El colectivo porteño

2,342 views

Published on

Una modalidad de transporte urbano masivo, novedosa y exitosa. Más allá de las quejas de los usuarios, grata y arraigada costumbre, que justificada o no, ejercemos con devoción y convicción. El sistema se ‘inventa’ en Buenos Aires, hacia fines del primer tercio del siglo XX, por necesidad pública e iniciativa privada, ante el fracaso de las autoridades y del establishment en diseñar e implementar un sistema eficiente y competitivo de movilidad para una ciudad que crece rápidamente. La misma historia se repite y se reitera un par de veces en lo que resta del siglo, por las mismas razones, lo que demuestra que nunca supimos ni aprendimos que el transporte se debe planificar, como componente natural del engranaje social y como elemento constitutivo del sistema productivo de un país. Este desorden urbano, se trasladará al plano nacional, que sí contaba con un sistema planificado y eficiente: el FFCC (en la larga distancia). Pero al perder este su hegemonía, no solo no supimos remplazarlo (si hubiera sido posible), sino que contagiamos todo de obsolemidad e ineficiencia y, consecuentemente de inseguridad.

Published in: Travel
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
2,342
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
5
Actions
Shares
0
Downloads
22
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

El colectivo porteño

  1. 1. El “COLECTIVO” de Buenos Aires Colectivo (de transporte colectivo) es el nombre dado en Argentina, y luego en otros países hispa-noparlantes, a un tipo de autobús, que se convirtió en ícono de un sistema de transporte urbano. Loscolectivos de Buenos Aires son un típico „invento‟ porteño, también llamado coloquialmente bondi(palabra lunfarda). Tiene su origen a fines de la década del 30, cuando un grupo de taxistas decidenprestar el servicio con recorrido y tarifa fija, con varios pasajeros que podían subir o bajar en el trayec-to y un cartel en la parte delantera. Nació y creció marginal, renació y murió naturalmente, pero nuncalo pudieron matar. Fue símbolo expiatorio del porteño y una paradoja de su diario trajín. Se contagióa muchas ciudades pequeñas y grandes de otras tierras.Mercedes Benz LO-1112 modelo 69, exhibido en el Museo de la marca en Stuttgart. La más tradicional y clásica figuradel COLECTIVO porteño, en su época de mayor esplendor como novedoso sistema de transporte urbano (años „60-70).Origen: el taxi-colectivo El colectivo nació con autos grandes, comunes de la época, con cartel de recorrido muy simple yun número de línea. Fue un invento exclusivamente porteño y circunstancial que 40 años después fuesímbolo del Buenos Aires en expansión y modelo de servicio en el complejo mundo de la planificaciónde las super ciudades. El nacimiento del colectivo en la ciudad de Buenos Aires fue consecuencia de la merma, hacia fi-nes de la década del 20, de los viajes en taxi debido a la gran competencia de ómnibus y tranvías (pro-piciada quizás por alguna oportuna huelga de tranviarios). El 20 de agosto de 1922 se había creado laprimera línea de ómnibus de larga distancia que prestó un servicio continuo en la ciudad. A partir deentonces se crearon varias compañías y el 13 de diciembre de 1923 se aprobó la ordenanza generalpara servicios de ómnibus. En enero de 1924 ya existían 16 empresas de ómnibus y otras 16 con soli-citud de permiso. Para este entonces coexistían en Buenos Aires: los tranvías, herederos del que, iniciado en 1857,era tirado por caballos. El primer eléctrico circuló a fin del siglo XIX. Los servicios ferroviarios urba-
  2. 2. 2nos que unían con los suburbios, los taxis y los ómnibus. Estos se inauguraron en noviembre de 1903,con las 4 primeras líneas concesionadas. En general eran las populares „bañaderas‟ (sin techo) y com-bustión a nafta. Hacia fines de esa década se habían dado varias concesiones, incluso hacia el interiorlejano (Bahía, Patagones, Salta, Resistencia, San Juan). No olvidemos que en 1913 se agrega a lacompetencia, el subterráneo (línea A). Pero recién en 1922, se establecen servicios urbanos efectivos yperdurables, que le permiten imitar y competir con éxito a los tranvías, en unidades grandes (con circu-lación interna) y con guarda en la plataforma trasera, por donde se ascendía. En el 23 se sanciona laOrdenanza General sobre servicios de ómnibus. Un año después ya había 16 empresas, algunas conunidades de dos motores nafta-eléctricos y con modelo „imperial‟ (doble piso). En 1926 una Ordenan-za obliga a reemplazar las ruedas macizas por neumáticas. Terminando los ‟20 había varios cientos deunidades de muy diversa índole. Por otra parte, el tranvía (también llamado tramway), fue hasta los „20 el único medio urbano ma-sivo de transporte y siguió circulando por varias décadas las calles de la Buenos Aires y aledaños,cuando en otras ciudades del mundo ya había comenzado su desafectación, por problemas de energía,escasa flexibilidad de maniobra en urbes cada vez más congestionadas y por el arrollador avance delautomotor. Con previsión las empresas de tranvías pusieron también líneas de buses, para competircon las otras y favorecer al tranvía. Ante esto los taxistas se las debieron ingeniar para atraer clientesrealizando servicios especiales, como por ejemplo llevar varios pasajeros al hipódromo o a las canchasde fútbol los feriados, cobrando una tarifa fija a cada pasajero. Hacia fines de los „20, en el bar La Montaña, de Carrasco y Rivadavia (para algunos en realidadfue en Rivadavia y Lacarra), se reunían al café algunos taxistas. Entre los entusiastas, DesiderioRodríguez, Manuel Pazos y Lorenzo Forte, surgió la idea del “auto-colectivo”. La primera „línea’ cir-culó el 24 de septiembre de 1928. Salís de Primera Junta, paraba en Plaza Flores y finalizaba en La-carra y Rivadavia. Luego los servicios se unieron en una empresa denominada Primera (El historiadorJulio A. Luqui Lagleyze [1]dice que si bien este fue elprimer colectivo de la Ciudadde Buenos Aires, en el co-nurbano, precisamente enVicente López, la idea delcolectivo había nacido en1924 [2]. Los auto-colectivos deaquella primera línea llegarona ser 40. Llevaban 5 pasaje-ros y cobraban el boleto alllegar a destino (su originende taxi), pagando 10 centavoshasta Plaza Flores, 20 de pun-ta a punta). Al principio,temerosos de sufrir multas osecuestros de vehículos, es- Línea 86 en 1930cribían con tiza en la carro- (luego línea 105)cería las terminales del reco-rrido. Luego un tablero demadera sobre el parabrisas anunciaba el recorrido y el mismo taxista era el que elegía el número delínea. Así, a la primera línea, le siguió la “8”: desde Nazca y Rivadavia hasta Plaza de Mayo. Peroeligieron un mal día para la inauguración: 12 de octubre de 1928, fecha que asume su segunda Presi-1- Julio A. Luqui Lagleyze (1998). Bs. Aires: Sencilla Historia, La Trinidad, p 225. Librerías Turísticas. ISBN 950-99400-8-9.2- Cuenta que Ernesto Boraso pidió autorización a la Municipalidad de Vicente López para un servicio de auto-ómnibus entre esa localidad y Florida. Eran Ford T con guarda y carteles; estaban carrozados para llevar más gente. En 1926 se amplió con otra línea y la empresa Fano obtuvo la concesión entre Puente Saavedra y Munro (mismo municipio).
