De Poncho Por La Vida Y El Misterio II Parte

990 views

Published on

Continuación de la Breve Biografía de Monseñor Leonidas Proaño narrada por su Poncho.

Published in: Spiritual
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
990
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
10
Actions
Shares
0
Downloads
11
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

De Poncho Por La Vida Y El Misterio II Parte

  1. 1. de poncho por la vida y el ministerio BREVE BIOGRAFIA DE MONS. PROAÑO Riobamba - Ecuador II Parte
  2. 2. LOS REVESES DE LA HISTORIA Mi compañero sufría en silencio los reveses de la historia. Hay tres acontecimientos muy dolorosos que me contaba con tristeza y a la vez con la ternura del ¡Padre perdónalos porque no saben lo que hacen!
  3. 3. LA VISITA APOSTÓLICA No dijo nada, se quedó silencioso. Me acariciaba colocándome sobre sus rodillas, metía las manos hacia mi interior y como si yo entrara en el suyo adiviné su tristeza. Se le notaba como incrédulo y algo tenso. Luego sacó un tabaco y lo fumó como para disipar cierta incredulidad y mil preguntas que se agolpaban en su cabeza, mientras el corazón dolorido latía con fuerza debajo de mí. Sufrió la incomprensión de la más alta jerarquía de la iglesia, sintió como le había faltado al respeto como cristiano y como obispo. Y calló. El primero fue la visita apostólica. Llegó una carta del extranjero. La abrió sin prisas, con la mano firme, sin dudas ni titubeos. La leyó y la puso sobre mí, ahí pude enterarme de qué se trataba. Era del Vaticano. La carta traía fecha del 20 de diciembre de 1972 y la enviaba la Sagrada Congregación para Obispos. La carta anunciaba el Decreto que constituía al P. Jorge Casanova Visitador Apostólico de la Diócesis de Riobamba, con el encargo de conocer y relatar todo lo relacionado con la situación de la misma Diócesis.
  4. 4. La Santa Sede tiene derecho a nombrar un Visitador Apostólico para conocer la realidad objetiva de cualquier diócesis. Pero también, si existen acusaciones en mi contra, tengo derecho a conocerlas, porque tengo derecho a mi legítima defensa. Desde ahora reclamo este derecho. Además tengo la obligación de defender a una iglesia local que, por haberse comprometido con el Evangelio, con el Concilio Vaticano II, con la Conferencia de Medellín y con el hombre pobre y explotado de la provincia del Chimborazo, se ha convertido en signo de contradicción y en objeto de maledicencias y calumnias... Un obispo y una diócesis así comprometidos tienen derecho a esperar el respaldo de sus superiores jerárquicos. A la semana siguiente escribió una carta al nuncio de la que puedo recordar algunos párrafos.
  5. 5. Estuve con él cuando el Visitador le presentó un cuestionario de 21 preguntas (vaya juicio). Por encima de su mano pude observar que las acusaciones venían, como siempre, de los mismos. Eran acusaciones gratuitas y muchas de ellas absurdas. Le acusaban de comunista, de que las enseñanzas del obispo eran comunistas, que la catequesis de la diócesis era comunista. Decían eso porque no se atrevían a decir que eran evangélicas. La fidelidad de los pobres al Evangelio hizo el resto, no sin mencionar al Vicario General de la diócesis, el padre Agustín Bravo, que con su actitud valiente consiguió que los agentes de seguridad política que acompañaban al visitador se retiraran. Éste llegó sorpresivamente a la Diócesis el día 3 de abril, acompañado de agentes de seguridad ¿a quién irán a detener? Pensé … Mi compañero había salido de viaje y me había dejado: desde un incómodo sillón escuché y sentí el acontecimiento a través de todas mis lanas hasta que me cerraron la puerta. Mas tarde supe que el P. Casanova había realizado 145 visitas o reuniones para averiguar que tan peligroso era mi compañero.
  6. 6. Recibió una carta muy amorosa de unos jóvenes en la que le decían: “Queremos compartir tus dolores como hemos compartido tus alegrías: alegría de ver una iglesia radicalizada con los más pobres, por lo que te has hecho acreedor a ser honrado con el título de “Obispo de los indios”; alegría de que los indios con tu entrega se estén haciendo personas; alegría de constatar de que al igual que Jesús has hecho de los indios tus amos, convirtiéndote así en siervo de los siervos...; alegría de saber que tu pastoral no es demagógica sino evangélica”. Pero como lo que nos interesa es la persona de mi compañero, les voy a entregar algunos testimonios de los que le entendieron, le apoyaron y compartieron su vida profética.
