El arte de vestirse bien - Armaduras de tela

975 views

Published on

No importa si trabajas encerrado en una oficina y necesitas verte mejor que la competencia o un tipo creativo que se ve bien solo porque le provoca: el terno es la pieza esencial del vestirse bien. Nunca está pasado de moda, lo puedes adaptar como pocas otras prendas y es el mejor uniforme que pueda haberse inventado. He aqui como sacarle el maximo provecho.

Published in: Lifestyle
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

El arte de vestirse bien - Armaduras de tela

  1. 1. ARMADURAS DE TELA presenta El arte de vestirse bien: El terno
  2. 2. USA EL TERNO DE FORMA ADECUADA… LO DEMÁS CAE POR SU PROPIO PESO. No importa si trabajas encerrado en una oficina y necesitas verte mejor que la competencia o un tipo creativo que se ve bien solo porque le provoca: el terno es la pieza esencial del vestirse bien. Nunca está pasado de moda, lo puedes adaptar como pocas otras prendas y es el mejor uniforme que pueda haberse inventado. Si no me crees, considera la raíz de la palabra: “uni”, como en la prenda universal, “forme” como en dando forma. En esta presentación nos vamos a dedicar a detalles específicos, pero antes debemos coincidir en que el traje es donde el vestirse bien comienza. Una vez que manejes los principios básicos, podrás personalizar los detalles, que es donde las cosas se ponen interesantes.
  3. 3. 1. CÓMO LUCE UN CABALLERO EN EL SIGLO XXI Observa a tu derecha a Matt Bomer y verás más que un hombre bien parecido: verás un caballero contemporáneo vestido a la perfección. ¿Cuál es el secreto? ¿El entalle del traje? Por supuesto. ¿La sutileza de los detalles? Totalmente. Pero fíjate en los detalles que no están presentes: líneas agresivas, cuartos botones, rayas demasiado gruesas. El mensaje que se transmite es autoconfianza. De hecho, el mensaje es transmitido de manera que no parece transmitido: es como si Bomer no hubiera pasado mucho tiempo decidiendo qué ponerse. Y todos podemos apreciar que no es así.
  4. 4. 2. COMO NUNCA, EL ENTALLE ES LO QUE CUENTA No importa si tu terno te costó S/. 2,000.00 o si lo heredaste de tu papá. Entállalo y la diferencia hará que parezcas un miembro del primer grupo. Si el traje no parece tuyo, no vale la pena ponérselo. Ahora veamos cuál es el entalle ideal: A. Empecemos por la cima B. Deja de lado el exceso C. Muestra el as bajo la manga D. Métele palito E. No escondas los zapatos El terno debe abrazar tus hombros, no colgarse de ellos. Muchas veces por economía redondeamos nuestra talla hacia arriba. Prueba lo contrario: Cuando te pongas el saco, éste debe ser firme. Ponte erguido y aprecia cómo se te ve. Si no se siente bien en los hombros, pruébate otro. El ancho de las mangas es otro detalle dejado de lado. Un sastre puede arreglar el detalle sin dificultad y la diferencia es inmensa. Las mangas deberían acabar justo encima de tus muñecas, dejando ver el puño de la camisa. Piensa en ello como el marco de una pintura: un acabado elegante que la ayuda a verse mejor. El saco debe ajustarse a tu cuerpo. Haz que un sastre lo entalle a los lados, de forma que tus hombros luzcan más cuadrados (sin importar si lo son en realidad). Los pantalones rectos, pero delgados y con poco quiebre en los tobillos producen un look estilizado y largo, lo que te hará ver más alto también. Ten en cuenta que en su extremo inferior, los pantalones deben rozar tus zapatos, no cubrirlos por completo. Las medias deberían verse solo cuando camines apresuradamente o tomes asiento.
