Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.
II. Contexto Económico




H     iperinflación, devaluación, desvalorización del stock
      de capital, caída del salario...
48                                             Gonzalo Garcia Núñez

     aunque la recesión no dejó de contraer la demand...
Contexto económico                                                49

        políticas económicas de ajuste. Y en el cent...
50                                                           Gonzalo Garcia Núñez

             El índice general de preci...
Contexto económico                                                                                                        ...
52                                                                      Gonzalo Garcia Núñez

            fondos norteamer...
Contexto económico                                                53


        la propiedad pública se le denomina impropi...
54                                             Gonzalo Garcia Núñez

     perverso debido al influjo masivo de capitales. ...
Contexto económico                                                55


        ingreso y, en general, la aceleración del c...
56                                               Gonzalo Garcia Núñez

     directa extranjera. Uno de los efectos complem...
Contexto económico                                                57

        popularidad asistencialista del caudillo, in...
58                                                             Gonzalo Garcia Núñez

              Un elemento complementa...
Contexto económico                                                                               59


                 Dic...
60                                             Gonzalo Garcia Núñez

     sión de una dialéctica de fuerzas, políticas, so...
Contexto económico                                                 61


             ciente empresariado luchan por una al...
62                                               Gonzalo García Núñez

      c.   El segundo gran ciclo de 1976-1990 está ...
Contexto económico                                              63


        fortalece y expande el gasto público, constru...
Contexto económico                                               69


Los agotados motores del crecimiento

             H...
Contexto económico                                               71


        (los 75), la carretera Marginal (80), el tre...
72                                                      Gonzalo Garcia Núñez


                                    l/c = Y...
Contexto económico                                                73

        al efecto de crecimiento de la PEA y el Capi...
Contexto económico                                                             75

                Contrario sensu, la rac...
76                                             Gonzalo García Núñez

     externa no ha modificado de manera sustantiva el...
Contexto Economico
Contexto Economico
Contexto Economico
Contexto Economico
Contexto Economico
Contexto Economico
Contexto Economico
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Contexto Economico

45,977 views

Published on

Published in: Education
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Contexto Economico

