13 03 frazer, james george la rama dorada www.gftaognosticaespiritual.org

2,168 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
2,168
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
33
Actions
Shares
0
Downloads
28
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

13 03 frazer, james george la rama dorada www.gftaognosticaespiritual.org

  1. 1. 1 LA RAMA DORADA JAMES GEORGE FRAZER LA RAMA DORADA Sir JAMES GEORGE FRAZER Magia y religiónTraducción deELIZABETH Y TADEO I. CAMPUZANOFONDO DE CULTURA ECONÓMICAMÉXICO MADRID BUENOS AIRESPrimera edición en inglés (2 Vols.), 1890Edición monumental en inglés (12 Vols.), 1907-1914Edición en inglés abreviada por el autor, 1922Primera edición en español (de la inglesa abreviada), 1944Segunda edición. 1951Primera reimpresión, 1956Segunda reimpresión, 1961Tercera reimpresión, 1965Cuarta reimpresión, 1969Quinta reimpresión, 1975Sexta reimpresión, 1979Séptima reimpresión, 1980Octava reimpresión, 1981 1
  2. 2. 2 LA RAMA DORADA JAMES GEORGE FRAZER Título original: The Golden Bough © 1922 The Macmillan Company, Nueva York D. R. © 1944 Fondo de Cultura Económica Av. de la Universidad 975, México 12, D. F. EDICIONES F.C.E. ESPAÑA, S. A. Vía de los Poblados, s/n. Edif. Indubuilding. 4. Madrid-33 I.S.B.N.: 84-375-0194-6 Depósito legal: M. 3.463-1981 Impreso en España Longior undecimi nobis decimique libelli Artatus labor est et breve rasit opus. Plura legant vacui. MARCIAL, S. XIIAL LECTOR SIR James George Frazer, autor de esta obra, y Lady Lilly Frazer, su esposa,nos demostraron vivo interés hace ya años por que se publicara la traducción españolade La rama dorada en un volumen; los años han transcurrido, ellos fallecieron y nohan visto realizado su deseo. Ya hecha la traducción y desalentados por lasdificultades de orden mundial, además de las peculiares a esta clase de obras, noscomunicaron desde Londres hace unos meses que la editorial Fondo de CulturaEconómica, cíe México, deseaba publicar este libro de trascendental importancia. En el Fondo de Cultura Económica, en su director Lic. Daniel Cosio Villegas,y en el personal a sus órdenes, hemos encontrado la más fina voluntad y el mayorinterés por presentar al lector americano de habla española La rama dorada, dondepuede verse el desfile, en exposición del folklore universal, ordenada por la mentegenial del autor, de la humanidad caminando tortuosa y dramáticamente a tientashacia el progreso, desde las tinieblas primitivas hacia la luz. Rogamos al lector nos comunique los errores y defectos imputables a laversión, los que tendremos en cuenta para el futuro, y también le agradeceríamos que se 2
  3. 3. 3 LA RAMA DORADA JAMES GEORGE FRAZERtornara la molestia de enviarnos cuantos datos crea útiles respecto a costumbres yfolklore general de su país, pues con tan valiosa colaboración podríamos continuar ensucesivas ediciones las ideas directrices del autor de La rama dorada. Hacemos público desde aquí nuestro agradecimiento sincero a nuestrosamigos el Dr. Manuel Márquez Carracedo y el Lic. Julián Calvo Blanco, por su ayudafraternal. ELIZABETH Y TADEO I. CAPMUSANO 24 de junio de 1943. 3