  5. 5. 3. ¿QUIERES SOBRESALIR? PRESTALE ATENCION A LOS DETALLES Ahora que sabes las reglas esenciales, vayamos a los pequeños detalles que no todos aprecian, pero que ayudan a que el efecto en conjunto sea insuperable. F. Comienza de forma solapada G. De a dos H. Boleto, por favor I. Deja la cubierta afuera Nada le da más carácter a un terno que sus solapas. Intenta las delgadas primero, no más de 5 centímetros en su parte más ancha. Es suficientemente contemporáneo sin ser vanguardista. Dos botones. Así el botón inferior permite más apertura al estar desabrochado (como debería estar siempre). Además, con solo dos botones puedes ganar o perder un poco de peso sin que el traje quede obsoleto. ¿Minibolsillo? Por supuesto. Le añade un toque británico al porte. Hay algo un tanto noventero acerca de los bolsillos sin solapas. Deja estas afuera y parecerás de este milenio.
  6. 6. 4. NO LE DES LA ESPALDA La espalda del saco también es una parte integral de su actitud. Un corte central es poco obstrusivo y mantiene las líneas del traje claras y definidas. J. Los laterales nunca sobran Los cortes laterals, como los mostrados aquí, son más particulares, y pueden no resultar muy adecuados si tienes algo de peso adicional.
  7. 7. 5. A LA FRANCESA Con telas pesadas, tales como el tweed y el corduroy, la basta francesa sirve un propósito: dar peso para que los pantalones tengan una mejor caída. Si vas a optar por este diseño, haz de tres centímetros la medida inicial, subiendo o bajando un poco de acuerdo a tu propia estatura. Si no eres ni muy bajo ni muy alto, no lo pienses demasiado y déjalo en tres centímetros. En cuanto al botapié, el frente debe rozar el tope de tus zapatos, mientras que la parte de atrás encuentra la parte superior del taco. Si sabes lo que haces y tienes las medias adecuadas, aventúrate y muestra un poco el tobillo.
  8. 8. 6. ESCUCHA TUS MEDIDAS Nuestro modelo mide 1.65 y no es precisamente delgado. Pero sin esforzarse en el gimnasio incontables horas, luce como nuevo con solo una buena elección de traje. Sé honesto contigo mismo, admite tus carencias y ocúltalas tomando nota. ANTES • Si sobra espacio, te ves incluso más fofo y ancho. • Evita los sacos largos, pues hacen ver tus piernas incluso más cortas. • El exceso de tela debajo de las rodillas, añade peso que no existe. DESPUÉS • Usa un pañuelo en el bolsillo: atrae la atención a tu pecho, no a tu barriga. • Escoge un saco con los botones más bajos de lo normal: crea líneas largas que te hacen ver más alto. • Muestra el extremo de las mangas: haz tus brazos más largos. • Mantén corto el botapié: agrega centímetros al largo de tus piernas.
  9. 9. 7. ENCUENTRA UN BUEN SASTRE El sastre adecuado puede transformar un terno de S/. 200 en uno que parece haber costado S/. 2,000. El truco está en saber lo que necesita hacerse y cómo transmitírselo a tu sastre. No dejes que te diga cuánto quiebre necesitan tus pantalones, díselo tú. Estas son algunas de las cosas que tendrás que decirle a tu sastre. La mayoría de los trajes tienen las mangas anchas para satisfacer a casi todos. Estréchalas. El largo suele ser adecuado… pero puedes rebajarlo un poco hasta el doblez de tus muñecas. Crea el efecto “V” contrayendo la cintura. Que no te asfixie, pero que te deje sentir un ajuste cuando resoplas. Estrecha los pantalones un centímetro o dos a todo lo largo, y luego que los acorte. No sólo tú notarás la diferencia.
  10. 10. 8. UN POCO MÁS CORTO Podríamos apostar a que tu saco es muy largo. Quizás lo hayas notado, quizás no. Hace mucho tiempo que no veo un traje de más de tres botones, y hay una razón para ello: si quieres usar algo que te cubra, elige un sobretodo. ¿Qué tan corto? Tanto como para meter tus manos en los bolsillos del pantalón sin que el saco se pliegue sobre sí mismo. ¿No nos crees? No lo decimos nosotros: GQ y Esquire saben lo que hacen con sus portadas.