  1. 1. II. Contexto Económico H iperinflación, devaluación, desvalorización del stock de capital, caída del salario real y del valor de los precios públicos, deuda externa y recesión interna, desfinanciamiento del Estado y fuga de capitales, fueron los trazos finales de la quot;década pérdidaquot;. La hiperinflación revelaba, al cierre de 1990, la desaparición de la soberanía monetaria del Estado y el grave enfrentamiento entre la autoridad pública y los grupos económicos. Estos últimos, depositarios de los saldos de los flujos de mercancías y dinero, se habían emancipado objetivamente de todo control público, puesto que los ingresos tributarios habían descendido en la práctica a la cuarta parte de 1985. Falente y endeudado, el Estado entró en crisis. Del mismo modo las empresas estatales productoras de los principales servicios (combustibles, electricidad, agua, comunicaciones) acumularon gigantescos déficits operacionales por el retraso y la insuficiencia de los precios públicos, en realidad precios de transferencia a los principales grupos privados y al consumo final, para cubrir los costos de funcionamiento. Los asalariados vieron caer su poder de compra y, pese a la pugna obrera por defender el salario y en general las distintas modalidades de ingreso, la precariedad y los despidos se apoderaron del mercado del trabajo. Los sindicatos se debilitaron aún mas y cundió el trabajo informal. Los campesinos receptores de la expansión monetaria fueron menos afectados relativamente
  2. 2. 48 Gonzalo Garcia Núñez aunque la recesión no dejó de contraer la demanda interna. Los intermediarios financieros, sin embargo, atendieron a la agricultura durante muchos años pero dependían finalmente del programa monetario. No todos fueron afectados, cierta- mente, de la misma manera. La formación de los precios de las principales mercancías es monopólica, de suerte que las empresas abastecedoras de estos bienes ganaron con las anticipaciones a la inflación. Cargaron tasas de ganancias superiores a los crecimientos de los costos y por allí lograron defender sus disponibilidades monetarias y sus tasas absolutas de ganancia. Los bancos no perdieron sus reales spreads y alimentaron la hoguera de los precios con sus anticipaciones. Las disposiciones administrativas introducidas para regular los precios básicos volaron por los aires, minadas por la discrecionalidad y en numerosos casos, por la corrupción y la influencia empresaria en las decisiones públicas. Este clima económico no era ajeno tampoco a la guerra interna, al narcotráfico floreciente, a la enconada contienda entre el gobierno y los grupos económicos. El trasfondo de esta crisis era la condición de deudor insolvente del país, una tasa de crecimiento poblacional muy superior al crecimiento económico, una capacidad de acumulación muy por debajo de los requerimientos de empleo, una gigantesca deuda social, problemas estructurales de la heterogénea formación socioeconómica del Perú. ¿Qué soluciones se ofrecían entonces? Shock correctivo, urgían los neoliberales economistas de MVLl. Gradualismo y compensación social respondía AFF. FMI Y multilaterales, inversiones multinacionales, apertura, desregulación y privatización generalizada, reclamaba el imperativo neoliberal. Renegociación y ajuste propio, regulación y concertación privada-pública, sugerían los economistas de AFF. Dicho de otro modo, ambos formulaban distintas estructuras macroeconómicas de precios y en consecuencia diferentes
  3. 3. Contexto económico 49 políticas económicas de ajuste. Y en el centro del debate político de la campaña presidencial de 1990 yacía el proble- ma de la deuda externa, técnicamente impagable puesto que el crecimiento de las obligaciones supera al crecimiento económico, tanto en corto como en largo plazo. ¿Quiénes eran los llamados a resolver la crítica situación de la econo- mía peruana? Los bancos, los (empresarios) extranjeros y las agencias internacionales de desarrollo, planteaban los expertos de los gabinetes neoliberales. Una concertación de agentes económicos nacionales, sin perjuicio del concurso internacional, aspiraban los entusiasmados colaboradores de Susana y Alberto Fujimori, los pequeños y medianos empresarios convocados por su vicepresidente San Román, los voluntaristas militantes del protestantismo vernacular de Carlos García y García, el segundo vicepresidente. Liberales en economía pero radicalmente autoritarios en política, los neoliberales miraban hacia Chile del General Pinochet, como ejemplar paradigma mientras que la propuesta de shock quot;á la Mapochoquot; era presentada como el amargo pero quot;necesarioquot; jarabe de la estabilización. AFF y sus colaboradores rechazaban de plano el recetario neoliberal, denunciado como una cirugía sin anestesia en un paciente anémico. Más lejos, fuera del debate electoral, polpotianos y tupacamaristas observaban atentos la delicuescencia del sistema político. Veamos que ocurrió. APERTURA EXTERNA, DES REGULACIÓN y PRIVATIZACIÓN La superación de los desbalances macroeconómicos de fin de la década pasada se hizo mediante un shock recesivo, caracterizado por el violento realineamiento de los precios relativos, denominado como programa de quot;ajuste estructuralquot;.