  3. 3. 3dencia Don Hipólito Yrigoyen, lo que les impidió terminar los viajes, pues la policía cortó el tránsitopor la ceremonia de asunción. Como las mujeres eran reacias a subir a un colectivo, los dueños contrataron a algunas que viaja-ban para animar a las demás a hacerlo. Hubo también coches exclusivos para damas, el servicio a Pla-za Flores fue el primero en esta modalidad [3]. Comenzaron además a colgar un reloj de bolsillo en eltablero para poder verlo y cumplir con el horario de llegada a destino. No todos los taxistas participa-ron de esta innovación, ya que el auto se deterioraba rápidamente al haber más trabajo y exceso depeso. Esto llevó a la necesidad de recarrozar los coches, hacerlos más amplios y fuertes para incluir máspasajeros. Fue de José Fonte y José Chiofalo el primer colectivo en tener este tipo de carrocería, lasque eran realizadas por Calzón y Rodríguez Hnos. Podían llevar 11 pasajeros sentados: tres atrás, tresen el medio, uno adelante, dos en sendos „transportines‟ de cada lado y dos más adelante, junto al cho-fer. Para que bajara el del fondo, los demás debían descender para darle paso [4].Un desarrollo a contramano Para anular a la competencia del nuevo medio de transporte, las empresas tranviarias consiguieronque los funcionarios, inclinados a la defensa del ferrocarril, les hicieran difícil la existencia al colecti-vo, máxime cuando era algo nuevo y extraño, desordenado y sin inversiones importantes. Pero el ser-vicio evidentemente era útil y un hecho ya imposible de frenar. Las líneas se fueron extendiendo, porser un servicio más rápido y ágil que el ómnibus (ya existían líneas que usaban grandes unidades) yque el del tranvía, por ello que la gente los eligió, y además porque comenzaron a extenderse a losnuevos suburbios, ya que no se ajustaban a requisitos de ningún tipo, en un principio al menos. También los ómnibus vieron frenado su desarrollo por la acción de la poderosa compañía AngloArgentina (de capitales ingleses) acompañada por cierto de las otras empresas de transporte en tran-way. Pero sobretodo la primera, fue comprando parte de las compañías de líneas ya establecidas y asícontrolando el sistema de transporte urbano. El colectivo crecía al margen de estos problemas comple-jos y además llegaba donde los otros no lo hacían, quizás porque no eran rentables inicialmente. En abril de 1931 la línea 26 (Parque Chacabuco - Correo Central) comenzó a circular con cochesexpresamente construidos para el transporte de pasajeros, con mayor capacidad que las hasta entoncesimprovisadas unidades. Además adopta una tarifa plana, de 20 ctvos, sin importar el trayecto que re-corriera el pasajero. Una cooperativa de conductores, presidida por Valentín Iglesias, fue la encargadade presentar la novedad [3]. El público lo recibió co-mo algo extraordinariamenteútil, por lo que fue copiadapor las demás líneas. Perofue el origen de un eternoconflicto con la Municipali-dad. Sucede que la regla-mentación de la Intendenciadisponía que los pasajerossubieran y descendieran úni-camente por la puerta dellado izquierdo del coche (yaque entonces se circulaba aunpor la izquierda) pero losautomóviles existentes, al Ómnibus de 28 asientos de la Línea 5 (Cía. Luso Argentina) y un colectivo Chevrolet ‘39 de la Línea 36 con carrocería de El Trébol de 11 asientos.provenir mayormente de países con circulación por derecha, tenían el comando a la izquierda, lo que3- Revista El Hogar (18/12/53, nº 2301), número extraordinario en sus bodas de oro.4- www.loscolectivos.com.ar sección historia. Consultado el 12 de agosto de 2009.
