La educación en la "sociedad de la información"  Casi resulta una perogrullada decir que la educación, especialmente en lo...
que  tenían  que  tener  una  cierta  capacidad  económica  para  sostener  las  redes  y  los  soportes por las que se co...
3. Los  "gurús"  de  la  sociedad  de  la  información.  Se  trata  sobre  todo  de  teóricos        anglosajones o afines...
multiplicación  de  las  informaciones,  de  las  publicaciones  de  opiniones,  datos, conocimientos, etc. pero esencialm...
Solamente algunas páginas web y algunas redes sociales exclusivas acogen información         fideligna de los procesos de ...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Educar en la sociedad de la información

2,096 views

Published on

Published in: Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
2,096
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1,277
Actions
Shares
0
Downloads
8
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Educar en la sociedad de la información

  1. 1. La educación en la "sociedad de la información"  Casi resulta una perogrullada decir que la educación, especialmente en los tramos que parten de  los  doce  años,  se  da  en  el  contexto  de  la  llamada  "sociedad  de  la  información".  Algunos datos de 2010 ("La sociedad de la información en España 2010", Fundación Telefónica (2010), ed. Ariel):  • El 68,7% de los hogares tiene ordenador  • Nueve millones de viviendas familiares (el 64,2%) tiene acceso a Internet  • 26,9 millones de habitantes son internautas  • El 69,2% de los internautas accede a Internet a diario  • El 94% de los menores de 24 años son internautas  • La  mitad  de  los  internautas  pertenecen  a  alguna  red  social  e  intercambian  vídeos  o  fotografía Efectivamente,  la  expansión  de  Internet  y  los  nuevos  medios  de  comunicación  ha  producido cambios fundamentales en las relaciones de la sociedad con la información: ha permitido que cualquier usuario publique información, la comunique o contribuya a construirla, y, a la vez, ha facilitado  que  también  pueda  acceder  a  cualquier  información  que  otros  hayan  publicado, comunicado o intercambiado. El resultado es que, cuando un ciudadano abre su explorador se encuentra ante una enorme cantidad de informaciones que, además, carecen de orden (caos) y  cambian  constantemente.  Sí,  muchas  de  esas  informaciones  son  redundantes,  pero  eso  lo sabemos  cuando  las  leemos  o  las  vemos,  y  además  muchas  otras  no  las  abriremos  nunca, serán siempre desconocidas. Seguramente, mientras estamos accediendo a una información, se están publicando varias sobre el mismo tema, otras tantas se están modificando y muchas están  desapareciendo.  En  otro  lugar  decíamos  "Podemos  decir  que  hemos  pasado  de  un sistema de presentación de la información que utilizaba índices por materias o por autores a otra en la que esta se yuxtapone en un inconmensurable puzzle que no tiene una imagen que organice sus teselas. Internet puede parecer, siguiendo este símil, una enorme y creciente caja en  la  que  se  acumulan  un  sin  fin  de  pequeñas  piezas  de  puzzle"  (JAVIER  VELILLA  GIL, "Problemas que presenta la incorporación de las TIC al trabajo en el aula. Algunos prejuicios y muchos malentendidos" (2009) Comunicación en el V Congreso Internacional de Educared). ¿Cómo afecta esta nueva realidad a la educación? Tradicionalmente la institución escolar era la encargada de transmitir la información que los alumnos debían saber, además de formar en las  destrezas  necesarias  para  elaborar  conocimiento  a  partir  de  esa  información.  La  escuela era, de esta manera, la autoridad que determinaba qué información era relevante, objetiva y pertinente, y el alumno debía limitarse a acceder a ella. Los libros de texto y "los apuntes" eran los  vehículos  principales  de  comunicación  de  la  información,  hasta  que,  terminados  los estudios  universitarios,  los  alumnos  realizaban  su  primer  trabajo  de  investigación,  que consistía  esencialmente  en  comenzar  a  buscar  información  y  a  elaborar  conocimiento  (una tesis) a partir de ella. Fuera de la escuela también había información, pero siempre existía un "consejo de redacción" o una institución que autorizaba la publicación de esa información. De esta manera, cuando un alumno o un ciudadano quería acceder a cualquier información sabía dónde buscarla: un centro escolar, una biblioteca, un periódico, una cadena de televisión, etc. Dependiendo de las características de esa fuente de información, se podía encontrar el tipo de información.  Por  otro  lado,  las  fuentes  de  información  eran  limitadas:  o  se  trataba  de instituciones públicas o de empresas, y este simple hecho reducía notablemente su número, ya 
