Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.
Aportes - 1
acontece también con nosotros en nues-
tro propio bautismo: ¡Somos hijos de
Dios! Él nos sigue diciendo: ¡Sos ...
Aportes - 2
Guión para la Santa Misa
1) Introducción a la celebración
Hermanos y hermanas:Celebramos
hoy la fiesta del Bau...
Aportes - 3
y nuestro salvador. Unidos entre
nosotros y al celebrante, elevemos
nuestra gran acción de gracias al
Padre qu...
Aportes - 4
Aportes para la Celebración es un subsidio litúrgico preparado por el equipo de redacción de El Domingo, perió...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Guión para misas

2,285 views

Published on

Bautismo de Jesús

Published in: Spiritual
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Guión para misas

  1. 1. Aportes - 1 acontece también con nosotros en nues- tro propio bautismo: ¡Somos hijos de Dios! Él nos sigue diciendo: ¡Sos mi hijo muy querido! ¿Qué sentido tiene el bautismo? ¿Para qué el bautismo? El bautismo es la puerta, la credencial el “signo” por el cual Dios nos hace hijos suyos;hermanos de Jesucristo y miembros de su Iglesia. Para entender mejor todo, conviene saber que esta fiesta completa el Tiempo de Navidad.La aparición de Dios entre los hombres tiene tres momentos: Navidad, Epifanía y Bautismo del Señor. En Navi- dad celebramos el nacimiento de Jesús; en la Epifanía su presentación a todos los pueblos representados en aquellos “magos”; el Bautismo es, finalmente, la presentación de Cristo al mundo como Hijo muy querido del Padre. Precisamente en el relato del Evan- gelio Jesús es presentado como Hijo de Dios, lleno del Espíritu Santo que descendió sobre él.Lo mismo sucedió en nuestro bautismo: el Espíritu Santo des- cendió sobre nuestra alma y el Padre gritó eufórico: ¡Tú eres mi hijo muy querido! ¡Qué triste sería pasar por la vida sin percibir la voz del Padre! Por eso, herma- nos, la liturgia durante todo el tiempo de Navidad repitió, insistió y machacó sobre nuestra condición de hijos adoptivos de Dios. ¡Somos hijos de Dios! Is 42, 1-4. 6-7; Sal 28, 1-4. 9-10; Hech 10, 34-38; Mt 3, 13-17 La hija del rey de Francia, Luis XIV, gri- tó un día a su preceptora en un momento de ira: ¿Has olvidado que soy la hija de tu rey?”.Y vos –replicó la preceptora, “¿has olvidado que soy hija de tu Dios?”. Somos hijos de Dios. Y si somos hijos también somos herederos, here- deros de Dios y coherederos de Cristo (Rom 8, 17), enseña san Pablo. No podemos culpar a los demás de olvidar esta verdad, ¡nosotros mismos la olvidamos! Como fruto del amor de nuestros padres vinimos al mundo.Como fruto del amor de Dios Padre somos sus hijos desde el momento del bautismo. En ese momento, Dios Padre susurró en nuestro corazón: Sos mi hijo muy que- rido. Por eso, la Oración colecta muestra un reconfortante paralelismo entre Cristo y nosotros: allí se habla de Cristo, Hijo de Dios, y también de nosotros, hijos adoptivos; se menciona el bautismo de Jesús en el río Jordán mientras descendía el Espíritu Santo sobre él, y también se recuerda que nosotros hemos renacidos con el agua y el Es- píritu Santo. Hermanos: la intención de la Iglesia es clara: se nos quiere mostrar que lo acontecido con Jesús en su bautismo, (Continúa en la p. 4). Aportes para la homilía Aportes Celebración El Bautismo del Señor 8 de enero de 2017 Ciclo A. Color: Blanco Año XXI - Nº 1176 Aportes Celebración para la Homilía y guión para la Santa Misa Bautismo-A-17-1176.indd 1 11/10/2016 9:31:22
