V. SÍNDROME TUMORAL CERVICALBreve reseña anatómica del cuello, examen físico. Medios de diagnóstico según la patogeniade l...
primitivas se bifurcan a la altura del cuerno posterior del hueso hioides en sus dos ramasprincipales: la primera es la ca...
Figura 4. Vista anterior. Músculos profundos cervicalesExamen físico del cuelloEn este tema omitiremos el examen endoscópi...
La inspección de cuello debe realizarse con sumo cuidado, la atención se dirigirá primero aambas regiones laterales (por d...
Con fines más específicos se realizan ganmagrafías y captación de Yodo 131 en los tumoresy metástasis de la glándula tiroi...
Tuberculosis (con tendencia a la fistulización                                            escrofulosa)              Bacter...
• Adenitis agudaPor ser el cuello una región donde el sistema linfático está ricamente representado, suparticipación como ...
cervical de bordes mal definidos debido al proceso periadenítico que lo acompaña y que aúnconserva la posibilidad de despl...
técnicas de diagnóstico microhistológicos en la que suele bastar una toma de muestra poraspiración con aguja fina (BAAF)Tu...
Se dividen en: primitivas y metastásicas, las primeras son expresiones cervicales deenfermedades sistémicas (Hodking y otr...
Es presuntivo frente a toda tumoración en línea media, situada sobre la membrana tirohioideaentre el hueso hioides y el ca...
• Seudotumores parotídeos y submaxilaresSon las consecuencias a largo plazo de procesos inflamatorios a repetición de lasg...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Tumores cervicales

21,327 views

Published on

Published in: Health & Medicine
  • Be the first to comment

Tumores cervicales

  1. 1. V. SÍNDROME TUMORAL CERVICALBreve reseña anatómica del cuello, examen físico. Medios de diagnóstico según la patogeniade los tumores cervicales, clasificación.. Adenitis agudas. Adenoflemón cervical. Adenopatíasinflamatorias crónicas. Tumores malignos del cuello (primitivos y metastásicos).Pseudotumores cervicales. Quiste tirogloso. Quistes branquiales.Reseña anatómica del cuelloEl cuello comprende una compleja región anatómica que se extiende desde la base del cráneohasta la porción medial y superior del tórax, en su interior se alojan estructuras vitales:vasculares como los grandes vasos carotídeos y yugulares, el sistema linfático cervical consus cadenas superficiales, profundas y yuxtaviscerales, estructuras nerviosas que comprendendesde la médula espinal hasta los últimos cuatro pares craneales, glándulas exocrinas yendocrinas como las salivares, en el caso de las primeras y el tiroides y paratiroides respecto alas segundas; poderosos sistemas musculares que dominan los movimientos de la cabeza yórganos complejos como la laringe y el sistema faringe-esófago cervical, como en otrasregiones anatómicas del cuerpo humano se encuentran muchos tipos de tejidos conectivoscomo el adiposo, las aponeurosis y por último la piel con todas sus estructuras. (figura 1)De lo anterior se deduce que cada una de dichas estructuras puede ser asiento de un procesotumoral o seudotumoral en cuya formación histológica pueden participar estructuras neurales,vasculares, glandulares, linfáticas, conectivas y raramente musculares.Vasos del cuello Comprenden grandes arterias y venas que establecen la circulación no solo de las estructurascervicales, sino también del cerebro; como en el ser humano este último alcanza un granvolumen, necesita por tanto una abundante irrigación, lo cual se logra con las arteriasvertebrales y con los grandes troncos arteriales carotídeos (rama izquierda del cayado de laaorta) y del tronco arterial braquiocefálico (el derecho). Estas arterias llamadas carótidas
