publicación bimestral de cortesía • abril 06 • número 1
Contenido     4 Corazón de la colonia                       7 Historia                    10 Los días en la historia      ...
Corazón de la colonia                                                                                               Pero e...
Historia                   Fundación                       se dedicaban a bienes raíces, lo que motivó alE    n el lugar d...
de la capital, las ventajosas condiciones de la               Acontecimientos históricoscolonia, su prosperidad naciente y...
Los días en la historia                                                                                              Para ...
Arquitectura¿  Sabías que las estructuras de algunos edi-   ficios se pueden desarmar, transportar y sercolocadas en otro ...
México en la exposición internacional de Nuevo       nia es el Museo del Instituto de Geología, cuya     de art nouveau. U...
Habitantes célebres                                                                                                       ...
(1873-12)                                                                                                                 ...
La colonia hoyH     oy viven en la Santa María más de 40 000      personas, casi 13 veces el número de ha-bitantes que hab...
y coleccionistas de rock, jazz y música popular                (casi esquina con San Cosme), hasta llegar al              ...
CIUDAD EN RUTA no 1: SANTA MARÍA LA RIBERA
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

CIUDAD EN RUTA no 1: SANTA MARÍA LA RIBERA

3,976 views

Published on

Boletín de distribución gratuita para usuarios del Metrobus, que ofrece una versión amigable sobre la historia urbana de la colonia Santa María la Ribera, con miradas a su vida cotidiana, arquitectura, lugares de interés, espacios públicos, trayectoria histórica, origen de los nombres de sus calles y más.
Proyecto desarrollado por jóvenes universitarios de GERMINALIA A.C. con apoyo del CIDE, Instituto Mexicano de laJuventud, PACMYC, Secretaría de Cultura del Gobierno del DF.

Published in: Technology, Design
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
3,976
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
32
Actions
Shares
0
Downloads
36
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

CIUDAD EN RUTA no 1: SANTA MARÍA LA RIBERA

  1. 1. publicación bimestral de cortesía • abril 06 • número 1
  2. 2. Contenido 4 Corazón de la colonia 7 Historia 10 Los días en la historia 13 Arquitectura 16 Habitantes célebres 20 La colonia hoy Ciudad en Ruta. Historia de las colonias del Corredor Vial Insurgentes C iudad en Ruta. Historia de las colonias del Corredor Vial Insurgentes, es una pu- blicación bimestral y gratuita que tiene la fina- espacio que el trasporte público nos otorga y así llegar a las manos de quienes lo harán suyo: los habitantes y visitantes de las colonias. acciones destacan “Esquina Bajan...cultura a 600 watts” de difusión cultural en el trolebús de la Ciudad de México. Equipo de investigación Alejandra Valdés Teja lidad de mostrar a los usuarios del transporte Ciudad en Ruta consta de la publicación de Esperamos que este proyecto sea de su Nuty Cárdenas Alaminos público la historia y riqueza de las colonias nueve boletines coleccionables dedicados a ca- agrado y que, con entusiasmo, esperen los Sofía López Fuertes por las que cruza la avenida más importante da una de las emblemáticas colonias que for- siguientes números. Raúl Mendoza Azpiri de la ciudad. man el camino que va desde San Ángel hasta Agradecemos el apoyo de la Dirección Ge- Sofía Deveaux Durán Este proyecto es el resultado de la inquietud Indios Verdes pasando por Nápoles, del Valle, neral de Vinculación Cultural y el Programa Diseño Gráfico de un grupo de jóvenes que, sin ningún fin de Hipódromo Condesa, Roma, Zona Rosa, Taba- de Apoyo a las Culturas Municipales y Comu- Daniel Zúñiga (Don Dani) lucro ni político, nos hemos reunido para bus- calera, Santa María la Ribera, Nonoalco-Tlate- nitarias de Culturas Populares de conaculta, Fotografía car el mejor medio de acercar a la población lolco y Santa Isabel Tola. así como a la división de Histoia del Centro Enrique Macías Martínez esta información que a todos nos pertenece y Ciudad en Ruta es un proyecto impulsado por de Investigación y Docencia Económicas y a Contacto poder volver a sentir nuestros los rinconcitos Germinalia A. C., asociación civil dedicada a la Fototeca del inah, para la realización de ciudadenruta@gmail.com de la ciudad, para lo que hemos aprovechado el la promoción educativa y cultural, entre cuyas este número. germinalia@gmail.com