  4. 4. 50 Gonzalo Garcia Núñez El índice general de precios (IPC) en agosto de 1990 subió a 397% (411 % - Cuanto), pero la principal corrección se hizo en las tarifas de servicios públicos (1,035% y 1,428% según la revista Cuánto). Michel Choussudovsky describe el impacto del shock en algunos bienes y servicios específicos de consumo masivo: el combustible de los sectores sociales más desfavorecidos, el kerosene, subió en 3,100%, la gasolina -la primera vez- en 2,968%, el gas en 2,632% y el pan (1,150%), el fríjol (1,067) y otros bienes de consumo masivo duplicaron el promedio de alza del IPC. Superiores a la media fueron los crecimientos de precios de la papa, harina y leche; cercanos el fideo, el aceite y el arroz; la lata de leche y pollos/huevos subieron en menor proporción pero siempre mayor al 200%. Los salarios reales, prosigue Michel Chossudovsky, disminuyeron en 60% sólo en ése mes y cayeron a la quinta parte de 1974. La tasa de interés real se elevó fuertemente así como el spread (la diferencia entre la tasa activa y pasiva); la tasa de cambio subió fuertemente pero la devaluación creció por debajo del IPC.11 Los efectos del shock y las sucesivas correcciones de precios del programa de ajuste, a lo largo de cuatro años, han creado nuevos problemas semejantes, como dos gotas de agua, a los prolegómenos de la crisis financiera mexicana: creciente déficit en cuenta corriente de la balanza de pagos, causado primero por la apertura externa, y presionado por el recurrente desbalance de comercio externo (importaciones crecen a ritmo mucho mayor que las exportaciones, estancadas en términos reales). Esta crisis fue provocada por un drástico y unilateral desarme arancelario. 11 Economic crisis and structural adjustment in Peru, November, 1990; traducido y editado por Mosca Azul editores.
  5. 5. Contexto económico 51 Gráfico No 2.1 EVOLUCION EXPORT - IMPORT 42/92 Millones de Soles de 1979 1100 1000 900 800 700 600 quot; 500 400 300 200 100 - - - - - - - - -- - - - - - - - - - - - - - -- - - -- -- - - - - - - - -- - - -- - - - - -- - - - -- - - -- -- - - - - - - - - - - o 1 942 1945 1948 1951 1954 1957 1960 1963 1966 1969 1972 1975 1978 1981 1984 1987 1990 años ¡ --exportaciones --D--- importaciones I Pero este déficit se ha agravado, segundo, por el reinicio del pago de la deuda externa -en promedio U$ 1,100 millones anuales- y, tercero, por la absoluta liberalización del mercado de capitales y la desregulación nacional del flujo de los servicios financieros y no financieros.12 Estos déficits son colmados por varias fuentes: La primera y más evidente es el flujo de capital extranjero no público. Desde 1992, de modo similar a las bolsas de México, Brasil y Argentina, este rubro ha crecido explosivamente: los capitales privados provienen de carteras de fondos de pensiones internacionales y otras grandes agencias colocadoras de 12 Jurgen Schuldt, La enfermedad Holandesa y otros virus de la economía peruana, UP, Lima, 20 Octubre 1994, borrador de discusión. El anexo FMI-GRADE ha sido tomado de este ensayo.
  6. 6. 52 Gonzalo Garcia Núñez fondos norteamericanos, atraídos por la gran rentabilidad ofrecida por el diferencial de tasas de interés y la renta fiduciaria en relación con los mercados financieros del norte. En promedio mensual, el flujo es de US$ 150 millones. Una segunda fuente de financiamiento, estimada en US$ 3,163 millones en 1994, es el resultado de la venta del activo público, las principales empresas, puertos, minas, industrias, bancos y participaciones estatales a empresas y consorcios bancarios multinacionales, entre ellas, la flore- ciente compañía telefónica (CPTSA), hoy en propiedad de la empresa Telefónica de España. A esta modalidad de venta de Cuadro No. 2.1 BALANZA DE PAGOS 1991-1994 (U$ millones) 1991 1992 1993 1994 1. Balanza en Cta. CTE. (1248) (1696) (1775) (2252) 1.1 Balanza de Comercio (166) (566) (578) (770) Exportación 3329 3484 3464 3990 Importación (3495) (4051) (4043) (4760) 1.2 Pagos de deuda (1032) (910) (981) (1178) 1.3 Servicios no financieros (452) (668) (657) (780) 1.4 Transferencias 366 448 441 476 2. Balanza de capitales 726 612 1237 3608 2.1 Público 845 475 647 445 2.2 No público (119) 137 590 3163 3. Balanza neta básica (558) (1084) (537) 1356 3.1 Capital corto plazo+err 1089 1576 1037 2008 4. Balanza de pagos 1251 492 500 3364 Reservas internacionales netas 1993 2425 2925 6289 Cta. CTE./ X (38.6) (48.7) (51) (56.4) PBI 25.144 25,639 28,07 32,500 Cta. Cte. / PIB (5.1) (6.6) (6.3) (6.9) Fuente: SCR, Memoria 93, NS-15 de agosto de 1994, Schuldt, p.11.
  7. 7. Contexto económico 53 la propiedad pública se le denomina impropiamente privatización. La otra fuente es el capital apátrida de origen especulativo y, como la del narcotráfico, volátil y errática, siendo de corto plazo pero de gran volumen. La cuarta fuente es el flujo de transferencias -donacio- nes, remesas a familias localmente domiciliadas-. Este ingreso crece significativamente hasta constituirse en un factor permanente del financiamiento externo. Y los préstamos de los organismos multilaterales así como los habituales flujos de cooperación internacional y bilateral. Las RIN subieron y se encajaron en la banca internacional a tasas inferiores a las del mercado interior, llegando al terminar 1994, a más de US$ 6,000 millones, en gran parte prendados como garantía de la ingeniería financiera diseñada por las entidades multi1aterales. Junto al crecimiento del PIB en casi 12% anual, un leve desequilibrio fiscal, el abatimiento de la inflación al 16.4% anual, la revaluación del sol (1.99 el tercer