Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

Las nic y la contabilidad creativa gjr, trabajo de grado publicado en revista

391 views

Published on

Trabajo de grado de una especializacion en Contabilidad Financiera Internacional

Published in: Economy & Finance
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Las nic y la contabilidad creativa gjr, trabajo de grado publicado en revista

  1. 1. cuad. contab. / bogotá, colombia, 9 (24):251-301 / enero-junio2008 / 251 Gabriel Jaime Ruiz-Vallejo Pontificia Universidad Javeriana, Especialista contabilidad Financiera Internacional. Correo electrónico: gjaimeruiz@hotmail.com. Las normas internacionales de contabilidad y la contabilidad creativa1 * * Ensayo para optar al título de Especialista en Contabilidad Financiera Internacional. Bajo esta expresión se desea hacer referencia tanto a las Normas Internacionales de Contabilidad (NIC) como a las Normas Internacionales de Información Financiera (NIIF).
  2. 2. 252 / vol. 9 / no. 24 / enero-junio 2008 Resumen El presente trabajo de grado pretende relacionar las Normas Internacionales de Contabilidad, NIC, con las prácticas de Contabilidad Creativa descritas por reconocidos autores internacionales, con el fin de analizar y evaluar en qué medida las Normas Internacionales de Información Financiera, NIIF, previenen, combaten o reducen tales actuaciones. El artículo se inicia planteando algunos antecedentes que justifican su emprendimiento. Luego, presenta varias defi- niciones de contabilidad creativa, seguidas de las posibles causas, razones o motivaciones para efectuarla. El aparta- do central expone varias técnicas de contabilidad creativa y su análisis y evaluación a la luz de las NIIF. El siguiente apartado cita las medidas propuestas por reconocidos autores para hacer frente al fenómeno de la contabilidad creativa. Después de reseñar varias evidencias empíricas, principalmente en algunos países de la Unión Europea, sobre aspectos relacionados con la contabilidad creativa y con las NIIF, entrega las conclusiones de las indagaciones. Palabras clave Normas Internacionales de Contabilidad, NIC; Normas Internacionales de Información Financiera, NIIF; contabilidad creativa; información financiera; manipulación de información; gestión del resultado; revelación; ética. International Accounting Regulations and Creative Accounting Abstract In this document, we attempt to establish a relationship between the International Accounting Regulations (IAR) and the practice which has been called creative accounting, as described by well-known international authors, in order to analyze and assess up to what point the International Financial Reporting Standards (IFRS) prevent, fight against, or cut down such practices. The article starts by presenting some of the back- ground justifying our attempt. Then we proceed to examine several definitions of what is known as creative accounting, followed by the possible causes, reasons, or motivations for its practice. The main part of the text presents, analyzes, and assesses different creative accounting techniques in the light of the IFRS. This is followed by a list of several propo- sals by well-known authors to deal with and fight against the creative accounting phenomenon. After examining some empirical evidence, mainly in EU countries, on the relationship between creative accounting and the IFRS, we reach some of our research conclusions. Key words IAR; IFRS; creative accounting; financial information; manipulation of information; managing results; disclosure; ethics. As normas internacionais de contabilidade e a contabilidade criativa Resumo O presente documento pretende relacionar as Normas Internacionais de Contabilidade, NIC, com as práticas de Contabilidade Criativa descritas por reconhecidos autores internacionais, visando analisar em que medida as Normas Internacionais de Informação Financeira, NIF, prevêem, combatem ou reduzem essas atuações. O artigo inicia expondo alguns antecedentes que jus- tificam seu empreendimento. Outrossim, apresenta várias definições de contabilidade criativa, seguidas das possíveis causas, razões ou motivações para poder ser efetuada. O capítulo central expõe várias técnicas de contabilidade cria- tiva e sua análise e avaliação à luz das NIF. O seguinte ca- pítulo cita as medidas propostas por reconhecidos autores para fazer face ao fenômeno da contabilidade criativa. Após revisar várias evidências empíricas, principalmente em al- guns países da União Europea, sobre aspectos relacionados com a contabilidade criativa e com as NIF, entrega as con- clusões das indagações. Palavras-chave NIC; NIIF; contabilidade criativa; informação financeira, manipulação de informação, gestão do resultado, revelação, ética.
  3. 3. las nic, las niif y la contabilidad creativa / g. ruiz / 253 1. Introducción 1.1. Antecedentes y justificación El sistema de presentación de reportes finan- cieros ha padecido fuertes embates en los úl- timos años. Las compañías sufren notables presiones por parte de los accionistas para que logren las metas de utilidades o las sobrepasen. El auge de la globalización sigue reduciendo los márgenes de ganancias de las empresas de manera significativa. La respuesta de muchas empresas ha sido concluyente: recortar radical- mente los gastos reduciendo en forma drástica los servicios, los salarios y los beneficios socia- les; incrementar los precios cuando sea posible; y emplear prácticas contables para manipu- lar los resultados cuando todas esas medidas resultan insuficientes. Estas manipulaciones provocaron una serie de fracasos contables y es- cándalos corporativos. Casos como el de la empresa eléctrica es- tadounidense Enron en el que una investiga- ción efectuada por su junta directiva encontró que se había extendido una “cultura del enga- ño”, que incluía numerosas sociedades cuya existencia se desconocía, algunas de ellas en paraísos fiscales, con las que determinados ejecutivos clave se enriquecieron en decenas de millones de dólares que nunca deberían haber recibido; y el de la lechera italiana Par- malat, en el que la denuncia de la falsedad de un supuesto depósito en Islas Caimán derivó en la declaración de insolvencia de la empre- sa, socavaron la credibilidad de la profesión contable y la confiabilidad de los modelos de presentación de informes financieros como herramienta de evaluación que permite desa- rrollar y preservar la confianza de los inversio- nistas. La transparencia y la posibilidad de com- paración de la información financiera han sido algunos de los objetivos hacia los que se han orientado, entre otros, la profesión contable y los organismos reguladores. La posibilidad de comparar los reportes financieros permite que, por ejemplo, los acreedores y los inversionistas tomen decisiones de inversión significativas sobre la base de reportes contables que trans- mitan fiel y razonablemente la situación finan- ciera de la empresa. Desde antes del caso Enron, cuando la ve- racidad y la imparcialidad de los estados fi- nancieros comenzaron a ser cuestionadas, es de resaltar que, como lo afirma Kamal Naser (1993), la eliminación de las alternativas de contabilidad creativa ha estado a la vanguardia en la agenda de los reguladores de la informa- ción contable y, en particular, en la de nuestra profesión. La influencia de la manipulación contable en la estructura financiera y patrimonial de una em- presa repercute en la veracidad de sus cifras con- tables y, por tanto, afecta su valoración. Así, la detección de la alteración de las cifras contables permitirá que su valoración sea más razonable. Como expone McCreevy (2005), el creci- miento global ha sido notable en los últimos años. El desempeño de las grandes corporacio- nes ha mejorado bastante. Esto gracias, en par- te, a mecanismos de remuneración basados en incentivos, en especial por la modalidad de op- ciones sobre acciones.1 Tales incentivos han ge- 1  Las opciones sobre acciones son una característica habi- tual de remuneración de los altos ejecutivos.
  4. 4. 254 / vol. 9 / no. 24 / enero-junio 2008 nerado mayores estímulos para que los equipos gerenciales entreguen más valor a los accionis- tas. Pero también se han presentado inconve- nientes con esas modalidades de remuneración. En algunos casos han aumentado la tentación y, por consiguiente, el riesgo de manipulación contable y han ocasionado escándalos corpora- tivos. Estos escándalos han hecho un daño in- calculable, más allá de su impacto inmediato: han debilitado la confianza que debe estar pre- sente todo el tiempo en el corazón de los mer- cados financieros. El uso del término contabilidad creativa se ha ido extendiendo por diversos países en los últimos años. Si bien con el mismo no se está designando un fenómeno de nueva aparición, lo cierto es que su naturaleza y consecuen- cias hacen que sea un tema de notable interés, puesto que una elección contable oportunista por parte de la gerencia de una empresa puede acarrear que determinados usuarios de la infor- mación financiera se vean beneficiados en de- trimento de otros. Ante los importantes cambios que se han producido en el panorama regulador interna- cional, considero de particular interés analizar y evaluar en qué medida las Normas Internacio- nales de Información Financiera, NIIF, emiti- das por el International Accounting Standards Board, IASB, previenen, combaten o reducen las prácticas de contabilidad creativa. 1.2. Planteamiento del problema Dadas las consideraciones anteriores, y tenien- do en cuenta que, según Mora, Montes y Mejía (2005), las Normas Internacionales de Conta- bilidad son una respuesta a la crisis de manejo de la información económico-financiera frente a la exigencia de mayor transparencia y con- fianza por parte de los usuarios de los mercados públicos financieros, considero importante, re- levante y pertinente analizar y evaluar en qué medida las Normas Internacionales de Contabi- lidad previenen, combaten o reducen las prácti- cas de contabilidad creativa. 1.3. Objetivo general Analizar y evaluar en qué medida las Normas Internacionales de Contabilidad previenen, combaten o reducen las prácticas de contabili- dad creativa. 1.4. Objetivos específicos • Analizar y evaluar varias técnicas de conta- bilidad creativa a la luz de las NIIF, tenien- do en cuenta el objetivo general planteado. • Auscultar las medidas que han propuesto al- gunos expertos para prevenir, combatir o re- ducir las prácticas de contabilidad creativa. • Exponer algunas evidencias empíricas, en especial de varios países de la Unión Euro- pea, sobre ciertos aspectos relacionados con la contabilidad creativa y con las NIIF. 1.5. Alcance Lo tratado en este trabajo se limita a los países integrantes de la Unión Europea y al contexto de las empresas de interés público, entendidas éstas como los entes que participan o cotizan sus acciones en los mercados de valores o que pretenden hacerlo. Según los autores Mora et al. (2005), los estándares internacionales de contabilidad del IASB están “orientados prioritariamente a las
  5. 5. las nic, las niif y la contabilidad creativa / g. ruiz / 255 necesidades de las empresas que participan en el mercado público de valores” y están enmar- cados en el modelo que denominan “Paradigma bursátil-interés público”, el cual, según ellos, re- fleja la orientación actual de los organismos in- ternacionales emisores de estándares contables. Es conveniente recordar que desde el 1 de enero de 2005, todas las empresas inscritas en las bolsas europeas, incluyendo los bancos, deben publicar sus estados financieros conso- lidados de acuerdo con los estándares conta- bles emitidos por el IASB. Otras compañías no inscritas en bolsa, también podían aplicar las NIIF de acuerdo con la Regulación (EC) No. 1606/2002 del Parlamento Europeo y del Con- sejo del 19 de julio de 2002 sobre la aplicación de los estándares internacionales de contabili- dad2 por cada estado miembro. Para 2007, es- taba programada la implementación adicional de las NIIF, en particular para las empresas que emiten bonos públicos en un mercado europeo regulado. 2. Definiciones y clasificación de la contabilidad creativa 2.1. Definiciones Como señalan Montes, Mejía y Montilla (2005), el término contabilidad creativa no cuenta con una definición de aceptación uni- versal y ha recibido tantos tratamientos como investigadores han abordado este tema. Consi- deran que la investigación teórica sobre la con- tabilidad creativa se remonta a mediados del 2  Diario Oficial de la Unión Europea (OJ) L243 del 11 de sep- tiembre de 2002, pp. 1-4. siglo XX con los trabajos de Hepworth3 en 1953, pionero en este asunto. En el presente trabajo se exponen algunas de las definiciones más significativas sobre con- tabilidad creativa. Veamos: Rojo (1993) define la contabilidad creativa como un sistema de contabilidad moldeado por y para las necesidades de imagen de la empresa y considera que es causada por el pensamiento especulativo a corto plazo. Healy y Wahlen (1998), citados por Montes et al. (2005), exponen que “la manipulación de las cifras contables tiene lugar cuando los direc- tivos usan su propio juicio en la elaboración de la información financiera y en la estructuración de transacciones, con el fin de alterar los infor- mes contables para confundir a los usuarios de dicha información acerca de la realidad eco- nómica de la empresa, o para influir en deter- minados contratos que dependen de las cifras contables”. Amat (1999) expresa que “la contabilidad creativa consiste en manipular la información contable para aprovecharse de los vacíos de la normativa existente, y de las posibles eleccio- nes entre diferentes prácticas de valoración que ésta ofrece”. Para Laínez y Callao (1999), la contabili- dad creativa aprovecha las posibilidades que ofrecen las normas contables para presentar unos estados financieros que “reflejen la ima- gen deseada y no necesariamente la que en realidad es”. 3  Hepworth, Samuel R. (1953). Smoothing periodic in- come. En The Accounting Review, Vol. 28, No. 1, 32-39. January 1953.