  3. 3. Corazón de la colonia Pero era el suelo del Kiosco el lugar prefe- rido, no sólo porque en él se podía bailar, sino porque era el lugar ideal para patinar y jugar a “la cazadora”, aquel antiguo juego que con- sistía en perseguir al patinador que portaba un pañuelo y tratar de quitárselo. En varias ocasiones la gente se reunía a observar a los intrépidos jugadores, pues sus habilidades para esquivarse unos a otros y brincar por las esca- “Los domingos y los jueves en el parque daban vueltas en coche pasando frente a la ne- leras representaban todo un espectáculo para principal ameniza las reuniones la Banda vería la Especial y los ancianos recordaban con los paseadores. municipal, y como a eso de las 7 ya se mi- nostalgia los viejos tiempos. Desafortunadamente para los niños de la ran desfilar las muchachas y muchachos Los domingos en la Alameda eran el esce- colonia se prohibió el patinaje en el Kiosco, y que las vueltas van a dar”. nario de los “requiebros” y coqueteos de los fue entonces que se construyó el Redondel, un espacio ovalado con una larga banca alrede- jóvenes que caminaban en dirección opuesta a dor, exclusivo para patinar, andar en bicicleta4 T al como Chava Flores describe la vida de provincia en una de sus canciones (Vámo- nos al parque Céfira), así era la vida de la emble- las muchachas (cuya belleza les daba fama en toda la ciudad), para encontrarse e intercam- biar una romántica mirada, una flor o alguna y jugar futbol, que funcionaba también como escenario dominical de los payasos “Rabanito”, “Pipiolo” y otros personajes pintorescos como mática colonia Santa María la Ribera durante la palabra de galantería. el “Fakir” y su hija contorsionista, el amaestra- primera mitad del siglo xx, que con su hermosa En su famoso Kiosco Morisco se acostum- dor de ratones y el cubano que hacía piruetas Alameda daba a sus habitantes un ambiente braba realizar grandes fiestas y bailes a las que en su bicicleta. provinciano del cual no gozaban otras zonas acudían las personas más elegantes de la época Los santamarianos recuerdan su Alameda de la ciudad. y la ciudad. Al quedar prohibidos, el lugar se como el lugar en el que se crearon largas amis- La Alameda era el principal centro de diver- reservó para los románticos Jueves de serenata tades, en donde todos los días, y sobre todo los sión de los ribereños: en ella jugaban los niños que ofrecían las diferentes bandas como la de domingos, había un ambiente de fiesta en cada a las canicas, los patines o la bicicleta mientras la Marina, la Policía, la Ciudad de México y la rincón, una gran celebración que invitaba a to- que las madres platicaban y tejían, los jóvenes Típica Lerdo de Tejada. da la gente de la ciudad. Interior del Kiosco Morisco Descanso en la Alameda
  4. 4. Historia Fundación se dedicaban a bienes raíces, lo que motivó alE n el lugar donde actualmente se ubica la Santa María la Ribera, en la época de Her-nán Cortés había huertas que se alimentaban gobierno a condicionar la venta a la donación de algunos espacios para fines sociales. Fue así que los hermanos Estanislao y Joa-del río San Cosme, que en 1524 se repartieron quín Flores –el primero de ellos consideradocomo solares para sembradíos. Durante el Vi- fundador de la colonia– donaron sus terrenos 7rreinato, familias adineradas cautivadas por su para convertirlos en parques, plazas, paseos,buen clima y abundante vegetación eligieron mercados y otros lugares de encuentro, toman-los límites de la Ribera de San Cosme como el do terrenos de las haciendas de la Condesa ylugar idóneo para construir sus casas de vera- la Teja y el rancho anexo de Santa