viernes de diciembre 94, mientras que una semana antes oscilaba entre 2.15-2.17 que obliga a una permanente flotación quot;suciaquot; del BCR), el reinicio del servicio de la deuda y las quot;privatizacionesquot;, el elevado saldo de las RIN y el fuerte superávit de balanza de pagos en 1994, forman parte de los resultados del programa desinflacionario. Los precios relati- vos tienden a converger hacia abajo, el coeficiente de precios de bienes del mercado interior vis-a-vis los exportables muestra una sensible orientación hacia adentro, quiere decir sancionando la exportación, y la economía sale de la recesión, muy acentuada por la fuerte restricción monetaria del inicio del programa, expandiendo sectores primarios beneficiarios de una renta diferencial potencial. El punto negro dentro de la lógica propia al modelo, empero, es el déficit en cuenta corriente provocado por el estancamiento de las exportaciones, industriales y agrícolas. Oscar Dancourt, economista de la PUC, sugiere la existencia de un círculo
  8. 8. 54 Gonzalo Garcia Núñez perverso debido al influjo masivo de capitales. Al incre- mentarse la oferta de dólares, el tipo de cambio tiende a retrasarse, encarece los costos de la producción exportable, cae el ingreso de las exportaciones, los agentes empresariales abandonan la actividad puesto que los costos en soles suben y los ingresos en soles bajan, las exportaciones decrecen en volumen o no crecen en proporción relativa, y al mantenerse la depresión de la industria y de los otros sectores demandantes y consumidores de divisas, la tasa de cambio sigue estando aún mas retrasada que al inicio. Este retraso se sostiene por una permanente intervención del BCR para evitar fuertes revaluaciones. Sin duda esta política favorece la compra de dólares baratos al quot;Estado endeudadoquot;, en la feliz formulación de Oscar Ugarteche, con soles creados desde el BCR. Y, por lo tanto, asegura el pago de las obligaciones de la deuda externa a los acreedores externos. Otro elemento observable es la extrema presión tributaria. La reforma fiscal ha creado una tensión recesiva puesto que los agentes deben sostener una elevada imposición directa e indirecta, precios públicos elevados, y financiar sus actividades con tasas de interés muy superiores a las internacionales. Fragilidad del cash flow y una muy alta selectividad de la inversión son las consecuencias de tal política. Y del lado estatal, sensu contrario, la disponibilidad de recursos para constituir contrapartes al gasto programado. Presión tributaria y tasa de cambio retrasada son dos instrumentos de reinserción financiera del Estado a la frágil ortodoxia multilateral. Hay otros problemas, la verdadera quot;zona de penumbraquot; del programa desinflacionario, como son: la fuerte caída microeconómica del empleo, los sueldos y salarios, los ingresos de los independientes, las utilidades de las pequeñas y medianas empresas, la quiebra de numerosas entidades de intermediación financiera, así como la reducción de la participación del trabajo en la formación del
  9. 9. Contexto económico 55 ingreso y, en general, la aceleración del crecimiento de la pobreza absoluta. Como se verá más adelante, la concentra- ción del ingreso provocada por el programa económico acentúa la exclusión y diferenciación. Ésta se advierte, espe- cialmente entre el Sector Rural Andino y el resto de la población del país. A ellos no percolan los reboses de la aparente prosperidad ganada con el boom de la bolsa de valores y los jugosos spreads de los intermediarios financie- ros. De ahí que, en lo político, los ideólogos gubernamentales postulen la necesidad de un gobierno quot;fuertequot; y conservador, el control autoritario de los desequilibrios sociales y políticos inherentes al programa de estabilización, y reformas neoliberales. Pero el principal reto estrictamente económico del programa sigue siendo la brecha externa. Proyecciones quinquenales aseguran que, ceteris paribus, el déficit anual promedio de la balanza en cuenta corriente entre 1998-2000 será superior a US$ 4,400 millones. Agotada la fase elemental de las quot;privatizacionesquot; (in- clusive ya se vende las empresas a plazos y con papeles de la deuda del mercado secundario reconocidos por su valor nominal) y de mantenerse la presión de la deuda, admitiendo un fuerte crecimiento de los capitales de largo plazo, la balanza de pagos sería deficitaria iniciándose la etapa de la quema de reservas para financiar dicha brecha. Dicho de otro modo, el balance externo quedaría a merced del indeseable soporte del narcodólar o de una costosa apreciación del tipo de cambio. O de un fuerte aumento del quantum de las exportaciones, sus precios, ganancias y rentas diferenciales. Para lograr este último efecto es indispensable atraer la inversión con altas expectativas de lucro compensatorias del alto grado de riesgo. De allí la desregulación de la inversión extranjera, preconizada e implementada por la política económica y el fortalecimiento, especialmente en el marco institucional, de las garantías para la ejecución de los proyectos de inversión