  6. 6. 256 / vol. 9 / no. 24 / enero-junio 2008 Huber (2000) la define como “el aprovecha- miento de la ausencia y/o flexibilidad de la nor- mativa contable en temas de reconocimiento, valoración e información de los hechos suscep- tibles de ser computados en la elaboración de estados financieros”. Monterrey (2002) define la contabilidad creativa como “el arte de manipular la infor- mación que las empresas proporcionan a los usuarios externos sin que éstos adviertan tal proceder”. Así mismo, sostiene que se emplean diversidad de términos para designar lo que se denomina genéricamente como “prácticas de manipulación contable: contabilidad creativa, políticas contables agresivas, alisamiento de re- sultados, elección contable, fraude, etc.”. Este autor precisa que, aunque estas denominaciones presentan analogías, son conceptos distintos. Para Naser (1993), citado por Monterrey (2002), la contabilidad creativa consiste en “transformar las cuentas anuales de lo que tie- nen que ser a lo que se prefiere que sean, por lo que para implementar este tipo de prácticas se requiere incumplir los principios y normas con- tables o abandonar la uniformidad en su aplica- ción, que en el fondo es la misma cuestión”. Davidson, Stickney y Weil (1988), también citados por Monterrey (2002), definen las polí- ticas contables agresivas como las que tienden a presentar el mayor nivel de resultados acumu- lados, activos y recursos propios en cualquier momento. El “alisamiento de resultados” consiste, según Monterrey (2002), en manipular la in- formación con el fin de lograr una serie de re- sultados con la menor volatilidad posible. Para este autor, el alisamiento es una de las varias formas de contabilidad creativa y la cataloga como la más popular en la literatura contable. También Mulford y Comiskey (2002) esta- blecen diferencias entre los distintos concep- tos que la contabilidad creativa abarca, a saber: contabilidad agresiva, earnings management, ali- samiento de resultados, reporte financiero frau- dulento y prácticas de contabilidad creativa. A continuación, se indican las correspondientes definiciones de estos autores sobre cada uno de estos conceptos:4 • La contabilidad agresiva es la elección y aplicación intencional y contundente de principios contables que se realiza para lo- grar los resultados deseados, típicamente utilidades corrientes más altas, ya sea que las prácticas utilizadas estén de acuerdo o no con los PCGA.5 • Earnings management es la manipulación ac- tiva de utilidades dirigida hacia un objetivo predeterminado, el cual puede ser deter- minado por la gerencia, ser un pronóstico efectuado por analistas, o ser un valor con- sistente con un flujo de utilidades más ho- mogéneo y sostenible. • El alisamiento de resultados es una forma de earnings management diseñada para eliminar los picos altos y bajos de una serie de utilidades normal, incluyendo las medi das para reducir y acumular las ganancias durante los años buenos para emplearlas du rante los de menores utilidades. 4  Traducción libre del autor. 5  Principios de Contabilidad Generalmente Aceptados, PCGA.
  7. 7. las nic, las niif y la contabilidad creativa / g. ruiz / 257 • El reporte financiero fraudulento consiste en omisiones o presentaciones erradas e in- tencionales de valores o revelaciones en los estados financieros, efectuadas para enga- ñar a sus usuarios, las cuales son definidas como fraudulentas mediante un proceso ad- ministrativo, civil o criminal. • Las prácticas de contabilidad creativa son algunos o todos los pasos que se realizan para jugar con las cifras financieras, inclu- yendo la elección y aplicación agresiva de principios contables, informes financieros fraudulentos, y cualquiera de los pasos que se emprenden para efectuar earnings mana- gement o el alisamiento de resultados. De acuerdo con Dos Santos y Guevara (2003), la expresión earnings management ha sido utilizada frecuentemente para referirse a lo que en nuestro idioma se conoce como con- tabilidad creativa. Para estos autores, esta expre- sión puede entenderse como la gestión de los resultados con el fin de lograr y divulgar una imagen de la empresa distinta de la real, bien sea de estabilidad, mejorada o deteriorada. En las definiciones citadas, se puede obser- var una manipulación de la información real de las compañías. Lo anterior obedece a unas cau- sas o motivaciones que implican su valoración no sólo a la luz de las propias NIIF, sino tam- bién considerando el aspecto de la ética profe- sional y lo que su acatamiento conlleva tanto para las empresas como para los contadores en particular. También se nota en algunas de las definicio- nes presentadas la alusión al no cumplimiento de ciertos parámetros y la mención del térmi- no fraude, aspectos que se relacionan con los valores éticos. Como lo afirman Dos Santos y Guevara (op. cit.), las frases comunes en las de- finiciones de algunos autores sirven “para so- portar con mucha fuerza la hipótesis de la gran implicación de los valores éticos dentro de la contabilidad creativa”. En cuanto a los extremos dentro de los cua- les se ejerce la contabilidad creativa, Dos San- tos y Guevara (op. cit.) dicen: Es oportuno considerar que la contabilidad creativa está siempre localizada entre: a) la existencia de normas, reglas o parámetros inexactos, poco específicos o poco detallados que permiten su diferenciada interpretación y, por consiguiente, su particular aplicación y, b) la inexistencia de tales preceptos nor- mativos, sin los cuales es posible que los organismos nacionales, colegiados o asocia- ciones profesionales regulen determinadas prácticas con finalidad puramente econó- mica y no ética. Eso significa lo mismo que decir que la contabilidad creativa puede ser originada por una ley y/o norma/reglamento, así como también por la ausencia de ese tipo de instrumentos legales. La evaluación de las definiciones de conta- bilidad creativa por parte de los expertos indica que, por un lado, deben catalogarse como prácticas creativas aquellas actuaciones que, a pesar de transgredir el espíritu de la norma contable, no atentan expresamente contra su contenido, como es el caso de acudir a las lagu- nas existentes o a la ambigüedad que se aplica en su interpretación. Por el otro lado están los
  8. 8. 258 / vol. 9 / no. 24 / enero-junio 2008 autores que consideran como contabilidad crea- tiva, tanto las prácticas de interpretación a con- veniencia de las normas, como las actuaciones que quebrantan o pasan por alto tales normas. En el desarrollo de la parte central de este trabajo, contenida en el apartado cuarto, el con- cepto de contabilidad creativa que se utilizará, se enmarca dentro de los márgenes y las facul- tades que establecen y permiten tanto los prin- cipios de contabilidad como las propias NIIF. No se pretende entrar en situaciones de fraude de las leyes, simulación de negocios y mucho menos ocultar o disfrazar situaciones económi- co-financieras. 2.2. Clasificación Gowthorpe y Amat (2005) consideran que hay dos tipos de categorías para el comportamien- to de los que preparan los estados financieros cuando emplean prácticas de contabilidad creativa: macromanipulación y micromanipu- lación. En cuanto a la macromanipulación, anotan los citados autores, algunos de los que elaboran los estados financieros realizan lobby con el fin de influir en los reguladores contables para que produzcan normas que sean ventajosas para los intereses de los que preparan tales estados. Como consecuencia de tal actuación, en mi concepto, es probable que la posición final de los reguladores no salvaguarde los intereses de los usuarios de los estados financieros. Expresan que en cuanto a la micromanipu- lación, algunos de los que elaboran los estados financieros se comprometen al manipular sus empresas para presentar una opinión sesgada de la realidad económica. Afirman los nombrados autores que es pro- bable que ambas categorías de comportamien- to lleven a estados financieros que, aunque se ajusten a los propósitos de su ejecutor, son me- nos que satisfactorios, desde el punto de vista del usuario de estos datos. Desde una perspectiva ética, estas mani- pulaciones pueden considerarse como moral- mente reprensibles, no son claras frente a los usuarios, implican un injusto ejercicio del po- der y tienden a debilitar la autoridad de los re- guladores. Cuando se quebranta la regulación con impunidad, es probable que sobrevenga una disminución del respeto hacia ella y sus procedimientos. Considero que si el regulador está de acuer- do con emitir una norma “sesgada”, tal actuación se ubica dentro de la contabilidad creativa ya que ésta, como lo sostienen Dos Santos y Gue- vara (op. cit.), puede ser originada por una ley y/o norma/reglamento, así como también por la inexistencia de ese tipo de instrumentos legales. Por otra parte, Cano (2001), conforme a la cita de Montes et al. (2005), distingue las cla- ses de contabilidad creativa en función de dos criterios: 1. De acuerdo con el efecto sobre los reportes financieros: a. Políticas contables agresivas: conllevan la presentación de una cifra de resulta- dos superior a la real. b. Políticas contables conservadoras: oca- sionan la obtención de resultados infe- riores a los que se lograron realmente en el período. c. Alisamiento del resultado: disminuye la dispersión que ocurre en las utilidades
  9. 9. las nic, las niif y la contabilidad creativa / g. ruiz / 259 de la empresa diferentes períodos. Se presenta un resultado homogéneo a lo largo de diferentes años. 2. Según los beneficios para los accionistas y para quien manipula la información: a. Prácticas oportunistas: son las acciones que tienden a beneficiar al gerente en detrimento de los accionistas u otros usuarios de la información. b. Prácticas eficientes: son las que contri- buyen al beneficio de los accionistas u otros grupos de usuarios en adición al beneficio para la gerencia. 3. Causas y consecuencias de la contabilidad creativa 3.1. Causas de la contabilidad creativa De acuerdo con Dos Santos y Guevara (op. cit.), las prácticas de contabilidad creativa tienen su origen en que se han desvirtuado los valores éticos y morales de los profesionales y también de la sociedad en la cual se desenvuelven, más que en la indefinición técnica y normativa. Es- tos autores citan los siguientes ítems como el origen de la contabilidad creativa: 1. Características de los principios y normas contables: • Existencia de múltiples estimaciones contables. • Flexibilidad, arbitrariedad y subjetivi- dad en la aplicación. • Diferentes, aunque válidas, interpreta- ciones de los principios y normas conta- bles. • Concepto base de imagen fiel y razona- ble poco claro e indeterminado. • Criterios de la administración en la apli- cación de principios como prudencia, correlación de ingresos y gastos y uni- formidad. 2. Características sociales y de comportamien- to humano: • Valores éticos y culturales. • Actitud del administrador ante el fraude. Para Laínez y Callao (op. cit.), la existencia de la contabilidad creativa está determinada por la flexibilidad y subjetividad de la norma; sin embargo, agregan que el componente fun- damental que determina la existencia de esas prácticas creativas es la intención del emisor de la información al hacer uso de la flexibilidad, subjetividad, dualidad e imprecisión para obte- ner los resultados deseados. Naser (op. cit.) expone que las causas de la contabilidad creativa pueden estar en la mala calidad de los órganos de administración, la distorsión de la información, la presión de los inversionistas y, lo que él considera el motivo esencial, la flexibilidad de la norma contable. Para este autor, la flexibilidad y la inconsisten- cia de las convenciones contables existentes, unidas a los requerimientos legales, se fusio- nan para permitir que coexistan varias prácti- cas alternativas. Para él, esto puede ocasionar una contabilidad hecha a la medida con el fin de cumplir las necesidades particulares de una empresa, de modo que los estados financieros suministren una impresión equivocada o poco representativa de su situación financiera.6 6  Traducción libre del autor.
