Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

Las actividades industriales 5. Conceptos previos, minería y energía.

290 views

Published on


Manual para uso escolar (alumnos 16-18 años) para comprender los conceptos básicos para abordar el tema de la industria, el sector de las materias primas y el de la producción energética

Published in: Education
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Las actividades industriales 5. Conceptos previos, minería y energía.

  1. 1. LAS ENERGÍAS RENOVABLES Se trata de fuentes de energía que: • Se renuevan de forma natural o su explotación no las consume. • Son limpias: tienen un bajo nivel de contaminación y no generan residuos. • Permiten localizaciones variadas. Son fuentes de energía que se utilizan fundamentalmente para dos fines: • Como fuentes de energía primaria, para la producción de electricidad. En este caso las centrales o parques de generación eléctrica introducen la energía que producen en la red eléctrica. Es la forma más común e importante de las energías renovables. • Como energías finales, para el consumo directo, cuando se utilizan directamente por quien las produce. Este caso se da sobre todo con el aprovechamiento directo (en instalaciones que disponen de paneles solares) del calor de la energía solar, del biogás producido por la fermentación de biomasa (en explotaciones agrarias que utilizan los gases producidos por la biomasa de desecho), de minicentrales hidroeléctricas, o de edificios o instalaciones que utilizan directamente la energía eléctrica que producen sus generadores eólicos. Las energías renovables son fuentes de energía primaria que están teniendo un poderoso desarrollo a nivel mundial, fundamentalmente por dos circunstancias: • Su escasa contaminación las convierte en energías de sustitución de los tradicionales combustibles fósiles emisores de GEI, especialmente en la perspectiva del cumplimiento de los compromisos de Kioto y los previsibles de Bali-Copenhague. Este aspecto afecta fundamentalmente a los países desarrollados que son los que tienen: o Mayores compromisos de reducción de emisiones
  2. 2. o La tecnología necesaria para que estas fuentes de energía sean eficientes o El nivel de renta suficiente para hacer frente a las inversiones necesarias y al mayor coste de la energía que estas fuentes suponen. • La subida del precio del petróleo y el gas natural, así como las incertidumbres sobre el abastecimiento, hacen apetecibles estas nuevas energías (además son fuentes endógenas), tanto porque su precio se hace relativamente competitivo como por ampliar el “mix” energético. No obstante, hay que tener presentes dos precisiones: • Los países menos desarrollados utilizan la biomasa como fuente de energía de forma tradicional (leña, biofuel, etc.) • Los países que están comenzando a desarrollarse satisfarán su demanda de energías primarias con carbón y gas natural. Lo que ocasionará que estas fuentes de energía, a nivel mundial, tengan un fortísimo crecimiento, que hará que el peso relativo de las energías renovables se estabilice, según la OCDE, en torno al 15% a partir de 2030. Los países desarrollados, si se cumplen las perspectivas de sus planeamientos energéticos, tendrán un fuerte aumento en el consumo de gas natural como energía primaria, que también relativizará el peso de las renovables. En la UE el peso de las energías renovables sobre el conjunto del consumo primario es muy variado y obedece a muchos factores. De forma general se puede señalar: • El promedio de la UE-27 se sitúa ligeramente por encima del 7,5% y está en crecimiento. 2006 Porcentaje de la energía primaria Bélgica 3,0 Bulgaria 5,4 Rep. Checa 4,3 Dinamarca 15,8 Alemania 6,0 Estonia 9,3 Irlanda 2,6 Grecia 5,7 España 6,5 Francia 6,6 Italia 7,0 Chipre 3,9 Letonia 30,4 Lituania 9,5 Luxemburgo 2,1 Hungría 4,7 Malta 0,0 Países bajos 3,6 Austria 21,4 Polonia 5,4 Portugal 17,0 Rumanía 11,7 Eslovenia 11,0 Eslovaquia 4,8 Finlandia 22,7 Suecia 29,4 Reino Unido 1,9 Fuente: Eurostat