  2. 2. Aportes - 2 Guión para la Santa Misa 1) Introducción a la celebración Hermanos y hermanas:Celebramos hoy la fiesta del Bautismo de Jesús. Esta fiesta corona el tiempo de Na- vidad e inaugura el tiempo Ordinario, llamado también, Durante el Año. El tiempo Ordinario se desarrolla en dos etapas: esta primera, previa a Cuaresma, Pascua y tiempo Pascual; y otra, que co- mienza el primer domingo después de Pen- tecostés y cubre el resto del año litúrgico. La fiesta del Bautismo de Jesús es también la fiesta de nuestro propio Bau- tismo. Nos ponemos de pie. Recibimos al padre que, en nombre de Cristo, presidirá nuestra eucaristía, y uniendo nuestros corazones y nuestras voces, cantamos. 2) Saludo inicial Hermanos:Hemos escuchado que la fiesta del Bautismo del Señor es también la fiesta de nuestro Bautismo. (Por eso vamos a recordarlo sustituyendo el Acto penitencial acostum- brado por el rito de Aspersión). El Dios del amor y de la paz, que por el Bautismo nos hizo hijos en su Hijo Jesús, esté con todos ustedes. 3) Acto penitencial A.  Si se realiza el rito de la bendición y aspersión. El celebrante bendecirá el agua con que se- remos rociados en memoria de nuestro Bautismo. Este rito reemplaza al habitual acto penitencial (Misal, p. 1181). B.  Forma habitual. Somos hijos adoptivos de Dios renacidos del agua y del Espíritu Santo. Por eso abramos nuestro corazón a su misericordia. –  Tú, elegido de Dios para ser luz de las naciones. Señor, ten piedad. – Tú, ungido por el Espíritu, que pasaste haciendo el bien. Cristo, ten piedad. –  Tú, hijo amado del Padre, que quitas el pecado del mundo. Señor, ten piedad. 4) Gloria Glorifiquemos a Dios porque, por su gran benevolencia, nos incorpo- ró a Cristo mediante el Bautismo. Gloria... 5) Liturgia de la Palabra Primera lectura (Is 42, 1-4.6-7): El Siervo de Dios, ungido por el Espí- ritu Santo, es figura de Jesucristo. Salmo (Sal 28, 1a. 2-3ac. 4. 3b. 9c-10): Como Dios anuncia que enviará a su elegido, el salmo aclama la gloria del nombre del Señor. Participamos de esta oración aclamando: El Señor bendice a su pueblo con la paz. Segunda lectura (Hech 10, 34-38): San Pedro proclama que Jesús de Na- zaret fue ungido por Dios con la fuerza del Espíritu Santo. Evangelio (Mt 3, 13-17): Durante el Bautismo de Jesús, desciende sobre él el Espíritu Santo y Dios lo proclama “Hijo muy querido”. 6) Credo Proclamemos, con entusiasmo, nuestra fe en Jesús, Hijo muy que- rido del Padre, nacido para nuestra salvación. (Sería pertinente renovar aquí las promesas bautismales). Creo...    Bautismo-A-17-1176.indd 2 11/10/2016 9:31:22
  3. 3. Aportes - 3 y nuestro salvador. Unidos entre nosotros y al celebrante, elevemos nuestra gran acción de gracias al Padre que nos reveló a su Hijo amado y a todos nos hizo hijos. 10) Padrenuestro La liturgia de todo el tiempo de Navidad ha insistido en nuestra condición de hijos de Dios. Con- vencidos de que realmente lo somos, digamos con fervor. Padre nuestro... 11) Cordero de Dios El que escucha al Señor y se alimenta de él vivirá eternamente. Éste es el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo, dichosos los invitados a la Cena del Señor. 12) Comunión Hermanos:Vayamos alegres, como peregrinos de esperanza, a alimen- tar con la eucaristía nuestra vida de testigos de Cristo. 13) Rito de conclusión La misa ha terminado. Nuestra misión comienza. Hermanos: Jesús, Hijo primogé- nito de Dios, nos hizo parte suya por el Bautismo. Vivamos con alegría este don y, como él, pasemos por el mundo haciendo el bien. El Señor esté con ustedes. Que tu bendición, Señor, infunda nuevo vigor en tus hijos y prepare sus corazones para vivir con alegría su Bautismo. Y que la bendición... 14) Canto final Queridos amigos: Somos bautiza- dos. Formamos parte de la gran familia de Dios. Con esa alegría, nos retiramos cantando. 7) Oración de los fieles Por el Bautismo somos un “pueblo sacerdotal” llamado a rezar por las necesidades de la Iglesia y del mundo entero. A cada intención, pedimos: Ayúdanos, Señor, a vivir nuestro bautismo. 4  Para que todos los bautizados en Cris- to, amados de Dios y ungidos por el Espíritu Santo, pasemos por el mundo haciendo el bien. Oremos. 4  Para que los hombres enfrentados por razones étnicas, políticas o religiosas, comprendan que Dios no hace diferen- cias entre sus hijos. Oremos. 4  Para que los bautizados alejados de la Iglesia sientan que el Padre Dios los convoca con amor. Oremos. 4 Para que nuestra comunidad acom- pañe, con su testimonio, la fe de los nuevos bautizados. Oremos. (Añadir y/o sustituir intenciones). Ayúdanos, Señor, a vivir nuestro bautismo para que, escuchando con fe a tu Hijo único, nos llame- mos y seamos en verdad hijos tuyos. Te lo pedimos... 8) Presentación de las ofrendas Cristo, muerto y resucitado para nuestra salvación, es nuestra gran ofrenda al Padre. Unidos a él pre- sentemos al Señor la firme decisión de vivir con alegría nuestras promesas bautismales. 9) Prefacio (Propio) Jesús es el Hijo predilecto del Padre      Bautismo-A-17-1176.indd 3 11/10/2016 9:31:23