  10. 10. 260 / vol. 9 / no. 24 / enero-junio 2008 En concepto de Huber (op. cit.), la causa sustantiva que facilita la existencia de prácti- cas de contabilidad creativa está en el propio sistema contable. Considera que si bien es cier- to que quienes tienen a su cargo la emisión de normas contables debieran promover el requi- sito de utilidad de la información financiera, en ese afán, se ha dado lugar a mayor ampli- tud y diversidad en los criterios para la conse- cución de una razonable imagen patrimonial, económica y financiera de la empresa. En este sentido, afirma que el apego riguroso al cumpli- miento normativo, no necesariamente transita por el mismo camino del principio de la esen- cia sobre la forma. Considero que el problema de la contabi- lidad creativa se debe principalmente a que se han desvirtuado los valores éticos y mora- les de los profesionales y de la sociedad en la cual ejercen sus actividades. Comparto el ar- gumento de que este fenómeno no es un pro- blema de normas contables. La existencia de las NIIF, aunque su cumplimiento cuente con el respaldo legal de los organismos nacionales, colegiados o asociaciones profesionales; de excelentes códigos de ética y de sólidas prác- ticas de gobierno corporativo, por sí solas, no pueden impedir o disminuir la práctica de la contabilidad creativa. Por esto, es necesario acudir finalmente a consideraciones éticas y morales. 3.2. Razones o motivaciones para la contabilidad creativa Como lo exponen Dos Santos y Guevara (op. cit.), es bastante común que en la bibliografía técnica se encuentren profundas divergencias en la delimitación de las razones que motivan la aplicación de las prácticas de contabilidad creativa. Para estos autores, muchos factores favorecen el hecho de acudir a la creatividad contable; no obstante, expresan que quizás el mayor de los incentivos es la impunidad en todos los sentidos (mercantil, jurídico, social, etc.) del que manipula la información. Los autores nombrados en el párrafo ante- rior presentan los siguientes incentivos para aplicar la contabilidad creativa como los más comunes: 1. Obtención de beneficios directos sobre los resultados alcanzados, margen de ventas, participación en el mercado. 2. Obtención de concesiones, bonificaciones y premios extra. 3. Mejoría de la imagen para inclusión en el mercado financiero (bolsas de valores y fi- nanciamientos externos). 4. Obtención o mantenimiento de subvencio- nes para la industria, ramo de actividad o sector. 5. Alcanzar medidas de protección de las agencias gubernamentales y organismos in- ternacionales de financiación. 6. Obtención de beneficios fiscales mediante la exención y reducción de las bases impo- nibles para cálculo de tributos. 7. Control de dividendos. 8. Estrategias competitivas y de mercado, ade- más de otras no menos importantes. De Amat y Blake (op. cit.), destaco las si- guientes razones para intentar manipular las cuentas: 1. Estabilizar las ganancias.
  11. 11. las nic, las niif y la contabilidad creativa / g. ruiz / 261 2. La contabilidad creativa puede ayudar a mantener o inflar el precio de las acciones, tanto reduciendo los niveles aparentes de endeudamiento, como creando la aparien- cia de una buena tendencia de la utilidad. 3. Si los directivos están comprometidos en operaciones internas con las acciones de su empresa, pueden emplear la contabilidad creativa para retrasar la llegada de informa- ción al mercado, aprovechando la oportu- nidad para beneficiarse de su información privilegiada. 4. Un modelo de dirección con remuneracio- nes ligadas a la utilidad o al precio de las ac- ciones de la empresa hará que, en el caso en que están ligadas al precio de las acciones, los directivos estén motivados a presentar cuentas que impresionen a la bolsa. 5. Cuando una sección o división de la empre- sa está sujeta a un acuerdo de participación en utilidades, esto puede afectar la prefe- rencia por diferentes métodos contables. 6. Dado que la utilidad influye en los pagos a efectuar por concepto de impuesto a la renta y por concepto de dividendos, puede haber interés en manipular las cuentas para que es- tos pagos se aproximen a lo que interese. Para Mulford y Comiskey (op. cit.), las mo- tivaciones para la contabilidad creativa pue- den ser muchas y variadas. Cuando se emiten acciones, la gerencia tiene un incentivo para manipular las utilidades hacia arriba e incre- mentar su precio de venta. Debido a la adversa reacción del mercado frente a las expectativas de ganancias que no se cumplen, los gerentes tienen el incentivo de asegurar que se cumplan esos pronósticos. Para otros, la motivación pue- de ser un deseo de mejorar los ratios de deuda y reducir los costos de intereses de los préstamos o reducir las restricciones de las cláusulas de las deudas. A algunos los puede incentivar el in- terés en aumentar una bonificación basada en las utilidades. Por último, para las empresas de alto perfil, la motivación puede ser disminuir los costos políticos, incluyendo evitar más regu- lación o impuestos más altos. Monterrey (op. cit.) plantea que los incen- tivos que tienen las empresas para practicar la contabilidad creativa pueden dividirse en tres tipos: incentivos para mejorar el resultado, in- centivos para mantenerlo o alisarlo y también incentivos para reducirlo. Veamos algunos de los que menciona: 1. Incentivos para elevar la cifra de resultados: Señala como tales la existencia de planes de remuneración acordados entre los gerentes y la empresa con base en los beneficios, el endeudamiento y la generación de resulta- dos a niveles reducidos. 2. Incentivos para alisar el resultado: Buscan surtir efectos beneficiosos para la política de dividendos, los precios de las acciones y el perfil de riesgo de la empresa. Considera que la razón fundamental para alisar los re- sultados es el deseo de ofrecer un perfil de riesgo reducido de la empresa. 3. Incentivos para reducir el resultado: Bus- can, entre otros objetivos, evitar el riesgo de incurrir en costos políticos significati- vos, como las acusaciones de obtención de rentas de carácter monopólico. También se puede buscar un resultado deprimido para reducir el costo del impuesto sobre la renta.
  12. 12. 262 / vol. 9 / no. 24 / enero-junio 2008 Cano (op. cit.) señala las siguientes motiva- ciones para realizar prácticas de contabilidad creativa: 1. Influir en el precio de las acciones a. Agresiva: Elevar el nivel de utilidad del ejercicio normalmente traerá un au- mento en la cotización de las acciones en el mercado. Los accionistas califica- rán como positivas las acciones del ge- rente, se incrementará su remuneración y se elevará el prestigio profesional. b. Alisamiento: Reducir la variabilidad de las utilidades entre períodos permite una valoración positiva de la gestión ge- rencial a lo largo del tiempo, estabiliza la remuneración de la gerencia y ofrece prestigio profesional. 2. Motivaciones contractuales a. Agresiva: Elevar el nivel de utilidad y presentar unos indicadores de solven- cia y liquidez satisfactorios. Esta prácti- ca permite mejorar las condiciones con terceros en la celebración de contratos, continuar en el cargo y aumentar la re- muneración. b. Conservadora: Presentar pérdidas eleva- das, indicadores de solvencia y liquidez bajos posibilita la renegociación de deu- das, disminuir el valor de las acciones, si existe interés en disminuir la participa- ción de accionistas minoritarios. c. Alisamiento: Reducir la variabilidad de las utilidades entre los períodos mejora las condiciones para contratar al mos- trar estabilidad, la remuneración del es- tamento gerencial se estabiliza y genera confianza interna y externa. 3. Motivaciones políticas y sociales a. Agresivas: Presentar utilidades altas e indicadores de solvencia y liquidez óp- timos permite cumplir los parámetros legales establecidos, ofrece confianza pública y genera estabilidad de imagen. b. Conservadoras: Presentar una ganancia baja o pérdidas e indicadores de solven- cia y liquidez bajos permite la evasión de impuestos, reduce las presiones so- ciales y sindicales, se puede acceder a tratamientos preferenciales por parte del Estado, prestamistas y proveedores. c. Alisamiento: Presentar unas cifras ho- mogéneas a lo largo de diferentes perío- dos permite mantener un nivel estable de pago de impuestos, se disipan los ni- veles de control estatal y se logra un alto nivel de confianza interna y externa. Van Tendeloo y Vanstraelen (2004) sos- tienen que una forma de evaluar la calidad de las ganancias reportadas es examinar en qué magnitud las utilidades son manipuladas con la intención de engañar a algunos grupos de interés con respecto al desempeño económico subyacente de la empresa o para influenciar los resultados contractuales que dependen de las cifras contables reportadas. Para estas au- toras, los incentivos para la manipulación de las ganancias, mediante decisiones contables o estructurando transacciones, son amplios. Los gerentes pueden estar inclinados a manipular las ganancias, debido a la existencia de contra- tos explícitos e implícitos, la relación de la fir- ma con los mercados de capitales, la necesidad de financiación externa, el ambiente político y
