Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

PDF Teoría del conocimiento

Related Books

Free with a 30 day trial from Scribd

See all
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

PDF Teoría del conocimiento

  1. 1. Teoría del Conocimiento Cómo conoce el hombre según santo Tomás de Aquino
  2. 2. pensar en muchas cosas que sólo hemos visto una sola vez. 1. La pregunta por el conoY las cosas van más allá todavía: cimiento imaginemos que no conocemos ningún uy propio del filóotro lápiz además del de mi amiga. Sin sofo es el estado embargo, alguien podría aparecer con de tu alma: la adun lápiz distinto al suyo, digamos, que miración. Porque la filosofía no conoce me lo regale para mi cumpleaños. Yo otro origen que éste…”1 no me sorprendería y diría “¿qué es esto que me regalaste?”, sino que lo Toda filosofía, o más bien, toda reconocería como un lápiz y daría las actitud filosófica, comienza con la adgracias. Esto es pormiración. Todos heque de algún modo mos sentido admira“…la diferencia entre los he extraído la idea ción alguna vez en seres que tienen conocigeneral de lo que es nuestras vidas, sobre miento y los que no lo tieun lápiz, y ahora todo si hemos tenido nen, estriba en que estos puedo reconocer la suerte de presenúltimos no tienen más que todos los otros lápicias algo extraordinasu propia forma, mientras ces. rio. La admiración que a aquéllos les es connaFijémonos con filosófica, sin embartural tener también la forma atención en lo que go, es ante las cosas de otra cosa, pues la especie esto implica. Poseeordinarias que ocude lo conocido se encuentra mos lo que conocerren en el día a día. en quien conoce” (S. Th. I, q. mos, pero, ¿lo poUna de ellas es el 14, a. 1) seemos materialconocer: ¿Qué quemente? El lápiz que remos decir al decir conozco, ¿lo poseo dentro de mi cereque conocemos? bro como una copia más pequeña del Para encaminar mejor esta reflelápiz original? ¿O será que lo poseo xión, tengamos en cuenta lo siguiente: inmaterialmente dentro de mí? Pero, cuando conocemos algo, de algún mode ser así, ¿cómo es que el lápiz de mi do lo poseemos dentro nuestro. Esto se amiga, claramente físico y palpable, entiende incluso con el ejemplo más llegó a estar inmaterialmente dentro de simple: yo puedo pensar en el lápiz de mi cabeza? mi amiga incluso cuando no lo estoy Son estas preguntas por el conomirando. Lo puedo imaginar perfectacimiento las que despiertan el asombro mente bien, recordando el color exacto filosófico que siempre se ha considerade su tapa, su marca, los daños que do como el primer paso para la filosotiene por el uso y otros detalles. Ese fía. Muchos filósofos han intentado dar lápiz que mi amiga tiene, yo lo tengo en respuesta estas preguntas. Hoy estumi mente: no materialmente, como mi diaremos a uno de los más importanamiga, pero he conocido su lápiz y por tes: Santo Tomás de Aquino. tanto puedo pensar en él cuando me dé “M la gana. Esto se aplica a todo lo que conozcamos, y por eso es que podemos 1 Platón, Teeteto, 155d. 2
  3. 3. significa que es como una tabla en la que nunca se ha inscrito nada: es como una página en blanco. Cuando nacemos no hay nada anterior prescrito en nuestra mente, de manera que al conocer, no estamos recordando algo que ya sabíamos desde antes, sino que lo que conocemos es nuevo para nosotros. 2. Santo Tomás de Aquino T omás de Aquino nació en Italia el año 1225. Desde joven tuvo muy clara su vocación religiosa, a la que su familia se oponía enérgicamente, tanto que su padre y sus hermanos decidieron encerrarlo durante un año tentándolo con una vida mundana. Finalmente su pab) Experiencia como comiendre muere, y entonces Santo Tomás zo de todo conocimiento finalmente entra a la orden de los Dominicos, donde dedicó toda su vida al Con “experiencia” me refiero a estudio, a la docencia y a nuestro contacto con el la redacción de sus textos. mundo, a lo que nos viene Se adhiere notabledado por los sentidos: lo mente a la filosofía de que vemos, tocamos, oíAristóteles, a quien en sus mos, gustamos y olemos. escritos llama “El FilósoNo podríamos conocer nafo”, siguiendo su pensada si no tuviéramos contacmiento realista. Esto quieto con el mundo exterior, y re decir que afirma que la ni siquiera las elucubracioexistencia real de la esennes más complejas podrían cia de las cosas, y que llevarse a cabo sin el primer puede ser conocida por Santo Tomás de Aquino paso que dan los sentidos. nosotros. Pues, sin ellos, ¿cómo sabríamos que existe un mundo? c) Realismo: El hombre conoce las esencias de las cosas 3. Ideas preliminares a su teoría del conocimiento Ya lo mencioné antes: santo Tomás, como filósofo realista, sostiene que la esencia de las cosas existe y que el hombre puede conocerla. Pero la esencia, ¿qué es? Pues es lo que algo es. La esencia de una cosa es lo que hace que esa cosa sea precisamente eso y no algo más. A ntes de entrar de lleno a la explicación que da Tomás de Aquino respecto a cómo conocemos, veamos unas cuantas ideas preliminares que hay que tener en mente: a) Entendimiento como tabla rasa d) Conocimiento como abstracción de nociones universales En la época de Tomás de Aquino era normal inscribir textos en tablas de madera o algún otro material. Que el entendimiento sea como una tabla rasa Esto ya lo explicamos con el ejemplo del lápiz: cuando conozco un lápiz, ya puedo reconocerlos todos. ¿Por qué sucede esto? Pues porque mi 3