  2. 2. que  tenían  que  tener  una  cierta  capacidad  económica  para  sostener  las  redes  y  los  soportes por las que se comunicaba esa información. Hoy la realidad es otra: nuestros escolares habitan en ese mundo caótico de la información, y la escuela es una fuente más de la misma. Para algunos escolares, los que aprecian el papel de la escuela, es una fuente  preeminente para los aprendizajes escolares, pero seguramente de escasa  relevancia  para  otros  aprendizajes,  que  quizás  tengan  bastante  relevancia  para  ellos. Para  otros  escolares,  que  no  tienen  esa  valoración  de  la  escuela,  esta  es  una  fuente  más  de información en medio de ese caos al que antes aludíamos. En uno y otro caso, el peso de la institución  escolar  se  está  minimizando:  para  unos  reduce  su  campo  de  acción  a  los aprendizajes orientados a una carrera académica, para otros a ser una fuente que compite con otras por captar su atención. Es en este punto en el que creemos que debe situarse el análisis de  los  cambios  que  la  progresiva  penetración  de  la  sociedad  de  la  información  está ocasionando en el mundo escolar: ¿cómo enseñar en un contexto en el que el que enseña ya no  controla  la  información  qué  se  enseña  y  con  la  qué  se  enseña?  Para  responder  a  esta pregunta podemos elegir varios "manuales" y realizar alguna reflexión:  1. La ortodoxia educativa lo tiene claro: para formar a los alumnos lo mejor es volver a  los escenarios anteriores, dejando la sociedad de la información como un contexto de  diversión (cuando no de distracción) orientado al ocio y entretenimiento, pero no a la  auténtica  educación.  Esta  opción  tiene  más  defensores  de  lo  que  parece:  muchos  profesores  lo  creen  y  muchos  padres  y  algunos  alumnos  también:  es  bastante  frecuente  encontrar  a  profesores,  padres  y  alumnos  que  defienden  la  innovación,  el  uso  de  nuevas  tecnologías  y  nuevas  didácticas,  que  tachan  de  reaccionarios  a  los  métodos expositivos tradicionales, etc. pero que luego, cuando tienen que matricular  a  sus  hijos  en  un  centro  educativo  o  cuando  tienen  que  enseñar  algo,  acuden  a  los  centros  más  convencionales,  en  los  que  hay  el  "orden  de  siempre",  o  "se  dejan  de  pamplinas" y "explican un tema como dios manda".  2. La  ortodoxia  reformista,  muy  extendida  en  España,  recurre  a  un  par  de  tópicos:  "el  profesor  guía  de  los  aprendizajes"  (ya  no  dirige  y  controla  el  proceso,  ahora  en  un  lazarillo  que  lleva  de  la  mano  al  aprendiz  por  los  intrincados  itinerarios  de  su  formación)  y  "la  construcción  del  conocimiento  a  partir  de  la  información".  Ambos  conceptos, junto con el del aprendizaje cooperativo, suelen servir para dar respuesta a  cuantas  incertidumbres  se  puedan  plantear.  En  el  caso  que  estamos  tratando,  tenemos al profesor que va a guiar al alumno por el proceloso mundo de la sociedad  de  la  información,  enseñándole  a  buscarla,  a  tratarla  y  a  construir,  a  partir  de  ella,  conocimiento. El problema es que este papel exige que el profesor disponga de una  cartografía  de  ese  mundo  de  la  información  que  tiene,  como  hemos  apuntado,  un  carácter caótico y cambiante, que la hace imposible. Cuando un profesor quiere guiar  a  sus  alumnos  por  el  mundo  de  la  información,  lo  primero  que  hace  es  limitar  las  fuentes  de  información  y  desechar  la  inmensa  mayor  parte  de  la  información:  poner  orden  en  el  caos.  Digamos  que  deja  el  libro  de  texto  tradicional,  y  construye  otro  nuevo  con  capítulos  de  extraídos  de  diferentes  libros  e  incluso  crea  capítulos  con  materiales  obtenidos  de  de  distintos  libros.  El  resultado  no  es,  pues,  que  el  alumno  acabe aprendiendo a navegar en el mundo de la información, sino que aprende unas  cuantas rutas. Nos cabe la duda de si realmente es posible, al menos a ciertas edades,  aprender  a  navegar  en  el  mundo  de  la  información,  si  unos  y  otros,  la  ortodoxia  educativa  y  la  ortodoxia  reformista,  no  consiguen,  con  diferentes  métodos,  que  ese  alumno,  dentro  de  unos  años,  cuando  haya  concluido  su  formación  académica,  ya  pueda enfrentarse al mundo de la información. No lo sabemos, pero lo que si sabemos  es que la mayor parte de los alumnos no acaban un grado universitario y que, de esta  manera, no conseguirán aprender a vivir en la sociedad de la información. 