  4. 4. 4 LA RAMA DORADA JAMES GEORGE FRAZER PREFACIO La primera aspiración de este libro era explicar la ley que regulaba lasucesión en el sacerdocio de Diana en Aricia. Cuando me propuse resolver el problema,hace más de treinta años, supuse que podría presentar con brevedad la solución, maspronto encontré que para interpretarla como probable y hasta inteligible era necesariodiscutir otras varias cuestiones generales, de las cuales algunas apenas si habían sidoexplanadas antes. En ediciones sucesivas, la discusión de estos temas y ¡os relacionadoscon ellos han ocupado cada vez más espacio; la investigación ha derivado por distintasdirecciones, al punto que los dos volúmenes de la obra original se han aumentado adoce. Al mismo tiempo se me ha expresado el deseo de que el libro fuese publicado enforma más resumida. Este compendio es un intento hecho para satisfacer ese deseo yfacilitar de este modo la obra a un círculo más extenso de lectores. Aunque el volumendel libro ha sido muy reducido, he procurado retener las ideas directrices junto a unnúmero suficiente de ejemplos para ilustrarlas con claridad. El lenguaje del original se haconservado en su mayor parte, aunque acá y acullá he condensado algún tanto laexposición. Con objeto de conservar del texto lo más posible, sacrifiqué todas las notasy, con ellas, las referencias exactas de las autoridades. Los lectores que deseen indagarla fuente de cualquier afirmación deben consultar la obra grande, que está plenamentedocumentada y provista de una bibliografía completa. En el resumen no he añadido material nuevo ni he alterado los conceptos queexpresé en la última edición, pues la evidencia que mientras tanto haya llegado a miconocimiento ha servido, casi siempre, para confirmar mis conclusiones anteriores o paraproveer de nuevos ejemplos las leyes ya dadas. Así, en la cuestión crucial de lacostumbre de condenar a muerte a los reyes, ya al término de un plazo fijado o cuandosu salud o energías empiezan a decaer, el núcleo de ejemplos que señalan la persistenciatan extendida de la usanza se ha aumentado considerablemente en el intervalo.Encontramos un caso sorprendente de monarquía limitada de esta clase en el poderosoreino medieval de los tazares, en la Rusia meridional, donde los reyes eran condenados amuerte a la terminación .de un plazo determinado o cuando alguna calamidad pública,como sequía, carestía o derrota en la guerra, indicaba una quiebra de sus poderesnaturales. La evidencia del regicidio sistemático entre los kazares, deducida de los relatosde antiguos viajeros árabes, ha sido expuesta por mí en otro lugar.1 También África nosha dado diversos ejemplos nuevos de una práctica similar de regicidio, y de entre ellos elmás notable, quizá, es la costumbre observada en Bunyoro en tiempos pasados, deescoger un rey de burlas de clan especial, cada año, en el que suponían encarnaba elrey difunto y que cohabitaba con sus viudas en su templo-tumba; después de reinaruna semana, era estrangulado. 2 La costumbre presenta un paralelo estrecho con elantiguo festival babilónico de Sacaea, en el que vestían con el ropaje real a un rey deburlas, le dejaban gozar de las concubinas del verdadero rey y, después de reinar cincodías, le desnudaban, azotaban y mataban. Este festival, a su vez, ha recibido no hace1 J. G. Fra zer, "The Ki lling of the Khazar Kin gs", Folk -lore xxviii (1917), pp. 382-4072 Rev. J. Roscoe, The Soul of Central Africa (Londres, 1922), p. 200. Cf. J. G. Frazer, "The Mackie Ethnological Expedition to Central África",Man, xx (1920), p. 181. 4