  4. 4. 4obligaba al conductor a tener que bajarse para dejar salir o entrar al pasajero. Los colectiveros inicia-ron entonces un paro de protesta que llevó a la Municipalidad de la Ciudad a incautar las unidadesexistentes y las pusiera nuevamente en servicio, llevando una franja que decía “Colectivo municipal”.Los conflictos desde entonces no han parado y fueron de variada índole, como cuando se infringían lasordenanzas llevando un pequeño asiento móvil (transportín) para evitar estar de pie en el pasillo [3]. Cuando los coches comenzaron a resultar insuficientes en tamaño comenzaron a circular los Do-plex: chasis de camiones carrozados que podían llevar 10 pasajeros sentados y 10 parados. A diferen-cia de los ómnibus que tenían una puerta trasera para ascender y descender y otra delantera sólo para eldescenso, los colectivos sólo tenían una puerta delantera, del lado de la vereda. A fines de 1932 la Municipalidad se decidió a reglamentar el servicio de colectivos y habilitó laslíneas, numerándolas del 1 al 69 fijando como medidas máximas 5,30 m de largo, 2 m de ancho y 2,50de alto con 10 asientos como máximo (contra los 17 a 36 que tenían los ómnibus) [5]. Los colectivos,conservando algo del taxi, por entonces eran de un color abajo y otro en el techo, separados por unafranja debajo de las ventanillas, con el N° y los destinos en los costados y adelante. Las líneas de colectivos eran sociedades de hecho, formadas por sus dueños, que en general eran ala vez choferes y mecánicos: la naciente “sociedad de componentes”, más parecida a una cooperativade trabajadores. Muchas unidades eran propiedad compartida entre dos o más y, cuando crecieron ennúmero y los originarios colectiveros se hicieron viejos, aparecieron los empleados. Sin embargo noconstituían empresas formales como las de los ómnibus, aún cuando en los „60 fueron obligadas (porla reglamentación) a ajustarse a la ley de sociedades comerciales: eran SA o SRL pero sólo en los pa-peles [5]. En julio de 1934 se implementó el uso de „taxímetros‟ muy especiales, en los colectivos: eranenormes, tenían 10 „banderitas‟, coincidentes con la capacidad de asientos del vehículo. Al subir elpasajero el conductor bajaba la banderita y el aparato emitía un boleto de 10 centavos que servía paralos primeros 4.000 m de recorrido. Por cada nuevo tramo de igual longitud emitía para el mismo pasa-jero otro boleto, de modo que cuando este descendía, podía saber cuanto debía pagar, de acuerdo a lacantidad de boletos emitidos [3]. Pero era una década globalmente agitada en lo económico yen lo político, con especial incidencia en el transporte, por el vertiginoso advenimientodel automotor, con la consecuente desactivación del ferrocarril.La Corpora- Chevrolet 34/35, de la desaparecida línea 3, que unía Plaza Miserere con Villa Ballesterción de Transportes de Buenos Aires En 1936 se crea(por Ley 12.311) lafamosa “Corpora-ción”, como se leconoció, una especiede ente autónomo ymonopólico del mer-cado de pasajerosurbanos por automo-tor, de carácter mixto(en lo formal por lomenos), que terminóquedando totalmenteen manos del Estado5- Ídem Nº 23. p. 37. ISSN 15148793.
  5. 5. 5(en agosto de 1944). Se constituyó formalmente el 17 de febrero de 1939, absorbiendo los bienes delas 52 empresas de pasajeros de entonces, pero sólo la Anglo Argentina de Tramways y las otras 11 decapital inglés (Lacroze, Chadopyf, Del Puerto, etc), aceptaron rápidamente la transferencia y fueronindemnizadas con acciones de la propia Corporación, que legalmente era una Sociedad, pero cuyosórganos constitutivos (Asamblea y Directorio), jamás funcionaron. El Estado les hizo juicio a las restantes 40 y a su vez, los ingleses al Gobierno [6]. Confiaron enque los porteños cumplirían con sus expectativas de permanencia, pero parece que no fue así. Esta Corporación es producto directo del Pacto Roca-Runciman, el histórico convenio anglo-argentino de aquella década (cuenta la historia que el Estatuto de la empresa se redactó en Londrespara su aprobación aquí), al igual que la sanción de la Ley 12.346 (en vigencia desde el 1/1/37, queaun rige para el transporte de pasajeros interjurisdiccional), que además crea la Comisión Nacional deCoordinación del Transporte (cuyas facultades se transfieren luego a la Secretaría, Junio del 48 y mástarde, en 1949, al Ministerio de Transporte) que era el ente encargado de aprobar (o más concretamen-te, dificultar) la habilitación de cualquier servicio nuevo de carga o pasajeros (ferroviario o automotor)a nivel nacional. Con esto se buscaba subordinar al automotor (camión o bus) a la voluntad de los fe-rrocarriles (nacionales y extranjeros). Es que estas leyes y organismos estatales, creados como consecuencia del „trato preferencial‟ queestableció el mencionado Pacto, lo fueron a cambio de una cuota en la exportación de carne argentina aInglaterra, que era dueña, además de los grandes frigoríficos, de la casi totalidad de las empresas detransporte (ferroviario y automotor) del país. Hubieron también leyes con similares finalidades enotros países con una situación del transporte similar a la nuestra, con importante presencia inglesa enlos medios (India, Canadá). Estos entes oligopólico-regulatorios (de los que el Estado ferroviario formó parte) demoró el desa-rrollo del transporte automotor (pero no frenó al Colectivo), ya que todas las empresas de transporte noferroviarias, incluso las de media distancia creadas después de 1934, con cabecera en la ciudad deBuenos Aires, fueron obligadas a incorporarse a la Corporación. Hubo una fuerte campaña de apro-piación por la fuerza de unidades, que escondían sus dueños, se las buscaba con la policía y se las ex-propiaba, entregando a cambio acciones de la Corporación. Debido a lo difícil que se le hacía trabajara los colectivos en la ciudad, comenzaron a volcarse hacia los suburbios, y así se convirtieron en unapieza esencial para el desarrollo de éstos. La Segunda Guerra Mundial imposibilitó la adquisición de material rodante y partes, por lo que laCorporación, como todos los servicios, tuvo que reducir drásticamente los mismos. Al entrar en 1941los Estados Unidos en guerra, los repuestos y vehículos, que eran mayoritariamente de ese país, incre- Mercedes Curvo, línea 12, carro mentaron su escasez, al zado por La Favorita (modelo igual que el combusti- 53): Detrás: Chevrolet Sapo del ble y los neumáticos. 40, carrocería El Indio, línea 39. Esta crisis llevó a la desesperada búsque- da de soluciones, algu- nas ingeniosas otras absurdas, como utilizar las vías del tranvía de la Av. Rivadavia para circular sobre ellas ante la carencia de neumáti- cos, algunos colocaron rellenos (como pasto) dentro de las cubiertas y6- A raíz de la implantación estatal de tarifas políticas para el servicio, la empresa Anglo Argentina perdió capital y demandó al Estado. El 30/9/65 la Corte Suprema falló a su favor, condenando al Estado a pagar aproximadamente 7 millones de libras esterlinas.