  3. 3. • Los países nórdicos presentan porcentajes muy elevados de participación de las renovables sobre el consumo primario. • Los países menos desarrollados presentan porcentajes relativamente altos debido sobre todo al uso tradicional de la biomasa. • Los países más dependientes de las importaciones de gas y petróleo tienden a tener un porcentaje mayor en renovables. • El grupo de países de Europa occidental, entre los que se encuentra España, presenta porcentajes muy similares, en torno al 6-7%. Es el caso de Francia, Italia o Alemania. En España, el uso de energías renovables está en constante aumento, situándose, en 2007, en torno al 7% del consumo de energías primarias y aportando el 20% a la producción de electricidad. Además, el crecimiento se está acelerando en los últimos años, especialmente en energía solar, eólica y biocarburantes. El Plan de Energías Renovables 2005-2010, cuyos objetivos no se están cumpliendo en su integridad, prevé que, en 2010, las renovables aporten un 20% al consumo total de energías primarias, un 30% a la producción de electricidad y que los biocarburantes supongan el 5,8% del total de los combustibles utilizados para el transporte.
  4. 4. 1. EL AGUA EMBALSADA El uso de la energía hidráulica es muy antiguo, aunque su verdadero desarrollo tuvo lugar con la expansión de la energía eléctrica, cuando se construyeron centrales hidroeléctricas, en las que el agua previamente embalsada1 se hace saltar (generalmente por tuberías) para generar energía que mueve turbinas conectadas a generadores que transforman la energía mecánica en electricidad. En España, la energía hidráulica supone un 1,6% sobre el total del consumo de energías primarias, con unas cifras muy estables desde los años ochenta, que sólo se modifican en función de la climatología (años más o menos lluviosos). Las causas principales de este estancamiento son: • La dificultad física para realizar nuevos embalses: la mayor parte de los lugares (zonas encajadas de los valles fluviales) en los que es posible 1 En los saltos de agua y los embalses el agua adquiere una importante cantidad de energía potencial (aquella que poseen los cuerpos que se encuentran a cierta altura). Posteriormente, cuando se la deja caer, toda su energía potencial se convierte en energía cinética (aquella que posee un cuerpo gracias a su estado de movimiento), que se aprovecha para mover turbinas generadoras de electricidad.
  5. 5. realizar una presa ya la tienen, y las zonas en las que hay un fuerte desnivel del terreno, en su mayoría, ya cuentan con una central hidroeléctrica. • La construcción de centrales hidroeléctricas y de embalses compite con otros usos del suelo. La mayor parte de la construcción de los embalses se realizó en pleno éxodo rural, en zonas en las que las actividades agrarias eran dominantes y se encontraban en una situación crítica (zonas de montaña o las zonas de mayor emigración); de esta forma, la necesidad de aumentar la producción endógena de electricidad no encontró la oposición de otras actividades económicas. En la actualidad, la multifuncionalidad del mundo rural y el desarrollo de actividades del sector terciario en zonas de montaña han dado lugar a nuevos usos del suelo en los que la población residente encuentra una importante fuente de rentas, que compiten claramente con los usos de la industria hidroeléctrica. Por otra parte, la realización de embalses con la doble función de generación de electricidad y de regadío ya no es posible, dado que las posibilidades de extensión del regadío son ya prácticamente nulas. La falta de competitividad en el mercado global de muchas de las actividades agrarias a las que se dedicaba el regadío y las afecciones ambientales de las infraestructuras necesarias han conducido a que carezca de sentido crear más superficie agraria en regadío, pareciendo más sensato la relocalización del mismo en función de la propia realidad del mercado. La Política Agraria Común y las orientaciones comunitarias van en este sentido. • La construcción de embalses y centrales tiene afecciones medioambientales que van desde la modificación de los caudales fluviales y su ritmo estacional, pasando por la variación en el clima de la zona (se vuelve más húmeda y fría), hasta la reducción de la biodiversidad, la introducción de especies animales y vegetales exógenas o el aumento de la presión humana sobre el propio medio. Como consecuencia de todo ello, la construcción de nuevos embalses o centrales hidroeléctricas se encuentra hoy con la oposición de una parte de la opinión pública y con las reticencias de la administración, que se muestra muy cautelosa al respecto (es necesario un riguroso estudio previo de impactos ambientales).