  4. 4. conocimiento, sin que yo me dé cuenta, ha extraído lo universal de la noción de lápiz. Sé que cualquier instrumento que sirva para escribir del modo en que lo hace el lápiz de mi amiga, se podrá llamar también “lápiz”, y esto es porque al conocerlo he extraído aquello que es universal para todo lápiz. Y de hecho, aunque es imposible pensar que podamos llegar a ver todos los lápices del mundo, todos aquí podemos decir con confianza que sin duda podríamos reconocer la gran mayoría, descartando lápices con diseños disparatados. Nuestro entendimiento tiene dos facultades que permiten identificar dos momentos en la abstracción. Sin embargo hay que tener cuidado, pues no es que tengamos dos entendimientos: nuestro entendimiento es uno y el mismo, pero para poder entender cómo es que conocemos, Santo Tomás realiza esta división que es puramente mental y no real. Lo mismo ocurre con los dos momentos que identificaré a continuación: no es que se den en el tiempo, como que en el minuto 1 se dé el primer momento y en el minuto 2 el segundo. Es algo instantáneo que hemos dividido para poder comprenderlo. Las dos facultades de nuestro entendimiento son el entendimiento agente y el entendimiento paciente. El entendimiento agente es el que hace que la cosa, material y por lo tanto ininteligible para nosotros, se vuelva inmaterial e inteligible. Santo Tomás dirá que ilumina la cosa con su luz 2 para formar una primera imagen, llamada especie impresa. Esta primera imagen es confusa, pues todavía no hemos conocido la cosa con toda la precisión, pero ya es inmaterial y por lo tanto la podemos conocer. El entendimiento agente es la respuesta que da Tomás de Aquino al paso tan misterioso que hay entre la cosa material y nuestro conocimiento inmaterial de la misma cosa, afirmando que “lo que el entendimiento primero entiende es lo que el entendimiento primero forma con un conocimiento confuso y actual”. Es un conocimiento actual porque ya está en condiciones de ser conocido por nosotros, y es entonces cuando actúa el entendimiento paciente. e) Problema del conocimiento Aquí surge lo que le provoca problemas a todos los filósofos: ¿cómo es que esa cosa que he conocido, física y externa a mí, se ha vuelto inmaterial y ha entrado a mi mente? ¿Cómo es que el lápiz, que en sí mismo no tiene nada que lo pueda volver inmaterial (y por tanto inteligible, puesto que no podemos pensar que haya un lápiz material dentro de nuestro cerebro cuando conocemos) se vuelve inmaterial cuando lo conocemos? ¿Qué clase de proceso podría ocurrir para que algo así ocurra? Las respuestas que todos dan, aunque son de índoles muy diferentes, siempre tienen algo de misterioso. La que ofrece Tomás de Aquino no es la excepción: el proceso que explica el conocimiento es llamado abstracción. 4. Proceso de abstracción de las esencias: entendimiento agente y entendimiento paciente E l proceso llamado abstracción es el que Tomás de Aquino plantea para dar solución al problema que acabamos de exponer. Sigámoslo paso a paso. 2 Cfr. Tomás de Aquino, Suma Teológica I, q. 79, a. 1-4 4
  5. 5. El entendimiento paciente toma la especie impresa y trabaja sobre ella, quitándolo todo lo que tiene de particular y contingente, quedándose así con su esencia: con lo que es universal y necesario, lo que contiene bajo lo que llamamos concepto o especie expresa. Con nuestro ejemplo del lápiz, sería ya esa idea de lápiz en la que podemos Cosa Entendimiento agente Especie impresa Entendimiento paciente pensar cuando queramos y que nos hace reconocer no sólo el lápiz de mi amiga, o el que me regalaron, sino a todos los posibles lápices que podría llegar a conocer. Se puede ver un resumen de lo recién visto en la siguiente tabla: • Sobre ella actúa el... • Que produce la... • Sobre ella actúa el... • Que finalmente produce el... Concepto 5
  6. 6. Bibliografía JONES, TERRY, “Saint Thomas Aquinas”, en http://saints.sqpn.com/saint-thomasaquinas/ MOYA, PATRICIA, “Teoría del Conocimiento”, Apuntes de clase, Universidad de los Andes, 6 de marzo de 2013. PLATÓN, “Diálogos V”, Gredos, 1988 TOMÁS DE AQUINO, “Suma Teológica”, en http://hjg.com.ar/sumat/ 6

    Be the first to comment

    Login to see the comments

Views

Total views

2,565

On Slideshare

0

From embeds

0

Number of embeds

129

Actions

Downloads

32

Shares

0

Comments

0

Likes

0

×