Tarea criminologia el fracaso de la prisión como problema criminológico

4,046 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
4,046
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
4
Actions
Shares
0
Downloads
54
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Tarea criminologia el fracaso de la prisión como problema criminológico

  1. 1. UNIVERSIDAD AUTONOMA DE DURANGO MAESTRIA: CIANCIAS FORENSES Y VICTIMOLOGIA BLOQUE: CRIMINOLOGIA“TRABAJO DE INVESTIGACION SOBRE EL FRACASO DE LA PRISION COMO PROBLEMA CRIMINOLÓGICO ACTUAL” DOCENTE: M. CARLOS ALBERTO PRADO PEREZ ALUMNA: LIC. GIANNINA GUADALUPE MUÑOZ AMARAL FECHA: 9 DE DICIEMBRE DEL 2012. 1
  2. 2. ÍndiceEL FRACASO DE LA PRISIÓN COMO PROBLEMA CRIMINOLÓGICO……………………………………..4Problemas comunes en las cárceles, desde la no clasificaciónde los delincuentes, la sobrepoblación de las cárceles, lacorrupción y drogas dentro de las cárceles…………………………………..……...................................4EL FRACASO DE LA PRISIÓN COMO PRISIÓN PREVENTIVA…………………………………………………5EL FRCASO DE LA PRISIÓN COMO PENA……………………………………………………………………………5EDEFECTOS DE LA PRISIÓN…………………………………………………………….........................................6PENAS LARGAS Y CORTAS DE PRISIÓN………………………………………………………………………………7SALUD MENTAL Y CONDICIONES DESFAVORABLES PARA LOS PRESOS……………………………...7CONCLUSION……………………………………………………………………………….……………………………………..8PROPUESTAS………………………………………………………………………………..……………………………………..9 2
  3. 3. INTRODUCCIÓN La crisis o el fracaso de la prisión se deben a la acción de factores de su organización ymétodos tradicionales. Tal prisión se ha contaminado en todos los defectos de las penas delpasado, es tan notable la crisis de la prisión, pues en todos lados se intentan nuevos mediospara cambiar su imagen, así se incluyen salidas transitorias para trabajar y estudiar, franquiciaso salidas especiales, centros de tratamiento comunitario, hogares de transición, tratamientoespecial y separado para drogadictos, etcétera. En tal trabajo se explica el porqué del fracaso de la prisión, como problemacriminológico actual, en donde Zaffaroni nos da una clasificación de los problemas que sepresentan en las cárceles. De igual forma se especifica el fracaso de la prisión preventiva, elfracaso de la prisión como pena, los defectos de la prisión, un concepto general sobre penascortas y largas de prisión, salud mental y condiciones desfavorables para los presos. El Derecho Penal está enfermo de pena de prisión, por tal razón, la prisión constituyehoy en día el núcleo de los sistemas penales del mundo, constituye el criterio sancionador delhombre corriente, ocupa el centro de todos los sistemas actuales del Derecho Penal. El notorioabuso de la pena de prisión ha causado un franco deterioro en todo el sistema penal, lasesperanzas que alguna vez se depositaron en ella, se han desvanecido, y estamos de acuerdode que las mejores cárceles puede decidirse que son criminógenas, que corrompen en un índicealtamente y preparan a la reincidencia. Al desaparecer, al menos en teoría, las penas corporales, la prisión cobró su vacío y sealzó como la pena principal en todo el mundo en la lucha contra la criminalidad media y grave.La cárcel se convirtió en la alternativa más importante, a la muerte de las torturas, y conformael principal camino de minimización de violencia y racionalización de las penas en la épocamoderna. 3
  4. 4. EL FRACASO DE LA PRISION COMO PROBLEMA CRIMINOLOGICO La prisión es considerada uno de los eslabones más vulnerables del sistema penal. Deacuerdo con Raúl Zaffaroni, por sistema penal debe entenderse el control social punitivoinstitucionalizado que, en la práctica, va desde que se detecta una sospecha de delito hasta quese impone y ejecuta la pena. Sobre las cárceles, conviene mejorarlas e informar de los problemas que presentancomo: 1. No hay clasificación de criminales de baja, mediana o alta peligrosidad, por lo que los primodelincuentes pueden con el tiempo llegar a la tercera categoría. 2. La sobrepoblación disminuye las posibilidades de una buena convivencia e higiene, además de que favorece la agresividad y muchos otros problemas, como las violaciones entre presos. 