  6. 6. La localización de las principales centrales hidroeléctricas depende fundamentalmente de tres aspectos: • Zonas con desnivel topográfico que permitan saltos de agua o embalsamientos • Ríos caudalosos (al menos una parte del año) • Caudales regulares o facilidad de embalse Así, en España las principales centrales se localizan en zonas montañosas de los Pirineos, Cordillera Cantábrica, Sistema Ibérico, etc. y en los fuertes desniveles del Duero, tajo o en la zona de contacto de los Montes de León con la Meseta. Las centrales hidráulicas presentan dos formatos: • Grandes centrales que generan electricidad que incorporan a la red eléctrica nacional • Pequeñas centrales (menos de 10 Mw) para uso propio de instalaciones productivas o localidades Estas últimas, que habían entrado en desuso, están teniendo un crecimiento relativamente fuerte, impulsadas por la subida de los precios del petróleo y del gas y por las políticas de fomento de las energías renovables (subvenciones, etc.) LA ENERGÍA DE LA BIOMASA Se trata de la producción de energía a partir de:
  7. 7. • Los residuos de las actividades agrarias y de la industria agroalimentaria, que se pueden someter a dos procesos: o La incineración para producir calor con el que calentar agua, cuyo vapor pasa a una turbina que conectada a un generador produce energía eléctrica, como cualquier central térmica. Para reducir la emisión de GEI, en algunas centrales térmicas se realiza la co- combustión, que consiste en asociar biomasa con el carbón como combustible o La fermentación para producir biogás (metanol) • La producción de “biomasa verde”: la producción de cultivos dedicados a producir biocarburantes para el transporte: o Bioetanol o bioalcohol: alcohol producido por fermentación de productos azucarados, como la remolacha o la caña de azúcar, o por los azúcares producidos a partir de la trasformación (hidrólisis) de cereales, como el trigo, la cebada y el maíz. Se utiliza como sustituto de la gasolina (requiere motores especiales) o mezclado con la misma (no necesita motores específicos). o Biodiesel o biogasóleo: se obtiene a partir de aceites obtenidos a partir de oleaginosas como la soja, la colza y el girasol (dos principales cultivos de oleaginosas en la Unión Europea). Se puede mezclar con el gasóleo en pequeñas proporciones y no necesita de modificaciones en los motores convencionales. La producción de energía primaria a partir de biomasa supone el 3,5% de la consumida en España y es una renovable con un fuerte crecimiento, fundamentalmente porque permite (subvenciona) el desarrollo de cultivos que no
  8. 8. son rentables para otros fines (son rentables medioambientalmente porque permiten reducir las emisiones de GEI2 , además tienen una elevada potencialidad para ser renovados y algunos retiran residuos que podrían contaminar el medio) y porque, con vistas al cumplimiento de los compromisos adquiridos para frenar el cambio climático, España se ha propuesto que, en 2010, el 5,8% de los carburantes para transporte sean biocarburantes3 . 2 Sobre este asunto hay un amplio debate, ya que se ha puesto en entredicho su eficiencia medioambiental, amparándose en los siguientes argumentos: • La producción de biomasa (cultivos) generan CO2, hasta el punto de qué quizás puedan producir más que el que emite la combustión de carburantes fósiles. En esta línea se señala que algunos biocombustibles presentan un balance energético negativo: la energía necesaria para producirlos es superior a la que generan. • Gran parte de la producción de biomasa verde se está realizando en los países tropicales (mano de obra barata y precios competitivos) a costa de la destrucción de sus bosques y selvas (sumideros de CO2) y de su biodiversidad (destrucción hábitats naturales. • Los biocombustibles contribuyen a perpetuar un modelo energético y de transporte insostenible 3 La UE se plantea cifras similares (5%) para 2010, y el 10% para 2020.