  10. 10. 56 Gonzalo Garcia Núñez directa extranjera. Uno de los efectos complementarios de esta desregulación proviene de la localización de la inversión en recursos naturales. Ésta tiene pocos eslabonamientos con el mercado interior y genera pocos puestos de trabajo. Agudiza el proceso de diferenciación entre los sectores modernos y los otros, expulsa aún más gente de la PEA cuando gana productividad y no incorpora excedentes estructurales de los pisos primarios. Compensatoriamente, esta inversión podría generar los recursos financieros para paliar el déficit en cuenta corriente. Sin embargo, queda la duda de si un acontecimiento similar a la guerra de Chiapas en México puede desbaratar este frágil equilibrio financiero. El programa requiere, last but not least, un régimen político. Debe facilitar la (re) instalación de un modo de acumulación primario-exportador de nueva cara, administrar los gigantescos bolsones de pobreza del medio rural andino y el urbano informal, ejercer la autoridad para contener las demandas sociales. Y, lo que evoca una cuestión extremadamente sensible y peligrosa, tratar al narcotráfico como parte de sus automatismos internos. Este es el sistema político que adopta la forma de una democracia delegativa (O' Donnell), el fujimorismo. En otras experiencias latinoamericanas, una política semejante fue soportada por el inmenso desgaste del PRI, al borde la implosión, en México; la dictadura sangrienta del pinochetismo en Chile; el quot;caracazoquot; y el enjuiciamiento de Carlos A. Pérez, la vigente crisis venezolana, y hasta complejas formas de consenso social como las que arbitra Carlos Menem en Buenos Aires. Pero, también es posible mirarse en la propia historia peruana. Toutes proportions gardées, el quot;fujimorismoquot; recuerda al odriísmo, el período de la dictadura de Manuel Odría (1948-1956) y, hacia atrás, al oncenio leguiísta de los años 20. Los recorre un espíritu de familia: la fobia antisindical, la desinstitucionalización y el rechazo de los partidos políticos, la represión selectiva, la
  11. 11. Contexto económico 57 popularidad asistencialista del caudillo, incluyendo las inauguraciones de colegios fiscales. ¿Quiénes resultan ser los favorecidos de estas pros- pectivas, si llegaran a completarse? De una parte el reconstituido y poderoso cartel bancario-financiero; los be- neficiarios de la apertura externa irrestricta como las casas importadoras; los proveedores de grandes servicios no transables e indispensables para la inversión extranjera (i.e. construcción) y los gestionarios de la administración de este quot;nuevo ordenquot;. Pero, en medio de la fragilidad de un programa como el descrito, siempre serán menos los ganadores que los desfavorecidos y excluidos. Estos últimos se guarecen del arsenal de este renovado darwinismo en el sector informal urbano y en el medio rural andino. Por eso, este modelo, pese a sus pretensiones modernizantes, se inscribe en la mejor tradición de las políticas económicas ortodoxas presentes desde inicios de siglo. LA DINÁMICA DEL (SUB) DESARROLLO Una interpretación macroeconómica del crecimiento de la economía peruana debe absolver, por lo menos, tres interrogante s formuladas desde el cuadrante moderno y su dinámica temporal: a) ¿Cuáles son los ciclos y la tendencia de crecimiento que vienen del pasado? ¿Son tendencias recurrentes capaces de explicar el futuro? b) ¿Qué factores, en el sentido de Cobb-Douglas, motorizan el crecimiento? ¿Qué significa el residuo a la Solow, no necesariamente explícito en una economía que Félix Jiménez (1984) denomina no-neoclásica? c) ¿Qué sectores, en el sentido transversal (cross-country) de Chenery, son los dinámicos?
  12. 12. 58 Gonzalo Garcia Núñez Un elemento complementario es el examen de las ten- dencias e inflexiones de los precios de los factores para determinar la orientación de la política económica. Con estos elementos ubicados dentro la amplitud y los períodos del ciclo, será posible distinguir los económicos y los políticos. Este contexto definido conviene, en un segundo momento, indagar por las tendencias del futuro inmediato (2000), en particular la posibilidad de superar dos restricciones fundamentales de la economía peruana, ambas provenientes del sector externo: el déficit en cuenta corriente y el servicio del endeudamiento externo. La evolución del PBI La tendencia de la serie 1950-1989 del PBI se ajusta mejor una función cuadrática de la forma: 13 Y = 0.9273 + 0.1584t - 0.0009t2 I Derivando la expresión se encuentra que la tasa de crecimiento resulta de: o Y = 0.1584 - (2*0.0009)t 13 B. Seminario, op. cit. El razonamiento se explica, las cuentas nacionales recién comienzan años antes de 1950 y la hiperinflación de 1989 cierra un gran ciclo secular que intuitivamente puede asimilarse a una fase ascendente de tipo Kondratieff.
  13. 13. Contexto económico 59 Dicho con optimismo estadístico, paradójicamente, todo tiempo pasado fue mejor. Ante la duda, hemos representado la serie del PBI (1942-1994) en sucesivos ejercicios, calculada con medias móviles, regresionada en varios estilos, y recalculada con índices para despejar esta temible ecuación. La respuesta no deja asomo a la duda: si hacemos variar t, visto desde el pasado, el futuro solamente puede ser peor 14. Pero el crecimiento económico no es una autopista exenta de fluctuaciones, fases expansivas y recesivas, expre Gráfico No.2.2 EVOLUCiÓN DEL PBI, 1942-1991* 4,500 4,000 3,500 3,000 2,500 2,000 1,500 1,000 500 - 1942 1946 1950 1954 1958 1962 1966 1970 1974 1978 1982 1986 1990 . Ejercicio de Bruno Seminario-CIUP 14 A precios constantes de 1979. El período 1942-1945 ha sido reconstruido por Bruno Seminario y César Bouillon y los tres últimos años han sido calculados con los tasas de crecimiento del PBI informadas por el INEI en su compendio estadístico. Al respecto, de estos autores, Veáse : Ciclos y tendencias en la economía peruana, 1950/1989, Cuadernos de investigación, CIUP, 1992. Hay otros trabajos de igual importancia: Jiménez (1994), Ferrari (1993), Dancourt (1994), Roca (1989), Schuldt, Herrera, Távara, Iguiñiz y González de Olarte (1993).