  2. 2. primitivas se bifurcan a la altura del cuerno posterior del hueso hioides en sus dos ramasprincipales: la primera es la carótida interna que no dará rama alguna en el cuello y llevará latotalidad de su sangre al cerebro y la segunda, la carótida externa, que inmediatamentedespués de su bifurcación se ramifica en varias arterias que llevan la irrigación sanguínea alos distintos órganos del cuello; estas ramas son en orden de aparición las siguientes: tiroideasuperior, lingual, facial, faríngea ascendente, temporal, y la occipital; pueden existir otrasramas pero son inconstantes. Las venas principales son la yugular interna y externa, lascuales reciben múltiples ramas provenientes de las regiones por donde atraviesan.• Linfáticos: Independientemente de aquellos linfáticos con sus ganglios que acompañan a los diversos órganos llamados yuxtaviscerales, en el cuello se definen claramente varias cadenas ganglionares: la anular cervical que rodea prácticamente la cabeza, integrada por los grupos ganglionares occipitales, mastoideos, infra y preauriculares, parotídeos, submaxilares y submentonianos; las cadenas yugulares profundas de extraordinaria importancia debido a las diversas enfermedades que en ellas muchas veces producen la primera manifestación y que se subdividen para una mejor ubicación topográfica de las lesiones en tres tercios (superior, medio e inferior); la cadena cervical transversa que acompaña a los vasos homólogos; la cadena espinal que transcurre a lo largo del XI par craneal y otros grupos situados en la región de la glándula tiroides y frente a la tráquea cervical (ganglios delfianos) (figura 2)Figura 2• Nervios: Comprenden importantes estructuras axonales derivadas de los últimos cuatro pares craneales formados por fibras aferentes y eferentes, entre las cuales se encuentran los nervios pneumogástricos, espinales, hipoglosos, además de los frénicos y el plexo cervical.• Músculos: Poderosas estructuras musculares que se encargan en el cuello de los diversos movimientos de la cabeza y también de los de la laringe, entre los primeros están: los esternocleidomastoideo, los trapecios, la musculatura paravertebral posterior, los escalenos y otros músculos llamados prelaríngeos por tener alguna porción de éstos insertados en dicho órgano o conectados a ella; en este grupo se encuentran los esternocleidotiroideos, los esternocleidohioideos, el digástrico y el homohioideo (figura3 y 4).
  3. 3. Figura 4. Vista anterior. Músculos profundos cervicalesExamen físico del cuelloEn este tema omitiremos el examen endoscópico directo o indirecto de las estructuras internasdel cuello: faringe, hipofaringe y laringe, las cuales son estudiadas en los capítulosrespectivos, de manera que nos limitaremos al examen físico externo que comprende lainspección y la palpación básicamente. Con fines prácticos subdividiremos el cuello en variasregiones: la posterior que comprende desde la nuca hasta la base del cuello, la espinal que vadesde el borde anterior de los músculos trapecios hasta el borde posterior de losesternocleidomastoideos, la región esternocleidomastoidea que abarca dichos músculos hastael borde posterior de la laringe y tráquea, las regiones parotídeas, submaxilares ysubmentonianas y por último, la región anterior del cuello que se extiende desde la altura delhueso hioides hasta la horquilla supraesternal; aunque topográficamente pertenece a la regiónsuperior del tórax, en el examen del cuello se incluyen ambas fosas supraclaviculares quecomprenden desde el borde anterior del músculo trapecio hasta la porción posterior de lasclavículas.