  3. 3. 3. Los  "gurús"  de  la  sociedad  de  la  información.  Se  trata  sobre  todo  de  teóricos  anglosajones o afines (S. Downes,  T. ARINA, A PICITELLI, etc.) que afirma la necesidad  de  cambiar  el  paradigma  educativo:  la  escuela  ya  no  puede  enseñar  a  construir  conocimiento como lo ha venido haciendo hasta ahora: partir de información, trabajar  sobre  ella  y,  tras  la  aplicación  de  procesos  formales  pertinentes,  elaborar  conocimiento.  En  la  sociedad  de  información  la  escuela  debe  enseñar  a  vivir  en  la  información (S. Downes señalaba de forma muy ilustrativa que la  educación consiste  en  aprender  a  "surfear"  por  la  información,  a  saber  dejarse  llevar  por  ella,  a  aprovecharse de ella) ¿En qué consiste ese vivir en la información? Estos pensadores  parten  de  la  imposibilidad  de  asignar  valor  de  objetiva,  relevante  y  pertinente  a  la  información  en  un  escenario  en  el  que  esta  está  constantemente  creciendo  y  cambiando;  de  esta  forma,  es  necesario  asignar  un  valor  relativo  a  esos  mismos  valores,  pero  entonces  ¿qué  información  tomamos  como  punto  de  partida?  La  respuesta  puede  venir  desde  dos  lados:  la  que  la  red  (la  mayoría  ‐caso  de  los  buscadores‐ las redes sociales en las que me relaciono y comunico, etc.) acepta como  punto de partida o la que me resulta útil para resolver el problema que me ha llevado  a  buscar  esa  información.  En  ambos  casos,  debemos  fijarnos  que  el  conocimiento  como algo de valor universal, con capacidad para poder interpretar de forma definitiva  los  interrogantes  que  nos  plantea  la  información,  deja  de  existir,  ahora  se  plantea  como  objetivo  de  la  educación  el  aprendizaje  de  destrezas  que  permitan  construir  modelos  de  interpretación  que  adquieren  su  verificación  en  su  propio  uso:  es  correcto aquello que nos permite dar respuestas exitosas a los problemas que se nos  plantea el mundo de la información,  pero  el mismo hecho de ser este cambiante y  caótico  hace  que  esos  modelos  tengan  un  carácter  subjetivo  y  temporal.  “El  aprendizaje es conocimiento tácito, inefable, personal…”( S. DOWNES, en Beyond the  Classroom:  From  Virtual  to  Reality  conferencia  en  el  congreso  Internet  en  el  aula,  Madrid, 28 de junio de 2008, en: http://gabinetedeinformatica.net/wp15/ ) Recientemente, F. ARROYO ILERA (2010) señalaba "la revolución tecnológica y la globalización  condicionan  que  el  saber  "debe  poder  ser  traducido  en  grandes  cantidades  de  información" porque  de  no  ser  así,  será  imposible  su  utilización.  Ello  conlleva  una  segunda  conclusión:  su independencia de la persona, que se convierte en un mero usuario del conocimiento... En las sociedades posindutriales ya no se persigue difundir valores en virtud de su valor formativo en sí  mismos,  sino  por  la  utilidad  que  pueden  tener  en  situaciones  concretas"  ("Innovaciones didácticas  para  la  enseñanza  de  la  Geografía  ante  los  nuevos  planteamientos  metodológicos derivados de la Convergencia Europea", en Geografía, Educación y Formación del profesorado ante  el  marco  del  Espacio  Europeo  de  Educación  Superior,  ed.  M.  J.  Marrón  Gaite  y  M.L.  de Lázaro  y  Torres).  Nos  parece  muy  interesante  la  introducción  de  ese  concepto  en  el  debate: usuarios.  Efectivamente,  el  planteamiento  de  este  nuevo  paradigma  se  está  realizando  en  el campo del debate intelectual, lo que no tendría más consecuencias que el propio debate, pero también se está formulando de hecho: la propia sociedad de la información en su progresiva penetración  (libre  y  sin  procesos  formativos  paralelos  que  la  acompañen)  va  dejando  una huella ideológica que conduce a esa formulación y, por otro lado, la minimización del papel de la escuela se está traduciendo en una pérdida de peso del conocimiento en la valoración social. Vayamos por partes:  1.  Información  y  conocimiento  son  conceptos  distintos,  pero  que  están  tendiendo  a  confundirse.  Conocimiento  es  una  construcción  intelectual  verificable  de  carácter  universal que permite interpretar correctamente y dar respuesta a los retos que se le  plantean al sujeto. Información es comunicación de datos, de un conjunto de datos o  del  propio  conocimiento.  La  sociedad  de  la  información  se  forma  a  partir  de  la 