María. Si-neo. Fueron estas mismas características las guiendo el ejemplo de los hermanos Flores,que impulsaron que el desarrollo urbano de otras familias acaudaladas fraccionaron susla ciudad de México del siglo xix se orienta- terrenos y posteriormente los donaron para losra hacia esa zona, ya que los terrenos del lado mismos fines. Por iniciativa de los vecinos seoriente eran tan bajos que sufrían continuas inauguró la nueva “Santa María de la Ribera” elinundaciones. Más tarde, durante el Porfiriato, 15 de agosto de 1860, con una celebración que,la zona se convirtió en un espacio atractivo pa- según la propia invitación al festejo, tenía elra los inversionistas y en especial para los que propósito de “hacer más conocidas del público Interior del Museo del Instituo de Geología
  5. 5. de la capital, las ventajosas condiciones de la Acontecimientos históricoscolonia, su prosperidad naciente y su brillante Esta colonia ha sido en diferentes momentose inevitable porvenir”. de la historia un lugar de reunión de diversas Treinta años después, la colonia seguía pro- agrupaciones políticas y sociales significativasgresando y se extendió hacia la calzada de San- para el país. En 1926 la Santa María representóta María la Redonda, momento en que Antonio un espacio importante para algunos dirigentesEscandón adquirió una casa ubicada en la Pla- de la Liga Nacional Defensora de la Libertad,zuela de Buenavista y algunos terrenos detrás la cual protegía a los fieles católicos durante lade ella para construir la estación del Ferro- persecución religiosa iniciada por Calles. Añoscarril de Veracruz: la bien conocida Estación más tarde, con el General Lázaro Cárdenas enBuenavista que funcionó hasta finales del siglo la presidencia, fungió como sede de refugio pa-pasado. La construcción de estos nuevos espa- ra una gran cantidad de exiliados españoles quecios dio lugar a que, en 1891, el Ayuntamiento huían de la dictadura de Francisco Franco.cambiara los nombres de todas las calles, pe-ro ante la poca funcionalidad del cambio y las quejas de los vecinos, los nombres volvierona ser los originales, que hacían referencia ala vegetación de la zona (Pino, Ciprés, Álamo,etc.), algunos de los cuales volvieron a cambiardurante el siglo xx en honor a algunos de sushabitantes (Dr. Atl, Mariano Azuela, etc.). A finales del siglo xix, la población que con-formaba la colonia Santa María, ya no era aque-lla que provenía de los estratos más altos de lasociedad, sino de una clase media compuestapor profesionistas que formaron parte de losintelectuales de la época. Kiosco morisco, antes ubicado en Avenida Juárez. Edificio de Mascarones© 122987. sinafo-Fototeca Nacional Fachada del Museo del Instituto de Geología
  6. 6. Los días en la historia Para los santamrianos caminar junto al largo tomaban Tres Marías, aguas de frutas y unos Río Consulado que llegaba hasta la Villa, y que deliciosos dulces de nuez y piñón en la neve- ahora pasa entubado por debajo del Circuito ría Especial; compraban pan en la Esperanza, Interior, era uno de los entretenimientos prefe- la Flor, la Victoria y la Iriña; comían en los ridos. De las orillas del río las madres tomaban tacos Pachuca, los Tres Cochinitos, y compra- tierra para sus macetas, los jóvenes cortaban ban carnitas y chicharrón con el Compadre; se bejucos y elaboraban pipas para fumar con des- emborrachaban en las tepacherías, la cantina perdicio de tabaco que recogían de la fábrica La Traviata, y la hija de la Traviata, el Nuevo de cigarros “el Águila”, y los enamorados se las Papito, el Triunfo del Rey, la Locomotora, el L a vida diaria de los habitantes de la colonia Santa María la Ribera es lo que la hacía ser un lugar tan agradable. La gente se conocía y ingeniaban para pasearse a solas desde la Ri- bera hasta Chapultepec. También se contaba que a ese río las madres arrojaban a sus hijos Sardinero y el Correo (algunas de las cuales eran también tiendas de abarrotes); compra- ban fórmulas como el Lipocodio –para golpes y unos a otros se saludaban haciendo un ambiente que no deseaban. rozaduras–, la Pomada de la Campana, el Pan amigable, respetuoso, y “sobre todo seguro”. Por