aspectos conexos como el empoderamiento de lamujer, la integración social, la generación de capital social, etc.“Las microfinanzas –asegura- desmontaron las ideas preconcebidas que existíansobre el comportamiento de los pobres en cuanto a la factibilidad del uso de losservicios financieros y, literalmente, comprobaron lo contrario. Sólo fue necesarioadaptar el producto para que funcionara correctamente. El resultado logrado fueexcepcional, presentando índices de mora más bajos que en la industria financieraconvencional y un crecimiento de dos dígitos en el número de clientes atendidospor este tipo de entidades, entre otros”.Finalmente, Juan Alfaro, secretario general del Club de Excelencia en Sostenibilidady director del Programa de Dirección en Responsabilidad Corporativa del IEBusiness School, destaca el rol multiplicador de oportunidades de la responsabilidadsocial corporativa. Menciona en particular el impacto que los llamados bienesintangibles tienen para el desarrollo de las empresas, y la relevancia que estosadquieren en los procesos de creación de valor. Apuesta por la creatividad, imageny reputación de las marcas, y por el potencial de políticas social y económicamentesustentables capaces de generar utilidades netamente empresariales, pero tambiénmedioambientales (dentro del ambiente en el que se desempeñan).Sostiene que “desde hace unos años un nuevo tipo de empresa llamadaresponsable y sostenible ha surgido a nivel global, y que no es fruto de ningunamoda ni costumbre pasajera, sino del entorno que se ha generado producto de lascrecientes demandas sociales, ambientales y económicas. Afirma que laresponsabilidad social corporativa, basada en estrategias comunicativas diversossectores económicos y sociales, constituye una estrategia significativa para lacreación de valor, y para cumplir con las exigencias de este entorno cada vez másdemandante.

×