  4. 4. La inspección de cuello debe realizarse con sumo cuidado, la atención se dirigirá primero aambas regiones laterales (por delante y por detrás de la proyección de los músculosesternocleidomastoideos) y regiones parotídeas, submaxilares y submentonianas, lugaresdonde podemos hallar desde abultamiento de la piel por lesiones o subdérmicos hastadesplazamientos que alteren la configuración normal del cuello a causa de tumores másprofundos que logran levantar todo el conjunto. En algunos casos debemos observardetenidamente si el abultamiento está animado de latidos o no y también si aumenta devolumen durante la fonación. Resulta fácil descubrir los orificios fistulosos que pueden estarobliterados o no. A continuación dirigiremos nuestra atención a la región central y sobre todola medial, la cual es asiento de numerosas enfermedades como veremos más adelante.La palpación del cuello reviste gran importancia y se realizará tanto con el examinador frenteal paciente como por detrás de éste, sistematizándola en forma ordenada, de manera quesugerimos comenzar por la región posterior, a continuación las regiones laterales,submaxilares y submentonianas; por último la región medial y las fosas supraclaviculares.Medios auxiliares de diagnóstico en el síndrome tumoral cervicalLos estudios histológicos son dos fundamentalmente: examen histopatológico (biopsia) yexamen citológico del material obtenido por aspiración con aguja fina.La biopsia es un método actualmente muy seguro y bien reglamentado que debe ser realizadofrente a toda tumoración cervical ganglionar o no, con excepción de las seudotumoracionesde origen vascular o quístico. Atendiendo a la toma de muestras puede ser de dos tipos: laincisional, en la cual se toma un fragmento o cuña del tumor y la excisional que permiteextraer el ganglio sospechoso en bloque, siempre que sea técnicamente posible debe deoptarse por esta última porque con la segunda (salvo que se trate de una situación en querealicemos una biopsia por congelación para continuar un proceder quirúrgico deenvergadura) se corre el riesgo de la temida siembra de células cancerosas en la zonaincindida al violarse la barrera que constituye la cápsula tumoral aún no infiltrada.La biopsia por aspiración de aguja fina: es la segunda opción para obtener material celularpara el estudio histopatológico, es un proceder que aunque conocido desde hace muchotiempo ha tenido seguidores y detractores, estos últimos debido al riesgo siempre presente dela siembra tumoral en el trayecto de la aguja; pero a nuestro juicio este temor en el presenteno está justificado y aunque teóricamente es posible, la siembra en el trayecto es una situaciónverdaderamente excepcional, antes se presentaba sobre todo, cuando para obtener el materialtumoral se usaban los gruesos trocar de Silverman con los que se obtenían cilindros de tejidosrelativamente grandes, hoy totalmente innecesarios ya que para la Histopatología modernaapenas bastan unas cuantas células en manos de un patólogo bien entrenado para establecer undiagnóstico confiable.• Medios imagenológicosLos más extendidos en la actualidad son los exámenes ultrasonográficos, las ecografías nospermiten, con solo conocer si el tumor es ecogénico o ecolúcido, verificar si se trata de unatumoración quística o sólida y si hay elementos densos (litiasis) en el interior de unatumoración de glándulas salivares, y cuando poseemos técnicas de alta resolución, podemosdefinir nítidamente sus contornos, sobre todo las irregularidades tan importantes como índicede malignidad o de infiltración a los tejidos adyacentes.En el mismo sentido es muy útil la Tomografia Helicoidal Computarizada de alta resolución,por lo que ambos medios se han convertido en un precioso auxiliar del cirujano a la hora dedecidir la operabilidad de una tumoración sobre todo las malignas.
  5. 5. Con fines más específicos se realizan ganmagrafías y captación de Yodo 131 en los tumoresy metástasis de la glándula tiroides.En relación con las glándulas salivares mayores, a pesar de que la Ecografía ha disminuido suutilización, se continúa usando el sencillo proceder radiográfico, sialográfico que consiste enla inyección de un contraste radiopaco fluido, casi siempre yodado, por los conductos deWharton cuando estudiamos las glándulas submaxilares y por los de Stensen cuando lohacemos con las parótidas.Con indicaciones mucho más específicas están en los casos de tumoraciones de origenvascular las arteriografías por sustracción digital, muy útiles en el momento de definiraneurismas, angiomas y fístulas arteriovenosas cervicales.Tumoraciones cervicalesSe hace necesario una agrupación según la patogenia de los tumores y seudotumorescervicales, por lo que proponemos la siguiente:• Tumoraciones cervicales de la línea media Quiste tirogloso adenopatías submentonianas Tumores del lóbulo piramidal del tiroides Adenopatías delfianas Quistes dermoides de la región submentoniana Tumores de las estructuras cartilaginosas de la laringe• Tumoraciones cervicales laterales Adenopatías Quistes branquiales Lipomas y tumores del tejido conectivo Neuromas y neurofibromas Tumoraciones dependientes de la piel y sus estructuras. Aneurismas, fístulas arteriovenosas, linfangiomas, tumores del glomus carotídeo. Tumores originados en el tejido muscular Tumores originados en las glándulas salivaresLos tumores cervicales más frecuentes son las adenopatías y pueden clasificarse en agudas ycrónicas. Adenitis bacteriana reactiva inespecífica (a focos sépticos regionales) Adenopatía satélite del chancro sifilíticoAgudas Adenitis en el curso de virosis(rubéola, mononucleosis infecciosa, enfermedades exantemáticas, seroconversión del SIDA Complejo primario TB Leucosis.