  14. 14. 60 Gonzalo Garcia Núñez sión de una dialéctica de fuerzas, políticas, sociales e institucionales. Aunque el balance es negativo para todos, unos pierden más y otros ganan menos. Veamos la trayectoria del ciclo económico. Este segundo medio siglo muestra un gran momento de inflexión. Es el año 1970. Es un punto-nodo, inicio del quot;tiempo de crisisquot; del sistema de regulación primario exportadora, tiempo de crisis que se cierra en 1975, para abrirse nuevamente en quot;dueloquot;, a partir de 1976, bajo la regulación del ciclo, esta vez, del capital financiero. Después de 1976 y hasta 1992, el crecimiento económico ha sido negativo o nulo, en promedio y balance, extremadamente fluctuante y declinante. A partir de este último año, la economía reanima su crecimiento en un modelo de modernización primario-financiera. a. El primer período largo (1942-1968) se subdivide en 2 cortos: Uno de hegemonía primario-exportadora entre 1942, crisis de 1958, y cierre de 1959, y otro, una segunda etapa de pugna entre la fracción productiva y la primaria, con el inicio de la fase sustitutiva de importaciones fáciles, en 1960, hasta la crisis de 1968 y cierre en 1969. Durante el gran período 1942-1968, como tendencia general, la economía esta orientada hacia el exterior, produce materias primas en una cierta y hoy derogada división internacional del trabajo; es una economía abierta, sin grandes industrias, hay bajos aranceles y libre movimiento de capitales, utilidades y transferencias; el precio (macroeconómico) fundamental es la tasa de cambio; la fracción dominante de las capas propietarias es extranjera, exportadora y compradora, está aliada a los latifundistas, gamonales, mayordomos y otros intermediarios. Los campesinos costeños y las clases medias urbanas, los obreros de los enclaves y los intelectuales universitarios, la fracción industrialista del na
  15. 15. Contexto económico 61 ciente empresariado luchan por una alternativa de cam- bio, una como opción quot;revolucionariaquot; y la otra, quot;reformistaquot;. El ciclo económico tiene, en promedio, una amplitud de 7 años. b. Quebrar esta hegemonía, tiempo de ruptura, fue lanzar un nuevo sistema de regulación a partir de 1970 (en realidad, 1969) mediante una extraña alianza de milita- res con civiles, burgueses industriales del CAEM y empresarios militares, políticos provenientes de la quot;re- volución y de la reformaquot;. No están, salvo el PCP, militantes de ninguno de los partidos políticos históri- cos: reformas de la propiedad, el uso y usufructo de los factores, productos y excedentes fueron indispensables para intentar modificar el curso del ciclo y la acumula- ción de capital. La primera fase del gobierno militar, Juan Velasco Alvarado, expropia la tierra a los latifundistas, los servicios públicos y los bancos a propietarios nacionales y extranjeros, cogestiona los sectores productivos con sus trabajadores y se endeuda en el mercado internacional de capitales para lanzar grandes proyectos de infraestructura física y energética, bélica y social. Controla los precios básicos-tasa de cambio, precios públicos, salarios, intermedia las utilidades, aranceles e impuestos, y regula la interrelación entre ellos para asignar los recursos hacia la industria, la producción y la construcción. El crecimiento llega a su punto más alto en 1976. Y también el conflicto político, al rojo vivo, cuando el Estado cooperativiza y sectorializa los medios de comunicación e impulsa la propiedad social. El proceso se trunca por la crisis de pagos de 1976, luego que, en menos de 14 meses, las importaciones casi duplican el monto del período anterior. Trabajo de duelo.
  16. 16. 62 Gonzalo García Núñez c. El segundo gran ciclo de 1976-1990 está marcado por fuertes oscilaciones de alta correlación estadística entre el PBI global y el PBI industrial. Y entre el nivel de reservas y el servicio de la deuda externa. La amplitud de las fluctuaciones aumenta, la amplitud de la fase de inflexión también y el período reactivador se acorta. Crece la voluntad regulatoria de la política económica cuya instrumentación, a menudo, es pro cíclica. Los gobiernos acuerdan sucesivas cartas de intención con el FMI y los organismos multilaterales desde 1976 y los gobernantes deben alejarse de sus alianzas sociales. La inflación queda instalada. En 1984 estalla la crisis de la deuda. En 1985 se ingresa a la cesación de pagos y un ciclo expansivo sin financiamiento. Éste se trunca en 1988. Brota la hiperinflación. El tiempo es nuevamente de crisis. Ciclos económicos-políticos Para relacionar los espacios de la economía y la política en sucesivos gobiernos se periodiza el ciclo largo desde 1942. (Gráficos N° 2.3 al N° 2.15) ¿Existe relación entre ciclo económico y política? Sí. Veamos: el primer gobierno de Manuel Prado vive el boom generado por la II guerra entre 1943-1945, con una expansión de la demanda externa que le permite completar su período presidencial. José Luis Bustamante ingresa al gobierno al terminar la II guerra, el PBI llega a su cima en 1947, inflexiona y cae en la crisis de 1948. Junto con la economía cae el gobierno, empujado por un golpe devaluatorio (en términos económicos, por cierto). Odría recibe el impacto positivo de un hecho francamente negativo, la guerra de Corea; las materias primas mantienen su precio y el Estado librecambista, nacido de un golpe, se