  7. 7. Desde mi frágil memoria selecciono otros testimonios, desde luego los que más me impactaron a mí. Hay uno muy querido de un grupo: “ Cuando el hombre, ayudado por la gracia divina, llega a encontrarse con Cristo hombre, su hermano, entonces los ojos del hombre ven como Dios quiere que vean; entonces los oídos del hombre oyen como Dios quiere que oigan; entonces el corazón del hombre siente y ama como Dios quiere que sienta y ame; entonces la inteligencia del hombre se abre, se ilumina y entiende la claridad de la verdad de Dios, comprende el incendio de Dios que transforma y convierte al hombre en un comprometido decidido... Y la prueba contundente de todo esto es la resistencia, la oposición del dominio encarnado no solamente en los extraños sino también en la mayoría y quizá lo principal de nuestra propia iglesia”. ¿No les parece hermoso?.
  8. 8. “ Nosotros sentimos mucho por la visita de los señores delegados del Papa. En unión de todos, le respaldamos, le colaboramos asistiendo todos los días a la escuela, aprendiendo las clases que nos enseñan a través de la radio. Sentimos mucho porque sufre su corazón de calumnias y porque le tratan de comunista. Monseñor, perdónales, porque no saben lo que hablan”. El que más le conmovió, le llenó de ternura y le hizo resbalar una lágrima fue el comunicado enviado por los campesinos. En este sentido el pueblo dictó su veredicto. Pero de Roma no supimos nada.
  9. 9. El segundo acontecimiento se refiere a Toctezinín. Como si tuviera alas me sentí suspendido casi en el aire, porque el viento a cuatro mil metros de altura es agresivo y violento. Había otros momentos en los que me pegaba al cuerpo de mi compañero hasta fundirnos en abrazo fraterno. Las 85 familias que poblaban la comunidad, tienen fresca la memoria porque la memoria del pobre tiene mecanismos siempre inéditos y cosecha, a la hora precisa, antiguas siembras. Para los indios la historia camina también sin palabras, se grava en la memoria y se repite de padres a hijos como la historia sagrada. TOCTEZINÍN La reforma agraria de 1973 trajo un nuevo despertar de expectativas para los campesinos de Toctezinín. Sus padres y sus abuelos habían trabajado dentro de una inmensa hacienda, en las peores condiciones de opresión y de injusticia, pero ahora el cabildo, de acuerdo con la comunidad, inició el trámite establecido por la ley para la adquisición de las tierras que los campesinos venían trabajando en calidad de casi huasipungueros.
  10. 10. Entonces comenzaron los hostigamientos y las amenazas, de acuerdo con el Jefe Civil y Militar de la provincia y con otras autoridades subalternas. El hostigamiento y las amenazas fueron también dirigidos en contra del equipo pastoral de la zona, sin duda con el objeto de amedrentar a unos y a otros. Apresamiento sin causa justificada. Multas. Presencia amenazadora y frecuente de la policía. Golpes a uno de los miembros del equipo pastoral. Apedreamiento a las ventanas de la casa parroquial.. Insultos proferidos en la noche. Amenazas de muerte en la misma presencia de las autoridades locales. Fueron largos esos meses en 1974. El organismo correspondiente dio trámite a la petición de los campesinos. Dictó disposiciones por las que se declaraba su estado posesorio, en espera del reglamento que aún no se había dictado. Pasando por encima de la ley, la propietaria intentó vender las tierras a una pariente suya. Los campesinos denunciaron la maniobra ante la autoridad correspondiente.
  11. 11. Debidamente autorizados, los campesinos sembraron esas tierras. Estaban también autorizados legalmente para hacer suyas las cosechas. El tiempo de la siega se aproximaba. Para evitar entorpecimientos en su labor, invitaron a algunas comunidades para el trabajo. Se proponían terminar la cosecha en tres días. Transcurrió el primer día sin contratiempo alguno. Pero el segundo día vino la catástrofe. La fuerza pública se hizo presente, primero en el centro cantonal, en la mañana del 26 de septiembre de ese año. Apresó al Vicario General, transitoriamente presente allí. Apresaron a ocho miembros de equipos pastorales. Subieron luego hasta la comunidad. Amenazas, golpes. Allanamientos de casas. Robos. Uso de sus armas de fuego. Bárbaramente asesinaron a un líder campesino de otra comunidad: Lázaro Condo. De igual manera hirieron de bala a otro campesino, también de otra comunidad. Apresaron a treinta campesinos. El Vicario General, Agustín Bravo, miembros de los equipos pastorales y campesinos fueron conducidos hasta la cárcel de Riobamba. Se les tuvo incomunicados.
  12. 12. El acontecimiento brindó la ocasión, a esta iglesia comprometida, de recrear una intensa y profunda vida comunitaria. Solidarios con quienes tenían la justicia de su parte, sacerdotes, comunidades cristianas, con su obispo, se mantuvieron en reunión permanente sentados en el suelo, porque no había asientos suficientes. Para recibir informaciones. Para reflexionar a la luz del Evangelio. Para tomar medidas adecuadas. La opinión pública debía estar convenientemente informada. Las más altas autoridades de gobierno debían decidir justicieramente en busca de una solución al problema. Comisiones diversas empezaron a movilizarse. Estaban actuando como Iglesia. Por la justicia.