  6. 6. Tuberculosis (con tendencia a la fistulización escrofulosa) Bacterianas específicas Brucelosis Sífilis Adenitis reactiva hiperplásica a procesos Bacterianas inespecíficas sépticos regionales (sepsis oral, amigdalitis crónica y otros) Virales SIDA. Leucosis Indeterminadas Sarcoidosis de BoeckCrónicas Tumorales primitivas Linfomas de Hodking y otros procesos malignos linfoproliferativos Cáncer de laringe, hipofaringe, nasofaringe, base de lengua, boca, senos paranasales, glándulas salivares, melanomas Tumorales Cáncer del tiroides Cáncer del pulmón, cáncer de mama y raramente otras neoplasias malignasAdenopatíasComo enunciábamos con anterioridad, son los tumores cervicales más frecuentesFigura 5. Corte histológico de un ganglio linfático, se detallan los linfocitos agrupadosen folículos
  7. 7. • Adenitis agudaPor ser el cuello una región donde el sistema linfático está ricamente representado, suparticipación como parte del sistema inmunológico en la defensa frente a diversas agresionesbacterianas y virales es cotidiana.Por lo general una cadena o un ganglio linfático inflamado nos puede orientar con más omenos exactitud la localización del proceso séptico, aunque esto sólo es válido para lasafecciones bacterianas, un ejemplo es que las adenitis agudas de la cadena anular superficialreaccionan a las infecciones superficiales de la piel; así los ganglios occipitales y mastoideosse inflaman frente a las infecciones piógenas del cuero cabelludo y también en la rubéola, losparotídeos y submaxilares lo hacen con las afecciones de la cara y región yugal y es típica laadenopatía submentoniana en las lesiones cutáneas de acné, y los procesos sépticosparaodontales de los incisivos inferiores.Ya en las cadenas yugulares su aparición es expresión de infecciones más profundas, ejemplolo constituye la adenitis subangulomaxilar que aparece en las amigdalitis agudas; la clásicaadenopatía satélite del chancro de inoculación de la sífilis, casi siempre ubicado en lasamígdalas palatinas.En el curso de algunas enfermedades virales, las adenopatías agudas están siempre presentes,tal es el caso de la mononucleosis infecciosa, producida por el virus de Epteins Barr. Lasadenopatías y la fiebre suelen preceder al exantema en enfermedades virales como elsarampión y la rubéola; en muchas de las leucosis agudas un síndrome adénico cervicalpuede ser su forma de presentación. Debemos señalar que en la llamada sero-conversión delSIDA aparece un cuadro adénico cervical agudo con ligeras manifestaciones generales quesuele ser confundido con alguna infección banal, ya que en pocos días desaparece sintratamiento alguno.Casi con la única excepción de la adenitis satélite sifilítica, todas estas adenopatías,independientemente de que la infección sea de origen viral o bacteriano, son dolorosas,móviles, de consistencia elástica y pueden ser solitarias o agruparse en varios ganglios de unamisma cadena; posteriormente si es un proceso séptico lo que le dio origen y se dirige a lacuración, su tamaño va disminuyendo progresivamente hasta desaparecer completamente. En otros casos, una adenopatía aguda evoluciona hacia la abscedación y tendremos en estecaso el llamado adenoflemón cervical.Adenoflemón cervicalEs una entidad muy frecuente en la patología del cuello, no es más que la abscedación de unaadenitis aguda.PatogeniaEs siempre bacteriana ya que las adenopatías virales jamás se absceden, se produce por elpaso de bacterias virulentas al interior del ganglio, las cuales llegan a él por la red de vasoslinfáticos aferentes, procedentes de un foco séptico agudo regional; aunque puede aparecer encualquier ganglio cervical, los más frecuentes son los de las cadenas yugulares, sobre todo ensu tercio superior. Cuadro clínico Es de aparición muy aguda, un pequeño ganglio cervical se hace muy doloroso y comienza aaumentar de tamaño considerablemente en poco tiempo, la cabeza puede adoptar una posicióninclinada hacía la adenopatía por razones antálgicas, el dolor se hace pulsante y aparecenmanifestaciones generales como la fiebre. Al examen físico se palpa una tumoración dolorosa