  6. 6. 6otros inventaron el “recauchutaje”, reutilizando y remoldeando el caucho. También aparecieron los quereinventaron la propulsión a carbón o leña. En 1942, las pocas líneas particulares que aun no pertenecían a la Corporación, después de insistirinfructuosamente con recursos judiciales, fueron a una huelga, pero a los cuatro meses de su iniciaciónestaban endeudados y se vieron en la obligación de llegar a un acuerdo con la Corporación de Trans-portes: ésta tenía derecho a la expropiación de las unidades pero les cedía la tenencia de las mismaspor 90 días para que las explotaran por su cuenta, para luego ser definitivamente expropiados. Fue elcaso de las líneas 6, 7, 12, 15, 33, 39, 45 y 68 (hoy 168), que insólitamente continuaron como empre-sas privadas y se las llamó líneas de tenencia [7]. Pero el gobierno que asumió con la Revolución del 43 suspendió las expropiaciones de empresas yunidades. La nueva política de gobierno, sumado a la mala gestión y al desprestigio de la Corpora-ción, con una deuda enorme (que a principios de l948, llegaba a 260 millones de pesos), provocaron suquiebre y disolución en ese año. El Estado, que fue su gestor, era también su principal acreedor, por loque decidió liquidarla. Primero intentó venderla, pero al no haber interesados, obviamente, se la quedóhasta que finalmente la disuelve y crea otra, con un criterio distinto, no corporativa, que llamó Trans-portes de Buenos Aires. Entonces sí, el servicio de „colectivos‟ tuvo una gran expansión en extensión,calidad y cantidad de unidades. Las líneas se extendieron más allá de donde llegaba el tranvía eléctrico permitiendo que la genteque vivía en áreas suburbanas tuviera rápido y continuo acceso al centro de Bs Aires [8].El Estado compite y controla El 1° de enero del 52 desaparece la Corporación y se crea en su lugar: Transportes de Bs. Aires,con una filosofía completamente distinta: no pretendía ser la dueña única del transporte, ni tampocoregularlo. Era una empresa más. El color de sus unidades, por muchos años, fue plateado con unafranja azul bajo las ventanillas, tanto para el colectivo como para todos los transportes de superficieque no fueran trenes. Los colectivosque continuaban aúnen manos particula-res, consiguieronque el gobierno lescediera 300 unidadesIssota Fraschini quela vieja Corporaciónhabía abandonado.De esta manera secrearon las líneas deemergencia con losnúmeros 401 al 407.Otras compraronnuevas unidades enremates, que habíanpertenecido a laCorporación, que seencontraban en muymal estado, de ma- Década 50: ómnibus Mack C-41 de Transportes de Bs. Aires (detrás una ‘garita’) línea 166nera que trabajado- (luego 66, desaparecida), colectivo Chevrolet línea 35 (hoy 135) y, finalmente, un tranvía.res de diferentes oficios realizaron una importante tarea de recuperación. Fue entonces que comenzóel auge del uso del fileteado, dibujo típicamente porteño, en la parte externa de las carrocerías, para7- Carlos Achával (2005). El libro de los colectivos, pág. 227. La Marca. ISBN 950-889-114-98- José Luis Romero y Luis Alberto Romero (1983). Bs. Aires, historia de cuatro siglos. Ed. Abril.
  7. 7. 7embellecer las deterioradas carrocerías y exaltar el orgullo de los colectiveros que lograban así resuci-tar a esos arruinados coches. Además las empresas de colectivos decidieron bajar el precio del pasaje,como agradecimiento a la solidaridad de los usuarios en la lucha contra la Corporación. En 1951 comenzaron a aparecer los gasoleros (que funcionaban con combustible diesel) y fueronreemplazando con el tiempo a los de nafta, que es como se le llama a la gasolina en los países riopla-tenses. En el 54 aparecieron los „colectivos‟ Mercedes-Benz que tanto se mimetizaron con el sis-tema.La reprivatización En 1955, con la llegada de la Revolución Libertadora, Transportes de Buenos Aires vende suslíneas de colectivos (no las de ómnibus), nº 203, 204, 208, 213, 215, 217, 219, 220, 221, 223, 226, 229,236, 246, 249, 259, 267, 268 y 270, quedando a cargo de estas líneas los trabajadores que formaronparte de las mismas como choferes, mecánicos, etc. Con el cambio de política económica y superadala crisis de posguerra mundial, se importa más, aparecen chasis de muchas marcas y se consolidan lascarroceras, que habían surgido en los años „30. Hacia 1961 Transportes de Buenos Aires también privatizó los ómnibus, y los nuevos dueños, quecomo los colectiveros debieron renovar las arruinadas unidades, cambiaron muchos coches por colec-tivos, que al ser más chicos, eran más viables y confiables. Similar historia ocurrió con los trolebuses,que dejaron de circular el 24 de abril de 1966, en tanto que el tranvía dejó de circular en 1963. Así,pasada la década del „60, el colectivo prácticamente no tenía otro competidor, en el transporte público,que el taxi (cuya rivalidad se hizo proverbial). En 1966 comienzan a aparecer los colectivos con puerta trasera, por la cual se debía descender (aunque años los pasajeros solían hacerlo por cualquiera de las dos puertas), pero lógicamente sólo ascendían por la Publicidad de noviembre de 1956 promociona un chasis, que la nueva política económica permite importar, como otros nuevos modelos que dan trabajo a la industria carrocera local. delantera, para que el chofer les co- brara el boleto. Como ya había también líneas de colectivos con cabecera en la Provincia de Buenos Aires que in- gresaban a la ciudad, los números que las distinguían a menudo coin- cidían con los de otra línea con ca- becera en la Capital. Se decidió en- tonces, en 1969, otorgarles a las líneas de jurisdicción nacional los números del 1 al 199, a las de la provincia del 200 al 499 y del 500 en adelante para los municipios. Sistema que se mantiene vigente. A fines de la década del „70 comenzaron a circular colectivos más largos, con 24 asientos.