las tardes y los fines de semana, los ve- de Puerco –para cólicos infantiles–, y el Bál- Dentro y fuera de las casas, el ambiente era cinos de la Santa María se bañaban, nadaban samo Magistral en las farmacias Cruz Verde10 11 alegre. A las afrancesadas salas de las casas se y hacían ejercicio en los Baños del Chopo y la y La Moderna; acudían a los cafés de chinos invitaban al sacerdote, los amigos y familia- alberca del señor Malvido; asistían en familia como el Café Cinco, al bar Salón París –don- res para tocar el piano, la pianola, la guitarra, al Cine Majestic, Roxi, las Flores, Rívoli, la Ópe- de José Alfredo Jiménez trabajó de mesero–, platicar, recitar, actuar, discutir sobre política, ra, el Encanto, el Piojito y Lux, en donde había y alquilaban la residencia porfiriana “la Casa tomar chocolate y hacer una auténtica tertulia, piano y pianola para animar las películas mu- Jalisco” para eventos particulares. en la que participaban los que tenían habili- das y durante los intermedios se presentaban En todos los rincones de la colonia hay re- dades artísticas o los tríos de músicos que se se, pues a la mayoría de ellas no se les permitía artistas de gran fama como David Silva y Raúl cuerdos inolvidables de quienes vivieron ahí invitaban para animar la reunión; mientras salir de noche. de Anda, y sus pórticos eran escenario para sus felices días. Este lugar fue el cálido ho- que para los jóvenes el espacio preferido era Así como en el resto de la ciudad, en la Santa grandes bailes. gar de muchos que aún cuentan con nostalgia “el chaperón”: aquellas tardeadas en donde se María no faltaban las serenatas en las que los Otra costumbre de los ribereños era com- aquellas anécdotas que “como de provincia” bailaba conga, bolero y danzón y donde los jó- mismos jóvenes cantaban acompañados de sus prar kikoletas en la cafetería Kikos y paleti- se vivían a orillas del río de la actual Santa venes y las muchachas aprovechaban para ver- guitarras para celebrar los santos y cumpleaños. tas veladoras en la paletería Adria; también María la Ribera. Domingo en el Museo de Geología, ca 1920. © 186101. sinafo-Fototeca Nacional
  7. 7. Arquitectura¿ Sabías que las estructuras de algunos edi- ficios se pueden desarmar, transportar y sercolocadas en otro lugar? Como parte del programa de embellecimien-to y engrandecimiento de la ciudad durante elmandato de Porfirio Díaz, se planeó la colonia 13Santa María la Ribera, imitando la traza del cen-tro histórico, la cual se asemeja a un red con unparque en el centro, de acuerdo con la influen-cia francesa de fines del siglo xix y principiosdel xx. En el centro de la plaza más famosa dela colonia, conocida como la Alameda de SantaMaría la Ribera, después de armarlo y desmon-tarlo varias veces, se colocó el kiosco de estilomorisco diseñado por José Ramón Ibarrola, elcual resalta por sus colores rojo, azul, amari-llo y ocre así como por el águila en la punta desu cúpula. El kiosco se creó como pabellón de Kiosco de la Alameda
  8. 8. México en la exposición internacional de Nuevo nia es el Museo del Instituto de Geología, cuya de art nouveau. Un detalle a destacar es el uso bién existen algunas privadas multifamiliares. Orleáns de 1884 a 1885 y gracias a su estructura construcción se inició en 1902 por el arquitecto del vidrio en la cúpula del vestíbulo y los siete Como todavía podemos apreciar, las fachadas de hierro desmontable fue trasladado a la feria Carlos Herrera con motivo de las Fiestas del vitrales con paisajes mexicanos y descripciones de estas casas incorporan estilos diversos como internacional de San Luis Missouri y de ahí a la Centenario de la Independencia. De la fachada del trabajo de las minas. el neoclásico y ecléctico con detalles en hierro Alameda Central de la Ciudad, donde durante de este edificio destacan un reloj en el centro Las estructuras desarmables de hierro, el forjado, vitrales y ornamentación en piedra que veinte años se realizaron los sorteos de la Lo- que aún funciona (cuyas campanas matutinas acero y el vidrio no son la única característi- enmarca esbeltas puertas y ventanas. La mayor tería Nacional y se proyectaron las