Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

Entre la inseguridad, paranoia y la psicosis

386 views

Published on

Un articulo de opinion

Published in: Health & Medicine
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Entre la inseguridad, paranoia y la psicosis

  1. 1. Entre la inseguridad, la paranoia y la psicosis Franck Palacios Grimaldo Caminar por lima o por algunas zonas de la ciudad produce en la gente una sensación de inseguridad tremenda, quizás comienzo con esto porque no creo que haya alguien adulto, joven, anciano que no lo haya sentido, esa sensación de que en cualquier momento nos saltan encima y nos arranchan un celular, la billetera. Menciono la paranoia por que como se entiende ese estado psicopatológico, es una sensación que roza la seguridad de que algo nos va a suceder en cualquier momento y debemos protegernos, yo mismo he pensado muchas veces en conseguir un arma, y seguro lo voy a hacer cuando pueda, y es que es aquí donde pasamos a una especie de psicosis en donde ya no solo nos hacemos daño preocupándonos por los posibles daños a nuestra integridad, sino que ya pensamos en atacar a alguien y el sentimiento de rechazo aumenta con cada titular en los periódicos. Pero la verdad es que en la tremenda inseguridad ciudadana en que vivimos estos sentimientos o trastornos son incluso cada vez más comunes y normales, lo que es preocupante. Incluso salir de paseo por la ciudad o ir de compras se ha convertido para muchos, yo entre ellos, un riesgo, pues los delincuentes con su libertad y valentía producto de su poca capacidad empática y desinterés por los demás y por el mismo se pasean por todas partes esperando una víctima, que hoy en día podemos ser cualquiera, ya eso no importa, parece que no les interesa si tienes mucho o poco, para ellos es su sustento. La página web de América TV. Informa que los vecinos de distintos puntos de Lima indicaron que sienten temor de salir a las calles, mientras los dueños de negocios invierten grandes cantidades de dinero para evitar ser víctimas de asaltos (Limeños, 2014). Este incremento en la delincuencia, para algunos, se debe al incremento de la capacidad económica de alguna buena sección de la sociedad justamente por el incremento de pequeñas o mini empresas, lo que se ve a través de la capacidad adquisitiva de algunos, por lo que los criminales intuyen que todos cargamos un buen celular, una buena billetera, reloj o zapatillas, esto evidentemente crea en ellos la idea de que cualquiera es un potencial pez gordo para sus fines. la paranoia producto de esta inseguridad enferma a la población, causando en esta un desprecio hacia la delincuencia y hacia la figura que este representa, deshumanizándolo ante sus posibles víctimas que optan cada vez por mayor protección, desde cámaras, rejas, cercos eléctricos hasta el punto de conseguir armas para cuidarse personal y familiar mente (dentro del hogar). En mi opinión, la idea de que en cualquier momento podemos ser víctimas de un asalto, de un robo en nuestra casa, que nuestra familia puede verse dañada basta para que una persona promedio víctima de esta inseguridad opte por decidir entre ellos o nosotros, lo que ya es un pensamiento polarizado en donde nuestra vida e integridad está por encima de cualquiera que atente contra ellas. No es difícil preguntarnos y respondernos ¿Si está en peligro alguien que amamos que haríamos? La repuesta más común seria: cualquier cosa. Y es que el clima de inseguridad está acabando con la paz de pasearnos por donde sea
  2. 2. Hace poco nada más estaba por un parque en el distrito de Los Olivos, paseando con mi enamorada y una amiga a la salida de la universidad y fuimos testigos de un robo a unos metros de nosotros, una pareja de enamorados distraídos no se percató de estos sujetos que se llevaron el teléfono celular de la chica y posiblemente el del chico también. Luis Miguel Llanos Carrillo, citado en una publicación de La Republica en su versión online de esta forma cuenta lo sucedido luego de que intentaran secuestrar a su novia. “Después que me han disparado, he repelido el ataque. De que ha sido fortuito y les he dado antes de que ellos me maten, ha sido suerte para mí porque he llegado a mi casa vivo”. (Hombre que mata, 2011). Es interesante citarlo porque este hombre que para muchos fue heroico y valiente se metió en muchos problemas por justamente defenderse, lo que es ridículo, porque si el salía muerto o herido seguro no se metía en tantos líos, esta sensación de que los criminales tienen más derechos agrava la sensación de desprecio y odio ante esta injusticia. Aldo Bahamonde Obregón, es otro ejemplo de esta situación, quien quedó detenido en la 47 Fiscalía Penal de Lima por matar a balazos a un delincuente que quiso robar una camioneta y dinero de su familia (Liberan a hombre, 2013). luego fue