3. La corrupción imperante entre los custodios: cobran el jabón o el papel higiénico, que son de distribución gratuita y por el uso de los sanitarios, además de que venden privilegios y hasta distribuyen drogas. En el contexto actual de la criminalidad en México, parecen inaplicables penasdiferentes de la carcelaria; una verdadera readaptación exige que se lleven a cabo ajustesmencionados. Por ejemplo en cuanto a los delincuentes de baja peligrosidad, las granjas detrabajo funcionarían como en Rusia que muchos presos fueron enviados a Siberia para trabajaren las minas; en la mayoría de los casos se trata de voluntarios, pues cuentan con privilegioscomo baño luego de las actividades, alimentación y calefacción, reciben paga mensual deúnicamente un dólar. No se desea esto para los presos mexicanos, pero si se advierterelajamiento en las cárceles; trabaja solo el que quiere, no hay empleo ahí para todos, sinembargo los de menor peligrosidad podrían realizar labores externas con estricta vigilancia enmuchas obras de construcción u otras. El ocio indica el refranero popular, es la madre de todos los vicios, un preso que notrabaja podría estas ideando cómo volver a delinquir. No pretende desplazar a los especialistaspenitenciarios, al contrario, se está dispuesto a escuchar y respaldar las soluciones en el país. Castigar los delitos con la privación de la libertad le cuesta al Estado mexicano 29millones de pesos diarios, que representan 12 mil millones de pesos al año. Mantener enprisión a 222 mil 297 reclusos, casi el 40 % de ellos, jóvenes que provienen de sectoresmarginales de la sociedad, esto no ha contribuido a disminuir la tasa de criminalidad ni adisuadir a los delincuentes. 4
  5. 5. El fracaso de la prisión preventiva. La violencia institucional es el síntoma del fracaso de los planes de prevención ytratamiento; la crisis de la justicia penal, y en particular, la crisis de la prisión, es decir de sufracaso. Por esto uno de los problemas actuales criminológicos de la substitución de la prisiónpor otras formas de control social. El problema se agrava cuando sabemos que la mayoría de laspersonas privadas de su libertad están en prisión preventiva, es decir se trata de procesados enespera de sentencia. En algunos países las personas en prisión preventiva alcanzan el 75 y 80% del total de supoblación privada de libertad. En México era el 49% según el censo de 1976 y había subido a61% en 1988. Estas personas, que teóricamente son inocentes hasta que no se demuestre locontrario, tienen seriamente limitados sus derechos, ya que es común que compartan la mismainstitución que los delincuentes sentenciados, ignoran cuándo saldrán en libertad, quedanregistradas en los archivos penales, carecen de los beneficios concedidos a los sentenciados,etc. La magnitud del problema se aprecia si tomamos en cuenta que los juicios tienenduración media de un año, una alta proporción de procesados serán declarados inocentes, ymuchas personas privadas de libertad son simplemente pobres que no pueden pagar la fianzapor el juez. Los datos sobre la tasa de homicidios en el país, muestran que, para nuestra tragedia,estamos frente a un aumento de la criminalidad” ante la guerra contra el narcotráfico, de esteuniverso de homicidios, la PGR admitió recientemente que sólo ha iniciado 1 mil 400averiguaciones, dejando la imagen de un país donde hay un sistema de justicia deficiente. En elpaís, sólo el 27 por ciento de los presos es de alta peligrosidad, cerca de 50 % de ellos está enprisión preventiva sin haber tenido una sentencia condenatoria. Asimismo, 2/3 partes de lossentenciados fueron sancionados por cometer delitos menores, como robo sin violencia depequeña cuantía.El fracaso de la prisión como pena En cuanto a la prisión como pena, esta trae más mal que bien, y a pesar de esto es usadaen exceso, cuando se ha estimado que sólo el 30 % de las personas privadas de libertadameritarían permanecer en una institución cerrada. La prisión acarrea, como una de susdañinas consecuencias, la prisionalización o institucionalización, que consiste en la rigidez,rutina y monotonía que lleva a actividades, lenguaje y comportamientos especiales, quedificultan seriamente una adecuada reincorporación del sujeto al medio social. 1 El substituir la prisión es, sin duda, uno de los mayores retos a la imaginación y técnicade los criminólogos.________________1 RODRIGUEZ MANZANERA, Luis. CRIMINOLOGIA. Porrúa. Pag. 517 5