  8. 8. cervical de bordes mal definidos debido al proceso periadenítico que lo acompaña y que aúnconserva la posibilidad de desplazarlo ligeramente; evolutivamente y casi siempre en su partemás prominente aparece una zona de fluctuación, lo cual indica que se ha formado un abscesoen su interior, además están presentes en esta etapa los signos clásicos de la inflamaciónaguda.TratamientoTiene que estar dirigido en dos vertientes, la primera es la de eliminar si se encuentra el focoséptico primario, pues de no ser así el adenoflemón puede evolucionar hacia la formasubaguda, un ejemplo de ello son los casos en que la reacción ganglionar se debe a unapiodermitis del cuero cabelludo, en la cual mientras no se controle la infección primaria eladenoflemón responde muy mal al tratamiento, esto también es válido para otras situacionessépticas similares como las sepsis dentales.El tratamiento general es el uso de antibióticos por vía sistémica, el más usado es lapenicilina a la que responden bien las infecciones por estreptococos; pero en los pacientesportadores de lesiones de piodermitis, si no disponemos de la posibilidad de un diagnósticobacteriológico rápido, deben de indicarse las penicilinas semisintéticas o las cefalosporinas deprimera generación, ya que puede tratarse de una bacteria resistente como los estafilococoscoagulasa positivos.El proceso puede adoptar dos vías de evolución: la de resolución y la de abscedación; en laprimera el adenoflemón comienza a disminuir su tamaño y desaparecer junto con los signosinflamatorios en pocos días y en la segunda está indicada la incisión y drenaje del contenidopurulento de éste.Adenopatías inflamatorias crónicas inespecíficas cervicalesAfección que aparece como consecuencia de una reacción ganglionar linfática de defensafrente a un proceso séptico regional.Los ganglios linfáticos enfermos tienen ciertas características que si bien es cierto no sonpatognomónicas nos ayudan a realizar el diagnóstico, ellas son: las adenopatías aisladas, casisiempre solitarias, a la palpación su consistencia elástica es bien manifiesta, son móviles y noadheridas a planos superficiales o profundos, pueden aumentar o disminuir de tamaño enrelación con la actividad del proceso séptico que le da origen, e incluso durante las fases deagudización pueden comportarse como una adenopatía aguda. Este tipo de adenopatías puedeverse en pacientes portadores de amigdalitis crónicas, sobre todo en niños y adolescentesdonde la adenitis crónica subangulomaxilar es una acompañante casi obligada.Las adenopatías submentonianas crónicas también son un motivo de consulta frecuente ennuestra especialidad en pacientes con lesiones de acné, lesiones forunculosas de pequeñotamaño en la zona de la barbilla y sepsis oral de incisivos inferiores por parodontopatías.Algunas enfermedades producen adenopatías crónicas que se han clasificado comoespecíficas como es el caso de la sífilis, la brucelosis y la tuberculosis ganglionar, esta ultimapresenta la característica especial de producir periadenitis y su tendencia a la fistulización conmarcada retracción de la piel (lo que se conoce como escrófula tuberculosa) era muyfrecuente anteriormente, pero como la TB se considera una enfermedad reemergente ya queen los últimos años se ha mantenido un incremento epidemiológico importante, necesitamostenerla presente al discutir el diagnóstico diferencial de una adenopatía, sobre todo en niños yadultos jóvenes.A pesar de las características anteriormente descritas preconizamos siempre frente a unaadenopatía crónica que no se modifique, a pesar de haberse tratado el supuesto foco sépticoprimario la biopsia de la misma sobre todo en los momentos actuales en que disponemos de
