Untitleddocument

331 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
331
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
3
Actions
Shares
0
Downloads
1
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Untitleddocument

  1. 1. 1. BANDO DEL ALCALDE DE MÓSTOLES (2 de mayo de 1808)“Señores Justicias de los pueblos a quienes se presentase este oficio, de mí el Alcalde de la villade Móstoles:Es notorio que los Franceses apostados en las cercanías de Madrid y dentro de la Corte, hantomado la defensa, sobre este pueblo capital y las tropas españolas; como Españoles es necesarioque muramos por el Rey y por la Patria, armándonos contra unos pérfidos que so color de amistady alianza nos quieren imponer un pesado yugo. Después de haberse apoderado de la Augustapersona del Rey; procedamos pues, a tomar las activas providencias para escarmentar tantaperfidia, acudiendo al socorro de Madrid y demás pueblos y alentándonos, pues no hay fuerzasque prevalezcan contra quien es leal y valiente, como los Españoles lo son.Dios guarde a Ustedes muchos años”. Móstoles, dos de mayo de mil ochocientos y ocho.2. CONSTITUCIÓN DE 1812 Las Cortes Generales y Extraordinarias de la Nación española (…) decretan la siguienteConstitución política para el buen gobierno y recta administración del Estado. Art. 1. La Nación española es la reunión de todos los españoles de ambos hemisferios. Art. 3. La soberanía reside esencialmente en la Nación, y, por lo mismo, pertenece a éstaexclusivamente el derecho de establecer sus leyes fundamentales. Art. 4. La Nación está obligada a conservar y proteger por leyes sabias y justas la libertad civil,la propiedad y los demás derechos legítimos de todos los individuos que la componen. Art. 6. El amor a la Patria es una de las principales obligaciones de todos los españoles, yasimismo el ser justos y benéficos. Art. 7. Todo español está obligado a ser fiel a la Constitución, obedecer las leyes y respetar lasautoridades establecidas. Art. 8. También está obligado todo español, sin distinción alguna, a contribuir en proporción desus haberes para los gastos del Estado. Art. 9. Está, asimismo, obligado todo español a defender la Patria con las armas, cuando seallamado por la ley. Art. 12. La religión de la Nación española es y será perpetuamente la católica, apostólica,romana, única verdadera. La Nación la protege por leyes sabias y justas, y prohíbe el ejercicio decualquier otra. En Cádiz, a 19 de marzo de 1812.3. MANIFIESTO DE LOS PERSAS (12 de abril de 1814) “Era costumbre en los antiguos persas pasar cinco días en anarquía después delfallecimiento de su Rey, a fin de que la experiencia de los asesinatos, robos y otras desgracias
  2. 2. les obligase a ser más fieles a su sucesor. Para serlo España a V. M. no necesitaba igual ensayo enlos seis años de su cautividad.Quisiéramos grabar en el corazón de todos, como lo está en el nuestro, el convencimiento de quela democracia se funda en la inestabilidad y en la inconstancia (...).La monarquía absoluta (...) es una obra de la razón y de la inteligencia: está subordinada a la leydivina, a la justicia y a las reglas fundamentales del Estado: fue establecida por derecho deconquista o por la sumisión voluntaria de los primeros hombres que eligieron a sus reyes (…). Perolos que reclaman contra el poder monárquico, confunden el poder absoluto con el arbitrario; sinreflexionar que no hay Estado (sin exceptuar las mismas repúblicas) donde con el constitutivo dela soberanía no se halle un poder absoluto.(…) que a este fin se proceda a celebrar Cortes con solemnidad, y en la forma en que secelebraron las antiguas: (…) que se suspendan los efectos de la Constitución, y decretos dictadosen Cádiz, y que las nuevas Cortes tomen en consideración su nulidad (...)”. Madrid, 12 de abril de 1814.4. MANIFIESTO DE FERNANDO VII (1820)“Españoles: Cuando vuestros heroicos esfuerzos lograron poner término al cautiverio en queme retuvo la más inaudita perfidia, todo cuanto vi y escuché, apenas pisé el suelo patrio, sereunió para persuadirme de que la nación deseaba ver resucitada su anterior forma de gobierno;[…]. Pero mientras yo meditaba maduramente con la solicitud propia de mi paternal corazón lasvariaciones de nuestro régimen fundamental, que parecían más adaptables al carácter nacionaly al estado presente de las diversas porciones de la monarquía española, así como más análogasa la organización de los pueblos ilustrados, me habéis hecho entender vuestro anhelo de que serestableciese aquella Constitución que entre el estruendo de armas hostiles fue promulgada enCádiz el año 1812, al propio tiempo que con asombro del mundo combatíais por la libertad de lapatria. He oído vuestros votos, y cual tierno padre he condescendido a lo que mis hijos reputanconducente a su felicidad. He jurado esa Constitución por la cual suspirabais, y seré siempre sumás firme apoyo. Ya he tomado las medidas oportunas para la propia convocatoria de las Cortes.En ellas, habiendo reunido a vuestros representantes, me gozaré de concurrir a la grande obra dela prosperidad nacional. […] Marchemos francamente, y Yo el primero, por la senda constitucional;y mostrando a la Europa un modelo de sabiduría, orden y perfecta moderación”. Gaceta extraordinaria de Madrid, 12 de marzo de 1820.5. PREÁMBULO DEL DECRETO DE DESAMORTIZACIÓN DE MENDIZÁBAL (1836) “Exposición a S. M. la Reina Gobernadora: Señora: Vender la masa de bienes que han venido a ser propiedad de la nación no es tan
