Argentina

1,202 views

Published on

ARGENTINA

Published in: Economy & Finance, Business
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
1,202
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
4
Actions
Shares
0
Downloads
0
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Argentina

  1. 1. ARGENTINA, CONTRACCIÓN MONETARIA Y COLOMBIA César Ferrari, Ph.D. Director, Maestría en Economía, Pontificia Universidad Javeriana El deterioro de la gravísima situación en la Argentina continúa. El miércoles 26, violentas manifestaciones contra el Gobierno terminaron con un saldo de dos muertos. El acuerdo con el FMI, con el cual el Gobierno espera superar la grave situación, no acaba de concretarse. Mientras tanto, entre el primer trimestre del 2002 y el del 2001, el PIB argentino cayó 16%, una enormidad; los analistas estiman que continuará cayendo y, con ello, el empleo. El Gobierno tambalea. Ese comportamiento no es una casualidad y se explica en gran medida por la dramática caída en los medios de pago (M3) a disposición de los argentinos como consecuencia del llamado “corralito financiero,” vigente desde diciembre de 2001. Tal “corralito” congeló los depósitos en poder de los bancos y, por lo tanto, una parte considerable de M3. Cifras oficiales sobre la evolución de dicho agregado no se conocen. Desde diciembre el Banco Central Argentino dejó de publicarlas. Pero un estimado elaborado a partir de la información de que los argentinos lograron retirar la mitad de su depósitos de los bancos, que en diciembre representaba 89% del total de M3, permite concluir que hasta junio del 2002 dicho agregado monetario se redujo en términos efectivos en 44%. Sin embargo, en el año transcurrido hasta mayo de 2002, la base monetaria del Banco Central de la Argentina se expandió 60%; entre diciembre de 2001 y mayo de 2002 el crecimiento fue de 73.4%. La razón de esa expansión es clara. A pesar de haber reducido sus reservas en dólares, la devaluación cambiaria de 260% entre mayo y enero del 2002, generó un incremento significativo en el valor en pesos de los activos externos del Banco Central y, por lo tanto, en la base monetaria. De paso, en el contexto de dicha recesión, causó una inflación de 23% (mayo 2001 – mayo 2002) al elevar los precios de los bienes transables internacionalmente mientras que los de los no transables (servicios) tienden a reducirse por la recesión. ¿Cómo se compatibiliza una expansión de la base con una reducción de M3? En Argentina, la base monetaria creció por efecto de la devaluación cambiaria; la contracción de los agregados monetarios totales se produjo por la reducción del multiplicador monetario. Base por multiplicador es igual a M3. El multiplicador se define por una combinación entre la preferencia por la liquidez (circulante respecto a depósitos en los bancos) y el encaje efectivo (depósitos de los bancos en el Banco Central respecto a los depósitos del público en los bancos). Al no poder retirar sus depósitos, el público argentino mantiene como circulante cualquier activo monetario que llega a sus manos, elevando su preferencia por la liquidez casi al infinito. A su vez, el encaje se elevó casi al 100% por causa del “corralito,” que resulta equivalente a que los congelados depósitos del público estén encajados en el Banco Central. Como consecuencia, el multiplicador se redujo prácticamente a la unidad, significando una enorme reducción respecto a su valor previo.
  2. 2. El comportamiento de la economía argentina y su disparatada política económica es un ejemplo de lo mal que puede gestionarse una economía. Primero, congelaron la tasa de cambio (durante más de diez años), la llamada “convertibilidad,” para favorecer a los que tenían acceso al endeudamiento en dólares perjudicando la competitividad de la producción nacional, y, luego, congelaron los depósitos bancarios (no se sabe por cuanto tiempo), el mencionado “corralito financiero,” para proteger a los bancos derrumbando los medios y la cadena de pagos. La enseñanza que deja la reciente historia monetaria Argentina debe ser aprendida y no debe repetirse. Es un sueño imposible esperar que la producción argentina y colombiana crezcan en medio de una reducción sistemática de sus respectivos medios de pago o de su competitividad. En Colombia, a pesar de que las estadísticas muestran claramente que en los últimos tiempos el M3 se redujo notablemente, algunos pocos insisten en describir la experiencia colombiana reciente como una “política monetaria generosamente expansiva” porque la base monetaria creció significativamente. La base se expandió por efecto de la compra de divisas por parte del Banco de la República. Pero el impuesto del 3 por mil hizo que el público aumentara el circulante frente a sus depósitos y, con ello, el multiplicador. Aumentó más aún porque la recesión indujo a los colombianos a reducir sus depósitos (ahorros) para mantener sus niveles de consumo. Esperemos que el Banco de la República mude su cartilla de tal manera que, guardando una mayor consideración por el multiplicador monetario, el crecimiento de los agregados monetarios, su relación con el crecimiento del PIB y la competitividad derivada de la tasa de cambio, permita una expansión de la demanda y la inversión que se traduzcan en crecimiento económico y generación de empleo en beneficio de todos los colombianos. ¿Será que la experiencia argentina reciente puede explicar mejor lo que las estadísticas colombianas no consiguen?

×