Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

La ardua ..

452 views

Published on

  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

La ardua ..

  1. 1. LA ARDUA CONSTRUCCIÓN DELCIUDADANO(Notas sobre el movimientocívico y la lucha gremial) ArmandoBartra. Elaborado por: García Valdez Teresita De Jesús.
  2. 2. Historia de un DesencuentroEn México posrevolucionario la acción popular hadiscurrido por dos vertientes:1.- Movilizaciones sociales reivindicativas.2.- Movimientos cívicos por la democracia política.Pero, hasta ahora los procesos gremiales y desplieguesciudadanos han seguido cursos diferentes en tiempo, rito,base social, formas de acción e interlocutores, por lo que,reconstruir el camino de las acciones reivindicativas decarácter socioeconómico y el proceso de lucha por lademocracia política es hacer la historia de un desencuentro.
  3. 3. En años recientes los movimientos y organizaciones gremiales,además de esgrimir reivindicaciones e impulsar proyectos en elámbito de la vida económica, están siendo laboratorio deexperiencias democráticas, cuando menos en dos aspectos: Los métodos participativos en la toma de decisiones y en laregulación de la vida interna El uso de la representatividad y la movilización social comopalancas para modificar en su favor la correlación de fuerzas ynegociar en mejores condiciones con interlocutores o antagonistas.Las organizaciones regionales de lucha económica son germende una nueva hegemonía social y base material de un poderalternativo.
  4. 4. Las dos últimas décadas se han caracterizado por la emergenciaentre obreros , campesinos, colonos y estudiantes, de movimientosy organizaciones sociales independientes, que rompen con elentramado político tradicional:Tanto con el corporativismo del partido de Estado, como con laoposición política rutinaria.Las nuevas fuerzas sociales se distancias de las centralescorporativas que no son capaces de representarlos, por lo queagrupaciones emergentes de la sociedad civil tienden a unapoliticismo programático (oportunismo político).
  5. 5. Fue hasta 1988 que los movimientos por la democracia política hansido una constante en la lucha popular.Los movimientos por la democratización del poder formal searticulan con el cuestionamiento de la injusticia económica y sonla prolongación de la lucha reivindicativa por otros medios.El espacio, las reglas del juego y los actores de la “políticaMexicana” tienden a configurar experiencias negativas: fracasos porimposición, fraude o represión. Esta lógica desalienta la acciónpolítica y coadyuva a la despolitización pragmática de la luchasocial reivindicativa.
  6. 6.  El desencuentro esta condicionado por el hecho de que la democracias política y la justicia socioeconómica son instancias distintas pero a la vez complementarias.****Un pueblo que aparece como gran mayoría ciudadana políticamente actuante.**** Como suma de sectores y clases trabajadoras gremialmente estructuradas.
  7. 7.  En la marcha hacia una nueva democracia, muchos dilemas habrán de resolverse . Como las rutinas clientelistas, que conducen a alinear la independencia política a cambio de dádivas sociales. Esperar que la concertación haya llegado para quedarse; pero que las organizaciones sociales deben definir sus propias reglas del juego. *** negociaciones democráticas no discriminatorias. *** Ser ajena a la tradicional venta de conciencias.
  8. 8.  Sin embargo, los problemas por resolverse no están únicamente en la relación entre Estado y sociedad. Después de 1988 la sociedad civil no se organiza se politiza aceleradamente. El corporativismo de Estado no puede ser cuestionado a partir de un corporativismo de oposición y las organizaciones gremiales deben ser independientes de poder político. La politización no corporativa de la vida social es una tarea inédita que exige una profunda redefinición de las relaciones entre la lucha por la democracia político electoral en el combate por la democracia económico-social.
  9. 9.  El proceso electoral de 1988 constituye el desdoblamiento de la crisis social en crisis política del sistema, entendía esta como incursión masiva de los ciudadanos en práctica electoral. En los movimientos sociales anteriores a 1988 Carlos Monsiváis descubre una “sociedad que se organiza” y a partir de ese mismo año se le llamara de una sociedad que también se politiza. Que al parecer lo hará rompiendo los esquemas tradicionales: tanto forzados por el partido del Estado y sus organizaciones corporativas, como los practicados por la oposición partidista. Por vez primera en México posrevolucionario la lucha por la democracia económica y social comienza a enlazarse con el combate por la democracia política. Hacer política ya no es patrimonio del PRI; la emergencia de las masas en la política cobra forma de movimiento