  5. 5. 5 LA RAMA DORADA JAMES GEORGE FRAZERmucho confirmación de algunas inscripciones asirias 3 que creemos ratifican lainterpretación del festival que he dado anteriormente como una celebración de AñoNuevo y origen del festival judaico del Purim. 4 Otros paralelos recientementedescubiertos de los reyes sacerdotales de Árida son los sacerdotes y reyes africanosa quienes se acostumbraba matar al final de dos o de siete años, estando el rey o elsacerdote durante ese término expuesto a ser atacado y muerto por un hombrefuerte, que por ello le sucedía en el sacerdocio o en el reino. 5 Con estos y otros ejemplos de costumbres semejantes ante nosotros, no esposible ya considerar como excepcional la regla de sucesión al sacerdocio de Diana enÁrida; ejemplifica netamente una institución muy extendida, de la que los casos misabundantes y más parecidos se han encontrado hasta, ahora en África. No podemosprejuzgar el alcance de La temprana influencia africana sobre Italia ni la existencia deuna población africana en la Europa meridional, que los hechos apuntan. Lasrelaciones prehistóricas entre los dos continentes son todavía oscuras y están siendoinvestigadas. Si es exacta o no la interpretación que ofrezco, debe dejarse que lo determine elporvenir. Siempre estaré presto a abandonarla si puede indicarse una mejor.Mientras tanto, al entregar este compendio al juicio del público, deseo prevenirlecontra tu a errónea interpretación de su alcance, que parece ser frecuente todavía,aunque he procurado corregirla antes de ahora. Si en la obra presente me heespaciado algún tanto más en el culto de los árboles, no es por exagerar suimportancia en la historia de la religión, y menos todavía porque yo desee deducir deello un sistema completo de mitologías: es simplemente porque no puedo pasar poralto el asunto al intentar explicar la significación de un sacerdote que lleva el títulode rey del bosque y uno de cuyos requisitos para el puesto era arrancar una rama, larama dorada de un árbol del bosque sagrado. Pero estoy bien lejos de justipreciar lareverencia a los árboles como de importancia suprema para la evolución de lareligión, que considero ha estado del todo subordinada a otros factores y en particularal miedo a los muertos, que en general creo ha sido probablemente la fuerza máspoderosa en la formación de la religión primitiva. Espero que después de estarecusación explícita no seré ya acusado de abrazar un sistema de mitología que juzgono sólo falso, sino hasta ridículo y absurdo. Mas estoy demasiado familiarizado con lahidra del error para esperar que cortando una de las cabezas del monstruo puedaprevenir el retoño de otra, y aun de la misma. Solamente puedo confiar en lasinceridad e