ANUARIO DE HESPÉRIDESInvestigaciones Científicase Innovaciones DidácticasXVII-XVIII 2009-2010/Asociaciónde Profesoresde Ge...
ASOCIACION DE PROFESORES DE GEOGRAFÍA E HISTORIADE BACHILLERATO DE ANDALUCÍAHESPÉRIDESANUARIO DE HESPÉRIDES.INVESTIGACIONE...
 ÍNDICECRÉDITOSPRESENTACIÓNXX Congreso de Profesores Investigadores: “La arqueología: de la ciencia a ladocencia”. Lucena,...
 MISCELÁNEAXVIII Curso de Perfeccionamiento. (Málaga, 2009)C. GARCÍA MONTORO, Contribución a la historia de la siderurgia ...
JUNTA DIRECTIVA DE "HESPÉRIDES"Presidente de Honor: Antonio Herrera GarcíaPresidente: Rubén Juan Aguilar GuerreroVicepresi...
PRESENTACIÓNEntre la tradición y la obligada adaptación a las nuevas tecnologías aparece estapublicación de Hespérides. De...
El agradecimiento, empero, debe hacerse extensivo a todos los hesperidianos porsu entusiasmo, ilusión y trabajo, ya que gr...
1XX Congreso de Profesores Investigadores: “Laarqueología: de la ciencia a la docencia”. Lucena,Doña Mencía y Almedinilla ...
3CONFERENCIAS
5ANUARIO DE HESPÉRIDES. INVESTIGACIONES CIENTÍFICAS EINNOVACIONES DIDÁCTICAS (Málaga), vol. 17-18, págs. 5-18.APUNTES PARA...
Carlos Márquez6Objetivo de este breve trabajo3es dar una reseña de lo encontrado hasta ahora enTorreparedones4El acercamie...
Apuntes de la urbanística romana en Córdoba7La ciudad romana conserva todavía sus murallas que definen un perímetro deform...
Carlos Márquez8claros que se ven en la ciudad romana: la representación de la ciudad a través de losedificios que la forma...
Apuntes de la urbanística romana en Córdoba95. El mercadoEl macellum de Torreparedones se nos presenta como un edificio ex...
Carlos Márquez10Las termas son el lugar donde con mayor fuerza se estrechan las relacionessociales en las ciudades romanas...
Apuntes de la urbanística romana en Córdoba11enormes posibilidades de publicitar dichos éxitos a través de pedestales, epi...
Carlos Márquez12Entrando al foro por el lado sur, lo primero que se aprecia en el lado occidentalson unas estucturas sobre...
Apuntes de la urbanística romana en Córdoba13rectangulares pueden darnos una pista en la realización de todos estos materi...
Carlos Márquez14falta de más excavaciones avalan la idea de no profundizar en su análisis ni muchomenos en su interpretaci...
Apuntes de la urbanística romana en Córdoba15FIGURA 3. Santuario de Torreparedones. Vista de la cellaFIGURA 4. Puerta orie...
Carlos Márquez16FIGURA 6. FASE I macellumFIGURA 7. Capitel macellumFIGURA 8. Hipocasutum termas
Apuntes de la urbanística romana en Córdoba17FIGURA 9. Foro. Vista generalFIGURA 10. Canal perimetral del foro de Torrepar...
Carlos Márquez18FIGURA 12. Escalinata de acceso al templo en el momento de su descubrimientoFIGURA 14. Basa de la primera ...
19ANUARIO DE HESPÉRIDES. INVESTIGACIONES CIENTÍFICAS EINNOVACIONES DIDÁCTICAS (Málaga), vol. 17-18, págs. 19-52.LOS MUSEOS...
20Fernando Leiva Briones1. Museos y colecciones, sus iniciosHarto es conocida la etimología del término Museo (museion o m...
Los museos locales de Córdoba y su asociación provincial21generaciones futuras. Y el mismo San Isidoro, con sus Etimología...
22Fernando Leiva BrionesA raíz de la Desamortización de Mendizábal (1835), se crearon por Real Ordende 29-7-1835 las Comis...
Los museos locales de Córdoba y su asociación provincial23Academia de la Historia, la Comisión Cordobesa nombró Conservado...
24Fernando Leiva Brionesmedio de esas fechas, por Real Decreto de 29 de noviembre de 1901, se había aprobadoel Reglamento ...
Los museos locales de Córdoba y su asociación provincial25En Sesión celebrada el 13-12-1979, la Comisión Provincial Cordob...
26Fernando Leiva BrionesLas disposiciones recogidas en la Orden Ministerial de abril de 194117adquirieron nuevas dimension...
Los museos locales de Córdoba y su asociación provincial27eran las encargadas de velar por la protección y defensa del Pat...
28Fernando Leiva BrionesLa AP en el Registro de Museos de Andalucía se realizará en virtud de laresolución del Director Ge...
Los museos locales de Córdoba y su asociación provincial29conjuntos de bienes culturales o naturales que, sin reunir todos...
30Fernando Leiva Brionesc) Su estratégica situación respecto a las tierras circundantes, lo que obliga altránsito de gente...
Los museos locales de Córdoba y su asociación provincial31tuvo el acierto de convocarnos al resto de los directores de los...
32Fernando Leiva Brionesrepercusión social en el ámbito cultural” (GODOY, 1996: 16). Sin embargo,retrotrayéndonos en el ti...
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Anuario hespérides 2009 2010
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Anuario hespérides 2009 2010

2,399 views

Published on

0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
2,399
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
650
Actions
Shares
0
Downloads
13
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Anuario hespérides 2009 2010

  1. 1. ANUARIO DE HESPÉRIDESInvestigaciones Científicase Innovaciones DidácticasXVII-XVIII 2009-2010/Asociaciónde Profesoresde Geografía e Historiade Bachillerato de AndalucíaHespéridesXX Congreso de Profesores Investigadores.Bicentenario de la Constitución de Cádiz.Otros Trabajos.Lucena (Córdoba)CRÉDITOS SALIRÍNDICE
  2. 2. ASOCIACION DE PROFESORES DE GEOGRAFÍA E HISTORIADE BACHILLERATO DE ANDALUCÍAHESPÉRIDESANUARIO DE HESPÉRIDES.INVESTIGACIONES CIENTÍFICASE INNOVACIONES DIDÁCTICAS.Volumen XVII – XVIII (2009-2010)MÁLAGA, 2009
  3. 3.  ÍNDICECRÉDITOSPRESENTACIÓNXX Congreso de Profesores Investigadores: “La arqueología: de la ciencia a ladocencia”. Lucena, Doña Mencía y Almedinilla (Córdoba), 2010ConferenciasC. MÁRQUEZ, Apuntes para el conocimiento de la urbanística romana en Córdoba: elyacimiento íbero-romano de Torreparedones...................................................................5F. LEIVA BRIONES, Los museos locales de Córdoba y su asociación provincial.......19ComunicacionesE. COZALBES CRAVIOTO, Historiografía de la arqueología en Andalucía..............55A. HERRERA GARCÍA, Antiguas hermandades de Lucena y de otros lugares de suzona .................................................................................................................................69A. MARTÍNEZ CASTRO, De la ciencia a la difusión de la arqueología en los museoslocales ..............................................................................................................................79J. M. NAVARRO DOMÍNGUEZ, El hallazgo del tesoro turdetano de Mairena delAlcor ................................................................................................................................99J. M. NAVARRO DOMÍNGUEZ, Cuadernos didácticos para el estudio del yacimientoarqueológico de Gandul (Sevilla)..................................................................................115M. A. NÚÑEZ BELTRÁN, Cristina de Noruega y Felipe de Castilla, un matrimonio dealianza política en la Europa medieval.........................................................................127A. RAMÍREZ NAVARRO, Vicente Talens Inglá, el gobernador modelo...................137J. P. VÁZQUEZ GUZMÁN, La real fábrica de fundición de Alcora (Canjáyar): unejemplo para la didáctica de la arqueología industrial................................................147
  4. 4.  MISCELÁNEAXVIII Curso de Perfeccionamiento. (Málaga, 2009)C. GARCÍA MONTORO, Contribución a la historia de la siderurgia malagueña: laempresa “Ferrería del Ángel” (1826-1873) .................................................................165XIX Curso de Perfeccionamiento. (Sevilla, 2010)J. M. NAVARRO DOMÍNGUEZ, La arquitectura regionalista en Alcalá de Guadaira.........................................................................................................................................181Otros trabajosA. BOLUFER VICIOSO, ¿Qué representatividad tienen los protocolos de últimavoluntad? El caso de la nueva Algeciras: 1711-1799...................................................201M. A. NÚÑEZ BELTRÁN, Tórtoles de Esgueva. Historia de mi pueblo ....................223M. J. PAREJO DELGADO, La iconografía de San Felipe Neri en Sevilla. Escultura.............................................................................................................................................245  “LAS CORTES DE LA LIBERTAD”. Tercera exposición conmemorativa delbicentenario de la Constitución de Cádiz ......................................................................259Reseñas e informaciones bibliográficas ......................................................................309Publicaciones de la Asociación “Hespérides” ..............................................................333Normas de publicación de la Asociación “Hespérides” ...............................................339
  5. 5. JUNTA DIRECTIVA DE "HESPÉRIDES"Presidente de Honor: Antonio Herrera GarcíaPresidente: Rubén Juan Aguilar GuerreroVicepresidenta: Josefa Gámez LozanoSecretaria-tesorera: María dolores Posac JiménezDELEGADOS PROVINCIALESAlmería: Valeriano Sánchez RamosCádiz: Inmaculada Gavira VallejoCórdoba: Rafael Jiménez ÁlvarezGranada: Juan de Dios Vico RoblesHuelva: José Virgilio Sánchez SánchezJaén: Brígido Bazán AguadoMálaga: Joaquín Rafael Delgado MárquezSevilla: Miguel Ángel Núñez BeltránLa dirección actual de la Asociación Hespérides es:HESPÉRIDESI.E.S. “Nuestra Señora de la Victoria”Paseo de Martiricos, 1129009. MÁLAGANuestra dirección electrónica:correo@asociacionhesperidesandalucia.esNuestra página Web es:www.asociacionhesperidesandalucia.esLa edición del presente volumen ha sido coordinada porMIGUEL ANGEL NUÑEZ BELTRANy ANTONIO HERRERA GARCÍA© Asociación de Profesores de Geografía e Historia de Bachillerato de AndalucíaHESPÉRIDESEdita: HESPÉRIDESImpresión digital en los talleres de Copyflash S. L.I.S.S.N.: 1576-8600Depósito Legal: SE 2371-2011Publicado en EspañaVOLVER AL ÍNDICE INICIO
  6. 6. PRESENTACIÓNEntre la tradición y la obligada adaptación a las nuevas tecnologías aparece estapublicación de Hespérides. Desea ser una continuidad con las, para algunos, añoradaspublicaciones en papel. Esta continuidad se manifiesta, como anuario, en el número delmismo. El último editado en papel fue el XVI, correspondiente al año 2008; el presente,en CD, es anuario doble, de los años 2009 y 2010, siguiendo con la numeración, XVII-XVIII.En el título del anuario se ha realizado una pequeña variación. Desde ahorallevará por título Anuario de Hespérides. Investigaciones científicas e innovacionesdidácticas. Con ello se pretende una única publicación anual de Hespérides (dejandoaparte la revista), un anuario que incluirá los trabajos realizados en torno a lasactividades programadas por la asociación durante ese año (Congreso de profesoresinvestigadores o Coloquio metodológico-didáctico, jornadas, cursos, ...) y otrascontribuciones de los hesperidianos, sean de carácter científico, didáctico o pedagógico.También, como novedad, podrá incluirse más de un trabajo por autor, e incluso podráser mayor la amplitud de los mismos. Son las ventajas de la amplia capacidad de lossoportes informático-digitales. Se hace preciso recordar, en orden a los trabajos que sepresenten, que deben seguir las normas de publicación que se insertarán en cada uno delos anuarios de Hespérides y que, de manera habitual, estarán colgadas en la página webde la asociación. Se va a hacer, además, un esfuerzo para que cada autor disponga de unpequeño número de separatas en papel de los trabajos que se publiquen en digital.Recoge este primer anuario en soporte digital, no la primera publicación deHespérides en este medio, el XX Congreso de Profesores Investigadores: “Laarqueología: de la ciencia a la docencia”, celebrado en Lucena, Doña Mencía yAlmedinilla (Córdoba); los XVIII y XIX Cursos de Perfeccionamiento de Hespérides,celebrados, respectivamente, en Mijas, Marbella y Málaga y en Sevilla. Lascomunicaciones presentadas en el Congreso de Lucena sobrepasan la temáticaarqueológica del mismo, ofreciendo un abanico temático variado. Las aportaciones entorno a los Cursos de Perfeccionamiento son meramente testimoniales y no reflejan elinteresante contenido de los mismos, sino solamente algunos aspectos expresados enuna conferencia, en el caso del primero, y una comunicación, en el del segundo.También se incluyen tres trabajos de compañeros que han hecho llegar a la Comisión dePublicaciones. Finalmente se publica la tercera exposición conmemorativa delbicentenario de la Constitución de Cádiz, que lleva por título Las cortes de la libertad.Desde aquí, Hespérides desea manifestar su agradecimiento a todas personas yentidades que coordinaron y colaboraron en la preparación y puesta en marcha losaludidos XX Congreso de Profesores Investigadores y los XVIII y XIX cursos dePerfeccionamiento; de manera especial a las delegaciones de Hespérides de córdoba,Málaga y Sevilla, así como a la delegación de Cádiz en lo que concierne a la terceraexposición del bicentenario.VOLVER AL ÍNDICE
  7. 7. El agradecimiento, empero, debe hacerse extensivo a todos los hesperidianos porsu entusiasmo, ilusión y trabajo, ya que gracias a todos Hespérides sigue caminando añotras año.Sabemos que el esfuerzo de quienes han hecho posible esta publicación serávalorado con generosidad por los hesperidianos y éstos, a su vez, sabrán comprender ydisculpar, con benevolencia, las deficiencias que se detecten.