primeras llevan varios años sin sonar), decorados en pie- ca de toda la arquitectura de la colonia, como parte de las casas fueron construidas alrededor películas mudas. Fue en las Fiestas del Cen- dra con relieves de fósiles de caracol y la esca- vemos en la Casa de los Mascarones, cuya es- de un patio central enmarcado por un pasillo y tenario de la Independencia cuando se instaló linata de acceso. Al interior, la impresionante pléndida fachada barroca albergó el colegio de múltiples habitaciones con altos techos. en la colonia: primero en el lado sur, frente a la doble escalera curva, totalmente desmontable, San Luis, la Escuela Nacional de Música, la Fa- Iglesia del Espíritu Santo y posteriormente, en que se extiende de forma majestuosa desde el cultad de Filosofía y otras instituciones educa- 1910, donde se encuentra actualmente. vestíbulo, nos enseña un magnífico ejemplo tivas religiosas y laicas. Ubicada en la Ribera Debido a la producción masiva de acero, hie- de San Cosme, esquina con la calle de Naranjo, rro y vidrio de la época, se pudieron incorporar debe su nombre a los diversos mascarones que estos materiales a las grandes construcciones, representas figuras humanas en las bases de14 como vemos en algunas de la colonia. Con una las columnas. estructura igualmente desarmable, traída des- Otras construcciones que vale la pena admi- de Alemania y montada en México por el inge- rar son la Secundaria número 4 Moisés Sáenz, niero Luis Bacmeister, se construyó el Palacio la escuela Normal Superior (obra del arqui- de Cristal, posteriormente llamado Pabellón tecto Enrique Yañez), la Iglesia de la Sagrada Japonés y hoy conocido como Museo del Cho- Familia construida por el arquitecto Herrera po, el cual recientemente fue remodelado por en 1906 con ciertos elementos bizantinos, y la el arquitecto Enrique Norten. Las dos torres Fundación Matías Romero, con llamativos de- metálicas de su fachada son la entrada a un talles en ladrillo, que actualmente funciona edificio que, desde 1904, combina el tabique con como un asilo de ancianos. el acero en sus muros. Otro ejemplo del uso del La mayoría de las construcciones de la co- acero y el hierro en la arquitectura de la colo- lonia fueron casas unifamiliares, aunque tam- Museo del Chopo Museo del Instituto de Geología
  9. 9. Habitantes célebres (11-200) El domingo 26 de marzo 1939 el estadio Asturias fue consumido por el fuego después de que los aficionados del Necaxa prendieran hogueras tras el injusto empate de su equipo frente al Asturias y la grave lesión del “Chamaco”, uno de los primeros ídolos del deporte en México. Los periódicos del día siguiente relataron la crónica de un “match sucio, violento y alevoso”, junto con los sucesos de la inminente Guerra Mundial16 (1872-168) y la rendición de Madrid a los franquistas. En Poeta, dibujante y pianista, personaje caracte- diplomático Carlos Pereyra, fue muy admirada 1936, con tan sólo 17 años, ingresó al legenda- rístico del periodo de esplendor de la colonia, da por la aristocracia mexicana e internacional rio conjunto de los Once Hermanos del Necaxa. nombre a una de sus calles. Su libro Rosas de la al encarnar el ideal de la mujer porfirista: una Campeón de goleo en la temporada 1950-51, fue Infancia llegó a todas las escuelas primarias del feminidad delicada, pura y pudorosa que actúa autor de 242 goles en 304 partidos de liga na- país con el fin de inducir a los niños “a la curio- con gracia, renunciación, recato, sencillez, sen- cional y 56 con la selección nacional a lo largo sidad y al saber” siguiendo el orden moralista de timentalismo y religiosidad, cuya obra inducía de su carrera. En 1944 apareció, junto a Joaquín la época. El amor y el dolor, la tristeza, melanco- a la resignación y conformismo. Solitaria, con- Pardavé, en las taquilleras cintas Los Hijos de lía, soledad, amargura y muerte son el sello de servadora e idealista, escribió poemas de estilo Don Venancio y Los Nietos de Don Venancio. Fue su poesía. Compuso algunas piezas para piano, romántico moderado y se opuso abiertamente en la Alameda de la Santa María donde conoció como la popular Entre Rosas en 1895. Originaria al modernismo argumentando que toda moda a su esposa, con quien vivió por más de 60 años, de Coatepec, Veracruz, y esposa del escritor y es “ridícula, incompetente y necia”. y murió en 2005 padeciendo Alz Heimer. Torre del Museo del Chopo