  13. 13. las nic, las niif y la contabilidad creativa / g. ruiz / 263 regulatorio o a otras varias circunstancias es- pecíficas. Rojo (op. cit.) plantea que la contabilidad creativa está motivada por objetivos de carácter especulativo y a corto plazo, aunque en la ma- yoría de las ocasiones estas prácticas también tienen efectos a largo plazo, más diferidos pero tan importantes como a corto plazo, y en mu- chas ocasiones surten el efecto contrario al que pretenden provocar. Por otra parte, Cañibano (2004) plantea que, a las anteriores motivaciones de la dirección de las empresas para “gestionar” las utilidades, la investigación vino a añadir otra de gran trascen- dencia: la influencia de las cifras contables en la valoración de la empresa por los mercados de va- lores. Menciona que distintos estudios han veni- do a demostrar que aquellas empresas que tenían resultados positivos, un crecimiento sostenido de la cifra de resultados e importes de utilida- des iguales o superiores a las predicciones de los analistas financieros, eran mejor valoradas por el mercado que el resto. Dentro de la gran variedad de motivaciones citadas, considero que la falta de sanciones espe- cíficas, jurídicas, mercantiles, sociales, etc., para quienes manipulan la información financiero- contable, es el mayor incentivo para la contabili- dad creativa, aspecto que también hace que este fenómeno sea de difícil erradicación. De otro lado, la contabilidad creativa puede servir como herramienta para inflar el precio de las acciones, al reducir los niveles de endeu- damiento o dar la apariencia de una tendencia creciente de la utilidad. Del mayor valor de las acciones en los mercados de valores, es moral- mente reprensible que los accionistas y directi- vos que cuentan con información privilegiada, se lucren de enormes ganancias al vender sus acciones cuando los precios están en niveles elevados. 3.3. Efectos en los reportes financieros De acuerdo con Amat y Blake (op. cit.), las prácticas de contabilidad creativa: 1. Aumentan o reducen los gastos. Se puede influir en el resultado en función de si se activan o no, y en función de si, en caso de que se activen, se amortizan más o menos rápido dentro del plazo máximo permitido. 2. Aumentan o reducen los ingresos. Esto su- cede cuando este efecto se produce en vir- tud del ejercicio de principios como el de prudencia o el de correlación de ingresos y gastos. 3. Aumento o reducción del activo. Esto se produce cuando se ejercita un cierto mar- gen de maniobra en relación con la cuanti- ficación de las amortizaciones o de ciertas provisiones, lo que posibilita el aumento del valor neto de los activos correspondientes. 4. Aumento o reducción del patrimonio. Las modificaciones en los ingresos o en los gas- tos afectan las utilidades o pérdidas y, por tanto, las reservas. 5. Aumento o reducción del pasivo. Si a una empresa le interesa, por ejemplo, aumentar su utilidad, retrasará la regularización total de la deuda existente por concepto de planes de pensiones. 6. Afectan la información incluida en las notas a los estados financieros y en el informe de gestión. Hay apartados de estos informes en los que se puede incluir más o menos infor-
  14. 14. 264 / vol. 9 / no. 24 / enero-junio 2008 mación que incita a posibles efectos en la opinión que se desprenda de los mismos. Montes et al. (2005), citando a Cano (2001), presentan un cuadro resumen de los Instrumento para incrementar el resultado del ejercicio presente Efecto en el resultado de los ejercicios futuros, que reducen la utilidad Adelantar el reconocimiento de ingresos que serían conta- bilizados en el ejercicio siguiente No se contabilizarían los ingresos Retrasar el reconocimiento de gastos que serían contabili- zados en este ejercicio Se contabilizarían los gastos cuyo reconocimiento se ha diferido Activar todos los gastos susceptibles de ello Es necesario amortizar los gastos que se activaron No causar provisiones Se efectuarán las provisiones del período anterior, más las de los nuevos períodos Valorar los inventarios minimizando el valor del consumo Existencias sobrevaloradas. (Disminución bajo valoración real) Disminuir amortizaciones Inmovilizado altamente valorado. (Si se calcula el valor real se presentarán pérdidas por deterioro del valor ) Cuadro 1. Efectos de la adopción de prácticas de contabilidad creativa en el resultado de los ejercicios futuros Montes et al. (2005), citando a Cano (2001), presentan un cuadro resumen de los efectos Según Capcha y Vilchez (2005), las irre- gularidades contables permiten ataques a la verdad (asientos contrarios al buen sentido) y ataques a la claridad (asientos deformados). El que maquilla un balance no va a obtener una información útil y no será pertinente ni confiable. No es pertinente, porque no posee valor de retroalimentación, ni valor de predic- ción, ni es oportuna. No es confiable porque no es neutral, ni verificable, ya que no representa fielmente los hechos económicos. 4. Técnicas de contabilidad creativa y su análisis a la luz de las NIIF Como afirman Dos Santos y Guevara (op. cit.), la contabilidad creativa se ha desarrollado en todas las áreas con prácticas que han sido cada vez más complejas, lo cual demanda profun- dos y detallados conocimientos técnicos de sus creadores y hace más difícil su identifica- ción. Monterrey (op. cit.) afirma que las prácti- cas de contabilidad creativa cobrarán mayor o menor importancia y estarán extendidas en un mayor o menor grado dependiendo, ante todo, de las probabilidades de detección por los audi- tores y de la necesidad que cada empresa tenga de efectuarlas.7 En este apartado del trabajo se describen y analizan, y en lo que sea posible a la luz de las NIIF, varias de las conductas que pueden ser realizadas, fundamentalmente por la gerencia, 7  El esquema de este apartado está basado en este autor casi en su integridad. efectos en el resultado de los ejercicios futuros que implica la adopción de prácticas de conta- bilidad creativa:
  15. 15. las nic, las niif y la contabilidad creativa / g. ruiz / 265 en los estados financieros anuales o documen- tos contables, que aunque puede contar con apoyos internos o externos a la empresa, suele ser la principal responsable de las acciones u omisiones que se tratan a continuación. 4.1. Prácticas basadas en el incumplimiento de principios contables Según Villarroya (2001), la existencia de prin- cipios contables que permiten la introducción de criterios subjetivos, es el caldo de cultivo idóneo para la manipulación. Reconoce que la discrecionalidad en la aplicación de algunos principios contables, en especial el de pruden- cia, constituye un freno al optimismo de los gerentes y un mecanismo de protección fren- te a la incertidumbre de los negocios, que ali- menta al mismo tiempo la creatividad en las empresas. Con respecto al principio de materialidad, Levitt (1998) sostiene que algunas empresas abusan de este principio. Intencionalmente, registran errores usando un porcentaje tope definido. Luego, dice él, tratan de excusar esa mentirilla argumentando que su efecto en el resultado final es muy pequeño para tener im- portancia. Considera este ex presidente de la Securities and Exchange Commission, SEC, que en mercados donde fallar en una proyec- ción de ganancias por un centavo puede pro- ducir una pérdida de millones de dólares en capitalización bursátil, es difícil aceptar que algunos de estos llamados fiascos simplemente no importan.8 8  Traducción libre del autor. 4.1.1. Incumplimiento del principio del costo de adquisición 4.1.1.1. Valoración de inventarios El exceso o el defecto en la valoración de in- ventarios consisten en alterar su valor median- te diferentes procedimientos que van desde aumentar o disminuir el número de unidades físicas, hasta la utilización de procedimientos contables como los métodos de valoración y los procedimientos de costeo. Una empresa puede aumentar el inventario mediante el uso de conteos ficticios o el reporte como mercancía en inventario de aquella que debiera ser considerada como chatarra o defec- tuosa. Según la NIC 2.11, el costo de adquisi- ción de los inventarios comprende el precio de compra, los aranceles de importación y otros impuestos (que no sean recuperables pos- teriormente de las autoridades fiscales), los transportes, el almacenamiento y otros costos directamente atribuibles a la adquisición de las mercancías, los materiales o los servicios. La posibilidad de contabilidad creativa puede con- sistir en este caso en la inclusión o no de costos adicionales como los mencionados. Es indiscu- tible que la NIC 2 trata de manera explícita los componentes del costo de los inventarios y/o aquellos que se reconocen como mayor valor de los mismos. De acuerdo con la NIC 2.25, el costo de los inventarios, distintos de los tratados en el pá- rrafo 23, se asigna utilizando los métodos de primera entrada primera salida (FIFO) o costo promedio ponderado. La empresa debe utilizar la misma fórmula de costo para todos los inven-
  16. 16. 266 / vol. 9 / no. 24 / enero-junio 2008 tarios que tengan naturaleza y uso similares. Naser (op. cit.) indica que un cambio entre los dos métodos puede tener un impacto significa- tivo sobre el resultado. Sostiene que en el caso de una empresa que cotiza en bolsa, ese cambio será identificado por los analistas y descontado, pero que es un mecanismo de con- tabilidad creativa muy útil para las empresas que no cotizan en bolsa. La NIC 2.12 establece que los costos de transformación de los inventarios comprenden aquellos costos directamente relacionados con las unidades producidas, como la mano de obra directa; también comprenden una parte, calcu- lada de forma sistemática, de los costos indirec- tos, variables o fijos, en los que se haya incurrido para transformar las materias primas en produc- tos terminados. Existe la posibilidad de imputar arbitrariamente los costos indirectos y causar, por tanto, una distorsión de los resultados. Amat y Blake (op. cit.) sostienen que esta distorsión puede surgir por accidente o ser premeditada. Villarroya (op. cit.) expone que la partida de inventarios es de mucha trascendencia al figurar tanto en el balance como en el estado de resultados, lo que unido a que su valoración presenta altos niveles de subjetividad, tanto en la asignación de los costos de fabricación, como en el método de valoración para dar salida a los inventarios, “la pueden convertir en una de las cuentas preferidas para la práctica de contabili- dad creativa”. 4.1.1.2. Costos financieros y diferencias de cambio El exceso de activación de costos financieros y diferencias de cambio surge al imputar gastos financieros y diferencias de cambio como ma- yor valor de la propiedad, planta y equipo, una vez finalizado el período de construcción, o ac- tivarlos sin estar relacionados específicamente con el activo. La NIC 23 permite dos tratamientos conta- bles para los costos financieros. En el párrafo 8 se establece el tratamiento por punto de refe- rencia, según el cual los costos por intereses se reconocen como gastos del período en que se in- curre en ellos, con independencia de los activos a los que fuesen aplicables. Esta opción puede ser utilizada, en concepto de García y Zorio (2004), para dar una determinada forma a los estados financieros de la empresa. En la NIC 23.11 se expone el tratamiento alternativo permitido para los costos por inte- reses que sean directamente atribuibles a la ad- quisición, construcción o producción de ciertos activos que cumplen las condiciones para su capitalización. Esta alternativa también posibi- lita el ejercicio de prácticas creativas pues evita el cargo del gasto en pérdidas y ganancias du- rante el período del crédito, que queda diferido en función del método de amortización elegido para el elemento de propiedad, planta y equipo. Al no estar permitida la capitalización de las diferencias de cambio en relación con los activos fijos, las NIIF previenen la posibilidad de prácticas de contabilidad creativa al respecto. 4.1.1.3. Valoración de intangibles Como expresan Montes et al. (op. cit.), las compa- ñías pueden valorar sin fundamento real el valor contable de los bienes, con la finalidad de incre- mentar el valor de los intangibles y del goodwill.