  8. 8. 1XX Congreso de Profesores Investigadores: “Laarqueología: de la ciencia a la docencia”. Lucena,Doña Mencía y Almedinilla (Córdoba), 2010VOLVER AL ÍNDICE
  9. 9. 3CONFERENCIAS
  10. 10. 5ANUARIO DE HESPÉRIDES. INVESTIGACIONES CIENTÍFICAS EINNOVACIONES DIDÁCTICAS (Málaga), vol. 17-18, págs. 5-18.APUNTES PARA EL CONOCIMIENTO DE LAURBANÍSTICA ROMANA EN CÓRDOBA: ELYACIMIENTO IBERO-ROMANO DETORREPAREDONESCarlos Márquez1En muy contadas ocasiones se puede asistir a eventos similares aldescubrimiento de un asentamiento urbano de la antigüedad. A las naturalesexpectativas de índole científico se suman hoy día no pocas voluntades para darle adichos yacimientos una rentabilidad social a fin de que cumplan uno de los objetivosmás anhelados en ámbito cultural: la puesta en valor para que revierta a la sociedad amodo de transferencia científica, cultural y social.Pero si además, este descubrimiento corrobora y amplía las prometedorasexpectativas que de este yacimiento se tenían desde hace décadas, entonces nosencontramos con un hecho excepcional. Así podemos calificar las investigaciones quesobre el yacimiento ibero-romano de Torreparedones (Baena, Córdoba) se vienendesarrollando en los últimos años que, financiados por el Ayuntamiento de Baena21Este trabajo es fruto de la investigación desarrollada dentro del proyecto de investigación “La presenciadel princeps: modelos edilicios y prototipos en la monumentalización de las ciudades romanas deAndalucía.”HAR2008-04840, financiado por el Ministerio de Ciencia e Innovación con fondos Feder.,vienen siendo dirigidas por D. José Antonio Morena porque están sacando a la luz unverdadero compendio de urbanística romana. El azar ha querido, además, que los restostengan un estado de conservación más que aceptable, circunstancia añadida a lasanteriores y que concluyen todas ellas en confirmar la excepcionalidad antes reseñada.2El Seminario de Arqueología de la Universidad de Córdoba colabora en esta investigación a través de unConvenio firmado entre el Ayuntamiento de Baena y la Universidad de Córdoba.VOLVER AL ÍNDICE
  11. 11. Carlos Márquez6Objetivo de este breve trabajo3es dar una reseña de lo encontrado hasta ahora enTorreparedones4El acercamiento a una ciudad romana es la manera más adecuada de comprenderla extraordinaria capacidad de adaptación ejercida por aquella cultura y que desarrollasus modelos teniendo como principales objetivos la aculturación de las poblacionesindígenas, proceso que se fundamenta en la comodidad de la vida urbana y en lamonumentalidad de sus componentes como principales presupuestos. Las ciudadesactúan como nexos de unión en un territorio que empieza ahora a ser explotado deforma intensiva; conlleva, en consecuencia, un nivel de seguridad dentro de susmurallas que tendrá consecuencias urbanísticas como tendremos ocasión de analizar ensu momento.; si bien es cierto que el yacimiento forma parte de una investigacióniniciada hace pocos años y que derivará en un proyecto sistemático de excavaciones, lamonumentalidad de lo descubierto hasta ahora justifica lo parcial del contenido de esteartículo. Es por ello por lo que haremos un breve paseo por lo conocido hasta estemomento intentando señalar las características más destacadas de las distintas partes delyacimiento y, sobre todo, explicando el sentido que cada uno de los componentesurbanos tienen. Al igualo que cualquier ser vivo, una ciudad nace, se desarrolla y mueropor unas concretas circunstancias que estamos obligados a conocer. Ese será nuestroobjetivo reiterando una vez más que el avance futuro de la investigación nos permitiráampliar en gran manera esta visión.Elemento añadido en el caso de Torreparedones es el hecho de fundar unaciudad en un terreno previamente urbanizado por los turdetanos, circunstancia que nospermitirá concluir la fuerza del componente indígena en el diseño urbano o, en estecaso, periurbano vinculado con un santuario de terrazas en el lado sur del yacimiento.El yacimiento ya había sido objeto de estudio hace dos décadas por parte de laUniversidad de Oxford y de la Complutense de Madrid, en concreto en el extremo sur,en el Santuario que luego tendremos ocasión de visitar. Pero serán sin duda alguna lasprospecciones que hace dos años llevó a cabo el Ayuntamiento bajo la dirección de JoséAntonio Morena las que señalan el inicio de esta nueva fase de trabajo. Dichasprospecciones se extendieron a lo largo de toda la extensión del yacimiento dentro delperímetro murario que se encuentra en distinto grado de conservación.1. El marco geográficoLa ciudad romana de Ituci (con total probabilidad esa podría ser la identificacióndel yacimiento de Torreparedones) se encuentra situada en una de los cerros más altosde la zona norte de la Subbética, dominando todo el entorno; desde varios kilómetros sepuede apreciar la torre del castillo medieval53Toda la documentación gráfica que lo ilustra nos ha sido generosamente facilitado por D. J. A: Morena,a quien agradezco dicha amabilidad.. Importantes yacimientos se encuentran enlas cercanías como Ategua, Ucubi (Espejo), Iponuba (junto a Baena) y Obulco(Porcuna) y muy cerca se encuentra la via que comunica a Corduba con Malaca.Pertenecería al convento jurídico astigitano.4La cercanía del fin de excavación de la presente campaña impide contar con la planimetría delyacimiento que se está ultimando en el momento de entregar este texto a la imprenta.5Este castillo ha sido excavado en los últimos años por nuestro colega el profesor D. Ricardo Córdoba dela Llave.
  12. 12. Apuntes de la urbanística romana en Córdoba7La ciudad romana conserva todavía sus murallas que definen un perímetro deforma casi triangular; a estas defensas se unen las naturales formadas por varias zonasde abrupta topografía fácilmente reconocible por las curvas de nivel.2. Urbanística6Lo que se conoce ahora del yacimiento es una mínima parte de su extensión, sibien resulta suficiente para conocer los elementos urbanísticos principales; ya noshemos referido a las murallas, abiertas en el lado oriental por unas potentes puertas.Aunque hasta el momento sólo se conoce la puerta oriental, se ve claramente sobre elplano del yacimiento (FIGURA 1) la disposición de las dos principales vías de acceso:el cardo y el decumanus. El primero de ellos iría en el eje del yacimiento, de norte a sur(desde el castillo hasta el santuario antes visto) y el decumanus iría desde la puertaoriental antes citada hasta otra que se abriría en el otro extremo y que pasaría, además,en las inmediaciones del foro que ha sido localizado, como es habitual, junto a la zonade confluencia de ambas vías principales..3. El santuario ibero-romanoSe encuentra en el sur del yacimiento, extramuros de la ciudad, en una zonadonde siempre ha habido una profusa aparición de pequeñas piezas, exvotos, de piedracaliza y también tenemos la suerte de contar con un interesante relieve que señala,precisamente, un rito de ofrenda a las puertas mismas de este santuario. La cronologíaibérica plena dada a este santuario7ha sido sustancialmente corregida por lasexcavaciones llevadas a cabo por el equipo de José A. Morena, tras las cuales se hacepatente que este santuario, si bien tiene un origen ibérico, fue transformado en época delemperador Claudio, aunque debió continuar con su imagen primigenia que, como se veen la imagen, consiste en una estructura aterrazada (FIGURA 2), encontrándose en lomás alto una sala pequeña que sería el sancta sanctorum del recinto (FIGURA 3). Adicha sala se accedería a través de un recinto en el que los visitantes podríanbeneficiarse de las propiedades salutíferas de un manantial cercano y donde sedesarrollarían además, toda una serie de ceremonias (por ejemplo, la incubatio).4. La puerta oriental.La puerta Este, a la que ahora nos referimos, fue publicada por primera vez en elaño 2002 y es mérito de José Antonio Morena (a quien manifiesto mi agradecimientopor la información) el haberle otorgado una cronología tardo-republicana a la mismatras los trabajos de una excavación inédita hasta ahora, fechada hasta ese momentovarios siglos antes86Sobre la urbanística romana sigue siendo de consulta obligada el trabajo de A. García Bellido al que unreciente estudio preliminar de M. Bendala le da una mayor actualización. A. García y Bellido,Urbanística de las grandes ciudades del mundo antiguo. Estudio preliminar de M. Bendala, Madrid2009.. Además, es un magnífico ejemplo de uno de los fenómenos más7M.C. Fernández Castro, B. Cunliffe, “El santurario de Torreparedones” en Catálogo de la ExposiciónLos Iberos, Principes de Occidente, Barcelona 1998, 148-149.8M.C. Fernández Castro, B. Cunliffe, El yacimiento y el santuario de Torreparedones. Un lugararqueológico preferente en la Campiña de Córdoba. BAR International Series 1030, Oxford 2002, 36 ss;P. Moret, “Les fortifications ibériques complexes. Questions de trace et d’unité de mesure” en P. Moret,
  13. 13. Carlos Márquez8claros que se ven en la ciudad romana: la representación de la ciudad a través de losedificios que la forman. Efectivamente, la función de tránsito y de ornato de la puerta seenriquece sobremanera al ser ésta el ingreso con un notable matiz propagandístico de laciudad, que le añade monumentalidad y volúmenes poco vistos hasta ese momento enotros ejemplos hispanos e itálicos.El caso de Torreparedones tiene además el interés añadido de ser la única puertaromano-republicana conservada en la Bética dado que su excavador estima que suconstrucción se llevó a cabo en el siglo I a.C.; dicha puerta (FIGURA 4) se veflanqueada por dos torreones cuadrados, divididos en cuatro espacios en su interior(FIGURA 5) que se rellenarían a fin de darle mayor consistencia a la estructura9. Deaparejo ciclópeo y macizo, debió de contar con un segundo cuerpo desde el quedefender el ingreso, pareciéndose en este tipo de aparejo a la torre de Minerva delrecinto amurallado de Tarragona con unas componentes helenísticas estas últimas queno han pasado desapercibidas a quienes las han investigado10Esta estructura es bastante frecuente en los recintos de finales de la República einicios del imperio en la península ibérica y podemos citar algunos paralelos más omenos próximos tanto en lo que se refiere a la tipología como a su cronología. Así porejemplo Ercávica. La anchura de la puertasería de tres metros y a ambos lados se ha conservado en perfecto estado el acerado asícomo el pavimento de la vía de entrada.11que presenta un torreón rectangular fechado, junto a la muralla, enel siglo I a. de C; o también la puerta norte de Libisosa, si bien en este caso con algunavariante12. Válido resulta igualmente un ejemplo más alejado geográficamente, comoes el de la ciudad romana de Emporiae13. No cabe duda, como veíamos antes, que todasellas parten de un mismo modelo representado en el ejemplo tarraconense de la puertade Minerva14Entramos en la ciudad por esta puerta, y accedemos pronto al centromonumental de la misma que forma parte del proyecto de investigación para lospróximos años. En el cruce del kardo y decumanus, como sabemos, se ubica el foro dela ciudad y a su lado, dos edificios bien conocidos de la ciudad romana: el mercado y lastermas.F. Quesada (eds) La guerra en el mundo ibérico y celtibérico (ss. VI-II a.C), Collection Casa deVelázquez 78, 2002, 189-215; Pierre Moret “Les portes des enceintes ibériques et des villes puniquesd’Hispanie” en Th. Schattner, F. Valdés (eds) Puertas de ciudades. Tipo arquitectónico y forma artística,Toledo 2003, Mainz am Rhein 2006, 108, fig. 11.9Véanse algunas de sus características en P. León, R. Hidalgo, C. Márquez, A. Ventura, Arte romano dela Bética. Sevilla 2008, 94 ss.10P. Gros, L’architecture romaine 1. Les monuments publics. Paris 1996, 43.11R. Rubio “Puertas y torres de la ciudad romana de Ercávica” en Th. Schattner, F. Valdés (eds) Puertasde ciudades. Tipo arquitectónico y forma artística, Toledo 2003, Mainz am Rhein 2006, 185 ss, fig. 9.12J. Uroz et alii “ La puerta Norte de Libisosa. Cronología y arquitectura” en Th. Schattner, F. Valdés(eds) Puertas de ciudades. Tipo arquitectónico y forma artística, Toledo 2003, Mainz am Rhein 2006,173 ss.13X. Aquilué “Puertas de la ciudad griega de Emporion y de la ciudad romana de Emporiae” en Th.Schattner, F. Valdés (eds) Puertas de ciudades. Tipo arquitectónico y forma artística, Toledo 2003,Mainz am Rhein 2006, 119 ss.14Th. Hauschild, “Die römischen Tore des 2. Jhs. V. Chr. In der Stadtmauer von Tarragona” en Th.Schattner, F. Valdés (eds) Puertas de ciudades. Tipo arquitectónico y forma artística, Toledo 2003,Mainz am Rhein 2006,153 ss, fig. 11.