inteligencia de mis lectores para rectificar esta importante deformación demis puntos de vista, comparándola con mi propia y expresa declaración. J. G. FRAZER3 H. Zimmern, Zum babylonischen Neujahrsfest (Leipzig, 1918). Cf. A. H. Sayce, en Journal oí the Royal Asiatic Society, julio 1921, pp. 440-442.4 The Golden Bough, parte vi. The Scapegoat, pp. 354 ss., 412 ss.5 P. Amaury Talbot, en Journal of the African Society , julio 1916, pp. 309 s.; id., en Folk -lore, xxvi (1916), pp. 79 s.; H. R.Palmer, en Journal of the African Society, julio 1912, pp. 403, 407 ss. 5
  6. 6. 6 LA RAMA DORADA JAMES GEORGE FRAZERINDICE GENERALSir JAMES GEORGE FRAZER 1 LA RAMA DORADA 1AL LECTOR 2PREFACIO 4INDICE GENERAL 6CAPITULO I 13EL REY DEL BOSQUE 13 1. DIANA Y VIRBIO 13 2. artemisa e hipólito 18 3. recapitulación 19CAPITULO II REYES 20SACERDOTALES 20CAPITULO III MAGIA 22SIMPATETICA 22 1. LOS PRINCIPIOS DE LA MAGIA 22 2. magia homeopática o imitativa 24 3. magia contaminante 48 4. El. PROGRESO DEL MAGO 55CAPITULO IV 58MAGIA Y RELIGIÓN 58CAPITULO V 69EL DOMINIO MÁGICO DEL TIEMPO 69 1. EL MAGO PÚBLICO 69 2. dominio mágico de la lluvia 72 3. dominio mágico del sol 87 4. dominio mágico del viento 89CAPITULO VI REYES MAGOS 92CAPITULO VII 100ENCARNACIÓN HUMANA DE LOS DIOSES 100CAPITULO VIII 115REYES DEPARTAMENTALES DE LA NATURALEZA 115CAPITULO IX 118EL CULTO DE LOS ÁRBOLES 118 1. espíritus arbóreos 118 2 PODER BENÉFICO DE LOS ESPÍRITUS DE LOS ÁRBOLES 126CAPITULO X 128VESTIGIOS DEL CULTO DEL ÁRBOL EN LA EUROPA MODERNA 128CAPITULO XI 144 6
  7. 7. 7 LA RAMA DORADA JAMES GEORGE FRAZERLA INFLUENCIA DE LOS SEXOS EN LA VEGETACIÓN 144CAPITULO XII 148EL MATRIMONIO SAGRADO 148 1. diana como diosa de la fertilidad 148 2. EL MATRIMONIO DE LOS DIOSES 150CAPÍTULO XIII 155LOS REYES DE ROMA Y ALBA 155 1. numa y egeria 155 2. EL REY COMO JÚPITER 156CAPITULO XIV 160LA SUCESIÓN AL TRONO EN EL ANTIGUO LACIO 160CAPITULO XV 167EL CULTO DEL ROBLE 167CAPITULO XVI 170DIANO Y DIANA 170CAPÍTULO XVII 176EL PESO DE LA REALEZA 176 1. TABÚS REGIOS Y SACERDOTALES 176 2 separación de los poderes espirituales y temporales 183CAPITULO XVIII LOS PELIGROS DEL ALMA 186 1. EL ALMA COMO MANIQUÍ 186 2. ausencia y retorno del alma 187 3. EL ALMA COMO SOMBRA Y COMO REFLEJO 197CAPITULO XIX ACTOS TABUADOS 202 1. TABÚS SOBRE LAS RELACIONES CON EXTRANJEROS 202 2. TABÚS DEL COMER Y EL BEBER 206 3. tabús sobre la cara descubierta 207 4. tabús sobre la salida de casa 208 5. TABÚS PARA LOS RESTOS DE LAS COMIDAS 208CAPITULO XX PERSONAS TABUADAS 210 1. jefes y reyes tabuados 210 2. enterradores tabuados 213 3. tabús de las mujeres menstruantes y parturientas 215 4. GUERREROS TABUADOS 217 5. homicidas tabuados 219 6. cazadores y pescadores tabuados 224CAPITULO XXI OBJETOS TABUADOS 230 7