  10. 10. (1873-12) Médico cirujano y partero de profesión, con el tiempo se convirtió en el novelista por excelen- (126-173) cia de la Revolución Mexicana. A lo largo de su Futbolista aficionado, portero del equipo carrera literaria describió y criticó fuertemente Marte y asiduo del redondel de la Alameda, las contradicciones y fracasos de los gobiernos el joven de origen guanajuatense trabajó de revolucionarios. Nacido en Guadalajara, médico peluquero en la colonia y como mesero en el de pueblo y jefe villista durante la Revolución, (187-164) con Carmen Mondragón (Nahui Ollín), y poste- bar La Sirena, donde fundó el trío Los Rebel- tomaba apuntes para sus obras bajo el fuego riormente llevó una célebre vida de Don Juan. des. Tras ser descubierto por Los Costeños de abierto. A partir del éxito nacional e interna-18 1 Cocinero, filósofo, jefe político, gestor cul- Favorito de presidentes y políticos, recibió la Andrés Huesca, quienes grabaron su canción cional de su novela Los de Abajo, se instaló en tural, excursionista, urbanista, escritor, y, sobre medalla Belisario Domínguez en 1956 por sus Yo, “el Fello” (como le llamaban los vecinos) 1927 en la calle Álamo (que actualmente lleva todo, paisajista de volcanes e inventor del Ae- servicios a la patria, y en 1942 fundó el Con- inició de inmediato su exitosa carrera artística. su nombre) cuya casa, según cuentan, estaba reopaisaje y algunas técnicas pictóricas, llevó sejo Nacional de Cultura en su casa de la calle Ignorante de la escritura y ejecución musical, dividida en una parte para hombres y otra para una auténtica vida de novela: fue un activo par- Pino, hoy bautizada en su honor. No obstante, compuso más de 400 canciones que serían in- las mujeres. Premio de Literatura 1940, miem- tidario de la renovación artística y del reconoci- nunca concretó el sueño de su vida: Olinka, una terpretadas por él mismo e incontables perso- bro fundador del Colegio Nacional y Premio miento de la cultura popular mexicana; tras la utópica ciudad internacional para el arte, la nalidades como Pedro Infante, Jorge Negrete y Nacional de Artes y Ciencias 1949, ejerció la muerte de Madero organizó un complot contra ciencia y la cultura en aras del progreso de la Lola Beltrán, donde el amor y el desamor deja- medicina al servicio de la población más pobre Huerta; como operador político de Carranza humanidad. Ni siquiera la amputación de su ron una huella profunda en la cultura popular de la ciudad y disfrutaba de su tiempo libre en- sostuvo negociaciones de paz con Zapata y más pierna derecha le obstaculizó su inquieto andar mexicana. Actuó en las cintas Tres Bribones y cuadernando sus libros y criando gallinas. Se le tarde movilizó a los obreros en su contra; vivió entre barrancas y volcanes, tal como su nombre Camino de Guanajuato, y su afición al alcohol recuerda como un fiel representante del amor a una escandalosa, “intensa y terrible” relación adoptado lo indica en náhuatl: “agua”. marcó el rumbo de su vida. la libertad e independencia de pensamiento. Doctor Atl. © 22545. sinafo-Fototeca Nacional
  11. 11. La colonia hoyH oy viven en la Santa María más de 40 000 personas, casi 13 veces el número de ha-bitantes que había en 1882 –época de apogeo sigue siendo predominantemente habitacional y con una identidad hoy difícil de encontrar. Antiguamente la colonia tenía una bas-de la colonia–. Por este aumento en la densi- ta oferta de restoranes, cines y teatros, y hoydad poblacional y por los sustos y rezagos del surgen lugares de encuentro juvenil como losterremoto de 1985, los grupos que la habitaban tianguis, las casas de cultura y los cafés, que 21–en su mayoría artesanos de las capas socia- coexisten con el pasado rico en historia, arqui-les intermedias– salieron hacia otras zonas y tectura y tradiciones.llegaron nuevos pobladores que cambiaron elritmo de la colonia: comerciantes, estudiantesy nuevas familias. En los últimos 30 años, la Delegación Cuau-htémoc (la zona más antigua de la ciudad) hasido la que más población ha expulsado en todoel Distrito Federal –hoy vive ahí una terceraparte de la que la habitaba en 1980–, cambiandoel uso de suelo residencial por el comercial. LaSanta María la Ribera es una excepción ya que Interior del Museo del Chopo Limpiando la herrería