  9. 9. técnicas de diagnóstico microhistológicos en la que suele bastar una toma de muestra poraspiración con aguja fina (BAAF)Tumores malignos del cuelloLos tumores originados en estructuras cervicales corresponden por lo general a las neoplasiasdel tiroides y a las de glándulas salivares mayores; otras neoplasias malignas pueden estarpresentes al disponer el cuello de todos los tejidos, pero afortunadamente constituyen unarareza, por lo que son motivo de análisis en bibliografías especializadas, algunos de ellosson: los tumores malignos del corpúsculo carotídeo, sarcomas y otros originados en tejidos deorigen mesodérmico.Tumores malignos del tiroidesConstituyen estadísticamente los más frecuentes, su estudio y tratamiento competen a laCirugía General, pero algunos síntomas y signos involucran a la esfera otorrinolaringológica,razón por la cual los mencionaremos muy escuetamente.Cuadro clínicoEl nódulo tiroideo es habitualmente el primer signo de un cáncer del tiroides y en etapasiniciales su diagnóstico diferencial con otras afecciones del órgano es muy difícil, de maneraque se requiere el uso de técnicas muy específicas para lograrlo, como las ganmagrafías,captación de iodo radioactivo y por último la BAAF. Otras veces un cáncer de este tipo puede debutar por una disfonía orgánica motivada por lalesión por infiltración tumoral de un nervio recurrente y este signo es otro punto de contactode la afección con nuestra especialidad; por último, como dato interesante hemos visto ydiagnosticado algunos cánceres del tiroides, sobre todo el llamado carcinoma papilar, albiopsiar una adenopatía cervical ubicada en cadenas poco tomadas en otro tipo de lesionescomo son la cervical transversa y la cadena espinal en el triángulo posterior del cuello.Cáncer de glándulas salivaresLas más afectadas por este tipo de lesión son sin dudas las parótidas y las submaxilares; eltumor se origina la mayoría de las veces por la malignización de un tumor mixto (adenomapleomorfo) y otras veces directamente en el tejido glandular, como el carcinoma ductal y eladenocarcinoma. Cuadro clínicoEstará en dependencia de que si es un tumor maligno de inicio o si es un cáncer injertado enuna entidad anterior, como es el caso de la malignización de un tumor mixto; en éste ultimoalgunos signos como la aparición del dolor, la fijación a planos vecinos y en los de origenparotídeos, la presencia de una parálisis facial periférica, nos hacen sospechar su malignidad. Su diagnóstico presuntivo lo haremos por las modificaciones de las características del tumorya mencionadas y por exámenes como la sialografía. Se observará la amputación de losconductillos y la salida de contraste por fuera de ellos, lo cual es signo de infiltración tumoral. Los exámenes ecográficos (USD) son de dudosa utilidad y a lo sumo podemos encontrar unamala definición de los límites de la glándula. El diagnóstico definitivo se realiza por el estudio anatomopatológico.Adenopatías cervicales malignas
  10. 10. Se dividen en: primitivas y metastásicas, las primeras son expresiones cervicales deenfermedades sistémicas (Hodking y otros linfomas) y las segundas, metástasis de neoplasiassituadas en órganos como la laringe, nasofaringe, base de lengua, senos, etc., casi siempre deorigen epitelial como el carcinoma epidermoide (escamoso). Los ganglios metastásicos se caracterizan por ser duros, su consistencia suele llamarsepétrea, no son dolorosos al inicio, rápidamente se fijan a planos profundos, por lo que sumovilidad desaparece; finalmente esta infiltración puede erosionar un vaso y generar unahemorragia fatal, el dolor refractario a los analgésicos comunes indica la lesión de nerviossensitivos. Las metástasis ganglionares tiene ciertos patrones clínicos muy importantes uno deellos es que los ganglios metastizados se localizan en cadenas que nos pueden hacersospechar su ubicación; por ejemplo los cánceres de nasofaringe tienden a metastizar en eltercio superior de la cadena yugular interna y los ganglios yugulodigástricos, los de laepilaringe y supraglotis, así como los de la base de la lengua tienen preferencia también por eltercio superior de la cadena yugular; los de región