  9. 9. España ocupa un lugar importante, a la altura de los países nórdicos y de los más desarrollados de Europa en producción de energía a partir de biomasa; no obstante, su posición pierde importancia en la utilización de biocarburantes para el transporte. LA ENERGÍA EÓLICA Aprovecha la energía cinética del viento en forma de energía mecánica o para producir electricidad. La primera es una forma de aprovechamiento tradicional, mientras que la segunda, que está teniendo un crecimiento espectacular en España, es la que incorpora mayor tecnología. Las principales ventajas que aporta son: su completa renovabilidad, su limpieza, su precio relativamente barato y su capacidad para sustituir a otras energías primarias en la producción de electricidad. España es el país europeo en el que mayor desarrollo está teniendo esta fuente de energía, siendo una empresa española (Iberdrola4 ) la empresa líder mundial en el sector. La energía eólica supone casi el 2% del consumo de energía primaria, y en 4 Iberdrola Renovables es una empresa dedicada a la promoción, construcción y explotación de centrales de generación que utilizan fuentes de energía renovable, así como a la venta de energía eléctrica producida por ellas. La actividad de la compañía se centra actualmente en la energía eólica (en 2009, tiene 9.600MW de potencia instalados) y en la energía minihidráulica así como, en la energía termosolar. Adicionalmente, ha comenzando a desarrollar otras tecnologías como la biomasa y de las mareas.
  10. 10. torno al 9% de las fuentes de energía utilizadas para producir electricidad en España.
  11. 11. España es el segundo país, tras Alemania, en producción de energía a partir de fuentes eólicas. Su producción supone el 26,4% de la producción de la UE. Sumando las producción española y alemana, se obtiene el 65% de la comunitaria. Esta fuerte implantación y el fuerte ritmo de crecimiento obedecen a tres causas: • La producción de generadores está subvencionada por la UE y por el gobierno español, dentro de las políticas de fomento de las energías renovables, haciendo que se abarate su precio y que resulte rentable su explotación. • Los propietarios de suelo agrario en los que se instalan los generadores reciben subvenciones, que les sirven para completar sus rentas. De esta manera, una parte de la SAU dedicada a cultivos de baja rentabilidad (zonas de secano extensivo o de montaña con escaso desarrollo del terciario, por ejemplo) se beneficia de estas subvenciones. • El desarrollo tecnológico está generando una reducción de costes en la producción que ha aumentado la eficiencia medioambiental de la energía eólica (se consume menos energía en la generación que la que producen). Los generadores de energía eólica suelen instalarse en grandes parques eólicos que permiten optimizar la producción: se puede utilizar un único centro en el que los transformadores permitan incorporar la energía producida a la red eléctrica nacional. La localización de los parques eólicos obedece a dos factores: La frecuencia e intensidad de los vientos. Con este criterio físico se han instalado la mayor parte de los parques de Galicia, Tarifa o las serranías del Sistema Ibérico. Las subvenciones que aportan las comunidades autónomas, que han favorecido el desarrollo de la energía eólica en las comunidades del interior: Navarra, Aragón, Castilla y León y Castilla-La Mancha. Los principales inconvenientes de la energía eólica son: su impacto paisajístico, el peligro que suponen para las aves, la contaminación acústica y la variabilidad del recurso (irregularidad de los días de viento y la velocidad del mismo), que no permiten depender exclusivamente de esta energía. LA ENERGÍA SOLAR