  8. 8. 8Del camión-colectivo al bus urbano moderno Ya poco quedaba a fines de la década del 80 de lo que fue el colectivo en sus orígenes, salvo por-que seguía siendo un camión carrozado para llevar gente, y no un bus, cuyo chasis fuera diseñado paratal fin. Es más, en esta década, empezaron a aparecer las unidades frontales, es decir, sin trompa (lalínea 20 fue la primera). Acompañada la incorporación de tecnología por la reglamentación, los busescomenzaron a tener más capacidad, el motor pasó a la parte trasera y aparece la suspensión neumáticay caja de cambio automática, cierre automático de puertas y menor altura de los escalones de acceso. Ya en 1975 aparece la Resolución SE- TOP (Secretaría de Transporte y Obras Públicas) Nº 606 que reglamenta las condi- ciones técnicas para la habilitación de uni- dades, dando un paso importante en la con- solidación de algunos elementos de seguri- dad y también de confort y calidad. En 1989, se actualiza la norma mediante la Resolución ST (Secretaría de Transporte) Nº 395, complementando un Manual de Especificaciones Técnicas más actualizado e incorporando al camión en el mismo. A partir d la Sanción de la Ley de Tránsito y Seguridad Vial 24.449 y la puesta en vigen- cia juntamente con su reglamentación, a fin de 1995, la actualización de la reglamenta- ción técnica ha sido permanente.Mercedes Benz LO 911 servicio suburbano en Pcia. de Bs. Aires Ya como un anticipo de esa ley se sanciona en 1992 el Dto. 992 (copia del entonces proyecto deley), que no tuvo mucho éxito de adhesión en las provincias, pero que dio origen a que comenzaran adesarrollarse algunos institutos técnico-legales como la RTO (Revisión Técnica Obligatoria), la pre-servación del ambiente, se toma consciencia que la polución del aire en las ciudades era fundamental-mente aportada por los automotores. Hacia fines de este mismo año se pone en vigencia la inspeccióntécnica para los buses de jurisdicción nacional, creándose al CENT (Consultora Nacional Ejecutiva deTransporte, mediante un convenio con la UTN) ampuloso nombre para el ente de control técnico de lostalleres de revisión habilitados en todo el país. La nueva ley origina también que se regule de acuerdo a sus pautas básicas, la expedición de li-cencia de conducir, para el ámbito nacional, con un régimen de Clínicas privadas, permisionarias delservicio de evaluación psico-física de los conductores (sólo de pasajeros en un principio) y un curso decapacitación específico que regula la nueva ley. En 1989 la compañía Mercedez Benz, que prácticamente monopolizaba el mercado, dejó de entre-gar los chasis de camión sin cabina, que se carrozaban para colectivo: los históricos LO 1112 y 1114,reemplazándolos por el moderno OH. Así comienza a reflejarse en lo físico y visual la desaparicióndel histórico „colectivo‟. Mejoras de tecnología y seguridad como las suspensiones neumáticas, limitador de velocidad, ylas unidades de fácil acceso para personas con movilidad reducida elevaron el nivel de prestación. En la década del 90 aparecen los colectivos con descenso por una puerta colocada en el medio, te-niendo hoy en día el descenso por esa puerta y a veces por otra más colocada en el fondo. La puertadelantera izquierda desapareció. En febrero de 2008 comenzó a funcionar en la línea 132 (que une Retiro con el Cementerio deFlores) el bus articulado. El vehículo costó U$S 250.000 y mide 18 metros de largo contra los 10 a 12
  9. 9. 9metros que miden los usuales [10]. También la ciudad está por inaugurar un servicio de „metrobus‟ deunidades articuladas, con paradas y carriles centrales exclusivos, sobre Av. Juna B. Justo de Liniers aPacífico. Las Paradas: en un principio no estaban señaladas. La Comisión de Control de Transportesensayó en un principio colocar tableros con los números de las líneas y talonarios conteniendo boletasnumeradas en puntos neurálgicos, como lo hizo en Plaza de Mayo en julio de 1944. El pasajero solici-taba la boleta y se la entregaba a un inspector, quien le indicaba cuando debía ascender al vehículo.Este método no duró mucho [11]. Carriles exclusivos: una forma de ordenamiento nuevo para las grandes urbes, por el que sólopuede circular el transporte masivo (eventualmente los taxis ocupados). También puede incluir callesexclusivas, en toda su amplitud. Los primero se comenzaron a aplicar en Buenos Aires, formalmentede manera experimental, a principios de los 90, con la finalidad de priorizar el transporte público porsobre el particular, bajo la lógica desalentar el uso de éste para el viaje cotidiano al trabajo o estudio.Actualidad Hoy día es el principal medio de transporte público del Área Metropolitana de Buenos Aires, concasi 150 líneas, cada una con Nº y color distinto. Según la ley 24.449 de Tránsito y Seguridad Vial, lasunidades no deben tener más de 10 años de antigüedad. Sin embargo alrededor de 4.000 unidades quetienen más de esa antigüedad, debido a que año a años un decreto prorroga temporariamente el plazo,aduciendo emergencia por la situación económica que pasa el sector o toda la