subglótica suelen metastizar en los gangliosde la cadena cervical transversa y prelaríngeos, aunque insistimos en que esta no es una reglaabsoluta.El diagnostico definitivo de una adenopatía crónica cervical solo puede hacerse por medioshistopatológicos lo mas rápido posible debido a que la operabilidad de un cáncer quedamuchas veces determinada no solo por el tamaño o ubicación de la lesión primitiva, sinotambién por la fijación a estructuras vecinas vitales de las metástasis ganglionares lo queimposibilita el vaciamiento ganglionar oportuno.Seudotumores cervicalesBajo esta denominación veremos los dos seudotumores del cuello que aparecen con mayorfrecuencia: el quiste tirogloso y el branquial. • Quiste tiroglosoEs la tumoración más frecuente de la línea media cervical, aunque su origen es embrionariodebido a la persistencia del conducto de Bourdalet creado durante el descenso de la glándulatiroides desde la base de la lengua hasta la región central pretraqueal, expresión del cualnormalmente queda el foramen caecum en la base de la lengua y el lóbulo piramidal deltiroides, en ciertas ocasiones este trayecto persiste en forma de conducto y en cualquiermomento de la vida puede generar un quiste. Cuadro clínico Puede ser congénito, pero la mayoría de las veces aparece durante la adolescencia y en eladulto joven, en el adulto mayor es muy raro.Inicialmente aparece una tumoración fluctuante, no dolorosa, en la línea media del cuello,sobre todo en una zona situada entre el borde inferior del hueso hioides y la escotadura centraldel cartílago tiroides, descansando sobre la membrana tirohioidea.El quiste puede alcanzar un volumen tal que se hace muy visible deformando la anatomía dela región, no ocasiona otra sintomatología salvo en los contados casos de que el mismo seinfecte debido a la penetración de gérmenes por el agujero ciego, en estos casos el quistepresenta los signos clásicos de la inflamación.Diagnóstico
  11. 11. Es presuntivo frente a toda tumoración en línea media, situada sobre la membrana tirohioideaentre el hueso hioides y el cartílago tiroides, se debe diferenciar de algunos quistes que seforman en la región submentoniana y que por su volumen pueden llegar a la zona suprahiodeaque son los quistes dermoides, en el otro lugar donde se forman tumores (línea media) es laregión del lóbulo piramidal del tiroides, ubicada desde luego mucho más baja en el cuello. Para el diagnóstico se ha descrito la llamada maniobra de Nelson que consiste en tomar elquiste entre los dedos índice y pulgar y detectar el ascenso durante la deglución, ya que ésteasciende por estar fijado al borde interno de dicho hueso; otros quistes, originados en el tejidosubcutáneo, no presentan el fenómeno de ascenso durante la deglución. TratamientoSiempre será quirúrgico, justificado porque aunque las molestias que produce son mínimas ypor lo general bien toleradas por el paciente, siempre se corre el riesgo de la infección,también se ha informado malignización de estos quistes. La operación indicada es la exéresis con seguimiento del trayecto fistuloso hasta la base dela lengua y resección, si existiera, de la pirámide de La Lougette que es una prolongación dedicho trayecto hasta el istmo del tiroides, pero siempre el cirujano debe tener en consideraciónde que por razones de su origen embrionario la resección del trayecto debe conllevar lasección de la parte central del hueso hioides, de lo contrario es muy probable que el quiste sereproduzca en estos restos del trayecto que quedan en otras técnicas quirúrgicas por debajo dedicha estructura ósea.