  12. 12. Aprovecha la energía que emite el Sol, tanto la luz como el calor. Adopta tres formas principales: • El aprovechamiento directo de la energía calórica mediante paneles solares. Se utiliza en los hogares o en pequeñas instalaciones productivas para obtener calefacción y agua caliente. • La utilización de paneles fotovoltaicos con células de silicio que transforman la radiación solar en energía eléctrica, que se incorpora a la red eléctrica nacional. Suelen utilizarse los llamados parques o huertos solares que agrupan a un buen número de paneles solares con el fin de optimizar la producción y ahorra costes. • La instalación de centrales solares termoeléctricas que utilizan el calor del Sol para calentar un fluido que genera vapor que mueve una turbina, que está conectada a un generador de energía eléctrica. Estas centrales pueden adoptar la forma de cogeneración con otros combustibles, buscando una reducción en el uso de los mismos y una mayor eficiencia en la utilización de la energía solar. A pesar de ser un país con unas condiciones climáticas óptimas (número de días y horas de sol: según datos del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), la radiación solar global sobre superficie horizontal en España oscila entre 3,2 kw/h/m2/día de la zona más septentrional del territorio hasta los 5,3 kw/h/m2/día de la isla de Tenerife) y contar con una tecnología importante al respecto (es el cuarto país del mundo en I+D del sector), la energía solar sólo aporta en España el 0,2% a la producción de electricidad y un porcentaje muy bajo al consumo final de energía; sin embargo en los últimos años se está produciendo un crecimiento espectacular en la utilización de esta fuente de energía, especialmente en la instalación de centrales termoeléctricas: estaba previsto que, en 2010, estuviesen instalados 500 MW termoeléctricos, pero en esa fecha ya estarán en funcionamiento 730 MW, y para el 2011 rondarán los 2.000 MW (potencia equivalente a la de dos nucleares). En el campo de los paneles solares y
  13. 13. la utilización directa del calor, también ha aumentado el número de instalaciones y de la energía producida, aunque en menor medida. Las causas de este fuerte crecimiento obedecen a dos causas: • El apoyo, mediante primas y subvenciones, de los gobiernos a esta fuente de energía para que sea rentable su producción (competitiva con otras fuentes de energía) y la instalación de huertos, paneles y centrales. • La investigación tecnológica que ha permitido aumentar la eficiencia de la producción de electricidad a partir de la energía solar.
  14. 14. La localización de la mayor parte de los huertos solares y de las principales centrales termoeléctricas se realiza en la mitad sur peninsular y en la zona central del valle del Ebro, allí donde mayor es la radiación solar y el número de días despejados.
  15. 15. Los principales inconvenientes de la energía solar tienen que ver con el precio de sus instalaciones (sin subvenciones serían difícilmente sostenibles), con el impacto paisajístico y con la viabilidad de su producción. OTRAS FUENTES DE ENERGÍA RENOVABLES La energía geotérmica y la mareomotriz tienen en España es escasísimo desarrollo: como fuentes de energía primaria tan apenas alcanzan el 0,02% del consumo. La energía geotérmica se presenta de cuatro maneras: • Energía geotérmica de alta temperatura, comprendida entre 150 y 400 ºC, que produce vapor en la superficie y en una central geotérmica, mediante una turbina, genera electricidad. • Energía geotérmica de temperaturas medias, entre 70 y 150 ºC. Tienen poca eficiencia para convertir el vapor en electricidad, siendo mejor aprovechamiento la utilización de ese calor para calefacciones y refrigeración para grupos de edificios (pueden abarcar barrios o incluso ciudades. • Energía geotérmica de baja o muy baja temperatura (entre 70 y 50º C y 50 y 20º C, respectivamente) se utiliza para usos de calefacción en pequeños edificios o instalaciones. • La "geotermia solar" aprovecha el calor almacenado en el suelo procedente del Sol. En España, a una profundidad superior a 5 metros, la temperatura del suelo es de unos 15°, que sube 2° si se excava 10 metros más. Esta energía se puede usar para calefacciones y refrigeración, y el coste de su extracción no es muy elevado, aunque su eficiencia tampoco. Según el Instituto Geológico y Minero de España, el potencial geotérmico español es de 600 kilotoneladas equivalentes de petróleo anuales, el elevado coste de su explotación ha