  11. 11. 9. A LO LARGO DEL AÑO Así como los fines de semana de verano son diferentes a los de invierno, tu traje debería serlo también dependiendo de la estación. Fábricas más pesadas son las que debes usar para cuando la temperatura baja, mientras que cuando el año termina y comienza otra vez deberías mantener tu traje hecho exclusivamente de algodón.
  12. 12. 10. CONQUISTA EL INVIERNO CON ESTILO Franela No hay forma en que uno pueda verse mal vistiendo franela en un día frío. Bueno, sí hay, pero son muy pocas. Corduroy Si vas a optar por algo llamativo, querrás elegir una vena que no sea demasiado delgada de forma que la gente pueda confundirla con terciopelo. Tweed Ni demasiado pesado ni demasiado ligero, el tweed es ideal para el cambio de temporada. Si enfría, una chalina será más que suficiente.
  13. 13. 11. SIENTETE LIGERO CUANDO LO AMERITE Cuando la temperatura se eleve, es tiempo de guardar los trajes de lana y probar fábricas y colores más ligeros. El khaki sigue siendo la opción ideal para el verano, pero cada vez tenemos una gama más amplia de donde elegir en algodón, incluyendo variedades brillantes de azul y gris. Si tienes la personalidad como para llevar un traje blanco, prepárate para las consecuencias: sé extra cuidadoso al comer y beber, y no lleves lapiceros de fuente en ningún bolsillo. El lino es la más reciente adición a este abanico, pero a diferencia de las prendas más usuales de esta tela, el traje no puede estar holgado.
  14. 14. 12. SI VAS A LLAMAR LA ATENCIÓN, SÉ SUTIL Las telas con algún patrón no son precisamente la norma estándar y siempre llamarán la atención por ese mismo motivo. Si vas a elegirlas tienes que saber hacerlo: el objetivo es inyectar algo de personalidad sin desentonar demasiado o parecer un payaso. Si necesitas consejo, te daremos dos: el tartán puede ser más sugerido que completo, como el que se muestra a la derecha. Es fácil combinarlo con colores enteros y no es tan recargado como un Príncipe de Gales.
  15. 15. 13. VERTICALIDAD EXTREMA Y la otra opción para los patrones son las rayas. Evita las de tipo Wall Street, que son demasiado anchas y opta por rayas esbeltas con poco espacio entre ellas, o bien por una franela pesada con esas líneas que parecen dibujadas con tiza.
  16. 16. 14. SÓLO UN TONO DE GRIS Si existe un equivalente masculino para el vestido negro corto, es precisamente el traje gris de dos botones. Puedes usarlo de día o de noche, pero tienes que elegir el tono adecuado: no quieres uno demasiado claro ni tampoco uno tan oscuro que se confunda con negro. Lo mejor de este traje es que, bien combinado con colores adecuados, se convierte instantáneamente en una pieza ganadora.
  17. 17. 15. NO LO MALTRATES Y cuando pensamos en cómo un traje se maltrata, la verdad es que lo primero que se viene a la mente es el lavado. • No lo hagas muy frecuentemente. El lavado en seco puede llegar a ser brutal para la tela de un traje (y considerando lo que has invertido en él, estamos seguros que querrás conservarlo tanto como puedas). • Si empieza a verse arrugado, puedes llevarlo a la lavandería para que lo planchen al vapor, lo que es especialmente ideal para trajes de algodón. • Y si se ve bien, pero simplemente quieres darle un toque final, cuélgalo en el baño mientras te tomas una ducha caliente con la puerta cerrada. Creénos: lucirá casi como nuevo.
  18. 18. EN RESUMEN… • Si no está entallado, no vale la pena ponérselo. • Para asegurarte que está bien entallado, busca un buen sastre. • Nunca te verás mal con un traje de dos botones y solapas medianas. Es al mismo tiempo clásico y totalmente moderno. • Los pantalones rectos, con poco quiebre al tobillo. • Si no puedes poner las manos cómodamente bajo el saco sin arrugarlo sobre sí mismo, es demasiado largo. • Muestra el extremo de la manga. • Vístete de acuerdo a la estación: algodón en verano, tweed y franela en invierno. • Si vas a usar cuadros o rayas, mantenlos sutiles.

×