  14. 14. Apuntes de la urbanística romana en Córdoba95. El mercadoEl macellum de Torreparedones se nos presenta como un edificio excepcional enla urbanística romana hispana por el reducido número de ejemplos conocidos15. Sirvacomo referencia el que en la Bética sólo se conoce un solo macellum, el de BaeloClaudia16Al igual que en la actualidad, un mercado sirve para la adquisición de alimentos,fundamentalmente carne y productos hortofrutícolas. Todos los ejemplos conocidos enel imperio se nos presentan como edificios al abierto, solo cubiertos los pórticos y zonasdonde se ubican las tabernae. El agua es algo que está siempre presente y que fluye através de fuentes situadas en el centro del patio. A través de canales perimetrales selimpia este espacio donde la higiene debió de ser absolutamente fundamental.. Ello significa la voluntad de sus habitantes por contar en su ciudad con unrecinto que sólo en contadas ocasiones se detecta. Esto es, el grado de aculturaciónalcanzado por este centro urbano se nos presenta como muy elevado a tenor de laexistencia del mercado.El macellum de Torreparedones es un edificio de grandes dimensiones, separadodel foro por el decumanus maximus y situado junto a las termas que veremos másadelante. Su superficie es de 380 m2y a él se accede a través de dos puertas. Se handetectado cuatro fases constructivas (FIGURA 6) y de ocupación del edificio desde elmomento de su construcción en el siglo I de C. Responde a un tipo de planta central,pavimentado con grandes losas de piedra, y un canal perimetral para la evacuación delagua de lluvia. En torno al patio corre un pórtico en tres de sus lados con basas áticas ycapiteles de orden corintio. La presencia de una cisterna, de forma ovalada, en unaesquina de cuyo interior se han recogido restos de espina de pez, podría ser indicio deque se vendiera algún tipo de pez vivo.La presencia de un mercado en un lugar tan céntrico como el que ocupa el deTorreparedones, similar por cercanía al centro forense con el de Baelo Claudia, indicala importancia que hubo de tener el factor comercial en esta localidad que, seguramente,actuó de centro regional de transacción. Tal importancia es destacada por los habitantesde Torreparedones cuando realizan el ornato de este edificio con capiteles corintios(FIGURA 7) y basas áticas, es decir, elementos del orden que añaden al edificio queadornan un elemento extra de ornamentación y riqueza. El capitel se conserva en buenestado aunque privado del revestimiento de estuco en el que se labrarían los detallesornamentales. Los elementos de estilo para fechar esta pieza son varios: la presencia dela moldura inferior a modo de collarino, la forma triangular de las zonas de sombra delas hojas y el adorno en el hueco existente entre hélices y volutas. Todas ellas soncaracterísticas de un periodo augusteo o de inicios del periodo julio-claudio.6. Las termas.15Sigue siendo de obligada consulta el libro de C. de Ruyt, Macellum. Marché alimentaire des romains,Louvain la Neuve 1983. Un resumen sobre este tipo de edificios en P. Gros, L’architecture romaine 1.Les monuments publics. Paris 1996, 450 ss.16R. Hidalgo, “Mercados” en P. León, R. Hidalgo, C. Márquez, A. Ventura, Arte romano en la Bética.Sevilla 2008, 166 s.
  15. 15. Carlos Márquez10Las termas son el lugar donde con mayor fuerza se estrechan las relacionessociales en las ciudades romanas. Efectivamente, los habitantes de una ciudad se reúnenen las termas para descansar de una larga y agotadora jornada de trabajo. Amén de lafinalidad higiénica, las termas representan una importante materialización de la luxuriaurbana, esto es, el aprovecharse de determinados lujos que sólo algunas ciudadesprivilegiadas pueden permitirse. Así pues son las relaciones sociales y las higiénicas lasfinalidades fundamentales de unas termas que representan, además, un verdadero logropara una ciudad.En el sector comprendido entre el decumano máximo y el límite sur del foro selocalizan unas pequeñas termas que aún no se han excavado al completo pero se puedededucir que el acceso se realizaba desde el decumano a través de unas escaleras desdelas que se accedía a un vestíbulo. Se han identificado los siguientes espacios:apodyterium, frigidarium, tepidarium y caldarium junto a su correspondientehypocaustum (FIGURA 8) y las suspensurae normales, tal como se ve en imagen17.7. El ForoYa hemos mencionado con anterioridad que en las cercanías del cruce entre kardo ydecumanus es donde se ubica el foro, cuyas características formales analizaremos másadelante. Ahora me gustaría responder a la pregunta de qué es exactamente un foro en laciudad romana en general y en la provincia bética en particular; el foro18El foro adquiere en el periodo julio-claudio unas características muy bienconocidas para el caso de la provincia bética. Es en este momento de mediados del sigloI cuando este centro urbano alcanza unas cotas de monumentalidad notable, procesocaracterizado por la construcción de edificios de gran volumen realizados, cuando esposible, con materiales nobles; ello se explica en parte por un fenómeno bien conocidode emulación de modelos urbanos procedentes de la capital del imperio y que se copiande forma más o menos mimética dependiendo de la riqueza del centro urbano.es la plazaprincipal de la ciudad por las funciones que le corresponden; es el locus celeberrimusdonde se presentan a la población los edificios que simbolizan los principales poderesdel estado: el poder religioso, manifestado en el templo generalmente vinculado a lareligión oficial (Triada Capitolina y Culto Imperial) También allí se suele ubicar labasílica, edificio de polivalente función en un primer momento tanto comercial comojurídica y que de forma paulatina va afianzando más la segunda de las funciones. Es,además, el lugar donde se ubica la curia destinada albergar la sede del gobierno local y,en menor medida, otra serie de edificios de variada tipología y objetivos.Pero también es el foro el marco en el que las élites quieren representar loséxitos alcanzados mediante un proceso de autorrepresentación frente a susconciudadanos. No cabe duda acerca del acierto a la hora de elegir dicho marco por las17Aunque todavía es pronto para poder analizar en detalle el edificio, remito a un ejemplo de recienteaparición con ciertos parecidos a estas termas. Vid. M. J. Balanza, J. M. Noguera, V. Velasco “Baño yocio. Las termas del foro” en J. M. Noguera, M. J. Balanza, Catálogo de la exposición Arx Hasdrubalis.La ciudad reencontrada. Arqueología en el Cerro del Molinete, Cartagena. Cartagena 2010, 90-116.18Sobre el tema véanse las últimas aportaciones en J. L. Jiménez “Los foros en las provincias deHispania: estado de la cuestión” en J. M. Noguera (edit) Fora Hispaniae. Paisaje urbano, arquitectura,programas decorativos y culto imperial en los foros de las ciudades hispanorromanas. Monografías delMuseo Arqueológico de Murcia 3, 2009, 41-68; a nivel de la provincia lusitana véase T. Nogales (edit)Ciudad y foro en Lusitania Romana. Studia Lusitana 4, 2010.
  16. 16. Apuntes de la urbanística romana en Córdoba11enormes posibilidades de publicitar dichos éxitos a través de pedestales, epigrafía yesculturas que sirven para retratar dichas elites locales que han alcanzado el triunfo;incluso, como en el caso de Torreparedones, este foro se ve como marco ideal para queestas mismas élites ejerzan sus deberes de evergesía a su ciudad mediante laconstrucción de edificios, o, en su caso, mediante la mejora de los mismos. No es otracosa lo que sucede en esta ciudad con el epígrafe del suelo del foro que recuerda el actode pavimentarlo por parte de un ciudadano perteneciente a estas mismas élites y al quealudiremos más tarde.Todo esto y mucho más es el foro en una ciudad romana; la suerte ha queridoque, en el caso de Torreparedones su estado de conservación sea tan bueno que nospermitirá un análisis detenido de sus estructuras y edificios que lo rodean y que seránobjeto de futuras intervenciones en años próximos.El foro de Torreparedones se nos presenta como una plaza enlosada (FIGURA9) con piedra caliza micrítica gris (procedente probablemente de la sierra de Córdoba),la misma con la que se pavimenta el foro cordobés, con un canal perimetral (FIGURA10) para desalojar el agua de lluvia mediante una tubería de plomo. Al foro se accede através del cardo máximo, que entra a la plaza a través de unos peldaños colocados en elextremo occidental del lado largo y sale por otras escaleras dirección norte que salvan lapendiente de la zona. Alrededor del mismo se levantan los distintos edificios oficiales:el templo al oeste, un largo pórtico al norte junto a una pequeña sala junto a la escaleranorte, al este una sala adornada con varios pedestales y al sur otro pórtico.La plaza forense es de forma casi cuadrada (24 por 22 metros) y estápavimentada con losas de piedra caliza micrítica, popularmente conocida como piedrade mina. Tiene como dato más característico una inscripción19en litterae aureae quecorre en el eje de la plaza (FIGURA 11), realizada en letras de bronce (hoydesaparecidas) así como tampoco se conservan algunas de las losas que componen estexto epigráfico, motivo por lo que no se puede hacer una segura lectura completa delmismo. El contenido de la misma ha sido objeto de un análisis en profundidad por partede A. Ventura20M(arcus) . Iunius .M(arci) .f(ilius) . Galeria . Marcellus ------ Aug)usti . forum .s(travit) . d(e) . s(ua) . p(ecunia), cuya transcripción exponemos a continuación:Y la traducción, que también debemos al trabajo de A. Ventura:“Marco Junio Marcelo, hijo de Marco, de la tribu Galeria… de Augusto,pavimentó el foro con su dinero”Nos encontramos, pues, con uno de esos ejemplos de actividad evergética a laque antes aludíamos según la cual un ciudadano de esta localidad, Marcus IuniusMarcellus, pavimentó el foro con su dinero. Falta una parte del texto en el que se nosdesvela parte del cursus honorum de este individuo, pero eso será motivo de análisispara futuros trabajos.19La importancia de la epigrafía forense ha sido puesta de realce en el trabajo de J. M. Abascal“Programas epigráficos en los foros romanos de Hispania” en J. M. Noguera (edit) Fora Hispaniae.Paisaje urbano, arquitectura, programas decorativos y culto imperial en los foros de las ciudadeshispanorromanas. Monografías del Museo Arqueológico de Murcia 3, 2009, 89-104.20A. Ventura “Torreparedones 2009: hallazgos epigráficos en el centro monumental de la ciudad romana”Madrider Mitteilungen (en prensa).