  17. 17. las nic, las niif y la contabilidad creativa / g. ruiz / 267 Sostiene Monterrey (op. cit.) que elevar o reducir artificialmente el valor contable de los bienes, favorece cargos por amortización de los intangibles cuyo efecto conjunto es un aumento o disminución de gastos en ejercicios futuros. En la NIC 38.10, se citan los requisitos que debe cumplir un activo para ser considerado como intangible: identificabilidad, control so- bre el recurso en cuestión y existencia de bene- ficios económicos futuros. Como lo comentan Amat y Blake (op. cit.), la apreciación de la ca- pacidad de producir ingresos en el futuro puede ser subjetiva. Considero que la NIC 38 previene oportunidades de prácticas creativas al estable- cer que si un elemento no cumple los requisitos nombrados, los gastos para adquirirlo o gene- rarlo internamente se reconocen como gasto en el momento en que se incurren. Se reducen posibilidades de contabilidad creativa cuando la NIC 38 determina que no está permitido activar los gastos de estableci- miento, los de actividades formativas, los de publicidad y otras actividades promocionales, y los de reorganización de una parte o la tota- lidad de una empresa. El mismo concepto lo juzgo aplicable respecto de la prohibición de reconocer como parte del costo de un activo in- tangible los gastos de períodos anteriores esta- blecida en la NIC 38.71. Se previene una práctica creativa cuando la NIC 38.48 define que el goodwill generado in- ternamente no se reconoce como un activo, ya que si se activara, se afectarían los estados fi- nancieros. Giner (1992), citada por Amat y Blake (op. cit.), sostiene que cabe la posibilidad de mani- pular fácilmente el valor del goodwill. Así, por ejemplo, puede disminuirse el valor de los ele- mentos adquiridos, mientras que simultánea- mente se hace figurar un valor positivo del goodwill. Afirma esta autora que “de esta ma- nera se puede llegar a dar una imagen de falsa rentabilidad en el futuro”. Con respecto a las patentes, el goodwill y otros intangibles, Estupiñán (2002) expone que pueden registrarse erróneamente por encima del valor razonable de lo entregado a cambio de la propiedad o de los derechos adquiridos. “El valor nominal de los valores emitidos, que pue- de no guardar relación con su valor razonable, o las valorizaciones de propiedades no efectua- das de manera competente, pueden ser utiliza- dos para medir o formar criterios equivocados en cuanto al valor apropiado o correcto de los activos que se entregan a cambio de los activos intangibles”. 4.1.2.Incumplimiento del principio de prudencia 4.1.2.1. Provisiones Como anota Monterrey (op. cit.), el exceso o defecto en el registro de provisiones consiste en aumentar o disminuir la cuantía de los registros anuales a las provisiones para riesgos y gastos. Por su parte, Montes et al. (op. cit.) indican que se puede aumentar o disminuir el monto de las provisiones sin un fundamento real, sino en respuesta a la necesidad de reflejar en la in- formación determinadas condiciones. Gonzalo (2003) afirma que “las NIIF inciden especialmente en el reconocimiento de provisio- nes de manera completa, esto es, todas ellas, y ri-
  18. 18. 268 / vol. 9 / no. 24 / enero-junio 2008 gurosa, esto es, sólo las que cumplan la definición de pasivos”. En este sentido, las NIIF pueden pre- venir abusos en el registro de provisiones, como puede verificarse en las estrictas condiciones esta- blecidas en la NIC 37 para el registro de la provi- sión para costos de reestructuración. Villarroya (op. cit.) sostiene que es una po- sibilidad contraria al principio de prudencia lo siguiente: 1. En las provisiones para responsabilidades y por litigios, muchas empresas no toman acción frente al pasivo incierto, al asegurar que una provisión de dichos litigios podría prejuzgar la defensa de la empresa. Es de anotar que conforme a la NIC 10.9(a), en el caso de la resolución de un litigio ju- dicial posterior a la fecha del balance, que confirme que una empresa tenía una obliga- ción presente en tal fecha, ésta debe ajustar el valor de cualquier provisión reconocida previamente respecto a ese litigio judicial, de acuerdo con la NIC 37, sobre provisio- nes, activos contingentes y pasivos contin- gentes, o bien debe reconocer una nueva provisión. 2. En los casos en los que hay explotaciones económicas temporales, no se registran las provisiones correspondientes a los costos de desmantelamiento. Al respecto, la NIC 16.16(c) determina que los costos de des- mantelamiento forman parte del costo del elemento de propiedades, planta y equipo. En la NIC 37.63 se reducen oportunidades de contabilidad creativa al prohibir expresa- mente el registro de provisiones para pérdidas futuras derivadas de las operaciones. Los once ejemplos contenidos en el Apén- dice C de la NIC 37 constituyen elementos para prevenir contabilizaciones creativas y contienen referencias cruzadas que indican los párrafos de la norma que son particularmen- te relevantes. Esos ejemplos son ilustrativos con respecto al registro o no de provisiones y gas- tos relativos a variados aspectos como garantías y reembolsos, procesos judiciales, cambios en la estructura de una empresa y cambios legislati- vos con implicaciones directas para la misma, entre otros. En concepto de Amat y Blake (op. cit.), la contabilidad de las provisiones es una materia que ofrece posibilidades a la contabilidad crea- tiva como resultado de la subjetividad que en- trañan ciertas estimaciones. Indican, además, que las estimaciones pueden ser más o menos optimistas, con lo que se puede influir de forma considerable en los estados financieros. Como ejemplos de provisiones que ofrecen oportu- nidades al contador creativo, enumeran las provisiones para garantías posventa, para repa- raciones extraordinarias, por reconversión in- dustrial y por responsabilidades. Es de subrayar que el MC.37 define el prin- cipio de prudencia como la inclusión de un cierto grado de precaución, al realizar los jui- cios necesarios para hacer las estimaciones requeridas bajo condiciones de incertidumbre, de tal manera que los activos o los ingresos no se sobrevaloren, y que las obligaciones o los gastos no se infravaloren. Sin embargo, esa nor- ma determina que el ejercicio de la prudencia no permite, por ejemplo, la creación de reser- vas ocultas o provisiones excesivas, la minus- valoración deliberada de activos o ingresos ni
  19. 19. las nic, las niif y la contabilidad creativa / g. ruiz / 269 la sobrevaloración consciente de obligaciones o gastos, porque, de lo contrario, los estados fi- nancieros no serían neutrales y, por tanto, no tendrían la cualidad de fiabilidad. 4.1.2.2. Contingencias La práctica de contabilidad creativa del regis- tro contable de contingencias positivas consis- te, según Monterrey (op. cit.), en considerarlas como créditos y presentarlas en el balance. Se- ñala que el caso más usual es el del crédito de impuestos por compensación fiscal de pérdidas. Montes et al. (op. cit.) anotan que, de con- formidad con el tratamiento establecido en la NIC 37, las contingencias presentan un grado posible de ocurrencia, siendo este indicador la base para determinar su presentación en los es- tados financieros. Considero que la NIC 37 define pautas suficientes frente al tema de las contingen- cias. En este sentido, García y Zorio (op. cit.) afirman que en lo relativo a activos y pasivos contingentes, la NIC 37 es concluyente al sos- tener que no deben ser reconocidos en el ba- lance, si bien debe revelarse en las notas a los estados financieros sobre su existencia proba- ble y posible, respectivamente [NIC 37.35 – NIC 37.27]. La NIC 10 presenta ejemplos de hechos ocurridos después de la fecha del balance que implican o no ajustes. Para este último caso, se debe informar en las notas a los estados fi- nancieros sobre estos sucesos siempre que se consideren de tal importancia que ignorarlos pudiera afectar la correcta toma de decisiones por parte de los usuarios de la información fi- nanciera. 4.1.2.3. Revalorización de activos Monterrey (op. cit.) expresa que en las revalo- rizaciones voluntarias de activos se puede au- mentar arbitrariamente el valor contable de ellos sin que esté autorizado por las normas. Para Montes et al. (op. cit.), esta práctica creativa consiste en aumentar o disminuir el valor de los activos de la empresa, sin una clara justificación en el valor del mercado o en el me- joramiento de las condiciones para la genera- ción de beneficios. Para Gonzalo (op. cit.), las NIIF han desa- rrollado hasta el extremo el principio de que un elemento del activo fijo no puede estar valorado en la contabilidad por encima del importe que se espere recuperar del mismo, ya sea por su uti- lización, ya sea por su venta. Este principio, ase- vera, se resuelve en forma de vigilancia continua de la empresa, para detectar cualquier deterioro del valor, evaluarlo y registrarlo inmediatamen- te con cargo a resultados o, en su caso, contra la eventual reserva por revalorización que pudiese haber en el patrimonio neto. Para este autor, esta vigilancia permanente es una característica dife- rencial muy importante de las NIIF. La NIC 16 define que con posterioridad al reconocimiento inicial, una empresa debe ele- gir entre el modelo del costo o el modelo de re- valuación como su política para los elementos de propiedad, planta y equipo. Esta norma po- sibilita así diferentes criterios de valoración, lo cual puede facilitar la manipulación del resulta- do en cualquier dirección. Por otra parte, Amat y Blake (op.cit.) citan una investigación del Royal Institution of Char- tered Surveyors, RICS, la cual concluyó que dos empresas que utilizaron técnicas de valoración
  20. 20. 270 / vol. 9 / no. 24 / enero-junio 2008 adecuadas, efectuaron valoraciones diferentes cuyas diferencias se debieron exclusivamente a los diferentes criterios de valoración. Asevera Jameson (1988), citado por los an- teriores autores, que es una práctica habitual de las empresas solicitar una valoración a diferen- tes peritos y emplear aquella que produce el re- sultado deseado. 4.1.2.4. Capitalización no selectiva de gastos de investigación y desarrollo, I & D De acuerdo con Monterrey (op. cit.), esta prác- tica consiste en reconocer como parte del acti- vo intangible las actividades de investigación y desarrollo con independencia de sus posibili- dades técnicas y económicas. Montes et al. (op. cit.) aseveran que una ma- nera de manipular las cifras contables consiste en capitalizar las erogaciones de I&D sin que cumplan los requisitos para ello. Afirman que también se presenta la práctica inversa, de no contabilizar como un mayor valor del activo, des- embolsos que cumplen los requisitos para serlo. Villarroya (op. cit.) sostiene que dentro de las prácticas de contabilidad creativa, se po- dría efectuar la activación de gastos de I&D, al capitalizar gastos o activar conceptos que con- tablemente deberían aparecer en la cuenta de resultados al no cumplirse todos los requisitos contables. Apunta que también se podría reali- zar el traspaso incorrecto de estos gastos a pro- piedad industrial. Cañibano (op. cit.) señala que otra deci- sión estratégica importante condicionada por las normas contables es la relativa a la selec- ción de los proyectos de I&D en los cuales in- vertir, dada la inmediata repercusión de los correspondientes costos en los resultados del ejercicio. Anota que esto “puede llevar a incli- narse no por los mejores proyectos, sino por los menos costosos o, simplemente, por posponer la inversión ante la perspectiva de ver reduci- dos los resultados del ejercicio; los directivos pueden otorgar preferencia a la perspectiva de corto plazo, aunque ésta no coincida con la de- cisión óptima para la empresa”. La NIC 38.57 reduce oportunidades de con- tabilidad creativa por los estrictos requisitos que se deben comprobar en su totalidad, para proceder a capitalizar un activo intangible sur- gido del desarrollo o de la fase de desarrollo en un proyecto interno. Igualmente, la NIC 38.63 aminora alterna- tivas de prácticas creativas al determinar que no se reconocen como activos intangibles las marcas, las cabeceras de periódicos o revistas, los sellos o denominaciones editoriales, las lis- tas de clientes u otras partidas similares que se hayan generado internamente. Amat y Blake (op. cit.) plantean que otra vía para la contabilidad creativa surge porque una empresa puede sanear los costos de desarrollo en cualquier momento, determinando que ha sur- gido incertidumbre sobre un proyecto y poste- riormente declarar que la incertidumbre ha sido resuelta y volver a activar los costos de desarrollo. 4.1.3. Incumplimiento del principio de uniformidad 4.1.3.1. Cambios contables voluntarios e injustificados Monterrey (op. cit.) define que esta práctica consiste en alterar los criterios contables sin