  8. 8. 8 LA RAMA DORADA JAMES GEORGE FRAZER 1. significado del tabú 230 2. tabú del hierro 231 3. TABÚ DE LAS ARMAS BLANCAS 234 4. TABÚ DE LA SANGRE 235 5. TABÚ DE LA CABEZA 237 6. tabú del pelo 239 7. ceremonias del corte de pelo 240 8. disposiciones sobre los recortes de pelo y de uñas 241 9. TABÚ DE LA SALIVA 244 10. alimentos tabuados 245 11. tabú sobre los nudos y los anillos 246CAPÍTULO XXII 251PALABRAS TABUADAS 251 1. nombres personales tabuados 251 2. nombres tabuados de parientes 256 3. nombres tabuados de muertos 258 4. nombres tabUados de reyes y otras personas sagradas 264 5. nombres tabuados de dioses 267CAPITULO XXIII 269NUESTRA DEUDA CON EL SALVAJE 269CAPITULO XXIV 271OCCISIÓN DEL REY DIVINO 271 1. LA MORTALIDAD DE LOS DIOSES 271 2. reyes occisos cuando sus fuerzas decaen 272 3. reyes occisos a plazo fijo 281CAPITULO XXV 289REYES TEMPOREROS 289CAPITULO XXVI SACRIFICIO DEL HIJO DEL REY 295CAPITULO XXVII LA TRANSMISIÓN DEL ALMA 299CAPÍTULO XXVIII 301LA OCCISIÓN DEL ESPÍRITU DEL ÁRBOL 301 1. mascaradas de la pascua de pentecostés 301 2. entierro del carnaval 307 3. LA EXPULSIÓN DE LA MUERTE 313 4. LA TRAÍDA DEL VERANO 316 5. batalla del verano y el invierno 322 8
  9. 9. 9 LA RAMA DORADA JAMES GEORGE FRAZER 6. muerte y resurrección de kostrubonko 323 7. muerte y reviviscencia de la vegetación 325 8. RITOS ANÁLOGOS EN LA INDIA 326 9. LA MAGA PRIMAVERA 327CAPÍTULO XXIX 330EL MITO DE ADONIS 330CAPÍTULO XXX 333ADONIS EN SIRIA 333CAPÍTULO XXXI 335ADONIS EN CHIPRE 335CAPÍTULO XXXII 341EL RITUAL DE ADONIS 341CAPITULO XXXIII 347LOS JARDINES DE ADONIS 347CAPÍTULO XXXIV 353EL MITO Y RITUAL DE ATIS 353CAPÍTULO XXXV 357ATIS COMO UN DIOS DE LA VEGETACIÓN 357CAPÍTULO XXXVI REPRESENTACIONES HUMANAS DE ATIS 359CAPITULO XXXVII 361RELIGIONES ORIENTALES EN OCCIDENTE 361CAPÍTULO XXXVIII 367EL MITO DE OSIRIS 367CAPÍTULO XXXIX 372EL RITUAL DE OSIRIS 372 1. LOS RITOS POPULARES 372 2. Los ritos oficiales 377CAPITULO XL 381LA NATURALEZA DE OSIRIS 381 1. OSIRIS COMO DIOS DEL CEREAL 381 2. OSIRIS COMO ESPÍRITU DEL ÁRBOL 384 3. osiris como dios de la fertilidad 384 4. osiris como dios de los muertos 385CAPITULO XLI 386ISIS 386CAPÍTULO XLII 388OSIRIS Y EL SOL 388CAPÍTULO XLIII 389DIONISOS 389CAPÍTULO XLIV 396DEMÉTER Y PERSÉFONA 396 9
  10. 10. 10 LA RAMA DORADA JAMES GEORGE FRAZER CAPÍTULO XLV 402 “LA MADRE" DE LAS MIESES Y "LA DONCELLA" DE LAS MIESES EN LAEUROPA CENTRAL 402 CAPÍTULO XLVI 414 LA MADRE DE LAS MIESES EN MUCHOS PAÍSES 414 1. LA MADRE DEL MAÍZ EN AMÉRICA 414 2. LA MADRE DEL ARROZ EN LAS INDIAS ORIENTALES 416 3. EL ESPÍRITU DEL CEREAL ENCARNADO EN SERES HUMANOS 421 4. LA DOBLE PERSONIFICACIÓN DEL CEREAL COMO MADRE E HIJA 423 CAPITULO XLVII 426 LITYERSES 426 1. cantos de los segadores 426 2. OCCISIÓN DEL ESPÍRITU DEL CEREAL 428 3. sacrificios humanos para las cosechas 434 4. OCCISIÓN DEL ESPÍRITU DEL GRANO EN SUS REPRESENTANTES HUMANOS 440 CAPITULO XLVIII 449 EL ESPÍRITU DEL CEREAL COMO ANIMAL 449 1. encarnaciones animales del espíritu del grano 449 2. EL ESPÍRITU DEL CEREAL COMO LOBO O PERRO 450 3. EL ESPÍRITU DEL GRANO COMO GALLO 453 4. EL ESPÍRITU DEL GRANO COMO LIEBRE 454 5. EL ESPÍRITU DEL GRANO COMO GATO 455 6. EL ESPÍRITU DEL GRANO COMO CABRA 456 7. EL ESPÍRITU DEL GRANO COMO TORO, VACA O BUEY 459 8. EL ESPÍRITU DEL GRANO COMO CABALLO O YEGUA 461 9. EL ESPÍRITU DEL GRANO COMO CERDO (VERRACO O MARRANA) 462 10. sobre las encarnaciones animales del espíritu del grano 464 CAPITULO XLIX 466 DEIDADES ANTIGUAS DE LA VEGETACIÓN COMO ANIMALES 466 1. DiONISOS, LA CABRA Y EL TORO 466 2. DEMÉTER, LA CERDA Y EL CABALLO 471 3. atis, adonis y el cerdo 473 4. OSIRIS, EL CERDO Y EL TORO 475 5. VIRBIO Y EL CABALLO 479 CAPÍTULO L 481 INGESTIÓN DEL DIOS 481 10