  13. 13. Los medios de comunicación colectiva se hicieron eco de los acontecimientos y del justo reclamo de los campesinos. El contacto de las comisiones con las altas autoridades del gobierno tuvo por resultado una entrevista del Ministro de Gobierno con mi compañero obispo. En esta entrevista el problema fue clarificado documentalmente. Pronto, el gobierno designó una comisión que emitió un dictamen justo y favorable. Los empleados de la dictadura en Chimborazo envalentonados quisieron dar una lección a mi compañero. Amenazaron con renunciar si no se expulsaba al obispo de la provincia. Al final, una hábil maniobra del dictador Rodríguez Lara dejó a Proaño con sus indios en Chimborazo, no sin que todos estos acontecimientos llenaran de dolor a mi compañero.
  14. 14. Después de este acontecimiento martirial y profético mi compañero me decía desde lo más profundo de su ser: Y se quedó adormilado, respirando profundo sin ufanarse de nada, respirando una paz que traspasaba mi lanas. Estas acciones de mi compañero molestaban a los poderosos del país, preocupaban a políticos y militares y desde luego, incomodaba a algunos jerarcas de la iglesia. Los acontecimientos de Toctezinín, pequeños dentro del inmenso cuadro de injusticias en que viven los pueblos latinoamericanos, me han hecho pensar en que el brazo del Señor ha iniciado la historia de la nueva liberación de América Latina. Me han hecho pensar que no son los instrumentos poderosos, ni las máquinas poderosas, ni los armamentos más modernos, capaces de oponerse a la fuerza del brazo del Señor. Me han hecho pensar que, por lo mismo, no son esos instrumentos poderosos los que deben ser utilizados por los cristianos, sino la Fe activa y comprometida, que es al mismo tiempo conciencia de pobreza y confianza en el poder del brazo del Señor (Ex 15, 6).
  15. 15. El tercer acontecimiento fue el apresamiento de los Obispos ocurrido en el Hogar Santa Cruz el 12 de agosto de 1976. Estaban reunidos en la casa 17 obispos de diversos países latinoamericanos, algunos sacerdotes, unas pocas religiosas y unos tantos seglares entre los que se encontraba el Premio Nobel de la paz Adolfo Pérez Esquivel. El propósito de la reunión era intercambiar experiencias pastorales, ensayo de diagnóstico de la situación de América Latina y proyecciones pastorales. Se trataba de una reunión amistosa. El apresamiento de los Obispos
  16. 16. Alrededor de cuarenta policías, vestidos de civiles, armados de metralletas, fusiles cortos, bombas de gas a la mano interrumpieron la reunión. Un verdadero asalto. Ninguna explicación. Violencia y rapidez en el apresamiento. Los metieron a todos en un bus de la policía, y se los llevaron a Quito. Fueron recogiendo toda clase de papeles y exhibieron más tarde documentos que nada tenían que ver con el encuentro. Luego, en una acción de la “Inteligencia Militar” y de los pesquisas de turno se dio la versión de que este grupo de extremistas preparaban un plan internacional de subversión, felizmente descubierto.
  17. 17. El acontecimiento tuvo repercusiones internacionales. A base de la información de las mismas víctimas de semejante atropello, se hicieron publicaciones en libretos por diversas organizaciones publicitarias. En todas partes fueron rechazadas las acusaciones de que la reunión hubiese tenido un carácter político y subversivo. Las acusaciones aparecieron, para conocimiento del público, 24 horas después del apresamiento. Acusaciones falsas y calumniosas. Esas mismas acusaciones fueron hilvanadas artificiosamente y presentadas al público en cadena de radio y televisión, doce días más tarde. La gran mayoría de los obispos ecuatorianos mantuvieron un silencio cómplice. Solo el presbiterio de Latacunga con su obispo Mons. Ruiz, lanzó un protesta enérgica ante semejante atrocidad.
  18. 18. El Evangelio, para nosotros, es Cristo mismo. El es la Buena Nueva de Salvación para los pobres. El es el grito de liberación para los oprimidos. Vivir el Evangelio es comprometerse con la misión que Cristo ha traído a la tierra. Para nosotros la Fe no es simplemente un conjunto de verdades. No es simplemente un conjunto de conceptos y definiciones. No es el resultado simple de una elaboración ideológica. Para nosotros la Fe es ante todo una vivencia, un compromiso, una práctica de cada día, una lucha, permanente contre el mal, contra la mentira, contra la injusticia , contra el odio, en donde quiera que se encuentren, en nosotros y en la sociedad, en el sistema capitalista. Cualquier acontecimiento que ocurría en su diócesis lo convertía mi compañero en un espacio de reflexión evangélica, para mirar los hechos con los ojos de Dios. Así, pocos días después a través de ERPE comentó: Todos estos acontecimientos hicieron reflexionar a mi compañero y estar alerta. De aquí surgió la idea del Frente de Solidaridad del Chimborazo que nació el 7 de noviembre de 1978. Este sería el espacio apropiado para la defensa de los Derechos Humanos.

×