  21. 21. las nic, las niif y la contabilidad creativa / g. ruiz / 271 circunstancia alguna que lo justifique, tanto para aumentar como para reducir los resulta- dos. Mulford y Comiskey (op. cit.) exponen que una forma en que el juego con las cifras finan- cieras se realiza es mediante la escogencia que hace una empresa de las políticas contables que emplea en la elaboración de sus estados finan- cieros o de la manera en que las aplica. Para Montes et al. (op. cit.), los cambios en las políticas contables se justifican cuando se han modificado las condiciones de la acti- vidad empresarial o cuando surgen prácticas contables más adecuadas que mejoran las con- diciones de preparación y presentación de la información. Considero que la NIC 8.7 otorga cierto margen de actuación a la creatividad contable al plantear que, cuando una norma o interpre- tación sean específicamente aplicables a una transacción, se permite la utilización de la po- lítica o políticas contables aplicables a esa par- tida, porque la posibilidad de varias opciones favorece la contabilidad creativa. La NIC 8 previene la creatividad contable al definir que la empresa seleccionará y aplica- rá sus políticas contables de manera uniforme para transacciones, otros eventos y condicio- nes que sean similares y cuando señala que se emplearán las mismas políticas dentro de cada período, así como de un período a otro. Lo mis- mo puede decirse de la NIC 27.28, al estable- cer que los estados financieros consolidados se elaborarán utilizando políticas contables uni- formes para transacciones y otros eventos que, siendo similares, se hayan producido en cir- cunstancias parecidas. Las dos condiciones que establece la NIC 8.14 para permitir cambios en las políticas con- tables también son una limitante para las prác- ticas creativas. De igual manera, la exigencia de la NIC 8 es un instrumento para hacer frente a la con- tabilidad creativa en cuanto a revelar informa- ción más detallada sobre los importes derivados de los ajustes procedentes de cambios en las políticas contables. Es obligatorio que tales in- formaciones se reporten para cada rubro de los estados financieros que se afecte. Por último, las revelaciones exigidas sobre un inminente cambio en una política conta- ble, en caso de que la empresa tenga todavía pendiente la aplicación de una norma o inter- pretación nueva ya emitida, pero que aún no haya entrado en vigor, también son importan- tes herramientas contra las prácticas creativas. Lo mismo puede decirse de la exigencia de re- portar la información relevante, ya sea conoci- da o razonablemente estimada, para evaluar el posible impacto que la aplicación de una nueva norma o interpretación tendrá sobre los estados financieros de la empresa en el período de apli- cación inicial. 4.1.3.2. Alteración artificial del perímetro de la consolidación De acuerdo con Monterrey (op. cit.), esta prác- tica se ejecuta mediante la integración y/o eliminación de las empresas en que se tiene participación. Para Montes et al. (op. cit.), la consolida- ción de estados financieros es un tema central ya que la presentación conjunta de información permite ocultar la pertinente para los usuarios
  22. 22. 272 / vol. 9 / no. 24 / enero-junio 2008 y resaltar como básica, información que es real- mente secundaria. Según los anteriores autores, las transac- ciones intragrupo han posibilitado alterar los estados financieros, incrementan utilidades, ge- neran valorizaciones irreales, compras y ventas ficticias, manipulación de precios entre com- pañías del grupo y alteración de los precios de transferencia, entre otras prácticas. Las NIIF previenen la práctica en comento, ya que la NIC 27.12 determina que en los es- tados financieros consolidados se incluirán to- das las subsidiarias de la controladora y la NIC 27.20 establece que no se excluirá de la conso- lidación a una subsidiaria porque sus activida- des de negocio sean diferentes a las que llevan a cabo las otras empresas del grupo. Además, esta norma exige que se proporcione información relevante de este tipo de subsidiarias, y la reve- lación de información adicional, en los estados financieros consolidados, acerca de las diferen- tes actividades de negocio que llevan a cabo . La NIC 27.IN9 refuerza lo anotado en el párrafo anterior, al definir que una empresa no está autorizada a excluir de la consolidación a otra que aún continúe bajo su control por el simple hecho de que se encuentre operando bajo restricciones importantes a largo plazo que limiten considerablemente su capacidad para transferir fondos a la controladora. Así mismo, tras la bancarrota de Enron, la SIC 12, sobre Consolidación de entidades de propósito especial (“special purpose entities”), ha adquirido importancia. De acuerdo con Van Greuning (2005), los estados financieros con- solidados deben incluir también este tipo de empresas si la sustancia de la relación indica control. Este hecho es fundamental para afron- tar lo tratado en este apartado. 4.1.3.3. Elección ad hoc de la moneda funcional Monterrey (op. cit.) describe esta práctica, en el caso de sociedades extranjeras, como “consi- derar o no a ésta como una prolongación de las actividades del grupo para imputar o no a los resultados las diferencias positivas o negativas de conversión”. Indica así mismo que las dife- rencias positivas aumentan el resultado, si se aplica el método monetario/no monetario y que las negativas lo reducen. Montes et al. (op. cit.) sostienen que, en la consolidación de los estados financieros, las empresas con filiales en dos o más países pue- den presentar las transacciones en una u otra moneda, así como las transacciones internas, dependiendo de los intereses de la administración. Por su parte, Gonzalo (op. cit.) indica que, dependiendo de cuál sea la moneda funcional, se tendrá un resultado distinto, ya que las di- ferencias de cambio de la moneda en la que se efectúe una transacción concreta con la mo- neda funcional son resultados del período, mientras que las diferencias entre la moneda funcional y el euro son componentes del patri- monio neto (diferencias de conversión). De acuerdo con el anterior autor, la NIC 21, sobre los efectos de las variaciones de los tipos de cambio de la moneda extranjera, establece como único método de conversión: “el conoci- do anteriormente como inversión neta-cambio de cierre”. Por tanto, esta NIC elimina posibi- lidades de contabilidad creativa al determinar
  23. 23. las nic, las niif y la contabilidad creativa / g. ruiz / 273 un solo método de conversión de estados finan- cieros. 4.1.3.4. Alteración arbitraria de la política de amortizaciones Para Monterrey (op. cit.), esta práctica consis- te en modificar la política de amortizaciones aumentando o disminuyendo las causaciones anuales para reducir o amplificar el resultado contable, respectivamente. Según Montes et al. (op. cit.), la política contable para el tratamiento de los intangibles puede ser modificada, aumentando o disminu- yendo su vida útil, su amortización o el método para calcularla, con el fin de reflejar un impac- to en el estado de resultados. Estupiñán (op. cit.) apunta que los gastos de I&D que se espera habrán de cubrir períodos futuros, pueden registrarse apropiadamente, pero los cargos que paulatinamente se efectúan al estado de resultados, pueden llevarse a cabo sobre bases de distribución impropias. Villarroya (op. cit.) asevera que las modi- ficaciones en las causaciones de las amortiza- ciones son sencillas y se realizan alargando o acortando la vida útil de los inmovilizados, al modificar los valores residuales o los métodos de cálculo empleados. Para Amat y Blake (op. cit.), la amorti- zación periódica de los elementos del activo intangible también está sujeta a una cierta crea- tividad, a pesar de que hay que respetar el prin- cipio de uniformidad en cuanto al porcentaje anual de amortización a aplicar. Como expresan García y Zorio (op. cit.), la amortización de los activos intangibles deja algunas vías abiertas a la creatividad contable pues se “hace referencia al concepto relativa- mente subjetivo de vida útil”. Encuentro oportunidades de prácticas crea- tivas, cuando la NIC 38.98 indica que se pue- den utilizar diferentes métodos para distribuir el importe amortizable de un activo, de forma sistemática, a lo largo de su vida útil, por cuanto las varias opciones abren camino a las prácticas creativas. También considero que existen posibi- lidades creativas en la alternativa contenida en la NIC 38.97 de emplear el método de amortiza- ción que refleje el patrón de consumo esperado, por parte de la empresa, de los beneficios eco- nómicos futuros derivados del activo ya que este patrón de consumo puede no ser objetiva y razo- nablemente establecido por la gerencia. 4.1.3.5. Alteración arbitraria de la política de registro de ingresos diferidos Según Monterrey (op. cit.), esta práctica con- siste en acelerar la imputación a resultados de los ingresos a distribuir en varios ejercicios. Montes et al. (op. cit.) expresan que se uti- liza la práctica de imputar en un período con- table, ingresos que deben ser registrados en varios períodos contables, con el fin de reflejar unos ingresos más altos y, por ende, una mayor utilidad. Por su parte, Villarroya (op. cit.) señala que en la contabilización de ingresos pueden, entre otras, efectuarse las siguientes manipulaciones: • Modificar el resultado en función del mo- mento de registro del ingreso, reconocién- dolo a la firma del contrato, a la entrega del producto, en el momento del cobro, etc. • Llevar a resultados subvenciones de capi- tal todavía no realizadas, es decir, llevando
  24. 24. 274 / vol. 9 / no. 24 / enero-junio 2008 como ingresos del ejercicio unos ingresos que deberían reflejarse como ingresos a dis- tribuir en varios ejercicios. García y Zorio (op. cit.) sostienen que otra posibilidad habitualmente empleada por los contadores creativos consiste en optar por el momento de reconocimiento de ingresos. Van Greuning (op. cit.) plantea como trucos de manipulación financiera que implican des- plazamiento de ingresos ordinarios a períodos futuros: la creación de reservas que son reversa- das (reportadas como ingreso) en períodos pos- teriores y la retención de ingresos ordinarios antes de una adquisición y luego la liberación de esos ingresos en períodos posteriores. Considero que la NIC 18, sobre recono- cimiento de ingresos ordinarios, contiene importantes controles para hacer frente a la utilización de prácticas creativas, ya que en ella se definen criterios para el reconocimiento de ingresos y se proporcionan guías prácticas en relación con el momento de su reconocimiento en caso de venta de bienes, prestación de servi- cios, intereses, regalías y dividendos. De acuerdo con García y Zorio (op. cit.), la NIC 11, sobre contabilización de contratos de construcción, y la NIC 18 prohíben expresa- mente el método del contrato terminado y exi- gen el método del porcentaje de terminación, lo que en mi concepto disminuye las oportunidades de contabilidad creativa. No obstante, en la NIC 18.24 encuentro posibilida- des creativas, ya que esta norma indica que el porcentaje de terminación de una transacción puede determinarse mediante varios métodos, a pesar de que expresa que cada empresa usará el método que mida con más fiabilidad los ser- vicios ejecutados. Constituye un control frente a la práctica del reconocimiento anticipado de ingresos, la NIC 18.19 al determinar que la contrapresta- ción ya recibida por la venta, es diferida como un pasivo hasta que tenga lugar el reconoci- miento de los ingresos ordinarios. La NIC 18.13, cuando hace mención al caso de la venta de un producto que incluye una suma para servicios futuros, también es una norma de control frente a lo tratado en este apartado, al determinar que la porción de los ingresos ordinarios por servicios se difiere du- rante el período en que el servicio es prestado. 4.1.4. Incumplimiento del principio de realización Para Gómez (2005), “la aplicación del va- lor razonable es efectivamente la implicación del criterio de liquidación”. Para sustentar su concepto, indica que la definición de valor ra- zonable que señala el IASB lo deja entrever, ex- presando el siguiente argumento: El precio que se pagaría en el mercado es el precio de realización originado en el hecho concreto de transar un derecho. Si el activo se vende ahora, el precio del activo es el del mercado ahora. Así, el valor permanente de la empresa en la contabilidad a precios de mercado implica suponer que la empresa se fuese a vender permanentemente, es decir, todos los derechos y obligaciones de su ac- tual tenedor serán liquidados al precio de mercado.