  4. 4. multiplicación  de  las  informaciones,  de  las  publicaciones  de  opiniones,  datos, conocimientos, etc. pero esencialmente es eso: una multiplicación de publicaciones de información  ocasionada  por  la  facilidad‐libertad  de  publicación.  Precisamente,  esa libertad  lleva  emparejadas  dos  consecuencias:  la  multiplicación  de  la  información  no significa que lo informado sea distinto, sino que se puede informar repetidamente de lo mismo, y, por otro lado, que se puede informar de datos objetivos y de opiniones o de interpretaciones  de  esos  datos.  Evidentemente,  sin  información  no  puede  elaborarse conocimiento,  pero  la  información  no  es  estrictamente  conocimiento.  Sucede  que  la extraordinaria expansión de la "sociedad de la información" ha hecho que esta llegue en una  cantidad  ingente  a  cualquier  usuario  que  abra  un  explorador  de  la  web  o  que  se introduzca  en  una  red  social,  y  esa  "inundación"  de  información  va  dejando  una "huella"  ideológica,  una  concepción  no  pensada  pero  con  una  gran  capacidad  para incidir  en  las  percepciones  e  interpretaciones  que  hacemos  de  la  realidad,  en  la  que cantidad  de  información  se  asimila  con  conocimiento.  No  es  extraño  porque  es  el reflejo  de  cómo  la  información  se  presenta  en  la  Red:  como  un  conjunto  de yuxtaposiciones articuladas únicamente por el azar, o por el "hilo" de un foro, o por los intereses  que  han  conducido  a  coincidir  a  varios  miembros  en  una  red  social,  pero  no por los propios contenidos de la información. Esta idea de yuxtaposición o de suma de información se está reflejando en la forma de construir los discursos comunicativos e, incluso,  en  la  propia  forma  en  la  que  se  construyen  las  elaboraciones  formales  del pensamiento,  que  ahora  se  plantean  como  una  suma  de  informaciones,  como  un conjunto  escasamente  articulado  de  informaciones.  El  "copiar  y  pegar"  está  ganando terreno en detrimento del discurso lógico.  Por otro lado, esa geografía caótica de la información está dando lugar a nuevas formas de  búsqueda  y  selección  de  la  misma.  Naturalmente,  buscar  y  seleccionar  información para  encontrar  aquella  que  es  objetiva,  relevante  y  pertinente  requiere  que previamente  hayamos  adquirido  conocimiento,  un  modelo  de  interpretación  (desde  el que se implementen unas destrezas), además de un conjunto de valores en los que se fundamente  la  decisión  de  aceptar  o  rechazar  informaciones,  pero,  si  damos  por sentado que el conocimiento es la propia información (el citado S. Downes señalaba: “en épocas anteriores el conocimiento estaba en la red: el conocimiento, hoy, es la red”, en The  Reality  of  Virtual  Learning,  conferencia  impartida  en  Ontario,  el  30  de  enero  de 2008,  se  encuentra  en  Stephen´s  web: http://www.downes.ca/archive/08/01_30_news_OLDaily.htm)  ¿qué  criterios  puede utilizar el usuario de esa información para seleccionarla? Esencialmente dos que están muy  emparentados:  la  cantidad  de  aceptaciones  que  esa  información  ha  tenido  (que puede medirse por la cantidad de enlaces que tiene o por la cantidad de accesos que ha recibido), que es el criterio que, al final, adoptan los buscadores, como Yahoo o Google, o  la  inclusión  de  esa  información  en  las  redes  sociales  en  las  que  el  usuario  participa. Ambas formas de asignar valor tienen que ver con la aceptación social de la información, y con la del propio usuario en las redes formales o informales que se generan en el seno de Internet. Desde esta perspectiva, se considera como válida y relevante la información que los demás (la mayoría) han considerado como tal, y el usuario de la misma pasa a identificarse con ese grupo que está realizando estas asignaciones de valor. 2. Creadores de conocimiento y usuarios de la información. El problema es que estos discursos  conducen  a  una  realidad  no  prevista  por  ellos:  algunas  personas  y  grupos sociales sí que producen conocimiento. La Ciencia no ha dejado de existir, como no lo ha hecho la Literatura, el Arte, la Tecnología, o la propia investigación, el conocimiento sigue  generándose,  e  incluso  la  Red  informa  de  él.  Es  cierto  que  limando  las  abruptas aristas  de  la  dificultad  que  supone  el  rigor,  formulando  informaciones  "mass‐media". 