economía del país [11].Pero estas perdones son polémico, ya que los buses, según un estudio publicado en abril de 2009 por laDefensoría del Pueblo de la Ciudad, superan hasta un 50% el nivel permitido de ruidos, de 83 decibe-les (según lo estipulado por la ley del Ruido, N° 1.540), llegando algunos a un valor de hasta 125. Elvehículo nuevo más barato, cuesta más de 60.000 Dólares U$A. El histórico bondi, se expan-dió en dimensiones, territoriali-dad, calidad y raigambre. Tam-bién la ciudad, los usuarios y lacongestión aumentaron, pero lacapacidad de calzada no creció enla misma relación. Es así que sehizo más difícil la circulación porlas estrechas callecitas de BuenosAires. Más allá de las quejas porla alta „velocidad comercial‟, porel trato de los colectiveros, a ve-ces con razón, el principal pro-blema en realidad es el complica-do tránsito, ya lo era en los ‟80. Colectivo Chevrolet ’42 enY cada vez es peor: el automóvil el Congreso Nacional 2010lo invadió todo, la descentraliza-ción que siempre se prometió, nunca llegó, las protestas callejeras se hicieron cotidianas y la conges-tión es hoy la característica esencial, y lamentable, de la ciudad. El conductor, además de manejar, debía: cortar boletos, recibir dinero y dar el cambio, confeccio-nar las planillas de secciones, cumplir frecuencias y horarios, pelearse con los taxistas, esquivar repar-tidores variados, atender al inspector y constantemente a los usuarios, con los humores variables queellos tienen [12]. Su trabajo no es fácil, se quejan de problemas de salud mental que los aquejaban, y10- Sorpresa en las calles por el nuevo colectivo para 140 pasajeros Diario Clarín , 02/02/200811- Permiten que haya colectivos de hasta 13 años de antigüedad Diario Clarín, 25/02/200912- El COMAVI, por aquellos años, informaba, luego del estudio pertinente, que el principal problema del sistema urbno de pasajeros, era precisamente la locura del tránsito.
  10. 10. 10que como consecuencia inmediata provocan conflictos con los usuarios y accidentes. Un informe ela-borado en 1989 por la Universidad de Buenos Aires en conjunto con la Unión Tranviarios Automotor(sindicato de choferes) afirmaba que “el 40% de los choferes está bajo tratamiento por trastornos neu-ropsiquiátricos, con reacciones de depresión y excitabilidad”. Línea 39: una de las más clásicas y antiguas, con el moderno y amplio bus que sustituyó al colectivoEl boleto El boleto o pasaje, es la acreditación del contrato de transporte que celebramos en cada viaje conel colectivero. Al principio se cobraba al final del viaje. Por esta razón a fines de los años „30, loscolectivos carrozados traían en la parte delantera de su interior, sobre el parabrisas, un largo espejo quele permitía al colectivero controlar quienes subían y bajaban de la unidad. Parece ser que la primerlínea en utilizar boletos fue la 31 (hoy línea 60), en marzo del 32, a poco de iniciar sus servicios. Teníaboleteras para 8 rollos en sus unidades, pero no duraron mucho pues los choferes resistieron la medida[13] . Y hoy lloran su desaparición. Recién en 1942 fue incorporado por la Corporación, y en 1943 por una línea particular, la 25. Lasdemás líneas comenzaron a incorporar el boleto, pero en algunas se pagaba al ascender y en otras aldescender, hasta que el 2 de enero de 1945 la Comisión Nacional de Coordinación del Transportes,dispuso el pago al subir. Cuando el pasajero bajaba dejaba el boleto en una urna de vidrio junto a laboletera, que con el tiempo fue reemplazada por una bolsa. Cuando el colectivo llegaba a un control sevaciaba la bolsa para que los encargados fiscalizaran. En los „60 esto cayó en desuso, pero igual lafrase “devuélvase al descender” continuó apareciendo al dorso del boleto. Este instrumento legal, comercial, tuvo la impronta del sistema, venían en rollos de 1000 unida-des, que se cortaban contra un borde dentado de la „boletera‟, estaban numerados correlativamente,tenían colores diferentes para cada tramo, además de que cada boleto tenía sectores para identificar lassecciones por las que valía el contrato. Las líneas con muchos ramales y largos recorridos debían teneruna gran cantidad de rollos en la boletera, que los choferes manejaban con destreza, además de ordenardiligentemente los billetes (San Martín con San Martìn) y las monedas (en portadores automáticos, portamaño/valor). No tenían, obviamente, fecha ni hora de expedición, ni el valor pagado, sí por cierto lalínea (pero no el interno). Solían tener frases orientadoras, ingeniosas, o de prevención y hasta algúnfilete también.13- www.busarg.com.ar/boletos.htm