frenado su desarrollo, pero dentro del Plan de Energías Renovables, para el 2010 se pretende llegar a las 150 Ktep, en principio para calefacción, agua caliente sanitaria e invernaderos. Estos recursos son mayoritariamente de una temperatura entre 50 y 90 ºC. La única área con posibilidades de existencia de yacimientos de alta temperatura se localiza en el archipiélago volcánico de las Islas Canarias, pero el elevado coste ha frenado la construcción de centrales geotérmicas, prefiriéndose otro tipo de fuentes de energías renovables Los yacimientos geotérmicos de baja temperatura son actualmente explotados de forma sólo parcial y en pequeña intensidad. Así, se utiliza energía geotérmica para calefacción y suministro de agua caliente en edificios de balnearios, viviendas, colegios o invernaderos de Lugo, La Rioja, Navarra, Tarragona, Murcia, Almería o Granada. La energía mareomotriz es la que resulta de aprovechar la diferencia de altura media del mar, originada por las mareas. En las fases de pleamar y bajamar la energía cinética del agua (canalizada por tuberías), mediante turbinas, situadas en presas o diques, que mueven alternadores, se transforma en energía eléctrica. También la energía que transmites las olas del mar: se instala red de boyas flotantes, que, cuando el oleaje las golpea, son empujadas hacia atrás, recuperando por sí mismas la posición inicial. Cada boya tiene instalado un generador que convierte la energía cinética en electricidad.
  16. 16. Por último, otro aprovechamiento de la energía del mar es el que utiliza el movimiento de convección de las aguas (energía cinética) se origina por las diferencias de temperatura entre la superficie y el fondo oceánico. En España esta fuente de energía tiene un escasísimo desarrollo, encontrándose sólo en fase de experimentación dos centrales, una en Santoña (Cantabria) y otra en Mutriku (Guipúscoa), ambas utilizando la energía de las olas. Las causas son el elevado coste de las instalaciones y las modificaciones del medio costero (compiten con los usos turísticos del suelo), así como la necesidad de que: • Las diferencias de altura de las mareas sean superiores a 5 metros para asegurar su rentabilidad. La viabilidad de las mareas como fuente de energía en nuestro país se limitaría a la costa cantábrica y a la zona del Estrecho de Gibraltar. • Las olas sean importantes y constantes. • Existan profundos fondos marinos para la explotación de los gradientes térmicos de las aguas del océano. EL SISTEMA ELÉCTRICO ESPAÑOL
  17. 17. La energía eléctrica supone algo más del 20% del consumo final de energía en España y sus cifras están en constante aumento, en función del aumento de la renta y de la utilización de las energías renovables, que se utilizan mayoritariamente en forma de electricidad. Casi dos terceras partes de la energía eléctrica se genera en centrales térmicas (un 32% a partir de gas, un 24% de carbón y un 6,2% de petróleo). En nuestro país hay en funcionamiento aproximadamente 200 centrales térmicas, con una potencia total instalada de más de 27.000 MW. La potencia media de estas centrales, por lo tanto, es de unos 140 MW. La distribución de las centrales térmicas responde a factores como los siguientes:
  18. 18. • La proximidad de cuencas mineras que las abastezcan de carbón. Esto explica la gran densidad de centrales en la cuenca minera de Asturias y León, así como el grupo de centrales (Teruel y Escucha) en la cuenca de lignitos aragonesa. • La localización costera, que facilita su abastecimiento con carbones importados, gas o fuel. Es el caso del rosario de centrales en el sur y levante: Castellón, Escombreras, Litoral de Almería, Algeciras y Cádiz. Secundariamente, la localización sobre un gran oleoducto, como el que circula desde Zaragoza a Rota (Puertollano). • La proximidad a los centros urbanos que debe abastecer. Aunque el transporte de energía eléctrica a largas distancias es una actividad que no ofrece especiales dificultades, áreas urbanas como la de Barcelona y Bilbao están rodeadas de una red relativamente densa de centrales, lo que no sucede en Madrid.