  5. 5. Solamente algunas páginas web y algunas redes sociales exclusivas acogen información  fideligna de los procesos de construcción del conocimiento que se están produciendo, y  se  trata  de  páginas  y  redes  que  sólo  son  utilizadas  por  los  creadores  de  ese  conocimiento. También es cierto que cada día más instituciones oficiales están haciendo  públicas  en  la  Red  sus  bases  de  datos,  sus  publicaciones,  etc.  Pero  es  que  Internet  es  neutral: acepta cualquier publicación, el problema es de los que buscan la información.  En  este  sentido,  M.  CASTELL  señala  así  “en  Internet  podemos  distinguir  dos  tipos  de  geografía:  la  de  los  usuarios…  y  la  de  los  proveedores  de  contenido…  que  es  donde  están las personas con la información y el conocimiento necesario…” (en "Internet y la  sociedad en red", en Lección inaugural del programa de doctorado sobre la sociedad de  la información y el conocimiento, Barcelona (2001) UOC). Ciertamente se trata de eso: la  confusión  de  los  conceptos  información  y  conocimiento  está  generando  una  nueva  forma de división social: la mayoría, los usuarios, cada día más lejos del conocimiento  aunque más informados, y los creadores de conocimiento, cada día más distanciados  de los usuarios y con mayor capacidad para controlar los centros de decisiones. ¿Y el profesor qué puede hacer? Creemos que, en primer lugar, establecer un postulado: debe enseñar  a  crear  conocimiento.  Dejando  a  un  lado  los  debates  sobre  si  debe  enseñar conocimientos  para  que  el  alumno  aprenda  a  crearlos  o  si  debe  ir  creándolos  para  que  el alumno  los  aprenda  y  adquiera  las  destrezas  para  hacerlo,  lo  importante  es  diferenciar netamente información y conocimiento, y asignar a cada uno de estos conceptos el lugar que le  corresponde.  En  este  sentido,  no  cuesta  mucho  deducir  que  la  tarea  de  enseñar  se  debe aproximar  a  algo  que  podríamos  definir  cómo  enseñar  a  construir  conocimiento  en  el contexto  de  la  sociedad  de  la  información,  conseguir  que  el  alumno  aprenda  las  destrezas necesarias  para  buscar  y  seleccionar  informaciones,  pero  también  que  aprenda  a trascenderlas, que adquiera competencia para formar los esquemas y conceptos intelectuales que posibilitan la comprensión del contexto y capacitan para dar respuestas adecuadas a los retos  que  este  le  plantea.  Por  ello,  pensamos,  las  concepciones  didácticas  que  abordan  el problema  exclusivamente  con  estrategias  sobre  búsqueda  y  selección  de  la  información  son incompletas y no suelen permitir al alumno alejarse de la posición de "usuario", es necesario también  introducir  en  el  aprendizaje  contenidos  orientados  a  dotar  a  los  alumnos  de capacidades  para  el  análisis,  la  modelización,  y  todos  aquellos  procesos  intelectuales  que  se hallan en el paso de la información al conocimiento. De momento, en este trabajo de investigación vamos a intentar medir, entre otras cosas:  • La  incidencia  que  el  trabajo  escolar  con  técnicas  de  búsqueda  y  selección  de  la  información en Internet tiene sobre las destrezas que el alumno tiene al respecto.  • Los impactos que la pertenencia a redes sociales virtuales tiene sobre la asignación de  valor a la información.  • Las relaciones que existen entre la asunción del rol de usuario en el acceso a Internet y  la  construcción  de  discursos  difusos  y  desordenados,  en  los  que  el  conocimiento  se  confunde con la yuxtaposición de informaciones. Queda  mucho  por  hacer,  pero  ahora,  cuando  la  enseñanza  secundaria  se  está  introduciendo en el Proyecto Escuela 2.0, que pretende ser su inmersión en esa "sociedad de la información", creemos  que  es  necesario  un  debate  sobre  qué  es  lo  que  se  va  a  buscar,  qué  es  lo  que  se quiere  hacer.  De  este  debate  seguramente  no  surgirá  una  respuesta  unánime  ni  un  discurso definitivo sobre la educación en ese nuevo contexto que ya hoy es irreversible, pero si servirá para  clarificar  ideas  y  permitir  el  diseño  de  estrategias  y  didácticas  que  hagan  fructífero  el trabajo con las herramientas de ese proyecto. 

×