  17. 17. Carlos Márquez12Entrando al foro por el lado sur, lo primero que se aprecia en el lado occidentalson unas estucturas sobre tres peldaños que ocupan la mitad, aproximadamente, del ladooccidental y que han sido interpretadas como el pódium del templo (FIGURA 12).Dicho edificio apenas destaca, en su estado actual, del nivel de la plaza, contrariamentea lo que indican los cánones. Debido seguramente a varias reformas del edificio y de lamisma plaza (constatadas en varios lugares del yacimiento), el pódium del temploapenas se alza un metro por encima de la plaza. El único elemento que se nos haconservado es la moldura que decoraría el coronamiento del pódium, moldura queadoptaba forma de kyma recta que es de gran importancia para fechar este edificio en elperiodo augusteo en tanto nuevas excavaciones no nos den más datos a fin de concretardicha fecha. Esta moldura es la misma que dorna el llamado templo de Diana enMérida, fechado en los primeros años de la colonia21. El completo análisis que se hizosobre el templo emeritense en un estudio anterior22El lado norte del foro se compone, en su extremo occidental, de una escalera queasciende dirección N y que sería la continuación natural del cardo máximo dirigiéndosehacia el norte del yacimiento. A su lado se abre una pequeña estancia que podría servirde tabularium o archivo de la colonia. A ella de accede a través de 3 peldaños.aborda con precisión los paraleloscentro-itálicos en los que corroborar una cronología centrada en el siglo I antes denuestra Era. Barrera alude a la perduración, durante época augustea, de este tipo demolduras en algunos ejemplos hispánicos e itálicos, al que con toda probabilidad habríaque sumar el ejemplo en Torreparedones.A su lado se extiende un pórtico muy alargado (FIGURA 13). Se trata de unedificio cuyas dimensiones exactas aún no se conocen, pero que es el fruto de unaremodelación clara de un edificio anterior: la presencia en los extremos de basas áticasasí lo pone de manifiesto. La presencia de varias basas de gran tamaño realizadas enpiedra de mina y la aparición de dos esculturas acéfalas, una masculina y otra femenina,destaca la importancia que en el conjunto forense, debió tener esta sala.Efectivamente, este pórtico norte ha deparado algunas sorpresas como son laaparición de dos esculturas, casi completas, representando un togado y una figurafemenina vestida. Además, como hemos dicho, se constata la realización de diversasreformas en este espacio por la presencia de distinto material arquitectónico que nopuede explicarse de modo distinto. La fase más antigua está representada por elementosarquitectónicos hechos en piedra calcarenita (FIGURA 14) y recubiertos de estucocuyas características morfológicas, en el caso de las basas (similar desarrollo de lasbasas, escocia apenas desarrollada, ausencia de plinto) nos indican una fase realizadahacia el cambio de era. Con posterioridad se reforma este espacio mediante la inclusiónde unas basas completamente distintas y que se encuentran sobre los peldaños quecomunican el pavimento forense con el de este pórtico. En realidad, estamos frente apiezas cuya molduración responde más a pedestales honoríficos que a basaspropiamente dichas. Difícil explicación tiene en este momento esta aparentediscordancia que se deberá con toda probabilidad a la rápida construcción de todo estesector forense que requeriría la actuación de varios talleres locales o regionales. Lasimilitud de molduración de estas basas respecto a las molduras inferiores de pedestales21Que ocurriría en el año 24 antes de C. Sobre esta fecha véase A. Stylow, A. Ventura “6. Los hallazgosepigráficos” en R. Ayerbe et alii, El foro de Augusta Emerita. Génesis y evolución de sus recintosmonumentales, Anejos de AEspA LIII, 2009, 520)22J. M. Alvarez, T. Nogales, Forum Coloniae Augusta Emeritae, Mérida 2003, 146 ss; J. L. de la Barrera,La decoración arquitectónica de los foros de Augusta Emerita, Roma 2000, 139 ss.
  18. 18. Apuntes de la urbanística romana en Córdoba13rectangulares pueden darnos una pista en la realización de todos estos materiales porparte de unas maestranzas más habituadas en la realización de pedestales honoríficos ycuya tarea se aprovecharía para realizar también las basas del pórtico norte cuyocomentario ahora concluimos para analizar de forma somera parte de la decoraciónescultórica aparecida en esta estancia y que representa una parte solamente delprograma escultórico que hubo de tener el foro de Torreparedones. Como decíamos, dosesculturas completas acéfalas han aparecido mientras se procedía a la excavación deesta parte del foro. Son algo inferiores al tamaño natural y representan un togado y unafigura femenina vestida.El togado representa a un personaje masculino portando la toga, símbolo delstatus ciudadano. De apariencia muy maciza, la pieza (FIGURA 16) se sostiene en elpie izquierdo, estando el derecho flexionado. La toga cubre todo el cuerpo hasta lostobillos donde se aprecia la lacinia. El balteus es ancho y horizontal, sobre el que sedestaca el umbo en forma de U. El sinus no alcanza la rodilla derecha. Los plieguestienen una notable profundidad y una técnica esmerada. Para conocer la cronología de lapieza, hay que analizar el modo en que se labran algunos detalles de la toga; porejemplo, la inclinación del balteus (que sea más o menos horizontal) o el vuelo del sinus(que llegue o no a la rodilla del personaje) Ambos elementos nos indican que estaescultura forma parte de una producción fechable en el periodo julio-claudio, más enconcreto entre los principados de Tiberio y Claudio.En lo que se refiere a la escultura femenina (FIGURA 15), se encuentra muydañada en su hombro izquierdo, desaparecido en su totalidad junto al pecho. Tampocose conserva el antebrazo derecho y las dos manos. La pieza va cubierta con un mantoque deja al descubierto, en parte, el brazo derecho y tras formar un umbo que atraviesaen diagonal el pecho, la tela se apoya en el hombro opuesto y cae por la espalda. Estaescultura representa al tipo Kore.La representación de figuras femeninas vestidas con los ropajes típicos de lasmatronas romanas o con ropajes de corte greco-helenístico es normal en ámbito públicoy privado a partir del periodo republicano. En concreto, el tipo al que pertenece la figuraahora comentada es el tipo Koré, cuyo prototitpo se remonta a finales del siglo IV a. deC. y su empleo se detecta al menos hasta el siglo III de C. En los territorios hispanos eltipo fue muy popular a tenor de las numerosas copias conservadas, desde épocapreaugustea hasta fecha adrianea.Tan importantes como estas dos piezas es la aparición, fuera de contextoarqueológico en la excavación o bien recuperadas años antes en esta zona, de variosfragmentos escultóricos más que concluyen en la existencia de un extraordinarioprograma escultórico y que está compuesta además de las ya vistas por un retrato delemperador Claudio (FIGURA 17) que parece haberse realizado de un retrato de suantecesor en el trono, el emperador Calígula; además, una estatua con el mantorodeando la cintura del personaje desnudo (tipo Hüftmantel) y un fragmento de la botade una escultura que representa un personaje con vestimenta militar, una esculturathoracata. Un estudio en profundidad de estas piezas se está realizando en la actualidad,al que remito para mayor información.Para finalizar nuestro recorrido por el foro, el lado oriental es el lugar donde sehan localizado varios pedestales rectangulares con una molduración similar a las basasdel pórtico norte, pedestales que sostendrían estatuas representando a personajes ilustresde aquel municipio bético. Su estado de conservación (junto al lado sur del foro) y la
  19. 19. Carlos Márquez14falta de más excavaciones avalan la idea de no profundizar en su análisis ni muchomenos en su interpretación.APÉNDICE FOTOGRÁFICOVista parcial del yacimientoFIGURA 1. Foto aérea de TorreparedonesFIGURA 2. Vista aérea de los torreones de la puerta oriental
  20. 20. Apuntes de la urbanística romana en Córdoba15FIGURA 3. Santuario de Torreparedones. Vista de la cellaFIGURA 4. Puerta orientalFIGURA 5. Vista aérea de los torreones de la puerta oriental
  21. 21. Carlos Márquez16FIGURA 6. FASE I macellumFIGURA 7. Capitel macellumFIGURA 8. Hipocasutum termas
  22. 22. Apuntes de la urbanística romana en Córdoba17FIGURA 9. Foro. Vista generalFIGURA 10. Canal perimetral del foro de TorreparedonesFIGURA 11. Inscripción
  23. 23. Carlos Márquez18FIGURA 12. Escalinata de acceso al templo en el momento de su descubrimientoFIGURA 14. Basa de la primera fase del pórtico norteFIGURAS 16 y 17. Estatua femenina vestida. Togado del foro
  24. 24. 19ANUARIO DE HESPÉRIDES. INVESTIGACIONES CIENTÍFICAS EINNOVACIONES DIDÁCTICAS (Málaga), vol. 17-18, págs. 19-52.LOS MUSEOS LOCALES DE CÓRDOBA Y SUASOCIACIÓN PROVINCIALFernando Leiva BrionesProfesor y Secretario de la Asociación Provincial de Museos Locales de CórdobaQuiero dejar constancia, en primer lugar, de mi agradecimiento a la AsociaciónHespérides por haberme invitado a la participación en este Congreso y a todos losDirectores de los Museos Locales por su inestimable ayuda.RESUMENEl núcleo principal del presente trabajo trata sobre el nacimiento y desarrollo deun hecho bastante significativo ocurrido en nuestra provincia a finales de la últimacenturia del pasado milenio: la creación de la Asociación Provincial de Museos Localesde Córdoba, nacida con el propósito de aunar esfuerzos entre los museos municipales ycompartir inquietudes y experiencias entre los mismos. Este acontecimiento, pionero ennuestra Comunidad, lo es probablemente en España y allende de nuestras fronteras.Pero previamente, aludiremos a leyes, decretos y órdenes1promulgados sobrePatrimonio con anterioridad e incluso tras la creación de la mencionada Asociación.Finalizaremos enumerando los Museos Provinciales de Córdoba asociados ycomentaremos la situación en que se hallan y los problemas acuciantes a los que seenfrentan.PALABRAS CLAVE: Asociación, centralismo, Decreto, depósito, excavación,hallazgo, Ley, musealización, Museos Locales, Orden y Patrimonio Histórico,1Bastantes se encuentran hoy modificados o derogados. El traerlos a colación es simplemente recordandola evolución de los mismos.VOLVER AL ÍNDICE
  25. 25. 20Fernando Leiva Briones1. Museos y colecciones, sus iniciosHarto es conocida la etimología del término Museo (museion o museum, yaproceda del griego o del latín) y su significado como lugar donde habitan las míticasmusas inspiradoras y patrocinadoras de las Artes y las Ciencias, concepto que havariado con los tiempos, pasando de la primitiva concepción estática (almacenamiento yexhibición de colecciones de objetos) al dinamismo que hoy posee.Según el ICOM (Consejo Internacional de Museos), Museo es una instituciónpermanente sin fines de lucro, al servicio de la sociedad y abierto al público queadquiere, conserva, investiga, comunica y exhibe para su estudio, educación y deleitelos testimonios heredados del Hombre y de su entorno natural. Los responsables de losmismos han de protegerlos y dotarlos de suficientes recursos humanos y financieros ode otra índole2Por nuestra parte, entendemos que un Museo es el lugar en el que no sólo semuestra de manera más o menos permanente el Patrimonio Cultural y Natural delHombre, sino que es un espacio donde se pretende dar vida a lo expuesto (fondos)usando de ciertas pericias (formas) por personal idóneo, con el fin de hacer agradable yprovechosa la estancia al visitante tras la contemplación y comprensión de lo allíexistente, induciéndole, al mismo tiempo, a su participación activa, ya sea preguntando,comentando, valorando, investigando, publicando e incluso haciendo réplicas de lo allíobservado y poniendo en práctica la teoría aprendida..El origen de los museos es tan antiguo que me atrevería a decir que museo ypersona corren paralelos en el tiempo. De acuerdo con esta premisa, un museo puedecrearse en el mismo momento en que una persona toma conciencia del valor querepresenta un objeto o lugar determinado y lo atesora, usa, aprecia y protege. Así, p. e.,los aderezos usados por un individuo o que le acompañan, ya en vida, ya en la tumba,pueden constituir en su conjunto (persona y complementos) un museo más o menosamplio, y no digamos de los ornamentos existentes en un enterramiento ibero o romano,en una tumba principesca o en una pirámide egipcia o maya, dado que esas mismasconstrucciones pueden constituir en sí un auténtico museo. La misma idea podríatenerse de un monumento megalítico, de un recinto fortificado, de las ruinas proto ehistóricas, de un paisaje kárstico y de los espacios cultuales, los llamados loca sacralibera.En las arcaicas civilizaciones mesopotámica, egipcia y griega ya existíacuriosidad por el Pasado y se coleccionaron aquellos objetos tenidos como propios delegendarios héroes y de pueblos más antiguos, llegándose a copiar, incluso, piezasdifíciles o imposibles de conseguir.Con la expansión romana llegaron a la capital del Imperio ingentes cantidades depiezas de arte procedentes de las conquistas, obras exhibidas en los desfiles triunfalespor los victoriosos generales y emperadores como botín de guerra.Durante la mal llamada “Época Oscura Medieval”, monjes de diversos lugaresrecopilaron, estudiaron y copiaron obras antiguas (inscripciones sobre todo)rescatándolas del anonimato, enseñándolas a sus coetáneos y transmitiéndolas a las2Son conceptos recogidos en el Código de Deontología del ICOM para los Museos, según acuerdotomado en la 21 Asamblea General celebrada en Seúl el 8-10-2004 por los profesionales de los museosadscritos a dicha Organización.