  11. 11. 11 LA RAMA DORADA JAMES GEORGE FRAZER 1. EL SACRAMENTO DE LAS PRIMICIAS 481 2. teofagia azteca 490 3. MUCHOS MANII EN ARICIA 493CAPITULO LI 495MAGIA HOMEOPÁTICA DE UNA 495DIETA DE CARNE 495CAPÍTULO LII 500OCCISIÓN DEL ANIMAL DIVINO 500 1. OCCISIÓN DEL BUITRE SAGRADO 500 2. OCCISIÓN DEL CARNERO SAGRADO 502 3. OCCISIÓN DE LA SERPIENTE SAGRADA 503 4. OCCISIÓN DE LAS TORTUGAS SAGRADAS 503 5. OCCISIÓN DEL OSO SAGRADO 506CAPÍTULO LIII 519PROPICIACIÓN DE LOS ANIMALES SALVAJES POR LOS CAZADORES 519CAPÍTULO LIV 532TIPOS DE SACRAMENTO ANIMAL 532 1. LOS TIPOS DE SACRAMENTO EGIPCIO Y AINO 532 2. procesiones con animales sagrados 536CAPÍTULO LV 539LA TRANSFERENCIA DEL MAL 539 1. LA TRANSFERENCIA A LOS OBJETOS INANIMADOS 539 2. LA TRANSFERENCIA A LOS ANIMALES 541 3. LA TRANSFERENCIA A LOS HOMBRES 543 4. LA TRANSFERENCIA DEL MAL EN EUROPA 544CAPITULO LVI 547LA EXPULSIÓN PUBLICA DEL MAL 547 1. LA OMNIPRESENCIA DE LOS DEMONIOS 547 2. LA EXPULSIÓN OCASIONAL DE LOS DEMONIOS 548 3. lA EXPULSIÓN PERIÓDICA DE LOS DEMONIOS 551CAPÍTULO LVII 562VÍCTIMAS EXPIATORIAS PUBLICAS 562 1. LA EXPULSIÓN DE DIABLOS CORPOREIZADOS 562 2. expulsión ocasional de demonios en un vehículo material 563 3. expulsión periódica de demonios en un vehículo material 566 4. sobre las víctimas expiatorias en general 574CAPÍTULO LVIII 577 11
  12. 12. 12 LA RAMA DORADA JAMES GEORGE FRAZERVICTIMAS EXPIATORIAS HUMANAS EN LA ANTIGÜEDAD CLÁSICA 577 1. LA VÍCTIMA EXPIATORIA HUMANA EN LA ROMA ANTIGUA 577 2. LA VÍCTIMA EXPIATORIA HUMANA EN LA GRECIA ANTIGUA 578 3. la saturnalia romana 583CAPITULO LIX 587OCCISIÓN DEL DIOS EN MÉXICO 587CAPITULO LX 592ENTRE EL CIELO Y LA TIERRA 592 1. NO TOCAR LA TIERRA 592 2. NO VER EL SOL 594 3. reclusión de las jóvenes pubescentes 595 4. causas de la reclusión de las jóvenes pubescentes 602EL MITO DE BÁLDER 606CAPITULO LXII 608LOS FESTIVALES ÍGNICOS EN EUROPA 608 1. DE LOS FESTIVALES ÍGNICOS EN GENERAL608 2. LOS FUEGOS CUARESMALES 609 3. LOS FUEGOS PASCUALES 613 4. Los fuegos de beltane 616 5. fuegos del solsticio estival 621 6. LOS FUEGOS DE LA VÍSPERA DE TODOS LOS SANTOS 632 7. LOS FUEGOS DEL SOLSTICIO INVERNAL 635 8. EL FUEGO DE AUXILIO 638CAPITULO LXIII 641INTERPRETACIÓN DE LOS 641FESTIVALES ÍGNICOS 641 1. sobre los festivales ígnicos en general 641 2. teoría solar de los festivales ígnicos 642 3. teoría purificatoria de los festivales ígnicos 647CAPITULO LXIV 650LA CREMACIÓN DE SERES HUMANOS EN LAS HOGUERAS 650 1. LA CREMACIÓN DE EFIGIES EN LAS HOGUERAS 650 2. LA CREMACIÓN DE HOMBRES Y ANIMALES EN LAS HOGUERAS 652CAPITULO LXV 658BALDER Y EL MUÉRDAGO 658CAPITULO LXVI 667EL ALMA EXTERNADA Y LOS 667 12