  19. 19. Casi el 18% de la electricidad se genera en centrales nucleares. Sobre su localización véase el capítulo dedicado a la energía nuclear. El 20% de la energía eléctrica se produce en España a partir de energías renovables. Lo que supone una cifra superior a la media con respecto a las europeas (15,6%) Los países con una mayor importancia de las fuentes renovables en la producción de electricidad son los nórdicos, encabezados por Noruega (100%), a los que se unen Austria (60%) y Letonia (36%). Los países avanzados de la Unión próximos a nosotros mantienen cifras inferiores: Alemania, el 15,1%, Francia, el 13,3%, Italia, el 13,7%, etc. La excepción es Portugal, que nos supera con un 30%. Es importante señalar que España es uno de los países que abanderan el incremento de la participación de estas energías en el mix eléctrico, especialmente en energía eólica y solar. Dentro de ese 20% hay que destacar las aportaciones de las centrales hidráulicas (9,8%) y las eólicas (8,8%), quedando todas las demás fuentes renovables por debajo del 1%: biomasa, un 0,5%, solar y biogás, un 0,2% cada una, y el tratamiento de residuos sólidos urbanos, un 0,5%.
  20. 20. El funcionamiento del sistema eléctrico español sigue las directrices europeas al respecto (1996), especialmente en los aspectos medioambientales y sobre liberalización del sector. Desde 1997, las leyes españolas han estado desarrollando una estructura liberalizada del sector eléctrico en el que se combina: • Una red nacional de alta tensión, que distribuye, transporta y gestiona el sistema. Esta tarea la lleva a cabo Red Eléctrica Española. • Una fragmentación de todos los segmentos del sistema: producción o generación, distribución y comercialización y la implantación de la libre concurrencia en el mismo, evitando cualquier política monopolística. En España, además de las minicentrales, hay más de 1.200 unidades de producción eléctrica controladas por 40 empresas, aunque sólo cinco de ellas tienen un peso relevante: ENDESA, IBERDROLA, Unión Fenosa, HC Energía y E.on España, que son grandes empresas multinacionales. Algo similar ocurre en el ámbito de la comercialización o de la distribución. Los gobiernos españoles y las autoridades comunitarias están vigilantes a propósito de las prácticas monopolísticas y desarrollan permanentemente legislación para evitarla (las últimas medidas, de julio de 2009, han liberalizado completamente la comercialización del suministro de baja tensión), pero, por otro lado, para que las empresas eléctricas españolas puedan competir en el mercado global también apoyan su redimensionamiento y la expansión de sus actividades por todo el mundo, a la par que intentan mantener una cierta supervisión sobre un sector que se considera estratégico. La suma de estos factores es algo contradictoria, pues se La red de líneas de transporte de energía eléctrica sigue en general la estructura territorial de los ejes de desarrollo económico, aunque se observa que el ángulo noroeste muestra una gran concentración de líneas de transporte (la zona de Valladolid en especial), pues ahí confluyen muchas líneas de las centrales térmicas e hidroeléctricas de Galicia, Asturias y León. Por el contrario, el ángulo sureste fuera de la costa presenta la menor densidad de líneas y subestaciones, debido a la ausencia de centrales de producción y de grandes centros de consumo.
  21. 21. mantiene un sistema muy liberalizado, pero que en realidad es controlado por muy pocas empresas, que ejercen un enorme peso económico.

×