liberado, pero vale la pena citarlo para ejemplificar que la diferencia entre nosotros y los delincuentes es solo la capacidad que tengas para defenderte y que si decides por tu vida la justicia te convierte en criminal. El diario Perú 21 en una publicación en su versión online, informa que el 66.88% del total de denuncias registradas en las comisarías del país fue por robo, esto en una encuesta realizada el año 2009 (Aumenta, 2010). Como vemos aquí ya desde el 2009 se venía prediciendo un incremento que hoy evidenciamos a través de titulares que nos bombardean con una realidad trágica que empeora nuestra ya paranoica mente. La delincuencia y los problemas de salud son los principales causantes de estrés entre los ciudadanos de Lima y Callao, según el último estudio sobre la situación de la salud mental realizado por el Instituto Nacional de Salud Mental Honorio Delgado-Hideyo Noguchi. (Delincunecia y enfermedades, 2014) Así informa la página web La Prensa, en una de sus publicaciones, en la cual también señalan que de las 4.445 personas encuestadas, el 59,9% manifestó que la delincuencia es un factor desencadenante de estrés, mientras que para el 34,9% son las afecciones a su salud. Altos índices que nos confirman que la delincuencia nos está enfermando, desde que no podemos transitar con libertad sin sentir temor, angustiarnos y muchas veces pensar en métodos radicales para protegernos hablamos ya de efectos en nuestra salud mental, pues la vida de los nuestros se coloca por simple lógica antes de la de los demás. Aunque se traten de criminales, no se tata de enfrentarlos nosotros, es la policía la que debería, en mi opinión, hacer un mejor trabajo, el poder judicial debería garantizarnos la justicia, la paz, alejar ese clima de inseguridad que nos está enfermando. No podemos comenzar a cerrar calles, enfrentarnos a balazos como el viejo oeste, pararnos en nuestra puerta con una escopeta y mirar de mala cara a quien pase. La paranoia social o colectiva debe evitarse, no engañándonos, sino trabajando en erradicar la delincuencia con métodos más eficaces, si bien cada distrito a través de sus autoridades se encarga pues el gobierno debería tener en su lista de tareas la inseguridad que aqueja a quienes lo eligieron. Esperemos que el “Plan Nacional de Seguridad Ciudadana 2013-2018” propuesto por el Consejo Nacional de Seguridad Ciudadana y el ministerio del interior cuya misión es garantizar
  3. 3. la seguridad, paz y tranquilidad a nivel nacional coordinando eficientemente la acción del Estado y promoviendo la participación ciudadana (Plan nacional, 2013), pueda ser algo más que a un año de su creación parece no estar trabajando como debería ¿o es que en 4 años recién veremos los efectos? En conclusión la inseguridad ciudadana en Perú alcanza limites en los que la tranquilidad, la salud y la estructura social se ven afectados evidentemente, y aunque la posibilidad de defendernos o tomar las leyes por nuestras manos puede ser un efecto o signo de la salud desquebrajándose pues debemos combatirlo, porque el límite entre estar paranoico ante la inseguridad y convertirnos en uno psicóticos que están dispuestos a eliminar a alguien más es muy delgada y el primer signo quizás sea pensar en tomar la justicia por nosotros, eliminarlos con la misma frialdad que hoy en día cualquier delincuente posee. Dejemos a la justicia que se encargue de ellos, pero si esta no lo hace o se niega a hacerlo, no sería yo, en mi opinión, capaz de juzgar a un ciudadano que decide por llegar a su casa con vida aunque esto implique mancharse las manos. Evitemos llegar a esos grados de violencia. 4 de octubre del 2014 Fuentes Bibliográficas: Plan nacional de seguridad ciudadana (Abril,2013). Minister.gob. Recuperado de: https://www.mininter.gob.pe/pdfs/Plan.Nacional.Seguridad.Ciudadana.2013-2018.pdf Delincuencia y enfermedades, las principales causas del estrés en Lima y Callao (Abril, 2014). Laprensa.pe. Recuperado de: http://laprensa.peru.com/actualidad/noticia-estres-delincuencia-enfermedades-lima-y-callao- 24495 Liberan a hombre que mató a delincuente en defensa de su familia (Diciembre, 2013). La republica.pe. Recuperado de: http://www.larepublica.pe/14-12-2013/liberan-a-hombre-que-mato-a-delincuente-en-defensa-de- su-familia Hombre que mata a dos delincuentes para frustrar secuestro de novia se defiende (Diciembre, 2012) La Republica.pe. Recuperado de: http://www.larepublica.pe/29-12-2011/despues-que-me-han-disparado-he-repelido-el-ataque Limeños se sienten preocupados por el incremento de la criminalidad (Julio, 2014) Americatv.com. Recuperado de: http://www.americatv.com.pe/noticias/actualidad/limenos-expresaron-preocupacion-incremento- criminalidad-n144403 Aumenta la delincuencia en el Perú (Julio, 2010) Peru21.pe. Recuperado de: http://peru21.pe/noticia/508963/aumenta-delincuencia-pais

×