  13. 13. 13 LA RAMA DORADA JAMES GEORGE FRAZER CUENTOS POPULARES 667 CAPITULO LXVII 678 EL ALMA EXTERNADA EN LA COSTUMBRE POPULAR 678 1. EL ALMA EXTERNADA EN OBJETOS INANIMADOS 678 2. EL ALMA EXTERNADA EN LAS PLANTAS 681 3. EL ALMA EXTERNADA EN ANIMALES 682 4. EL RITUAL DE MUERTE Y RESURRECCIÓN 691 CAPITULO LXVIII 700 LA RAMA DORADA 700 CAPÍTULO LXIX 710 DESPEDIDA A NEMI 710 CAPITULO I EL REY DEL BOSQUE 1. DIANA Y VIRBIO ¿Quién no conoce La rama dorada, el cuadro de Turner? La escena, bañadaen el dorado resplandor con que la divina imaginación del artista envolvía ytransfiguraba hasta el más bello paisaje, es una visión de ensueño del pequeño lagodel bosque de Nemi, llamado por los antiguos "el espejo de Diana" [Lacus Nemorensis,de 5 y medio kilómetros de diámetro, 30 metros de profundidad y 90 de farallones sobreel nivel de las aguas, es un cráter extinto y subsidiario del cráter Albano, al este del lagode este nombre.] Quien haya contemplado las quietas aguas encunadas en uno de losverdes repliegues de las colinas albanas, no podrá olvidarlo. Las dos aldeas italianastípicas, que dormitan en sus laderas, y el palacio, cuyos jardines en terrapléndescienden hasta el lago, apenas rompen la quietud y soledad de la escena. Dianamisma podría frecuentar aún la solitaria orilla; aún podría aparecer entre el boscaje. En la Antigüedad este paisaje selvático fue el escenario de una tragedia extraña yrepetida. En la orilla norteña del lago, inmediatamente debajo del precipicio sobre el quecuelga el moderno villorrio de Nemi, estaba situado el bosquecillo sagrado y el santuariode Diana Nemorensis o Diana del Bosque. Lago y bosque fueron denominados, enocasiones, lago y bosque de Aricia, aunque el pueblo de este nombre (modernamenteLa Riccia) estaba situado unos cinco kilómetros al pie del monte Albano y separado poruna pendiente del lago, que yace en una concavidad, a modo de cráter, en la falda de lamontaña. Alrededor de cierto árbol de este bosque sagrado rondaba una figurasiniestra todo el día y probablemente hasta altas horas de la noche: en la mano blandíauna espada desnuda y vigilaba cautelosamente en torno, cual si esperase a cadainstante ser atacado por un enemigo. El vigilante era sacerdote y homicida a la vez; tardeo temprano habría de llegar quien le matara, para reemplazarle en el puesto sacerdotal.Tal era la regla del santuario: el puesto sólo podía ocuparse matando al sacerdote ysubstituyéndole en su lugar hasta ser a su vez muerto por otro más fuerte o más hábil. 13
  14. 14. 14 LA RAMA DORADA JAMES GEORGE FRAZER El oficio mantenido de este modo tan precario le confería el título de rey, peroseguramente ningún monarca descansó peor que éste, ni fue visitado por pesadillasmás atroces. Año tras año, en verano o en invierno, con buen o mal tiempo, había demantener su guardia solitaria, y siempre que se rindiera con inquietud al sueño, lo haríacon riesgo de su vida. La menor relajación de su vigilancia, el más pequeño abatimientode sus fuerzas o de su destreza le ponían en peligro; las primeras canas sellarían susentencia de muerte. Su figura ensombrecería el hermoso paisaje a los sencillos ypiadosos peregrinos que se dirigían al santuario, como nube de tormenta velando elsol en un día luminoso. El ensueño azul de los ciclos italianos, el claroscuro de losbosques veraniegos y el rielar de las aguas al sol. concordarían mal con aquella figuratorva, siniestra. Mejor aun nos imaginamos este cuadro