  11. 11. 11 Hasta la llegada de las expendedoras automáticas, era muycomún que la gente, en particular los niños, coleccionaran loscapicúas. En los últimos años de la boletera manual el señor Emi-lio Eigenman, de Sucesores de Juan Fusero, el mayor fabricantede boletos del país, imprimió boletos que en el dorso llevabanaforismos o frases famosas con el nombre de los autores. Pero elboleto de máquina actual es de papel termosensible e incoloro,por lo que ya no atrae coleccionarlos [7]. Boletos Capicúas Esta historia comenzó a plantearse por los ‟80, pero las empre-sas, el gremio y el gobierno no se ponían de acuerdo. Las primeras no querían hacer el gasto sino re-cibían ayuda del estado. Este no decidía el sistema a adoptar y la UTA impulsaba la contratación deguardas para incrementar fuentes de trabajo y afiliados. Hasta que a fines de 1992 una Resolución dela Secretaría de Transportes estableció especificaciones técnicas para las máquinas lectoras de mone-das (algo que para nada agradó a los choferes, que en realidad eran más rápidos que la máquina, aúndebiendo dar vuelto de billetes de alto valor, lo que a su vez era una situación incompatible con la se-guridad vial). Finalmente, como consecuencia de la sanción de la Ley Nacional de Tránsito, en 1995, se establecióque los choferes de transporte urbano de pasajeros no debían cortar y cobrar boletos. El inicio al finsería el 1º de enero de 1994 (que obviamente fue prorrogada) y todas las unidades debían contar conexpendedoras automáticas de boletos, caso contrario tendrían que poner un „guarda‟ a bordo paraexpender boletos. La provincia de Buenos Aires adoptó el mismo sistema por resolución del 23 deseptiembre de 1993. La disposición regulaba una máquina de pago exacto (sin vuelto), lo que hubiera sido un graveproblema, también decía que era un primer paso hacia un sistema más ágil sin monedas. La FATAP(la federación empresaria nacional de pasajeros por automotor) tuvo el buen tino de aconsejar la incor-poración de monederas que dieran vuelto (que todas las empresas adoptaron), lo cual mejoró conside- rablemente la pro- puesta oficial, que por una década y media ha seguido inaltera- ble, para recién co- menzar a dar el paso siguiente con la adopción de un sis- tema con tarjeta- monedero universal (para dodo los me- dios), que han llama- do SUBE). Hubo problemas pues no se realizó nin guna campaña educa- tiva (algo que mucho2007: Línea 68 – Mercedes Benz OH 1315. Carrocería Ugarte nos cuesta en materia de movilidad: circu- lación y prevención) para que los pasajeros se familiarizaran ellas y además las empresas no autoriza- ban a viajar sin boleto si la máquina no funcionaba. Como todos los inicios, fue problemático, por ejemplo: la ranura para las monedas estaban muy altas, las máquinas fallaban y no había previsión de contingencia, hubieron menos unidades en la calle.
  12. 12. 12Chasis y carrocerías Las carroceras, comenzaron a desarrollarse junto con la automotorización, ya en la década del 30.Con el tiempo vendrían nuevos diseños, y el carrozado dejaría de ser artesanal para convertirse en pro-fesional y específico. Legaron a tener muy buen diseño, reconocido internacionalmente y una ampliacuota de creatividad, comodidad y tecnología. Los chasis, con motor y sistemas básicos de seguridad(tren de rodamiento), al comienzo eran de camiones y luego llegaron los diseñados para buses. Entrelos más notables y clásicos se cuen-tan los Bedford, los Chevrolet „Sa-po‟, los tan difundidos Mercedes-Benz LO 911, LO 1112 primero y elclásico de los „70 y „80: el LO 1114.Con éste comenzaron a fabricarsecoches frontales sin la trompa carac-terística de los camiones recarroza-dos, por ejemplo los Mercedes OC1214. Actualmente la renovacióndel parque de Colectivos vuelve aser liderada por Mercedes con losmodelos OH frontales, además delos nuevos chasis Agrale y los nove-dosos Puma. Las carroceras tradicionales fue-ron (hoy desaparecidas): San Juan,Eivar, Bus, El Indio, El Diseño, Línea 31, hoy 60, en 1932 colocó boleteras en sus taxi-colectivosAlaSA, Supercar, Splendid y El Detalle, que luego se convirtió en “terminal automotriz”, armandounidades completas (chasis y carrocería). Las que han quedado: Italbus (ex Ottaviano), La Favorita,Metalpar (ex Bus), Bimet-Corwin, Ugarte y Todobus. Por otro lado TATSA y Materfer producenademás, sus propios chasis. En cuanto a los motores, si bien cada carrocera tiene sus preferencia, losque han predominado en general son los motores Mercedes-Benz y en menor medida, los Perquins,Deutz, Cummins y Agrale.El bondi El término bondi es una adaptación al castellano de bonde, palabra del brasileño[14] que significatranvía. Dicha palabra, proviene a su vez del inglés bond [15]. El lunfardo lo usó al principio para de-signar al tranvía [16]. La palabra seincorporó a la jerga porteña. Lostranvías fueron desapareciendopero las nuevas generaciones fue-ron incorporando dicho término alos colectivos (muchos de elloshacían el mismo recorrido y ten-ían el mismo nº que la línea detranvía que reemplazaban) [7].El decorado Se usaba la combinación decolores para distinguir las líneasentre sí y permitir su rápida iden- La 60 ¡¡Es internacional!!14- Diccionario Português-Espanhol WordReference.com.15- La Página del Ayer. Sergio Ruiz Díaz. El Auto Colectivo 506. CEAP, marzo 1994.16- La usa un poema llamado Línea 9 de Carlos de la Púa: ‘Era un bondi de línea requemada/y guarda batidor, cara de rope’. Luego lo musicalizó y se convirtió en tango. Lo cantó y grabó Edmundo Rivero.