  6. 6. Defectos de la Prisión Cuando la prisión es colectiva corrompe, si es celular enloquece y deteriora, con régimen desilencio disocia y embrutece, con trabajos forzados aniquila físicamente y, sin trabajo destrozamoralmente. En casi todas sus formas es altamente neurotizante, disuelve el núcleo familiar y lo dañaseriamente, pues lleva un agudo sufrimiento a aquellos que quieren al recluso. Es una pena cara y antieconómica, cara en cuanto a la inversión en instalaciones,mantenimiento y personal; antieconómica porque el sujeto no es productivo y deja en elabandono material a la familia. La prisionalización, es la adaptación a la prisión, a adoptar costumbres o una costumbrecarcelaria. La estigmatización es el hecho de marcar a un sujeto, descreditándolo y haciéndoloindigno de confianza, trayendo la repulsa social, el aislamiento, el antagonismo.La prisionalizaciónse inicia desde el momento que la persona ingresa a la cárcel, y se va desarrollando, cambiando alsujeto su concepto tempo-especial, sometiéndolo a una continua situación de strees, obligándoloa adaptarse con rapidez a la prisión y llegando a serios deterioros mentales. El ser ex presidiario, oex convicto, equivale a estar “etiquetado” socialmente, lo que dificultará al sujeto su correctaadaptación al medio en libertad, corriendo el peligro de desviar su conducta de acuerdo a laetiqueta que se le ha impuesto. Comúnmente ya se les llama a las prisiones las “Universidades del crimen”, ya que es patente elcastigo criminal por el contacto permanente con otros delincuentes que son habituales,profesionales o de elevada peligrosidad; el que no era antisocial se convierte en tal y el que ya loera se perfecciona;2 grandes asociaciones delincuenciales han nacido en la cárcel. La prisión es un mundo artificial; ficticio como sociedad pero terrible real, microcosmos quereproduce a la realidad social del exterior, realidad a la vez tan cercana y tan lejana. El sistema es selectivo, a prisión llegan los más desamparados, los que no tienen influencias, losignorantes que desconocen sus derechos, los pobres que no pudieron arreglarse a tiempo, o queno tienen dinero para pagar una buena defensa o fianza. En México el 70 % de la poblacióncarcelaria recurrió a defensores de oficio; prácticamente no tuvieron defensa y por eso fueron aprisión. El sistema de cárceles del Distrito Federal, concebido en 1975, preveía una población de 1 mil500 o 1 mil 800 reclusos. Treinta y cinco años después, y a pesar de los incrementos físicos, lasprisiones resultan insuficientes para albergar a 13 mil o 14 mil reclusos. _________________ 2 RODRIGUEZ MANZANERA, Luis. Opcit. Pag. 3 6
  7. 7. Penas Largas y Cortas de Prisión La pena larga se convierte en una eliminación del sujeto, siendo superfluos los esfuerzospara reintegrarlo a la sociedad, y en este sentido “la prisión es la expulsión del grupo, es eldestierro a un país peor que el que existe fuera de la prisión”, sin embargo son frecuentes lasexigencias para aumentar la duración de las penas.Un tratamiento excesivamente rígido llega aparecer una inútil crueldad, si él sufre, si pide por piedad no ser obligado a enloquecer entre lascuatro paredes de su celda, sus gemidos acaban por encontrar acogida. Se consideran como penas cortas de prisión las que no permiten, por su breve duración,límite de tiempo y aplicación, lograr a la intimidación individual, la enmienda y readaptación, oen su caso la eliminación del delincuente. Pueden considerarse como el “talón de Aquiles” delsistema penal moderno. Las hipótesis delictuosas y los tipos penales aumentan con punibilidades“verdaderamente exageradas” que saturan las prisiones, indica García Ramírez. Eso significaque se pretende combatir la criminalidad con penas de 50, 60 y hasta 70 años, que, porsupuesto, no se aplican a nadie porque “lo que prevalece es una rampante impunidad”.La salud mental y condiciones desfavorables para los presos La salud mental de los presos ha sido causa de preocupación, en los sondeos que se hanrealizado se ha descubierto que varones y mujeres sufren psicosis, neurosis, trastornos depersonalidad y otros trastornos orgánicos. Consumen sustancias prohibidas o drogas. Lapoblación de detenidos manifiesta problemas más graves, debido a que muchos presidiariospsicóticos o impedidos mentales son retenidos en prisión no por la gravedad de sus presuntosdelitos, sino porque requieren apoyo social o psiquiátrico. Los presos provienen en su mayoríade grupos sociales y económicamente marginados de la