como lo podría haber visto uncaminante retrasado en una de esas lúgubres noches otoñales en que las hojascaen incesantemente y el viento parece cantar un responso al año que muere. Es unaescena sombría con música melancólica: en el fondo la silueta del bosque negrorecortada contra un cielo tormentoso, el viento silbando entre las ramas, el crujidode las hojas secas bajo el píe, el azote del agua fría en las orillas, y en primer termino,vendo y uniendo, ya en el crepúsculo, ya en la oscuridad, destácase la figura oscura,con destellos acerados cuando la pálida luna, asomando entre las nubes, filtra su luza través del espeso ramaje. Esta extraña costumbre sacerdotal no tiene paralelo en laantigüedad clásica. No podemos encontrar en ella su explicación, por lo quehabremos de buscarla en otros campos. Probablemente nadie negará que estacostumbre tiene cierto sabor de edades bárbaras y que, sobreviviendo en la épocaimperial, se mantenía fuertemente aislada de aquella culta sociedad italiana, semejantea una roca primitiva surgiendo del recortado césped de un jardín. La gran rudeza yla ferocidad de la costumbre nos permiten abrigar la esperanza de explicarla. Enrecientes investigaciones de la historia primitiva, del hombre se revela la semejanzaesencial de la mente humana, que bajo multitud de diferencias superficiales elaborósu primera y ruda filosofía de la vida. En consecuencia, si mostramos que en otroslugares existió una costumbre bárbara semejante a la del sacerdocio de Nemi, siaveriguamos los motivos que indujeron a su establecimiento, si probamos que estosmotivos han obrado extensa, quizá universalmente, en la sociedad humana,produciendo, según las diversas circunstancias, una variedad de instituciones dedistinta especie pero genéricamente semejantes y, por último, si demostrásemos quesus verdaderos motivos, con algunas de sus instituciones derivadas, actuaron en laantigüedad clásica, entonces podríamos deducir justificadamente que en tiemposremotos las mismas causas generaron el sacerdocio de Nemi. Tal consecuencia, afalta de la evidencia directa de cómo se produjo el sacerdocio, no podrá nunca llegara demostrarse, pero será más o menos probable según que se llenen o no lascondiciones que hemos indicado. El objeto de esta obra es reunir dichas premisaspara ofrecer una explicación clara y probable del .sacerdocio de Nemi. Comenzaremos presentando los escasos hechos y leyendas que a este respectohan llegado hasta nosotros. Según una tradición, el culto de Diana en Nemi fueinstituido por Orestes, quien después de matar a Thoas, rey del QuersonesoTáurico (Crimea), huyó con su hermana a Italia, trayéndose la imagen de la Diana 14
  15. 15. 15 LA RAMA DORADA JAMES GEORGE FRAZERTáurica oculta en un haz de leña. Cuando murió fueron trasladados sus restos deAricia a Roma y enterrados en la ladera capitalina, frente al templo de Saturno, juntoal de la Concordia. El ritual sanguinario que la leyenda adscribe a la Diana Táurica esmuy conocido de los que leen clásicos: se cuenta que el extranjero que llegaba a laribera era sacrificado en su altar. Pero transportado a Italia, el rito asumió una fo