  25. 25. las nic, las niif y la contabilidad creativa / g. ruiz / 275 En concepto del anterior autor, “la aplica- ción del valor razonable riñe con la dinámica de las transacciones y, por tanto, niega los prin- cipios contables de asociación y realización de la contabilidad financiera acumulativa. De igual forma, el [valor razonable] controvierte el prin- cipio de gestión continuada”. De acuerdo con Mattessich (s.f.), la adop- ción de la contabilización del “valor razonable” en los últimos decenios (por el FASB y la IASB) ha sido inoportuna y una de las principales ra- zones de las falsedades en Enron y otros desas- tres financieros. Tweedie (2006b), presidente del IASB, al presentar el documento para discusión sobre las mediciones a valor razonable, dijo:9 La utilización del valor razonable en los re- portes financieros es de gran interés para los que preparan los estados financieros, los au- ditores, los usuarios y los reguladores. Con- sideramos que un paso esencial que aclara el terreno en el debate es establecer una clara definición internacional de valor razonable y un marco consistente para medirlo. Este do- cumento para discusión no es para expandir el uso del valor razonable en los reportes fi- nancieros, sino que es acerca de cómo codifi- car, clarificar y simplificar las guías que en el presente están ampliamente dispersas en las NIIF. Estamos por tanto deseosos de recibir las opiniones sobre las ideas expuestas en el documento. El IASB (2007) recibió comentarios sobre el citado documento hasta el 4 de mayo y una 9  Traducción libre del autor. vez consideradas las respuestas, publicó en 2008 una versión de NIIF al respecto. Por otra parte, el Banco Central Europeo, BCE (2006), sostiene que el uso del valor ra- zonable no debe ser fomentado en relación con el registro del principal de un préstamo o con los depósitos centrales de los bancos europeos, por cuanto no existe para estos productos ni un mercado activo, grande y confiable ni la intención de negociación. Agrega que, de otra manera, los valores ra- zonables podrían crear en las cuentas una volatilidad artificial y pueden conducir a un cambio en el comportamiento de los bancos, por cuanto se enfocarían principalmente en el corto plazo, con implicaciones en su esta- bilidad financiera, potencialmente significa- tivas, en el largo plazo.10 El citado banco sustenta la no utilización del valor razonable para el caso del principal de los préstamos bancarios y para los depó- sitos centrales de los mismos, porque juzga que no existe un mercado grande y líquido para estos productos ni la intención de ne- gociarlos. Sin embargo, este banco considera que los valores razonables deben medirse con precisión, conservadoramente y que deben documentarse adecuadamente. En concepto del banco, esto debería evitar cualquier reco- nocimiento inicial e inapropiado de ganancias que no son realizables y prevenir un comporta- miento que esté basado en factores contables, más que en los aspectos económicos subyacen- tes. 10  Traducción libre del autor.
  26. 26. 276 / vol. 9 / no. 24 / enero-junio 2008 4.2. Prácticas basadas en contabilizaciones erróneas de operaciones Frente a los errores contables, la NIC 8.41 de- termina que los estados financieros no cumplen las NIIF si contienen errores, tanto materiales como inmateriales, cuando han sido cometidos intencionalmente para conseguir, respecto de una empresa, una determinada presentación de su situación financiera, de su desempeño fi- nanciero o de sus flujos de efectivo. Así mismo, estipula que los potenciales errores del período corriente, que se descubran en ese mismo pe- ríodo, se deben corregir antes de que los esta- dos financieros se formulen. En el tema de los errores contables, la NIC 8 no deja margen a la creatividad contable por cuanto no incluye tratamientos alternativos para la corrección de los mismos y porque en el párrafo 46, exige que el efecto de la corrección de un error de períodos anteriores no se incluya en el resultado del período en el que se descu- bra, sino que se trate de forma retroactiva. 4.2.1. Registro de gastos como invesiones y viceversa Para Montes et al. (op. cit.), esta práctica, uti- lizada para alterar los estados financieros, con- siste en reconocer como gastos las inversiones y viceversa. Amat y Blake (op. cit.) destacan entre los aspectos más susceptibles de ser un campo abo- nado para la contabilidad creativa, los siguientes: • La inclusión en el inmovilizado de partidas que en realidad son gastos, como reparacio- nes o mantenimiento. • La consideración como gastos de inversio- nes en inmovilizado, como mejoras, amplia- ciones o modernizaciones que representan aumentos en la productividad, capacidad, eficiencia o prolongación de la vida útil. Las estipulaciones del Marco Conceptual del IASB, en adelante MC, con respecto a las defini- ciones y a las condiciones para el reconocimiento de los activos y los gastos, constituyen elemen- tos de control frente a las prácticas en comento. Así, el MC.89 indica que se reconoce un ac- tivo en el balance cuando es probable que se ob- tengan de él beneficios económicos futuros para la empresa, y además el activo tiene un costo o valor que puede ser medido con fiabilidad. Para el caso de un gasto, según el MC.94, se reconoce en el estado de resultados cuando ha surgido un decremento en los beneficios econó- micos futuros, relacionado con un decremento en los activos o un incremento en los pasivos, y además el gasto puede medirse con fiabilidad. 4.2.2. Distribución de gastos corrientes en varios ejercicios Monterrey (op. cit.) define esta práctica como consistente en registrar como partidas a distribuir en varios ejercicios gastos que son imputables en realidad al ejercicio en el que han sido causados. Montes et al. (op. cit.) catalogan esta acción como especial para modificar la utilidad del período e indican que consiste en distribuir el importe de un gasto en diferentes períodos, cuando la realidad económico-financiera lo lle- va a ser imputable a un solo período. Ortega y Grant (2003) sostienen que las téc- nicas relativas al manejo del momento de registro
  27. 27. las nic, las niif y la contabilidad creativa / g. ruiz / 277 de los gastos de operación, generalmente tras- ladan los gastos de un período a otro para ayu- dar a manipular las ganancias. Afirman que, por ejemplo, algunos gastos discrecionales se pueden aplazar para el próximo año si la firma está experi- mentando utilidades más bajas que las esperadas. Mora et al. (op. cit.) exponen que el proce- dimiento “intertemporal” para el alisamiento del beneficio consiste en la imputación a un período u otro de partidas de gastos o ingresos que van a incidir de forma directa en el resulta- do final. Indican que no se observaría el crite- rio de causación en un estricto sentido. Como un contrapeso para esta práctica, en el MC.97 se estipula que se reconoce inmedia- tamente como tal un gasto cuando el desem- bolso correspondiente no produce beneficios económicos futuros, o cuando, y en la medida en que, tales beneficios futuros no cumplen o dejan de cumplir las condiciones para su reco- nocimiento como activos en el balance. También el MC.96 precisa que cuando se espe- ra que los beneficios económicos surjan a lo largo de varios períodos contables, y la asociación con los ingresos puede determinarse únicamente de forma genérica o indirecta, los gastos se reconocen en el estado de resultados utilizando procedimien- tos sistemáticos y racionales de distribución. Esto es necesario para el reconocimiento de los gastos relacionados con el uso de activos tales como los que componen las propiedades, planta y equipo, así como con el goodwill comprado, las patentes y las marcas. Indica esta norma que los procedimientos de distribución están diseñados a fin de que se re- conozca el gasto en los períodos contables en que se consumen o expiran los beneficios económicos relacionados con estas partidas. 4.2.3. Errores intencionales en el corte de operaciones De acuerdo con Monterrey (op. cit.), este pro- cedimiento persigue manipular el corte de ope- raciones al cierre del ejercicio, con el fin de modificar al alza o a la baja la cifra de resultados. Para Montes et al. (op. cit.), esta acción busca alterar la fecha de corte de las operacio- nes al cierre del ejercicio, con el fin de presen- tar una cifra de resultados diferente de la real. En cuanto a los cortes impropios de ventas, Estupiñán (op. cit.) señala que los ingresos se presentan incorrectamente, cuando las mer- cancías facturadas por ventas a clientes se des- cargan de inventarios en el período siguiente o viceversa. Con respecto a los cortes impropios por despachos y embarques, el autor que se acaba de nombrar expresa que en el ciclo de ingresos, las cuentas por cobrar se pueden presentar in- correctamente si en ellas se incluyen cargos por mercancías embarcadas en el siguiente período contable. Añade que registrar las mercancías entregadas en consignación en cuentas por co- brar, en lugar de figurar en inventarios, tam- bién constituye presentación incorrecta. 4.3. Prácticas basadas en clasificación errónea de partidas 4.3.1. Presentación errónea en el balance de deudas Monterrey (op. cit.) describe esta acción como reclasificar las deudas a corto plazo y presentar- las como partidas a largo plazo. Montes et al. (op. cit.) plantean que la ad- ministración puede clasificar las deudas del
  28. 28. 278 / vol. 9 / no. 24 / enero-junio 2008 corto plazo en el largo plazo, sin que esto co- rresponda a la realidad, con el fin de mejorar los indicadores de liquidez. Argumentan que tal acción mejora la capacidad de la empresa para cubrir con recursos de corto plazo las obligacio- nes a corto término. Concluyen que si el ente presenta problemas de liquidez o necesidad de efectivo en el futuro inmediato, tal práctica disminuye la percepción de tal dificultad o la diluye. Lo establecido en la NIC 1.51 es un elemen- to de control frente a esta práctica, cuando es- tipula que la empresa presentará sus pasivos corrientes y no corrientes, como categorías se- paradas dentro del balance. Lo mismo puede afirmarse de la NIC 1.53, porque determina que cuando la empresa su- ministre bienes o preste servicios, dentro de un ciclo de operación claramente identificable, la separación entre las partidas corrientes y no corrientes, tanto en el activo como en el pasivo del balance, supone una información útil al dis- tinguir los activos netos de uso continuo como capital de trabajo, de los utilizados en las opera- ciones a largo plazo. 4.3.2. Presentación errada de gastos y pérdidas ordinarias Según Monterrey (op. cit.), esta práctica con- siste en reclasificar gastos corrientes de opera- ciones como partidas extraordinarias. Cano (op. cit.), citado por Montes et al., sostiene que “una política agresiva aconsejaría clasificar la mayor cantidad posible de gastos dentro de los gastos extraordinarios, ya que así se ofrecería un mejor resultado ordinario, más estable en el tiempo y se podría argumentar que un mal resultado ha sido causado por acti- vidades extraordinarias, las cuales no se repeti- rían en el futuro”. Por otra parte, Naser (op. cit.) expone que la empresa puede utilizar la categoría de par- tidas extraordinarias para reportar costos que serán excluidos de la utilidad antes de impues- tos, y algo más importante, de su historial de utilidades por acción. Agrega que esto podría ser importante porque las ganancias por acción son el principal componente de la razón precio/ ganancias, la cual es empleada por el mercado bursátil como un indicador clave de desempe- ño.11 Mora et al. (op. cit.) sostienen que el proce- dimiento “clasificatorio” para el alisamiento del beneficio actúa sobre la definición de partida ordinaria y partida extraordinaria y afirman que “a pesar de que el beneficio neto no se vea alte- rado por este procedimiento, el gerente trata de incidir sobre esta variable, que recoge el resul- tado de la actividad habitual de la empresa”. Considero que la NIC 1 combate esta prác- tica al prohibir la presentación de gastos como “partidas extraordinarias”, tal como se mencio- na en el párrafo IN3 (c). 4.3.3.Presentación errónea de ingresos y ganancias Esta acción, de acuerdo con Monterrey (op. cit.), consiste en reclasificar ingresos corrientes de operaciones como partidas extraordinarias con el fin de reducir el resultado ordinario. Cano (op. cit.) define la técnica para la manipu- lación de la clasificación de los ingresos como 11  Traducción libre del autor.