  4. 4. Aportes - 4 Aportes para la Celebración es un subsidio litúrgico preparado por el equipo de redacción de El Domingo, periódico religioso de la editorial SAN PABLO, propiedad de SOCIEDAD DE SAN PABLO (PAULINOS). Riobamba 230, C1025ABF Buenos Aires,Argentina. Teléfono: (011) 5555-2416/17/21/24. Fax: (011) 5555-2439. E-mail: director.eldomingo@sanpablo.com.ar - www.sanpablo.com.ar - Impreso por G. S. Gráfica s.r.l., Cnel. Charlone 958, B1868DZF Piñeyro,Avellaneda (Bs.As.),Argentina. En el Uruguay: San Pablo: Colonia 1591 (11200) Montevideo, tel.: 24018332, cels.: 094943071/095728681, Mail: libreria@san-pablo.com.uy ENSEÑANZA DEL SANTO PADRE Hacer memoria del propio bautismo Debemos despertar la memoria de nuestro Bautismo. Estamos llamados a vivir nuestro Bautismo todos los días, como una realidad actual en nuestra existencia. Si conseguimos seguir a Jesús y a permanecer en la Iglesia, a pesar de nuestras limitaciones, nuestras fragilidades y nuestros pecados es precisamente por el Sacramento en el que nos hemos convertido en nuevas criaturas y hemos sido revestidos de Cristo. Es en virtud del Bautismo, en efecto, que, liberados del pecado original, estamos injertados en la relación de Jesús con Dios Padre; que somos portadores de una esperanza nueva, porque el Bautismo nos da esta esperanza nueva. La esperanza de ir por el camino de la salvación, toda la vida. Y a esta esperanza nada y nadie la puede apagar, porque la esperanza no defrauda. Papa Francisco (8/1/2014). El paralelismo del cristiano con Jesús es completo. Sepámoslo y gocemos con ello: Cristo, el Hermano mayor, fue bau- tizado en el Jordán; nosotros fuimos incorporados a él por nuestro bautismo. Cristo fue ungido por el Espíritu Santo; también descendió sobre nosotros en nuestro bautismo. Cristo es declarado solemnemente “Hijo muy querido” del Padre; también nosotros somos hijos adoptivos de ese Padre que nos ama. Entusiasmado por esta maravilla, san León Magno, el extraordinario papa del siglo IV-V, gritaba en Navidad: ¡Cristiano, reconoce tu dignidad!, es decir, no dejes de darte cuenta de lo que Dios ha hecho contigo; vive con alegría tu condición de hijo de Dios. En efecto, ¿alguien entre ustedes se siente “poca cosa”? ¿Alguien cree ser “un cualquiera”? Ese alguien está olvi- dando su máxima dignidad: no hay nada más importante en esta vida que poder decir: ¡Soy hijo de Dios, Dios me ama, Jesucristo murió por mí, me espera una felicidad eterna! El bautismo fue el regalo más impor- tante de cuantos nos hizo Dios: Selló nuestra dignidad de hijos de Dios y her- manos de Jesucristo. Por eso el salmo nos invita con entusiasmo a alabar a Dios: ¡Aclamen al Señor,hijos de Dios! ¡Acla- men la gloria del nombre del Señor! Termino: Ciertamente, aclamamos al Señor, aclamamos su gloria cuando cumplimos los Mandamientos, cuando atendemos nuestros deberes cotidianos con espíritu fraterno, practicando la jus- ticia y la caridad. Pero no es suficiente: Dios espera que lo honremos viviendo con alegría y entusiasmo nuestra condi- ción de hijos de Dios, hermanos de Je- sucristo y templos del Espíritu Santo. Sí, hermanos, aclamemos y glorifiquemos a Dios llenando de alegría cristiana nuestra vida diaria, dando a cuantos nos rodean el testimonio de nuestra alegría cristiana. Humilde, sencillamente, como hijos muy queridos de Dios. (Viene de la p. 1). Bautismo-A-17-1176.indd 4 11/10/2016 9:31:23

×