  3. 3. sólo cumplir una promesa solemne y dar una garantía positiva a la deuda nacional por medio deuna amortización exactamente igual al producto de las rentas; es abrir una fuente abundantísimade felicidad pública; vivificar una riqueza muerta; desobstruir los canales de la industria y de lacirculación; apegar al país por el amor natural y vehemente a todo lo propio; ensanchar la patria;crear nuevos y firmes vínculos que liguen a ella; es, en fin, identificar con el trono excelso deIsabel II, símbolo del orden y de la libertad.El decreto que voy a tener la honra de someter a la augusta aprobación de V. M. sobre la ventade esos bienes adquiridos ya por la nación, así como en su resultado material, ha de producir elbeneficio de minorar la fuerte suma de la deuda pública, (…) se funde en la alta idea de crear unacopiosa familia de propietarios, cuyos goces y cuya existencia se apoye principalmente en eltriunfo completo de nuestras actuales instituciones...” Artículo 1. Quedan declarados en venta desde ahora todos los bienes raíces de cualquierclase que hubieran pertenecido a las comunidades y corporaciones religiosas extinguidas (...). Real Decreto de 19 de febrero de 1836.6. CONVENIO DE VERGARA (1 de agosto de 1839) Convenio celebrado entre el Capitán General de los Ejércitos Nacionales don BaldomeroEspartero y el Teniente General don Rafael Maroto. Art. 2º.- Serán reconocidos los empleos, grados y condecoraciones de los generales,jefes, oficiales y demás individuos dependientes del ejército del teniente general D. RafaelMaroto, (…) quedando en libertad de continuar sirviendo, defendiendo la Constitución de 1837, eltrono de Isabel II y la Regencia de su augusta madre, o bien de retirarse a sus casas los que noquieran servir con las armas en la mano. Art. 3º.- Los que adopten el primer caso de continuar sirviendo tendrán colocación en loscuerpos de Ejército, ya de efectivos, ya de supernumerarios, según el orden que ocupan en laescala de las inspecciones a cuya arma correspondan. Art. 4º.-Los que prefieran retirarse a sus casas, siendo generales o brigadieresobtendrán su cuartel para donde lo pidan con el sueldo que por reglamento les corresponda: losjefes y oficiales obtendrán licencia limitada o su retiro según reglamento (…). Boletín Oficial de Pamplona, 5 de septiembre de 18397. PROCLAMA DE LA JUNTA PROVISIONAL REVOLUCIONARIA DE SEVILLA (20 deseptiembre de 1868)1.º La consagración del sufragio universal y libre, como base y fundamento de la legitimidad detodos los poderes y única y verdadera expresión de la voluntad nacional.2.º La libertad absoluta de imprenta, sin depósito, fianza ni editores responsables, y solo con
  4. 4. sujeción a las penas que marca el Código por los delitos de injuria y calumnia.4.º La abolición de la pena de muerte y el planteamiento del sistema penal penitenciario.5.º La seguridad individual eficazmente garantizada, así como la absoluta inviolabilidad deldomicilio y de la correspondencia.7.º La abolición de las quintas […], y la organización del ejército y de la Armada, bajo la base dealistamientos voluntarios y con las convenientes garantías como honrosísimas profesiones.9.º Desestanco de la sal y el tabaco, y abolición de los derechos de puertas y consumos.¡¡Viva la libertad!! ¡¡Abajo la dinastía!! ¡¡Viva la soberanía nacional!! Sevilla, a 20 de septiembre de 1868.8. CONSTITUCION DE 1876 Don Alfonso XII, por la gracia de Dios, Rey constitucional de España (…) que en unión yde acuerdo con las Cortes del Reino actualmente reunidas, hemos venido en decretar y sancionarla siguiente CONSTITUCIÓN DE LA MONARQUÍA ESPAÑOLA Art. 13. Todo español tiene derecho: De emitir libremente sus ideas y opiniones, ya depalabra, ya por escrito, valiéndose de la imprenta o de otro procedimiento semejante, sin sujecióna la censura previa. Art. 11. La religión Católica, Apostólica, Romana, es la del Estado. La Nación se obliga a man­tener el culto y sus ministros. Nadie será molestado en territorio español por sus opinionesreligiosas(…). No se permitirá, sin embargo, otras ceremonias ni manifestaciones públicas que lasde la religión del Estado. Art. 18. La potestad de hacer las leyes reside en las Cortes con el Rey. Art. 19. Las Cortes se componen de dos Cuerpos Colegisladores, iguales en facultades: el Sena­do y el Congreso de los Diputados. Art. 20. El Senado se compone: 1º) De senadores por derecho propio. 2º) De senadores vitaliciosnombrados por la Corona. 3º) De senadores elegidos por las corporaciones del Estado y mayorescontribuyentes en la forma que determine la ley. Art. 28. Los diputados se elegirán y podrán ser reelegidos indefinidamente, por el método quedetermine la ley. Art. 50. La potestad de hacer ejecutar las leyes reside en el Rey. Art. 76. A los Tribunales y Juzgados pertenece exclusivamente la potestad de aplicar las leyesen los juicios civiles y criminales (…). Madrid, 30 de junio de 1876.

×