  29. 29. las nic, las niif y la contabilidad creativa / g. ruiz / 279 considerar los ordinarios como extraordinarios y viceversa. Amat y Blake (op. cit.) afirman que entre las principales posibilidades de contabilidad creativa en el estado de pérdidas y ganancias está reducir el resultado extraordinario para elevar el ordinario y viceversa. Mulford y Comiskey (op. cit.) explican que en el pasado ha existido evidencia de decisiones oportunistas en la clasificación de las partidas como operaciones extraordinarias o como des- continuadas. Expresan que el motivo para ello es influenciar el valor o la tendencia de un sub- total del estado de resultados. Considero también que la NIC 1 combate esta práctica al prohibir la presentación de in- gresos como “partidas extraordinarias”, como se anota en el párrafo IN3 (c). 4.4. Prácticas basadas en operaciones con vinculados 4.4.1. Operaciones con empresas excluidas del perímetro de consolidación De acuerdo con Monterrey (op. cit.), esta práctica busca realizar transacciones comer- ciales y/o financieras con empresas instru- mentales para alterar los resultados mediante la fijación de precios de transferencia, y re- ducir el endeudamiento mediante cesión de créditos y débitos al ente instrumental (caso Enron). Para Montes et al. (op. cit.), la ejecución de transacciones comerciales entre las empre- sas del mismo grupo constituye una práctica común, cuando se desean alterar los estados fi- nancieros. Según Naser (op. cit.), una empresa no subsi- diaria controlada se crea de tal forma que aunque está bajo el control de la matriz, no es legalmente una subsidiaria. Luego, activos y pasivos de la ma- triz son transferidos a la nueva compañía con el fin de que sean excluidos de la consolidación. Villarroya (op. cit.), refiriéndose a la mani- pulación de los recursos propios y sus objetivos, cita las operaciones que se efectúan con sociedades pantalla o instrumentales que, ade- más, se encuentran domiciliadas en paraísos fiscales, generalmente para “garantizar la opa- cidad en cuanto a sus accionistas y otros datos económicos”. Añade esta autora que es frecuen- te también la interposición sucesiva de varias de estas entidades, lo que, a su criterio, dificulta o impide en muchos casos conocer el destinata- rio final de los fondos surgidos en la operación. La NIC 27 constituye un elemento de control frente a esta práctica, porque determina que los estados financieros consolidados deben incluir: • La matriz y todas sus subsidiarias extranje- ras y domésticas, incluyendo aquellas con actividades no similares. • Entidades de Propósito Especial, si la esen- cia de la relación indica control. • Subsidiarias que son clasificadas como dis- ponibles para la venta. • Subsidiarias en las que el inversionista sea una entidad de capital de riesgo, fondo de inversión, institución de inversión colectiva u otra entidad análoga. 4.4.2. Autotransacciones basadas en negocios sobre las acciones propias Monterrey (op. cit.) define esta acción como la adquisición de acciones propias a un precio in-
  30. 30. 280 / vol. 9 / no. 24 / enero-junio 2008 ferior a su valor teórico para amortizarlas en un momento posterior y reconocer utilidades con- tablemente. Montes et al. (op. cit.), por su parte, defi- nen esta práctica como adquirir acciones pro- pias a un precio más bajo que su valor teórico para posteriormente reconocer utilidades en la compra de las acciones. Al respecto, sostienen que la administración, aprovechando su posi- ción de privilegio en el acceso a la información en relación con los usuarios comunes, puede usar tal potestad para efectuar negocios o dejar de realizarlos en el momento oportuno. Naser (op. cit.) señala que en la contabi- lidad de acciones de tesorería se emplean dos métodos, el del costo y el del valor nominal y afirma que sin importar cuál es el método apro- piado, la escogencia entre los dos deja la puerta abierta al contador creativo para que no trate uniformemente las situaciones similares. Villarroya (op. cit.) expone que entre las operaciones complejas para manipulación del patrimonio neto, están las efectuadas con ac- ciones propias, que pueden estar asociadas a posibles prácticas irregulares de los admi- nistradores, que buscan aprovechar la infor- mación de que disponen en su beneficio. Al respecto, menciona la operación de “aparca- miento de acciones propias” en la que los ad- ministradores tratan de ocultar su tenencia “mediante la utilización de sociedades ins- trumentales que formalmente y con carácter temporal las adquieren (ventas con pacto de recompra)”. La NIC 1.76 establece que la empresa debe revelar, ya sea en el balance o en las notas a los estados financieros, las acciones de la empresa que estén en su poder o bien en el de sus subsi- diarias o asociadas. 4.4.3. Autotransacciones basadas en ampliación del capital con cargo a recursos propios Para Monterrey (op. cit.), esta práctica consis- te en aflorar recursos monetarios no registrados en libros oficiales, ante la necesidad de conse- guir financiación, simulando una ampliación de capital con aportaciones de accionistas. Montes et al. (op. cit.) plantean al respecto que con el fin de obtener financiación, se imputan recursos propios no registrados en li- bros como si fueran recursos aportados por los accionistas para ampliar el capital. De acuerdo con la NIC 1.76, la empresa debe revelar, ya sea en el balance o en las notas, para cada una de las clases de acciones que constituyen el capital, entre otras informa- ciones: el número de acciones emitidas y paga- das totalmente, así como las emitidas pero aún no pagadas en su totalidad; una conciliación entre el número de acciones en circulación al principio y al final del período y los derechos, privilegios y restricciones correspondientes a cada clase de acciones, incluyendo las que se re- fieren a las restricciones que afectan la percep- ción de dividendos y el reembolso del capital. 4.4.4. Autotransacciones para eludir la intervención del auditor en las ampliaciones de capital Monterrey (op. cit.) expone que esta práctica persigue eludir la intervención de los audito- res cuando se amplía el capital por la compen- sación de créditos, mediante la devolución de
  31. 31. las nic, las niif y la contabilidad creativa / g. ruiz / 281 éstos a los socios y el inmediato reintegro del efectivo a las cuentas de la empresa. Por su parte, Villarroya (op. cit.) sostiene que la emisión de nuevas acciones puede ser un camino para la ejecución de prácticas fraudu- lentas como “reconocer aportaciones no dine- rarias sin certificación del auditor”. 4.4.5. Emisión de acciones preferentes amortizables Monterrey (op. cit.) describe esta acción como la obtención de financiación ajena con aparien- cia de ser recursos propios por medio de la emi- sión de acciones preferentes amortizables. También Villarroya (op. cit.) expone que la emisión de nuevas acciones puede ser una vía para la realización de prácticas fraudulentas como “suprimir injustificadamente el derecho preferente de suscripción de nuevas acciones”. 4.5. Prácticas inadecuadas en la presentación de estados financieros e informes bajo las NIIF Según Estupiñán (op. cit.), las prácticas inade- cuadas que pueden ocurrir en el ciclo de infor- mación financiera, son ante todo de carácter formal y no de fondo o de efecto. Asevera que como este ciclo es el reflejo del procesamiento de las transacciones, los estados financieros e informes que se presentan, si llegan a estar de- formados por hechos de fondo o de efecto, es porque han tenido ocurrencia básicamente en los ciclos que procesan las transacciones. Sostiene el anterior autor que en el ciclo de información financiera pueden suceder he- chos de efecto, sea para corregir situaciones inadecuadas de los otros ciclos o para efectuar ajustes, bien sea “por aspectos de razonabilidad y objetividad o para crear situaciones de conve- niencia o interés”. De acuerdo con Van Greuning (op. cit.), las normas relativas al tema de presentación de re- portes financieros bajo las NIIF comprenden el marco para la preparación y presentación de los estados financieros, la NIIF 1 o adopción de NIIF por primera vez, la NIC 1 o presentación de los estados financieros, la NIC 7 o estado de flujo de efectivo y la NIC 8 o políticas conta- bles, cambios en las estimaciones contables y errores. 4.5.1. Reporte incorrecto de activos y pasivos Mulford y Comiskey (op. cit.) sostienen que en la mayoría de los casos, los activos son sobre- valorados y/o los pasivos subvalorados en un esfuerzo por comunicar un poder de ganancias más alto y una situación financiera más fuerte. Afirman que, sin embargo, hay una excepción, cuando como parte de un esfuerzo concerta- do para manipular las ganancias, el balance es presentado de una forma conservadora en un empeño por acumular utilidades para futuros años.12 Es de señalar que esto último supone una moderada aplicación del principio de pru- dencia ya que si se distribuyen utilidades se co- rre el riesgo de descapitalización de la empresa. 4.5.1.1. Deudores comerciales Con base en Estupiñán (op. cit.), las cuentas por cobrar se presentan de forma incorrecta, si los cargos por mercancías entregadas o embar- cadas se registran en el siguiente período con- 12  Traducción libre del autor.
  32. 32. 282 / vol. 9 / no. 24 / enero-junio 2008 table. De igual forma, las cuentas por cobrar estarán subestimadas, si se mantiene abierto el libro de caja después del corte y el efectivo que se recibe en el período posterior, se registra en las cuentas comerciales con efecto retroactivo. De acuerdo con el anterior autor, también constituye presentación incorrecta de los deu- dores comerciales, no evaluar las posibilidades de recaudo de la cartera y no efectuar provi- sión para cubrir las posibles pérdidas. De igual forma, los deudores comerciales se presentan inadecuadamente, si no se separan los saldos importantes no corrientes o los saldos de natu- raleza crédito no se clasifican como pasivos. Villarroya (op. cit.) señala que son posibles las modificaciones en la cifra de deudores, que puede aumentarse “llevando como cuentas de pasivo las provisiones del activo”. De igual ma- nera, indica que otra área de “creatividad” es la de las cuentas incobrables, al afirmar que las empresas planifican contrariamente al prin- cipio de prudencia las provisiones para insol- vencias y las emplean para nivelar utilidades y “eliminar alguna de las pequeñas fluctuaciones que pudieran darse”. Para Naser (op. cit.), el recurso más obvio para manipular las cifras contables es la provi- sión para deudas malas. Sostiene que para los contadores creativos, la atracción de esta provi- sión se debe a que puede afectar el balance y el estado de resultados y al hecho de que se puede cambiar de un año a otro. Anota que en el año en que el valor en libros de los deudores es más alto que lo requerido, este valor puede ser re- ducido, y cuando las cifras son menores que lo deseado, el valor de los deudores puede ser in- crementado. De acuerdo con la NIIF 7, aplicable a par- tir de enero 1 de 2007, la empresa debe revelar la importancia de los instrumentos financieros para su desempeño y situación financiera. Los deudores están incluidos en las categorías de revelaciones que establece la NIIF 7.8. Según la NIIF 7.16, las empresas deben pre- sentar una reconciliación de la cuenta de pro- visión para pérdidas de créditos y dentro de lo estipulado en la NIIF 7.20(a), la empresa debe revelar las ganancias y pérdidas provenientes de las cuentas por cobrar. De acuerdo con la NIIF 7.29, no se requie- re la revelación de los valores razonables de los deudores comerciales a corto plazo cuando el valor en libros es una aproximación razonable de tal valor. 4.5.1.2. Instrumentos financieros Según Naser (op.cit.), la contabilidad creativa es probable que ocurra en el ejercicio de la dis- creción que tiene la empresa para clasificar las inversiones en el balance. Asevera que clasificar las inversiones como activos corrientes mejora- rá la razón de liquidez. También sostiene que la escogencia entre los diferentes métodos de va- luación de las inversiones a corto plazo, provee una oportunidad para la contabilidad creativa. Tweedie (2006a), presidente del IASB, afir- mó en su discurso ante el Parlamento Europeo que la mayor parte del debate sobre el valor ra- zonable se ha enfocado en la NIC 39 y la conta- bilidad de los instrumentos financieros. La Comisión Europea adoptó la NIC 39 con dos excepciones: la opción del valor razonable que se ha resuelto. Sin embargo, permanece la relacionada con ciertos requerimientos re-

×