  13. 13. 13tificación). Pero parece que las crisis económicas han variado las costumbres y actualmente se tiendea un color uniforme por línea o grupo empresario (DOTA, PLAZA, San Vicente, Nuevos Rumbos,NUDO, Ideal San Justo, Ecotrans, etc.). Pero algunas persisten en la tradición y así la 68 hasta con-trató un estudio de diseño para elegir el esquema. Varias han incorporado n°/letras luminosas, varia-bles para informar línea, ramal, destino o intermedias. Y todavía quedan algunas empresas que ador-nan sus coches con bandalines, cromados, luces y hasta el moderno tuning (lo cual es lícito en el inter-ior, siempre que no afecte la seguridad).Algunos datos a 2008 (oficiales, vigentes a 2010) Fileteado: El fileteador Martiniano Arce describe al miso como “arte sobre ruedas alegrando la ciudadEmpresas 91 con diseños coloridos, ostentando refranes, dichos yLíneas 135 leyendas, con significados plenos de humor, picares-Unidades en servicio 9.688 cos y reflexivos o imbuidos de filosofía”.Antigüedad media del parque 7,1 años Cuando el colectivo comenzó a dejar de tener elRecorrido por vehículo 75.764 km tamaño de un auto para pasar a ser una especie dePromedio de asientos por vehículos 27,5 camión modificado para transportar gente, comenzó a Pasajeros transportados (por día hábil) ser fileteado como ya lo eran los carros y camiones deDistrito Federal (CABA) 334.560 reparto. Sólo que en los colectivos, en las décadas delSuburbano Grupo I (Cono urbano) 1.218.031.155 30 y del 40, el fileteado era más sobrio y no figurati- vo, para luego sí, en la década del 50, pasó a ser másSuburbano Grupo II (interurbano prox) 45.153.920 cargado y con figuras, personajes de dibujos anima-Total pasajeros transportados en 1.635.502.035 dos, animales mitológicos, banderas nacionales; yla zona Metropolitana Buenos Aires algunos nombres y frases cortas.[7] Los frentes de lasunidades solían tener decorados que expresaban la opinión del conductor sobre el fútbol, la religión, eltango y otros temas existenciales. En el reverso era común ver frases escritas con tipografías comple-jas, por lo general bromas o rimas que se hicieron parte del folclore local; un ejemplo es „Lo mejor quehizo la vieja, es el pibe que maneja’. Se usaba mucho la línea arabesca y los frisos, en forma horizontal y dando la vuelta a la carroceríadel colectivo. El nombre de la empresa se escribía en letras góticas y el número de la unidad solía di-señarse de manera que se relacionara con el significado del número en la quiniela. En el interior delcolectivo se fileteaba ocasionalmente la parte trasera del asiento del conductor. La Estupidez: En 1975 una ordenanza, que fue actuali- zada en 1985 [17], prohibió su uso en los colectivos (a excepción de un filete entre los planos de color del techo y la parte infe- rior) argumentando que producían confusión al momento de tener que leer los números y recorridos de los mismos. Poco queda del fileteado en los colectivos, convertido en un arte típi- camente autóctono. A Veces Tiene Cura: la estupidez no es subsana- ble, pero es bueno enmendar un error: en 2006, la legislatura local declaró al fileteado como Patrimonio Cultural de la Ciu- dad de Buenos Aires (ley 1941 [18]) y deroga la ley que prohibía el filete en los colectivos.Conductoras mujeres Si bien en distintas épocas existieron casos aislados de mujeres que fueron conductoras de colecti-vos, sin embargo ha imperado la idea machista de que manejar un colectivo es una tarea sólo parahombres.17- Página dedicada al fileteado del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires18- Por Nahuel Gallotta (25/3/09). «Informe: semos las colectiveras que cumplimos con nuestro deber» (en español). Diario Crítica.-
  14. 14. 14 La situación comenzó a cambiar en 1998 cuando Transporte Automotor Plaza contrató a mujeresconductoras. Llegaron a 40. En 2009 bajaron a 22, de entre 26 y 50 años, contra 2.240 hombres delresto del plantel de la empresa. Se encuentran repartidas entre las líneas 140, 141, 114, 36 y 133 [18].¿La Muerte del Colectivo? No obstante conservar las características formales y gran parte de su folclore, el colectivo ya no esel mismo. Al sistema que lo hizo famoso lo mató el progreso, o el vértigo del comercio. La esenciadel sistema que no cobraba subsidios, que tenía una cobertura geográfica, horaria y de frecuencias in-igualable, que se identificaba con un móvil ágil, alegre y flexible, que pagaba impuestos y cumplía losreglamentos y que parecía la esencia de la ciudad que looriginó, era la sociedad de componentes. La que su-cumbió ante la competencia voraz del subte, el tren urba-no, el taxi, el remís y funda- mentalmente el auto particu-lar. La competitividad que deb- ía tener no congeniaba con lanecesidad de decisiones rápidas y correctas, difíciles de lo-grar con un „directorio‟ de 30 o 50 „gallegos‟, dicho cariño-samente, que debían tomar de- cisiones urgentes y acertadas. No tuvo el colectivo el ma- nagement gerencial que exig-ía la modernidad vertiginosa, los nuevos requerimientostecnológicos y las reglas de la sana competencia, la polu-ción y la seguridad vial. Qué difícil es entender esto ahora,tanto o más que las viejas calles de adoquines y las hondas cunetas de las callecitas del Buenos Airescasi colonial que supo representar. ¿No será que ha de nacer nuevamente? ¿Que son esas combis que corren del centro al suburbio,pequeñas, incómodas, marginales, pero repletas y perennes? Sin Licencia nacional, ni permiso, ni …¡¡Que parecido a lo que ya vimos alguna vez!!.- Bibliografía consultada Julieta Ulanovsky (2005). El libro de los colectivos. La Marca. ISBN 950-889-114-9. Lic. Leonel Contreras, Arq. Nora Tkach (2007). Buenos Aires y el Transporte. Colección cuadernos educativos, Go- bierno de la Ciudad . ISBN 978-987-1358-04-5. Historia del Transporte en la Argentina, ST. 1999. ISBN 987-96724-4-5 80 años en Colectivo. Publicado por el Autocolectivo – CEAP – 2008 Fotografías bajadas de Wikipedia.Material para la cátedra de “Transporte Público” a cargo del Dr. Guido Bulián, de laLICENCIATURA EN PREVENCIÓN VIAL Y TRANSPORTE FADAU - Universidad de Morón - 2010

×