  10. 10.  La nueva politización de la sociedad también ha puesto en crisis al apolitismo pragmático de muchas organizaciones gremiales reivindicativas La alianza apolítica con el Estado ha dejado de ser viable por dos razones: La concentración y asignación de recursos públicos es instrumento de legitimización cada vez más importante y la condición para acceder a proyectos de desarrollo es la subordinación política a partidos paraestatales.
  11. 11.  Por otra parte, la destrucción del mito que proponía la eternidad del PRI como partido en el poder está generando en el pueblo una revalorización de la práctica electoral. Todo parece suponer que los campesinos están cada vez menos dispuestos a vender o regalar su voto.  “El voto consciente será mayoritariamente de oposición”
  12. 12.  El reto de las organizaciones campesinas y en particular las de productores, es sostener la concertación desde la disidencia política, es hacer valer el derecho de los ciudadanos de oposición a participar de los programas gubernamentales.
  13. 13.  Las organizaciones de productores han sido siempre terreno de confrontaciones económicas sociales; pero, ahora son también de confrontaciones políticas. Si no se preserva la autonomía frente al Estado, entendida como derecho a ser oposición, los agrupamientos sociales corren el peligro de transformarse en bases de clientelismo.
  14. 14.  En Guerrero la nueva insurgencia cívica arranca en 1988 y se profundiza en 1989 con el motivo de las elecciones municipales. Guerrero como en todo el país, el reto de los demócratas estaba en conciliar el movimiento cívico con la lucha social; la organización económica con la organización política; la adscripción gremial con la militancia partidaria.
  15. 15.  Guerrero tiene una larga trayectoria de movimientos por la democracia política, por ejemplo, la lucha de Asociación Cívica Guerrerense contra el autoritarismo del Gobernador. En costa Grande la política de pacificación constructiva corre por cuenta de instituciones gubernamentales como Inmecafé, Impulsora Guerrerense del cocotero, forestar Vicente Guerrero, las cuales tratan de componer relaciones socioeconómicas regionales y ofrecer una alternativa al cacicazgo tradicional.
  16. 16.  El desencuentro y divergencia entre los procesos democrático cívico político y lucha por reivindicaciones económico-sociales comienza a modificarse en 1988 con la eclosión del neocardenismo. En Guerrero este cardenismo posee la capacidad de convocatoria que no habían tenido antes los partidos tradicionales, De manera espontanea el repudio a la imposición y la simpatía por el cardenismo, y la acción reivindicativa de las organizaciones gremiales, pasan de la divergencia a la convergencia paulatina del Frente Democrático.
  17. 17.  La oposición cívica ratifica su presencia como un nuevo actor social y comparte escena con los protagonistas de aparición mas antigua. La convergencia ordenada de las diferentes fuerzas y coordinación de los distintos sectores y frentes de lucha cobra importancia decisiva para las organizaciones regionales de carácter gremial. La articulación de distintos sectores populares es sólo un aspecto de la convergencia, otro es la lucha y organización gremial con movilizaciones y acuerpamientos cívico- políticos y particular extenso y activo Cardenismo.
  18. 18.  En la renovada búsqueda de alianzas y creciente diversificación de los frentes de lucha se expresa también en la necesidad, cada vez imperiosa de combinar la negociación con la movilización.
  19. 19.  Si la oposición cívica y lucha por la democracia política inaugurada por el proverbial parteaguas de 1988 no pueden consolidarse sin definir su relación y convergencia con las organizaciones sociales surgidas a principios de década, tampoco los agrupamientos gremiales pueden romper el cerco, conservar espacios y avanzar en la apropiación del proceso productivo, sin trasladar la lucha a un nuevo terreno en la que la creación de aparatos productivos autogestionarios y la búsqueda de la democracia económica y social se combinen estrechamente con las reivindicaciones cívico políticas. En el esfuerzo por construir una nueva hegemonía popular la nueva lucha gremial se politiza.

×