  12. 12. y coleccionistas de rock, jazz y música popular (casi esquina con San Cosme), hasta llegar al Crisantema contemporánea, que se juntaban los sábados. lugar que hoy los hospeda cada sábado. Plazas y Parques Eje 2 Nte. Ric ard La Alameda. Su Kiosco Morisco fue restau- Su crecimiento desproporcionado e inevitable Mercado de San Cosme o Flores Magón rado en 2003; los vecinos y visitantes fueron conversión en espacio comercial, lo hicieron recolectando las piezas faltantes recuperán- trasladarse a la calle. Cada vez había más gente, Monumentos y Construcciones importantes ar tínez Eligio Ancona dolas de sus colecciones privadas. Ahí hay lo que empujó a los choperos a buscar un nuevo Iglesia de la Sagrada Familia Bodet González M bailongo los sábados. espacio en dónde asentarse: pasaron por la Ala- Casa de los MascaronesCto. Interior uela meda de Santa María, la explanada de la Facul- Escuela Normal para Maestros Jaime Torres Jardín de Alzate Manuel Carp Dr. Mariano Az io Jardín de la Ribera de San Cosme tad de Arquitectura de la unam, la calle del cine Secundaria núm. 4 Naranjo Dr. Enrique La Raza y un estacionamiento en Insurgentes Estación Buenavista Salvador Día Museos y centros culturales z Mirón Dr. Atl El Palacio de Cristal –Museo Nacional de Bibliografía Historia Natural durante varias décadas– se Sabino Archivo del Arzobispado de México. Leal, Luis: Mariano Azuela: vida y obra. México, Edi- convirtió en el Museo Universitario del Chopo Azuela, Arturo: Alameda de Santa María. México, ciones de Andrea, 1961. Eje 1 Nte. José N ogal Antonio Alzate Plaza y Valdés, 2003. Luna Arroyo: Dr. Atl. México, Salvat Mexicana, 1992. en 1975, después de haber estado cerrado por Azuela, Arturo: Los ríos de la memoria, Invenciones en Periódico El Universal, 27 de marzo de 1939 23 s N te . más de 11 años y en peligro de ser demolido y Santa María la Ribera. México, Ediciones Castillo, 2003. Ponce de León, Salvador: María Enriqueta y su retorno Sor Juana vendido como chatarra. La unam lo recuperó y Boils, Guillermo: Pasado y presente de la colonia Santa a México. México, Editores Mexicanos Unidos, 1961. Inés de la Cruz e n te María la Ribera. México, uam-x, 2005. Raúl Solano Lartugau: “Las iglesias porfirianas de Fresno hoy es un canal de acercamiento y expresión Casado Navarro, Arturo: Gerardo Murillo el Dr. Atl. la Ciudad de México”, México Desconocido, núm. 186, surg artística enfocada en los jóvenes. Consulta la Cedro Ribera México, unam, 1984. agosto de 1992. Av. In programación en www.chopo.unam.mx. conaculta: Cancionero Popular Mexicano. México, Sáenz Páez, Mary Elizabeth: La escritora mexicana Amado Nervo Sta. Ma. La Violeta Museo de Geología de la UNAM. Lecturas Mexicanas conaculta, 2001. María Enriqueta. Tesis Maestría, Facultad Filosofía y Casa de Cultura “Santa María la Ribera”. De Gortari Rabiela, Hira (comp.): Memoria y encuen- Letras unam, México, 1964. Aldama tros: la Ciudad de México y el Distrito Federal (1824-1928). Tello Peón, Berta: Santa María la Ribera. México, Av. R México, Departamento del Distrito Federal, Instituto de Clío, 1998. ibera de S an C Mercados Investigaciones Dr. José María Luis Mora, 1988. Ciberografía o sm e El Tianguis del Chopo. Nació en 1980 en el Espinoza López, Enrique: Ciudad de México. Com- www.chopo.unam.mx pendio cronológico de su desarrollo urbano. 1521-1980. www.mexicodesconocido.com.mx/espanol/ Museo Universitario del Chopo como un espacio México, 1991. historia/siglo_xix de intercambio no comercial entre melómanos Henríquez Escobar, Graciela y Armando Hitzelin www.mexicocity.gob.mx Égido: Santa María la Ribera y sus Historias. México, cona- www.cuauhtemoc.df.gob.mx culta, inah, Museo Universitaro del Chopo, unam, 1997. www.oncetv.ipn.mx/Aguila/episodios

×