  26. 26. Los museos locales de Córdoba y su asociación provincial21generaciones futuras. Y el mismo San Isidoro, con sus Etimologías, aportó interesantesdatos sobre arquitectura, pintura y otros materiales de su tiempo y anteriores.El hombre renacentista, con su apasionado afán por resucitar la Cultura Greco-Romana3, estudió y restauró viejas construcciones4En la época barroca, los países afines a la Contrarreforma, partidarios de lasimágenes frente a la iconoclastia protestante, convirtieron los interiores y fachadas delos edificios religiosos en verdaderos museos., acopió estatuas, monedas einscripciones (e hizo réplicas y traducciones de las mismas) rememorando vida ycostumbres de épocas pasadas. Uno de esos estudiosos fue el hispano Marqués deVillena, que, en su Arte Cisoria, se refería a ciertos útiles líticos y de cobre que gentesdel Pasado emplearon en sus labores culinarias.Los ilustrados del siglo XVIII, con sus actitudes secularizadora y progresista,fomentaron el conocimiento y protección de la Cultura y, por ende, del PatrimonioHistórico5, en lo que jugaron un importante papel las novísimas Reales Academias yBibliotecas instituidas, caso de España, a imitación de las francesas por la dinastíaBorbónica, entronizada en nuestro país a comienzos del setecientos. Aquí, el primerBorbón, Felipe V, y bajo su protección, creó la Real Academia de la Historia por RealDecreto el 18 de abril de 1738. Cuarenta años después, su tercer hijo, Carlos III, dictóen 1779 una Norma en defensa del Patrimonio Cultural y Artístico prohibiendo la ventay salida de objetos antiguos considerados como valiosos, y en tiempos de su hijo ysucesor, Carlos IV, por la Instrucción de 6-6-1803 encargaba a la Real Academia de laHistoria de la protección y conservación de los monumentos históricos. Un año mástarde se fundaron las Comisiones -Central y Provinciales- de Monumentos63De suma importancia fue el descubrimiento de la Domus Aurea y las aportaciones de Chrysoloras,Chalcondylas, Argyropoulos y Bessarión llegados a Italia huyendo de Grecia ante la amenaza turca..4Interesante es la Historia de España de D. Lorenzo de Padilla, obra que dedica al emperador Carlos V yen donde describe diferentes ruinas antiguas.5Es en este siglo (el de las Luces o Ilustración) cuando se inauguran los grandes museos, más biencolecciones, de todo tipo: la Colección Arqueológica o Museo Villaceballos de Córdoba (s. XVIII,volveremos más tarde sobre la misma), el Museo del Prado (proyectado en tiempos de Carlos III einaugurado en 1819), el Real Gabinete de Historia Natural o Museo de Ciencias Naturales de Madrid(1752), El Museo Británico de Londres (1759), el Museo del Louvre (1793) y el Museo ArqueológicoNacional de Nápoles (1777). De capital importancia fueron los contactos de eruditos con Oriente (p. e.,Winkelmann, alemán, considerado como el padre de la Arqueología, que excavó Herculano y Pompeya) yel patrocinio de los monarcas ilustrados, como Luis XIV en Francia, Federico II en Prusia y Felipe V ysus hijos, Fernando VI y Carlos III, en España.6En el siglo XIX, en nuestro continente surgió una pléyade de eruditos interesados en descubrir, excavary coleccionar. Se organizaron las primeras expediciones calificadas como científicas y se inventariaronsingulares yacimientos en el Próximo Oriente y en el Mundo Clásico: Thomas Young y Jean-FrançoisChampollion descifraron la piedra de Rosetta, Ferdinand Mariette descubrrió el Escriba y sacó a la luznumerosas esfinges, mastabas y tumbas; se excavó en Mesopotamia hallándose la Piedra Michaux (quetambién fue llevada a Francia) y numerosas tablillas con extraños signos cuneiformes. Schliemann excavóTroya y Micenas y Sir Arthur Evans lo hizo en los palacios cretenses de Knossos y Faistos. Por entonces,en Europa Occidental se dataron industrias líticas paleolíticas, el hombre de Neanderthal y el deCromagnon. Fueron primordiales las figuras del español Marcelino Sanz de Sautuola y su hija María,debido al descubrimiento de las pinturas de la cueva de Altamira; del francés Boucher de Perthes(llamado el Padre de la Prehistoria), del también francés Henri Breuil y del alemán Obermaier (siglosXIX-XX), quienes dieron un fuerte impulso al conocimiento del arte parietal y mueble del Paleolítico enla región franco-cantábrica. Las piezas exhumadas acabarían en los principales museos del Mundo.Capital importancia tuvo el siglo decimonónico en la creación y evolución de los museos, si bien seguíansiendo todavía meras colecciones de piezas de todo tipo. Se crearon, entre otros, el Servicio deAntigüedades de Egipto (1835), el Museo Austríaco de las Artes (1864), el Museo ArqueológicoNacional de Atenas (1866), el Conjunto de Museos Romanos con la denominación Museo Nacional
  27. 27. 22Fernando Leiva BrionesA raíz de la Desamortización de Mendizábal (1835), se crearon por Real Ordende 29-7-1835 las Comisiones con el fin de recoger, clasificar e inventariar los bienesprocedentes de los conventos suprimidos. Al frente de las mismas estuvieronAcadémicos Correspondientes de la Real Academia de la Historia y se instituyó lafigura de Inspector de Antigüedades de Andalucía. El primero en ocupar el cargo fue elegabrense Manuel de la Corte Ruano Calderón (nombrado por Real Orden de 9-10-1838), destinado solamente en la provincia de Córdoba. Su trabajo consistió en informarde los hallazgos habidos en Carcabuey, El Carpio, Baena, Fuente-Tójar, Cabra, Montillay sobre el descubrimiento de un panteón romano en el cortijo de las Vírgenes de Baena(Castro el Viejo), donde se emplazó la antigua Ituci Virtus Julia (ALMAGRO yMAIER, 2003: 182).Ana María Vicent, al referirse a la Colección Arqueológica Villaceballos (oMuseo del mismo nombre), cuenta que Pedro Leonardo de Villaceballos (s. XVIII)reunió en su casa de Córdoba una colección de antigüedades formada a base demonetarios (de los mejores de España), una gran serie de inscripciones latinas y árabesy muchas esculturas; pero que en la siguiente centuria (en el XIX) desaparecieron lasmonedas y bastantes inscripciones. El resto lo vendieron sus descendientes al marquésde Casa Loring pasando a engrosar su grandiosa Colección Arqueológica (o Museo) queposeía a las afueras de Málaga. A pesar de los esfuerzos que hizo Ana María desde supuesto como Directora del Museo Arqueológico Provincial de Córdoba, el material nose recuperó para esta ciudad, sino que pasó a los fondos del Museo de Málaga. Vicentconcluye esta noticia diciendo que “La dispersión, pérdida y fuga a otros lugares es eldestino final, a la larga o a la corta, de todas, sin excepción conocida, las coleccionesparticulares” (VICENT, 1984-85: 35).En 1844, se constituyó en Córdoba la Comisión Provincial de MonumentosHistórico-Artísticos. Su propósito fue recoger el mayor número de obras de arte ydocumentos existentes en los edificios religiosos que, a raíz de la Desamortización,habían quedado a merced de los acontecimientos. Con los materiales recopilados en1862, se creó el Museo de Bellas Artes de Córdoba, Institución que también podríaalmacenar piezas arqueológicas procedentes de la capital y, si se reunían suficientes,podría pensarse en la creación de otro museo, el Arqueológico Provincial, como ocurrióen 1867 a propuesta de don Luis Maraver y Alfaro. Sólo restaba conseguir cuantas máspiezas, mejor. Para ello, la Comisión remitió pertinentes escritos a las personalidadesmás influyentes de los pueblos, a fin de que enviasen las piezas arqueológicas queposeyeran o que pudieran conseguir7Romano (1890), el Museo Arqueológico Nacional de Madrid (1867), el Museo de Bellas Artes deCórdoba (1862) y el Museo Arqueológico de Córdoba (1866-67).. En octubre de ese año, a indicación de la Real7Uno de los escritos fue dirigido a don Juan de Dios Leiva, cura-párroco de Fuente-Tójar. Llevaba porfecha 21-10-1866. El cura respondió el 8 de noviembre de ese año diciendo que cuantos objetosarqueológicos poseía los ponía a disposición de la Comisión de Monumentos; pero que doña María de laSierra Arroyo, maestra de la localidad, era quien tenía más piezas. La Junta Gestora cordobesa escribió ala maestra una carta similar a la enviada a párroco; sin embargo, doña María, no respondió, por lo quedesde la capital se le volvió a mandar otra circular el 14-3-1867, esta vez a través del cura. A la segundasolicitud, la Sra. Arroyo manifestó que las piezas que tenía –unas dos cargas- se las había hecho llegar alMarqués de la Corte -Juan Antonio de la Corte Ruano- y que ya no obraban en su poder más; noobstante, el 29 de marzo, la maestra envió a Córdoba abundantes piezas con destino al Museo. Una vezexaminados los materiales, el 1 de abril de ese año se le comunicó al Gobernador Civil de Córdoba elhecho, quien dispuso que la Comisión mandase un representante de la misma y un arquitecto con el fin deque explorasen el lugar en donde se decía que aparecieron las piezas y practicasen unas excavaciones. Atal efecto, se personaron la mañana del 13 de abril en Fuente-Tójar don Luis Maraver y don MarianoLópez Sánchez (Arquitecto del distrito de Montoro) comenzando los trabajos de campo ese mismo día en
  28. 28. Los museos locales de Córdoba y su asociación provincial23Academia de la Historia, la Comisión Cordobesa nombró Conservador del recién creadoMuseo Arqueológico al Inspector de Antigüedades Sr. Maraver (VICENT, 1984-85: 34-36).El 1-7-1867, se solicitó a la Comisión Mixta de las Provinciales de Monumentosla creación de Sociedades Arqueológicas en Puente Genil y de una Sociedad deExcavaciones en Andalucía (ALMAGRO y MAIER, 2003: 184 y notas 58 y 59), altiempo que sugería la Real Academia al Ministerio de Fomento que fijara las normassobre los descubrimientos de monumentos y las relaciones entre descubridor y dueño delos terrenos, así como el destino de los objetos encontrados (Ibídem, nota 60). Lasexcavaciones se llevaron a cabo en nuestra provincia en Fuente-Tójar y Almedinilla acargo de don Luis Maraver y Alfaro en el año 1867 (ALMAGRO y MAIER, 2003: 185,notas 63 y 64)8Desde esos momentos, cualquier pieza (escultura, inscripción, vasija, arma…)que apareciese en Córdoba capital o en sus pueblos y que tuviera cierto valor intrínsecopasaría a engrosar los fondos de los museos, tanto del Provincial como del Nacional yotros más alejados: Barcelona, París, Londres… y de colecciones particulares.9Siglos XX-XXI. Si a ellole unimos los estragos producidos por los agentes atmosféricos, los destrozos in situ deenterramientos, piezas y restos arquitectónicos a consecuencia del laboreo y losestropicios debido a la incultura y falta de concienciación de los lugareños trapicheandocon los hallazgos, podremos hacernos una idea de lo desaparecido.10.- Comenzando la vigésima centuria del pasado milenio, ydependiente del Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes, se creó unaSubsecretaría asumiendo competencias en materia de Patrimonio Histórico11la necrópolis de La Cabezuela. Sacaron más de “ciento cuarenta y tantos objetos” y una cantidad sindeterminar de objetos de hierro y de cobre. Todo ello en dos días que duraron las faenas. El materialhallado engrosó los fondos del Museo Arqueológico cordobés (VICENT, 1984-85: 45-47)., cuyoobjetivo era evaluar y conocer el patrimonio existente en el territorio nacional, siendolos Reales Decretos de 1 de junio de 1900 y de 14 de febrero de 1902 quienes señalabanlas normativas para redactar el Catálogo Monumental de España por provincias. En8Cf. nota anterior.9Y no fue sólo en nuestra provincia, véanse en el s. XIX: El padre Fidel Fita (Epigrafía romana de laciudad de León, 1866. Interesante es el trabajo “Fidel Fita y la epigrafía hispano-romana”, 1996, de JuanManuel Abascal Palazón, publicado en el BRA de la Historia, 193), Eduardo Saavedra (por sucontribución al CIL, II y sus excavaciones en Numancia desde 1853), Manuel de Góngora y Martínez(Antigüedades Prehistóricas de Andalucía, 1868), Emilio Hübner (Inscriptiones Hispaniae Latinae, 1869,cfr. CIL, II; Monumentos epigráficos en las islas Baleares, 1888), Aureliano Fernández Guerra (Nuevasinscripciones de Córdoba y Porcuna, 1887), Manuel de la Corte Ruano, Inspector de Antigüedades deAndalucía (Biografía y Expedientes), los hermanos Enrique y Luis Siret (Las primeras edades del metalen el Sudeste de España, 1890). Siglo XX: En las primeras décadas de este siglo se creó la Junta Superiorde Excavaciones y Antigüedades, organismo que subvencionaba y dirigía multitud de excavaciones portodo el solar hispano. Los trabajos, en su mayoría, vieron la luz en Las Memorias (y decimos en sumayoría, pues los hay, que por diversos motivos, aún no lo han hecho, llegando, incluso, a lo peor:muchas piezas se dispersaron y nunca se sabrá en qué lugar aparecieron; otras se vendieron y otrassalieron de España, como ocurrió con muchos materiales hallados por George (Jorge) E. Bónsor -vid. sustrabajos sobre Carmona, los Alcores, expediciones por el Guadalquivir, Palma del Río… y sucolaboración con Pierre Paris y relación con el The Hispanic Society of America-), con los hallazgos deParis y Engels, y con las piezas llevadas a Alemania por el germanófilo Julio Martínez Santaolalla.También decir que muchas memorias que debieron haberse publicado no se hicieron a causa del estallidode la Guerra Civil, como le ocurrió a Navascués y de Juan.10En otros lugares más arriba nos hemos referido a Reales Decretos, Normas y Órdenes promulgados enlos siglos XVIII y XIX en defensa del Patrimonio Histórico Español.11Lo relacionado con el mismo se centralizaba en la Dirección General de Bellas Artes.