vida comunitaria, si bien no se sabe aciencia cierta el grado al que dicha marginalidad presidio o siguió a las reincidencias. Lo ciertoes que la cárcel no serviría para mejorar sus oportunidades de desarrollo. Además, lascaracterísticas personales de muchos reos acentúan la vulnerabilidad que caracteriza la vida enprisión y que de manera inevitable nos hace plantearnos de nueva cuenta la vieja pregunta¿Quién custodia a los guardias?3 En el país la población femenina más vulnerable ante el virus del VIH/SIDA son las mujeresreclusas, incluso por encima de las sexoservidoras; la tasa de homicidios en las prisiones es 8veces superior entre la que se registra entre la población en libertad y la tasa de suicidios es 5veces superior. Los presos viven en condiciones inhumanas, no tienen agua para beber, en el DF menos del4 % reciben bienes tan elementales como sábanas, cobijas, ropa o zapatos por parte de lasautoridades y los alimentos que reciben son insuficientes. El 35% del DD señala que no recibenatención médica cuando lo requieren. El 98% de la población de internos señalaron que noreciben de la institución papel higiénico, pasta dental o jabón._______________3 MAGUIRE, Make. Manual de Criminología. OXFORD. Pag. 614 7
  8. 8. Conclusión La prisión y la sociedad son entidades diferentes y aun contradictorias, para hacersociales a los antisociales se les debe disociar de la comunidad cívica y asociarlos con otrosantisociales, nadie puede aprender a vivir en libertad sin libertad. La rehabilitación social, por lo general puede agravar aún más el problema de ladelincuencia, es decir de la criminalidad en México, por tanto constituye una respuesta social yjurídica inadecuada, no funciona y es extraordinariamente costosa al problema de ladelincuencia. En definitiva, se trata de una ilusión de que recluyendo una parte de la población,se garantiza la seguridad pública, cuando los hechos demuestran, que la mayoría de losdelincuentes reales y especialmente los potenciales, permanecen en la sociedad. Recluir en cárceles a los infractores no contribuye a su rehabilitación ni a reducir lacriminalidad, por el contrario, favorece al hacinamiento, en el actual sistema penal persiste lafalta de transparencia, como se demuestra en el excesivo tiempo de reserva que se aplica en lasaveriguaciones previas concluidas. El actual sistema penal penitenciario, resulta un total fracaso, pues solo castiga a lospobres, pese a las reformas penales, modificación de estructuras organizativas y la introducciónde técnicas modernas de psicoterapia o educación, el sistema penitenciario siempre ha estadoen crisis, porque la comunidad carcelaria se rige bajo un modelo propio y único, donde la ley yla justicia no traspasan sus muros y fronteras. 8
  9. 9. Propuesta El abandono de programas de rescate social, particularmente los dirigidos a los sectoresen riesgo, evidencia lo equívoca de la política criminológica actual, por ello propongo elaborarpolíticas criminales vinculadas con las políticas sociales y con más énfasis a la prevención. Resultarían de gran eficiencia medidas alternativas a la prisión en el sistema penal, puesel uso de las penas sustantivas es “insignificante” contra el uso exagerado de la prisión, a pesarde que el Código Penal contempla. La transparencia penal debe de tomarse en cuanta, deben revisarse los procesosjudiciales bajo preguntas, para qué sirven, cómo se están llevando y cómo enfrentan ladelincuencia. Nada de lo que está ocurriendo nos permite suponer que algo se hace paramejorar el sistema de ejecución de penas. La reforma penal y todos los esfuerzos que se hagan en materia de seguridad públicaserán un fracaso si no somos capaces de darle un nuevo significado a la pena preventiva de lalibertad; pues como hemos dicho en nuestro país, hemos hecho de nuestras cárceles“universidades del crimen” y no se resuelven casos, mejor se llenan las prisiones de “presuntosculpables” 9
  10. 10. BIBLIOGRAFIA AMÉRICA Plata, Luna. Criminología Criminalística y Victimología. Editorial OXFORD,Colección textos Universitarios. Páginas 97-141. RODRIGUEZ Manzanera, Luis. CRIMINOLOGIA. Editorial Porrúa. RODRIGUEZ Manzanera, Luis. LA CRISIS PENITENCIARIA Y LOS SUBSTITUTIVOS DE LAPRISIÓN. Editorial Porrúa. MAGUIRE, Make. Manual de Criminología. OXFORD 2006. http://slideshare.net/Flame_sho/las -prisiones-en-mexico-xito-o-fracaso. 10

×