  17. 17. Contexto económico 63 fortalece y expande el gasto público, construyendo locales, aulas y distribuyendo máquinas de coser en las incipientes formaciones urbanas de Lima. Termina la guerra. Completa su período. Prado vive un segundo mandato (1956-1962) de modo distinto al primero, puesto que en 1957 se produce una inflexión y crisis. Devaluación. Uno de sus principales opositores, Pedro Beltrán, el economista librecambista de los años 50, hacendado y propietario del diario La Prensa, asume la conducción económica. Y el APRA, conviviente entonces, silencia su oposición al régimen. El gobierno gana un segundo aire hasta convocar a elecciones en 1962. Triunfa el PAP, golpe en 1962 e interregno castrense hasta nuevas elecciones en 1963, devaluación en 1967 y Fernando Belaúnde Terry, populista, es extraído de la casa presidencial y enviado al extranjero en 1968. Ascenso, inflexión en 1976, caída y de nuevo, el ciclo de cambios políticos producidos por el ciclo de siete años. El segundo gobierno de FBT, neoliberal, tiene una crisis de balanza de pagos en 1983, pierde elecciones municipales de ese año y AP es aplastado en las presidenciales de 1985. Gana el PAP pero Alan Pérez no tiene mejor suerte. Ascenso hasta 1987, derrumbe en 1989. AFF tiene otra modalidad: dos años de marcada inflexión y conduce su propio auto golpe en 1992; a partir de 1993, el PBI recupera los niveles de 1978. Como veremos adelante, no sólo cambia la tendencia del ciclo; nos enfrentamos también a un cambio de modo de regulación que devuelve la economía a condiciones similares a las de comienzo de siglo. Provisoriamente se concluye que la condición de viabilidad del sistema político está íntimamente ligada a las posibilidades de estabilizar y regular el ciclo, sus fluctuaciones y tendencias. Una comparación del comportamiento del PBI en cada uno de los gobiernos (periodizado) descubre que la suerte política depende de su capacidad de regulación del ciclo. No hay milagros.
  18. 18. Contexto económico 69 Los agotados motores del crecimiento Hay diversos modelos explicativos de la crisis del crecimiento. En casi todos los casos importa la fracción movilizable del excedente destinada a la ampliación de la base productiva. ¿Cómo vincular ambas variables? Asumamos un esquema admitido: La ecuación de Harrod- Domar. Ésta explica que el crecimiento del Producto potencial g es función del coeficiente de inversión s (s= K/Y), y de la calidad de la misma, medida por el ratio de productividad media del capital técnico, neto de depreciaciones (8= Tasa de depreciación). Si esto es así, entonces se puede escribir: Yp = g = f (s, c, 8) El (de) crecimiento se explicaría por dos factores fundamentales: aumento de la (des)inversión (s), y/o mayor productividad o (in)eficacia marginal de la inversión, varia- ciones de cantidad y calidad o un efecto combinado. La tasa de inversión (s) Hemos representado, en primer lugar, el ciclo de largo plazo de la inversión en monto y el respectivo coeficiente como cuota del PBI: La serie muestra que desde 1942 hasta 1994 se han lanzado 8 ciclos de inversión, de 5 años de amplitud promedio. Estos corresponden, curiosamente, a los 7 períodos cíclicos, y en promedio, el ratio es 22% del PBI. También se puede subdividir la serie en dos grandes fases, antes y después de 1970. Cada fase puede tener un nombre evocativo de la era quot;cortaquot; de inversión expansiva: Cobre de Toquepala (los 50), Anchoveta (los 60), Ensambladores (los 65), petróleo de Trompeteros (los 70), electricidad de Charcani
  19. 19. Contexto económico 71 (los 75), la carretera Marginal (80), el tren eléctrico de Lima (85). Otro modo de examinar la serie es por defecto, la recurrente caída (cíclica) de la tasa de inversión y, a partir de la crisis de la deuda peruana (1984), la pugna con los organismos multilaterales hasta el inicio de la desinversión estatal en 1992. Hay también períodos acentuados de abatimiento de la tasa de acumulación. Por lo general, preceden los golpes de Estado y los cambios políticos mayores: 1946/48, 1953-54, 1957-62, 1966-68, 1974/78, 1990-84, 1987/89, Y uno, excepcional, de desinversión inaugurado con la realización del patrimonio estatal para constituir reservas financieras destinadas a reiniciar el pago de la deuda externa. Es posible concluir entonces, aún de modo provisorio que el abatimiento de la tasa de acumulación rebota en la caída del Producto. Eficacia (calidad) de la inversión En segundo lugar, se puede graficar el coeficiente del producto medio del capital (l / c=Y/K) en el mismo período para seguir el comportamiento de la eficacia de la inversión. Este ratio crece hasta 1970 y decrece en el segundo período del ciclo largo. Primero, ¿por qué se crece? ¿Cantidad o calidad? ¿Cuáles serían las causas, si las hay, del declive de la productividad de la inversión? ¿Menor uso de la capacidad instalada? ¿Menor composición orgánica de capital que significa menor tecnicidad en las nuevas inversiones? ¿Obsolescencia? Asignación a ramas o sectores declinantes de menor eficacia marginal, por lo tanto ¿errores de alocación? Para destilar las causas fuertes de esta caída, cabe formalizar estos elementos asumiendo que si : o El coeficiente de producto medio de capital c:
  20. 20. 72 Gonzalo Garcia Núñez l/c = Yp / K para Yp= Producto potencial, entonces: Yp = c * K o El uso de la capacidad instalada: U=Y/Y p El Producto potencial Y se calcula y compara con el producto real. Ambas series no se distancian hasta 1970.A partir de entonces, habría otros factores explicativos. ¿Cuáles son los causantes de las diferencias entre los valores teóricos y los reales? Apoyado en una función Cobb-Douglas de progreso técnico incorporado de la forma convencional: Y = K a . L (1 - a) al diferenciar la función: dY/dt = ex * dK/dt + (1 - ex) dL/dt + R el crecimiento del producto es función de tres efectos, capital, PEA y residual. Bruno Seminario estima, en promedio, que el crecimiento de la PEA explica como mínimo 1.5 y como máximo 1.9 puntos del crecimiento del PBI y la eficacia del capital cuenta por 1.4 a 1.9. 15 El período 1980-1989 donde el DPBI=0, el residual es negativo en 3.3. Y, en el período largo 1974-1989, el residuo llega a (2.5) cifra negativa. En valor absoluto éste es superior 15 Bruno Seminario, op. cit.
  21. 21. Contexto económico 73 al efecto de crecimiento de la PEA y el Capital. En suma, que factores exógenos explican el decrecimiento de la eficacia de la inversión, causas que van desde la regresividad tecnológica, la carencia de innovaciones, las obligaciones que provienen desde el peso de la deuda hasta la obsolescencia institucional del sistema de inversión o simplemente, como se evocó antes, el conjunto de elementos propios al cambio de modo de regulación. Es posible suponer también que la función Cobb-Douglas no explique suficientemente, por razones teóricas que no detallaremos aquí, el crecimiento de la economía. Las actividades dinámicas Seminario rearma el esquema de Chenery. Siguiendo a Fischer, Chenery descompone la economía en tres activida- des (sectores): primarias, secundarias y terciarias. Mediante un examen de amplio espectro de los países en tránsito al desarrollo -cross country- estudia las correlaciones entre la estructura de la producción y la evolución del Producto. El propósito es distinguir, sectorialmente, las actividades diná- micas y las estagnantes. En un ejercicio aplicado a la econo- mía peruana, el sector primario cae, mientras que la industria y los servicios crecen tendencialmente en el largo plazo. Cada bloque tiene un ciclo específico. Ello confirma la ruptura de 1970, el paso de un estilo primario-exportador hacia un modelo de industrialización fundado en industrias básicas y defensa del mercado interior. Luego, también se confirma la pérdida de velocidad del modelo industrializador afectado por una severa restricción externa. Por último, si bien el rol de los servicios requiere una ventilación especial puesto que en el mismo se cobijan desde los modernos servicios bancarios, financieros y computacionales hasta las
  22. 22. Contexto económico 75 Contrario sensu, la racionalización de la industria y la creación de complejos empresariales de la industria básica fueron los instrumentos nodales de salida de la crisis agro- minero exportadora y sus causantes. Prueba evidente de la independencia de las políticas y sus instrumentos, en este caso de las empresas públicas, es la apreciable cotización de las mejores de ellas en la subasta organizada por la COPRI para entregarlas a inversionistas, casi en su totalidad extranjeros. Balance macroeconómico La evolución del balance macroeconómico se puede advertir en la relación entre la demanda y la oferta agregadas. Como se observa en las series de largo plazo, la dinámica del Producto está cercanamente vinculada a la evolución del mercado interior desde hace 30 años. La reciente apertura Gráfico N2 2.16 PRIMARIO - SECUNDARIO - TERCIARIO Participación en el producto 1.00 0.90 0.80 0.70 0.60 0.50 0.40 0.30 0.20 0.10 0.00 1950 1954 1958 1962 1966 1970 1974 1978 1982 1986 Años PRIMARIO . SECUNDARIO TERCIARIO
  23. 23. 76 Gonzalo García Núñez externa no ha modificado de manera sustantiva el peso de la demanda interna, dónde la dinámica del consumo total radi- ca, sobre todo en el gasto del gobierno, y a su vez, el crecimiento de la demanda se hace, tendencialmente, prefi- riendo el consumo a la acumulación. En suma, la liberaliza- ción y desregulación han sustituido el uso de factores dispo- nibles en el mercado interno por recursos externos, han transferido mercancías, rentas e ingresos de manera desigual hacia tenedores foráneos; trasladado la propiedad del patrimonio estatal hacia afuera y disminuido el consumo privado promedio sin contraparte. No hay ganancias en nuestra relación con el exterior, ni del comercio de mercancías ni de saldos financieros. Los efectos ingreso de estas políticas no se han hecho esperar. Existe una feroz regresión y escisión de la estructura de ingresos como se observa en los indicadores de la distribución funcional y territorial del ingreso nacional. y el fuerte crecimiento sectorial en un contexto regresivo del ingreso revela, sin ninguna duda, la extrema concentración del mismo. Dicho de otro modo, este resultado desnuda hasta el hueso el carácter del modelo neoliberal que crece enriqueciendo, en un polo, a pocos, y empobreciendo, excluyendo y desempleando a muchos peruanos

×