  29. 29. 24Fernando Leiva Brionesmedio de esas fechas, por Real Decreto de 29 de noviembre de 1901, se había aprobadoel Reglamento de Excavaciones y el de los Museos Arqueológicos del Estado,regentados éstos por el Cuerpo Facultativo de Archiveros, Bibliotecarios yArqueólogos. Unos días después, el 3 de diciembre se estableció el Funcionamiento yFunción Pública de los Museos.Transcurridos diez años, el 7 de julio de 1911, se promulgó la Ley deExcavaciones Arqueológicas y Antigüedades, que reglamentó las pautas para efectuarexcavaciones artísticas y científicas incluyendo los permisos y sanciones. Dicha Ley,señalaba la prioridad del interés público sobre el privado, por lo que pasaban apropiedad del Estado todos los hallazgos, procedieran de excavaciones científicas ocasuales.El 1 de marzo de 1912, se crearon la Junta Superior de Excavaciones yAntigüedades y el Cuerpo de Delegados. Asimismo, se dictaron normativas para laconfección del Inventario y otras reglas contra los expoliadores del Patrimonio; sinembargo, tres años más tarde, en 1915, la Dirección General de Bellas Artes fijó otranorma disminuyendo las competencias de las Comisiones Provinciales. Con la Ley deMonumentos, el Estado garantizaba su conservación al declararlos de interés general.El 9 de enero de 1923, se promulgó el Real Decreto (publicado en la Gaceta aldía siguiente) sobre enajenación de obras artísticas, históricas o arqueológicas queestaban en posesión de la Iglesia. En dicho Decreto se recalcaba, una vez más, que es elEstado el propietario de todos los bienes nacionales. Un trienio después, el 15-8-1926,entró en vigor el Decreto-Ley de 9 de agosto de 1926 (Decreto Callejo) sobre laProtección, Conservación y Acrecentamiento de la Riqueza Artística, tanto de los bienesmuebles como inmuebles, incluyendo aquellas zonas naturales que por su belleza lorequerían. Fue un Decreto moderno para su época, precursor del actual sobre BienesCulturales.En tiempos de la Segunda República, apareció la Ley del Patrimonio ArtísticoNacional (13 de mayo de 1933), en donde constaba que toda la riqueza existente enEspaña, independientemente de quien fuera el dueño, constituía el tesoro Cultural de laNación y estaría bajo el control y conservación del Estado, que podría expropiar yprohibir su exportación y venta (Cf. GARCÍA FERNÁNDEZ, Javier, 2009: 105-164).Siendo Eugenio d´Ors Director General de Bellas Artes, y a punto de concluir laContienda Civil Española, se creó por Orden Ministerial (9-3-1939) la ComisaríaGeneral de Excavaciones Arqueológicas, organismo conocido como CGEA1212Era ministro de Educación Nacional Pedro Sainz Rodríguez, cargo del que renunció el 27 de abril de1939. Pasó entonces a ocupar dicha Cartera José Ibáñez Martín el 9 de agosto de ese año. Ambos en laEspaña Franquista (Primer y Segundo Gobierno, respectivamente). La CGEA se transformó en 1955 en elServicio Nacional de Excavaciones Arqueológicas (SNEA).. En eltexto se preveía disponer a partir del 30-4-1941 de una serie de colaboradores localessin honorarios (maestros, profesores de institutos, médicos, curas, farmacéuticos…)posibilitando que organismos con ciertas competencias, como las Diputaciones,programasen políticas autónomas de arqueología frente a lo marcado por la CGEA. Fueel primer intento de descentralizar la arqueología española al apoyarse, dadas lasescasas partidas presupuestarias, en las Diputaciones, Cabildos, Ayuntamientos, etc.surgiendo la figura del Comisario Arqueológico en muchas capitales de provincias yAyuntamientos, lo que supuso una mayor vigilancia e investigación del patrimonio y lacreación de museos provinciales y locales (MEDEROS, 2003-2004: 12-13).
  30. 30. Los museos locales de Córdoba y su asociación provincial25En Sesión celebrada el 13-12-1979, la Comisión Provincial Cordobesa dePatrimonio Histórico Artístico13, recogía, entre otras cuestiones14En 1984, se reglamentaban los trámites autorizando la creación de Museosbasándose en el Art. 5.1 de la Ley de Museos 2/1984 (9 de enero) de la ComunidadAutónoma Andaluza: “Los Organismos Públicos y las personas físicas o jurídicasinteresadas en la creación de museos promoverán, ante la Consejería de Cultura eloportuno expediente, debiendo garantizar en todo caso, la conservación y elmantenimiento de los bienes culturares que integran los fondos fundacionales o futurosdel museo, en la forma reglamentaria que se determine […] A tal efecto, debe iniciarseel procedimiento oportuno con las formalidades previstas en la Ley de Museos…que la defensa delEstado por la protección de las antigüedades (obras de arte y productos industrialespertenecientes a las edades prehistóricas, antigua y media) ha motivado la publicaciónde normas proteccionistas. Dicha normativa se refleja en la Ley 7-7-1911, en el RealDecreto de 1-3-1912, en la Ley de 13-5-1933, en el Decreto de 16-4-1936, en laResolución de la Dirección General de Bellas Artes de 14-7-1960 y en el ConvenioEuropeo para la Protección del Patrimonio Arqueológico, al que España se adhirió el18-2-1975. Como preceptos se recogían: Se prohíbe el deterioro de las Antigüedades, elEstado es el propietario de las antigüedades halladas fortuitamente, se indemnizará aldescubridor del hallazgo, las ruinas y antigüedades podrán pasar a propiedad del Estadomediante el expediente de utilidad pública y previa indemnización, los exploradores noautorizados son responsables y pérdida de los hallazgos y de indemnización, lasautoridades locales, Guardia Civil… deben dar cuenta a la autoridad de los hechos quesupongan la transgresión de estas normas, todo español ha de dar cuenta de cualquierhallazgo… los hallazgos se depositarán provisionalmente en el Museo Arqueológico…a excepción del producto de excavaciones autorizadas por la Dirección General delPatrimonio Artístico, Archivos y Museos y realizadas por los Ayuntamientos en sustérminos. Como medida precautoria para la protección de yacimientos conocidos, dondeno era previsible la realización de excavaciones en un plazo inmediato y existía laposibilidad de que fueran alterados, se declaraban Zonas de Reserva Arqueológica… 1,en Almedinilla; 4, en Baena; 3, en Cabra; 5, en Castro del Río; 2, en Córdoba; 2, enDoña Mencía; 2, en Fuente Obejuna; 1, en Fuente-Tójar; 4, en Luque; 1, en Montoro; 4,en Nueva Carteya; 4, Priego de Córdoba; 1 en, Santaella; y 1, en Valenzuela.15”…debiéndose presentar la Documentación en la Delegación Provincial de Cultura…1613Organismo de la Delegación Provincial dependiente del Ministerio de Cultura..14Conozco el oficio por una fotocopia que me facilitaron en el Ayuntamiento de Cabra. Fue enviado alalcalde de la ciudad el 14-12-1979 (recibido el escrito el 18-12, registro de entrada nº 7042). Iba firmadopor don Manuel Nieto Cumplido. En el encabezamiento se lee: “Comunicación de la Comisión Provincialdel Patrimonio Histórico Artístico de Córdoba sobre el destino de los hallazgos arqueológicos fortuitos yla constitución de Zonas de Reserva Arqueológica”.15Esta Ley fue modificada parcialmente por la Ley 1/1991 del Patrimonio Histórico de Andalucía.16La documentación exigida por la Dirección General para la iniciación del expediente…será: a)Solicitud para la autorización del museo. b) Memoria que recogiendo las propuestas teóricas del museo yla definición de sus objetivos incluyendo 1º.- Programa museológico: justificación del interés de lacreación del Museo y tipología, definición del ámbito cultural del futuro Museo, su enfoque y argumentosque sustentarán la instalación permanente del mismo; división funcional por áreas (salas y servicio),visitantes (perfil y media anual, incidencia local y comarcal). 2.- Proyecto museológico: Inventario debienes muebles (origen de los fondos fundacionales del Museo, propiedad y procedencia de losmismos…), características del inmueble (entorno, propiedad, aspectos históricos, planimetría,documentación…), distribución de las instalaciones (almacenes, talleres, aseos…), equipamiento,instalación de los fondos, recursos didácticos. 3.- Programa institucional (organismos públicos y privadosy personas que apoyan la iniciativa): detalles del presupuesto anual y del personal que atenderá el Museo,
  31. 31. 26Fernando Leiva BrionesLas disposiciones recogidas en la Orden Ministerial de abril de 194117adquirieron nuevas dimensiones con la Ley 16/1985 del Patrimonio Histórico Españolde 25 de junio18, Ley basada en el artículo 46 de la Constitución Española de 1978:“Los poderes públicos garantizarán la conservación y promoverán el enriquecimientodel Patrimonio Histórico, Cultural y Artístico de los pueblos de España y de los Bienesque lo integran, cualquiera que sea su régimen y titularidad. La Ley Penal sancionarálos atentados contra ese Patrimonio”19Un nuevo impulso experimentará Andalucía sobre materia arqueológica con laResolución de 28 de abril de 1988 de la Dirección General de Bienes Culturales.20, queregulaba los permisos para la realización de actividades arqueológicas de urgencia ennuestra Comunidad21financiación). En la Disposición Derogatoria Única (Ley 8/2007, de 5-10-2007, BOJA 205) se contempla:1º Queda derogada la. En ese momento, las Administraciones Central y la AutonómicaLey 2/1984, de 9 de enero, de Museos, así como cuantas otras disposiciones seopongan a lo dispuesto en la presente Ley. 2 Mientras no se produzca el desarrollo reglamentario de lodispuesto en la presente Ley, conservarán su vigencia las normas del Reglamento de Creación de Museosy de Gestión de Fondos Museísticos de la Comunidad Autónoma de Andalucía, aprobado por el Decreto284/1995, de 28 de noviembre, en lo que no se opongan a la presente Ley.17Con posterioridad, en 1957, en todo lo relativo con hallazgos y excavaciones arqueológicas, laDirección General de Bellas Artes publicó La Legislación sobre el Tesoro Artístico Nacional, en donde serecogían las Leyes de 7-7-1911 y de 13-5-1933, el Reglamento de 16-4-1936 y el Decreto de 2-12-1955.18Cf. Ley de 13/1985 de 25 de junio del Patrimonio Histórico Español (29 de junio de 1985, BOEnúmero 155). La Ley 16/1985 de 25 de junio se completa y desarrolla con el Decreto 284/1995 de 28 denoviembre amplíándose la Ley 2/1984 de Museos de Andalucía. En la nueva se aprueba el Reglamento deCreación de Museos y Gestión de Fondos Museísticos de la Comunidad Autónoma de Andalucíaestableciendo, a su vez, los cauces a seguir para la inscripción de los Museos Locales en el Registro deMuseos de Andalucía, infra.19La Carta Magna Española recoge, además, otras normas referentes al Patrimonio Histórico, ya sea en elPreámbulo o en el desarrollo: El Patrimonio Histórico Español es el principal testigo de la contribuciónhistórica de los españoles a la civilización universal… La protección y el enriquecimiento de los bienesque lo integran constituyen obligaciones fundamentales que vinculan a todos los poderes públicos… EstaLey contempla, tanto los bienes muebles como los inmuebles y su protección, acrecentamiento ytransmisión a las generaciones futuras del Patrimonio Histórico Español de interés artístico, histórico,paleontológico, arqueológico, etnográfico, científico, técnico, documental y bibliográfico, los yacimientosy zonas arqueológicas, los sitios naturales, jardines y parques con valor artístico, histórico oantropológico. Estos bienes deberán ser inventariados o declarados de interés cultural en los términosprevistos en esta Ley. Son deberes y atribuciones esenciales de la Administración del Estado… garantizarla conservación del Patrimonio Histórico Español, promover el enriquecimiento del mismo y fomentar ytutelar el acceso de todos los ciudadanos a los bienes comprendidos en él protegiéndolos contra laexportación ilícita y la expoliación recuperándolos cuando hubiesen sido ilícitamente exportados.Asimismo, fomentará el intercambiando cultural con los Estados y Organismos internacionales. LasAdministraciones Autonómicas y Ayuntamientos colaborarán con la Administración del Estado. Seentiende por expoliación toda acción u omisión que ponga en peligro la pérdida o destrucción de todos oalguno de los valores de los bienes que integran el Patrimonio Histórico Español en su conjunto […] Sialguien observase cualquier deterioro, debe ponerlo en conocimiento de la Administración, que tomará lasmedidas oportunas.20Desarrolló la Orden de 28-1-1985.21Esta Resolución se dicta […] ya que hay situaciones de peligro o destrucción del PatrimonioArqueológico […] que requieren actuaciones de urgencia practicadas de forma científica […] Por todoello, teniendo en cuenta las competencias asignadas a la Dirección General de Bienes Culturales por losDecretos 6/1984 (27-3), 12/1985 (22-1) y 210/1986 (5-8) y lo establecido en el Art. 42 de la Ley 16/1985(25-6) del Patrimonio Histórico Español, la Dirección General ha resuelto: a) Que el Dr. General deBienes Culturales, a la vista del Arqueólogo-Conservador del Patrimonio Histórico de la respectivaDelegación Provincial, podrá autorizar la realización de actividades arqueológicas de urgencia […] Y sihay peligro inminente, el propio Delegado Provincial podrá autorizar el comienzo de los trabajos. b) Lasolicitud irá acompañada de los nombres del Dr. de los trabajos y su equipo, así como su cualificaciónprofesional, financiación, planteamiento metodológico, delimitación del área y cartografía […] c) El Dr.