• Quistes branquialesEstos seudotumores también de origen embrionario se ubican en la región lateral del cuello yal igual que el anterior puede presentarse en cualquier edad, aunque son más comunes en lasedades tempranas, el cuadro clínico es semejante, incluso muchas veces permanecen estostrayectos asintomáticos debutando con un episodio de infección. Su origen tiene lugar en las hendiduras branquiales correspondientes al II y III arco, perosobre todo, del segundo arco; si el trayecto embrionario presenta un orificio externo, entonceses una fístula branquial que puede o no supurar y que en cualquier momento puede infectarse,estas fístulas se sitúan en un área que se extiende por toda la región anterior de los músculosesternocleidomastoideos y su trayecto ascendente pasa por la bifurcación carotídea para ir adesembocar en la fosita supraamigdalar. DiagnósticoEs relativamente fácil si el quiste es congénito y sobre todo si se aprecia un agujero fistulosoen la piel, pero se dificulta si carece de orificio y ha debutado con una infección; en este casose hace difícil diferenciarlo de una adenopatía aguda de la cadena yugular debido a que elcuadro clínico es muy similar, por lo que es necesario acudir al examen ultrasónico paradiferenciar si es un quiste o una tumoración sólida como lo son las adenopatías.TratamientoLa exéresis del quiste y de su trayecto hasta la fosa supraamigdalar es la técnica indicadateniendo en cuenta que el trayecto pasa entre las dos carótidas a nivel de su bifurcación, estadisección debe extenderse hasta el orificio interno ya que de lo contrario, basta que quede unpequeño resto para que se reproduzca dicho quiste branquial.
  12. 12. • Seudotumores parotídeos y submaxilaresSon las consecuencias a largo plazo de procesos inflamatorios a repetición de lasglándulas salivares mayores, específicamente las parótidas y las submaxilares.Los paratídeos aparecen como consecuencia de las parotiditis recidivantes que inician suscrisis en las edades tempranas, a cada episodio agudo se añade tejido fibroso cicatricial hastaque el parénquima glandular queda sustituido por este tipo de tejido.DiagnósticoEl antecedente de crisis de parotiditis aguda a repetición no puede estar ausente, a lapalpación se observa un abultamiento parotídeo unilateral o bilateral en dependencia de lacaracterística clínica del proceso que puede afectar a una glándula o a ambas, se palpa unabultamiento parotídeo que se extiende a toda la glándula de consistencia firme, muy parecidoa un verdadero tumor, con la diferencia de que estos últimos no sustituyen a todo el tejidoglandular.Como complemento del diagnóstico es muy útil la sialografía, en la cual aparecen losextremos de los conductillos dilatados, formándose la clásica imagen radiográfica “ en racimode uvas” que es patognomónica del proceso.TratamientoComo esta situación patológica es consecuencia de una parotiditis recidivante, dichotratamiento debe de dirigirse al control de ésta. Se recomienda una neurectomía del Jacobsonen su trayecto intratimpánico solo o asociado con la cordectomía por igual vía, aunque encasos avanzados, debido al alto grado de fibrosis tisular, la situación se hace irreversible y laexéresis del seudotumor es la única opción.Los pseudotumores submaxilares al igual que el descrito anteriormente es consecuencia deinflamaciones bacterianas a repetición de la glándula submaxilar, por lo general motivada poruna litiasis muy frecuente en esta glándula. Cuadro clínicoSe obtiene el antecedente de cólicos salivares a repetición, acompañado de la submaxilitisaguda, al final se presenta el abultamiento permanente del órgano después de haberdesaparecido el episodio agudo.DiagnósticoEs sencillo ya que la historia de cólicos salivares es claramente referida por el enfermo,además puede referir la expulsión de cálculos por el conducto de Wharton; la glándulasubmaxilar se hace visible como un abultamiento en esta región que al palparse se nospresenta con una consistencia firme. Si simultáneamente con la palpación externaintroducimos un dedo presionando sobre el suelo de la boca (maniobra bimanual), en muchospacientes puede detectarse la formación pétrea del calculo a la salida del conducto salival ointraglandular, en este caso la maniobra es algo dolorosa.TratamientoEn los casos de seudotumor submaxilar el tratamiento indicado es el quirúrgico, de maneraque se recomienda la exéresis de la glándula.

×