  32. 32. Los museos locales de Córdoba y su asociación provincial27eran las encargadas de velar por la protección y defensa del Patrimonio Andaluz, perocon la Ley 1/1991 de 3 de julio sobre el Patrimonio Histórico de Andalucía, y según serecoge en el artículo 4º, se involucraron también a los ayuntamientos para que adoptaranlas necesarias medidas con el fin de vigilar, proteger y dar a conocer el Patrimonio desus términos municipales.Una nueva ordenanza, el Decreto 32/1993 (BOJA, 46, de 4-5) sobre Reglamentode Actividades Arqueológicas, señalaba a quién se podía autorizar y quién o quiénesestaban facultados para realizar excavaciones o prospecciones arqueológicas. Por ser losmás comunes a la generalidad de las actividades, recogemos lo mencionado en losArtículos 1 y 2. Art. 1.- De conformidad con lo previsto en el artículo 52 de la Ley1/1991 de 5 de julio del Patrimonio Histórico Andaluz, será necesaria la previaautorización de la Consejería de Cultura y Medio Ambiente para la realización deactividades arqueológicas, ya sean excavaciones o prospecciones… Art. 2: Podránsolicitar autorización las personas que cuenten con la autorización académica deLicenciado y acrediten formación arqueológica [y] excepcionalmente, las personas que,sin contar con la titulación académica oficial antes referida, acrediten haber participadoen actividades arqueológicas similares a las que solicitan…Por Decreto 284/1995, de 28 de noviembre de 1995 (BOJA, 5, publicado el 16-1-1996), se aprueba el Reglamento de Creación de Museos y de Gestión de FondosMuseísticos de la Comunidad Autónoma de Andalucía22El órgano competente para la aprobación es el Consejero de Cultura. LosProcedimientos a seguir son:. Entresacamos:a) Iniciación y estudio de viabilidad y aprobación del proyecto. El DirectorGeneral de Bienes Culturales resolverá sobre la viabilidad del proyecto, estimando odenegando la solicitud de aprobación y ordenando, en su caso, la anotación preventiva(en adelante AP) en el Registro de Museos de Andalucía. La Delegación Provincialcompetente podrá realizar inspecciones técnicas para el seguimiento del Proyectoautorizado durante la fase de ejecución del mismo, una vez finalizada ésta y conanterioridad a la autorización definitiva.b) Autorización definitiva e inscripción en el Registro de Museos Andaluces.-La Orden del Consejero de Cultura autorizará o denegará la creación del Museo,ordenando, en el caso de autorización, la inscripción en el Registro de Museos de laComunidad Autónoma Andaluza. La Orden de autorización e inscripción será publicadaen el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía.Registro de Museos23de los trabajos deberá comunicar el día de comienzo y finalización de los mismos, que los ha de dirigirpersonalmente. d) En caso de ausencia justificada delegará en una persona especializada y conconocimientos del yacimiento. e) En el plazo de un mes, una vez terminada la intervención, presentará unbreve informe de los resultados y en el plazo de dos meses se presentará a la Dirección General de BienesCulturales el acta de depósito de materiales obtenidos…: En el Registro de Museos de Andalucía se inscribirántodos los Museos radicados en el territorio de la Comunidad Autónoma, cualquiera quesea su titularidad, ya sea autonómica, de titularidad pública no autonómica o detitularidad privada.22Basado en la Ley 2/1984, de 9 de enero, de Museos. Fueron modificados algunos artículos por la Ley1/1991, de 3 de julio, del Patrimonio Histórico de Andalucía.23De conformidad con lo previsto en el artículo 5.3 de la ley 2/1984 (9 de enero) de Museos.
  33. 33. 28Fernando Leiva BrionesLa AP en el Registro de Museos de Andalucía se realizará en virtud de laresolución del Director General de Bienes Culturales por la que se apruebe el proyectode Museo.La inscripción en el Registro de Museos de Andalucía se practicará en virtud dela Orden del Consejero de Cultura que autorice la creación del Museo.La inscripción o, en su caso, la AP en el Registro de Museos de Andalucía seconsiderará requisito indispensable para recibir ayudas y subvenciones de la Junta deAndalucía24Los Museos inscritos en el Registro deberán remitir a la Consejería de Cultura, através de las correspondientes Delegaciones Provinciales, la información que se detallay en los plazos expresados a continuación.25Otros asuntos recogidos en esta Ley son los relativos a depósitos de bienesmuebles, salidas (préstamos) temporales de fondos pertenecientes a la Junta deAndalucía, su reintegración, gastos (pólizas, embalajes), autorización y accesibilidadpara investigadores.: 1.- En el mes de diciembre de cada año,copia de las fichas de inventario de las piezas ingresadas, estén o no expuestas. 2.- En elprimer trimestre de cada año se enviarán: a) La Memoria-Balance de actividades del añoanterior, comprensiva de los distintos servicios del Museo y de la dotación de personal,así como del número de visitantes anuales. b) El presupuesto del año en curso, en el quese detallarán los ingresos obtenidos en el ejercicio anterior por derecho de acceso alMuseo, y, en su caso, propuesta de revisión de ingresos.La Orden de 2 de septiembre de 2002 (BOJA, 118, publicado el 8-10-2002)establece las bases reguladoras para la concesión de subvenciones destinadas a losMuseos de la Comunidad Autónoma de Andalucía para la mejora de instalaciones,equipamiento de investigación y documentación, equipamiento y actividades deconservación y para difusión de los fondos del Museo. Las ayudas vendrán de laConsejería de Cultura o de los fondos de la Unión Europea.La Ley 8/2007, de 5 de octubre, de Museos y Colecciones Museográficas deAndalucía2624La cancelación de la inscripción en el Registro de Museos de Andalucía será por las siguientes causas:La falta de conservación, mantenimiento o custodia de los fondos del Museo, que pueda producir unperjuicio de imposible o difícil reparación. b) La insuficiencia de medios personales y materiales queproduzca un menoscabo fundamental en los objetivos y servicios que preste el Museo o ponga en gravepeligro la protección y conservación de sus fondos. c) La salida de fondos de titularidad autonómicadepositados en los Museos sin autorización de la Consejería de Cultura. d) La obstrucción grave ymaliciosa a la labor inspectora de la Administración Cultural, así como la omisión reiterada del deber deinformación sin que exista justificación para la misma…compendia otras Leyes, Decretos y Órdenes anteriores. Viene, al mismotiempo, a referir, sustituir, modificar o ampliar preceptos definiendo otros nuevos, comoocurre, v. g., en el Artículo 3, en donde quedan definidos Museos y ColeccionesMuseográficas estableciendo las diferencias entre ellos: Museos son las instituciones decarácter permanente, abiertas al público, al servicio de la sociedad y de su desarrollo,que, con criterios científicos, reúnen, adquieren, ordenan, documentan, conservan,estudian y exhiben, de forma didáctica, un conjunto de bienes, culturales o naturales,con fines de protección, investigación, educación, disfrute y promoción científica ycultural y sean creados con arreglo a esta Ley. Y Colecciones Museográficas los25En cumplimiento de lo dispuesto en los artículos 5.2 y 3, y 19 de la Ley 2/1984, de 9 de enero.26Antes de la publicación de esta Ley, se nos entregó a los Directores-Conservadores de los MuseosLocales un Borrador del Anteproyecto con el fin de que se aportaran las sugerencias pertinentes.
  34. 34. Los museos locales de Córdoba y su asociación provincial29conjuntos de bienes culturales o naturales que, sin reunir todos los requisitos propios delos museos, se encuentran expuestos de manera permanente al público garantizando lascondiciones de conservación y seguridad, y sean creados con arreglo a esta Ley. Vemos,pues, que el concepto de Museo encierra una serie de características que están ausentesen las Colecciones Museográficas, tales como criterios científicos, forma didáctica,fines investigativos, promoción científica, etc.27Otros aspectos contemplados en esta Ley se refieren a los directores de losmuseos y sus funciones, admisión de fondos y lugares en donde se podrán depositar,Libros de Registros de Entradas y Salidas, conservación y restauración de los fondos ymedidas de seguridad en los Museos.28.2. El porqué de los museos locales cordobesesUna serie de circunstancias convergen en la provincia de Córdoba (Corazón deAndalucía) que han hecho posible que su territorio (de tan sólo 13.718 kilómetroscuadrados) se encuentre habitado de manera continua desde los más lejanos tiempos,hecho debido a:a) Su privilegiada latitud dentro de la Zona Templada con clima Mediterráneocontinentalizado.b) Su orografía, distinguiéndose dos áreas montañosas: al Norte, Sierra Morena,y, al Sur, las Sierras Subbéticas cobijando entre ambas al Valle del Guadalquivir y a laCampiña, zonas con diferencias estructurales en cuanto a su morfología y edafología.27De momento no existe en nuestra provincia ninguna Colección Museográfica que pertenezca a laAsociación Provincial de Museos Locales de Córdoba, como podremos comprobar más abajo. Los bienesculturales o naturales a los que se refiere este artículo consisten en bienes muebles o en recintos, espacioso conjuntos de bienes inmuebles o agrupaciones de los mismos con valores históricos, artísticos,arqueológicos, etnológicos, industriales o de cualquier otra naturaleza cultural.28Aspectos tocantes a La Dirección y sus funciones técnicas: administración, protección, conservación yrestauración, investigación y difusión (Art. 30). Admisión de depósitos que se adecuarán al conveniosuscrito con la Administración General del Estado y que podrán ser depositados en los Museos detitularidad estatal, en los Museos y Colecciones Museográficas adheridos al Sistema andaluz de Museos yColecciones Museográficas, en Instituciones no museísticas cuando tengan por finalidad la investigación,difusión, el análisis científico, la conservación o restauración de bienes culturales o naturales y,excepcionalmente en instituciones no museísticas para fines de alta representación del Estado o de laComunidad Autónoma. Los depósitos se formalizarán en un contrato que deberá reunir los requisitos quese establezcan reglamentariamente (Art. 38) y podrán ser temporales, con el fin de estudiar y examinar losbienes, con motivo de la celebración de exposiciones y por depósito judicial (Art. 40) o forzosos (Art.48). Tanto los Museos como las Colecciones Museográficas deberán llevar Libros de Registro con losingresos, salidas y bajas de sus bienes estables por orden cronológico; de los depósitos, del inventario desus fondos, que deberá ser actualizado al menos una vez al año y remitir a la Consejería competente enmateria de museos copia de las fichas de inventario de las piezas ingresadas, estén o no expuestas (Art.42). Conservación y restauración de los fondos museísticos mediante un proyecto de conservación:planificando, investigando y aplicando estrategias e intervenciones de prevención, a efecto de crear omantener las condiciones idóneas que preserven los fondos museísticos de los factores de toda índole quepuedan contribuir a su deterioro. Todo de acuerdo con la legislación general de patrimonio histórico(Arts. 44-45). Medidas de protección: Cuando las deficiencias de la instalación o el incumplimiento de lanormativa vigente por la persona titular de un Museo o Colección Museográfica pongan en peligro laconservación, seguridad o accesibilidad de los fondos existentes, la Consejería competente podrá acordarla clausura temporal del Museo o Colección Museográfica hasta que desaparezcan las causas quemotivaron la decisión. Y si persistieran las anomalías, dicha Consejería podrá disponer el depósito de susfondos en otro u otros Museos o Colecciones Museográficas hasta que desaparezcan las causas quemotivaron la decisión (Arts. 47-48).
  35. 35. 30Fernando Leiva Brionesc) Su estratégica situación respecto a las tierras circundantes, lo que obliga altránsito de gentes (ya foráneas, ya peninsulares por los motivos que fueren) desde lascostas Meridional y/u Occidental hasta la Meseta Castellana y/o desde la AndalucíaOriental hacia la Occidental (o viceversa) a través de pasos naturales de sus valles yriberas de sus ríos, o navegando por la singular arteria fluvial, que es el Guadalquivir.Fueron aquellos movimientos poblacionales migraciones aculturizadoras que dejaron suimpronta, tanto en lo referente a “las industrias” como en el arte, hablas y pensamiento,cuyo legado hemos heredado y pretendemos que se haga extensible a generacionesfuturas.Y, d) Su abundancia de materias primas (de origen animal, vegetal y mineral)posibilitando la pervivencia y fabricación de herramientas y adornos. Fruto de ello sonlos cuantiosos vestigios inmuebles (construcciones y pinturas y grabados parietales encuevas y abrigos) y muebles (objetos de uso doméstico, ornamentales y votivos)encontrados en sus fecundos yacimientos, hallándose bastantes de estos últimosmateriales expuestos en 26 de los 36 Museos Locales pertenecientes a la AsociaciónProvincial de Museos Locales de Córdoba29, a lo que hay que añadir la musealización30de varios yacimientos, casos del cerro de la Cruz de Almedinilla, las Cisternas Romanasde Monturque, la cueva del Ángel de Lucena… Todo ello justifica suficientemente laexistencia de estos centros culturales que son los Museos Locales de Córdoba repartidosa lo largo y ancho de la provincia (lám. 1), son “museos vinculados a lasadministraciones menores, de manera que, para nosotros, decir museo local es decirmuseo municipal, aunque un museo local puede ser también el de una pedanía o aldea”(MARTÍNEZ CASTRO, 2002: 68).3. La asociación provincial de museos locales de córdoba. antecedentesCon anterioridad a la promulgación de la Ley del Patrimonio Histórico Español16/1985, un grupo de municipios cordobeses, conscientes del valor histórico de suLegado Cultural31, decidieron recopilar y exponer en sus respectivas localidades todotipo de antigüedades halladas en sus términos. Uno de esos pueblos fue Puente Genil, endonde Francisco Esojo Aguilar, discípulo de la Escuela de don Juan Bernier Luque3229En el resto de estas Instituciones provinciales, hasta completar el elenco, conservan otros no menosimportantes bienes culturales (pinturas, blasones, documentación fotográfica, cerámicas e instrumentos decocina, de botica, de labranza, industriales, etc.), son los Museos Etnológicos.,30Musealización: Crear un museo o una exposición estable partiendo de un yacimiento arqueológico obien inmueble (construcción o paraje natural). Museografía es la descripción de un museo: edificio,accesos, instalaciones, etc. Y la Museología la Ciencia que estudia los museos: su historia, catalogación,conservación, divulgación y su influencia en la sociedad.31A partir de la década de los años sesenta del siglo pasado hay una eclosión cultural muy importante enlos pueblos, motivada por la democratización de la enseñanza, que llega prácticamente a todos los nivelessociales, haciendo que bastantes jóvenes accedan al Bachillerato y a la Universidad y que ocuparandiferentes oficios en sus respectivas poblaciones: funcionarios municipales, profesores en los distintosniveles de Enseñanza, sacerdotes, farmacéuticos … en fin, humanistas. Éstos y otros ilustrados locales -con el propósito de inculcar entre sus vecinos una conciencia cultural para defender su patrimonio- fueronquienes se encargaron de recoger de manera más o menos selectiva todo tipo de tiestos, vasijas, monedas,aperos de labranza… con valor histórico y conservarlos provisionalmente en sus domicilios (la mayoríade los Museos Locales de Córdoba nacieron como colecciones privadas) para depositarlas posteriormenteen cualquier dependencia municipal.32Juan Bernier Luque: Polifacético cordobés (La Carlota, 1911; Córdoba, 1989). Este humanistacompaginó su Magisterio con las Bellas Artes, la Arqueología y con su labor Académica. Fue cofundadorde las revistas Ardor y Cántico. Recibió varios premios y homenajes. Es el titular de dos premios de otrastantas instituciones cordobesas: el Premio Poesía Juan Bernier, que otorga el Ateneo de Córdoba, y el
  36. 36. Los museos locales de Córdoba y su asociación provincial31tuvo el acierto de convocarnos al resto de los directores de los Museos Locales deCórdoba en el museo de su municipio. La reunión tuvo lugar el 11 de enero de 198733araíz de celebrarse unas Jornadas en defensa del Patrimonio Histórico en la localidadpontanense. Al final de las mismas, se abrió una Mesa Redonda en la que se debatieronla mencionada Ley y el tema Agentes que dañan el Patrimonio Histórico y se apuntó laposibilidad de crear una Asociación de Museos. A esta primera toma de contacto lesiguió poco tiempo después otra mantenida en la Casa de la Cultura de Cabra, pero losdeseos de formar la tan añorada Asociación se disiparon. Pasaron 6 años. Esta vez quienretomó la idea fue el Museo de Santaella, cuyos miembros, aprovechando el acto declausura de las I Jornadas sobre Museos Locales (20 de mayo de 1993), citaron a losDirectores-Conservadores de los Museos existentes en la Provincia a una nueva reuniónfijada en este municipio el 13 de junio de 1993 (lám. 2). Ese día se insistió una vez másen la necesidad de constituir una Asociación de Museos Locales, deseo que ya no seabandonaría, como se pudo comprobar en las asambleas habidas en Montemayor (3 dejulio de 1993, lám. 3), Montoro (2 de octubre de 1993, lám. 4), Almedinilla (11 dediciembre de 1993) y en Fuente-Tójar (19 de febrero de 1994, lám. 5), en donde, unavez aprobados los Estatutos, quedó fundada la Asociación Provincial de MuseosLocales de la Provincia de Córdoba “A.P.MU.L.C.” (lám. 6), cuyo espíritu continuaríasiendo el marcado en las primeras reuniones: consolidar a los museos existentes y evitarsu desaparición y, con ello, que sus fondos quedaran incontrolados34A partir de entonces se abrieron nuevos horizontes a la Museística cordobesa, yaque “Atrás quedaron los tiempos en que el Centralismo, no sólo político sino tambiéncultural, trataba de impedir cualquier intento de rebeldía e independencia queocasionara una pérdida de autoridad al estamento que, marcado por la Ley, teníaencomendadas las competencias en materia de protección y conservación delPatrimonio. En este sentido los primeros atisbos de creación de museos localescausaron algunas inquietudes entre las autoridades, si bien, recibieron por otro lado elapoyo incondicional de algunos intelectuales, entre los que merece mención especial D.Juan Bernier, que ya, en su día, fueron conscientes de la misión rescatadora yprotectora de estos pequeños museos para con el patrimonio del entorno, y de la.Premio Juan Bernier de Arte, Arqueología e Historia, que lo hace la Asociación Arte, Arqueología eHistoria. Una plaza en Córdoba –La Plaza de Juan Bernier- y el Museo Histórico Municipal de La Carlota-su pueblo natal- llevan su nombre.33Para esa fecha ya se habían creado bastantes Museos Locales por acuerdo de los Ayuntamientosrespectivos.34En extracto, sus Estatutos, compuestos por 6 capítulos con 26 artículos, venían a decir: Se constituye enFuente Tójar (Córdoba) la Asociación Provincial de Museos Locales de Córdoba (art. 1). Como finesmarcados se citan la protección y defensa del Patrimonio Histórico Cultural, el fomento de surehabilitación, investigación y divulgación, recogiéndose además la organización de actividades de índolecultural y museológica relacionadas con los fines propios de 1os Museos Locales, fomentando suconocimiento, promocionando sus exposiciones e investigaciones sobre sus fondos, de acuerdo siemprecon su idiosincrasia (art. 2). El domicilio queda fijado en el Museo Histórico Local de Santaella(Córdoba), calle Antonio Palma, 27, aunque su ámbito es provincial (art. 4). Los órganos de gobierno yadministración son la Asamblea General, o Junta General, y la Junta de Gestión Permanente (art. 5)… LaAsociación carece de momento de patrimonio fundacional, que estará formado tanto por los bienes queaporten sus asociados como por las subvenciones y ayudas que se reciban de la Administración, así comootras herencias, legados, etc. que donen Instituciones, Corporaciones, y por las cuotas que se establezcan(arts. 24 y 25), no pudiendo superar el presupuesto anual de cien millones de pesetas (art. 26). En caso dedisolución de la Asociación, su Patrimonio se aplicaría a fines benéficos o, si procede, al MuseoArqueológico Provincial. Vid: PALMA FRANQUELO, J.M.; LEIVA BRIONES, F.; y MORENALÓPEZ, J. A. (1996): En “Presentación” de La Guía de Museos Locales de la Provincia de Córdoba, pp.9-14.
  37. 37. 32Fernando Leiva Brionesrepercusión social en el ámbito cultural” (GODOY, 1996: 16). Sin embargo,retrotrayéndonos en el tiempo, desde que se iniciaron los primeros contactos entre losresponsables de los museos, y entre éstos y las instituciones locales y provinciales hastallegar a ese momento, el camino recorrido no fue un paseo plácido a través de unsendero de rosas. Hubo altos y bajos, promesas incumplidas y trabas por parte dealgunos que otros políticos de turno y funcionarios35Por ser a María Dolores Asquerino la última persona a quien se le ha concedidola Insignia de Oro de la Asociación a título póstumo, pero también hubo, y fue lo másimportante, apoyos de personas, instituciones y empresas a los que, una vez consolidadala Asociación, se les reconoció su labor otorgándoles el Distintivo de Oro de la mismacoincidiendo siempre con la conmemoración del Día Internacional de los Museos: a donFrancisco Godoy Delgado (en 2000), al sargento del SEPRONA don Antonio BareaMérida (en 2001), a la Delegada de Cultura doña Rafaela Valenzuela Jiménez (en2002), a don Juan Carlos Romero González (en 2003) y, también ese mismo año, otrainsignia con carácter extraordinario a las asociaciones de “Amigos de los Museos deCórdoba”, a la señora Ministra de Cultura doña Carmen Calvo Poyato (en 2005), a donJosé Antonio Morena López (en 2006), a don Esteban Márquez Triguero (en 2007 atítulo póstumo), a la Asociación “Amigos de Belalcázar, Villa de Monumentos” (en2008), a doña María Dolores Asquerino Fernández (en 2009 a título póstumo), a donAlfonso Sánchez Romero (también en 2009) y en el presente año, coincidiendo con elDía Internacional de Museos (DIM), serán concedidas a don José Paniagua Gil (a títulopóstumo) y a don Antonio Ángel Sánchez Domínguez, según acuerdo adoptado enLucena en la LII Asamblea General Ordinaria de la Asociación Provincial de MuseosLocales.36“Recordando a María Dolores […] Pero María Dolores era también unadefensora del Museo Local, y lo fue en una época en la que los Museos Localescordobeses echaban a andar, lastrados en ocasiones por malas prácticas, falta depersonal o presupuestos insuficientes. Como ella misma dejó escrito, con muchos deellos colaboró aportando sus conocimientos, su ayuda material y personal, en laconfianza de que con el apoyo al Museo Local se apoyaba a la sociedad que lorepresenta. Los Museos de Santaella, Puente Genil, Montilla o Priego, por citar sóloalgunos, tienen motivos para recordarla. Y es que María Dolores fue, en sus primerosaños de andadura profesional, uno de los nuestros, cuando ejerció como directora delMuseo de Alcoy., quisiéramos recordar las palabrasque Rafael Carmona Ávila (Director-Conservador del Museo Histórico Municipal dePriego de Córdoba) pronunció al formular la laudatio funebris en memoria de dichaProfesora Dra.:Sus investigaciones abarcaron, de un modo u otro, a la mayor parte de losmunicipios cordobeses: Lucena, Almedinilla, Baena, Bujalance, Cabra, Cañete de lasTorres, Carcabuey, Doña Mencía, Fuente Tójar, Luque, Montoro, Monturque, Palmadel río o Zuheros. Casualmente, todos estos municipios cuentan hoy con un MuseoLocal, convirtiendo la provincia de Córdoba en un referente nacional dentro de lacasuística de la museología territorial.35Vid Libros de Actas de la Asociación Provincial de Museos Locales de Córdoba, entre otras, lasSesiones celebradas en Fuente-Tójar (19-2-1994), Santaella (22-10-94), Lucena (21-10-1995),Torrecampo (28-9-1996), Monturque (14-11-1998) y La Carlota (27-11-1999).36A don José Paniagua Gil le será concedida este año en Puente Genil.

×